SOBRE LA PREDESTINACIÓN

Noemi Medina, nos dice: «hno. Felipe, disculpe que opine, usted
dice que sostiene esto: 5. Sostengo que Dios ha predestinado a
algunos para la salvación. Pero sin excluir a los demás pecadores.
No entiendo esto .como entra el libre albedrio aquí.» y continúa,
Noemi Medina «el ser humano fue hecho con la capacidad de
elegir, no somos robot o algo así, lo que si yo pudiera aceptar es la
soberanía de Dios convenciéndonos, pero sin dejar a un lado la
parte humana de elegir. Si no es así, entonces la elección de mi
salvación ya esta hecha, y por más que predique o ame a Dios
mucho ya mi futuro esta determinado.»

Para la hermana Noemí Medina y demás interesados aquí esta mi
conclusión resumida SOBRE LA PREDESTINACIÓN. Los argumentos
serán publicados más adelante. Pero aclaro que no pretendo
resolver una discusión de siglos, solo expongo mi creencia.

Libre Albedrío
1. El libre albedrío es una facultad de la razón para discernir el bien y
el mal, y de la voluntad para escoger lo uno o lo otro.
2. El ser humano no tiene libre albedrío para hacer bien si no fuere
ayudado de la gracia de Dios.
3. El ser humano tiene libre albedrío, no porque sea libre de elegir lo
bueno y lo malo, sino porque el que mal hace, lo hace por
voluntad y no por compulsión.

La Corrupción de la Voluntad Humana
1. El ser humano, después de la caída, voluntariamente peca, no
forzado ni constreñido; con una afición de su corazón que es
propensa a pecar, y no por fuerza forzada; por propio
movimiento de su concupiscencia. Su naturaleza es tan
perversa que no puede ser inclinado ni encaminado sino al
mal.
2. La gracia de Dios viene al ser humano de modo que tenga la
fuerza necesaria para inclinar su corazón hacia el bien que
entiende por el Espíritu. Pero él o ella tiene la libre elección de
escoger. Pues si las virtudes y los vicios no proceden de
elección libre, no es cosa conforme a la razón que el ser
humano sea remunerado ni castigado. En vano serían las
exhortaciones, las amonestaciones de nada servirían, las
reprensiones serían ridículas si el pecador no tuviera en sí
mismo poder para obedecer.

Predestinación
1. Que hay una predestinación, una elección, un divino escogimiento
de hombres para un objeto específico, no puede ponerse en
duda. Abraham, Jacob, Moisés, Josué, fueron hombres
elegidos. Nuestros Señor dijo a sus apóstoles: ¨ No me
elegisteis vosotros a mí, mas yo os elegí a vosotros.¨
2. Que hayan predestinados y elegidos no implica necesariamente
que solo ellos hayan sido elegidos para la salvación con
exclusión de los demás. Este fue el error en que incurrió la
nación judía al considerarse a si misma como el pueblo
exclusivo de Dios.
3. Los elegidos del período de la Iglesia cristiana como los elegidos
del pueblo hebreo son elegidos y llamados por Dios, a fin de
ser usados por él para el bien de los demás hombres. Como
Israel, el pueblo cristiano es el escogido de Dios para bien del
mundo. En lugar de sostener que los elegidos son los únicos
que se salvan, es más conforme con la Escritura sostener que
los elegidos son elegidos por amor de los no elegidos, es
decir, son elegidos por Dios para servir a la salvación de
aquellos que no han sido traídos a Dios como ellos lo fueron.
Hay un decreto divino. Hay una predestinación. Hay una elección.
Pero es una elección para privilegio y para servicio. Y al mismo
tiempo, la libre oferta del Evangelio, no en un sentido meramente
ilusorio o ficticio, ha de hacerse a todos. ¨ Todo lo que el Padre me
da vendrá a mí, y al que a mí viene, no le hecho fuera ¨.