Introducción

:
Los mecanismos de transporte a través de la membrana celular cumplen una función dinámica
para mantener un medio interno tal que permita las reacciones bioquímicas necesarias para el
mantenimiento de la vida. Una de las características principales de las membranas en este
sentido es su permeabilidad selectiva.
El transporte de moléculas se clasifica en activo o pasivo, según se realice con o sin gasto de
energía. Cuando el pasaje de sustancia se realiza a favor de una diferencia de
concentraciones y/o potencial el transporte es pasivo, y cuando se realiza en contra, es activo.
Dentro del transporte pasivo, que es el que nos resulta de interés para este experimento,
encontramos la difusión simple, para partículas pequeñas no cargadas, la difusión facilitada,
para partículas de mayor tamaño, y la transferencia de partículas cargadas a través de canales
proteicos.
Se entiende por difusión a todo fenómeno espontaneo de transporte de masa, a temperatura y
presión constantes, que se origina por inhomogeneidades espaciales en la concentración y
composición de un sistema. Este proceso irreversible, tiende espontáneamente a
homogeneizar la concentración y composición del sistema. Se observa que la difusión de una
sustancia siempre ocurre desde regiones donde su concentración es mayor, a otras donde su
concentración es menor.
En el caso particular de la difusión simple, que es la que nos resulta de interés, al tratar con
moléculas no cargadas, se cumple que el flujo neto de moléculas por unidad de área es
directamente proporcional a l gradiente de concentración. Esto queda expresado en lo que se
conoce como la ley empírica de Flick, que se formula simplemente como una relación lineal del
flujo de difusion (el efecto) y el gradiente de concentración (la causa o la ‘’fuerza’’ impulsora):

Donde:
J: es el vector flujo, cuyo módulo mide la cantidad de partículas que atraviesan la unidad de
área en la unidad de tiempo. Y su sentido indica hacia donde se mueven esas partículas.
D: es el coeficiente de difusión. Es la constante de proporcionalidad de la Ley de Flick que
depende de la temperatura (de forma proporcional), del soluto (tamaño de las partículas a
difundir), y del medio a través del cual se difunde el mismo.
ΔC/Δx: es la aproximación matemática del vector gradiente de concentración, siendo ΔC la
diferencia de concentraciones entre dos puntos y ΔX la distancia entre esos dos puntos. El
gradiente de concentración posee igual dirección que el flujo, pero sentido opuesto, ya que este
ultimo indica hacia donde crece la concentración, antes de la difusión.
Establecemos entonces que la velocidad de flujo, será igual al valor numérico del flujo,
multiplicado por el área de la membrana.
Ahora sí, teniendo en cuenta los conceptos de difusión y transporte celular, podemos definir el
concepto de ósmosis como una difusión pasiva, caracterizada por el paso solvente, a través de
una membrana semipermeable, desde una solución más diluida a una más concentrada.
Aunque en membranas semipermeables selectivas también se produce el fenómeno de
osmosis, para ponerla en evidencia, debemos utilizar una membrana semipermeable pura, que
es aquella que permite el pasaje de solvente, pero no del soluto.
De aquí se desprende el término de presión osmótica, que puede definirse como la
sobrepresión que debe aplicarse a una solución para impedir el pasaje de solvente hacia ella,
cuando los líquidos se hallan separados por una membrana semipermeable pura.
En principio, existen varias formas de calcular la presión osmótica:
Una de ellas, es la forma experimental, a través de alguno de los experimentos diseñados por
Wilhelm Pfeffer, como por ejemplo:

Utilizando un osmómetro. El fondo del vaso interior es una membrana semipermeable pura. En
él se coloca la solución. El solvente puro estará contenido en el vaso exterior. La solución
asciende por el tubo del vaso interno y la presión de la columna, correspondiente al desnivel,
mide la presión osmótica. Esto se calcula por el teorema general de la hidrostática como:

Presión osmótica= ΔP= Pa-Pb=h.d.g
Donde: ΔP: diferencia de presión.
Pa: presión en el punto a (en la línea de solución del vaso interno).
Pb: presión en el punto b (en la línea de solvente del vaso externo).
h: altura (entre los puntos a y b)
d: densidad de la solución
g: aceleración de la gravedad
Otro camino para calcularla, es de forma analítica, gracias a la ley de J. H. van’t Hoff, quien
demostró que las medidas de Pfeffer de la presión osmótica indicaban que existía un
paralelismo entre las propiedades de las soluciones y las de los gases, y creo la que se conoce
actualmente como Ecuación de van`t Hoff:
π= R.T.osm
Donde: π: es la presión osmótica
R es la constante de los gases ideales.
T: es la temperatura expresada en K
Osm: es la osmolaridad de la solución.
Basándonos en los conceptos descriptos, intentaremos verificar el fenómeno de osmosis,
determinar la presión osmótica de soluciones acuosas a diferente temperatura y determinar la
velocidad media de pasaje del solvente.
Materiales:
 Campana de vidrio
 Membrana de celofán
 Vaso de precipitados
 Agua destilada
 Soluciones acuosas de glucosa
 Termómetro
 Soporte
Método:
En primer lugar, colocamos el agua destilada en el vaso de precipitados, y la solución acuosa
de glucosa en la campana, a la que previamente se le habrá fijado la membrana de celofán.
Luego, colocamos la campana dentro del vaso de precipitados. Realizamos el enrase de
ambas soluciones y procedemos a tomar la temperatura.
Por último, esperamos hasta que la columna de líquido permanezca constante y, una vez que
esto ocurra, medimos la altura alcanzada y realizamos los cálculos necesarios.
Repetimos el procedimiento anterior cambiando la temperatura de trabajo (40ºC)

Resultados:
d
sc sacarosa
= 1,1 g/cm
3
Radio del cilindro= 2,5 mm
MrH
2
O= 18 g tiempo= 20 min= 1200 seg
h
Tºambiente
: 0,5 cm h
40ºC
= 2 cm
Temperatura ambiente:
Π= d
sc sacarosa
.g . h
Π= 1,1 g/cm
3
. 980 cm/seg
2
. 0,5 cm
Π= 539 Barias
Volumen del cilindro= π . r
2
.h
V
cilindro
= 3,1416 . (2,5 mm)
2
. 5 mm
V
cilindro=
98,17 mm
3
= 0,09817 cm
3
= Volumen de agua.
Como d
H20
= 1 g/cm
3
→ m
H20
= 0,09817 g
18 g H
2
O _______ 6,02.10
23
partículas
0,09817 g H
2
O _______ x= 3,28.10
21
partículas
Entonces la velocidad media del pasaje de solvente será:
V
sv
=3,28.10
21
partículas/1200 seg
V
sv
= 2,74.10
18
partículas/seg

Con temperatura de 40ºC:
Π= d
sc sacarosa
.g . h
Π= 1,1 g/cm
3
. 980 cm/seg
2
. 2 cm
Π= 2156 Barias
Volumen del cilindro= π . r
2
.h
V
cilindro
= 3,1416 . (2,5 mm)
2
. 20 mm
V
cilindro=
392,7 mm
3
= 0,3927 cm
3
= Volumen de agua.
Como d
H20
= 1 g/cm
3
→ m
H20
= 0,3927 g
18 g H
2
O _______ 6,02.10
23
partículas
0,3927 g H
2
O _______ x= 1,31.10
22
partículas
Entonces la velocidad media del pasaje de solvente será:
V
sv
=1,31.10
22
partículas/1200 seg
V
sv
= 1,09.10
19
partículas/seg

Discusión y conclusiones:

Una vez transcurridos los veinte minutos del experimento, la columna de agua permanecía
constante, es decir que la presión hidrostática que ejerció esta columna igualó a la presión
osmótica. Una vez realizados los cálculos de las presiones osmóticas de las soluciones a
diferentes temperaturas, y de la velocidad media de pasaje de moléculas de agua por segundo
a través de la membrana, podemos comparar ambos resultados y concluir que la temperatura
tiene una influencia positiva en el proceso de osmosis. Esto ocurre debido a que el aumento de
temperatura produce a su vez, un aumento en la energía cinética de las moléculas de agua del
vaso de precipitados, lo que aumenta por lo tanto la presión osmótica, y la velocidad de pasaje
de las moléculas de agua.
No debemos olvidarnos de notar la importancia del procedimiento de enrasar las soluciones, no
solo para evidenciar la osmosis, sino también para poder obtener el dato de la altura
alcanzada, y poder realizar los cálculos.
A nivel celular, el proceso de osmosis adquiere suma importancia a la hora de mantener el
equilibrio hídrico y de electrolitos en los seres vivos. Es la responsable de la regulación de
líquidos, la absorción de nutrientes y la eliminación de deshechos.
El movimiento del agua a través de la membrana plasmática genera presión osmótica,
permitiendo la difusión entre un compartimiento y el otro. En condiciones normales,
la presión osmótica del citoplasma es igual a la del líquido extracelular (fuera de la célula,
permitiendo mantener constante el volumen de la misma). La diferencia de presiones
osmóticas hará que el agua entre o salga de la célula junto con los solutos permeables.
Además, en algunas especies, este fenómeno es manipulado brindando una ventaja evolutiva
para adaptarse al medio en el que viven. Los organismos que viven en los océanos y mares,
por ejemplo, tienen organismos osmorreguladores. La osmorregulación es la forma activa de
regular la presión osmótica del medio interno del cuerpo para mantener la homeostasis de los
líquidos; esto evita que el medio interno llegue a estados demasiado diluidos o concentrados.

Bibliografía:
Libro Física Biológica Veterinaria de Humberto Cisale (2da edición)
Libro Física General de Santiago Burbano (32ª edición)
http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen1/ciencia2/16/html/sec_10.html