U.D.4.- Filosofía Moderna.

Tema 1: El Renacimiento: Filosofía y ciencia renacentista.
- 1 -
TEMA 1: EL RENACIMIENTO.
1.- EL CONTEXTO SOCIOHISTÓRICO
2.- LA FILOSOFÍA RENACENTISTA
3.- APORTACIONES RENACENTISTAS
4.- LA CIENCIA RENACENTISTA
U.D.4.- Filosofía Moderna.
Tema 1: El Renacimiento: Filosofía y ciencia renacentista.
- 2 -
RENACIMIENTO: CARACTERÍSTICAS GENERALES
El término «Renacimiento» fue utilizado por vez primera en 1855 por el historiador
francés Jules Michelet para referirse al «descubrimiento del mundo y del hombre» en el
siglo XVI. El historiador suizo Jakob Burckhardt amplió este concepto en su obra La
civilización del renacimiento italiano (1860), en la que delimitó el Renacimiento al situarlo
en el periodo comprendido entre los pintores Giotto y Miguel Ángel, y definió esta época
como el nacimiento de la humanidad y de la conciencia moderna tras una larga etapa de
decadencia.
1. EL CONTEXTO SOCIOHISTÓRICO
El Renacimiento es una época de la historia europea caracterizada por un renovado
interés por el pasado grecorromano clásico y especialmente por su arte. Comenzó en
Italia en el siglo XIV y se difundió por el resto de Europa durante los siglos XV y XVI. Se
caracteriza por:
a) Destacados cambios políticos, económicos y sociales. Tiene lugar la
formación de varios Estados nacionales (Francia, España, Inglaterra, Rusia,
Suecia), el surgimiento de la burguesía como clase social, la consolidación del
mercantilismo como proceso económico, lo que da origen al capitalismo. El auge
de la burguesía se hace a costa de la nobleza, la cual entra en decadencia como
consecuencia de los acuerdos entre burgueses y monarquías para consolidar los
nuevos Estados.
b) Se producen importantes descubrimientos técnicos: la brújula, la cartografía, la
pólvora o la imprenta, que repercuten grandemente en las guerras, los
descubrimientos de nuevos mundos, o la expansión de la cultura. El
descubrimiento de nuevos mundos es algo decisivo de este periodo. Tiene un
gran significado, porque se amplía el horizonte mental y social de los habitantes
de Europa, además de tener importantes repercusiones en la configuración del
panorama geográfico europeo y mundial.
c) El arte (pintura, escultura, arquitectura) y la literatura son exponentes del cambio
que se produce respecto a la Edad Media. La estética renacentista expresa la
nueva vitalidad del Renacimiento en todas sus formas. Dante, Petrarca y
Bocaccio en literatura; Botticelli, Miguel Ángel, Rafael y Leonardo da Vinci en las
artes, son nombres destacados. Una ciudad, Florencia, cuna renacentista,
representa un ejemplo de mecenazgo, de apoyo a las artes y la cultura, impulsado
por familias como los Medici. En este contexto desarrollará su teoría política
Maquiavelo.
d) Existen conflictos religiosos que culminan con la Reforma y la Contrarreforma.
La Reforma fue liderada por Alemania y la Contrarreforma por España. Con
Lutero, Calvino y otros, se produce una ruptura en la Iglesia que culmina con la
separación entre el norte y el sur de Europa en lo religioso. Se crea un escenario
con grandes conflictos que salpican a los Estados y a sus gobernantes. En el
centro y norte de Europa la mayoría de ellos acoge la nueva fe luterana o
calvinista. España, primero con Carlos V y luego con Felipe II, se convertirá en el
más firme defensor del catolicismo romano. Esto conducirá a grandes
enfrentamientos con Francia y con Inglaterra. El celo puesto en lucha contra el
protestantismo contribuyó decisivamente al descontento de sus súbditos, con lo
U.D.4.- Filosofía Moderna.
Tema 1: El Renacimiento: Filosofía y ciencia renacentista.
- 3 -
que se inició el declive definitivo del imperio español, confirmado a lo largo del
siglo XVII.
2. LA FILOSOFÍA RENACENTISTA
Filosóficamente se produce un retorno a la cultura clásica grecorromana,
reinterpretada por los autores renacentistas. Fruto de esta actividad es el humanismo
renacentista, con una visión antropocéntrica y naturalista del hombre, frente al
teocentrismo medieval. Existen dos grandes corrientes filosóficas:
a) La propiamente humanista, con diversos grupos y tendencias. El platonismo,
con Marsilio Ficino y Pico della Mirandolla en la Florencia de los Medici y Botticelli; el
aristotelismo de influencia averroísta, que florece más en Padua, y tiene en Pomponazzi
su figura más representativa; y diversos grupos de estoicos, epicúreos y escépticos, como
Lipsio, Valla o Montaigne.
Todas estas escuelas o grupos tienen como denominador común: el
antropocentrismo, la mirada reinterpretadora del pasado clásico, que se centra en el
hombre como eje de pensamiento. Un concepto de hombre que resalta sus valores
naturales y terrenales, dejando en un segundo plano lo sobrenatural o divino. «El hombre
rige y dirige su propia conducta y su propio destino», sostenía Pico della Mirandolla.
Otros humanistas destacados son Tomás Moro, autor de la obra Utopía; Juan Luis
Vives, humanista español cuyos planteamientos influyeron notablemente en el desarrollo
de la renovación científica europea; y, sobre todo, Erasmo de Rotterdam, tal vez el
humanista más famoso y el principal difusor de este movimiento por toda Europa. Todos
ellos eran profundamente religiosos.
b) La corriente naturalista. Los humanistas, en cierta manera, se despreocuparon
bastante de los desarrollos científicos de su época; sin embargo, hubo otro grupo que
estaba muy atento a la ciencia de su tiempo, aun cuando también situaban al hombre en
el centro de sus reflexiones. Los más importantes fueron Nicolás de Cusa y Giordano
Bruno.
Este último sostiene varias ideas interesantes y polémicas. Por una parte, una
integración del humanismo y el naturalismo científico. Por otra, afirma la infinitud del
universo, apoya la teoría heliocéntrica de Copérnico y, en consecuencia, considera que la
tierra es un planeta más y no el centro del mundo, rompiendo, de este modo, con la
división entre tierra y cielo, pues ambos están regidos por las mismas leyes.
Además, propugna un modelo organicista del universo, que entiende como algo vivo,
como un organismo.
Esta concepción de Bruno influyó en corrientes intelectuales posteriores que llevaron
al nacimiento de la ciencia moderna y a la Reforma. Así, desde el siglo XV la filosofía ha
estado marcada por una interacción continua entre sistemas de pensamiento basados en
una interpretación mecanicista y materialista del Universo y aquellos otros basados en la
creencia en el pensamiento humano como la única realidad última. Esta interacción ha
reflejado el creciente efecto del descubrimiento científico y el cambio político en la
especulación filosófica.
U.D.4.- Filosofía Moderna.
Tema 1: El Renacimiento: Filosofía y ciencia renacentista.
- 4 -
Bruno afirma también que ese cosmos es una especie de manifestación o
despliegue de Dios: es lo que se llamará panteísmo, que significa que Dios no es
trascendente a la naturaleza, sino inmanente a ella. El sostener estas ideas le conducirá a
la hoguera en Roma en el año 1600.
La ciencia moderna o renacentista está constituida por un conjunto de teorías
astronómicas y físico-matemáticas que supusieron una auténtica revolución en la historia
del pensamiento y de la ciencia. Su periodo de desarrollo va desde 1543, fecha en la que
Copérnico publicó su obra De Revolutionibus, hasta 1687, cuando Newton publicó su obra
Principia mathematica.
Las causas del origen y florecimiento de la ciencia moderna están en las nuevas
necesidades de tipo técnico que fueron surgiendo con la revalorización de la observación
y la experimentación por parte de los filósofos nominalistas y la independencia de la razón
respecto de la fe, que favoreció un clima más libre para investigar.
La ciencia renacentista representa la culminación de un lento proceso que surge al
final de la Edad Media: el impulso que le aportaron a la observación y a la
experimentación los nominalistas del siglo XIV, junto con el redescubrimiento de la
tradición pitagórica que sostenía que el Universo posee estructura y ordenación
matemática. Todo ello resultará de decisiva importancia para la revolución científica que
llevarán a cabo Kepler, Copérnico y Galileo.
En este contexto tanto la dimensión empírica como la racional recuperaron su valor
en la cosmovisión renacentista y ambas tendrán su influencia en las corrientes filosóficas
del momento: empirismo y racionalismo, como veremos en las unidades siguientes.
Representan dos movimientos de pensamiento europeo diferentes y contrapuestos que
convivirán en el siglo XVII en el Reino Unido (empirismo) y en Francia y Alemania
(racionalismo). Los primeros se centrarán más en la experiencia sensible y los segundos
en la razón (teórica).
U.D.4.- Filosofía Moderna.
Tema 1: El Renacimiento: Filosofía y ciencia renacentista.
- 5 -
3. APORTACIONES RENACENTISTAS
Existen varias aportaciones que influirán determinantemente en el pensamiento
filosófico:
a) Una nueva imagen del universo,
b) El mecanicismo frente al organicismo aristotélico,
c) La finalidad práctica y no contemplativa del saber,
d) La preocupación por el método hipotético deductivo y la deducción,
e) El fenomenismo de la nueva ciencia frente al substancialismo aristotélico.
4. LA CIENCIA RENACENTISTA
La ciencia renacentista, con la Astronomía como motor, es otro pilar importante en
los inicios de la modernidad. Ella aporta una nueva imagen del universo, heliocéntrica y
mecanicista. Conocen y tienen presentes los escritos de los antiguos griegos,
especialmente los de Aristóteles, Arquímedes, Aristarco y los pitagóricos.
Las tres figuras más destacadas son: Copérnico, que formuló la teoría heliocéntrica
en 1543 (prohibida y atacada por la Iglesia católica); Kepler que la consolida con sus
cálculos matemáticos al tiempo que descubre que las órbitas de los planetas son elípticas
(Copérnico estimaba que eran circulares) y Galileo.
La originalidad de Copérnico se redujo a sus famosos siete supuestos básicos,
ingeniados para superar las dificultades de Ptolomeo: «Como advertí estos defectos, con
frecuencia consideré si no era posible acaso encontrar una disposición más razonable de
los círculos [...] en la cual cada cosa se moviese uniformemente sobre su propio centro,
como lo exige la regla del movimiento absoluto». Estos supuestos son los siguientes:
a) No hay un centro común a todos los astros.
b) La Tierra es el centro de la Luna y de la gravedad.
c) El Sol es el centro del sistema planetario.
d) La distancia al Sol es infinitamente pequeña comparada con la que hay a las
estrellas fijas.
e) La Tierra gira diariamente sobre su eje, dando así la impresión de que es el
firmamento el que gira.
f) La Tierra y los demás planetas giran en torno al Sol, lo que produce el efecto de
que éste tiene un movimiento anual.
g) Las detenciones y retrocesos aparentes de los planetas se deben a la misma
causa.
Kepler acepta el sistema copernicano. Considera que el heliocentrismo supera los
límites de la teoría de Ptolomeo. Entiende que todo el universo constituye una estructura
racional y perfecta en la que se manifiesta la sabiduría de Dios. Intenta alcanzar las
mediciones entre las esferas y el régimen de los movimientos, atendiendo a las relaciones
existentes entre las figuras. Constata la necesidad de la concordancia con las medidas
empíricas. En consecuencia, la astronomía no consiste en simples cálculos, sobre el
papel, ni en derivaciones de la imaginación, sino que debe acudir a las mediciones
metódicamente realizadas y repetidas. En este sentido, afirma: «Toda medida es obra de
una mente».
U.D.4.- Filosofía Moderna.
Tema 1: El Renacimiento: Filosofía y ciencia renacentista.
- 6 -
Sus famosas leyes sitúan a Kepler en un privilegiado lugar de la historia de la
ciencia. Son tres:
a) Ley de órbitas: «Los planetas recorren órbitas elípticas en las que el Sol ocupa
uno de los focos».
b) Ley de áreas: «Las áreas recorridas por el radio vector son proporcionales a los
tiempos empleados en recorrerlas».
c) Ley de periodos: «Los cuadrados de los tiempos de revolución son proporcionales
a los cubos de los semiejes mayores de las órbitas».
A diferencia de los dos anteriores Galileo, además de astrónomo, es físico. De
hecho a partir de él se puede decir que la Física se constituirá como ciencia específica
(confirmada posteriormente por Newton). Además de sus contribuciones a la física
(movimiento rectilíneo y circular, caída de los graves, leyes de la inercia), son decisivas
sus aportaciones al campo de la astronomía, con interesantes descubrimientos. Tras
construir un telescopio observa la Vía Láctea, los satélites de Júpiter, las fases de Venus,
las montañas de la Luna y las manchas solares, entre otras. Con ello da una
demostración empírica del sistema copernicano, lo que le supondrá grandes problemas
con la Iglesia, que le obligará a abjurar (renegar) de ellas públicamente.
Galileo también pone a punto el método experimental como propio de la ciencia. Él
lo llamó método resolutivo-compositivo, y se basa en la observación de ciertas
propiedades (1.a fase) sobre las que se formularán diversas hipótesis (2.a fase) que serán
sometidas a contratación empírica (3.a fase).
Además, las matemáticas se convertirán en fundamentales para la ciencia. Galileo
llega a afirmar que: «El libro de la naturaleza está escrito en lenguaje matemático». A
partir de él, las ciencias de la naturaleza y las ciencias humanas se van alejando, aunque
los futuros filósofos todavía llegarán a dominar, hasta el siglo XIX, todo el saber de su
tiempo. Las matemáticas se convertirán en el saber modelo para los racionalistas
(Descartes, Spinoza y Leibniz) del siglo XVII.
Los avances de la ciencia renacentista, también denominada «moderna», con las
reticencias principalmente de las instituciones eclesiásticas, están presentes en los
pensadores modernos. Éste es el ambiente que le será familiar a Descartes. Su obra
Discurso del método (1637) muestra las vicisitudes del momento. De hecho, se afirma que
quería publicarla antes, pero desistió al enterarse de la condena a Galileo. No obstante,
tanto Descartes como el resto de racionalistas (Spinoza, Leibniz) y empiristas (corriente
inglesa de la segunda mitad del siglo, con Locke y Hume como destacados) recogerán los
frutos del conocimiento renacentista. Todos ellos son heliocentristas y defensores de la
razón y su capacidad de conocimiento. Aunque, como se verá, entre ambas corrientes del
siglo XVII, racionalismo y empirismo, las diferencias en la fundamentación del saber son
por igual herederas de los logros renacentistas.