Clostridium tetani

Clostridium tetani es una bacteria, Bacteria Gram positiva
1
formadora de esporas, y
es anaerobia. Encontrado en la naturaleza como esporas en el suelo o como parásito en tracto
gastrointestinal de animales, causante de intoxicación grave en los humanos, provoca la
enfermedad del tétanos, generalizado: tétanos cefálico, tétanos de las heridas y tétanos
neonatal.
Historia:
La enfermedad del tétanos, es conocida desde la antigüedad, se conocía la relación entre las
heridas y espasmos musculares o convulsiones que conducían generalmente a la muerte del
afectado. En 1884, la toxina del tétanos fue aislada por Arthur Nicolaier, una toxina parecida a
la estricnina derivada de organismos anaeróbicos. La etiología se elucidó en ese mismo año
por Antonio Carle y Giorgio Rattone, quienes demostraron la transmisión del tétano por la
primera vez. La producción del tétano en conejos se logró al inyectar en el nervio
ciático con pus proveniente de un caso humano de tétano letal. En 1890 se desarrolló
el toxoide tetánico que produce inmunización activa contra la enfermedad. Esta es la base de
la vacuna actual. En 1889, C. tetani fue aislada de una víctima humana por Kitasato
Shibasaburō, quien luego demostró que el organismo era capaz de producir la enfermedad
cuando era inyectado en animales, y que la toxina podía ser neutralizada por anticuerpos
específicos. En 1897, Edmond Nocard demostró que la antitoxina tetánica
inducía inmunidad pasiva en humanos y era eficáz en la profilaxis y tratamiento de la
enfermedad. La vacuna toxoide tetánica se desarrolló por P. Descombey en 1924, y fue usada
ampliamente para prevenir tétano inducida por heridas de guerra en la segunda guerra
mundial.

Características:
Clostridium tetani es de forma bacilar, una bacteria anaeróbica que se tiñe Gram positiva en
cultivos frescos, pero en cultivos establecidos, se tiñe Gram negativa.
3
Durante el crecimiento
vegetativo del organismo, no sobrevive en presencia de oxígeno, es sensible al calor y posee
un flagelo que le provee motilidad. A medida que la bacteria madura, desarrolla
una endospora terminal, que le da al microorganismo su apariencia característica. Las esporas
de C. tetani son extremadamente resistentes al calor y a la mayoría de los antisépticos.
4
Estas
esporas están ampliamente distribuidas en tierras fertilizadas y puede encontrarse también en
la piel de humanos y en heroína contaminada.

Manifestaciones clínicas:
El tétanos generalizado afecta los músculos bulbares y paraespinales, esto causa trismo, risa
sardónica, dificultad para tragar, irritabilidad y opistótonos. También afecta el sistema nervioso
vegetativo causando sudoración, hipertermia, arritmias cardíacas y fluctuaciones de la presión
sanguínea. Filogenia del clostridium tetani
Factores de virulencia:
Tetanoespasmina-neurotoxina termolábil, bloquea la liberación de neurotransmisores
inhibidores de la contracción muscular. Como consecuencia se produce una contracción
continua que conduce a la llamada contracción tetánica. Tetanolisina-hemolisina termolábil
penca.
Epidemiología:
Las esporas se encuentran en la mayor parte de los suelos y pueden colonizar el tracto
digestivo de los humanos y los animales. El riesgo de contraerla es mayor por parte de las
personas con la inmunidad inducida por la vacunación inadecuada, la enfermedad no induce
inmunidad. Este microorganismo es un anaerobio estricto lo que significa que en estado de
espera ofrece resistencia a un medio ambiente adverso (oxigenado) una vez transmitido por:
1.- Una herida punzante, ya sea por la mordedura de un perro u otro animal en contacto con
alimentos del suelo. 2.- Por inoculación directa de material infectado que flanquee la barrera
principal de defensa, la piel.
El tétanos es una enfermedad de distribución mundial, provoca al año más de un millón de
muertos en el mundo, la mayoría de estas muertes en países en vías de desarrollo por la
escasa inmunización, contaminación de heridas en los medios agrícolas y rurales,
administración de drogas, abortos...afectando también especialmente a individuos en la época
neonatal, la causa suele ser la infección de la herida umbilical, se calculan que mueren unos
500.000 recién nacidos al año por esta causa En los países desarrollados , la incidencia de
esta enfermedad ha disminuido notablemente desde que se introdujo la obligatoriedad de la
vacunación. En España la inmunización se realiza de manera rutinaria, con lo que el número
de casos que se conocen a través de la Red de Vigilancia Epidemiológica denota un descenso
en el número de afectados, una media anual de 20- 25 casos en los últimos años, casi todos
personas de edad avanzada mayores de 60 años, con un predominio de varones , no
vacunados o vacunados de forma incompleta y pertenecientes a profesiones de riesgo o
habitantes de zonas rurales., no existiendo desde 1997 ningún caso registrado de tétanos
neonatal. El tétanos es más frecuente en zonas rurales, cálidas y húmedas, circunstancias
que favorecen la supervivencia del Clostridium tetani.





Tratamiento, prevención y control:
Cuando se establece la infección, el tratamiento se enfoca en controlar
los espasmos musculares, detener la producción de toxina y neutralizar los efectos de la
toxina. El tratamiento incluye también la administración de inmunoglobulina tetánica, lo cual
comprende anticuerpos que inhiben la toxina -llamados antitoxinas- al unirse a ella y
removiéndolas del cuerpo. La unión de la toxina a las terminaciones nerviosas suele ser una
unión irreversible y la inmunoglobulina es incapaz de remover aquella que ya esté unida. La
recuperación de los nervios afectados requiere el brote de nuevos axones terminales.
5
Largas
dosis de medicamentos antibióticos como el metronidazol o penicilina G intramuscular son
administradas una vez que la infección se sospeche, para detener la producción de toxina.
La prevención del tétanos consiste en el desbridamiento de la herida principal. La profilaxis es
efectiva con la administración de la vacuna antitetánica, que son 3 dosis de toxoide tetánico
con o sin previas inmunizaciones, seguidas de dosis de recuerdo cada diez años. Muy
raramente han ocurrido casos de tétanos en individuos correctamente vacunados.
El tétanos no se transmite de una persona a otra, y es la única enfermedad prevenible con una
vacuna que es infecciosa pero no contagiosa. Una infección con C. tetani no produce
inmunidad y por tanto puede volver a contraer la enfermedad, de modo que la vacuna debe
ser administrada tan pronto como el paciente se haya estabilizado.