IMPACTO DE LA SUSCRIPCIÓN

DEL ACUERDO COMERCIAL
ACUERDO COMERCIAL DE LUCHA
CONTRA LA FALSIFICACIÓN (ACTA) Y
EL DERECHO AL LIBRE ACCESO DE LA
INFORMACIÓN











Universidad Pedagógica Experimental Libertador
Diplomado de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales
Porlamar- Edo. Nueva Esparta




IMPACTO DE LA SUSCRIPCIÓN
DEL ACUERDO COMERCIAL
ACUERDO COMERCIAL DE LUCHA
CONTRA LA FALSIFICACIÓN (ACTA) Y
EL DERECHO AL LIBRE ACCESO DE LA
INFORMACIÓN




Por:
Abg. Oreana G. Díaz S.
C.I. V- 18.114.357


Porlamar, Septiembre 2012
INTRODUCCIÓN

Para comenzar a analizar el Impacto que ocasionaría la suscripción del Acuerdo
Comercial de Lucha Contra la Falsificación (ACTA), en los países de la Unión
Europea, y su consecuencia al afectar el Derecho al Libre Acceso de la
Información de los ciudadanos Europeos, en primera medida, y del resto del
mundo en segunda, hay que detenerse un momento e imaginarse al Internet
como una Gran Biblioteca Púbica, pero, ¿Cómo Funciona una Biblioteca?, y
¿Cuál es su función?.

Una Biblioteca en su sentido estricto es un espacio destinado a la guarda de
libros. Pueden existir Bibliotecas Personales, Bibliotecas Especializadas en
determinadas Ciencias, Estudios o Temáticas, Bibliotecas Privadas y
Bibliotecas Públicas, como las que hay en todas las grandes ciudades del
Mundo.

Las Bibliotecas Públicas son órganos de libre acceso, ejecutores de la gestión
de auxilio docente, investigación del conocimiento, información y esparcimiento,
su principal función consiste en resguardar una serie de información, ya sea
que se encuentre documentada en Libros, Medios Audiovisuales, Periódicos,
entre otros, también, deben mantener dicha información actualizada, e
igualmente, facilitar el acceso y uso de toda aquella información que precisen
los usuarios para satisfacer sus necesidades de información, investigación,
educativas o de esparcimiento.

Normalmente, cuentan con un personal que se encarga de organizar y clasificar
la información, así como guiar al usuario en relación a lo que esté buscando;
por lo tanto, son órganos gestores en acción, de facilitar la información, y
consecuentemente garantes del Derecho al libre acceso a la Información.

Las Bibliotecas Públicas no siguen fines lucrativos, se mantienen
económicamente por aportes que realizan el Gobierno, y donaciones que
realizan Organizaciones No Gubernamentales, Empresas y los mismos
usuarios. Asimismo, la información allí resguardada se obtiene generalmente
por donaciones realizadas por el Gobierno, Organizaciones No
Gubernamentales, Empresas y usuarios.

Sin embargo, para poder considerar un sitio una Biblioteca debe reunirse una
serie de elementos: en primer lugar, la existencia de una Colección, ya sea de
libros, material audiovisual, ficheros electrónicos, o cualquier otro tipo de
archivo; en segundo, una Organización o Clasificación para hacer más fácil la
búsqueda de archivos; en tercer lugar, el uso, que se identifica con la
satisfacción de las necesidades de los usuarios, esto es la obtención del
documento o de la información demandada; y por último, el personal encargado
de su gestión.

Siguiendo el orden de la idea anterior, conociendo lo que es una Biblioteca
Pública, su objeto, sus elementos, y sabiendo también, que la gran mayoría de
los Libros, Información Audiovisual y Periódicos que allí se encuentran, se
encuentran protegidos por derecho de autor; no es difícil imaginarse al
Internet entonces, como una Gran Biblioteca Virtual Mundial. Ya que,
existen millones de colecciones de información almacenadas en diversos
servidores, dónde la información muchas veces es donada por los mismos
usuarios y existen páginas web, quienes se encargan de su gestión, con el fin
de que cualquier persona en el mundo pueda tener acceso a ello, inclusive,
archivos que en su gran mayoría nunca poseerán físicamente, pues se hallan
albergados en servidores remotos, logrando la proeza de que personas
ubicadas en diferentes continentes, puedan compartir al mismo tiempo
una determinada información con tan sólo un “clic”, hecho que sin la
existencia del internet sería imposible.
Esto es lo mágico del libre acceso a la información que proporciona el internet,
lo que los usuarios quieren proteger y lo que en parte intenta limitar los países
con producción económica más importantes del mundo con el Acuerdo
Comercial de Lucha Contra la Falsificación (ACTA).

En el presente texto, se intenta analizar desde el punto de la aplicación del
Derecho Internacional, el impacto que podría ocasionar la suscripción del
Acuerdo Comercial de Lucha Contra la Falsificación (ACTA) en relación al
Derecho que tenemos todos los seres humanos al Libre Acceso de la
Información, visto que la lucha contra la piratería, surge como iniciativa de la
protección de la propiedad intelectual, que también se encuentra consagrada
como un Derecho Universal.

















CONTEXTO GLOBAL ACERCA DEL ACUERDO COMERCIAL DE LUCHA
CONRA LA FALSIFICACIÓN (ACTA)

El Acuerdo Comercial De Lucha Contra
La Falsificación (ACTA por sus siglas en
inglés “Anti-Counterfeiting Trade
Agreement”) es un acuerdo multilateral
de suscripción voluntaria, que es
organizado por los estados miembros Australia, Canadá, la República de Corea,
los Estados Unidos de América, Japón, el Reino de Marruecos, los Estados
Unidos Mexicanos, Nueva Zelanda, la República de Singapur y la
Confederación Suiza, a los efectos de crear un nuevo marco legal para la
protección de los derechos de propiedad intelectual en todo el mundo.

La iniciativa nace en el año 2006, cuando Japón y Estados Unidos lanzaron una
idea de un nuevo tratado plurilateral para ayudar a la lucha contra la
falsificación y piratería, el llamado: Acuerdo Comercial De Lucha Contra La
Falsificación (ACTA). El objetivo de esta iniciativa era reunir a aquellos países,
desarrollados y en desarrollo, que estén interesados en combatir la falsificación
y piratería, así como negociar un acuerdo que promueva la cooperación
internacional y que contenga normas internacionales eficientes para la
observancia de los derechos de propiedad intelectual, con motivo al aumento de
la piratería y la fuga de información, que ocasionó una baja en la economía de
los grandes mercados mundiales por el deterioro del comercio legítimo y el
desarrollo sostenible de la economía mundial, y la presión de las Grandes
Corporaciones para que se creen medidas de control de la piratería.

Con el tiempo las discusiones ampliaron el concepto de la idea, y varios países
se vieron interesados, hasta que en Octubre del 2011, se firma los primeros
avances del acuerdo por los estados miembros Australia, Canadá, la República
de Corea, los Estados Unidos de América, Japón, el Reino de Marruecos, los
Estados Unidos Mexicanos, Nueva Zelanda, la República de Singapur y la
Confederación Suiza, que ocasionó un revuelo mundial por la preocupación del
impacto de éste acuerdo sobre ciertos derechos humanos, como el Derecho a
la salud, El derecho al acceso a la información, entre otros.

Como se puede observar la iniciativa no surge dentro de las grandes
Organizaciones Oficiales de Países como la Organización de las Naciones
Unidas (ONU), la Unión Europea (UE), Organización Mundial del Comercio
(OMC), o la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), éstas
últimas siendo inclusive, las más importantes en la discusión de la materia, ya
con anterioridad a la firma inicial del Acuerdo Comercial AntiFalsificación,
habían creado un marco jurídico con respecto a la Protección de la Propiedad
Intelectual, con el llamado: Acuerdo Sobre los Aspectos de los Derechos de
Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (ADPIC), que entró en
vigor con el establecimiento de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en
1995, el cual creó una armonización universal de las leyes de la propiedad
intelectual de conformidad con sus normas, para que existiera un balance en la
protección de los derechos de Propiedad Intelectual entre los Países
Desarrollados y los países en vía de Desarrollo, puesto que los países
Desarrollados basan su economía en el comercio, y el impacto de no existir ésa
armonización hacia los países en vía de Desarrollo, podría ser negativo en
relación a su Desarrollo.

Sin embargo, después de que se concluyera el Acuerdo Sobre los Aspectos de
los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (ADPIC),
los países desarrollados han seguido manteniendo la presión en favor de la
creación de normas más estrictas de protección de la propiedad intelectual que
se ajusten a las normas de sus países en el marco de diversos acuerdos de
libre comercio y acuerdos comerciales multilaterales, por ello la relevancia de la
suscripción del Acuerdo Comercial De Lucha Contra La Falsificación (ACTA), y
la razón del que intenten crear la normativa a través de la figura de Convenio
Multilateral.

Según los usuarios de Internet, el fin de ACTA es que las grandes empresas
intentan crear un nuevo marco legal internacional, el cual no existe, al cual los
países pueden adherirse voluntariamente, pudiendo crear su propio cuerpo de
gobierno fuera de las instituciones internacionales existentes con el fin de
aumentar la vigilancia y obligar a los Proveedores de Servicios de Internet a
vigilar todos los paquetes de datos que sean cargados o descargados desde
Internet, para lograr detectar la carga o descarga de datos protegidos, ya que
según éstas empresas, el compartir archivos protegidos entre usuarios, así no
tenga un fin lucrativo es ilegal, acusando a entidades de cometer delitos de
Violación de Derechos de Autor por almacenar contenido con derechos
protegidos u otorgados a un autor específico. Pudiendo además el usuario
eventualmente recibir multas, perder el derecho a la conexión a la web, o penas
de prisión.













PRONUNCIAMIENTO DE LA ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), poco se ha pronunciado al
respecto de la firma del Acuerdo Comercial De Lucha Contra La Falsificación
(ACTA), sus pronunciamientos han sido basados a la preocupación del Impacto
del acuerdo en relación a los Derechos Humanos Fundamentales:

En la 92ª sesión plenaria, dónde trataron el tema de la Aplicación de la
Declaración de compromiso en la lucha contra el VIH/SIDA y la Declaración
Política sobre el VIH/SIDA, al respecto dijeron que: “El sistema de las Naciones
Unidas debe movilizarse y poner fin a las medidas fronterizas y a las barreras
injustas al comercio que obstaculizan el derecho legítimo de los países en
desarrollo a producir legalmente medicamentos genéricos o de bajo costo y
obtener acceso a ellos. Los acontecimientos recientes, como la negociación del
Acuerdo comercial de lucha contra la falsificación, que puede obstaculizar el
acceso de los países en desarrollo a medicamentos más baratos, son motivo de
seria preocupación”.

El Consejo De Derechos Humanos, en el Informe del Relator Especial sobre el
derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y
mental, Sr. Anand Groverel 31 de marzo de 2009, durante la discusión del tema
de Promoción y Protección de todos los Derechos Humanos, Civiles, Políticos,
Económicos, Sociales y Culturales, incluido el Derecho al Desarrollo, se
pronunció al respecto diciendo que: “Preocupa también al Relator Especial que
los cambios recientes en la legislación nacional y las negociaciones
internacionales sobre el Acuerdo comercial de lucha contra la falsificación
(ACTA) puedan imponer un régimen más estricto que los ADPIC. Preocupa en
particular la falta de transparencia y el secreto que rodean a las negociaciones.”

Lo que claramente indica que a pesar de las fuertes dudas y el impacto grave
que éste acuerdo pueda producir, su participación directa en relación a los
temas anteriormente señalados ha sido mínima, y en relación a la protección
del Derecho a la Información y al acceso a él a través del Internet, no ha
existido pronunciamiento alguno, situación que es preocupante en la era
tecnológica.
























PRONUNCIAMIENTO DE LA COMISIÓN EUROPEA SOBRE EL ACTA Y
ESTADOS UNIDOS

La Comisión Europea, ha venido expresando que el ACTA es un acuerdo
internacional destinado a garantizar los elevados estándares de protección de
los derechos de propiedad intelectual que se aplican en los Estados Unidos, a
los fines de que puedan aplicarse globalmente.

El ACTA es un acuerdo comercial internacional que ayudará a los países a
trabajar juntos para hacer frente con mayor eficacia y a gran escala las
violaciones de Derechos de Propiedad Intelectual. Según, la comisión Europea,
los ciudadanos se beneficiarán del ACTA, ya que éste acuerdo ayudará a
proteger la materia prima de Europa, innovaciones e ideas. Todo esto en base
del resguardo de la economía, ya que ésta sólo puede seguir siendo
competitiva si se puede confiar en la innovación, la creatividad, la calidad y
exclusividad de la marca, siendo éstas algunas de sus principales ventajas
comparativas en el mercado mundial.

La Comisión Europea, justifica la creación del ACTA, debido a la pérdida en
Europa de miles de millones de euros al año a través de productos falsificados
o que han sido difundidos por las web, de los cuales en su mayoría están
protegidos por los derechos de propiedad intelectual, lo que implica la pérdida
de empleos en la Unión Europea. También significa la seguridad del
consumidor y la obtención de productos seguros.

Las estadísticas publicadas por la Comisión Europea en julio de 2011 muestran
una tendencia al alza enorme en el número de envíos sospechosos de violar los
Derechos de Propiedad Intelectual. Aduanas en 2010 registró alrededor de
80.000 casos, cifra que casi se ha duplicado desde 2009. Más de 103 millones
de productos falsificados fueron detenidos en la frontera exterior de la Unión
Europea.

Citando una hoja de hechos publicada por la Oficina del Representante de
Comercio de los Estados Unidos (USTR) y el Informe Especial 301 de 2008, la
Electronic Frontier Foundation (EFF) declaró que el objetivo de ACTA es crear
un nuevo estándar de aplicación de propiedad intelectual más allá de los
estándares existentes en el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de
Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (TRIPS) e incrementar la
cooperación Internacional, incluyendo compartir información entre las agencias
policiales de los países firmantes.

Hasta el momento ACTA ha sido firmada por Gran Bretaña, EE.UU., Australia,
Canadá, Japón, Marruecos, Nueva Zelanda, Singapur y Corea del Sur. En
Europa ya son 22 los estados miembros que han firmado este texto.

Según las organizaciones fundadoras del ACTA, ésta no contiene ninguna
disposición que prive el acceso a Internet o regule un seguimiento del internet.
Los usuarios van a seguir siendo capaces de utilizar sus redes sociales en línea
tal como lo hacen hoy en día.

El respeto de los derechos fundamentales tales como la privacidad, la libertad
de expresión y la protección de datos está expresamente mencionado como un
principio básico del acuerdo. El ACTA establece un equilibrio justo entre los
intereses de las partes interesadas, incluidos los ciudadanos, los consumidores,
la sociedad civil o de negocios. El ACTA garantiza todas las garantías y
exenciones previstas por las normas existentes o europeos, como los derechos
fundamentales, la privacidad y la libertad de expresión.

El ACTA es la lucha contra la piratería, la piratería no debe confundirse con el
uso compartido de contenido. Compartir contenido sólo es ilegal cuando el
contenido es ilegal. El ACTA no define lo que es el contenido legal o ilegal. Sólo
proporciona las herramientas (civil, penal o administrativa) para reaccionar
contra el contenido ilegal como se define hoy en día por la legislación europea y
nacional.




Países Participantes en Firma del ACTA en Tokio, Octubre 2011






PAÍSES SUSCRIPTORES DEL ACTA

En Julio de éste año, el Parlamento Europeo rechazó el ACTA. Con 478 votos
en contra y 165 abstenciones, el pleno ha rechazado el Acuerdo multilateral
Comercial contra la Falsificación, negociado por los países industrializados
contra la piratería. Solo 39 eurodiputados votaron a favor. Entre la presión de
los usuarios con múltiples protestas mundiales e iniciativas a través de la red, y
las pocas aclaratorias sobre la naturaleza del ACTA, efectivamente ratifica el
hecho de que siguen existiendo dudas y que algunos países del mundo se
niegan a la iniciativa.


Parlamentarios Europeos Rechazando el ACTA, Julio 2012



Varios países en Europa se oponen al acuerdo ACTA, a pesar de que la Unión
Europea ya ha firmado el tratado ACTA, existen países más reflexivos a la hora
de tomar este tipo de decisiones. Polonia ha decidido parar este acuerdo
comercial antipiratería hasta que se aclaren todos los interrogantes que dejan
una reglas, que podrían ser utilizadas para censurar contenido legítimo. La
República Checa ha retirado también su apoyo y su primer ministro, ha
declarado estar preocupado por el contenido de ACTA debido a las
Regulaciones al acceso de la Información: "El gabinete no puede aceptar una
situación en la que los fundamentos de la libertad y el acceso libre a la
información estén en peligro". Eslovaquia también ha retirado su apoyo a ACTA
y desde el Gobierno se ha declarado que no se aprobará un acuerdo que podría
limitar los derechos humanos y las libertades. En Rumanía el primer ministro,
Emil Boc, ha declarado que no sabe por qué su país ha firmado ACTA e insta a
su Gobierno a que explique públicamente por qué ha firmado este texto sin
haber puesto en marcha un debate público.

Actualmente los países Australia, Canadá, Japón, la República de Corea,
México, Marruecos, Nueva Zelanda, Singapur, Suiza, y los Estados Unidos de
América, han suscrito el ACTA.


¿REALMENTE PONE EN PELIGRO EL DERECHO AL LIBRE ACCESO DE
LA INFORMACIÓN?

Siguen existiendo dudas por parte de los usuarios con respecto a la garantía de
su Derecho al Libre Acceso de la Información, y han venido presionando a las
Naciones del Mundo para que no se lleve a cabo el acuerdo; ya se ha
empezado a notar, desde el momento en que comenzaron algunos países a
suscribir el ACTA, el cierre de varias páginas web dónde se almacenaba
información, principalmente aquellas en las que los mismos usuarios las subían
y podían ser descargadas por cualquier particular gratuitamente. Hay páginas
web que siguen ofreciendo los servicios, más los enlaces de descargas gratuita
de contenidos protegidos, debido a los monitoreos han sido eliminados.

De todo lo anterior, hace cuestionar el verdadero trasfondo del ACTA, ya que si
una Biblioteca Pública que presta los mismos servicios que Internet de
compartir la información, y que cualquier particular que no tenga los recursos
inclusive, pueda acceder a ella, ¿porqué no se considera que en las Bibliotecas
se Violan los Derechos de autor por tener acceso gratuito a un contenido
protegido?, la diferencia está en la propagación masiva de la información que a
diferencia de las Bibliotecas Públicas, el acceso a ellas sólo se ve limitado por
una conexión a internet y no al espacio en dónde vives y la población que allí
reside.

Mientras en la Biblioteca Pública de una Nación son sólo unos pocos miles o
millones los que pueden acceder a ésa información, por Internet es ilimitado el
número de personas, y por lo tanto, de seguir así sin ninguna regulación,
significa millones de Euros en pérdidas para las empresas que están detrás de
ACTA, y por lo tanto millones de Euros que dejan de recolectar en Impuesto las
Naciones, de allí radica el Interés de las Naciones en inmiscuirse en todo éste
conflicto, sin importar el usuario común.

Más allá de que el origen de la propuesta se haya basado en la piratería, el
punto está que no están buscando medidas de reforzamiento de seguridad a las
empresas que se están viendo afectadas por el robo de la información, sino una
medida más radical que es el evitar la propagación de la información afectando
al usuario del Internet al Libre acceso a la información. Atacar la Piratería no es
atacar al usuario que simplemente está tomando la opción de comprar el libro o
acceder a él a través de la “Biblioteca”, es tomar mayor medidas de seguridad
interna que eviten fuga de información, y hacer seguimiento a los piratas
informáticos que son quienes realmente cometen el delito.

Lo grave aquí es que a pesar de la connotación mundial que implica la
regularización del contenido publicado en Internet, no existe una real
intervención por parte de las grandes Organizaciones Oficiales Pluriestatales
del Mundo, en garantía de los Derechos y Libertades de la mayoría de los
Usuarios, ya que la suscripción de éste acuerdo es Voluntario, y no es una
iniciativa directa relacionada a los objetivos de la Organización de las Naciones
Unidas o la Unión Europea, sin embargo, por la connotación y los hechos que
relaciona dónde tienen que ver las Libertades Económicas, Derechos de
Propiedad Intelectual, Derecho a la Información y Acceso a los Contenidos, que
están suscritos como primordiales dentro de las garantías que ofrecen las
mismas, ésta iniciativa debería dejar de ser Privada, y debería someterse más a
menudo a Discusión dentro de los contenidos de las Agendas de los
Parlamentos de dichas Organizaciones.






FUENTES


http://ec.europa.eu

http://www.ustr.gov/acta

http://europa.eu/index_es.htm

http://es.wikipedia.org

http://www.europapress.es

http://register.consilium.europa.eu

http://www.un.org/es/