1

COLCIENCIAS


PROSPECTIVA PRODUCTIVA
TERRITORIAL: desarrollo
endógeno, geografía y redes
productivas interterritoriales



Jaime Acosta Puertas - Isabel Cristina Arroyo

Subdirección
de Programas
de innovación
y Desarrollo
Empresarial


Programa
Nacional de
Prospectiva
Tecnológica e
Industrial



2


CONTENIDO


INTRODUCCIÓN 2

I

DESARROLLO ENDÓGENO Y TRANSFORMACIÓN PRODUCTIVA Y SOCIAL
EN LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO 3

II
LAS REGIONES DE COLOMBIA SEGÚN SU DESARROLLO ENDÓGENO 13

III
HACIA LA CONFORMACIÓN DE REDES PRODUCTIVAS Y DE INNOVACIÓN 35




INTRODUCCIÓN

El propósito de este trabajo es elaborar un documento en el marco de la economía y sociedad del
conocimiento, con el fin de construir, con enfoque prospectivo y desde el desarrollo endógeno, una tipología
del potencial de transformación productiva y social de las regiones, como contribución al diseño e
implementación de la nueva estrategia de desarrollo de la ciencia, tecnología e innovación (CTI en adelante) en
los territorios, y adicionalmente para el diseño de la política de productividad y de competitividad de Colombia.

La transformación de Colombia requiere de diversas estrategias de desarrollo endógeno acordes a la
dotación de factores de los territorios, y presupone la combinación de ellos: factores naturales (ventajas
comparativas estáticas), incorporación de fuentes de desarrollo exógeno, y sobre todo con potencialidades de
desarrollo endógeno (ventajas competitivas dinámicas), según los niveles de progreso de los territorios.

Luego de múltiples esfuerzos de la política de Ciencia, Tecnología e Innovación para las regiones del país, en la
cual las acciones del Estado en los últimos quince años se orientaron a generar capacidades en los departamentos,
la nueva orientación apunta a incentivar el desarrollo de acciones entre territorios, es decir, a la integración de
esfuerzos de investigación e innovación entre ámbitos con características y potencialidades comunes, más allá de
si existen o no condiciones de vecindad. Por eso la nueva acción regional en CTI, debe ser intra e interterritorial.

Para que sea fructífera la integración de vocaciones, capacidades y potencialidades comunes, se necesita de un
enfoque conceptual común para que la integración que se pretende sea fructífera, y no es más que la apuesta
hacia procesos particulares de desarrollo endógeno de cada uno de los territorios que conforman el mapa de des-
ordenamiento espacial del país. Una visión común hacia un desarrollo endógeno o propio de los distintos espacios
subnacionales, permitirá generar igualmente sinergias de tipo endógeno entre los territorios para lograr economías
de escala en la generación y transferencia de conocimiento con la idea de mejorar la productividad y la
competitividad de las actividades productivas que sean objeto de acciones compartidas, complementarias y de
cooperación.


3
Esta es la razón principal para que este trabajo, que sólo es un insumo para la elaboración del componente regional
de la política, comience con reflexiones en torno al desarrollo endógeno de los territorios para luego avanzar a la
integración endógena entre ámbitos con intereses comunes: la integración en CyT para la transformación
productiva intra e interterritorial.

Si es válido este enfoque, entonces se estará generando a 2019 una acción en materia de CTI que apunte por un
lado a fortalecer capacidades y desarrollar potencialidades de conocimiento e innovación en relación a la
transformación en cada departamento de Colombia; y por otro lado, a fortalecer esas capacidades y a desarrollar
potencialidades entre actores y territorios con intereses comunes para lograr una mayor productividad y
competitividad de las regiones y del país en el escenario internacional.

En otras palabras, la nueva orientación de la política de CTI para las regiones pretende contribuir a la cohesión de
las acciones en CTI para aportar a la cohesión resultante de la transformación productiva y social de cada ámbito y
del país a largo plazo. La conformación de redes del conocimiento a lo largo y ancho del mapa nacional de alguna
manera conduciría a la formación de un sistema de redes cada vez más tupido e interconectado de procesos de
desarrollo endógeno.

El presente trabajo se divide en tres capítulos.

i) Marco sobre desarrollo endógeno y transformación productiva en la sociedad del conocimiento.
ii) Elaboración de una clasificación de departamentos por niveles de desarrollo según la agregación de
distintos índices e indicadores macroeconómicos, sociales y de ciencia y tecnología (CyT).
iii) Las potenciales aglomeraciones, redes o clusters para la integración regional en materia
productiva y del conocimiento.



I

DESARROLLO ENDÓGENO Y TRANSFORMACIÓN PRODUCTIVA Y SOCIAL EN
LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO

La transformación productiva y social con equidad, es la capacidad de las sociedades para crear, innovar,
emprender, agregar valor y diversificar la economía, aprovechando capacidades y potencialidades endógenas
de la sociedad (nación y/o territorios), y el logro real de bienestar de sus ciudadanos para un crecimiento y
desarrollo con equidad.
1


Para que la transformación ocurra se requiere identificar e impulsar nuevas áreas estratégicas que mejoren
áreas productivas vigentes y promisorias, y sobre todo que liberen condiciones para desarrollar y producir
nuevos bienes y servicios.

Este tipo de desarrollo para la transformación se sustenta en la generación de conocimiento e innovación a
través del desarrollo de la ciencia y la tecnología, de la educación, del emprendimiento, de la construcción de
instituciones, y del desarrollo de las regiones como plataformas culturales, sociales, ambientales y económicas
que dinamizan y le dan identidad al proceso de transformación productiva y social. Sin embargo, acciones en
estos campos no son suficientes si no están respaldadas por una política industrial o de competitividad
estratégica y selectiva y por políticas productivas propias de corte territorial.

1
Acosta Puertas J. Marco conceptual para la transformación productiva y social con equidad en los países del
ámbito CAB. CAB – Colciencias. Bogotá, 2006

4

La capacidad de una sociedad de liderar y conducir su propio desarrollo - condicionado a la movilización de los
factores productivos disponibles en el territorio y a su potencialidad -se traduce en desarrollo endógeno, con
tres dimensiones principales: una, de tipo tecnoeconómico, en la cual los empresarios organizan los factores
del territorio; dos, del conocimiento (educación, CTI y emprendimiento); y otra socio – cultural y política, donde
los valores y las instituciones locales son la base del desarrollo. En estas circunstancias, se crean condiciones
económicas, sociales y políticas para la generación de nuevas actividades que hagan posible la transformación
productiva y social.

En ninguna circunstancia el desarrollo endógeno debe confundirse con acciones, movimientos o inclinaciones
autárquicas ni con barreras de la sociedad y de su economía, a las relaciones entre culturas, a los flujos del
comercio y al cambiante escenario político internacional, porque el mundo de hoy se basa en el fin de todo
aislamiento a través de redes de múltiples características derivadas de la revolución de las TIC que abaten
cada día más y más fronteras, y de la liberalización del comercio de bienes y servicios, incluido el
conocimiento.
¿QUÉ ES ENTONCES DESARROLLO ENDÓGENO?
Significa la capacidad de transformar el sistema socio económico; la habilidad para reaccionar a los desafíos
externos; la promoción de aprendizaje social; y la habilidad para introducir formas específicas de regulación
social que favorezcan el desarrollo de las características anteriores.
2
En términos simples, es la capacidad de
una sociedad de modelar su propio futuro, desde adentro,
3
para encontrar su espacio y la mejor oportunidad en
la globalización. Pero también el desarrollo endógeno se puede definir como la visión propia del futuro para
una inserción internacional con identidad por tanto interdependiente y preactiva en el contexto de la sociedad y
economía del conocimiento.

Para que lo anterior ocurra se debe proyectar la especificidad cultural en la producción de bienes y servicios
ambientalmente sostenibles e intensivos en conocimiento; integrar la especialización productiva a través de
relaciones interempresariales que conduzca a aprendizajes tecnológicos formales (proyectos estratégicos entre
actores de una aglomeración determinada) o informales (intercambio de conocimiento sobre cómo hacer mejor
las cosas); y la construcción de instituciones que respondan a la transformación tecnoeconómica y social. Así,
se conforma un ambiente donde interactúan seis factores:

i) La cultura y su asociación con el desarrollo tecnoeconómico ambientalmente sostenible.
ii) Relaciones interempresariales y otras relaciones sociales que permiten construir aglomeraciones
productivas que a su vez facilitan la inserción internacional del territorio.
iii) Capacidad científica y tecnológica propia a través de saberes acumulados que generen
conocimientos e innovación a partir de una mejor educación.
iv) Capacidad de emprender para transformar la economía y la sociedad.
v) Instituciones que le permitan al territorio construir su propio orden político o institucional.
vi) Relaciones con otras regiones del país y del mundo: relaciones políticas, geoestratégicas y en
desarrollos clave de interés común para configurar aglomeraciones transregionales o
interregionales.

De esta manera, el desarrollo endógeno no se promueve desde una sola arista. Por ello es incorrecto afirmar
que el problema de un territorio es institucional, o de la educación, o de infraestructura, o del espíritu
empresarial, o atraso científico y tecnológico, para sociedades en proceso de construcción de su senda, donde
hay rezagos en estos y en otros temas, como acontece con todos los territorios de Colombia, incluyendo los
más avanzados.

2
Garafoli (1995), tomado de Boisier S., ¿Hay espacio para el desarrollo local en la globalización? Revista de la
CEPAL # 86, Santiago de Chile, Agosto de 2005.
3
Boisier Sergio. Conversaciones sociales y desarrollo regional. Universidad de Talca. Editorial MIXM. 2000

5

El desarrollo endógeno es sistémico, en consecuencia todas las dimensiones claves del proceso que cada
territorio determine como dimensiones principales (por ejemplo, educación; ciencia, tecnología e innovación;
emprendimiento; infraestructura; medio ambiente; salud, entre otras), son igualmente importantes. Por tanto,
ninguna es más importante que otra, porque la dinámica es sistémica: todas requieren de todas, todas
necesitan de todas, todas interactúan con todas, todas se fertilizan entre sí. En Colombia aún somos dados a
reconocer que los procesos son dinámicos y sistémicos, pero en la práctica nuestras ópticas son
preferentemente sectoriales o unidimensionales, en consecuencia nunca se aplica el discurso sistémico. Por
ejemplo, nuestro sistema empresarial está des-organizado en gremios sectoriales. Es decir, es un des-orden
fragmentado.

En sociedades avanzadas el problema puede focalizarse en una o dos dimensiones, para explicar su tendencia
a rezagarse respecto a otras sociedades. Entonces, lo que hacen es explorar cuál es la razón de la inflexión.
Una vez identificada, emprenden acciones correctivas, y en poco tiempo vuelven a retomar la senda o a
construir otra superior. Un caso, el milagro de Irlanda, que se ha sustentado en la educación, en la
investigación y en la especialización en muy pocas actividades productivas de alto contenido tecnológico. Sin
embargo, cambios estratégicos estructurales, así sean pocas las áreas de transformación, pueden ser lo
suficientemente contundentes y afectar positivamente otras áreas sociales, económicas, culturales y de
organización y funcionamiento del estado y sus territorios: las instituciones.

Al igual que el entorno externo es cambiante, los modelos de desarrollo endógeno no son únicos, ni estáticos,
son dinámicos y distintos como singular es cada cultura donde germinan y se transforman, según el momento
histórico, según el cambiante entorno externo producto del paradigma científico y tecnológico prevalesciente.
Por tanto, los desequilibrios preexistentes entre territorios no se pueden reducir con las políticas adoptadas en
el pasado, requiriéndose nuevas formas de actuación del Estado y de los territorios.
4
En otras palabras, un
proceso de desarrollo endógeno no es igual en la sociedad industrial que en la sociedad del conocimiento,
aunque la esencia o el sentido de un desarrollo endógeno siempre se preserva: se preserva la identidad
fertilizándola con otras identidades; se afirma la autonomía para modelar su propio futuro y para integrarse con
mayores grados de libertad con otras regiones del mundo cobijadas por procesos autonómicos; se afianza la
formación y la transformación del capital social y su necesidad de organizarse y de cooperar.

En consecuencia, el desarrollo endógeno emerge de manera espontánea (caso de los distritos industriales
italianos, españoles, franceses o alemanes) o se induce a partir de procesos pedagógicos que susciten una
dinámica social e institucional a través de mecanismos de participación y de cooperación a partir de la
especialización estratégica de la economía, ya sea producto de la dotación de factores naturales (ventajas
comparativas dinámicas) y/o del potencial de factores inteligentes o del conocimiento (ventajas competitivas
con base en el recurso humano).

Así las cosas, ha quedado superada la época donde los principales instrumentos de política regional para un
crecimiento armónico, se restringían a los incentivos fiscales (que no deben desaparecer) y de obras de
infraestructura (que siempre habrá que hacer), para un tiempo donde los principales impulsores se encuentran
en los componentes internos (conocimiento creativo, innovador y emprendedor) y en las relaciones sociales,
para suscitar desarrollo endógeno.
5


En los debates en torno al por qué el crecimiento de algunos territorios variaba, si disponían de las mismas
condiciones en la búsqueda de factores productivos (capital financiero, mano de obra y tecnología), la
contribución de la teoría endogenista fue identificar qué factores de producción eran decisivos: capital social,
relaciones y complementariedades empresariales, conocimiento, innovación, información e instituciones, los

4
Storper Michael. The regional word: territorial development in a global economy. New York. 1997
5
De Souza Verschoore Filho José Renato. Participacão: elementos para uma nova política de
desenvolvimento regional. Ensaios FEE, volúmen 22, n.1. Porto Alegre, 2001.

6
cuales son determinados en cada región y no exógenamente, como se creía hasta los años ochenta del siglo
veinte. La evolución de la teoría endogenista conversa ahora en torno a los contenidos adicionales
provenientes de la economía y de la sociedad del conocimiento: el papel de las TIC en la economía y en la
sociedad, las energías renovables, otras nuevas tecnologías integradas (Bio-Info-Nano-Cogno), el
emprendimiento que dinamice la diversificación de la transformación productiva, la I+D+I vía redes del
conocimiento, las aglomeraciones productivas transfronterizas, entre otras.

Un avance adicional de la moderna teoría del desarrollo endógeno a partir de la última década del siglo
anterior, es la importancia atribuida a la sociedad civil y a las relaciones sociales en los nuevos procesos de
desarrollo, considerándose la solidaridad, la integración social, el civismo y la participación política, como
principales agentes de modernización y de transformación social y tecnoeconómica de un territorio.
6


Sin embargo, ya se dijo que el desarrollo endógeno es una escuela de pensamiento que emergió desde la
necesidad de explicar nuevos factores sobre el progreso tecnoeconómico de ciertas regiones respecto a otras,
cuando supuestamente las políticas nacionales se aplicaban por igual a todos los territorios del respectivo país.
Es decir, el desarrollo endógeno ha sido una reflexión desde lo regional, pero también para países en
desarrollo debe ser una reflexión desde lo nacional por la necesidad de diseñar e implementar políticas propias
de desarrollo.

De esta manera, la cultura, la historia, la sensibilidad estética, es decir las artes y las mentalidades, son temas
estructurales del desarrollo económico, científico y tecnológico y de la capacidad de innovación. Por tanto, las
ventajas comparativas o competitivas no sólo son de índole económica, son también culturales, antropológicas
y sociológicas.
7


NO HAY DESARROLLO ENDÓGENO SIN EQUIDAD
El desarrollo no es compatible con la exclusión y con desigualdades extremas, simplemente porque en esas
condiciones la articulación eficiente de los actores y de los factores no es posible pues no se generan
condiciones de confianza y de respeto, principios fundamentales de la equidad y de la inclusión.

De esta manera, más que a lógicas económicas, la inequidad afecta la cohesión del tejido social, que a su vez
afecta la cohesión de las formas de producción para hacer más productiva la economía y la cultura. Por eso en
el corazón de un modelo endógeno están la cultura y el desarrollo como conceptos ligados e inseparables,
dado que la idiosincrasia y el potencial creativo transversaliza las actividades productivas y artísticas y al
respectivo tramado social, fertilizándose de manera singular en cada territorio.

Pensar que es posible crear aglomeraciones o clusters competitivos en sociedades profunda y crecientemente
desiguales, es una concepción aventurada, es restringir el cluster a un asunto de empresarios y de la
economía, y no de desarrollo integral del territorio. No de otra manera se puede entender que el desarrollo
endógeno es posible por la integración de actores públicos, privados y sociales.

Por tanto, hacer realidad visiones posibles y deseables de ingreso a un umbral superior de desarrollo no será
posible si los índices de miseria, de necesidades básicas insatisfechas (NBI), los índices de calidad de vida
(ICV) y de desarrollo humano (DH) no se reducen en lo cuantitativo (asunto de inversión económica) y sobre
todo si no mejoran en lo cualitativo (factores políticos, sociales y ambientales, es decir, institucionales y
culturales). Esto significa que el enfoque tradicional de programas contra la pobreza o de asistencia social debe
cambiar por una visión sistémica donde lo productivo, la ciencia, la tecnología, la innovación, el
emprendimiento y lo social, se consideren como un sólo universo de decisiones y de acciones sostenidas a

6
Boisier Sergio. Sociedad civil, participación, conocimiento y gestión territorial. ILPES, Santiago de Chile, 1997
7
Maciel María Lucía. O Milagre Italiano: Caos, Crise e Criatividade. Relueme Dumará (Rio de Janeiro) y
Paralelo 15 Editores (Brasilia), 1996.

7
largo plazo que tengan impacto positivo en la transformación productiva y social de las culturas territoriales. La
reconversión
8
de sectores productivos estratégicos y la reindustrialización
9
de los sistemas productivos, son la
mejor contribución a generar nuevos empleos y por esta vía atacar la pobreza por la cantidad y calidad de las
nuevas oportunidades.

Lo anterior significa reestructurar los patrones de especialización, cuando estos corresponden a actividades
menos dinámicas en el mercado mundial y de escaso potencial en el mercado interno, y con limitadas
posibilidades de aprovechar los potenciales endógenos de innovación. Sin embargo, una nueva dinámica de
emprendimientos productivos no se puede soslayar o pasar por alto factores históricos y culturales y menos
problemas estructurales no resueltos de tipo institucional, de iniquidad y por tanto de exclusión. Si estos no son
el propósito fundamental de la nueva dinámica de transformación, se está soslayando problemas no resueltos,
sin cuya solución un futuro deseable no es posible construir.

Considerados estos últimos aspectos, históricamente está comprobado que en el momento que las sociedades
han emigrado a nuevas actividades promisorias de mayor valor agregado, que deriva en altas tasas de
crecimiento del PIB y del ingreso por habitante, el desempleo y la pobreza disminuyen, y al mismo tiempo la
inequidad da paso a la equidad porque se requiere de capital social calificado, por tanto de más ingresos y en
consecuencia con capacidad adquisitiva para acceder a los bienes y servicios de su propia transformación
productiva.

GLOBALIZACIÓN, TERRITORIOS, IDENTIDAD CULTURAL Y DESARROLLO
En un mundo cada vez más interconectado, en el que las relaciones y los intercambios económicos se han
mundializado y en el que parecen existir fuertes tendencias a la homogeneización, constatamos que de manera
consciente rebrotan y se configuran identidades locales y territoriales que buscan un modo propio de ser
universales. La dinámica global – local es una dinámica natural que obliga a situar los problemas locales en un
contexto global y al tiempo exige dialogar con la globalidad desde las coordenadas propias y específicas de
cada territorio.
10


En consecuencia, el futuro exige reforzar los vínculos de identidad entendidos como un activo social y no como
un pasivo en el mundo global. No hay duda de que no existe futuro para territorios aislados y encerrados en
sus peculiaridades, pero tampoco para territorios sólo preocupados por explotar sus recursos sin generar
sentido de pertenencia.

Básicamente la identidad es una forma de ser, un estilo cultural de vida, que no es ni mejor ni peor que otras
entidades sino simplemente diferente. No hay hecho diferencial si no existe una identidad propia. Un hecho que
marca la identidad catalana es el modelo socioeconómico: la organización de la actividad económica en la
sociedad, el dinamismo del tejido productivo y su capacidad de trabajar y generar riqueza, son elementos
determinantes a la hora de estructurar el sentimiento de pertenencia. La cultura del trabajo, en lugar de la
cultura del subsidio, el fomento de las PYMES, el éxito de las empresas con una fuerte orientación a las
exportaciones en lugar de limitarse al mercado interior, todo a favor de un modelo más propio de una sociedad
más moderna, a través del ahorro interno, la exportación y la inversión productiva y en conocimiento. A
excepción del norte de Italia, Cataluña, fue el único país del sur de Europa que hizo la revolución Industrial, y
ello gracias al modelo social que tenía y a la poderosa presencia de la clase media, sin la cual la mayor parte

8
La reconversión se refiere a sectores tradicionales estratégicos, es decir al pasado.
9
La reindustrialización alude a la promoción de nuevos sectores, es decir al futuro.
10
Brugué Quim, Gomá Ricard, Subirats Joan. La agenda y el debate sobre territorio en la sociedad de las
redes. En Redes, territorios y gobierno. Joan Subirats, Coordinador. UIMP – Centre Ernest Lluch., Barcelona,
2002.

8
de la estructura catalana en cultura, salud, educación, emprendimiento, recreación, turismo, deportes – no
existiría.
11


El vínculo entre cultura y desarrollo endógeno ha sido poco trabajado en nuestros países, pero debe ser la mayor
preocupación de largo plazo de los investigadores sociales y de los futuristas de este comienzo del siglo XXI, al
considerar la cultura el factor que debe transversalizar toda lectura y elaboración para nuestro desarrollo.

El factor cultural es la fuerza de una sociedad para construir el futuro. Así, la cultura resulta básica valorarla y
utilizarla correctamente para darle lucidez, libertad y brillo a la necesidad de pensar modos nuevos de desarrollo,
pues toda política que ignore las potencialidades globales de una cultural será una política parcial, incompleta e
inadecuada. La cultura como factor que potencia el desarrollo económico, político y social es una línea de trabajo
que puede ofrecer resultados positivos, abriendo un debate sobre cómo aprovecharla de forma útil y responsable,
que asegure su rentabilidad económica y social hacia el futuro.
12


Cabe como ejemplo el último plan estratégico de Río de Janeiro y de su área metropolitana, cuyo proceso de
concertación derivó a que la cultura y el desarrollo endógeno se hubieran convertido en los ejes principales del plan
y en los componentes principales de cada una de las regiones del área tecnopolitana carioca. En este proceso, la
cultura se asume como la identidad de factores propios de cada región que potencializan su especialización
estratégica. A su vez lo cultural y lo endógeno a escala de toda la aglomeración de Río de Janeiro, se integran a
través de las especializaciones más estratégicas priorizadas en cada una de las regiones, para determinar la
especialización estratégica más promisoria de todo el territorio carioca. Cómo es esto. Sí la mayoría de regiones
indicaron que el turismo, las industrias culturales y la informática son las áreas más clave, estas se convierten en
las principales especializaciones de la gran metrópoli, en consecuencia las políticas y estrategias de desarrollo de la
región se concentran en primer lugar en dinamizar esas actividades, luego otras que en menor número fueron
identificadas, y luego aquellas cuya frecuencia fue menor.

Es imposible que los modelos de desarrollo endógeno derivados de la experiencia de los distritos industriales y
otros modelos territoriales europeos así como cualquier otro modelo externo, puedan ser reproducidos en otros
contextos, caso de Colombia, con una trayectoria histórica y cultural distinta,
13
es decir, dotados de una identidad
diferente.

En consecuencia, todo proceso de desarrollo tiene características particulares. No hay dos modelos iguales. No
puede haberlos porque depende de las características y capacidad de cada cultura. Esa singularidad define su
senda, reconocida en primer lugar por su ciudadanía y luego a nivel nacional e internacional. En el mundo de
hoy, la simbiosis entre fuentes de aprendizaje exógena y endógena, termina por estructurar un modelo propio,
el cual emerge tanto en ámbitos avanzados, como en economías emergentes y en economías en desarrollo.
En consecuencia, el desarrollo endógeno no es propiedad de unas pocas culturas. Es propiedad de cuanta
sociedad quiera evolucionar para instalarse en el mundo, preservando su identidad.

TIPO DE TERRITORIOS Y CASOS DE DESARROLLO ENDÓGENO
Los niveles de desarrollo y las particularidades regionales de un país, determina ámbitos de distinto tipo. Si
bien la clasificación siguiente es insuficiente y alude a distintas experiencias, se intenta una contextualización al
caso colombiano.

i) Territorios con pocos recursos. En ellos el capital social de partida es poco propicio para la

11
Triadú Joaquín. …..***
12
Caravaca Inmaculada y otros autores. Patrimonio cultural y desarrollo regional, Revista EURE (Vol. XXII, #
66) Santiago de Chile, 1996
13
Marisa dos Reis A. Botelho. “Distritos industriales y política industrial: notas sobre tendencias recientes”.
Ensaios FEE, Año 19, # 1, Porto Alegre, 1998.

9
cooperación entre productores y se caracterizan por un incipiente potencial de recursos tecnológicos,
formación, infraestructura básica y transferencia de tecnología. La producción en estos territorios se
concentra en pocos sectores, o por el contrario, es diversificada y presenta una identidad productiva difusa.
En este caso, el objetivo es compensar la falta de una masa crítica de partida, fomentando las interacciones
entre los recursos del territorio.

Este tipo de situaciones se asemejan a un proyecto de desarrollo local, puesto que tienden a concentrarse en
la formación de un consenso que permita valorizar las interacciones entre recursos escasos, donde la
innovación se ve como un elemento secundario. Para subsanar esta deficiencia, hay que prestarle más
atención a las necesidades de transferencia tecnológica, a la infraestructura básica para satisfacer
condiciones necesarias, a la valorización de los recursos cognitivos del territorio, y a la forma de conseguir
recursos fuera del mismo.
14
Un importante número de departamentos y la mayoría de municipios de
Colombia, corresponden a este tipo de espacios.

Un avance en esta dirección lo constituye la transformación de la diversa producción artesanal de Colombia,
por la sinergia entre productores de las distintas regiones del país y el Estado. Ésta alianza ha derivado en
productos de calidad, buen diseño y buena manufactura, condiciones que han emergido de factores
ancestrales que les ha permitido conquistar nuevos mercados locales, nacionales e internacionales. En estos
casos, se han aprovechado habilidades ancestrales y ahora con el apoyo del Estado han modernizado su
producción y diseño para ingresar a circuitos económicos más amplios y formales. En otras palabras, se han
aprovechado capacidades y habilidades endógenas. No obstante, aun falta mucho por hacer para satisfacer
otras necesidades sociales, económicas e institucionales en cada una de esos territorios rezagados.

ii) Territorios especializados en sectores tradicionales. Son ámbitos promisorios en el mercado
internacional de bienes tradicionales de bajo contenido tecnológico, que conciben un modelo particular de
desarrollo, incorporan nuevas tecnologías, y son reconocidos como polos dinámicos tradicionales con
potencialidades de modernización, donde la cooperación entre empresas y con los actores públicos, privados
y la academia es más viable. La financiación de su proceso es menos dependiente de recursos externos,
aunque jamás exentos de estos. Departamentos y ciudades de mediano desarrollo de Colombia, se ubican
en esta categoría.

La experiencia brasilera del Valle del Sinos en el Estado de Rio Grande do Sul, con Nueva Hamburgo como
polo fundamental, se ha constituido en uno de los casos de desarrollo endógeno más importante de América
Latina en una industria tradicional: las manufacturas de cuero. La producción está organizada en el territorio,
los eslabones establecidos, los productores cooperan, existen incubadoras de empresas y parque tecnológico,
adaptan y desarrollan nuevas tecnologías y servicios, disponen de centros de investigación, cuentan con el
apoyo de los gobiernos del territorio y del estado – nación, los habitantes están identificados con su
especialización porque han mejorado sus condiciones de vida, entre otros factores que han derivado en
sinergias sociales para consolidar su especialización, cohesionar la aglomeración y encaminarse en su senda
de desarrollo endógeno. El resultado, más de US$ 1500 millones anuales en exportaciones.

Otro caso interesante de desarrollo endógeno en un sector tradicional lo muestra la trayectoria de la ciudad de
Nueva Friburgo en el Estado de Río de Janeiro. Esta ciudad tiene aproximadamente 185.000 habitantes, y es
reconocida como un polo de confecciones, especializado en prendas deportivas y ropa íntima de mujer que
utiliza como materia prima fundamental la licra de distintas especificaciones, según los mercados o tipos de
usuarios objetivo, con lo cual se logran economías de escala y destrezas en el uso o manipulación de esta
materia prima industrial.


14
Unión Europea. Dirección General de Política Regional. La cooperación entre empresas como instrumento
de desarrollo local. Bruselas.2000

10
La estructura productiva está conformada por pymes articuladas en una red de aproximadamente 200
empresas de más o menos 10 trabajadores por unidad de producción.

i) Disponen de un Centro de Entrenamiento financiado por la Prefectura (Alcaldía) en las áreas de teoría,
diseño computarizado, costura y corte.

ii) Cuentan con un Núcleo de Desarrollo y Difusión de Tecnología, que incluye una incubadora de empresas de
base tecnológica, en la cual se desarrollan nuevas empresas de tecnología que prestan servicios avanzados a
las empresas, o desarrollan productos para aplicarlos en mejoras incrementales en los procesos de producción,
mejorando la productividad de la aglomeración y aprovechando al máximo los instrumentos de la economía y
de la sociedad del conocimiento.

iii) Las relaciones con el sector productivo lo hacen a través del Escritorio (Oficina) de Transferencia de
Tecnología del Instituto Politécnico de la Universidad Estatal de Río de Janeiro, con sede en la ciudad.

iv) Disponen de un Núcleo de Inteligencia de Producción, dirigido a introducir mejoras en el diseño y en la
producción del cluster. En el año 2005 implementaron una Unidad Computarizada de corte de última
generación, con el fin de prestar servicios a todas las empresas de confecciones del territorio.

Estas cuatro infraestructuras de tecnología hacen parte del Instituto Politécnico, indicando el esquema de un
modelo en construcción de relaciones sólidas, sostenidas y fluidas universidad - empresa. En su conjunto este
polo integra actores públicos, privados y academia, sinergia de todo proceso o modelo de desarrollo local
endógeno en la sociedad y economía del conocimiento. La producción de esta aglomeración supera los 650
millones de dólares anuales, con énfasis en el mercado brasilero y una porción menor de la producción con
destino al mercado internacional.

Un aspecto a destacar de estas dos aglomeraciones brasileras especializadas en actividades tradicionales
modernizadas, es el pequeño tamaño del territorio. Significando con esto que situaciones semejantes en
grandes territorios, es difícil de encontrar en el mundo de hoy.

El modelo de estas dos aglomeraciones brasileras y de otras más, se deriva del aprendizaje y adaptación de
los distritos industriales italianos, para configurar un modelo brasilero de desarrollo local endógeno, conocidos
como “Arreglos productivos locales brasileros”.

En conclusión, el modelo endógeno brasilero en construcción, ha adaptado modelos extranjeros: los distritos
industriales, los clusters de Porter, las tecnópolis de Francia, y otros modelos mundiales, que los asimilan y
endogeinizan según sean las necesidades y senda de desarrollo que cada territorio concibe para su
transformación productiva y social.

iii) Territorios del conocimiento. Espacios fundamentados en un modelo político democrático,
socialmente equitativo y ético; con una cultura por el emprendimiento y la innovación difundida en la
ciudadanía; con una fuerte capacidad científica y tecnológica, asociada a bienes y servicios de alto valor
agregado; educación de calidad; con sólida infraestructura de investigación (universidades de excelencia,
importante población de investigadores, importante red de laboratorios y centros de investigación, y procesos
fluidos spin - off universidad empresa y empresa – empresa); especializados en industrias y servicios de
nuevas tecnologías para los mercados externos; población con elevado nivel cultural; ambiente urbano y
paisajístico avanzado y generador de alta calidad de vida; procesos donde se pone fin a la dualidad campo –
ciudad puesto que las fronteras entre lo rural y urbano tienden a desdibujarse; territorios con un desarrollo
bastante equilibrado por procesos de desarrollo policéntrico tendientes a desconcentrar el progreso en las
grandes urbes impulsando la transformación productiva y social de los municipios de menor tamaño; modelos
territoriales autónomos; políticas territoriales propias; e integración pedagógica del proceso de cambio en el

11
imaginario colectivo.

Algunas ciudades de mayor y mediano tamaño de Colombia, avanzan en esta dirección, aunque falta mucho
tiempo, más allá de 2020, para consolidar el proceso y que este se difunda en el resto de lugares del
respectivo departamento o región. Por tanto, ningún departamento de Colombia muestra una senda de este
tipo. Los desequilibrios a su interior son muy grandes, y todavía no existen políticas de estado y territoriales
para impulsar procesos policéntricos y así configurar nuevos polos y regiones innovadoras en el entorno de
las urbes principales.

Procesos en esta senda podrían referirse a Bucaramanga y los municipios vecinos de su área metropolitana.
El área metropolitana de Medellín y la región de Rionegro. Bogotá Distrito Capital y la media luna conformada
por municipios vecinos al norte y al occidente de la metrópoli con la idea de construir el primer anillo de su
proyecto mega agroindustrial de la Sabana. El corredor transregional de ciudades que integra Popayán, Cali,
ciudades intermedias del Valle del Cauca, y las tres capitales del Eje Cafetero, podría configurar el primer
corredor interregional del conocimiento y de la innovación de Colombia a 2020-2030. Estos son solo cuatro
ejemplos, de otros tantos que se podrían mencionar y que están en proceso de construcción. Sin embargo,
se puede observar que unas dimensiones de integración territorial más amplias (por citar un solo ejemplo,
Bogotá y la totalidad de Cundinamarca), aún no se constatan. No obstante, de aquí a 2025 se podrían
visualizar, planificar y comenzar a construir, siempre y cuando se profundice la descentralización, se acelere
la autonomía territorial, y se superen matices idiosincráticos que dificultan la integración, como acontece en el
corredor Cartagena, Barranquilla – Atlántico, y Santa Marta.

En este sentido, se sugiere estudiar a fondo, como parte de una línea de investigación de estudios
comparados, los casos de los estados de Sao Paulo, Rio de Janeiro, Santa Catarina, Rio Grande do Sul,
porque la experiencia de Brasil arrojar luces para la conformación de grandes territorios producto de
procesos de desarrollo endógeno policéntrico.
CONDICIONES PRINCIPALES DE LAS QUE DEPENDE EL DESARROLLO ENDÓGENO

Miremos ahora las acciones requeridas y la forma de emprender una nueva senda de progreso aplicada a la
realidad colombiana con base en la clasificación de Landabaso.
15
Éste divide en dos las situaciones a superar
o a satisfacer con sustento en la realidad de países emergentes avanzados, en los cuales, y en términos
generales, existen dos tipos de regiones: las de menor desarrollo y las más desarrolladas. Pero el caso de
Colombia es distinto en términos comparativos internacionales. Tenemos territorios rezagados y tenemos
territorios en transición a una fase superior de progreso, y sólo algunas pocas zonas al interior de algunas
ciudades que ya se instalan en umbrales superiores de desarrollo.

i) Condiciones necesarias. Referidas a la dotación de infraestructura de base (salud, educación,
servicios básicos, carreteras, puertos, aeropuertos, telecomunicaciones, energía, Internet, etc.) y el
capital humano (fundamentalmente centrado en la capacitación de la mano de obra) para hacer
posible la conformación de microsistemas productivos (cadenas productivas y microclusters) entre uno
o más municipios vecinos para conformar microrregiones. Se trata de rescatar y proyectar
potencialidades endógenas.

ii) Condiciones suficientes. Aluden a la calidad de la educación y de la salud; capacidad científica ,
tecnológica y de innovación; calidad de la gestión; cultura empresarial; organización y eficiencia
institucional; existencia de un sector avanzado de servicios a las empresas; acceso y producción de
información estratégica sobre mercados y para facilitar la cooperación interempresarial; difusión de
una cultura para el emprendimiento y la innovación; grado de apertura al exterior; ingreso de las

15
Landabaso Alvarez M. op. cit

12
pymes a la producción de bienes y servicios de nuevas tecnologías, entre otras. Estas son
condiciones de carácter más intangible relacionadas con factores de un desarrollo endógeno
avanzado en la sociedad y economía del conocimiento.

iii) Condiciones de transición. Si se acepta que en los territorios más avanzados de Colombia existen
grandes desequilibrios en términos de equidad y de ingresos, entre los niveles de educación de los
estratos económicos altos y bajos, la existencia de una economía con elevados y crecientes índices
de informalidad y escasa diversificación de su especialización, en consecuencia con procesos de
reconversión y de reindustrialización incipientes que inciden en elevadas tasas de desempleo
estructural que afecta a los pobres, numerosa población desplazada por el conflicto con capacidades
en economías rurales y no en actividades urbanas que en su mayoría no retornarán al lugar de origen,
y que son territorios con un ingreso per cápita medio - bajo en términos internacionales, se puede
concluir que estos ámbitos deben adelantar esfuerzos para satisfacer condiciones necesarias y
condiciones suficientes, y así reducir en el menor tiempo posible los desequilibrios intraterritoriales y
convertirse en un futuro no lejano en plataformas atractivas, sostenibles, integradas, cohesionadas,
productivas, competitivas y equitativas. Esta es la realidad de los departamentos de Colombia de
mayor y mediano desarrollo, con sus respectivos capitales. Su etapa de transición podría darse en 10
– 15 años.

Por lo expuesto en estos dos últimos apartes (tipos de territorios y condiciones para el desarrollo endógeno), la
intervención de las políticas públicas debe segmentar tipos de regiones según el tamaño y grado de desarrollo
alcanzado. En Colombia hay territorios que dado su rezago, muy pocos de los capitales referidos a condiciones
suficientes, están en situación de crearlos en un tiempo razonable. Pero también es conveniente reconocer que
existen zonas en los territorios más avanzados en los cuales los esfuerzos hay que orientarlos a fortalecer
condiciones suficientes para que esas zonas sean las que jalonen procesos de cambio de zonas de menor
desarrollo de su territorio y del país. Por tanto, el desafío de los territorios más avanzados es elaborar visiones
de futuro para satisfacer condiciones suficientes y posicionarse como territorios del conocimiento, de la
innovación o de la creatividad.

MARCOS TEÓRICOS QUE SUSTENTEN PROCESOS DE DESARROLLO ENDÓGENO EN PAÍSES COMO
COLOMBIA

 Reflexiones sobre cultura – desarrollo – globalización – sociedad del conocimiento desde las ciencias
sociales.
 Reflexiones sobre ética, equidad y desarrollo en consideración a los elevados índices de inequidad y
exclusión del país.
 La nueva economía de la innovación. Importante por ser un componente crítico de nuestra sociedad y
empresarios.
 La nueva economía institucionalista. La transformación en la sociedad del conocimiento no se
construye con las instituciones del pasado ni con un marco de des – orden político.
 Los nuevos aportes sobre la conformación de aglomeraciones territoriales y/o clusters, no sólo como
instrumento de asociatividad empresarial, sino como componente clave para la sinergia cultural,
económica, social y política del respectivo ámbito en torno a impulsar la transformación productiva y
social.
 La conectividad (infraestructuras físicas, TIC, y en la caso de urbes el sistema de movilidad) en
función de los contenidos anteriores.
 La construcción de redes pues un modelo de desarrollo endógeno es un conjunto de redes que
interaccionan para transformar la economía y la sociedad.
 Estudios comparativos del territorio respecto a otros del país y el exterior. Ningún ámbito puede
construir su competitividad sin conocer, sin aprender y sin saber en qué están otros.
 Y las técnicas de la prospectiva, como herramienta y no como fin en la exploración del futuro, y en la

13
planeación estratégica y endógena del territorio.

Abordar integralmente estos factores, plantea un desafío interdisciplinar de alto nivel y complejidad. De esta
manera, se recomienda abrir una línea de investigación estratégica en el marco de las políticas o estrategias de
CTI de los territorios, para orientar la construcción y/o consolidación de nuevos procesos de desarrollo.







II

LAS REGIONES DE COLOMBIA SEGÚN SU DESARROLLO ENDÓGENO


Luego de la introducción a conceptos y enfoques básicos del desarrollo endógeno para la construcción de
territorios del conocimiento y de la innovación, avanzaremos en este segundo capítulo a la elaboración de unas
clasificaciones de departamentos según índices basados en construcciones previas y distribuidos en tres
grandes variables: macroeconómicas, sociales y de CyT. Este ejercicio se debe considerar como una primera
aproximación a índice de desarrollo endógeno fruto de un proceso de investigación orientado específicamente
a ese fin, para que el país y los territorios puedan contar con un instrumento novedoso para tomar decisiones
de política con sustento en indicadores correspondientes a la sociedad y economía del conocimiento.
CLASIFICACIÓN POR PIB PER CAPITA Y CRECIMIENTO
En la Unión Europea, el ingreso por habitante se sigue considerando como la principal fuente para decisiones
de la política comunitaria de regiones, porque el alto nivel de ingresos refleja el grado de desarrollo de los
países y sus territorios. Es decir, unas regiones con alto ingreso por habitante es consecuencia de un alto nivel
de desarrollo tecnoproductivo y social. Es muy difícil encontrar un territorio especializado en actividades de bajo
contenido tecnológico que muestre un ingreso por habitante cercano, igual o superior a un territorio con alto
desarrollo.

Por el contrario, en países emergentes con un menor desarrollo y por tanto con un menor ingreso, caso de
Colombia, este indicador no es suficiente para elaborar una clasificación de regiones, para tomar decisiones de
política, porque hay departamentos con un ingreso por habitante relativamente alto como consecuencia de
ingresos fiscales, vía regalías, y dado el reducido número de habitantes, como se puede constatar en la Tabla1
en la cual se observa cómo departamentos cuyo bajo nivel de desarrollo relativo es conocido, se ubica en el
mismo nivel de desempeño de los departamentos más avanzados.

Tabla 1. Clasificación elaborada por Edgar Moncayo
16

1. Alto PIB per cápita y crecimiento rápido (1990-
2000) 2. Bajo PIB per cápita y crecimiento rápido (1990-2000)
Cundinamarca Bolívar
Nuevos departamentos Boyacá


Cauca
Cesar

16
Categorización de los departamentos del país, en función del dinamismo de las actividades
productivas y su vinculación con el ciclo económico nacional. Basado en CEGA SSCD v1.


14




Córdoba
Huila
Quindío
Tolima
3. Bajo PIB per cápita y bajo crecimiento (1990-2000) 4. Alto PIB per cápita y bajo crecimiento (1990-2000)
Atlántico Antioquia
Caldas Bogotá
Caquetá La Guajira
Chocó Valle
Magdalena






Meta
Nariño
Norte de Santander
Risaralda
Sucre
Elaboración: Moncayo Edgar

No siendo el crecimiento del PIB y el tamaño del ingreso por habitante, indicadores suficientes para unas
políticas de CTI para los territorios y de los territorios, se consideró conveniente hacer otras exploraciones con
el fin de disponer de otros instrumentos para tomar decisiones de política en torno a capacidades y
potencialidades en CTI y el desarrollo productivo en los distintos territorios del país.
CLASIFICACIÓN POR NIVELES DE DESARROLLO DE LOS DEPARTAMENTOS
Desde hace más de doce años, cuando se terminaron los Corpes (Consejos Regionales de Planeación
Económica y Social), el país quedó huérfano de un ordenamiento territorial. Desde entonces, los mapas
regionales existentes sólo son imaginarios construidos en el contexto de una determinada coyuntura
económica o política.

Así las cosas, y como un ejercicio que se debe refinar en los próximos años, con sustento en un programa o
proyecto de investigación de más alcance, se proponen unas clasificaciones que permitan disponer de unos
“mapas” regionales que faciliten a Colciencias orientar con nuevos argumentos sus actividades y relación con
los territorios, pero también para las estrategias de desarrollo de estos, así como para el conjunto de la política
nacional de CTI.
Escalafón por grado de desarrollo de los departamentos
Comienza este ejercicio con un escalafón de departamentos por niveles de desarrollos según su
comportamiento agregado en tres grandes grupos de índices e indicadores: macroeconómicos, sociales y de
CyT, algunos de los cuales incorporan variables o indicadores más específicos, como el índice de calidad de
vida, el IDH, el índice de competitividad regional de la CEPAL, o de capacidades en CyT. Ver tabla 2. Si bien
este ejercicio tiene criterios robustos, no constituye una estructura suficiente porque carece de indicadores
sobre uso, difusión y apropiación de las TIC, que no se encuentran disponibles por departamentos; indicadores
sobre la capacidad de emprendimiento de los territorios, por mencionar sólo dos, que permita llegar a la
estructuración de un indicador sistémico de desarrollo endógeno flexible y robusto según características y
niveles de desarrollo de cada territorio.

Adicionalmente, en esta primera clasificación, se muestra la cantidad de apuestas productivas por contenido
tecnológico, extraídas de las agendas de CyT, de la Agenda Interna y del estudio encomendado por
Colciencias y el Convenio Andrés Bello al autor, sobre el comercio internacional de bienes de alto (ALTEC),
mediano (MEDIATEC) y bajo (BATEC 2) contenido tecnológico en países emergentes de América Latina, Asia
y Europa.


15
La lectura integral de las tres agrupaciones de índices e indicadores y de las apuestas productivas en cada
departamento, muestra la relación entre nivel de desarrollo y contenido tecnológico de las apuestas productivas
de cada departamento, la diversificación de sus economías, el avance de algunos departamentos, pero
también el rezago secular de otros departamentos en materia productiva y social. De manera más acotada, se
concluye que a mayor nivel de desarrollo de un departamento mayor su capacidad en CyT, que es una
conclusión que también se da entre países avanzados y rezagados.

Adicionalmente, las apuestas en productos primarios y materias primas, que no aparecen en esta tabla y que
se mostrará más adelante, reafirma una tendencia preocupante. Mientras la participación de la producción
primaria decae en el PIB nacional, que es también una tendencia internacional de hace muchos años, se
presenta una persistencia en concentrar las apuestas y especializaciones en este tipo de actividades, actitud
que no se encuentra en ninguna economía emergente con rápidos procesos de transformación productiva y de
innovación.

Si se considera la distribución de los departamentos en la geografía del país (mapa 1), se reafirma lo conocido
por todos sobre la concentración del desarrollo en pocos territorios, concentrados en el centro del país, y
además alejados de las zonas marítimas y puertos y de las regiones periféricas. Pero también permite pensar
que el proceso para un desarrollo más equilibrado entre territorios es un derrotero de muy largo plazo que
posiblemente tome todo el siglo XXI para cerrar de manera relativa las brechas.











Tabla 2. Escalafón basado en el promedio de 15 indicadores
DEPARTAMENTO
MACROECONOMÌA
17
SOCIALES
18
DESARROLLO CTI
19

C
L
A
S
I
F
I
C
A
C
I
Ó
N

A


No. Apuestas

P
I
B

(
2
0
0
3
)

C
r
e
c
i
m
i
e
n
t
o

P
I
B

(
1
9
9
3
/
2
0
0
3
)

P
I
B

p
e
r

c
a
p
i
t
a

(
2
0
0
3
)

C
o
m
p
o
r
t
a
m
i
e
n
t
o

F
i
s
c
a
l


E
m
p
l
e
o

(
2
0
0
5
)

P
o
b
l
a
c
i
ó
n

p
o
b
r
e

Í
n
d
i
c
e

d
e

C
a
l
i
d
a
d

d
e

V
i
d
a

Í
n
d
i
c
e

d
e

D
e
s
a
r
r
o
l
l
o

H
u
m
a
n
o

C
a
l
i
d
a
d

E
d
u
c
a
c
i
ó
n

M
e
d
i
a


C
o
b
e
r
t
u
r
a

s
a
l
u
d


C
o
m
p
e
t
i
t
i
v
i
d
a
d

(
C
E
P
A
L
)

C
o
m
p
e
t
i
t
i
v
i
d
a
d

T
e
c
n
o
l
ó
g
i
c
a

I
n
v
e
r
s
i
ó
n

i
n
d
u
s
t
r
i
a
l

e
n

I
+
D


C
a
p
a
c
i
d
a
d
e
s

e
n

C
y
T

C
a
l
i
d
a
d

E
d
u
c
a
c
i
ó
n

S
u
p
e
r
i
o
r

A
p
u
e
s
t
a
s

A
L
T
E
C

A
p
u
e
s
t
a
s

M
E
D
I
A
T
E
C

A
p
u
e
s
t
a
s

B
A
T
E
C


2

Mayor desarrollo
Bogotá D. C. 1 18 1 3 10 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1
8 5 7
Santander 4 3 2 22 9 7 5 3 2 6 4 3 7 4 3 2
6 3 4
Antioquia 2 13 4 21 12 10 4 4 8 3 3 4 2 2 2 3
7 5 5

17
Fuentes indicadores macroeconomía: DANE-Cuentas Departamentales; DNP- DDTS; DANE-Encuesta de
Hogares.
18
Fuentes indicadores sociales: DNP-Misión Contra la pobreza y Misión social; PNUD; Min. Educación-ICFES;
Min. Protección Social-DANE.
19
Fuentes indicadores CTI: CEPAL; II Encuesta Nacional de Innovación DNP- Colciencias; Regionalización
Colciencias; ICFES.

16
Valle 3 19 5 24 18 2 2 2 4 9 2 5 3 3 4 4
8 3 10
Atlántico 6 8 9 2 21 6 3 5 13 13 6 10 5 5 5 5
2 1 4
Cundinamarca 5 10 8 8 3 9 11 6 25 2 8 9 4 15 13 6
8 5 7
Mediano desarrollo

Caldas 12 11 10 16 20 14 7 9 7 18 5 2 6 6 12 7
5 1 3
Risaralda 19 21 17 1 22 4 6 8 16 10 9 7 9 9 9 8
2 1 6
Boyacá 9 25 14 4 2 23 19 12 5 7 15 12 16 7 14 9
0 1 5
Meta 14 12 7 9 16 3 10 13 11 4 10 19 17 22 17 9
4 0 0
Bolívar 8 5 12 20 15 11 14 11 21 22 14 16 10 10 7 11
3 2 3
Cesar 13 1 13 7 5 16 16 19 12 12 16 15 21 20 19 11
0 1 5
Tolima 11 24 15 12 19 17 12 7 15 17 11 13 11 12 10 13
1 1 5
Huila 16 16 11 15 6 20 13 14 6 11 13 21 14 19 15 14
1 1 1
Quindío 22 22 18 17 24 5 8 15 10 5 7 11 18 14 20 15
1 0 4
Menor desarrollo
La Guajira 21 4 6 10 11 8 17 10 22 8 12 23 22 25 21 16
1 0 0
Córdoba 10 2 16 5 13 22 23 16 14 19 22 14 19 21 8 17
0 0 0
Cauca 18 6 19 23 14 18 18 22 20 20 19 6 8 8 6 18
2 0 5
Nariño 15 7 23 6 7 21 22 23 3 14 18 17 20 16 18 19
1 1 4
Norte Santander 17 14 20 11 23 15 9 21 9 23 17 20 12 13 16 20
1 1 1
Magdalena 20 15 22 19 1 12 20 18 24 24 20 8 15 11 21 21 0 1 1
Bajo desarrollo
Nuevos Dptos. 7 9 3 18 25 25 25 25 18 16 25 25 22 18 21 22
2 0 3
Sucre 23 17 24 14 4 19 21 20 17 25 21 22 13 23 11 23
1 0 2
Caquetá 24 20 21 13 8 13 15 17 19 21 24 24 22 24 21 24
0 0 1
Chocó 25 23 25 25 17 24 24 24 23 15 23 18 22 17 21 25
1 0 2
Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C. – Colciencias.
Mapa 1. Distribución espacial de los departamentos por nivel de desarrollo.


17


Fuente: Elaboración con base en Acosta J y Arroyo I.C. – Colciencias.

Una mirada agregada del escalafón por niveles de desarrollo, se muestra en la tabla 3, donde los cambios de
tres departamentos se deben a comportamientos económicos como un mayor (Córdoba) o menor crecimiento
del producto y por tanto del ingreso per cápita (Quindio y Tolima), baja tasa de empleo (Quindio), o buen
desempeño fiscal (Córdoba).


Tabla 3. Escalafón basado en el promedio de las tres grandes categorías.
DEPARTAMENTO
PUESTOS PROMEDIOS POR CATEGORÌA
Índices
macro
económicos
Índices
Sociales
Índices desarrollo
CTyI
PROMEDIO 3
CATEGORÌAS
(Clasificación B)
Mayor desarrollo
Bogotá D. C. 1 1 1 1
Santander 4 3 4 2
Antioquia 7 4 2 3
Atlántico 5 5 4 4
Cundinamarca 2 9 9 5
Valle 15 2 3 5
Mediano desarrollo
Caldas 15 10 6 7
Risaralda 18 8 7 8
Boyacá 9 13 12 9
Meta 10 6 18 9

18
Bolívar 12 17 10 11
Cesar 3 15 21 11
Huila 14 11 16 13
Córdoba 5 20 17 14
Menor desarrollo
La Guajira 7 12 23 14
Quindío 24 7 13 16
Tolima 20 14 10 16
Cauca 18 21 8 18
Nariño 10 18 19 18
Magdalena 17 22 14 19
Norte Santander 22 16 15 19
Bajo desarrollo
Nuevos Departamentos 13 24 24 22
Sucre 21 23 20 23
Caquetá 23 19 25 24
Chocó 25 25 22 25
Elaboración: Acosta J – Arroyo I. C.

En la gráfica 1 se observa más fácilmente los comportamientos de cada territorio respecto a las tres grandes
categorías de indicadores, en la cual se verifica la tendencia de unos pocos territorios de mayor desarrollo
hacia un comportamiento equilibrado en las tres categorías de indicadores, denotando una tendencia a lograr
en el largo plazo niveles de cohesión entre lo económico, lo social y el conocimiento, lo cual no acontece con
los departamentos en la medida que su nivel de desarrollo es menor. Inclusive, si solo se compara los
indicadores sociales con los de CyT, mapas 2 y 3, se reafirma lo recién expuesto: la relación entre un mejor
desempeño social y un mejor desempeño en conocimiento. Adicionalmente, la preocupante radiografía que la
mayoría de departamentos revisten un menor y un bajo desarrollo y copan la mayor parte de la geografía del
país, lo cual reafirma lo expresado líneas atrás de que un desarrollo más equilibrado o convergente solo será
posible a partir de la segunda parte del siglo.

Gráfico 1. Comparación de indicadores macroeconómicos, sociales y de CyT.

19
Comparación indicadores
1
.

B
o
g
o
t
á

D
.

C
.
2
.

S
a
n
t
a
n
d
e
r
3
.

A
n
t
io
q
u
ia
4
.

A
t

n
t
ic
o
5
.

C
u
n
d
in
a
m
a
r
c
a
5
.

V
a
ll
e
7
.

C
a
l
d
a
s
8
.

R
i
s
a
r
a
l
d
a
9
.

B
o
y
a
c
á
9
.

M
e
t
a
1
1
.

B
o
l
í
v
a
r
1
1
.

C
e
s
a
r
1
3
.

H
u
il
a
1
4
.

C
ó
r
d
o
b
a
1
4
.

L
a

G
u
a
ji
r
a
1
6
.

Q
u
i
n
d
í
o
1
6
.

T
o
l
im
a
1
8
.

C
a
u
c
a
1
8
.

N
a
r
i
ñ
o
1
9
.

M
a
g
d
a
l
e
n
a
1
9
.

N
o
r
t
e

S
a
n
t
a
n
d
e
r
2
2
.

N
u
e
v
o
s

D
e
p
a
r
t
a
m
e
n
t
o
s
2
3
.

S
u
c
r
e
2
4
.

C
a
q
u
e
t
á
2
5
.
C
h
o
c
ó
Macroeconómicos Sociales CTyI

Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C. – Colciencias.

Mapa 2. Índice social Mapa 3. Índice de CyT



Fuente: Elaboración con base en Acosta J y Arroyo I.C. – Colciencias.





20

CLASIFICACIÓN DEPARTAMENTOS POR CAPACIDADES EN CyT

Ahora bien, si se quiere tener una idea de un escalafón con base en los indicadores de desarrollo de CT+I,
tenemos la tabla 4 y el Gráfico2, donde se constata departamentos con buen desempeño en CT+I y un mal
comportamiento en otros indicadores. Otros departamentos con buenos resultados agregados y regulares o
malos resultados en CT+I, y algunos con bajo desempeño en todas las categorías.

Desde la perspectiva del desarrollo endógeno, el conocimiento y la innovación tienen un valor muy importante
siempre y cuando esas capacidades también se apliquen a corregir los desequilibrios sociales y a mejorar el
desempeño general de la economía. Sin embargo, esta reflexión hay que contextualizarla en una realidad
donde se sabe de la baja inversión del país en CT+I, y donde también se sabe que los aportes propios de la
gran mayoría de los territorios en investigación, desarrollo e innovación (I+D+I) son aun más escasos, sobre
todo del sector privado, que es un agente clave del cambio y de la formación endógena de aglomeraciones,
redes y clusters, puesto que el conocimiento generado territorialmente por los empresarios se irriga en la
sociedad dado que surge de condiciones específicas que también son reflejo de las capacidades de
transformación de esa cultura.

Tabla 4. Escalafón basado en capacidades de Ciencia, tecnología e innovación (CT+I).
DEPARTAMENTO Capacidades CT+I
Mayor desarrollo
Bogotá D. C. 1
Antioquia 2
Valle 3
Santander 4
Atlántico 4
Mediano desarrollo
Caldas 6
Risaralda 7
Cauca 8
Cundinamarca 9
Bolívar 10
Tolima 10
Boyacá 12
Quindío 13
Magdalena 14
Norte Santander 15
Menor desarrollo
Huila 16
Córdoba 17
Meta 18
Nariño 19
Sucre 20
Bajo desarrollo
Cesar 21
Chocó 22
La Guajira 23

21
Nuevos Departamentos 24
Caquetá 25
Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C. – Colciencias.

Gráfico 2. Ranking de capacidades CT+I frente a la clasificación agregada de indicadores
Ranking capacidades en CT+I (frente a Clasificación B)
1
.

B
o
g
o
t
á

D
.

C
.
3
.

A
n
t
i
o
q
u
i
a
5
.

V
a
l
l
e
2
.

S
a
n
t
a
n
d
e
r
4
.

A
t
l
á
n
t
i
c
o
7
.

C
a
l
d
a
s
8
.

R
i
s
a
r
a
l
d
a
1
8
.

C
a
u
c
a
5
.

C
u
n
d
i
n
a
m
a
r
c
a
1
1
.

B
o
l
í
v
a
r
1
6
.

T
o
l
i
m
a
9
.

B
o
y
a
c
á
1
6
.

Q
u
i
n
d
í
o
1
9
.

M
a
g
d
a
l
e
n
a
1
9
.

N
o
r
t
e

S
a
n
t
a
n
d
e
r
1
3
.

H
u
i
l
a
1
4
.

C
ó
r
d
o
b
a
9
.

M
e
t
a
1
8
.

N
a
r
i
ñ
o
2
3
.

S
u
c
r
e
1
1
.

C
e
s
a
r
2
5
.
C
h
o
c
ó
1
4
.

L
a

G
u
a
j
i
r
a
2
2
.

N
u
e
v
o
s

D
e
p
a
r
t
a
m
e
n
t
o
s
2
4
.

C
a
q
u
e
t
á
CT+I
Clasificación B

Elaboración: Acosta J- Arroyo I.C.

REGIONES DE VECINDAD
En el presente y en el futuro previsible, por efectos de la globalización, la construcción de regiones se ha
convertido en un ejercicio por demás atractivo a la imaginación, pues los mapas regionales ahora son de
distinto tipo, y no solo circunscritos a territorios con fronteras físicas. Sin embargo, las regiones de vecindad
continúan siendo útiles en la medida en que sea posible construir alianzas que apunten a lograr la integración
entre territorios cuyo objetivo final sea alcanzar umbrales superiores de desarrollo de manera más pronta y
perdurable, y que en su conjunto se traduzca en aglomeraciones de mayor porte económico, social, tecnológico
y político.

No ha sido muy evidente que esto haya ocurrido en Colombia, o que el proceso esté apuntando hacia allá,
excepto ciertos avances en el caso del Eje Cafetero con el Valle del Cauca. En el resto del país lo que se
evidencia ante todo son buenos propósitos políticos pero no la edificación de procesos sostenidos de
integración. Posiblemente el modelo de descentralización, con autonomías muy relativas, que dificulta la
emergencia del autodesarrollo, sea una de las razones que impida avanzar en la integración entre territorios
vecinos o distantes. Y de parte de los territorios, la ausencia de visiones robustas de desarrollo endógeno,
también es causa de la escasa integración interterritorial, reforzada en algunos casos, por barreras que impone
la misma geografía, que es cada vez más un argumento flaco en la actual sociedad de las comunicaciones
avanzadas, tanto físicas como virtuales. Pero también la vecindad puede ser objeto de competencia, por
ejemplo, en la pugna para orientar ciertas inversiones hacia su territorio.

22

No obstante lo recién comentado, la posibilidad de construir regiones por vínculos de vecindad siempre estará
en la mesa de escenarios posibles y promisorios. En algunos casos las potencialidades complementarias serán
mayores y en otras menores, pero siempre la vecindad puede ser objeto de relaciones por el simple tránsito de
ciertos flujos, sobre todo económicos, y por intereses políticos coyunturales que involucra a los territorios
vecinos. De esta manera, se muestra un panorama de algunos tipos de regiones imaginarias por vínculos de
vecindad que son bastante aceptadas por actores territoriales, asumiendo que son muchas más las posibles
configuraciones regionales que se pueden elaborar. Así mismo, permite mostrar las diferencias o equilibrios al
interior de cada región imaginada, entendiendo que las primeras no son negativas y que las segundas son
positivas. Simplemente son referencias que dependiendo de cómo se aprovechen sus consecuencias pueden
ser favorables o desfavorables. Por ejemplo, las regiones donde existe un territorio con marcada superioridad
económica sobre los territorios vecinos, debe apadrinar desarrollos, que también le signifique beneficios. En los
países avanzados y en economías emergentes, es frecuente constatar acciones de este tipo. La convergencia
territorial es una condición para constituir sociedades más cohesionadas y por tanto más avanzadas.

De igual manera, regiones aparentemente más equilibradas con un nivel intermedio de desarrollo, pueden
progresar bajo esquemas de integración siempre y cuando tengan capacidades para hacerlo, y compartan
intereses en situaciones donde las inversiones tengan beneficios para toda la región.

Este mapa de regiones por lasos de vecindad (tabla 5 y mapas 4 y 5), también permite visualizar que regiones
con niveles de menor y bajo desarrollo, pocas posibilidades de emerger del rezago en un periodo razonable de
tiempo si no existe la intervención del nivel central del Estado, que ayude a crear condiciones para su
transformación productiva y social. La región periférica (número 12), simplemente ha sido elaborada para
mostrar como los departamentos de fronteras continentales, son los más rezagados del país, y su tránsito a
una fase mejor de bienestar puede ser una agenda para todo el siglo XXI.

Tabla 5. Clasificación de regiones por vecindad entre departamentos.
1. Región Central
PIB (millones $) PIB per capita ($) Clasific. A Clasific. B
Bogotá 50.436.642 7.345.858 1 1
Cundinamarca 12.627.841 5.570.764 6 5
Boyacá 5.877.925 4.213.711 9 9
Tolima 5.326.162 4.069.053 13 16
Meta 4.215.928 5.669.641 9 9
Total/Promedio 78.484.498 5.373.805 8 8
Puesto región 1 2 1 1
2. Región Noroccidental
PIB (millones $) PIB per capita ($) Clasific. A Clasific. B
Antioquia 34.839.950 6.211.626 3 3
Córdoba 5.375.318 3.932.172 17 14
Chocó 809.236 1.964.909 25 25
Total/Promedio 41.024.504 4.036.236 15 14
Puesto región 2 5 6 6
3. Región Sur Occidental o Corredor del Conocimiento
PIB (millones $) PIB per capita ($) Clasific. A Clasific. B

23
Valle 25.276.131 5.758.335 4 5
Caldas 5.017.994 4.375.473 7 7
Cauca 3.891.347 2.944.194 18 18
Risaralda 3.737.683 3.762.773 8 8
Quindío 1.972.916 3.325.786 15 16
Total/Promedio 39.896.071 4.033.312 10 11
Puesto región 3 6 2 2
4. Corredor del Caribe Central
PIB (millones $) PIB per capita ($) Clasific. A Clasific. B
Atlántico 10.606.410 4.667.965 5 4
Bolívar 9.043.532 4.231.371 11 11
Magdalena 3.541.750 2.610.841 21 19
Total/Promedio 23.191.692 3.836.726 12 11
Puesto región 4 7 4 2
5. Región Nororiental
PIB PIB per capita Clasific. A Clasific. B
Santander 13.915.507 6.823.548 2 2
Norte de Santander 4.117.512 2.868.873 20 19
Total/Promedio 18.033.019 4.846.211 11 11
Puesto región 5 4 3 2
6. Región Caribe Norte
PIB (millones $) PIB per capita ($) Clasific. A Clasific. B
Cesar 4.292.740 4.225.599 11 11
La Guajira 2.886.053 5.673.947 16 14
Total/Promedio 7.178.793 4.949.773 14 13
Puesto región 6 3 5 5
7. Región del Sinú
PIB (millones $) PIB per capita ($) Clasific. A Clasific. B
Córdoba 5.375.318 3.932.172 17 14
Sucre 1.762.335 2.098.592 23 23
Total/Promedio 7.137.653 3.015.382 20 19
Puesto región 7 10 8 7
8. Región petrolera de los Llanos
PIB (millones $) PIB per capita ($) Clasific. A Clasific. B
Casanare 5.579.416 18.033.135 22 22
Arauca 1.498.887 5.658.569 22 22
Total/Promedio 7.078.303 11.845.852 22 22

24
Puesto región 8 1 10 10
9. Región del Piedemonte Sur de Colombia
PIB (millones $) PIB per capita ($) Clasific. A Clasific. B
Huila 4.175.209 4.313.986 14 13
Caquetá 1.258.741 2.821.758 24 24
Total/Promedio 5.433.950 3.567.872 19 19
Puesto región 9 8 7 7
10. Corredor Amazónico
PIB (millones $) PIB per capita ($) Clasific. A Clasific. B
Nariño 4.179.111 2.430.900 19 18
Putumayo 644.803 1.791.169 22 22
Amazonas 182.514 2.389.521 22 22
Total/Promedio 5.006.428 2.203.863 21 20
Puesto región 10 11 9 9
11. Región Orinoquía – Amazonía
PIB (millones $) PIB per capita ($) Clasific. A Clasific. B
Meta 4.215.928 5.669.641 9 9
Guaviare 389.622 3.072.850 22 22
Vichada 248.182 2.716.617 22 22
Vaupés 115.321 3.617.914 22 22
Guainía 79.725 1.954.715 22 22
Total/Promedio 363.503 3.167.266 22 22
Puesto región 11 9 10 10

12. Periferia (Departamentos con fronteras continentales)
PIB (millones $) PIB per capita ($) Clasific. A Clasific. B
Nariño 4.179.111 2.430.900 19 19
Norte de Santander 4.117.512 2.868.873 20 21
La Guajira 2.886.053 5.673.947 17 15
Arauca 1.498.887 5.658.569 23 22
Chocó 809.236 1.964.909 25 25
Putumayo 644.803 1.791.169 22 23
Vichada 248.182 2.716.617 23 22
Amazonas 182.514 2.389.521 23 22
Vaupés 115.321 3.617.914 23 22
Guainía 79.725 1.954.715 23 22
Total/Promedio 14.761.344 3.106.713 22 21
Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C.

Mapa 4. Clasificación por regiones.


25

















Mapa 5. Regiones periferia


26


NIVELES DE DESARROLLO Y ESPECIALIZACIÓN PRODUCTIVA
Para el análisis, se dividen las apuestas de acuerdo con la complejidad del desarrollo tecnológico que suponen,
así:

 Altec: apuestas en la producción de bienes y/o en la generación de servicios de alto contenido tecnológico.
 Mediatec: apuestas en la producción de bienes y/o en la generación de servicios de mediano contenido
tecnológico.
 Batec 2: apuestas en la producción de bienes manufacturados y/o en la generación de servicios de bajo
contenido tecnológico.
Batec 1: apuestas en productos primarios y/o en sectores de servicios de muy poco contenido tecnológico.

Los datos que nos arrojan las siguientes tablas 6 a 9, indican apuestas productivas por contenido tecnológico
de los distintos departamentos. Se puede enfatizar en algunos datos que podrían ser vestigios positivos o
potenciales de nuevos avances. El hecho de que departamentos rezagados hagan apuestas en bienes ALTEC,
es algo que se debe mirar con atención porque puede ser factor de un proceso de desarrollo endógeno nada
parecido al que han tenido otros territorios. Además, los resultados de estas apuestas ALTEC, son
correspondientes a los resultados de la encuesta Delphi aplicada a once países del ámbito del Convenio
Andrés Bello, por iniciativa de la SECAB y de Colciencias en 2006.

La nada despreciable apuesta de un número importante de departamentos apostándole a bienes ALTEC,
merece la atención de las agencias del gobierno central y de los territorios, porque serán esas actividades las
que conducirán a esos ámbitos y al país a los umbrales del desarrollo. Adicionalmente, el desarrollo ALTEC
requiere de instrumentos distintos en los territorios según su grado de desarrollo. No sirven mecanismos
iguales.


27
Sin embargo, llama la atención, que algunos territorios que han hecho parte de la senda histórica de regiones
incorporadas a la industrialización inicial del país, no tiene ninguna apuesta en bienes ALTEC (Tabla 6 mapa
6) y en bienes de mediano contenido tecnológico MEDIATEC (
Tabla7 mapa 7). Sobre estos últimos, se constata que muy pocos territorios del país lograron y aún le
apuestan a sectores intensivos en conocimiento de la sociedad industrial. Pero también, y en su conjunto, todo
el país le sigue apostando a actividades de bajo porte tecnológico, BATEC 2 (
Fuente: Elaboración con base en Acosta J y Arroyo I.C. – Colciencias.

Tabla8 y mapa 8) y BATEC 1 (


Tabla9 y 10 y mapa 9). Esto no es bueno, porque significa que subsisten barreras culturales al cambio. Las
sociedades que han avanzado rápidamente en la transformación, en muy contadas circunstancias aluden a las
actividades tradicionales como actividades del futuro. Las conservan, las protegen, las motivan, las asumen,
pero no son el corazón o la punta de lanza de su desarrollo futuro.


Tabla 6. Clasificación por número de apuestas Altec.
Dptos No. Apuestas
Altec
Dptos No. Apuestas
Altec
Dptos No. Apuestas
Altec
Con más de 2 apuestas Con 2 apuestas: Con 1 apuesta
Cund-Bogota 8 Risaralda 2 Tolima 1
Valle 8 Atlántico 2 Huila 1
Antioquia 7 Quindío 2 Nariño 1
Santander 6 Cauca 2 Chocó 1
Caldas 5 Reg. Ori-
Amazonas
(Guainía, Vichada
y Vaupés)
2 Guaviare 1
Meta 4 Casanare 2 Putumayo 1
Bolívar 3

Guajira 1

Sucre 1


Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C.


Mapa 6. Apuestas. ALTEC.


28


Tabla 7. Clasificación por número de apuestas Mediatec.
Dptos No. Apuestas
Mediatec
Dptos No. Apuestas
Mediatec
Con más de 1 apuesta Con 1 apuesta
Cund-Bogota 5 Atlántico 1
Antioquia 5 Risaralda 1
Valle del Cauca 3 Huila 1
Santander 3 Cesar 1
Bolívar 2 Caldas 1
Boyacá 1
Magdalena 1
Nariño 1
Cauca 1
Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C.







Mapa 7. Apuestas Mediatec

29



Fuente: Elaboración con base en Acosta J y Arroyo I.C. – Colciencias.

Tabla 8. Clasificación por apuestas Batec 2.
Dptos No. Apuestas
Batec 2
Dptos No. Apuestas
Batec 2
Dptos No. Apuestas
Batec 2
Con más de 3 apuestas Con 2 y 3 apuestas Con 1 apuesta
Valle 10 Bolívar 3 Huila 1
Cund-Bogota 7 Guaviare 3 N. de
Santander
1
Risaralda 6 Caldas 3 Magdalena 1
Antioquia 5 Reg. Ori-
Amazonas
2 Caquetá 1
Tolima 5 Putumayo 2
Cauca 5 Sucre 2
Santander 4 Chocó 2
Atlántico 4
Quindío 4
Boyacá 4
Nariño 4
Amazonas 4
Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C.


30
Mapa 8. Apuestas Batec 2 Manufacturas





Tabla 9. Clasificación por apuestas Batec 1

Dptos No. Apuestas
Batec 1
Dptos No. Apuestas
Batec 1
Dptos No. Apuestas
Batec 1
Con 15 apuestas o más Entre 11 y 14 apuestas Con 10 apuestas o menos
Tolima 19 N. de
Santander
14 Quindío 10
Magdalena 19 Meta 14 Chocó 10
Valle del Cauca 18 Risaralda 14 Amazonas 8
Sucre 14 San Andrés 6
Antioquia 18 Guaviare 14 Atlántico 6
Santander 17 Casanare 13

Córdoba 17 Boyacá 13

Cauca 17 Cund-
Bogota
13

Reg. Ori-Amazonas 17 Arauca 13

Caldas 16 Guajira 12

Cesar 16 Huila 12

Caquetá 16

Bolívar 15


31
Nariño 15

Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C.


Tabla 10. Apuestas Batec 1 por nivel de desarrollo de los departamentos (total y promedio).
Dptos No. Apuestas Dptos No. Apuestas Dptos No.
Apuestas
Dptos No.
Apuestas
Departamentos Mayor
desarrollo
Departamentos
Mediano
Desarrollo
Departamentos Menor
desarrollo
Departamentos Bajo
desarrollo
Valle del Cauca 18 Tolima 19 Magdalena 19 Reg. Ori-
Amazonas
17
Antioquia 18 Caldas 16 Córdoba 17 Caquetá 16
Santander 17 Cesar 16 Cauca 17 Sucre 14
Cund-Bogotá 13 Bolívar 15 Nariño 15 Guaviare 14
Atlántico 6 Meta 14 N. de
Santander
14 Casanare 13

Risaralda 14 Guajira 12 Arauca 13

Boyacá 13

Chocó 10

Huila 12

Amazonas 8

Quindío 10

San Andrés 6
Total
72
Total
129
Total
94 Total 111
Promedio
14,4
Promedio
14,3
Promedio
15,7 Prom 12,3
Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C.

Mapa 9. Apuestas Batec 1
Bienes primarios

32

Fuente: Elaboración con base en Acosta J y Arroyo I.C. – Colciencias.


APUESTAS PRODUCTIVAS DE LAS REGIONES POR CONTENIDO TECNOLÓGICO
Se tienen como base de análisis las apuestas productivas contenidas en las Agendas de Ciencia y Tecnología de los
departamentos, y se comparan con las apuestas de la Agenda Interna y con las apuestas resumidas en el ejercicio de
Edgar Moncayo para Colciencias.

Desde el punto de vista metodológico, la mayor dificultad para clasificar las apuestas es que éstas no se hicieron con
base en nomenclaturas que pudieran compatibilizarse. Esto dificulta cualquier ejercicio de homologación. Por eso, los
resultados de este trabajo deben ser validados por actores informados, en el orden central como en los territorios.

CUANTIFICACIÓN DE APUESTAS POR ÁREAS
Como primer paso, se identificaron las áreas en que podían clasificarse las apuestas regionales. Cuando se elabore la
cartografía productiva por territorios, se podrá ver con más detalle las apuestas de cada departamento. Por ahora, nos
interesa reconocer las áreas para analizarlas. Miremos primero las apuestas Altec, Mediatec y Batec 2, Tabla 21 y
posteriormente las apuestas en BATEC 1 (Tabla 32).

Tabla 21. Apuestas totales por departamento.

Departamentos con
apuestas (totales)
Departamentos con
apuestas en la agenda
de CyT

APUESTAS ALTEC
Software/TICs
11 6
Salud
6 3

33
Farmacéutica
3 1
Petroquímica y plásticos
3 1
Biotecnología
7 4
Instrumentos industriales y científicos
1 1
Energía alternativa
1 1
Biocombustibles
10 0
Captura de CO
2

6 3
Educación, investigación, conocimiento
4 2

APUESTAS MEDIATEC
Metalmecánica, maquinaria y equipo
7 3
Equipo de transporte (vehículos automotores)
2 1
Ind. Química
5 2
Generación de energía
6 2
Consultorías/ Servicios profesionales
2 2
Transporte y logística
4 2

APUESTAS BATEC 2
Textil-confecciones
8 3
Cuero, calzado y marroquinería
9 3
Agroindustria e industria de alimentos y bebidas
10 9
Pulpa, papel, cartón, editoriales y artes gráficas
2 1
Artesanías y joyería
11 3
Construcción y materiales de construcción
2 0
Muebles y productos de madera
4 1
Elaboración: Acosta J Arroyo I.C.

La mayoría de apuestas departamentales corresponde a la clasificación Batec 1.
Se presentan en la Tabla 32 sub-clasificadas por sectores productivos:

Tabla 32. Apuestas Batec 1.

Departamentos con
apuestas (totales)
Departamentos con
apuestas en la agenda
de CyT

BATEC 1 (Sector pecuario)
Ganado (carnes y lácteos) 25 9
Avicultura y porcicultura 15 4
Pesca y acuicultura 20 9

BATEC 1 (Productos agrícolas - alimentos)
Frutas (salvo banano y plátano) 28 10
Hortalizas 16 8
Banano 7 0
Plátano 13 3
Cereales y leguminosas 25 5

34
Papa y otros tubérculos 17 5
Café
12
0
Cacao 21 2
Caña (de azúcar y panelera) 11 3

BATEC 1 (Productos agrícolas no alimenticios)

Tabaco, algodón y fique 13 2
Flores 10 1
Palma de aceite 12 3
Caucho 10 0

BATEC 1 (Productos forestales y de la biodiversidad)
Maderas y productos forestales maderables 21 10
Forestales no maderables y productos de la
biodiversidad
19 9

BATEC 1 (Minero energético)
Minería 14
6
Petróleo y gas 6 2
BATEC 1 (Servicios)
Turismo 28 13
Transporte, logística y comercio 7 3
Elaboración: Acosta J. Arroyo I.C.

CONCLUSIONES

1) Se constata una primera evidencia sobre la relación que existe entre el nivel de desarrollo de los
departamentos y el contenido tecnológico de sus apuestas.

2) Se recomienda que Colciencias adopte o tenga en cuenta para su estrategia de regionalización tres
clasificaciones: la que contiene las 15 variables y su relación con las apuestas productivas por contenido
tecnológico: tabla 2. La que clasifica a los departamentos por actividad en CT+I: tabla 4. Y la de regiones
de vecindad: tabla 5. Sin embargo, las propuestas de este trabajo son el punto de partida para una
actividad de investigación más depurada.

3) Dividir la agenda en dos grandes aéreas de apoyo: una, en actividades Altec; y otra, en las demás
actividades según su contenido tecnológico.

4) Priorizar proyectos interregionales sin dejar a un lado iniciativas locales de gran contenido futuro que
pueden ayudar en el futuro a esfuerzos de integración interterritoriales.

5) La estrategia de CT+I para las regiones debe llegar como bloque sistémico con otras políticas
nacionales con efecto territorial: industrial o productiva, de emprendimiento, y con la política de cultura
asociada al desarrollo de industrias culturales que inexplicablemente poco se ven en las apuestas territoriales
pero que son de una gran potencial endógeno (productivo, innovador y creativo), ya constatado en el país. Las
industrias culturales pueden ser una nueva área estratégica de Colciencias vinculada al Programa de
Regionalización. Estas son clave para afianzar procesos de desarrollo endógeno.

6) Incorporar en la estrategia general una estrategia específica. El impulso al desarrollo de ciudades del
conocimiento o innovadoras. Las actividades de mayor valor agregado se localizan en territorios muy concretos

35
y no en toda una región o departamento, al menos en países con un grado menor de desarrollo como
Colombia.
20
En las apuestas de las agendas de CyT y en la Agenda Interna, los actores territoriales
identificaron o señalaron cinco ciudades (Bucaramanga, Bogotá, Manizales, Armenia y Popayán) a las que se
podrían sumar unas tres más (Medellín, Pereira y Cali) a un programa nacional para conducirlas o
consolidarlas como ciudades del conocimiento, de la innovación o de la creatividad.

7) De las apuestas por contenido tecnológico, es positivo observar el importante número de apuestas ALTEC, y a
ellas hacerle ejercicios de prospectiva industrial y tecnológica así como de vigilancia tecnológica.

8) Sería conveniente hacer ejercicios de prospectiva industrial y tecnológica para determinar el verdadero futuro
de los Mediatec.

9) Es relativamente promisorio que departamentos (inscritos en el grupo de BATEC 2) con menores niveles de
desarrollo estén apostando a la transformación industrial de bienes originados en la producción primaria de su
dotación de recurso.

10) Preocupa verificar el gran número de apuestas BATEC 1, cuando se observa como la producción agropecuaria
va perdiendo participación en el PIB del país, y adicionalmente se constata que es la agrupación de actividades
que más pierden participación relativa en el comercio mundial, con un hecho estructural adicional, por más
esfuerzos que se hagan en I+D+I, las posibilidades de diversificación son infinitamente menores que la
diversificación basada en ventajas competitivas o generadas por el conocimiento. Lo más inquietante es que
los departamentos más avanzados los sigan considerando como apuestas promisorias para el futuro.






CAPITULO III
HACIA LA CONFORMACIÓN DE REDES PRODUCTIVAS Y DE INNOVACIÓN

Este capítulo tendrá como núcleo de partida una reflexión sobre qué se ha hecho en Colombia en materia de
formación de cluster y qué se puede hacer hacia delante, asumiendo que el factor principal de la conformación
de estas aglomeraciones para la transformación productiva, es la apropiación social de los agentes del
territorio, a partir de la cultura (capacidades, habilidades, vocaciones, potencial de cambio).

Cada vez hay más evidencias que muestran como el crecimiento económico urbano y regional emerge de la
cooperación fructífera entre activadores de la economía, que conforman complejas redes de cooperación entre
empresas innovadoras y otras organizaciones del territorio. Esas redes son las que conforman aglomeraciones
o clusters.

Las redes tienen un papel cada vez más importante en el crecimiento y el desarrollo económico. Las empresas
y organizaciones se implican cada vez más activamente en redes, como medio de supervivencia en un
mercado internacional volátil y en un mundo en cambio tecnológico continuo. Las redes contribuyen a crear un
contexto más flexible, sobre todo para involucrarse en asociaciones con potencialidades y aptitudes
complementarias. Las redes son especialmente importantes de cara a la innovación para desarrollar nuevos
procesos, productos y servicios. La participación en redes permite a la empresa concentrarse en estrategias

20
Acosta J. Las ciudades del futuro las ciudades del conocimiento. CAB- Colciencias, Bogotá. 2007.
Vásquez Barquero A. Las nuevas fuerzas del desarrollo. Antonio Bosch Editor. Barcelona, 2005.
Camagni R. Las ciudades la nueva economía. Antonio Bosch Editor. Barcelona, 2006.

36
esenciales, y proporciona el acceso a los recursos (conocimiento específico, tecnología, medios financieros,
productos, bienes, mercados, etc.) de otras empresas y organizaciones. Las redes entendidas también como
clusters unen compañías de diferentes niveles de la cadena industrial (proveedores, clientes), con unidades de
servicios (financieras, servicios de apoyo a la producción), con los gobiernos, organismos semi-públicos,
universidades, institutos de investigación de distinto tipo, institutos proveedores de educación vocacional y
organismos normalizadotes. Las redes suelen incluir empresas que se encargan de las últimas fases de un
proceso (canales de distribución, clientes), fabricantes de productos complementarios, proveedores de
infraestructura especializada. Las redes locales establecen relaciones con las redes globales, especialmente
relevantes para la investigación y la clusterización empresarial transfronteriza.
21


En consecuencia, las redes empresariales no son un asunto neutro respecto a la acción de los gobiernos y de
las políticas territoriales y nacionales. Las redes empresariales no van por un lado y todo lo demás del territorio
por otro. Las redes, en la práctica, son el corazón de todo modelo de desarrollo endógeno, y se diferencian una
experiencia de otra, por las características y grado de desarrollo de la correspondiente economía.

Las redes de empresas, entendidas también como producto del capital social (cultura empresarial y estructura
institucional) y como elemento de este, son capaces de combinar economías de escala, que normalmente sólo
pueden aprovechar las grandes empresas, con el dinamismo y flexibilidad de las pequeñas y medianas
empresas.
22


La literatura sugiere que en la generación de redes (clusters), entra en juego la formación de secuencias, que
pueden constituirse en tres fases
23
:

 Una primera fase se caracteriza por estrategias no concertadas entre empresas (estrategias
espontáneas), las cuales tienen raíces históricas más firmes en unos territorios que en otros.

 Una segunda fase, surge cuando una masa crítica de empresas eficientes se integran en relaciones
interempresariales, se analizan los requerimientos institucionales para consolidar la red con el fin de
generar la institucionalidad para el desarrollo de una infraestructura material e inmaterial diseminada en
las actividades estratégicas.

 En una tercera fase, con los avances antes mencionados, se genera la eficiencia colectiva del territorio,
derivada de su capacidad para movilizar el proceso.

Una visión global revela que la función y la dinámica de los clusters dependen de las condiciones específicas
de cada uno, y depende también de la situación general del territorio.

Elementos en el crecimiento de un cluster

Condiciones espacio – económicas (demanda, calidad de vida, accesibilidad, movilidad, condiciones culturales,
medio ambiente, entre otras);


21
Leo van den Berg, Erik Braun, Williem van Widen. Clusters de crecimiento en las ciudades europeas: una
nueva perspectiva de política pública. Tomado de Redes, territorio y gobierno. Joan Subirats (coordinador).
UIMP, Diputació de Barcelona, Barcelona 2002.
22
Soler Vincent. Op. cit
23
Hurtienne Thomas y Messner Dirk. Nuevos conceptos de competitividad internacional en países
industrializados y en países en desarrollo. Instituto Alemán para el Desarrollo. Nueva Sociedad e IAD. Caracas.
1998.

37
Condiciones específicas del cluster (tamaño y nivel de desarrollo, presencia o no de empresas motor del
cluster, interacción estratégica de actores públicos – privados y del conocimiento, y creación de nuevas
empresas innovadoras);

Capacidad organizativa del cluster (visión y estrategia, calidad de redes público – privadas, y apoyo social y
político para el desarrollo del cluster)

Se puede concluir que la cooperación público-privada es un requisito para desarrollar políticas de clusters
efectivas y eficientes. La elaboración de “políticas interactivas” es necesaria en la promoción del cluster para la
atracción de nuevas compañías, ayudar a la puesta en marcha de todos los demás aspectos de política, para
hacer uso óptimo del conocimiento y los recursos de los miembros de la aglomeración.

Por lo expuesto, las redes productivas (clusters) son el corazón de la competitividad territorial. En este sentido,
el tradicional esquema sectorial queda desplazado, pues fragmenta y no cohesiona el sistema productivo. Lo
sectorial va en contravía de los sistemas productivos globales: es reduccionista, unidireccional y obedece a
lógicas de pensamiento de la superada revolución industrial. Por eso, las cadenas productivas, si bien integran
productores no integran el conjunto de los actores de un sistema tecnoproductivo: es una visión multisectorial,
mezcla de pasado y de presente pero no es un concepto del futuro.

En cambio, los clusters integran productores, sociedad, gobiernos y academia: es intersectorial y por tanto
sistémico, y contribuye a cohesionar las sociedades por la cohesión de la actividad productiva.

Si se asumen las redes productivas y de la innovación como producto de la integración y de la cohesión de los
actores del territorio donde emergen, hacen parte fundamental de un proceso global de desarrollo de la
respectiva sociedad, y se transforman en modelos de organización de la producción y de la sociedad en torno
al desarrollo tecnoeconómico.

En las economías con un desarrollo productivo, científico y tecnológico avanzado, los componentes de los
clusters se desarrollan y producen en el territorio. Por eso exportan los bienes finales, los servicios, insumos y
bienes de capital de los distintos eslabones del cluster, ya sea desde su territorio o desde sus plataformas
ubicadas en otros territorios del país y del planeta donde se han asentado como resultado de la producción
flexible y desconcentrada de la economía de la sociedad del conocimiento.

En estas condiciones el cluster es local, interregional, nacional e internacional, y por tanto, en la práctica es un
desarrollo interterritorial y transterritorial. Es un asunto complejo, pero real. Por ello, y no obstante aceptar que
con las nuevas comunicaciones se borran algunas fronteras y se crean otras, la cuestión sigue siendo por qué
la proximidad es todavía importante para las redes, donde la tecnología moderna de la comunicación
teóricamente permite la dispersión espacial. Son varias las razones:

i) Los contactos cara a cara son fuente importante de información tecnológica y de intercambio de
conocimiento tácito. La proximidad espacial ofrece la posibilidad de esos contactos.

ii) La cooperación entre los actores requiere la confianza mutua. Esto es particularmente evidente
cuando se intercambia información valiosa y delicada, por ejemplo, proyectos de investigación y
de innovación conjuntos.

iii) La proximidad cultural, como la existencia de normas y valores comunes, es factor importante
dado que la cooperación es un fenómeno humano.
24


Los trabajos comparativos muestran que las redes productivas centran su atención en la interacción, el

24
Leo van der Berg, y otros, op. cit.

38
emprendimiento, la investigación y la innovación, es la mejor perspectiva en un momento en que las
actividades económicas traspasan los límites sectoriales tradicionales y cuando las innovaciones se generan
en escenarios interorganizacionales. Así mismo, hay evidencias claras de que pese a la emergencia de redes
globales, hay muchas redes de trabajo a nivel local, debido a la importancia de la proximidad cultural en las
relaciones estratégicas. De igual manera, la importancia de generar valor agregado y empleo, sobre todo en
contextos urbanos puesto que el potencial de las ciudades no solo está en beneficiarse de los sectores
“autónomos” de crecimiento sino de la fortaleza inicial de ese sector y de la calidad de las políticas del territorio.
Esta situación alude a la calidad de vida que ofrece el territorio para acoger nuevos actores y facilitar su
accesibilidad, lo cual también obliga a reflexionar que no es posible “crear” nuevas actividades de crecimiento
en poco tiempo pues se requiere de políticas basadas en una evaluación minuciosa de las características y los
puntos fuertes del territorio. La estimulación de redes de colaboración son medios eficaces para un mejor uso
de los recursos dispersos entre los actores, invirtiendo en infraestructuras específicas del cluster. Finalmente,
las políticas orientadas hacia el cluster constituyen el medio para hacer que las empresas cada vez más
móviles arraiguen en el territorio, implicándose positivamente en las redes regionales.
25


Si el conjunto de las políticas industrial, comercial, y de ciencia, tecnología e innovación no contemplan tanto
factores transversales como específicos, si los clusters no se conciben tanto con carácter regional (enfoque
actual) como interregional (enfoque para el futuro no lejano pues los clusters están en construcción), si los
instrumentos no discriminan entre sectores tradicionales y nuevos sectores, entre regiones rezagadas, regiones
emergentes y regiones avanzadas, si no se crea una nueva organización institucional para sustentar los
clusters estratégicos, si no se adelantan proyectos pedagógicos para el cambio cultural de la mentalidad
individualista a la cooperación entre empresarios, si no se avanza en consolidar o crear capacidades propias
de formación de recursos humanos calificados, entre otros aspectos, difícilmente se logrará conformar
aglomerados competitivos.

Está bien diseminar la “cultura de clusters”, pero no debe convertirse en el “paradigma”. El paradigma son
modelos singulares de desarrollo endógeno en los cuales los clusters germinan. Cualquier modelo sustentado
en aprendizajes externos, hay que endogeneizarlo, asumiendo el cluster como un proceso sociológico en torno
a una mejor organización de la sociedad para mejorar su productividad y el bienestar ciudadano.

De esta forma, es necesario evaluar los logros y fracasos en los intentos por fortalecer o impulsar clusters en
los territorios y en las políticas nacionales. De estas dos situaciones se puede aprender para ajustar acciones
futuras. Por ello es necesario crear instancias de monitoreo de estos procesos pues son bastante complejos.

Es posible que la evaluación determine que hay factores endógenos que no han logrado estructurarse
adecuadamente por razones culturales: escasas relaciones interempresariales, lógicas de pensamiento
aferradas más al pasado que al futuro, lógicas de pensamiento dependiente por falta de instituciones, por
intermitencia y escaso compromiso de otros actores, por rezagos estructurales en materia de un ambiente
adecuado a la investigación, desarrollo e innovación (I+D+I), por fallas en el sistema de educación, y por una
débil cultura emprendedora. Es decir, por apostarle más a los instrumentos que a los factores estructurales. La
evaluación puede concluir que el proceso se debe reestructurar en lo regional, y reestructurar o rediseñar las
políticas nacionales.

En últimas, el fracaso o el éxito de las redes productivas y de innovación está determinado únicamente por el
fracaso o el éxito de sus empresas. De aquí resulta la importancia de superar la escasa capacidad para
generar innovaciones y crear bienes y servicios derivados de la actividad de I+D+I. La diversificación no sólo es
una condición de la transformación productiva sino también una condición para la afirmación y consolidación de
las aglomeraciones.


25
Leo van del Berg, y otros. Op. cit.

39
POTENCIALES REDES INTERREGIONALES DE ACUERDO A APUESTAS PRODUCTIVAS DE COLOMBIA

Uno de los propósitos de este trabajo es terminar con una propuesta de potenciales clusters interregionales en
los cuales concentrar las acciones de CT+I en los años inmediatos, una primera aproximación, entrega una
perspectiva que en algunos casos se puede considerar positiva y en otras habría que sopesar más los
resultados de este trabajo para tomar decisiones de política. Qué se puede considerar como positivo. Una
importante pero muy selectiva apuesta en actividades Altec (5 apuestas aglomeradas o clusterizadas). Siempre
ha sido bueno tener foco. Este comentario es igualmente extensivo para las actividades Mediatec (3 apuestas)
y Batec 2 (6 apuestas). Esto facilita las acciones de las políticas públicas.

Aunque si bien es importante tener apuestas, lo grave sería no tenerlas, el tener un abanico muy grande de
iniciativas también genera preocupaciones para el diseño y aplicación de políticas, no solo por recursos, sino
también porque surge la pregunta de que tan promisorias resulta un portafolio tan amplio de apuestas en
bienes Batec 1 (19 apuestas), que bien podrían ser más si se hace un ejercicio más detallado: en otras
palabras, el diseño de acciones para este tipo de bienes es la parte más compleja que afronta Colciencias y
otras instituciones del Estado.


Tabla 13. Redes ALTEC.
APUESTAS ALTEC
Clasificación
apuesta Departamento Apuesta específica
Red 1
Software/TICs
Cund-Bogotá Software
Valle del Cauca
Software
TICs
Antioquia Software
Santander Software
Risaralda Software
Caldas Software
Huila TICs
Quindío Software
Cauca Software
Nariño Software
Sucre TICs
Red 2
Salud
Antioquia
Salud especializada
Cund-Bogota Salud alta complejidad
Valle del Cauca
Salud especializada
Atlántico Salud
Santander Salud
Caldas Salud
Farmacéutica Antioquia Farmacéuticos
Cund-Bogotá Farmacéuticos
Valle del Cauca Farmacéutica y nutracéutica
Instrumentos
industriales y
Antioquia Instrumental industrial y científico

40
científicos
Biotecnología
Valle del Cauca Biotecnología
Antioquia Biotecnología
Caldas Biotecnología
Red 3
Petroquímica y
plásticos
Cund-Bogotá Químicos y plásticos
Santander Petroquímica
Bolívar Petroquímica
Red 4
Biocombustibles
Santander Alcohol carburante
Valle del Cauca Alcohol carburante y sucroquímica
Cund-Bogota Biocombustibles
Bolívar Biocombustibles
Caldas Biocombustibles
Tolima Biocombustibles
Casanare Biodisel
Meta Biodisel
Reg. Ori-Amazonas
(Guainía, Vichada y
Vaupés) Biodisel
Energías
alternativas Guajira Energías alternativas
Captura de CO
2

Reg. Ori-Amazonas
(Guainía, Vichada y
Vaupés) Captura de CO2
Chocó Captura de CO2
Guaviare Captura de CO2
Putumayo Captura de CO2
Meta Captura de CO2
Casanare Captura de CO2
Red 5
Educación,
investigación,
conocimiento
Cund-Bogota Educación superior
Santander Polo de innovación tecnológica y
aprendizaje
Quindío Complejo de conocimientos.
Cauca Educación y conocimiento
Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C. Colciencias.

Mapas redes 1 y 2.

41

Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C. Colciencias.
Izquierda: TICs y Software; Derecha: Salud, Farmacéutica, Equipos y Biotecnología.


Mapas redes 3 y 5.

Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C. Colciencias.
Izquierda: petroquímica y plásticos; Derecha: Educación, Investigación y Conocimiento.

Mapa red 4.


42

Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C. Colciencias.
Izquierda: Biocombustibles; Centro: Captura de CO2; Derecha: Energías.


Tabla 14. Redes de Mediano Contenido Tecnológico.
APUESTAS MEDIATEC
Clasificación apuesta Departamento Apuesta específica
Red 6
Metalmecánica,
maquinaria y equipo
Antioquia Maquinaria eléctrica y electrónica
Cund-Boyacá Maquinaria eléctrica y electrónica
Santander Maquinaria eléctrica y electrónica.
Atlántico Metalmecánica
Risaralda Metalmecánica
Caldas Metalmecánica
Nariño Metalmecánica
Red 7
Ind. Química
Antioquia Ind. Química
Cund-Boyacá Agroquímicos, cosméticos y aseo
Santander Agroquímicos
Bolívar Químicos a partir de la yuca
Biotecnología
Valle del Cauca Biotecnología
Antioquia Biotecnología
Caldas Biotecnología
Bolívar Biotecnología agropecuaria
Meta Biopesticidas
Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C. – Colciencias.

Mapa red 6


43

Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C. Colciencias.
Metalmecánica.


Mapa red 7 desagregada


Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C. Colciencias.
Izquierda: Biotecnología; Derecha: Industria Química.

Tabla15. Redes manufacturas de bajo contenido tecnológico Batec 2. Redes de consumo
APUESTAS BATEC 2
Clasificación apuesta Departamento Apuesta específica
Red 8
Textil-confecciones
Cund-Bogotá
Textil confecciones (Ropa interior femenina)
Valle del Cauca Confecciones
Antioquia Confecciones
Santander Confecciones

44
Atlántico Diseño y Confecciones
Risaralda Textil-confecciones
Tolima Textil-confecciones - algodón
Quindío Confecciones
Red 9
Cuero, calzado y
marroquinería
Cund-Bogotá
Cuero calzado y marroquinería
Valle del Cauca Cuero
Atlántico Diseño y Confecciones
Risaralda Calzado
Tolima
Cuero, calzado y marroquinería
Quindío Cuero y marroquinería
Norte de Santander
Cuero, calzado y marroquinería
Nariño
Cuero, calzado y marroquinería
Sucre Cuero, manufacturas y calzado
Red 10
Agroindustria e
Industria de
alimentos y bebidas
Antioquia
Industria de alimentos
Agroindustria (carne y leche)
Confitería y chocolatería
Valle del Cauca
Cadena láctea
Confitería y chocolatería
Atlántico
Industria de alimentos y bebidas
Agroindustria pecuaria
Cund-Bogotá Industria de alimentos y bebidas
Bolívar
Agroindustria (lácteos y carnes)
Procesamiento del aceite de palma
Boyacá Vitivinícola
Risaralda Alimentos y bebidas
Tolima Alimentos balanceados
Nariño Productos lácteos
Guaviare Agroindustria
Biotecnología de
alimentos
Cund-Bogotá Biotecnología de alimentos
Atlántico Biotecnología de alimentos
Meta Biotecnología de alimentos
Red 11
Pulpa, papel, cartón,
editoriales y artes
gráficas
Bogotá Impresos e industrias gráficas
Valle del Cauca Pulpa, papel, cartón, editoriales y artes
gráficas
Red 12
Artesanías y joyería Santander Joyería
Cund-Bogotá Joyería
Boyacá Artesanías
Bolívar Joyería
Quindío Artesanías
Nariño Artesanías
Cauca Seda artesanal y artesanías
Amazonas Artesanía amazónica
Chocó Artesanías exóticas

45
Guaviare Artesanías amazónicas
Sucre Artesanías
Red 13. ALTEC
Biodiversidad,
mercados verdes y
servicios ambientales
Valle del Cauca
Biodiversidad y mercados verdes (Aceites y tintes
naturales)
Antioquia Agua
Risaralda Mercados verdes
Tolima Agua
Quindío Bienes y servicios ambientales
Nariño Biodiversidad
Magdalena Biodiversidad
Reg. Ori-Amazonas
(Guainía, Vichada y
Vaupés)
Biodiversidad (Aprovechamiento sostenible del
bosque en pie)
Caquetá
Biodiversidad (Manejo sostenible de los recursos
naturales).
Amazonas
Biodiversidad
Servicios ambientales (agua, recursos naturales)
Procesamiento industrial y artesanal de los
recursos amazónicos (frutas, fibras, tintes, etc)
Guaviare
Biodiversidad (Aprovechamiento sostenible del
bosque en pie)
Putumayo
Biodiversidad (recursos promisorios de flora y
fauna)
Procesamiento industrial de productos de la selva.
Chocó Biodiversidad
Forestales no
maderables y
productos de la
biodiversidad
Cund-Bogotá Plantas aromáticas y medicinales
Valle del Cauca
Plantas medicinales y aromáticas
Flores tropicales
Meta Zoocría de especies promisorias
Caldas
Plantas aromáticas y hongos tropicales
Flores y follajes tropicales
Risaralda Flores y follajes tropicales
Quindío
Forestales no maderables
Plantas aromáticas y medicinales.
Flores y follajes tropicales
Cesar Apicultura
Cauca
Forestales no maderables
Totumo
Magdalena Sábila
Amazonas
Recursos no maderables (alimentos, fibras y
pigmentos, follajes, medicinas, aromas)
Caquetá Forestales no maderables
Guaviare
Productos no maderables. Plantas medicinales,
aromáticas y especies
Aprovechamiento sostenible de la fauna
Chocó
Condimentos: Achiote
Plantas aromáticas y medicinales.
Casanare
Plantas medicinales, aromáticas y fertilizantes
orgánicos
Sostenibilidad y uso de especies animales
promisorias

46
Reg. Ori-Amazonas
(Guainía, Vichada y
Vaupés)
Aprovechamiento sostenible de la fauna
Palmito
Plantas medicinales y esencias aromáticas
(vainilla)
Putumayo
pimienta, ají y otros
Palmito (palma de chontaduro)
Plantas medicinales y esencias aromáticas
(vainilla)
Flores y follajes tropicales
Guaviare Flores exóticas
Caquetá Heliconias
Sucre Apicultura
Elaboración: Acosta J. Arroyo I.C. Colciencias

Mapas redes 8, 9 y 10

Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C. Colciencias.
Izquierda: Textil, confecciones; Centro: Cuero, calzado, marroquinería; Derecha: Agroindustria.

Mapas redes 11 y 12 .

Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C. Colciencias.
Izquierda: Pulpa, papel, cartón y artes gráficas; Derecha: Artesanía, Joyería y Fibras vegetales;

Mapa red 13 desagregada.

47

Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C. Colciencias.
Izquierda: Biodiversidad, mercados verdes, servicios ambientales; Derecha: Forestales no maderables y productos de la
biodiversidad.

Tabla16. Redes apuestas bienes primarios
APUESTAS BATEC 1 (Sector pecuario)
Clasificación apuesta Departamento Apuesta específica
Red 14
Agroindustria
Ganado (carnes y
lácteos)
Antioquia Cárnicos y lácteos
Atlántico Lácteos
Valle del Cauca ganadería y lácteos
Santander Cárnicos y lácteos
Cund-Bogotá Ganado y leche
Bolívar
Lácteos
Ganado vacuno doble propósito
Cauca Cárnicos y lácteos
Tolima Cárnicos y lácteos
Boyacá Cárnicos y lácteos
Risaralda Ganado y leche
Meta Ganado y lácteos
Huila Ganado y leche
Cesar Cárnicos y lácteos
Quindío Ganado y leche
Nariño Ganado y leche y lácteos
Norte de Santander Ganado y leche
Guajira
Ovinos y Caprinos
Ganado y leche
Magdalena Cárnicos y lácteos
Córdoba Ganado bovino, ovino y caprino
Casanare Cadena de la carne bovina con énfasis en cría.

48
Reg. Ori-Amazonas
(Guainía, Vichada y
Vaupés) Bovinos (Ganado y leche)
Putumayo Ganado y leche
Sucre Ganado, derivados lacteos y carnicos
Arauca Cárnicos y lácteos
Red 15
Avicultura y
porcicultura
Valle Avicultura
Santander Huevo y embutidos de pollo
Cund-Boyacá Porcicultura
Tolima Avicultura
Bolívar Avicultura
Risaralda Avicultura
Boyacá Avicultura y porcicultura
Cesar Porcicultura
Córdoba Productos avícolas y porcicultura
Magdalena Porcicultura
Guaviare Nutrición animal (Bovinos y porcinos)
Putumayo Porcicultura
Reg. Ori-Amazonas
(Guainía, Vichada y
Vaupés) Porcicultura
Caquetá Porcicultura y avicultura
Casanare Avicultura
Red 16
Pesca y acuicultura
Atlántico Pesca y acuacultura
Valle del Cauca atún, pesca blanca y camarón tití.
Tolima Acuacultura (Tilapia)
Nariño Productos marinos
Meta tilapia y cachama
Bolívar Tilapia plateada y tilapia roja
Huila Tilapia roja
Guajira
Camarón, Langosta espinosa, pesca blanca, algas
marinas, Artemia
Córdoba
Peces, Crustáceos, Moluscos. Producción de
alevinos (dorados, bagre..
Cauca Piscicultura y pesca
Magdalena Pesca
Reg. Ori-Amazonas
(Guainía, Vichada y
Vaupés)
Piscicultura y pesca (cachama, tilapia, carpa,
yamú, bocachico, bagre y piraricu)
Amazonas Desarrollo pesquero
Archipiélago Pesca
Guaviare Aprovechamiento de recursos hidrobiológicos
Putumayo Cadena pisícola
Caquetá Peces ornamentales y de consumo
Casanare Tilapia roja y cachama blanca
Chocó Bocachico, Denton, Doncella, Bagre,otros
Sucre Pesca
Elaboración: Acosta J. – Arroyo I.C., Colciencias

49

Mapa red 14: ganadería y leche Mapa red15: Avicultura y porcicultura

Elaboración: Acosta J. – Arroyo I.C., Colciencias.


Mapa red 16: pesca y acuicultura.






Tabla 4. Redes apuestas productos agrícolas.
APUESTAS BATEC 1 (Productos agrícolas- alimentos)
Clasificación apuesta Departamento Apuesta específica
Red 17
Frutas
Valle del Cauca
Maracuya, mora, naranja salustiana, mandarina
clementina, papaya, pitaya, guayaba, aguacate,
lima acida tahiti, guanabana, borojo y chontaduro.
Antioquia Aguacate, maracuyá, tomate de árbol, feijoa
Cund-Bogotá guayaba, mora, uchuva
Santander Guayaba, cítricos, mora, piña y aguacate
Bolívar Mango, papaya, guayaba, maracuyá
Meta Maracuyá, frutos tropicales

50
Boyacá Uchuva
Huila
granadilla, lulo, maracuyá, cholupa, mora, tomate
de árbol y uva
Tolima mango, lima Tahití, guayaba.
Risaralda Mora, lulo y cítricos
Quindío Cítricos y frutales de clima frio
Norte de Santander mora, curaba
Nariño coco y mora
Guajira mango, malanga
Cauca
Fresa, Lulo, Tomate de árbol y de mesa, Mora,
Piña, Espárrago, Aguacate, Chontaduro
Córdoba
banano, papaya, sandia, maracuyá, mango,
marañón, limón
Magdalena Lima tahitì, Limón común, Naranja
Reg. Ori-Amazonas
(Guainía, Vichada y
Vaupés)
piña, marañón, frutals amazónicos

Casanare Cítricos
Guaviare Frutales amazónicos, piña, borojó
Caquetá Frutales amazónicos
Putumayo Frutales amazónicos y frutales tierra fría
Chocó Borojó y chontaduro
Sucre papaya, mango, maracuyá, patilla, melón, guayaba
Hortalizas
Valle del Cauca Ají, pimentón, tomate, zapallo
Antioquia Espárragos
Cund-Bogotá brócoli y lechuga
Boyacá cebolla cabezona y arveja

Espárragos
Cauca Espárragos
Sucre Berenjena y ajíes.
Arauca Espárragos
Red 19
Cereales y
leguminosas
Valle del Cauca Maíz, sorgo, soya
Antioquia Fríjol, arroz
Santander Fríjol, arroz
Cund-Boyacá Maíz
Tolima Arroz, frijol, sorgo, maiz
Meta Arroz, maiz, soya
Boyacá Quinua, maiz.
Caldas Maíz
Bolívar Maíz, arroz
Cesar Maíz, sorgo, ajonjolí, arroz.
Norte de Santander Maíz y sorgo, frijol

Nariño Maíz, frijol
Guajira Arroz
Magdalena Maíz, arroz, frijol, ajonjolí
Córdoba Arroz, soya

51
Archipiélago Maíz
Casanare
Arrroz y maiz
Reg. Ori-Amazonas
(Guainía, Vichada y
Vaupés)
Arroz
Frijol
Putumayo Fríjol, maíz, arroz
Caquetá Arroz, maiz
Guaviare Sorgo, maiz.
Arauca Maiz, sorgo, arroz
Sucre Arroz, maiz, sorgo
Red 20
Banano y plátano Antioquia Banano
Valle del Cauca Banano y plátano
Quindío Bananito y plátano
Huila Banano
Magdalena Banano
Córdoba Banano y plátano
Chocó Banano bocadillo
Risaralda Plátano
Meta Plátano
Tolima Plátano
Caldas Plátano
Arauca Plátano
Sucre Plátano
Reg. Ori-Amazonas
(Guainía, Vichada y
Vaupés) Plátano
Archipiélago Plátano
Guaviare Plátano
Caquetá Plátano
Red 21
Papa y otros
tubérculos
Atlántico Yuca
Cund-Bogotá Papa, yuca
Santander Yuca
Boyacá Papa
Meta Yuca
Tolima Yuca
Bolívar Yuca, ñame
Quindío Yuca
Nariño Papa
Cauca Yuca
Norte de Santander Yuca
Magdalena Yuca
Córdoba Yuca
Sucre Yuca y ñame
Arauca Yuca
Red 22
Cacao Antioquia Cacao

52
Santander Cacao
Cund-Bogotá Cacao
Tolima Cacao
Huila Cacao
Bolívar Cacao
Caldas Cacao
Boyacá Cacao
Cesar Cacao
Norte de Santander Cacao
Nariño Cacao
Cauca Cacao
Guajira Cacao
Córdoba Cacao
Magdalena Cacao
Reg. Ori-Amazonas
(Guainía, Vichada y
Vaupés) Cacao
Guaviare Cacao
Putumayo Cacao
Caqietá Cacao
Casanare Cacao
Arauca Cacao
Caña (de azúcar y
panelera)
Santander Caña
Valle del Cauca Caña de azúcar y caña panelera
Boyacá Caña panelera
Caldas Caña panelera
Risaralda Caña de azúcar y panelera
Cauca Caña panelera
Nariño Caña panelera
Norte de Santander Caña panelera
Reg. Ori-Amazonas
(Guainía, Vichada y
Vaupés) Caña panelera
Guaviare Caña
Putumayo Caña panelera
Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C. – Colciencias.

Mapa redes 17 y 18

53

Elaboración: Acosta J. – Arroyo I.C., Colciencias.
Izquierda: Frutas; Derecha: Hortalizas.

Mapa red 19 : cereales y leguminosas Mapa red 20: Banano y plátano

Elaboración: Acosta J. – Arroyo I.C., Colciencias.
Izquierda: Cereales y Leguminosas; Derecha: Banano y Plátano.


Mapa red 21: papa y tubérculos

54

Elaboración: Acosta J. – Arroyo I.C., Colciencias.



Mapa red 22: cacao Mapa red 23: caña de azúcar

Elaboración: Acosta J. – Arroyo I.C., Colciencias.


Tabla 18. Redes apuestas productos agrícolas no alimenticios.
APUESTAS BATEC 1 (Productos agrícolas no alimenticios)
Clasificación apuesta Departamento Apuesta específica
Red 24
Flores
Valle del Cauca Flores tropicales
Antioquia Flores
Cund-Bogotá Flores
Caldas Flores y follajes tropicales
Risaralda Flores y follajes tropicales
Quindío Flores y follajes tropicales

55
Magdalena heliconias, follajes y plantas vivas
Putumayo Flores y follajes tropicales
Guaviare Flores exóticas
Caquetá Heliconias
Red 25
Palma de aceite Santander Palma de aceite
Antioquia Palma de aceite
Meta Palma
Casanare Cadena de las palmas de aceite
Huila Palma de aceite
Cesar Palma de aceita
Norte de Santander Palma de Aceite
Nariño Palma de aceite
Cauca Palma de aceite
Magdalena Palma de aceite
Arauca Palma de aceite
Reg. Ori-Amazonas
(Guainía, Vichada y
Vaupés) Palma africana
Red 26
Caucho Antioquia Caucho
Santander Caucho
Cund-Bogotá Caucho
Meta Caucho
Córdoba Caucho
Putumayo Caucho
Reg. Ori-Amazonas
(Guainía, Vichada y
Vaupés) Caucho
Guaviare Caucho
Amazonas Caucho
Arauca Caucho
Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C. – Colciencias.

Mapas red 24: flores

56

Elaboración: Acosta J. – Arroyo I.C., Colciencias.


Mapa red 25: palma de aceite Mapa red 26: Caucho


Elaboración: Acosta J. – Arroyo I.C., Colciencias.


Tabla 19. Redes apuestas productos forestales y de biodiversidad.
APUESTAS BATEC 1 (Productos forestales y de la biodiversidad)
Clasificación apuesta Departamento Apuesta específica
Red 27
productos Antioquia Forestales

57
forestales
maderables Valle del Cauca
pino pátula, bosques cafeteros y cacaoteros,
bosque sucesional y guadua
Cund-Boyacá Guadua
Santander Forestales
Risaralda
Nogal cafetero, guayacán amarillo, guayacán lila y
cedro rosado
Guadua
Tolima Melina, Teca, Ceiba Roja, Nogal
Meta Forestales
Caldas

Guadua
Quindío

Guadua y subproductos
Cesar Madera
Norte de Santander
pino pátula, bosques cafeteros y cacaoteros,
bosque sucesional
Nariño Madera
Córdoba Forestales
Magdalena Madera
Putumayo Agroforestería.
Reg. Ori-Amazonas
(Guainía, Vichada y
Vaupés)
Agroforestería
Guaviare Agroforestería.
Casanare Cadena forestal
Amazonas Recursos maderables
Caquetá
Caimo, Choco, Cancho, Amarillo, Guamo, Achapo,
Marfil, Perillo, Laurel, Guadua, Volador, Popa,
Caracoli, Arenillo, Sangretoro, Cacao, Arracacho,
Avichure, Barbasco, Carrecillo, etc.
Chocó Madera
Muebles y
productos de
madera
Valle del Cauca Mueble y madera
Santander Muebles de madera
Risaralda Madera acerrada y productos de madera
Cauca Muebles de mimbre
Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C. – Colciencias.

Mapa red 27.

58

Elaboración: Acosta J. – Arroyo I.C., Colciencias.

Tabla 20. Redes apuestas joyería, turismo y transporte y logística
APUESTAS BATEC 1 (Minero energético)
Clasificación apuesta Departamento Apuesta específica
Red 28
Turismo y
ecoturismo
Valle del Cauca Turismo
Antioquia Turismo
Santander
Turismo de aventura, histórico, cultural, religioso,
ecoturismo
Atlántico Turismo de negocios
Boyacá Turismo histórico
Caldas
Ecoturismo, paisaje cultural cafetero, termalismo,
agroturismo
Bolívar
Turismo histórico-cultural; sol-playa y ecoturismo;
congresos, convenciones y eventos.
Meta ecoturismo
Tolima Turismo natural y cultural
Risaralda Ecoturismo, termalismo, aventura
Huila Turismo ecológico y cultural
Quindío paisaje cafetero, y parques temáticos.
Cesar Turismo cultural
Cauca Turismo cultural
Guajira Turismo etno-ecológico
Nariño Ecoturismo
Norte de Santander
Turismo histórico-cultural, ecoturismo, y
agroturismo.
Magdalena Ecoturismo
Archipiélago Turismo
Reg. Orinoco-Amazonas
(Guainía, Vichada y
Vaupés) Ecoturismo

59
Guaviare Ecoturismo
Casanare Ecoturismo
Chocó Ecoturismo
Amazonas Ecoturismo
Caquetá
Turismo: Ecoturismo, Etnoturismo, Acuaturismo y
Turismo de investigación
Sucre Turismo natural, étnico y artesanal
Arauca
Servicios turísticos: paisajes, riqueza histórica,
cultural, gastronómica y étnica.
Red 29
Transporte,
logística y comercio
Valle del Cauca Transporte y logística
Atlántico Plataforma de comercio internacional
Bolívar Servicios logísticos
Magdalena Sistema logístico de transporte
Archi. San Andrés Comercio
Elaboración: Acosta J – Arroyo I.C. – Colciencias.

Mapa red 28: turismo y ecoturismo Mapa red 29: Transporte y logística.



Elaboración: Acosta J. – Arroyo I.C., Colciencias.



COLOMBIA Y LA FORMACIÓN DE REDES – CLUSTER: AVANCES, INERCIAS Y DESAFÍOS.
REFLEXIONES PARA LA ESTRATEGIA REGIONAL DE CTI

1) Con la apertura unilateral de la economía y según los contenidos o enfoque adoptado, en el cual se privilegió
las fuentes externas de conocimiento e innovación, y con el fin de hacer lo más rápidamente competitivas los
sectores que podrían insertarse de manera más dinámica en el comercio internacional, era necesario
organizar el sistema productivo nacional, para lo cual se acogió el modelo porteriano como el mejor y único
modelo de organización de la producción competitiva, lo cual no ha ocurrido en ninguna economía emergente

60
que se ha posicionado en el escenario internacional, con excepción de Chile en los primeros años de su
internacionalización, mas no en el diseño de la nueva política de innovación para la competitividad.

2) El enfoque porteriano era por general aceptado como un modelo para escoger a los mejores pero no para
desarrollar nuevas actividades.

3) A diferencia de otras experiencias de economías emergentes, procesos de desarrollo endógeno en los
cuales la conformación de clusters es una de las condiciones, pero no la condición, en Colombia no se ha
avanzado lo suficiente en esta orientación, al abrigo, por ejemplo, de modelos de competitividad sistémica. Por
eso, si bien se han logrado progresos, estos no han sido suficientes para diversificar y hacer más productivas,
competitivas, integradas, diversificadas y complejas las aglomeraciones, es decir, los territorios.

4) Adicionalmente, las políticas nacionales relacionadas con la producción se dotaron de un sentido de
neutralidad o de horizontalidad, pero no de selectividad. Los países emergentes que han sido exitosos en las
últimas décadas, muestran una creativa acción pública en asocio con los privados, donde se complementan
acciones de política industrial, de CT+I, y emprendimiento, de carácter horizontal con acciones selectivas en
nuevas áreas estratégicas de las nuevas tecnologías que afectan positivamente a los sectores promisorios
existentes y obre todo que abren espacios para el desarrollo de nuevas actividades de bienes y servicios, que
son las que realmente diversifican y hacen más productivos, competitivos e innovadores a los territorios donde
los clusters emergen.

5) Colombia ha avanzado en impulsar procesos de asociatividad, pero estos no son suficientes para estructurar
aglomeraciones territoriales innovadoras. Adicionalmente, en los últimos años no se profundizó en la
asociatividad y recién ahora se han retomado los consejos de competitividad del gobierno y de los empresarios,
cuando este debería ser uno solo. La desaceleración del proceso de fomento a la asociatividad desde el
Estado, incidió también para que los consejos regionales de competitividad se hubieran desacelerado,
afectando, por tanto, la dinámica de constitución y consolidación de clusters. Sólo el buen comportamiento de
la economía colombiana de los últimos años, ha atenuado la desaceleración de las dinámicas recién referidas.
Sin embargo, de cara a los nuevos desafíos que conllevan los tratados de libre comercio, y la integración futura
con la Unión Europea por la vía de la Comunidad Andina, hará necesario retomar con nuevos elementos la
necesidad de fortalecer los procesos de conformación de clusters, sobre todo impulsando sectores ALTEC y
MEDIATEC donde el país ha logrado despegar actividad competitiva.

6) La descentralización tampoco ha avanzado lo suficiente para que los territorios estén de dotados de mejores
condiciones para impulsar políticas, estrategias e instrumentos más autónomos, condición fundamental para
conformar aglomeraciones territoriales innovadoras.

7) Los procesos de construcción de redes – clusters son de largo plazo porque organiza la producción, la
reestructura, la reconvierte, la diversifica, así como incide en la transformación de otros actores, y la
emergencia d nuevos factores y actores para configurar un nuevo proceso o modelo de desarrollo endógeno.
La apropiación instrumental de conocimientos que se hace en Colombia, sin recabar en la cultura y en la teoría,
contribuye a que los procesos de cambio originados en fuentes externas, hayan tenido resultados tan magros.
En los países en desarrollo es muy fácil destruir paradigmas, pero casi un imposible construirlos desde sus
capacidades.

8) Estas y otras razones indican en términos generales una inercia, explican parcialmente y en líneas muy
gruesas porque los clusters no se han fortalecido lo deseable, con algunas muy pocas excepciones, caso de
los biocombustibles a partir de recursos naturales ante el declive de la actividad petrolera.

En síntesis, este trabajo solo es el primer piso para una tarea que requiere de creatividad y de
acertada orientación y concertación para armar redes productivas y tecnológicas entre territorios.