1

UNIVERSIDAD NACIONAL DE EDUCACIÓN
Enrique Guzmán y Valle
“Alma Máter del Magisterio Nacional”

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES



MONOGRAFÍA

CONOCIMIENTO HISTÓRICO: LA ITALIA FASCISTA
Y LA ALEMANIA NAZI
Examen de Suficiencia Profesional Res. Nº 0842-2014-D-FCSYH




PRESENTADO POR EL BACHILLER:


Fredy Celso, QUISPE ZEA


PARA OPTAR EL TÍTULO PROFESIONAL
DE LICENCIADO EN EDUCACIÓN
ESPECIALIDAD: HISTORIA Y CIENCIAS SOCIALES

LA CANTUTA, JULIO 2014
LIMA – PERÚ



2



Res. N° 0842- 2014- D- FCSYH




___________________________________
Dr. Pedro ARAMBURU OCAÑA
PRESIDENTE





___________________________________
Mg. Víctor Alcides CHAVEZ CASTILLA
SECRETARIO





________________________________________
Dr. Israel RAMOS ESTACIO
VOCAL





LA CANTUTA, JULIO 2014
LIMA – PERÚ



3


DEDICATORIA

A mi esposa por su apoyo
incondicional.
A mis hijos, que trascienda en su
futura formación profesional.
A mi Alma Máter agradeciendo por
terminar mi carrera como Docente.

4


ÍNDICE
Pág
 DEDICATORIA
 INTRODUCCIÓN
CAPÍTULO I
LA ITALIA Y ALEMANIA DE LA POSGUERRA
1.1. LA POSGUERRA Y EL ASCENSO DE LOS TOTALITARISMOS ……… 16
1.2. ORÍGENES DEL FASCISMO Y NAZISMO ………………………………24
1.2.1. En la Alemania Nazi ………………………………………………… 26
1.2.2. En La Italia Fascista …………………………………………………. 28
1.3. LA DICTADURA DE MUSSOLINI Y HITLER ………………………….. 29
1.3.1. La Dictadura de Mussolini ………………………………………….. 30
1.3.2. La Dictadura de Hitler ………………………………………………..33
1.3.2.1.En la Alemania Nazi ………………………………………….35
1.3.2.2.Debilidades de la República de Weimar…………………….. 35
1.3.2.3.La Dictadura Nazi……………………………………………. 40
1.3.2.4.Autarquía Económica y Rearme…………………………….. 43
1.3.2.5.La Cohesión Social e Ideológica…………………………….. 44
1.3.2.6.La Expansión Territorial…………………………………….. 47
1.3.2.7.La Pureza Racial…………………………………………….. 48
1.4. EL PARTIDO FASCISTA Y EL ESTADO CORPORATIVO …………….. 49
1.4.1. Ideología y Poder. El Estado Corporativo en la Italia Fascista……. 49
1.4.1.1.Primera Fase …………………………………………………. 53
1.4.1.2. Segunda Fase ………………………………………………. 54
1.5. POLÍTICA INTERIOR Y EXTERIOR DE ITALIA Y ALEMANIA …….. 59
1.5.1. Características y principios de estados fascistas………………….. 59
1.5.2. Características generales de los fascismos ………………………… 60
1.5.3. Los principios ideológicos del fascismo …………………………. 60
1.5.3.1.Un Estado totalitario………………………………………… 61
1.5.3.2.El papel del líder y el culto a la personalidad……………… 61
1.5.3.3.El odio a la democracia……………………………………… 62

5

1.5.3.4. Odio hacia los movimientos obreros ……………………… 63
1.5.3.5.Un nacionalismo exacerbado……………………………….. 63
1.5.3.6. Desde el punto de vista intelectual…………………………. 63
1.5.4. Las Bases Sociales………………………………………………….. 64
1.5.5. Bases de la política interna de Italia fascista………………………. 65
1.5.5.1. La Victoria Mutilada……………………………………….. 65
1.5.5.2. La situación económica……………………………………. 66
1.5.5.3. La agitación social………………………………………….. 66
1.5.5.4. La Situación Política……………………………………….. 66
1.5.5.5. Mussolini y el Nacimiento del Fascismo………………….. 68
1.5.5.6. El ascenso del fascismo……………………………………. 68
1.5.6. El Fascismo: Política Interior……………………………………….. 69
1.5.6.1. El fascismo en el poder……………………………………. 69
1.5.6.2. La política económica del fascismo………………………. 72
1.5.7. El Fascismo: Política Exterior………………………………………. 74
1.5.7.1.La Postura Inicial……………………………………………. 74
1.5.7.2.Los Pactos De Letrán……………………………………….. 75
1.5.7.3.La ruptura con Inglaterra y la aproximación a Alemania…. 77
1.5.8. Política Interior y Exterior del Nazismo Alemán………………….. 79
1.5.9. Política Interior de Hitler: el ascenso y la creación del Estado totalitario…….. 79
1.5.9.1. Hitler y la Formación del Partido Nazi……………………. 79
1.5.9.2. La Ideología Nazi…………………………….…………… 81
1.5.9.3. Los Nazis en el Poder: La Eliminación de la Oposición y
La Creación del Estado Totalitario………………………… 85
1.5.9.4. La Economía………………………………………………. 88
1.5.9.5. La política exterior: el expansionismo y apaciguamiento, el
camino hacia a la guerra…………………………………… 90

CAPÍTULO II
D.C.N. Y APLICACIÓN DIDACTICA
2.1.FUNDAMENTOS DEL DISEÑO CURRICULAR NACIONAL DE LA EBR……….99
2.2.PRINCIPIOS PSICOPEDAGÓGICOS ……………………………………… 101

6

2.3.ESTRATEGIAS DIDÁCTICAS APLICABLES AL ÁREA DE
HISTORIA, GEOGRAFÍA Y ECONOMÍA. ……………………………….. 103
2.4.ELABORACIÓN DE LA PROGRAMACIÓN ANUAL …………………… 105
2.5.ELABORACIÓN DE UNA UNIDAD DIDÁCTICA ………………………. 111
2.6.ELABORACIÓN DE SESIÓN DE APRENDIZAJE ………………………. 117
 SÍNTESIS …………………………………………………………………… 120
 APRECIACIÓN CRÍTICA Y SUGERENCIAS…………………………… 122
 BIBLIOGRAFÍA…………………………………………………………….. 125













7

INTRODUCCIÓN

En el siglo XIX son visibles los movimientos que ensalzan el individualismo
y la democracia como reflejo de la libertad del individuo. Sin embargo, en el siglo
XX vamos a ser testigos de la aparición de movimientos que subordinan al individuo
hasta convertirlo en un mero número o miembro y se ensalza y diviniza de tal manera
al Líder y al Estado que toda la sociedad sólo tiene el deber de obedecer. El origen
del fascismo en Italia ha suscitado polémicas entre los historiadores: parece ser que
en el resurgimiento que culmina con la unificación de Italia ya existía una súper
exaltación de la idea de nación, ahí, donde pudo estar el germen del fascismo en
Italia, quizás en Alemania también, en su proceso de unificación, aunque parece
claro que el origen del movimiento en Italia tiene orígenes diferentes al Alemán. Otra
raíz del movimiento fascista y nacional socialista en Italia y Alemania
respectivamente, son los movimientos de masas, la voluntad del pueblo de expresarse
y trasferir la voluntad popular a un hombre y no a una asamblea, debido al fracaso de
las democracias. El nazismo en Alemania tiene enormes paralelismos con el
fascismo Italiano, usa como arma la propaganda, la fuerza de la masa y el
militarismo como forma de afianzarse en el poder. Hay que buscar un enemigo, será
el comunismo y las débiles democracias corruptas según ellos. La exaltación de la
raza, supondrá la persecución del débil, de las otras razas subordinadas al predominio
de la raza superior. El militarismo y la estética militar se imponen en este tipo de
movimientos, el ejército se convierte en el instrumento para la imposición por la
fuerza del ideario fascista y nacional socialista, por tanto el belicismo y la política
agresiva de estos nuevos regímenes desencadenará el mayor desastre bélico conocido
en la historia.

El fascismo italiano, en los años 20 aparece en Europa y concretamente en
Italia una reacción contra la marea del socialismo una serie de movimientos
ideológicos que llevarán a cabo una revolución de derechas, se pasa de las palabras a
los hechos, aunque el fascismo no adolece de ideología que será:
El poder absoluto del Estado: el individuo está totalmente subordinado al
Estado, no se tolera ni la separación de poderes ni la oposición en el plano intelectual

8

el Estado es la verdad que difunde gracias a la propaganda, cualquier otra idea no es
válida y es perseguida.

En la cúspide la élite: una minoría debe gobernar, parten de la base de que los
hombres son desiguales, no se puede conceder los mismos derechos a todos. La
mujer queda completamente desvalorizada su objetivo en la vida debe ser las tres k
(kinder, kuche, kirche) (niños, cocina, iglesia). Los hombres son superiores a las
mujeres, los soldados son superiores a los civiles, los miembros del partido son
superiores a los que no son miembros de él. Las naciones también son diferentes
Italia es superior al resto de naciones.

Exaltación del líder: una nación fuerte necesita ser dirigida y gobernada por
un hombre fuerte un ―superhombre‖ según la teoría de Nietzsche. La providencia
regala ese tipo de hombres a las naciones y éstas deben obedecer ciegamente al jefe
(el mundano y el celestial).

Expansión del ultranacionalismo se pasa fácilmente al imperialismo, una
verdadera nación encuentra su horizonte en la expansión y en la creación de un
imperio a costa de someter otras naciones más débiles y en relación a ello, aparece el
concepto de espacio vital (una nación poderosa, necesita un espacio vital amplio,
donde desarrollarse).

Hay que seguir los impulsos del instinto no a la razón: el fascismo rompe con
el imperio de la razón, hay que guiarse por lo irracional, por el instinto, por los
impulsos fanáticos. El origen más inmediato del fascismo Italiano. Son tres procesos
relacionados entre sí: la guerra, la crisis económica, la caída de la industria.

a) La guerra: Gran cantidad de combatientes son incapaces de reincorporarse a los
modos de vida civiles, sienten nostalgia de la acción, del heroísmo de los
combates, de la camaradería del frente de batalla tienen el hábito de dar y recibir
órdenes, de vestir el uniforme de desfilar orgullosos. Desprecian la vida
acomodada de los burgueses y consideran injustas las reivindicaciones del

9

proletariado pues, para ellos, los intereses de la nación, están muy por encima de
cualquier interés de clase. Italia, que está en el bando de los vencedores, no
recibe beneficios territoriales, pese a haber sufrido mucho durante el conflicto,
este trato discriminatorio suscita un profundo rencor contra Francia.
b) Crisis económica: Las destrucciones de la guerra, sumen en la miseria a
enormes masas de campesinos y burgueses, desengañados de las promesas de los
partidos parlamentarios, la devaluación de la lira, arruina a los propietarios la
subida de los precios no va acompañada de una subida de los salarios. Hay que
buscar culpables a la situación dramática son los obreros con sus
reivindicaciones los causantes del desastre, la violencia se desata.
c) La caída de la industria: En la posguerra, los beneficios que algunos
empresarios habían conseguido se pierden, se acusa del descenso de los
beneficios a los obreros y sus continuas reivindicaciones es preciso romper la
resistencia de los obreros, para ello, es necesario apoyarse en milicias que
mediante el miedo, amedrenten a los obreros. Los empresarios, ―subvencionan‖
a estas fuerzas una legión de parados son fácilmente sobornables con un sueldo y
un uniforme, el capitalismo había descubierto una forma de frenar e incluso
provocar la marcha atrás del movimiento obrero. La violencia contra los
campesinos o contra el proletariado se alimenta del dinero de los empresarios,
será el instrumento que devuelva a la industria los beneficios perdidos, aunque
para ello, se tenga que entregar el poder a los fascistas.

Los comienzos del fascismo en Italia, al terminar la primera guerra mundial,
Italia se encuentra en una situación económica crítica, han cerrado muchas
fábricas, suben los precios, el nivel de paro es casi intolerable y el hambre asoma
en muchos hogares, el clima político y social es agitado, se producen frecuentes
huelgas y protestas, en las elecciones de 1921 ganan los socialistas y aparecen
30 diputados fascistas entre ellos Benito Mussolini, de familia humilde se
convierte en su juventud en periodista, pero choca con el partido socialista al que
pertenece al defender la entrada de Italia en la guerra. Al perder su puesto de
trabajo y su carnet del partido funda su propio periódico llamado ―Ilpópolod´

10

Italia‖. Las ideas de Mussolini, viraron desde el socialismo hacia la extrema
derecha fundando el partido fascista Italiano.

El instrumento que usó el fascismo para imponerse en Italia, fueron las
bandas de paramilitares llamados facis di combattimento. Estos grupos armados
ejercieron violencia sobre las milicias obreras, sindicatos y cualquier partido que
disputara el poder al partido fascista. La policía contempla con benevolencia las
―depuraciones‖ de ciudades y aldeas perpetradas por estas bandas, el ministerio
del ejército y marina apoyan a aquellos colaboradores espontáneos que según
ellos alejan el peligro comunista de Italia. También reciben apoyo financiero de
caciques locales.

La marcha a Roma, la huelga de agosto de 1922 demuestra quien tiene el
poder en Italia, al anunciarse el paro, los fascistas amenazaron al gobierno que si
en 48 horas no se desconvocaba la huelga, ellos tomarían el poder del Estado. En
los primeros días de octubre la presión sobre el gobierno Italiano es más fuerte.
Mussolini, anuncia ―la marcha sobre roma‖. Miles de camisas negras fascistas se
reúnen en Nápoles, el gobierno quiso proclamar el estado de excepción, pero el
Rey Víctor Manuel III, se niega a firmar el decreto, por lo que se convierte en
cómplice del asalto ilegal del fascismo al poder. El gobierno dimite, el Rey pide
a Mussolini que forme gobierno. Inteligentemente y para evitar las críticas más
feroces Mussolini sólo introduce en el gobierno a cuatro ministros fascistas, pero
lo dramático es que el fascismo había llegado al corazón del poder.

El fascismo en el poder, en las elecciones de 1924 la propaganda fascista y el
terror a los fascis están consiguiendo resultado en Italia 5!000.000 de votos, en
el parlamento sin embargo, el fascismo aún no ha ganado la batalla, el diputado
socialista Matteotti critica duramente la gestión gubernamental del fascismo,
unos días después Matteotti es raptado y asesinado. Las críticas llueven sobre el
fascismo, la iglesia, el partido socialista, los liberales, las cortes y hasta la
diplomacia internacional, Mussolini ni se inmuta. La oposición abandona las
cortes, gran error, ya no volverán a ocuparse los escaños. los partidos políticos

11

(menos el fascista), desaparecen de la vida pública, la prensa es acallada y
censurada, los libros contrarios quemados en hogueras públicas. Italia se
convierte en una dictadura. Mussolini otorga poderes excepcionales a los
gobernadores fascistas, con toda la autoridad del Estado y del partido Mussolini
es nombrado duce. Para mantener la docilidad ciudadana, se contrala la
educación y se amenaza con la violencia irracional, todo se somete a control
riguroso en 1934 10.000.000 de italianos respaldan el fascismo, después de todo,
sólo se presenta un solo partido, el fascista.

Italia bajo el fascismo: Por lo tanto, el fascismo en Italia llevo a cabo medidas
con la intención de sacar al país de la crisis, se mantiene la propiedad privada,
pero con una fuerte intervención del estado a este modelo intervencionista se le
llamó corporativismo, modelo inspirado en los gremios medioevales y donde se
intenta armonizar los intereses de los patronos y los obreros, aunque al final,
serían los primeros los que aplaudieran el modelo. Los obreros quedan
indefensos, se ilegalizan los sindicatos, las profesiones se organizan en
corporaciones verticales de obreros y patronos (leyes de Lavoro 1927). Los
planes de aumento de producción se bautizan con apelativos como ―La Batalla
del Trigo‖ (1925), ―La Batalla de la Lira‖ e incluso se intentó impulsar la
natalidad con ―La Batalla del Nacimiento‖. Mussolini reguló sus relaciones con
la Santa sede con el Tratado de Letrán de 1929, de este modo, Mussolini,
reconoce la independencia de la santa sede y su soberanía en la ciudad del
vaticano y de paso, acalla las críticas sobre su gobierno. El PAPA PIO XI llevó
a cabo una política contradictoria, criticó el totalitarismo, pero aplaudió el
fascismo frente al avance comunista.

El nazismo Alemán, el partido nacional socialista (nazi) llega al poder en
Alemania debido a una serie de antecedentes que son: la ineficacia de la
República de Weimar, incapaz de sacar al país del pozo económico ni de las
revueltas sociales paralelas con la revolución Esparta quista después de la
guerra. Las reparaciones de guerra que Alemania tenía que pagar, eran una losa
tremenda de la que no podían librarse. Las fuerzas políticas conservadoras se

12

agitan, ejercen violencia, la llegada al poder de Hidenburg monárquico y
conservador acalla esta tendencia, de momento. El pensamiento nazi, tiene unas
raíces denominadas históricas, la idea de pangermanismo se achaca a Fichte.
pero las ideas de superioridad de la raza aria se fundamentan en pensamientos
filosóficos como los de Nietsche o Spengler, la humillación sufrida por
Alemania después de la primera guerra mundial, la crisis económica y el espíritu
revanchista permitieron que germinara en suelo fértil el nazismo.

La ideología nazi está relacionada con los pensamientos de su máximo
dirigente, Hitler, de familia humilde, mal estudiante, rechazado en la escuela de
bellas artes, entra en contacto desde joven con las ideas pangermanistas y
antisemitas del partido nacionalista pangermánico intenta alistarse para la
guerra, pero es declarado ―no apto‖. Después de la guerra su rencor contra los
vencedores así como los enemigos internos (socialistas y judíos) rozan la locura.
En 1920 es miembro del partido P.O.A. (partido obrero alemán) en el programa
de dicho partido se pide: - revisión de los tratados de Versalles y la unión con
Austria. - antisemitismo. - rearme. - limitación de la libertad de prensa y de arte.

En 1920 el P.O.A. se transforma en el N.S.D.A.P (partido obrero nacional
socialista alemán) o abreviadamente partido NAZI., el partido nazi se extendió
rápidamente, en 1923 momento en que el partido es declarado ilegal cuenta con
50.000 simpatizantes (este ascenso está relacionado con el apoyo de grandes
capitales alemanes y apoyos de militares descontentos.

La ideología del nazismo en 1923 la inflación no deja de subir, en septiembre
el partido nazi amenaza con una marcha sobre Berlín a imitación de la marcha
sobre Roma del fascismo y en noviembre del mismo año, se produce el llamado
Putchs de la cervecería en Munich, un intento de golpe de Estado fracasado.
Hitler, Ludendorff y otros dirigentes nazis como Rudolfhess son detenidos.
Durante el tiempo de su detención y prisión Hitler escribe ―Meinkampf‖.
―Meinkampf‖ resume el ideario nazi y amplia las ideas ya estudiadas, éstas son:
- superioridad de la raza aria. - desigualdad natural de los hombres y de las

13

naciones. - culto a un líder único e indiscutible. - el espacio vital. - Belicismo (la
humanidad, ha progresado en la lucha perpetua).

Organización del partido nazi, Hitler, al salir de la cárcel en 1924 se
encuentra un partido nacional socialista dividido, consigue abrirse de nuevo paso
en el partido y depura el mismo gracias a las S.S. (sección de protección) tropas
selectas destinadas a proteger a Hitler y a los intereses del partido. En 1929 la
S.S. adquiere un poder temible cuando es dirigida por Himmler fiel seguidor de
Hitler. Las S.S. se encargaron de ―depurar las calles‖ de activistas de izquierdas,
como cantera del partido nazi se fundan las juventudes hitlerianas y para
aumentar el control dentro del partido, Hitler da luz verde a la creación de un
tribunal del partido. El control del partido está en manos de Hitler, la intensa
propaganda, las banderas, la escenografía wagneriana y los discursos iracundos
son utilizados para asaltar el poder.

El acceso al poder del nazismo, en las elecciones de 1928 se produce un gran
triunfo de los partidos de izquierdas, pero, las consecuencias de la crisis, la
ineficacia de los gobiernos burgueses para hacerle frente, el descrédito de la
socialdemocracia y el apoyo decidido del gran capital Alemán, allanaron el
camino para el acceso al poder del nazismo e Hitler. En las elecciones de 1930 y
1932 se produce un ascenso espectacular del partido nazi. Hidenburg elegido
presidente del Reich en abril de 1932, nombra poco después a Hitler como
canciller. No se sabe con certeza cuál fue el motivo de Hidernburg para abrir las
puertas del poder a Hitler. Algunos historiadores hablan del peso de los votos del
partido nazi, otros que Hidenburg, tenía que elegir entre aliarse con las fuerzas
de izquierdas o de derechas y que eligió la última, e incluso, se ha especulado
que Hidenburg representaba la vieja Alemania y pensó que ante la crisis se
necesitaba una jefatura de gobierno fuerte, encarnado en Hitler y su partido y
que salvaría la vieja Alemania de la ruina. Lo auténticamente claro, es que
Hidenburg hizo un gran favor a Hitler y dejó campo abierto para la toma del
poder por parte de Hitler y el partido nazi.

14

La Alemania nazi, después de la desgraciada decisión de Hidenburg, la
carrera de Hitler hacia la toma del poder total fue meteórica. En seis meses se
barre a toda la oposición, de este trabajo se ocupa Goering jefe de la policía
secreta o Gestapo. Se crean campos de concentración con la idea de reeducar a
los descarriados marxistas, a estos campos fueron enviados de inmediato, miles
de afiliados a partidos de izquierdas, sobre todo comunistas. La Gestapo está
detrás del incendio del Reichsstag y del Esterminio de las S.A. el proceso de
eliminación de los enemigos del nazismo se resume en tres noches históricas que
son:
a). Incendio del Reichstag (27-28 de febrero de 1933).
b). La noche de los cuchillos largos (30 de junio de 1934).
c). La noche de los cristales rotos (9-10 de noviembre de 1938).

Con el incendio del Reichstag de ponía paréntesis al periodo parlamentario y
democrático de Alemania, el poder nazi se afianzaba y la libertad daba paso al
totalitarismo. La noche de los cuchillos largos fue una purga dentro del partido,
se ―aparto‖ a todos aquellos, incluso los que pertenecían al partido aunque no
comulgaban con todas las ideas de Hitler, como es el caso de Ernstrohm. La
noche de los cristales rotos fue el inicio de la sinrazón y la persecución de los
pueblos que, Hitler consideraba débiles, como es el caso de los judíos. En las
elecciones de 1934 Hitler llega al poder, se proclama el Reich y se autonombra
presidente, la dictadura de Hitler comienza su andadura en Alemania. La
Gestapo, policía del nuevo régimen.

La política del nuevo Estado nazi Alemán, en política económica: cuando
Hitler llegó al poder, en Alemania había 6.000.000 de parados. Hitler hace frente
al problema del paro con un aumento vertiginoso de la actividad de las industrias
de guerra y amplía el número de soldados, de los 100.000 que sólo permitía el
tratado de Versalles se pasa a 1.5000.0000 soldados en Alemania desde 1934
hasta 1936. Otro problema importante era la deuda exterior, Hitler paga a sus
acreedores con marcos bloqueados, es decir paga con marcos que no sirven sino
para comprar en Alemania. Política exterior: la firma del Tratado de Locarno,

15

que abría una puerta a la concordia y a la paz, se veía cada vez más cerrada, el
armamentismo y los claros giños al belicismo de Hitler van a enturbiar las
relaciones internacionales, hasta el estallido de la segunda guerra mundial.
Política interior: no existe oposición al régimen, se ha eliminado, la persecución
de los judíos, minorías étnicas como los gitanos y la eliminación de las
imperfecciones físicas y Psiquicas de algunos ciudadanos alemanes es un hecho.
La S.S, la Gestapo y el ejército son la única voz que se escucha en Alemania.


























16








CAPÍTULO I
LA ITALIA Y ALEMANIA DE LA POSGUERRA


1.4.LA POSGUERRA Y EL ASCENSO DE LOS TOTALITARISMOS:
El nuevo rol de los Estados Unidos: durante el transcurso de la guerra, los EEUU
dejaron atrás su condición de país deudor para convertirse en la primera potencia
económica del mundo.

El centro financiero mundial, se había desplazado de Londres a Nueva York, y
por lo tanto, el dólar reemplazó a la libra esterlina en el comercio internacional.

A diferencia de Europa, que había padecido la guerra en su territorio y cuyas
economías se encontraban empobrecidas, los Estados Unidos experimentaron un
gran crecimiento económico. Esta situación generó un fuerte impacto en el comercio
mundial, que hasta 1914, se había basado en el intercambio de artículos
manufacturados europeos por alimentos y materias primas de las economías
periféricas. La guerra deterioró esta relación comercial ya que Europa no estaba en
condiciones de seguir alimentando al circuito económico como su producción
industrial. Los Estados Unidos, ocuparon el liderazgo en las finanzas, el comercio y
la industria, pero con una diferencia importante, no solo eran un país industrial sino
también un gran productor de alimentos y materias primas, razón por la cual no
necesitaban importar estos productos desde otras regiones.


17

Las tensiones sociales en la Italia de posguerra: como en el resto de Europa, las
consecuencias de la guerra se hicieron sentir con fuerza en Italia, que perdió casi
700.000 soldados, y sus pérdidas económicas ascendieron a 15.000.000 de dólares, a
las pérdidas de vidas y economía se le sumaron consecuencias políticas.

La aceptación de los términos del tratado les dio argumentos a los sectores
nacionalistas, apoyados por muchos ex combatientes, que denunciaron que Italia
había sido tratada como vencida a pesar de haber ganado la guerra. Este estado de
ánimo fue expuesto con el eslogan de la ―victoria mutilada‖. Por su parte, Mussolini,
se había iniciado en la vida política en el seno del Partido Socialista.

Su ruptura con los socialistas se produjo como consecuencia de la posición de
neutralidad que el partido sostuvo durante la Primera Guerra Mundial le valía la
expulsión del partido.

El conflicto social: el ―Bienio Rojo‖: durante 1919 y 1920, denominados el
―Bienio Rojo‖, se produjeron en las ciudades industriales del norte del país (sobre
todo Milán y Turín), prolongadas tomas de fábricas con importantes movilizaciones
obreras. El aumento de la tensión social también tuvo lugar en el sur del país, donde
predominaba una anticuada estructura rural. Los campesinos, cansados de sufrir
hambre, iniciaron la ocupación de tierras.

La burguesía industrial y los terratenientes empezaron a ver que sus intereses se
encontraban amenazados y que la monarquía parlamentaria de Vittorio Emanuele III
y sus ministros liberales no era un gobierno confiable para restablecer el orden
social. Las clases medias urbanas también se sintieron amenazadas: mientras su nivel
de vida descendía a causa de la inflación, veían como los obreros, en respuesta a su
lucha, obtenían mayores salarios. El temor a que se eliminaran las distancias
económicas entre la clase media y la obrera generó en la primera sentimiento anti-
socialistas y anti-sindicales.


18

El surgimiento del fascismo italiano: en 1919, Benito Mussolini creó en Milán
los denominados Fasci Di Combattimento (fascistas italianos de combate), una
organización paramilitar integrada por ex combatientes y exaltados nacionalistas que
se dedicaban a atacar sindicatos, periódicos, a militantes de izquierda, y todo aquello
que representara el ―peligro comunista‖. Su programa proponía reformas
económicas, sociales e institucionales, exaltando la violencia como método para
sostener sus ideas; rechazaban a los partidos políticos tradicionales, tanto sociales
como liberales. Los fascistas se presentaban como el anti-partido y como una
alternativa a la revolución bolchevique, idea que resultaba atractiva para la burguesía
industrial, que deseaba poner fin al movimiento obrero y para los nacionalistas, a los
que se les ofrecía una disciplina de ambiciones imperiales y gloria nacional.

La marcha sobre Roma: en 1922, los fascistas organizaron una marcha sobre
Roma con la finalidad de forzar la renuncia del gobierno e impulsar el nombramiento
de Benito Mussolini como primer ministro. El primer ministro italiano Luigi Fasta, le
solicitó al Rey Vittorio Emanuel la declaración del estado de sitio para detener la
marcha, pero el monarca se opuso a la medida argumentando que el impedimento
podía ocasionar el desencadenamiento de una gran guerra civil.

En este contexto de debilidad del gobierno, 26.000 fascistas hicieron su entrada
triunfal en la capital Italiana. Además de que nadie se los impidió, contaron con el
beneplácito de amplios sectores del ejército. La marcha sobre Roma fue usada como
arma de presión contra el Estado, y de hecho se le exigió un gobierno con un mínimo
de 6 ministros fascistas. La insurrección fascista no se limitó al acontecimiento sino
que en muchas ciudades se ocuparon edificios gubernamentales, de correos y
estaciones ferroviarias. Todos estos acontecimientos demostraban el significativo
aumento del apoyo de Mussolini. después de la aplastante muestra de los fascistas, el
Rey le otorgó el gobierno a Mussolini y le encomendó la formación de un nuevo
gabinete.

Los comienzos del régimen fascista: durante los primeros meses, Mussolini
actuó con cautela, respetando tanto la autoridad del Rey como los mecanismos

19

institucionales. Su gabinete estaba integrado por fascistas, pero también por liberales,
demócratas y nacionalistas. Es decir, desde 1922 Mussolini fue construyendo el
Nuevo Estado Fascista, como Jefe del gobierno político. Durante los primeros meses
de su gobierno impulsó medidas para quitarle autonomía al PNF y obtener así su
control. Dentro de esas medidas, porque mencionar la creación del Gran Consiglio,
presidido por Mussolini y acompañado por los máximos dirigentes partidarios. Este
nuevo órgano no solo asumió la dirección partidaria sino que se convirtió en un
―gobierno sombra‖ desde el cual se prepararon las leyes que pusieron en marcha la
demolición de la democracia parlamentaria.

Las primeras de las leyes fue la instauración de la milicia voluntaria para la
seguridad nacional, que colocó legalmente a los Fasci Di Combattimento bajo el
mando directo del jefe de gobierno. Esto le permitió a Mussolini mantener una
política ambigua entre el respeto por la institucionalidad de la democracia liberal y el
accionar violenta de estos grupos, que utilizaba según su conveniencia.

En las elecciones parlamentarias de 1924, el PNF fue el gran ganador.
A pesar del aumento de la actividad de los opositores, el régimen logró subsistir
con el apoyo de accionar violento de los Fasci Di Combattimento.

El Tratado de Versalles: estableció las condiciones de paz con Alemania: este
país perdía todas sus colonias, debía devolver Alsacia y Lorena a Francia y era
obligado a desmantelar sus Fuerzas Armadas mediante la prohibición de poseer
fuerza área y la reducción de su flota y de su ejército. Además, duras sanciones
económicas en concepto de ―reparaciones de guerra‖, ya que se le adjudicaba a
Alemania la exclusiva culpabilidad de la guerra.

La Sociedad de las Naciones, fue un organismo supranacional, con sede en
Ginebra, cuyo principal objetivo era evitar el estallido de nuevas guerras mediante la
resolución, de manera pacífica, de los conflictos internacionales. Además, perseguía
la seguridad colectiva, el desarme y la cooperación económica y cultural entre los
diversos Estados del mundo.

20

Su Organización fue débil porque, además de excluirse a la URSS, y a los países
vencidos, no contó con fuerzas militares propias ni con capacidad ejecutiva para el
cumplimiento de sus resoluciones. A ello se sumó el posterior retiro de los Estadios
Unidos.

El nuevo rol de los Estados Unidos: durante el transcurso de la guerra, los
EEUU dejaron atrás su condición de país deudor para convertirse en la primera
potencia económica del mundo.

El centro financiero mundial, se había desplazado de Londres a Nueva York,
y por lo tanto, el dólar reemplazó a la libra esterlina en el comercio internacional.
A diferencia de Europa, que había padecido la guerra en su territorio, y cuyas
economías se encontraban empobrecidas, los Estados Unidos experimentaron un
gran crecimiento económico. Esta situación generó un fuerte impacto en el comercio
mundial, que hasta 1914, se había basado en el intercambio de artículos
manufacturados europeos por alimentos y materias primas de las economías
periféricas. La guerra deterioró esta relación comercial ya que Europa no estaba en
condiciones de seguir alimentando al circuito económico como su producción
industrial. Los Estados Unidos, ocuparon el liderazgo en las finanzas, el comercio y
la industria, pero con una diferencia importante, no solo eran un país industrial sino
también un gran productor de alimentos y materias primas, razón por la cual no
necesitaban importar estos productos desde otras regiones.

Las tensiones sociales en la Italia de posguerra: como en el resto de Europa,
las consecuencias de la guerra se hicieron sentir con fuerza en Italia, que perdió casi
700.000 soldados, y sus pérdidas económicas ascendieron a 15.000.000 de dólares. A
las pérdidas de vidas y economía se le sumaron consecuencias políticas.

La aceptación de los términos del tratado les dio argumentos a los sectores
nacionalistas, apoyados por muchos ex combatientes, que denunciaron que Italia
había sido tratada como vencida a pesar de haber ganado la guerra. Este estado de
ánimo fue expuesto con el eslogan de la ―Victoria Mutilada‖.

21

Por su parte, Mussolini se había iniciado en la vida política en el seno del
Partido Socialista. Su ruptura con los socialistas se produjo como consecuencia de la
posición de neutralidad que el partido sostuvo durante la Primera Guerra Mundial le
valía la expulsión del partido.

El conflicto social: el ―bienio rojo‖: durante 1919 y 1920, denominados el
―bienio rojo‖, se produjeron en las ciudades industriales del norte del país (sobre
todo Milán y Turín), prolongadas tomas de fábricas con importantes movilizaciones
obreras. El aumento de la tensión social también tuvo lugar en el sur del país, donde
predominaba una anticuada estructura rural. Los campesinos, cansados de sufrir
hambre, iniciaron la ocupación de tierras.

La burguesía industrial y los terratenientes empezaron a ver que sus intereses
se encontraban amenazados y que la monarquía parlamentaria de Vittorio Emanuele
III y sus ministros liberales no era un gobierno confiable para restablecer el orden
social.

Las clases medias urbanas también se sintieron amenazadas: mientras su nivel
de vida descendía a causa de la inflación, veían como los obreros, en respuesta a su
lucha, obtenían mayores salarios. El temor a que se eliminaran las distancias
económicas entre la clase media y la obrera generó en la primera sentimiento anti-
socialistas y anti-sindicales.

El surgimiento del fascismo italiano: en 1919, Benito Mussolini creó en
Milán los denominados Fasci Di Combattimento (fascistas italianos de combate), una
organización paramilitar integrada por ex combatientes y exaltados nacionalistas que
se dedicaban a atacar sindicatos, periódicos, a militantes de izquierda, y todo aquello
que representara el ―peligro comunista‖. Su programa proponía reformas
económicas, sociales e institucionales, exaltando la violencia como método para
sostener sus ideas; rechazaban a los partido políticos tradicionales, tanto sociales
como liberales. Los fascistas se presentaban como el anti-partido y como una
alternativa a la revolución bolchevique, idea que resultaba atractiva para la burguesía

22

industrial, que deseaba poner fin al movimiento obrero, y para los nacionalistas, a los
que se les ofrecía una disciplina de ambiciones imperiales y gloria nacional.

La marcha sobre Roma: en 1922, los fascistas organizaron una marcha sobre
Roma con la finalidad de forzar la renuncia del gobierno e impulsar el nombramiento
de Benito Mussolini como primer ministro.

El primer ministro italiano, Luigi Fasta, le solicitó al rey Vittorio Emanuele la
declaración del estado de sitio para detener la marcha, pero el monarca se opuso a la
medida argumentando que el impedimento podía ocasionar el desencadenamiento de
una gran guerra civil.

En este contexto de debilidad del gobierno, 26.000 fascistas hicieron su
entrada triunfal en la capital italiana. Además de que nadie se los impidió, contaron
con el beneplácito de amplios sectores del ejército. La marcha sobre Roma fue usada
como arma de presión contra el Estado, y de hecho, se le exigió un gobierno con un
mínimo de 6 ministros fascistas. La insurrección fascista no se limitó al
acontecimiento sino que en muchas ciudades se ocuparon edificios gubernamentales,
de correos y estaciones ferroviarias. Todos estos acontecimientos demostraban el
significativo aumento del apoyo de Mussolini. Después de la aplastante muestra de
los fascistas, el rey le otorgó el gobierno a Mussolini y le encomendó la formación de
un nuevo gabinete.

Los comienzos del régimen fascista: durante los primeros meses, Mussolini
actuó con cautela, respetando tanto la autoridad del rey como los mecanismos
institucionales. Su gabinete estaba integrado por fascistas, pero también por liberales,
demócratas y nacionalistas.

Desde 1922, Mussolini fue construyendo el Nuevo Estado Fascista, como jefe
del gobierno político. Durante los primeros meses de su gobierno impulsó medidas
para quitarle autonomía al PNF y obtener así su control. Dentro de esas medidas,
porque mencionar la creación del Gran Consiglio, presidido por Mussolini y

23

acompañado por los máximos dirigentes partidarios. Este nuevo órgano no solo
asumió la dirección partidaria sino que se convirtió en un ―gobierno sombra‖ desde
el cual se prepararon las leyes que pusieron en marcha la demolición de la
democracia parlamentaria.

La primera de las leyes fue la instauración de la milicia voluntaria para la
seguridad nacional, que colocó legalmente a los Fasci Di Combattimento bajo el
mando directo del jefe de gobierno. Esto le permitió a Mussolini mantener una
política ambigua entre el respeto por la institucionalidad de la democracia liberal y el
accionar violenta de estos grupos, que utilizaba según su conveniencia.

En las elecciones parlamentarias de 1924, el PNF fue el gran ganador.
A pesar del aumento de la actividad de los opositores, el régimen logró subsistir con
el apoyo de accionar violento de los Fasci Di Combattimento.

La instauración de la dictadura: a partir de 1925 los cambios se llevaron a
cabo de forma legal por medio de la aprobación de una serie de leyes.

Estas leyes establecieron la supresión de los partidos políticos, de los
sindicatos y de la libertad de prensa. Estos derechos políticos fueron reemplazados
por una estructura corporativa.

Además, se abolió la Cámara de Diputados y se la sustituyó por la Cámara de
Fascios y de las Corporaciones.

El nuevo régimen corporativo tenía como objetivo eliminar la lucha de clases
a partir de la intervención del Estado. Para ello se crearon corporaciones por ramas
de actividad integradas por representantes de patrones y obreros, con la estricta
supervisión de los funcionarios gubernamentales que decidían sobre salarios y cuotas
de producción.

24

El PNF fue el único partido político autorizado; los opositores fueron
perseguidos por una nueva policía secreta y juzgados por un tribunal especial
encargado de delitos políticos.

En el plano económico, el fascismo sostuvo una política económica liberal
favorable a las grandes empresas, pero en 1925 se volcó a una política
intervencionista.

Tras la crisis de 1929, la intervención del Estado en la economía aumentó y se
optó por la autarquía. Se fomentó la concentración industrial y se creó el Instituto
para la Reconstrucción Industrial destinada a canalizar las inversiones del Estado
hacia industrias de valor estratégico. (Jose Alvareda, Jose Antonio Almendros,
Nicanor Ancoechea, Ana Biosca, 2001)

1.5.ORÍGENES DEL FASCISMO Y NAZISMO
Movimiento político fundado por Benito Mussolini en 1919, formado en un
principio por unidades de combate (Fasci Di Combattimento) y constituido como
partido en 1921.

Se exige la total subordinación al servicio del Estado y una lealtad incondicional
a su líder, el fascismo basa sus ideas y formas en el conservadurismo extremo. Los
regímenes fascistas se parecen a menudo a dictaduras, y a veces se transforman en
ellas, a gobiernos militares o a tiranías autoritarias, pero el fascismo en sí mismo se
distingue de cualquiera de estos regímenes por ser de forma concentrada un
movimiento político y una doctrina sustentados por partidos políticos al margen del
poder.

El comunismo fue la primera revuelta totalitaria más grande del siglo XX en
contra del estilo de vida liberal, el fascismo fue el segundo. Esto servirá como
antecedente social del fascismo. En Europa, Italia fue el primero en convertirse
fascista en 1922, después Alemania en 1933. En Asia, Japón se hizo fascista en los

25

años 30 evolucionando gradualmente en instituciones totalitarias a partir de su propia
herencia nativa.
El fascismo es la forma de totalitarismo que crece típicamente en las naciones
económica y tecnológicamente más avanzadas, tales como Alemania en Europa y
Japón en Asia. El fascismo es improbable que crezca en países de experiencia
democrática del todo, en tales sociedades la dictadura puede estar basada en la
armada, la burocracia o en el prestigio personal del dictador.

El fascismo es entendido en su generalidad como un sistema de dominación que
se caracteriza por una representación política monopólica, es decir, de un partido
único de masas, con organización jerárquica y con una tendencia de culto al jefe;
aunando una exaltación de la colectividad nacional despreciando los valores del
individualismo liberal.

La filosofía de Friedrich Nietzsche, manipulada de forma artera por la mayoría de
los fascistas, facilitó ideas y consignas poderosas al fascismo, sobre todo el triunfo de
la voluntad y el símbolo del superhombre. Algunos fascistas recurrieron al
cristianismo como una fuerza conservadora, mientras otros rechazaban la moralidad
cristiana por reprimir la voluntad.

Las teorías sobre el fascismo pueden dividirse en dos categorías, que son las
teorías singularizantes y las teorías generalizantes. En la primera se recurre a los
factores ligados a las particularidades de una determinada realidad nacional
rechazando así todo intento de generalización de un contexto histórico específico a
otro. Por esto es importante destacar que el término fascismo es aplicable al
movimiento político consolidado en Italia en los años que siguieron a la Primera
Guerra Mundial y al tipo de régimen instaurado por dicho movimiento después de
tomar el poder, haciendo que de cualquier otra forma sea impropia su aplicación a
otros movimientos y/o regímenes asimilados de distinta manera a través de la
utilización de sus esquemas analíticos.


26

En la segunda categoría encontramos las teorías que consideran al fascismo como
un fenómeno supranacional, es decir, a un poder superior a los gobiernos de cada
Nación y que ha tenido características análogas. Según los factores que se consideren
varían la definición y el ámbito de aplicación del concepto.

Los fascistas manipulaban a las masas de una forma única hablándoles para
convencerles para que hicieran caso a Benito Mussolini, el terror lo utilizaban por los
regímenes totalitarios incluso cuando ya han sido logrados sus objetivos
psicológicos: su verdadero horror está en que reina sobre una población
completamente sometida.

Allí es llevado a la perfección el dominio del terror como en los campos de
concentración, la propaganda desaparece completamente quedó incluso enteramente
prohibida en Alemania Nazi. La propaganda, en otras palabras es un instrumento del
totalitarismo y posiblemente el más importante en sus relaciones con el mundo no
totalitario; el terror, al contrario, constituye la verdadera esencia de su forma de
gobierno toda propaganda debía ser popular.

Las causas inmediatas del éxito del fascismo son atribuidas generalmente al
clima de fuerte inestabilidad social, política y económica creado en Italia, durante los
primeros años de la posguerra, refiriéndonos a la Primera Guerra Mundial. Sin
embargo, el retraso del país, la ausencia de una auténtica revolución liberal, la
incapacidad de las clases dirigentes, unida a la arrogancia de una pequeña burguesía.

1.2.3. En la Alemania Nazi
Alemania se encontraba a mediados del siglo XIX, próxima a una
Revolución Democrática Burguesa. De ahí en adelante se comenzó a
manifestar la clase obrera combatiente y con ella su primer partido
revolucionario. La Liga de los Comunistas, la liga le encargo a Karl Marx
y a Fredrich Engels resumir en un manifiesto la concepción del mundo
fundamentada por ellos.


27

En 1848-1849 por temor ante la clase obrera, la burguesía no llevó a su
término la Revolución Democrática Burguesa, traicionó al pueblo
aliándose a la contrarrevolución, con el militarismo prusiano y los Junker
(Terratenientes) Prusianos.

Antes de 1871 el capitalismo en Alemania se había venido
desarrollando muy lentamente pero de golpe dio un gran salto adelante. A
la par con ese auge industrial, tuvo lugar la concentración de la producción
en grandes monopolios que dominaban el conjunto de la economía.

Terminada la guerra, Alemania se hallaba en una situación caótica.
Adolf Hitler ingresó en un pequeño partido, el Partido Obrero Alemán, del
que pronto fue el líder. Este partido rechazaba el tratado de Versalles,
pedía el rearme de Alemania, la unión con Austria, la participación de los
obreros en los beneficios empresariales y sobre todo, propugnaba un
antisemitismo feroz.

El emperador Guillermo II, falto de apoyo, tuvo que abdicar de
inmediato, se proclamó la República. La nueva república alemana, que se
conocía con el nombre de República de Weimar porque la constitución se
aprobó en esta ciudad, tuvo que hacer frente a una situación muy crítica
derivada de las consecuencias del trato de Versalles y las reparaciones de
guerra.

En las grandes acciones huelguistas de abril de 1917 y en la 1ª
sublevación de los marinos alemanes el mismo año, se manifiesta, la gran
voluntad de los obreros alemanes de poner fin a la guerra. Tomando como
referencia a la gran Revolución Socialista de Octubre de 1917 la cual les
sirvió de guía. La huelga de los millones de obreros de la industria
armamentista en enero de 1918 en Alemania fue la señal de la inminente
revolución que había de estallar en noviembre de 1918. Fue la 1ª
Revolución de la clase obrera alemana contra el imperialismo y el

28

movimiento revolucionario más grande en Europa después de la gran
revolución Socialista de Octubre.
El partido que poco después se denominó Partido Obrero Nacional
socialista Alemán o partido nazi, organizó un golpe de estado (noviembre
de 1923), que fue un completo fracaso. Hitler fue encarcelado y el nazismo
perdió su fuerza inicial.

1.2.4. En La Italia Fascista
Gran Bretaña y Francia se comprometieron a que en caso de victoria,
Italia recibiría importantes compensaciones territoriales en el norte de
Italia, y en África. Pero, una vez acabada la guerra, Italia solo obtuvo unos
pequeños territorios. Los italianos se sintieron decepcionados y decían que
Italia había sido engañada por los aliados y sólo había obtenido una
<victoria mutilada>.

Benito Mussolini, antiguo militante socialista, era un ex combatiente
que supo conectar con los anhelos de muchos antiguos soldados, que
volvían de la guerra decepcionados y sin trabajo. En poco tiempo
Mussolini creó en Milán la primera agrupación fascista (marzo de 1919),
embrión del Partido Nacional Fascista (1921). El nuevo partido se
caracterizaba por su nacionalismo exacerbado, la voluntad de implantar
una dictadura, el uso de una simbología característica y finalmente, la
reivindicación bastante vaga de cierta reforma social.

Italia estaba sumergida en una grave crisis económica, el país vivía
permanentemente en un clima de enfrentamiento social: los obreros
protagonizaban grandes movimientos huelguísticos en reivindicación de
mejoras salariales, mientras que los campesinos pobres pedían tierras y
ocupaban los latifundios de los terratenientes. Mussolini aprovechó la
crisis política en que vivía Italia para organizar una demostración de
fuerza, la Marcha sobre Roma (octubre de 1922), que consistió en la
llegada a esta ciudad de miles de fascistas procedentes de todos los

29

rincones del país. El rey, impresionado por la fuerza del fascismo, nombró
a Mussolini jefe de gobierno.
Ya en el poder, Mussolini cambió la ley electoral para ganar con
comodidad las elecciones; una vez dispuso de mayoría absoluta, expulsó
del Parlamento a los diputados de la oposición, ilegalizó los partidos y
sindicatos, salvo el fascista y, finalmente, proclamó la dictadura fascista.
Mussolini fue considerado il Duce, ―el caudillo‖ y gozaba de un poder casi
ilimitado. (GALKIN, 1975)

1.6. LA DICTADURA DE MUSSOLINI Y HITLER:
Año 1925 La máscara del tirano, es probable que los lectores de la época no
advirtieran nada extraordinario en la primera página de "El Pueblo Vasco" del 3 de
enero de 1925. Sin embargo, hoy podemos reconocer en esa portada una presencia
inequívoca: la del germen del totalitarismo. El periódico de aquel domingo
informaba, por ejemplo, de los éxitos militares que estaba obteniendo en África un
joven teniente coronel llamado Francisco Franco. También había un artículo en el
que se comentaba cómo el pensamiento político comenzaba a desconfiar del
parlamentarismo: «Es curioso el contraste. Mientras el pétreo y fósil liberalismo
español sigue considerando el Parlamento como algo intangible y dogmático, en
Italia, en Francia y aún en Bélgica, firmas respetabilísimas en el mundo intelectual
escriben contra el sistema parlamentario con la tenacidad y el ardor de los
convencidos».

Bajo el titular de "Desórdenes en Italia", el periódico se ocupaba también de los
sucesos que acelerarían la instauración en Italia de la dictadura fascista. Tras el
asesinato en diciembre del diputado socialista Giacomo Matteoti, la situación en el
país era insostenible. Los diputados de izquierdas habían abandonado el Parlamento
y en las calles los tiroteos entre fascistas y comunistas eran frecuentes. El periódico
hablaba de una refriega con dos muertos y cinco heridos y esperaba la intervención
del presidente: «Se cree que las declaraciones que hará hoy Mussolini en la Cámara
de diputados aclararán la situación política interior».


30

Lo que hizo Benito Mussolini, fue pronunciar el discurso que suele considerarse
como el inicio del régimen dictatorial fascista. El primer ministro desafió a la
oposición y cargó sobre sus espaldas la responsabilidad del asesinato de Matete: «Si
el fascismo es un partido de ladrones y de asesinos, ¡heme aquí! Soy el jefe de ese
partido. Acepto toda la responsabilidad» proclamó. A continuación, anunció la
suspensión de los grupos políticos y la abolición de la libertad de prensa.

Con su verbo incendiado y sus gestos de histrión, el 3 de enero de 1925
Mussolini completó un truco de magia siniestro: entró en el Parlamento como un
primer ministro constitucional y salió de él, ya sin máscara, como un tirano.

1.5.10. La Dictadura de Mussolini
En enero de 1925, Mussolini compareció ante la Cámara y asumió, en
tono desafiante, la responsabilidad por la muerte de Matete. Su acción no
iba a ser un pronunciamiento previo a la dimisión sino a la plena asunción
de poderes. En los siguientes meses al asesinato de Matteoti todos los
partidos fueron abolidos salvo el fascista.

Las elecciones municipales se convirtieron en reliquia del pasado; se
apartó de la administración —y se privó de pasaporte— a los que no
pertenecieran al partido fascista; desaparecieron los derechos sociales
como el de huelga; se suprimieron los jurados sustituyéndolos por
tribunales especiales sin derecho a la apelación ni a los testigos de
descargo; y la OVRA (Organizzazione di Vigilanza e Repressione
dell´Antifascismo) transformó el país en un Estado policial. En pocas
semanas, el número de exiliados ascendió a una decena de miles de
personas, para los demás opositores directos —apenas unos centenares—
quedaron reservados los presidios de las islas Lipari y Pontinas, o el
asesinato clandestino ejecutado por los fascistas. Estos hechos execrables
comparados con el terror de masas implantado por Lenin parecieron de
escasa relevancia para los contemporáneos de Mussolini.


31

Ciertamente, en términos cuantitativos y cualitativos, las terribles
acciones del fascismo Italiano eran, en ese momento, muy inferiores a las
de los bolcheviques que estaban envueltos en una guerra provocada por
ellos que no se saldaría con menos de trece millones de muertos y dos
millones de exiliados. En otras palabras, las acciones represivas de
Mussolini casi parecían una simple algarada. Esta simple comparación,
cuyos términos son obvios, explica en buena medida que el principio del
gobierno fascista fuera aplaudido por buena parte de las potencias políticas
sin excluir a la Santa Sede. Pero además, el dirigente fascista no pretendía,
al menos en apariencia, alterar el orden sino lograr que éste imperara. A
partir de 1926, Italia firmó acuerdo de amistad tras acuerdo de amistad con
otros países. Gandhi lo definió como un superhombre con el que no podía
compararse, el arzobispo de Canterbury lo denominó ―el gigante de
Europa‖ y Churchill confesó que hubiera estado con él desde el principio
si hubiera sido Italiano. Sin duda, Mussolini se había convertido en el
hombre del momento.

El otro personaje que atraía poderosamente la atención internacional
era Lenin. Quizá por ello, no resulta extraño que la utopía fascista se
asemejara considerablemente a la bolchevique aunque sin adoptar su
carácter masivamente exterminador. En contra de lo repetido tantas veces
por los autores marxistas en el sentido de que el fascismo era sólo una
reacción del capitalismo frente al avance comunista, la verdad es que
ambas formulaciones demostraron parecerse más entre sí que con los
regímenes democráticos liberales. Tanto fascismo como bolchevismo se
definían como Estados totalitarios que deseaban absorber el control de
todos los comportamientos ciudadanos. Así encuadraron a la población
desde la infancia en unidades paramilitares sometidas a una profunda
ideologización; sometieron al país a continuadas manifestaciones políticas
y demostraciones de poder armado; controlaron la educación y los medios
de comunicación (algo limitado en el caso fascista por la fuerte presencia
de la iglesia católica) y decidieron liquidar paulatinamente la propiedad

32

privada y someterla a un proceso de estatalización. Pese a ser un hecho
frecuentemente olvidado, de manera no del todo desinteresada, la
nacionalización de la propiedad vino impulsada desde principios de siglo
por el bolchevique Lenin y el fascista Mussolini.

La dictadura de Mussolini, los documentos de dominio público
reproducidos por Adecaf han sido elegidos por su valor informativo, de
contrastación de ideas, etc. y no porque comparta necesariamente su
contenido.

A inicios de la década de los treinta, las dos naciones con mayor
Estatalización de la propiedad eran precisamente la URSS y la Italia
fascista. No resulta por ello extraño que Mussolini, refiriéndose a Lenin, le
rindiera tributo en 1932 al confesar al escritor Emil Ludwig que la táctica
del fascismo para llegar al poder ―era rusa‖ y que tanto los fascistas como
los rusos ―estamos frente a los liberales, los demócratas, los Parlamentos‖.
Mussolini, había captado —incluso sofisticado— el engranaje de la
conspiración Leninista contra la democracia; había captado cómo ese
planteamiento implicaba la eliminación de las libertades, incluyendo de
manera muy especial la propiedad privada; y cómo sus principales
adversarios eran los liberales, los demócratas y los parlamentos. En
adelante, la importancia de Mussolini derivaría de una razón fundamental.
A diferencia de Lenin, el denominado Duce había logrado conquistar el
poder y fundar una dictadura totalitaria sin tener que recurrir a provocar
una sangrienta guerra civil ni aniquilar de manera previa el aparato estatal
e institucional. La demagogia cada vez más radicalizada de las izquierdas,
la imprudencia autocomplaciente de las derechas, el creciente clima de
inseguridad, el respaldo de la monarquía y, finalmente, una oportuna
reforma electoral le otorgaron un poder que, de manera casi casual, pasó a
ser una dictadura.


33

Esa combinación de hechos explica, por ejemplo, que la labor
represiva del fascismo fuera muy inferior a la necesitada por los
bolcheviques para imponerse, y eso a pesar de que estos se jactaban de
contar con el apoyo del pueblo. Mussolini había llegado al poder siguiendo
las reglas de un sistema parlamentario. Después había aniquilado el
sistema desde dentro. (GUEVARA ESPINOZA, 2000)

1.5.11. La Dictadura de Hitler
Durante la década de 1920, se fueron imponiendo en algunos países de
Europa regímenes de tipo autoritario. Varios factores explican este
fenómeno: la humillación nacional tras los tratados de paz, el miedo a la
extensión de la revolución bolchevique y el hundimiento económico de la
clase media, principal sostén del sistema democrático. Se trataba de
dictaduras de carácter conservado que se apoyaban en los grandes
propietarios, el Ejército y la iglesia y que se presentaron como un freno al
avance de las ideas socialistas y comunistas.

En la parte más oriental de Europa fue instalándose todo un conjunto
de regímenes dictatoriales con la voluntad de levantar un ―cordón
sanitario‖ frente al bolchevismo, la solidez del régimen autoritario tan solo
se mantuvo en aquellos países donde un mayor arraigo de los fueros
democráticas tradicionales y la formación de coaliciones políticas amplias
permitieron aislar a los partidos más radicales y consolidar, de este modo,
la democracia parlamentaria.

La difícil etapa de los años veinte propició el auge de grupos
extremistas entre los que destacan el fascismo movimiento fundado en
Italia por Mussolini. Aunque "fascismo" hace referencia al modelo político
Italiano, con el tiempo ha adquirido un sentido más amplio que designa
una reacción violenta y autoritaria contra la expansión de la democracia y
el socialismo.


34

A nivel político, el fascismo se caracteriza por su talante autoritario y
profundamente antidemocrático, que recurre sistemáticamente a la
violencia del Estado para anular cualquier oposición. Rechaza el principio
de igualdad entre todos los ciudadanos; niega la soberanía popular y
sufragio y por ello, no utiliza las instituciones representativas del Estado;
no tolera la separación de poderes; rechaza el parlamentarismo y anula
cualquier oposición. Inspirado en el nacionalismo económico, defiende la
intervención de Estado en todos los ámbitos de la vida pública y privada, y
propone la autarquía como medio eficaz de la defensa de la producción
nacional.

Los fascismos exaltan la figura de un líder (duce, führer, caudillo) que
concentra todos los poderes en una persona, encarna el Estado y es jefe del
partido único. Alrededor de él se desarrolla una mística del poder personal
que se rodea de un aparato de propaganda y se magnifica con una
escenografía grandilocuente.

Socialmente, el fascismo presenta un claro contenido de clase y
defiende una concepción anti igualitaria de la sociedad en la que dominan
las elites y los escogidos. Toda la sociedad debe encuadrarse dentro de las
organizaciones fascistas: el partido, el sindicato, las organizaciones
juveniles y las mujeres… Así se pretende superar las divisiones sociales y
establecer la unidad del pueblo o nación. Además se prohíben los
sindicatos de clase y partidos y se impone un sindicalismo corporativo y
vinculado al Estado. El componente racista, que defiende la preservación y
exaltación de la raza, aparece como un factor aglutinador básico para
garantizar dicha unidad.

A nivel cultural, el fascismo se opone a la tradición racionalista y
materialista, y adopta posiciones de desconfianza en la razón y exalta los
elementos irracionales de la conducta humana /fanatismo, obediencia
ciega…). También elogia los valores de la fuerza y la guerra, al tiempo

35

que rechaza el pacifismo y defiende la legitimidad de la violencia. Eso se
concentra, en el terreno de las relaciones Internacionales, en una intensa
agresividad nacionalista e imperialista regida por dos objetivos básicos: la
beligerancia contra los Estados socialistas y las reivindicaciones
territoriales más allá de sus fronteras (irredentismo). De estas
características se derivan un fuerte espíritu belicista y una concepción de la
guerra como instrumento de progreso histórico y de selección de pueblos,
naciones y razas. (PRADO Q., 2002)

1.5.11.1. En la Alemania Nazi
La abdicación, en 1918, del Káiser Guillermo II dio lugar a la
proclamación de un régimen republicano, la República de Weimar,
cuya presidencia quedó en manos del socialista Elbest. La vencida
Alemania inició su nadadora democrática en unas condiciones
políticas y económicas muy adversas.

La nueva República tuvo que asumir la derrota militar y
aceptar las duras condiciones de paz impuestas por los vencedores.
Además, la crisis económica y el desorden político radicalizaron las
posturas de buena parte de los alemanes, que se hicieron más
receptivos al nacionalsocialismo.

1.5.11.2. Debilidades de la República de Weimar
La nueva República, basada en una Constitución ampliamente
democrática, fue incapaz de crear un sistema político estable y la
final, fue desbordada por el ascenso del nazismo. En sus primeros
años, la República tuvo que hacer frente a los intentos
insurrecciónales tanto de la derecha como de la izquierda que
deseaban acabar el régimen.

En 1919 se produjo el levantamiento de la liga Esparta quista
(comunista), que pretendía proclamar un gobierno de consejos

36

obreros según el modelo soviético, pero fue duramente reprimido.
En 1920, el auge de grupos nacionalistas radicales, que acusaban al
Gobierno de traición por haber firmado el armisticio y haber
aceptado las condiciones del Tratado de Versalles, se tradujo en un
conato de ocupación de Berlín. El golpe de Estado, que contaba
con el apoyo de un sector del ejército fracasó gracias al estallido de
una huelga general. Pocos años después Adolf Hitler protagonizó
un fracaso putsch nacionalista y antidemocrática en Múnich con el
apoyo del general Ludendorff.

La situación económica atravesaba también un momento muy
difícil: las deudas de la guerra y las fuertes reparaciones que
Alemania tenía que pagar a los vencedores originaron un aumento
vertiginosos de la inflación, que fue acompañada de una
espectacular depreciación del marco alemán.

Las personas que vivían de capitales fijos se arruinaban y una
buena parte de las pequeñas empresas tuvieron que cerrar,
provocando con ello una gran subida de los índices de desempleo.
La crisis llegó a su cenit en 1923, cuando los alemanes no pudieron
pagar las deudas de guerra contraídas con Francia y las tropas galas
ocuparon el rico territorio de Ruhr como garantía de cobro.

Entre 1924 y 1929, Alemania vivió un periodo de relativa
estabilidad, gracias a una mejora económica. Sin embargo, la crisis
de 1929, agravaron las dificultades y Alemania entró en una
profunda etapa de recesión. La producción disminuyó
enormemente y el desempleo alcanzó los 6 millones de parados en
1931.

La inestabilidad ministerial (19 gobiernos en 13 años) era una
prueba fehaciente de la fragilidad del sistema parlamentario. La

37

llegada al poder del nazismo, Adolf Hitler, austríaco de nacimiento,
hijo de un funcionario de aduanas y de una criada, mal estudiante
(quiso, sin éxito, estudiar Bellas Artes), vivió hasta 1914, en Viena
y Múnich una vida anodina y mediocre, con graves dificultades.
Mussolini y Hitler lucharon como voluntarios en la I Guerra
Mundial. Hitler se incorporó al ejército bávaro (no al austríaco) y
ganó dos Cruces de Hierro al valor. Pero sus personalidades no
eran idénticas. Hitler era ante todo un desequilibrado, un iluminado
de psicología seudodelirante y oratoria ciertamente electrizante, y
también hombre de aguda inteligencia política y gran capacidad
para la maniobra y la intriga. Sobre todo, la mezcla atropellada de
nacionalismo fanático, fantasías racistas pangermánicas,
antisemitismo patológico, voluntad de dominio mundial y
simplificaciones geopolíticas que definían al nacional-socialismo.

En 1920 hizo público su programa y se denominó Partido
nacionalsocialista de los trabajadores Alemanes (NSDAP). En 1921
Hitler se puso al frente de este partido, reorganizándolo. El tipo
especial de liderazgo de Hitler, el carácter paramilitar del Partido,
el antisemitismo, el uso formidable de la propaganda que hizo del
principio político del Führer la clave del Estado, la violencia
represiva, los componentes míticos y raciales que impregnaban su
nacionalismo, hicieron de la dictadura alemana y del nacional-
socialismo algo distinto de otros fascismos europeos. Su base social
era, sin embargo, parecida a la del fascismo Italiano: elementos de
todas las clases sociales, pero con presencia mayoritaria de sectores
de las pequeñas burguesías urbanas y rurales y muy fuerte
representación de jóvenes.

Reconocido como Führer (jefe) del Partido, protagonizó, en
1923, el putsch de Múnich contra la República de Weimar. Por
ellos fue detenido y condenado a 2 años de prisión, que quedaron

38

reducidos a seis meses. Durante este periodo, Adolf Hitler escribió
MeinKampt (Mi lucha), obra en la que exponía su desprecio por la
democracia parlamentaria u su odio al bolchevismo, y apostaba por
un liderazgo único y fuerte para dirigir al pueblo alemán. Así
mismo tenía la necesidad de forjar un Gran Reich con todos los
territorios de población germánica, a la vez que postulaba un
programa de expansión territorial, que definía como la conquista
del ―espacio vital‖

Al salir de prisión, su posición en el partido y su liderazgo
político estaban más reforzados y en 1925 llegó a crear su propia
milicia, las SS (grupo de protección).

Los resultados de las elecciones de 1930 vieron ya un
espectacular aumento del voto de nazis y comunistas. Los nazis
ganaron unos 6 millones de votos respecto a las elecciones
anteriores (1928) y pasaron de 13 a 107 diputados, y de un 2,6 por
100 a un 18,3 por 100 del voto; los comunistas, el KPD, pasaron de
54 a 77 escaños. El trasvase de votos de los partidos de centro y de
la derecha moderada a los nazis fue evidente. Desde 1929-30 se
agudizaron todas las tensiones de la sociedad alemana.

El desempleo aumentó hasta llegar a la cifra de 6 millones en
1932, reapareció la inseguridad económica: por temor a quiebras en
cadena, los bancos estuvieron cerrados entre el 13 de julio y el 5 de
agosto de 1931. La radicalización de las actitudes políticas se
acentuó.

La política del gobierno del canciller Brüning un gobierno de
coalición de centro-derecha, sin mayoría en el Reichstag, formado
a fines de marzo de 1930 fue una política deflacionista correcta
(recortes del gasto público, mayores impuestos, aplazamiento del

39

pago de la deuda, control de precios y salarios), pero resultó muy
impopular.
Los nazis capitalizaron en su favor el clima de incertidumbre y
malestar social creado por la crisis. En las elecciones presidenciales
del 10 de abril de 1932, en las que Hindenburg fue reelegido, Hitler
obtuvo 13 millones de votos (Hindenburg, 19 millones; Ernst
Thaelmann, candidato comunista, algo más de 3 millones). En las
elecciones generales de 31 de julio de 1932, los nazis, con 230
diputados y 13.745.781 votos, el 37,3 por 100 del voto popular,
fueron ya el primer partido del país; lo siguieron siendo tras las
nuevas elecciones del 6 de noviembre de ese año pese al retroceso
de un 4 por 100 de votos que sufrieron. Hitler representaba,
evidentemente, un hecho nuevo, y a su manera revolucionario, en
la política alemana. Llegó al poder ante todo por el apoyo popular
que él y su partido supieron conquistar. Pero lo hizo también con
ayuda de la derecha tradicional.

La alianza con Hugenberg de 1929 le dio la respetabilidad
política de que hasta entonces carecía. Las intrigas y maniobras del
viejo Presidente Hindenburg (85 años en 1932) y de su camarilla
jugaron a su favor. Hindenburg cesó a Brüning en mayo de 1932 y
encargó el gobierno a Franz von Papen (1879-1969), un
diplomático vinculado a altos círculos de la aristocracia, con fuertes
apoyos en los medios financieros y militares, que se propuso
controlar a los nazis y devolver así la confianza a los grandes
grupos económicos e inversores. Hindenburg, luego, en diciembre
de 1932, no apoyó en cambio suficientemente a Kurt von
Schleicher, otro aristócrata y militar distinguido, que formó
gobierno (tras cesar Von Papen, derrotado en el Parlamento) con la
idea de lograr una nueva alianza con los católicos y los socialistas
para detener el avance de nazis y comunistas.


40

Hitler, además, recibió apoyos financieros de algunos
industriales como Fritz Thyssen , magnate siderúrgico, Emil
Kirchdorf y Friedrich Flick, grandes propietarios de minas de
carbón, de los banqueros Von Stauss y Von Schröder y de algún
otro (si bien el número de grandes capitalistas nazis fue escasísimo,
las grandes entidades e instituciones patronales y financieras no
apoyaron a Hitler, e industriales, financieros y hombres de
negocios influyeron poco o nada en las decisiones que tomó una
vez en el gobierno.

1.5.11.3. La Dictadura Nazi
La construcción del Estado autoritario se inició el 30 de enero
de 1933, cuando Hindenburg nombró canciller a Hitler, a instancias
de von Papen - vicecanciller en ese gobierno, creyendo que no sería
difícil controlar y manejar al líder nazi. Pero otras circunstancias
favorecieron igualmente el ascenso de Hitler al poder.

La salida de los socialistas del gobierno en 1930 fue un error:
no volvió a haber gobiernos parlamentarios. Socialistas y sindicatos
hicieron fracasar la oportunidad que pudo haber sido el gobierno
Schleicher. El radicalismo ideológico de los comunistas fue aún
más grave. El KPD consideraba a los socialistas, denunciados
obsesivamente como "social fascistas", como su principal
adversario, no a los nazis. Entendían que la llegada de éstos al
poder supondría la última carta del capitalismo, un "fenómeno
pasajero", preludio evidente de la revolución obrera.

En las elecciones de noviembre de 1932, las últimas antes de la
llegada de Hitler al poder, los socialistas lograron 7.248.000 votos
y los comunistas, 5.980.200: juntos sumaban más votos que los
nazis. Los comunistas hicieron imposible la unión de la izquierda.
Quienes creyeron que podían manejar a Hitler se equivocaron.

41

Aunque el gobierno que formó el 30 de enero de 1933 sólo incluía
otros dos nazis (Goering y Frick), Hitler procedió con
extraordinarias determinación y celeridad a la conquista del poder y
a la destrucción fulminante de toda oposición (en contraste con
Mussolini que, como se recordará, tardó tres años en instalar un
régimen verdaderamente fascista). Hitler forzó a Hindenburg a
autorizarle la disolución del Parlamento y la convocatoria de
nuevas elecciones, que se celebraron (5 de marzo de 1933) en un
clima de intimidación y violencia extremadas, desencadenadas por
las fuerzas paramilitares nazis, las S.A, y con las garantías
suspendidas como consecuencia del incendio del edificio del
Reichstag, que se produjo el 27 de Febrero, que Hitler denunció
como una conspiración comunista. El atentado sirvió de excusa
para suspender a las libertades individuales, suprimir el control
judicial sobre las detenciones y restablecer la pena de muerte.

Tras ganar las elecciones con el 44 por 100 de los votos, Hitler
logró que las cámaras aprobaran con la sola oposición de los
socialistas una Ley de Plenos Poderes que le convertía virtualmente
en Dictador de Alemania. El 7 de abril, nombró delegados del
gobierno (Statthalter) en los distintos estados y a principios de
1934, disolvió los parlamentos regionales y el Reichsrat, la segunda
cámara, cámara de representación regional. El 10 de mayo de 1933,
prohibió el partido socialista, el SPD; centenares de dirigentes
socialistas y comunistas fueron enviados a campos de
concentración.

La concentración de poderes en manos de Hitler se completó,
en agosto de 1934, después de la muerte de Hindenburg, acumuló
las funciones de canciller y presidente y se proclamó Ferrer y
canciller del Reich.


42

La noche del 29 al 30 de junio, Hitler, usando las S.S. de
Himmler, procedió a la ejecución sumaria de los dirigentes del ala
radical del partido (Ernst Roehm, GregorStrasser) y de
personalidades independientes, como el exjefe del gobierno
Schleicher (y su esposa) y el líder católico Klausener, por supuesto
complot contra el Estado: 77 personas fueron asesinadas en aquella
noche de los cuchillos largos, como se la llamó, y varios centenares
más en los días siguientes.

El 14 de julio, tras obligar a los restantes partidos a disolverse,
Hitler declaró al partido nazi, al NSDAP, partido único del Estado
y luego de un plebiscito clamoroso en que logró un 88 por 100 de
votos afirmativos. La dictadura alemana había quedado en menos
de un año firmemente establecida. Una vez en el poder, los nazis
hicieron un uso excepcionalmente intensivo de los mecanismos
totalitarios de control social (policía, propaganda, educación,
producción cultural). Más que formas más o menos autoritarias de
coerción, impusieron un verdadero régimen de terror policial.

El primer campo de concentración para prisioneros políticos se
abrió el 20 de marzo de 1933, antes de transcurridos dos meses de
la llegada de Hitler al poder. En 1929, Hitler había nombrado a
Heinrich Himmler (1900-1945), un hombre minucioso y ordenado,
jefe de su guardia personal, de las SS (Schutzstaffel o escalón
protector) que hacían, además, las veces de servicio de seguridad.
En 1934 le dio el control de la Gestapo (GeheimeStaatspolizei), la
policía secreta, que reorganizó como una subdivisión de las SS.

En 1936, con la integración de todas las fuerzas policiales y
parapoliciales (SS, Gestapo, Policía de Seguridad, Policía Criminal,
Policía Política) bajo el mando de Himmler, la Alemania hitleriana
se convirtió en un estado policíaco. El poder de las SS y de la

43

Gestapo unos 238.000 hombres en 1938, que controlaban también
los campos de concentración y los servicios de espionaje, fue
inmenso, un Estado dentro del Estado. El número de presos
políticos era en 1939 de 37.000.

1.5.11.4. Autarquía Económica y Rearme
En el ámbito económico, la principal preocupación del
régimen era asegurar un relanzamiento económico que convirtiese
nuevamente a Alemania en una gran potencia mundial. La política
nacionalsocialista se basó en un fuerte dirigismo estatal, y tenía
como objetivo conseguir la autarquía económica necesaria para
convertir Alemania en un Estado autosuficiente. Se dio prioridad a
la industria pesada, sobre todo a la de armamento, que alcanzó un
gran desarrollo a causa de la remilitarización. Con esta finalidad, en
1936 se elaboró un plan Cuadrienal de autoabastecimiento, capaz
de producir todas las materias que el Reich no poseía en cantidad
suficiente. Además, el Estado pasó a ejercer un fuerte control sobre
los precios y los salarios con el fin de frenar la inflación, realizando
fuertes inversiones e iniciando numerosos planes de obras públicas
para acabar con el paro.

Los resultados económicos del nazismo fueron muy
desiguales. En 1939 Alemania se había convertido en la segunda
potencia industrial del mundo. El índice de producción industrial
creció enormemente, aunque con una gran diferencia entre el sector
de equipamientos (156%) y el de bienes de consumo (19%). Se
consiguió la plena ocupación, pero la capacidad adquisitiva de los
obreros se estancó, su jornada laboral se alargó (10 horas) y los
derechos sindicales fueron suprimidos. La inflación fue controlada,
peor el comercio exterior se paralizo y el déficit exterior alemán se
mantuvo, a pesar de la autarquía.


44

La política económica nazi reafirmo algunos de los rasgos
característicos del capitalismo alemán .Durante este periodo se
aceleró el proceso de concentración de capital y los beneficios de
las empresas monopolistas aumentaron enormemente. La banca, la
segunda gran aliada del nazismo, también obtuvo elevados
beneficios. La clase media, que había puesto tantas esperanzas en el
nuevo régimen, experimentó una tenue mejora de su situación, ya
que los privilegios otorgados a la Banca le dejaron poco margen de
maniobra.
La clase obrera aunque vio cómo desaparecía e grave problema
del paro, inició un grave empeoramiento de sus condiciones y de
trabajo.

1.5.11.5. La Cohesión Social e Ideológica
Para el estado nazi, la sociedad alemana debía tener una
cohesión racial y también presentar una absoluta unidad ideológica.
Para garantizar la normalización de la cultura en un sentido racista
y nacionalista, y fomentar su difusión, se creó el Ministerio de
Cultura y Propaganda. Los nazis hicieron un uso excepcional de la
propaganda y la cultura como formas de manipulación de las
masas, de movilización social y de indoctrinación colectiva. Antes
incluso de llegar al poder, Hitler y Goebbels (1897-1945), un
intelectual mediocre y novelista fracasado, militante primero de la
izquierda nazi pero unido a Hitler desde 1926, habían usado con
extraordinario éxito los mítines de masas, los desfiles ritual izados
y las coreografías colosalistas.

Una vez en el poder, Goebbels, nombrado ministro de
Ilustración y Propaganda en marzo de 1933, con control sobre
prensa, radio y todo tipo de manifestación cultural, hizo de la
propaganda el instrumento complementario del terror en la
afirmación del poder absoluto de Hitler y su régimen. Las

45

bibliotecas fueron depuradas de libros "subversivos". El arte
expresionista y de vanguardia fue considerado como un "arte
degenerado"; en su lugar, el arte nacional-socialista exaltó el
clasicismo greco-romano, la grandeza y los mitos alemanes, el
heroísmo y el trabajo. Conocidos escritores y artistas no nazis
(Thomas y Heinrich Mann, Lang, Gropius, Brecht, Dix, Grosz,
Beckmann y muchos otros) y centenares de intelectuales,
científicos, profesores, artistas y músicos judíos tuvieron que
exiliarse.

Goebbels cuidó especialmente la radio, el cine y los grandes
espectáculos. La producción de documentales y de films de ficción
que por lo general glorificaban el pasado alemán y el régimen
hitleriano (explícitamente antisemitas y xenofóbicos) aumentó
considerablemente y su proyección se hizo obligatoria.

Los espectáculos de masas en grandes estadios, en explanadas
al aire libre, con uso abundante de recursos técnicos novedosos
(luz, sonido, rayos luminosos), alcanzaron una perfección efectista
sin precedentes. En concreto, la fiesta anual del Partido, organizada
en el Luitpoldhain de Nurenberg, preparado debidamente por el
arquitecto Albert Speer, era un espectáculo grandioso al que
asistían unos 100.000 espectadores y en el que se alineaban ante
Hitler, con disciplina y marcialidad extremas, miles de hombres de
las SA y de las SS entre mares de svásticas y de estandartes
nacionales, en una formidable liturgia nacional que sancionaba la
arrebatada vinculación orgánica del Führer con su partido y su
pueblo. En el mismo espíritu, Goebbels hizo de los juegos
Olímpicos de 1936, celebrados en Berlín, una verdadera exaltación
de la raza aria, de Alemania y de Hitler. Los cuerpos de profesores
de los distintos niveles de enseñanza fueron inmediatamente
depurados. La educación quedó en manos de profesorado nazi. En

46

1936, se hizo obligatoria la afiliación de los jóvenes a las
Juventudes Hitlerianas.
La educación se orientó en un sentido ``machista´´ y el papel
de las mujeres en la sociedad se redujo a las llamadas tres ``K´´:
Zinder, Kirche, Kücke (hijos, iglesia, cocina)

El sistema judicial, también depurado, quedó subordinado al
poder arbitrario de la policía. M. Los nazis, cuya ideología era
paganizante y atea, sometieron a las Iglesias protestantes al control
del Estado y del Partido. Quienes se negaron, como los pastores y
teólogos de la Iglesia Confesional como Dietrich Bonhoeffer o
Martin Niemóller fueron duramente represaliados.

El Concordato que la Alemania nazi firmó con la Santa Sede el
20 de julio de 1933 les hizo ser más tolerantes con los católicos.
Pero la animadversión de los nazis al catolicismo -una religión no
nacional- era manifiesta. Las violaciones del Concordato hicieron
que el papa Pío XI condenara el nacional-socialismo como doctrina
fundamentalmente anticristiana en su encíclica Mitbrennen der
Sorge (Con pena ardiente) de 1937.

Hitler controló igualmente el Ejército. Tras su elección como
Presidente (19 de agosto de 1934), exigió a los militares un
juramento de lealtad a su persona. El 4 de febrero de 1938
destituyó al ministro de la Guerra, mariscal Von Blomberg, y al
jefe del Ejército, general Beck, y asumió el mando de las fuerzas
armadas. Desde 1933, el 1 de mayo quedó proclamado como fiesta
del "trabajo nacional". Los sindicatos de clase fueron prohibidos y
se crearon en su lugar sindicatos oficiales, el Frente de los
Trabajadores Alemanes: las huelgas y la negociación colectiva
fueron prohibidos.


47



1.5.11.6. La Expansión Territorial
El régimen nazi no puede entenderse sin su vocación
expansionista. Hitler vinculó estrechamente la oposición al Tratado
de Versalles de 1919 con la formulación de la superioridad racial es
su voluntad de implantar un nuevo orden en Europa, asentado en el
dominio germánico. Por ello, la política exterior del régimen fue
condicionante fundamental del Ferrer, hasta el punto de determinar
su acción de gobierno.

Las vigencias nazis de revisión del Tratado de Versalles no
pretendían un retorno a las fronteras anteriores a 1919. Apuntaban
más lejos: a la construcción política del Gran Reich alemán (que
debía comprender todos los territorios de habla alemán) y a la
conquista del ―espacio vital‖ (lebensraum), identificado con los
países habitados por los pueblos eslavos, considerados racialmente
inferiores y débiles. Eso iba a conllevar la ocupación directa de
nuevos territorios (Polonia, Ucrania…), que habían de quedar al
servicio de la raza superior y la destrucción total de sus enemigos
máximos: el bolcheviquismo y el judaísmo. Todo ello había de
culminar con la desaparición de la URSS.

Finalmente, se consideraba que otros pueblos, como Italia y,
sobre todo, Gran Bretaña, tenían derecho a construir su propio
―espacio vital‖ debido a su componente racial. Además la atención
de estos países se dirigía a zonas no competitivas con la germánica:
el Mediterráneo en el caso italiano, y las colonias ultramarinas;
para los británicos .Así pues, era posible llegar a un acuerdo con
ellos, lo cual tenía una especial relevancia en el caso británico, ya
que permitiría relegar a un papel secundario al máximo enemigo
occidental de Alemania, Francia y acometer sin interferencias la

48

conquista del Este y el dominio de Europa. A largo plazo, el
nazismo aspiraba al dominio mundial ante un único competidor de
envergadura: Los Estados Unidos.

1.5.11.7. La Pureza Racial
El nazismo aspiraba a la identificación de toda la sociedad con
el Estado y por ello impulsó la nazificación de todos los aspectos
de la vida institucional y cotidiana. En primer lugar, pretendía
asegurar la pureza racial del pueblo alemán y en concepto de
―arianización‖ se convirtió en símbolo de la sociedad nazi. Se
afirmaba que la raza aria debía ser protegida mediante al exclusión
de quienes presentaban cualquier discapacidad física, de la
minorías étnicas, de los disidentes, etc. ya que estos representaban
un peligro para el nuevo orden social.

Sin embargo, la cuestión racial que alcanzó mayor magnitud
fue la persecución de los judíos. Las causas del antisemitismo
alemán hay que buscarlas en el deseo de ofrecer a la nación
alemana una explicación fácil de sus infortunios, una cabeza de
turco a la que atribuir todas las responsabilidades .Además ,
algunos judíos poseían grandes fortunas , hecho que provocaba el
resentimiento de una parte de la población. La política antijudía
pasó por diferentes fases:
 En 1933 se decretó el boicot a los comercios judíos. Seis meses
después, una ley excluyó a los judíos de toda función pública. El
15 de septiembre de 1935, el Partido proclamó las leyes de
Nurenberg, leyes racistas que privaban a los judíos de la
nacionalidad alemana y les prohibían el matrimonio y aun las
relaciones sexuales con los alemanes: 600.000 personas
quedaron de inmediato privadas de la nacionalidad. En la noche
del 7 al 8 de noviembre de 1938, "la noche de los cristales
rotos", sinagogas, comercios y propiedades judías fueron

49

asaltadas e incendiadas en toda Alemania: 91 personas fueron,
además, asesinadas. De momento se trataba de provocar la
emigración masiva de los judíos. Luego, en 1941, comenzó el
horror, una nueva fase de represión que culminaría en la
ejecución de unos seis millones de judíos, en el Holocausto,
como "solución final" al problema.
 En julio de 1944 Hitler sobrevivió a un atentado en su cuartel
general de Prusia oriental. El coronel Claus von Stauffenberg y
otros militares fueron inmediatamente ajusticiados. El propio
Rommel se vio forzado al suicidio.
 Aquejado de problemas de salud, Hitler se encerró en enero de
1945 en su bunker en la cancillería del Reich en Berlín. Con las
tropas soviéticas en Berlín, Hitler finalmente asumió la
inevitabilidad de su derrota. El 29 de Abril se casó con su
amante Eva Braun, dictó su testamento político nombrando al
almirante Dönitz jefe del estado y Goebbels canciller y,
finalmente, se suicidó tomando un veneno el 30 de abril de 1945
pocos días más tarde el Reich alemán aceptó su rendición
incondicional.

1.6. EL PARTIDO FASCISTA Y EL ESTADO CORPORATIVO:
1.6.1. Ideología y Poder. El Estado Corporativo en la Italia Fascista.
Sergio Fernández Riquelme, Historiador de la Universidad de
Murcia. Señala: La Italia fascista fue, y sigue siendo considerada, la quinta
esencia del Estado corporativo y especialmente de la vinculación del
mismo con movimientos autoritarios y/o totalitarios. Pese a que Eduardo
Aunós institucionalizará en la España de Primo de Rivera (1926) el primer
gran sistema estatal corporativo, la historia sigue dando la génesis del
mismo al fascismo italiano. Asimismo, como muestra Gonzalo Fernández
de la Mora el corporativismo desarrollado en Italia entre 1922 y 1945 se
limitó al ámbito económico y laboral: en el político, solo se llegó
establecer un Consejo de Corporaciones de carácter meramente consultivo,

50

convertido de facto en instrumento estatal de encuadramiento de las masas
sindicales. Asimismo, la experiencia corporativa fascista también nos
muestra las orígenes socialistas, no solo del corporativismo, sino del
mismo ideario político-social del fascismo. El filósofo Ugo Spirito [1896 -
1979], ejemplo de esta raíz socialista, se dio cuenta de la realidad limitada
de la corporación fascista e intentó llegar más allá con su corporativismo
integral, comunista y jerárquico.

F.J. Conde señaló al respecto que Italia aspiró crear el paradigma del
Estado corporativo como Estado total; para ello estableció,
progresivamente, una nueva organización jurídico-política de las
relaciones económicas como realidad histórica concreta. Partiendo del
objetivo político de regular jurídicamente los intereses colectivos formados
en el campo de las relaciones económicas, el Estado al asumir ese objetivo
y crear su ordenamiento (alterando con ello la estructura constitucional
demo liberal), se convertía en ―Estado corporativo‖; el poder público se
erigía así en ―representante político único del interés general,‖ controlando
el desenvolvimiento de la producción nacional y extendiendo el orden
jurídico-político a la esfera de las relaciones socioeconómicas colectivas.
Pero la realidad fue bien limitada. Dos de las primeras propuestas
corporativas en este sentido las encontramos en el programa autoritario y
corporativo de la Asociación Nacionalista Italiana (ANI), para erigir la
futura Italia imperial y en ciertas medidas del gobierno de Salandra-
Sonnino, que buscó fórmulas de reforma corporativa de la Constitución
liberal desde 1915.

Sobre estos primeros proyectos, el Estado corporativo italiano o
"modo peculiar de organización política que Italia adopta al constituirse
como gran potencia‖ –como apuntaba F. J. Conde, gozaba solo de una
aparente unidad doctrinal. La pluralidad inicial de concepciones en su seno
se agrupaba en tres conjuntos de teorías sobre ―la relación entre Estado y
Sociedad‖: en primer lugar se encontraban los autores que defendían la

51

instauración de un sistema de economía corporativa (Arias, Forel y Carli),
en función de un principio de organización subordinada a los intereses
superiores de la economía nacional y que fundamentaría un orden jurídico
adecuado a esos fines (concepto social del corporativismo propio del demo
liberalismo); en segundo lugar aparecían los teóricos de la ―identificación
entre Individuo y Estado‖ (Spirito y Volpicelli), que soñaban con crear un
―Estado ético‖ que trascendiera las fronteras italianas, identificando
totalmente Estado y Sociedad bajo unos valores universales de
organización y jerarquía (siguiendo al filósofo Gentile); en tercer lugar
surgían un conjunto de doctrinas defensoras del Estado corporativo como
―sistema especial de organización jurídica de las relaciones", capaz de
resolver institucionalmente el dualismo Estado-Sociedad, dando una
estructura especial a las relaciones jurídicas. A ellos se unían el
sindicalismo revolucionario de Adriano Olivetti [1901-1960], Sergio
Panunzio [1886-1944] y R. Michels [1876-1936]; de notables marxistas
heréticos (entre ellos el mismo Mussolini); el nacionalismo irredentista de
Gabriele D´Annunzio [1863-1938] y Alceste de Ambris [1874-1934]; el
corporativismo gremial de C. Rava y G. Mosca [1858-1941]; o el
nacionalismo conservador de A. Rocco y C. Costamagna [1881-1965].

Ahora bien, el nexo común de todas estas propuestas fue la idea del
nacionalismo desarrollista. Sindicalistas revolucionarios, futuristas,
católico-sociales integrados o antiguos marxistas coincidieron en la
necesidad de una base económica desarrollada y madura como paso previo
para la creación de una auténtico y sostenible Statoorganico. El
―productivismo‖ fue el principio central de este nacionalismo, exigencia
histórica y material para la renovación espiritual y material de la política y
la economía italiana. Para A. Olivetti, la Italia agraria de principios del
siglo XX solo sería una nación verdaderamente ―soberana‖ con una
industrialización acelerada y una clase obrera consciente de su unidad
nacional; R. Michels señalaba al respecto que la subordinación política,

52

militar y económica de Italia respecto a las ―plutocracias‖ industriales solo
se superaría combinando desarrollo industrial y expansión militar.
Este principio desarrollista sería la alternativa político-social italiana
frente a una revolución rusa esencialmente ―campesina‖, muestra del
fracaso de las teorías y predicciones marxistas. Frente a ella, el fascismo
podría llevar a cabo una verdadera revolución social no desde el
materialismo y mediante la lucha de clases, sino desde el organicismo y
mediante el corporativismo. Ante la burocracia soviética, Sergio Panunzio
defendía la statocrazia como criterio rector la Revolución fascista; sería la
dictadura del Estado nacional sobre toda la nación, frente a una dictadura
del proletariado que se limitaba a reproducir dominio de una clase sobre
otra. B. Ricci proclama así la superioridad del fascismo sobre el
Leninismo, hecho advertido por el propio Stalin. Pero finalmente, esta
unidad ideológica se consiguió, en gran medida, tras la ruptura del
socialismo histórico italiano, clave para el desarrollo ulterior del fascismo.

Por ello, y no tan paradójicamente, a esta empresa se sumaron el
sindicalismo revolucionario y el marxismo herético, participando en la
―solución corporativa‖ como tecnificación de la política ante la crisis del
sistema demoliberal italiano, y ante la crisis material y moral derivada de
la ―humillación‖ de la primera posguerra mundial. Andrea Ruini recuperó
años antes las preocupaciones corporativas del sector ―gremialista‖ del
sindicalismo socialista; éste, encabezado por Rinaldo Rigola [1868-1954],
fundador de la Confederazione Generale del Lavoro (1908), defendía una
doble representación legislativa: un Parlamento político y una Asamblea
corporativa (económica, sindical, profesional); en la misma línea se
manifestaba su órgano de prensa Bataglie Sindicale (1919), que
proclamaba en sus editoriales o una asamblea Constituyente del trabajo o
un Consejo Superior del Trabajo con funciones legislativas.

Asimismo, entre 1921 y 1922, surgieron propuestas corporativistas
de otros sectores políticos socialistas italianos, como las del líder sindical

53

de correos, telégrafos y teléfonos Odon Por, o del mismo F. Turati,
fundador del Partido Socialista italiano, quien apostaba por convertir al
Consejo Superior del Trabajo en un auténtico Parlamento del Trabajo.
Mientras, desde el socialismo político, Filippo Turati, Antonio Gramsci y
Henri de Man (con su corporativismo ―societario‖) irán más lejos al
hablar de una fase transitoria de ―estado corporativo‖ capaz de sustituir el
Estado liberal y la Economía capitalista. El corporativismo italiano
respondió al intento de erigir una nueva y original ―economía política‖,
alternativa y mediadora ante el Socialismo y el Liberalismo.

Sobre este bagaje ideológico, el punto de partida para la
institucionalización estatal del corporativismo organicista se sitúa,
usualmente, en un hecho simbólicamente relevante: el militar y literato
Gabriele d´Annunzio y el sindicalista A. de Ambris plantearon, el 27 de
agosto de 1920, un ―Estado libre de Fiume‖, curiosa utopía de restauración
gremial-medieval, proyectada tras la invasión de la región yugoslava de
Fiume, y sancionada en la autotitulada ―Regencia Italiana‖; esta regencia
proclamaba en la ―Carta de Carnaro‖ lo siguiente: ―ampliamente y por
arriba de cualquier otro el derecho de los productores, anulaba y reducía la
excesiva centralidad de los poderes constituidos, dividía las fuerzas y los
cargos, de manera tal que por el juego armónico de las diversidades se
vigorice y enriquezca cada vez más la vida común‖. (MINISTERIO DE
EDUCACION, 2012)

1.6.1.1.Primera Fase
Estas tradiciones estuvieron durante la primera fase de
construcción del régimen fascista [1922-1925]. A través de un inicial
sistema autoritario y semipluralista, se integró a los sectores
radicales de izquierda (comunistas), derecha (annuzistas) y a los
militares de carrera (mediante el MVSN), y comenzó a controlar de
manera total los resortes institucionales (1924). El fascismo no
invento el corporativismo, sino que fue un modo específico, con

54

distintas versiones, de entender la ideología corporativa; pero pese a
ser elevada a doctrina económica oficial del Estado fascista, apenas
tuvo alcance político.
El primer pilar del ―ordinamento corporativo fascista‖ se dio
el Congresso sindacale di Bologna (enero de 1922), donde las
organizaciones sindicales fascistas adoptaron como organismo
común, reagrupándose en cinco grandes corporaciones por sectores
productivos. El nuevo organismo se llamó Confederazione generale
dei sindacatinazionali, dirigida por Edmondo Rossoni. Tras un
crecimiento cuantitativo notable, estas corporaciones fascistas se
enfrentaron mediante las "squadred 'azione" contra el sindicalismo
católico y socialista. Pese a la aparente unidad interna, Rossoni
encabezaba la corriente defensora de un ―sindacatounico e
obbligatorio" independiente (con funciones más de formación obrera
que de defensa de derechos clasistas); de otro, los políticos fascistas,
temiendo una excesiva expansión del sindicalismo unitario, lo
limitaron a ―órganosussidiariodelloStato‖. Esta última corriente
consiguió imponer sus tesis al organismo consultivo conocido como
la Commissione dei Diciotto (o "deiSoloni"), presidida por Giovanni
Gentile y con tres economistas políticos en su nómina: Arias, Gini e
Lanzillo.

1.6.1.2. Segunda Fase
La segunda fase de este proceso [1925-1929] alumbró la
definición doctrinal del ―Estado corporativo‖. En este periodo, el
corporativismo jugó un papel decisivo en la delimitación de la
táctica y de la teoría del régimen, fundamentando desde 1925 un
organismo que preparase ―la nuovale gislazione dello Stato fascista‖.
Se promocionó la idea de un nuevo instituto de derecho público que
coordinase y limitase la acción de los sindicatos del trabajo,
formalmente libres de organizarse como asociaciones de hecho pero
no de derecho (reconocimiento jurídico reservado al sindicato

55

fascista). En este proceso, la ―sinistra sindacalista‖ de Rossini
persistió en su ideal de un ―capitalismo di Stato socialmente
avanzato‖, intentado que el Gran Consiglio del Fascismo reconociese
la ―l'istituzione del sinda catounico e ilriconos cimentoa llecorpora
zioni di al cunefun zioninorma tibe‖ (en materias de disciplina
laboral y coordinación de la producción‖[21]. Pero en octubre de
1925, el acuerdo del ―patto di Palazzo Vidoni‖ abolía las comisiones
internas de fábrica, y hacía que la Confederación
negeneraledell'industria reconociera al sindicato fascista como
legítima contraparte socioprofesional en la elaboración de los
convenios colectivos del trabajo (desarrollado en abril de 1926 con
una ley sobre ―contratticollettivi‖). En julio de se creó finalmente
Ministero de lle Corporazioni, aunque solo empezó a funcionar en
1929 de la mano de G. Bottai. Al mismo tiempo, y por la misma ley,
se creó el Consigliona zonales de llecorporazioni, inicialmente
concebido como órgano consultivo del ministerio. El ordinalmente
corporativo fue completado administrativamente cuando, en 1939, se
produjo la transformación del Consiglionazionale en una Camera
deifasci e dellecorporazioni, sustituta definitiva de la vieja Camera
deideputati.

Este modelo corporativo fascista nacía como exigencia de las
clases dirigentes de encauzar de manera controlada y eficaz, a través
del encuadramiento corporativo del trabajo organizado, la transición
de un modelo económico eminentemente agrícola a otro de acelerada
industrialización. Las leyes laborales sancionadas en 1926 y 1927
insistían en la responsabilidad del Estado en el control de las
organizaciones sindicales.

La Corporazione aparecía como un elemento funcional de
unificación político-social, subordinada totalmente a la autoridad del
Estado, como defendía Farinacci, y reflejo de la movilización

56

nacionalista. Así lo concibió Alfredo Rocco, quién la dibujó
sometida las exigencias generales de desarrollo económico, y que así
prevaleció sobre las creaciones puristas o ―integrales‖ de Spirito. La
corporación se sometía al Estado, como creación y como organismo.
Para Farinecci ―el corporativismo no puede prevalecer sobre las
funciones del Estado‖, ya que ―el Estado crea la corporación, llama a
los sujetos que allí trabajan y producen en un determinado ramo de
la producción, los hace discutir, los organiza, los disciplina y los
orienta‖. Por ello, para el mismo Mussolini, el sindicalismo no era
un fin en su mismo, ya que o derivaba en el socialismo político o en
la corporación nacionalista; esta última era el lugar donde se
realizaba el fin de colaboración de todas las fuerzas productivas de la
nación. La Ley de 3 de abril de 1926 mostraba a Patrick de Laubier
como las corporaciones fascistas fueron simples órganos
burocráticos del Estado para regular y centralizar la actividad
económica, y someter al movimiento sindical; esta fue la función
―intermediaria des organización corporativas‖. El corporativismo
fascista resultó ser un simple mito para Laubier; un―myhte‖
terminológico inspirado en doctrinas católicas tradicionalistas del
siglo XIX adaptado al ideario revolucionario sorealiano, a los
principios estatistas y a la técnica dictatorial. ―Ce mythec´etait le
Corporatisme‖ apuntaba De Laubier; se llegó a convertir en la
―panacea universal‖ para hacer desaparecer obligatoriamente los
antagonismos de clases y las divergencias entre las categorías
productivas‖. Así, el Decreto-ley de 24 de enero de 1924 establecía
una distinción entre los sindicatos de ―hecho‖ y los ―legales, solo
estos últimos capaces de representar jurídicamente los intereses
salariales de los trabajadores. Asimismo, la ley de abril de 1926
reservaba a los sindicatos fascistas el monopolio legal de la
asociación y representación obrera-profesional; y en 1927 fueron
eliminados los sindicatos no fascistas dentro de las Corporaciones,
contempladas por la Carta del trabajo como ―la organización unitaria

57

de las fuerzas de la producción y el representante integral de sus
intereses‖. En febrero de 1934 se instauró oficialmente el sistema
corporativo, iniciando la burocratización de un sindicato fascista que
llegaría a cinco millones de afiliados en 1936.

Sergio Panunzio, como Spirito desde 1932, denunció esta
realidad burocrática: ―la parálisis revolucionaria del Estado
corporativo‖ tanto en su constitución antiliberal, como en su
actuación nacionalsindicalista. Mussolini había proclamado en 1933
que tras la primera fase de cierto liberalismo económico, el Estado
fascista emprendería la fase final de implantación del corporativismo
como ―total regulación orgánica y totalitaria de la producción, con
vistas a la ampliación de la riqueza, el poder político y el bienestar
del pueblo italiano‖; esta ―solución‖ llegaría incluso el modelo para
la URSS. Pero la ―economía mista‖ volvió a triunfar, y a someter a la
Corporación como mecanismo de unión entre sindicatos y
patronales, como regulaba la Ley de 5 de febrero de 1934; esta ley la
definía simplemente ―emanación de Estado‖ legitimada por decreto
gubernamental. Así se encontrarían presididas por un ministro, un
subsecretario estatal o el secretario del Partido nacional fascista; sus
miembros serían designados por las asociaciones coaligadas y
aprobadas por el Jefe de gobierno; su función normativa se centraría
en la regulación colectiva de las relaciones económicas; se
coordinaban a través del Consejo Nacional de Corporaciones; y
dependerían jerárquicamente de la consultiva Cámara de los Fascios
y de las Corporaciones, creada el 19 de enero de 1939, como
sustitución de la antigua Cámara de Diputados de la monarquía
liberal.

El filósofo Spirito, cercano al socialismo revolucionario,
compartió con el movimiento fascista la primera crítica al
materialismo marxista, el desarrollismo industrializador, la fusión

58

entre Estado y sociedad propugnada, y la ideología revolucionaria.
Mussolini había definido a la ―revolución fascista‖ como la ―nueva
era de desarrollo‖ de las naciones proletarias subdesarrolladas, como
la italiana; pero Sirito, citando en todo momento la Carta del Laboro,
asumía el postulado industrializador, la necesidad de la colaboración
jerárquica y autoritaria entre todos los elementos productores y el
diagnóstico internacional del Duce, pero no lo limitaba a las
fronteras italianas. El Estado no podía ser un simple intermediario
entre las ―asociaciones profesionales de dadores de trabajo‖ y los
sindicatos de los trabajadores como defendía la patronal
Confindustria; esta última exigió al Estado que impidiese la
existencia de otras asociaciones patronales que pudiesen competir
con ella, pero condenaba el sindicalismo no fascista, dejado al
margen de la ley.

El ―productivismo‖ de la economía nacional propuesto resalta
esta limitación: del modelo corporativo italiano; fue meramente
definido en términos eclécticos entre corporativismo y capitalismo,
tal como proclamaba la liberal-conservadora Alianza Económica
Parlamentaria en 1922. De la mano de los ministros nacionalistas
Rocco (Justicia) y Federzoni (Interior), el sistema sindical fascista
pasó de una estructura integrada por 13 sindicatos generales de
regulación y representación de las principales esferas de la economía
nacional (1926) a una estructura de 22 corporaciones de
representación orgánica (1934). Todo ello pese a la resistencia de
Rossoni, dirigente de los sindicatos obreros fascistas, quién intentó
sin éxito mantener viva una organización sindical autónoma. De este
intento solo quedó cierta libertad a nivel regional y local,
especialmente tras el sbloccamento (desbloqueo) de dichos
sindicatos a nivel nacional, y la existencia de una gran patronal como
Confindustria al lado de las instituciones corporativas de
representación nominal. Este sistema se vio completado por la

59

elaboración de un Dirittosindacal y corporativo (en el que
participaron, entre otros C. Sforza, V. Feroci, N. Jaeger, M. Pierro)
que no contemplaba la corporativizarían integral y comunista del
filósofo Spirito. Las tesis de autonomía, propiedad y decisión
política de las corporaciones, propuestas por este filósofo para dar
verdadera sustancia al Corporativismo fascista fue rechazada por la
línea oficial del ―corporativismo subordinado‖ de C. Costamagna y
de los gerarchi del Partido, verdadero resultado histórico del
proyecto corporativista en la nación transalpina.

1.7. POLÍTICA INTERIOR Y EXTERIOR DE ITALIA Y ALEMANIA:
1.7.1. Características y principios de Estados fascistas
Al finalizar la I Guerra Mundial parecía que las democracias estaban
fuertemente asentadas en Europa, pero la realidad era bien distinta. Ante
la crisis económica y social que reabre en casi todos los países al
reconvertir la industria de guerra tras el final de la contienda y el
agravamiento de la economía tras la crisis de 1929, surgen en un gran
número de países europeos regímenes autoritarios y antidemocráticos.
Para los fascistas el fascismo es otra alternativa frente al capitalismo y el
comunismo. Se caracteriza este sistema por la negación de la libertad
personal y los Derechos elementales frente a un Estado todopoderoso
que controla todos los aspectos de la vida (en este carácter totalitario
tiene muchos puntos en común con el régimen comunista ruso). Los dos
ejemplos más acabados de regímenes fascistas serán la Italia de
Mussolini y la Alemania de Hitler. (PAREDES, ITALIA POLITICA
INTERIOR, EXTERIOR DE MUSSOLINI, 1999)

En la primera parte del tema hablaremos de las características de los
regímenes fascistas, en la segunda aplicaremos esos rasgos a la Italia de
Mussolini. Es importante el estudio de los fascismos porque la
aplicación de su política por parte de Mussolini y sobre todo Hitler,
desencadenará la II Guerra Mundial.


60




1.7.2. Características generales de los fascismos

1.7.3. Los principios ideológicos del fascismo
Antes de nada hemos de decir, que desde el punto de vista ideológico
no encontramos un movimiento coherente y articulado sino un
conglomerado de ideas a veces contradictorias que serían expuestas de
manera anárquica por sus líderes. En1924 Hitler escribe la primera parte
de ind Kampf (Mi Lucha) y la segunda parte entre 1925 y 1927, en esta
obra presenta una cierta organización de sus ideas, que son expuestas de
una manera más sistemática que las del fascismo italiano.

La doctrina del fascismo italiano aparece formulada de manera
improvisada y a veces contradictoria, por Mussolini ya entre 1932 y

61

1934 y en algunos casos parece conciliar el agua y el fuego.


1.7.3.1.Un Estado totalitario
Los regímenes totalitarios van a dar más importancia al Estado
que a la nación, ya que consideran que el Estado es la expresión
del sentimiento de la nación. El Estado debe ser todopoderoso y
controlar todos los aspectos de la vida y el individuo debe estar
sometido y subordinado a las directrices del Estado. Se da, por
tanto, más importancia a la colectividad, encarnada por el Estado,
que a los derechos del individuo que dejan de tener importancia
frente a los del colectivo.

El Estado totalitario, al recibir todos los poderes puede actuar
libremente para eliminar a la oposición y a los disidentes y para
encuadrar a los ciudadanos en organizaciones corporativas o
profesionales sometidas a ese Estado. El Estado también fomenta
el militarismo y la disciplina en las distintas organizaciones en
las que encuadra a sus ciudadanos.

En el caso alemán se propondrá además la supremacía de la
raza aria sobre todas las demás a las que considera inferiores, en
especial a la judía.

1.7.3.2.El papel del líder y el culto a la personalidad
Al frente del Estado se encuentra un líder carismático que
encarna al partido único y a la nación. A ese líder se le rinde un
culto casi religioso y la propaganda se encarga de que su
fotografía esté por todos los rincones del país y presida los actos
más importantes, tanto públicos como privados. A veces se le
representa como el salvador de la patria humillada y otras como
el padre de la nación. Ese culto a la personalidad del líder va a

62

ser obsesivo, incluso a la hora de saludar se saluda con el nombre
del líder.

Un hecho importante es que por primera vez se utilizan los
medios de comunicación de masas para extender las ideas y la
―adoración‖ del líder. La aparición ante sus seguidores del führer
en Alemania o del duce en Italia será estudiada al detalle, desde
la hora a la que se produce hasta la estética teatral que reviste su
actuación a los ciudadanos y militantes.

1.7.3.3.El odio a la democracia
En un régimen de fuerza, lógicamente, la democracia está
proscrita. Se la considera el peor de los males, entre otras cosas
porque al confrontarse libremente las ideas se produce la división
de la nación y se enfrenta la sociedad. Por ello hay que acabar
con la democracia y todo lo que huela a democracia: libertades
individuales (reunión, expresión…), elecciones,
pluripartidismo… En ese sentido se llega a un régimen de partido
único que controla todos los resortes del Estado.

Un hecho fundamental es que se predica la desigualdad entre
los hombres, se subraya que siempre hay superiores e inferiores.
En ese orden de cosas se contraponen el hombre a la mujer (la
mujeres inferior y según Hitler, su papel se reduce a las tres K:
kinder, kirche y küche o niños, iglesia y cocina), militar a civil,
miembro del partido al que no lo es…de la misma forma se
predica el racismo y la supremacía de la raza aria en el caso
alemán.

Las élites o minorías elegidas tendrán una gran importancia,
serán los llamados a gobernar, lejos queda la masa que la única
función que tiene es obedecer. A pesar del odio a la democracia

63

podemos decir que Hitler llegó al poder en 1933 dentro del
sistema democrático.

1.7.3.4. Odio hacia los movimientos obreros
Van a ser unos enemigos declarados de comunistas y
socialistas y a ellos les van a declarar una guerra sin cuartel, los
primeros actos de estos partidos son reventar huelgas y matar a
líderes obreros, este hecho hace que se ganen el apoyo de
patronos y burgueses en general. Frente al internacionalismo
obrero (comunismo/socialismo) ellos crean un socialismo de
carácter nacional, es una pirueta mental y un invento demagógico
para pretender ver que también ellos defienden al obrero. Para
atraer a los obreros hacen alguna declaración anticapitalista y
promesas como acabar con el paro promesa que cumplirán en
parte desarrollando la industria de guerra.

En lo económico son partidarios de la autarquía de la no
dependencia del exterior, de que cada país se baste por sí mismo.

1.7.3.5. Un nacionalismo exacerbado
Todos los aspectos de la vida están inspirados por este
espíritu ultranacionalista que hunde sus raíces en el nacionalismo
extremista del siglo XIX. La exaltación de la les exigirá una fe
ciega en su caudillo que reclama territorios considerados como
propios: Alemania hablará de un espacio vital en el que colocar
sus excedentes de población, Italia intentará imitar la grandeza
del Imperio Romano. A la larga este expansionismo agresivo
desembocará en la II Guerra Mundial.

1.7.3.6. Desde el punto de vista intelectual
Secaracterizanporunataquefrontalatodoaquelloquesignifiqu
ecultura,intelectualiddoracionalismo.Frentealracionalismoimpon

64

enelinstintoylafuerzacomoprincipios.Seráfrecueelapurgadepágin
asenloslibrosdeHistoria,laquemadelibrosconsideradosengenerac
omopeligrosos la intolerancia frente a los contrarios y el
dogmatismo en la exposición de sus principios serán una
constante. (DIMITROV, 2001)

1.7.4. Las Bases Sociales
Los grupos sociales que apoyarán estos movimientos serán muy
heterogéneos y variarán según la etapa. En general podemos ver a:
a) Excombatientes, son gentes desclasadas que una vez que ha
terminado la guerra no se adaptan a la vida pacífica y van a ingresar
en las organizaciones paramilitares fascistas (fascidi combatimento,
S.A., S.S. …).
b) Jóvenes nacionalistas, dentro de la juventud encontrarán a muchos
descontentos frustrados por los resultados de la Guerra y
decepcionados con las democracias. Su carácter violento y belicoso
será encauzado por estas organizaciones para actuar de forma
violenta contra manifestaciones obreras, contra el gobierno…
c) Clases medias amenazadas por la crisis económica, ven en las
promesas de estos movimientos un futuro prometedor.
d) Parados, serán atraídos por los movimientos fascistas ante la
promesa de puesto de trabajo, promesa que, como hemos dicho,
van a cumplir en gran medida.
e) El apoyo del gran capital será muy importante para financiar estos
movimientos, muchos patronos ven en ellos un gran apoyo contra el
peligro de revolución comunista y no tendrán reparo sin
subvencionar todo tipo de actividades fascistas. Junto a estos se
encuentran también los grandes terratenientes que sufren la misma
amenaza por parte de los campesinos entre los que se expíen de la
propaganda anarquista.
f) El papel de la burocracia y el ejército será importante en el triunfo
de estos movimientos, su tolerancia primero y su colaboración

65

después les darán un gran apoyo.















1.7.5. Bases de la política interna de Italia fascista
En este apartado analizaremos los graves problemas por los que pasa
la Italia de Posguerra para entender en qué ambiente se produce el
nacimiento y desarrollo del fascismo italiano.

1.7.5.1. La Victoria Mutilada
Italia se sentía frustrada tras la I Guerra Mundial. Aunque se
sitúa en el bando de los vencedores, la paz es una victoria mutila
dalas pérdida materia les y humanas (un millón de víctimas)
mozonee compensadas con una generosa entrega de territorios,
solamente reciben pequeñas compensaciones territoriales: el
Trentino al norte, Istria y el puerto de Trieste en el Adriático y las
islas del Dodecanes o en el Egeo, pero no toda la costa de
Dalmacia que les habían prometido los aliados en el Tratado de
Londres de 1915. El país se encuentra engañado y humillado por
los grandes, este sentimiento será capitalizado por Gabriele

66

D´Anunzio para conquistar Fiume en Yugoslavia, aunque tuvo
que ser devuelto posteriormente.

1.7.5.2. La situación económica.
Tras la Guerra Italia tiene una economía arruinada. Además lo
arcaico de sus estructuras económicas se nota en el dato de que el
55% de la población activa se sigue dedicando a la agricultura.
Las principales zonas industriales se localizan en el norte del país
y las diferencias entre el norte y el sur (mezzogiorno) son
enormes. En las ciudades la reconversión de las industrias de
guerra genera grandes masas de parados. A este panorama
desastroso se une una inflación tremenda que genera un aumento
espectacular de los precios mientras los salarios siguen
congelados. Los problemas financieros del Estado no son
menores, la deuda del Estado es de 63.000 millones de liras, una
cifra enorme.

1.7.5.3. La agitación social.
Como podemos deducir de los datos anteriores la situación
social era muy tensa. En las ciudades eran frecuentes las huelgas
y la ocupación de fábricas por los obreros que se veían
amenazados por el paro. Las huelgas, generalmente, degeneraban
en enfrentamientos. En el campo la agitación era parecida y la
propaganda anarquista cuaja entre los campesinos que no dudan
en ocupar tierras. La revolución rusa ya se ha producido y esto
anima a los obreros de toda Europa que ven en ella un modelo a
seguir. Por el contrario los patronos sienten un gran temor a que
estalle la revolución bolchevique y no dudarán en utilizar todos
los medios a su alcance para evitarlo. Serán frecuentes los tiroteos
entre patronos y revolucionarios.

1.7.5.4. La Situación Política

67

Desde 1919 se suceden en Italia gobiernos inestables, no duran
nada y son frecuentes las crisis ministeriales. La inestabilidad
junto con la debilidad de los gobiernos hace que la democracia
aparezca como un sistema político desprestigiado. Los sucesivos
gobiernos se muestran impotentes contra la agitación social, y
son muchos los que piden un gobierno fuerte y orden en las calles.
Esas peticiones serán atendidas por los fascistas. Los grandes
partidos que hay en ese momento en Italia pasan por una etapa de
crisis interna.

El Partido Socialista es partidario de la República, defiende la
supresión del Senado y un sufragio universal directo, está a favor
del derecho a la huelga y de la confiscación de las tierras no
cultivadas. Pero en su interior se va a producir una lucha interna
entre la derecha de carácter reformista y partidaria de llegar a
acuerdos con la burguesía progresista, y el ala izquierda del
partido que sigue siendo partidaria de las ideas de Marx y de la
conquista del poder por los obreros. Este sector de la izquierda del
partido se saldrá del Partido Socialista en 1921, como en casi toda
Europa, y creará el Partido Comunista Italiano que será dirigido
por Malatesta. El otro gran partido es el Partido Popular Italiano
que engloba a la derecha y a los católicos que participan en
política. En sus programas piden el voto de la mujer, la
descentralización administrativa y un senado electivo, no por
designación real.

Estos dos partidos son los mayoritarios y tienen ya una
concepción y una organización moderna para dirigir a las masas.
Frente a estos dos partidos surge en 1919 los Fasciitaliani di
combattimento y las Squadred´azione organizaciones fascistas
de Mussolini que todavía no tienen ningún peso pero que
empiezan a hacerse notar al actuar de forma brutal contrapopolari

68

y socialistas.


1.7.5.5. Mussolini y el Nacimiento del Fascismo
Benito Mussolini (1883-1945) va a ser el líder indiscutible y
carismático del fascismo italiano. De orígenes modestos se va a
encumbrar en las más altas magistraturas del Estado. Su padre era
un socialista convencido y los primeros pasos en política de
Mussolini serán en ese partido. En 1900 dirige el periódico
socialista Avanti pero al llegar la I Guerra Mundial será expulsada
por defender la participación italiana en la contienda. Funda
entonces un nuevo periódico Ilpopolod´Italia. En 1919 canaliza el
descontento de posguerra y funda en Milán los
fascidicombatimento integrados por excombatientes, anarquistas,
extremistas...y actuarán de forma violenta para reprimir huelgas y
manifestaciones obreras. En el año 1920 al ocupar fábricas los
socialistas y ante la impotencia del Gobierno inicia una ofensiva
contra los socialistas.

1.7.5.6. El ascenso del fascismo.
Los fascistas van a adquirir cada vez más fuerza, las
squadred´Azione y los fascidicombatimento se enfrentan a
piquetes socialistas y atacan a municipios gobernados por
socialistas. El Gobierno en vez de poner fuera de la ley a los
fascistas, disuelve los municipios gobernados por los socialistas,
es la quiebra de la democracia, el Gobierno no castiga a los
culpables sino que hace la vista gorda y golpea a las víctimas,
para muchos la democracia ya no tiene credibilidad.

A partir de 1922 Mussolini cuenta con la simpatía del gran
capital, la patronal italiana, Cofindustria, aporta dinero para
subvencionar a los grupos fascistas que utilizan, sin apenas

69

disimulo, material del ejército. Por si fuera poco la justicia se
muestra benevolente con sus acciones violentas. Ante el anuncio
de huelga general de l1 de agosto de 1922, Mussolini lanza un
ultimátum al Gobierno y a los huelguistas, el partido fascista se
muestra como la garantía del orden público, algo que no puede
garantizar el Gobierno. En octubre de 1922 el Consejo Nacional
Fascista, máximo órgano del Partido Fascista, reunido en
Nápoles, propone la marcha sobre Roma para ―convencer‖ al rey
Víctor Manuel III para que entregue el poder a Mussolini. El rey,
poco partidario del parlamentarismo y temeroso del avance de la
izquierda, encarga a Mussolini formar gobierno el 29 de Octubre
de 1922, Mussolini ha llegado al poder.

1.7.6. El Fascismo: Política Interior
1.7.6.1.El fascismo en el poder.
La instauración del estado fascista es lenta y pasa por varios pasos
sucesivos.
a) La primera fase: la eliminación de la oposición (1922-1926).
En su primer gobierno Mussolini respeta las
instituciones y los ministros son de todos los partidos menos
socialistas, ministros fascistas hay muy pocos, estos controlan,
sobre todo, las subsecretarías.

El hecho más importante de esta etapa es la eliminación
de la oposición de manera violenta, la violencia fascista hace
que los popolari abandone el Gobierno en 1924. En 1924
Mussolini se hace también una ley electoral a su medida, en
ella dice que el partido que obtuviese el 25% de los votos
recibiría 2/3 de los escaños, así la oposición quedaba
debilitada. El hecho más escandaloso de la violencia fascista
fue el caso Matteotti, secretario general socialista que criticó
la violencia fascista y el fraude en el recuento de votos, fue

70

secuestrado y asesinado por bandas fascistas. Este hecho hizo
que los diputados de la oposición abandonaran la Cámara, esto
fue una gran torpeza política porque así Mussolini y el Partido
Fascista quedaban solos en las instituciones. La oposición
tendrá que trabajar desde el extranjero. La reforma escolar de
Gentile organiza la enseñanza subrayando la enseñanza de la
civilización grecolatina frente a la enseñanza de materias
técnicas.

b) La creación del Estado totalitario (1926-1936).
Una vez eliminada la oposición Mussolini prosiguió la
tarea de construirun Estado fuerte y totalitario. El primer paso
fue la supresión de la libertad de prensa y de la libertad de
reunión. El segundo fue la persecución de los políticos no
fascistas. Para gobernar con más comodidad en 1926 Mussolini
aumenta los poderes del primer ministro, es decir, de sí mismo,
el duce legisla a través de decretos-leyes sin contar para nada
con el Parlamento.

La implantación de un Estado que controla todo se
apoyará también en la nueva policía política llamada Ovra
(Organización para la vigilancia y la represión del
antifascismo).

El Partido Fascista tiene una gran influencia, pero el
poder político está en manos de Mussolini que no responde
ante nadie y es apoyado por el Consejo Nacional Fascista. El
número de afiliados va a crecer, sobre todo entre los
funcionarios que ven peligrar su puesto de trabajo.

En 1927 se firma la Carta del lavoro por la cual los
sindicatos eran sustituidos por corporaciones en las que se

71

integraban a los trabajadores y patronos en cada ramo de la
producción. Era un intento de acabar con la lucha de clases.
Los fascistas ven en estas corporaciones el recuerdo de los
gremios medievales. En el fondo estas corporaciones laborales
eran una forma más de intervenir el Estado en la economía y
controlar a los trabajadores. Los representantes de las distintas
corporaciones integraban el Consejo Nacional de
Corporaciones.

Además de todas estas corporaciones laborales, la
población se encontraba encuadrada en instituciones de corte
fascista. Los niños entraban en grupos de balillas y las niñas en
pequeñas italianas; los universitarios integraban los grupos
Universitarios Fascistas, las mujeres también tenían su
correspondiente organización. La demás alta aceptación fue la
Opera Nazionale Dopolavoro que gestionaba el ocio y el
tiempo libre. Como vemos toda la sociedad estaba encuadrada
dentro de organizaciones fascistas y todos los aspectos de la
vida estaban controlados por el fascismo y fuera de sus
organizaciones era difícil sobrevivir. Un hecho importante fue
la firma de los acuerdos con la Santa Sede en los
PactosdeLetránde1929, por ellos se firmaba definitivamente
la paz entre la Iglesia y el Estado italiano. El Papa, desde la
toma de Roma por los partidarios de la unificación italiana en
1870, vivía recluido en El Vaticano y no reconocía al Estado
italiano. Ahora reconocerá al Estado italiano y se normalizarán
las relaciones. A cambio el Estado reconoce al Estado
Vaticano como un país independiente y le da una
indemnización de 750 millones de liras. Con este pacto
Mussolini se ganó la admiración de los católicos de todo el
mundo. De todas formas la relación con la Iglesia pasaría por
altibajos cuando Mussolini aumentó sus tendencias

72

autoritarias.

En esta etapa Mussolini va a iniciar su campaña a favor
de la natalidad, esta política natalista supone un freno a la
emigración, ante el aumento de la población se necesitan
nuevos territorios y esa necesidad será esgrimida por Mussolini
para justificar su imperialismo. Los resultados de esta política
son espectaculares, en 15 años Italia pasa de 38 a 45 millones.
La natalidad se fomenta, entre otras cosas, imponiendo un
impuesto especial a los solteros.

En 1936 se considera plenamente instaurado el Estado
totalitario fascista y hasta su desaparición con motivo de la II
Guerra Mundial no cambiará en esencia sus instituciones.

1.7.6.2. La política económica del fascismo
En su desarrollo vamos a ver también varias etapas.
a) La fase inicial: la liberalización de la economía (1922-
1926)
Al llegar al poder los fascistas lo primero que hacen es
pagar al gran capital los favores recibidos. De esta manera
suprimen los controles que tenía el Estado sobre la economía
y que pervivían desde la guerra. Se eliminan algunos
monopolios, se privatizan industrias y se dan incentivos para
la inversión del capital extranjero. En esa línea se produce
una reducción del gasto público para equilibrar el
presupuesto. De todas formas sigue sin solucionarse el
problema de la inflación. Como vemos la política económica
que desarrollan no es fascista.

b) El Estado dirigista (1926-1930)
Desde 1926 se abandona la línea liberalizadora y el

73

Estado empieza a intervenir y a controlar la economía. Con la
aprobación de la Carta del lavoro se acentúa el
intervencionismo en la economía. En esta época Mussolini se
va a plantear algunos retos económicos como si fueran
batallas, en esta línea está la batalla del trigo que tenía como
objetivo que Italia se autoabasteciera de ese producto sin
tener que recurrir a la importación, el objetivo se cumplió
pero a costa de sacrificar otros cultivos que sí hubo que
importar. Otra preocupación es la creación de una lira fuerte
para subrayar el prestigio del país, se mantuvo un cambio
bajo para otras monedas más fuertes y esto se reflejó en una
dificultad para la exportación de productos italianos. Se lanzó
también a una actividad constructiva febril: desecación de
pantanos, construcción de autopistas, electrificación del
ferrocarril, construcción de edificios colosales sobre todo en
Roma...todo ello como escaparate y propaganda de los logros
del régimen.

c) La autarquía (década de los treinta)
Los efectos de la crisis financiera de 1929 se van anotar
en Italia a partir de 1932. Desde ese momento se reducen las
exportaciones y va aumentar el paro de forma rápida. Ante
esta situación el Gobierno toma soluciones drásticas, entre
otras la devaluación de la lira en un 41%. En esta época se
inicia también la política autárquica. Italia tiene que
autoabastecerse de todos los productos de primera necesidad
sin contar con el mercado exterior. Esta política supone el
total control de la economía por parte del Estado.

La política autárquica se acentuaría a partir de 1936,
año en el que Italia invadió Etiopía y muchos países congelan
sus relaciones con la Italia fascista. Poco a poco Italia se va

74

acercando a Alemania. A finales de los años treinta la política
económica italiana se va a orientar hacia una economía de
guerra ante la probabilidad de que estalle una nueva guerra en
Europa.

1.7.7. El Fascismo: Política Exterior
1.7.7.1.La Postura Inicial
Las posiciones de Mussolini en política exterior, durante los
primeros años, estuvieron orientadas por el pragmatismo y la
prudencia, que le aconsejaban no dar pasos en falso en Europa en
tanto que no se consolidara el régimen fascista en Italia. La
primera orientación de cómo debía proceder la percibió en la
protesta emitida por la Sociedad de Naciones, tras la ocupación de
la isla de Corfú en 1923. Al año siguiente, firmó un acuerdo
amistoso con Yugoslavia, por el que Italia renunciaba a sus
reclamaciones sobre la costa dálmata, a cambio de la anexión de
Fiume. Y en los años siguientes se ocupó Somalia, y Albania se
convirtió en protectorado italiano, hasta que fue invadida por
tropas italianas en 1939.

Esta actitud política inicial es la que explica que, en 1925,
Mussolini fuese uno de los participantes de la Conferencia de
Locarno, tras la cual Europa pudo disfrutar durante un quinquenio
de unas relaciones distendidas. Y aunque la distensión resulta más
aparente que real, porque quedan ocultas posturas interesadas por
parte de todos, y además porque de hecho los propósitos de
Locarno son incumplidos o fracasan como fórmulas de paz, al
menos durante este período se deben apuntar los siguientes
precedentes de integración europea: comisión preparatoria de la
Conferencia de Desarme (1926), Conferencia Económica
Internacional (1927), pacto internacional de renuncia a la guerra
(1928), proyecto de Briand de una federación europea (1929).

75




1.7.7.2.Los Pactos De Letrán
a) La firma de los pactos
Y al igual que sucedía en Europa, la distensión también
afectó a la política italiana respecto al ya largo contencioso
con el Vaticano. En 1929, se firmó un tratado que regulaba la
situación jurídica de la Santa Sede, y un Concordato que
establecía las relaciones de la Iglesia con el Estado italiano.
Dichos acuerdos son conocidos comúnmente como los Pactos
Lateranenses. Con la firma de los Pactos Lateranenses (11 de
febrero de 1929) se zanjaba un problema que duraba ya casi
seis décadas, pues la ocupación de Roma (20 de noviembre de
1870) había liquidado en beneficio del nuevo Estado italiano
los Estados Pontificios. Ya en el pontificado anterior se
habían emprendido movimientos de aproximación entre las
dos partes, sin que se consiguiera llegar a ningún acuerdo.
Pero desde 1926 dieron comienzo unas largas y delicadas
negociaciones secretas, hoy conocidas tras la publicación del
diario de unos de los principales protagonistas por parte del
Vaticano, como fue el abogado Francesco Pacelli, hermano
del futuro Pío XII, nuncio en Berlín por aquellas fechas.

Los Pactos Lateranenses, que permitieron la creación del
minúsculo Estado del Vaticano, estaban formados por un
tratado entre la Santa Sede y el Estado italiano, un
Concordato entre la Iglesia e Italia y un convenio económico.
El artículo 26 del tratado reconocía la existencia del «Estado
de la Ciudad del Vaticano bajo la soberanía del romano
pontífice»; el territorio era pequeñísimo, pero resultaba
suficiente para facilitar la independencia de las actuaciones

76

del sucesor de san Pedro. En el Concordato, Pío XI conseguía
frente al fascismo salvaguardar dos aspectos fundamentales,
como eran el derecho a la enseñanza religiosa en la
instrucción pública y el reconocimiento de los efectos civiles
del sacramento del matrimonio, regulado por el Derecho
canónico. En cuanto al convenio económico, la
indemnización solicitada en principio de 2.000 millones de
liras fue sustancialmente rebajada.

Por su parte Mussolini, personaje agnóstico y
pragmático, consciente de que en la Italia católica tarde o
temprano había que dar una solución a la «cuestión romana»,
buscó un acuerdo por el prestigio nacional e internacional que
podía proporcionarle una solución, que los gobiernos
anteriores no habían sabido encontrar a lo largo de casi
sesenta años. Pío XI, aunque se mantuvo siempre firme y
combativo frente a la ideología anticristiana del fascismo, a
la que llegó a condenar formalmente, manifestó su
reconocimiento hacia la persona que hizo posible el acuerdo.
Dicho Concordato estuvo vigente con la República romana
hasta el 18 de febrero de 1984.

Sin duda, la firma delos Pactos Lateranenses causó un
gran impacto en la opinión pública de entonces, no sólo en la
de la nación italiana, sino en la de todo el mundo. Por lo que
significaban los acuerdos de Letrán, a que el acontecimiento
histórico era desde luego bastante más importante para la
Iglesia que para el Estado italiano. Por lo demás, no deja de
ser paradójico que el pontificado recobre en esta nueva etapa
un prestigio tal, sólo comparable al de los momentos más
brillantes de toda su historia.


77

b) La tensión entre el papado y los fascistas.
La realidad es que, de inmediato, los fascistas violaron
los acuerdos de los concordatos que habían firmado y
desataron una implacable persecución contra la Iglesia.
Demasiado temprano tuvo que denunciar Pío XI los ataques
del fascismo contra la Acción Católica de Italia, mediante la
encíclica Dobbiamo intrattenerla (25deabril de1931). En el
mes de mayo de 1931, Mussolini disolvió las asociaciones
juveniles católicas. Al mes siguiente, la condena del fascismo
era tajante en la encíclica Non abbiamobisogno
(29dejuniode1931), documento en el que se podían leer
párrafos como los siguientes: «labatalla que hoy se libra no es
política, sino moral y religiosa; exclusivamente moral y
religiosa. Una concepción del Estado que obliga a que le
pertenezcan las generaciones juveniles, es inconciliable para
un católico con la doctrina católica; y no es menos
inconciliable con el derecho natural de la familia».

1.7.7.3.La ruptura con Inglaterra y la aproximación a Alemania.
a) Las relaciones con Gran Bretaña y Francia
Las relaciones entre Italia e Inglaterra se pueden
calificar como amistosas hasta que el acercamiento entre Hitler
y Mussolini se estrechó y las hizo cambiar de tono, en
beneficio de los intereses nazis. Y en cuanto a Francia, sino
resulta adecuado hablar de relaciones amistosas, al menos
habrá que calificar la convivencia de estos dos países como de
no beligerantes, en estos primeros años. En el año 1934
Mussolini había abortado un intento de Hitler de anexionarse
Austria, Mussolini desplazó divisiones a la frontera con este
país y Hitler desistió del intento. En el 1935 tres naciones;
Francia, Inglaterra e Italia-condenan la actitud expansionista
nazi en la Conferencia de Stressa. En esta ocasión, más que las

78

afinidades de los distintos regímenes políticos, habrá que
analizar las peculiares posiciones internacionales de cada uno
de ellos para entender el desarrollo de estos acontecimientos.
En efecto, no se puede entender la actitud condenatoria del
régimen fascista, dada la similitud de planteamientos que tiene
con la política nazi, sino se tiene en cuenta que dicha condena
se refiere al expansionismo nazi, en cuanto que se proyecta en
zonas donde los intereses italianos habían fijado su atención,
como es el caso de Austria y los Balcanes.

b) La política expansionista y la aproximación a Alemania
Pero en el otoño de 1935, tras pacificar los territorios de
Libia, el fascismo decidió ampliar su Imperio colonial en
África oriental a costa de Abisina, actual Etiopía, que fue
invadida, sin previa declaración de guerra. Lo que sobre el
papel se juzgaba como una «fácil» acción militar, en su puesta
en práctica no lo fue tanto, y la catástrofe de Adua de 1896
estuvo a punto de repetirse. Sin embargo, en mayo de 1936 las
tropas italianas consiguieron entrar en Addis Abebay derrotara
Haile Selassi, emperador de Etiopía, cuyo título fue adjudicado
a Víctor Manuel III. Gran Bretaña y Francia protestaron por la
invasión ante la Sociedad de Naciones, que puso de
manifiesto su ineficacia represiva con los países invasores.
Tras largos debates se propuso un boicot internacional, por el
que no se venderían a Italia armas ni carburantes, además de
negarle los créditos que solicitara. La medida fue generalmente
secundada, por lo que Hitler se apresuró a atemperar la soledad
del Duce con su apoyo incondicional. Italia había caído
definitivamente en la órbita alemana. La participación de
ambos en la guerra civil española del lado del bando
franquista, les unió aún más. El 1 de noviembre de 1936,
Mussolini proclamó que «el eje de Europa pasa por Roma y

79

Berlín». Las pocas dudas que pudiera encerrar esa frase
quedaron totalmente despejadas el 22 de mayo de 1939, fecha
en la que se firma un tratado de amistad y alianza entre Italia y
Alemania, conocido bajo el nombre de «Pacto de Acero».

1.7.8. Política Interior y Exterior del Nazismo Alemán
Junto al fascismo italiano el otro movimiento de corte fascista
importante, aunque no el único, es el nazismo alemán, en el poder desde
1933. Aunque desde el punto de vista ideológico los paralelismos entre
los dos movimientos son evidentes, las diferencias son también grandes,
el nazismo hará hincapié en la pureza de la raza aria alemana y
considerará a las demás como inferiores, en esa línea se producirá la
persecución primero y la eliminación sistemática después de los judíos
alemanes.

El líder indiscutible del Partido Obrero Nacional Socialista Alemán
(conocido por la abreviatura nazi) será Adolf Hitler, que encarna, a su
vez, el prototipo de líder fascista.

La frustración alemana tras el Tratado de Versalles y la inestabilidad
de la República de Weimar, vigente en Alemania desde la abdicación del
kaiser, son factores importantes a la hora de entender la aparición y
desarrollo del fenómeno nazi. Pero muy determinante en su crecimiento
fue el panorama desastroso que se abre en Alemania con la crisis de 1929
y el aumento espectacular del paro, esto lleva a muchos a abrazar las
ideas de un partido que promete trabajo, restauración del espíritu
nacional y expansionismo territorial, la aplicación metódica de este
último principio llevará sin remedio a la II Guerra Mundial. La política
expansiva la veremos en la segunda parte del tema. (PAREDES,
POLITICA INTERIOR Y EXTERIOR DEL NAZISMO, 1999)

1.7.9. Política Interior de Hitler: el ascenso y la creación del Estado

80

totalitario.
1.7.9.1. Hitler y la Formación del Partido Nazi
Adolf Hitler (1889-1945).
La figura de Hitler es la
clave para entender el nazismo.
Nació en Austria en Braunau,
en la frontera con Alemania,
este ya es un hecho destacado
ya que va a intentar la unión de
los dos países de lengua y
cultura alemanas. En la I
Guerra Mundial participa como
voluntario a pesar de haber sido declarado no apto para el
ejército, no se conoce ninguna acción heroica durante la
contienda, pero más tarde exaltará esta etapa de su vida y
copiará la disciplina militar en la organización del partido nazi y
sus asociaciones. Tras la firma del armisticio él se declara en
contra del tratado de Versalles y enemigo irreconciliable de los
socialistas que motivaron la revolución de los espartaquistas
y de los judíos, causantes, según él, de la decadencia del país.









Participantes en el putsch de la cervecería, intento de golpe
de Estado en 1923.

81

Pronto entra en contacto con el pequeño Partido Obrero
Alemán, que, a pesar del nombre, eran antisemitas y
partidarios de unir a todos los territorios de lengua alemana
(pangermanismo). En 1920 redacta los 25 puntos del Partido
Obrero Alemán, donde está ya presente toda la ideología nazi, la
fusión con otros partidos origina el N.S.D.A.P. (Partido
Obrero Nacional Socialista Alemán) abreviadamente partido
nazi, del cual es líder desde1921. En 1923, imitando la marcha
sobre Roma de Mussolini, intenta un golpe de Estado conocido
como Putsch de la cervecería, el intento fracasa y estará en
prisión hasta 1924 y allí escribe la primera parte de su Mein
Kampf, considerado como la Biblia del movimiento nazi.

Al salir de la cárcel reorganiza el partido y crea las S.S., con
la misión de velar por la seguridad del líder y del partido, y se
alejará de las S.A. grupo creado con el mismo objetivo pero
poco dócil a los deseos de Hitler. Poco a poco a lo largo de los
años 20 se consolida la figura de Hitler al que no se le opone
nadie, es reconocido como el líder indiscutible y casi se le rinde
culto. El disparo de salida para el ascenso al poder será la crisis
de 1929 que deja una estela, como hemos visto antes, de miseria
y paro a gran escala, Hitler sabrá capitalizar los descontentos y
aumentará de forma espectacular el número de militantes del
partido que en 1932 suman ya 1.400.000, en mayo de1933, con
Hitler ya en el poder serán 3 millones. El título de Partido
Socialista es sólo nominal, sirve para atraer a la masa obrera,
pero representa sobre todo a la clase media y sólo con la Gran
Depresión atrajo a un cierto número de obreros ante la promesa
de acabar con el paro.

1.7.9.2.LA IDEOLOGÍA NAZI
La ideología del partido va a ser definida por Hitler en dos

82

escritos: Los 25 puntos del Partido Obrero Alemán de 1920, y el
Mein Kampf (Mi lucha) libro de memorias y reflexiones.
Debemos decir que en la exposición de la ideología le falta
sistematización y es flojo en el razonamiento de sus argumentos.
A menudo repite lo que ya ha dicho, y son típicas las
digresiones, desviarse del argumento para contar algo y volver
de nuevo a él. Parte de su discurso será expuesto también en
brillantes apariciones de elaborada escenografía donde se dirigía
a las masas. A diferencia delos partidos tradicionales no
intentaba convencer con programas concretos sino movilizara
las masas mediante ideas muy simples y machaconamente
repetidas. Un factor importante de su triunfo es el saber tocar la
fibra sensible y los instintos primarios de la multitud, esto lo
hace como nadie utilizando la radio y los micrófonos en grandes
concentraciones. Veamos los puntos más importantes de su
ideología.

Ciudadanos judíos con carteles difamatorios odiados y que
han humillado al país.










a) La concepción biológica de la nación alemana.
Hitler subraya la superioridad de la raza blanca sobre
todas las demás y dentro de la raza blanca era superior la raza

83

aria alemana, el resto de los pueblos eran inferiores,
sobre todo los judíos, y no debían gozar de los mismos
derechos. El resto de los europeos eran también inferiores,
eso fomenta el desprecio a los franceses, los enemigos más se
basa en ideas que estuvieron de moda en el siglo XIX (Sobre
la desigualdad de las razas humanas del francés Gobineau en
la que se exaltaba la superioridad de la raza blanca) y que no
fueron del todo abandonadas en el siglo XX, además tomó de
Darwin la idea de que en la naturaleza sólo el más fuerte
sobrevive. La idea de la pureza de la raza le llevaría a
prohibir la mezcla de los alemanes con otros pueblos, sobre
todo con judíos, ya que la raza se envilecería y se produciría
la degeneración. En resumen, sólo pertenece a la nación
alemana aquel que es puro de raza.

b) El antisemitismo.
Evidentemente, esta idea se deduce de la anterior. En la
Historia alemana existía una fuerte tradición de
antisemitismo. Para Hitler el antisemitismo se convierte en
una idea obsesiva. Son ellos y la retirada del capital judío los
causantes de la derrota en la I Guerra Mundial. A los judíos,
raza inferior, hay que mantenerlos apartados de los
ciudadanos y cuando llegue al poder serán recluidos en
barrios especiales llamados ghetos.









84





Los judíos deben ser identificados y en las tiendas
judías se pondrá el símbolo de la estrella de David como
advertencia al buen ciudadano del peligro de ―contagio‖, en
esa línea se prohibirán los matrimonios mixtos y los judíos
llevarán un distintivo. El punto culminante en la obsesión
antisemita es el plan de exterminio sistemático de la
población hebrea en los campos de concentración
.


Pérdidas territoriales alemanas por el tratado de
Versalles.



















85



Mapa de la Gran Alemania pretendida por Hitler el más
antiguo, Dachau, es de 1933.
c) El revanchismo.
Los abusos del Tratado de Versalles pesan como una losa
en el orgullo colectivo alemán, eso generará un deseo
revanchista frente a Francia por haber arrebatado Alsacia y
Lorena y haber humillado continuamente a Alemania, este
sentimiento era muy popular y con él Hitler hará vibrar a las
masas.

d) El pangermanismo y la expansión territorial: la Gran
Alemania.
El pensamiento de Hitler es ultranacionalista, para él la
nación alemana está llamada a grandes designios, con esta
idea enlaza con muchos de los pensadores que desde el XVIII
y en el XIX habían luchado por la unidad alemana. Para él el
territorio de Alemania es insuficiente para mantener a una
población en continuo crecimiento, es la teoría del espacio
vital (lebensraum) y en ella reclamará el expansionismo
territorial y la incorporación a Alemania de todos los
territorios de lengua alemana y aquellos en los que los
alemanes sean demográficamente mayoría: Austria, los
Sudetes en Checoslovaquia.

1.7.9.3.Los Nazis en el Poder: La Eliminación de la Oposición y La
Creación del Estado Totalitario





86





a) La eliminación de la oposición.
En enero de 1933 el presidente de la República,
Hindenburg, ante la inestabilidad política y el fracaso de
gobiernos anteriores, nombra a Hitler presidente del
Gobierno y le encarga la formación de un nuevo gobierno.
Como vemos Hitler ha subido al poder a través del sistema
democrático. En su primer Gobierno, al igual que ha
hecho Mussolini, va a dar cabida a políticos de todos los
partidos y los nazis están en minoría, la misma actitud de
Hitler da confianza, se muestra cauto y prudente. Sin
embargo, es sólo una fachada, controla la policía y los
grupos nazis se convierten en fuerzas para policiales y en
seguida se lanzará a la eliminación sistemática del Incendio
del Reichstag. El 1 de febrero el presidente disolvió el
Reichstag y convocó elecciones para el 5 de marzo, la
noche del 27 de febrero se produjo el incendio del
Reichstag, se culpó a los comunistas y se lanzó una fuerte
persecución contra ellos, 4.000 fueron detenidos, se
disolvieron los sindicatos comunistas; el incendio fue
provocado por los nazis para tener una excusa oficial para
reprimir con dureza a las fuerzas de izquierda, así
calificando la situación de crítica, a Hitler no le fue difícil
aprobar una ley de Protección de la nación y el Estado, que
en la práctica lo que suponía es un aumento de su poder: el
jefe de Gobierno tiene facultades para restringir las
libertades personales en aras de la seguridad del Estado, la
democracia sufría así un duro golpe en Alemania. En las
elecciones rozaron casi la mayoría absoluta, gobernaron en

87

coalición con el dócil Partido del Centro.

El turno de los socialistas les llegó en julio, a partir de
esa fecha dejaron de existir el Partido Socialista
(socialdemócrata) y todos los demás partidos, el último en
ser suprimido fue el Partido de Centro, Hitler se había
quitado la careta democrática y había llegado a la dictadura
de un único partido: el suyo. El 23 de abril de 1934
aumentarían todavía más sus poderes al poder gobernar sin
el Parlamento.

El 30 de junio de 1934 se produce la noche de los
cuchillos largos, en ella son asesinados los dirigentes del
grupo nazi de las S.A., el único grupo nazi que le podía
hacer frente. En adelante el führer se apoyaría
exclusivamente en su policía secreta (Gestapo), en las S.S. y
en el ejército, cada una de estas instituciones en manos de
gente de confianza.

b) La creación del estado totalitario
El 2 de agosto de 1934 muere el presidente
Hindenburg, sin ningún problema Hitler asumirá los
poderes del presidente de la República, ya no tenía
oposición, con ello aumenta todavía más sus poderes y
controlará todos los resortes del Estado. La imposición de
un Estado totalitario corre para la eliminación de la
oposición ya la restricción de los derechos individuales. La
represión se cegó en todo tipo de oponentes o indiferentes
al régimen, entre ellos intelectuales, artistas y el mundo de
la cultura, se les consideraba traidores y degenerados y en la
plaza de la Ópera de Berlín se produjo una quema pública
de libros de todo tipo; a los artistas contemporáneos se les

88

vejó al organizarse la Exposición de arte degenerado
mientras se daba importancia a los artistas mediocres
adeptos al régimen. Todo, absolutamente todo, estaba
controlado por el partido.
En la noche del 10 de noviembre de 1938 se decretó
una terrible persecución contra los judíos, la más grave de
las que habían sufrido, se conoce como noche de cristal,
cientos de sinagogas fueron incendiadas y miles de judíos
detenidos y conducidos a campos de exterminio. El

Estado nazi aparecía totalmente articulado y
vertebrado en torno a la figura del führer al que se debía
jurar obediencia ciega y lealtad incondicional, la población,
privada de los más elementales derechos, fue encuadrada en
Organizaciones nazis, la vida fuera de ellas era difícil y
cualquier aspecto de la vida, por trivial que fuese, era
controlado por el partido. La puesta en práctica de manera
metódica de su programa llevará inevitablemente a una
nueva Guerra.














89

Recogiendo los restos en la noche de Cristal.

1.7.9.4. La Economía
Vamos a distinguir dos momentos claramente
diferenciados.

a) De 1933 a 1936: la lucha contra la crisis.
La política económica de esta etapa está dirigida por el
doctor Schacht, es el mismo hombre que consiguió la
recuperación económica en 1924. Entrega al Estado el
control de la economía, y éste es el que regula los precios y
los salarios. El Estado luchará contra el paro mediante el
aumento de puestos en la burocracia y la construcción de
grandes obras públicas que además dan prestigio al régimen
(ferrocarriles, autopistas...) y creando fábricas de
armamento. En esta etapa fue importante el control absoluto
del sistema bancario.

b) Del 1936 al 1939: la autarquía.
El plan de lucha contra la crisis de Schacht fue
abandonado en otoño de 1936 por otro tendente a lograr
el autoabastecimiento económico del país. Para ello se
potencia la producción nacional y se reduce al mínimo la
importación de productos exteriores, se trata de lograr ser
autosuficientes, ventaja básica en caso de que estalle una
guerra que Hitler ve como inevitable. Göring, un dirigente
nazi dijo que había que escoger entre la mantequilla y los
cañones, dando por sentado la primacía de la industria
armamentística.

La realidad del pueblo es que tuvo que sufrir el
racionamiento y el recorte, y más cuando estalle la guerra.

90

Desde el punto de vista sindical, al desaparecer los
sindicatos de izquierda se implantó de manera obligatoria
el F.N.T.(Frente Nacional del Trabajo) en el que
estaban integrados obreros y empresarios.
1.7.9.5. La política exterior: el expansionismo y apaciguamiento,
el camino hacia a la guerra.
En la política exterior de Hitler pueden distinguirse
tres fases diferentes en el cumplimiento de sus principales
objetivos: rearmar a Alemania, unir a todas las personas
de habla alemana en una sola nación, y conquistar el espacio
vital para alcanzar el proyecto de la Gran Alemania.

 LA PRIMERA FASE (1933-1934)
a) El intento de anschluss con Austria
La primera fase correspondió a los movimientos
iniciales del gobierno de Hitler, que al principio fueron
cautelosos; en 1933 firmó un tratado comercial con Gran
Bretaña y un Concordato con el Vaticano. Ese mismo año,
Alemania cambió de actitud, y en octubre dejó la Sociedad
de Naciones, excluyéndose así de los foros internacionales,
lo que equivalía a ignorados. En enero de 1934 firmó con
Polonia un pacto de no agresión por diez años. Ese
mismo año, Hitler suspendió de manera unilateral el pago
de las reparaciones de guerra y las declaró saldadas. Pero la
acción más seria fue el primer intento por lograr el
Anschluss, es decir, la unificación de Alemania y Austria. La
unión de estos dos países, que se había vuelto a plantear
desde la desintegración del Imperio Austro-Húngaro, estaba
enfocada a Engelbert Dollfus, canciller austriaco
asesinado en 1934. Fortalecerá Alemania al mismo tiempo
que pretendía dejar a Francia nuevamente aislada. El primer
intento de poner en práctica este objetivo fue realizado en

91

julio de 1934, por un pequeño grupo nazi que pretendió dar
un golpe de Estado en la sede del gobierno en Viena,
aparentando actuar por su cuenta. Sin embargo, esta acción
fracasó porque los rebeldes asesinaron a Engelbert Dollfus, el
canciller austriaco, y Hitler tuvo que aparentar no estar
enterado de los planes subversivos de los nazis contra el
gobierno de Viena y reprobar el golpe de Estado sin poder
llevar a cabo la anexión de Austria. Además, la acción de los
rebeldes nazis provocó la movilización de las tropas italianas
en la frontera con Austria para evitar una posible agresión
alemana, porque en aquella época Mussolini, se oponía a la
política del Anschluss, ya que él mismo estaba interesado en
la anexión de Austria a Italia.

 LA SEGUNDA FASE (1935-1936)
a) La eliminación del recuerdo de Versalles: rearme y
expansionismo
La segunda fase se inició con un acontecimiento
favorable para Alemania, que a comienzos de 1935 logró
reincorporar el territorio del Sarre. Según el Tratado de
Versalles, las minas de carbón de esta región pasaban a ser
propiedad exclusiva de Francia durante un periodo de quince
años, en compensación por la destrucción de las minas
francesas durante la Primera Guerra Mundial. Pero el tratado
también disponía que al final de ese periodo se celebrara un
plebiscito para determinar el futuro del territorio; al realizarse
tal plebiscito, más de 90% del electorado votó a favor de la
incorporación a Alemania. En esta segunda fase, la política
exterior alemana aceleró el rearme. Hitler anunció la
creación de una poderosa Luftwaffe (FuerzaAérea) que el
Tratado de Versalles prohibía expresamente, así como el
restablecimiento del servicio militar obligatorio y el

92

lanzamiento del plan cuatrienal, por medio del cual
Alemania debería estar preparada para la guerra en cuatro
años. Junto con estas acciones, Hitler repudió formalmente
el Tratado de Versalles.
Los avances expansionistas de la Alemania nazi y su política
de rearme pusieron en alerta al resto de las potencias
europeas, temerosas de que Hitler violara el Tratado de
Versalles. En abril de 1935 se reunieron en Stresa, Italia,
los representantes de Francia, Gran Bretaña e Italia, y
crearon el Frente Común de Stresa, que concluyó un
acuerdo por el cual se garantizaba la integridad del territorio
austriaco. En mayo del mismo año, Francia firmó otro pacto
con la Unión Soviética y este país con Checoslovaquia,
buscando prestarse ayuda mutua en caso de agresión. Pero
Hitler logró establecer con Gran Bretaña, en juniode1935, un
acuerdo naval por el que Alemania podría aumentar su flota,
pero sólo hasta un tercio de la capacidad de la británica.










El conde Ciano, ministro de exteriores de la Italia
fascista firma ante Hitler el Pacto de Acero.

b) La aproximación a Italia.
En 1936 se da un cambio en las relaciones entre Italia y

93

Alemania; Hitler, que admiraba a Mussolini y deseaba
establecer una alianza con su gobierno, apoyó la invasión
italiana a Etiopía y rompió el boicot internacional contra
Italia. La guerra civil que estalló en España ese año permitió
un mayor acercamiento entre los dos líderes, que juntos
decidieron apoyar al general Francisco Franco contra
las fuerzas democráticas de la República Española. Con la
alianza entre Hitler y Mussolini, nacía el Eje Berlín-Roma,
que se concretó con el Pacto de Acero, firmado por Italia y
Alemania en mayo de 1939, en el cual se comprometían a
ayudarse mutuamente en caso de guerra y a colaborar para
conseguir el espacio vital que buscaban ambas naciones. Con
este pacto se rompía el Frente Común de Stresa.

 LA TERCERA FASE (1937-1939).
La tercera fase de la política exterior de Hitler se
caracterizó por las estrategias de expansión encaminadas
a lograr su proyecto de la Gran Alemania, así como por la
intensificación del rearme. El miedo a una nueva guerra y la
necesidad de ganar tiempo para el rearme incitaron a los
países europeos democráticos (Francia, Gran Bretaña) a ceder
ante Hitler y a aceptar las anexiones confiando en la palabra
de éste que decía cada vez que se incorpora un territorio que
con ello se calmaban las ambiciones alemanas. A esa política,
que más tarde se demostró errónea, se le llama política de
apaciguamiento.







94





Expansionismo alemán entre 1936 y 1939.
a) El logro del Anschluss con Austria.
El primer paso en los planes de expansión fue realizar
un segundo intento por la unificación de Alemania y Austria.
Durante los primeros meses de 1937, el canciller austriaco,
Kurt Schuschnigg, sucesor de Dollfus, declaraba que su
país solamente podría mantener su independencia frente a las
amenazas de Mussolini si era reconocido por Alemania,
nación con la que estaba más identificado por razones
raciales y culturales.

Después de que Alemania reconociera la plena
soberanía de Austria, y ésta se declaró Estado alemán en
contra de lo estipulado por el Tratado de Versalles, el
gobierno de Hitler exigió al canciller austriaco que el jefe del
nazismo, Arthur Seyss- Inquart, fuera nombrado ministro del
Interior. Más tarde, Schuschnigg se retractó tratando de evitar
la anexión con Alemania y convocó un plebiscito esperando
que el pueblo reforzara su posición frente a Alemania. Los
nazis protestaron y Hitler decidió utilizar la fuerza para evitar
el plebiscito, imponiendo a Seyss-Inquart como canciller,
quien proclama el Anschluss y llama a las tropas alemanas a
introducirse en territorio austriaco. El 13 de marzo de 1938
cruzaron la frontera las fuerzas militares nazis, que fueron
recibidas con entusiasmo por gran parte de la población, que
en un nuevo plebiscito había aceptado la anexión; el
Anschluss se había realizado sin resistencia armada. Ante
este hecho, que violaba los tratados de paz, Gran Bretaña y
Francia se limitaron a enviar una protesta al gobierno alemán

95

a la cual Hitler ni siquiera contestó.

b) Los Sudetes.
Tras el éxito obtenido en Austria, era de esperarse que
el expansionismo nazis fijara como objetivo inmediato la
anexión de los Sudetes, territorio de Checoslovaquia donde
vivían aproximadamente tres millones de alemanes. El
gobierno británico, siguiendo con su actitud conciliadora y de
"apaciguamiento" hacia Hitler, propuso realizar una
conferencia de todos los Estados europeos, Alemania
incluida, a fin de que se resolviera de forma pacífica el asunto
de Checoslovaquia.

Se trataba de evitar una nueva guerra, puesto que la
opinión pública tanto en Inglaterra como en Francia era
favorable a mantener la paz a toda costa, aunque fuera
necesario convencer a los checoslovacos para que cedieran a
Alemania el territorio de los Sudetes. Además, la política de
Arthur Neville Chamberlain, primer ministro inglés, se
basaba en la creencia de que al dar satisfacción a las
demandas de Hitler respecto de unir los territorios habitados
por alemanes, se evitaría que extendiera sus ambiciones
expansionistas al resto de Europa. Pero Hitler estaba
dispuesto a atacar Checoslovaquia con el propósito de
apoderarse de un territorio más extenso, y presionó al
gobierno checo con demandas exageradas que sabía que no
iban a ser aceptadas. Buscaba un pretexto para invadir
Checoslovaquia y esperaba que Inglaterra y Francia se
mantuvieran al margen. Ante tal situación, los gobiernos de
estos países decidieron a actuar y empezaron a movilizar sus
ejércitos; la guerra parecía inminente. Hitler da entonces
marcha atrás a sus planes invasores y propone una

96

conferencia de cuatro potencias Gran Bretaña, Francia, Italia
y por supuesto, Alemania en la ciudad de Munich.

La conferencia, que pasaría a la historia con el nombre
de Pacto de Munich, se realizó a fines de septiembre de
1938, sin que fuera invitada Checoslovaquia ni consultada la
Unión Soviética, no obstante el acuerdo que Stalin tenía con
Francia para proteger al país en cuestión. Mediante el Pacto
de Munich se estableció que Checoslovaquia debía ceder a
Alemania las zonas habitadas por personas de habla alemana,
y se formó una comisión encargada de fijar las fronteras
definitivas. De regreso a Inglaterra, Chamberlain expresó con
satisfacción que traía a su país: "la paz en nuestra época". En
noviembre siguiente, la citada comisión concedió a Hitler
prácticamente todo cuanto había venido exigiendo, lo que
causó a Checoslovaquia cuantiosas pérdidas en recursos
humanos y naturales.














Firma del Pacto de Munich por el cual se reconocen a

97

Hitler sus derechos sobre los Sudetes en Checoslovaquia.

c) El resto de Checoslovaquia.
En marzo de 1939, las tropas de Hitler entraron en
Bohemia-Moravia, región de Checoslovaquia habitada por
personas de origen checo, y aprovecharon un movimiento
independentista de los eslovacos para ocupar todo el
territorio. Tras haber prometido que sólo reclamaba la parte
alemana del país, Hitler rompía su palabra y Checoslovaquia
desaparecía completamente del mapa. En abril de ese año,
Mussolini se apoderaba de Albania.

Las potencias occidentales empezaron a darse cuenta de
que la palabra de Hitler carecía de valor y que sus propósitos
no se limitaban a reunir a los alemanes, sino que ambicionaba
anexarse toda Europa oriental, situación que hacía temer la
integridad de Polonia, Rumania y los Países Bálticos. El
gobierno británico trató de formar una alianza antialemana
con la URSS, para garantizar la defensa de esos países, pero
Polonia y los Países Bálticos no estaban dispuestos a
permitir ejércitos soviéticos dentro de sus fronteras, ni
siquiera para defenderlas contra los alemanes.

d) El tratado germano soviético









98



¿Hasta cuándo durará esta luna de miel? Caricatura
alusiva a la firma del pacto de no agresión entre Hitler y
Stalin.
En cambio, Hitler firmó con la Unión Soviética un
pacto de no agresión en agosto de 1939. En las cláusulas
secretas del mismo, se acordaba que, en cualquier futuro
reajuste territorial, la Unión Soviética disfrutaría de una
influencia predominante en los Estados bálticos y se le
reconocía su derecho a la región de Besarabia que había
pasado a Rumania en 1918. A cambio de ello, los soviéticos
se comprometían a no intervenir en guerra alguna entre
Alemania y Polonia, ni entre Alemania y las democracias
occidentales.

El pacto germano-soviético asombró al mundo pues
unía dos naciones reconocidas como enemigas ideológicas.
Pero lo más grave para la paz mundial era la gran inquietud y
temor que provocó el pacto respecto a las intenciones de
Hitler, sobretodo porque unía dos fuerzas poderosas en contra
de las potencias occidentales. Esto significaba el comienzo
inminente de una nueva guerra europea.










99












CAPÍTULO II
D.C.N. Y APLICACIÓN DIDACTICA

2.7.FUNDAMENTOS DEL DISEÑO CURRICULAR NACIONAL DE LA EBR
―El Ministerio de Educación es responsable de diseñar los currículos básicos
nacionales. En la instancia regional y local se diversifican con el fin de responder a
las características de los estudiantes y del entorno; en ese marco, cada Institución
Educativa construye su propuesta curricular, que tiene valor oficial‖ (Ley General de
Educación Artículo 33º). Currículo de la Educación Básica.

El Diseño Curricular Nacional (DCN) (MINISTERIO DE EDUCACION, 2008)
asume los fines orientadores de la Educación, así como sus principios: ética, equidad,
inclusión, calidad, democracia, interculturalidad, conciencia ambiental, creatividad e
innovación. Constituye un documento normativo y de orientación para todo el país.
Sintetiza las intenciones educativas y contiene los aprendizajes previstos que todo
estudiante de Educación Básica Regular debe desarrollar. Da unidad y atiende al
mismo tiempo a la diversidad de los alumnos. Tiene en cuenta las características
evolutivas de los estudiantes, en una perspectiva de continuidad de 0 a 17 ó 18 años
de edad, aproximadamente, dando cabida a las características individuales de cada
ser humano. Así mismo, se dan lineamientos para la evaluación de los aprendizajes y

100

sirve como una base para la comunicación entre los distintos actores del que hacer
educativo.

El DCN, está sustentado sobre la base de fundamentos que explicitan el qué,
el para qué y el cómo enseñar y aprender. Propone competencias a lo largo de cada
uno de los ciclos, las cuales se logran en un proceso continuo a través del desarrollo
de capacidades, conocimientos, actitudes y valores debidamente articulados, que
deben ser trabajados en la institución educativa con el fin de que se evidencien en el
saber actuar de los estudiantes.

Para responder a los retos del presente, la educación debe priorizar el
reconocimiento de la persona como centro y agente fundamental del proceso
educativo. Por ello se sustenta en los principios de la Educación (Ley General de
Educación, Art. 8°):

101

- La calidad, que asegure la eficiencia en los procesos y eficacia en los logros y
las mejores condiciones de una educación para la identidad, la ciudadanía, el
trabajo; en un marco de formación permanente.
- La equidad, que posibilite una buena educación para todos los peruanos sin
exclusión de ningún tipo y que dé prioridad a los que menos oportunidades
tienen.
- La interculturalidad, que contribuya al reconocimiento y valoración de
nuestra diversidad cultural, étnica y lingüística; al diálogo e intercambio entre
las distintas culturas y al establecimiento de relaciones armoniosas.
- La democracia, que permita educar en y para la tolerancia, el respeto a los
derechos humanos, el ejercicio de la identidad y la conciencia ciudadana, así
como la participación.
- La ética, que fortalezca los valores, el respeto a las normas de convivencia y
la conciencia moral, individual y pública.
- La inclusión, que incorpore a las personas con discapacidad, grupos sociales
excluidos, marginados y vulnerables.
- La conciencia ambiental, que motive el respeto, cuidado y conservación del
entorno natural como garantía para el futuro de la vida.
- La creatividad y la innovación, que promuevan la producción de nuevos
conocimientos en todos los campos del saber, el arte y la cultura.

2.8.PRINCIPIOS PSICOPEDAGÓGICOS
En la Educación Básica Regular, las decisiones sobre el currículo se han tomado
sobre la base de los aportes teóricos de las corrientes cognitivas y sociales del
aprendizaje; las cuales sustentan el enfoque pedagógico, que se expresa a
continuación:
- Principio de construcción de los propios aprendizajes: El aprendizaje es un
proceso de construcción: interno, activo, individual e interactivo con el medio
social y natural. Los estudiantes, para aprender, utilizan estructuras lógicas
que dependen de variables como los aprendizajes adquiridos anteriormente y
el contexto socio cultural, geográfico, lingüístico y económico productivo.

102

- Principio de necesidad del desarrollo de la comunicación y el
acompañamiento en los aprendizajes: La interacción entre el estudiante y sus
docentes, sus pares y su entorno, se produce, sobre todo, a través del
lenguaje; recogiendo los saberes de los demás y aportando ideas y
conocimientos propios que le permiten ser consciente de qué y cómo está
aprendiendo y, a su vez, desarrollar estrategias para seguir en un continuo
aprendizaje. Este intercambio lo lleva a reorganizar las ideas y le facilita su
desarrollo. Por ello, se han de propiciar interacciones ricas, motivadoras y
saludables en las aulas; así como situaciones de aprendizaje adecuadas para
facilitar la construcción de los saberes, pro- poner actividades variadas y
graduadas, orientar y conducir las prácticas, promover la reflexión y ayudar a
que los estudiantes elaboren sus propias conclusiones, de modo que sean
capaces de aprender a aprender y aprender a vivir juntos.
- Principio de significatividad de los aprendizajes: El aprendizaje significativo
es posible si se relacionan los nuevos conocimientos con los que ya se
poseen, pero además si se tienen en cuenta los contextos, la realidad misma,
la diversidad en la cual está inmerso el estudiante. Los aprendizajes de- ben
estar interconectados con la vida real y las prácticas sociales de cada cultura.
Si el docente logra hacer que el aprendizaje sea significativo para los
estudiantes, hará posible el desarrollo de la motivación para aprender y la
capacidad para desarrollar nuevos aprendizajes y promover la reflexión sobre
la construcción de los mismos. Se deben ofrecer experiencias que permitan
aprender en forma profunda y amplia, para ello es necesario dedicar tiempo a
lo importante y enseñar haciendo uso de diversas metodologías; mientras más
sentidos pues- tos en acción, mayores conexiones que se pueden establecer
entre el aprendizaje anterior y el nuevo.
- Principio de organización de los aprendizajes: Las relaciones que se
establecen entre los diferentes conocimientos se amplían a través del tiempo y
de la oportunidad de aplicarlos en la vida, lo que permite establecer nuevas
relaciones con otros conocimientos y desarrollar la capacidad para
evidenciarlas. Los aprendizajes se dan en los procesos pedagógicos,
entendidos como las interacciones en las sesiones de enseñanza y

103

aprendizaje; en estos procesos hay que considerar que tanto el docente como
los estudiantes portan en sí la influencia y los condicionamientos de su salud,
de su herencia, de su propia historia, de su entorno escolar, sociocultural,
ecológico, ambiental y mediático; estos aspectos intervienen en el proceso e
inciden en los resultados de aprendizaje, por ello la importancia de
considerarlos en la organización de los aprendizajes.
- Principio de integralidad de los aprendizajes: Los aprendizajes deben
abarcar el desarrollo integral de los estudiantes, de acuerdo con las
características individuales de cada persona. Por ello, se debe propiciar la
consolidación de las capacidades adquiridas por los estudiantes en su vida
cotidiana y el desarrollo de nuevas capacidades a través de todas las áreas del
currículo. En este contexto, es imprescindible también el respeto de los ritmos
individuales, estilos de aprendizaje y necesidades educativas especiales de los
estudiantes, según sea el caso.
- Principio de evaluación de los aprendizajes: La meta cognición y la
evaluación en sus diferentes formas; sea por el docente, el estudiante u otro
agente educativo; son necesarias para promover la reflexión sobre los propios
procesos de enseñanza y aprendizaje. Los estudiantes requieren actividades
pedagógicas que les permitan reconocer sus avances y dificultades; acercarse
al conocimiento de sí mismos; autoevaluarse analizando sus ritmos,
características personales, estilos; aceptarse y superarse permanentemente,
para seguir aprendiendo de sus aciertos y errores. Aprenden a ser y aprenden
a hacer.

2.9.ESTRATEGIAS DIDÁCTICAS APLICABLES AL ÁREA DE HISTORIA,
GEOGRAFÍA Y ECONOMÍA.
ORIENTACIONES Y ESTRATEGIAS PARA LA ENSEÑANZA –
APRENDIZAJE DEL ÁREA
El libro de Historia Geografía y Economía presenta estrategias dirigidas a
afianzar el desarrollo de cada una de las competencias del Área
ESTRATEGIAS  Observación directa e indirecta

104

PARA EL
MANEJO DE
INFORMACION
 Lectura e interpretación de textos literarios
(información de contexto)
 Entrevistas
 Técnicas didácticas para el trabajo de indagación, como
investigaciones simples, dramatizaciones, debates,
visitas y excursiones de trabajo, estudios de casos,
resolución de problemas simulados o reales, etc.
 Investigaciones bibliográficas
 Elaboración de informes y ensayos
 Técnicas didácticas para la elaboración de
organizadores de la información
ESTRATEGIAS
PARA LA
COMPRENSION
ESPACIO -
TEMPORAL
 Interpretación de estadísticas
 Elaboración e interpretación de líneas de tiempo, mapas
temáticos e históricos, etc.
 Proyecto de investigación
 Consulta a expertos
 Descubrimiento inductivo (estudio de hechos,
monumentos arquitectónicos, fuentes iconográficas.
ESTRATEGIAS
PARA EL
JUICIO
CRITICO
 Estudios de casos
 Aplicación del método de aprendizaje basado en
solución de problemas (ABP)
 Participación en mesas redondas, foros, etc.
 Análisis e interpretación de documentos

Consideraciones para realizar debates y proyectos
El debate es una técnica de dinámica de grupo que consiste en dialogar sobre
una cuestión y respetar determinar pautas de intervención. En el transcurso del
debate, el docente deberá promover la práctica de habilidades comunicativas como
las siguientes:

Aprender a Aprender a Aprender a Aprender a tomar

105

escuchar
Es necesario
prestar atención a
los argumentos de
los demás para
entender sus
puntos de vista. Se
trata de ponerse en
el lugar del otro y
de escuchar de
manera respetuosa,
atenta, critica y
reflexiva
argumentar
Es importante
sostener una
opinión o
posición con
argumentos
válidos, basados
en información
objetiva, hechos
reales o
experiencias
propias
moderar y
establecer una
mediación
Es una habilidad que
implica, además de
estimular la
reflexión y el
análisis crítico,
encontrar un punto
de equilibrio o
entendimiento en un
dialogo o debate. El
rol moderador
permite que el
dialogo se enfoque
en los asuntos
relevantes
resoluciones
compartidas
Establecer
acuerdos y asumir
los compromisos
pactados de manera
grupal permite a
los estudiantes
consolidar el
sentido de la
responsabilidad y
el respeto por la
opiniones de los
demás

Un proyecto es un conjunto de actividades organizadas en una secuencia y
en etapas para lograr un objetivo: elaborar un producto, resolver un problema,
modificar una situación, etcétera. El desarrollo de proyectos es una herramienta
formativa muy importante porque pone en práctica los conceptos y valores
aprendidos en el área.

Los proyectos de investigación permiten integrar y aplicar conocimientos,
descubrir otros nuevos y colaborar. Además ofrecen la oportunidad de mostrar
resultados. Cuanto mejor se organice un proyecto, mejor será el resultado.

2.10. ELABORACIÓN DE LA PROGRAMACIÓN ANUAL:



106

PROGRAMACIÓN CURRICULAR ANUAL DE HISTORIA,
GEOGRAFÍA Y ECONOMÍA DE CUARTO GRADO DE
EDUCACIÓN SECUNDARIA

I. DATOS INFORMATIVOS:
1.1.DRE : Puno
1.2.UGEL : San Román
1.3.IES : Comercio 32 MHC Juliana
1.4.ÁREA : Historia, Geografía y Economía
1.5.GRADO : CUARTO
1.6.SECCIONES : A, B, C, D, E, F, H, J – I, J, K, L
1.7.DOCENTE : Trifina Castillo Cárdenas
Lucas P. Quispe Mamani
II. FUNDAMENTACIÓN:
El área de Historia, Geografía y Economía pretende desarrollar la construcción
de la identidad social y cultural de los adolescentes y jóvenes y el desarrollo de
competencias, vinculadas a la ubicación y contextualización de los procesos
humanos en el tiempo histórico y en el espacio geográfico. También el área
promueve el acceso a conocimientos sobre los procesos históricos, sociales,
económicos y políticos del Perú y del mundo, contribuyendo al desarrollo del
pensamiento crítico y de las habilidades de observación, análisis, síntesis,
evaluación, representación e interpretación del mundo natural.

III. TEMAS TRANSVERSALES:
3.1. Educación para el emprendimiento: la responsabilidad
3.2. Educación para la alimentación saludable: la equidad
3.3. Educación para la conciencia ambiental: el respeto.

IV. PROPÓSITOS DE GRADO:
4.1 Competencias o competencias de áreas y capacidades


107


4.2 Valores y actitudes
VALORES ACTITUD ANTE EL AREA

Responsabilidad
* Cumple con las tareas que se asigna
* Es puntual
* Asume sus errores


Equidad
* Muestra interés por las costumbres locales y
regionales.
* Toma iniciativa para recibir una educación saludable

COMPETENCIAS DEL CICLO VII
CAPACIDADES U
ORGANIZADORES DE
ÁREA
* Maneja información relevante sobre procesos
históricos, geográficos y económicos del Perú,
América y el mundo hasta la actualidad
comunicándola.
En ejercicio de su libertad y autonomía.


MANEJO DE
INFORMACIÓN
* Comprende categorías temporales y de
representación espacial sobre procesos
históricos, geográficos y económicos,
acontecidos en el Perú, América y el mundo
hasta la actualidad, valorando la diversidad
natural y socio cultural, tomando conciencia de
su rol protagónico en la sociedad.


COMPRENSION ESPACIO –
TEMPORAL
* Formula puntos de vista personales y
posiciones éticas, sobre procesos históricos,
geográficos y económicos del Perú, América y
el mundo bástala actualidad, proponiendo ideas
y desarrollando acciones para el cuidado y
preservación del ambiente, el patrimonio
cultural y la identidad social y cultural del Perú



JUICIO CRÍTICO

108

* Toma iniciativa para cuidar su alimentación personal
nutritiva
Respeto * Muestra interés por el cuidado del medio ambiente
* Se interesa por la limpieza de su salón de clases


4.3 Indicadores para evaluar el comportamiento
* Mantiene el orden en clase
* Practica buenos modales
* Practica la solidaridad
* Contribuye con la conservación del orden e higiene de la Institución
Educativa.
* Practica la equidad, tolerancia y empatía
* Demuestra sentido de organización en las actividades educativas

V. CALENDARIZACION:


TRIMESTRE

DURACIÓN
No. DE
SEMA
NAS
HORAS
TRIMESTRA
LES
HORAS
IMPREVIS
TAS
TOTAL
DE
HORAS
I
DEL : 11 de
marzo
AL: 13 de junio
14 42 03 39
II
DEL: 16 de junio
AL: 19 de
setiembre
13 39 03 36
III
DEL: 22 de
setiembre
AL: 19 de
diciembre
13 39 03 36
VACACIONES
DEL: 30 de julio
AL: 09 de agosto
02
TOTAL 40 120 09 111


109

VI. ORGANIZACIÓN DE LAS UNIDADES DIDACTICAS:

UNIDADES
TÍTULO DE LA
UNIDAD
TIPO DE
UNIDAD
TIEMPO
EN HORAS
TRIMESTRE

I
Inicios de la vida
republicana en el
Perú.
Siglo XIX y el
liberalismo
Unidad de
Aprendizaje

36

I

II
Crisis y
restructuración social
Unidad de
Aprendizaje

25

I – II

III
Desarrollo social
sostenible
Unidad de
Aprendizaje

25

II – III

IV
Productividad y
desarrollo
Unidad de
Aprendizaje

25

III

VII. ESTRATEGIAS METODOLÓGICAS DEL ÁREA:
Las estrategias metodológicas a ser usadas serán diversas y aplicadas de
acuerdo a las actividades que se realizaran para, lograr los aprendizajes esperados.
Además se tendrá en cuenta las características de los estudiantes; clima pedagógico,
materiales y espacios disponibles. Tomando en cuenta las siguientes estrategias:
 Debates dirigidos
 Discusiones controversiales
 Investigaciones bibliográficas
 Técnicas grupales
 Uso del aula de innovación para hacer presentaciones virtuales de temas a
tratar.

VIII. ORIENTACIÓN PARA LA EVALUACIÓN:
 La evaluación será permanente, integral y diferenciada respetando los estilos
y ritmos de aprendizaje de los estudiantes.
 La evaluación se realizara durante todo el proceso para determinar
dificultades con la finalidad de mejorar el proceso de aprendizaje

110

 Se aplicara la hetera evaluación, coevaluación y autoevaluación con carácter
formativo.
 En cada unidad didáctica se evaluaran las tres capacidades de área y la actitud
ante el área, los mismos que tendrán una escala vigesimal.
 Se utilizan instrumentos de evaluación variables de acuerdo a los indicadores
de evaluación tales; como pruebas objetivas de desarrollo y ensayo, lista de
cotejos, fichas de evaluación, los mismos trabajos de los estudiantes entre
otros.

IX. RECURSOS DE APRENDIZAJE:
Se usaran según las circunstancias de aprendizaje; los siguientes recursos:
 IMPRESOS: Mapas, laminas, textos, diccionarios, guías de estudio,
fotocopias, etc.
 AUDIOVISUALES: Televisor, videos, VHS, DVD, CD, computadora,
Internet.
 MATERIAL LOGISTICO PERMANENTE: Pizarra acrílica, plumones,
papelógrafos, cintas, masktape, papel, motas, etc.

X. BIBLIOGRAFIA:
 M.E.D. Diseño Curricular Nacional
 MJB. D. Ciencias Sociales 4to Manual del Docente
 Virtual: Páginas Web
 Ciencias Sociales 4to grado.
 Meza Campos Mario
 Tejada Rosas Carmelo
 Vilca Iquiapaza Percy
Juliaca, 03 de Marzo del 2014.

V B. Sub Director Formación General Trifina Castillo Cardenas
Docente
Lucas Porfirio Quispe Mamani
Docente

111

2.11. ELABORACIÓN DE UNA UNIDAD DIDÁCTICA:
UNIDAD DE APRENDIZAJE Nº 01: DE HISTORIA,
GEOGRAFIA Y ECONOMIA
CONOCIENDO LOS INICIOS DE LA VIDA REPUBLICANA EN EL PERÚ
Y EL LIBERALISMO EN EL MUNDO

I. DATOS INFORMATIVOS:
1.1. DRE : Puno
1.2. UGEL : San Román
1.3. IES : Comercio 32 MHC Juliana
1.4. AREA : Historia, Geografía y Economía
1.5. GRADO : CUARTO
1.6. SECCIONES : A, B, C, D, E, F, H, J – I, J, K, L
1.7. DOCENTE : Trifina Castillo Cárdenas
Lucas P. Quispe Mamani
II. PRESENTACIÓN:
En la presente unidad se desarrollara conocimientos que le permitirán desarrollar
capacidades u organizadores visuales en el área como Juicio Crítico, Manejo de
Información y Compresión Espacio Temporal lo que le conllevara a los alumnos a
fortalecer su identidad personal, y nacional y desenvolverse e integrarse en la
sociedad.

III. TEMA TRANSVERSAL:
- La responsabilidad

IV. VALORES Y ACTITUDES:




112

VALORES
ACTITUD ANTE EL
AREA
ACTITUDES DEL AREA


Responsabilidad
Cumple con las tareas que
se le asigna.
- Asume sus errores.
- Cuida el patrimonio
institucional
- Es puntual
* Valora los logros alcanzados
por los peruanos en la historia
del Perú en el contexto
mundial.
* Valora su pertenencia a una
comunidad, local, regional y
nacional.
* Promueve la defensa del
patrimonio local, regional y
nacional.
* Valora la diversidad cultural
existente en su localidad,
región, país y el mundo
* Promueve la conservación
del ambiente
* Valora los aprendizajes
desarrollados en el área como
parte de su proceso formativo



V. ORGANIZACIÓN DE LOS APRENDIZAJES:
CAPACIDAD
DE ÁREA
APRENDIZAJES
ESPERADOS
CONOCIMIENTOS ESTRATEGIAS T°
MANEJO DE
INFORMACIÓN
- Identifica
información
desde inicios de la
vida republicana
en el Perú y
América Latina
HISTORIA DEL
PERU EN EL
CONTEXTO
MUNDIAL (siglo
XIX)
- Nuevo
- Lecturas de
guías de trabajo.





3





113

hasta el siglo XX ordenamiento
jurídico, economía,
sociedad y vida
cotidiana.
- Primeras etapas de
la historia del Perú
Republicana

-Exposición del
docente.

- Dialogan y
exponen


- Resumen



-Exposición de
alumnos.


-Debates
dirigidos a partir
de lecturas.


-Trabajos en
equipo

-Lluvia de ideas.
- Diagramas

- Elaboración de
organizadores
visuales a partir
de lo leído
3
COMPRESIÓN
ESPACIO
TEMPORAL
- Analiza
procesos
desarrollados
durante la
confederación
Perú – Boliviana.
- Evalúa cambios
y permanencias
en el desarrollo de
las Revoluciones
Liberales,
Imperialismo y
Capitalismo
- Confederación
Perú - Boliviana

3
SOCIEDAD Y
LIBERALISMO
- Restauración y
Revoluciones
liberales en Europa.
- Imperialismo,
Capitalismo


3



3
MANEJO DE
INFORMACIÓN
- Analiza
información sobre
la migración,
movilización
social, arte y
cultura en
América Latina
(Siglo XTX)
AMERICA
LATINA Y EL
PERU HASTA LA
RECONSTRUCCIO
N NACIONAL.
- América Latina
según regiones en el
siglo XTX
migración,
movilización social,
arte y cultura


3



3


114

COMPRENSIÓN
ESPACIO
TEMPORAL
- Interpreta causas
y consecuencias
de cambios y
permanencias en
América Latina y
el Perú desde
antes de la
Reconstrucción
Nacional.
- Proyecto liberal y
su viabilidad.
Primer Civilismo.

- Relaciones en
América conflicto e
integración.

- Ocupación en la
Amazonía

- Geopolítica en
América del Sur
situación interna de
Perú, Bolivia y
Chile.
- Guerra con Chile.
Segundo Militarismo
y Reconstrucción
Nacional


3


3


3


3


3

- Investigan en
Internet y
elaboran
resúmenes
Exposición a
través de la
técnica del
rompecabezas
JUICIO
CRÍTICO
Argumentos de
las economías de
exportación
- Economías de
Exportación

3

VI. EVALUACION DE LOS APRENDIZAJES:
CRITERIOS INDICADORES SELECCIONADOS INSTRUMENTOS

MANEJO DE
INFORMACIÓN
* Identifica información desde inicios de
la Republica en el Perú y América Latina
hasta siglo XX en una mapa visual.
* Instrumentos
orales


115


COMPRENSIÓN
ESPACIO
TEMPORAL
* Analiza procesos desarrollados durante
la Confederación Perú – Boliviana en una
exposición.
* Evalúa cambios y permanencias en el
desarrollo de las Revoluciones Liberales,
Imperialismo y Capitalismo

* Organizadores
Visuales


* Exposiciones


* Trabajos en
equipo


* Lecturas en
clave

* Cuadernos o
carpeta de trabajo



* Prueba escrita


MANEJO DE
INFORMACIÓN
* Analiza información sobre la migración,
movilización social, arte y cultura en
América Latina siglo XLX a través de un
debate

JUICIO
CRÍTICO
* Argumenta las económicas de
exportación a través de un cuadro
comparativo

COMPRENSIÓN
ESPACIO
TEMPORAL
Interpreta causas y consecuencias de
cambios y permanencias en América
Latina, el Perú desde antes de la guerra
con Chile hasta la reconstrucción
Nacional a través de una exposición con
la redacción de un resumen.





ACTITUD ANTE
RESPETO
* Asume
respeto a las
normas
morales de
convivencia.
* Escucha las
opiniones de
sus
compañeros

116

EL AREA con atención



* Lista de cotejos.


* Escala de
actitudes
RESPONSABILIDAD
* Presenta sus
tareas
oportunamente
y con calidad
* Asume la
conducción de
los equipos de
trabajo en
forma
democrática


Juliaca, 10 de Marzo del 2014



Vo.Bo. Subdirector F.A. Docente Docente



117

2.4. ELABORACIÓN DE SESIÓN DE APRENDIZAJE:

SESION DE APRENDIZAJE Nº 01
I TRIMESTRE

I. DATOS
TEMA: Dictadura de
Mussolini y Hitler
GRADO Y SECCION:
4to.
DURACION: 40
minutos
AREA CURRICULAR :
Cs. Ss. y Humanidades
PROFESOR(A) RESPONSABLE : Fredy Celso
Quispe Zea
ORGANIZADORES DE AREA: Manejo de Información, Comprensión espacio-
temporal, juicio critico
CAPACIDAD ADECUADA: las tres capacidades incidiendo en la comprensión
espacio – temporal

II. TEMA TRANSVERSAL: Educación para el emprendimiento.

III. APRENDIZAJE ESPERADO:
- Identifican la diferencia entre el fascismo y el nazismo
- Hacen un cuadro comparativo sobre la ideología fascista y nazista.

IV. VALORES Y ACTITUDES.

VALOR ACTITUDES
INSTRUMENTO DE
EVALUACIÓN
La
responsabilidad
Asume la conducción de equipos de
trabajo en forma democrática con
responsabilidad
Escala de actitudes




118




P
R
O
C
E
S
O
S

C
O
G
N
I
T
I
V
O
S

ESTRATEGIAS
METODOLÓGICAS

INDICADOR
DE
EVALUACIÓN
INSTRUMENTOS
DE
EVALUACIÓN
Motivación: El profesor
comenta sobre el
gobierno regional de
Ancash
Recuperación de Saberes
previos: después de la
narración del gobierno
regional de Ancash
El profesor pregunta:
- ¿Qué opinas del
problema narrado
anteriormente?
- ¿ entre que países se
enfrentan en la I guerra
mundial ?
- ¿Qué es dictadura?
- ¿Qué sabes de
Mussolini?
- ¿Qué sabes de Hitler?
Conflicto cognitivo:
Debate dialogo




10

















20
Analiza


Opinan


Debate


Identifican


Comparan









Valora
Lluvia de ideas


Papelote


Plumones


Prueba Escrita


Ficha de
observación









Data Display
CONSTRUCCION DEL
CONOCIMIENTO
- El profesor explica el
tema en diapositivas
- Forman grupos y

119

elaboran un organizador
visual en un papelografo.
- Exponen los estudiantes
(socializan)
APLICACIÓN DE LO
APRENDIDO
TRANSFERENCIA A
SITUACIONES
NUEVAS:
- Que nos enseña el tema
- Que hechos positivos y
negativos tuvo el tema
EVALUACIÓN



10





Ficha de
metacognicion

RECURSOS: Audiovisuales: data display , laptop, pizarra, plumones, motta.

BIBLIOGRAFIA: Citado en la programación anual y unidad de aprendizaje I.


Chosica, 17 de Julio de 2014.












120

SÍNTESIS

1. Acabado la primera guerra mundial, Europa se encuentra pauperizada
consecuencia de las terribles perdidas demográficas y cuantiosas destrucciones
materiales.
2. La revolución de Octubre (Rusa- 1917) repercutió en todo los países del mundo
originando una oleada de agitación social mientras que las deudas de guerra
daban lugar al caos financiero y una fuerte inflación.
3. Por lo tanto, Italia se encontraba en una situación económica crítica. El estado se
encontraba endeudado con EE. UU e Inglaterra, paro, hambre y huelgas marcan
la coyuntura de este periodo.
4. Aparece la figura de Benito Mussolini (1883 – 1945) que provenía de las filas
socialistas. Pero partidario luego de un régimen fuerte basado en la exaltación
nacionalista y el corporativismo.
5. En 1919 fundo los fascias de combate (milicia anti socialista) que atacaba a los
liberales como a los socialistas y comunistas, fundando en 1921 se funda el
partido fascista. Saliendo elegidos 31 diputados fascistas.
6. Alentado por este éxito, Mussolini se preparó para tomar el poder, organizando
la marcha sobre roma, exigiendo al Rey Víctor Manuel III la entrega del poder,
preparando una serie de leyes el Estado Totalitario o corporativo.
7. El fascismo se consolido desde 1925 con el apoyo de la clase media dominadas
por el miedo y la frustración de ese periodo y con las subvenciones de
banqueros, grandes propietarios que veían en el fascismo un medio para
oponerse a los avances políticos y organizativos de la clase trabajadora.
8. Mussolini, con gran publicidad inicio un amplio programa de reconstrucción
económica basado en obras públicas,….
9. Su agresiva política exterior le llevo a invadir Abisinia (Etiopia) en octubre de
1935 lo que provoco graves problemas internacionales, luego en 1936 pacto con
HITLER (eje Roma-Berlín) o pacto de acero cuya política internacional de
ambos dictadores originaria un nuevo conflicto internacional.

121

10. La crisis económica resulto desastrosa para la ya debilitada Alemania, cuya
población se radicalizo ideológicamente y el partido nacional socialista obrero
alemán (partido Nazi) de Hitler vio aumentada su influencia e implantación
organizándose una milicia armada de sección de asalto (SA.) y los escuadrones
de protección (S.S.).
11. En las elecciones de 1932 el partido nazi consiguió más de un tercio de votos,
aunque Hitler ya había intentado conseguir el poder en 1923 sin éxito. Pero el
presidente Hindenburg en 1933 le nombro CANCILLER de Alemania. Por lo
tanto, en solo diez meses Hitler logro transformar radicalmente la estructura
política y establecer un sistema totalitario.
12. Un incendio destruyó el Reichstag (parlamento) en febrero de 1933, y esto fue la
excusa para eliminar a sus enemigos, a los que Hitler acuso de haber provocado
el incendio.
13. El 23 de marzo de 1933 empezó el III Reich (tercer imperio). Hitler obtuvo
plenos poderes para gobernar por decreto durante 4 años. En 1934 muere el
presidente Hindenburg y Hither empezó a implementar la Dictadura.
14. La Doctrina política del nazismo se basaba en un nacionalismo exacerbado que
derivo en el racismo, al considerar a la raza aria como superior consecuencia del
antisemitismo defendiendo un Estado Totalitario. Con un jefe (Fuhrer) cuya
voluntad debía ser obedecida por el pueblo.
15. Apresurándose campos de concentración para los presos políticos,
paralelamente, Alemania se lanzó a la urgente tarea de recuperarse
económicamente, en 1939 logro alcanzar el segundo puesto en la economía
mundial. Su agresiva política internacional de Hitler llevara al segundo gran
enfrentamiento mundial.


122


APRECIACIÓN CRÍTICA Y SUGERENCIAS:

Se presenta como una monografía histórica dividido en una serie de capítulos,
en los cuales se analiza el surgimiento del fascismo en Italia en 1919 con Mussolini,
y luego en 1924 del Nazismo en Alemania con Adolf Hitler, como consecuencia de
la gran crisis del capitalismo a finales de los años 20 y el auge del fascismo y
nazismo apoyado por el capital financiero Italiano y alemán. Ya que veían en dichos
partidos como un medio para oponerse al avance indetenible de la clase trabajadora
teniendo como ejemplo la Revolución Bolchevique de 1917.
Pareciera que los autores olvidan el punto sustancial del problema. La
diferencia, irreductible y mortal, no radica en la legislación sino en la fuente de la
legislación. Esto es todo. Un régimen absolutista puede concebir leyes magníficas,
pero los pueblos se niegan a admitirlas si no emanan de un poder legítimo, es decir,
creado por la voluntad social. La razón es muy clara. Si se admite la arbitrariedad es
porque ha producido una obra buena, habrá que seguir consintiéndola, aunque
produzca mil cosas malas. Entonces, enredada la cuestión en la apreciación del
Derecho sustantivo, no se podrá discutir y a la legitimidad del sistema constituido.
Antes de que defendiera las democracias actuales el concepto del poder
democrático, como único digno de respeto, lo habían proclamado los católicos al
aceptar el derecho divino de los pueblos y repeler el derecho divino de los reyes. Si
viviera hoy Santo Tomás, estaría al lado de la República española. Esta última frase,
demuestra lo insincero de la argumentación, porque ningún demócrata es partidario
de la oligarquía; de modo que al enfrentar el fascismo y la oligarquía no se dicen dos
cosas distintas, sino una sola. El fascismo se apoya siempre en una oligarquía.
No, no hay democracia sino apoyada en el voto popular. Podrá haber tutelas,
protectorados, instituciones misericordiosas, pero democracia, no. Cuando
advertimos

123

sin duda, de que hace política en un país democrático y no le conviene chocar
demasiado rudamente con sus institutos constitucionales, es decir, «Únicamente es
preferible el régimen parlamentario cuando se acepta como criterio de la democracia,
la libertad; libertad de pensamiento, de prensa, de reunión, &c.». Por lo tanto, en fin
de cuentas, no hay libertad sin democracia ni democracia sin libertad. Y una de las
libertades esenciales en la democracia es la del voto, a fin de que las leyes provengan
de las autoridades legítimas, que no pueden ser otras, sino las designadas por el
cuerpo social.
¿Tiene algo que ver con esta mecánica lo que hicieron Hitler y Mussolini y
también Stalin en Rusia? Hay que aludir a otra dictadura: la dictadura del
proletariado. Implica ésta un fenómeno distinto. Es la reacción airada de la parte
mayor de la Humanidad, arrojada y mísera durante siglos, contra la parte menor,
aferrada al disfrute de unos privilegios que ella misma se atribuyó. De manera que si
el origen no es legítimo, al menos tiene como justificante el anhelo de una justicia
social. Lo malo es que el sistema es insostenible por definición, pues las
palabras dictadura y muchedumbre son de suyo antiéticas. Si toda una clase pretende
imperar sobre las restantes, no surgirá una dictadura sino una anarquía. ¿Cómo se
concibe la actuación conjunta de varios millones de dictadores? Esa enorme masa
tiene que delegar su poder, es decir, buscar una representación como en las
democracias. Más para sostener la idea de dictadura, esa delegación recae sólo en un
partido; el cual, por iguales motivos, la transfiere a un grupo de directores, o sea a
un Gobierno; y éste, moviéndose siempre dentro del prejuicio dictatorial, se resigna a
concentrar todos los atributos del mando en una sola persona. Así, pues, partiendo de
un punto justo y dando un rodeo, se llega a la misma conclusión del poder
personalísimo e ilimitado, contra el cual acaban por reaccionar tanto los derrotados
cuanto los victoriosos, porque el poder personal es insoportable para la naturaleza
humana.
Como sugerencia, consideramos que, como Partidos políticos que surgieron
y tuvieron su apogeo en los años 1920 a 1930 antes de la II Guerra mundial, tanto el
fascismo como el nacismo tuvo una aceptación ante la desesperación de la población
en lo económico, político, social y moral y el avance indetenible de la revolución

124

bolchevique. Pero en la actualidad tampoco es aceptado la dictadura del proletariado
por todos ya que siempre hay una minoría que sigue oponiéndose a la anhelada
palabra justicia social. Cuyo origen fue el rechazo a:

Por lo tanto, su estudio y profundización del presente tema seguiremos
adelante ya que si bien es cierto los hechos quedan, la historia continua y seguirá
mas acontecimientos de nuestra sociedad.


125





BIBLIOGRAFÍA

DIMITROV, J. (2001). EL FRENTE UNICO DE LA CLASE OBRERA CONTRA EL FASCISMO.
BULGARIA: PARTIDO COMUNISTA BULGARIA - 1954.
FRANCISCO DOMINGO, GERARDO ESCODIN,DOLORES GASSO,MONICA MARTINEZ. (2008).
DICCIONARIO ENCICLOPEDICO UNIVERSAL AULA SIGLO XXI. MADRID - ESPAÑA:
MMV. CULTURAL S.A.
GALKIN, A. (1975). FASCISMO, NAZISMO Y FALANGISMO. BUENOS AIRES - ARGENTINA:
CARTAGO.
GUEVARA ESPINOZA, A. (2000). REVISION DE HISTORIA UNIVERSAL. LIMA - PERU: LULLI S.A.
Jose Alvareda, Jose Antonio Almendros, Nicanor Ancoechea, Ana Biosca. (2001).
ENCICLOPEDIA DE CIENCIAS SOCIALES. MADRID - ESPAÑA: OCEANO GRUPO
EDITORIAL S.A.
MINISTERIO DE EDUCACION. (2008). DISEÑO CURRICULAR NACIONAL DE LA EDUCACION
BASICA REGULAR. LIMA - PERU: MINEDU.
MINISTERIO DE EDUCACION. (2012). HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA. LIMA - PERU:
SANTILLANA S.A.
PAREDES, J. (1999). ITALIA POLITICA INTERIOR, EXTERIOR DE MUSSOLINI. Recuperado el 30
de JUNIO de 2014, de
http://bachiller.sabuco.com/historia/Fascismos%20y%20fascismo%20italiano.pdf
PAREDES, J. (1999). POLITICA INTERIOR Y EXTERIOR DEL NAZISMO. Recuperado el 05 de 07
de 2014, de http://perseo.sabuco.com/historia/politicahitler.pdf
PRADO Q., J. G. (2002). HISTORIA DEL PERU EN EL PROCESO AMERICANO MUNDIAL.
AREQUIPA - PERU: OSCAR.