Modelo Psicohidráulico de Instinto (Konrad Z. Lorenz) – Por Claudio Angel Romero.

1
Modelo Psicohidráulico de Instinto (Konrad Zacarias Lorenz): Una
Aproximación desde la Física de Fluidos.

Claudio Angel Romero


Resumen

En el presente trabajo se analiza la física de fluidos que se encuentra presente
en el Modelo Psicohidráulico de Instinto (Konrad Z. Lorenz). Luego, mediante
un par de ejemplos concretos, se muestra cómo las variaciones en los
controles, tanto internos como externos, producen variaciones mensurables,
que arrojan luz sobre los posibles mecanismos que regulan el funcionamiento
del modelo psicohidráulico en estudio.
Introducción

Una aproximación posible al conocimiento de los mecanismos del
comportamiento es por medio del uso de modelos físico-matemáticos. Un
modelo puede aportar ideas de cómo podría llegar a comportarse tal o cual
sistema, pudiendo así guiar la observación y la investigación
i
. La elaboración
de estos modelos exige un conocimiento muy detallado de los procesos
implicados. También es importante convalidar estos modelos con experimentos
y observaciones en el campo, lo que por lo general no es fácil. Sin embargo
modelos simples pueden dar información bastante precisa y rigurosa sobre el
proceso estudiado.
Los instintos
ii


Según Konrad Z. Lorenz los instintos son automatismos que resultan de
procesos de estimulación endógena, pautas motoras independientes en su
forma de los estímulos externos, ya coordinadas en el sistema nervioso central
(SNC). Es algo fisiológica y causalmente distinto de todos los modos de
comportamiento individual variable. Por esto, para Whitman quien propuso este
concepto, y, posteriormente, para Lorenz, los instintos y los órganos deben
estudiarse a partir del mismo punto de vista común del origen filético.
El modelo de KL del Instinto: Una explicación desde la Etología

Konrad Z. Lorenz elaboró un mecanismo para el instinto en el que propone
unas pautas fijas de acción que se dan siempre de la misma o muy similar
manera. Estas pautas responden a ciertos estímulos llamados llave, que
operan sobre ciertos mecanismos, llamados mecanismos desencadenantes
innatos (MDI) que disparan la secuencia de actividad nerviosa que se traduce
en la pauta.
Esto no es lo único que opera sobre el MDI. Si durante mucho tiempo una de
estas pautas no se ejecuta, aumenta la posibilidad de que ocurra. Es decir, si la
pauta tiene como estímulo llave una cara sonriendo ampliamente, y si pasa
Modelo Psicohidráulico de Instinto (Konrad Z. Lorenz) – Por Claudio Angel Romero. 2
mucho tiempo sin que esto suceda, puede ocurrir que el actor la realice ante
una cara que sólo sonríe, o incluso que no sonría en absoluto. O, a veces. . .
en ausencia de una cara.
Lo que Konrad Z. Lorenz propuso tras observar estos disparos al vacío de
pautas instintivas -que ocurrían en ausencia de su objeto usual, y a veces en
ausencia de cualquier objeto- es que había algo que se acumulaba y acababa
produciendo, por sí solo, el comportamiento. A eso lo llamó energía específica
de acción. De “acción”, porque provoca un comportamiento. “Específica”,
porque si una pauta no se realiza, lo que aumenta es la EEA de ella, no de
similares o de otras. ¿Y “energía”? Pues por el símil de que se consumía en
cada uso. Pero no es que se trate de ATP, o electricidad: es algo, lo que sea,
que se produce, se acumula, y se gasta.
Modelo de Konrad Z. Lorenz

El modelo está esquematizado en la siguiente figura:



El resultado de esto es que mirando el inodoro en cuestión, pueden obtenerse
conclusiones extensibles al observable (El individuo observado). Por un lado,
una vez que se dispara la pauta fija, y se realiza tantas veces que agota toda la
EEA, no importa cuantos estímulo-llave hay tirando de la válvula, la conducta
no se producirá.
Lo contrario también debe tenerse en cuenta: si no hay nada en el balancín,
puede ocurrir que se acumule tanta EEA que logre vencer la resistencia del
resorte y que la pauta ocurra. Esto es lo que se llama disparo en vacío: aunque
no haya nada allí, el animal parece estar, por ejemplo, cazando.
Modelo Psicohidráulico de Instinto (Konrad Z. Lorenz) – Por Claudio Angel Romero. 3
No se ha encontrado ningún equivalente para la EEA, cosa que ya había hecho
notar Lorenz al proponer el modelo, que no es el único modelo, pero que
resalta la serie de características que debe mostrar un comportamiento para
considerarse un instinto.
El MDI se halla en el sistema nervioso y el estímulo llave que lo opera es una
configuración, por lo general sencilla, formada por una serie de rasgos que, en
forma similar al caso del reflejo, se suman en el tiempo y en el espacio. Esto
significa que cada rasgo puede operar sobre el MDI de manera que a veces un
único rasgo exagerado (los estímulos supranormales) puede disparar la
conducta.
Tanto el reflejo como el instinto se propusieron, en algún momento, como
explicaciones totales del comportamiento. Incluso la forma de la explicación
intentada fue similar: el reflejo/instinto dejaba al animal en disposición de recibir
los estímulos que conducen a otros reflejo/instinto. Ambos, una vez iniciados
no se detenían. La diferencia central es la EEA, y el equilibrio estímulo/estado
interno que propone como motor en la dinámica de ocurrencia de la pauta.
Ahora, el animal no es una reacción del medio, un sistema que responde
trivialmente a cambios en el entorno, sino que su medio interno interviene en el
proceso; ahora, el mismo estímulo no necesariamente produce la misma
respuesta. El individuo tiene historia, una historia que define el resultado. Hay
otra diferencia con los reflejos: instintos antagónicos pueden ejecutarse al
mismo tiempo. Así, en el caso de la agresión, se ha hablado siempre de dos
tendencias o motivaciones: la de atacar, y la de huir.
En definitiva: Una analogía simple con un depósito de líquido, similar a una
mochila de inodoro, le alcanzó a Konrad. Z. Lorenz para dar una posible
explicación del instinto.

Nota: Para ampliar el tema ver
iii

iv

v

vi

vii

viii

Estudio del modelo de KL desde la Física de fluidos.

Algunas definiciones:

 Fluido ideal: Un fluido ideal tiene como características, el ser “no viscoso”,
tener un “régimen laminar” y ser un “fluido incompresible”.
ix

 Fluido incompresible: Significa que el fluido posee una densidad constante
en todo punto que se considere.
x

 Viscosidad: Existen en el fluido fuerzas de rozamiento entre las distintas
capas que lo componen.
xi

 Régimen laminar: Lo posee el fluido “cuando las trayectorias de las
partículas que lo componen no se cruzan unas con otras”.
xii

Controles internos, externos y Flujo Estacionario.

Si como sistema en estudio tomáramos el líquido contenido en el depósito, las
canillas que aportan el fluido pasan a ser un factor externo (Parte del entorno),
la velocidad a la que se llena el depósito dependería de un factor externo. Si el
fondo del depósito posee un agujero de desagote, éste sería un control interno
sobre la cantidad de agua contenida en dicho depósito. Cuando el fluido que
entra por las canillas iguala al fluido que egresa por el agujero, se establece un
Modelo Psicohidráulico de Instinto (Konrad Z. Lorenz) – Por Claudio Angel Romero. 4
estado particular denominado “estacionario”. Lo que no implica, desde el punto
de vista físico, un estado de equilibrio, pues estamos en presencia de un
gradiente de presión asociado a la existencia del campo gravitatorio.

Etapas del análisis

Para una explicación más detallada del modelo, dividí su exposición en dos
etapas. Una “Etapa 1”, con el agujero de desagote tapado y sin fluido entrante
por parte de las canillas, con el fin de calcular la fuerza del fluido sobre el tapón
a partir de conceptos de la fluidoestática. Y una “Etapa II”, con el agujero de
desagote libre y liberación de fluido. En este caso empleo conceptos de la
fluidodinámica, como la ecuación de continuidad, con el fin de establecer
diferentes velocidades respecto de las diferentes medidas del orificio de salida
conforme la posición del tapón.
Cabe aclarar que para el caso del flujo dentro de la válvula elegí modelizar ese
trecho de tubo “sin turbulencias”, para no complicar los cálculos.

Modelo de objeto de estudio

Con el fin de establecer la magnitud de la presión del fluido en el fondo del
depósito en la etapa I, y el caudal del fluido en la etapa II, elegí para
representar el fluido el modelo de “elemento de volumen”.
El tipo de fluido considerado es el de fluido ideal. A condición de esto último es
que puedo aplicar el teorema de trabajo y energía en versión fluidos, o
Teorema de Bernoulli, y el teorema general de la fluidoestática, que se
desprende del mismo.
Luego, para obtener conclusiones acerca del mecanismo de disparo, elegí
como objeto de estudio al tapón del depósito y lo modelé como partícula.

Etapa I

Para esta parte del modelo de explicación del instinto es necesario establecer
cuál es la fuerza ejercida por el resorte sobre el tapón que evita que el fluido en
el depósito salga por el orificio inferior (Ejecución de la pauta), con el máximo
nivel de agua en su interior. Así, llegado al máximo nivel de fluido en el
depósito sin desagotar, paso a averiguar el valor de la presión en el fondo del
depósito.
Suponiendo que la presión en la superficie del líquido es la atmosférica
(Supuesto incluido en la modelización), a partir de la ecuación de Bernoulli,

P
a
+  (v
a
2
/2) +  g h
a
= P
b
+  (v
b
2
/2) +  g h
b
,

para cuando el fluido está en reposo, esto es, las velocidades son nulas, se
deduce
P
b
= P
a
+  g h,

ecuación que se conoce como “teorema fundamental de la hidrostática”. Para
la presión en el punto B no hay altura debido al sistema de coordenadas
elegido y el término “ g h” representa el peso de la columna de agua.
Modelo Psicohidráulico de Instinto (Konrad Z. Lorenz) – Por Claudio Angel Romero. 5
Luego de obtenido el valor de la presión en el fondo del depósito, puedo
calcular el módulo de la fuerza ejercida por el agua sobre el tapón mediante la
fórmula:

F = p . A

Donde A representa el área del tapón en contacto con el fluido.
Al conocer el valor de esta fuerza solo me resta aplicar la segunda ley de
Newton, para determinar la fuerza ejercida por el resorte sobre el tapón, que
será de igual magnitud, igual dirección, pero de sentido contrario a la fuerza
ejercida por el fluido sobre el tapón.

F
y
= F
rt
- F
ft
- F
tt
= 0

Donde, F
rt
es la fuerza que ejerce el resorte sobre el tapón, F
ft
es la fuerza que
el fluido ejerce sobre el tapón y F
tt
es la fuerza que la tierra ejerce sobre el
tapón.


Modelo Psicohidráulico de Instinto (Konrad Z. Lorenz) – Por Claudio Angel Romero. 6
Para un caso particular (Con valores arbitrarios): Supongamos que la altura de
la columna de agua en el depósito es de un metro (1 m), que el diámetro del
tapón es de 2,5 cm, con un peso de 0,1 kg y que la presión en la superficie (P
A
)
es la presión atmosférica (101.308 N/m
2
). Debo calcular la fuerza ejercida por
el resorte sobre el tapón necesaria para evitar que el depósito desagote su
contenido.

1) Planteo el Teorema General de la Fluidoestática para este caso particular:

P
b
= P
a
+  g h => P
b
= 101.308 N/m
2
+ 1000 kg/m
3
x 9,8 m/s
2
x 1 m

P
b
= 111.108 N/m
2

Se observa que P
b
es mayor que P
a
.

2) Obtención del valor de la fuerza ejercida por el fluido sobre el tapón:

F = p . A

Donde A =  x r
2


F = 111.108 N/m
2
x (3,14 x [1,25 cm]
2
) = 111.108 N/m
2
x (3,14 x 4,9 cm
2
)

F = 111.108 N/m
2
x (3,14 x 4,9.10
-4
m
2
) = 170,95 N





3) Según la segunda ley de Newton, entonces:

F
y
= F
rt
- F
ft
- F
tt
= 0

F
rt
- 170,95 N - 0,98 N = 0
despejando:
F
rt
= 171,93 N

Entonces, si el nivel de fluido sobrepasara el metro de altura, la fuerza ejercida
por el agua vencerá la fuerza que realiza el resorte sobre el tapón y se
desagotará el depósito. O sea, la fuerza del agua sobre el tapón será mayor a
171,93 N.



Modelo Psicohidráulico de Instinto (Konrad Z. Lorenz) – Por Claudio Angel Romero. 7
Etapa II

En este punto es necesaria una aclaración. Ciertos comportamientos que
implican instinto incluyen una secuencia de pautas claramente identificables,
aunque la secuencia puede o no darse en forma completa. Supongamos la
secuencia:

A  B  C  D  E

Referente, por ejemplo, al comportamiento de caza en algún felino. Puede
ocurrir:

A  B  C
En el modelo de KL esta secuencia está representada por un recipiente que es
agregado a continuación del depósito mayor, como se ve en la figura siguiente:



Dependiendo del caudal de fluido que caiga en el recipiente, se ejecutará la
secuencia completa de pautas (A  B  C  D  E) o no (A  B  C).
De esto último se desprende la importancia de conocer el caudal de fluido que
sale por el orificio inferior, según:

Q = V . S

Donde, Q es el caudal, V la velocidad del fluido y S la superficie del orificio de
salida.
Como la componente x de la velocidad de un elemento de volumen es igual a
dx/dt puedo escribir la ecuación anterior como:

Modelo Psicohidráulico de Instinto (Konrad Z. Lorenz) – Por Claudio Angel Romero. 8
Q = (dx/dt) . S

Aproximando los diferenciales con incrementos y teniendo en cuenta que
X . S = V;
Entonces nos queda:

Q = V / t

Ahora puedo conocer el volumen de fluido que sale por el orificio inferior,
midiéndolo en función del tiempo. Esto, por supuesto, estará mediado tanto por
el fluido contenido en el depósito como por el área del orificio de salida, la cual
es variable respecto del movimiento de la válvula.



Porque no usé la Ley de Toricelli
xiii
en este caso

Suposiciones de la Ley de Torricelli: Supongamos un depósito grande
conteniendo un fluido ideal (Ver figura), que en su parte más inferior posee un
orificio pequeño, a una distancia h por debajo de la superficie del fluido.


Para hallar la velocidad del agua al salir por el orificio, primero se plantea el
teorema de Bernoulli:

P
a
+  g h
a
= P
b
+  (v
b
2
/2) +  g h
b

Tras plantear que como el diámetro del orificio es mucho menor que el área del
depósito, en virtud de la ecuación de continuidad se puede despreciar la
Modelo Psicohidráulico de Instinto (Konrad Z. Lorenz) – Por Claudio Angel Romero. 9
velocidad del agua en su parte superior y despejar la velocidad en el punto B,
que es la que se desea saber:

V
b
2
= 2g (y
a
– y
b
) = 2gh

V
b
= √2gh

Aquí podríamos hacer una analogía, y es que la velocidad del agua que sale
por el orificio se podría calcular por medio de una expresión similar a la de una
partícula que cae libremente desde una altura h.
El problema que se presenta para aplicar la ley de Toricelli a la Parte II de este
modelo Psicohidráulico de Instinto es que precisa, justamente, que el orificio no
tenga en todo momento un diámetro pequeño fijo, sino que este diámetro
deberá depender de la acción de la válvula (Resorte – Tapón). De lo cual, el
correlato comportamental será que se ejecuten (o no), algunas o todo el
repertorio de pautas.

Conclusiones

La intención de este trabajo fue principalmente establecer un sistema
idealizado, en el que se aplicaran parte de los conceptos definidos por la física
de fluidos, a un caso particular de las Ciencias Naturales, más precisamente de
la Etología. El objetivo alcanzado amplía algunos aspectos del modelo
psicohidráulico de instinto de Konrad Z. Lorenz. Además agrega elementos de
complejidad nuevos, como por ejemplo las turbulencias propias del
comportamiento de algunos fluidos en circunstancias particulares.
Desde el punto de vista de la Etología, hay muchas cosas más para explicar, y
esto será motivo de la continuación de este trabajo en el futuro.



i
Ricklefs, Robert. E. 1998. Invitación a la Ecología, la economía de la naturaleza. Editorial médica
panamericana, Buenos Aires. Capítulo 9, Pág. 209.
ii
Lahitte, H. B. Ferrari, H. R. 1998. Manual de Etología. Sobre la coordinación conductual de los seres
vivientes. ECA. Pág. 153 – 155.
iii
Klopfer, P. H. 1973. Introducción al Comportamiento Animal. FCE. Pág. 76 – 82.
iv
Lorenz, K. Z. 2000. La Ciencia Natural del Hombre: “El Manuscrito de Rusia”. Capítulo 20.
v
Lorenz, K. Z. 1978. Fundamentos de la Etología: Estudio comparado de las conductas. Paidos. Segunda
parte, Capítulo 3, Apartado 3.
vi
Manning. A. 1985. Introducción a la Conducta Animal. Alianza Universidad. Pág. 171 -176.
vii
Fabricius. Eric. 1981. La Conducta de los Animales. EUDEBA. Pág. 46 -48.
viii
Slater. P. J. B. 2000. El Comportamiento Animal. Cambridge. Capítulo 4.
ix
Teóricos de Física Taller. Tema: “Fluidos”. 2005. FCNM-UNLP.
x
Teóricos de Física Taller. Tema: “Fluidos”. 2005. FCNM-UNLP.
xi
Teóricos de Física Taller. Tema: “Fluidos”. 2005. FCNM-UNLP.
xii
Serway, Raymond.A. 2003. Física I. Tercera edicion. Thomson. Pág. 521.
xiii
Tipler. P. A. 1995. Física. Editorial Reverté, S.A.Tercera Edición. Pág. 349.