*

Primer mandamiento de estilo: la parisina huye de los excesos (less is more) y
sobretodo de la ropa conjuntada. La buena parisina practica el arte del
"décalage", de d!l traduccion al espa"ol, sera algo as como desajustar o
des#asar un loo$. Por ejemplo: collar de diamantes sobre una camisa %a&uera
en pleno da (y no sobre un %estido de noche). Por supuesto tiene &ue parecer
&ue no te has pasado tres horas en#rente del espejo y &ue has salido de casa
con lo primero &ue encontraste.
Los cinco modelos &ue hay &ue tener: un bolso grande para todos los das, una
bandolera, un bolso cuadrado tipo lady, una pochette para la noche (cuanto
m's lujosa sea y menos arreglada %ayas t( mejor) o$, *n+s, hemos aprendido la
lecci,n...) y una cesta (para el %erano o para calmar un loo$ demasiado
arreglado).
-n cuanto a .apatos, la autora no es amiga de los tacones altos ni de tener el
.apatero lleno "m's %ale tener solo un par, pero &ue sea un buen par)". Los
cinco b'sicos de armario son: unas bailarinas, unos mocasines, un par de
escarpins negros cl'sicos y unas botas de montar negras o marrones (a!rma
&ue las parisinas m's a%istadas las compran en tiendas de ropa ecuestre, ah
&ueda dicho).