Universidad Juárez Autónoma de Tabasco

Dr. José Manuel Piña Gutiérrez
Rector
Dr. Wilfrido Miguel Contreras Sánchez
Secretario de Investigación, Posgrado y Vinculación
División Académica de Ciencias de la Salud
M. en C. Raúl Guzmán León
Director
Consejo Editorial
Enrique Ruelas Barajas (México)
Francisco Rojas Ochoa (Cuba)
Nery Suárez Lugo (Cuba)
Camilo Torres Serna (Colombia)
Armando Arredondo (México)
Elsa Ladrón de Guevara Morales (México)
Josep Vaqué (España)
Guillermo Fajardo Ortiz (México)
Carlés Miquel I Collel (España)
Joan Carlés March Cerdá (España)
Orlando Carnota Lauzan (Cuba)
Paula Cristina Remoaldo (Portugal)
Claudio Barrales (Chile)
DIRECTORIO
Heberto Romeo Priego Álvarez
Director de la Revista
Responsables de sección:
Mercadotecnia en Salud
Galo Beltrán Citelly
Red Iberoamericana de Mercadotecnia en Salud, A.C.
Calidad y Gestión de Servicios de Salud
Luis Miguel Vidal Pineda
Sociedad Mexicana de Calidad de la Atención a la Salud, A.C.
Políticas Públicas y de Salud
Antonio Heras Gómez
Instituto Nacional de Administración Pública
Salud Pública
Cuauhtémoc Ruíz Matus
Sociedad Mexicana de Salud Pública, A.C.
Educación Ambiental
Edgar González Gaudiano
Academia Nacional de Educación Ambiental
Coordinador Editorial: Juan Antonio Córdova Hernández
Diseño Editorial: Miguel Angel Frias de la Cruz
Corrector de Estilo: Eduardo del Carmen López López
Responsable de Traducción: Norma Isabel Portilla Manica
Promoción y Distribución: Juan Carlos Miranda Ortiz
HORIZONTE SANITARIO, Volumen 13 / Número 1 / Enero - Marzo 2014, es una publicación cuatrimestral editada por la División Académica de Ciencias de la Salud
de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, Av. Gregorio Méndez Magaña, No. 2838-A , Col. Tamulté C.P. 86150, Villahermosa Tabasco, Tel (933) 358 1500 Ext.
6300, www.publicaciones.ujat.mx/publicaciones/horizonte_sanitario/index.html, horizontesanitario@ujat.mx. Editor Responsable Dr. Heberto Romeo Priego Álvarez,
Reserva de derechos al uso exclusivo : 04-2002-072417052400-102, ISSN: 1665-3262, ambos otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de
la última actualización de este Número, Jefe del Centro de Cómputo de la División Académica de Ciencias de la Salud, Mtro. Juan Antonio Córdova Hernández, Av.
Gregorio Méndez Magaña, No. 2838-A, Col. Tamulté C.P. 86150, Villahermosa Tabasco, fecha de última modifcación 18 de febrero de 2014 . La opinión expresada
por los autores no necesariamente refeja la postura del editor de la publicación. Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la
publicación sin previa autorización de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco.
INFORMACIÓN PARA LOS AUTORES
La Revista Horizonte Sanitario de es una publicación Cuatrimestral editada por la
División Académica de Ciencias de la Salud de la Universidad Juárez Autónoma de
Tabasco. Publica artículos en español sobre temas relacionados con la Salud Pública
en forma de editoriales, artículos originales, de revisión y ensayos. La estructura de la
revista comprende 5 secciones editoriales: 1) Mercadotecnia en Salud, cuyo titular es
el Dr. Galo Beltrán Citelly de la Red Iberoamericana de Mercadotecnia en Salud, A.C.,
2) Calidad y Gestión de Servicios de Salud, a cargo del Dr. Luis Miguel Vidal Pineda en
representación de la Sociedad Mexicana de Calidad de la Atención a la Salud, A.C., 3)
Políticas Públicas y de Salud, bajo la responsabilidad del Mtro. Antonio Heras Gómez
del Instituto Nacional de Administración Pública, 4) Salud Pública cuya titularidad
corresponde al Dr. Cuauhtémoc Ruíz Matus por la Sociedad Mexicana de Salud Pública,
A.C. y 5) Educación Ambiental coordinada por el Dr. Edgar González Gaudiano anombre
de la Academia Mexicana de Educación Ambiental. Solo se aceptan trabajos inéditos,
que no estén siendo considerados por otras revistas y cuyo contenido ha sido aprobado
por cada uno de los autores. La extensión debe ser de 12 a 18 cuartillas (desde la hoja
frontal hasta las referencias bibliográfcas), un máximo de ocho cuadros y fguras (entre
ambos) para artículos originales y de revisión; para los ensayos, hasta cinco cuadros o
fguras. La revista se digitaliza en Internet a través de la web de la Universidad Juárez
Autónoma de Tabasco (http://www.publicaciones.ujat.mx/publicaciones/horizonte_
sanitario/index.html).
NORMAS EDITORIALES
Todos los manuscritos deben apegarse a las normas del Comité Internacional de
Editores de Revistas Médicas. El texto debe entregarse en original y dos copias, impreso
en papel blanco (21x28cm), en una sola cara, a doble espacio, numeradas por orden
consecutivo y en un respaldo digital. En caso de que se solicite una nueva versión o
el trabajo sea aceptado, deberá entregarse el documento digitalizado con el archivo
en Word; o bien, enviarse por al editor Dr. Heberto Romeo Priego Álvarez al correo
electrónico (horizontesanitario@ujat.mx). Si el trabajo fue presentado en algún
evento académico deberá incluirse este dato.
La hoja frontal debe llevar únicamente el título del trabajo (en español y en inglés,
que no exceda 90 caracteres), los nombres completos de los autores, sus grados
académicos y su adscripción institucional; además, debe indicarse el responsable de la
correspondencia, así como su dirección, teléfono, fax y dirección electrónica.
El resumen y el abstract deben tener una extensión máxima de 200 palabras y
estructurarse con los subtítulos; objetivo, material y métodos, resultados y conclusiones
para los artículos originales; para los ensayos hacer una breve descripción del contenido.
También se tienen que incluir de tres a seis palabras claves.
Cuando se trate de artículos originales, el texto del escrito deberá contener las
secciones correspondientes a introducción, material y métodos, resultados y
discusión. Cuando se trate de ensayos deberán contener introducción, desarrollo
del tema y conclusiones.
Los autores tienen la responsabilidad de enviar las referencias bibliográfcas
completas y de su correcta citación en el texto. Estas se deben numerar por orden
consecutivo.
Las de revistas incluyen:
a) Apellido(os) e inicial(es) de todos los autores (mencionarlos todos cuando
sean seis o menos; cuando sean siete o más, señale sólo los seis primeros
y añada “et al “)
b) Título completo del artículo, utilizando mayúscula sólo para la primera letra de la
palabra inicial (y para nombres propios)
c) Abreviatura de la revista como está indicada en Index Medicus
d) Año de publicación
e) Volumen en números arábicos
f) Números completos de las páginas (inicial y fnal), separados por un guión
Para libros:
Las de libros incluyen:
a) Apellido(os) e inicial(es) de todos los autores
b) Título del libro
c) Número de la edición, sólo si no es la primera
d) Ciudad en la que la obra fue publicada
e) Nombre de la Editorial
f) Año de la publicación (de la última edición citada si hay más de una edición)
g) Número del volumen si hay más de uno, antecedido de la abreviatura “vol.”
h) Número de la página citada, en el caso de que la cita se refera al capítulo de un
libro, indicar la primera y la última página del capítulo, separadas por un guión.
Las unidades de medida deben corresponder al Sistema Internacional de
Unidades.
Cada cuadro se debe enviar en una hoja por separado; han de contener título y se
designarán con números romanos: Tabla I, Tabla II, etc.., en el mismo orden en que
se mencionan en el texto. Las ilustraciones serán gráfcas, fotográfcas o esquemas
y se designarán con números arábigos: Figura 1, Figura 2, etc..; también se enviarán
en hojas separadas, cada una con su título.
Todos los manuscritos se someten a una revisión preliminar en la que se determina
si se apegan a la línea editorial y a las normas de la revista Horizonte sanitario de la
División Académica de Ciencias de la Salud de la universidad Juárez Autónoma de
Tabasco; en caso afrmativo, se recomienda una segunda evaluación a dos árbitros
especialistas. Para asegurar la confdencialidad, los trabajos se envían al proceso
de arbitraje en forma anónima y los autores tampoco conocen la identidad de los
revisores (doble ciego).
ENVÍO DE ARTÍCULOS
Los manuscritos, en original y dos copias, deben entregarse personalmente o
digitalizados por correo al editor de la revista, Dr. Heberto Priego Álvarez, a la
Dirección Académica de Ciencias de la Salud. Universidad Juárez Autónoma de
Tabasco, Av. Gregorio Méndez Magaña, # 2838-A, Colonia Tamulté, C.P. 86150,
Villahermosa, Tabasco México. o bien enviarse por medio del correo electrónico
horizontesanitario@ujat.mx. Solicitud de informes a: Horisonte sanitario, conmutador:
(52) 993 581500 ext. 6313 y 6306.
Todo el trabajo enviado se acompañará de una carta frmada por todos los
autores, cuyo contenido incluya lo siguiente: a) La aprobación del contenido del
trabajo (incluyendo tablas y fguras) y el orden de aparición de los autores; b) la
transferencia de los derechos de autor a la Revista Horizonte Sanitario, en caso de
que el trabajo sea aceptado; c) mención de que se trata de Un trabajo original que no
ha sido publicado, total o parcialmente, ni sometido para su publicación, por ellos
mismo u otros autores, a otra revista nacional o extranjera. La Revista Horizonte
Sanitario se reserva el derecho de aceptar o rechazar cada uno de los trabajos
recibidos, así como de realizar cualquier corrección editorial que estime necesaria,
de acuerdo con las recomendaciones del Consejo Editorial y los responsables de la
sección editorial correspondiente. Los originales no se devolverán en ningún caso.
Se enviarán algunos ejemplares del número de la revista al autor responsable de la
correspondencia, cuyo artículo haya sido publicado.
Editorial
127
Violencia de género y salud pública.
Leticia del Carmen Romero Rodríguez
Calidad y gestión de servicios de salud
130
Competencias para la promoción de salud en dos
programas de medicina familiar.
Silvia Martínez Calvo, Hilda Santos Padrón, Luis Bello Remón
138
Defnición de integración de redes de servicios en la
estrategia de Atención Primaria de Salud en Cuba,
2013.
Pedro López Puig, Ana Julia García Milian, Liuba Alonso
Carbonell, Héctor Demetrio Bayarre Vea,
Alina María Segredo Pérez
148
Satisfacción por tiempo de espera y surtido de
recetas del Hospital del Niño en Tabasco.
Edgar García Rojas, Esther León Falcón
Contenido
Salud Pública
156
Panorama epidemiológico de los accidentes de
tránsito fatales en el Estado de Tabasco.
Marcelina Cruz Sánchez, Guadalupe Hurtado Cadenas,
Teresa de Jesús Córdova Solís
162
Frecuencia e Intensidad del Estrés en Estudiantes
de Licenciatura en Enfermería de la DACS.
Valentina Rivas Acuña, Claudia del Carmen Jiménez Palma,
Hugo Arturo Méndez Méndez, MDOH. María de los Ángeles
Cruz Arceo, Margarita Magaña Castillo, Arminda Victorino Barra
Volumen 13 - Número 1 Enero - Abril 2014 ISSN 1665-3262
Contents
Editorial
127
Public Health Gender Violence
Leticia del Carmen Romero Rodríguez
Calidad y gestión de servicios de salud
130
Competence for health promotion in two family
medicine programs.
Silvia Martínez Calvo, Hilda Santos Padrón, Luis Bello Remón
138
Web Service information in Primary Health Attention
Strategy in Cuba, 2013.
Pedro López Puig, Ana Julia García Milian, Liuba Alonso
Carbonell, Héctor Demetrio Bayarre Vea,
Alina María Segredo Pérez
148
Waiting time and prescription suppliance
Satisfaction inThe Children’s Hospital in Tabasco.
Edgar García Rojas, Esther León Falcón
Salud Pública
156
Epidemiological overview of fatal traffc accidents in
the State of Tabasco.
Marcelina Cruz Sánchez, Guadalupe Hurtado Cadenas,
Teresa de Jesús Córdova Solís
162
Frequency and Intensity of Stress in Nursing
Students of the DACS.
Valentina Rivas Acuña, Claudia del Carmen Jiménez Palma,
Hugo Arturo Méndez Méndez, MDOH. María de los Ángeles
Cruz Arceo, Margarita Magaña Castillo, Arminda Victorino Barra
Volumen 13 - Number 1 January - April 2014 ISSN 1665-3262
EDITORIAL
Violencia de Género y Salud Pública
Leticia del Carmen Romero Rodríguez
1
127
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
Según datos de la ENDIREH (2011) 1 de cada 10 mujeres
han sufrido violencia física en algún momento de su vida.
El crecimiento exponencial de esta cifra llevó a que desde
1996 la Organización Mundial de la Salud la declarara
como un problema proritario en la salud pública.
Datos recientes derivados del diagnóstico
2
para la
detección de vulnerabilidades que sufren las mujeres,
realizado por el Instituto Estatal de las Mujeres de Tabasco
en 2013 revelan que al menos 2 de cada 10 mujeres sufre
violencia física en nuestro Estado.
Otro tipo de violencia menos visible e inclusive
en ocasiones “normalizada” por las mujeres es la
denominada psicológica
3
o emocional que en el Estado
es experimentada según el estudio referido por 3 de
cada10 mujeres.
La tipifcación de la violencia en sus diferentes formas
(física, psicológica, sexual, patrimonial y económica)
por lo general responde al tratamiento metodológico
para fnes de explicación y sistematización, ya que por
lo general coexisten diferentes tipos de violencia en una
misma relación de pareja.
Las cifras que reporta el diagnóstico sobre vulnerabilidad
enfocada a la detección de la violencia, nos arroja un
panorama nada alentador. Da cuenta del recrudecimiento
de la violencia física, psicológica y sexual, y de la
necesidad de considerar la violencia patrimonial como
una tipología poco estudiada y cada vez más extendida.
Las mujeres que formaron parte de este estudio viven
dos o más vulnerabilidades, algunas son de condición
indígena, discapacitadas, personas de la tercera edad,
madres solteras y/o jefas de familia.
Los resultados del estudio confrman que la violencia de
género no respeta edades, condición social, educación
o color de piel. Las cifras que se comparten así lo
demuestran.
Con respecto a la violencia psicológica cuyas
manifestaciones principales están relacionadas con
conductas y emociones, simbólicas o tácitas tales
como bromas hirientes, chantajes, mentiras, retirar la
palabra, celar, culpar, descalifcar, ridiculizar, humillar,
ofender, amenazar, controlar y prohibir. El 30% de la
población que participó en la muestra ha sido violentada
psicológicamente en algún momento de su vida.
Tomando en cuenta que la violencia psicológica no está
tipifcada ni reconocida legalmente, dado que el daño
es permanente pero aparentemente invisible, la cifra
señalada es aún relativa, dado que además una buena
parte de la población femenina, la considera como
algo “natural o normal” acorde a la cultura androgénica
heredada ancestralmente.
La violencia psicológica es el tipo de violencia más difícil de
objetivar cuantitativamente dado que siempre acompaña
a las otras formas de violencia y/o es la culminación de las
otras formas de violencia perpetrada contra las mujeres.
Sin embargo traduciendo las cifras en Tabasco tenemos
que 3 de cada diez mujeres, viven aterrorizadas
frecuentemente por hombres que conviven con ellas
cotidianamente. Si a ello le agregamos que por lo general la
violencia psicológica solo es la antesala del maltrato físico
que puede derivar en la muerte, entonces el problema se
vuelve emergente y prioritario.
La violencia física contra las mujeres, es la forma más
visible y reconocida socialmente y está relacionada
íntimamente con la violencia psicológica, no hay mujer en
el mundo que haya sido violentada psicológicamente que
no haya enfrentado daños psicológicos en cadena.
Algunas formas de violencia física tiene que ver con
acciones en contra del cuerpo de las mujeres tales como:
Golpes en diversas partes del cuerpo, pellizcos, arañazos,
empujones, jaloneos, bofetadas, jalones de cabello,
patear, mutilar y arrastrar.
En Tabasco el 23.50% de las mujeres que participaron en el
estudio, declararon haber sufrido episodios de violencia
física a lo largo de su vida, la media nacional registra un
14% y el EDIREH en 2011 señaló para Tabasco un 13.8%, lo
cual nos coloca en un porcentaje importante por arriba de
la media nacional.
128
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
Editorial
El maltrato físico además debe leerse en base a sus
secuelas, la magnitud de su impacto repercute en la
salud física de la víctima. Mujeres con fracturas múltiples,
inválidas de por vida, con los labios cercenados,
con rostros desfgurados y hematomas que se van
convirtiendo en quistes y tumores, son algunos ejemplos
que al equipo del IEMTAB le tocó constatar durante el
trabajo de campo.
En cifras absolutas, tenemos que 24 mujeres de cada
100 reconocen el maltrato y con ello se visualiza una vida
frágil y una salud endeble.
Las lesiones y el estrés son sólo las más comunes pero las
mujeres que sufren abuso físico tienen mayor riesgo de
padecer dolores como la cervicalgia, reumas, lumbalgias
crónicas y hasta infartos y anginas de pecho. (Plazaola y
Ruiz, 2004:41)
La violencia sexual ejercida contra las mujeres en Tabasco
documenta que al menos 9 de cada cien mujeres son
obligadas a mantener relaciones sexuales indeseables y
en algunos municipios la cifra llega hasta 19 de cada 100.
En cifras totales, sólo el 8% de la población muestreada
se atreve a nombrarla como tal, por regla general y
razones de prestigio social la mujer tiende a ocultar
su sometimiento sexual. Esta cifra comparada con el
porcentaje de 7.3% a nivel nacional y 6.3% a nivel local
reportado por el ENDIREH, nos coloca por encima de la
media.
Las formas más reconocidas son: manosear, recibir
caricias agresivas, forzar la relación sexual, abusar
sexualmente y violar.
Esta forma de violencia está relacionada íntimamente
con la violencia física, dado que en ello estriba el
dominio del hombre para culminar una relación sexual
no consentida y con la violencia psicológica, dado que
la falta de consentimiento genera en la víctima miedo o
consecuencias en la relación, tales como la infdelidad o
el abandono.
La violencia económica a su vez, se perfla como una de
las vulnerabilidades con mayor incidencia en el estado
de Tabasco, alcanzando al 54% de la población total de
mujeres que participaron en la muestra. El indicador
principal se basa en la forma en que la mujer dispone de
su salario o si este es controlado por obligaciones sociales
y legalmente impuestas.
Cuando las mujeres asumen la manutención total de
una familia, se les deja en la indefensión total para
desarrollarse en el plano profesional y laboral. Situación
que en Tabasco alcanza los más altos índices a decir de
las mujeres. Esta violencia por lo general no se destaca
y parece no importarle a nadie, pero sus consecuencias
son igual de fatales que el resto de los tipos de violencia.
La mujer asume la totalidad de los gastos de la crianza de
los hijos como si ella hubiera concebido en soledad. Los
argumentos más comunes de los padres para no aportar
es que no tienen dinero, que deben ayudar a su madre,
que les bajan el sueldo, y que todo lo tienen a nombre
de otros.
La violencia económica provoca en la mujer altos
niveles de estrés y enfermedades gástricas producto
de la angustia cotidiana de tener bajo sus hombros la
manutención de los hijos de ambos.
Los datos señalados a lo largo de este documento
demuestran que Tabasco es una de las entidades
donde las mujeres sufren todo tipo de maltrato, mismo
que tiene graves consecuencias en su salud a corto y
largo plazo. Enumera alguno de los síntomas físicos
y psicosomáticos que presentan las mujeres que han
sufrido violencia en alguno de sus tipos: disminución de
su autoestima, ansiedad, depresión, además de lesiones
físicas, estrés crónico, cefaleas, cansancio, dolores de
espalda y otros espasmos.
Otra de las actitudes documentadas por el autor en
relación a las mujeres que sufren violencia de género es
la frecuencia con que acuden a los servicios sanitarios, la
prolongación voluntaria en las estancias hospitalarias, el
consumo excesivo de fármacos .
En relación a ello la propuesta sigue siendo impulsar
desde distintos frentes, acciones que favorezcan una
vida libre de violencia. El espacio de la salud pública y en
especial la revista Horizonte Sanitario, se convierte en un
espacio propicio para fomentar y discutir estudios sobre
la violencia de género y su impacto en la vida, la salud y
el bienestar de las mujeres.
(1)
Doctora en Ciencias Sociales. Profesora Investigadora de la
DACSyH de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. Miembro
del SNI nivel 1, Pertenece al Cuerpo Académico Consolidado de
PROMEP sobre problemas sociohistóricos de educación género
y cultura. Actualmente es Directora General del Insitituto Estatal
de las Mujeres en Tabasco.
(2)
El instrumento de medición que sirvió de base para la
recopilación empírica, contiene un total de 10 baterías para la
medición de vulnerabilidades en materia de violencia de género
y 250 preguntas con diferentes modelos de reactivos según el
129
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
elemento de medición: preguntas dicotómicas, jerárquicas, de
opción múltiple y escalas de Liker para la medición de actitudes.
Para de la muestra se tomó como base la población total del
estado de Tabasco desagregada por municipio según datos del
último censo de INEGI en 2010.
El criterio de selección para obtener una muestra proporcional y
representativa fue sobre el número total de mujeres de 15 años
en adelante. Para tal efecto se utilizó la fórmula para el tamaño
de poblaciones cuyo número se conoce, y el total de la muestra
fue de 6475 mujeres.

(3)
Según la ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida
Libre de Violencia …. la violencia psicológica es cualquier acto u
omisión que dañe la estabilidad psicológica, que puede consistir
en negligencia, abandono, descuido reiterado, celopatía, insultos,
humillaciones, devaluación, marginación, desamor, indiferencia,
infdelidad, comparaciones destructivas, rechazo, restricción a la
autodeterminación y amenazas, las cuales conllevan a la víctima
a la depresión el aislamiento, a la devaluación de su autoestima
e incluso al suicidio. (Titulo primero, capítulo I, artículo 6,
LGAMVLV).
Editorial
Calidad y gestión de servicios de salud
130
Competencias para la promoción de salud en dos
programas de medicina familiar.
Silvia Martínez Calvo
(1)
, Hilda Santos Padrón
(2)
, Luis Bello Remón
(3)
(1) Profesora Consultante. Escuela Nacional de Salud Pública. Cuba
(2) Profesora. Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. México
(3) Vicedecano. Facultad de Medicina “Manuel Fajardo”.
Universidad de Ciencias Médicas. La Habana. Cuba
ARTÍCULO ORIGINAL
Fecha de recibido: 23 de septiembre de 2013 Fecha de aceptación: 25 de enero de 2014
Dirección para recibir correspondencia
División Académica de Ciencias de la Salud
Av. Gregorio Méndez No. 2838-A. Col. Tamulté. C.P. 86150 Villahermosa, Tabasco, México.
Resumen
Los programas de formación del Médico Familiar en Cuba (1989) y en
el estado de Tabasco, México (2003), en respuesta al perfl profesional
y futuro desempeño del egresado, incluyeron conocimientos y
modos de actuación relacionados con la promoción de la salud, uno
de las estrategias que sustentas a los respectivos sistemas de salud
Objetivo: Este trabajo es describir las competencias que para
realizar actividades de promoción de salud, adquieren los residentes
al incorporarse a esos programas de especialización. Material y
método: Se revisaron los contenidos de los programas y planes
de estudio pertinentes al médico familiar y los hallazgos de sendas
investigaciones realizadas en Cuba y Tabasco, México relacionadas
con el tema. Ambos programas se ejecutaban en la edición de 2003 y
las investigaciones en 2004 y 2006 respectivamente. Resultados:
Se destacó la tendencia del especialista en priorizar las competencias
relacionadas con la educación para la salud, con cierto abandono de las
actividades verdaderamente promocionales que están establecidas y
aceptadas. Conclusiones: Aunque ha trascurrido casi un decenio de
la ejecución de la investigación, el desempeño actual de los egresados,
aún requiere una renovación de sus competencias para responder a los
actuales políticas promocionales desarrolladas a nivel mundial.
Palabras claves: Medicina familiar, promoción de la salud,
competencias profesionales, programas de formación.
(Fuente: DeCS, BIREME)
Summary
When designing training programs in Cuba Family Physician in 1989
and in the state of Tabasco, Mexico in 2003, in accordance with their
qualifcations and future performance, included knowledge and modes
of action related to health promotion. In both models, with marked
diferences in application time, the skills of professionals in charge, have
been assessments and it should respond to the principles underpinning
the respective health systems. The aim of this paper is to describe the
competencies for health promotion activities, that it´s acquired by
residents with these Programs. As a methodology, we reviewed the
contents of the programs and curricula relevant to family medical
fndings paths and research in Cuba and Tabasco, Mexico related to
the topic. Both programs ran on the 2003 and the investigations in
2004 and 2006 respectively. Among the fndings highlighted the trend
of prioritizing specialist skills related to health education, with some
truly abandoning promotional activities are established and accepted.
We conclude that although the health strategy in both territories rely
on assumptions related to health promotion, requires a renewal of
the skills of these professionals to respond to the current promotional
policies developed globally.
Key words: Family practice, health promotion, competencies,
training programs. (Source: MeSH, NML)
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
Introducción
Al diseñarse los programas de especialización del Médico
Familiar en Cuba y en México, en correspondencia
con su perfl profesional y futuro desempeño, era de
esperar que se incluyeran conocimientos y habilidades
relacionados con la promoción de la salud, como
respuesta al Modelo de Atención que se desarrollaba en
ambos países y en cuyas instituciones prestadoras de
servicios, debían ubicarse. Se han realizado valoraciones
enfocadas a las competencias que los médicos familiares
debían desarrollar para responder a las estrategias
de promoción que se establecieron en los respectivos
modelos de atención y que, por supuesto, debían estar
incluidas tanto en el programa de Medicina Familiar en
Cuba, como en el programa mexicano al ejecutarse la
edición convenida en 2004 con la Secretaría de Salud en
el Estado de Tabasco.
El desarrollo institucional para la gestión de los recursos
humanos, es una de las principales variables para un
adecuado desempeño de los sistemas de salud. (1). En
este sentido, las competencias del personal, constituyen
elemento imprescindible para lograr resultados exitosos.
En el organismo internacional que promueve este
enfoque, “se reconocen las competencias como una
combinación integrada de conocimientos, habilidades
y actitudes conducentes a un desempeño adecuado
y oportuno en diversos contextos”. (2) En el ámbito
académico cubano, se ha defnido la competencia
como: “la capacidad del trabajador para utilizar el
conjunto de conocimientos, habilidades, destrezas,
actitudes y valores, –desarrollados a través de los
procesos educacionales y la experiencia laboral–, para la
identifcación y solución de los problemas que enfrenta
en su desempeño en un área determinada de trabajo”.
(3)
Con estas premisas y el trabajo directo de los autores
tanto en el diseño y ejecución del programa de Cuba,
como en el control de las actividades de los servicios de
salud relacionadas con la Medicina Familiar en ambos
países, se realizó la investigación que se presenta y
cuyo objetivo es: describir las competencias que para
realizar actividades de promoción de salud, durante
su desempeño como médicos familiares, adquieren
los residentes al incorporarse a los programas de
especialización que se ejecutan en Cuba y en el estado
de Tabasco, México en el período estudiado.
Metodología
Se realizó una investigación documental orientada a la
revisión y análisis de contenido de:
Los dos programas de especialización que se 1.
escogieron para identifcar las competencias
del egresado, relacionadas con actividades de
promoción de salud:
Programa de Medicina General Integral (MGI), •
diseñado en la Universidad de Ciencias Médicas
de La Habana, Cuba. (4)
Programa de Medicina Familiar, diseñado en la •
Universidad Nacional Autónoma de México. (5)
2. Los resultados de una investigación descriptiva
transversal realizada entre los años 2003-2004 en un
área de salud urbana en Cuba, sobre la identifcación
de las competencias del especialista de Medicina
General Integral, para realizar actividades de
promoción de salud. (6)
3. Los hallazgos de una Consultoría al Modelo de
Atención de Salud que se desarrolló en Tabasco,
México durante el período 2004-2006 y que
priorizaba en una de sus estrategias la promoción de
salud y prevención de enfermedades, mediante el
desempeño de los médicos familiares.(7)
Seguidamente se presentan los resultados de la revisión,
según los diferentes documentos consultados.
Resultados
1. Resultados relacionados con las competencias
incluidas en los programas.
Por supuesto, no se transcribirá todo el contenido de los
programas, solamente los aspectos que se consideraron
relevantes y relacionados con las competencias y los
conocimientos que sobre promoción de salud, debía
adquirir el residente para su posterior desempeño,
sintetizados en el programa de cada país.
131
Calidad y gestión de servicios de salud Calidad y gestión de servicios de salud
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
Calidad y gestión de servicios de salud Competencias para la promoción de salud
132
Cuadro A
Comparación de estructura y contenidos de los programas de Medicina Familiar en los dos países.
A) Programa Medicina General Integral (MGI).
Universidad de Ciencias Médicas. Cuba
El modelo de Medicina Familiar en Cuba, con la
denominación de Medicina General Integral, se estableció
en el sistema nacional de salud en 1984, con la elaboración
del “Programa de trabajo del Médico y enfermera de
la familia”, sin que existieran antecedentes de esa
especialidad. Este programa de trabajo fue desarrollado
por los 10 primeros médicos de familia seleccionados como
pioneros y posteriormente (1986) diseminado al resto del
país. En el año 1989 -después de casi tres años de intenso
trabajo de diseño- se elabora el programa académico para
la Medicina General Integral, con una duración de tres
años, que se redujeron a dos años en 2004, al reorientarse
la formación especializada en el país.
Estructura del Programa: en el Programa, cada año
académico se planifca para 48 semanas, de ellas 45
se dedican a desarrollar el Programa Docente y 3 a la
preparación y realización de los exámenes de promoción.
La estructura es modular con 29 módulos, de los cuales
25 se desarrollan en unidades de APS y 4 en hospitales.
Además, se incluyen 3 cursos, 3 rotaciones y una estancia
de Medicina Natural y Tradicional.
Perfl. Este modelo de especialista reproduce las tres
funciones establecidas para todos los especialistas
nacionales: político-ideológico, profesional y ocupacional.
Las funciones defnidas son cinco: Atención Médica Integral,
Docente-Educativa, Administración, Investigación y
Especiales y la función rectora es la de Atención Médica
Integral.
Programa Inicio Estructura Perfl Funciones Principios
pedagógicos
Formas de
organización
docente
Escenarios
de formación
Contenidos
de PS
Universidad
de Ciencias
Médicas.
Cuba
1989
Renovado
en 2004
2 años
(48 semanas
x año)
29 módulos
Político-
ideológico
Profesional
Ocupacional
Atención
Médica Integral
Docente-
educativa
Administración
Investigación
Especiales
Rectora: APS
Educación en
el trabajo.
Enseñanza
problémica
Educación en
el trabajo.
Actividades
académicas:
talleres,
seminarios,
discusiones
grupales,etc
Policlínicos,
hospitales
generales y
especializados
Hogares
maternos y
Centros de
Higiene y
Epidemiología
Módulos:
“Modo de vida
y promoción
de salud”
(2 semanas),
“ASIS y Salud
Comunitaria
(3 semanas)
Todos en 1er
año
Universidad
Nacional
Autónoma
de México
1974
Renovado
en 1994 y
2009
3 años (ciclos
lectivos
anuales con
4 actividades
académicas)
Orientación
profesional
humanista
Formación
intelectual
Desempeño
operativo
Atención
Médica
Educativa
Investigativa
Modelo de
solución de
problemas
Ciclos lectivos:
trabajos y
seminarios.
Clínicas
Unidades
de Medicina
Familiar o
centros de
salud
Hospitales
Seminario:
“Salud Pública
y Comunitaria
I” (1er año),
“Salud Pública
y Comunitaria
II (2do año)
Principios científco-pedagógicos para la formación
del Especialista en M.G.I. La formación se desarrolla
fundamentalmente en las actividades de educación en
el trabajo con la presencia de profesores. Se debe aplicar
el método problémico y estrategias que desarrollen los
procesos lógicos del pensamiento, así como el carácter
original y creador, al igual que el desarrollo de la capacidad
para tomar decisiones.
Principales formas de organización de la enseñanza.
Educación en el trabajo y actividades académicas: taller,
seminario, revisión bibliográfca, discusión de problema
de salud, conferencia.
Escenarios de formación. Policlínicos, instituciones Sociales,
hogares maternos, hospitales Rurales, centros de Salud
Mental, centros de Medicina Natural y Tradicional, centros
de Higiene y Epidemiología, Hospitales Clínico Quirúrgico
y especializados en Pediatría y Ginecobstetricia, todos
debidamente acreditados para el programa.
Competencias: en las competencias se integran
los conocimientos, habilidades y actitudes de los
profesionales, están son consideradas imprescindibles
para desarrollar una práctica profesional de calidad,
deben ser adquiridas durante la educación en el trabajo
del consultorio médico y las rotaciones por otros niveles
e instituciones del Sistema de Salud.
1. Ejecutar técnicas de comunicación social como:
entrevista, charla educativa, dinámica de grupo e
intervención familiar.
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
133
2. Planifcar, ejecutar y evaluar las acciones de salud
derivadas del análisis de la situación de salud con
participación comunitaria e intersectorial.
3. Brindar atención médica integral a individuos,
familias, grupos, colectivos y comunidad mediante
acciones de promoción, prevención, diagnóstico-
tratamiento y rehabilitación.
Contenidos de Promoción de Salud. Los contenidos
de promoción de salud, se incluyen en un Módulo 1
denominado “Modo y estilo de vida. Actividades de
promoción de salud. Educación para la salud” con 2
semanas y 88 horas lectivas y el módulo 2 “Análisis de
situación de salud. Comunidad. Salud comunitaria”,
con 3 semanas y 132 horas lectivas, ambos durante el
primer año del programa en el Área I (APS y Medicina
Familiar).
El objetivo del módulo 1 es: planifcar y ejecutar actividades
de promoción de salud, prevención de enfermedades y
otros daños a la salud, que permitan eliminar o modifcar
los factores que limitan el modo de vida sano; seleccionar,
aplicar y evaluar las técnicas y medios apropiados para
ello y establecer una comunicación efectiva médico-
paciente, médico-familia y médico-comunidad.
El objetivo del módulo 2: Realizar el diagnóstico y análisis
de la situación de salud, determinar prioridades, realizar
el plan de acción conjuntamente con los miembros de la
comunidad, así como evaluar los resultados, tomando en
cuenta los objetivos propuestos en el período anterior.
Las actividades consideradas básicas para el desempeño
con relación a la promoción de la salud, fueron las
siguientes:
- Explicar los fundamentos teóricos sobre promoción de
salud.
- Incorporar al diagnóstico de salud los indicadores
relacionados con la promoción.
- Incluir los indicadores de promoción en el diagnóstico
de la situación de salud de los grupos y colectivos.
- Planifcar y ejecutar actividades de promoción de
salud.

B) Programa Medicina Familiar. Universidad Nacional
Autónoma de México.
Ante la necesidad de formar médicos especialistas en
medicina familiar, el IMSS elaboró un programa educacional
que inició en 1971 con treinta y dos alumnos, bajo la forma
de residencia médica, en el D.F. El programa se desarrolló
originalmente en una sede y tuvo una duración de dos años;
con el tiempo el programa se ha extendido y modifcado.
En 1974, la Facultad de Medicina de la UNAM llevó a la
medicina familiar a la categoría de especialidad, al otorgarle
el reconocimiento universitario al programa respectivo.
Como en el programa de Cuba, en toda práctica médica
de alto nivel de calidad, en el programa se distinguieron
las tres funciones profesionales sustantivas: la prestación
de atención médica, el desarrollo de la investigación y las
actividades educativas. En idéntica posición, la función de
atención médica comprende: el conjunto de actividades
que, a través de medios directos e indirectos sobre las
personas, promueven la salud y permiten la prevención
de las enfermedades, el diagnóstico, el tratamiento y la
rehabilitación.
La duración del curso de medicina familiar es de tres
años y no se requiere acreditar estudios previos de otra
especialidad médica.
Organización Didáctica: El plan de estudios se organiza
en ciclos lectivos anuales y está conformado por cuatro
actividades académicas (un trabajo y tres seminarios) en
torno a la función profesional sustantiva: la atención médica,
origen y razón de ser de las funciones de investigación y
educativa; que, acorde con los propósitos de enseñanza,
merecen menor profundización.
Perfl: el perfl comprende tres vertientes de logros
educativos que se esperan como efectos del proceso
de educación formal; esto es: la orientación profesional
humanista (el ser), la formación intelectual (el saber) y el
desempeño operativo del especialista médico (el saber
hacer). A través de una práctica médica sustentada en
una metodología educativa centrada en la solución de
problemas, se propone lograr que el egresado sea un
médico especialista altamente competente en su ámbito
específco de acción para:
• Emplear con efcacia y efciencia el conocimiento,
los métodos y las técnicas de la atención médica
apropiados a las circunstancias individuales y de grupo
que afronta en su práctica profesional.
• Aplicar con sentido crítico los recursos de prevención,
diagnóstico, tratamiento y rehabilitación dentro de
su ámbito especializado de acción.
• Seleccionar, analizar y valorar la literatura médica
de su especialidad aplicándola con pertinencia
a su quehacer cotidiano con el fn de sustentar,
profundizar y ampliar sus acciones profesionales.
• Participar en el desarrollo de proyectos de
investigación médica orientados hacia la solución de
problemas signifcativos de su especialidad.
• Colaborar productivamente en grupos de trabajo
interdisciplinario del ámbito de la salud procurando
una visión integradora de su quehacer en relación
Competencias para la promoción de salud Calidad y gestión de servicios de salud
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
134
con el trabajo de los demás profesionales del área.
• Participar en acciones de educación para la salud
dirigidas a los pacientes y grupos sociales, así como
en la difusión del conocimiento médico a sus pares
y a las nuevas generaciones de profesionales de la
salud.
• Interpretar el proceso de formación profesional del
médico como fenómeno humano y social, tomando
en consideración las condiciones institucionales en
las que se realiza el ejercicio y la enseñanza de la
medicina.
• Sustentar el ejercicio de su especialidad en los
principios del humanismo considerando la integridad
biopsíquica del individuo en su interacción constante
con el entorno social.
• Procurar su educación permanente y superación
profesional para su contínuo perfeccionamiento y el
empleo ético del conocimiento médico.
Unidades Médicas Sedes: clínicas, unidades de medicina
familiar o centros de salud y hospitales.
Competencias: en cuanto a competencias, en el
documento revisado se consigna: “cabe comentar que
ya se ha iniciado un programa de formación docente con
la realización de diversos cursos-taller relativos, entre
otros temas, al aprendizaje de la medicina basado en la
solución de problemas, a la evaluación de la competencia
clínica estructurada objetivamente, al análisis y diseño
curricular en medicina, y al diseño de estrategias
docentes en educación médica”. (5)
Contenidos de Promoción de Salud. Con la denominación de
Promoción de Salud aparece un contenido en el Seminario
Salud Pública y Comunitaria I: “Actividades de promoción de
la salud y protección específca en el consultorio, la familia
y la comunidad”, a desarrollar durante el primer año y en
el Seminario Salud Pública y Comunitaria II, a desarrollar en
el segundo año, se transcribe otro contenido relacionado
indirectamente con la promoción de salud: “Estrategias para
el estudio de la comunidad”. No se detallan en el programa
general, las actividades de aprendizaje relacionadas con
la promoción de salud, aunque probablemente, en los
programas de asignaturas y seminarios se describan
con amplitud. No obstante del listado de actividades de
aprendizaje se extrajeron las siguientes:
- Analizar críticamente con sus colegas y profesores,
en el momento mismo de la prestación de la atención
y en las sesiones médicas propias de los servicios, los
problemas de salud que se atienden.
- Participar activamente en la presentación
y discusión de la información atinente a los problemas
de atención, investigación y educación médicas.
De este programa de Medicina Familiar de la UNAM se
realizó una edición mediante Convenio con la Secretaría
de Salud del Estado de Tabasco durante los años 2003-
2006. Esta variante fue muy apreciada por los directivos y
los profesionales incorporados, pues permitió superarse
sin abandonar su labor en los servicios. Los profesores
provenían del propio estado y además, se contrataron
tutores de la UNAM para desarrollar el mismo programa
del centro sede.
Ese hecho constituyó el incentivo, para incluir en esta
investigación algunos resultados de una Consultoría
realizada por dos de los autores a la Secretaría de
Salud de ese Estado, durante 2006, para observar el
cumplimiento de las actividades correspondientes a la
estrategia de promoción y prevención incluidas en el
Modelo de Atención y que se ejecutaba en ese período. A
continuación se describen esos resultados.
2. Resultados de una investigación enfocada a las
competencias del médico familiar en promoción de
salud.
Entre los años 2003-2004 se realizó una investigación
descriptiva transversal en un área de salud urbana en
la capital de Cuba, para identifcar las competencias del
especialista de Medicina General Integral para realizar
actividades de promoción de salud (6). El universo lo
conformaron los 17 especialistas, con más de 3 años de
permanencia en los consultorios del área. La población
atendida por estos especialistas estudiados es de 11, 224
habitantes distribuidos en un área de 1,6 Kms2
De los resultados obtenidos, seleccionamos para nuestra
investigación los que se vincularon con:
- Las actividades de promoción de salud que desarrollaron
los médicos familiares.
- La pertinencia de las actividades de promoción de
salud, para solucionar los problemas que se identifcaron
y consignaron en los informes del Análisis de la Situación
de Salud que realizaron esos médicos familiares.
Para la obtención de información, se les realizó a los
especialistas una entrevista a profundidad con guión
estructurado y esta técnica proporcionó obtener un
alto nivel de precisión individual de cada respuesta. Su
contenido fue previamente analizado por cinco expertos.
Se clasifcó la concepción del concepto de promoción
de salud en tres niveles: amplio, medio y estrecho,
pero nos ceñiremos a valorar todo lo concerniente a los
profesionales que demostraron una concepción amplia
sobre la promoción de salud.
Calidad y gestión de servicios de salud Competencias para la promoción de salud
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
135
¿Que se consideró amplio?. Los que incluyeron en su
concepción elementos tales como: Mejorar la calidad de
vida y las condiciones de vida, proporcionar a la población
los medios necesarios para mejorar su salud, Facilitar a
la población ejercer un mayor control sobre su salud y
satisfacer las necesidades.
De los 17 especialistas entrevistados, 6 (35.2%),
mostraron poseer ese criterio amplio sobre la promoción
de la salud y:
• Afrmaron realizar actividades de PS, dirigidas
específcamente a un problema de salud identifcado.
La mayoría expresó realizar estas actividades
de forma general dirigida a sanos y enfermos e
involucran a otros sectores para mejorar la calidad
de vida de su población
• Utilizan técnicas grupales tales como: discusión de
grupo, dinámicas familiares, charlas educativas,
terapia de grupo y grupos focales.
• Registran en el informe del Análisis de situación de
salud (ASIS) los problemas de salud identifcados
y las actividades de promoción de salud para cada
problema. La generalidad de los especialistas refere
registrarlas en el plan de acción.
• Identifcan los problemas de salud y las actividades
de promoción con participación comunitaria e
intersectorial. Sus Planes de Acción se conforman y
aprueban con la comunidad e incluyen actividades
concretas de promoción de salud para cada
problema.
Finalmente, se destacó la tendencia de estos
especialistas en priorizar las competencias relacionadas
con la educación para la salud, con cierto abandono de
las actividades verdaderamente promocionales que
están establecidas y aceptadas.
3. Resultados relacionados con la Consultoría en
Tabasco
Para atender a los 2 millones y medio de habitantes del
Estado de Tabasco, México, durante la etapa 2003-2006,
se diseñó y ejecutó en la Secretaría de Salud un Modelo
de Atención conformado por ocho estrategias, una de
las cuales se enfocaba a la promoción y la prevención.
En esa estrategia se enfatizaba que, a los profesionales
dedicados a la Salud Pública y la Medicina Familiar, les
correspondía asumir la responsabilidad de actuar como
mediadores entre los intereses antagónicos y a favor de
la salud, por tanto, esta estrategia debía adaptarse a las
necesidades locales y a las posibilidades del territorio, con
el objetivo de favorecer las condiciones que promovieran
la salud.
En la estructura organizativa para desarrollar el Modelo,
en el primer nivel de atención se ubicaban los Centros
Avanzados de Atención Primaria a la Salud (CAAPS), cuyo
personal tenía el propósito bien defnido de reducir o
eliminar -cuando fuera posible- los problemas de salud de
mayor impacto en la población. Ese personal se organizó
en equipos de salud básicos, conformados por un médico
y una enfermera y además, en respuesta a las necesidades
locales, se disponía de un equipo de salud de apoyo con
personal adicional de enfermería, odontología, nutrición
y veterinaria.
Consultoría. En el año 2006 -dos años después de establecido
el Modelo de Atención- se solicitó una Consultoría para
verifcar la aplicación de los procedimientos y actividades
relacionadas con la promoción de salud y la prevención
de enfermedades, para lo cual se realizó un ejercicio
evaluativo, con un enfoque básicamente cualitativo. Entre
los participantes se encontraban varios de los profesionales
que, en ese momento, realizaban la especialidad de
Medicina Familiar en el convenio con la UNAM. (7)
Resultados en las principales acciones de promoción de
salud:
1.Educación para la salud a la población, en particular
a los grupos prioritarios. La capacitación a niños,
jóvenes, adultos mayores y mujeres embazadas, entre
otros y en su medio ambiente natural, les ha permitido
elevar su nivel de conocimientos en salud, reforzar las
acciones de promoción de la salud mediante la fjación
de prioridades y crear los grupos de autoayuda para el
control de enfermedades como la diabetes, uno de los
principales problemas de salud en el Estado.
2.Coordinaciones Intersectoriales. La coordinación
con las instituciones que tienen corresponsabilidad con
la población, destacó la utilidad efectiva y sistemática
del vínculo con los Ayuntamientos locales e incluso de
entidades estatales, para capacitar a la comunidad
y obtener recursos. Se destaca la participación de la
Dirección de Seguridad Pública, Dirección General de
Tránsito y la Secretaría de Educación, en el trabajo
conjunto con programas de relevante importancia
en la promoción y prevención de los accidentes y
suicidios. Asimismo se reconoció la experiencia de
trabajo comunitario con una radio local.
3. Participación Comunitaria. Se conformaron los
grupos o clubes de pares o iguales, para desarrollar
acciones de salud, individuales y colectivas.
Con el Comité de Salud -expresión superior del
empoderamiento de la comunidad- se obtuvieron
experiencias que denotaron sus potencialidades, en
Competencias para la promoción de salud Calidad y gestión de servicios de salud
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
136
particular, en los Centros de Salud Comunitarios y los
CAAPS de la periferia.
4. Capacitación a grupos prioritarios: niños, jóvenes,
adultos mayores, mujeres y embarazadas, reforzó las
acciones de promoción dirigidas a conservar su salud.
Se comprobó que la participación de los profesionales
que realizaban la especialidad, en el momento de la
Consultoría, había sido de mucho valor para obtener estos
resultados y en ese sentido, se recomendó “mantener y
aumentar la capacitación médica continúa al personal que
presta servicios a nivel local, especialmente referidos a la
promoción de salud y prevención de enfermedades”.
Con independencia de estos logros, se detectaron
debilidades e insufciencias como:
- Las acciones de promoción salud y las actividades para
la prevención de enfermedades, parecen derivarse en
gran medida de las incluidas en los programas que se
controlan por la Dirección de Programas Preventivos
de la Secretaría de Salud del Estado, más que en las
iniciativas del personal de salud y la propia población,
para resolver necesidades y problemas de salud
locales.
- Los compromisos al interior de las unidades de
salud, para desarrollar actividades con la participación
comunitaria, se ven muy afectados tanto en su
estructura como en su funcionamiento y pareciera que
no están haciendo la contribución que corresponde a
la toma de decisiones y el comité de gestión pudiera
estar atravesando un proceso similar.
Discusión
Han transcurrido varias décadas, desde la utilización
del término competencia, de uso frecuente en la
formación profesional en el sector de la salud. Algunos
investigadores hasta elaboran y argumentan propuestas
doctrinales, vinculadas a la naturaleza y aplicabilidad en
el ámbito educacional de las competencias profesionales
(8). Como se expuso en la Introducción de este trabajo,
se asumió la defnición que se ofrece por los expertos
del Ministerio de Salud Pública de Cuba, que reconocen
la competencia como una “capacidad” pero además
y ya en el plano de la práctica, también suscribimos
el criterio de que: “Lo esencial no es el conjunto de
capacidades que el trabajador ha creado en sus procesos
formativos y a través de su experiencia laboral, sino
cómo las aplica a diario en la identifcación y solución de
los principales problemas que enfrenta en su quehacer
profesional. Así tenemos que, poseer capacidades
no signifca ser competente”.(3). No es menos cierto
que para esa aplicación competente se requiere de un
conocimiento teórico que la facilite y, para ello, el diseño
curricu¬lar deberá propiciar conocimientos y facilitar el
adiestramiento adecuado, además del compromiso del
profesor en el logro de los objetivos.
A pesar de este reconocimiento, una muestra de las
falencias en los diseños curriculares se detectó en
una reciente investigación sobre el plan de estudio de
la carrera de Medicina en Cuba, al concluirse que “la
Promoción de la Salud está presente de forma explícita
en las funciones y objetivos generales, pero no fue así
en las habilidades generales ni en los programas de
asignaturas debido a la falta de defnición de la habilidad
promover salud y la inadecuada estructuración lógica de
esa materia” (9).
En ese sentido, la distancia entre el “decir” y el “hacer” o
mejor aún “saber hacer”, continúa como una barrera para
algunos infranqueable, al estar casi totalmente vinculada
al desempeño profesoral competente y las posibilidades
de encontrar “modelos de resultados exitosos” al
aplicarse políticas y estrategias de promoción de salud.
Enfatizamos que esos modelos, no deben confundirse
con los resultados de las frecuentes intervenciones
estratégicas en grupo seleccionados o en espacios de
“pilotajes”; nos referimos a modelos de respuestas
macro, que garanticen cumplir con los postulados que
establece la promoción de salud.
Consideramos que la adquisición de competencias
profesionales para desarrollar actividades de promoción
de salud, representan un elemento imprescindible en
cualquier proceso formativo relacionado con la Salud
Pública y la Medicina aunque, como se detectó en el
documento revisado sobre el programa de México, no
siempre se precise cuál o cuáles serían las competencias
en general, ni las referidas a la promoción de la salud
en esa especialidad. (5). En el programa cubano se
estableció que las competencias “deben ser adquiridas
durante la educación en el trabajo del consultorio
médico y las rotaciones por otros niveles e instituciones
del Sistema de Salud” (4) y, al menos, en los resultados
de la investigación que se incluyó en este trabajo, se
comprobó que los médicos familiares con amplio criterio
sobre promoción de salud, aunque en número reducido,
desarrollaron esas competencias, en esa área de salud.
Fue novedoso, en esa investigación, establecer un vínculo
entre los problemas de salud que identifcan los médicos
familiares en su comunidad y las acciones de promoción
que referen realizar para enfrentar cada problema,
incluidas la participación de los actores sociales y el uso
de las técnicas grupales como instrumento de obtención
Calidad y gestión de servicios de salud Competencias para la promoción de salud
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
137
de información y posibilidad de participación de la
población.
Las respuestas de los médicos familiares encuestados
en Cuba, como los resultados de la Consultoría sobre la
estrategia de promoción y prevención del Modelo de
Atención en Tabasco, mostraron la diferencia entre el
enfoque conceptual (competencia teórica) y la ejecución
de las acciones de promoción de salud (competencia
práctica), casi siempre entreveradas con las actividades
de Educación para la Salud, utilizadas hasta para
desarrollar el trabajo intersectorial y la participación
comunitaria. El establecimiento de compromisos frmes
y la seguridad de su cumplimiento, serían la base del
trabajo intersectorial y la participación comunitaria,
más que, realizar rutinariamente un elevado número de
técnicas educativas por el personal de salud. A nuestro
juicio, esa confusión inamovible se origina en la intención
de cumplir las metas de los programas de control contra
riesgos y daños, que estimula la realización de actividades
educativas.
Conclusiones
No existen dudas, sobre la multiplicidad de factores
que inciden para el buen desempeño de los servicios
de salud en la solución de los problemas que afectan a
la población, pero la elevación de las competencias del
personal son imprescindibles y, aunque los modelos de
atención y sus estrategias en ambos países, descansan
en presupuestos vinculados con la APS y la promoción
de la salud, se requiere la formulación precisa en un
caso y la renovación en el otro de esas competencias,
para responder a los actuales políticas promocionales
desarrolladas a nivel mundial.
Aunque ha trascurrido casi un decenio de la ejecución de
la investigación, el desempeño actual de los egresados,
aún requiere una renovación de sus competencias
para responder a los actuales políticas promocionales
desarrolladas a nivel mundial.
Mientras no se reconozca con hechos que la promoción de
salud es una responsabilidad de políticos y gobernantes y
no una tarea exclusiva del sector salud, los diseñadores y
ejecutores de los programas formativos de Salud Pública
y, particularmente, de Medicina Familiar permanecerán
enfocados a cumplir su encargo social, al desarrollar
y elevar las competencias de los profesionales cuyo
quehacer se vincula directamente a la comunidad y
sus grupos, en afán de contribuir a la solución de sus
problemas de salud.
Referencias
1. Organización Panamericana de la Salud. Progreso de
las actividades de reforma del sector salud. CD39/13. 39a
Reunión del Consejo Directivo, Washington, D.C.: OPS;
1996.
2. Irigoin M y Vargas F. Competencia Laboral. Manual de
conceptos, métodos y aplicaciones en el Sector Salud.
Edit.OPS/OMS-CINTERFOR; 2002.
3. Salas Perea RS. Los procesos formativos, la
competencia profesional y el desempeño laboral en el
Sistema Nacional de Salud de Cuba. Educ Med Super
[revista en la Internet]. 2012 Jun [citado 2012 Dic 12] ;
26(2): 163-165. Disponible en:http://scielo.sld.cu/scielo.
php?script=sci_arttext&pid=S086421412012000200001
&lng=es.
4. Ministerio de Salud Pública. Área de Docencia e
Investigaciones. Instituto Superior de Ciencias Médicas
de La Habana. Vicerrectoria de Desarrollo. Plan de
Estudios Especialidad en Medicina General Integral;
2004.
5. Universidad Nacional Autónoma de México. Facultad
de Medicina. División de Estudios de Posgrado e
Investigación. Subdivisión de Especializaciones Médicas.
Plan Único de Especializaciones Médicas en Medicina
Familiar; 2009.
6. Bello Remón LE. La Promoción de Salud en el
Análisis de la Situación de Salud. Policlínico Luis Pasteur
Municipio 10 de Octubre 2003 [Tesis] Escuela Nacional
de Salud Pública. Cuba; 2004.
7. Martínez Calvo S y Santos Padrón H. Las Estrategias
de Promoción y Prevención en el Modelo Integral de
Atención de Salud. Trienio 2003-2006. Tabasco, México.
Global Health Promotion. 2012 June; 19 (2): 181 - 189.
8. Vicedo Tomey A. Cinco propuestas doctrinales en
relación con la formación por competencias. Educ
Med Super [revista en la Internet]. 2011 Sep [citado
2012 Dic 12]; 25(3): 361-371. Disponible en: http://
scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-
21412011000300014&lng=es
9. Pupo Avila NL y Hechavarría Toledo S. La promoción
de salud en el plan de estudio de la carrera de Medicina
en Cuba. Educación Médica Superior. 2012;26(4): 576-
586)
Competencias para la promoción de salud Calidad y gestión de servicios de salud
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
138
Calidad y gestión de servicios de salud
Defnición de integración de redes de servicios en la
estrategia de Atención Primaria de Salud en Cuba, 2013.
Pedro López Puig
(1)
, Ana Julia García Milian
(2)
, Liuba Alonso Carbonell
(3)
, Héctor Demetrio Bayarre Vea
(4)
Alina María Segredo Pérez
(5)
(1) Médico. Esp II Grado en Medicina General Integral, Máster en Atención Primaria de Salud. Profesor e investigador auxiliar. Escuela Nacional de Salud Pública.
(ENSAP).
(2) Doctor en Ciencias de salud. Médico. Esp II Grado en Farmacología, Máster en Economía de la Salud. Profesor e investigador titular. Escuela Nacional de Salud
Pública. (ENSAP).
(3) Médico. Esp II Grado en Farmacología, Máster en promoción de salud. Profesor e investigador auxiliar. Centro Nacional Coordinador de Ensayos Clínicos (CENCEC).
(4) Doctor en Ciencias de salud. Máster en Salud Pública. Médico Esp II Grado en Bioestadística. Profesor Titular. Escuela Nacional de Salud Pública. (ENSAP).
(5) Médico Esp II Grado en Medicina General Integral. Máster en Atención Primaria de Salud y en Educación Médica. Profesor e investigador Auxiliar. Escuela Nacional
de Salud Pública. (ENSAP).
ARTÍCULO ORIGINAL
Fecha de recibido: 17 de diciembre de 2013 Fecha de aceptación: 26 de enero de 2014
Dirección para recibir correspondencia
Pedro López Puig. Escuela Nacional de Salud Pública. La Habana, Cuba.
Email: peveliu@infomed.sld.cu
Resumen
Introducción: La falta de defnición conceptual y operacional
de Redes Integradas de Salud imposibilita su caracterización. En el
marco de una investigación resulta imprescindible dicha defnición
para la ejecución de esta y su posterior reproducibilidad. Objetivo:
Construir y validar la defnición conceptual y las operacionales de
Redes Integradas de Servicios de Salud. Método: Investigación
de desarrollo. Se seleccionó un grupo experto para la búsqueda de
consenso formal. Una vez revisada la literatura, se conformaron
las defniciones operacionales y se adoptaron los atributos de la
integración afnes a las peculiaridades de contexto cubano. Con
posterioridad, se realizó un ejercicio fnal de búsqueda de consenso,
para cada una de las metas y criterios de la integración defnidos para
la realidad cubana, mediante la técnica de grupo nominal, enfocada
a la pertinencia y validez de contenido de los productos relacionados
con los atributos, metas y criterios de la integración. Resultados: Se
construyó y validó una defnición de Redes Integradas de Salud. Los
expertos consideraron 12 defniciones operacionales articuladas con un
conjunto de atributos, metas y criterios de integración que permiten,
una aproximación sistémica a la integración de una red de salud.
Conclusiones: Se produce una defnición conceptual y un conjunto
de defniciones operacionales de Redes Integradas de Servicios de Salud
que permitirían desarrollar investigaciones en sistemas y servicios
de salud para el contexto particular del modelo cubano de Atención
primaria de Salud. El procedimiento para la generación de defniciones
conceptuales con respecto a la integración puede ser utilizado en el
contexto latinoamericano teniendo en cuenta las peculiaridades de
cada país.
Palabras claves: Red de servicios, Atención Primaria a la Salud.
Summary
Background. The lack of conceptual and operational defnition of
health Integrated Networks precludes their characterization. As part
of an investigation that defnition is essential for the implementation
of this and subsequent reproducibility. Objective: To construct
and validate the conceptual and operational defnition of integrated
health services networks. Method: development research. An expert
group to search for formal consensus was selected. Once the literature
reviewed, the operational defnitions were formed and attributes
related to the peculiarities of integration Cuban context were adopted.
Subsequently, a fnal exercise of consensus was performed for each
of the goals and criteria of integration defned for the Cuban reality,
through the nominal group technique, focusing on the relevance and
content validity of related products attributes, goals and criteria for
integration. Results: We constructed and validated a defnition of
Integrated Health Networks. The experts considered 12 operational
defnitions articulated a set of attributes, goals and criteria that enable
integration, in its discretion, a systemic approach to the integration of
a health network. Conclusions: A conceptual defnition and a set of
operational defnitions of Integrated Health Services Delivery Networks
that would allow developing research in health systems and services
to the particular context of the Cuban model of Primary Health Care is
produced The process for generating conceptual defnitions regarding
the integration can be used in the Latin American context, taking into
account the specifcities of each country.
Key words: Network Services, Primary Health Care.
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
139
Introducción
La realización de una investigación discurre por la
necesidad del posicionamiento -por parte de los autores-
de las defniciones, conceptos y, en general, de los
elementos teóricos esenciales sobre los que se sustenta
el accionar metodológico en un horizonte temporal
inmediato. Estos aspectos deben quedar aclarados de
manera explícita, tanto en el proyecto de investigación,
y en los documentos que se destinen a comunicar y
socializar lo investigado. Así, es conocido que las nociones
ocupan un lugar inferior al concepto, para defnir una
idea, un fenómeno, un proceso menos elaborado. Estas
se vinculan a elementos de una teoría que aún no posee
la claridad sufciente para alcanzar el status de concepto.
Por su parte las categorías son conceptos clasifcatorios.
Se construyen como términos cargados de signifcación
a través de los cuales la realidad es pensada de forma
jerarquizada. Son consideradas dentro de la visión
positivista como: “rúbricas o clases que reúnen un grupo
de elementos bajo un título genérico, agrupamiento
efectuado en razón de los caracteres comunes de los
elementos”
1
El concepto por su parte, realiza una doble función: es
condición necesaria para la comprensión de los juicios y
permite la distinción de un objeto con respecto a otro. Es
un pensamiento acerca de las propiedades de un objeto, y
puede ser pensado refriéndose al objeto, a una propiedad
de este o a la relación entre objetos. La defnición, es
una de las operaciones lógicas de mayor importancia
a la que se recurre constantemente, tanto en la ciencia
como en la vida ordinaria, mientras que los conceptos son
construcciones o imágenes mentales, por medio de las
cuales comprendemos las experiencias que emergen de
la interacción con nuestro entorno. Estas construcciones
surgen por medio de la integración en clases o categorías,
que agrupan nuestros nuevos conocimientos y nuestras
nuevas experiencias con los conocimientos y experiencias
almacenados en la memoria.
2
Al abarcar en la defnición los rasgos esenciales de un
objeto, fjamos también el contenido del concepto
correspondiente. En cada defnición científca se resuelven
dos problemas de cognición: primero se fjan los rasgos
esenciales del objeto defnido y segundo se diferencia el
objeto defnido de los objetos que le son semejantes. De
ahí que al defnir un objeto se necesita indicar el carácter
que permita diferenciarlo de todos los objetos que le son
parecidos e indicar el conjunto de objetos con respecto
a los cuales tiene sentido diferenciar el objeto dado. Es
costumbre considerar aparte una variedad de defnición,
la defnición genética. Otra variedad es la que se obtiene
indicando el nombre específco del objeto.
De las defniciones científcas se exige que pongan de
manifesto en grado máximo el contenido del concepto
correspondiente al objeto defnido lo que solo se logra si
se abarcan los caracteres del objeto que son exponentes
de su esencia. Son pues las defniciones conceptos que
cumplen con determinados requisitos.
En el caso de una defnición conceptual, se relaciona a
la variable con otros términos. Se trata de defniciones
de diccionarios o de libros especializados y cuando
describen la esencia o las características de una variable,
objeto o fenómeno, se les denomina defniciones
reales. Estas últimas constituyen la adecuación de la
defnición conceptual a los requerimientos prácticos de
la investigación.
3
Tales defniciones son necesarias, pero insufcientes
para defnir las variables de la investigación, porque no
nos vinculan directamente con “la realidad” o con “el
fenómeno, contexto, expresión, comunidad o situación”.
Después de todo continúan con su carácter de conceptos.
Los científcos necesitan ir más allá, deben defnir las
variables que se utilizan en sus hipótesis, en forma tal
que puedan ser comprobadas y contextualizadas. Lo
anterior es posible al utilizar lo que se conoce como
defniciones operacionales ya que constituyen el conjunto
de procedimientos que describe las actividades que un
observador debe realizar para recibir las impresiones
sensoriales, las cuales indican la existencia de un
concepto teórico en mayor o menor grado.
En la defnición de Sistema Nacional de Salud (SNS) cubano
se puede leer: “El conjunto de unidades administrativas,
productivas y de servicios, responsables de responder
a las necesidades de salud de toda la población; las
mismas se interrelacionan entre sí, (se podría leer, se
integran, sin afectar su signifcado ) de acuerdo con
su grado de complejidad y ubicación territorial, con
el propósito de brindar la mayor accesibilidad posible
a la población según sus necesidades y de lograr una
óptima utilización de los recursos y medios asignados”.
En el SNS existen tres niveles para la atención médica.
El primario, el secundario y el terciario, los que se hayan
interrelacionados (integrados ) de acuerdo con los
principios de la regionalización de los servicios.
4
La respuesta más o menos organizada de un país, a través
de las autoridades de gobierno tanto normativas como
ejecutivas, a las demandas de salud de la población,
está condicionada por varios factores. Dentro de ellos,
el modelo socio-económico adoptado, aunque no es
el único a considerar, ejerce particular infuencia en la
confguración de su sistema sanitario. Hay que tomar
en cuenta que: “El sistema de salud es un componente
Competencias para la promoción de salud Calidad y gestión de servicios de salud
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
140
Calidad y gestión de servicios de salud Defnición de integración de redes de servicios
de la sociedad en que se inserta y con la que guarda
relación de dependencia. A una formación económica
social concreta corresponderá un determinado sistema
de salud”.
5
El modelo integrado de atención primaria de salud cubano
tiene sus singularidades.
6,7
Sin embargo, no está defnida
conceptualmente la integración lo que permitiría, a
través de la construcción de defniciones operacionales,
la realización de investigaciones futuras en sistemas y
servicios de salud. Derivado de lo anterior, los autores
realizan una investigación con el objetivo de construir
y validar la defnición conceptual y las operacionales de
redes integradas de servicios de salud.
Material y métodos
Se trata de una investigación y desarrollo.
8
Para
su ejecución se realizó una defnición conceptual y
operacional de las Redes Integradas de Servicios de
Salud. 9 Para la realización de la misma se seleccionó
un grupo experto para la búsqueda de consenso formal.
Figura 1.
A través de la técnica de consenso formal de expertos
se llegó a la selección fnal de las defniciones, la misma
tuvo en cuenta los requisitos de anonimato, iteración,
retroalimentación controlada y conclusión de una
respuesta concreta y resumida indicado para la búsqueda
de consenso por expertos.
10

Los expertos que cumplieron los criterios de inclusión y
permanecieron durante todo el proceso de construcción
y validación fueron siete.
Se realizó un análisis particular a la defnición adoptada
por la Organización Panamericana de la Salud
11
dadas las
implicaciones que tiene el organismo para la adopción
de estrategias en el área de las Américas. A partir de
la revisión de defniciones realizada, se hizo un análisis
deductivo de las mismas que permitió a los autores
obtener la defnición conceptual y con posterioridad las
operacionales. Para ello se sistematizaron, a través de
categorías descriptoras, constructos que permitieron
la aproximación al tema de Integración de redes de
servicio en el contexto cubano, en cuanto a construir una
defnición de Redes Integradas de Servicios de Salud.
Las categorías utilizadas para analizar las propuestas
y construir una defnición conceptual para el contexto
cubano fueron: la visión sistémica, el enfoque de salud
poblacional, el énfasis en la coordinación de servicios
incluyendo los servicios sociales, la orientación a los
resultados, la garantía de continuidad de la atención
como núcleo de la integración, la atención centrada en el
paciente, la conectividad entre las partes y la efectividad
y coste-efectividad de las intervenciones.
Una vez revisada la literatura, se conformaron las
defniciones operacionales a partir de la decisión por
parte de los autores de adoptar, para abarcar el sistema
complejo
12
que sería objeto de investigación, un grupo
de dimensiones, atributos, metas y criterios de la
integración. Para la adopción de las dimensiones, se
partió del enfoque de Londoño y Frenk
13
diseñadas para
el análisis de las funciones de los sistemas de salud. La
organización en funciones de los sistemas sanitarios que
aportaba la literatura revisada se cruzó, para analizar
un posible paralelismo de signifcados y alcance, con las
áreas que agrupan los atributos para la red integrada de
servicios de salud que propone la OPS, enfocados en la
integración de redes de servicios.
Una vez seleccionadas las dimensiones se adoptaron los
atributos de la integración afnes a las peculiaridades
de contexto cubano. Cada atributo fue redactado
entonces en forma de meta, para lo cual se tomaron
en cuenta las bases normativas del Ministerio de Salud
Pública, el Programa del Médico y la Enfermera de la
Familia, los propósitos de la salud cubana hasta el año
2015 y los objetivos de trabajo de los años 2010-2012.
Simultáneamente, se identifcó, a partir de la revisión de
la literatura y a falta de un referente previo, un grupo de
criterios que permitieran caracterizar los elementos más
importantes de cada meta de la integración adoptada.
Estos criterios pasaron el mismo proceso de revisiones
sucesivas aplicadas a los atributos y las metas por el
grupo experto. Con posterioridad, se realizó un ejercicio
fnal de búsqueda de consenso con los expertos, para
cada una de las metas y criterios de la integración
defnidos para la realidad cubana. Para ellos se empleó
la técnica de grupo nominal
14
, enfocada a la pertinencia
y validez de contenido de los productos relacionados con
los atributos, metas y criterios de la integración.
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
141
Figura 2. Estrategia de trabajo realizada por los
expertos para la construcción.
Para la pertinencia se defnió como: Oportunidad,
adecuación y conveniencia de una cosa.
Tabla 1. Operacionalización de categorías
Categoria Abreviatura Descripción Escala Valor
Oportunidad (O) Se refere a la
congruencia del
criterio con los
propósitos del
sistema para un
momento dado
Poca
oportunidad
Mucha
oportunidad
1
2
Adecuación (A) Se refere al
vínculo del criterio
con la realidad
que pretende
describir en cuanto
a su validez de
contenido
Poca
adecuación
Mucha
adecuación
1
2
Conveniencia (C) Se refere a la
utilidad, provecho
o benefcio,
de utilizar este
criterio para
explorar la
integración del
Sistema
Poca
conveniencia
Mucha
conveniencia
1
2
Se asignó el valor 1 al criterio poco y el valor 2 al criterio
mucho para cuantifcar la cualidad. Se consideró
pertinente, aquel criterio que obtuviera la califcación
total de 5 a 6 de un máximo de 6 puntos posibles a
obtener para cada uno. Se consideraron no pertinentes,
aquellos criterios con califcación de 3 o 4. Quedaron al
fnal por consenso, como criterios pertinentes, aquellos
en que la mayoría de los expertos (50 % + 1) le asignaron
puntos para un total de 5 a 6 en la califcación fnal de cada
criterio. Se evaluó en todos los casos el contenido de las
dimensiones y atributos propuestos independientemente
de su presencia en la literatura revisada.
15, 16, 17
Para la validación de contenido de atributos de la Red
Integrada de Servicios de Salud Cubana, se aplicó un
instrumento elaborado ad hoc siguiendo los criterios
de Moriyama
18
que se consultó con el grupo expertos
tantas veces como fue necesario (iteración) hasta lograr
consenso.
Para aplicar el instrumento se realizó una presentación
con los elementos conceptuales relacionados con redes
integradas de servicios de salud y los objetivos de la
investigación a la totalidad de los participantes y se
aplicaron los instrumentos durante 60 minutos. Se indicó
no hablar entre participantes, pero se aclararon las dudas
colectivamente.
Cada participante evaluó el cumplimiento de las cinco
propiedades básicas expuestas por Moriyama, mediante
una escala ordinal que incluyó las categorías: mucho,
poco, nada, adaptada para cada uno de los ítems
contemplados en el instrumento.
Las propiedades básicas exploradas fueron comprensible,
sensible a variaciones en el fenómeno que se mide,
con suposiciones básicas justifcables e intuitivamente
razonables, con componentes claramente defnidos:
se refere a que si a cada atributo se le puede dar una
defnición clara y derivable de datos factibles de obtener.
Tomando en cuenta las valoraciones realizadas por los
expertos a todos los principios de Moriyama, se hicieron
las modifcaciones a los ítems y se estableció como
principio la eliminación o modifcación total o parcial de
aquellos que fueran evaluados en la categoría “mucho”
por menos del 75 % de ellos.
Se analizó también si existían aspectos que, a criterio de
los participantes, fueran importantes para una medición
de la integración de las redes de servicios de salud
cubanas y no habían sido incluidos en el instrumento
inicial.
Los aspectos éticos de la investigación tomaron en cuenta
la correcta utilización de las fuentes de información,
así como una clara referencia a las bases teóricas y
documentales que permitieron avanzar en el marco
teórico y el desarrollo de defniciones, atributos, metas y
criterios de integración aplicables al contexto cubano. La
información emanada del estudio fue utilizada con fnes
académicos y se veló constantemente por garantizar la
confdencialidad de las opiniones que se obtuvieron al
aplicar los instrumentos.
Resultados
Los resultados del procedimiento anterior generaron un
conjunto de defniciones conceptuales y operacionales
aplicables al contexto de redes de servicios de salud
cubano y son los que siguen:
Defnición de integración de redes de servicios Calidad y gestión de servicios de salud
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
142
Defnición cubana de Redes Integradas de Servicios de
Salud
“Es aquella que gestiona y entrega servicios de salud,
de forma tal que las personas reciban un continuo
de servicios de promoción, prevención, diagnóstico,
curación, rehabilitación y reinserción social; de acuerdo
a sus necesidades, a lo largo del tiempo y a través de los
diferentes niveles del sistema de salud, con una efciencia,
efcacia y efectividad aceptables para el momento
tecnológico e histórico social con que se cuente”
Defniciones operacionales vinculadas a la integración en
el modelo cubano de redes de servicios de salud del primer
nivel de atención
Con posterioridad a la defnición conceptual, se procedió
a la defnición operacional de un grupo de categorías
que dieran salida a los presupuestos conceptuales. Los
expertos consideraron 14 defniciones operacionales
articuladas con un conjunto de atributos, metas y criterios
de integración que permiten, una aproximación sistémica
a la integración de una red de salud. A continuación se
presentan las mismas.
Fragmentación
Falta de articulación o concertación, para generar
estrategias efcientes y de alto impacto entre las
diferentes organizaciones, instituciones y entidades, en
el logro de su misión dentro del sistema sanitario.
Dimensión Modelo de Atención Médica Integral
Se refere a la particular combinación de elementos
estructurales y de procesos en una estructura
organizacional, que intervienen en la prestación de un
conjunto integral de servicios de salud, que generan
un resultado en el estado de salud de individuos y
poblaciones.
Dimensión Dirección y Organización
Implica la estructura y procesos del aparato de dirección.
El establecimiento, implementación y evaluación de
los reglamentos para el sistema de salud y su dirección
estratégica incluye la forma en que se articulan en la
estructura aprobada, a través de normas, regulaciones y
procedimientos, de los procesos vinculados a la gestión
clínica, de recursos humanos, logísticos y fnancieros en
el sistema de salud.
Dimensión Presupuesto y Estímulo
Se refere a la asignación presupuestaria del Sistema
Nacional de salud y sus distintos mecanismos de
asignación y gastos. Incluye los procedimientos
establecidos de estímulo al trabajo.
Nivel de integración de la red
Categoría evaluativa que expresa el momento de
integración en una red a partir de una aproximación
multidimensional a su capacidad para establecer un
continuo de prestación de servicios a los problemas de
salud para los cuales fue creada.
Red de servicios de salud
Se considera la agrupación de servicios de salud tanto
de prestación como de dirección y gestión en un espacio
territorial no menor que el área de responsabilidad
asignada a un policlínico. Constituye la unidad básica para
el análisis de las dimensiones, atributos, metas y criterios
de integración.
Red de servicios Fragmentada
La red no logra satisfacer la afrmación relacionada con el
criterio o la meta explorada.
Red de servicios Parcialmente Integrada
La red logra en parte, satisfacer la afrmación relacionada
con el criterio o la meta explorada.
Red de servicios Integrada
La red logra plenamente satisfacer la afrmación
relacionada con el criterio o la meta explorada.
Índice de Integración para criterios, metas y de la Red
Es el cociente entre el valor de integración, obtenido
a partir del criterio de participantes en un ejercicio de
respuesta a un cuestionario que contiene una escala de
tres niveles y el máximo valor posible a obtener tomando
en cuenta el número de participantes.
Índices de Integración para una Red de Servicios
Se propone así calcular el Índice de Integración para cada
meta según función (prestador o directivo) (IIF); el Índice
de Integración de la Meta según la evaluación global de
sus criterios por prestadores y directivos (IM) y el Índice
Calidad y gestión de servicios de salud Defnición de integración de redes de servicios
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
143
General de Integración (IGI) de cada territorio explorado.
Se podrá calcular de este modo un índice de integración
para cada red que se explore y el índice de integración de
un territorio dado que incluya un grupo de redes.
Momento de Integración
Indica la situación de integración de una red particular
para un espacio-tiempo defnido. Se considera un
momento favorable a la integración si el Índice General
de Integración para un territorio es superior a 0,8
(obtenido por consenso formal de expertos) y denotará
diferentes estadios de integración parcial para la red un
valor inferior a partir de puntos de corte intermedios
(menos de 0,5 fragmentada, entre 0,5-0,8 parcialmente
integrada).
Integración Municipal/Provincial
Refeja el momento de integración de la red de servicios
de salud subordinada a la dirección correspondiente de
salud.
Posteriormente, se generaron defniciones operacionales
para los atributos y metas de la integración en el sistema
de salud cubano. Cuadro 1.
Cuadro 1. Defniciones operacionales según
dimensiones, atributos y metas.
Dimensión a la que
pertenece
Atributos Metas
Modelo de Atención
Médica Integral
1: Población y territorio a
cargo defnido y amplio
conocimiento de sus
necesidades y preferencias
en cuestiones de salud, que
determinan la oferta de
servicios de salud.
Defnido, a partir
del Análisis de la
Situación Integral de
Salud, la población
y características del
territorio a cargo de
cada servicio.
Modelo de Atención
Médica Integral
2: Una extensa red de
establecimientos de salud que
presta servicios de promoción,
prevención, diagnóstico,
tratamiento, gestión de
enfermedades, rehabilitación
y cuidados paliativos, y
que integra los programas
focalizados en enfermedades,
riesgos y poblaciones
específcas, los servicios de
salud personales y los servicios
de salud pública.
Garantizada una
distribución de servicios
de salud y recursos
humanos, capaz de
satisfacer integralmente
las demandas de servicio
de la población.
Modelo de Atención
Médica Integral
3: Un primer nivel de atención
multidisciplinario que abarca a
toda la población y sirve como
puerta de entrada al sistema,
que integra y coordina la
atención de salud, además de
satisfacer la mayor parte de
las necesidades de salud de la
población.
Fortalecidos los
procesos en el primer
nivel de atención que
favorezcan su rol como
puerta de entrada al
sistema.
Modelo de Atención
Médica Integral
4: Prestación de servicios
especializados en el lugar más
apropiado, que se ofrecen de
preferencia en entornos extra
hospitalarios.
Asegurada la proyección
comunitaria de
especialidades.
Modelo de Atención
Médica Integral
5: Existencia de mecanismos
de coordinación asistencial a lo
largo de todo el continuo de los
servicios de salud
Establecidos los
mecanismos de
coordinación asistencial.
Modelo de Atención
Médica Integral
6: Atención de salud centrada
en la persona, la familia y
la comunidad, teniendo en
cuenta las particularidades
culturales y de género, y los
niveles de diversidad de la
población
Estandarizados
los programas,
normas, guías de
buenas prácticas y
procedimientos que
estimulen cuidados de
salud integrales.
Dirección
Organización
7: Un sistema de dirección
único para toda la red.
Establecido un
sistema de dirección
participativo y único.
Dirección
Organización
8: Participación social amplia. Desarrollada una
participación social
amplia para la toma de
decisiones de salud.
Dirección
Organización
9: Gestión integrada de
los sistemas de apoyo
administrativo, clínico y
logístico.
Implementados
procedimientos para la
gestión descentralizada
integrada de los
sistemas de apoyo
clínico, logístico y
administrativo.
Dirección
Organización
10: Recursos humanos
sufcientes, competentes,
comprometidos y valorados
por la red.
Planifcados y
garantizados los
recursos humanos
sufcientes, competentes
y comprometidos con el
sistema.
Dirección
Organización
11: Sistema de información
integrado que vincula a todos
los miembros de la red, con
desglose de los datos por sexo,
edad, lugar de residencia,
origen étnico y otras variables
pertinentes.
Desarrollado un
sistema de información
integrado y que vincula y
retribuye.
Presupuesto y
estímulo
12: Financiamiento adecuado
e incentivos fnancieros
alineados con las metas de
la red.
Desarrollado
mecanismos de control
del presupuesto y los
gastos adecuado a las
necesidades de los
territorios. Establecido
un sistema de estímulos
morales y materiales.
Dirección
Organización
13: Gestión basados en
Resultados.
Las Redes Integradas
de Servicios de Salud,
cuentan con un sistema
de gestión basada en
resultados.
Dirección
Organización
14: Acción intersectorial y
abordaje de los determinantes
de la salud y la equidad en
salud.
Desarrollada una acción
intersectorial amplia.
Las defniciones conceptuales y operacionales propuestas
fueron consideradas pertinentes en el contexto de las
redes de servicios de salud cubanas según consenso
Defnición de integración de redes de servicios Calidad y gestión de servicios de salud
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
144
de expertos. En cuanto a los criterios de Moriyama se
llegó a establecer la validez de contenido de todas las
defniciones propuestas una vez culminadas las rondas
de adecuaciones que fueron necesarias.
Discusión
La defnición de integración propuesta pretende
explicarla como proceso relacionado con acciones de
salud que van desde la promoción hasta la reinserción
social defniendo explícitamente los componentes de la
llamada atención integral de salud. Introduce la temática
de la calidad desde tres aproximaciones: efciencia,
efcacia y efectividad que fueron defnidas a partir de
consenso informal por el grupo experto.
19,20
La efciencia puede ser considerada como la relación
existente entre los insumos para los servicios de salud
de recursos humanos, soporte logístico y fnanciero
(cantidad, calidad, espacio y tiempo) y los productos:
cantidad de pacientes vistos o servicios prestados, calidad
de la consulta, oportunidad-acceso y tiempo de solución
total o parcial de un problema particular de salud),
durante el subproceso estructurado, de conversión de
insumos en productos.
Así mismo la efcacia puede defnirse como la relación
existente entre el producto y los resultados en salud tanto
para individuos como para grupos poblacionales, durante
el subproceso de conversión de productos en resultados;
esta relación se establece por la calidad del producto al
presentar el máximo de efectos deseados y mínimo de
indeseados. Se reduce así, los re-procesos, re-trabajo
y el desperdicio, dentro de la viabilidad prevista. Se
entenderá la calidad como: reducción de complicaciones,
reducción de re-intervenciones, grado de satisfacción del
usuario o población, según el caso. Se puede visualizar
la diferencia entre producto y resultado, como la brecha
existente entre el producto y las expectativas que se
tienen de este, para lograr variaciones o invariaciones en
la situación de salud o estado de salud de la población del
sistema. La calidad para los fnes poblacionales puede ser
interpretada en este caso como el avance en indicadores
sociales de salud.
Por otra parte la efectividad se consideró como el balance
existente, entre los efectos deseados y los efectos
indeseados que genera el producto (acción de salud)
durante su realización social. Es aquí, donde se habla del
efecto mediante el cual se propende dar una respuesta
reactiva a las consecuencias del producto, a través de la
retroalimentación del sistema.
La integración de las funciones de los sistemas sanitarios,
21, 22
para el caso cubano, se manifesta a través de una
compleja y singular red, que dispone de una extensa base
legislativa y regulatoria, que persigue la armonización
de las diversas estructuras y procesos para el logro de
los objetivos nacionales de salud. Un particular diseño
de dirección de doble subordinación, un sistema de
rendición de cuentas a base de resultados, una estructura
de prestación por niveles de complejidad regionalizada,
estructura y procesos para la investigación aplicada
integrada a las necesidades del sistema, integración
de la docencia de pre y post-grado, capacitación y
seguridad social.
23
Dispone además, de una compleja red
empresarial y de soporte logístico como ya se mencionó
y un fnanciamiento basado en el presupuesto asignado
por el Estado con poca presencia, aunque cada vez
mayor, de arreglos de fnanciamiento por autogestión
para algunas instituciones.

Existe por ello, según criterio de los autores, una peculiar
armonización entre los valores sociales compartidos con
relación a la salud, el sistema socio-económico imperante,
el cuerpo legislativo y de regulaciones de soporte y el
diseño e implementación de un modelo sanitario que
utiliza a la Atención Primaria de Salud como estrategia
para el logro de sus objetivos.
24, 25, 26
No obstante, es
previsible que surjan y se desarrollen contradicciones
en la práctica de la dirección en los diferentes niveles de
atención, así como confictos entre los distintos actores
relacionados con la entrega de servicios de salud, su
dirección y la gestión para su mantenimiento y vitalidad.
Contradicciones que pueden generar escenarios no
favorables para el logro de los objetivos de salud trazados
para la nación.
La implementación y desarrollo de un sistema altamente
integrado para la salud en Cuba, no impide que surjan
fenómenos atribuidos a la fragmentación
27
como son:
dirección y administración inefcientes;
28
difcultades
en el acceso a los servicios de segundo y tercer nivel de
complejidad en la atención y la aparición de listas de
espera
29, 30
la entrega de servicios de cuestionable calidad
técnica en cuanto al cumplimiento de las normas,
procedimientos y manuales de buenas prácticas;
31
la
implementaciones de programas verticales que no se
integran en la práctica del primer nivel de atención;
32
,
33

difcultades en el uso compartido de la información para la
toma de decisiones;
34
defciente desempeño profesional
y técnico;
35, 36
falta de recursos de soporte y humano;
37

problemas con la participación social en salud;
38
el uso
irracional e inefciente de los recursos disponibles que
incluye medicamentos;
39, 40
el incremento innecesario
de los costos de atención a la salud por duplicación
de complementarios, remisiones innecesarias para la
atención en el segundo y tercer nivel de complejidad de
problemas que pueden ser resueltos en el primer nivel de
atención, ambos temas aún no estudiados en Cuba y baja
Calidad y gestión de servicios de salud Defnición de integración de redes de servicios
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
145
satisfacción de los usuarios con los servicios recibidos, en
muchas ocasiones bien justifcada.
41

Entre las posibles fallas de integración, que generan
fragmentación en el medio sanitario cubano se pueden
mencionar: la no utilización o utilización parcial de
los procedimientos de referencia y contrarreferencia,
las difcultades con la conducción estandarizada de la
información sobre los pacientes a través del sistema de
servicios a la salud, la coordinación fragmentada para la
solución de problemas de salud, el enfoque fragmentado
de procesos en la gestión y la administración, el no
cumplimiento de la política de cuadros, la falta de
comunicación entre los servicios tanto horizontalmente
como verticalmente, poca atención al capital humano del
sector, debilidades en el comprometimiento con la misión
y valores del personal que labora en el sector, problemas
con el acceso a determinados servicios por parte de la
población y los gestores, entre otras posibles; por otro
lado, la incidencia de la fragmentación en las redes de
servicios ha provocado la duplicación de exámenes de
laboratorio, aumento de los costos con afectación en la
efciencia del sistema, pérdida de tiempo en la gestión
de recursos y, por lo tanto, impactos negativos a la
economía nacional.
42
Dadas las singularidades del sistema sanitario cubano y
su red de servicios de salud y tomando en cuenta la falta
de referentes en cuanto a publicaciones que aborden
defniciones adecuadas a contextos nacionales que
permitan el abordaje de la integración como objeto
de estudio en investigaciones de sistemas y servicios
de salud, los autores consideran una limitante de esta
investigación la difcultad para contrastar sus resultados
con otras publicaciones fuera de lo declarado en cuanto
a las defniciones de integración que se recogen en la
bibliografía consultada.
Conclusiones
Se produce una defnición conceptual y un conjunto de
defniciones operacionales de Redes Integradas de Servicios
de Salud que permitirían desarrollar investigaciones en
sistemas y servicios de salud para el contexto particular
del modelo cubano de Atención primaria de Salud.
La integración de las redes de servicios de salud es una
condición deseable debido a que la fragmentación genera
manifestaciones que deterioran su desempeño. Estas
manifestaciones pudieran ser la falta de coordinación
entre los distintos niveles y sitios de atención lo que logra
ser causa de un aumento de la tensión en la búsqueda
de soluciones a los problemas de salud por parte de la
población y los prestadores; pérdida de información,
pérdida de tiempo, gasto de bolsillo de los pacientes para
gestionar la solución de sus problemas de salud y demora
en el acceso a servicios.
El procedimiento para la generación de defniciones
conceptuales con respecto a la integración puede ser
utilizado en el contexto latinoamericano teniendo en
cuenta las peculiaridades de cada país.
Referencias bibliográfcas
1. De Souza Minayo MC. Conceptos para la
Operacionalización de la Investigación. En: La artesanía
de la investigación cualitativa. Buenos Aires: Editorial
Lugar; 2009.p. 146-7.
2. Putnam H. The meaning of “meaning”, en Mind,
Language and Reality. Cambridge University Press; 1975.
p. 218-27.
3. Hernández Sampieri R, Fernández Collado C, Baptista
Lucio P. Formulación de Hipótesis. En: Del Bosque
Alayón RA, Islas López N, Rocha Martínez MI, editores.
Metodología de la Investigación. México DF: McGraw-Hill;
2006. p. 121-53.
4. Escalona M. El sistema nacional de salud de Cuba.
En: Escalona M. Temas de Administración de servicios
y programas de salud pública. La Habana: Instituto de
Desarrollo de la Salud. Ministerio de Salud Pública; 1983.
p. 217-33.
5. Rojas Ochoa F. Situación, sistema y recursos humanos
en salud para el desarrollo en Cuba. Rev. Cubana Salud
Pública 2003; 29(2):157-69.
6. López Puig P. El sistema de salud en Cuba: Desafíos hacia
el año 2000. Rev Cubana Salud Pública [Internet]. 1997 Dic
[citado 19 oct 2012]; 23(1-2): 5-16. Disponible en: http://
scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-
34661997000100001&lng=es.
7. Castell-Florit Serrate P, Gispert Abreu EA. La
intersectorialidad y el desarrollo de la Salud Pública en
Cuba. Rev Cubana Salud Pública [Internet]. 2009 Mar
[citado 18 oct 2012]; 35(1): [aprox. 7 p.]. Disponible en: http://
scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-
34662009000100004&lng=pt.
8. Nuño-Solinis R. Un breve recorrido por la atención
integrada. Revista de innovación sanitaria y atención
integrada. [Internet]. 2011; [citado 28 marzo 2012]; 25
(1): [aprox. 5 p.]. Disponible en: http://pub.bsalut.net/cgi/
viewcontent.cgi?article=1014&context=risai
Defnición de integración de redes de servicios Calidad y gestión de servicios de salud
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
146
9. Martínez- Sahuquillo ME, Echevarria MC. Métodos de
consenso. Uso adecuado de la evidencia en la toma de
decisiones. «Método RAND/UCLA». Rehabilitación (Madr)
2001; 35(6): 388-92.
10. Organización Panamericana de la Salud. Redes
Integradas de Servicios de Salud: Conceptos, Opciones
de Política y Hoja de Ruta para su Implementación en las
Américas. Serie: La Renovación de la Atención Primaria de
Salud en las Américas No.4. Washington, D.C: OPS; 2010.
11. Beltramino R. Los Sistemas Complejos. Las posiciones
de Rolando García y de Friedrich A. Hayek. [monografía
en Internet]. [citado 12 Nov 2013]. Disponible en: http://
www.econ.uba.ar/www/institutos/epistemologia/marco_
archivos/ponencias/Actas%20XIII/Trabajos%20Episte/
Beltramino_trabajo.pdf
12. Londoño JL, Frenk J. Pluralismo Estructurado: Hacia
un modelo innovador para la reforma de los sistemas
de salud en América Latina. Documento de Trabajo
353 [monografía en Internet]. Washington: Banco
Interamericano de Desarrollo; 1997 [citado 12 Oct 2010].
Disponible en: http://www.iadb.org/res/publications/
pubfles/pubwp-353.pdf
13. García Fariñas A, Álvarez Pérez A. Pautas conceptuales
para futuros estudios nacionales de la efciencia en los
servicios médicos primarios. Rev Cubana Salud Pública
[Internet]. 2006 Jun [citado 19 oct 2012]; 32(2): [aprox. 9 p.].
Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_
arttext&pid=S0864-34662006000200010&lng=es.
14. Resolución CD 49/16. Redes integradas de servicios
de salud basadas en la atención primaria de salud. Acta
del 49o consejo directivo, 61a sesión del comité regional.
Washington DC: OPS; 2009.
15. Gálvez González AM, Álvarez Muñiz M, Sarduy
Domínguez Y, Morales Laberón M. Diagnóstico de la
evaluación económica en salud en Cuba. Rev Cubana
Salud Pública [Internet]. 2004 Mar [citado 12 oct 2012];
30(1): [aprox. 9 p.]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/
scielo.php?script=sci_arttext&pid=S08643466200400010
0003&lng=es.
16. Resolución CD 49/r22. Redes integradas de servicios
de salud basadas en la atención primaria de salud. Acta
del 49o consejo directivo, 61a sesión del comité regional.
Washington DC: POS; 2009.
17. Márquez M, Sansó Soberats F, Alonso Galbán P. Medicina
General Medicina Familiar. Experiencia Internacional y
Enfoque Cubano. La Habana: ECIMED; 2011.
18. Ministerio de Salud Pública. Objetivos de trabajo e
indicadores 2011. [monografía en Internet]. La Habana:
MINSAP; 2011 [citado 22 oct 2012]. Disponible en: http://
www.bvs.sld.cu/libros/objetivos_trabajo2011/objetivos_
minsap_completo.pdf
19. Ministerio de Salud Pública. Objetivos de trabajo
y criterios de medidas del Ministerio de Salud Pública
para el año 2012. [monografía en Internet]. La Habana:
MINSAP; 2011 [citado 22 oct 2012]. Disponible en:
http://www.hospitalameijeiras.sld.cu/hha/informacion/
reglament%20hha/objetivos%20y%20criterios%20
de%20%20medida%202012.pdf
20. Ministerio de Salud Pública. Proyecciones de la Salud
cubana hasta el año 2015. [monografía en Internet]. La
Habana: MINSAP, 2006 [citado 22 oct 2012]. Disponible
en: http://www.saludplaza.sld.cu/Notas/Proy2015.htm
21. López Puig P, Alonso Carbonell L, Fernández Díaz IE,
Ramírez Albajés C, Segredo Pérez AM, Sánchez Barrera
O. Nivel de integración del Sistema Nacional de Salud
Cubano. Rev Cubana Med Gen Integr [Internet]. 2011 Dic
[citado 2012 Oct 18]; 27(4): 421-34. Disponible en: http://
scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-
21252011000400001&lng=es.
22. Baly Gil A, Toledo ME, Rodríguez Jústiz F. La economía
de la salud, la efciencia y el costo de oportunidad. Rev
Cubana Med Gen Integr [Internet]. 2001 Ago [citado 21
oct 2012]; 17(4): 395-98. Disponible en: http://scielo.
sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-
21252001000400014&lng=es.
23. Mederos Curbelo ON, León Chiong LJ, Romero Díaz
CA, Mustafá García R, de Quesada L, Torres Hernández
D. Resultados de la cirugía mayor ambulatoria en el
Hospital Clinicoquirúrgico Docente “Comandante
Manuel Fajardo. Rev Cubana Cir [Internet]. 1999 Abr
[citado 20 oct 2012]; 38(1): 41-5. Disponible en: http://
scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-
74931999000100008&lng=es.
24. Domínguez Lanuza JC, Zamora Santana O,
Rodríguez Reyes JF, Cabrera Espinosa JC. Estructura
y funcionamiento de un servicio de cirugía mayor
ambulatoria y de corta hospitalización. Rev Cubana Cir
[Internet]. 1999 Abr [citado 24 oct 2012]; 38(1): 46-51.
Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_
arttext&pid=S0034-74931999000100009&lng=es.
25. Rodríguez Ganen O, García Milián AJ, Yera Alós IB,
Alonso Carbonell L. Análisis de prácticas de prescripción
y criterio médico sobre calidad y efectividad de la
Calidad y gestión de servicios de salud Defnición de integración de redes de servicios
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
147
glibenclamida cubana. Rev Cubana Farm [Internet].
2008 Ago [citado 20 oct 2012]; 42(2): [aprox. 9 p.].
Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_
arttext&pid=S0034-75152008000200005&lng=es.
26. Sánchez L, Pérez D, Cruz G, Silva LC, Boelaert M, Van
der Stuyft P. Participación comunitaria en el control de
Aedes aegypti: opiniones de la población en un municipio
de La Habana, Cuba. Rev Panam Salud Pública [Internet].
2004 [citado 20 oct 2012]; 15(1): [aprox. 7 p.]. Disponible
en: http://www.scielosp.org/pdf/rpsp/v15n1/20833.pdf
27. Luna Morales C, Sierra Pérez D, Gandul Salabarría L.
La transformación del policlínico en Cuba de cara al siglo
XXI. Rev Cubana Med Gen Integr [Internet]. 2009 [citado
26 oct 2012]; 25(2): [aprox. 7 p.]. Disponible en:
ht t p: / / s c i e l o. s l d. c u/ s c i e l o. php? s c r i pt =s c i _
arttext&pid=S0864-21252009000200016&lng=es.
28. Stusser Beltranena R, Rodríguez Díaz A. La
informatización de la atención primaria de salud. Rev
Cubana Med Gen Integr [Internet]. 2006 Dic [citado
22 oct 2012]; 22(4): [aprox. 5 p.]. Disponible en: http://
scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-
21252006000400012&lng=es.
29. Urbina Laza O, Soler Cárdena S, Otero Ceballos M.
Evaluación del desempeño del Profesional de Enfermería
del Servicio de Neonatología. Educ Med Super [Internet].
2006 Mar [citado 20 oct 2012]; 20(1): [aprox. 10 p.].
Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_
arttext&pid=S0864-21412006000100004&lng=es.
30. Sánchez Jacas I, Bonne Galí T, Pérez Ferrer C, Botín
Díaz M. Evaluación de la calidad de la atención médica
integral a trabajadores del municipio Santiago de
Cuba. Rev Cubana Salud Pública [Internet]. 2002 Jun
[citado 21 oct 2012]; 28(1): 38-45. Disponible en: http://
scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-
34662002000100004&lng=es.
31. Rodríguez Cabrera A, Álvarez Vázquez L. Repercussion
of the Cuban population´s aging on the healthcare sector.
Rev Cubana Salud Pública [Internet]. 2006 Jun [citado 20
oct 2012]; 32(2): [aprox. 12 p.]. Disponible en:
http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S
086434662006000200013&lng=es.
32. Sanabria Ramos G. Participación Social y Comunitaria:
Refexiones. Rev Cubana Salud Pública [Internet]. 2001
Dic [citado 23 oct 2012]; 27(2): 89-95. Disponible en:
http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S
086434662001000200002&lng=es.
33. Fernández García A, Gálvez González AM, Castillo
Guzmán A. Costo institucional del infarto agudo del
miocardio en el Instituto de Cardiología y Cirugía
Cardiovascular. Rev Cubana Salud Pública [Internet]. 2008
Dic [citado 20 oct 2012]; 34(4):[aprox. 7 p.]. Disponible
en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid
=S086434662008000400006&lng=es.
34. Chaviano Moreno M, Sánchez Delgado Z,
García Fariñas A. Niveles de efciencia en las clínicas
estomatológicas en Matanzas, Cuba. Rev Cubana Salud
Pública [Internet]. 2009 Dic [citado 20 oct 2012]; 35(4):
117-27. Disponible en:
http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S
086434662009000400011&lng=es.
35. García Milián AJ, Alonso Carbonell L, López Puig
P, Yera Alós I, Ruiz Salvador AK, Blanco Hernández N.
Consumo de medicamentos referidos por la población
adulta de Cuba, año 2007. Rev Cubana Med Gen Integr
[Internet]. 2009 Dic [citado 20 oct 2012]; 25(4): 5-16.
Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_
arttext&pid=S0864-21252009000400002&lng=es.
36. Iñiguez Rojas L. Approach to the evolution of changes
in health services in Cuba. Rev Cubana Salud Pública
[Internet]. 2012 Mar [citado 21 oct 2012]; 38(1): 109-25.
Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_
arttext&pid=S0864-34662012000100011&lng=es.
37. Gálvez González AM, Álvarez Muñiz M, Sarduy
Domínguez Y, Morales Laberón M. Diagnóstico de la
evaluación económica en salud en Cuba. Rev Cubana
Salud Pública [Internet]. 2004 Mar [citado 12 oct 2012];
30(1): [aprox. 9 p.]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/
scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864346620040001
00003&lng=es.
Defnición de integración de redes de servicios Calidad y gestión de servicios de salud
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
148
Satisfacción por tiempo de espera y surtido de recetas
del Hospital del Niño en Tabasco
Edgar García Rojas
(1)
, Esther León Falcón
(2)
(1) Médico pasante del servicio social. Universidad Juárez Autónoma de Tabasco
(2) Licenciada en enfermería. Jefe de calidad del Hospital del Niño de Alta Especialidad “Dr. Rodolfo Nieto Padrón”
ARTÍCULO ORIGINAL
Fecha de recibido: 13 de enero de 2014 Fecha de aceptación: 13 de febrero de 2014
Dirección para recibir correspondencia
Edgar García Rojas
.Col. Jesús Antonio Sibilla Zurita Manzana 9 CP 86260 Centro Villahermosa Tabasco
Teléfono 3-39-23-86. E-mail: knd_edgar_1989@hotmail.com
Resumen
Objetivo: Determinar el tiempo de espera y satisfacción por surtido
de recetas en usuarios afliados o no al seguro popular (SPSS) en
consulta externa matutina del Hospital del Niño en Tabasco en el
2010. Método: Se realizó un estudio observacional, descriptivo,
transversal y prospectivo, aplicando una encuesta a 53 usuarios con
fórmula para cálculo de muestra para población fnita en la farmacia,
con 43 ítems de interés en tiempo de espera y satisfacción por surtido
de recetas, se utilizaron paquetes estadísticos como Microsoft Excel®
y Minitab®. Resultados: El 16.98% de los acompañantes eran del
género masculino, el 83.02% eran del género; el tiempo promedio de
espera para surtir recetas fue de 8 minutos. El 75.47% opinaron que
estaban satisfechos con el tiempo que esperaron para surtir su receta.
El 41.51% de los entrevistados surtieron su receta completamente
y 58.49% fue incompleta. El 80.65% de las recetas incompletas fue
porque no lo cubría el SPSS. El 43.40% refrió estar satisfechos con el
surtido de su receta. Conclusiones: La mayoría de los entrevistados
se encontraban satisfechos con el tiempo que esperaron para surtir su
receta. Más de la mitad de los entrevistados se encontraban satisfechos
por el surtido de su receta.
Palabras claves: Satisfacción, surtido de recetas, tiempo de espera,
seguro popular de salud.
Summary
Objective: Determining the waiting time and satisfaction on
users choice of recipes or insurance afliates popular (PHI) morning
outpatient Children’s Hospital in Tabasco in 2010. Method: We
performed an observational , descriptive , cross-sectional , prospective
, applying a survey of 53 users with sample calculation formula for
fnite population in the pharmacy, with 43 items of interest in waiting
time and satisfaction with assortment of recipes, packages were used
statistics such as Microsoft Excel ® and Minitab ®. Results: The 16.98
% of the attendants were male , the gender was 83.02 % , the average
waiting time to fll prescriptions was 8 minutes. The 75.47 % felt they
were satisfed with the time they waited to fll your prescription. The
41.51 % of respondents assortment your prescription completely and
58.49% was incomplete. The 80.65 % of prescriptions was incomplete
because it did not cover the PHI. The 43.40 % reported being satisfed
with the assortment of your prescription. Conclusions: The majority
of respondents were satisfed with the time they waited to fll your
prescription. More than half of respondents were satisfed with the
range of your prescription.
Keywords: Satisfaction assortment of recipes, timeout, popular
health insurance
Calidad y gestión de servicios de salud
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
149
Satisfacción por tiempo de espera y surtido de recetas
Introducción
Para garantizar una protección fnanciera a los hogares
mexicanos, se realizó la reforma a la Ley General de Salud
en abril del 2003, entrando en vigor el 1° de enero del 2004,
que establece el sistema de protección social en la materia,
cuyo brazo ejecutivo es Seguro Popular de Salud (SPSS),
el cual cubre aquellos ciudadanos que habían quedado
excluidos de la seguridad social convencional junto con
sus familias, estos representan aproximadamente la
mitad de la población.
1
Las prestaciones ofrecidas por
seguro popular de salud se encuentran en el Catalogo
Universal de Servicios de Salud (CAUSES); este ofrece en
unidades de atención ambulatoria y hospitales generales
un listado de intervenciones y medicamentos. Cuando el
acceso a los medicamentos o algún servicio de salud es
obstaculizado, representa un problema en la economía
de las familias, conduciendo en aportar de sus ingresos
para tener acceso a estos; este gasto es conocido como
“gasto de bolsillo” a lo que han llamado “pagos de bolsillo
puros” o “pagos directos” que fnancian el 100% del
precio de la prestación al momento de requerir atención
de salud, este gasto de bolsillo puede tornarse en un
“gasto catastrófco”. Un hogar con gastos catastrófcos
por motivos de salud es aquel que destina 30% o más de
su capacidad de pago para fnanciar el gasto en salud,
2

este último ha aumentado de manera importante en los
últimos años, en México en 2007 represento el 24% del
gasto total en salud, esto en 1,4 % del producto interno
bruto, donde la mayor parte (75 %) fue en gasto de
bolsillo; en el 2008 el 3.92 % de hogares urbanos cursaron
con gastos catastrófcos.
3
Ante esto, los medicamentos
son parte esencial en la preservación y restitución
de la salud, que por defnición es el bien máximo del
individuo; es innegable que existan défcits importantes
en la calidad de la prescripción de los mismos.
La satisfacción del usuario representa la vivencia
subjetiva derivada del cumplimiento o incumplimiento
de las expectativas que tiene un sujeto con respecto a
algo, defniéndose como “la medida en que la atención
sanitaria y el estado de salud resultante cumplen
con las expectativas del usuario”, donde se emplean
instrumentos de medición validados
4

El abasto más que la prescripción de los medicamentos,
corresponde en el mayor número de casos, uno de los
determinantes de la satisfacción del usuario, un tiempo
prolongado de espera ocasiona insatisfacción en ellos. En
el 2006 Tabasco obtuvo el primer lugar a nivel nacional
en surtir las recetas completamente en unidades
ambulatorias.
5
El surtimiento completo de recetas
reduciría el gasto de bolsillo de las familias y, por ende
el riesgo de incurrir en gastos catastrófcos; y la garantía
de un trato adecuado aumentaría la satisfacción de los
usuarios.
6
Por lo anterior el objetivo del estudio consistió en
determinar el nivel de satisfacción por tiempo en espera
y surtido de recetas en usuarios afliados o no al seguro
popular que acuden a consulta externa en el turno
matutino en el Hospital del Niño de alta especialidad “Dr.
Rodolfo Nieto Padrón” en Villahermosa Tabasco México
en el 2010.
Material y Método
Se realizó un estudio observacional, descriptivo,
transversal y prospectivo, en la farmacia asignada por
el Hospital del Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón” del 17
al 21 de mayo del 2010. Con un universo estimado de
400 usuarios que acuden a consulta externa en el turno
matutino. Se entrevisto a una muestra representativa
de 53 acompañantes de los usuarios, la cual se obtuvo
mediante la aplicación de la fórmula para calculo de
muestra para población fnita; un nivel de confanza de
95%; nivel de precisión de 90% ,la p=0.8 y q=0.2, precisión
absoluta 0.1. Las unidades de observación se obtuvieron
mediante un muestreo sistemático.
Fórmula para cálculo de muestra fnita para variable
cualitativa:7
Se incluyeron a todos los acompañantes de usuarios
que acudieron a consulta externa en el turno matutino,
sin distinción de género, edad, escolaridad, nivel
socioeconómico y número de visita a la farmacia; se
excluyeron a los usuarios que asistieron al servicio de
urgencias, del turno vespertino y quienes no hayan
accedido al estudio. Se aplico un cuestionario con
43 ítems a los acompañantes del usuario que recibió
la consulta posterior de haber surtido su receta en la
farmacia. Previamente se les pidió su consentimiento al
entrevistado, según el artículo 20 y 21 de la ley general
de salud en materia de investigación,8 la recolección
de los datos se procesaron y se analizaron por medio
de paquetes estadísticos como Microsoft Excel® y
Minitab®.
Resultados
Se entrevistaron a 53 acompañantes de usuarios
que recibieron consulta en el Hospital del Niño “Dr.
Rodolfo Nieto Padrón” de los cuales 9 (16.98%) de los
Calidad y gestión de servicios de salud
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
150
Satisfacción por tiempo de espera y surtido de recetas Calidad y gestión de servicios de salud
acompañantes eran del género masculino y 44 (83.02%)
eran del género femenino.
Figura 1. Género de los acompañantes
Fuente: Encuesta “Satisfacción de usuarios por tiempo de espera y
surtido de recetas” aplicada en la farmacia asignada por el Hospital del
Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón”. 2010
En relación a la edad de los entrevistados se encontró del
género femenino con un rango de 16 a 59 años, con un
promedio de 34 años; del género masculino con rango
de 25 a 57 años, con un promedio de 34 años.
Figura 2. Edad de los acompañantes
Fuente: Encuesta “Satisfacción de usuarios por tiempo de espera y
surtido de recetas” aplicada en la farmacia asignada por el Hospital del
Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón”. 2010
Referente al género de los usuarios que fueron atendidos:
29 (54.72%) eran niños y 24 (45.28%) eran niñas.
Figura 3. Género de los usuarios
Fuente: Encuesta “Satisfacción de usuarios por tiempo de espera y
surtido de recetas” aplicada en la farmacia asignada por el Hospital del
Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón”. 2010
En relación con la edad de los usuarios que acudieron a
consulta del total de niñas se obtuvo un rango de 1 a 156
meses, con un promedio de 57 meses, mediana de 48
meses; niños con rango de 2 a 144 meses, un promedio
de 55 meses, mediana de 48 meses.
Figura 4. Edad en meses de los usuarios
Fuente: Encuesta “Satisfacción de usuarios por tiempo de espera y
surtido de recetas” aplicada en la farmacia asignada por el Hospital del
Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón”. 2010
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
151
Referente a la escolaridad de los entrevistados 4
(7.55%) eran analfabetas, 13 (24.53%) estudiaron
Primaria, 17(32.08%) estudiaron secundaria, 12 (22.64%)
estudiaron preparatoria, 2 (3.77%) estudiaron T.S.U., 5
(9.43) estudiaron Licenciatura.
Figura 5. Escolaridad de los acompañantes de los usuarios
Fuente: Encuesta “Satisfacción de usuarios por tiempo de espera y
surtido de recetas” aplicada en la farmacia asignada por el Hospital del
Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón”. 2010
Con relación al tiempo de espera para el surtido de
recetas, el tiempo promedio de espera fue de 8 minutos,
mediana de 5 minutos; el intervalo de tiempo fue de 1 a
60 minutos en base a las opiniones de los usuarios.
Figura 6. Tiempo de espera para el surtido de recetas
Fuente: Encuesta “Satisfacción de usuarios por tiempo de espera y
surtido de recetas” aplicada en la farmacia asignada por el Hospital del
Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón”. 2010
En relación con el nivel de satisfacción del tiempo de
espera para el surtido de recetas de los entrevistados,
2(3.78%) opinaron que estaban muy satisfechos, 40
(75.47%) opinaron que estaban satisfechos, 8 (15.09%)
opinaron que estaban medianamente satisfechos y 3
(5.66%) estaban insatisfechos.
Figura 7. Satisfacción del tiempo de espera
para el surtido de recetas
Fuente: Encuesta “Satisfacción de usuarios por tiempo de espera y
surtido de recetas” aplicada en la farmacia asignada por el Hospital del
Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón”. 2010
Del total de los entrevistados 10 (18.87%) le recetaron un
medicamento, 25 (47.17%) le recetaron dos medicamentos,
12 (22.64%) le recetaron tres medicamentos, 5 (9.43%) le
recetaron cuatro medicamentos y 1(1.89%) le recetaron
seis medicamentos; se obtuvo un promedio de 2
medicamentos, con un rango de 1 a 6 medicamentos.
Satisfacción por tiempo de espera y surtido de recetas Calidad y gestión de servicios de salud
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
152
En relación con la población afliada el 100% de los
entrevistados estaban afliados al seguro popular de
salud. Los entrevistados que acudieron a la farmacia
a surtir su receta 22 (41.51%) surtieron su receta
completamente y 31 (58.49%) fue incompleta, uno de los
motivos referidos por el cual no les surtieron la receta
completamente, 25 (80.65%) refrió que no lo cubría
el seguro popular, 3(9.67%) refrieron que no lo tenía la
farmacia, 1 (3.23%) refrió que no pudo surtirla por letra
ilegible en la receta, 2 (6.45%) no sabían el motivo por el
cual no le surtieron su receta completa.
Figura 8. Recetas surtidas y motivo de recetas incompletas
Fuente: Encuesta “Satisfacción de usuarios por tiempo de espera y
surtido de recetas” aplicada en la farmacia asignada por el Hospital del
Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón”. 2010
Los medicamentos más recetados y surtidos se
encontraron Loratadina (22%) Paracetamol (11%),
Amoxicilina (9%).
Tabla I. Medicamentos surtidos de las recetas médicas
Nombre del medicamento Cantidad Porcentaje
Loratadina 11 22%
Paracetamol 10 11%
Amoxicilina 5 9%
Ritalin (metilfenidato) 4 9%
Salbutamol 4 7%
Ranitidina 3 7%
Sulfato ferroso 3 7%
Vitamina A,C,D 3 4%
Carbamazepina 2 3%
Aciclovir 1 2%
Amikacina 1 2%
Betametasona 1 2%
Claritromicina 1 2%
Eclipsol 1 2%
Epamin 1 2%
Miconazol 1 2%
Naproxen 1 2%
Nasalud 1 2%
Neomicina Polimixina B, Gramicidina 1 2%
Oxido de zinc 1 2%
Prednisona 1 2%
Fuente: Encuesta “Satisfacción de usuarios por tiempo de espera y
surtido de recetas” aplicada en la farmacia asignada por el Hospital del
Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón”. 2010
Entre los menos surtidos se encontró Ambroxol (30%),
Nimesulide (8%) Metilcortelone (5%).
Tabla II. Medicamentos no surtidos de las recetas médicas
Nombre del medicamento Cantidad Porcentaje
Ambroxol 11 30%
Nimesulida 3 8%
Metilcortelone 2 5%
Aciclovir 1 3%
Alvesco 1 3%
Amoxicilina 1 3%
Ampicilina 1 3%
Avamys 1 3%
Baby sebadem (2) 1 3%
Baño coloide 1 3%
Bedoyecta 1 3%
Calamina 1 3%
Cisapride + Ranitidina 1 3%
Cloranfenicol 1 3%
Digoxina 1 3%
Dipropinato de Beclometasona 1 3%
Fisiogel 1 3%
Kiddi pharmaton 1 3%
Libertina 1 3%
Metilprednisolona 1 3%
Mometasona 1 3%
Nasalub 1 3%
Nizoral 1 3%
Omnaris 1 3%
Fuente: Encuesta “Satisfacción de usuarios por tiempo de espera y
surtido de recetas” aplicada en la farmacia asignada por el Hospital del
Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón”. 2010
Satisfacción por tiempo de espera y surtido de recetas Calidad y gestión de servicios de salud
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
153
En relación con el número de visita que acudían a la
farmacia a surtir su receta, 42 (79.25%) acudieron una
vez, 8(15.09%) iban dos veces a surtir la misma receta y
3(5.66%) iban por tercera vez a surtir la misma receta.
Se le preguntó a los entrevistados si recibió información
en el hospital para poder surtir su receta: el 38(71.70%)
entrevistados contestaron que si recibieron información,
15 (28.30%)contestaron que no; a los entrevistados
quienes si se les informó como surtir su receta,
26(68.42%) entrevistados refrieron que el médico le
informó, 2 (5.26%) refrieron que la enfermera(o) y 10
(26.32%) refrieron le informaron en trabajo social.
Figura 9. Proporción de información
para surtir receta a los usuarios
Fuente: Encuesta “Satisfacción de usuarios por tiempo de espera y
surtido de recetas” aplicada en la farmacia asignada por el Hospital del
Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón”. 2010
En lo referente a la satisfacción por el surtido de receta
de los entrevistados, 5 (9.43%) de los entrevistados
referen estar muy satisfechos, 23(43.40%) refere estar
satisfechos, 17(32.08%) opinan estar medianamente
satisfechos y 8 (15.09%)refrieron estar insatisfechos.
Figura 10. Satisfacción por surtido de recetas médicas
Fuente: Encuesta “Satisfacción de usuarios por tiempo de espera y
surtido de recetas” aplicada en la farmacia asignada por el Hospital
del Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón”. 2010
Al evaluar la satisfacción de los usuarios en el ahorro de
compra de medicamentos por estar afliados al seguro
popular, 3(5.67%) entrevistados informaron estar muy
satisfechos, 22 (41.51%) informaron estar satisfechos,
15 (28.30%) se encontraban medianamente satisfechos,
11 (20.75%) informaron insatisfechos y 2(3.77%) estaban
muy insatisfechos con el ahorro.
Figura 11. Satisfacción en el ahorro
de compra de medicamentos
Fuente: Encuesta “Satisfacción de usuarios por tiempo de espera y
surtido de recetas” aplicada en la farmacia asignada por el Hospital del
Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón”. 2010
Satisfacción por tiempo de espera y surtido de recetas Calidad y gestión de servicios de salud
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
154
Discución
Gutiérrez et al., (2009) menciona que el tiempo promedio
de espera para el surtido de recetas en el Hospital General
Dos de Mayo en Lima Perú fue de 37.1 ±14,7 minutos
encontrando una insatisfacción por los usuarios;9 en el
Hospital del Niño “Dr. Ovidio Aliaga Uría” en Bolivia Villca
Ala et al (2011) reporta 30 minutos como tiempo medio de
dispensación de medicamentos;10 en comparación con
nuestro estudio encontramos que el tiempo de espera
para el surtido de recetas en promedio fue de 8 minutos
encontrando 77.84 % de satisfacción con el tiempo de
espera; esta discrepancia de tiempo probablemente
se deba a que la farmacia del Hospital del Niño no se
encuentra dentro de la institución, además los usuarios
que surten sus recetas, son procedentes de otro Hospital
o de otro servicios foráneos, lo que ocasiona tiempos
alargados de espera, en contraste es un tiempo de espera
aceptable a lo reportado a los autores encontrando una
mayor satisfacción por los usuarios.
Encontramos que el 41.51% de los entrevistados afliados
al SPSS tuvo un completo surtido de su receta; esto en
comparación con lo que reporta Garrido Latorre Francisco
(2008) en base a la información de la ENSATA 2006, la
proporción de pacientes que recibió el surtido completo
de sus recetas al momento de egresar del hospital fue de
44.4% para los afliados al SPSS.11 Gómez Dante (2009)
menciona que en el 2006 en México las instituciones de
seguridad social cursaban con un porcentaje superior
de 90% de recetas completamente surtidas en
unidades ambulatorias, en el 2009 se observo un 82 %
de abasto de medicamentos en farmacias y almacenes
hospitalarios para el sector público, Romo Cruz et al.,
(2011) en el informe de labores 2011-2012 del Instituto
Mexicano del Seguro Social (IMSS) menciona un 96 % de
recetas surtidas a nivel nacional12; anteriormente con
el inicio del seguro popular se proporcionaba la mayoría
de los servicios a la población afliada para ocasionar
mayor satisfacción y una mejor aceptación al SPSS en
la población, en comparacion con la poblacion afliada
al IMSS es menor que la poblacion sin ninguna clase de
seguridad social. Observamos que el 32.08% quienes son
la mayor población de los entrevistados el nivel academico
corresponde a secundaria, al igual que Dávila y Magdieli
(2007) en Perú en el Hospital Guillermo Almernara, que el
61.40% de los encuestados tenían educación secundaria
y un 17% educación superior 13,este aspecto infuye en la
percepcion de satisfaccion recibida.
En Tabasco Aguilar Barojas et al., (2007) menciona
un 40% de los afliados al seguro popular en un centro
de atención de primer nivel estaban satisfechos con el
surtido de su receta. También identifcó que una de las
causas por la cual no se surten las recetas completas,
era debido a que no lo cubría (6%) y el 65% no lo tenía
la farmacia.14 En nuestro estudio, encontramos que el
43.49% de los afliados al seguro popular se encontraban
satisfechos por el surtido de su receta. Jiménez Herrera
(2005) menciona la letra ilegible en las recetas médicas,
uso de claves incorrectas como uno de los errores en
el proceso de dispensación de medicamentos en las
farmacias.15 Con respecto a los resultados obtenidos
del 58.49% de afliados al seguro popular quienes no
surtieron su receta completamente, el 80.65% fue debido
a que no los cubría el SPSS, el 9.68% no lo obtuvo debido
a que no lo tenía la farmacia; el 3.23 % por letra ilegible
y el 6.45 % ignoraba el motivo. Esta inversión de cifras
puede corresponder a los distintos niveles de atención,
en tercer nivel los medicamentos son de costo más
alto y mayor efcacia siendo estos últimos los de mayor
impacto en la economía de los hogares. Otro defecto
encontrado, se relaciona con la falta de información de
los médicos para prescribir medicamentos que cubra el
SPSS.
En Tabasco De Dios de la Cruz (2006) reportó el 20.78%
de los usuarios egresados por enfermedades catastrófcas
afliados al seguro popular estaban satisfechos con el
ahorro que tuvieron en la compra de medicamentos.16
Nosotros encontramos que 41.51 % de los entrevistados
estaban satisfechos con el ahorro que tuvieron en la
compra de medicamentos por estar afliado al seguro
popular; estas diferencias de opiniones pueda deberse
a la rigurosidad de empleo de medicamentos de costos
más altos en distintos niveles de atención.
Conclusión
Las recetas surtidas completamente son en menor
proporción pero más de la mitad de la población se
encuentra satisfecha con el surtido de estas. Uno de los
puntos a fortalecer es la capacitación de los médicos para
prescribir medicamentos que cubra el seguro popular de
salud; el tiempo promedio de espera para surtimiento
de receta es aceptable por la mayoría de la población
ocasionando satisfacción en ellos; menos de la mitad
de la población se encuentra satisfecha con el ahorro de
compras de medicamentos por estar afliada al seguro
popular de salud.
Satisfacción por tiempo de espera y surtido de recetas Calidad y gestión de servicios de salud
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
155
Referencias Bibliográfcas
1.- Frenk J. Desempeño del Sistema Nacional de Salud.
Gac Méd Méx 2001; 137 (5):421-424.
2.- Pérez Rico R, Sesma Vázquez S, Puentes Rosas E.
Gastos Catastrófcos por motivos de salud en México:
estudio comparativo por grado de marginación. Salud
Pública Méx 2005; 47 supl 1: S47-S53.
3.-Gómez-Dantés O, Sesma S, Becerril VM, Knaul FM,
Arreola H, Frenk J. Sistema de salud de México. Salud
Publica Mex 2011;53 supl 2:S220-S232.
4.-Céspedes Quirós Y, Cortés Ángel R, Madrigal Meneses
M. Validación de un instrumento para medir la percepción
de la calidad de los servicios farmacéuticos del Sistema
Público de Salud de Costa Rica. Rev Costarr Salud Pública
2011; 20: 75-82
5.-Ramírez Ramírez M, Zavala González M A, Vivas
Pérez R A. Prescripción y abasto de medicamentos en el
primer nivel de atención. SALUD EN TABASCO. 2007; 13
(2) : 654-662.
6.-Sesma Vázquez S, Pérez Rico R, Gómez Dantés
O. Magnitud y Origen de los Gastos Catastrófcos por
Motivos de Salud por Entidad Federativa: México
2002-2003. [Internet] 2004 [citado 1 de mayo del 2010]
Disponible en: http://www.salud.gob.mx/unidades/cdi/
documentos/DOCSAL7466.pdf
7- Aguilar Barojas S. Formulas para el cálculo de
la muestra en investigaciones de salud .SALUD EN
TABASCO. 2005; 11 (1-2): 333-338
8.- REGLAMENTO de la Ley General de Salud en Materia
de Investigación para la Salud. [Internet] 2003 [citado 01
Mayo 2010] Disponible en: http://www.salud.gob.mx/
unidades/cdi/nom/compi/rlgsmis.html
9.- Gutiérrez E, Ramos W, Uribe M, Ortega-Loayza A G,
Torres C, Montesinos D, León O, Galarza C. Tiempo de
espera y su relación con la satisfacción de los usuarios en
la farmacia central de un Hospital General de Lima. Rev
Peru Med Exp Salud Pública. 2009; 26(1): 61-65.
Satisfacción por tiempo de espera y surtido de recetas Calidad y gestión de servicios de salud
10.- Villca Alá N, Vásquez Rivera S, Alvarado Cáceres R
, Paz Oporto E .Evaluación de la atención médica en la
unidad de emergencias del hospital del niño “Dr. Ovidio
Aliaga Uría”. Rev Soc Bol Ped 2011;50(1):7–9
11.- Garrido-Latorre F, Hernández-Llamas H, Gómez-
Dantés O. Surtimiento de recetas a los afliados al Seguro
Popular de Salud de México. Salud Publica Méx 2008;50
supl 4:429-436.
12.-Romo Cruz J L , Bustos Villegas L, Zetune Calderón
S, Lugo Sánchez S E, Valdivia Tovar I G, Hernández
Galindo D, Julie Cassista J. Informe de Labores 2011-2012
y Programa de Actividades IMSS. [Internet] 2011 [ citado
28 septiembre 2013].
ht t p: / / www. i mss. gob. mx/ i nst i t ut o/ i nf or mes/
Documents/2012/2012-ILPA.pdf
13.- Davila R, Tito M. Satisfacción del usuario de los
servicios de consulta externa de pediatría del Hospital
Guillermo Almenara Irigoyen. REV DE CIENCIAS DE LA
SALUD 2007; 2 (2):40-46.
14.- Aguilar Barojas S, Hernández Camas A, Flores
Castillo K M. Satisfacción por el tiempo de espera y
surtimiento de medicamentos de afliados y no al seguro
popular en un centro de atención primaria a la salud en
Tabasco. SALUD EN TABASCO. 2007;13(2):647-653.
15.-Jiménez Herrera L G. Errores en el proceso de
dispensación de Medicamentos descripción de un caso
con intervención. Fármacos 2005; 18: 1-2
16.-De Dios de la Cruz J. Satisfacción de usuarios afliados
al seguro popular de salud egresados por enfermedades
catastrófcas en Tabasco.[ Tesis en licenciatura]. Tabasco,
México: Universidad Juárez Autónoma de Tabasco;
2006.
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
156
Salud Pública
Panorama epidemiológico de los accidentes de tránsito
fatales en el Estado de Tabasco.
Marcelina Cruz Sánchez
(1)
, Guadalupe Hurtado Cadenas
(2)
, Teresa de Jesús Córdova-Solís
(2)
(1) Dra. en C. Profesora investigadora de la División Académica de Ciencias de la Salud Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. Autora correspondiente.
(2) Pasante de la Licenciatura en Enfermería de la División Académica de Ciencias de la Salud Universidad Juárez Autónoma de Tabasco
ARTÍCULO ORIGINAL
Fecha de recibido: 13 de enero de 2014. Fecha de aceptación: 30 de enero de 2014.
Dirección para recibir correspondencia
Av. Coronel Gregorio Méndez Magaña No. 2838-A Col. Tamulté
C.P. 86150 Villahermosa Tabasco, correo electrónico: Marcelina.cruz@ujat.mx Marcelina_c@hotmail.com
Teléfono: 9933 581500 ext. 6328
Resumen
Objetivo: Determinar la prevalencia y distribución de accidentes de
tránsito fatales. Método: Se utilizaron los datos del sistema estatal
de urgencias, en el periodo 2009-2011; a través de un instrumento
conteniendo indicadores de las variables de tiempo, lugar y persona. Se
dividieron los accidentes por localidad de ocurrencia, tipo de vía y clase
de accidente. Se utilizó el paquete SPSS versión 18, para el análisis se
utilizó la estadística descriptiva y la prueba Ji cuadrada. Resultados:
Se registraron 708 accidentes fatales. 86.3% fueron hombres; el grupo
de edad más afectado fue el de 20 a 44 años; 43.2% contaba sólo con
primaria; el choque y atropellamientos fueron más comunes con 43.6
y 47% respectivamente; en 79.4% el causante fue el conductor y el
vehículo particular; hemorragia y traumatismo fueron las principales
causas de muerte con 37.9% y 29.8%; el municipio de Centro ocupó
el primer lugar con 41.7%; en carreteras federales ocurrió el 59.2%
de accidentes, 55% ocurrió en fn de semana; los meses de mayo y
julio, concentraron la mayor incidencia, 11.7%, así como el año 2010,
con 50.8%. Conclusiones: Los accidentes de tránsito son un grave
problema de salud pública, las medidas preventivas y el cumplimiento
del reglamento de tránsito deberían ser obligatorias a fn de preservar
la vida y la salud de la población.
Palabras claves: Accidente de tránsito; accidentes fatales;
mortalidad; Tabasco
Summary
Objective: To determine the prevalence and distribution of fatal
trafc accidents in Tabasco. Method: We used data from state
emergency system in the period 2009-2011 years, for the data collection
instrument was designed containing indicators of the variables of time,
place and person. Accidents were divided by location of occurrence,
type of road and type of accident. For information processing, we
designed a database in SPSS version eighteen for Windows, for analysis
descriptive statistics and chi-square test were used. Results: During
the study period there were 708 fatal accidents. 86.3% of those involved
were men, the age group most afected was 20-44 years, 43.2% had
only elementary school; crash and runover were the most common
accidents with 43.6 and 47%, respectively; in 79.4% the cause was the
driver and private vehicle; they both bleeding and trauma were the
main causes of death in 37.9% and 29.8%; Center Municipality ranked
frst with 41.7%; Accidents occurred on federal roads 59.2%; In weekend
occurred 55%, the months of May and July, concentrated the highest
incidence, 11.7%, and in 2010 year, with 50.8%. Conclusions: Trafc
accidents are a serious public health problem, the preventive measures
and compliance with trafc regulations should be mandatory in order
to preserve the life and health of the population.
Keywords: Road trafc injuries; fatal road trafc injuries; mortality;
Tabasco.
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
157
Panorama epidemiológico Salud Pública
Introducción
De acuerdo con la Organización mundial de la salud
(OMS), las lesiones ocasionadas por los accidentes de
tránsito son la octava causa mundial de muerte, y la
primera entre los jóvenes de 15 a 29 años. Los expertos
afrman que, de continuar con esa tendencia es probable,
si no se toman medidas urgentes, que los accidentes de
tránsito se convertirán en 2030 en la quinta causa de
muerte1-2.
Para los fnes de este trabajo, entendemos por
“accidente de tránsito”(AT): la colisión o incidente en
el que participa al menos un vehículo de carretera en
movimiento y se produce en una vía pública o una vía
privada a la que la población tiene derecho de acceso.
Incluye: las colisiones entre vehículos, entre vehículos y
peatones, entre vehículos y animales u obstáculos fjos,
y de un sólo vehículo3.
En México los AT fatales (ATF) ocupaban en 2010, el
cuarto lugar como causa de muerte entre los hombres y
el sexto entre las mujeres; mientras que entre los jóvenes
de 15 a 24 años ocupan el 2° lugar y en las mujeres el
primero4.
Sumado a los datos de mortalidad se encuentra las
secuelas originadas por el accidente entre las personas
que sobreviven a éste, lo que evidencia su importancia
como problema de salud pública en México y en el
mundo.
Por lo que respecta a los AT y transporte en la red federal
de carreteras mexicanas pavimentadas, de acuerdo
con las cifras referidas por la Secretaría de Seguridad
Pública durante el año 2008, fallecieron a diario 9.6
mexicanos y 57.6 resultaron lesionados en promedio por
causa de accidentes. Por su parte, los daños materiales
ascendieron al 12% respecto al Producto Interno Bruto
(PIB) nominal del sector transportes para el año 20085.
Lo anterior muestra la realidad del problema, y la
necesidad de contar con información que muestre en su
justa extensión el efecto de los ATF entre la población
del estado de Tabasco. El objetivo de este trabajo fue
determinar la prevalencia, describir la distribución por
sexo, grupo de edad y municipio, así como identifcar
algunos factores de riesgo vinculados con los accidentes
de tránsito fatales (ATF) en el estado de Tabasco
Material y métodos
Se realizó un estudio descriptivo, transversal y
retrospectivo de los accidentes de tránsito fatales
ocurridos en el estado de Tabasco durante el período
comprendido entre los años 2009 a 2011. La fuente de
información fue el registro de accidentes del sistema
estatal de urgencias. Se incluyeron todos los accidentes
en donde se registraron una o varias personas fallecidas
Las variables epidemiológicas de interés para el estudio
fueron: persona (edad y sexo), lugar (municipio y tipo de
vía) y tiempo (hora, día de la semana y mes con mayor
ocurrencia). Asimismo se documentaron variables como:
tipo de accidente (atropellamiento, caída, colisión,
choque y volcadura), causa que lo provocó (vehículo,
peatón, camino, conductor), ocurrencia de víctimas de
accidentes: fatales.
Procedimiento de recolección de información.
Se solicitó la autorización para tener acceso a la base
de datos de accidentes, al responsable del sistema
estatal de urgencias del Hospital de alta especialidad
“Dr. Gustavo A. Rovirosa” en la ciudad de Villahermosa,
Tabasco; asegurándose el uso con fnes de investigación
de la información contenida en la base de datos; la
información incluyó a los accidentes de tránsito fatales
ocurridos de Enero 2009 a Diciembre 2011. Una vez
obtenida, se procedió a la selección de la información
pertinente para el objetivo del estudio, para ello se
elaboró un formulario con base en las variables de
interés: sexo, edad y escolaridad; área donde ocurrió
el accidente, municipio, tipo de carretera: federal,
interestatal, o avenida de la ciudad de Villahermosa; la
hora, el día, el mes y el año de ocurrencia del accidente;
además de los indicadores respecto al tipo de accidente
producido y tipo de vehículo involucrado.
Análisis de datos. La información obtenida de los
formularios se capturó en una base de datos en el paquete
SPSS versión 18 para Windows; para el análisis se utilizó
la estadística descriptiva y la prueba Ji cuadrada.
Resultados
Se registraron en total 708 accidentes en el periodo
de estudio, teniendo cada uno al menos una persona
fallecida.
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
158
Salud Pública Panorama epidemiológico
La Tabla 1, resume la información acerca de las víctimas.
Como se puede observar, la gran mayoría de las
defunciones por ATF correspondió a los hombres con un
86.3% (n=611); el grupo de edad más afectado fue el de
20 a 44 años con el 54.7% (n=387), la edad promedio fue
de 32 años; el nivel de escolaridad que predominó fue la
primaria, con un 43.2% (n=306).

Tabla 1. Datos socio-demográfcos de las personas
involucradas en ATF (n=708)
f %
Sexo
Masculino 611 86.3
Femenino 97 13.7
Edad
< 10 años 33 4.7
10 – 19 años 94 13.3
20 – 44 años 387 54.7
45– 64 años 153 21.6
>65 años 41 5.7
Escolaridad
Primaria 306 43.2
Secundaria 176 24.9
Medio Superior 129 18.2
Superior 58 8.2
Desconocida/Ninguna 26 3.7
No aplica 13 1.8
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del sistema estatal de
urgencias.
Descripción del tipo de accidente, causante y tipo de
vehículo
El tipo de accidente más frecuentemente reportado fue
el atropellamiento con un 47% (n=333); seguido muy de
cerca por el choque con un 43.6%; en relación a la causa
que lo provocó, la evidencia a punta a la persona que
conducía el vehículo involucrado con un porcentaje de
79.4% (n=562). Por otro lado, el tipo de vehículo más
frecuentemente implicado fue el automóvil particular
con 61.9% (n=438). Estos resultados se resumen en la
tabla siguiente.
Tabla 2. Tipo de accidente,
causante y tipo de vehículo. (n: 708)
f %
Tipo de accidente
Choque 309 43.6
Volcamiento 52 7.3
Colisión 14 2.1
Atropellamiento 333 47.0
Causante
Conductor 562 79.4
Peatón 137 19.3
Falla vehicular 9 1.3
Tipo de vehículo
Carro particular 438 61.9
Vehículo pesado (autobús, camión, tráiler) 39 5.5
Transporte público (taxi, combi) 25 3.5
Motocicleta 182 25.7
Bicicleta 24 3.4
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Sistema Estatal de
Urgencias. (2009 - 2011)
La información acerca de la relación entre el tipo de
accidente y quién o quiénes lo provocaron se agrupa
en la Tabla 3. En los cuatro tipos de accidentes, choque,
volcamiento, colisión y atropellamiento, se señala al
conductor(a) como el causante principal, este hallazgo
resulto estadísticamente signifcativo (X2c= 49.32, X2 t=
16.8, p=<0.001)
Tabla 3. Causante del accidente
en relación al tipo de accidente. (n: 708)
Tipo de accidente
Choque Volcamiento Colisión Atropello
f % f % f % f %
Causa del
accidente
Conductor 296 41.7 49 6.9 14 2 203 28.8
Peatón 7 0.9 1 0.1 0 0 129 18.4
Falla
mecánica
6 0.8 2 0.3 0 0 1 0.1
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Sistema Estatal de
Urgencias. (2009 - 2011) X2c= 49.32, X2 t= 16.8, p=<0.001
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
159
Panorama epidemiológico Salud Pública
Respecto a las causas de defunción de las víctimas
se encontró que la hemorragia y el traumatismo, que
sumados aportan el 67.7%, (n=479) aparecen como los
principales motivos de muerte.
Gráfco 1. Causa de muerte en víctimas
de ATF 2009-2011
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Sistema Estatal de
Urgencias 2009 - 2011
El Municipio de Centro registró la incidencia más alta
de ATF con 41.7% (n=295); en contraste, el municipio
de Jalpa de Méndez obtuvo la incidencia mas baja
registrando sólo el 0.6% (n=4).
Gráfco 2. Incidencia de ATF por municipio
de ocurrencia. 2009-2011.
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Sistema Estatal de
Urgencias 2009 - 2011
Del total de accidentes registrados, el 59.2% (n=420)
ocurrió en una carretera federal. El tramo Cárdenas –
Villahermosa que corresponde a la carretera federal 180
ocupó el primer lugar con un 17.9% (n=127); 189 ATF
(26.8%) acontecieron en una carretera interestatal y el
14% (n=99) en una avenida de la capital Villahermosa;
otras carreteras interestatales, caminos vecinales y calles
no comunes con 14.5% (103); y la avenida Periférico
“Carlos Pellicer Cámara” de la capital con 5.1% (36).
La tabla 5 pormenoriza los tramos de carreteras que
registraron accidentes en el periodo de estudio.
Tabla 5. Lugar de ocurrencia del accidente. (n: 708)
f %
Carretera federal
Cárdenas – Villahermosa (180) 127 17.9
Cárdenas – Coatzacoalcos (180) 69 9.7
Villahermosa – Frontera (180) 39 5.5
Villahermosa Macuspana (186) 78 11.0
Villahermosa – Teapa (195) 32 4.5
Emiliana Zapata – Tenosique (203) 27 3.8
Cárdenas – Tuxtla Gutiérrez (187) 47 6.6
Carretera interestatal
Cárdenas – Comalcalco 35 4.9
Comalcalco – Paraíso 33 4.7
Jalapa – Tacotalpa 9 1.3
Paraíso – Dos Bocas 10 1.4
Otras 103 14.5
Avenida de la capital Villahermosa
Paseo Tabasco 9 1.3
27 de Febrero 4 .6
Adolfo Ruíz CortÍnez 30 4.2
Paseo Usumacinta 9 1.3
Periférico 36 5.1
Universidad 11 1.6
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Sistema Estatal de
Urgencias. (2009 - 2011)
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
160
Los días de la semana en que ocurrieron más accidentes
y que en conjunto suman un 55.1% (n=390) fueron:
viernes, sábado y domingo; los meses del año de mayor
incidencia fueron: mayo con 11.7% (n=83) y julio con
11.6% (n=82); fnalmente en el periodo de estudio, el
año 2010 presentó la incidencia mas elevada con 50.8%
(n=360).
Tabla 6. Día, mes y año de ocurrencia
de ATF 2009-2011( n: 708)
f %
Día
Lunes 92 13.0
Martes 67 9.5
Miércoles 67 9.5
Jueves 92 13.0
Viernes 119 16.8
Sábado 131 18.5
Domingo 140 19.8
Mes
Enero 76 10.7
Febrero 51 7.2
Marzo 74 10.5
Abril 65 9.2
Mayo 83 11.7
Junio 44 6.2
Julio 82 11.6
Agosto 47 6.6
Septiembre 59 8.3
Octubre 50 7.1
Noviembre 37 5.2
Diciembre 40 5.6
Año
2009 169 23.9
2010 360 50.8
2011 179 25.3
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Sistema Estatal de
Urgencias. (2009 - 2011)
Respecto a hora del día predominó el lapso de 18:00 –
23:59 horas con 39.9% (283).
Tabla 7. Hora del día en qué sucedieron los ATF. (n: 708)
f %
Hora
00:00 – 05:59 114 16.2
06:00 – 11:59 147 20.7
12:00 – 17:59 164 23.2
18:00 – 23:59 283 39.9
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Sistema Estatal de
Urgencias. (2009 - 2011)
Discusión
Los accidentes de tránsito constituyen una parte de
la vida cotidiana de las ciudades y vías federales de
comunicación. Los organismos internacionales como
la OMS y la OPS los han reconocido como un grave
problema de Salud Pública. Es innegable que la naturaleza
multifactorial de los AT sean fatales o no, requiere que
las acciones de promoción y prevención incluyan a otras
instituciones involucradas en ellos y no sólo al sector
salud6. El acercamiento a este complejo fenómeno
desde la epidemiología, nos permitirá entender mejor su
magnitud y las consecuencias en términos de la muerte
que provocan.
En este estudio se encontró que los hombres con baja
escolaridad son los más afectados por el problema, estas
diferencia por sexo se pueden explicar en virtud de que
culturalmente los hombres beben más y con mayor
frecuencia que ellas y porque, en general, los primeros
suelen manejar más y a mayores velocidades que las
mujeres. Por lo que toca a educación, puede suponerse
que haya una mortalidad menor para ambos sexos en
el caso de tener más educación, toda vez que cabría
esperar una mayor conciencia y cultura preventiva vial.
Estos resultados son compatibles con los encontrados
por Silva8 quien estudio la mortalidad por accidentes
automovilísticos en la zona metropolitana de la ciudad de
México. Lo anterior también tiene importancia porque,
de acuerdo con los resultados del presente estudio, el
principal causante es el chofer y el vehículo particular.
Respecto al tiempo se encontró que los fnes de semana
y las horas de noche y primeras de la mañana fueron los
días con mayor cantidad de ATF. El tiempo de ocurrencia
del accidente es un factor de riesgo importante para los
vehículos privados. Estos hallazgos son compatibles con
los reportados Yau9, quien señala que los accidentes
Salud Pública Panorama epidemiológico
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
161
graves (fatales) suelen producirse a partir de la media
noche a la mañana (00:00-07:59). Esto probablemente
se debe a que en esas horas y días, el tráfco disminuye
en las carreteras y anima a los conductores a elevar
la velocidad, por otro lado, los accidentes dentro de la
ciudad se explicarían porque los adolescentes y jóvenes
salen a divertirse en el tiempo señalado.
Lo anterior también conlleva la falta de cumplimiento
de la reglamentación que obliga a usar cinturón de
seguridad, casco en motociclistas y asientos para niños,
además de que sanciona la utilización de medios de
comunicación mientras se conduce y manejar bajo el
efecto del alcohol y otras sustancias tóxicas.10
Por otro lado es notaria la concentración de accidentes
en el municipio de Centro, en comparación con el resto
de los municipios del estado, una explicación para este
hallazgo estriba en el hecho de que esta circunscripción
es la sede de la capital estatal y de la vida comercial,
académica, cultural y política, además de constituir el
paso obligado de transporte desde y hacia los estados de
la región sureste del país.
Conclusión
Los accidentes de tránsito fatales en Tabasco representan
un grave problema de salud pública. El sector salud
brinda atención a las víctimas de éstos, sin embargo la
muerte es casi inevitable cuando se produce un choque o
atropellamiento.
Para atender el problema se requiere una acción conjunta
de otras instancias de gobierno y no sólo del sector salud.
La vida y en consecuencia la salud, se deben proteger
a pesar de la voluntad de la persona, por ello la
obligatoriedad del uso de cinturones de seguridad
y cascos protectores en los ciclistas y motociclistas
son obligatorias y la observancia de su cumplimiento
corresponde a otras instancias y no al sector salud.
Referencias
1. Lozano-Rafael, Naghavi Mohsen, Foreman Kyle, Lim
Stephen, Shibuya Kenji, Murray Christopher J L et al.
Global and regional mortality from 235 causes of death
for 20 age groups in 1990 and 2010: a systematic analysis
for the Global Burden of Disease Study 2010. Lancet,
2012, 380:2095–2128.
2. Global burden of disease, 2008. Geneva, World Health
Organization, 2011. Se encuentra en: (http://www.
who.int/healthinfo/global_burden_disease/ estimates_
regional/en/index.html, acceso 22 Febrero 2013).
Panorama epidemiológico Salud Pública
3. Sistemas de datos. Manual de seguridad vial para
decisores y profesionales. OMS, FIA, Foundation for
the automovile and Society., Global road safety and
World bank, 2010. Se encuentra en: http://www.who.int/
violence_injury_prevention/publications/road_traffic/
data_manual_spanish.pdf acceso febrero 2013
4. Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Mujeres
y hombres en México 2012 / Instituto Nacional de
Estadística y Geografía.-- México: INEGI, c2013.
5. Aguilar-Zinzer JV. La situación actual de los accidentes
en el mundo. Gaceta Médica de México. 2010; 146 384-
8
6. Global status report on road safety: time for action.
Geneva, World Health Organization, 2009) www.who.int/
violence_injury_ prevention/road_safety_status/2009/
en/index.html, acceso 25 Enero 2013).

7. Peden M et al., eds. Informe mundial sobre prevención
de los traumatismos causados por el tránsito. Geneva,
World Health Organization, 2004. Se encuentra en:
(www.who.int/violence_injury_prevention/publications/
road_trafc/world_report/en/index.html, acceso 22
Febrero 2013).
8. Silva, Eliud. Mortalidad por accidentes automovilísticos
en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México al
fnal del siglo XX. Papeles de Población, vol. 15, núm.
62, octubre-diciembre, 2009, pp. 143-172, Universidad
Autónoma del Estado de México
9. Yau, K.K.W., 2004. Risk factors afecting the severity of
single vehicle trafc accidents. in Hong Kong. Accident
Analysis and Prevention 36 (3), 333–340
10. Consejo de Salubridad General. Acuerdo por el que se
establecen diversas medidas de protección tendientes a
disminuir la ocurrencia y el impacto de los accidentes de
tránsito. Diario Ofcial. México DF: Noviembre 19, 2003.
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
162
Salud Pública
Frecuencia e Intensidad del Estrés en Estudiantes de
Licenciatura en Enfermería de la DACS.
DCE. Valentina Rivas Acuña**
(1)
, LE. Claudia del Carmen Jiménez Palma*
(2)
LE. Hugo Arturo Méndez Méndez*
(3)
, MDOH. María de los Ángeles Cruz Arceo**
(4)
MCE. Margarita Magaña Castillo**
(5)
, MSP. Arminda Victorino Barra**
(6)
(**) Profesor-Investigador T.C. Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. División Académica de Ciencias de la Salud.
(*) Licenciado en Enfermería. Universidad Juárez Autónoma de Tabasco.División Académica de Ciencias de la Salud
ARTÍCULO ORIGINAL
Fecha de recibido: 12 de septiembre de 2013. Fecha de aceptación: 19 de noviembre de 2013.
Dirección para recibir correspondencia
Dra. Valentina Rivas Acuña. Centro de Investigación. DACS-UJAT.
Av. Gregorio Méndez No. 2838-A. Col. Tamulté. C.P. 86150 Villahermosa, Tabasco, México.
E-mail: vrivasa@hotmail.com
Resumen
Objetivo: Evaluar la frecuencia e intensidad del estrés en los estudiantes
de la Licenciatura en Enfermería de la DACS y las reacciones estresantes
físicas, psicológicas, conductuales y estrategias de afrontamiento.
Material y Métodos: Estudio cuantitativo-descriptivo, transversal
con muestreo no probabilístico por conveniencia, se aplicó una cédula
de datos personales y el Inventario SISCO del Estrés Académico, a
una muestra de 137 estudiantes de la Licenciatura en Enfermería
del 2º al 8ª ciclo. Resultados: Promedio de edad 21.6 años (DE=
2.79; 18-37), 78.1% mujeres y 21.9% hombres. El estrés fue poco
frecuente en un 46%, con intensidad moderada del 55.5%. Loseventos
estresantesfueron la sobrecarga de tareas 44.5%, evaluaciones del
profesor 43.8% y el tiempo para realizar los trabajos 37.2%, en cuanto
a reacciones estresantes físicas, psicológicas y conductuales, la
somnolencia o mayor necesidad de dormir 24.1%, la inquietud 21.4%
y aumento o reducción de consumo de alimentos 18.3% son las más
frecuentes, la búsqueda de información es la estrategia implementada
para manejar el estrés de una forma positiva 24.8%. Conclusión: El
estrés está presente en las actividades diarias que realizamos, depende
de cada uno percibirlo de forma positiva o negativa, lo cual afecta
nuestro equilibrio sistémico, por ello es importante, estar preparados
con buenas estrategias de afrontamiento.
Palabras Clave: Eventos estresantes, Reacciones estresantes
físicas, Reacciones psicológicas, Reacciones conductuales, Estudiantes
de enfermería.
Summary
Objective: To evaluate the frequency and intensity of stress in nursing
students at the DACS and physical reactions, psychological, behavioral
and coping strategies. Material and Methods: A quantitative-
descriptive transversal non-probability sampling for convenience, we
applied a form of personal data and the Inventory SISCO the Academic
Stress, to a sample of 137 nursing students of the 2nd to 8th semester.
Results: Average age 21.6 years (SD= 2.79; 18-37), 78.1% female and
21.9% male. Stress was uncommon in 46%, with moderate intensity
of 55.5%. stressful events were work overload 44.5%, 43.8% teacher
assessments and worktime for 37.2%, in terms of physical reactions,
psychological and behavioral, drowsiness or increased need for sleep
24.1%, anxiety 21.4% and increase or decrease food consumption18.3%
are the most common, fnding information is the strategy implemented
to handle stress in a positive way 24.8%. Conclusion: The stress is
present in the daily activities we do, depends on everyone to perceive it
in a positively or negatively way, afecting our balance systemic, so it is
important to be prepared with good coping strategies.
Keywords: Stressful events, physiological stress reactions,
psychological stress, behavioral symptoms, nursing students.
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
163
Frecuencia e intensidad del estrés Salud Pública
Introducción
El estrés es una condición natural que experimenta el ser
humano cuando está excesivamente ocupado o cuando
se encuentra bajo presión y puede causar diferentes
tipos de efectos: uno positivo, cuando el nivel de estrés
es bajo, y uno negativo cuando es muy alto.
1

Actualmente, es un fenómeno universal que todo el
mundo sufre, “uno de cada cuatro individuos padece
de algún problema grave de estrés y en las ciudades, se
estima que el 50 por ciento de las personas tienen algún
problema de salud mental de este tipo y los estudiantes
no son la excepción.
2,3
Según un estudio del Instituto de Biomecánica de
Valencia (IBV) realizado para conocer la calidad de vida
de los españoles señala que el 70% de la población de
aquel país padecen un nivel alto de estrés.
4
En países como Estados Unidos, el 70% de las consultas
médicas son por problemas derivados del estrés y una
cuarta parte de los medicamentos que se venden en
ese país, son antidepresivos u otro tipo de drogas que
afectan al sistema nervioso central.
2
México, es uno de los países con mayor niveles de estrés
en el mundo en razón de que presenta los principales
eventos que provocan esta enfermedad tales como
pobreza y cambios de situación laboral y social
2
.Las
estadísticas de la Asociación Mexicana de Estrés, Trauma
y Desastres (AMETD), revelan que el 54% de la población
en nuestro país sufre de estrés, es decir, 52 millones de
personas.
5
Es por ello que la presente investigación tuvo como
propósito evaluar los niveles de estrés que presentan los
estudiantes de la Licenciatura en Enfermería de la División
Académica de Ciencias de la Salud de la Universidad Juárez
Autónoma de Tabasco, para de esta manera, en forma
complementaria al sistema de enseñanza y formación
de estudiantes, adecuar metodologías apropiadas para
la identifcación precoz de eventos estresantes mediante
actividades (consejerías) que sirvan de apoyo, dirigidos
por personas capacitadas en el área.
Estrés
La Organización Mundial de la Salud (OMS) defne
al estrés como el conjunto de reacciones fsiológicas
que prepara al organismo para la acción. Otro autorlo
de fne como un conjunto de reacciones fsiológicas y
psicológicas que experimenta el organismo cuando es
sometido a fuertes demandas.
6
También puede ser considerado como los esfuerzos
cognoscitivos y conductuales, constantemente
cambiantes que se desarrollan para las demandas
específcas externas e internas, que son evaluadas como
excedentes o desbordantes de los recursos del individuo,
es decir, a los esfuerzos que realiza una persona para
anticiparse, desafar o cambiar las condiciones para
alterar una situación estresante.
7
Fuentes de estrés más frecuentes.
Domínguez et al.
8
, clasifca a las fuentes de estrés de la
siguiente manera:
a. Ambientales: Ruido, transito intenso, contaminación
ambiental, tiempo restringido, espacio reducido, falta
de privacía, distancias, inseguridad pública y desastres
naturales.
b. Familiares: hijos con problemas, esposo (a) ausente,
padres (presión, peleas), enfermedades propias de
parientes, muerte de un familiar.
c. Personales: inseguridad para el logro de metas,
planteamiento de numerosas metas, tareas, exámenes,
pensamientos negativos.
d. Laborales: dinero limitado, jefe exigente, mala
comunicación, fricciones personales, cargas excesivas de
trabajo, evaluación del desempeño profesional.
e. Interpersonales: comunicarse, impuntualidad en
las citas, hablar en público, hablar con una autoridad e
interactuar con familiares o conocidos.
Síntomas o Reacciones ante el estrés.
La palabra “síntoma” está a menudo asociada con la esfera
médica. Barraza
9
, refere que en una situación de estrés
los alumnos suelen presentar: a) reacciones fsiológicas,
b) físicas, c) psicológicas y d) comportamentales.
a. Reacciones fsiológicas: en una situación de estrés los
alumnos presentan menores niveles de inmunoglobulina
tipo “A” secretora, disminuciones signifcativas en los
recuentos de linfocitos totales, monolitos, linfocitos
T CD8+ y células NK, disminución de la actividad
fagocítica y bactericida, aumento de la sintomatología
psicosomática e infecciosa autoinformada, aumento del
porcentaje de neutróflos, leucocitos totales, células CD8
e interleucina, disminución de las defensas, los glóbulos
rojos aumentan de tamaño y disminuyen en cantidad,
se alteran las plaquetas, se incrementan las frecuencias
cardiacas y respiratorias, incluso se destruyen neuronas
y en el caso específco de estrés relacionado con
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
164
Salud Pública Frecuencia e intensidad del estrés
acontecimientos vitales se observa un aumento en la
secreción de cortisol.

b. Reacciones físicas: sudoración en las manos, trastorno
en el sueño, cansancio y dolores de cabeza, molestias
gastrointestinales y somnolencia.
c. Reacciones psicológicas: ansiedad, nerviosismo,
angustia, miedo, problemas de salud mental, irritabilidad,
problemas de concentración, inquietud (incapacidad para
relajarse y estar tranquilo), sentimientos de depresión y
tristeza (decaimiento) y la sensación de tener la mente
vacía (bloqueo mental).
d. Reacciones comportamentales: difcultad en las
relaciones interpersonales, agresividad y desgano (falta
de voluntad).
e. Según reportes de adolescentes y adultos, los
síntomas más frecuentes del estrés elevado y continuo
son: Taquicardia, manos y pies fríos, insomnio, frío y/o
mariposas en el estómago, sudor en las manos, temblor
de manos y piernas, dolor de cabeza y piernas, gastritis,
colitis, dermatitis, falta de concentración, resequedad
en la boca, problemas respiratorios, falta de apetito,
ingestión excesiva de alimentos, diarrea, estreñimiento
y dolor de nuca.
8
Teorías del Estrés
Las orientaciones sobre el estrés focalizado en la
respuesta, centrado en el estímulo y basado en la
valoración cognitiva, han marcado el desarrollo de la
teoría general del estrés, por lo cual, se abordan estas,
para su mayor comprensión.
Teorías basadas en la respuesta: La teoría del estrés que
expuso Selye, concibe el estrés como una respuesta no
específca del organismo, ante las demandas que se
le hacen. Esto implica que el estrés no tiene una causa
particular. El estresor, es decir, el agente desencadenante
del estrés, es un factor que afecta la homeostasis del
organismo, y puede ser un estímulo físico, psicológico,
cognitivo o emocional. El estrés es una reacción
adaptativa, mientras no exceda sus niveles, y afecte
de modo negativo al organismo. Selye acentúa que la
respuesta de estrés está compuesta por un mecanismo
tripartito, denominado síndrome general de adaptación,
el cual tiene tres etapas: reacción de alarma, resistencia
y agotamiento.
Teorías basadas en el estímulo: Esta teoría lo interpreta
y comprende de acuerdo con las características que se
asocian con los estímulos ambientales, pues consideran
que éstos pueden desorganizar o alterar las funciones
del organismo. Los autores que más han desarrollado
esta orientación son Holmes y Rahe. Además localiza el
estrés en el exterior, por lo cual no tiene el mismo efecto
estresor en todas las personas.
Teorías basadas en la interacción: El máximo exponente
de este enfoque es Richard Lazarus, quien enfatiza la
relevancia de los factores psicológicos (principalmente
cognitivos) que median entre los estímulos estresantes y
las respuestas de estrés, dando al individuo un rol activo
en la génesis del estrés. Para Lazarus y Folkman (1986) el
estrés tiene su origen en las relaciones entre el individuo
y el entorno, que el sujeto evalúa como amenazante, y
de difícil afrontamiento. Por consiguiente, el concepto
fundamental de la teoría interaccional es el de evaluación
cognitiva. “La evaluación cognitiva es un proceso
evaluativo que determina por qué y hasta qué punto una
relación determinada o una serie de relaciones entre el
individuo y el entorno es estresante.10
Afrontamiento al Estrés
El afrontamiento “es el proceso a través del cual el
individuo maneja las demandas de la relación individuo-
ambiente que evalúa como estresantes y las emociones
que ello genera”.
10
Además, el afrontamiento se
relaciona estrechamente con la evaluación cognitiva de
las situaciones estresantes.

Hay estrategias de afrontamiento más estables o
consistentes que otras, de acuerdo con la situación
estresante, puesto que el afrontamiento depende del
contexto. Lazarus y Folkman, formularon ocho estrategias
de afrontamiento: confrontación, distanciamiento,
autocontrol, búsqueda de apoyo social, aceptación de
la responsabilidad, escape-evitación, planifca- ción de
solución de problemas y reevaluación positiva. Estas dos
últimas se han asociado con resultados positivos.
10
Los recursos emocionales (apoyo), instrumentales
(ayuda material) e informativos (consejo), que aportan
otras personas al afrontamiento, se denominan apoyo
social. “El apoyo social constituye los recursos sociales
para el afrontamiento”.
10
Estrés Académico
El estrés académico se defne como una reacción de
activación fsiológica, emocional, cognitiva y conductual
ante estímulos y eventos académicos.
10
Barraza
11
defne al el estrés académico como un proceso
sistémico, de carácter adaptativo y esencialmente
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
165
Frecuencia e intensidad del estrés Salud Pública
psicológico, que se presenta de manera descriptiva en
tres momentos (Figura 1):
• Primero: el alumno se ve sometido, en contextos
escolares, a una serie de demandas que, bajo la valoración
del propio alumno, son consideradas estresores (input).
• Segundo: esos estresores provocan un desequilibrio
sistémico (situación estresante) que se manifesta en una
serie de síntomas (indicadores del desequilibrio).
• Tercero: ese desequilibrio sistémico obliga al alumno
a realizar acciones de afrontamiento (output) para
restaurar el equilibrio sistémico.
Estrés en Estudiantes
Se estima que alrededor del 25% de los universitarios
presentan estrés, cabe destacar, que el mayor índice es
presentado en las carreras del área de lasalud, y la carrera
de Enfermería es una de las que manifesta el grado de
estrés más alto.
12
Y es que los jóvenes que comienzan una carrera
profesional se enfrentan a una responsabilidad mayor,
cursos y docentes que exigen y asignan diversas
actividades, como sustentar trabajos grupales, presentar
informes, llevar a cabo prácticas, trabajos de investigación
y exámenes con una exigencia elevada.
13
Las situaciones anteriores son consideradas estresores
y ante cualquiera de ellas los alumnos manifestan
respuestas como sudoración en las manos, somnolencia,
nerviosismo, irritabilidad, sensación de mente
bloqueada, agresividad y desgano
9
. La tensión que
originan es en cierta medida necesaria para el desarrollo
de la personalidad del estudiante; sin embargo, cuando
el estrés que producen va más allá de los niveles óptimos
agota las energías, deteriora el desempeño y puede
llegar a dañar la salud.
14
Y es que, debido a las diferencias culturales en cuanto a
la percepción y manejo del estrés, los estudiantes norte
americanos manifestan mayor estrés que los extranjeros
15
. Por lo que, especialistas en comportamiento escolar,
señalan que es necesario diseñar programas para
reducir los efectos adversos que puede tener el estrés
sobre el desempeño académico general, y atender
oportunamente a los estudiantes en riesgo.
10
Objetivo General
Evaluar la frecuencia, la intensidad y las reacciones del
estrés académico de los estudiantes universitarios de la
Licenciatura en Enfermería de la División Académica de
Ciencias de la Salud de la Universidad Juárez Autónoma
de Tabasco.
Material y Método
Se realizó un estudio transversal, de tipo cuantitativo-
descriptivo. La población, muestra y muestreo fueron
137 estudiantes de la Licenciatura en Enfermería de
ambos turnos de la División Académica de Ciencias
de la Salud de la Universidad Juárez Autónoma de
Tabasco, matriculados, debido a que el estudio se realizó
en clases de verano. Se incluyeron estudiantes de la
Licenciatura en Enfermería de la División Académica de
Ciencias de la Salud de la Universidad Juárez Autónoma
de Tabasco, ambos sexos, con matrícula 07,08, 09 y 10
de los diversos turnos (matutino, vespertino y mixto).
Se excluyeron estudiantes de otras Licenciaturas que
cursaban materias con los estudiantes de Licenciatura en
Enfermería, por motivo de que las materias generales se
pueden cursar con diversas licenciaturas y diversos años
de estudios, estudiantes irregulares, debido a que ellos
pueden presentar estrés por su condición académica de
irregular y estudiantes que contestaron No al Ítem fltro
del cuestionario. Para la recolección de la información
se utilizó la técnica encuesta. Primero se solicitó el
permiso a la coordinación de estudios de la Licenciatura
en Enfermería, y al director de la División Académica de
Ciencias de la Salud, se procedió a acudir a los salones de
clases para iniciar con la colecta de datos. El instrumento
que se utilizó para la recolección de los datos fue el
Inventario SISCO del Estrés Académico, elaborado por
Barraza en el año 2007 13, el cual se componía de cinco
apartados, con 31 ítems distribuidos de la siguiente
manera: Un ítem de fltro dicotómico (si-no) que
permitió determinar si el encuestado era candidato o
no a contestar el inventario. Un ítem en escalamiento
tipo Likert de cinco valores numéricos (donde 1= leve y
5= alto) que permitió identifcar el nivel de intensidad
de estrés académico. Ocho ítems con cinco opciones de
respuesta (1=nunca, y 5= siempre) permitieron identifcar
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
166
Salud Pública Frecuencia e intensidad del estrés
la frecuencia en que las situaciones del entorno fueron
valoradas como eventos estresores. 15 ítems tipo Likert
de cinco valores categoriales (donde 1=nunca y 5=
siempre) permitieron identifcar la frecuencia con que se
presentaron las reacciones al evento estresor. 6 ítems
en escalamiento tipo Likert de cinco valores categoriales
(donde 1= nunca y 5= siempre) permitieron identifcar la
frecuencia de uso de las estrategias de afrontamiento.
Este inventario reportó originalmente las siguientes
propiedades psicométricas9 a) Una confabilidad por
mitades de .87 y una confabilidad en alfa de Cronbach de
.90; b) una estructura tridimensional confrmada a través
del análisis factorial, lo cual coincide con el modelo
conceptual elaborado para el estudio del estrés académico
desde una perspectiva sistémico-cognoscitiva y; c) los
ítems presentaron una homogeneidad y direccionalidad
única, cuestión que fue establecida a través del análisis
de consistencia interna y de grupos contrastados. Este
cuestionario permitió conocer el porcentaje de alumnos
que presentan Estrés académico (pregunta uno), Nivel
de intensidad del estrés académico (pregunta numero
dos), Frecuencia del estrés académico (media general de
todos los ítems que constituyen las preguntas 3, 4 y 5).
La investigación se apegó a las disposiciones establecidas
en el Reglamento de la Ley General de Salud en Materia
de Investigación para la Salud, título segundo de los
aspectos éticos de la investigación en seres humanos
capítulo 1.Los datos obtenidos a través del instrumento
fueron procesados mediante el paquete estadístico
Statisticial Package for the Social Sciences (SPSS, por sus
siglas en ingles) para Windows, versión 15, los resultados
se presentaron en tablas. Se utilizó como medidas de
análisis la distribución de frecuencias, medidas de
tendencia central, desviación estándar, valor mínimo y
máximo.
Resultados
De los 137 estudiantes, la edad promedio fue de 21.6
años (DE= 2.79; 18-37), el 78.1% femenino y el 21.9%
masculino. El 44.5% son del 6 ciclo. Un 73% pertenece
al turno matutino, el 15.3% son casados, y 71.5% no
trabaja.
Respecto a la frecuencia e intensidad del estrés
académico en los estudiantes de la Lic. Enfermería de la
UJAT-DACS en general, se presentó poco frecuente con
un 46%, pero con una intensidad moderada en el 55%
(Ver tabla 1).
Tabla 1. Frecuencia e Intensidad del Estrés Académico
Frecuencia del Estrés f %
Nada 25 18.2
Poco 63 46.0
Bastante 49 35.8
Intensidad del estrés f %
Leve 6 3.5
Moderado 76 55.5
Alto 56 40.9
Fuente: Inventario SISCO del Estrés Académico (I.E.A.) n = 137
En relación al estrés con las características escolares,
se presentó bastante en el sexo femenino 30.7% y poco
frecuente en el masculino 13.1%, por ciclo; quienes
cursan el 6to ciclo, 19.7% de ellos califcó como bastante
la frecuencia del estrés, sólo 29% de los estudiantes
del 8vo. ciclo refrieron no presentar estrés; por turno
se observa que 29.2% de los que estudian en el turno
matutino son quienes reportan la frecuencia de estrés
como bastante (Tabla 2).
Tabla 2. Frecuencia del Estrés según Características Escolares
Características
Escolares
Frecuencia del Estrés
Nada Poco Bastante
f % f % f %
Sexo
Femenino 25 14.5 45 32.8 42 30.7
Masculino 5 3.6 18 13.1 7 5.1
Ciclo
2do 3 2.2 19 13.9 13 9.5
4to 6 4.4 15 10.9 4 2.9
6to 12 8.8 22 16.1 27 19.7
8vo 4 29.0 7 5.1 5 3.8
Turno
Matutino 18 13.1 42 30.7 40 29.2
Vespertino 16 4.4 19 13.9 6 4.4
Mixto 1 0.7 2 1.5 3 2.2
Fuente: Cedula de Datos Personales (CDP) n = 137
Respecto al estrés según las características
sociodemográfcas, se presentó poco frecuente en los
estudiantes que no trabajan, son solteros y no tienen
hijos con un 33.6%, 37.2% y 38% respectivamente.
En la Tabla 3 se presentan las reacciones físicas,
psicológicas y comportamentales más signifcativas ante
el estrés, en donde la somnolencia o mayor necesidad de
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
167
Frecuencia e intensidad del estrés Salud Pública
dormir representa el 24.1%, la inquietud (incapacidad
de relajarse y estar tranquilo) con 21.4% y el aumento
o reducción del consumo de alimentos con un 18.3%
siendo las más signifcativas en la población total.
Tabla 3. Reacciones más frecuentes ante el estrés.
Reacciones físicas f %
Somnolencia o mayor necesidad de dormir 33 24.1
Rascarse, morderse las uñas, frotarse, etc. 32 23.4
Fatiga crónica (cansancio permanente) 25 18.3
Reacciones psicológicas
Inquietud (incapacidad de relajarse y estar
tranquilo)
28 21.4
Sentimientos de depresión y tristeza
(decaído)
25 18.3
Ansiedad, angustia o desesperación 25 15.3
Reacciones conductuales
Aumento o reducción del consumo de
alimentos
29 18.3
Confictos o tendencia a polemizar o
discutir
19 13.8
Desgano para realizar labores escolares 17 12.4
Fuente: Inventario SISCO del Estrés Académico n = 137
Las situaciones que favorecen la aparición del estrés
fueron: la sobrecarga de tareas 44.5%, seguida de las
evaluaciones del profesor 43.8% y el tiempo limitado
para realizar los trabajos 37.2%, así como el tipo de
trabajo que piden los profesores 27.7%.
En la Tabla 4 se muestran las estrategias utilizadas por los
estudiantes para manejar el estrés de una forma positiva,
las más utilizadas fueron: la búsqueda de la información
24.8%, habilidad asertiva 21.9%, elaboración de plan y
ejecución de tareas 19.7%, conducta y personalidad del
profesor(a) 26.3%.
Tabla 4. Estrategias de afrontamiento.
Estrategias f %
Búsqueda de información sobre la situación 34 24.8
Habilidad asertiva (defender ideas o sentimientos) 30 21.9
Ventilación y confdencias (verbalización de la
situación)
30 21.9
Elaboración de un plan y ejecución de sus tareas 27 19.7
Elogios a sí mismo (automotivación) 26 18.9
La religiosidad (oraciones o asistencia a misa) 23 16.7
Fuente: Cuestionario Inventario SISCO del Estrés Académico n = 137
Discusión
Los resultados de este estudio confrman la existencia del
estrés en los estudiantes, de forma poco frecuente con
una intensidad moderada, coincidiendo con lo reportado
en los estudios de Barraza 11, señalando que el estrés
se presentó algunas veces y en el de Polo et al.
17
, en la
percepción del estrés de una forma elevada.
En relación al estrés con las variables sociodemográfcas,
el estrés se presentó de forma poco frecuente en ambos
sexos, lo que cultural o socialmente nos hace pensar que
la enfermería ha sido aceptada en ambos roles, siendo
el mismo nivel de exigencias para ambos. Respecto al
ciclo escolar, el estrés se presentó muy frecuente en los
alumnos del 6to ciclo, concordando con lo reportado por
Mendoza et al.
18
,que a mayor grado de estudio, mayor
nivel de estrés, lo cual se puede deber a la complejidad
de las asignaturas a cursar en el plan curricular de la
Licenciatura en modelo fexible, seguido por los de
2do ciclo, coincidiendo con el estudio de Ticona et
al.
14
,donde señala que los estudiantes de primer año
presentan estrés severo, ahora bien, debido a que por
primera vez ingresan a una institución universitaria,
la complejidad del proceso de adaptación y la falta de
control sobre el nuevo ambiente, establece un cambio
en el comportamiento para adaptarse al nuevo entorno.
En relación al estrés con el turno en que estudia el
alumno, se presentó de forma poco frecuente en los
estudiantes del turno matutino, lo cual se relaciona con
lo que comentan los educandos, que los profesores más
exigentes se encuentran en este turno, o debido a las
exigencias por el grado académico de estos.
Respecto al estado laboral, el estrés se presenta poco
frecuente y muy frecuente en los estudiantes que no
trabajan con un 33.6% y 25.5%, a diferencia de los que
trabajan, ya que estos están organizados en sus tiempos.
De acuerdo al estado civil, los estudiantes solteros se
estresan de forma poco frecuente 37.2% y bastante
frecuente 28.5%, en comparación a los casados, aunado
al rol de vida debido a elnivel de exigencia de los padres.
Por último, los alumnos que no tienen hijos se estresan de
manera frecuente y bastante frecuente, lo cual se puede
relacionar con otros factores, como el tiempo dedicado
al estudio, lo que deja de manifesto que a mayor número
de hijos menos estrés.
En relación a las reacciones estresantes más frecuentes
en los estudiantes, la somnolencia o mayor necesidad
de dormir, la inquietud (incapacidad de relajarse y
estar tranquilo) y aumento o reducción del consumo
de alimentos, son las reacciones físicas, psicológicas y
comportamentales más signifcativas en la población
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
168
Salud Pública Frecuencia e intensidad del estrés
total, coincidiendo con el estudio realizado por
Mendoza et al.
18
, donde reporta a la somnolencia
como reacción física, y la inquietud (ansiedad) junto
con Barraza 11,como reacción psicológica, lo cual es
expuesto en la Teoría basada en la Interacción, donde
su concepto fundamental es el de evaluación cognitiva,
esto debido a que el estrés afecta órganos y funciones
de todo el organismo, provocando que el cerebro
secrete adrenalina, la cual será captada por receptores
en distintos lugares del organismo, dando paso a que el
cuerpo se prepare para la acción o huida, dando así las
reacciones antes mencionadas
En cuanto a las demandas del entorno como estímulos
estresantes, las situaciones favorecedoras para la
aparición del estrés son las sobrecarga de tareas, las
evaluaciones de los profesores (exámenes, trabajos,
etc.), seguida del tiempo limitado para hacer los trabajos,
coincidiendo con lo reportado por Mendoza et al.
18
, y
Barraza
11
,en sus investigaciones, donde la sobrecarga
de tareas, y los trabajos escolares son las demandas
del entorno que condicionan la presencia de estrés, y
con Martin
19
, y Barraza 11, en la evaluación realizada
por el profesor en periodos de examen, lo cual llama la
atención, debido a que en la educación superior el peso
de lo que un estudiante maneja en conocimiento se
refeja mayormente en la presentación de exámenes, y
la entrega puntual de los trabajos escolares asignados,
modifcando sus estilos de vida, lo que a la larga puede
favorecer la aparición de enfermedades, lo cual se
sustenta en la Teoría basada en el Estímulo, la cual
considera que los estímulos ambientales pueden
desorganizar o alterar las funciones del organismo.
La estrategia de afrontamiento que más utilizan los
estudiantes para el manejo del estrés, es la búsqueda
de información, lo que nos indica que los educandos
tienen posibilidades de restaurar su equilibrio sistémico,
buscando las posibles soluciones, para después elegir la
más conveniente y llevarla a la acción según sea el caso.
A pesar de que en la actualidad el estrés recibe una
mayor atención como problemática, el tema del estrés
en el estudiante universitario no cuenta con el sufciente
interés en el ámbito de investigación.16 Porlo que se
sugiere seguir indagando en este contexto.
Conclusión
Los estudiantes de licenciatura en enfermería presentan
estrés académico poco frecuente, pero con una
intensidad moderada. La edad de los estudiantes más
afectados fue de 21 a 25 años, el ciclo que apunto mayor
número de estudiantes y mayor nivel de estrés fue el 6to
ciclo, seguido del 2do ciclo.
La evento estresantemás reportado fue la sobrecarga
de tareas y los trabajos escolares, seguida de las
evaluaciones del profesor (exámenes, trabajos, etc…).
En lo que se refere a la reacción estresante física, la
somnolencia o mayor necesidad de dormir fue la más
frecuente, la inquietud (incapacidad de relajarse y estar
tranquilo) en el caso de la reacción psicológica y el
aumento o reducción de alimentos fue la más reportada
en las reacciones conductuales.
Respecto a las estrategias de afrontamiento, la más
utilizada por los estudiantes fue la búsqueda de
información.
Referencias Bibliográfcas
1. Ancer EL, Meza PC, Pompa GEG, Torres GF, Landero
HR. Relación entre los niveles de autoestima y estrés en
estudiantes universitarios. CNEIP. 2011; 16 (1): 91- 101.
2. Calderas MJF, Pulido CBE, Martínez, GMG. Niveles
de estrés y rendimiento académico en estudiantes de
la carrera de Psicología del Centro Universitario de Los
Altos. Rev. Educ y Desarrollo. 2007; (7): 77- 82.
3. Kozier B, Erb G, Berman A, Snyder S. Fundamentos de
enfermería. Conceptos, proceso y práctica. Vol 2. 7 ed.
Madrid: Mc Graw Hill Interamericana; 2005.
4. Europa Press. El estrés condiciona la calidad de vida del
70% de los españoles. Madrid, España: 2012. Disponible
en:http://www.europapress.es/salud/noticia-estres-
condiciona-calidad-vida-70-espanoles-20120622143616.
htm
5. Cedillo NCP. Estrés: una experiencia universal.
Calistenia. 2010; (52): 1- 5.
6. Melgosa J. ¡Sin Estrés! Madrid, España: Safeliz. 2006;
18-33.
7. Collados SJM, García CM. Riesgo de Estrés en
Estudiantes de Enfermería durante las Prácticas Clínicas.
Revista Científca de Enfermería 2012; (4), 1-10
8. Domínguez TB, Valderrama IP, Olvera LY, Pérez RSL,
Cruz MA, González SLM. Manual para el taller teórico-
práctico de manejo del estrés. (1a ed.). México, D.F.:
Plaza y Valdés, 2002; 15-21.
9. Barraza MA. Estrés académico: un estado de la
cuestión. Revista PsicologiaCientifca.com. 2007; 9 (2):
1- 13.
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014
169
Frecuencia e intensidad del estrés Salud Pública
10. Berrío GN, Mazo ZR. Estrés Académico. R. Psicol. U.
Antioquia. 2011; 3 (2): 65- 82.
11. Barraza MA. Estrés académico y burnout estudiantil.
Análisis de su relación en alumnos de licenciatura.
Psicogente. 2009; 12 (22): 272- 283.
12. Basso ML, Ardiles VB, Bernal TM, Cànovas del C. MJ,
Gónzalez MC, Krof MF, et al. Factores derivados de
los laboratorios intrahospitalarios que provocan estrés
en los estudiantes de enfermería. Revista Latino-am
Enfermagen. 2008; 16 (5): 1- 8.
13. Caballero CC, Abello R, Palacio JS. Relación del
burnout y el rendimiento académico con la satisfacción
frente a los estudios en estudiantes universitarios. Ava.
Psico. Latino. 2007; 25 (2): 98- 111.
14. Ticona BSB, Paucar QG, Llerena CG. Nivel de estrés
y estrategias de afrontamiento en estudiantes de la
facultad de enfermería-UNSA- Arequipa. EG. 2006; 19
(9): 1- 18.
15. Misra R, Castillo L. Academics Stress Among College
Students: Comparison of American and International
Students.IJSM. 2004; 2 (11): 132- 148.
16. Valenzuela PLM, Frajio SBS. Integración y Estrés en
Estudiantes Universitarios. En: Sujetos de la Educación/
Ponencia: XI Congreso Nacional de Investigación
Educativa. Nuevo León: UPN; 2013.
p. 1- 7. Disponible en: http://www.comie.org.mx/
congreso/memoriaelectronica/v11/docs/area_16/2151.
pdf
17. Polo A, Hernández JM, Pozo C. Evaluación del estrés
académico en estudiantes universitarios. UAM. 2011;
10 (17): 1- 16. Disponible en: http://www.unileon.es/
estudiantes/atencion_universitario/articulo.pdf
18. Mendoza L, Cabrera OEM, González QD, Martínez
MR, Pérez AEJ, Saucedo HR. Factores que ocasionan
estrés en Estudiantes Universitarios. ENE. 2010; 4 (3):
35- 45.
19. Martin MIM. Estrés académico en estudiantes
universitarios. Apuntes de Psico. 2007; 1 (25): 87- 99.
Horizonte sanitario / vol. 13 , no. 1 , enero-abril 2014