RENE ABELIUK MANASEVICH RENE ABELIUK MANASEVICH

LAS OBLIGACIONES
LAS OBLIGACIONES
TOMO I
CUARTA EDICIÓN ACTUALIZADA
Dislexia Virtual
Primera Parte Primera Parte
CONCEPTO Y NOCIONES FUNDAMENTALES CONCEPTO Y NOCIONES FUNDAMENTALES
2. Pauta. 2. Pauta.
En esta primera parte pretendemos ubicar el derecho de las obligaciones en el ámbito
jurídico en general, y a grandes rasgos la evolución que él ha experimentado, a lo que
destinaremos un primer capítulo
En un segundo capítulo !ijaremos el concepto y de!inición de la obligación, sus
elementos constitutívos y características principales
"ash "ash Virtual Virtual 3 3
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
Capítul I Capítul I
EL DERECHO DE LAS OBLI!ACIONES Y SU EVOLUCI"N EL DERECHO DE LAS OBLI!ACIONES Y SU EVOLUCI"N
3. El patrimonio en su concepción clásica. 3. El patrimonio en su concepción clásica.
#a doctrina clásica, cuyos más destacados expositores son los autores !ranceses $ubry
et %au, considera al patrimonio corno un atributo de la personalidad y lo de!ine como una
universalidad jurídica compuesta por todos los derechos y obligaciones apreciables en
dinero que tienen por titular a una misma persona
&eg'n esta concepción del patrimonio sus características principales son las siguientes(
)* Es una universalidad jurídica, es decir, algo distinto de los bienes, derechos y
obligaciones que lo !orman+ de ahí que sus elementos son intercambiables, y así los bienes
pueden enajenarse, las obligaciones extinguirse, pero siempre el patrimonio será el mismo,
pues unos y otros se van reempla,ando por nuevos derechos y obligaciones, seg'n el
mecanismo de la subrogación real "omo se verá más adelante -.* /0)1, ésta consiste
precisamente en el reempla,o de una cosa por otra que pasa a ocupar la misma situación
jurídica de la primera
Este carácter de universalidad jurídica del patrimonio es el !undamento del derecho de
garantía general -mal llamado de prenda general( .* 02)1 que los acreedores tienen sobre
los bienes del deudor Este responde con todos ellos a sus obligaciones, pero sin que esto le
impida desprenderse de los mismos #a garantía general de los acreedores no les con!iere
derecho a perseguir los bienes del deudor en mano de terceras personas ni impedir las
enajenaciones que aquél e!ect'e, salvo el caso de !raude -.* 3341 5odo esto es posible
porque en virtud del mecanismo de la subrogación real los nuevos bienes y derechos
adquiridos por el deudor pasan a responder de sus obligaciones,
6* #a doctrina clásica estima también que el patrimonio sólo comprende aquellos
derechos y obligaciones de valor pecuniario, es decir, que son avaluables en dinero
)
$sí considerado, el patrimonio tiene un activo y un pasivo+ el primero comprende los
bienes y derechos de la persona de carácter pecuniario+ el pasivo, sus obligaciones 7 por la
universalidad jurídica que es el patrimonio, su activo responde por el pasivo
8* El patrimonio como atributo de la personalidad jurídica que es, esta ligado a una
persona que es su titular
De esta discutida característica del patrimonio la doctrina clásica deriva una triple
consecuencia(
$ &ólo las personas tienen patrimonio, puesto que 'nicamente ellas pueden ser
titulares de derechos y deudoras de obligaciones+
1 1
Existe una tendencia en el Derecho Moderno a la espiritualiaci!n del "is"o# por ello$ sin de%ar de Existe una tendencia en el Derecho Moderno a la espiritualiaci!n del "is"o# por ello$ sin de%ar de
reconocer el car&cter econ!"ico del patri"onio$ se destaca$ co"o se 'er& en el N() * +ue la di'isi!n de los reconocer el car&cter econ!"ico del patri"onio$ se destaca$ co"o se 'er& en el N() * +ue la di'isi!n de los
derechos en patri"oniales o econ!"ico , extrapatri"oniales no es tan ta%ante corno lo se-ala.a la doctrina derechos en patri"oniales o econ!"ico , extrapatri"oniales no es tan ta%ante corno lo se-ala.a la doctrina
cl&sica$ +ue he"os expuesto en sus linea"ientos /unda"entales En el "is"o sentido$ '0ase el N() 12 so.re cl&sica$ +ue he"os expuesto en sus linea"ientos /unda"entales En el "is"o sentido$ '0ase el N() 12 so.re
el posi.le contenido no econ!"ico de la o.li3aci!n( el posi.le contenido no econ!"ico de la o.li3aci!n(
"ash "ash Virtual Virtual * *
9 5oda persona tiene un patrimonio, $un cuando care,ca totalmente de bienes, o el
balance del activo y pasivo sea negativo, toda persona tiene un patrimonio, y por ello las
legislaciones prohíben su trans!erencia como tal+ es lícito enajenar todos los bienes y
derechos de que es titular una persona, pero siempre que se los detalle uno por uno .o por
ello la persona dejará de tener patrimonio( sólo por causa de muerte se transmite el
patrimonio o una cuota de él a los herederos, y
" :na persona no tiene más que un patrimonio dado que éste es el conjunto de
elementos jurídicos que tienen un mismo titular Es éste, como lo veremos en el n'mero
siguiente, el punto más débil de la doctrina clásica, y en el que precisamente ha hecho
crisis
4. Críticas a la doctrina clásica del patrimonio. 4. Críticas a la doctrina clásica del patrimonio.
.uevas teorías "omo dejamos se;alado, la crítica más severa a la doctrina clásica se
re!iere a que es per!ectamente posible en la práctica y en las legislaciones que una persona
tenga más de un patrimonio, o cuando menos dentro de éste aparecen ciertas divisiones
sujetas a un tratamiento jurídico especial( son los patrimonios separados o reservado,
$sí desde antiguo existen en materia sucesoria dos instituciones que impiden la
con!usión del patrimonio del causante con el del heredero de manera que éste resulta siendo
titular del suyo propio y del que perteneció al causante &on ellas, el bene!icio de
separación -.* 2<1 en cuya virtud los acreedores del di!unto evitan que la herencia se
con!unda con los bienes propios del heredero, a !in de cobrarse en ella pre!erentemente de
sus créditos y el bene!icio de inventario, en que, a la inversa es el heredero quien limita su
responsabilidad a lo que recibe por herencia -.* //81
6
=gualmente, en la sociedad conyugal que es, entre nosotros, el régimen normal
matrimonial, se distingue por un #ado el patrimonio de la comunidad, el propio de cada
uno de los cónyuges, y aun el reservado de la mujer que ejerce una pro!esión, industria u
o!icio separado del de su marido seg'n el $rt )0< del "ódigo
#os ejemplos pueden multiplicarse como ser en el "ódigo de "omercio, el caso del
naviero que tiene dos patrimonios( la !ortuna de mar y la !ortuna de tierra( en las
legislaciones que la aceptan, la empresa individual de responsabilidad limitada etc
8
#a principal importancia de la pluralidad de patrimonios estriba en que el uno no
responde de las obligaciones que corresponden al otro, o sea, el derecho de garantía general
de los acreedores queda limitado al patrimonio en que se contrajo la obligación
>or estas y otras ra,ones se ha abandonado prácticamente la noción del patrimonio
atributo de la personalidad,? y se ha abierto camino la doctrina alemana del patrimonio de
a!ectación o !inalidad o destino, en que él se concibe como un conjunto de derechos y
obligaciones de valor pecuniario unidos por su a!ectación a la reali,ación de un !in com'n,
a tina misma destinación, En esta teoría se acepta que existan patrimonios sin personalidad+
ésta no es sino la aptitud >aro adquirir y ejercitar derechos y obligaciones El patrimonio
1 1
Entre nosotros se discute si el .ene4cio de in'entario produce patri"onios reser'ados$ 50ase nota 232 Entre nosotros se discute si el .ene4cio de in'entario produce patri"onios reser'ados$ 50ase nota 232
, nuestro Derecho Sucesorio$ 'ersi!n de las clases de don Manuel So"arri'a 6ndurra3a$ 3$ edici!n$ , nuestro Derecho Sucesorio$ 'ersi!n de las clases de don Manuel So"arri'a 6ndurra3a$ 3$ edici!n$
Santia3o 1781$ Editorial 9ur:dica de Chile$ p&3( 388( N; 2<1$ Santia3o 1781$ Editorial 9ur:dica de Chile$ p&3( 388( N; 2<1$
=rancisco Messineo$ Manual de Derecho Ci'il$ Co"ercial traducci!n de Santia3o Melendo( E9EA( =rancisco Messineo$ Manual de Derecho Ci'il$ Co"ercial traducci!n de Santia3o Melendo( E9EA(
Buenos Aires$ 17*>$ T( 11$ p&3( 121$ de4ne el patri"onio co"o ?un con%unto de relaciones$ derechos , Buenos Aires$ 17*>$ T( 11$ p&3( 121$ de4ne el patri"onio co"o ?un con%unto de relaciones$ derechos ,
o.li3aciones @por consi3uiente de ele"entos 'aria.les$ acti'os$ aun de /utura realiaci!n$ , pasi'osA$ +ue o.li3aciones @por consi3uiente de ele"entos 'aria.les$ acti'os$ aun de /utura realiaci!n$ , pasi'osA$ +ue
tienen co"o titular a un deter"inado su%eto , +ue est&n 'inculados entre s:( tienen co"o titular a un deter"inado su%eto , +ue est&n 'inculados entre s:(
3 3
En el parla"ento se encuentra pendiente de apro.aci!n una le, al respecto$ pero no ha sido aBn En el parla"ento se encuentra pendiente de apro.aci!n una le, al respecto$ pero no ha sido aBn
apro.ada$ por la ur3encia de otras "aterias +ue preocupan al le3islador( apro.ada$ por la ur3encia de otras "aterias +ue preocupan al le3islador(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 2 2
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
está unido a una persona, porque está a!ectado a ella( es el medio de su actividad En esta
doctrina no hay inconveniente alguno para que tina persona tenga más de un patrimonio
&in entrar a esta discusión que a'n divide a la doctrina, lo que sí es evidente es que hoy
en día no puede ya aceptarse la noción de que una persona sólo puede tener un patrimonio
intraspasable e indivisible
5. Derechos patrimoniales y extrapatrimoniales. 5. Derechos patrimoniales y extrapatrimoniales.
5radicionalmente los derechos privados se clasi!ican en patrimoniales y
extrapatrimoniales+ los primeros son directamente avaluables en dinero, tienen valor
pecuniario y !orman parte del patrimonio de la persona, de acuerdo a lo antes expuesto
#os derechos extrapatrimoniales miran a la persona como individuo -derechos de la
personalidad1, o como miembro de una !amilia -derechos de !amilia1, y no representan en sí
mismos un valor en dinero
&in embargo, tanto los derechos de la personalidad como de !amilia pueden producir
e!ectos pecuniarios+ cuando los primeros son violados dan derecho a una indemni,ación en
dinero, lo que no impide considerar que siempre en ellos el aspecto principal es moral En
todo caso es indudable que los derechos pecuniarios a que pueden dar origen, se incorporan
al patrimonio
Entre los derechos de !amilia los hay algunos netamente económicos, como ocurre con
el derecho y su obligación correlativa de alimentos, el usu!ructo del padre o madre que
tiene la patria potestad sobre los bienes del hijo, etc >or eso suele hacerse una distinción
entre derechos de !amilia patrimoniales y extrapatrimoniales+ aquellos tienen traducción
pecuniaria, y los segundos un valor puramente de a!ección, como ocurre en los derechos y
obligaciones entre padres e hijos para el cuidado de éstos
"on todo, los derechos de !amilia con e!ectos pecuniarios di!ieren !undamentalmente
de los propiamente patrimoniales, porque en general están sujetos a una reglamentación
imperativa y obligatoria por el legislador mientras que respecto de los 'ltimos,
habitualmente éste solo da normas supletorias de la voluntad de las partes, quienes son
libres para crearlos ilimitadamente -.* @3 y siguientes1 &in embargo, en el Derecho
>atrimonial la intervención actual del legislador limitando la soberanía de los sujetos para
la contratación, los ha acercado a los patrimoniales de !amilia y es así como hay muchas
convenciones sujetas hoy en día a una reglamentación de orden p'blico análoga al Derecho
de Aamilia,
>or ello algunos autores consideran que todos los derechos y obligaciones tienen un
solo !in( permitir a la persona el desarrollo de sus actividades de todo orden, no sólo
económicas la distinción estribaría solamente en que algunos Blos tradicionalmente
llamados patrimonialesB son 'nica y directamente pecuniarios con neta primacía de lo
económico+ en los otros, existe un valor moral, social o a!ectivo, pero también pueden
producir e!ectos económicos, como aquéllos generar consecuencias morales -.* 6/1
6. Derechos reales y personales. 6. Derechos reales y personales.
#os derechos patrimoniales se clasi!ican, también tradicionalmente, en reales y
personales o de crédito, siendo estos 'ltimos el objeto del presente estudio
Esta clasi!icación atiende a la !orma en que el ser humano aprovecha las cosas
materiales, de las cuales obtiene utilidad de dos maneras( directa la una, indirecta la otra
"ash "ash Virtual Virtual < <
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
El bene!icio de la cosa se logra directamente ejercitando un derecho real, que de
acuerdo al $rt 033 del "ódigo, Ces el que tenemos sobre una cosa sin respecto a
determinada personaD $sí de!inido, en el derecho real existe una relación directa entre el
titular del derecho y la cosa en que se ejerce, y por ello los romanos hablaban de CEure in
reD, derechos en la cosa
>ero al hombre civili,ado no le basta el ejercicio de los derechos reales para la
satis!acción de todas sus necesidades, y debe recurrir entonces a una utili,ación indirecta de
las cosas, obteniéndola por intermedio de otra persona, a la cual coloca en la obligación de
dar una cosa, de hacer algo o de abstenerse de hacer algo En tal caso, nos encontramos ante
los derechos personales o de crédito Bambas denominaciones son sinónimasB que el $rt 032
de!ine precisamente como Clos que sólo pueden reclamarse de ciertas personas que, por un
hecho suyo o la sola disposición de la ley, han contraído las obligaciones correlativasD El
derecho personal se caracteri,a, pues, !undamentalmente porque en él no existe una
relación directa entre el titular del derecho y la cosa, sino un vínculo jurídico entre
personas( acreedor y deudor+ en consecuencia, el titular del crédito tiene una relación
indirecta con la cosa, y por ello los romanos hablaban de Cjure ad remD, derecho a la cosa
Esta clasi!icación ha sido criticada por parte de la doctrina, representada
principalmente por el tratadista !rancés >laniol, quien sostiene que no existen relaciones
jurídicas entre el ser birmano y las cosas, sino 'nicamente entre personas+ en el derecho real
esta relación se presentaría entre su titular y todo el resto de la humanidad, obligada a
respetar y no turbar el ejercicio del derecho por parte de aquél #a distinción, pues, entre
derecho real y personal, se reduciría a que en éste hay una relación entre sujetos
determinados, y en el derecho real, con todas las demás personas, Esta doctrina no ha
prosperado porque esta obligación negativa y vaga no es propiamente una obligación, y
desde luego no !igura en el pasivo de nadie #a obligación, como lo veremos en el .o 68
es, en cambio, un vínculo entre personas determinadas
. Principales di!erencias entre derechos reales y personales. . Principales di!erencias entre derechos reales y personales.
4 4
&eg'n lo expuesto, y no obstante la crítica se;alada y otros alcances que e!ectuaremos
al !inal de este n'mero, se sigue sosteniendo que la di!erencia !undamental de la cual todas
las restantes derivan, consiste en que en el derecho personal hay una relación entre
personas, y en el real, entre la persona y la cosa
De ahí que se se;ale que el derecho real es absoluto, en el sentido de que puede hacerse
valer contra cualquier persona( aquella, que vulnere el derecho o perturbe su ejercicio,
mientras que los créditos son relativos, pues solo pueden hacerse e!ectivos en la o las
personas que han contraído la obligación correlativa
>or igual ra,ón, el derecho real otorga a su titular la !acultad de perseguir la cosa en
que está ejerciendo su derecho, en manos de quien se encuentre+ en otros términos, da
nacimiento a una acción real que se ejerce contra quien perturbe el ejercicio del derecho
real El derecho personal 'nicamente da acción contra el deudor, o sea, origina una acción
también personal, en que se encuentra predeterminada la persona contra la cual se dirigirá
5ambién, en el derecho real existen dos elementos( el sujeto, titular del derecho, y la
cosa+ mientras que en el derecho personal hay 8( sujeto activo o acreedor, pasivo o deudor y
la prestación debida, la cual, a di!erencia del derecho real en que siempre se trata de una
> >
50ase 5odano'ic$ o.$ cit($ 5ol( 1$ N() 1G18$ p&3( <$r8$ , Messineo$ o.$ cit($ T( I5$ p&3s( > , si3uientes$ por 50ase 5odano'ic$ o.$ cit($ 5ol( 1$ N() 1G18$ p&3( <$r8$ , Messineo$ o.$ cit($ T( I5$ p&3s( > , si3uientes$ por
':a "era"ente e%e"plar( ':a "era"ente e%e"plar(
8 8
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
cosa, puede recaer en una cosa, en hacer algo o en una abstención -.o 8461 $demás, en el
derecho real la cosa debe ser una especie o cuerpo cierto, mientras que en la obligación
puede determinarse en !orma genérica -.* 80<1
#os derechos reales se encuentran enumerados y establecidos especí!icamente en la
ley, mientras que las partes son soberanas para crear entre ellas toda clase de vínculos
jurídicos, en virtud del principio de la autonomía de la voluntad -.* @31 De ahí que sea
imposible enumerar todos los derechos personales
Ainalmente, y para no extendemos más, los derechos reales de garantía otorgan una
pre!erencia para el pago a su titular -prenda e hipoteca1 #os derechos personales de
garantía no otorgan privilegio sino en los casos en que el legislador expresamente se los ha
concedido -. @3@ y sigtes1, etc
.o obstante las marcadas di!erencias antes se;aladas, existe un cierto campo de
con!usión en que los derechos reales y personales se aproximan
>or ejemplo, el arrendatario es un mero tenedor de la cosa arrendada+ no tiene derecho
real sino uno personal contra el propietario arrendador sobre la cosa &in embargo, su
derecho se asemeja al del usu!ructuario que es real, máxime hoy en día en que el legislador
impone al arrendador la obligación de mantener al arrendatario en la propiedad más allá de
su propia voluntad+ el arrendamiento toma así cada ve, más caracteres de carga real
>or otra parte, hay derechos reales como los citados de garantía, prenda e hipoteca, que
acceden a un crédito y se extinguen con él, y también casos en que una persona responde de
una obligación sólo en cuanto es due;a, poseedora o titular de otro derecho real en una cosa
y hasta el valor de ella, y no más allá, como ocurre con el tercer poseedor de una !inca
hipotecada -.* 8</, 3*1
". Derecho personal y o#li$ación. ". Derecho personal y o#li$ación.
#a noción de obligación va estrechamente unida al concepto del derecho personal+
constituyen como las dos caras de tina misma moneda Desde el punto de vista del
acreedor, éste tiene un crédito o derecho personal+ el deudor tiene una obligación para con
su acreedor >or ello muchos autores llaman obligación activa al primero y obligación
pasiva a la que en sentido estricto constituye la obligación
>orque tradicionalmente se habla del derecho de las obligaciones para individuali,ar la
rama del Derecho >rivado relativa a los derechos personales, usando así la palabra
obligación en un sentido extensivo que comprende toda la relación jurídica en su aspecto
activo y pasivo+ aunque no sea cientí!icamente correcto, está ya consagrado por el uso, de
manera que debe tenerse presente que el examen de las obligaciones constituye al mismo
tiempo el de los créditos
%. El derecho de las o#li$aciones. &us características. %. El derecho de las o#li$aciones. &us características.
El estudio de las obligaciones es una materia compleja y abstracta, como quedará de
mani!iesto en el curso de esta obra
>or el momento queremos destacar las siguientes características importantes que
presenta(
)* #a ya se;alada de su alta per!ección técnica, en que como en pocas mani!estaciones
jurídicas se ha llegado a una tan acabada elaboración de una teoría general de la institución,
haciendo abstracción de los casos particulares+ el derecho de las obligaciones se expresa en
!órmulas escuetas de amplia generali,ación $sí se verá en este estudio+
"ash "ash Virtual Virtual 7 7
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
6* &u gran aplicación práctica+
8* &u permanencia, ya que, como veremos, la teoría de las obligaciones es la que
menos ha variado en el tiempo desde que !ue elaborado por los juristas romanos, lo cual,
naturalmente, no implica que no haya evolucionado, como se dirá a continuación, y
4* El universalismo del derecho de las obligaciones
Estos tres 'ltimos puntos los examinaremos con más detenimiento en los n'meros
siguientes(
'(. ). )mportancia del derecho de las o#li$aciones. '(. ). )mportancia del derecho de las o#li$aciones.
Fasta cierto punto resulta innecesario insistir en la importancia que tiene esta rama del
Derecho >rivado y en su vasto campo de aplicación
Desde luego, en la vida diaria por nuestra voluntad contraemos, cumplimos y nos
cumplen toda clase de obligaciones #a actividad económica se desenvuelve a través de las
obligaciones que nos deben o adeudamos+ y así, al subirnos a un vehículo de locomoción
colectiva, estamos celebrando un contrato de transporte en que, principalmente, a cambio
del pasaje que pagamos, la empresa debe conducimos a nuestro destino+ compramos y
vendemos a cada instante in!inidad de cosas, etc =gualmente expuestos estamos a ser
sujetos activos o pasivos de un hecho que genera responsabilidad civil, como un accidente,
etc
7 si bien tiene su primera aplicación en el Derecho "ivil, la teoría de las obligaciones
es legislación general y supletoria, a !alta de disposición especial, en todo el campo del
Derecho, no sólo >rivado -"omercial, =ndustrial, Ginas, etc1, sino que =nternacional en sus
dos categorías de >'blico y >rivado, e invade incluso el terreno del Derecho =nterno
principalmente en el Derecho $dministrativo, Derecho Económico y &ocial, etc
>or otra parte, el estudio de las obligaciones, por las características se;aladas en el
n'mero anterior, es una disciplina !undamental para la !ormación jurídica
''. )) Permanencia del derecho de las o#li$aciones. &u e*olución. ''. )) Permanencia del derecho de las o#li$aciones. &u e*olución.
"omo se dirá en el n'mero siguiente, la teoría de las obligaciones es en gran parte obra "omo se dirá en el n'mero siguiente, la teoría de las obligaciones es en gran parte obra
de los juristas romanos+ es precisamente en esta materia donde conserva mayormente su de los juristas romanos+ es precisamente en esta materia donde conserva mayormente su
vigencia el Derecho %omano, y por ello se ha dicho que es su obra más per!ecta, como un vigencia el Derecho %omano, y por ello se ha dicho que es su obra más per!ecta, como un
monumento jurídico legado a la posteridad monumento jurídico legado a la posteridad
.aturalmente que esta permanencia del derecho de los créditos no signi!ica que, como
se verá también a continuación, él no haya evolucionado en %oma misma y después de ella,
pero las instituciones romanas subsisten más en esta rama que en otras del Derecho #a
ra,ón es doble
>or un lado la misma ya se;alada per!ección técnica alcan,ada por la teoría de las
obligaciones en %oma 7 enseguida, porque tratándose de una materia esencialmente
económica privada que a!ecta !undamentalmente el interés particular de los individuos, se
ha permitido en gran medida a éstos crear su propio derecho de acuerdo al principio de la
autonomía de la voluntad que, con altibajos, domina todo el derecho clásico de las
obligaciones -.* )<)1+ la generalidad de las normas legales en materia de obligaciones es
supletoria de la voluntad de las partes, quienes pueden alterarlas libremente
7 cuando las necesidades sociales y económicas, y el mayor desarrollo alcan,ado por
determinadas actividades han querido cambios, ellos se han reali,ado a través de la
aparición de ramas especiales del derecho, desgajadas del tronco com'n del Derecho,
1G 1G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
Heneral >rivado, al cual retoman una ve, que alcan,an también su propia estabilidad De
normas de excepción pasan a incorporarse a la teoría general -.* )0, .* 61
#a evolución que ha experimentado el derecho de las obligaciones la estudiaremos
dividida en los siguientes aspectos(
)* #a obligación en %oma+
6* =n!luencia de los canonistas+
8* =n!luencia de las ideas liberales del siglo pasado, y
4* 5endencias actuales en el Derecho de las Ibligaciones,
'2. +. ,a o#li$ación en el Derecho -omano. '2. +. ,a o#li$ación en el Derecho -omano.
&e cree que en %oma, como en otras civili,aciones, el concepto de obligación nació en
las sociedades primitivas como consecuencia de la eliminación de la vengan,a privada y su
reempla,o por tina composición económica, esto es, como un derivado de los hechos
Jlícitos &e celebraba entonces un acuerdo entre o!ensor y o!endido impregnado de
!ormalismo y religiosidad, en que el primero pasaba a tener la categoría de obligado a la
reparación
El desarrollo económico de los pueblos y su mayor cultura !ueron ampliando cada ve,
más el n'mero de los negocios jurídicos, pero en el primitivo Derecho %omano el concepto
de obligación estuvo dominado por el origen de ésta+ la obligación nacía de un acto !ormal,
de carácter religioso y marcado de subjetivismo
En virtud de semejante pacto, el deudor quedaba atado en su persona al acreedor, quien
incluso adquiría derechos en la persona !ísica de aquél -manus injectio1 :n 'ltimo rastro
de semejante concepción se mantuvo hasta hace muy poco tiempo( la prisión por deudas
-.* 02<1
#a obligación evolucionó en el Derecho %omano, pero nunca logró desprenderse
integralmente de su marcado subjetivismo y !ormalismo #a de!inición más clásica de los
juristas romanos de la obligación la concibe como un vínculo jurídico que nos !uer,a a una
prestación para con el acreedor
"omo puede apreciarse, destacaron el aspecto pasivo de la obligación y no el elemento
activo que ella contiene( el del crédito correlativo .o pudieron, como es lógico, prever el
desarrollo que el mercantilismo y capitalismo darían a los valores mobiliarios -.o )41
#a tradición romana !ue recogida por los glosadores medievales, y adicionada con la
in!luencia canónica y de los precursores del Derecho Goderno !rancés, principalmente
>othier y Domat, se re!undió en el "ódigo !rancés, irradiándose por todo Iccidente con la
di!usión alcan,ada por este "ódigo
'3. .. )n!luencia de los canonistas. '3. .. )n!luencia de los canonistas.
El Derecho "anónico se caracteri,a por su a!án de morali,ar las relaciones jurídicas+ su
in!luencia en este aspecto, detenida en la era liberal, ha marcado también la tendencia
actual en el Derecho de las Ibligaciones, seg'n se verá en el .o )0
&us intentos medievales por cambiar este Derecho no !ueron acogidos por los juristas
de la época, respetuosos como queda dicho de la tradición romana, pero in!luyeron en
cambio en los mencionados precursores del Derecho !rancés y a través de ellos en este
"ódigo
#a aportación que más merece destacarse es doble(
)* Desarrollo de la responsabilidad extracontractual
"ash "ash Virtual Virtual 11 11
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
En %oma se enumeraban los casos en que los delitos y cuasidelitos producían
obligación de indemni,ar+ por así decirlo, eran casos de responsabilidad extracontractual
nominados #os canonistas propugnaron la idea de que habiendo culpa, y siempre que
concurran los demás requisitos legales, la víctima debe ser indemni,ada Ello amplio el
campo de la reparación extracontractual, cuya expansión no ha cesado -.* 6<81
6* "umplimiento de la obligación y consensualismo
En %oma existían pactos nudos, sin acción+ los canonistas de!endieron el principio de
que todo compromiso debe cumplirse, Cpacta sunt servandaD 7 ello independientemente
del !ormulismo, de modo que todo pacto debe dar acción al acreedor para exigir su
cumplimiento "on ello abrieron camino al consensualismo que, a su turno permitió el
posterior desarrollo de la libre contratación -.* /31
'4. C. ,a in!luencia de las ideas li#erales del si$lo pasado. '4. C. ,a in!luencia de las ideas li#erales del si$lo pasado.
#as ideas liberales que alcan,aron su mayor predominio en el &iglo K=K y en las
legislaciones dictadas en su transcurso, impregnaron el derecho de las obligaciones de un
marcado individualismo especialmente el contrato, gobernado por el principio de la
autonomía de la voluntad o de la libre contratación, en cuya virtud se otorga a las partes el
poder de crear soberanamente toda clase de obligaciones y regularlas como mejor estimen
conveniente, sin que el legislador intervenga sino par,J establecer normas supletorias de su
voluntad libremente derogables por los interesados, y algunas pocas restricciones para
limitar los desbordes exagerados de esa voluntad
>or otra parte, el desarrollo de los negocios y la industria dio en el curso del &iglo K=K
:n gran auge a la !ortuna mueble despla,ando el tradicional valor de los bienes raíces que
los "ódigos de la época heredaron de %oma $lcan,ó así una gran di!usión la circulación de
los valores mobiliarios representativos de créditos o derechos personales $dquirió
relevancia el aspecto activo de la obligación, un tanto apagado hasta entonces por la
concepción de ella como elemento del pasivo del patrimonio del deudor
Ainalmente, en este rápido vista,o, recibieron su plena aceptación y desarrollo
instituciones que no la habían alcan,ado por in!luencia romana Este derecho jamás logró
desprenderse íntegramente de la noción de la obligación como una relación personal entre
acreedor y deudor, y de ahí su resistencia a aceptar la representación, ya que siendo la
obligación un vínculo entre personas, les parecía extra;o que la contraída por una persona
produjera sus e!ectos en otra, y la cesión de derechos, pues igualmente ilógico les parecía
que esta relación entre personas que para ellos era la obligación, pudiera pasar a otra
persona -.* )<831
Foy todas las legislaciones dan plena acogida a estas instituciones, y aun han llegado
algunas a aceptar la cesión de ciencias
0
'5. D. /endencias actuales en el derecho de las o#li$aciones. '5. D. /endencias actuales en el derecho de las o#li$aciones.
>odemos se;alar como las principales tendencias contemporáneas en materia de
obligaciones las siguientes(
* *
Suele se-alarse co"o un per/ecciona"iento "&s en la "ateria +ue el C!di3o /ranc0s$ a.andonando la Suele se-alarse co"o un per/ecciona"iento "&s en la "ateria +ue el C!di3o /ranc0s$ a.andonando la
tendencia ro"ana$ per"iti! +ue el solo contrato /uera su4ciente para dar naci"iento a derechos reales( Los tendencia ro"ana$ per"iti! +ue el solo contrato /uera su4ciente para dar naci"iento a derechos reales( Los
ro"anos en ca".io exi3:an la concurrencia del t:tulo de la ad+uisici!n$ contrato$ , la de un "odo de ro"anos en ca".io exi3:an la concurrencia del t:tulo de la ad+uisici!n$ contrato$ , la de un "odo de
ad+uirir el do"inio u otro derecho real( Sin e".ar3o tal "odi4caci!n no ha sido de aceptaci!n uni'ersal$ , ad+uirir el do"inio u otro derecho real( Sin e".ar3o tal "odi4caci!n no ha sido de aceptaci!n uni'ersal$ ,
nuestra le3islaci!n tan inspirada en la /rancesa en otros aspectos$ corno "uchas otras$ incluso nuestra le3islaci!n tan inspirada en la /rancesa en otros aspectos$ corno "uchas otras$ incluso
conte"por&neas$ "antiene la concepci!n ro"ana etcH t:tulo , "odo de ad+uirir( Se exceptBan a+uellos conte"por&neas$ "antiene la concepci!n ro"ana etcH t:tulo , "odo de ad+uirir( Se exceptBan a+uellos
contratos reales +ue trans4eren el do"inio$ pues en ellos la tradici!n es re+uisito de su /or"aci!n @N) 8>A( contratos reales +ue trans4eren el do"inio$ pues en ellos la tradici!n es re+uisito de su /or"aci!n @N) 8>A(
11 11
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
)* >er!eccionamiento de la teoría de la obligación
El concepto mismo de obligación, sus elementos estructurales, ha sido objeto de una
revisión a !ondo por amores modernos, y sin que sus tesis encuentren plena acogida, han
pulido la teoría de la obligación y han permitido una mayor abstracción y
per!eccionamiento técnico, !ormulándose por los comentaristas y los "ódigos de este siglo,
como el alemán, italiano, etc, una com'n para recias ellas cualquiera que sea su !uente,
mientras el !rancés y sus seguidores normalmente la desarrollaban con relación al contrato
:n !ruto de ello es la despersoni!icación de la obligación -.* 661, que ha permitido el
aparecimiento de la institución de la cesión o traspaso de deudas -.* ))4@1, lo que era
inconcebible en la teoría clásica de ella
6* 5endencia a la uni!icación del Derecho >rivado Ibligacional
Fay una tentativa, de que es buen ejemplo el "ódigo italiano a re!undir las
instituciones del Derecho >rivado, especialmente "ivil y "omercial !ormulándose así una
teoría 'nica obligacional, sin perjuicio de se;alarse normas de excepción seg'n la actividad
económica de que se trate
/
8* %estricción de la autonomía de la voluntad
G'ltiples !enómenos sociales, políticos y económicos, como ser la di!usión de las
ideas socialistas, el intervencionismo estatal y otros cuyo o análisis naturalmente no nos
corresponde, han conducido a una marcada atenuación del principio se;alado, yéndose al
reempla,o en muchos contratos de las normas supletorias por otras imperativas y
prohibitivas, como lo diremos justamente al tratar la teoría del contrato -.* )<)1
4* Espirituali,ación y morali,ación del derecho de las obligaciones
Es ésta una tendencia que desde %oma a nuestros días no se ha detenido, sino que antes
por el contrario se ha acentuado+ son numerosas las instituciones que han alcan,ado su
pleno desarrollo, y algunas su total aceptación, y que examinaremos en esta obra, como ser
la teoría del abuso del derecho -.* 6631, del enriquecimiento sin causa -.* )2@1, la
ampliación de la responsabilidad extracontractual -.* 6<81, la imprevisión -.* 2061, la
lesión, la causa ilícita, etc, todas las cuales tienden a morali,ar el Derecho y a la b'squeda
de soluciones de mayor equidad
0* $tenuación de la responsabilidad del deudor
Desde luego se ha eliminado en !orma total, prácticamente, la responsabilidad del
deudor con su persona a la obligación -.* 03@1, y aun, la misma responsabilidad
patrimonial se ha atenuado con un aumento de las inembargabilidades -.* 2<61
/* El !ormalismo moderno
2 2
La separaci!n +ue hacen le3islaciones co"o la nuestra del Derecho Ci'il , Co"ercial no tiene La separaci!n +ue hacen le3islaciones co"o la nuestra del Derecho Ci'il , Co"ercial no tiene
%usti4caci!n al3una si no existen tri.unales especiales de Co"ercioI por otra parte$ la acti'idad econ!"ica %usti4caci!n al3una si no existen tri.unales especiales de Co"ercioI por otra parte$ la acti'idad econ!"ica
es una sola , tiende en el "undo hacia la uni/or"idad de la 3ran e"presa$ no %usti4c&ndose un distinto es una sola , tiende en el "undo hacia la uni/or"idad de la 3ran e"presa$ no %usti4c&ndose un distinto
trata"iento se3Bn si sean ci'iles o co"erciales sino se3Bn su acti'idad , 'olu"en trata"iento se3Bn si sean ci'iles o co"erciales sino se3Bn su acti'idad , 'olu"en
Jor ello considera"os +ue a+uello +ue es co"Bn para todo el Derecho Jri'ado de.e re/undirse en una Jor ello considera"os +ue a+uello +ue es co"Bn para todo el Derecho Jri'ado de.e re/undirse en una
sola le3islaci!n$ corno es lo relacionado con los e/ectos de co"ercio$ sociedades etc($ "anteniendo las sola le3islaci!n$ corno es lo relacionado con los e/ectos de co"ercio$ sociedades etc($ "anteniendo las
naturales di/erencias se3Bn la acti'idad o incluso le3islaciones especiales$ co"o ocurre uni'ersal"ente , naturales di/erencias se3Bn la acti'idad o incluso le3islaciones especiales$ co"o ocurre uni'ersal"ente ,
ta".i0n en nuestro pa:s$ con re3la"entaciones di/erenciadas para la construcci!n$ a3ricultura$ "iner:a ta".i0n en nuestro pa:s$ con re3la"entaciones di/erenciadas para la construcci!n$ a3ricultura$ "iner:a
industria$ etc( Estas le3islaciones especiales$ en las cuales se "ani4esta "is /uerte el inter'encionis"o industria$ etc( Estas le3islaciones especiales$ en las cuales se "ani4esta "is /uerte el inter'encionis"o
estatal$ se "antendr&n al "ar3en del C!di3o co"Bn "ientras se esta.ilian en la teor:a 3eneral de la estatal$ se "antendr&n al "ar3en del C!di3o co"Bn "ientras se esta.ilian en la teor:a 3eneral de la
E"presa( E"presa(
En nuestro pa:s la tendencia a uni4car el derecho ci'il , co"ercial se "ani4esta en "ateria de En nuestro pa:s la tendencia a uni4car el derecho ci'il , co"ercial se "ani4esta en "ateria de
sociedades$ en +ue es co"Bn la le3islaci!n para al3unos tipos de ellas$ co"o son las "&s /recuentes ho, en sociedades$ en +ue es co"Bn la le3islaci!n para al3unos tipos de ellas$ co"o son las "&s /recuentes ho, en
d:aI an!ni"as , de responsa.ilidad li"itada$ letras de ca".io$ che+ues$ +uie.ras$ etc( d:aI an!ni"as , de responsa.ilidad li"itada$ letras de ca".io$ che+ues$ +uie.ras$ etc(
So.re la noci!n de la E"presa$ '0ase nota 7G( So.re la noci!n de la E"presa$ '0ase nota 7G(
"ash "ash Virtual Virtual 13 13
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
>or 'ltimo y para no seguir enumerando, el principio del consensualismo extremo ha
venido a menos y se tiende hoy a un !ormalismo muy distinto naturalmente del primitivo,
sin !órmulas sacramentales, pero que de!ienda los intereses de las partes, !acilite la prueba y
la publicidad de los actos y contratos a !in de proteger a los terceros -.* /31
'6. ))). 0ni*ersalismo del derecho de las o#li$aciones. '6. ))). 0ni*ersalismo del derecho de las o#li$aciones.
&i con ligeras variantes se mantiene incólume la concepción romana del derecho de las
obligaciones y la evolución posterior es más o menos semejante en el mundo entero, las
obligaciones, a di!erencia de otras instituciones, presentan un carácter universal, y de ahí
que se haya pensado en una uni!icación internacional de la legislación en esta parte
&emejante tentativa choca en otras materias como !iliación, matrimonio, sucesiones,
etc, con las distintas tradiciones, costumbres y concepciones de los pueblos+ en cambio,
como la economía mundial es cada ve, más solidaria y relacionada, las instituciones
jurídicas que la gobiernan, por la necesidad misma del cambio, y la ya se;alada ra,ón del
igual origen y parecida evolución, tienden a uni!ormarse para así cumplir mejor su labor de
herramienta del desarrollo conjunto de las naciones+ las actuales tentativas de agrupar a
éstas o grupos de ellas bajo sistemas de Lona de #ibre "omercio y Gercado "om'n, hacen
más imperiosa aun la necesidad de contar con legislaciones uni!icadas
&in embargo, salvo algunos intentos en este sentido, como el >royecto de "ódigo de las
Ibligaciones y "ontratos de )@63, com'n a Arancia e =talia+ el >royecto de )@83 del
=nstituto $mericano de Derecho y #egislación "omparado, etc, no se ha llegado a nada
concreto .o obstante, parece evidente que las exigencias económicas se impondrán
!inalmente, uni!icándose la legislación mundial en este aspecto
'. El derecho de las o#li$aciones en el Códi$o Ci*il chileno. '. El derecho de las o#li$aciones en el Códi$o Ci*il chileno.
.uestro "ódigo pertenece a la !amilia de los que reconocen su inspiración en el de
.apoleón, y don $ndrés 9ello dejó constancia precisamente en el Gensaje con que el
"ódigo !ue enviado al "ongreso, de que en la materia que nos preocupa es mayormente
tributario de su modelo más habitual
"omo quedó dicho ya, destinó a las obligacionesD y Clos contratosD, su #ibro =V,
dividido en 46 títulos $rts )483 a 6064
&e inspira en los mismos principios del "ódigo !rancés, comunes por lo demás a todas
las legislaciones del siglo pasado, y en su vigencia más que centenaria es la parte que
menos modi!icaciones ha su!rido( las más importantes se re!ieren al pago por consignación
-.* /621 y al acortamiento de todos los pla,os de prescripción -.* )6841
3
&in duda se encuentra atrasado con respecto a las actuales tendencias, pero ello se ha
obviado en parte con una reglamentación en leyes especiales de algunas materias( desde
luego, todo lo relativo al contrato de trabajo ha pasado a regirse por el "ódigo respectivo y
sus leyes anexas, y en materia de arriendos, si bien el "ódigo no ha sido prácticamente
tocado, una !rondosa legislación marginal ha restado mucha aplicación y vigencia a sus
normas
El "ódigo ha sido objeto de críticas en esta parte, no obstante que por ser sabidos a la
!echa corrigió algunos de los de!ectos de su modelo !rancés, pero por ra,ones obvias no
estableció una teoría general de la obligación, cualquiera que sea su !uente, sino que más
< <
50ase al respecto$ Manuel So"arri'a 6ndurra3a$ E'oluci!n del C!di3o Ci'il Chileno$ Santia3o$ 17**( 50ase al respecto$ Manuel So"arri'a 6ndurra3a$ E'oluci!n del C!di3o Ci'il Chileno$ Santia3o$ 17**(
Editorial Nasci"ento$ p&3s( >73 , si3tes( Editorial Nasci"ento$ p&3s( >73 , si3tes(
1> 1>
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
bien reglamentó las contractuales+ en todo el #ibro =V se nota esta asimilación, como que se
tratan con!undidos los e!ectos del contrato con los de la obligación -.* @01+ incluyó,
además, materias como las de los regímenes matrimoniales y la prescripción adquisitiva
-.* )6)31 que nada tienen que hacer en él
$un en la misma materia de obligaciones se le ha criticado la ubicación dada a algunos
títulos, como por ejemplo a la cesión de créditos, que es la trans!erencia de los derechos
personales, y que !igura entre los contratos -.* )<431, y a los hechos Jlícitos, que siendo
una !uente de obligaciones, hoy en día de mucha aplicación, también se reglamentan con
los contratos, y se le han se;alado también algunos errores de términos jurídicos, como
con!undir contrato y convención -.* 461 rescisión y resolución, etc
.o obstante iodo lo anterior, creemos que a esta parte del "ódigo le basta un
remo,amiento que incorpore las nuevas instituciones que se echan de menos en él, reordene
las materias, pero deje intacto lo mucho de bueno que en él hay, especialmente su lenguaje,
en que nuestro "ódigo es inigualable
"ash "ash Virtual Virtual 1* 1*
Capítul II Capítul II
CONCEPTO# ELEMENTOS Y CARACTER$STICAS DE LA OBLI!ACI"N CONCEPTO# ELEMENTOS Y CARACTER$STICAS DE LA OBLI!ACI"N
'". De!inición. '". De!inición.
Etimológicamente, la palabra obligación deriva del latín CobBligare? ?obBligatusD, cuya
idea central es atadura, ligadura, y re!leja exactamente la situación del deudor en el derecho
primitivo
5anto en el derecho como en el uso corriente la palabra obligación tiene diversos
signi!icados, di!erentes del que técnicamente corresponde en la rama que estudiamos
$sí, corrientemente se habla de obligación cuando una persona se encuentra en la
necesidad de actuar en determinada !orma por ra,ones de convivencia social u otro motivo
&iempre la obligación encierra la misma idea, pero va estrechando su signi!icación hasta
llegar al concepto preciso y jurídico, pasando antes por la moral, el derecho no patrimonial,
hasta llegar al que nos interesa, seg'n las distinciones que se;alaremos en el n'mero
siguiente
Desde otro aspecto, se habla de obligación para re!erirse a los documentos o
instrumentos que dan cuenta de una deuda, especialmente que asumen en ciertos casos las
sociedades anónimas
&on numerosas las de!iniciones que se han dado de la obligación( algunas de ellas
destacan, como lo hacían los romanos, su aspecto pasivo, usando la palabra en su
signi!icado más estricto+ otras, en cambio, comprenden también su aspecto activo, dando un
sentido más amplio a la institución
#a de!inición más corriente entre nosotros es la que considera la obligación como un
vínculo jurídico entre personas determinadas, en virtud del cual una de ellas se coloca en la
necesidad de e!ectuar a la otra una prestación que puede consistir en dar una cosa, hacer o
no hacer algo
'%. De#er moral1 de#er de conducta1 de#er 2urídico y o#li$ación. '%. De#er moral1 de#er de conducta1 de#er 2urídico y o#li$ación.
>ara precisar el concepto de obligación es conveniente di!erenciarla de otras normas de
conducta que también imponen a una persona la necesidad de una determinada actuación o
abstención
7a dijimos que suele hablarse de obligaciones morales, aunque más propio resulta
hablar de deberes morales o éticos, que se di!erencian !undamentalmente de los jurídicos, y
por ende de las obligaciones En que no son amparados coactivamente por el legislador, y
en que no requieren una determinación en los sujetos de los mismos que es una
característica en las obligaciones propiamente tales &alvo contadas excepciones
$unque existe bastante con!usión entre los autores para precisar la obligación en el
sentido que corresponde a esta obra, creemos que debe distinguirse el deber jurídico de la
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1< 1<
obligación, siendo el primero el género y la segunda una especie
2
El deber jurídico es una
norma de conducta impuesta coactivamente por el legislador, en el sentido de que se
sanciona su inobservancia Dentro de los deberes jurídicos podríamos distinguir
primordialmente tres categorías( los deberes generales de conducta, los deberes especí!icos
de conducta, y las obligaciones en su sentido técnico estricto
Es deber general de conducta actuar con!orme a derecho, cumpliendo sus
prescripciones imperativas, y absteniéndose de lo prohibido De tal se cali!ica justamente lo
que impropiamente se ha querido designar como obligación en los derechos reales -.* /1,
y que consiste en el deber de respetar el derecho del titular+ su in!racción ,se traduce en la
indemni,ación de los perjuicios =gualmente, es deber general de conducta abstenerse de
cometer actos ilícitos, so pena de indemni,ar los da;os ocasionados -.* 6<@1, o de ser
sancionado penalmente si se cae en alguna de las !iguras castigadas criminalmente, Este
deber general de conducta puede reducirse a que hay que actuar con!orme lo prescribe el
ordenamiento jurídico, estando sancionada cualquiera in!racción al mismo -.* 6)<1
Auera de este deber general, el legislador establece también deberes especí!icos que él
mismo suele cali!icar de obligaciones, aunque no lo son técnicamente+ por ello creemos que
es pre!erible conservarles la designación de deberes especí!icos, a !alta de otra
denominación mejor 5ales son la mayor parte de los deberes de !amilia que rigen las
relaciones no pecuniarias entre padres e hijos "ónyuges entre sí, etc &e di!erencian
!undamentalmente de las obligaciones propiamente tales, en que por el contenido moral y
a!ectivo que suponen, no son susceptibles ni de ejecución !or,ada ni de indemni,ación de
perjuicios en caso de in!racción
@
2(. ,os elementos de la o#li$ación. 2(. ,os elementos de la o#li$ación.
De acuerdo a la de!inición expuesta en el .* )2 y que corresponde con ligeras
variantes a las que normalmente se dan de la institución, en ella se reconocen
!undamentalmente tres elementos, sin cuya presencia no hay obligación(
)* #os sujetos de la obligación( acreedor y deudor+
6* :n elemento objetivo( la prestación, y
8* :n vinculo jurídico
#os anali,aremos sucesivamente en los n'meros siguientes
2'. '. ,os su2etos de la o#li$ación. 2'. '. ,os su2etos de la o#li$ación.
El $rt 032, al de!inir el derecho personal o de crédito, se;aló que sólo puede exigirse
de ciertas personasD, destacando el carácter personal de la obligación, que di!erencia
precisamente el derecho personal del real
Estas personas, que pueden ser naturales o jurídicas, deben ser como mínimo dos, pero
pueden ser más en las obligaciones con pluralidad de sujetos, en que concurren varios
acreedores, varios deudores, o son más de uno, tanto los primeros como los segundos En
otros casos, junto al deudor principal, existe otro que debe asumir la deuda en caso de
incumplimiento( es el !iador o deudor subsidiario
8 8
En el idio"a italiano ha, dos t0r"inos "u, se"e%antes +ue e/ectBan per/ecta"ente la distinci!nI En el idio"a italiano ha, dos t0r"inos "u, se"e%antes +ue e/ectBan per/ecta"ente la distinci!nI
?o..li3oK$ +ue es lo +ue nosotros he"os lla"ado de.er %ur:dico a /alta de otro t0r"ino "e%or$ , ?o..li3oK$ +ue es lo +ue nosotros he"os lla"ado de.er %ur:dico a /alta de otro t0r"ino "e%or$ ,
?o.li3acionesK +ue es la +ue he"os de4nido$ Messineo$ o.( cit( T( I5$ nota a la p&3( 7( ?o.li3acionesK +ue es la +ue he"os de4nido$ Messineo$ o.( cit( T( I5$ nota a la p&3( 7(
7 7
Enneccerus Eipp , LolM$ Trarado de Derecho Ci'il( Derecho de las O.li3aciones$ Traducci!n de J0re Enneccerus Eipp , LolM$ Trarado de Derecho Ci'il( Derecho de las O.li3aciones$ Traducci!n de J0re
, Al3uer( Barcelona$ 1733( T( 11$ 'ol( 1$ p&3( >$ N() 3( , Al3uer( Barcelona$ 1733( T( 11$ 'ol( 1$ p&3( >$ N() 3(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 18 18
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
El acreedor es el sujeto activo de la obligación, el bene!iciario de ella y quien puede
exigir su cumplimiento+ el deudor es el sujeto pasivo de la obligación que queda sujeto a la
necesidad jurídica de otorgar la prestación, y de no hacerlo así, a la responsabilidad
derivada de su incumplimiento
Femos ya dicho que no obstante su calidad de vínculo personal, la obligación ha ido
perdiendo su carácter estrictamente subjetivo &obre el particular insistiremos en los
n'meros siguientes en dos aspectos(
)* #a obligación como relación entre patrimonios, y
6* #a posible indeterminación de los sujetos
22. +. ,a o#li$ación como relación entre patrimonios. 22. +. ,a o#li$ación como relación entre patrimonios.
"oncebida originalmente como una relación en que la persona del deudor quedaba
sujeta a su acreedor, la obligación actualmente se ha objetivado, aunque no todas las
corrientes doctrinarias coinciden
$sí, para algunos, la relación existe entre el acreedor y el patrimonio del deudor, ya
que con éste responde hoy en día el obligado al cumplimiento, en virtud del ya citado
derecho de garantía general que tienen los acreedores, y no con su persona Extremando las
cosas, se dice incluso que el crédito no seria sino un derecho real, pues se ejercerla
directamente sobre una cosa, con la 'nica di!erencia que el objeto no sería un bien singular,
sino tina universalidad el patrimonio
Desde un punto de vista activo, también algunos autores han llegado a sostener la
exclusiva patrimonialidad del derecho personal, lo que se comprobaría con la posibilidad de
su indeterminación, seg'n veremos en el n'mero siguiente De tal manera, la obligación
vendría ni a constituir una relación entre patrimonios independiente de la personalidad de
los sujetos de ella
Estas doctrinas no han tenido una acogida plena, y la mayor parte de los autores y
legislaciones conservan el concepto clásico de la obligación, cuya relación es entre los
patrimonios, pero a través de las personas de sus titulares &in embargo, ellas han in!luido
en numerosas instituciones, permitiendo en algunas legislaciones la existencia de
obligaciones sin persona, sino con un patrimonio responsable, lo que en nuestra legislación,
seg'n lo expresado anteriormente, no es posible, la aceptación de deudas con
indeterminación de sus sujetos, que veremos en el n'mero siguiente, y el desarrollo de
algunos negocios jurídicos, que han alcan,ado una gran di!usión, como la estipulación a
!avor de otro -.* )6<1 la declaración unilateral de voluntad -.* )3<1, y de todos aquellos
que importan un traspaso de la obligación, activa o pasivamente
Estos 'ltimos los desarrollaremos mas latamente en la parte quinta de este volumen
-.* ))8<1 pero como ya lo destacamos la objetivación de la ha permitido cada ve, con
mayor !acilidad el reempla,o del sujeto activo o pasivo de primero se lo acepto en ambos
sentidos por sucesión por cansa de muelle #os herederos adquirían en la misma calidad de
acreedor o deudor que terna el causante conjuntamente con el patrimonio de este De tal
manera se producía un cambio de sujetos en la obligación salvo en las que se declararon
intransmisibles -.* )<4)1
>or acto entre vivos no se aceptaba la sustitución de las partes en la relación
obligacional, sino que para hacerlo era preciso extinguir la antigua obligación y
reempla,arla por tina nueva por de la novación -.* ))<<1
"ash "ash Virtual Virtual 17 17
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
7a lo se;alamos, primeramente se impuso el traspaso del aspecto pasivo de la
obligación, a través de la cesión de créditos, principalmente -.* )<431, institución hoy
plenamente aceptada
En cambio, existe tina general resistencia en el estado actual de las legislaciones para
el traspaso del aspecto pasivo de la obligación por pacto entre vivos, en ra,ón precisamente
de una de las !allas de las teorías objetivas( que nunca dará lo mismo como deudor una
persona honrada, solvente y que siempre ha cumplido sus obligaciones, que otra cuyas
dotes comerciales no son tan relevantes o conocidas, >or ello, contadas legislaciones y con
grandes limitaciones, aceptan la cesión de deuda -.* ))0<1
23. .. )ndeterminacion de los su2etos. 23. .. )ndeterminacion de los su2etos.
"omo veíamos, nuestro "ódigo concibe el crédito como una relación entre personas
determinadasD #as teorías objetivas han destacado en de!ensa de sus posiciones todos
aquellos casos en que los sujetos no quedan determinados pero se trata de situaciones
excepcionales en que el sujeto activo o pasivo es determinable en el momento de exigirse el
cumplimiento
Desde el punto de vista pasivo, el caso se presenta en las llamadas obligaciones
ambulatorias, o propter rem -.* 8</, 361, en que resulta obligado a satis!acer la deuda
quien tenga la calidad de due;o o poseedor de la cosa al tiempo de exigirse su
cumplimiento En ellas el deudor no es tal personalmente, sino en cuanto tiene derechos
sobre la cosa, de manera que si cesa su relación con ella, deja de estar obligado >or
ejemplo, así ocurre con las expensas comunes en la propiedad hori,ontal( el due;o del piso
o departamento responde aun de las anteriores a su adquisición del dominio de manera que
estará obligado sólo mientras sea due;o -.* )<861
El sujeto activo estará indeterminado en todos aquellos casos que se consideran como
de declaración unilateral de voluntad -.* )381, como por ejemplo en los títulos al portador,
en que de antemano se sabe quien es el deudor, pero el acreedor se determinará por la
posesión del título Itro caso lo encontramos en la promesa de recompensa, una de cuyas
posibilidades reglamenta el $rt /86 respecto de las especies perdidas &i el due;o ha
o!recido un premio a quien la encuentre, el denunciador elegirá entre el premio de
salvamento y la recompensa o!recida &i hace esto 'ltimo, adquiere en ese momento la
calidad de acreedor, que anteriormente estaba indeterminada
)<
24. )). ,a prestación. 24. )). ,a prestación.
#a prestación es el elemento objetivo de la obligación( es lo que se debe, la conducta
que se exige al deudor, y que puede consistir seg'n la de!inición dada, y que el "ódigo
destaca al intentar un concepto del contrato en el $rt )482, en dar alguna cosa, hacer algo
o abstenerse de ejecutar un hecho Estas distintas categorías de la prestación conducen a
una clasi!icación de las obligaciones en de dar, hacer y no hacer, y al hablar de ésta,
volveremos sobre este concepto -.* 8461
#a prestación es el elemento objetivo de la obligación, pero ella a su ve, tiene su
objeto+ ello nos lleva a examinar(
)* Ibjeto de la obligación y de la prestación+
6* "arácter patrimonial de la prestación, y
1G 1G
Mar:a Montene3ro Orti$ El concepto de O.li3aci!n , su E'oluci!n( M( de J( Editor Nal 6ni'ersitaria S( Mar:a Montene3ro Orti$ El concepto de O.li3aci!n , su E'oluci!n( M( de J( Editor Nal 6ni'ersitaria S(
A( 17*3$ p&3$ 11$ N() 11( A( 17*3$ p&3$ 11$ N() 11(
1G 1G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
8* #a causa de la obligación
25. +. 3#2eto de la o#li$ación y de la prestación. 25. +. 3#2eto de la o#li$ación y de la prestación.
#a prestación es, como decíamos, el objeto de la obligación+ pero a su ve, la prestación
recae sobre !in objeto, que puede &er una cosa, un hecho o una abstención
>or ello hay autores que distinguen en la obligación un objeto CinmediatoD, que es la
prestación, y uno CmediatoD, que seria el hecho abstención o cosa en que ésta consiste,
))
$demás de la ya se;alada, las obligaciones seg'n su objeto admiten otras
clasi!icaciones, que veremos en su oportunidad, y de las cuales la más importante atiende al
n'mero de objetos debidos -.* 83<1
El objeto debe reunir los requisitos comunes a todos los actos jurídicos y cuyo estudio
corresponde a la teoría general de éstos
)6
&i la obligación es dar una cosa, ésta(
)* Debe existir, o por lo menos esperarse que exista -$rt )4/)1
&i la cosa existía pero ha perecido antes de la obligación, ésta es nula absolutamente,
pues !alta el objeto, y por ello el $rt)2)4 en la compraventa dispone( C#a venta de una
cosa que al tiempo de per!eccionarse el contrato se supone existente y no existe, no produce
e!ecto algunoD
6* Debe ser comerciable
$sí lo se;ala el mismo $rt )4/)+ sólo por excepción las cosas son incomerciables
como las comunes, los bienes nacionales de liso p'blico, sin perjuicio de los actos que
pueden reali,arse su respecto, como la concesión a un particular, y aquellas que la ley
coloca al margen del comercio jurídico, como ocurre con los estupe!acientes, etc
8* Debe estar determinada o ser determinable
En este 'ltimo caso el propio acto o contrato debe contener los datos o !ijar las reglas
que sirven para determinarlo -$rt )4/)1 #a determinación puede ser en especie o cuerpo
"ierto, que es la máxima, y también en género, lo que da lugar a una clasi!icación de las
obligaciones que veremos en el lugar correspondiente -.D 80<1 En todo caso en la
obligación genérica debe estar determinada la cantidad >or ejemplo, tantos quintales de
trigo, y
4* Debe ser lícito
"uando se trata de un hecho o una abstención, el objeto debe ser determinado o
determinable, y !ísica y moralmente posible -inc !inal del $rt )4/)1 7 el mismo precepto
aclara que es !ísicamente imposible el contrario a las leyes de la naturale,a, y moralmente
imposible el prohibido por las leyes, o contrario a las buenas costumbres o al orden p'blico
11 11
Mar:a Montene3ro$ o.( cit($ p&3(11$ N() 13( Luis Claro Solar$ o.$ cit( To"o O$ N() 1G p&3( 1*$ Leslie Mar:a Montene3ro$ o.( cit($ p&3(11$ N() 13( Luis Claro Solar$ o.$ cit( To"o O$ N() 1G p&3( 1*$ Leslie
To"asello Fart$ El da-o "oral en la responsa.ilidad contractual( M( de J( Editorial 9ur:dica de Chile( 1727$ To"asello Fart$ El da-o "oral en la responsa.ilidad contractual( M( de J( Editorial 9ur:dica de Chile( 1727$
NO 1G$ p&3( 77( NO 1G$ p&3( 77(
Fa, al3unos autores "odernos +ue introducen una nue'a expresi!n en la "ateriaI el contenido de la Fa, al3unos autores "odernos +ue introducen una nue'a expresi!n en la "ateriaI el contenido de la
o.li3aci!n$ +ue unos hacen coincidir con la prestaci!n$ pero en otro sentido ser:a "&s a"plio ' se o.li3aci!n$ +ue unos hacen coincidir con la prestaci!n$ pero en otro sentido ser:a "&s a"plio ' se
con/undir:a hasta cierto plinto con los e/ectos de la o.li3aci!n Fe"os pre/erido o"itir este t0r"ino +ue se con/undir:a hasta cierto plinto con los e/ectos de la o.li3aci!n Fe"os pre/erido o"itir este t0r"ino +ue se
presta a e+u:'ocos , "antener la cali4caci!n de o.%eto aun+ue o.li3ue a la distinci!n en el texto$ 50ase presta a e+u:'ocos , "antener la cali4caci!n de o.%eto aun+ue o.li3ue a la distinci!n en el texto$ 50ase
Messineo$ o.( cit($ T( I5 p&3( 18$ , Enneccerus Eipp , LolM$ o.( cit(p&3( 2 Messineo$ o.( cit($ T( I5 p&3( 18$ , Enneccerus Eipp , LolM$ o.( cit(p&3( 2
11 11
Cespecto del o.%eto$ '0ase 5odano'ic$ o.( cit($ 5ol 1( p&3s( >** , si3uientes# Claro Solar op( cit$$ T( 11( Cespecto del o.%eto$ '0ase 5odano'ic$ o.( cit($ 5ol 1( p&3s( >** , si3uientes# Claro Solar op( cit$$ T( 11(
p&3s( 1>8 , si3tes( A'elino Le!n Furtado El o.%eto en los actos 9ur:dicos$ Editorial 9ur:dica de Chile$ p&3s( 1>8 , si3tes( A'elino Le!n Furtado El o.%eto en los actos 9ur:dicos$ Editorial 9ur:dica de Chile$
Santia3o 17*8 P Eu3enio Letelier 5elasco El o.%eto ante la 9urisprudencia$ M( de J(( Santia3o$ 17>1 ( Santia3o 17*8 P Eu3enio Letelier 5elasco El o.%eto ante la 9urisprudencia$ M( de J(( Santia3o$ 17>1 (
"ash "ash Virtual Virtual 11 11
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
26... ,a Patrimonialidad de la prestación. 26... ,a Patrimonialidad de la prestación.
#a obligación en su sentido estricto es una noción eminentemente pecuniaria, avaluable
en dinero+ en el patrimonio del acreedor !igura en su activo, y en el del deudor, en su
pasivo
&i bien no se desconoce este carácter esencialmente patrimonial de la obligación, se ha
discutido, en cambio, si es requisito de ella, o si puede ser objeto de la obligación un hecho
no pecuniario, no avaluable en dinero $l respecto, pueden se;alarse someramente
)8
tres
corrientes(
)* >ara la doctrina clásica, inspirada en %oma, y cuyos más destacados expositores
son >othier, $ubry el %au, Heorgi, #aureny, 9audry #acantinerie, etc, la obligación debe
tener siempre un contenido estrictamente económico, y sólo puede no tenerlo por excepción
si es condición o modo de una obligación pecuniaria, o va acompa;ada de una pena para el
caso de in!racción+ como ejemplo de lo primero, se;ala >othier el de la promesa de pagarle
una suma a tina persona si estudia Derecho durante un a;o en Irleans, y de lo segundo, la
promesa de una persona de no dedicarse nunca más a los juegos de a,ar, sujetándose a una
multa para el caso de in!racción
El argumento principal de esta doctrina es que si no concurren las circunstancias de
excepción anotadas, en caso de incumplimiento de la obligación no habría protección
jurídica para el acreedor, pues no procedería ni la ejecución !or,ada ni la indemni,ación de
perjuicios, que son, seg'n veremos, los principales derechos del acreedor si el deudor no
cumple -.* 3@31
6* "ontra la concepción anterior reaccionó principalmente el célebre jurista alemán
lhering en su obra Del interés en los contratos y de la supuesta necesidad del valor
patrimonial de las prestaciones obligatorias, yendo justamente al otro extremo( para que
exista obligación basta un interés del acreedor, aunque no sea de carácter patrimonial,
porque el Derecho no ampara sólo los intereses materia les, sino también los morales de la
persona De los ejemplos que se;ala este autor citaremos el siguiente( una persona en!erma
da en arrendamiento una de las pie,as de su casa a otra imponiéndole la obligación de no
hacer ruidos &e;ala =hering que indirectamente aun esta obligación tiene su nota
pecuniaria, porque semejante condición ha debido in!luir en la renta del arriendo !ijada por
las panes
Ainalmente, en cuanto a la sanción por incumplimiento, esta doctrina lleva
necesariamente a la indemni,ación del da;o moral -.* 2@61
8* $ la concepción de =hering se le se;ala el gravísimo inconveniente de que abre el
campo de las obligaciones a una serie de situaciones en que las personas no han tenido
intención alguna de comprometerse El mismo autor se;ala algunas limitaciones( las
relaciones de carácter meramente mundano, de amistad, etc, pero de todos modos
prácticamente todo el Derecho queda reducido a obligaciones
>or ello han surgido doctrinas intermedias, de las cuales citaremos la de los tratadistas
italianos &ciojola y %uggiero, porque ha inspirado el "ódigo italiano, uno de los pocos que
se pronuncia directamente sobre el problema en su $rt ))34( Cla prestación que constituye
objeto de la obligación debe ser susceptible de valori,ación económica y debe corresponder
13 13
1> So.re esta "ateria$ '0ase Claro Solar$ o.( cit($ T( 1G$ p&3( 8$ N() 8# To"asello$ o. cit($ p&3( 1G1$ N() 1> So.re esta "ateria$ '0ase Claro Solar$ o.( cit($ T( 1G$ p&3( 8$ N() 8# To"asello$ o. cit($ p&3( 1G1$ N()
11$ , el T:tulo III$ p&3s( 31* , si3tes( en +ue analia detallada"ente el Derecho Co"parado# Ser3io Gatica 11$ , el T:tulo III$ p&3s( 31* , si3tes( en +ue analia detallada"ente el Derecho Co"parado# Ser3io Gatica
Jacheco$ Aspectos aQ$ la inde"niaci!n de per%uicios por Incu"pli"iento del contrato$ M$ de J( Editorial Jacheco$ Aspectos aQ$ la inde"niaci!n de per%uicios por Incu"pli"iento del contrato$ M$ de J( Editorial
%ur:dica de Chile( Santia3o 17*7$ N() 1G8$ p&3( 1><$ , Mar:a Montene3ro$ o.( cit($ N() 1* , si3tes($ p&3s( 1* %ur:dica de Chile( Santia3o 17*7$ N() 1G8$ p&3( 1><$ , Mar:a Montene3ro$ o.( cit($ N() 1* , si3tes($ p&3s( 1*
a 1G( a 1G(
11 11
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
a un interés, aun cuando no sea patrimonial del acreedorD I sea, esta doctrina distingue
entre la prestación misma, que siempre debe ser patrimonial, y el interés del acreedor, que
bien puede ser meramente a!ectivo, moral, estético, etc El ejemplo clásico que se se;ala es
el de una persona que por el deseo de poseerlo encarga un cuadro a un pintor !amoso El
interés del acreedor es meramente estético, pero la prestación tiene valor económico, ya que
el cuadro terminado lo tendrá, y en consecuencia, es posible si no la ejecución !or,ada, al
menos la indemni,ación de perjuicios
#os demás "ódigos normalmente no se pronuncian sobre el punto+ así ocurre con el
!rancés y el nuestro, el alemán, etc, por lo que la doctrina ha podido sostener que no es
requisito indispensable de la obligación su carácter pecuniario Volveremos a encontrar el
problema al tratar de la indemni,ación del da;o moral en materia contractual -.* 2@61
2. C. ,a causa de la o#li$ación. 2. C. ,a causa de la o#li$ación.
.o es la oportunidad para introducirse en el controvertido tema de la causa,
)4
sino que
diremos breves palabras a modo de resumen
De acuerdo al $rt )4/3, no puede haber obligación sin una causa real y lícita, pero no
es necesario expresarla, y la causa es el motivo que induce a celebrar el acto o contrato
#a expresión causa se usa en el Derecho en tres sentidos principales :no es el de
causa su!iciente, que es la !uente generadora de la obligación -.* 8)1( contrato,
cuasicontrato, ley, etc En otro sentido es el motivo que induce a una persona a otorgar un
acto o contrato, en que más bien se está re!iriendo a la causa del acto o contrato mismo y no
de la obligación+ es una causa psicológica que depende del contratante Ainalmente, existe
la llamada causa !inal que es la causa propiamente de la obligación( es la ra,ón por la cual
el deudor contrae su obligación, y que es igual y pareja para todas las obligaciones de la
misma especie
"oncentrando el problema en las obligaciones contractuales, ya que en las demás no
puede haber más causa que la propia ley que las establece o el hecho que las origina, la
doctrina clásica de Domat distingue tres clases de obligaciones(
)* #as derivadas de los contratos bilaterales -.* 021, en que la cansa de la obligación
de una de las partes es la que asume la contraparte+ así en la compraventa, el vendedor se
obliga a entregar la cosa, porque a su ve, el comprador se compromete a pagar el precio+
6* En los contratos reales, que son aquellos que se per!eccionan por la entrega de la
cosa -.* /@1, la obligación que contrae el que recibe la cosa, 'nico obligado, es causada
precisamente por la entrega que ha recibido, y
8* Ainalmente, en los contratos gratuitos, la causa de la obligación es el mero espíritu
de liberalidad -$rt )4/3, parte !inal del inc )*1
.o obstante las dudas y críticas en torno a la doctrina de la causa, ella a'n conserva
importancia(
)* >orque realmente en los contratos bilaterales hay una íntima relación, una
interdependencia de las obligaciones de las partes -.* /<1+
6M >orque en su concurrencia o no, se !unda una clasi!icación de las obligaciones en
causadas y abstractas -.* 8<@1 o !ormales, y
1> 1>
50ase Claro Solar$ o.( cit($ T( 11$ p&3s( <77 , si3uientes# 5odano'ic$ o.( cit( 5ol( 1$ p&3s( ><G , 50ase Claro Solar$ o.( cit($ T( 11$ p&3s( <77 , si3uientes# 5odano'ic$ o.( cit( 5ol( 1$ p&3s( ><G ,
si3uientes# A'elino Le!n Furtado$ La causa( Editorial %ur:dica de Chile( Santia3o$ 1721# Fenri Capitant$ De si3uientes# A'elino Le!n Furtado$ La causa( Editorial %ur:dica de Chile( Santia3o$ 1721# Fenri Capitant$ De
la cause des o.l:3ations$ Jar:s 171>( la cause des o.l:3ations$ Jar:s 171>(
"ash "ash Virtual Virtual 13 13
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
8* >orque la causa del contrato, o sea, el motivo psicológico que induce a una persona
a otorgar un contrato, ha sido utili,ada por los autores y jurisprudencia, !ranceses
principalmente, para morali,ar las, relaciones jurídicas -.* 60)1
2". ))). El *ínculo 2urídico. 2". ))). El *ínculo 2urídico.
"omo ya lo dijimos al se;alar la etimología del término CobligaciónD, ésta liga al
deudor con el acreedor+ el primero pierde parte de su libertad económica, ya que
compromete su patrimonio al cumplimiento de la obligación, en virtud del derecho de
garantía general que el legislador concede al segundo
El vínculo es jurídico, en lo cual la obligación di!iere de los deberes morales y sociales,
pues el ordenamiento jurídico otorga al acreedor medios para !or,ar al deudor al
cumplimiento $l estudiar los e!ectos de la obligación -"uarta >arte1 veremos que estos
derechos del acreedor son principalmente tres( si es ello posible, con el auxilio de la
autoridad, obligar al deudor a cumplir -.* 3@@1 -e indemni,ar el atraso en el cumplimiento,
lo que se llama indemni,ación moratoria( .* 26<1+ en subsidio, si no es ya posible el
cumplimiento de la obligación misma, que se le indemnicen los perjuicios -.* 2)31, y
!inalmente, el acreedor go,a de los llamados derechos auxiliares para mantener la
integridad del patrimonio del deudor, que le está respondiendo del cumplimiento de la
obligación -.* 34@1
Esto no ocurre justamente en las obligaciones naturales, que no dan derecho a exigir su
cumplimiento, pero autori,an a retener lo dado o pagado por ellas -.* 8)61 y de ahí que se
les considere como un intermedio entre la obligación y el deber moral
En cuanto a la naturale,a del vínculo que une al acreedor o deudor, ya hemos
mencionado las principales doctrinas que lo consideran como una relación entre personas, o
una relación objetiva entre patrimonios, y la posición intermedia que lo concibe como una
liga,ón entre patrimonios a través de las personas de sus titulares, y en el n'mero siguiente
veremos otras teorías, que tratan de explicar la relación obligacional
Nueremos, !inalmente, destacar dos caracteres del vínculo obligacional( su
excepcionalidad y temporalidad
#o primero, porque no es normal que dos personas estén ligadas por vínculos jurídicos,
dado que el radio económico de acción del individuo es por esencia limitado
De ahí que la obligación sea excepcional y que corresponda probarla al que la alega
-$rt )/@21, disposición plenamente justi!icada, pues quien a!irma que otra persona le está
obligada, invoca tina situación de excepción en el Derecho y debe acreditarla >or esta
ra,ón es que como se;alábamos, el consensualismo en el derecho de las obligaciones ha
tenido que ceder ante las necesidades de prueba, generali,ándose la escrituración de los
actos y contratos
7 en seguida, el vínculo es temporal, pues la obligación se contrae para cumplirse, esto
es, para extinguirse Fay en ello una di!erencia más con el derecho real que es por lo
general permanente y no transitorio+ la obligación dura lo que tarde en ser cumplida o en
extinguirse por otro de los modos que establece la ley -.* ))/@1
&i al acreedor corresponde probar la existencia de la obligación, al deudor le toca
acreditar su extinción, su liberación -mismo $rt )/@21
1> 1>
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
2%. 3tras doctrinas para explicar la o#li$ación. 2%. 3tras doctrinas para explicar la o#li$ación.
#a antes expuesta es la concepción más aceptada de la obligación y en la que, con
di!erencias de detalle, se !undan todos los "ódigos vigentes
$lgunos autores han extremado el análisis de ciertos aspectos de la obligación,
especialmente de los e!ectos que ella produce para el acreedor y deudor, de las cuales
mencionaremos las más di!undidas
#a más conocida es la doctrina alemana, aceptada por algunos autores italianos,
)0
de la
dualidad de la relación obligacional "omo veíamos antes, habitualmente se ha considerado
que la obligación coloca al deudor en la necesidad jurídica de cumplir y el acreedor tiene la
legítima expectativa, el derecho a la prestación+ y el caso de incumplimiento .ace para él
el poder amparado por la autoridad de obtenerlo !or,adamente o por equivalencia
>ara la doctrina que comentamos hay en la obligación dos elementos de distinta
naturale,a e independientes(
:no es la deuda o débito que impone al deudor el deber jurídico de cumplir Es el
primer momento de la obligación, y crea una relación personal entre acreedor y deudor
>ara el primero hay nada más que una expectativa legítima del cumplimiento
En el segundo momento o segundo elemento, existe la responsabilidad del deudor en
caso de incumplimiento, en que el acreedor tiene un derecho de coacción contra el
patrimonio del deudor un derecho de agresión sobre sus bienes, amparado por la autoridad,
y que el deudor debe tolerar Esta sería una relación meramente patrimonial
En alemán ambos elementos reciben el nombre de schuld -débito o deuda1 7 ha!tung
-coacción o responsabilidad1
#a independencia de ambos elementos se destaca por la existencia de ellos
separadamente en numerosas situaciones jurídicas, y así hay obligaciones con deuda, pero
sin responsabilidad, y a la inversa, casos de coacción sin deuda
De las primeras el ejemplo más característico y qui,ás 'nico es la obligación natural,
cuya nota !undamental es precisamente carecer de coacción
En el aspecto inverso, los ejemplos son más numerosos+ se cita el del !iador que por
estar respondiendo de una deuda ajena, sólo tiene responsabilidad pero no débito+ igual
cosa ocurre con quien da en prenda o hipoteca un bien propio para garanti,ar una deuda
ajena( el que constituyó uno de dichos derechos reales tiene responsabilidad, la que por otro
lado queda limitada a la cosa, pero no deuda Ainalmente, el tercer poseedor de la !inca
hipotecada tampoco tiene deuda y sí responsabilidad también limitada a la cosa, como si yo
compro una propiedad que se encuentra hipotecada #a propiedad sigue respondiendo de su
deuda, pero yo no estoy obligado y si abandono, o a mi ve, enajeno la propiedad,
igualmente elimino mi responsabilidad
Desde otro punto de vista, una persona puede tener su responsabilidad limitada no
obstante ser la deuda mayor, como ocurre en el ya citado bene!icio de inventario, en que el
heredero sólo responde por el valor de los bienes que recibe, pero esta situación no es en
absoluto di!erente a la que se presenta cuando el patrimonio del deudor es insu!iciente para
cubrir todas las deudas
1* 1*
50ase al respecto$ =ernando =ue,o Derecho Ci'il$ De las O.li3aciones$ Santia3o 17*8( 6ni'erso$ T( 1$ 50ase al respecto$ =ernando =ue,o Derecho Ci'il$ De las O.li3aciones$ Santia3o 17*8( 6ni'erso$ T( 1$
N() 7$ p&3( 31# Messineo$ o.( cit($ T$ I5$ p&3s 11 , 11# Mar:a Montene3ro$ o.( cit($ N() 3>$ p&3 11# Jachioni$ N() 7$ p&3( 31# Messineo$ o.( cit($ T$ I5$ p&3s 11 , 11# Mar:a Montene3ro$ o.( cit($ N() 3>$ p&3 11# Jachioni$
Derecho Ci'il Italiano$ Derecho de las Jadua$ 17>1( 5ol( 1$ p&3( >G( Derecho Ci'il Italiano$ Derecho de las Jadua$ 17>1( 5ol( 1$ p&3( >G(
"ash "ash Virtual Virtual 1* 1*
>or la índole de esta obra no seguiremos pro!undi,ando estas doctrinas
)/
y sus
rami!icaciones, sino 'nicamente diremos que no obstante su interesante aportación al
análisis de la estructura de la obligación, la distinción parece no tener otro interés que el
se;alado, en que se trata de situaciones evidentemente anómalas, de excepción Ello no
quita que lo normal en la obligación es que la responsabilidad y el débito vayan unidos, y
sean sólo aspectos de la misma relación( ella crea al deudor la necesidad de cumplir, y la
inmensa mayoría de las obligaciones contraídas se cumplen normalmente+ sólo en el
incumplimiento adquiere relevancia la responsabilidad que ha existido siempre, y será
también un !actor que empuje al deudor a cumplir, a !in de evitar justamente la coacción
12 12
As:$ por e%e"plo$ en el aspecto del d0.ito , responsa.ilidad$ ciertos autores sostienen +ue el deudor As:$ por e%e"plo$ en el aspecto del d0.ito , responsa.ilidad$ ciertos autores sostienen +ue el deudor
no estar:a o.li3ado a e/ectuar la prestaci!n$ sino +ue a un co"porta"iento ne3ati'oI tolerar la a3resi!n del no estar:a o.li3ado a e/ectuar la prestaci!n$ sino +ue a un co"porta"iento ne3ati'oI tolerar la a3resi!n del
acreedor a su patri"onioI en consecuencia$ la o.li3aci!n se traducir:a exclusi'a"ente en la e%ecuci!n acreedor a su patri"onioI en consecuencia$ la o.li3aci!n se traducir:a exclusi'a"ente en la e%ecuci!n
/orada del derecho del acreedor$ derecho o pretensi!n +ue no seria de orden "aterial sino procesal( Otras /orada del derecho del acreedor$ derecho o pretensi!n +ue no seria de orden "aterial sino procesal( Otras
doctrinas Suelen incurrir en el "is"o error de realar exa3erada"ente al3unos aspectos o situaciones +ue doctrinas Suelen incurrir en el "is"o error de realar exa3erada"ente al3unos aspectos o situaciones +ue
suelen producirse en las o.li3aciones$ para darles el car&cter esencial de la "is"a En de4niti'a$ todas ellas suelen producirse en las o.li3aciones$ para darles el car&cter esencial de la "is"a En de4niti'a$ todas ellas
han ser'ido para un an&lisis "&s preciso , exacto de tales circunstancias( han ser'ido para un an&lisis "&s preciso , exacto de tales circunstancias(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 12 12
Se%u&'a Parte Se%u&'a Parte
TEOR$A !ENERAL DE LAS FUENTES DE LAS OBLI!ACIONES TEOR$A !ENERAL DE LAS FUENTES DE LAS OBLI!ACIONES
3(. Enunciación. 3(. Enunciación.
El estudio de la teoría de las !uentes de las obligaciones en general, esto es, sin entrar al
examen particular de cada una de las !iguras especi!icas que pueden presentarse, lo
haremos dividido en los siguientes capítulos( el primero lo destinaremos a dar el concepto,
a enumerar y clasi!icar las distintas !uentes de las obligaciones, y en el siguientes,
anali,aremos la teoría de cada una de ellas( contrato, declaración unilateral de voluntad,
cuasicontratos y enriquecimiento sin causa, hechos ilícitos $ las obligaciones legales
stricto sensu nos re!eriremos brevemente en el primer capítulo
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1< 1<
Capítul I Capítul I
CONCEPTO# ENUMERACI"N Y CLASIFICACI"N CONCEPTO# ENUMERACI"N Y CLASIFICACI"N
3'. Concepto. 3'. Concepto.
Auente de la obligación es el hecho jurídico que le da nacimiento, que origina o genera
la obligación
)3
#os romanos designaban las !uentes de las obligaciones como causas de
ellas, y a'n muchos autores las llaman causa e!iciente de la obligación
#a expresión CcausaD no está usada aquí en el sentido que ya anali,amos -.* 631, al
hablar de los elementos de la obligación, sino en su signi!icación lógica, aristotélica( la
!uente es la causa de la obligación porque es la ra,ón jurídica, el antecedente de derecho del
cual emanan las obligaciones, estableciéndose así una relación de causa a e!ecto #a !uente
es la causa, la obligación su resultado
>ero por la signi!icación propia que hoy tiene la expresión CcausaD en el Derecho,
resulta pre!erible hablar de !uente de la obligación, como lo hacen actualmente todos los
autores
32. Clasi!icación. 32. Clasi!icación.
#a agrupación de las !uentes de las obligaciones en categorías es uno de los puntos que
más dividen a la doctrina, especialmente por la existencia de ciertas !iguras jurídicas de
di!ícil clasi!icación El estudio de esta materia lo dividiremos en los siguientes aspectos,
que nos permitirán igualmente enumerarlas
)* #a clasi!icación clásica de las !uentes+
6* #a clasi!icación de las !uentes en nuestro "ódigo, y
8* "riticas a la clasi!icación clásica y doctrinas modernas
33. ). Clasi!icación clásica de las !uentes de las o#li$aciones. 33. ). Clasi!icación clásica de las !uentes de las o#li$aciones.
#os glosadores medievales !ueron quienes establecieron la división clásica de las
!uentes de los créditos, enumerando el contrato, el cuasicontrato, el delito y cuasidelito,
clasi!icación a la cual posteriormente se agregó la ley
#os autores actuales consideran que ésta no !ue la clasi!icación romana y que se
basaría en una interpretación demasiado literal de los textos de Eustiniano, especialmente
del Digesto, que a su ve, recoge opiniones del jurista romano Hayo $l parecer, los
romanos distinguían de un lado los contratos y los delitos, y algunas otras !iguras Blas
Cvariae causarum !iguraeDB que eran !undamentalmente de creación pretoriana+ de ellas
arrancarían seg'n veremos, su origen los cuasicontratos y cuasidelitos de que hablaban los
glosadores
1< 1<
Messineo$ o.( cit($ 5ol( I5 p&3( 11$ las de4ne co"o ?el acto %ur:dico o situaci!n %ur:dica de la +ue trae Messineo$ o.( cit($ 5ol( I5 p&3( 11$ las de4ne co"o ?el acto %ur:dico o situaci!n %ur:dica de la +ue trae
su ori3en la relaci!n o.li3atoria;( su ori3en la relaci!n o.li3atoria;(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 17 17
#a teoría clásica era la vigente a la dictación del "ódigo !rancés, distinguiéndose, de
acuerdo a lo dicho, cinco !uentes de las obligaciones, en que quedaban incluidos y
agrupados todos los hechos jurídicos susceptibles de generarlas
)* El contrato, la más !ecunda de todas ellas, y que habitualmente se de!ine como la
convención generadora de obligaciones, esto es, un acuerdo de voluntades entre acreedor y
deudor que da nacimiento a la obligación -.* 461+
6* El cuasicontrato, una de las !iguras más discutidas hoy en día, y que se describe
normalmente como el hecho voluntario, lícito y no convencional que genera obligaciones
-.* )321+
8* El delito civil, esto es, el acto doloso o intencional que causa da;o -.* 6)/1+
4* El cuasidelito civil, que es el acto culpable que causa da;o -.* 6)31
"omo puede apreciarse, la di!erencia entre delito y cuasidelito civiles estriba en que en
el primero hay dolo de parte del autor, o sea, intención de causar da;o, y en el segundo, una
culpa, negligencia o imprudencia que produce el mismo e!ecto( un da;o a la victima, #a
obligación que generan ambos es la misma, de indemni,ar los perjuicios causados, y como
no tienen otra di!erencia que la distinta actitud del autor, se les re!unde actualmente en una
sola !uente de obligación( la responsabilidad civil extracontractual, o actos o hechos ilícitos,
como se hace también en este libro, y
0* #a ley que suele ser !uente mediata, directa, de las obligaciones, sin que de parte
del acreedor o del obligado se haya e!ectuado acto alguno que provoque el nacimiento de la
obligación -.* 8@1+ así ocurre en la obligación alimenticia,
34. )). El Códi$o chileno aco$e la doctrina clásica. 34. )). El Códi$o chileno aco$e la doctrina clásica.
&iguiendo la tendencia predominante en su época y a su modelo más habitual, el
"ódigo de .apoleón, el nuestro recogió la enumeración se;alada en el n'mero anterior $sí
lo dijo en dos preceptos( el $rt )483, primero del #ibro =V de las obligaciones, y el $rt
6624, al comen,ar a hablar de los cuasicontratos
#a primera disposición es del siguiente tenor( C#as obligaciones nacen, ya del concurso
real de las voluntades de dos o más personas, como en los contratos o convenciones+
)2
ya de
un hecho voluntario de la persona que se obliga, como en la aceptación de una herencia o
legado y en todos los cuasicontratos+ ya a consecuencia de un hecho que ha in!erido injuria
o da;o a otra persona, corno en los delitos y cuasidelitos+ ya por disposición de la ley, como
entre los padres y los hijos de !amiliaD
>or su parte, el $rt 6624 dispone( C#as obligaciones que se contraen sin convención,
nacen o de la ley, o del hecho voluntario de una de las partes #as que nacen de la ley se
expresan en ella
C&i el hecho de que nacen es lícito, constituye un cuasicontrato,
C&i el hecho es ilícito, y cometido con intención de da;ar, constituye un delito
C&i el hecho es culpable >ero cometido sin intención de da;ar, constituye un
cuasidelito
#a enumeración que e!ect'a el "ódigo es evidentemente taxativa, y por ello se ha
!allado que en nuestra legislación no existen otras !uentes de las obligaciones que las
18 18
So.re la sinoni"ia +ue esta.lecen este precepto , el si3uiente entre contrato , con'enci!n$ '0ase N() So.re la sinoni"ia +ue esta.lecen este precepto , el si3uiente entre contrato , con'enci!n$ '0ase N()
>1$ >1$
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 3G 3G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
enunciadas,
)@
de manera que cualquiera !igura jurídica que las genere hay que encuadrarla
!or,osamente en alguna de dichas categorías
35. ))). Críticas a la clasi!icación clásica de las !uentes de las o#li$aciones. 35. ))). Críticas a la clasi!icación clásica de las !uentes de las o#li$aciones.
Enunciación, #a enumeración antes comentada ha sido criticada y anali,ada desde
diversos ángulos, enunciándose otras que tampoco se consideran totalmente satis!actorias
$ modo de enunciación podemos agrupar estas doctrinas en tres categorías(
)* #as que sinteti,an la enumeración+
6* #as que consideran que ella no es completa, y
8* #as que clasi!ican las !uentes seg'n si en su generación ha habido por parte del
deudor voluntad de obligarse o no
36. +. &íntesis de la clasi!icación4 contrato y ley. ,ey solamente. 36. +. &íntesis de la clasi!icación4 contrato y ley. ,ey solamente.
>ara algunos tratadistas debe distinguirse 'nicamente entre el contrato, por un lado, y
la ley por el otro En el primero, existe la voluntad de obligarse+ en todos los demás casos,
es la ley la que establece que el deudor ha quedado obligado
Esto 'ltimo es lo que ocurre en los delitos y cuasidelitos( es la ley quien se;ala cuándo
una persona está obligada a indemni,ar los perjuicios ocasionados a otra En los
cuasicontratos, de los cuales los más característicos son el pago de lo no debido -.* /3@1,
y la agencia o!iciosa
6<
es igualmente el legislador el que establece que quien ha recibido el
pago de una obligación que no se te debe, resulta obligado a restituir y en cuáles
circunstancias y condiciones, o cuándo el gerente o agente o!icioso, y el due;o del negocio,
resultan obligados
De acuerdo a esto, las obligaciones nacerían+ pues, o de un acuerdo de voluntades entre
acreedor y deudor, o por la sola disposición de la ley
$lgo de esto da a entender nuestro propio "ódigo cuando de!ine el derecho personal en
la !orma vista en el .* /, como el que se tiene contra una persona que Cpor un hecho suyo
o la sola disposición de la ley ha contraído la obligación correlativaD "laro está que el
precepto al hablar del hecho, agrupa por un lado los actos voluntarios, con o sin intención
de obligarse, y del otro, la ley, como lo con!irma el inciso )* del $rt 6624, que en la
!orma antes transcrita distingue la convención, la ley y el hecho voluntario
Fay quienes han ido a'n más allá y han dicho que la !uente 'nica de toda obligación es
la ley, ya que cuando los interesados por medio del contrato dan nacimiento a una
obligación, es porque el legislador expresamente los ha !acultado para hacerlo+ las partes no
podrían obligarse si la ley prohibiera un determinado contrato que quieren celebrar
.os haremos cargo más adelante de este argumento que pretende re!undir en la ley la
mayor parte o todas las !uentes de las obligaciones
3. .. 3tras !uentes de las o#li$aciones4 el enri5uecimiento sin cansa y la declaración 3. .. 3tras !uentes de las o#li$aciones4 el enri5uecimiento sin cansa y la declaración
unilateral de *oluntad. unilateral de *oluntad.
Itros autores han destacado los vacíos de la enumeración clásica de las !uentes que
omite algunas que también dan nacimiento a obligaciones &e mencionan especialmente las
se;aladas en el epígra!e( el enriquecimiento sin causa -.* )2@1, y la declaración unilateral
de voluntad -.* )3<1
17 17
Ju.licados en la G$T$ de 171*$ 11 se"estre$ sentencia N() **1$ p&3( 1(>1>$ , CD9$ T( 1<$ sec( la$$ p&3( Ju.licados en la G$T$ de 171*$ 11 se"estre$ sentencia N() **1$ p&3( 1(>1>$ , CD9$ T( 1<$ sec( la$$ p&3(
1>8 , T( 1>$ sec( 1a$ p&3( <( 1>8 , T( 1>$ sec( 1a$ p&3( <(
1G 1G
11 No se trata en esta o.ra( 11 No se trata en esta o.ra(
"ash "ash Virtual Virtual 31 31
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
#a teoría del enriquecimiento sin causa recha,a el acrecentamiento injusto de un
patrimonio a costa de otro, y se considera que lo hay cuando carece de causa jurídica #a
ley acepta que una persona se enrique,ca aun en perjuicio de otra, pues todo contrato
oneroso se busca una ganancia, pero a condición de que el enriquecimiento tenga alg'n
antecedente jurídico que lo justi!ique &i no lo tiene, nace la obligación del enriquecido de
restituir todo aquello que se ha obtenido sin causa "uando estudiemos esta institución
se;alaremos sus relaciones con el cuasicontrato -.* )@)1 y su aplicación en nuestra
legislación -.* )@61
#a teoría de que el acto unilateral emanado del deudor es su!iciente para obligar a éste,
!ue !ormulada a !ines del siglo pasado por el jurista austriaco &iegel En tomo a sus ideas se
ha edi!icado la doctrina de la declaración unilateral de voluntad como !uente de
obligaciones, que algunas legislaciones aceptan restringidamente
3". C. 6uentes *oluntarias y no *oluntarias de la o#li$ación. 3". C. 6uentes *oluntarias y no *oluntarias de la o#li$ación.
&inteti,ando lo anteriormente dicho, una corriente de doctrina a la cual adherimos,
reconoce tres categorías en las !uentes de las obligaciones Esta clasi!icación atiende a la
intención del deudor de obligarse, y desde este punto de vista se;ala que hay !uentes
voluntarias, no voluntarias y aquellas en que para nada participa el deudor, pues nacen de la
sola ley
6)
)* #as !uentes voluntarias son aquellas en que el deudor consiente en obligarse+ la
deuda nace de un acto voluntario suyo e!ectuado con la intención de obligarse, ya sea por
un acuerdo con el acreedor, que constituye el contrato, ya sea por su sola voluntad si se
acepta la declaración unilateral como !uente de obligaciones+
6* 5ratándose de las !uentes no voluntarias, el deudor no tiene la intención de
obligarse, pero resulta obligado al margen de su voluntad, por alguno de los siguientes
motivos(
$ >or haber cometido un hecho ilícito, sea intencional -delito1 o no intencional pero
culpable -cuasidelito1, y que impone al autor la obligación de indemni,ar el perjuicio, y
9 >or haber reali,ado un acto lícito sin intención de obligarse, corno ocurre en todas
las situaciones agrupadas en los cuasicontratos, y en el enriquecimiento sin causa, y
8* Ainalmente, la obligación puede nacer sin la voluntad del deudor, y sin que éste
haya reali,ado acto alguno, lícito o Jlícito, para obligarse Es la ley la que ha creado
directamente la obligación
Esta clasi!icación ha sido criticada también por la preponderancia que da a la voluntad
de las partes que, se se;ala, ha perdido incluso su importancia en muchos contratos, como
los dirigidos -.* 321, de adhesión -.* 331, etc .o existiría, en consecuencia, ra,ón para
distinguir tan tajantemente las obligaciones contractuales y extracontractuales que es lo que
en el !ondo hace esta clasi!icación >ero la verdad es que seg'n insistiremos al hablar de
11 11
Los C!di3os del si3lo pasado con pe+ue-as sal'edades enu"eran las "is"as /uentes de o.li3aciones Los C!di3os del si3lo pasado con pe+ue-as sal'edades enu"eran las "is"as /uentes de o.li3aciones
+ue el nuestro +ue el nuestro
El C!di3o ale"&n , los inspirados en 0l 3eneral"ente enu"eran dosI el contrato , la le, @Art 3G*A$ o sea$ El C!di3o ale"&n , los inspirados en 0l 3eneral"ente enu"eran dosI el contrato , la le, @Art 3G*A$ o sea$
reco3en la tesis +ue reduce a la le, todas las o.li3aciones +ue no nacen del acuerdo de las partes( El reco3en la tesis +ue reduce a la le, todas las o.li3aciones +ue no nacen del acuerdo de las partes( El
C!di3o suio enuncia los contratos$ actos Nl:citos , enri+ueci"iento Sin causa C!di3o suio enuncia los contratos$ actos Nl:citos , enri+ueci"iento Sin causa
El Jro,ecto =ranco Italiano de las O.li3aciones , Contratos opto por e/ectuar una enu"eraci!n de las El Jro,ecto =ranco Italiano de las O.li3aciones , Contratos opto por e/ectuar una enu"eraci!n de las
/uentes( /uentes(
=inal"ente$ en este .re'e recorrido por las le3islaciones conte"por&neas el C!di3o italiano un su Art( 1 =inal"ente$ en este .re'e recorrido por las le3islaciones conte"por&neas el C!di3o italiano un su Art( 1
1<3 declara +ue las o.li3aciones deri'an del contrato$ del hecho il:cito ?, de cual+uier otro acto o hecho 1<3 declara +ue las o.li3aciones deri'an del contrato$ del hecho il:cito ?, de cual+uier otro acto o hecho
id!neo para producirla en con/or"idad con el ordena"iento %ur:dicoK Opt! pues$ por se-alar las dos id!neo para producirla en con/or"idad con el ordena"iento %ur:dicoK Opt! pues$ por se-alar las dos
principales /uentes$ e incluir todas las de"&s en una /!r"ula a"plia , 'a3a( principales /uentes$ e incluir todas las de"&s en una /!r"ula a"plia , 'a3a(
31 31
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
esas clases de contratos, siempre en ellos la voluntad juega un papel, ya que la persona
puede escabullir la obligación negándose a contratar, mientras que, por ejemplo, no hay
!orma de librarse de una obligación de indemni,ar el hecho ilícito
3%. ,a ley como !uente de o#li$aciones. 3%. ,a ley como !uente de o#li$aciones.
7a hemos se;alado que en un sentido amplio toda obligación encuentra su ra,ón de ser
en el ordenamiento jurídico, y en tal sentido tienen su parte de verdad las doctrinas que
pretenden que la ley es la !uente 'nica de las obligaciones
>ero la verdad es también que la obligación nace muy distintamente de la ley en las
obligaciones legales Cstricto sensuD, en que no hay hecho alguno del deudor para dar
nacimiento a la obligación, sino la sola voluntad del legislador, que en las demás !uentes de
obligaciones 7 así en el contrato, la obligación nace porque el deudor lo quiere, y si en las
extracontractuales !alta esta intención, hay un hecho del deudor que !undamenta la
obligación
#as obligaciones legales propiamente tales son, pues, aquellas en que la ley es la !uente
directa e inmediata de las obligaciones, y no existe :n hecho del deudor en que la
obligación tenga su !undamento
Este tipo de obligaciones no son !recuentes en la parte que estudiamos, y en el Derecho
"ivil se dan mayormente en el Derecho de Aamilia &u ejemplo más cabal es la obligación
alimenticia, en que la ley determina cuándo nace ella, las personas del deudor y acreedor, y
la !orma de satis!acerla
El $rt )483 citó como otro caso el de las obligaciones entre padres e hijos de !amilia,
pero entre ellas la verdad es que la mayor parte no caben en el concepto que de obligación
hemos dado y sobre el cual discurre el #ibro =V del "ódigo en comento Gás bien se trata
de deberes jurídicos que de obligaciones en sentido estricto -.* )@1
5ambién se suelen citar como obligación legal los impuestos y contribuciones que
establece el Estado, pero justamente por el elemento de Derecho >'blico y de autoridad
también escapan de la noción de obligación que habitualmente se da
En todo caso, el legislador establece una obligación por motivos muy poderosos de
convivencia social, y por ello estas obligaciones se reglamentan en una !orma netamente
imperativa, de orden p'blico, en que se niega a las partes intervención en su nacimiento,
extinción, etc 5ienen un cierto carácter personalísimo e incomerciable, como lo prueban
respecto de los alimentos los $rts 884 y 880, que prohíben la transmisión, cesión, renuncia,
compensación, etc, de la obligación alimenticia
#as particularidades de las obligaciones estrictamente legales se se;alan al estudiar
cada una de ellas en especial
4(. 7odos de ad5uirir los cr8ditos y o#li$aciones. 4(. 7odos de ad5uirir los cr8ditos y o#li$aciones.
#os créditos y su aspecto pasivo, las obligaciones, pueden adquirirse originariamente o
en !orma derivativa, usando los términos propios de los derechos reales, aunque la situación
es un tanto di!erente
En e!ecto, podemos decir que el crédito se adquiere originariamente en cuanto nace por
primera ve, en !avor de su titular, sin tener existencia anterior
Ello ocurre en todos los casos de !uentes de obligaciones antes enumerados
#os modos derivativos suponen que la obligación ya existe, aunque con otro titular
activo o pasivo 5ratándose del acreedor, este puede variar en el derecho personal por
"ash "ash Virtual Virtual 33 33
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
sucesión por causa de muerte -.* )<4)1, por tradición o cesión de créditos -.? )<431, y
por subrogación personal -.* /061 $unque en la práctica se haya usado con tal objeto, no
ocurre lo mismo en la novación por cambio de acreedor, porque ella supone la extinción de
la obligación anterior -.* ))8)1
El titular pasivo puede reempla,arse 'nicamente por causa de muerte -.* )<4)1, en
las legislaciones que no toleran la cesión de deuda -.* ))4@1 #o dicho anteriormente
respecto de la novación por cambio de acreedor, vale en cuanto ella se e!ect'e por
reempla,o del deudor -.* ))801
En los capítulos que siguen se estudian 'nicamente las !uentes de las obligaciones+ en
la >arte V hemos agrupado todas las instituciones antes mencionadas y que importan una
variación subjetiva en la obligación
3> 3>
Capítul II Capítul II
EL CONTRATO EL CONTRATO
4'. Pauta. 4'. Pauta.
El contrato es, sin duda, la más importante de todas las !uentes de obligaciones, tanto,
que el propio epígra!e del #ibro =V del "ódigo es CDe las obligaciones en general y de los
contratosD, y que toda la teoría de los derechos personales la haya tratado don $ndrés 9ello
a propósito de ellos
>ara el estudio de esta materia destinaremos una sección a la de!inición y elementos,
otra a la clasi!icación, la tercera a la interpretación, las siguientes a los e!ectos y la 'ltima a
la disolución del contrato
Se((i)& Primera Se((i)& Primera
CONCEPTOS Y ELEMENTOS DEL CONTRATO CONCEPTOS Y ELEMENTOS DEL CONTRATO
42. De!inición. 42. De!inición.
De acuerdo al $rt )482 C"ontrato o convención es un acto por el cual una parte se
obliga para con otra a dar, hacer o no hacer alguna cosa "ada parte puede ser una o muchas
personasD
&e ha criticado esta de!inición legal desde dos ángulos+ primero, porque incurre en el
mismo error del precepto anterior al enumerar las !uentes de las obligaciones de con!undir
el contrato con la convención #os hace términos sinónimos
Entre nosotros, siguiendo a los autores !ranceses, se considera que la convención es el
acto jurídico bilateral, o sea, todo acto jurídico en que existe acuerdo de voluntades
destinado a producir e!ectos jurídicos Estos e!ectos pueden consistir en crear, modi!icar o
extinguir obligaciones "uando la convención tiene por objeto crear obligaciones, pasa a
llamarse contrato( aquélla es el género, el contrato, la especie, 5odo contrato es convención,
ya que supone el acuerdo de voluntades para producir e!ectos jurídicos+ pero, a la inversa,
no toda convención es contrato, ya que si el acuerdo de voluntades no tiene por objeto crear
una obligación, sino modi!icarla o extinguirla, es una convención, pero no un contrato 7
así, por ejemplo, el pago, la remisión, la tradición son convenciones, pero no contratos,
pues no generan obligaciones
66
Valga, sin embargo, en de!ensa G autor de nuestro "ódigo, que la opinión anterior no
es universalmente compartida, y para muchos tratadistas, contrato y convención son
también términos sinónimos
11 11
CD9$ T( 31$ sec( 1) p&3( >3( CD9$ T( 31$ sec( 1) p&3( >3(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 3* 3*
#a segunda crítica es más seria( siguiendo al "ódigo !rancés que a su ve, se inspiró en
>othier, el precepto, al de!inir el contrato, más bien da un concepto de obligación,
aludiendo a su máxima clasi!icación en de dar, hacer o no hacer
>or ello es que com'nmente se de!ine el contrato como la convención generadora de
derechos y obligaciones, o prescindiendo en la !orma ya clásica del aspecto activo de los
créditos, como la convención que da nacimiento a obligaciones
68
43. Elementos del contrato. Clasi!icación. 43. Elementos del contrato. Clasi!icación.
En lo que se re!iere a los elementos o requisitos constitutivos del contrato, hay que
distinguir aquellos que son comunes a todos los contratos en cuanto ellos son actos
jurídicos y los elementos propios de cada uno en particular
$lgunos autores modernos pretenden establecer otros requisitos, que eliminarían de la
categoría de contratos algunos de los que tradicionalmente se cali!ican de tales
Veremos en los n'meros siguientes en !orma sucesiva estas tres materias, advirtiendo,
eso sí, que nos detendremos de manera somera en los requisitos generales del contrato,
porque su estudio no corresponde aquí, sino en la teoría general del acto jurídico
44. ). -e5uisitos de todo contrato. 44. ). -e5uisitos de todo contrato.
De acuerdo a la de!inición antes dada, dos son los requisitos para que se !orme un
contrato(
)* El acuerdo de voluntades de dos o más personas, y
6* Nue este acuerdo tenga la intención de crear obligaciones
$hora bien, este acuerdo de voluntades está a su ve, sometido a los requisitos legales
que enuncia el $rt )440 inc )* C>ara que una persona se obligue a otra por un acto de
declaración de voluntad, es necesario( )* que sea legalmente capa,+ 6* que consienta en
dicho acto o declaración y su consentimiento no adole,ca de vicio+ 8* que recaiga sobre un
objeto lícito+ 4* que tenga una causa lícitaD
#a doctrina más com'nmente aceptada entre nosotros clasi!ica estos elementos
deJ acto jurídico en requisitos de existencia y valide,, mientras otros autores recha,an como
arbitraria semejante distinción en legislaciones que no establecen la inexistencia como
sanción
64
De acuerdo a esto, los requisitos de existencia son( a1 el consentimiento+ b1 el objeto+ e1
la causa, y d1 las solemnidades+ y los de valide,( a1 la ausencia de vicios en el
consentimiento+ b1 la capacidad+ c1 el objeto lícito, y d1 la causa lícita Enunciados en
general son( a1 el consentimiento exento de vicios+ b1 la capacidad+ e1 el objeto, d1 la causa,
y e1 las solemnidades
Guy someramente nos re!eriremos a ellos en los n'meros siguientes(
45. +. Consentimiento exento de *icios. 45. +. Consentimiento exento de *icios.
#a voluntad en los actos jurídicos bilaterales toma el nombre de consentimiento
13 13
Jara +uienes contrato , con'enci!n es lo "is"o$ ?el contrato es el acuerdo de dos o "&s partes para Jara +uienes contrato , con'enci!n es lo "is"o$ ?el contrato es el acuerdo de dos o "&s partes para
constituir$ re3ular o extin3uir entre s: una relaci!n %ur:dica patri"onialK @Art( 1(311 del C( italianoA$ , puede constituir$ re3ular o extin3uir entre s: una relaci!n %ur:dica patri"onialK @Art( 1(311 del C( italianoA$ , puede
ser de tres clasesI constituti'o$ "odi4catorio , extinti'o$ clasi4caci!n +ue entre nosotros corresponde a la ser de tres clasesI constituti'o$ "odi4catorio , extinti'o$ clasi4caci!n +ue entre nosotros corresponde a la
con'enci!n( En cuanto a la patri"onialidad +ue le se-ala al contrato$ '0anse NR 12 , *1( con'enci!n( En cuanto a la patri"onialidad +ue le se-ala al contrato$ '0anse NR 12 , *1(
1> 1>
So.re esta "ateria '0ase 5odano'ic$ o.( cit($ 5ol$ 1$ p&3s( 32< , si3tes(# Claro Solar$ o.( cit( 5ol( 11$ So.re esta "ateria '0ase 5odano'ic$ o.( cit($ 5ol$ 1$ p&3s( 32< , si3tes(# Claro Solar$ o.( cit( 5ol( 11$
p&3s( < , si3uientes( p&3s( < , si3uientes(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 32 32
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
&u !ormación no !ue reglamentada por el "ódigo "ivil, omisión salvada por el de
"omercio en sus $rts @3 a )<2, preceptos que la doctrina y jurisprudencia
60
reconocen
como aplicables a los contratos civiles
"onsta de dos etapas( la o!erta que hace una persona a otra para celebrar un contrato, y
la aceptación de la otra parte
El legislador reglamenta el derecho del o!erente a retirar la o!erta y la extinción de ella+
ésta se produce por la retractación del o!erente antes de la aceptación, quedando obligado a
indemni,ar los da;os su!ridos por la persona a quien !ue dirigida la o!erta -$rt )<<, "
"o1, y por la caducidad en caso de muerte o incapacidad legal del proponente -$rt )<), "
"o1
&i el o!erente se hubiere comprometido a esperar contestación o a no disponer del
objeto del contrato o!recido sino después de desechada la o!erta o transcurrido un término,
no puede retractarse de la o!erta, y si se produce la aceptación, el consentimiento se !orma
de todas maneras -$rt @@, " "o1 Es ésta una disposición de mucho interés, porque se
sostiene que es un caso en que el deudor se obliga por su propia y sola voluntad, o sea, por
declaración unilateral -.? )341
%especto de la aceptación, el "ódigo distingue seg'n si la o!erta ha sido verbal o
escrita+ en el primer caso, debe darse en el acto de ser conocida por la persona a quien va
dirigida -$rt @3,""o1+la o!erta por escrito debe ser aceptada o recha,ada dentro de 64
horas si la persona que la recibe estuviere en el mismo lugar que el proponente, o a vuelta
de correo, si estuviere en otro diverso -$rt @2, " "o1
En cuanto al lugar y momento en que se entiende !ormado el consentimiento, el
"ódigo distingue entre presentes y entre ausentes+ en el primer caso, se !orma en el
momento y lugar en que se da la aceptación -$rt @3, " "o1, y entre ausentes, nuestro
legislador optó por la teoría de la aceptación, o sea, el consentimiento se !orma cuando y en
el lugar en que el aceptante da su con!ormidad, aunque no sea conocida por el o!erente
-$rts )<) y )<4, " "o1 >or excepción, para la donación el $rt )4)6 del "ódigo "ivil
acoge la doctrina del conocimiento( Cmientras la donación entre vivos no ha sido aceptada,
y noti!icada la aceptación al donante, podrá éste revocarla a su arbitrioD
>ara la valide, del contrato, el consentimiento debe estar exento de vicios #os vicios
que pueden a!ectarlo son( el error, la !uer,a, el dolo y la lesión en los casos expresos en que
el legislador la establece, y que son( compraventa, y por ende, permuta, cláusula penal,
aceptación de una herencia o legado, partición, mutuo y anticresis
El error vicia el consentimiento en los casos de los $rts )408 a )400( si recae sobre la
especie del contrato de que se trata, o sobre la identidad especi!ica de la cosa, o en la
sustancia o cualidad esencial de ella, o en una accidental, si ésta ha sido determinante para
la celebración del contrato para alguna de las partes, y ello es sabido por la otra, o
!inalmente, si recae en la persona, cuando la consideración de ésta ha sido la causa
principal del contrato -contratos intuito personae1
#a !uer,a es vicio del consentimiento si es ilegitima, grave y determinante en la
celebración del contrato -$rts )40/ y )4031, y el dolo, si es obra de una de las partes y
determinante -$rt)4021
1* 1*
Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T$ 3>$ sec( 1) p&3( 18( Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T$ 3>$ sec( 1) p&3( 18(
"ash "ash Virtual Virtual 3< 3<
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
46... Capacidad1 causa1 o#2eto y solemnidades. -e!erencias. 46... Capacidad1 causa1 o#2eto y solemnidades. -e!erencias.
#a capacidad puede ser de goce y de ejercicio+ de las primeras existen en los contratos
en particular algunos casos de incapacidades de goce especiales, ya que actualmente no las
hay generales
#as incapacidades de ejercicio pueden ser absolutas, en los casos del demente, imp'ber
y sordomudo, que no puede darse a entender por escrito, y relativas, tratándose del menor
adulto y del disipador interdicto
6/
%especto del objeto del contrato y su causa, nos remitimos a lo dicho al hablar de los
mismos en la obligación -.O 60 y 631
Ainalmente, en cuanto a las !ormalidades, diremos algunas palabras sobre ellas al tratar
los contratos solemnes -.o /21
4. C. ,a intención de o#li$arse. 4. C. ,a intención de o#li$arse.
El segundo requisito para que haya contrato es que el acuerdo de voluntades, además
de cumplir las exigencias ya se;aladas, se produ,ca con la intención de dar nacimiento a
una obligación, lo que se expresa también de otro modo diciendo que el consentimiento
debe ser serio I sea, con animo de producir e!ectos jurídicos
>or tal ra,ón, no hay obligación ni contrato en los que se contraen en broma, o en la
o!erta de premio que hace el padre a su hijo si sale bien en alg'n examen, y en el llamado
transporte benévolo, esto es, cuando el conductor de un vehículo acepta llevar a una
persona gratuitamente, !igura esta 'ltima muy elaborada en Arancia, corno lo veremos al
tratar de la responsabilidad extracontractual -G @8<, )*1, y a la que también se re!iere
nuestra jurisprudencia
4". )) ,os elementos propios de cada contrato. Clasi!icación. 4". )) ,os elementos propios de cada contrato. Clasi!icación.
El $rt )444 hace una clasi!icación, inspirada en >othier, de los elementos que
constituyen cada tipo de contrato, diciendo que Cse distinguen en cada contrato las cosas
que son de su esencia, las que son de su naturale,a, y las puramente accidentalesD
#os elementos que constituyen requisitos del contrato son los esenciales, pues sin ellos
el contrato no produce e!ecto alguno o degenera en otro di!erente El mismo precepto
se;ala un ejemplo( la cosa y el precio en la compraventa, y así, si no hay precio, habrá
donación, si concurren los elementos esenciales propios de este 'ltimo contrato
#as cosas de la naturale,a y accidentales, o sea que no son esenciales en el contrato,
pueden !altar en él sin que por ello se vea a!ectado éste en su valide, y e!icacia
#as cosas de la naturale,a, seg'n la disposición, son las que no siendo esenciales en el
contrato se entienden pertenecerle sin necesidad de una cláusula especial, corno por
ejemplo la obligación que tiene el vendedor de sanear la evicción en la compraventa #as
partes pueden modi!icar esta obligación, pero si nada dicen, rigen las normas supletorias
dadas por el legislador para establecerlas
Ainalmente, son elementos accidentales en un contrato los que ni esencial ni
naturalmente le pertenecen, y que se agregan por medio de cláusulas especiales Esto es,
requieren una mani!estación expresa de voluntad, como por ejemplo ocurre por regla
general en las modalidades -.o 4061( condición, pla,o, etc
12 12
Antes el art( 1>>< inclu:a entre los incapaces relati'os a la "u%er casada .a%o el r03i"en de sociedad Antes el art( 1>>< inclu:a entre los incapaces relati'os a la "u%er casada .a%o el r03i"en de sociedad
con,u3al$ lo +ue /ue dero3ado por la Le, 18(8G1$ de 7 de %unio de 1787( con,u3al$ lo +ue /ue dero3ado por la Le, 18(8G1$ de 7 de %unio de 1787(
38 38
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
&i !alta un elemento de la naturale,a del contrato, rige ante el silencio de las partes la
norma legal supletoria Debe tenerse presente, además, que de acuerdo al inc 6* del $rt
)0/8( Clas cláusulas de uso com'n se presumen aunque no se expresenD #a ausencia de
cláusulas accidentales signi!icará que el contrato producirá sus e!ectos normales, sin
variación de ninguna especie
4%. ))). 3tros elementos del contrato * exclusión de al$unas !i$uras de la cate$oría de 4%. ))). 3tros elementos del contrato * exclusión de al$unas !i$uras de la cate$oría de
tales. tales.
Auera de los requisitos anteriormente expuestos y que corresponden a los se;alados por
la doctrina clásica, algunos autores, cuyas opiniones recogen "ódigos modernos, como el
italiano, han establecido otras condiciones para que un acuerdo de voluntades constituya
contrato En su mayoría estas doctrinas provienen del Derecho >'blico Estos requisitos
implicarían la exclusión de la teoría del contrato de una serie de los que habitualmente se
han considerado tales .os re!eriremos a ellos en el siguiente orden(
)* Existencia de intereses contrapuestos(
6* El contrato sólo rige situaciones transitorias de orden patrimonial+
8* >ara que exista contrato, las partes deben estar en situación de igualdad, lo que nos
llevará a decir algunas palabras respecto de los(
4* "ontratos de Derecho >'blico, y
0* "ontratos leyes
5(. +. Existencia de intereses contrapuestos. 5(. +. Existencia de intereses contrapuestos.
>ara algunas opiniones no hay contrato sino cuando existen intereses contrapuestos
entre las partes
El principal de los contratos excluidos por este requisito es el de sociedad, ya que las
partes tienen un mismo objetivo( la obtención de utilidades =gualmente resulta a!ectada la
sociedad por el requisito se;alado en el n'mero que sigue, pues, lejos de establecerse una
situación transitoria, se da nacimiento a una persona jurídica, llamada a una existencia más
o menos prolongada y reglamentada por las mismas partes o la ley
5odo ello es indudable( el !uncionamiento de la sociedad escapa, en general, a la teoría
del contrato, pero su nacimiento es evidentemente un acto contractual, en que hay intereses
contrapuestos y nacen claramente obligaciones para las partes, como la de enterar los
aportes
5'. .. El contrato solo ri$e situaciones transitorias de orden patrimonial. 5'. .. El contrato solo ri$e situaciones transitorias de orden patrimonial.
.osotros hemos se;alado precisamente que son características de la obligación su
transitoriedad -.* 621, y su carácter, por regla general patrimonial -.? 6/1
De allí que se excluya del campo del contrato a aquellos que dan origen a una situación
permanente como ocurre con la ya citada sociedad, el matrimonio, la adopción, el contrato
de trabajo, etc Esta tesis está muy unida a la teoría de la institución, pero aun aceptándola
no puede negarse que es el contrato el que coloca a las partes dentro de la institución, pues
hay un acuerdo de voluntades que origina obligaciones
Gucho de cierto tiene, en cambio, la tesis de que los actos de !amilia que no tienen un
objeto directamente patrimonial no son contratos, como ocurre con los citados del
matrimonio y la adopción+ es indiscutible en todo caso que sí lo son las convenciones que
puedan recaer sobre las consecuencias pecuniarias de los actos de !amilia, como ocurre con
"ash "ash Virtual Virtual 37 37
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
las convenciones matrimoniales en cuanto creen obligaciones .uestro "ódigo concibe el
matrimonio corno contrato -$rt )<61+ la ley de adopción .* 3/)8, de 6) de octubre de
)@48, más moderna, la de!ine como Cacto jurídicoD y no como contrato
52. C. ,a i$ualdad de las partes. 52. C. ,a i$ualdad de las partes.
&i el contrato es un acuerdo de voluntades, no puede haberlo cuando una de las partes
se impone a la otra, o sea, cuando el convenio no deriva de la libre discusión de los
contratantes, sino de la imposición unilateral de una de ellas o de la autoridad, de manera
que a la otra no le quedan sino dos alternativas( someterse a las condiciones que se le
imponen o abstenerse Esta doctrina niega el carácter de contratos a los llamados de
adhesión y dirigidos que estudiaremos al hablar de la clasi!icación de los contratos y del
principio de la autonomía de la voluntad -.* 33, 32 y )<)1
Esto está íntimamente relacionado con los contratos de derecho p'blico que pasamos a
ver en el n'mero que sigue, muy brevemente
53. D. ,os contratos de derecho p9#lico. 53. D. ,os contratos de derecho p9#lico.
#a tesis examinada en el n'mero anterior en cuanto a la igualdad entre las partes, lleva
a numerosos autores a negar la categoría de contratos a los que celebra el Estado con los
particulares
#a doctrina clásica en materia de relaciones del Estado con los particulares, hoy
abandonada en el extranjero, pero que entre nosotros sigue a'n utili,ándose,
63
hace una
distinción !undamental entre actos de autoridad o poder, y de gestión que tiene importancia
no sólo en esta parte, sino que volveremos a encontrar a propósito de la responsabilidad
extracontractual del Estado -.? 6/)1
En los actos de autoridad, el Estado act'a premunido de una personalidad de Derecho
>'blico, e investido del poder que le otorga la soberanía+ en virtud de su poder el Estado se
impone a los particulares, mediante leyes, decretos, resoluciones, etc >or tal ra,ón, la
expropiación es un acto de autoridad y no un contrato
62
Esta teoría supone que, además de la personalidad de Derecho >'blico, el Estado tiene
otra de Derecho >rivado para e!ectuar actos comunes en las mismas condiciones que
cualquier particular+ a estos actos se les llama de gestión para di!erenciarlos de los de
autoridad 7 así Bse diceB, si el Estado vende un bien suyo, compra cosas, arrienda una
propiedad para destinarla a Escuela, estaría contratando como cualquier particular 7 estaría
sometido al Derecho "om'n
#a doctrina de la doble personalidad del Estado no es aceptada actualmente por los
tratadistas del ramo, quienes sostienen que ella es una sola, siempre de Derecho >'blico,
sin perjuicio de que, por así decirlo, la rebaje para colocarse en igualdad con los
particulares a !in de contratar con ellos $quí cabrían los contratos privados del Estado,
como los ejemplos citados anteriormente, y que no deben con!undirse con los
administrativos, como ser, por ejemplo, el que encarga a un particular la construcción de
una obra p'blica, la concesión,
6@
etc
1< 1<
En nuestro pa:s critican esta clasi4caci!n Enri+ue Sil'a Ci""a Derecho Ad"inistrati'o Chileno , En nuestro pa:s critican esta clasi4caci!n Enri+ue Sil'a Ci""a Derecho Ad"inistrati'o Chileno ,
Co"parado$ T( 1) p&3( 181$ , Jatricio A,lSin A!car$ Derecho Ad"inistrati'o$ Editorial %ur:dica( Santia3o$ Co"parado$ T( 1) p&3( 181$ , Jatricio A,lSin A!car$ Derecho Ad"inistrati'o$ Editorial %ur:dica( Santia3o$
17*1$ p&3( 1*8( 17*1$ p&3( 1*8(
18 18
As: se ha /alladoI CD9$ T( 3G$ sec( 1) p&3( 121 , T( 31$ sec( 1) p&3( 121( As: se ha /alladoI CD9$ T( 3G$ sec( 1) p&3( 121 , T( 31$ sec( 1) p&3( 121(
17 17
Se ha resuelto +ue la concesi!n no es contrato$ CD9$ T( >>$ sec( la$ p&3( *13( Se ha resuelto +ue la concesi!n no es contrato$ CD9$ T( >>$ sec( la$ p&3( *13(
>G >G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
&in embargo, debe reconocerse que no se ha logrado edi!icar una doctrina sólida y
generalmente aceptada en la materia, y el punto se con!unde a'n más con las otras personas
jurídicas de Derecho >'blico, en que el concepto de autoridad y soberanía se va diluyendo
hasta llegar a las Empresas Aiscales, en que nadie puede discutir que celebran contratos de
derecho com'n, sujetos a las limitaciones propias de su !uncionamiento, tal como una
persona jurídica de Derecho >rivado
En conclusión, mientras no se reglamente legislativamente este tipo de actos deberá
seguírsele aplicando las normas del Derecho "om'n modi!icadas en cuanto ellas choquen
con los principios que rigen el Derecho >'blico
8<
-!alta1
54. E. ,os contratos leyes. 54. E. ,os contratos leyes.
>ara terminar esta parte, diremos algunas palabras sobre lo que se ha dado en llamar
contratosBleyes, concepto sumamente discutido y discutible, en que van envueltos no sólo
criterios jurídicos, sino problemas políticos y económicos+ entre nosotros es una
construcción netamente jurisprudencial
Derivan de la alta inestabilidad legislativa de nuestro país, en que habitualmente se
derogan, modi!ican, dictan y alteran las leyes que establecen las condiciones en que
desenvuelven sus actividades los particulares >or el otro lado, el Estado puede estar
interesado en el desarrollo de una determinada actividad y atraer hacia ella la inversión
privada, pero se encuentra con la descon!ian,a general hacia las !ranquicias otorgadas
mediante la ley, por la ra,ón antes apuntada En tales circunstancias, asegura el Estado la
mantención de las !ranquicias mediante un acuerdo con el particular, que somete a
aprobación legislativa, o que cuenta con ella en !orma general
>or ello se les ha de!inido como los acuerdos convenios o convenciones legales que
tienen por objeto garanti,ar por el Estado el otorgamiento de !ranquicias a terceros con los
cuales conviene en la ejecución de actos de interés general
>ero posteriormente el Estado cambia de opinión y pretende derogar unilateralmente
las !ranquicias concedidas Arente a esta tentativa, la "orte &uprema bajo la vigencia de la
"onstitución de )@60 construyó la tesis de la existencia de los contratosBleyes que
otorgarían al particular un derecho adquirido, de propiedad, y, en consecuencia, la
revocación unilateral por ley de las !ranquicias concedidas habría importado tina violación
del $rt )< .* )< de dicha "onstitución -.* )<41
8)
Esta concepción ha recibido consagración legislativa+ un caso muy representativo es el
$rt )2 del DA# .o 6, del a;o )@0@ -vulgarmente llamado C>lan Fabitacional??1, cuyo
texto de!initivo se contiene en el D & de Ibras >'blicas .* ))<), publicado en el Diario
3G 3G
Autores italianos , ale"anes han sostenido +ue en los lla"ados contratos de derecho pB.lico no ha, Autores italianos , ale"anes han sostenido +ue en los lla"ados contratos de derecho pB.lico no ha,
contrato$ sino un acto unilateral del Estado$ al cual se adhiere por otro acto unilateral el particular( contrato$ sino un acto unilateral del Estado$ al cual se adhiere por otro acto unilateral el particular(
Ceconocen$ sin e".ar3o el car&cter de contrato cuando a".as partes son entidades pB.licas( Ceconocen$ sin e".ar3o el car&cter de contrato cuando a".as partes son entidades pB.licas( Messineo$ o.( Messineo$ o.(
cit( cit( To"o I5$ p&3( >3*$ N() 3( La construcci!n parece un poco arti4ciosa( To"o I5$ p&3( >3*$ N() 3( La construcci!n parece un poco arti4ciosa(
31 31
50ase Cepertorio$ To"o I5$ 1R edici!n$ p&3( 128$ N() 7 , si3tes( , ade"&s$ por ':a de e%e"plo$ CD9$ Ts( 50ase Cepertorio$ To"o I5$ 1R edici!n$ p&3( 128$ N() 7 , si3tes( , ade"&s$ por ':a de e%e"plo$ CD9$ Ts(
21$ sec( la$ p&3s( 2G , <G# 21$ sec$ la$ p&3$ 111$ , 23$ sec( la$ p&3 3*3$ en +ue se pu.lica el co"entario del 21$ sec( la$ p&3s( 2G , <G# 21$ sec$ la$ p&3$ 111$ , 23$ sec( la$ p&3 3*3$ en +ue se pu.lica el co"entario del
pro/esor Eduardo No'oa( Esta Blti"a$ co"o "uchas otras de las citadas$ reca,! en el .ullado pro.le"a de pro/esor Eduardo No'oa( Esta Blti"a$ co"o "uchas otras de las citadas$ reca,! en el .ullado pro.le"a de
los lla"ados ;.onos d!laresK +ue el Go.ierno e"iti! en 'irtud de la /acultad +ue le concedi! la le, No los lla"ados ;.onos d!laresK +ue el Go.ierno e"iti! en 'irtud de la /acultad +ue le concedi! la le, No
1>$1<1$ de 12 de octu.re de 172G$ , a los cuales se pretendi! so"eter al i"puesto a la renta por le, N() 1>$1<1$ de 12 de octu.re de 172G$ , a los cuales se pretendi! so"eter al i"puesto a la renta por le, N()
1*(*<*$ Art( 131# en reiterados /allos la Cone Supre"a declar! la inconstitucionalidad de este Blti"o 1*(*<*$ Art( 131# en reiterados /allos la Cone Supre"a declar! la inconstitucionalidad de este Blti"o
precepto( precepto(
50ase$ por 4n$ la sentencia pu.licada$ en la CD9$ T( 2*$ sec( 1)$ p&3( >GG$ en +ue la Corte Supre"a hace 50ase$ por 4n$ la sentencia pu.licada$ en la CD9$ T( 2*$ sec( 1)$ p&3( >GG$ en +ue la Corte Supre"a hace
hincapi0 en el ar3u"ento de "oral pB.lica en'uelto en los ?contratosRle,esK( Ceconoce$ ade"&s$ +ue no son hincapi0 en el ar3u"ento de "oral pB.lica en'uelto en los ?contratosRle,esK( Ceconoce$ ade"&s$ +ue no son
de derecho pri'ado ni contratos$ , s!lo de.en cali4carse de tales si la le, expresa"ente les otor3a de derecho pri'ado ni contratos$ , s!lo de.en cali4carse de tales si la le, expresa"ente les otor3a
se"e%ante deno"inaci!n( se"e%ante deno"inaci!n(
"ash "ash Virtual Virtual >1 >1
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
I!icial de )2 de julio de )@/< &eg'n dicho precepto, el permiso de edi!icación de una
vivienda económicaD acogida a las disposiciones de dicho DA#, será reducido a escritura
p'blica que !irmarán el 5esorero "omunal respectivo en representación del Estado y el
interesado, y esta escritura tendrá el carácter de un CcontratoD en cuya virtud las
!ranquicias, exenciones y bene!icios que concede la ley no se pierden Cno obstante
cualquier modi!icación posterior que puedan su!rir parcial o totalmente las disposiciones
re!eridasD
Don Eduardo .ovoa Gonreal, en comentario a una de las sentencias citadas,
86
criticó
esta concepción sobre la base de dos argumentos principales(
)* "onsideró con justa ra,ón que se ha asimilado al Derecho >rivado y resuelto
con!orme a sus principios una materia en que por ir involucrada la soberanía y autoridad
del Estado para legislar, imponer tributos, etc, pertenece totalmente al Derecho >'blico+ no
puede, pues, en su opinión, asimilarse a un contrato bilateral de Derecho "om'n y, en
cambio, debe encararse con!orme a los principios de aquel Derecho en que el interés
general prima sobre el individual
6* En Derecho >'blico puede hacerse 'nicamente aquello que está expresamente
autori,ado >ues bien, la "onstitución de )@60 en parte alguna aceptaba que, ni aun por vía
legislativa, el Estado pudiera autolimitar sus prerrogativas constitucionales para imponer
tributos, modi!icar y derogar leyes, etcétera
7 cuando estos contratosBleyes son de pla,o inde!inido o por largos términos, importan
una verdadera enajenación de la soberanía
5iene toda la ra,ón el pro!esor .ovoa de que esta materia debe resolverse en
con!ormidad al Derecho >'blico &in embargo, el primer argumento es relativo, porque más
bien constituye una crítica a los gobiernos que otorgaron dichas !ranquicias, especialmente
si ellas son sin limitación en el tiempo 7 en cuanto al segundo argumento, tampoco la
"onstitución original de )@60 ,
88
permitía la delegación de !acultades del "ongreso al
>residente de la %ep'blica para dictar DE#, y sin embargo ellos eran muy !recuentes, y
aceptados unánimemente
El punto era, pues, muy discutible
#a #ey )340<, de )/ de junio de )@3) -que nacionali,ó la Hran Ginería1, introdujo
dos incisos !inales al $tt )< .* )< de la "onstitución de )@60, recogiendo las ideas del
pro!esor .ovoa( CEn los casos que el Estado o sus organismos hayan celebrado o celebren
con la debida autori,ación o aprobación de la ley, contratos o convenciones de cualquier
clase en que se comprometan a mantener en !avor de particulares determinados regímenes
31 31
50ase Cepertorio$ To"o I5$ 1) edici!n$ p&3( 128$ N() 7 , si3tes( , ade"&s$ por ':a de e%e"plo$ CD9$ Ts( 50ase Cepertorio$ To"o I5$ 1) edici!n$ p&3( 128$ N() 7 , si3tes( , ade"&s$ por ':a de e%e"plo$ CD9$ Ts(
21$ sec( la$ p&3s( 2G , <G# 21$ sec$ la$ p&3$ 111$ , 23$ sec( la$ p&3 3*3$ en +ue se pu.lica el co"entario del 21$ sec( la$ p&3s( 2G , <G# 21$ sec$ la$ p&3$ 111$ , 23$ sec( la$ p&3 3*3$ en +ue se pu.lica el co"entario del
pro/esor Eduardo No'oa( Esta Blti"a$ co"o "uchas otras de las citadas$ reca,! en el .ullado pro.le"a de pro/esor Eduardo No'oa( Esta Blti"a$ co"o "uchas otras de las citadas$ reca,! en el .ullado pro.le"a de
los lla"ados ;.onos d!laresK +ue el Go.ierno e"iti! en 'irtud de la /acultad +ue le concedi! la le, No los lla"ados ;.onos d!laresK +ue el Go.ierno e"iti! en 'irtud de la /acultad +ue le concedi! la le, No
1>$1<1$ de 12 de octu.re de 172G$ , a los cuales se pretendi! so"eter al i"puesto a la renta por le, N() 1>$1<1$ de 12 de octu.re de 172G$ , a los cuales se pretendi! so"eter al i"puesto a la renta por le, N()
1*(*<*$ Art( 131# en reiterados /allos la Corte Supre"a declar! la inconstitucionalidad de este Blti"o 1*(*<*$ Art( 131# en reiterados /allos la Corte Supre"a declar! la inconstitucionalidad de este Blti"o
precepto( precepto(
50ase$ por 4n$ la sentencia pu.licada$ en la CD9$ T( 2*$ sec( 1) p&3( >GG$ en +ue la Corte Supre"a hace 50ase$ por 4n$ la sentencia pu.licada$ en la CD9$ T( 2*$ sec( 1) p&3( >GG$ en +ue la Corte Supre"a hace
hincapi0 en el ar3u"ento de "oral pB.lica en'uelto en los ?contratosRle,esK( Ceconoce$ ade"&s$ +ue no son hincapi0 en el ar3u"ento de "oral pB.lica en'uelto en los ?contratosRle,esK( Ceconoce$ ade"&s$ +ue no son
de derecho pri'ado ni contratos$ , s!lo de.en cali4carse de tales si la le, expresa"ente les otor3a de derecho pri'ado ni contratos$ , s!lo de.en cali4carse de tales si la le, expresa"ente les otor3a
se"e%ante deno"inaci!n( se"e%ante deno"inaci!n(
33 33
Josterior"ente$ la le, N1 1<(18>$ de 13 de enero de 17<G$ "odi4c! la Constituci!n del a-o 171*$ Josterior"ente$ la le, N1 1<(18>$ de 13 de enero de 17<G$ "odi4c! la Constituci!n del a-o 171*$
aceptando la dele3aci!n le3islati'a al Jresidente de la CepB.lica( Ello no des"erece el ar3u"ento del texto$ aceptando la dele3aci!n le3islati'a al Jresidente de la CepB.lica( Ello no des"erece el ar3u"ento del texto$
pues durante >* a-os los D=L se dictaron al "ar3en de la Constituci!n( pues durante >* a-os los D=L se dictaron al "ar3en de la Constituci!n(
La Carta =unda"ental 'i3ente ta".i0n conte"pla la dele3aci!n de /acultades le3islati'as @Art( 21A( La Carta =unda"ental 'i3ente ta".i0n conte"pla la dele3aci!n de /acultades le3islati'as @Art( 21A(
>1 >1
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
legales de excepción o tratamientos administrativos especiales, éstos podrán ser
modi!icados o extinguidos por la ley cuando lo exija el interés nacional
CEn casos cali!icados, cuando se produ,ca como consecuencia de la aplicación del
inciso anterior, un perjuicio directo, actual y e!ectivo, la ley podrá disponer una
compensación a los a!ectarlosD
#a "onstitución actual no mantuvo esta disposición, y bajo su no ha habido discusión
sobre los contratosBleyes #os cambios en la reglamentación del derecho de propiedad -$rt
)@, .*641 y el recurso de protección le han restado la importancia que llegaron a tener
Se((i)& Se%u&'a Se((i)& Se%u&'a
CLASIFICACION DE LOS CONTRATOS CLASIFICACION DE LOS CONTRATOS
55. Enunciación. 55. Enunciación.
#a clasi!icación de los contratos no se hace con un !in meramente pedagógico, sino que
tiene gran importancia, pues seg'n la categoría de contrato de que se trate, distintas son las
normas que se le aplican $lgunas de las clasi!icaciones las recogen las legislaciones, otras
corresponden a distinciones doctrinarias
.uestro "ódigo se;ala las siguientes clasi!icaciones(
)* $tendiendo a las partes que se obligan( unJ y bilaterales+
6* $ las partes que obtienen utilidad del contrato( gratuitos y onerosos y estos 'ltimos,
a su ve,, en conmutativos y aleatorios+
8* $ la !orma en que se per!eccionan( consensuales, reales y solemnes, y
4* $ la !orma en que existen( principales y accesorios
$ cada tina de estas categorías destinaremos un párra!o, y el 'ltimo de esta sección
quedará para las clasi!icaciones doctrinarias(
0* "ontratos preparatorios o preliminares, y de!initivos+
/* De libre discusión y de adhesión+
3* =ndividuales y colectivos+
2* De ejecución instantánea y sucesiva+
@* .ominados e innominados, y
)<* Itras categorías de contratos
Párra!o l.: Párra!o l.:
CONTRATOS UNI Y BILATERALES CONTRATOS UNI Y BILATERALES
56. Concepto. 56. Concepto.
Esta clasi!icación de los contratos atiende a su contenido, o sea, a los derechos y
obligaciones que genera &i resulta obligada una sola de las partes, el contrato es unilateral+
si ambas, es bilateral
84
$sí lo se;ala el $rt )48@( CEl contrato es unilateral cuando una de las partes se obliga
para con otra que no contrae obligación alguna+ y bilateral, cuando las partes contratantes
se obligan recíprocamenteD
3> 3>
El C!di3o italiano ha ree"plaado esta deno"inaci!n por la de contratos con prestaciones rec:procas El C!di3o italiano ha ree"plaado esta deno"inaci!n por la de contratos con prestaciones rec:procas
, para una sola de las partes @Arts( 1(>*3$ 1(>2<$ etc(A( , para una sola de las partes @Arts( 1(>*3$ 1(>2<$ etc(A(
"ash "ash Virtual Virtual >3 >3
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
%especto de esta clasi!icación conviene tener presentes tres cosas(
)* Nue no debe con!undirse con la clasi!icación del acto jurídico en uni y bilateral+ en
el acto unilateral interviene una sola voluntad+ el contrato uni o bilateral, como contrato que
es, es siempre convención o acto jurídico bilateral, pues supone acuerdo de voluntades+
6* Nue la clasi!icación no atiende al n'mero de obligaciones que nacen, sino a las
partes que resultan obligadas 7 así en el mutuo con interés nacen dos obligaciones( tina, la
principal, restituir la cantidad recibida en mutuo, y la otra, accesoria, de pagar los intereses,
pero ambas a cargo de una misma parte( el mutuario, que es el 'nico deudor, y
8* Nue tampoco tiene importancia el n'mero de personas que resultan obligadas, sino
si quedan obligadas ambas partes o una de ellas En e!ecto, no olvidemos que de acuerdo al
$rt )482, en el contrato Ccada parte puede ser una o muchas personasD, y así si se da en
mutuo una cierta suma a tres personas conjuntamente, las tres quedan obligadas por el
contrato, pero éste sigue siendo unilateral, pues las tres representan una misma parte( el
mutuario
Examinaremos sucesivamente la noción de contrato unilateral, del bilateral y del
llamado sinalagmático imper!ecto, para enseguida destacar la importancia de la
clasi!icación, terminando con algunas nociones sobre el llamado contrato plurilateral
5. ). El contrato unilateral. 5. ). El contrato unilateral.
"omo queda dicho en el contrato unilateral, para una sola de las partes nace
obligación+ uno de los contratantes es acreedor y el otro deudor $sí ocurre en la donación
-por regla general1, mutuo, depósito, prenda, comodato, etc 7a dijimos en el n'mero
anterior que en el mutuo el 'nico obligado es el mutuario, que debe restituir la suma
recibida y sus intereses, si estos 'ltimos se han estipulado
Veremos en el párra!o subsiguiente -.* /@1 que esta clasi!icación resulta muy ligada
con la noción de los contratos reales, que se per!eccionan por la entrega de la cosa, y que
esta concepción se encuentra en retroceso, tendiéndose a su trans!ormación en consensuales
o solemnes y bilaterales En tal caso la división que estudiamos perdería toda su
importancia, quedando prácticamente como 'nico contrato unilateral importante la
donación
80
5". )). El contrato #ilateral o sinala$mático. 5". )). El contrato #ilateral o sinala$mático.
En el contrato bilateral, o sinalagmático, como también se le llama, ambas partes
contraen obligaciones+ tal ocurre en la compraventa, permuta arrendamiento, etc
En ellos no hay una sola parte acreedora y una deudora, sino que ambas lo son
recíprocamente, asumiendo los dos papeles al mismo tiempo 7 así, en la compraventa
nacen principalmente dos obligaciones( para el vendedor, la de entregar la cosa vendida, y
para el comprador, la de pagar su precio $quél es acreedor de la obligación del pago del
precio y deudor de la de entregar la cosa vendida, y a su ve, el comprador es acreedor en
esta 'ltima, y deudor de la de pagar el precio
3* 3*
Cespecto de la unN o .ilateralidad del "andato$ '0ase Da'id StichTin B($ El Mandato Ci'il$ N() 8G$ pa3( Cespecto de la unN o .ilateralidad del "andato$ '0ase Da'id StichTin B($ El Mandato Ci'il$ N() 8G$ pa3(
18>( Editorial %ur:dica( 1$1 edici!n( 172*( 18>( Editorial %ur:dica( 1$1 edici!n( 172*(
>> >>
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
5%. ))). ,os contratos sinala$máticos imper!ectos. 5%. ))). ,os contratos sinala$máticos imper!ectos.
#lámense así aquellos que en su nacimiento son unilaterales, pues al celebrarse una
sola de las partes contrae obligaciones, pero en el curso del mismo pueden surgir
obligaciones para la otra parte
$sí, por ejemplo el comodato o préstamo de uso es un contrato unilateral, porque sólo
da lugar a la obligación del comodatario de restituir la cosa recibida en comodato >ero la
tenencia de la cosa >uede ocasionarle al comodatario perjuicios, que deben serle
indemni,ados por el comodante y, en consecuencia, durante la vigencia del contrato ha
nacido una obligación para éste
>ero esta obligación no es de la esencia del contrato, ya que no siempre se presenta y
por ello el contrato es unilateral #a conclusión es que para clasi!icar un contrato en uni o
bilateral hay que atender exclusivamente a si en el momento de generarse el contrato resulta
obligada una sola de las partes, o ambas
6(. );. )mportancia de la clasi!icación. 6(. );. )mportancia de la clasi!icación.
Esta división de los contratos es de gran trascendencia, como se verá a continuación
>ara la teoría clásica de la cansa, seg'n decíamos en el .* 63, en los contratos
bilaterales la obligación de una de las partes es la causa de que la otra se obligue a su ve,
&ea cual !uere la opinión que se tenga al respecto, en todo caso una cosa es evidente( hay
una marcada interdependencia en las obligaciones de las partes, lo cual no ocurre en los
contratos unilaterales, en que hay deuda para una sola de ellas #a subsistencia y
exigibilidad de la obligación de uno de los contratantes está muy ligada a la suerte que
corra la obligación de su contraparte
Esto se re!leja !undamentalmente en tres aspectos(
)* #a condición resolutoria tácita
En todo contrato bilateral va envuelta la condición resolutoria tácita de no cumplirse
por la otra parte lo pactado -$rt )42@1, y en tal caso el acreedor de la obligación no
cumplida puede solicitar o el cumplimiento de ella o la resolución del contrato, esto es,
dicho en términos muy generales, que se le deje sin e!ecto, y en ambos casos con
indemni,ación de perjuicios -.* 06)1+
6* #a excepción del contrato no cumplido
5ambién puede ocurrir que la contraparte no haya cumplido su obligación+ por
ejemplo, el comprador no ha pagado el precio en tiempo oportuno+ en tal caso el acreedor
de esta obligación puede negarse a cumplir la suya+ en el caso propuesto, el vendedor puede
negarse a entregar la cosa vendida -.* @4)1+
8* #a teoría de los riesgos,
>uede ocurrir que la obligación de una de las partes se extinga por caso !ortuito, como
si, para seguir con la compraventa, se debe un vehículo vendido y éste se destro,a por
accidente sin culpa del vendedor #a obligación de éste queda extinguida por la pérdida
!ortuita de la cosa debida -.? ))@81+ la teoría de los riesgos tiende a determinar qué ocurre
en el caso propuesto con la obligación de la contraparte, en el ejemplo, del comprador de
pagar el precio En principio, por la interdependencia que existe entre las obligaciones de
las partes, el acreedor de la obligación que se ha vuelto imposible, quedará igualmente
liberado de la suya -.o )6<01
"ash "ash Virtual Virtual >* >*
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
Fay, pues, toda una gama de situaciones en que el acreedor no cumple su propia
obligación, si a su ve, no recibe el pago de la suya .inguna de estas instituciones tiene
cabida en los contratos unilaterales
6'. ;. ,os contratos plurilaterales. .re*e noción. 6'. ;. ,os contratos plurilaterales. .re*e noción.
#a doctrina moderna ha elaborado el concepto del contrato plurilateral, en que al igual
que en el bilateral resultan todas las partes obligadas, pero no en la !orma en que ocurre en
este 'ltimo( la una en bene!icio de la otra, sino contrayendo todas ellas obligaciones
análogas y con una !inalidad com'n El ejemplo más típico que podemos dar es el de la
sociedad, en que todos los socios contraen la misma obligación( e!ectuar sus aportes
#a importancia que tiene distinguirlos de los bilaterales, es que si la obligación de
alguna de las partes no se cumple, ello no a!ecta a la relación contractual entre las demás,
salvo que la intervención de aquélla sea esencial 7 así en el "ódigo italiano, que se re!iere
a esta !igura, la nulidad, resolución e imposibilidad en el cumplimiento de la obligación de
una de las partes, no pone !in al contrato que contin'a con las demás, salvo que aquélla sea
esencial -$rts )46<, )44/, )40@ y ),4//1
7 en verdad resulta lógico concluir que si la sociedad, por ejemplo, puede subsistir sin
el aporte que no se va a recibir, los socios que han enterado el suyo estén !acultados para
excluir al moroso, dejando subsistente la sociedad entre ellos
8/
Párra!o 2.: Párra!o 2.:
CONTRATOS !RATUITOS Y ONEROSOS CONTRATOS !RATUITOS Y ONEROSOS
62. Concepto. 62. Concepto.
De acuerdo al $rt )44<( Cel contrato es gratuito o de bene!icencia cuando sólo tiene
por objeto la utilidad de una de las partes, su!riendo la otra el gravamen+ y oneroso, cuando
tiene por objeto la utilidad de ambos contratantes, gravándose cada uno a bene!icio del
otroD
$l igual que la anterior, esta clasi!icación atiende al contenido del contrato, a los
derechos y obligaciones que de él emanan+ en este sentido se relaciona con ella
>ero no pueden con!undirse arribas clasi!icaciones, ya que en esta 'ltima se atiende al
n'mero de partes obligadas+ en cambio, para distinguir si un contrato es gratuito u oneroso,
se mira la utilidad del negocio &i la hay para ambas partes, es oneroso, y si sólo procura
bene!icio a una sola de ellas, es gratuito, de bene!icencia o de mera liberalidad
De ahí que el contrato bilateral es siempre oneroso, y es el unilateral el que puede ser
gratuito y oneroso En e!ecto, en el primero hay obligaciones recíprocas, ambas partes
resultan obligadas, y el contrato, en consecuencia, yendo en bene!icio de todas ellas, es
oneroso
En cambio, el contrato unilateral puede ser gratuito u oneroso+ y así, el mutuo puede
tener uno y otro carácter seg'n si se han estipulado intereses &i no los hay, el mutuo es
unilateral y gratuito+ lo primero, porque sólo se obliga el mutuario, y gratuito porque éste es
el 'nico que obtiene utilidad, pues dispone de la cosa dada en mutuo, generalmente dinero,
32 32
Entre nosotros$ en ca".io$ la %urisprudencia ha solido reconocer a los socios cu"plidores un derecho Entre nosotros$ en ca".io$ la %urisprudencia ha solido reconocer a los socios cu"plidores un derecho
a la resoluci!n ipso /acto de la sociedad$ por aplicaci!n del Art( 11G1# G(T( de 18<<$ NI 223$ p&3( 311# de a la resoluci!n ipso /acto de la sociedad$ por aplicaci!n del Art( 11G1# G(T( de 18<<$ NI 223$ p&3( 311# de
17G8$ T( 1) N() 112$ p&3$ 177 , de 171G$ 1R seca n) 13>$ p&3( 2GG( 17G8$ T( 1) N() 112$ p&3$ 177 , de 171G$ 1R seca n) 13>$ p&3( 2GG(
>2 >2
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
sin dar nada en cambio El mutuo con interés sigue siendo unilateral, pues al igual que en el
caso anterior, el 'nico obligado es el mutuario, sólo que tiene dos obligaciones en la !orma
antes se;alada( restituir la cantidad prestada y pagar los intereses, y pasa a ser oneroso,
porque va en utilidad de ambas partes, del mutuario que utili,a el dinero prestado, y del
mutuante que obtiene un interés por su dinero
De ahí que hay contratos que son siempre onerosos, y otros que son siempre gratuitos,
pero existen algunos como el citado mutuo y otros que luego veremos que pueden serlo o
no, seg'n las estipulaciones del mismo >uede resultar di!ícil por esta ra,ón en ciertos casos
resolver si el contrato es gratuito u oneroso
El más típico de los contratos gratuitos, la donación, puede ser con carga o gravamen,
como si el donante da un inmueble a una persona por valor de P )<<<<< con la obligación
de entregar P )<<<< a un tercero+ tal donación sigue siendo un contrato gratuito en cuanto
la carga no alcance al bene!icio que se recibe
#a distinción estriba, pues, en el espíritu de mera liberalidad de los contratos gratuitos+
en el contrato oneroso hay ventajas recíprocas, que en los bilaterales derivan de la
existencia de obligaciones también recíprocas
Guchas discrepancias existen también respecto a la hipoteca, prenda y !ian,a
#a prenda y la hipoteca pueden constituirla el propio deudor o un tercero+ en el primer
caso, se las considera generalmente como onerosas, pues ambos contratantes obtienen
utilidad( el acreedor, la seguridad de su crédito, y el deudor, porque a no mediar la garantía
de la caución otorgada, no habría obtenido su crédito >ero si se constituyen con
posterioridad al nacimiento de la obligación, pasan a ser gratuitas, en exclusivo bene!icio
del acreedor a quien se le cauciona su crédito
$hora bien, la hipoteca y la prenda pueden ser constituidas por un tercero, en cuyo
caso, al igual que la !ian,a, que siempre la otorga alguien ajeno a la obligación principal,
podrán ser gratuitas y onerosas( si el tercero constituye la hipoteca, la prenda o !ian,a con
el Qnico objeto de que el deudor principal obtenga su crédito, el contrato es gratuito, pues
hay una mera liberalidad del constituyente o !iador, pero si se obliga porque se le o!rece
una remuneración, pasan a ser onerosas, pues bene!ician al deudor principal, que obtiene su
crédito y al constituyente y !iador, cuya utilidad es la recompensa o!recida
Veremos en los n'meros siguientes sucesivamente los contratos gratuitos y sus
divisiones, los onerosos y sus subclasi!icaciones, y la importancia que tiene distinguir un
contrato como oneroso o gratuito
63. ). Contratos $ratuitos4 donación y contratos desinteresados. 63. ). Contratos $ratuitos4 donación y contratos desinteresados.
En el contrato gratuito, seg'n lo visto, una sola de las partes obtiene ventajas( pero
debe tenerse cuidado, porque la utilidad, seg'n veíamos al hablar del carácter patrimonial
de la obligación -.o 6/1, puede no ser avaluable en dinero, y siempre la parte se habrá
gravado en bene!icio de la otra #a ventaja de la contraparte puede ser meramente moral, no
tener valor material o pecuniario, pero siempre el contrato será oneroso y no gratuito 7 así,
por ejemplo, el contrato entre una empresa teatral y el espectador que adquiere su entrada
para el espectáculo es oneroso, pues hay una utilidad pecuniaria para el empresario( lo que
recibe por la entrada, y una moral para el espectador que obtiene una satis!acción espiritual
Ejemplos de contratos gratuitos son la donación, ya citada, y el más típico de todos, el
comodato o préstamo de uso, el mutuo o préstamo de consumo si no se han convenido
intereses, el depósito, el mandato no remunerado, etc
"ash "ash Virtual Virtual >< ><
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
>ero entre ellos debe hacerse una distinción entre la donación por un lado, que es
siempre esencialmente gratuita, aun cuando lleve carga o gravamen, y los demás contratos
gratuitos que se suelen llamar más bien desinteresados
#a di!erencia !undamental entre la donación y estos contratos desinteresados es que en
virtud de lo dispuesto por los $rts )8@0 y )8@2 es presupuesto indispensable de aquélla el
empobrecimiento del patrimonio del donante y el recíproco enriquecimiento del donatario,
esto es, un despla,amiento de bienes o valores de uno a otro patrimonio que no existe en los
contratos desinteresados
#a donación se asemeja mis a los actos gratuitos por causa de muerte( herencias y
legados, con los cuales, sin embargo, como es natural, tiene di!erencias, la principal de las
cuales, amén de que la donación es un acto entre vivos y las asignaciones sucesorias
suponen el !allecimiento del causante, consiste en que estas 'ltimas pueden tener su !uente
en la ley o en un acto jurídico unilateral del asignante( el testamento, mientras que siendo
siempre contrato, la donación supone acuerdo de voluntades >ero salvadas estas
di!erencias, la donación es más vecina de la sucesión por causa de muerte que de las
convenciones y por ello el "ódigo la trató en el #ibro === que reglamenta las herencias y
legados, y allí se estudia
83
64. )). Contratos onerosos4 conmutati*os y aleatorios. 64. )). Contratos onerosos4 conmutati*os y aleatorios.
El contrato oneroso puede ser conmutativo o aleatorio+ así lo dice el $rt )44), y
se;ala que existe el primero Ccuando una de las partes se obliga a dar o hacer una cosa que
se mira como equivalente a lo que la otra parte debe dar o hacer a su ve,D 7, seg'n el
mismo precepto, el contrato oneroso Cse llama aleatorio, si el equivalente consiste en una
contingencia incierta de ganancia o pérdidaD
#a separación entre una y otra subclase de contrato oneroso es entonces que,
obteniendo siempre ambas partes utilidad del negocio, en el conmutativo hay equivalencia
en las prestaciones recíprocas de ellas, la que no existe en el aleatorio
7 así, si se vende un inmueble en P )<<<<<, se consideran como equivalentes el
inmueble y el precio pagado por él 7 decimos que se miran como equivalentes, porque la
ley no exige una igualdad al ciento por ciento, ya que en todo contrato oneroso ambas
partes buscan su propia utilidad y si la obtienen, las prestaciones no resultarán totalmente
equilibradas, El legislador sólo interviene cuando la balan,a se ha inclinado !uertemente
hacia uno de los contratantes, rompiendo la equivalencia de las obligaciones, mediante la
institución de la lesión enorme+ y así, si el inmueble valía realmente P 6)<,<<< en el
ejemplo propuesto, existe una lesión enorme que sanciona la ley
El equilibrio existente a la época de la celebración del contrato, puede romperse
posteriormente por causas sobrevinientes, y entonces nos encontramos !rente a la
imprevisión o excesiva onerosidad sobreviniente en la prestación que las legislaciones
modernas tienden a aceptar -.* 2061,
En el contrato aleatorio no concurre esta supuesta igualdad en las prestaciones, sino
que por el contrario existe una contingencia, un a,ar, del cual dependerá en de!initiva la
utilidad que las partes obtienen del contrato >orque la de!inición del "ódigo parece dar a
entender que el contrato es aleatorio para una sola de las partes al decir Cy si el equivalente
es una contingencia incierta de ganancia o pérdidaD, pero la verdad es que la probabilidad
3< 3<
Jara la donaci!n( '0anse nuestros apuntes de las clases del pro/esor don Manuel So"arri'a Jara la donaci!n( '0anse nuestros apuntes de las clases del pro/esor don Manuel So"arri'a
6ndurra3a$ Derecho Sucesorio$ Editorial %ur:dica( Santia3o$ 178G( 3) edici!n$ p&3s( *31 , si3tes( 6ndurra3a$ Derecho Sucesorio$ Editorial %ur:dica( Santia3o$ 178G( 3) edici!n$ p&3s( *31 , si3tes(
>8 >8
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
existe para ambas partes+ el contrato es aleatorio para todas ellas( si una gana, la otra pierde
y viceversa $sí se verá al se;alar algunos casos de contratos aleatorios
Fay contratos que siempre presentan este 'ltimo carácter, y existen otros que pueden
ser conmutativos o aleatorios, seg'n la !orma en que se presenten >ertenecen a la primera
categoría por ejemplo, el seguro, la renta vitalicia, la cesión de derechos litigiosos, y los
más típicos de todos( la apuesta y el juego
#a contingencia del seguro deriva de la ocurrencia o no del siniestro cuyo riesgo se ha
contratado 7 así si se asegura un inmueble contra incendio en P )<<<<< y se paga una
prima de P )<<<<, si se incendia la propiedad, la "ompa;ía de &eguros pierde, porque
habiendo recibido sólo P )<<<<, debe pagar P )<<<<<, y gana el asegurado que con una
inversión de P )<<<< ha salido indemne del siniestro, $ la inversa, si no ocurre el siniestro,
la "ompa;ía ha ganado la prima
82
#o mismo ocurre en la renta vitalicia, en que una persona se obliga a pagar a otra, a
título oneroso, una renta o pensión periódica, durante la Rida natural de cualquiera de estas
dos personas o de un tercero -$rt 66/41, como, si por ejemplo, una de ellas entrega a la
otra P 6<<<<< para que le pague durante la vida del constituyente una renta mensual de P
6<< &i éste !allece al coito tiempo, ha habido un buen negocio para el que se obligó a pagar
la renta, y malo para el constituyente, pero si éste vive por largo tiempo, es a la inversa #o
mismo ocurre en la cesión de derechos litigiosos en que el objeto directo de la cesión es el
evento incierto del pleito, del que no se hace responsable el cedente -$rt )@))1 -.*
)<201+ si el cesionario gana el pleito hará buen negocio, y pésimo si lo pierde
:n caso típico de contrato que puede presentarse como conmutativo o aleatorio, seg'n
la estipulación de las partes, es la venta a !uturo a que se re!iere el $rt )2)8 De acuerdo a
este precepto, por regla general esta !orma de compraventa es conmutativa, pues las
prestaciones se consideran equivalentes, y condicional, sujeta a la condición de que exista
la cosa !utura $ menos, agrega la disposición, que apare,ca que se compró a la suerte,
porque entonces el contrato es puro y simple y aleatorio :n ejemplo clásico que viene
desde >othier, explica el porqué( la persona que compra a un pescador todo lo que salga en
la red, celebra un contrato aleatorio, porque deberá pagar el precio sea lo que !uera lo
pescado+ pero si le compra tal pe, especí!ico, como, adecuando el ejemplo a nuestro país, el
congrio colorado que obtenga en la pesca, celebra un contrato conmutativo, y sujeto a la
condición de que se pesque un congrio colorado
&e puede apreciar entonces lo que decíamos al comien,o( el contrato aleatorio lo es
siempre para ambas partes
#a importancia de la subclasi!icación de los contratos onerosos en conmutativos y
aleatorios es menor que las otras, y se re!iere a dos aspectos
El primero ya quedó se;alado( la lesión y la imprevisión pueden tener cabida en los
contratos conmutativos, pero nunca en los aleatorios, en que de partida se sabe que no hay
equivalencia en las prestaciones+ de ahí que las legislaciones que las aplican en términos
generales, no las aceptan en estos contratos
7 lo segundo es que el legislador mira con malos ojos algunos contratos aleatorios,
especialmente los más típicos de ellos( el juego y la apuesta, y también la citada cesión de
derechos litigiosos -.* )<261
38 38
Se ha discutido el car&cter aleatorio del se3uro para la Co"pa-:a ase3uradora$ pues en 'irtud de los Se ha discutido el car&cter aleatorio del se3uro para la Co"pa-:a ase3uradora$ pues en 'irtud de los
c&lculos actuariales el con%unto de sus operaciones sie"pre le reporta .ene4cios( Jero cada p!lia de c&lculos actuariales el con%unto de sus operaciones sie"pre le reporta .ene4cios( Jero cada p!lia de
se3uro +ue contrata es e'idente"ente aleatoria$ pues corre el ries3o se-alado en el e%e"plo del texto( se3uro +ue contrata es e'idente"ente aleatoria$ pues corre el ries3o se-alado en el e%e"plo del texto(
"ash "ash Virtual Virtual >7 >7
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
65. ))). )mportancia de la clasi!icación de los contratos en onerosos y $ratuitos. 65. ))). )mportancia de la clasi!icación de los contratos en onerosos y $ratuitos.
En cambio, la distinción entre contratos onerosos y gratuitos adquiere gran importancia
desde varios aspectos, de los cuales destacaremos los más importantes(
)* %estricciones a las liberalidades
El legislador es más estricto con ellas, pues pueden llegar a da;ar seriamente el
patrimonio de quien las e!ect'a, aunque estas limitaciones ata;en principalmente a la
donación y no tanto a los contratos desinteresados+ y así para aquella se exige plena
capacidad de disposición, puede quedar sujeta a reducción por la !ormación del acervo
imaginario en las sucesiones, requiere autori,ación judicial cuando excede de cierta
cuantía etc
6* El error en la persona
Femos dicho que seg'n el $rt )400 esta clase de error no vicia el consentimiento a
menos que la consideración de esta persona haya sido la causa determinante para la
celebración del contrato, Esto no ocurre normalmente en los contratos onerosos que no se
celebran en consideración a la contraparte, pero sí en los gratuitos, en los que, generalmente
el error en la persona acarrea la nulidad del contrato+
8* #a responsabilidad del deudor
De acuerdo al $rt )043, en el contrato establecido en utilidad de ambas partes, o sea,
en el oneroso, el deudor responde de la culpa leve+ en los gratuitos hay que distinguir,
seg'n si ha sido otorgado en bene!icio del propio deudor o del acreedor En el primer caso,
el obligado responde de la culpa levísima, y en el segundo 'nicamente de la grave -.? 2881
4* $cción contra terceros en la acción pauliana y pago de lo no debido
#a acción pauliana tiene por objeto dejar sin e!ecto los actos e!ectuados por el deudor
en !raude de sus acreedores, y el pago de lo no debido da acción para exigir la restitución
de lo cancelado indebidamente En ambos casos, para que estas acciones a!ecten a terceros
que han contratado con el deudor, el legislador distingue seg'n si estos actos se han
otorgado a título gratuito vi oneroso -$rts 64/2 y 68<8, respectivamente Ver .* 326 y
.* /@/1
0* Ibligación de garantía
En los contratos onerosos, por ejemplo, compraventa -$rt )2821, donde se la
reglamenta !undamentalmente, arrendamiento -$rt )@8<1, sociedad -$rt 6<201, etc,
existe la obligación de garanti,ar a la contraparte la evicción Está de!inida por el $rt )282
en la compraventa( Chay evicción de la cosa comprada, cuando el comprador es privado del
todo o parte de ella, por sentencia judicialD, y esta obligación lleva envuelta la de de!ender
al comprador en el pleito, e indemni,arlo ampliamente si es privado de la cosa comprada
De!inida y tratada en la compraventa, esta obligación es com'n a todo contrato
oneroso+ en ellos siempre que una persona adquiere una cosa y se ve privada de ella o no
puede obtener de la misma la utilidad que deriva del contrato celebrado, tiene derecho a la
garantía de la evicción, porque a cambio de la cosa adquirida el que su!re la evicción se ha
gravado a su tumo en bene!icio de la otra parte
Esta obligación no existe en los contratos gratuitos y así lo dice el $rt )446 para la
donación+ la solución es equitativa por cuanto el donatario no ha desembolsado nacía y
nada pierde, en consecuencia, con la evicción >ero en las donaciones con gravamen, como
el donatario ha experimentado una carga, existe una evicción limitada
*G *G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
Párra!o 3.: Párra!o 3.:
CONTRATOS CONSENSUALES# REALES Y SOLEMNES CONTRATOS CONSENSUALES# REALES Y SOLEMNES
66. Concepto. 66. Concepto.
El $rt )448 del "ódigo de!ine( Cel contrato es real cuando, para que sea per!ecto, es
necesaria la tradición de la cosa a que se re!iere+ es solemne, cuando está sujeto a la
observancia de ciertas !ormalidades especiales, de manera que sin ellas no produce ning'n
e!ecto civil+ y es consensual, cuando se per!ecciona por el solo consentimientoD
Esta clasi!icación atiende a la !orma en que se per!ecciona el contrato, y no como
pudiera pensarse a la mayor o menor importancia del consentimiento 5odo contrato lo
necesita, seg'n ya quedó su!icientemente demostrado, pero en algunos de ellos, y por eso
se llaman consensuales, basta el consentimiento para su existencia, y en otros en cambie, la
ley exige, además, alguna !ormalidad+ si la !ormalidad exigida por la ley para que se
per!eccione el contrato es la entrega de una cosa, nos encontramos ante un contrato real
El estudio de esta materia lo haremos a través de los siguientes aspectos( Desarrollo del
consensualismo y !ormalismo+ los contratos solemnes, los contratos reales y la decadencia
de este tipo de contratos, e importancia de la clasi!icación
6. ). Consensualismo y !ormalismo. 6. ). Consensualismo y !ormalismo.
"orno quedó se;alado en la >rimera >arte, en su origen, los contratos, como todos los
actos jurídicos, !ueron estrictamente !ormales, siendo muchas de las solemnidades de orden
religioso >osteriormente apareció el contrato real en que la !ormalidad es la entrega de la
cosa+ el crecimiento económico y el desarrollo intelectual de los pueblos que les permite
!ormular abstracciones, espirituali,ó el Derecho, alentó el consensualismo, rea!irmado
Bdespués de la regresión que importó en Europa el triun!o de los bárbaros sobre %omaB por
los canonistas y acogido integralmente por las legislaciones inspiradas en el principio de la
autonomía de la voluntad de que hablaremos en la sección destinada a los e!ectos del
contrato
"omo este principio se !unda en la idea de que la voluntad de las partes es soberana
para crear y regular toda clase de relaciones jurídicas, lo lógico es que baste esa voluntad
para !ormar el contrato sin necesidad de otros requisitos o !ormalidades
Dado que nuestro "ódigo se inspira en esta doctrina, la regla general es que todo
contrato sea consensual, a menos que una disposición especial lo deje sujeto a !ormalidad a
!alta de ella, el contrato es consensual De ahí que los más !recuentes e importantes
contratos lo sean( compraventa de cosas muebles, arrendamiento, !ian,a, transacción,
sociedad civil, mandato, etc
$demás de los !actores se;alados, ayudaron a la di!usión del consensualismo las
necesidades del comercio que requiere de gran rapide, y !luide,, para lo cual constituyen
un obstáculo los rigorismos !órmales
&in embargo, el consensualismo no deja de tener inconvenientes, ya que el
consentimiento puede prestarse en !orma precipitada, los terceros suelen ser perjudicados
por su ignorancia del contrato que se ha celebrado, y las mismas partes pueden encontrar
inconvenientes para probar su existencia y sus estipulaciones De acuerdo a los $rts )3<2
y )3<@, no pueden probarse por testigos los actos y contratos que contengan la entrega o
promesa de una cosa que valga más de dos unidades tributarías -antes 6< centavos, cantidad
"ash "ash Virtual Virtual *1 *1
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
que si tuvo importancia al dictarse el "ódigo "ivil, la había perdido totalmente1, salvo que
exista un principio de prueba por escrito y haya sido imposible obtener prueba escrita -$rt
)3))1
>or 'ltimo, ra,ones de !iscali,ación tributarla han aumentado la exigencia de
escrituración, barrenando desde este campo también el principio consensual
De ahí que se haya vuelto un poco atrás en la materia, siendo la tendencia actual de las
legislaciones el retorno al !ormalismo, pero naturalmente las solemnidades presentes no se
!undan en !órmulas sacramentales, sino que en general basta la escrituración privada y,
otras veces, se exige también la inscripción en alg'n %egistro
6". )). Contratos solemnes. 6". )). Contratos solemnes.
De acuerdo al citado $rt ),448, el contrato es solemne cuando está sujeto a la
observancia de ciertas solemnidades especiales,, de manera que sin ellas no produce e!ecto
civil, esto es, es absolutamente nulo
Ejemplos de contratos solemnes en el "ódigo son la compraventa de bienes raíces y la
hipoteca, que deben constar por escritura p'blica, el contrato de promesa que debe hacerlo
por escrito, etc #os actos de !amilia son por regla general solemnes
>ara determinar cuándo un contrato es solemne, hay que atender a la !ormalidad a que
está a!ecto, ya que ellas pueden ser de varias clases En e!ecto, se distinguen las siguientes
categorías(
)* #a solemnidad objetiva
Es la que se exige en relación al acto en sí mismo, y es igual para todos los contratos de
la misma naturale,a, como ocurre, por ejemplo, en el citado caso de la compraventa de
bienes raíces en que la !ormalidad es el otorgamiento de la escritura p'blica
Estas solemnidades pueden ser de varias clases( instrumentos p'blicos o privados,
concurrencia de alg'n !uncionario p'blico y de testigos, como ocurre en el matrimonio, etc
Es la exigencia de este tipo de solemnidades la que da a un contrato el carácter de
solemne+ su inobservancia priva al contrato de e!ectos civiles por la vía de la nulidad
absoluta, seg'n lo dispuesto en el $rt )/26( Cla nulidad producida por la omisión de
alguna !ormalidad que la ley prescribe para el valor de ciertos actos o contratos en
consideración a la naturale,a de ellos, es absolutaD En doctrina incluso habría inexistencia
del acto+ éste no nacería a la vida jurídica
En el contrato solemne, éste sólo queda per!ecto cuando se otorga la solemnidad Ello
se ha discutido en tomo a la escritura p'blica, y el problema es determinar cuándo queda
ésta per!eccionada porque desde ese momento el contrato está otorgado y las partes no
podrán revocarlo .o nos corresponde naturalmente ahondar el punto que ha sido objeto de
una abundante y contradictoria jurisprudencia,
8@
pero en nuestro concepto, la escritura, v
por ende el contrato, quedan a !irme una ve, que contienen todas sus estipulaciones y la
!irma de todos los concurrentes, aun cuando !alte la exhibición de los documentos que la
ley exige para que el .otario pueda autori,arla, especialmente los que se re!ieren a pago de
impuestos que gravan el contrato+ todos ellos pueden suplirse después, autori,ándose en tal
oportunidad la escritura El $rt 4</, inciso !inal, del "I5 solucionó buena parte del
problema, al disponer tras la re!orma de la #ey )2)2), de 6/ de noviembre de )@26(
C"arecerá de valor el retiro unilateral de la !irma estampada en el instrumento, si éste ya lo
hubiere suscrito otro de los otorgantesD
37 37
50ase Cep( to"o I5$ p&3( 11$ NO 1$ , CD9$ T( 22$ sec( 1) p&3( 3* , sec( 1)$ p&3( M 50ase Cep( to"o I5$ p&3( 11$ NO 1$ , CD9$ T( 22$ sec( 1) p&3( 3* , sec( 1)$ p&3( M
*1 *1
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
6* #a !ormalidad habilitante
Es la que se exige para la reali,ación de ciertos actos de los incapaces, como ser, la
autori,ación judicial para la enajenación de los bienes raíces del hijo de !amilia -$rt 6001
#a sanción por su inobservancia es la nulidad relativa
la sola exigencia de estas !ormalidades no trans!orma al acto en solemne+ obtenida la
autoridad judicial o cualquier otra !ormalidad de que se trate, el contrato puede ser
consensual, a menos que la ley exija para éste alguna !ormalidad $sí ocurrirá
normalmente, como en el ejemplo antes citado, en que se requiere la escritura p'blica,
porque el legislador impone solemnidades para los actos que considera importantes y para
los mismos, por consecuencia, exige que los representantes legales se sometan a
determinados requisitos para su otorgamiento
8* #as !ormalidades adBprobationem
&i no se cumple con estas !ormalidades no hay nulidad de ninguna especie, ni otra
sanción sino que las partes quedan limitadas en cuanto a sus medios de prueba &eg'n lo
expresado en el n'mero anterior no puede probarse por testigos ning'n acto o contrato
superior a cierto valor, v en consecuencia las partes deberán precaverse de alg'n medio de
prueba para acreditar la obligación >ero el acto en ning'n caso pasa a ser solemne, s
siempre podrá probarse por otro medio( un principio de prueba por escrito unido a otra
prueba la con!esión, presunciones etc
4* #as !ormalidades de publicidad
Estas se exigen en resguardo de los intereses etc terceros en los casos que pueden verse
a!ectados, y su inobservancia no acarrea la nulidad del acto, sino que su inoponibilidad a
terceros -.* )4@1 El contrato no es solemne por la existencia de alguna de estas
!ormalidades, ya que siempre valdrá entre las partes, pero evidentemente perderá mucho de
su e!icacia al no poderse oponer a terceros, y
0* #as !ormalidades convencionales
De acuerdo al principio de la autonomía de la voluntad, las partes pueden acordar que
un determinado contrato que van a celebrar no quede per!ecto sin el otorgamiento de alguna
!ormalidad, que puede consistir en el otorgamiento de alg'n documento
4<
El legislador acepta esta convención+ por ejemplo, en el $rt )2<6 para la
compraventa, y en el $rt )@6) para el arrendamiento >ero el contrato no pasa por ello a
ser solemne, sino que las partes pueden retractarse mientras no se otorgue el instrumento
acordado
6%. ))). ,os contratos reales. Decadencia actual. 6%. ))). ,os contratos reales. Decadencia actual.
&eg'n el $rt )448 el contrato real es el que se per!ecciona por la tradición de la cosa
a que se re!iere
En realidad, el precepto comete una impropiedad en el uso de los términos, pues la
tradición es un modo de adquirir el dominio, y no en todos los contratos reales hay
trans!erencia de él $ntes por el contrario, ello sólo ocurre por excepción, pues la regla
general en los contratos reales es que quien recibe la cosa quede como mero tenedor de ella,
con la obligación de restituirla, y no como due;o ni poseedor $sí, el depositario, el
comodatario, el acreedor prendario, etc, son meros tenedores, pues reconocen el dominio
>G >G
50anse al respecto /allos pu.licados en la CD9$ T( 1*$ sec( 1) p&3( 2* , T( 3G$ sec( 1) p&3( 321( El 50anse al respecto /allos pu.licados en la CD9$ T( 1*$ sec( 1) p&3( 2* , T( 3G$ sec( 1) p&3( 321( El
C!di3o italiano por su parte contiene una /!r"ula 3eneral para las /or"alidades con'encionales en el Art( C!di3o italiano por su parte contiene una /!r"ula 3eneral para las /or"alidades con'encionales en el Art(
1(3*1 , presu"e +ue ellas han sido +ueridas para la 'alide del contrato( 1(3*1 , presu"e +ue ellas han sido +ueridas para la 'alide del contrato(
"ash "ash Virtual Virtual *3 *3
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
ajeno, y por excepción, en el mutuo sí que hay tradición, porque el mutuario se hace due;o
de las cosas recibidas en mutuo, con cargo de restituir otras de igual género, cantidad y
calidad
>or ello es más propio de!inir el contrato real como el que se per!ecciona por la entrega
de la cosa
#os contratos reales son todos unilaterales, pues sólo nace la obligación del que recibe
la cosa de restituirla, pero pueden derivar en sinalagmáticos imper!ectos, seg'n vimos en el
.* 0@
#a noción de contrato real se encuentra en !ranca decadencia, y es muy posible que
llegue a desaparecer
4)
#a aparición del contrato real puede considerarse un adelanto jurídico, ya que eliminó
las exigencias primitivas de !órmulas o palabras sacramentales, bastando la simple entrega
de las cosas+ !ue, en consecuencia, un paso hacia la simpli!icación y el consensualismo
>ero su mantención posterior resulta sorprendente, pues no tienen justi!icación jurídica
>retendiendo darle alguna, >othier sostenía que para que haya obligación de restituir se
requiere previamente la entrega de la cosa que será necesario devolver, pero tal argumento
se desvanece si se considera que existen numerosos contratos en que existe obligación de
restituir, y desde luego uno tan importante y !recuente como el arrendamiento, sin que por
ello sean reales
S Dónde esta entonces la di!erencia en cuanto a su per!eccionamiento entre el
arrendamiento y el comodato o préstamo de usoT En el arriendo, por ejemplo, de un
automóvil, la entrega de éste es el cumplimiento de la obligación contraída, y en cambio, en
el comodato la misma entrega no es el cumplimiento de una obligación del comodante, sino
que per!ecciona el contrato De éste nace una sola obligación( la del comodatario de
restituir el vehículo a la expiración del comodato #a especie que se entrega debe estar
!ísicamente presente en ese momento, lo que es un inconveniente más en estos contratos
>ara paliar este tropie,o puede recurrirse a la !igura jurídica de una promesa de
comodato+ entonces el !uturo comodante, por la promesa habrá adquirido la obligación de
otorgar el contrato prometido, y como la !orma de hacerlo en el comodato es la entrega de
la especie prometida en préstamo, en de!initiva, por la promesa el prometiente comodante
adquiere la obligación de entregar, igual que en el arriendo Entregada la especie, queda
cumplido el contrato de promesa y otorgado el de comodato
5odos estos subter!ugios e inconvenientes se obviarían trans!ormando estos contratos
en consensuales o solemnes, y bilaterales o sinalagmáticos $sí, en el caso propuesto el
comodante por el contrato de comodato se comprometería a entregar el automóvil, y el
comodatario a restituirlo en la época convenida El contrato seria consensual, o solemne si
así lo exigiera la ley, y bilateral, porque nacerían dos obligaciones, una para cada parte 7 lo
que hemos expuesto respecto del comodato vale para todos los contratos reales
De ahí la decadencia de la institución en las legislaciones modernas El "ódigo $lemán
sólo les conserva claramente el carácter de reales al mutuo y la prenda+ en los "ódigos
sui,o, turco y polaco sólo lo mantiene este 'ltimo &in embargo, otros "ódigos, como el de
>er', y el italiano, mantienen en su pleno vigor la noción de contrato real En la doctrina, la
mayor parte de los autores se inclinan por la tendencia a otorgarles el carácter de
consensuales, o solemnes y bilaterales
>1 >1
So.re contratos reales$ '0ase =( 9os0 Osuna G!"e$ Del Contrato Ceal , de la Jro"esa de Contrato So.re contratos reales$ '0ase =( 9os0 Osuna G!"e$ Del Contrato Ceal , de la Jro"esa de Contrato
Ceal$ con pr!lo3o de don Arturo Alessandri Codr:3ue$ Editorial Nasci"ento( Santia3o$ 17><$ Ceal$ con pr!lo3o de don Arturo Alessandri Codr:3ue$ Editorial Nasci"ento( Santia3o$ 17><$
*> *>
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
(. );. )mportancia de la clasi!icación de los contratos en consensuales1 solemnes y (. );. )mportancia de la clasi!icación de los contratos en consensuales1 solemnes y
reales. reales.
Fa quedado prácticamente se;alada en los n'meros anteriores la importancia de esta
clasi!icación de los contratos( ella reside en la determinación del momento en que se
per!eccionan+ para su valide,, ya que la !alta de solemnidad exigida por la ley acarrea la
nulidad absoluta del contrato, seg'n dijimos, y !inalmente, para la prueba, con!orme al
adagio de que el acto solemne se prueba por sí solo =ncluso, si la exigencia es de un
instrumento p'blico como !ormalidad, su !alta no puede suplirse por otra prueba -$rt
)3<)1, prueba que no tendría ning'n objeto, por lo demás, puesto que el contrato es nulo
Párra!o 4.: Párra!o 4.:
CONTRATOS PRINCIPALES Y ACCESORIOS CONTRATOS PRINCIPALES Y ACCESORIOS
'. Concepto. '. Concepto.
Esta clasi!icación está enunciada por el "ódigo en su $rt )446 en los siguientes
términos( CEl contrato es principal cuando subsiste por sí mismo sin necesidad de otra
convención, y accesorio, cuando tiene por objeto asegurar el cumplimiento de una
obligación principal, de manera que no pueda subsistir sin ellaD
I sea, que esta clasi!icación atiende a la manera como existen los contratos( los
principales no necesitan de otros para subsistir, y los accesorios, como tienen por objeto
asegurar el cumplimiento de una obligación principal, no existen si no hay otra obligación a
la cual acceder
En consecuencia, los contratos accesorios son los de garantía, que tienen por objeto
ciar una seguridad al crédito al cual acceden, o de caución, como también se les llama El
$rt 4/ del "ódigo declara que caución signi!ica generalmente cualquiera obligación que se
contrae para la seguridad de otra obligación propia o ajena &on especies de caución la
!ian,a, la hipoteca y la prendaD
&i bien requiere siempre de una obligación de la cual es accesoria la que se contrae por
el contrato accesorio, no es !uer,a que exista otro contrato, porque la obligación principal
que se garanti,a puede tener su origen no sólo en aquél, sino en cualquier otra !uente de las
obligaciones, y así se puede caucionar el cumplimiento de una obligación extracontractual,
emanada de la sola ley, de un cuasicontrato, de un hecho ilícito, por medio de un contrato
accesorio
2. Caución y $arantía. 2. Caución y $arantía.
&abemos que el deudor responde de su obligación con todo su patrimonio embargable
-.* 02)1+ es la seguridad que cualquier crédito da al acreedor, pero ella puede resultar
insu!iciente !rente a un deudor contuma, o insolvente >or ello adquiere una importancia
!undamental para el acreedor contar con una garantía de cumplimiento
.o es lo mismo garantía que caución+ la primera es el género, la segunda, la especie
#a garantía es cualquier seguridad que se le otorga a un crédito, y de la cual no todos ellos
go,an+ toda garantía es un accesorio del crédito, pero no tiene vida propia, mientras que la
canción es una obligación accesoria+ supone, seg'n lo expresado, un contrato en que las
partes constituyen esta seguridad para un crédito
"ash "ash Virtual Virtual ** **
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
7 así constituyen una garantía pero no una caución, la condición resolutoria tácita,
porque si el deudor no cumple, le permite al acreedor obtener la restitución de lo dado o
pagado o inhibirse de cumplir su propia obligación+ la excepción del contrato no cumplido
y el derecho legal de retención -.* @431, porque también permiten al acreedor obtener el
cumplimiento presionando al deudor con el propio incumplimiento( los privilegios y
pre!erencias para el pago -.* @3@1, ya que permitirán al acreedor pagarse antes que los
demás acreedores, etc 7 no son cauciones por la se;alada ra,ón de que no son obligaciones
accesorias contraídas para la seguridad del crédito
&in embargo, suele usarse la expresión garantía como sinónimo de caución, o sea, se le
da un sentido restringido
#as cauciones pueden ser personales y reales
46
#as primeras garanti,an al acreedor, porque va a haber más de un patrimonio
respondiendo de la obligación $sí ocurre en la !ian,a, solidaridad pasiva y cláusula penal,
constituida por un tercero, que son especies de cauciones personales
48
"omo el acreedor
tiene el derecho de garantía -prenda1 general sobre todos los bienes del deudor de acuerdo
al $rt 64/0, si hay un !iador o un codeudor solidario, el acreedor go,ará de este derecho
sobre un n'mero mayor de patrimonios, por lo que se hace más di!icil que la insolvencia
del deudor le impida cobrar su crédito, pues en tal caso lo hará e!ectivo en el patrimonio del
codeudor solidario o !iador 5iene una de!ensa en caso de insolvencia del deudor, que no
existiría sin caución
En la caución real hay una mayor garantía a'n, pues consiste en a!ectar un bien
determinado, mueble o inmueble al cumplimiento de la obligación &on casos de ella la
hipoteca, la prenda y la anticresis, esta 'ltima de mucho menor importancia
%educiéndonos a la prenda e hipoteca, son la máxima seguridad de pago, porque
constituyen derechos reales, y otorgan al acreedor !acultad para perseguirlos en manos de
quien se encuentre la cosa dada en prenda o hipotecada, y sacarla a remate para pagarse con
el producto de la subasta
3. )mportancia de la clasi!icación de los contratos en principales y accesorios. 3. )mportancia de la clasi!icación de los contratos en principales y accesorios.
Ella radica, de acuerdo al antiguo a!orismo, en que el contrato accesorio sigue la suerte
del principal, y así extinguida la obligación principal, por cualquiera de los modos que
estudiaremos en la parte !inal de este volumen, igualmente se extingue la accesoria que la
garanti,a 5ambién, traspasado por acto entre vivos o por causa de muerte el crédito a que
acceden, se traspasan con él sus cauciones
$ la misma regla se someten todos los demás accesorios del crédito( privilegios,
intereses, etc
4. ,os contratos dependientes. 4. ,os contratos dependientes.
#a doctrina ha agrupado algunos contratos parecidos a los accesorios bajo la
denominación de contratos dependientes &on ellos los que necesitan también de otro acto
jurídico para su existencia, en lo que se asemejan a los accesorios, pero no aseguran el
cumplimiento de una obligación, en lo que se di!erencian precisamente de ellos
>1 >1
So.re cauciones '0ase Manuel So"arri'a 6ndurra3a$ Tratado de( las Cauciones( Conta.le Chilena So.re cauciones '0ase Manuel So"arri'a 6ndurra3a$ Tratado de( las Cauciones( Conta.le Chilena
Ltda( Editores( St3o( 1781$ 1) edici!n( Ltda( Editores( St3o( 1781$ 1) edici!n(
>3 >3
So.re la cl&usula penal co"o cauci!n$ '0ase el N() 7G<$ pero adelante"os +ue si la constitu,e el So.re la cl&usula penal co"o cauci!n$ '0ase el N() 7G<$ pero adelante"os +ue si la constitu,e el
propio deudor$ la 3arant:a es "era"ente psicol!3icaI +ue 0ste tratar& de e'itarla cu"pliendo( propio deudor$ la 3arant:a es "era"ente psicol!3icaI +ue 0ste tratar& de e'itarla cu"pliendo(
*2 *2
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
:n ejemplo típico es la novación que no puede nacer a la vida jurídica si no existe una
obligación primitiva a la cual extingue para dar nacimiento a una nueva -.* ) )<41
Itro ejemplo son las capitulaciones matrimoniales que el $rt )3)0 de!ine como las
convenciones de carácter patrimonial que celebran los esposos antes de contraer
matrimonio o en el acto de su celebración &on dependientes, pues no pueden existir sin la
celebración del matrimonio
Párra!o 5.: Párra!o 5.:
CLASIFICACIONES DOCTRINARIAS DE LOS CONTRATOS CLASIFICACIONES DOCTRINARIAS DE LOS CONTRATOS
5. Enunciación. 5. Enunciación.
#as anteriormente estudiadas son las clasi!icaciones de los contratos que establece el
"ódigo+ a ellas, la doctrina agrega otras divisiones de menor importancia, que ya hemos
enunciado y que examinaremos en este párra!o( preparatorios y de!initivos+ de libre
discusión y de adhesión+ colectivos e individuales+ de ejecución instantánea y sucesiva, y
nominados e innominados 5erminaremos se;alando otras categorías de contratos
6. ). Contratos preparatorios o preliminares y de!initi*os. 6. ). Contratos preparatorios o preliminares y de!initi*os.
En términos bastante generales, contrato preparatorio o preliminar es el que tiene por
objeto la celebración en el !uturo de otro contrato( el de!initivo
#a teoría del contrato preparatorio es muy reciente y se encuentra en plena elaboración,
y prácticamente en la doctrina no hay acuerdo alguno respecto de ellos ni tampoco cuáles
quedan incluidos en tal categoría El caso sin duda más típico es el de la promesa de
celebrar un contrato que se denomina precisamente contrato de promesa, y a que se re!iere
el $rt ) 004 del "ódigo
44
. )). Contratos de li#re discusión y de adhesión. . )). Contratos de li#re discusión y de adhesión.
En el contrato de mutuo acuerdo o de libre discusión, que los !ranceses llaman gré a
gré, las partes, de com'n acuerdo, establecen libremente las estipulaciones del convenio(
hay o!ertas y contrao!ertas, conversaciones y !inalmente el contrato es una !orma de
transacción de los intereses de las partes
En cambio, el contrato de adhesión se caracteri,a porque la o!erta la hace una de las
partes conteniendo todas las estipulaciones del mismo, sobre las cuales no acepta discusión
ni regateo alguno+ la contraparte o acepta el contrato tal corno se le o!rece o se abstiene de
contratar+ no existe otra alternativa para ella( lo toma o lo deja, seg'n el decir popular #a
tónica de estos contratos es el desequilibrio económico entre la parte que impone el
contenido del acuerdo, generalmente una empresa monopolística, y el otro contratante
Ejemplos típicos son el de seguro, el de transporte con una empresa, los servicios de
utilidad p'blica, etc El asegurado no tiene elección posible( o contrata en los términos de la
póli,a o no torna el seguro+ igual ocurre con quien desea viajar en avión, tren o barco( debe
someterse a las condiciones de la empresa, etc
Esta !alta de igualdad ha permitido que se niegue a estos contratos la calidad de tales
-.* 061, pues no habría acuerdo de voluntades, sino la imposición de una de ellas, y yendo
>> >>
Contratos de Jro"esa$ o.( cit($ '0ase el co"plet:si"o estudio de =ernando =ue,o L($ Derecho Ci'il$ Contratos de Jro"esa$ o.( cit($ '0ase el co"plet:si"o estudio de =ernando =ue,o L($ Derecho Ci'il$
To"o 5# ?Los contratos en particular , de"&s /uentes de las o.li3acionesK( 5olu"en 11$ Contratos To"o 5# ?Los contratos en particular , de"&s /uentes de las o.li3acionesK( 5olu"en 11$ Contratos
preparatorios( 6ni'erso( Santia3o$ 1723( preparatorios( 6ni'erso( Santia3o$ 1723(
"ash "ash Virtual Virtual *< *<
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
más lejos se ha pretendido, por lo que se verá en los n'meros siguientes, asimilarlos al
Derecho >'blico >ero la verdad es que el interesado siempre tiene la relativa libertad de
contratar o no y además en cualquier contrato puede presentarse la misma situación en que
una de las partes, por la necesidad en que se encuentra la otra, !uerce a su !avor las
estipulaciones del mismo
.o hay, pues, tal !alta de consentimiento, pero sí el evidente peligro de que la parte
débil del contrato se vea obligada a suscribirlo en términos leoninos >or ello, el Estado
interviene en estos contratos, lo que nos llevará a hablar en los n'meros siguientes de los
llamados contratos dirigidos y !or,osos
El "ódigo italiano, en su $rt )84), establece algunas restricciones para los contratos
en que las condiciones generales son establecidas por uno de los contratantes( sólo son
e!icaces si la contraparte las ha conocido o debido conocer, y hay algunas, como las
limitaciones de responsabilidad, que deben ser especí!icamente aprobadas por escrito #as
mismas soluciones da en general la doctrina para estos problemas
Ainalmente, y antes de pasar a tratar los contratos dirigidos y !or,osos, digamos que los
contratos de adhesión no deben ser con!undidos con la adhesión a un contrato celebrado por
otras personas En e!ecto, hay ciertas convenciones, llamadas CabiertasD, en que pueden
incorporarse terceros al régimen estipulado+ un ejemplo típico es la sociedad anónima en
que los que van entrando a la sociedad otorgan una escritura en que aceptan el contrato
social -$rt 66 de la #ey )2<4/, de 66 de octubre de )@2)1
". +. El contrato diri$ido. ". +. El contrato diri$ido.
"omo decíamos, el Estado interviene en los contratos en que existe desigualdad
económica de las partes, !ijando todas o algunas estipulaciones de los mismos( tari!as a las
empresas de servicios, etc
En los contratos de seguros, a través de un organismo especiali,ado, la
&uperintendencia de Valores y &eguros -que reempla,ó a la &uperintendencia de
"ompa;ías de &eguros, 9olsas de "omercio y &ociedades $nónimas1, !iscali,a la actuación
de las compa;ías dedicadas al ramo, e incluso en ciertos tipos de seguros estableció póli,as
'nicas iguales para todas ellas( es lo que se llama contrato !ormulario o tipo El mismo
servicio había trans!ormado prácticamente a las sociedades anónimas también en un
contrato dirigido, cada ve, más cercano al contrato tipo #a legislación actual limitó su
control a las sociedades anónimas abiertas
%. .. El contrato !or<oso. %. .. El contrato !or<oso.
En el contrato de adhesión, cuando al menos teóricamente a la contraparte le queda la
posibilidad de la abstención+ en el contrato !or,oso las partes están obligadas a ligarse
jurídicamente entre sí por disposición de la autoridad, aun cuando pueden libremente
acordar algunas o todas las condiciones de la convención $sí ocurre, por ejemplo, cuando
el legislador exige a ciertas empresas o personas asegurar los riesgos que provocan a
terceros
>ero cuando las partes están obligadas a tina relación jurídica y ella se encuentra
imperativa e íntegramente reglamentada por el legislador, creemos que es erróneo hablar de
contrato !or,oso, pues en verdad aquí sí que no hay contrato, sino obligaciones legales Es
el caso, entre nosotros, por ejemplo, de las leyes sobre arrendamiento que permiten al
*8 *8
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
arrendatario continuar la ocupación de la propiedad arrendada no obstante haberse
extinguido el arriendo -.* ))//1
"(. ))). Contratos indi*iduales y colecti*os. "(. ))). Contratos indi*iduales y colecti*os.
El contrato individual no es sólo la regla general, sino el 'nico que conoció el "ódigo
"ivil( es aquel en que todos los que se obligan han concurrido a Itorgar su consentimiento
y el contrato, en consecuencia, a!ecta 'nicamente a quienes han intervenido en su
celebración
El contrato colectivo obliga, en cambio, a personas que no han concurrido con su
consentimiento al per!eccionamiento del convenio Es un producto de la evolución social y
económica del Derecho El legislador, a los individuos que se encuentran en una misma
situación determinada por la ley, los considera como un grupo o colectividad con un interés
homogéneo, y sin perjuicio de los contrapuestos que pueden haber entre ellos+ dadas ciertas
condiciones, como ser mayorías preestablecidas, o la intervención de ciertos órganos que en
un sentido representen a todos los interesados, quedan todos ellos obligados aun cuando no
hayan concurrido al acto con su voluntad &emejantes contratos constituyen también un
marcado alcance al principio del e!ecto relativo del acto jurídico, y por ende del contrato(
éste a!ecta normalmente sólo a las partes que lo han celebrado -.* )<31 $quí, a quienes
no han intervenido
:n contrato en que concurren muchas personas, no por ese solo hecho pasa a ser
colectivo+ si el consentimiento de todos los interesados es necesarios, el contrato sigue
siendo individual =gualmente, no basta con que intervenga alguna colectividad, y así, si
una persona jurídica contrata con otra, no hay contrato colectivo, ya que la característica de
éste es que a!ecta a todas las personas, naturales o jurídicas, que se encuentren en la
situación prevista por la ley aun cuando no presten su propio y personal consentimiento
En nuestra legislación podemos citar los siguientes casos bien caracteri,ados de
convenciones colectivas(
)* El convenio de acreedores
7a el "ódigo "ivil previó la existencia de un convenio colectivo, puesto que en el $rt
)/66, a propósito de =rJ cesión de bienes -.B @/21, declaró que el convenio de acreedores
celebrado con las mayorías que !ije el C"ódigo de EnjuiciamientoD, es obligatorio para
todos los acreedores citados en la !orma debida
>ero actualmente no es el "ódigo de >rocedimiento el que reglamenta la materia, sino
el $rt )2< de la #ey de Nuiebras( el convenio de acreedores se entiende aceptado con el
voto !avorable de los dos tercios de los concurrentes, a condición que representen a lo
menos las tres cuartas partes deU pasivo, determinado en la !orma que indica el propio
precepto $probado con esta mayoría, el convenio obliga a los acreedores de la minoría
disidente o no concurrente
6* El contrato colectivo de trabajo
"on mucha más claridad los $rts )3 y )64 del antiguo "ódigo del 5rabajo
consagraban un caso clarísimo de contrato colectivo El D# 6302 de 6@ de junio de )@3@
lo atenuó bastante, pero de todos modos el contrato colectivo del trabajo obliga a todos los
trabajadores que concurren a su otorgamiento, y se impone a los contratos individuales de
los trabajadores involucrados -$rts )66 y )64 de la #ey )@</@, de 8< de julio de )@@)1
8* >ropiedad hori,ontal
"ash "ash Virtual Virtual *7 *7
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
El DA# 664 del a;o )@08, #ey Heneral de "onstrucción y :rbani,ación, cuyo texto
de!initivo se contiene en el Decreto &upremo .* 22< del Ginisterio de Ibras >'blicas y
5ransportes del )2 de abril de )@/8, publicado en el Diario I!icial de )/ de agosto del
mismo a;o, re!undió en su "apítulo V, la #ey /<3) de )/ de agosto de )@83, que estableció
entre nosotros la venta de edi!icios por pisos y departamentos, y en su $rt )0 -hoy 02 del
DA# citado1 contempló un caso interesante de convención colectiva
>ara resolver los problemas de administración y conservación del edi!icio, los
interesados pueden otorgar un %eglamento de "opropiedad con normas obligatorias para
los que lo celebren y sus sucesores en el dominio del piso o departamento $ !alta de
%eglamento, el mencionado precepto dispone que en las $sambleas de "opropietarios
citadas en con!ormidad a la ley, pueden tornarse acuerdos por la mayoría de los
concurrentes que representen a lo menos las dos terceras partes del valor del edi!icio 5ales
acuerdos obligan a todos los copropietarios, aun cuando no hayan concurrido o votado en
contra
"'. );. Contratos de e2ecución instantánea y sucesi*a. "'. );. Contratos de e2ecución instantánea y sucesi*a.
Esta clasi!icación atiende a la !orma en que se cumplen las obligaciones emanadas del
contrato
Este puede generar, desde el punto de vista se;alado, tres tipos de obligaciones(
)* De ejecución 'nica e instantánea
Estas obligaciones se ejecutan de una sola ve,, extinguiéndose ellas y el contrato
mismo+ por ejemplo, en la compraventa, la obligación del vendedor se cumple entregando
la cosa, con lo cual se extingue, y la del comprador, pagando el precio, con lo cual queda
extinguida igualmente >or lo general, el contrato no producirá otro e!ecto, aunque puede
generarlo, como ser la obligación de saneamiento del vendedor
6* De ejecución 'nica pero postergada o !raccionada
Es el mismo caso anterior, con la 'nica di!erencia que alguna o todas las obligaciones
se cumplen en épocas pre!ijadas o por parcialidades, como ocurre com'nmente en la propia
compraventa, con la de pagar el precio+ así, puede estipularse que el precio se pague en )<
cuotas mensuales consecutivas iguales, o la cosa genérica vendida se entregue también por
parcialidades
El contrato en este 'ltimo caso, con las di!erencias propias de la modalidad
introducida, se rige por las mismas reglas anteriores, y
8* De ejecución sucesiva o de tracto sucesivo
&e caracteri,a este tipo de contrato porque las obligaciones van naciendo v
extinguiéndose sucesiva y periódicamente mientras dure la vigencia ellos, de manera que
cumplida una de las obligaciones, nace otra de la misma naturale,a y extinguida ésta, la
próxima, y así sucesivamente
El ejemplo más típico de contrato de tracto sucesivo es el arrendamiento, en que el
arrendador está cumpliendo constantemente su obligación de proporcionar al arrendatario el
goce tranquilo y pací!ico de la cosa arrendada, y éste de pagarle periódicamente la renta
estipulada hasta la extinción del arriendo =gual ocurre en el contrato de trabajo, en el
suministro de mercaderías, etc
Esta clasi!icación tiene gran importancia porque todas las características especiales que
se;alamos en el .* /< para los contratos bilaterales se dan en !orma distinta en los
2G 2G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
contratos de tracto sucesivo, pues la extinción de ellos, por cualquier causal legal, no a!ecta
normalmente a las obligaciones ya cumplidas, y así(
)* #a resolución por incumplimiento
"omo dijimos, en todo contrato bilateral va envuelta la condición de no cumplirse por
la otra parte lo pactado+ si en de!initiva hay incumplimiento, puede solicitarse la resolución
del contrato, la que, declarada, opera con cierto e!ecto retroactivo -.o 4@/1, y así, en la
compraventa, el vendedor que no entrega la cosa debe restituir el precio recibido,
En los contratos de tracto sucesivo la resolución toma el nombre de terminación y
opera 'nicamente hacia el !uturo+ las obligaciones cumplidas quedan a !irme, pues, por
ejemplo, seria imposible que el arrendatario restituyera el goce que ha ejercido en la cosa, y
por lo mismo el arrendador no está obligado a devolver las rentas recibidas,
6* El riesgo
&i la obligación de una de las partes en el contrato de tracto sucesivo se hace imposible
por caso !ortuito, se extingue y se pone !in al contrato, pero tampoco esta !inali,ación
a!ecta a las obligaciones ya cumplidas -.? )6)<1
5ambién tiene importancia en otros aspectos(
8* Extinción unilateral del contrato
>or regla general los contratos no pueden quedar sin e!ecto por la sola voluntad de una
de las partes+ en los de tracto sucesivo suele aceptarse la revocación unilateral si no hay
pla,o pre!ijado, verbi gracia, por el desahucio en el arrendamiento y contrato de trabajo, y
4* #a imprevisión
&eg'n se ha dicho y lo veremos más adelante -.? 2001, esta teoría pretende alterar el
contrato estipulado cuando su cumplimiento se ha vuelto muy gravoso para una de las
partes+ ni aun en doctrina ella podría a!ectar a los contratos de ejecución 'nica e
instantánea
"2 ;. Contratos nominados e innominados. "2 ;. Contratos nominados e innominados.
$ntes que nada, debemos advertir que esta clasi!icación es di!erente a la que hacían los
romanos con la misma designación+ en el Derecho %omano los contratos nominados
otorgaban acción y los innominados eran los pactos carentes de ella
El criterio actual para determinar si un contrato es nominado o innominado es
'nicamente si se encuentra reglamentado por el legislador o no #os primeros están
expresamente establecidos en los textos legales y son, desde luego, los de más !recuente
aplicación( compraventa, arrendamiento permuta, sociedad, mandato, mutuo, etc
#os contratos innominados tienen naturalmente un nombre, pero no están
reglamentados por el legislador y son incontables, ya que en virtud del principio de la
autonomía de la voluntad, las partes pueden unirse entre sí con todos aquellos vínculos
jurídicos que sean capaces de imaginar, mientras no vayan contra la ley, el orden p'blico o
las buenas costumbres
40
"ontratos innominados más o menos !recuentes son( el de talaje,
4/
edición,
43
representación teatral, etc Aallos de nuestros tribunales han se;alado tal carácter a la
>* >*
=allos pu.licados en la CD9$ T( 11$ sec( 11( p&3( 371 , >>$ sec( 1) p&3( 1*G( =allos pu.licados en la CD9$ T( 11$ sec( 11( p&3( 371 , >>$ sec( 1) p&3( 1*G(
>2 >2
=allo pu.licado en la G(T( de 1712$ 1) sec($ N() 1>7$ p&3( <*>( =allo pu.licado en la G(T( de 1712$ 1) sec($ N() 1>7$ p&3( <*>(
>< ><
En la le, N() 1<(332 de 1 de octu.re de 17<G so.re Jropiedad Intelectual$ se re3la"entan la edici!n$ En la le, N() 1<(332 de 1 de octu.re de 17<G so.re Jropiedad Intelectual$ se re3la"entan la edici!n$
representaci!n , otros contratos relacionados con la propiedad intelectual$ con lo +ue de%an de ser representaci!n , otros contratos relacionados con la propiedad intelectual$ con lo +ue de%an de ser
inno"inados( Es lo +ue ocurre nor"al"ente con ellosI si se hacen /recuentes$ se incorporan a la cate3or:a inno"inados( Es lo +ue ocurre nor"al"ente con ellosI si se hacen /recuentes$ se incorporan a la cate3or:a
de no"inados de no"inados
"ash "ash Virtual Virtual 21 21
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
enajenación de derecho de llave,
42
en!iteusis,
4@
postergación,
0<
y a estos dos casos que
citamos especialmente porque permiten una cabal comprensión de lo que es el contrato
innominado y las reglas que lo gobiernan(
:na tía pidió a su sobrina que la acompa;ara a vivir en Europa, prometiéndole una
recompensa+ a la muerte de su tía, la sobrina demandó a los herederos cobrando dicha
recompensa, y la "orte &uprema acogió la pretensión declarando que no se trataba de un
arrendamiento de servicios, sino de un contrato innominado y
&e ha cali!icado también de innominado el arriendo de un box o estacionamiento para
guardar automóviles, con características de arrendamiento de cosas y de depósito, esto
'ltimo por el cuidado que debe otorgarse al vehículo, lo que tiene especial importancia por
la responsabilidad que impone al arrendador
0)
En la práctica, el mayor n'mero de casos de contratos innominados resulta de la
combinación de elementos de contratos nominados, lo que tiene importancia para la
interpretación de los mismos
En e!ecto, el problema que plantean los contratos no reglamentados es doble( el
primero, de su e!icacia que ya hemos visto es universal mente aceptada,
06
y luego de
determinar las reglas que los regirán
En el contrato nominado, como veremos en la siguiente sección, para interpretarlo
deberá antes que todo cali!icársele, esto es, determinar de qué contrato se trata(
compraventa, permuta, arrendamiento, etc, y hecho esto, se aplicarán, a !alta de
estipulación de las partes, las normas supletorias dadas por el legislador para el contrato de
que se trate -.* @61
En el innominado, lo primero que debe atenerse es a la estipulación de las partes en
cuanto no in!rinjan una disposición legal, el orden p'blico o las buenas costumbres $ !alta
de estipulación, deberán aplicarse las reglas generales de los contratos, y por 'ltimo, las de
los contratos nominados que más se asemejan a ellos
08
"3. ;). 3tras cate$orías de contratos. Enunciación. "3. ;). 3tras cate$orías de contratos. Enunciación.
Ainalmente, para completar este panorama general de los contratos, estudiaremos en
los n'meros siguientes algunas categorías particulares de ellos, a saber(
)* "ontratos traslaticios de dominio y derechos reales+
6* "ontrato a !avor de tercero y promesa de hecho ajeno(
8* El autocontrato, y
4* El contrato por persona a nombrar
>8 >8
=allo pu.licado en la CD9$ T( 21$ sec( 1) p&3$ >8 =allo pu.licado en la CD9$ T( 21$ sec( 1) p&3$ >8
>7 >7
=allo pu.licado en la CD9$ T( 11$ sec( 5$ p&3$ 371( Nuestro le3islador a di/erencia deN C!di3o /ranc0s$ =allo pu.licado en la CD9$ T( 11$ sec( 5$ p&3$ 371( Nuestro le3islador a di/erencia deN C!di3o /ranc0s$
italiano$ etc($ no re3la"ent! la en4teusis$ +ue es co"o un arrenda"iento con ciertas caracter:sticas italiano$ etc($ no re3la"ent! la en4teusis$ +ue es co"o un arrenda"iento con ciertas caracter:sticas
especiales$ plaos extensos , con/erir en al3unas le3islaciones un derecho real( La sentencia citada expreso especiales$ plaos extensos , con/erir en al3unas le3islaciones un derecho real( La sentencia citada expreso
+ue no ha.:a incon'eniente$ no o.stante la o"isi!n del C!di3o chileno$ de aceptar este contrato$ +ue no ha.:a incon'eniente$ no o.stante la o"isi!n del C!di3o chileno$ de aceptar este contrato$
Natural"ente +ue las partes no podr&n darle la cate3or:a de derecho real$ pues ella s!lo la esta.lece la le,( Natural"ente +ue las partes no podr&n darle la cate3or:a de derecho real$ pues ella s!lo la esta.lece la le,(
*G *G
Corte de 5alpara:so$ 2 de a3osto de 1717$ %urisprudencia al D:a de 1717$ p&3$ >2>$ citada por Cep$ Corte de 5alpara:so$ 2 de a3osto de 1717$ %urisprudencia al D:a de 1717$ p&3$ >2>$ citada por Cep$
to"o I5$ N() 2( to"o I5$ N() 2(
*3 Ju.licado en CD9$ T( <$ sec$ 11$ p&3$ *( La 'erdad es +ue ha.:a en'uelto en este caso un pro.le"a de *3 Ju.licado en CD9$ T( <$ sec$ 11$ p&3$ *( La 'erdad es +ue ha.:a en'uelto en este caso un pro.le"a de
pacto so.re sucesi!n /utura$ +ue co"o sa.e"os proh:.e el Art( 1(>23( pacto so.re sucesi!n /utura$ +ue co"o sa.e"os proh:.e el Art( 1(>23(
*1 *1
Ju.licado en CD9$ T( >G$ sec$ 1) p&3$ <<( Ju.licado en CD9$ T( >G$ sec$ 1) p&3$ <<(
*1 *1
El C!di3o italiano$ sie"pre preocupado$ co"o ha.r& podido apreciarse$ de reco3er las opiniones El C!di3o italiano$ sie"pre preocupado$ co"o ha.r& podido apreciarse$ de reco3er las opiniones
doctrinales$ los acepta sie"pre +ue 'a,an diri3idos a realiar intereses "erecedores de tutela$ se3Bn el doctrinales$ los acepta sie"pre +ue 'a,an diri3idos a realiar intereses "erecedores de tutela$ se3Bn el
ordena"iento %ur:dico @Art 1(311$ inc( 1)A( ordena"iento %ur:dico @Art 1(311$ inc( 1)A(
*3 *3
En tal sentido CD9$ T( 17$ sec( la$ p&3( 12<( En contra rn:s"a CD9$ T( 11$ sec( 1)$ p&3( 371( En tal sentido CD9$ T( 17$ sec( la$ p&3( 12<( En contra rn:s"a CD9$ T( 11$ sec( 1)$ p&3( 371(
21 21
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
"4.+. Contratos traslaticios de dominio y derechos reales. "4.+. Contratos traslaticios de dominio y derechos reales.
Estos contratos son los que en nuestra legislación, dada la distinción entre título y
modo de adquirir el dominio, constituyen títulos traslaticios de dominio y demás derechos
reales, tales como la compraventa, permuta, aporte en dominio a una sociedad, etc Ellos,
unidos a la tradición, traspasan el dominio y demás derechos reales
&e les separa de los restantes no sólo por este importante e!ecto, sino porque, por la
misma ra,ón, el legislador los somete a mayores exigencias, especialmente si versan sobre
bienes raíces, en que son siempre solemnes y sujetos a !ormalidades habilitantes
%equieren también !acultad de disposición, concepto más amplio que el de capacidad
de disposición que habitualmente se emplea #a !acultad de disposición supone(
)* Desde luego, la capacidad de ejercicio+
6* El otorgamiento del contrato traslaticio por el titular del derecho o su representante
legal o contractual &i así no ocurre, no se traspasará el dominio u otro derecho real de que
se trate, aun cuando opere el modo de adquirir correspondiente >ero debemos advertir que
en nuestra legislación el contrato sobre cosa ajena no es nulo, sino que imponible al
verdadero due;o -.? )041, y
8* Nue la disposición no se encuentre prohibida o suspendida, como ocurre con las
prohibiciones legales o judiciales -.* /<01, el embargo -.? 2<61, etcétera
"5. .. El contrato a !a*or de terceros y la promesa de hecho a2eno. -e!erencia. "5. .. El contrato a !a*or de terceros y la promesa de hecho a2eno. -e!erencia.
Estas especies de contratos las estudiaremos a propósito de los e!ectos de éstos, en los
n'meros )6< y siguientes, y )80 a )8@, respectivamente .os remitimos a ellos
"6. C. El autocontrato o acto 2urídico consi$o mismo . "6. C. El autocontrato o acto 2urídico consi$o mismo .
54 54
Esta !igura se presenta cuando una misma persona interviene en un negocio jurídico
invistiendo dos o más calidades jurídicas diversas
>uede darse en dos casos(
)* El contratante act'a por sí mismo y a la ve, como representante legal o contractual
de otra persona, y
6* El contratante concurre en el mismo acto como representante legal o convencional
de dos o más personas naturales o jurídicas
Esta distinción tiene especial importancia, porque se reconoce que en este 'ltimo caso
es menos marcada la contraposición de intereses
>orque evidentemente es el peligro de este tipo de intervención de una misma persona
representando dos posiciones en el contrato, y por ello los autores y legisladores -la
alemana la prohíbe generalmente1 son más bien contrarios al mismo
5iende a admitírsele con dos condiciones(
)*Nue no esté legalmente prohibido
Es evidente que no podrá otorgarse un autocontrato si la ley lo ha excluido
expresamente como ocurre entre nosotros en el $rt 468, que prohibe a los guardadores
celebrar contratos en que tengan interés ellos o ciertos parientes suyos+ en el $rt )2<<, en
relación con el 6)44 para los mandatarios, albaceas y síndicos para la venta de cosas que
*> *>
So.re esta 43ura de tan 3ran inter0s pr&ctico$ '0ase Anuro Alessandri Codr:3ue$ La So.re esta 43ura de tan 3ran inter0s pr&ctico$ '0ase Anuro Alessandri Codr:3ue$ La
autocontrataci!nK$ CD9$ T( 18$ 1$ parte$ p&3s( 1 , si3tes(# Da'id StichTin Brano'er$ El Mandato Ci'il$ 1) autocontrataci!nK$ CD9$ T( 18$ 1$ parte$ p&3s( 1 , si3tes(# Da'id StichTin Brano'er$ El Mandato Ci'il$ 1)
Edici!n$ Editorial %ur:dica( Santia3o$ 172*$ p&3( >18$ N() 1>G$ 9osse/ FupTa$ La representaci!n 'oluntaria en Edici!n$ Editorial %ur:dica( Santia3o$ 172*$ p&3( >18$ N() 1>G$ 9osse/ FupTa$ La representaci!n 'oluntaria en
los ne3ocios %uridicos( Madrid$ 173G$ p&3s$ 1>2 , si3tes# Messineo$ o.( cit($ T( I5$ p&3$ >38$ N() <( los ne3ocios %uridicos( Madrid$ 173G$ p&3s$ 1>2 , si3tes# Messineo$ o.( cit($ T( I5$ p&3$ >38$ N() <(
"ash "ash Virtual Virtual 23 23
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
hayan de pasar por sus manos+ en los $rts 03 y 02 del " "o, para los corredores, en el
$rt 603 del mismo "ódigo para los comisionistas, etc
6* Nue haya sido autori,ado expresamente, o no exista con!licto de intereses
Ejemplo de lo primero en nuestra legislación son los $rts 6)44 y 6)40 del "ódigo
"ivil para el mandato, en que por regla general el mandatario no puede comprar para sí lo
que el mandante le ha ordenado vender, ni vender de lo suyo lo que éste le ha ordenado
comprar, ni encargado de tomar dinero prestado, hacerlo del suyo o !acultado para colocar
dinero a interés, tomarlo prestado para sí, sin aprobación del mandante
De aquí deriva que en nuestra legislación, en virtud de la libertad contractual, es
posible la autocontratación si el representado la ha autori,ado, aunque no haya una
disposición general que lo permita, como ocurre con el $rt )8@0 del "ódigo italiano >ero
como en Derecho >rivado puede hacerse todo aquello que no está prohibido
especí!icamente, es preciso inclinarse por la licitud de la convención
Gás discutible es la legitimidad de la autocontratación en el caso de que no esté ni
expresamente prohibida ni autori,ada, pero no haya contraposición de intereses en la
gestión del representante, como si por ejemplo un padre de !amilia vende una propiedad
que le pertenece conjuntamente con sus hijos menores, y act'a en representación de éstos
>odría sostenerse que las prohibiciones legales citadas son mani!estaciones de una regla
general para negarles valide, a semejantes actos, pero nos inclinamos por reconocerla
porque las prohibiciones son de derecho estricto y las existentes se !undan precisamente en
la contraposición de intereses &i no la hay, carece de !undamento ampliar su aplicación
&e ha discutido la naturale,a jurídica de la autocontratación, pues hay quienes niegan
que sea realmente un contrato, sino un acto jurídico unilateral, ya que concurre una sola
voluntad Ipinamos que no es así, concurren realmente dos o más voluntades, 'nicamente
que representadas por una sola persona
". D. El contrato por persona a nom#rar. ". D. El contrato por persona a nom#rar.
Es ésta una !igura hasta cierto punto novedosa, que se ha preocupado de reglamentar el
"ódigo italiano en los $rts )8<) a )4<0, y que es de gran aplicación práctica En dicho
contrato una de las partes se reserva la !acultad de designar más adelante el nombre de la
persona o personas por quienes contrata, a la o las cuales corresponderán los derechos y
obligaciones emanados de él
Es muy cercana a los casos del mandatario que act'a a su propio nombre, sin se;alar el
poder, y a que se re!iere el $rt 6)0) del "ódigo
00
El mandante, por di!erentes motivos,
puede desear que su nombre sea ignorado, como si por ejemplo necesita adquirir una
propiedad colindante a la suya y teme que si la compra directamente, el vecino, sabedor de
su necesidad, le cobre un mayor precio+ el mandatario entonces adquiere a su propio
nombre, y posteriormente declara su representación y traspasa sus derechos al mandante
El contrato por persona a nombrar puede ser más amplio, ya que no supone
necesariamente ni un mandato ni una agencia o!iciosa+ por ejemplo, una persona desea
e!ectuar un negocio, para lo cual no cuenta con capitales su!icientes y necesita interesar a
otros sujetos que se lo aporten+ mediante esta !igura puede reali,arlo, dejando el contrato
abierto para que los capitalistas posteriormente ingresen a él
"reemos que no hay inconveniente, en principio, para aceptarlo en nuestra legislación,
en virtud de la libertad contractual, y en la práctica se le ha utili,ado en contratos de
** **
50ase StichTin$ o.( cit($ N() 17< , si3tes($ p&3s( *>7 , si3tes( 50ase StichTin$ o.( cit($ N() 17< , si3tes($ p&3s( *>7 , si3tes(
2> 2>
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
promesas, pero con ciertas limitaciones En primer lugar, debe contener un pla,o en que se
haga la determinación, y en todo caso una !órmula que permita e!ectuarla, pues si bien se
acepta la indeterminación de alguna de las partes en el contrato, ello es a condición de que
sea determinable+ la !órmula, por ejemplo, en el mencionado contrato de promesa, seria que
al e!ectuarse la escritura de!initiva, el prometiente declarara la o las personas para quienes
ha contratado, y si así no lo hiciere, se entenderá que lo hace para sí Enseguida( no es
posible en toda clase de contratos, como por ejemplo, en la sociedad comercial, ya que el
legislador exige en el pacto social la individuali,ación de todos los socios !undadores -$rt
46/, " "o1
Se((i)& Ter(era Se((i)& Ter(era
INTERPRETACION DEL CONTRATO INTERPRETACION DEL CONTRATO
"". Concepto y re$lamentación. "". Concepto y re$lamentación.
El "ódigo se re!iere a la interpretación del contrato en el 5ítulo K=== del #ibro =V, $rts
)0/< a )0//, inclusive
Es una materia de enorme importancia práctica, como lo con!irma la nutrida
jurisprudencia existente al respecto
0/
>orque puede ocurrir que las cláusulas del contrato se redacten en !orma ambigua o
poco claras, o no contemplen determinadas situaciones que se presenten, y, en general, que
las partes discrepen en cuanto al sentido que debe dárseles
En todos estos casos será preciso interpretar el contrato, o sea, !ijar el alcance exacto
de sus di!erentes estipulaciones, y complementarlo con las disposiciones legales que le
corresponden
>ara estudiar esta materia la dividiremos en los siguientes aspectos(
)* #os sistemas de interpretación en las legislaciones+ 6* El sistema de la ley chilena+
8* Iperaciones que comprende la interpretación, y 4* #a interpretación del contrato y el
recurso de casación en el !ondo
"%. ). &istemas de interpretación en las le$islaciones. "%. ). &istemas de interpretación en las le$islaciones.
>ara la interpretación de los contratos existen !undamentalmente dos sistemas diversos,
di!erencia que a su ve, es consecuencia de distintas concepciones respecto a la voluntad en
los actos jurídicos #o que al respecto se resuelva determinará si se da pre!erencia en la
interpretación del contrato a la voluntad real o a la declarada por las partes, que son las
doctrinas en re!erencia
El "ódigo !rancés, seguido por todos los in!luenciados por él, y por el "ódigo italiano,
adoptan un sistema totalmente subjetivo, que da preeminencia a la voluntad real de las
partes sobre la declarada por ellas
$ la inversa, el "ódigo alemán y los que él ha inspirado, dan primacía a la voluntad
declarada, mani!estada por las partes sobre la real, la querida por ellas
Estas dos doctrinas, seg'n decíamos, repercuten necesariamente en la interpretación
del contrato, porque si la que prima es la voluntad real, ella es la que debe buscarse en él
*2 *2
50ase Cepertorio C(C( To"o I5$ 1) edici!n$ p&3s( 3G1 , si3tes(# 9or3e L!pe Santa Mar:a$ 50ase Cepertorio C(C( To"o I5$ 1) edici!n$ p&3s( 3G1 , si3tes(# 9or3e L!pe Santa Mar:a$
Interpretaci!n , cali4caci!n de los contratos /rente al recurso de casaci!n en el/ondo en "ateria ci'il M( de Interpretaci!n , cali4caci!n de los contratos /rente al recurso de casaci!n en el/ondo en "ateria ci'il M( de
J( Santia3o$ 1722( Ed( %ur:dica de Chile$ , Carlos Co%as Blanco$ Estudio Cr:tico de la 9urisprudencia del Art( J( Santia3o$ 1722( Ed( %ur:dica de Chile$ , Carlos Co%as Blanco$ Estudio Cr:tico de la 9urisprudencia del Art(
1(*2G del C( Ci'il( M( de J( Santia3o$ 1721( 1(*2G del C( Ci'il( M( de J( Santia3o$ 1721(
"ash "ash Virtual Virtual 2* 2*
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
En cambio, en el sistema de la voluntad declarada hay que estarse a la letra misma de la
convención B $plicando el primer criterio, la intención de las partes, una ve, averiguada, se
impone a la letra de lo estipulado "on el segundo, esto es lo 'nico que vale, tal como
ocurre en la interpretación de la ley, en que si Cel sentido de la ley es claro, no se
desatenderá su tenor literal a pretexto de consultar su espíritu -$rt )@, ""1
$ !avor de este 'ltimo sistema se se;ala que buscar la intención de las partes puede
resultar una verdadera adivinan,a+ en cambio, aplicando la letra del contrato se obtiene una
mayor seguridad para éste >ero, se replica, la ley la redactan personas entendidas, y en
cambio los contratos pueden hacerlos las partes sin intervención de pro!esional que las
asesore, por lo cual su intención puede ser traicionada por las expresiones que usen
$demás, el problema de interpretación se presentará generalmente cuando el contrato no
sea claro, y entonces no habría otro sistema que investigar cuál !ue el deseo de los
contratantes
>or ello, si expresadas como se hi,o anteriormente ambas doctrinas resultan totalmente
antagónicas, en la práctica se aten'an considerablemente, como se verá en el n'mero
siguiente, sus di!erencias
03
%(. )). &istema de interpretación de la ley chilena. Primacía de la intención de las partes. %(. )). &istema de interpretación de la ley chilena. Primacía de la intención de las partes.
De las doctrinas se;aladas en el n'mero anterior, nuestro "ódigo recoge la !rancesa,
02
como lo revela claramente el $rt )0/<( Cconocida claramente la intención de los
contratantes, debe estarse a ella, más que a lo literal de las palabrasD Es la misma solución
para la interpretación de los testamentos -$rt )</@1, y justamente la inversa, seg'n
decíamos, a la de la ley -$rt )@1
En consecuencia, en caso de con!licto, debe pre!erirse la intención de las partes a la
letra misma de las estipulaciones $l respecto pueden presentarse dos situaciones(
)* #a redacción del contrato es ambigua, poco clara o contradictoria+ en tal caso, no
hay duda de que deberá investigarse la intención de las partes como una 'nica !orma de
averiguar lo que dice aquél+
6* #a letra del contrato es totalmente clara, no hay doble interpretación posible ni
contradicción ni ambigVedad
En tal caso no puede en principio desconocerse la letra de las estipulaciones, so
>retexto de interpretarlas 7 así, si se dice que el interés a pagarse es anual, no va a concluir
el intérprete que la intención de las partes !ue !ijarlo mensual >ero si aparece claramente
probada la intención de las partes distinta a lo estipulado, entonces podrá dársele
pre!erencia Dicha intención debe ser probada !ehacientemente, pues el $rt )0/< habla de
Cconocida claramente la intención de los contratantesDetc $sí se ha resuelto por nuestros
tribunales
0@
*< *<
Co"o se dir& en el texto$ pr&ctica"ente la di/erencia entre las dos doctrinas consiste en la pre/erencia Co"o se dir& en el texto$ pr&ctica"ente la di/erencia entre las dos doctrinas consiste en la pre/erencia
+ue ellas dan a los ele"entos en +ue est&n inspiradas# en consecuencia$ en Ale"ania s!lo se lle3a por +ue ellas dan a los ele"entos en +ue est&n inspiradas# en consecuencia$ en Ale"ania s!lo se lle3a por
Blti"o extre"o a la 'oluntad de las partes no declarada$ esto es$ cuando el contrato no es claro( En el otro Blti"o extre"o a la 'oluntad de las partes no declarada$ esto es$ cuando el contrato no es claro( En el otro
siste"a$ i3ual"ente se .uscar& esta intenci!n si el contrato no es claro$ pero si ella se prue.a pri"ar& aun siste"a$ i3ual"ente se .uscar& esta intenci!n si el contrato no es claro$ pero si ella se prue.a pri"ar& aun
so.re la letra per/ecta"ente co"prensi.le de las estipulaciones( Es$ pues$ s!lo una distinci!n de 3rado$ +ue so.re la letra per/ecta"ente co"prensi.le de las estipulaciones( Es$ pues$ s!lo una distinci!n de 3rado$ +ue
ta".i0n se "ani4esta en otros pro.le"as en +ue aparente"ente son irreconcilia.les en las dos doctrinasI ta".i0n se "ani4esta en otros pro.le"as en +ue aparente"ente son irreconcilia.les en las dos doctrinasI
si"ulaci!n$ contraescrituras$ error$ reser'a "ental$ etc( si"ulaci!n$ contraescrituras$ error$ reser'a "ental$ etc(
*8 *8
As: se ha /allado( Jor ':a de e%e"plo$ CD9( T( *1$ sec( la$ p&3( 2G , T( *8$ sec( 1) p&3$ 11( As: se ha /allado( Jor ':a de e%e"plo$ CD9( T( *1$ sec( la$ p&3( 2G , T( *8$ sec( 1) p&3$ 11(
*7 *7
Jor ':a de e%e"plo$ G(T$ de 1888$ T( II$ N() 1(8<1$ p&3$ 717# CD9 Ts( 3>$ sec( 1) p&3$ *11# *1$ sec$ 1) Jor ':a de e%e"plo$ G(T$ de 1888$ T( II$ N() 1(8<1$ p&3$ 717# CD9 Ts( 3>$ sec( 1) p&3$ *11# *1$ sec$ 1)
p&3( 11G$ , *3$ sec( la$ p&3( 11<( p&3( 11G$ , *3$ sec( la$ p&3( 11<(
22 22
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
%'. ))). 3peraciones 5ue comprende la interpretación del contrato. %'. ))). 3peraciones 5ue comprende la interpretación del contrato.
>ara interpretar el contrato debe, en primer lugar, como queda dicho anteriormente,
atenderse a la intención de las partes Enseguida, será preciso cali!icar el contrato,
determinar su naturale,a para saber las normas legales que le son aplicables, 7 regirán las
restantes normas de interpretación de los $rts )0/) a )0// Veremos en los n'meros
siguientes estas situaciones
%2. +. Cali!icación del contrato. %2. +. Cali!icación del contrato.
"ali!icar un contrato es determinar su naturale,a jurídica, esto es, decidir si es
compraventa, permuta, innominado, etc
5iene enorme trascendencia esta operación, porque ella permitirá establecer las
disposiciones que lo rigen, y así aplicar las prohibiciones legales y las normas supletorias
que gobiernan lo que las partes no consideraron en sus estipulaciones $sí se verá cuando
estudiemos en el .* @4 la procedencia de la casación en el !ondo en relación a la
interpretación del contrato
$l respecto, hay una norma de cali!icación que conviene tener presente( la que hayan
hecho las partes o el .otario del contrato no obliga al intérprete, y así, es per!ectamente
lícito, aunque se haya cali!icado el contrato de compraventa, por ejemplo que de acuerdo a
su contenido, se estable,ca que no lo es, sino permuta u otro, $sí lo han resuelto nuestros
tribunales generalmente
/<
%3. .. Complementación del contrato. %3. .. Complementación del contrato.
"ali!icado el contrato, quedan determinadas las normas legales que le son aplicables,
seg'n lo expresado
=ncluso, como lo veremos al tratar de los e!ectos del contrato, hay disposiciones de la
ley que se imponen a lo estipulado por las partes, como ser las que !ijan rentas de
arrendamiento, precios, etc -.* )<)1
=gualmente, el contrato comprende todo aquello que por su naturale,a le pertenece o
que le corresponde de acuerdo a la costumbre+ hemos visto como, seg'n el $rt )444 -.*
421, las cosas de la naturale,a del contrato son las que se entienden pertenecerle sin
necesidad de una cláusula especial >or su parte, el $rt )04/ dispone que Blos contratos
deben ejecutarse de buena !e y, por consiguiente, obligan no sólo a lo que en ellos se
expresa, sino a todas las cosas que emanan precisamente de la obligación, o que por la ley o
la costumbre pertenecen a ellaD Ainalmente, en armonía con esto, el $rt )0/8 declara( Cen
aquellos casos en que no apareciere voluntad contraria, deberá estarse a la interpretación
que mejor cuadre con la naturale,a del contrato #as cláusulas de uso com'n se presumen
aunque no se expresenD
/)
%3. C. ,as restantes re$las de interpretación. %3. C. ,as restantes re$las de interpretación.
#a regla del artículo )0/< es !undamental en materia de interpretación del contrato+ las
restantes disposiciones $rts )0/) a )0// contienen normas particulares, algunas
2G 2G
Jor ':a de e%e"plo$ /allos pu.licados en la CD9 Ts( *$ sec( 1) p&3$ 37# 7$ sec( 1) p&3( >7# 13$ sec( 1) Jor ':a de e%e"plo$ /allos pu.licados en la CD9 Ts( *$ sec( 1) p&3$ 37# 7$ sec( 1) p&3( >7# 13$ sec( 1)
p&3( 333# 11$ sec( 1) p&3( 1<7$ , 21$ sec( 5$ p&3$ >>>( Sostiene la tesis contraria$ pero s!lo co"o ar3u"ento p&3( 333# 11$ sec( 1) p&3( 1<7$ , 21$ sec( 5$ p&3$ >>>( Sostiene la tesis contraria$ pero s!lo co"o ar3u"ento
para rea4r"ar su interpretaci!n del contrato$ /allo pu.licado en la "is"a Ce'ista$ T( >2$ sec( 11$ p&3( >*7 para rea4r"ar su interpretaci!n del contrato$ /allo pu.licado en la "is"a Ce'ista$ T( >2$ sec( 11$ p&3( >*7
21 21
Aplicando este precepto se ha resuelto +ue en la 'enta de un esta.leci"iento de co"ercio se inclu,e Aplicando este precepto se ha resuelto +ue en la 'enta de un esta.leci"iento de co"ercio se inclu,e
su no".re$ si no se prohi.e expresa"ente usarlo$ G(T( de 18<*$ N() 1(183$ p&3( *<*( su no".re$ si no se prohi.e expresa"ente usarlo$ G(T( de 18<*$ N() 1(183$ p&3( *<*(
"ash "ash Virtual Virtual 2< 2<
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
aplicaciones del principio general del $rt )0/< y otras de doctrinas consagradas por la
práctica en la determinación del contenido del contrato
&e ha pretendido por autores y !allos de tribunales !ranceses, opinión recogida por
algunos entre nosotros, que estas normas constituirían meras sugerencias o consejos del
legislador al intérprete, quien podría prescindir de ellas
.os parece exagerada esta opinión+ es evidente que el $rt )0/< prima sobre ellas,
porque es la regla soberana, y en consecuencia, si conocida claramente la intención de los
contratantes, ella es contraria a las restantes disposiciones, el jue, debe dar primacía a la
voluntad de las partes =gualmente, si hay clara disposición de éstas en contrario de ellas, el
jue, no podría eludir su aplicación, asilándose en alguna de las reglas de los $rts )0/) y
siguientes
/6
.uestra "orte &uprema ha sido vacilante al respecto, pero jamás ha llegado a decir que
se trate de meros consejos, sino que a lo más las ha considerado !acultativas para el
intérprete, de acuerdo a lo expuesto,
/8
pero en otras ocasiones ha aceptado recursos de
casación en el !ondo basados en su in!racción
/4
>odemos agrupar así estas reglas(
)* Extensión del contrato
De acuerdo al $rt )0/)( Cpor generales que sean los términos de un contrato, sólo se
aplicarán a la materia sobre que se ha contratadoD
/0
>ero el hecho de colocar un ejemplo en un contrato no importa limitarlo 'nicamente al
caso previsto $sí lo se;ala el $rt )0/0( C"uando en un contrato se ha expresado un caso
para explicar la obligación, no se entenderá por sólo eso haberse querido restringir la
convención a ese caso, excluyendo los otros a que naturalmente se extiendaD
6* =nterpretación con los elementos del contrato,
&in salirse el intérprete del contrato mismo, tiene dos herramientas en los $rts )0/6 y
)0/4, inc 6*
&eg'n el primero, Cel sentido en que una cláusula puede producir alg'n e!ecto, deberá
pre!erirse a aquel en que no sea capa, de producir e!ecto algunoD
//
#a "orte &uprema
declaró en una ocasión que este precepto no permite buscar una interpretación válida del
contrato, si él es nulo, lo que mereció tina justi!icada crítica al pro!esor %a'l Varela, ya que
precisamente es un caso en que se interpreta la cláusula en el sentido de que produ,ca
e!ecto
/3
7 el $rt )0/4, por su parte, se;ala que Clas cláusulas de un contrato se interpretarán
unas por otras, dándose a cada una el sentido que mejor convenga al contrato en su
totalidadD
8* =nterpretación con elementos ajenos al contrato mismo
#a establece el $rt ),0/4 en sus dos incisos !inales( el intérprete puede recurrir a otros
contratos celebrados entre las mismas partes y sobre la misma materia, o a la aplicación
21 21
Jor ello se ha resuelto$ especial"ente para la nor"a del Art( 1$*21$ +ue no se le aplica si el contrato Jor ello se ha resuelto$ especial"ente para la nor"a del Art( 1$*21$ +ue no se le aplica si el contrato
es claro , preciso$ =allos pu.licados en la CD9$ Ts( 18$ sec( 1) p&3( 7<# 3G$ sec( la$ p&3( 13G$ , 3>$ sec( la$ es claro , preciso$ =allos pu.licados en la CD9$ Ts( 18$ sec( 1) p&3( 7<# 3G$ sec( la$ p&3( 13G$ , 3>$ sec( la$
p&3( *1*( p&3( *1*(
23 23
CD9 Ts( 17$ sec( 1) p&3( 1<3# >1$ sec( 1) p&3( *G<# >2$ sec($ 1) p&3( *22$ , *3$ sec( 1) p&3( *G<( CD9 Ts( 17$ sec( 1) p&3( 1<3# >1$ sec( 1) p&3( *G<# >2$ sec($ 1) p&3( *22$ , *3$ sec( 1) p&3( *G<(
2> 2>
Sentencias citadas en las notas 28 a <1( Sentencias citadas en las notas 28 a <1(
2* 2*
Se ha aplicado este precepto en sentencias pu.licadas en la CD9( T( 18$ sec( la($ p&3( 12< , G(T( de Se ha aplicado este precepto en sentencias pu.licadas en la CD9( T( 18$ sec( la($ p&3( 12< , G(T( de
1823$ NI 38<$ p&3( *31( En sentencia pu.licada en la CD9$ T( 1G$ sec( 1) p&3( 111$ se ha resuelto +ue el 1823$ NI 38<$ p&3( *31( En sentencia pu.licada en la CD9$ T( 1G$ sec( 1) p&3( 111$ se ha resuelto +ue el
precepto no o.sta a una interpretaci!n a"plia del 4ni+uito total +ue se ha,an dado las partes( precepto no o.sta a una interpretaci!n a"plia del 4ni+uito total +ue se ha,an dado las partes(
22 22
Aplicando este precepto$ se ha resuelto +ue si las partes 4%aron en un contrato residencia especial$ Aplicando este precepto$ se ha resuelto +ue si las partes 4%aron en un contrato residencia especial$
se-alaron en realidad do"icilio especial$ Ju.licada en la CD9$ T( >G$ sec( 1) p&3( 11>( se-alaron en realidad do"icilio especial$ Ju.licada en la CD9$ T( >G$ sec( 1) p&3( 11>(
2< 2<
=allo , co"entario en CD9$ T( 31$ sec( la$ p&3( 1<8( =allo , co"entario en CD9$ T( 31$ sec( la$ p&3( 1<8(
28 28
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
práctica que hayan hecho del contrato ambas partes, o una de ellas con la aprobación de la
otra En consecuencia, no tiene ning'n valor la aplicación e!ectuada por una sola de ellas, si
no ha sido aprobarla por la otra
/2
4* "láusulas ambiguas
De acuerdo al $rt )0//, se resuelven de acuerdo a las reglas anteriores+ a !alta de
ellas, da a su ve, dos soluciones( a1 las que hayan sido extendidas o dictadas por una de las
partes, sea acreedora o deudora, se interpretarán en su contra, siempre que la ambigVedad
provenga de la !alta de una explicación que haya debido darse por ella >or eso se ha
resuelto que la cláusula ambigua redactada por el abogado del comprador se interpreta en
contra de éste+
/@
y b1 a !alta aun de la regla anterior, la cláusula ambigua se interpretará a
!avor del deudor, aplicación en nuestro "ódigo del principio prodebitori
%4. );. )nterpretación del contrato y casación en el !ondo. %4. );. )nterpretación del contrato y casación en el !ondo.
:n problema muy controvertido y con nutrida jurisprudencia es determinar si
corresponde a los jueces del !ondo soberanamente interpretar el contrato, o si lo resuelto
por ellos es susceptible de ser revisado por nuestro más alto tribunal conociendo de un
recurso de casación en el !ondo
7 el punto es muy discutible, primero, porque chocan dos principios igualmente
poderosos, y en seguida porque se hace muy di!ícil sentar reglas generales que abarquen
todas las situaciones posibles
#os principios en pugna son el de la !uer,a obligatoria del contrato, el cual seg'n el
$rt )040, es una ley para las partes contratantes, y el consagrado en el $rt )0/<, que
determina que la intención de las partes es lo !undamental en materia de interpretación
$veriguar esta intención es cuestión de hecho, indiscutiblemente, y escapa, por tanto, al
control de la casación, pero por otra parte, si bien es evidente que la expresión del $rt
)040 no otorga al contrato materialmente el valor de ley, si la interpretación in!ringe el
contrato, igualmente resulta vulnerada la ley, esto es, el $rt )040 -.6 )<01
3<
Fecha esta salvedad que explica las vacilaciones tanto de nuestra jurisprudencia y
doctrina, como de la !rancesa, creemos posible sinteti,ar las reglas imperantes al respecto
en las siguientes(
)* >or regla general, interpretar el contrato es cuestión de hecho, y escapa al control
del 5ribunal &upremo, por la ra,ón ya se;alada de que consiste !undamentalmente en
determinar la voluntad real de las partes
3)
6* &in embargo, este principio establecido en términos tan generales es muy amplio y
peligroso y además la "orte &uprema no ha querido desprenderse tan totalmente de sus
!acultades revisoras, ni por el otro lado abrir demasiado la vía del recurso extraordinario de
casación en el !ondo en esta materia &e ha colocado en una posición bastante cómoda que
le permite, cuando así lo estima, recha,arlo o acogerlo, lo que se justi!ica, por lo demás, por
las ra,ones ya se;aladas Ello no quita que dentro de la relatividad consiguiente es posible
se;alar algunos principios, a saber(
28 28
CD9$ T( 33$ Sec( 1)($ p&3( >3( Otros casos de aplicaci!n del Art$ 1*2> en la "is"a CD9$ Ts( 1<$ sec( la$ CD9$ T( 33$ Sec( 1)($ p&3( >3( Otros casos de aplicaci!n del Art$ 1*2> en la "is"a CD9$ Ts( 1<$ sec( la$
p&3( >>># 17$ sec( 1) p&3( 1<3# 17$ sec( 5$ p&3( >3*# 3G sec( 1) p&3( 13G , 33$ sec( la$ p&3( >3$ , G T de 171*$ p&3( >>># 17$ sec( 1) p&3( 1<3# 17$ sec( 5$ p&3( >3*# 3G sec( 1) p&3( 13G , 33$ sec( la$ p&3( >3$ , G T de 171*$
P se"( N() >G<$ p&3( 1$G*3$ P se"( N() >G<$ p&3( 1$G*3$
27 27
CD9$ T( 3$ sec( 1) p&3( 11<( CD9$ T( 3$ sec( 1) p&3( 11<(
<G <G
50ase Cep( T( I5$ 1) edici!n$ p&3( 1<$ p&rra/o III 50ase Cep( T( I5$ 1) edici!n$ p&3( 1<$ p&rra/o III
<1 <1
50ase Cep( T( I5$ 1a edici!n$ p&3( 318$ N() 32 a >G , CD9$ T( 21$ sec( 1)$ p&3s( 111 , 1*8$ T <G$ sec( 1) 50ase Cep( T( I5$ 1a edici!n$ p&3( 318$ N() 32 a >G , CD9$ T( 21$ sec( 1)$ p&3s( 111 , 1*8$ T <G$ sec( 1)
p&3 >( p&3 >(
"ash "ash Virtual Virtual 27 27
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
$ En nuestro concepto y !undamentalmente debe recordarse que el recurso de
casación procede por in!racción de ley+ en consecuencia, cada ve, que los jueces del !ondo
violen un texto legal, aun cuando sea a pretexto de interpretar el contrato, habrá lugar a la
casación en el !ondo+ y así, si se vulneran las leyes supletorias que gobiernan el contrato de
que se trate, o se les aplican las que no les corresponden, debe acogerse la revisión
solicitada =ncluso en el terreno de la especulación el mismo $rt )0/< puede ser invocado
como !undamento de la casación, y así, si los jueces de la instancia declaran que la
intención de las partes claramente establecida !ue tal, y prescinden de ella en su decisión, se
ha in!ringido este precepto y es procedente la casación
Es éste el principio que inspira las reglas siguientes(
9 "ali!icar el contrato es cuestión de derecho -.? @61
Es ésta una jurisprudencia que prácticamente se ha uni!ormado, y apenas tiene
excepciones+ no obstante, existen opiniones aisladas que sostienen que cali!icar no es
distinto de interpretar, !orma parte de ella
36
En nuestro concepto no debe perderse de vista lo que se;alamos en la letra $
Evidentemente en principio, cali!icar el contrato es cuestión de derecho, pero siempre que
la ley se;ale los elementos que !ijan la naturale,a jurídica de un contrato, ya que en tal caso
lo violado será dicha disposición >or ejemplo, los jueces del !ondo se;alan que en un
traspaso recíproco de bienes entre dos contratantes el precio pagado por la di!erencia entre
ellos es la parte menor, y sin embargo, cali!ican el contrato de compraventa( se ha
vulnerado el $rt )3@4 que dispone que en tal caso hay permuta y procede la casación En
cambio, no es posible que exista in!racción de ley en la cali!icación de un contrato
innominado
C* Ainalmente, se ha declarado que también procede la casación en el !ondo cuando los
jueces de la instancia des!iguran o desnaturali,an el contrato, esto es, cali!icado
correctamente, lo hacen producir otros e!ectos y alcances que los se;alados por las partes, o
que por la ley le corresponden
38
$sí ocurriría, por ejemplo, si los jueces sentenciadores han
determinado que se trata de una compraventa, pero le aplican normas del arrendamiento
Este y otros ejemplos que podrían se;alarse son evidentemente muy burdos, porque resulta
di!ícil determinar a priori cuándo se ha des!igurado o desnaturali,ado el contrato
De acuerdo con dos sentencias de nuestro más alto tribunal, puede sinteti,arse su
criterio diciendo que la casación procederá siempre que se altere o modi!ique la naturale,a
jurídica del contrato, o se le haga producir otros e!ectos que los asignados por la ley y
cuando se quebranten las leyes que reglan la interpretación
34
<1 <1
50ase Cepertorio$ T( I5$ p&3( 1<$ N() 11 , los si3uientes /allos todos de la CD9$ Ts( 1*$ sec( 1) p&3( 1<*# 50ase Cepertorio$ T( I5$ p&3( 1<$ N() 11 , los si3uientes /allos todos de la CD9$ Ts( 1*$ sec( 1) p&3( 1<*#
1<$ sec( 1) p&3( 313# 18$ sec( 1) p&3( >>2# 17$ sec( 1) p&3( 28# 11$ sec( 1) p&3( *1# 13$ sec( la$ p&3( 77# 1>$ 1<$ sec( 1) p&3( 313# 18$ sec( 1) p&3( >>2# 17$ sec( 1) p&3( 28# 11$ sec( 1) p&3( *1# 13$ sec( la$ p&3( 77# 1>$
sec( 5$ p&3( 2<8# 18$ sec( 1) p&3( 2# 3*$ sec( 1) p&3( 171# *1$ sec$ 1) p&3$ 37G# *1$ sec( 1) p&3( 11G# *3$ sec( sec( 5$ p&3( 2<8# 18$ sec( 1) p&3( 2# 3*$ sec( 1) p&3( 171# *1$ sec$ 1) p&3$ 37G# *1$ sec( 1) p&3( 11G# *3$ sec(
1) p&3( 111# *>$ sec( 1) p&3( 11*I *7$ sec 1) p&3s$ 1<* , 312# 2G$ sec( 1) p&3( 111# 21$ sec( 1) p&3s( 111 ' 1) p&3( 111# *>$ sec( 1) p&3( 11*I *7$ sec 1) p&3s$ 1<* , 312# 2G$ sec( 1) p&3( 111# 21$ sec( 1) p&3s( 111 '
18*# 2>$ 1) 11$ p&3( 1**# <G$ sec( 1) p&3( >$ etc( 18*# 2>$ 1) 11$ p&3( 1**# <G$ sec( 1) p&3( >$ etc(
<3 <3
50ase los /allos citados en la nota <*( 50ase los /allos citados en la nota <*(
<> <>
CD9$ Ts( 18$ sec( 1) p&3s 2 , 21$ sec( la$ p&3( 1*8( CD9$ Ts( 18$ sec( 1) p&3s 2 , 21$ sec( la$ p&3( 1*8(
<G <G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
Se((i)& (uarta Se((i)& (uarta
ENUNCIACI"N DE LOS EFECTOS DEL CONTRATO ENUNCIACI"N DE LOS EFECTOS DEL CONTRATO
%5. Concepto4 e!ectos del contrato y de la o#li$ación. %5. Concepto4 e!ectos del contrato y de la o#li$ación.
El "ódigo trata de los e!ectos del contrato con!undidos con los de la obligación en el
5ítulo K== del #ibro =V, $rts )040 y siguientes y bajo el epígra!e precisamente CDel e!ecto
de las obligacionesD, materia a la cual se re!ieren la mayor parte de los preceptos de dicho
título, aunque limitados a las obligaciones contractuales
Eurídicamente importa no con!undir los e!ectos del contrato con los de la obligación,
pues son cosas diversas
#os e!ectos del contrato son justamente el conjunto de derechos y obligaciones que de
él emanan+ desde el punto de vista del acreedor, los e!ectos de la obligación son el conjunto
de derechos de que go,a para obtener su cumplimiento, y desde el punto de vista del
deudor, la necesidad jurídica en que se encuentra de cumplirla -.* 038 y sigtes1
El error del "ódigo tiene explicación histórica, pues proviene del !rancés, que incurrió
en igual equivocación por seguir a >othier
%6. Enunciación de los e!ectos del contrato. %6. Enunciación de los e!ectos del contrato.
Dos son !undamentalmente los preceptos re!erentes a los e!ectos del contrato en el
5ítulo K== los $rts )040 y )04/
Este 'ltimo lo vimos al hablar de la interpretación del contrato -.* @81, y establece
que los contratos obligan no solo a lo que ellos expresan, sino a las cosas que le pertenecen
por su naturale,a, la ley o la costumbre, y todo ello como derivado del principio de que los
contratos deben ejecutarse de buena !e Es un principio que se;alan la mayor parte de los
"ódigos, pero sin !ijar su signi!icación ni la sanción a su in!racción
El $rt )040, por su parte, dispone( Ctodo contrato legalmente celebrado es una ley
para los contratantes, y no puede ser invalidado sino por su consentimiento mutuo o por
causas legalesD El precepto recoge su inspiración en el $rt ))84 del "ódigo !rancés, que
no asimila el contrato a la ley, pero le da la C!uer,a de ley entre aquellos que lo han hechoD
7a se;alábamos que el contrato no es ley ni en el sentido !ormal de la de!inición del
$rt )6 del "ódigo ni aun en su sentido material, ya que el propio precepto se;ala el e!ecto
relativo del contrato -.* )<31 #o que ha querido decir nuestro "ódigo es lo mismo que el
!rancés( el contrato tiene tanta !uer,a obligatoria como la ley, y en consecuencia debe
cumplirse tal como ella debe acatarse
El precepto citado consagra, en unión de otras disposiciones, el principio de la libre
contratación o autonomía de la voluntad, que estudiaremos en la sección siguiente #uego
en otra, hablaremos de la ya se;alada !uer,a obligatoria del contrato #a sección séptima
estará destinada al e!ecto relativo del contrato
#a extinción del contrato a que también se re!iere el precepto, se verá en la 'ltima
sección de este capítulo
$ntes de pasar al examen de los e!ectos del contrato, liaremos dos advertencias( la una,
que en nuestro país no produce por sí solo el contrato e!ectos reales, esto es, no sirve para
trans!erir el dominio ni otros derechos reales, si no media además un modo de adquirir -.o
241, y la otra, que los contratos bilaterales tienen e!ectos propios muy especiales, que irán
apareciendo a lo largo de esta obra -.* /<1
"ash "ash Virtual Virtual <1 <1
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
Se((i)& +ui&ta Se((i)& +ui&ta
AUTONOM$A DE LA VOLUNTAD AUTONOM$A DE LA VOLUNTAD
%. +utonomía de la *oluntad y li#re contratación. %. +utonomía de la *oluntad y li#re contratación.
Estas dos expresiones suelen usarse indistintamente, aunque la 'ltima da la impresión
de restringir el principio a los contratos, en circunstancias que rige en todo el derecho
patrimonial, y así las partes, de com'n acuerdo, podrán regular a su arbitrio y al margen de
las normas legales la responsabilidad proveniente de un hecho ilícito, e incluso pueden
disponer de ciertas normas del proceso
.aturalmente que donde campea mejor por sus !ueros y es más rica en consecuencias
jurídicas esta doctrina es en los contratos y demás convenciones
5engamos presente en todo caso la advertencia
%". 3ri$en y desarrollo. %". 3ri$en y desarrollo.
$un cuando en %oma no alcan,ó un desarrollo tan marcado como en el siglo K=K, ya
el principio que comentamos presidió en gran medida el derecho patrimonial romano,
trabado por el !ormalismo y la carencia de acción de ciertos pactos, barreras que al ser
derribadas por los canonistas, permitieron, al unirse con las ideas racionalistas del siglo
KV===, el auge de la autonomía de la voluntad como idea rectora en la contratación
En e!ecto, de acuerdo a las doctrinas racionalistas, la voluntad humana es la !uente de
todo el derecho, ya sea directamente a través del contrato, ya sea indirectamente por
intermedio de la ley, expresión de la voluntad general &i la voluntad es la generadora de
todo debe permitírsele libremente su creación En apoyo de la tesis se agregaba que siendo
todos los seres humanos libres e iguales por naturale,a, lo que ellos acuerden es lo más
conveniente para las partes y para la sociedad, pues permite el libre despliegue de las
!acultades individuales, y al mismo tiempo lo más equitativo, pues será el resultado de la
composición de sus propios intereses
Aavorecedora de la celeridad de los negocios, esta doctrina coincidió con los intereses
económicos en surgimiento, y de ahí que !uera ampliamente acogida por las legislaciones
del siglo pasado, entre ellas la nuestra
%%. ,a autonomía de la *oluntad en nuestra le$islación. %%. ,a autonomía de la *oluntad en nuestra le$islación.
"omo decíamos, los "ódigos "ivil y de "omercio, dictados en pleno auge
internacional del principio que comentamos, lo recogen integralmente
Varias disposiciones constituyen una aplicación directa de él, pero, a'n más allá de los
preceptos, todo el sistema de ambas legislaciones se inspira en la libertad de los individuos
para regular sus propias relaciones jurídicas sin la intervención del legislador
#a norma !undamental es el ya citado $rt )040 que otorga !uer,a de ley a los
contratos+ en el mismo sentido van encaminados los $rts )444 y )04/, también ya
re!eridos, que consagran la existencia de leyes supletorias que reglamentan los contratos
sólo a !alta de estipulación de las partes y la !acultad de éstas de modi!icar los e!ectos
normales del acto jurídico 5ambién el $rt )6, ya que permite libremente a las partes
renunciar los derechos que se les con!ieren, siempre que miren a su solo interés y no esté
prohibida la renuncia+ el mismo $rt )0/< que da primacía a la voluntad de los contratantes
en la interpretación de la convención+ el $rt 66 de la #ey de E!ectos %etroactivos de las
<1 <1
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
leyes de )2/), que sujeta los contratos a la ley vigente al tiempo de su celebración -.*
)<41+ el $rt )0/3, que permite a las partes extinguir By por ende modi!icarB de com'n
acuerdo toda clase de obligaciones, etc
'((. +lcance de la autonomía de la *oluntad. '((. +lcance de la autonomía de la *oluntad.
5al como lo dijimos en el n'mero anterior, la autonomía de la voluntad se traduce en
términos generales en un solo postulado( los individuos son libres para regular sus
relaciones jurídicas sin la intervención del legislador, sin otra limitación que no pueden ir
contra ley imperativa o prohibitiva, el orden p'blico y las buenas costumbres
30
Estos 'ltimos son los límites de la autonomía de la voluntad, pero advirtamos que en
materia patrimonial las leyes imperativas y prohibitivas constituían la excepción+ por regla
general, ellas eran meramente supletorias de la intención de las partes #as buenas
costumbres y el orden p'blico son conceptos elásticos que permiten a los tribunales
controlar los desbordes de una libertad exagerada
#a autonomía de la voluntad invade también, aunque sólo parcialmente, la porción
patrimonial del Derecho de Aamilia, quedando al margen lo no pecuniario que, en general,
se gobierna por leyes imperativas e inderogables por las partes
$un en Derecho >rocesal, aunque en !orma muy imprecisa, se aceptó la libertad de las
partes para regular sus procesos+ desde luego, se admite que la mayoría de los asuntos sean
substraídos al conocimiento de los tribunales y compuestos por las partes mediante una
transacción o a través de árbitros En cuanto a los procesos mismos, sólo la doctrina
moderna ha distinguido claramente qué porción es en ellos disponible por las partes, y
cuándo no lo es &in embargo, siempre se reconocieron limitaciones, como por ejemplo en
los procesos en que hay intereses sociales comprometidos, como de nulidad de matrimonio,
divorcio, etc =gualmente, es la ley la que establece los títulos ejecutivos, y por ello se ha
resuelto que las partes no pueden otorgar tal calidad
3/
El principio de la autonomía de la voluntad puede a su ve, desglosarse en varios
postulados, de los cuales los principales son(
)* #as partes pueden crear libremente todas las relaciones jurídicas entre ellas que
estimen pertinentes, de donde arrancan su origen los contratos innominados -.* 261+
6* .adie puede ser obligado a contratar contra su voluntad+ no hay obligación de
o!recer y quien recibe una o!erta puede a su arbitrio aceptarla o recha,arla, y si opta por
este 'ltimo camino, ello no le acarrea responsabilidad de ninguna especie+
8* #as partes son libres para atribuir a los contratos celebrados los e!ectos que estimen
pertinentes, ya que las reglas del legislador son, en general, meramente supletorias de su
voluntad y pueden los contratantes derogarlas a su arbitrio+
33
4* #os interesados pueden modi!icar de com'n acuerdo los contratos celebrados y sus
e!ectos y dejarlos sin e!ecto, como lo declara el propio $rt )040+ a la inversa, por regla
general, la voluntad unilateral de una de las partes no puede alterar ni extinguir lo pactado
-.? )/81+
0* #a voluntad de las partes es lo que determina el contenido del contrato, de manera
que en su interpretación se atiende !undamentalmente a su intención( $rt )0/< -.* @<1+
<* <*
Jor ello se ha resuelto +ue las partes pueden otor3ar todo acto %ur:dico +ue no 'a,a contra la le,$ el Jor ello se ha resuelto +ue las partes pueden otor3ar todo acto %ur:dico +ue no 'a,a contra la le,$ el
orden pB.lico , las .uenas costu".res$ sentencia pu.licada en CD9$ T( 31$ sec( 1) p&3( 37( orden pB.lico , las .uenas costu".res$ sentencia pu.licada en CD9$ T( 31$ sec( 1) p&3( 37(
<2 <2
CD9$ Ts( 17$ sec$ 1) p&3( 2<$ , 17$ sec( 1) p&3( 3GG( CD9$ Ts( 17$ sec$ 1) p&3( 2<$ , 17$ sec( 1) p&3( 3GG(
<< <<
As: se ha resueltoI CD9$ T( *1$ sec( 1) p&3$ 13>( As: se ha resueltoI CD9$ T( *1$ sec( 1) p&3$ 13>(
"ash "ash Virtual Virtual <3 <3
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
/* #o convenido por las partes es intangible, y en principio no puede ser alterado por
la vía legal ni judicial -.* )<4 y )<01
'('. Declinación de la autonomía de la *oluntad. '('. Declinación de la autonomía de la *oluntad.
"omo decíamos, los aspectos extremos del principio que estudiamos nunca lograron
imponerse, y siempre existió un control del mismo, lo que no impidió, sin embargo,
totalmente sus abusos
>or ello !ue atacado por las ideas socialistas del siglo pasado Desde luego se recha,ó
el postulado de que la voluntad !uere la !uente generadora de todo el derecho, sino más bien
el instrumento con que los individuos act'an en la vida jurídica, #a práctica bien demostró
que muy lejos de reali,ar la equidad y la justicia, permite la ventaja del poderoso sobre el
débil
#as crisis económicas y bélicas y su derivado, el intervencionismo estatal, han in!luido
igualmente en la limitación de la autonomía de la voluntad, como se dirá a continuación
>ero debemos advertir que restringida y todo sigue siendo el principio rector en la
contratación, sólo que se le han aumentado sus excepciones, de manera que allí donde no
haya expresamente el legislador estrechado su alcance, máxime en legislaciones como la
nuestra en que permanecen intocados sus postulados básicos, debe aplicárselo en todo su
vigor
5ambién el intervencionismo en los contratos ha sido criticado, pues la exagerada
reglamentación limita la iniciativa individual, complica los negocios y no ha sido siempre
!eli, protegiendo al más débil sino al que tiene más medios de presión política y electoral
>or ello, autores como Eosserand propugnan el retorno a la libre contratación
En este momento existe un marcado equilibrio entre ambas posiciones( se reconoce la
valide, general del principio, con mayores limitaciones de orden general, y se le except'an
una serie de contratos en que militan !actores sociales, económicos, !amiliares, etc, para su
restricción
Estas limitaciones irán apareciendo en nuestro estudio, y volveremos sobre ellas en la
sección siguiente+ se;alemos sí que inciden !undamentalmente en los siguientes aspectos(
)* Gayor ampliación del concepto de orden p'blico+ en muchos contratos como del
trabajo, arrendamiento, etc, se establece la irrenunciabilidad de los derechos con!eridos por
las leyes
.uestra "orte &uprema ha tenido oportunidad de destacar esta nueva concepción
ampliada del orden p'blico en materias económicas, especialmente con re!erencia a las
leyes monetarias,
32
y que limita la voluntad de las partes tanto en el otorgamiento como en
el cumplimiento de los contratos+
6* >aralelamente se desarrollan instituciones destinadas a controlar el equilibrio
económico de los contratos, mediante la lesión re!erida no como en nuestra legislación a
contados actos, sino que en general a todo contrato conmutativo, y a la imprevisión -.*
2061, y a morali,arles+
8* &e reconoce la posibilidad de que tina persona resulte obligada contractualmente, a
pesar de su voluntad y obligada a contratar en contra de ella, como ocurre en los contratos
colectivos -.* 2<1 y !or,osos -.* 321
3@
<8 <8
Jor ':a de e%e"plo$ sentencias de la CD9$ Ts( >2$ sec( 1) p&3( 71<# 2G$ sec( 1) p&3( 127# 21$ sec( 1) p&3( Jor ':a de e%e"plo$ sentencias de la CD9$ Ts( >2$ sec( 1) p&3( 71<# 2G$ sec( 1) p&3( 127# 21$ sec( 1) p&3(
188$ , 22$ sec$ 5$ p&3$ 1G8( En esta Blti"a$ se ha.la de principios de ?orden socialU$ 188$ , 22$ sec$ 5$ p&3$ 1G8( En esta Blti"a$ se ha.la de principios de ?orden socialU$
<7 <7
Exist:a un caso t:pico en nuestra le3islaci!n$ en el D=L N)7 de Ce/or"a A3raria de 1* de enero de Exist:a un caso t:pico en nuestra le3islaci!n$ en el D=L N)7 de Ce/or"a A3raria de 1* de enero de
1728$ pu.licado en el Diario O4cial clel 1G del "is"o "es$ ho, dero3ado$ cu,o art( 1> o.li3a.a al 1728$ pu.licado en el Diario O4cial clel 1G del "is"o "es$ ho, dero3ado$ cu,o art( 1> o.li3a.a al
<> <>
4* #a reglamentación imperativa de di!erentes aspectos de numerosos contratos,
!ijándose precios, rentas, terminación y otras condiciones de ellos, lo que ha a!ectado
principalmente al contrato del trabajo, a la compraventa de productos de primera necesidad
o consumo habitual, al arrendamiento de predios urbanos y r'sticos, etcétera
Se((i)& Se,ta Se((i)& Se,ta
LA FUER-A OBLI!ATORIA DEL CONTRATO LA FUER-A OBLI!ATORIA DEL CONTRATO
'(2. Concepto. '(2. Concepto.
$l se;alar el concepto de obligación, destacamos la !uer,a obligatoria del vinculo, que
por ser jurídico se encuentra amparado por la autoridad que protege al acreedor si exige el
cumplimiento
El adquiere un mayor vigor a'n en el contrato, pues el deudor ha consentido en
obligarse, pero tengamos presente que todo cuanto se diga en esta sección vale, con las
mutaciones correspondientes para toda obligación
5al es la importancia que el legislador asigna a la !uer,a obligatoria del contrato que
declaró, seg'n hemos dicho, su categoría de ley para las partes, lo cual, aun cuando no esté
dicho, vale para toda convención
"on esto se signi!ica que el deudor no puede eximirse del cumplimiento literal de la
obligación, sino por mutuo acuerdo con el acreedor, o por causales legales previstas y
existentes al tiempo de la contratación, como por ejemplo una de nulidad
Es lo que se llama el principio de la seguridad del contrato+ si las partes no tuvieren la
convicción de que los contratos se cumplirán en todos los eventos posibles y supieran, en
cambio, que lo convenido está expuesto a toda clase de alternativas legales y judiciales, se
abstendrían de contratar con las consecuencias imaginables, o convertirían la negociación
jurídica en un juego especulativo Goralmente el principio que comentamos, heredero de la
autonomía de la voluntad, encuentra su justi!icación en el a!orismo Cpacta sunt servandaD,
la palabra debe cumplirse
"omo consecuencia de lo expuesto, quien no cumpla su obligación puede ser
compulsivamente obligado a ello, y no puede excusar el cumplimiento sino por las causales
taxativamente enumeradas por la ley
#a seguridad en la contratación ha venido a menos con la intervención del legislador en
el régimen de las convenciones de que hablábamos en la sección anterior
En los n'meros siguientes estudiaremos las limitaciones a la seguridad contractual, por
las partes, la ley y la justicia
'(3. ). 7odi!icación y disolución unilateral del contrato. -e!erencia. '(3. ). 7odi!icación y disolución unilateral del contrato. -e!erencia.
#a seguridad en la contratación ha tenido siempre limitaciones, pues si bien el
principio general es que toda modi!icación y disolución voluntaria del contrato deben
contar con el asentimiento unánime de quienes en él intervinieron, existen desde antiguo en
el Derecho excepciones a tal principio,
propietario cle un predio rBstico arrendarlo 7 trans/erirlo pre/erente"ente al arrendatario$ persona natural$ propietario cle un predio rBstico arrendarlo 7 trans/erirlo pre/erente"ente al arrendatario$ persona natural$
si este se interesa.a en ad+uirirlo# , en caso de desacuerdo en el precio , /or"a de pa3o$ ellos eran 4%ados si este se interesa.a en ad+uirirlo# , en caso de desacuerdo en el precio , /or"a de pa3o$ ellos eran 4%ados
por el Tri.unal A3rario Jro'incial +ue correspond:a a la u.icaci!n del predio( por el Tri.unal A3rario Jro'incial +ue correspond:a a la u.icaci!n del predio(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual <* <*
7 así, importa tina modi!icación del contrato la cesión de crédito, porque aun contra la
voluntad del deudor se le puede cambiar el acreedor en la relación obligacional
2<
7 en ciertos contratos, la voluntad unilateral de una de las partes les puede poner
término, como lo veremos al tratar la disolución del contrato -.I )/81+ así ocurre en los de
duración indeterminada, de trabajo y arrendamiento, por la vía del desahucio, derechos que
las leyes recientes han limitado respecto del patrón o empleador y el arrendador, y en
ciertos contratos intuito personae( mandato, sociedad, etcétera
'(4. )). 7odi!icaciones le$ales. '(4. )). 7odi!icaciones le$ales.
En principio la ley modi!icatoria del régimen contractual no a!ecta a las convenciones
celebradas con anterioridad, de acuerdo al $rt 66 de la #ey de E!ecto %etroactivo de las
#eyes, ya citado
&eg'n el precepto en todo contrato se entienden incorporadas las leyes vigentes al
tiempo de su celebración, con dos excepciones( la primera re!erente al modo de reclamar en
juicio los derechos que resultaren de ellos, excepción plenamente justi!icada porque las
leyes procesales rigen in actum -$rt 64 de la misma ley1, y las que se;alen penas para el
caso de in!racción de lo estipulado en los contratos, pues el incumplimiento será castigado
con arreglo a la ley bajo la cual se hubiere cometido
En consecuencia, ninguna ley posterior puede a!ectar, con las salvedades se;aladas, la
!uer,a obligatoria del contrato, y para que lo hiciere se requeriría que la ley nueva
expresamente diera e!ecto retroactivo a sus disposiciones
$un así, porque la "orte &uprema ha erigido una valla contra algunas de estas leyes
retroactivas a que tan a!icionado es el legislador contemporáneo De acuerdo a la tesis de
nuestro más alto tribunal sobre los créditos, seg'n el $rt 028, hay una especie de propiedad
que queda, en consecuencia, protegida por la garantía del antiguo $rt )<, .* )< de la
"onstitución >olítica del Estado -hoy $rt )@, .* 64 de la actual "onstitución1, de manera
que si la ley con e!ecto retroactivo llega a privar a alguna de las partes de su derecho
patrimonial, de crédito, in!ringiría el mencionado precepto constitucional y habría lugar a
declararla inaplicable
2)
Es lo mismo que ha sostenido la "orte !rente a los contratosBleyes
-.* 041
&in embargo, la misma "orte ha atenuado este principio cuando considera que está de
por medio el llamado orden p'blico económico -.* )<)1+ de no ser así, para ser
consecuente consigo misma, habría debido declarar inaplicables todas las leyes restrictivas
8G 8G
Al tratar de los contratos de.er:a"os estudiar todas las "odi4caciones +ue estos pueden Al tratar de los contratos de.er:a"os estudiar todas las "odi4caciones +ue estos pueden
experi"entar$ pero pre/eri"os hacerlo en la Jarte 5$ donde a3rupa"os todas las "odi4caciones o.%eti'as , experi"entar$ pero pre/eri"os hacerlo en la Jarte 5$ donde a3rupa"os todas las "odi4caciones o.%eti'as ,
su.%eti'as de la o.li3aci!n( su.%eti'as de la o.li3aci!n(
81 81
El caso "&s reciente"ente /allado$ con4r"atorio de una %urisprudencia uni/or"e$ /ue el de la le, N() El caso "&s reciente"ente /allado$ con4r"atorio de una %urisprudencia uni/or"e$ /ue el de la le, N()
12(211 de 1) de "aro de 172< +ue per"iti! a los ad+uirentes de tele'isores$ cu,a co"pra ha.:an 12(211 de 1) de "aro de 172< +ue per"iti! a los ad+uirentes de tele'isores$ cu,a co"pra ha.:an
e/ectuado en una 0poca anterior a esta le,$ solicitar la nulidad a.soluta de la o.li3aci!n de pa3ar el precio e/ectuado en una 0poca anterior a esta le,$ solicitar la nulidad a.soluta de la o.li3aci!n de pa3ar el precio
estipulado en la parte +ue exced:a de los "&r3enes se-alados por la "is"a le,( La Co"e declar! la estipulado en la parte +ue exced:a de los "&r3enes se-alados por la "is"a le,( La Co"e declar! la
inaplica.ilidad en sentencia de 11 de %unio de 172<$ pu.licada en la CD9$ T( 2>$ sec( la$ p&3( 178( 6n in/or"e inaplica.ilidad en sentencia de 11 de %unio de 172<$ pu.licada en la CD9$ T( 2>$ sec( la$ p&3( 178( 6n in/or"e
en derecho so.re el "is"o pro.le"a se pu.lica en el "is"o To"o de la Ce'ista$ Jri"era Jarte$ p&3( 1$ .a%o en derecho so.re el "is"o pro.le"a se pu.lica en el "is"o To"o de la Ce'ista$ Jri"era Jarte$ p&3( 1$ .a%o
la 4r"a de los pro/esores Sres( A'elino Le!n Furtado , =ernando Mu%ica Beanilla , /a'ora.le a la tesis de la 4r"a de los pro/esores Sres( A'elino Le!n Furtado , =ernando Mu%ica Beanilla , /a'ora.le a la tesis de
la Corte( la Corte(
Otra sentencia en el "is"o sentido se pu.lica en la "is"a Ce'ista , To"o$ sec( 1R1$ p&3$ 113$ con un Otra sentencia en el "is"o sentido se pu.lica en la "is"a Ce'ista , To"o$ sec( 1R1$ p&3$ 113$ con un
in/or"e en Derecho del ex Ministro de la Corte Supre"a don Jedro Sil'a =ern&nde$ pu.licado en i3ual in/or"e en Derecho del ex Ministro de la Corte Supre"a don Jedro Sil'a =ern&nde$ pu.licado en i3ual
to"o , re'ista( Jri"era Jarte$ p&3( 113( to"o , re'ista( Jri"era Jarte$ p&3( 113(
Jor Blti"o di3a"os +ue esta 3arant:a se ha extendido aun al derecho de uso , 3oce del arrendatarioI Jor Blti"o di3a"os +ue esta 3arant:a se ha extendido aun al derecho de uso , 3oce del arrendatarioI
CD9$ T( 21$ sec( 1) p&3( 81( CD9$ T( 21$ sec( 1) p&3( 81(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual <2 <2
de rentas de arrendamiento en cuanto pretendan a!ectar contratos vigentes a su dictación
En cambio, ha recha,ado las inaplicabilidades en estos casos
26
'(5. ))). 7odi!icación =udicial. '(5. ))). 7odi!icación =udicial.
&i el contrato se encuentra en cierto sentido protegido !rente al propio legislador, con
mayor ra,ón se recha,a que el jue, pueda entrar a revisarlo por otras causales que las
previstas por la legislación al tiempo de su celebración
En contra de la intervención judicial se hacen militar todas las ra,ones que, seg'n
hemos visto, de!ienden la seguridad contractual como esencial para el buen
desenvolvimiento de los negocios jurídicos
Fay, sin embargo, una tendencia moderna a permitir la revisión de la economía del
contrato por la vía judicial, lo cual está muy ligado con la teoría de la imprevisión, que
anali,aremos en el incumplimiento -.* 2061
&e ha sostenido por algunos autores la posibilidad de la revisión judicial en nuestro
país, por aplicación del $rt )04/, ya que los contratos deben ejecutarse de buena !e+ se dice
que correspondería al jue, ajustar el cumplimiento a la buena !e y la equidad para dar
ejecución a dicho precepto+ pero la verdad es que éste tiene su origen histórico en el $rt
))84 del "ódigo !rancés( con esta declaración se pretendió 'nicamente descartar la
distinción romana entre contratos de derecho estricto y de buena !e
28
$'n más, en el mismo "ódigo !rancés existe un caso de modi!icación judicial del
contrato( la !acultad que da al jue, el $rt )644, inc 6* para otorgar un pla,o de gracia al
deudor para el cumplimiento, que nuestro "ódigo no recogió -.* 4/61
.ada tiene, pues de extra;o que nuestros tribunales hayan reconocido que no tienen
!acultad para modi!icar los contratos
24
Itro problema que ya hemos se;alado anteriormente en relación con este punto es si
procede el recurso de casación en el !ondo cuando los jueces de la instancia violan la
llamada ley del contrato
20
En nuestro concepto, es evidente que el recurso no procede porque se haya violado una
ley, dado que así cali!ica al contrato el $rt )040, sino que al privar a éste de su !uer,a
obligatoria !uera de las causales legales, el vulnerado es el propio $rt )040 que otorga
dicho vigor y obligatoriedad #o que complica el problema es si la modi!icación del
contrato se ha producido por la via de la interpretación, que es, en principio, cuestión de
hecho de la causa -.* @41
Se((i)& ./ptima Se((i)& ./ptima
EFECTOS RELATIVOS Y OPONIBILIDAD DEL CONTRATO EFECTOS RELATIVOS Y OPONIBILIDAD DEL CONTRATO
'(6. Enunciación. '(6. Enunciación.
Fablar de los e!ectos relativos del contrato, es tanto como decir el contrato y los
terceros, entendiendo por tales a quienes no han intervenido en su celebración
81 81
=allo pu.licado en la CD9$ T( >2$ sec( la$ p&3( 183( =allo pu.licado en la CD9$ T( >2$ sec( la$ p&3( 183(
83 83
So.re la e%ecuci!n de los contratos con .uena /e$ '0ase el interesante art:culo de =ernando =ue,o$ ?La So.re la e%ecuci!n de los contratos con .uena /e$ '0ase el interesante art:culo de =ernando =ue,o$ ?La
e%ecuci!n de .uena /e de los contratos co"o uno de los re+uisitos del pa3oK CD9$ T( **$ parte 1) p&3( 7*( e%ecuci!n de .uena /e de los contratos co"o uno de los re+uisitos del pa3oK CD9$ T( **$ parte 1) p&3( 7*(
8> 8>
CD9$ T( 13$ sec( 3 1) p&3( >13( CD9$ T( 13$ sec( 3 1) p&3( >13(
8* 8*
50a"e el N() 7> , la nota <3( 50a"e el N() 7> , la nota <3(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual << <<
Es ésta una materia de las complejas si las hay por la di!icultad en la !ormulación de
reglas generales abarcadoras de todas las situaciones posibles, y porque suele con!undirse
el e!ecto relativo del contrato con la oponibilidad de sus e!ectos a terceros, como se verá a
continuación(
>ara su desarrollo hemos optado por dividirlo en los siguientes párra!os(
:no primero, destinado a los conceptos, y a se;alar los alcances de la relatividad
En sucesivos párra!os anali,aremos las instituciones que se relacionan con la materia y
cuyo estudio aprovechamos de e!ectuar( contrato o estipulación a !avor de otro, promesa
del hecho ajeno, simulación y contraescrituras+
:n quinto párra!o será dedicado a la oponibilidad del contrato, y su contrapartida, la
inoponibilidad del mismo, y
En el 'ltimo, e!ectuaremos una síntesis a modo de conclusión
Párra!o '.: Párra!o '.:
EL EFECTO RELATIVO DEL CONTRATO EL EFECTO RELATIVO DEL CONTRATO
'(. Concepto. '(. Concepto.
El $rt ))/0 del "ódigo !rancés se;aló expresamente que las convenciones no surten
e!ectos sino entre las partes contratantes .o hay declaración exactamente igual en nuestro
"ódigo, pero el $rt )040 lo se;ala de paso al decir que el contrato es una ley Cpara los
contratantesD >or lo demás, es éste un principio básico y !undamental del derecho y
constituye un axioma jurídico indiscutible( Cres inter alio acta, aliis neque nocere neque
prodesse potestD -que podríamos vertir( las cosas hechas por unos, no perjudican ni
aprovechan a los demás1 $sí, por lo demás, se ha !allado reiteradamente
2/
.o es tampoco un principio limitado a los contratos, ni siquiera a las convenciones,
sino a todos los actos jurídicos, y aun a ciertos actos de autoridad como son las sentencias
-$rt 8* el e!ecto de cosa ju,gada se re!iere 'nicamente a las partes que han intervenido en
el pleito &ólo la ley y otros actos de autoridad expresamente autori,ados por el
ordenamiento jurídico( decreto, reglamento, etc, pueden ser de e!ectos generales
El e!ecto relativo del contrato consiste, pues, en que él a!ecta 'nicamente a las partes
contratantes y no a aquellos que no han intervenido en su celebración
'(". E!ectos del contrato y existencia de tales e!ectos. '(". E!ectos del contrato y existencia de tales e!ectos.
"onviene precisar exactamente qué signi!ica que el contrato produ,ca e!ectos relativos
Nuiere ello decir que los e!ectos del contrato, esto es, los derechos y obligaciones
emanados de él sólo pertenecen a las partes+ 'nicarnente ellas adquieren la calidad de
acreedor y deudor, y en consecuencia pueden exigir el cumplimiento y están obligadas a él,
respectivamente
En tal sentido el contrato produce e!ectos relativos, pero es muy distinta la situación en
cuanto a la existencia misma del contrato y de sus e!ectos, esto es, de los derechos y
obligaciones generados por él El contrato crea un status jurídico, la mayor parte de las
veces de carácter económico, con un despla,amiento de bienes de un patrimonio a otro,
Este estado jurídico no puede ser, por regla general, desconocido por los terceros ajenos a
82 82
50ase Cep($ T( I5$ 1) edici!n$ p&3( 12<$ NR 7( 50ase Cep($ T( I5$ 1) edici!n$ p&3( 12<$ NR 7(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual <8 <8
él+ éstos no pueden negar la existencia del contrato ni sus e!ectos, y en tal sentido les
a!ectan -.* )421
>laniol y %ipert e!ect'an un distingo entre e!ectos relativos y absolutos del contrato
Este es, por regla general, de e!ectos relativos, seg'n decíamos, en cuanto a otorgar la
calidad de acreedor y deudor, pero produce e!ectos absolutos respecto a la situación jurídica
creada por él
Gás o menos lo mismo se expresa por otros autores, e!ectuando la distinción entre el
vínculo jurídico creado por el contrato y su oponibilidad El contrato, como todas las demás
obligaciones y créditos, no vincula sino a las partes, ya que generalmente los terceros ni
pueden exigir el cumplimiento ni están obligados a hacerlo+ es lo mismo que expresan
>laniol y %ipert( el contrato no otorga la calidad de acreedor y deudor sino a las partes
>ero !rente a los terceros, el contrato es oponible, por regla general, al igual que los
derechos reales( nadie puede desconocer la existencia del crédito y obligación a que da
lugar, lo que es más o menos lo mismo que decir que en este sentido el contrato produce
e!ectos absolutos
'(%. Partes y terceros. '(%. Partes y terceros.
&i en cuanto al otorgamiento de los derechos y obligaciones que genera el contrato,
sólo a!ecta, por regla general, a las partes y no a los terceros, interesa precisar quiénes
invisten en él una y otra categoría
&on partes en un contrato quienes han concurrido a su celebración, personalmente o
por intermedio de un representante legal o convencional 5odas las demás personas son
terceros, de!inición negativa inevitable, pues no hay otra !orma de involucrarlos
&in embargo, la situación no es igual para todos los terceros, y para precisarlos es
necesario distinguir los siguientes casos(
)* Del sucesor o causahabiente a título universal+
6* Del causahabiente a título singular(
8* Del contrato colectivo+
4* De los acreedores de las partes+
0* De los terceros a cuyo !avor se establece un derecho en el contrato -estipulación a
!avor de otro1+
/* De los terceros por cuya cuenta se promete una obligación -promesa del hecho
ajeno1+
3* Del tercero sobre cuyo patrimonio se ha celebrado un contrato, y
2* Del tercero en cuyo perjuicio se ha celebrado un contrato
En los n'meros siguientes anali,aremos todas estas situaciones, aun cuando, como
queda dicho, algunas de ellas las dejaremos para los párra!os siguientes+ de todos modos,
con las debidas re!erencias quedará el cuadro completo de los casos en que el tercero se ve
a!ectado o tiene interés en un contrato ajeno
Estos terceros reciben el nombre de relativos, por oposición a los absolutos, a quienes
en nada a!ecta el contrato ni sus estipulaciones
''(. ). &ucesores o causa ha#ientes a título uni*ersal. ''(. ). &ucesores o causa ha#ientes a título uni*ersal.
El contrato a!ecta en todos sentidos a los herederos del causante, quienes, en nuestro
derecho, son sus 'nicos sucesores o causa habientes a título universal
Dislexia Dislexia Virtual Virtual <7 <7
En nuestro "ódigo no puede decirse que los herederos sean terceros extra;os al
contrato, pues está inspirado en la doctrina clásica de que ellos son los continuadores de la
persona del di!unto "omo lo dice el "ódigo !rancés, el que contrata para sí, contrata
también para sus herederos -$rt ))661 &in utili,ar las mismas expresiones, dispone igual
nuestro $rt )<@3( los asignatarios a título universal -herederos1 Crepresentan la persona del
testador para sucederte en todos sus derechos y obligaciones transmisiblesD
"omo lo destaca el precepto, el principio tiene una excepción( si bien, por regla
general, a los herederos se transmite la calidad de acreedor o deudor que tenía el causante
en cualquier relación obligacional, el contrato no se traspasa a los asignatarios a título
universal si los derechos y obligaciones emanados de él son intransmisibles -.* )<461, lo
que ocurre generalmente en los contratos intuito personae, verbi gracia, mandato que,
normalmente, se extingue por la muerte de cualquiera de las partes
'''. )). &ucesores o causa ha#ientes a título sin$ular. '''. )). &ucesores o causa ha#ientes a título sin$ular.
&on sucesores o causa habientes a título singular de una persona, aquellos que han
adquirido de ésta un bien o una relación jurídica determinados, como por ejemplo, el
legatario que sucede al causante en el bien legado, el donatario respecto al objeto donado,
el comprador en cuanto 6t la cosa comprada, etc
&e presenta si aquí el problema de precisar si a estos terceros a!ectan los contratos
celebrados por su causante, pues es di!ícil resumir en reglas generales las m'ltiples
situaciones que pueden darse "reemos que son bastante exactas en todo caso las siguientes
cuatro reglas(
)* El causa habiente a título singular no se ve nunca a!ectado por los actos ejecutados
y los contratos celebrados por el causante respecto de otros bienes de su patrimonio+ solo
puede ser eventualmente alcan,ado por los celebrados en relación al bien o relación jurídica
determinados de que se trata+
6* En cuanto a éstos, la regla general es igualmente que no a!ectan al sucesor a título
singular+
8* &in embargo, le empe,arán en los casos en que la ley expresamente lo determine
así, seg'n diremos en el n'mero siguiente, y
4* $ !alta de ley que resuelva positiva o negativamente el punto, aparece en toda su
intensidad la ya se;alada di!icultad para establecer reglas generales Fay quienes pretenden
!ijarla diciendo que el tercero se bene!icia de los derechos adquiridos por el causante sobre
la cosa+ otros expresan niás o menos lo mismo, aseverando que en todo cuanto lo bene!icie,
el tercero adquirente a título singular tiene !acultad para apropiarse de los contratos del
causante sobre la cosa, y viceversa, no le a!ectan en la parte en que lo perjudiquen 5ambién
se ha !ormulado esta regla general sosteniendo que el causahabiente a título singular se ve
a!ectado por los contratos del causante que dicen relación con el !in económico a que
normalmente está destinada la cosa y atendiendo al cual es indispensable que este tercero
adquiera la calidad de acreedor o deudor
El problema ha de resolverse en cada caso particular de acuerdo a uno de los criterios
se;alados
En los n'meros siguientes citaremos por vía ejemplar algunas situaciones previstas por
la ley, y se;alaremos el vacío grave de nuestra legislación en materia de traspaso de
universalidades de hecho
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 8G 8G
''2. +. Contratos 5ue por disposición de ley a!ectan al sucesor a título sin$ular. ''2. +. Contratos 5ue por disposición de ley a!ectan al sucesor a título sin$ular.
"omo dejamos establecido, citaremos algunos ejemplos de disposición legal que hacen
cargar al sucesor a título singular con contratos de su causante, para permitir establecer el
criterio que se sigue en la materia(
)* $rrendamientos
&i se trans!iere una cosa que se encuentra arrendada a un tercero, hay casos en que el
adquirente debe respetar los arriendos celebrados por el anterior propietario+ ello ocurre,
dicho en términos muy generales, cuando el arrendamiento constaba por escritura p'blica
-$rt, )@/61 El sucesor a titulo singular se ve a!ectado por los contratos de su causante,
pues pasa a ser acreedor de la renta de arrendamiento y demás obligaciones del arrendatario
y deudor de la obligación de mantener a éste en el goce pací!ico de la cosa arrendada, y
demás deberes del arrendador
=gualmente, seg'n el $rt B)@6, el usu!ructuario está obligado a respetar los arriendos
de la cosa !ructuaria, contratados por el propietario antes de la constitución del usu!ructo
5ambién, seg'n veremos en el .* 0<<, producida la resolución verbi gracia, de una
compraventa por no pago del precio, queda sin e!ecto el contrato y la cosa vendida vuelve a
poder del vendedor, quien, sin embargo, está obligado a respetar los actos de administración
e!ectuados por el comprador, y entre ellos los arriendos poi éste celebrados
Ainalmente, la nueva legislación impone también obligaciones al adquirente de
inmuebles de respetar los arriendos existentes en ellos, cuando menos por ciertos pla,os
bastante extensos
23
En cambio, si, por ejemplo, se compra un inmueble y el vendedor adeuda a un
contratista alguna suma por reparaciones en él e!ectuadas, esta deuda no a!ectará al
adquirente, quien no pasa a ser deudor del contratista
6* &eguros
De acuerdo a los $rts 08< y 08) del "ódigo de "omercio, por regla general el
adquirente a título universal o singular de la cosa asegurada, se bene!icia de los seguros
contratados a !avor de ella, y, en consecuencia, pasa a ser deudor de la obligación de pagar
la prima y acreedor de la indemni,ación, si hubiera lugar a ella
''3. .. /raspaso de uni*ersalidades. ''3. .. /raspaso de uni*ersalidades.
.uestra legislación, muy in!luenciada por la teoría del patrimonio atributo de la
personalidad -.* 81, reconoce 'nicamente esta universalidad jurídica, intrans!erible por
acto entre vivos y que sólo puede ser adquirida a título universal por herencia En tal evento
la regla general es que el asignatario a título universal pase a ocupar el lugar jurídico del
causante y se le transmitan todos sus derechos y obligaciones $ su ve,, el heredero puede
ceder su derecho de herencia y en tal caso traspasa también una universalidad jurídica,
!ormada por toda la herencia o una cuota de ella .ada de extra;o tiene entonces que pasen
al cesionario todas las relaciones jurídicas comprendidas en la sucesión, pues reempla,a
jurídicamente al heredero cedente -.O )<3@1
.ada semejante ocurre, en cambio, con las llamadas universalidades de hecho, dando
lugar a serios problemas en la enajenación de establecimientos comerciales, industriales,
mineros, etc >ara esta enajenación no existe en nuestro Derecho una reglamentación
especí!ica, y, en consecuencia, cada uno de los elementos comprendidos en ella, siguen
8< 8<
50ase N() 1( 122( 50ase N() 1( 122(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 81 81
desempe;ando su mismo rol jurídico, y su trans!erencia, sujeta a las reglas que le son
propias+ los créditos deberán traspasarse al adquirente por la vía de la cesión de derechos, y
las obligaciones, por los medios imper!ectos que establece la legislación
#a tendencia actual en éstas, en cambio, es darle el tratamiento que merecen a los
traspasos de universalidades, seg'n volveremos a insistir en la parte destinada a las
modi!icaciones subjetivas de créditos y obligaciones -.M ))021
22
''4. ))). El contrato colecti*o. -e!erencia. ''4. ))). El contrato colecti*o. -e!erencia.
El contrato colectivo -.* 2<1 es una marcada excepción al e!ecto relativo del contrato
pues otorga derechos y establece obligaciones para quienes no concurrieron con su
voluntad a su otorgamiento siempre, naturalmente, que se hayan reunido las mayorías o
representación exigidas por la ley
''5. );. ,os acreedores de las partes. ''5. );. ,os acreedores de las partes.
#os acreedores de los contratantes se ven indudablemente a!ectados por las
convenciones e!ectuadas por ellos( los acreedores del deudor, porque deberán soportar la
concurrencia del nuevo acreedor en los bienes del obligado, en virtud del derecho de
garantía general que todos ellos tienen+ incluso éste puede imponerse a los restantes en
virtud de una pre!erencia legal -.* @3/1
=nteresan, igualmente, a los acreedores del acreedor los créditos que éste adquiera, pues
a ellos pasa a extenderse su derecho de garantía general
.o por ello los acreedores del deudor o del acreedor del contrato celebrado, pasan a
tener dichas calidades respecto de éste+ es éste típicamente un problema de oponibilidad del
contrato -.* )421,
88 88
Fe"os +uerido lla"ar la atenci!n so.re este punto$ pues en la le3islaci!n uni'ersal se encuentra en Fe"os +uerido lla"ar la atenci!n so.re este punto$ pues en la le3islaci!n uni'ersal se encuentra en
pleno desarrollo la teor:a de la E"presa$ corro un ente %ur:dico distinto de la persona natural o %ur:dica +ue pleno desarrollo la teor:a de la E"presa$ corro un ente %ur:dico distinto de la persona natural o %ur:dica +ue
es su propietaria$ , en +ue de.e encontrar su soluci!n l!3ica el pro.le"a es.oado( es su propietaria$ , en +ue de.e encontrar su soluci!n l!3ica el pro.le"a es.oado(
El Derecho de la E"presa in'ade todo el siste"a %ur:dico$ co"o lo ha hecho con la Econo":a$ por su El Derecho de la E"presa in'ade todo el siste"a %ur:dico$ co"o lo ha hecho con la Econo":a$ por su
enor"e desarrollo alcanado en el presente si3lo , su tre"enda si3ni4caci!n en la 'ida de los pue.los( enor"e desarrollo alcanado en el presente si3lo , su tre"enda si3ni4caci!n en la 'ida de los pue.los(
Juede apreciarse c!"o entre nosotros en las di'ersa$ le'es d$ inter'enci!n econ!"ica dictadas en los Juede apreciarse c!"o entre nosotros en las di'ersa$ le'es d$ inter'enci!n econ!"ica dictadas en los
Blti"os a-os$ el le3islador corriente"ente se re4ere a la ?E"presaK$ sin +ue exista no concepto unitario de Blti"os a-os$ el le3islador corriente"ente se re4ere a la ?E"presaK$ sin +ue exista no concepto unitario de
la "is"a( la "is"a(
En el C!di3o ale"&n , le3islaciones por 0l inspiradas ha, es.oos de soluci!n al pro.le"a$ , el C!di3o En el C!di3o ale"&n , le3islaciones por 0l inspiradas ha, es.oos de soluci!n al pro.le"a$ , el C!di3o
italiano de 17>1 lo a/ronta directa"ente$ en especial en el Titulo 11 del Li.ro 5$ pero sin +ue pueda decirse italiano de 17>1 lo a/ronta directa"ente$ en especial en el Titulo 11 del Li.ro 5$ pero sin +ue pueda decirse
+ue ni en la doctrina ni le3islaci!n co"paradas exista una teor:a plena"ente ela.orada al respecto( @50ase +ue ni en la doctrina ni le3islaci!n co"paradas exista una teor:a plena"ente ela.orada al respecto( @50ase
Ser3io =uenalida Juchca Concepto %ur:dico de la E"presa , su relaci!n con otras 43uras del Ser3io =uenalida Juchca Concepto %ur:dico de la E"presa , su relaci!n con otras 43uras del
Derecho$ pu.licado en la CD9$ To"o 2>$ Jri"era Jarte$ p&3( 37$ , Messinco$ o.( cit($ T( II$ p&3s( 17* , Derecho$ pu.licado en la CD9$ To"o 2>$ Jri"era Jarte$ p&3( 37$ , Messinco$ o.( cit($ T( II$ p&3s( 17* ,
si3tes$ 6n /allo interesante al respecto +ue aplica en nuestra le3islaci!n la teor:a de la E"presa$ en CD9$ T si3tes$ 6n /allo interesante al respecto +ue aplica en nuestra le3islaci!n la teor:a de la E"presa$ en CD9$ T
22$ sec( 3) p&3( 11A( 22$ sec( 3) p&3( 11A(
De ah: +ue en nuestro pa:s$ co"o en la "a,or:a$ %ur:dica"ente se con/unden la E"presa , la persona De ah: +ue en nuestro pa:s$ co"o en la "a,or:a$ %ur:dica"ente se con/unden la E"presa , la persona
natural o %ur:dica +ue es sir propietaria# si es etc una sociedad$ por la personalidad %ur:dica de 0sta +ue te natural o %ur:dica +ue es sir propietaria# si es etc una sociedad$ por la personalidad %ur:dica de 0sta +ue te
otor3a patri"onio propio( es posi.le hasta cierto punto el traspaso de la E"presa sin +ue ella pierda su otor3a patri"onio propio( es posi.le hasta cierto punto el traspaso de la E"presa sin +ue ella pierda su
identidad "ediante el su.ter/u3io del ree"plao de socios por el si"ple traspaso de acciones si es an!ni"a$ identidad "ediante el su.ter/u3io del ree"plao de socios por el si"ple traspaso de acciones si es an!ni"a$
, por sucesi'as "odi4caciones cuando es de personas( Jero si la sociedad es due-a de 'arias E"presas$ , por sucesi'as "odi4caciones cuando es de personas( Jero si la sociedad es due-a de 'arias E"presas$
'uel'e a resur3ir la di4cultad( 'uel'e a resur3ir la di4cultad(
Es 0sta una de las re/or"as +ue "&s se hace sentir en nuestro Derecho Es 0sta una de las re/or"as +ue "&s se hace sentir en nuestro Derecho
En parte esta necesidad ha sido llenada en el Decreto le, 1 1GG so.re Contrato de Tra.a%o , Jrotecci!n En parte esta necesidad ha sido llenada en el Decreto le, 1 1GG so.re Contrato de Tra.a%o , Jrotecci!n
de los Tra.a%adores$ ho, C!di3o del Tra.a%o Dice el inc( 4nal del Art( PI UJara los e/ectos de la le3islaci!n de los Tra.a%adores$ ho, C!di3o del Tra.a%o Dice el inc( 4nal del Art( PI UJara los e/ectos de la le3islaci!n
la.oral , de se3uridad social$ se entiende por e"presa toda or3aniaci!n de "edios personales$ "ateriales la.oral , de se3uridad social$ se entiende por e"presa toda or3aniaci!n de "edios personales$ "ateriales
e in"ateriales$ ordenados .a%o una direcci!n$ para el lo3ro de 4nes econ!"icos$ sociales$ culturales o e in"ateriales$ ordenados .a%o una direcci!n$ para el lo3ro de 4nes econ!"icos$ sociales$ culturales o
.en04cos$ dotado de una indi'idualidad le3al deter"inadaK( .en04cos$ dotado de una indi'idualidad le3al deter"inadaK(
Co"o consecuencia de lo anterior$ el inc( 1; del Art( >1 dispone +ue ?las "odi4caciones totales o Co"o consecuencia de lo anterior$ el inc( 1; del Art( >1 dispone +ue ?las "odi4caciones totales o
parciales relati'as al do"inio$ posesi!n o "era tenencia de la e"presa no alterar&n los derechos , parciales relati'as al do"inio$ posesi!n o "era tenencia de la e"presa no alterar&n los derechos ,
o.li3aciones de los tra.a%adores e"anados de sus contratos indi'iduales o de los instru"entos colecti'os o.li3aciones de los tra.a%adores e"anados de sus contratos indi'iduales o de los instru"entos colecti'os
del tra.a%o$ +ue "antendr&n su 'i3encia , continuidad con el o los nue'os e"pleadoresK( Jor tratarse de un del tra.a%o$ +ue "antendr&n su 'i3encia , continuidad con el o los nue'os e"pleadoresK( Jor tratarse de un
traspaso de e"presa la relaci!n la.oral ta".i0n pasa a los nue'os propietarios( traspaso de e"presa la relaci!n la.oral ta".i0n pasa a los nue'os propietarios(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 81 81
Veremos también en su oportunidad que los acreedores del deudor pueden impugnar
los actos y contratos celebrados por éste en !raude de sus derechos mediante el ejercicio de
la acción pauliana o revocatoria -.? 3341
7, a la inversa, en algunas legislaciones By se discute si en la nuestraB los acreedores del
acreedor pueden ejercer en lugar de éste las acciones y derechos suyos, cuando hay
negligencia de su parte en invocarlos Es la llamada acción oblicua o subrogatoria -.o
3021
''6. ;. /erceros a cuyo !a*or se esta#lece un derecho en un contrato. -e!erencia. ''6. ;. /erceros a cuyo !a*or se esta#lece un derecho en un contrato. -e!erencia.
Esta situación se presenta en la estipulación a !avor de otro, que anali,aremos en el
párra!o que a éste sigue
''. ;). /erceros por cuya cuenta se promete una o#li$ación. ''. ;). /erceros por cuya cuenta se promete una o#li$ación.
Re0ere&(ia* .os re!erimos en este caso a la promesa de hecho ajeno, que trataremos en
el párra!o 8@ de esta sección
''". ;)). /erceros so#re cuyo patrimonio se ha cele#rado un contrato. -e!erencia. ''". ;)). /erceros so#re cuyo patrimonio se ha cele#rado un contrato. -e!erencia.
:n tercero puede estar involucrado en un contrato si las partes han convenido respecto
de un bien de su dominio
Va hemos dicho que en nuestra legislación el contrato sobre cansa ajena es válido, y así
pueden venderse, arrendarse, darse en comodato donarse, legarse, etc, los objetos de otro
#o que ocurre sí, es que tales actos no a!ectarán al verdadero due;o, le son inoponibles, y
por ello volveremos sobre el punto al tratar esta institución -.* )041
''%. ;))). /erceros per2udicados por el contrato cele#rado. ''%. ;))). /erceros per2udicados por el contrato cele#rado.
Fay muchos casos en que el contrato perjudicará a terceros, como se;alábamos en el
.* ))0 respecto de los acreedores del nuevo deudor >ero ello no empece a la legitimidad
de tales actos mientras no medie !raude, o sea, intención de perjudicarlos
Este da;o también se presenta en ciertos casos de contratos simulados, y en tal caso el
tercero tendrá derecho a impugnarlos por la acción de simulación, seg'n veremos en el
párra!o 46 de esta &ección
Párra!o 2.: Párra!o 2.:
LA ESTIPULACI"N EN FAVOR DE OTRO LA ESTIPULACI"N EN FAVOR DE OTRO
'2(. Concepto. '2(. Concepto.
#a estipulación en !avor de otro, o contrato a !avor de terceros, está establecida en el
$rt )44@ del "ódigo Dice el precepto( C"ualquiera puede estipular a !avor de una tercera
persona, aunque no tenga derecho para representarla+ pero sólo esta tercera persona podrá
demandar lo estipulado+ y mientras no intervenga su aceptación expresa o tácita, es
revocable el contrato por la sola voluntad de las partes que concurrieron a élD
"on estos elementos podemos de!inir la institución diciendo que consiste en que un
contrato celebrado entre dos partes que reciben el nombre de estipulante y promitente haga
nacer un derecho a !avor de un tercero ajeno a él, llamado bene!iciario
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 83 83
De acuerdo a estas de!iniciones, el contrato interesa a tres categorías de personas
di!erentes(
)* El estipulante, que es quien contrata a !avor del tercero+
6* El promitente quien se compromete a !avor del tercero en la calidad de deudor de
éste, y
8* El bene!iciario, que es el acreedor de la estipulación e!ectuada en su !avor
'2'. +plicación4 los casos más !recuentes. '2'. +plicación4 los casos más !recuentes.
"omo pudo apreciarse con la sola lectura del $rt )44@, la estipulación a !avor de otro
es una institución de amplia aceptación en nuestra legislación, lo cual !ue una anticipación
de nuestro "ódigo a su época, pues la misma es la tendencia actual del Derecho
"omparado
En cambio, en el Derecho %omano y en el !rancés se la aceptaba con muchas
limitaciones+ en general, 'nicamente en dos situaciones( si es una cláusula en un contrato
que también interesa al estipulante, y cuando va acompa;ada de una donación con carga
>ero dada la gran utilidad de ella, la jurisprudencia !rancesa, con su habitual
despreocupación por el texto de la ley, ha soslayado las limitaciones y permite una
aplicación muy liberal de la estipulación a !avor de otro
>ero si bien ésta puede tener lugar en cualquier clase de contratos, los casos más
notorios son los siguientes(
)* El contrato de seguro
>or ejemplo, el marido contrata :na póli,a de &eguro de vida a !avor de su cónyuge(
es típica estipulación a !avor de Itro, pues el contrato lo celebran el marido s la "ompa;ía
de &eguros, y el bene!icio es para un tercero ajeno al contrato, la mujer
6* Donación con carga
>or ejemplo, una persona dona a otra una suma de dinero, y le impone la obligación de
comprarle un vehículo a un tercero+ el contrato de donación es entre donante y donatario,
pero él origina un bene!icio a otra persona
8* "ontrato de transporte
7 así, si envío una encomienda a otra persona, el contrato lo celebro yo con la empresa
de transportes, y el derecho lo adquiere el consignatario de la encomienda, ajeno a la
convención
&in embargo, puede servir muchos objetivos distintos, pues inclusive por su intermedio
es posible e!ectuar traspaso de deudas, como lo veremos en su oportunidad -.* ))43 y
))041
:na sentencia de nuestros tribunales le ha impuesto si la limitación de que debe versar
sobre contratos patrimoniales
2@
'22. ,a estipulación a !a*or de otro constituye excepción al e!ecto relati*o del contrato. '22. ,a estipulación a !a*or de otro constituye excepción al e!ecto relati*o del contrato.
#a institución que comentamos By por ello la tratamos en esta &ecciónB constituye una
marcada excepción al principio de que el contrato, por regla general, sólo otorga derechos y
obligaciones a las partes contratantes
$quí, el contrato se celebra entre estipulante y promitente, pero el derecho, o sea, la
calidad de acreedor, nace a !avor del bene!iciario, ajeno al contrato 7 si bien, seg'n
87 87
CD9$ T( >*$ sec( 1) p&3( 1*8( CD9$ T( >*$ sec( 1) p&3( 1*8(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 8> 8>
veremos, éste debe aceptar la estipulación, su derecho no nace con su aceptación, sino con
aquélla -.o )861
'23. En la estipulación a !a*or de otro no hay representación. '23. En la estipulación a !a*or de otro no hay representación.
"uando en un contrato act'a un representante legal o convencional, no hay
estipulación a !avor de otro porque su e!ecto no se produce para un tercero extra;o al acto(
se entiende que el representado ha actuado justamente por medio de su representante
En la estipulación a !avor de otro no hay representación+ así lo se;ala expresamente el
$rt )44@( C"ualquiera puede estipular a !avor de una tercera persona, aunque no tenga
derecho para representarlaD $demás, el precepto sigue justamente al )442, que trata de la
representación $sí también se ha resuelto
@<
Esto tiene importancia porque la institución puede !ácilmente con!undirse con otras, y
este elemento de la ausencia de representación permite la distinción -.* )841
'24. -e5uisitos de la estipulación a !a*or de otro. '24. -e5uisitos de la estipulación a !a*or de otro.
>ara estudiar los requisitos de la institución, es preciso examinarlos desde el punto de
vista de las partes que intervienen, estipulante, promitente y bene!iciario, y del acto
celebrado
'25. ). -e5uisitos del estipulante1 promitente y del acto. '25. ). -e5uisitos del estipulante1 promitente y del acto.
.o existe ninguna disposición ni puede !ormularse regla general alguna para precisar
los requisitos de la estipulación a !avor de otro en cuanto al contrato y las partes que lo
celebran, ya que ellos dependerán de la convención de que se trate 7 es así como si se
estipula a !avor de un tercero en una donación, deberán cumplirse las condiciones de ésta
En consecuencia, lo 'nico que podemos decir es que tanto estipulante como promitente
deben tener la capacidad su!iciente para celebrar el acto de que se trate %especto de éste,
no existe en nuestra legislación un requisito general como en la !rancesa, en que se exige su
accesoriedad a una obligación principal+ por tanto sólo deberá cumplir los requisitos
propios del contrato que se celebra
'26. )). -e5uisitos del #ene!iciario. '26. )). -e5uisitos del #ene!iciario.
El bene!iciario está en una situación muy especial, porque es totalmente extra;o al
contrato+ en su celebración no interviene su voluntad para nada
Doctrinariamente se se;ala que deben concurrir, no obstante lo expresado, dos
requisitos en la persona del bene!iciario(
)* Debe tener capacidad de goce para adquirir los derechos que se establecen en su
!avor
.o se le exige capacidad de ejercicio por la se;alada ra,ón de que no interviene en el
contrato+ la requerirá con!orme a las reglas generales para la aceptación >ero sí que debe
estar en situación jurídica de adquirir el derecho establecido a su !avor
Ello tiene importancia en relación con las prohibiciones que establece la ley para
ciertas personas de celebrar determinados actos y contratos que podrían eludirse a través de
una estipulación a !avor de otro $nte nuestros tribunales se ventiló el siguiente caso( de
acuerdo al $rt )3@/ es nula la compraventa entre el padre y el hijo de !amilia colocado
bajo su patria potestad :n padre vendió una propiedad a un hijo mayor de edad, por lo cual
7G 7G
CD9( Ts( 1>$ sec( la$ p&3( 8>$ , >3$ sec( 1) p&3( 2*( CD9( Ts( 1>$ sec( la$ p&3( 8>$ , >3$ sec( 1) p&3( 2*(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 8* 8*
a éste no a!ectaba la prohibición se;alada, pero este hijo mayor había comprado para sí y
sus hermanos menores de edad y sujetos a la patria potestad del vendedor .uestro más alto
tribunal declaró nulo el contrato
@)
6* Debe ser persona determinada, o determinable
#a doctrina clásica exigía que el tercer bene!iciario !uese siempre persona determinada
y no aceptaba que !uere una persona !utura que no existía, o indeterminada En una
oportunidad, nuestra "orte &uprema declaró nula la estipulación a !avor de una persona
indeterminada
@6
>ero la tendencia actual en la propia legislación, en especial en materia de seguros, es a
permitir que el bene!iciario sea persona !utura e indeterminada, con tal que pueda
determinarse al momento de hacerse exigible el derecho, como ocurre, por ejemplo, en el
seguro de vida a !avor de los herederos que tenga el estipulante al tiempo de su
!allecimiento( el seguro bene!icia a todos los herederos, y no 'nicamente a los que existían
al tiempo del contrato
'2. E!ectos de la estipulación a !a*or de otro. Enunciación. '2. E!ectos de la estipulación a !a*or de otro. Enunciación.
>ara establecer los e!ectos que produce la estipulación a !avor de tercero, es preciso
distinguir tres situaciones que veremos en los n'meros siguientes(
)* #os que se producen entre los contratantes( estipulante y promitente+
6* E!ectos entre promitente y bene!iciario, y
8* E!ectos entre estipulante y bene!iciario
'2". ). E!ectos entre los contratantes. '2". ). E!ectos entre los contratantes.
#os e!ectos que la estipulación produce entre estipulante y promitente los podemos a
su ve, desglosar en tres !undamentales(
)* &ólo el bene!iciario puede exigir el cumplimiento+
6* #os que produce la cláusula penal accesoria a la estipulación, y
8* %evocación de la estipulación #os examinaremos en los n'meros siguientes
'2%. +. &olo el #ene!iciario puede exi$ir lo estipulado. '2%. +. &olo el #ene!iciario puede exi$ir lo estipulado.
El contrato celebrado producirá sus e!ectos normales entre las partes, y así, el
estipulante de un seguro deberá pagar las primas
>ero lo excepcional de la institución es que el e!ecto principal de todo contrato, el
derecho a exigir el cumplimiento, incluso !or,ado de la obligación, no cede a !avor de tino
de los contratantes sino del tercero bene!iciario En ello está precisamente la anormalidad de
la estipulación en utilidad de otro( 'nicamente éste puede solicitar el cumplimiento, y no
tiene !acultad para hacerlo el estipulante, a menos como lo veremos en el n'mero siguiente,
que se estable,ca tina cláusula penal
'3(. .. la estipulación a !a*or de otro y la cláusula penal.. '3(. .. la estipulación a !a*or de otro y la cláusula penal..
"omo decíamos, existe una !orma indirecta con que el estipulante puede compeler al
promitente a que cumpla su obligación( agregar a la estipulación para otro una cláusula
penal que se hará e!ectiva si el promitente no cumple lo convenido #a cláusula penal
71 71
CD9$ T( 31$ sec( 1) p&3$ >3$ CD9$ T( 31$ sec( 1) p&3$ >3$
71 71
CD9$ T( 31$ sec( 1) p&3$ >3$ CD9$ T( 31$ sec( 1) p&3$ >3$
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 82 82
consiste en que una de las partes se sujete a tina pena, consistente en dar o hacer algo, si no
cumple oportunamente su obligación -.* @<01
.o hay inconveniente alguno en que el promitente se sujete a una pena a !avor del
estipulante si no cumple oportunamente lo convenido en utilidad del bene!iciario+ la propia
ley lo reconoce así, como se verá a continuación, y en Arancia, la cláusula penal en la
estipulación a !avor de tercero tiene especial importancia, pues, seg'n lo decíamos,
eJ "ódigo de ese país acepta esta institución en algunos casos, uno de los cuales es que el
estipulante tenga alg'n interés en el contrato $l mediar una cláusula penal a sir !avor, éste
pasa a tenerlo
"uando estudiemos la cláusula penal, veremos que, por el carácter accesorio que ella
tiene, la nulidad de la obligación principal acarrea la de la cláusula penal -$rt )08/1, pero
la que a!ecte a ésta no trae consigo la de la obligación principal El precepto citado en sus
dos siguientes incisos se;ala dos casos de excepción aparente al principio se;alado( el
segundo se re!iere a la cláusula penal en la promesa de hecho ajeno -.* )8@1, y el tercero,
en la estipulación para otro
@8
En síntesis, esta disposición establece que valdrá la pena, aunque la obligación
principal no tenga e!ecto, si la persona con quien se estipula se sujeta a una pena para el
caso de no cumplirse lo prometido #o excepcional del caso es que el estipulante no está
!acultado para exigir el cumplimiento de la obligación principal, pero por no haberse
pagado ésta al bene!iciario, nace su derecho a cobrar la pena El estipulante que
normalmente no tiene derecho alguno, pasa a tenerlo en el evento de incumplimiento >ero
no es que haya nulidad de la obligación principal, porque ella es válida, pero no exigible
por el titular de la pena
El precepto tendría mayor trascendencia en el "ódigo !rancés, donde curiosamente no
está expresamente establecido, porque en dicho "ódigo la estipulación es nula si el
estipulante carece de interés en ella, y la pena se lo otorga+ en él sí que la estipulación a
!avor de tercero es tina excepción al principio de que la nulidad de la obligación principal
acarrea la de la cláusula penal, porque a la inversa, es ésta la que está validando la
obligación principal >othier lo decía expresamente, y nuestra legislación se dejó guiar por
él, sin recordar la distinta concepción de la institución en el "ódigo chileno
>or la misma ra,ón se ha llegado a sostener que en el caso no hay cláusula penal
propiamente porque ella es accesoria a una obligación principal que en este caso no existe(
el estipulante no tiene derecho contra el promitente, sino en el incumplimiento o sea, seria
una obligación principal, pero condicional, sujeta a la condición suspensiva del
incumplimiento #a verdad es que la cláusula penal es siempre condicional -.? @)<, 6@1,
'nicamente que aquí lo es con relación a un derecho creado por su titular a !avor de un
tercero
'3'. C. -e*ocación de la estipulación. '3'. C. -e*ocación de la estipulación.
De acuerdo al ya citado $rt )44@ en estudio( Cmientras no intervenga la aceptación
expresa o tácita del tercero bene!iciario es revocable el contrato por la sola voluntad de las
partes que concurrieron a élD
$unque a primera vista este derecho de los contratantes pudiera parecer extra;o, en
realidad no es sino una aplicación de los principios generales+ al tratar de la extinción de los
contratos, veremos que la misma voluntad que los generó puede ponerles término, de
73 73
50anse Ser3io Gatica Jacheco$ o.( cit($ NR$ 1<1 , 1<1$ p&3s( 3*3 , 3*<$ , los autores citados por 0l( 50anse Ser3io Gatica Jacheco$ o.( cit($ NR$ 1<1 , 1<1$ p&3s( 3*3 , 3*<$ , los autores citados por 0l(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 8< 8<
acuerdo al a!orismo de que en derecho las cosas se deshacen como se hacen En
consecuencia, si estipulante y promitente establecieron el contrato a !avor de tercero, los
mismos pueden dejarlo sin e!ecto, mientras no haya mediado la aceptación del tercero
bene!iciario
@4
En todo caso, la revocación debe ser unánime de los contratantes, y no
unilateral por alguno de ellos
@0
&e trata de un derecho absoluto y, en consecuencia, no cabe aplicar en su ejercicio la
doctrina del abuso del derecho -.o 6631+ las partes pueden revocar la estipulación sin
expresar causa y nada puede reclamar el tercero bene!iciario a menos que haya mediado su
aceptación
'32. )). E!ectos de la estipulación entre promitente y #ene!iciario. '32. )). E!ectos de la estipulación entre promitente y #ene!iciario.
Estos e!ectos se producen en virtud de la aceptación del bene!iciario, pero debe tenerse
presente lo ya dicho( no es esta aceptación la que hace nacer su derecho, no es ella la que le
otorga la calidad de acreedor El derecho del bene!iciario existe desde la celebración del
contrato y la aceptación no tiene otro objeto que poner término a la !acultad de estipulante y
promitente de dejar sin e!ecto la estipulación en la !orma vista en el n'mero anterior, y se
!unda, además, en el principio de que nadie puede adquirir derechos contra su voluntad De
ahí que si el bene!iciario !allece antes de dar su aceptación, sus herederos podrán hacerlo+ y
así se ha resuelto
@/
De acuerdo a la regla general, la aceptación puede ser expresa o tácita, como lo destaca
el $rt ),44@, y su inciso 6* determina cuándo existe esta 'ltima( Cconstituyen aceptación
tácita los actos que sólo hubieran podido ejecutarse en virtud del contratoD
@3
#a jurisprudencia ha establecido sí una limitación a este principio( si se ha adquirido un
bien raí, para un tercero, la aceptación debe otorgarse por escritura p'blica
@2
"on la aceptación el bene!iciario queda en situación de exigir cuando corresponda el
cumplimiento, de acuerdo a las reglas generales de éste
'33. ))). E!ectos entre estipulante y tercero #ene!iciario. '33. ))). E!ectos entre estipulante y tercero #ene!iciario.
En principio no se produce relación jurídica alguna entre estipulante y tercero
bene!iciario, puesto que el derecho nace directamente para éste+ el derecho no existe en
momento alguno en el patrimonio del estipulante y, en consecuencia, no está sujeto a la
garantía general de sus acreedores, sin perjuicio del derecho de éstos a impugnar la
estipulación en caso de !raude, por la via de la acción pauliana -.* 3341
'34. >aturale<a 2urídica de la estipulación a !a*or de otro.. '34. >aturale<a 2urídica de la estipulación a !a*or de otro..
&e han elaborado numerosas teorías en el a!án de explicar esta institución, pero la
verdad es que ninguna resulta totalmente satis!actoria #as principales son la doctrina de la
o!erta, de la agencia o!iciosa, de la declaración unilateral de voluntad y de la creación
directa a !avor del bene!iciario, que examinaremos someramente,
7> 7>
50ase CD9$ T( 33$ secci!n 1) p&3( 11( 50ase CD9$ T( 33$ secci!n 1) p&3( 11(
7* 7*
Sentencia pu.licada en la G(T$ de 1718$ 11 se"($ N() 313$ p&3( 727( Sentencia pu.licada en la G(T$ de 1718$ 11 se"($ N() 313$ p&3( 727(
72 72
G(T( de 1711$ 1; Vc"($ N() 1**$ p&3( 1(G88 , de 1738$ 1) se"($ NR 1G2$ p&3( >82( Jor la ra!n G(T( de 1711$ 1; Vc"($ N() 1**$ p&3( 1(G88 , de 1738$ 1) se"($ NR 1G2$ p&3( >82( Jor la ra!n
apuntada$ se ha resuelto +ue en el se3uro de 'ida el derecho no se ad+uiere por el /alleci"iento del apuntada$ se ha resuelto +ue en el se3uro de 'ida el derecho no se ad+uiere por el /alleci"iento del
ase3urado$ sino directa"ente por el contrato$ , en consecuencia no est& a/ecto a i"puesto de herenciaI ase3urado$ sino directa"ente por el contrato$ , en consecuencia no est& a/ecto a i"puesto de herenciaI
CD9$ T( 12$ sec( 1) p&3$ 38( CD9$ T( 12$ sec( 1) p&3$ 38(
7< 7<
Fa, aceptaci!n t&cita en la circunstancia de pa3ar al estipulante una co"isi!n por la ne3ociaci!n Fa, aceptaci!n t&cita en la circunstancia de pa3ar al estipulante una co"isi!n por la ne3ociaci!n
lle'ada a ca.oI CD9$ Ts( 2$ sec( la$ p&3$ 18$ , 12$ sec( la$ p&3( 8( lle'ada a ca.oI CD9$ Ts( 2$ sec( la$ p&3$ 18$ , 12$ sec( la$ p&3( 8(
78 78
G(T( de 171>$ 17 se"($ N() 3<8$ p&3$ 1(G*1( G(T( de 171>$ 17 se"($ N() 3<8$ p&3$ 1(G*1(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 88 88
)* 5eoría de la o!erta
Aue la predominante en el siglo pasado( se decía que en virtud del contrato los e!ectos
de éste se radicarían en la !orma normal en el patrimonio del estipulante, quien luego
e!ectuaría :na o!erta de su derecho al tercero bene!iciario( la aceptación de éste daría lugar
a la !ormación de una segunda convención
Esta doctrina !ue rápidamente abandonada porque no corresponde a la naturale,a de la
institución y es sumamente peligrosa para el tercero bene!iciario En e!ecto, si el derecho se
radicara primero en el patrimonio del estipulante, los acreedores de éste, haciendo valer su
derecho de garantía general, podrían embargarlo mientras no mediara la aceptación del
bene!iciario Femos se;alado, en cambio en el .* )86, que este peligro no existe
precisamente porque el derecho nace directamente a !avor del tercero $demás, la o!erta de
un contrato caduca entre otras causales por la muerte del o!erente -.? 401, y en
consecuencia, si el estipulante !alleciera antes de la aceptación del bene!iciario, la o!erta
e!ectuada a éste caducaría y ya no podría adquirir su derecho Ello no ocurre, por ejemplo,
en el seguro de vida en que el derecho del tercero se hace e!ectivo precisamente al
!allecimiento del estipulante
6* 5eoría de la gestión de negocios
$parecida el siglo pasado, ha tenido su principal propugnador en el tratadista !rancés
>laniol >ara éste, el estipulante no sella sino un agente o!icioso, un gestor de negocios
ajenos que act'a sin mandato+ la aceptación del tercero equivale a la rati!icación en la
gestión de negocios ajenos
#a verdad es que ambas instituciones son muy semejantes+ este cuasicontrato consiste
precisamente en administrar un negocio sin mandato de su due;o #a verdad es que !uera
de los casos típicos de una y otra institución, pueden presentarse m'ltiples situaciones en
que resulte di!ícil para el intérprete determinar si se trata de estipulación para tercero o
gestión de un negocio de éste, y tiene importancia precisarlo porque producen distintos
e!ectos
Desde luego, como lo se;ala el propio $rt 662/, el due;o del negocio gestionado
puede quedar obligado respecto al gestor, mientras que el tercero bene!iciario no adquiere
obligaciones, sino derechos+ en seguida, el propio gestor está obligado a terminar su
gestión, mientras que el estipulante, con el consentimiento del promitente, puede, incluso,
revocar el acto
$un en el plano doctrinario, hay di!erencias entre ellas, puesto que siempre la gestión
lleva implícita la idea de representación, de actuación por cuenta de un tercero y si éste
rati!ica lo obrado por el gestor o!icioso, ha habido lisa y llanamente un mandato( la
estipulación a !avor de otro es ajena a toda idea de representación -.* )681( el estipulante
act'a a su propio nombre
>or otro lado, si la estipulación a !avor de otro no !uere sino una agencia o!iciosa, no se
justi!icarla que el legislador reglamentara independientemente ambas instituciones, y habría
bastado establecer una sola de ellas, $l no hacerlo así, el "ódigo revela que en su concepto
son actos distintos
En todo caso esta doctrina elimina todos los inconvenientes de la teoría de la o!erta
8* 5eoría de la declaración unilateral de voluntad
#a ha sostenido principalmente el tratadista !rancés "apitant, diciendo que el
promitente se obliga para con el tercero bene!iciario por su propia voluntad, por tina
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 87 87
declaración unilateral de ella >ero esto no es e!ectivo, por cuanto se ha obligado por un
contrato con el estipulante
4* 5eoria de la creación directa en !avor del bene!iciario
>ara esta doctrina el derecho nacido de la estipulación se radica directamente en el
patrimonio del bene!iciario y de ahí que se la llame de creación directa deJ derecho en !avor
de éste
Fa tenido el mérito de remarcar este e!ecto tan particular de la institución, pero no lo
explica, y por ello algunas opiniones la complementan con la anterior+ sin embargo, se
olvida la intervención determinante del estipulante y que éste, con acuerdo del promitente
puede revocar el contrato
&e ha sostenido que esta doctrina es la aceptada en nuestra legislación, argumentando
con lo dispuesto en el inc 6* del $rt 2< del DA# 60) del a;o )@8), sobre "ompa;ías de
&eguros( Cel valor de las póli,as de seguro de vida cede exclusivamente en !avor del
bene!iciarioD, pero ya hemos dicho que se trata de un e!ecto com'n y esencial de toda
estipulación a !avor de terceros
#a conclusión es que no hay explicación totalmente satis!actoria de la institución y ello
es natural, porque la estipulación en bene!icio de otro es una excepción a las reglas
generales, a los e!ectos relativos del contrato y será di!ícil encuadrarla plenamente en otra
institución
Párra!o 3.: Párra!o 3.:
LA PROMESA DE HECHO A1ENO LA PROMESA DE HECHO A1ENO
'35. Concepto. '35. Concepto.
$ esta institución se re!iere el $rt )40< en los siguientes términos( Csiempre que uno
de los contratantes se compromete a que por una tercera persona, de quien no es legítimo
representante, ha de darse, hacerse o no hacerse alguna cosa, esta tercera persona no
contraerá obligación alguna, sino en virtud de su rati!icación+ y si no rati!ica, el otro
contratante tendrá acción de perjuicios contra el que hi,o la promesaD
De esta disposición se desprende claramente que la promesa del hecho ajeno no altera
en absoluto las reglas generales de los contratos+ no es una excepción al e!ecto relativo de
éstos, como ocurre con la estipulación a !avor de otro, porque en ésta el tercero bene!iciario
ajeno al contrato adquiere un derecho, En la promesa del hecho ajeno, en cambio, el tercero
no contrae obligación alguna, y así lo destaca el precepto transcrito Es lógico que así sea,
ya que el tercero no tiene por qué quedar obligado por el contrato celebrado y al cual no ha
concurrido con su consentimiento
El tercero sólo se obliga, como lo se;ala el precepto, en virtud de su rati!icación+ sólo
entonces nace su obligación, y ella deriva de su propia voluntad
>or la promesa de hecho ajeno sólo contrae obligación el que se comprometió a que el
tercero haría, no haría o daría una cosa, y su obligación es de hacer( que el tercero rati!ique,
esto es, consienta en la obligación que se ha prometido por él
En consecuencia, esta institución no es sino una modalidad especial de la prestación en
la obligación de hacer, en que el objeto de ella es que el tercero acepte
"omo en la estipulación a !avor de otro intervienen tres personas( el promitente, quien
contrae la obligación de hacer se;alada+ el prometido o acreedor, y el tercero que será el
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 7G 7G
obligado una ve, que rati!ique 7 también al igual que en el contrato para tercero, es
requisito indispensable para que estemos !rente a una promesa de hecho ajeno que no medie
representación, pues en tal caso hay lisa y llanamente obligación para el representado que
no ha sido ajeno al contrato $sí lo se;ala el $rt )40<, al decir( Cde quien no es legítimo
representanteD, y se ha !allado por los tribunales
@@
'36. +plicación. '36. +plicación.
#a promesa de hecho ajeno es de aplicación general+ no hay limitaciones al respecto,
pero puede tener interés especial en m'ltiples situaciones, de las cuales citaremos algunas
por vía ejemplar y a !in de redondear el concepto de la institución(
:n due;o de un teatro tiene gran interés en la actuación de un determinado artista, y un
empresario se compromete con él a obtener que el artista act'e en su teatro+ nadie podrá
obligar a éste a hacerlo si no quiere, pero si se niega a dar la !unción, el empresario deberá
indemni,ar los perjuicios al due;o del teatro
:na persona está litigando contra otras dos en un mismo pleito, y celebra con una de
ellas una transacción para terminar el litigio, comprometiéndose ésta a que el colitigante
rati!icará la transacción &i no ocurre así, el promitente deberá indemni,ar los perjuicios a
su contrincante con quien otorgó la transacción
:n !allo de nuestros tribunales incidió en otro caso de promesa de hecho ajeno( un
contrato entre dos socios en que uno se comprometió a obtener la disolución anticipada de
la sociedad
)<<
'3. Paralelo con otras instituciones. '3. Paralelo con otras instituciones.
#a promesa de hecho ajeno se asemeja a otras instituciones, y al igual que en la
estipulación a !avor de otro será di!ícil en determinadas circunstancias distinguirla,
)* Hestión de negocios
5ambién en este caso se está actuando por un tercero, sin tener mandato de él, como
ocurre en la gestión de negocios ajenos, y en verdad pareciere que la promesa del hecho de
otro no !uere sino una !orma particular de la agencia o!iciosa, pero ajena a toda idea de
representación
6* #a !ian,a
>romesa de hecho ajeno y !ian,a se aproximan porque en el !ondo lo que esta haciendo
eJ promitente es garanti,ar con su propia responsabilidad la rati!icación del tercero+ por ello
los !ranceses la llaman cláusula porte !orte, esto es, salir garante >ero existe tina di!erencia
entre ellas que es !undamental( en la !ian,a se garanti,a justamente el cumplimiento de una
obligación ya existente+ aquí, que existirá la obligación, o sea, que el tercero rati!icará
8* >romesa de contrato
=mporta no con!undir la promesa de hecho ajeno y el contrato de promesa a que se
re!iere el artículo )004 del "ódigo, y que ya hemos de!inido como la promesa de celebrar
un contrato en el !uturo( en ésta, los contratantes se comprometen personalmente a otorgar
en el !uturo un contrato claramente especi!icado
$mbas clases de contratos imponen una obligación de hacer, pero en el contrato de
promesa es otorgar el contrato prometido, y en la promesa del hecho ajeno, el deudor se
compromete a obtener que un tercero dé una cosa, ejecute algo o se abstenga de hacerlo :n
77 77
CD9$ T( >3$ sec( 1) J&3( 2*( CD9$ T( >3$ sec( 1) J&3( 2*(
1GG 1GG
CD9$ T( 31$ sec( 1)( p&3( 1*< CD9$ T( 31$ sec( 1)( p&3( 1*<
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 71 71
ejemplo aclarará la idea( si me comprometo con una persona a venderle mi casa el )6 de
mayo próximo, es una promesa de venta, y estoy obligado en esa !echa a otorgar la
escritura de compraventa >ero si a la misma persona le prometo que un tercero le venderá
su casa en igual !echa, hay una promesa de hecho ajeno, y estoy obligado a obtener la
rati!icación del tercero bajo pena de indemni,ar perjuicios
7 la di!erencia resulta de capital importancia porque en el contrato de promesa si yo no
cumplo se me puede exigir incluso !or,adamente el otorgamiento de la venta de!initiva,
mientras que en el otro caso si el tercero no rati!ica, mi cocontratante no le puede exigir
nada, sino 'nicamente tiene acción en mi contra por mi incumplimiento de no obtener su
rati!icación, y estaré obligado a indemni,arle los perjuicios $sí se ha resuelto
)<)
$demás,
el contrato de promesa es siempre solemne y muy estricto en sus requisitos, lo que no
ocurre, seg'n veremos, en la promesa de hecho ajeno
'3". -e5uisitos de la promesa de hecho a2eno. '3". -e5uisitos de la promesa de hecho a2eno.
5ambién hay que separarlos en re!erencia al contrato entre promitente y acreedor, y a la
rati!icación del tercero
.o es posible tampoco sentar reglas generales, por cuanto dependerán los requisitos
del contrato de la especie de que se trate, Desde luego, como se ha !allado, es consensual,
por cuanto el legislador no lo somete a ninguna solemnidad en especial
)<6
%especto del tercero, deberá cumplir las exigencias necesarias para e!ectuar la
rati!icación+ como la ley no ha de!inido en qué consiste ésta, se ha !allado que debe ser
entendida en su sentido natural y obvio,
)<8
y la constituirán todos los actos del tercero que
importen atribuirse la calidad de deudor que se le ha otorgado, #a 'nica limitación que han
impuesto nuestros tribunales es que si la obligación versa sobre bienes raíces o derechos
reales constituidos en ellos, la cali!icación debe otorgarse por escritura p'blica,
)<4
'3%. E!ectos de la promesa de hecho a2eno. '3%. E!ectos de la promesa de hecho a2eno.
Fay que distinguirlos también entre las di!erentes partes que intervienen, tal como lo
hicimos en la estipulación a !avor de otro
>ero en realidad entre promitente y tercero no resulta ning'n e!ecto, salvo lo que ellos
hayan convenido para que este 'ltimo otorgue la rati!icación
#as relaciones entre el acreedor y el tercero sólo tendrán lugar cuando éste rati!ique y
entonces dependerán de la clase de obligación prometida "orno lo destaca el propio $rt
)40<, ella puede ser de dar, hacer o no hacer alguna cosa Itorgada la rati!icación, el
deudor queda ya obligado como cualquier otro, y procederá en su contra la ejecución
!or,ada y la indemni,ación de perjuicios si no cumple
#o que nunca !altará en la promesa del hecho ajeno es la responsabilidad del
promitente, 7a hemos dicho que éste contrae una obligación de hacer( obtener la
rati!icación, Este es uU hechoD prometido que da nombre a la institución,
.aturalmente, si el promitente !racasa en su intento, el acreedor no podrá -como por lo
demás ocurre en muchas obligaciones de hacer( .* 2<81 obtener el cumplimiento !or,ado
de la deuda, pues no habrá !orma de obligar al tercero a rati!icar >or ello es que el $rt
1G1 1G1
CD9$ T( *>$ sec( 5$$ p&3( 32( CD9$ T( *>$ sec( 5$$ p&3( 32(
1G1 1G1
El "is"o /allo de la nota anterior( El "is"o /allo de la nota anterior(
1G3 1G3
Ide"( Ide"(
1G> 1G>
G(T( de 1887$ T( 11$ N() 1188$ p&3( 1(*38$ , de 17GG$ T( 1$ M 1(113$ p&3( 1183( G(T( de 1887$ T( 11$ N() 1188$ p&3( 1(*38$ , de 17GG$ T( 1$ M 1(113$ p&3( 1183(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 71 71
)40< da acción al acreedor para obtener que el promitente le indemnice los perjuicios del
incumplimiento+ es su 'nico derechoD
&in embargo, es posible que al respecto se presente una situación dudosa( que la
obligación prometida pueda cumplirse por el propio promitente ti otro tercero distinto del
o!recido en el contrato En tal caso, estará el acreedor obligado a aceptar esa !orma de
cumplimiento .o será lo !recuente, pues generalmente se recurre a la promesa del hecho
ajeno teniendo en mira alguna cualidad especial del tercero, pero creemos que no obstante
la mala !e que podría existir en la actitud del acreedor, no sería posible obligarlo a aceptar
otra !orma de cumplimiento &e opondría a ello el $rt )40<, que es categórico al se;alar el
e!ecto de la no rati!icación, y el principio de la identidad del pago que consagra el $rt
)0/@ -.D /)01( el acreedor no puede ser obligado a recibir otra cosa que la debida, y el
pago debe hacerse Cbajo todos respectosD en con!ormidad al tenor de la obligación
Ainalmente, los perjuicios que debe indemni,ar el promitente en caso de no obtener la
rati!icación del tercero, pueden ser pre!ijados en el contrato en que se prometió el hecho
ajeno mediante una cláusula penal, que no es sino una evaluación anticipada y
convencional de los da;os para el caso de incumplimiento .o hay inconveniente alguno
que en la promesa del hecho de tercero, las partes !ijen de antemano por medio de la
cláusula penal el monto de la indemni,ación que pagará el promitente al acreedor si aquél
no rati!ica+ y tanto es así, que seg'n lo vimos en el $rt )08/, tras sentar el principio de que
la nulidad de la obligación principal acarrea la de la pena agrega en su inc 6*(
C"on todo, cuando uno promete por otra persona, imponiéndose una pena para el caso
de no cumplirse por ésta lo prometido, valdrá la pena, aunque la obligación principal no
tenga e!ecto por !alta de consentimiento de dicha personaD
Este precepto ha dado lugar a problemas de interpretación, por-tire se te ha solido
conectar directamente con el $rt )40< y se ha topado con el inconveniente de que ambas
redacciones no coinciden En nuestro concepto, existen dos situaciones bien di!erentes(
)* El promitente se ha sujetado a una pena para el caso de que el tercero no rati!ique la
obligación por él &emejante cláusula penal es per!ectamente válida y nada tiene de
anormal, porque está accediendo a una obligación principal existente( la de obtener la
rati!icación, que es la que el $rt )40< impone al promitente, y cuyo incumplimiento lo
obliga a la pena El $rt )08/ no tenía por qué re!erirse a esta situación que es igual ir la de
cualquiera otra cláusula penal
6* El caso previsto por el precepto es di!erente( la pena ha sido impuesta al promitente
para el caso de no cumplirse por el tercero la obligación prometida El promitente está
garanti,ando más que la rati!icación, el cumplimiento de la obligación misma 7 entonces
es evidente que si el tercero no rati!ica, no habrá ya cumplimiento posible, y el promitente
debe la pena En tal caso, sí que la situación ya no es normal, porque la obligación principal
no existe, pues habría nacido sólo con la rati!icación, pero el "ódigo no es muy preciso al
determinar que ella hace excepción al inciso primero, ya que éste habla de nulidad En el
evento propuesto no hay nulidad, sino que la obligación no alcan,ó a nacer
En esta cláusula penal, pueden, pues, ocurrir dos cosas( el tercero rati!ica y no cumple+
se deberá la pena y nada hay de anormal porque la obligación principal existe, 7 si el
tercero no rati!ica, se deberá la pena, en la !orma antedicha, y la situación es excepcional
porque la obligación no existe #a expresión CaunqueD que utili,a el precepto, con!irma esta
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 73 73
interpretación( aun si no hay rati!icación, se debe la pena "on mayor ra,ón se la deberá si
rati!icada la obligación, no se la cumple
)<0
>or ello es que en el caso de que se esté respondiendo por el cumplimiento y no haya
rati!icación, se ha sostenido que propiamente no hay cláusula penal, al igual que en la
estipulación a !avor de otro -.o )8<1, sino obligación condicional, opinión que no
compartimos por las ra,ones dadas en dicho n'mero
Párra!o 4.: Párra!o 4.:
LA SIMULACI"N DE CONTRATO Y LAS CONTRAESCRITURAS LA SIMULACI"N DE CONTRATO Y LAS CONTRAESCRITURAS
'(6 '(6
'4(. +d*ertencia. '4(. +d*ertencia.
5anto la simulación como la contraescritura pertenecen a la teoria general del acto
jurídico, sin embargo de lo cual no podemos dejar de re!erirnos a ellas en parte por que
importancia que adquieren en materia de contratos y e!ectos
>or otro lado, el tratamiento conjunto de ambas materias se justi!ica por las íntimas
relaciones que hay entre ellas, seg'n veremos en el .* )46, y porque no habiendo texto
legal en nuestro país para la simulación, pero sí para la contraescritura, se ha aplicado éste a
la primera
'4'. ,a simulación. Concepto y clases. '4'. ,a simulación. Concepto y clases.
#a simulación !orma parte de un tema más amplio( la divergencia entre la voluntad real
de las partes y la declarada por ellas
#a simulación se caracteri,a porque las partes, de com'n acuerdo, crean una situación
jurídica aparente que di!iere de la+ en ella existen dos acuerdos de voluntad( uno, el real, y
el otro que está destinado a crear una situación aparente, !icticia y distinta de la verdadera
que permanece secreta entre las partesD
)<3
>or ello una sentencia de nuestros tribunales la
ha de!inido como la declaración de un contenido de voluntad no real, emitida
conscientemente y de acuerdo entre las partes para producir con !ines de enga;o la
apariencia de un negocio jurídico que no existe o es distinto de aquel que realmente se ha
llevado a cabo
)<2
El acuerdo de simulación alterará uno u otro aspecto del acuerdo real, y puede tener
m'ltiples !inalidades, y de ahí una primera clasi!icación de ella en lícita e ilícita
#a simulación lícita no tiene por objeto perjudicar a terceros, no tiene un !in
!raudulento, sino por m'ltiples ra,ones dejar oculta alguna parte de la declaración real de
voluntad Es el caso de una persona que por ra,ones comerciales no desea que nadie se
entere de una negociación por ella celebrada, o quiere e!ectuar un acto de bene!icencia, sin
1G* 1G*
En nuestra doctrina$ Mea Barros$ o.( cit($ T( 1( NI *1$ p&3( >8$ no e/ectBa la distinci!n entre la En nuestra doctrina$ Mea Barros$ o.( cit($ T( 1( NI *1$ p&3( >8$ no e/ectBa la distinci!n entre la
o.li3aci!n de la pro"esa de hecho a%eno$ , la o.li3aci!n +ue se ha pro"etido( Claro Solar$ o.( cit($ T( O$ N() o.li3aci!n de la pro"esa de hecho a%eno$ , la o.li3aci!n +ue se ha pro"etido( Claro Solar$ o.( cit($ T( O$ N()
*22$ p&3( *G2$ da la interpretaci!n$ a nuestro %uicio correcta$ al precepto$ pero sin analiar su alcance en *22$ p&3( *G2$ da la interpretaci!n$ a nuestro %uicio correcta$ al precepto$ pero sin analiar su alcance en
relaci!n al inc( 1) Gatica$ o.( cit($ N() 1<1$ p&3( 3*3$ sostiene +ue el inc( 11 del Art( 1(*32 no puede re/erirse relaci!n al inc( 1) Gatica$ o.( cit($ N() 1<1$ p&3( 3*3$ sostiene +ue el inc( 11 del Art( 1(*32 no puede re/erirse
a otra situaci!n +ue la re3la"entada en el Art( 1(>*G$ , ello lo lle'a a reprochar la redacci!n del precepto( a otra situaci!n +ue la re3la"entada en el Art( 1(>*G$ , ello lo lle'a a reprochar la redacci!n del precepto(
1G2 1G2
So.re contratescritura '0anse las o.ras re/eridas en la nota de la introducci!n$ s $$l ((( ((( nula$ i!n ti So.re contratescritura '0anse las o.ras re/eridas en la nota de la introducci!n$ s $$l ((( ((( nula$ i!n ti
excelente .ra de CaBl Die Duarte La si"ulaci!n de contrato en el Ci'il chileno$ St3o( I"prenta Chile$ 17*<$ excelente .ra de CaBl Die Duarte La si"ulaci!n de contrato en el Ci'il chileno$ St3o( I"prenta Chile$ 17*<$
reproducida en "uchos de sus @11$11 eptos en tina sentencia pu.licada en lit CD9$ T( *8$ sec( 1) p&3( 11( reproducida en "uchos de sus @11$11 eptos en tina sentencia pu.licada en lit CD9$ T( *8$ sec( 1) p&3( 11(
1G< 1G<
CD9$ 1$ ** sec( la$ p&3( 188$ , *8$ sec( 1) p&3$ 11( CD9$ 1$ ** sec( la$ p&3( 188$ , *8$ sec( 1) p&3$ 11(
1G8 1G8
CD9$ 1$ *8$ se$$ 1) p&3 11( CD9$ 1$ *8$ se$$ 1) p&3 11(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 7> 7>
que lo sepa la persona !avorecida, etc Esta especie de simulación es per!ectamente lícita, y
así se ha !allado
)<@
#a simulación ilícita tiene, en cambio, por objeto enga;ar a terceros o el !raude a la ley,
en los casos que se;alaremos &e ha dicho que para su con!iguración se dan cuatro
elementos( a1 la discon!ormidad entre la voluntad interna y la declarada+ b1 esta
discon!ormidad debe ser consciente y deliberada pues en caso contrario nos encontraremos
!rente a un error+ c1 por acuerdo de las partes, con lo que quedan al margen los casos de
!uer,a y de reserva mental En ésta una de las partes ignora que existe di!erencia entre la
voluntad declarada por la contraparte y la real de ella, mientras que en la simulación las dos
partes quieren una cosa distinta a la que declaran, y d1 la intención de perjudicar a terceros
#a misma sentencia que glosarnos =ra declarado cine el !in principal de la simulación
ilícita es producir una disminución !icticia deJ patrimonio o un aumento aparente del
mismo para de este modo !rustrar la garantía de los acreedores e impedirles su satis!acción+
))<
tal sería el caso en que una persona simule traspasar alguno de sus bienes a un tercero
para dejarlo al margen de la ejecución de sus acreedores, En este caso especial, los
acreedores podrán asilarse no sólo en la acción de simulación a que nos re!eriremos luego,
sino también en la acción pauliana en ra,ón del !raude existente -.? 3341
>ero está lejos de ser la 'nica !inalidad de la simulación+ ella puede también tener por
objeto eludir una prohibición legal, como ocurre, por ejemplo, con la que se;ala el $rt
)3@/ para la compraventa entre cónyuges no divorciados( el acto se dis!ra,a de otra
convención o se e!ect'a por interposición de personas Itra !uente !ecunda de actos
simulados es el deseo de las partes de escapar a los impuestos que gravan ciertos actos >or
ra,ones de evasión tributaria, o dis!ra,an el acto, como si la donación la hacen aparecer
como compraventa, o alteran algunos de sus elementos principalmente la cuantía, a !in de
pagar impuestos menores #a !recuencia de este tipo de simulación es considerable
#a simulación ilícita está penada criminalmente en el $rt 43), .* 6@ del "ódigo
>enal, que sanciona al Cque otorgare en perjuicio de otro un contrato simuladoD
Desde otro punto de vista, la simulación se clasi!ica en absoluta, relativa y por
interposición de personas
En la primera, las partes celebran un acto totalmente !icticio que sólo existe
aparentemente+ no hay más acto que el simulado, como si el deudor para ocultar sus bienes
simula traspasarlos a un tercero, con quien celebra una compraventa que no existe
realmente Esta simulación absoluta ha sido reconocida reiteradamente por nuestros
tribunales
)))
En la relativa, el acto que aparece al exterior, existe pero hay un acuerdo entre las
partes que lo modi!ica y que queda oculto, como si se le da la apariencia de una
compraventa a una donación en el ejemplo antes dado Gientras en la absoluta hay dos
acuerdos, uno el aparente y el otro que elimina totalmente a éste, en la relativa el acto
oculto modi!ica al aparente
Ainalmente, cuando hay interposición de personas, el contrato se celebra aparentemente
con una persona para que ésta a su ve, lo traspase a otra+ es muy !recuente para eludir una
1G7 1G7
Si la causa real es l:cita$ no es nula la o.li3aci!n si"uladaK( G(T( de 187G$ T( 11$ N() 3(77G$ p&3( 88<( Si la causa real es l:cita$ no es nula la o.li3aci!n si"uladaK( G(T( de 187G$ T( 11$ N() 3(77G$ p&3( 88<(
Ta".i0n la sentencia citada en la nota anterior$ pero /undada en el Art( 1<G<( Ta".i0n la sentencia citada en la nota anterior$ pero /undada en el Art( 1<G<(
11G 11G
Nue'a"ente es la sentencia pu.licada en la CD9$ T( *8$ sec( 1) p&3( 11$ inspirada en 3ran parte en la Nue'a"ente es la sentencia pu.licada en la CD9$ T( *8$ sec( 1) p&3( 11$ inspirada en 3ran parte en la
o.ra del se-or Die Duarte citada en la nota 1G8( La Blti"a parte ta".i0n /ue declarada i3ual en CD9$ T( **$ o.ra del se-or Die Duarte citada en la nota 1G8( La Blti"a parte ta".i0n /ue declarada i3ual en CD9$ T( **$
sec( 11$ p&3( 188 sec( 11$ p&3( 188
111 111
Sentencias pu.licadas en la CD9$ 6 *1$ sec$ 1) p&3( 2G# **$ sec( 1) p&3( , *8$ sec( 1) p&3( 11 Sentencias pu.licadas en la CD9$ 6 *1$ sec$ 1) p&3( 2G# **$ sec( 1) p&3( , *8$ sec( 1) p&3( 11
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 7* 7*
prohibición legal, como en el ya se;alado caso de la que existe para la compraventa entre
cónyuges no divorciados perpetuamente Esta interpósita persona recibe los nombres más
curiosos, testa!erro, cabe,a de turco, prestanombre, paloblanco, etc
El "ódigo se re!iere a esta clase de simulación, por ejemplo, en el $rt @//, que declara
nula toda disposición testamentaria a !avor de un incapa, para suceder Caunque se dis!race
de un contrato oneroso o por interposición de personaD, y en el $rt 6)44 que prohíbe al
mandatario, por sí o por interpósita persona ejecutar determinados actos sin autori,ación
del mandante
'42. ,as contraescrituras y sus e!ectos. '42. ,as contraescrituras y sus e!ectos.
#a expresión contraescritura tiene dos signi!icaciones diversas
En un sentido se habla de contraescrituras para designar a los instrumentos otorgados
por las partes para modi!icar o dejar sin e!ecto las estipulaciones de otra escritura "on
semejante signi!icado la contraescritura puede importar o no simulación( la implicará si el
acto modi!icatorio alterando sustancialmente lo estipulado está destinado a permanecer
secreto+ y a la inversa, no siempre la simulación importará una contraescritura( ello
dependerá de si el acuerdo real de voluntad se deja por escrito o no >or ejemplo, cuando en
la compraventa se hace !igurar un menor precio, no habrá contraescritura si no se deja
constancia en un documento de la di!erencia
En cambio, para otros autores y es la opinión que predomina entre nosotros,
))6
y en la
jurisprudencia,
))8
sólo hay contraescritura cuando el documento da constancia de un acto
simulado+ en consecuencia, si no existe simulación, hay una modi!icación o revocación de
lo pactado, pero no contraescritura
))4
111 111
Claro Solar$ o.( cit($ T( 11$ N1 1(G1>$ p&3( 28<# 5:ctor Santa Cru S($ El instru"ento JB.lico$ CD9$ T( Claro Solar$ o.( cit($ T( 11$ N1 1(G1>$ p&3( 28<# 5:ctor Santa Cru S($ El instru"ento JB.lico$ CD9$ T(
37$ sec( 1) p&3( *># 5odano'ic$ o.( cit($ 5ol( 1< N() 717$ p&3$ 2<1# Die Duarte$ o.( cit($ N() >7$ p&3( *>( En 37$ sec( 1) p&3( *># 5odano'ic$ o.( cit($ 5ol( 1< N() 717$ p&3$ 2<1# Die Duarte$ o.( cit($ N() >7$ p&3( *>( En
contra$ Alessandri$ o.( cit($ p&3( >13$ +uiero se /unda en +ue la disposici!n no hace distin3o al3uno +ue contra$ Alessandri$ o.( cit($ p&3( >13$ +uiero se /unda en +ue la disposici!n no hace distin3o al3uno +ue
per"ita sostener la opini!n contraria$ , en la di/erencia entre nuestra disposici!n , el Art( 1(311$ +ue es su per"ita sostener la opini!n contraria$ , en la di/erencia entre nuestra disposici!n , el Art( 1(311$ +ue es su
e+ui'alente en el C!di3o /ranc0s( Los autores /ranceses son de opini!n +ue este precepto s!lo se re4ere a e+ui'alente en el C!di3o /ranc0s( Los autores /ranceses son de opini!n +ue este precepto s!lo se re4ere a
las contraescrituras si"uladas pues les nie3a todo 'alor contra tercero( Sus contradictores se /undan las contraescrituras si"uladas pues les nie3a todo 'alor contra tercero( Sus contradictores se /undan
ta".i0n en un ar3u"ento hist!rico# pues nuestro precepto estar:a inspirado en el Art( 1(11> del Jro,ecto ta".i0n en un ar3u"ento hist!rico# pues nuestro precepto estar:a inspirado en el Art( 1(11> del Jro,ecto
de C!di3o Ci'il espa-ol de =lorencio Garc:a Go,ena$ +uien ser:a de la opini!n restrin3ida( Jara esta de C!di3o Ci'il espa-ol de =lorencio Garc:a Go,ena$ +uien ser:a de la opini!n restrin3ida( Jara esta
doctrina$ si no ha, si"ulaci!n$ el 'alor de los instru"entos +ue "odi4can o anulan a otros se deter"ina de doctrina$ si no ha, si"ulaci!n$ el 'alor de los instru"entos +ue "odi4can o anulan a otros se deter"ina de
acuerdo a las re3las 3enerales( acuerdo a las re3las 3enerales(
Esta"os con la opini!n del Sr( Alessandri por las si3uientes raonesI Esta"os con la opini!n del Sr( Alessandri por las si3uientes raonesI
1) La letra de la le, +ue ha.la de ?contraescrituraK$ sin dar en parte al3una a entender +ue se l re4ere e 1) La letra de la le, +ue ha.la de ?contraescrituraK$ sin dar en parte al3una a entender +ue se l re4ere e
a las si"uladas antes Jor el contrario$ se3Bn el Diccionario$ contraescritura es un instru"ento otor3ado a las si"uladas antes Jor el contrario$ se3Bn el Diccionario$ contraescritura es un instru"ento otor3ado
para protestar o anular otro anteriorK para protestar o anular otro anteriorK
1) Mu, respeta.le es la opini!n de los autores /ranceses JCN$A tra.a%an Con un texto "u, di/erente , no 1) Mu, respeta.le es la opini!n de los autores /ranceses JCN$A tra.a%an Con un texto "u, di/erente , no
tan co"pleto corno el nuestroI Art( 1 311I las contraescrituras no pueden surtir e/ecto sino entre las panes tan co"pleto corno el nuestroI Art( 1 311I las contraescrituras no pueden surtir e/ecto sino entre las panes
contratantes# no producir&n e/ecto contra tercerosK( contratantes# no producir&n e/ecto contra tercerosK(
3) La opini!n de Garc:a Go,ena no indica en parte al3una +ue el Art( 1(11> de su Jro,ecto$ +ue 3) La opini!n de Garc:a Go,ena no indica en parte al3una +ue el Art( 1(11> de su Jro,ecto$ +ue
e/ecti'a"ente es i3ual a nuestro Art( 1(<G<$ s!lo se apli+ue a los contradocu"entos si"ulados( Cieno +ue se e/ecti'a"ente es i3ual a nuestro Art( 1(<G<$ s!lo se apli+ue a los contradocu"entos si"ulados( Cieno +ue se
re4ere expresa"ente a ellos @?hacen i"posi.le la supercher:a a tercerosKA$ +ue es el caso "&s i"portante$ re4ere expresa"ente a ellos @?hacen i"posi.le la supercher:a a tercerosKA$ +ue es el caso "&s i"portante$
pero ello no i"plica +ue exclu,a a los otros( Jor lo de"&s$ siendo claro el texto le3al nuestro$ no ha, para pero ello no i"plica +ue exclu,a a los otros( Jor lo de"&s$ siendo claro el texto le3al nuestro$ no ha, para
+u0 inda3ar su esp:ritu( +u0 inda3ar su esp:ritu(
>) Tan claro es el texto del Art( 1$<G< +ue los sustentadores de la opini!n i"pu3nada se-alan +ue su inc( >) Tan claro es el texto del Art( 1$<G< +ue los sustentadores de la opini!n i"pu3nada se-alan +ue su inc(
1) contiene un error de concepto$ por+ue$ redactado en sentido a4r"ati'o$ dispone +ue las contraescrituras 1) contiene un error de concepto$ por+ue$ redactado en sentido a4r"ati'o$ dispone +ue las contraescrituras
pB.licas producen e/ectos contra terceros cuando se cu"plen los re+uisitos all: se-alados( Tales exi3encias pB.licas producen e/ectos contra terceros cuando se cu"plen los re+uisitos all: se-alados( Tales exi3encias
eli"inan toda posi.le si"ulaci!n$ , en consecuencia$ si se cu"plen no ha.r:a contraescritura$ si 0sta eli"inan toda posi.le si"ulaci!n$ , en consecuencia$ si se cu"plen no ha.r:a contraescritura$ si 0sta
sie"pre in'olucrara si"ulaci!n( No la ha,$ , sin e".ar3o el le3islador ha.la de todos "odos de sie"pre in'olucrara si"ulaci!n( No la ha,$ , sin e".ar3o el le3islador ha.la de todos "odos de
contraescrituras( contraescrituras(
*) Jor Blti"o$ esta posici!n es la +ue "e%or prote3e a los terceros$ a +uienes les hasta pro.ar +ue ha, *) Jor Blti"o$ esta posici!n es la +ue "e%or prote3e a los terceros$ a +uienes les hasta pro.ar +ue ha,
contraescritura para ne3arle e/ectos sin necesidad de tener +ue acreditar la si"ulaci!n( contraescritura para ne3arle e/ectos sin necesidad de tener +ue acreditar la si"ulaci!n(
113 113
G(T( 1737$ 1) se"($ N() 137$ p&3( *<3$ aun+ue curiosa"ente reco3e la opini!n de Alessandri$ CD9$ T( G(T( 1737$ 1) se"($ N() 137$ p&3( *<3$ aun+ue curiosa"ente reco3e la opini!n de Alessandri$ CD9$ T(
>3$ sec( 1) p&3 33<( >3$ sec( 1) p&3 33<(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 72 72
El "ódigo se re!iere a ellas, en el artículo )3<3, ubicado en el título 6) del #ibro 4*, C
De la prueba de las obligacionesD Dice el precepto( C#as escrituras privadas hechas por los
contratantes para alterar lo pactado en escritura p'blica no producirán e!ectos contra
terceros 5ampoco, lo producirán las contraescrituras p'blicas cuando no se ha tomado
ra,ón de su contenido al margen de la escritura matri, cuyas disposiciones se alteran en la
contraescritura, y del traslado en cuya virtud ha obrado el terceroD
&e ha criticado con justa ra,ón la ubicación del precepto, pues no está destinado a !ijar
el valor probatorio sino el electo de las contraescrituras, su oponibilidad repitió así nuestro
"ódigo el error del !rancés
De acuerdo al precepto, hay que distinguir el e!ecto de la contraescritura entre las
partes y los terceros
Entre las primeras no hay duda de que vale la contraescritura en virtud del principio de
la ley del contrato $sí se ha resuelto sin otra que el instrumento privado alterador o
revocatorio debe ser reconocido o mandado tener por reconocido de acuerdo a las leyes
generales, y que no tendría valide, si por su contenido, con arreglo a disposición legal, debe
otorgarse también por escritura p'blica
))0
>or parte debemos entender a todos aquellos que
tienen la calidad de tales, seg'n lo dicho en el .* )<@, y, en consecuencia, a los herederos
de ellas también a!ecta la contraescritura
En cuanto a los terceros, preciso es subdistinguir( la contraescritura privada de una
escritura p'blica no los a!ecta en caso alguno #es es inoponible, cualquiera que sea el
conocimiento que de ella tengan
7 la contraescritura p'blica de una escritura también p'blica sólo a!ecta a terceros si se
cumplen copulativamente los dos requisitos se;alados por el precepto( que se tome ra,ón
de su contenido al margen de la escritura matri,, y también en la copia en cuya virtud obre
el tercero "umplidos estos requisitos, el $rt )3<3, a contrario sensu, determina que la
contraescritura produce e!ectos respecto de terceros
>eto, Squé e!ectos produce la contraescritura respecto de tercerosT >orque ya hemos
se;alado que la regla general es que los contratos no a!ectan a terceros sino en los casos de
excepción ya citados En consecuencia, lo que ocurre realmente respecto de terceros es que
la contraescritura p'blica que cumple los requisitos se;alados les es oponible, no la pueden
desconocer y si no los llena, les es inoponible
>or ejemplo, se otorga una compraventa por escritura p'blica y se queda adeudando un
saldo de precio, pero el vendedor renuncia expresamente a la acción resolutoria -.? 04@1+
por escritura p'blica posterior que no cumple los requisitos del inc 66 del $rt )3<3, se
-teja sin e!ecto dicha renuncia+ semejante contraescritura y la convención de que ella da
cuenta, no podría oponerse a terceros+ por ejemplo, a un nuevo comprador de la cosa
#os terceros a que se re!iere el $rt )3<3 son todos los que hemos se;alado como
tales, ya sean causahabientes a título singular, acreedores de las partes
))/
y los que son
totalmente extra;os a la convención
11> 11>
Jara al3unos$ incluso es contraescritura$ aun+ue no conste por escrito el acuerdo de las partes +ue Jara al3unos$ incluso es contraescritura$ aun+ue no conste por escrito el acuerdo de las partes +ue
altera o de%a sin e/ecto el acto aparente( altera o de%a sin e/ecto el acto aparente(
11* 11*
G(T( de 18<*$ N() 3(133$ p&3( 1(*G3# de 17G>$ T( EL N() 1(2*1$ p&3( <87$ , de G(T( de 18<*$ N() 3(133$ p&3( 1(*G3# de 17G>$ T( EL N() 1(2*1$ p&3( <87$ , de
171*( 1) se"($ N; >1<$ p&3( 1(G<> 171*( 1) se"($ N; >1<$ p&3( 1(G<>
112 112
6n caso respecto de ellos en la CD9$ T( 1G$ sec( la$ p&3( 137( 6n caso respecto de ellos en la CD9$ T( 1G$ sec( la$ p&3( 137(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 7< 7<
'43. E!ectos de la simulación. '43. E!ectos de la simulación.
&i se piensa en nosotros que el $rt )3<3 se re!iere a toda clase de contraescrituras,
simuladas o no, o a la inversa que sólo comprende a las primeras, de todos modos el
problema de los e!ectos de la simulación debe ser resuelto en "hile de acuerdo a los
principios se;alados por este precepto, y teniendo en cuerna la clasi!icación de los actos
simulados e!ectuada en el .* )4) En ello existe unanimidad en los autores y
jurisprudencia
))3
En consecuencia, en primer lugar, para la simulación absoluta, esto es, cuando se ha
otorgado un acto solamente aparente que carece de toda existencia real, la sanción será la
nulidad absoluta, porque !alta el consentimiento real y serio de las partes, con intención de
obligarse $sí se ha !allado
))2
=gualmente, si ha habido simulación para eludir una prohibición legal Bcaso de la
compraventa entre conyuges no divorciados perpetuamenteB probada la !icción, la sanción
será igualmente la nulidad absoluta El criterio del legislador esta mani!iesto en el $rt @//
ya citado, pues declara la nulidad de la asignación a !avor del incapa, para suceder aunque
se dis!race de contrato oneroso o se e!ect'e por interposición de persona
En los demás casos de simulación lícita o Jlícita, es necesario e!ectuar algunos
distingos En primer lugar entre las partes y respecto de terceros, seg'n el criterio !ijado por
el $rt )3<3
Entre las partes, en principio, prima el acto que re!leja la voluntad real de ellas,
))@
y
respecto de los terceros, les será inoponible el acto simulado( es el distingo claramente
expuesto en dicho precepto respecto de los contraescritos
>ero debe tenerse presente que la valide, entre las partes no operará siempre,
)6<
porque
si el acto contenido en el contrato simulado, por ejemplo, requiere como solemnidad
instrumento auténtico y se ha otorgado por documento privado, será nulo por de!ecto de
!orma =gualmente, si el mandatario in!ringe la prohibición del $rt 6)44 y ejecuta
simuladamente los actos a que ella se extiende, nadie está !acultado para desconocerlos,
sino el mandante, ya que éste podrá rati!icarlos haciéndolos plenamente e!icaces
Auera de estas salvedades la solución general es la se;alada( primacía entre las partes
del acto real, inoponibilidad del mismo a terceros
'44. ,a inoponi#ilidad en las contraescrituras y en la simulación está esta#lecida en '44. ,a inoponi#ilidad en las contraescrituras y en la simulación está esta#lecida en
#ene!icio de los terceros. #ene!icio de los terceros.
De acuerdo a todo lo expuesto, los contradocumentos, con la sola excepción de los
p'blicos que cumplen los requisitos del inc 6* del $rt )3<3, y los actos simulados no son
oponibles a terceros, no producen e!ectos, no pueden invocarse en contra de ellos
>ero como toda inoponibilidad, éste es un derecho de los terceros, no los obliga, de
manera que per!ectamente podrían renunciarlo y asilarse, si así más les conviene, en el acto
simulado o en la contraescritura, con tal, naturalmente, que logren establecer la existencia
de uno u otra
11< 11<
CD9$ Ts( 33$ sec( 11$ p&3( 1<# *<$ sec$ 1) p&3( 7<$ , *8$ sec( 1) p&3( 11( CD9$ Ts( 33$ sec( 11$ p&3( 1<# *<$ sec$ 1) p&3( 7<$ , *8$ sec( 1) p&3( 11(
118 118
CD9$ T( 33$ ec( 111$ p&3( 7< CD9$ T( 33$ ec( 111$ p&3( 7<
117 117
CD9$ T$ 33$ sec( 11$ p&3( 1<# T *8$ sec( 1) p&3( 1 1 CD9$ T$ 33$ sec( 11$ p&3( 1<# T *8$ sec( 1) p&3( 1 1
11G 11G
El C!di3o italiano re3la"enta expresa"ente la si"ulaci!n en los Arts( 1(>1> a 1(>1<# da 'alor entre El C!di3o italiano re3la"enta expresa"ente la si"ulaci!n en los Arts( 1(>1> a 1(>1<# da 'alor entre
las partes al acto si"ulado ?con tal +ue existan los re+uisitos de sustancia , /or"aK , respecto de terceros las partes al acto si"ulado ?con tal +ue existan los re+uisitos de sustancia , /or"aK , respecto de terceros
les es en 3eneral inoponi.le( Ta".i0n se re4ere a la si"ulaci!n en los actos unilaterales por acuerdo entre les es en 3eneral inoponi.le( Ta".i0n se re4ere a la si"ulaci!n en los actos unilaterales por acuerdo entre
declarante , destinatario lo @Art( 1(>1>A( declarante , destinatario lo @Art( 1(>1>A(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 78 78
&emejante renuncia es voluntaria+ los terceros no pueden ser privados de siJ derecho y,
en consecuencia, en caso de con!licto entre terceros, algunos de los cuales quieran
ampararse en el acto aparente o en la escritura y otros que pretendan invocar el acto
simulado o el contradocumento, deben ser pre!eridos los primeros+ en tal situación, el acto
aparente se impone al real
'45. ,a acción de simulación. '45. ,a acción de simulación.
%especto de las partes, como entre ellas en principio prima el acto real, y también en
cuanto a los terceros que pretendan hacer valer éste, por ejemplo, porque es nulo
absolutamente y quieran que se estable,ca la nulidad, puede existir interés en que se declare
la existencia del acto simulado+ para hacerlo invocarán la acción de simulación o de
declaración de simulación, a la cual irá unida la acción de nulidad si el acto real adolece de
alg'n vicio que lo haga merecedor a ella
>ara invocar la acción de simulación, se ha exigido que quien la ejer,a tenga interés en
ella y se ha declarado que lo tiene aquel titular de un derecho subjetivo amena,ado por la
simulación de un da;o cierto
)6)
>ara la declaración de simulación se topará con el problema de su prueba, pues si las
partes han pretendido mantener oculto el acto real, habrán tomado las precauciones debidas
para ello
#a opinión más generali,ada es que respecto de ella se aplicarán las reglas generales,
)66
y en consecuencia, tendrán lugar las limitaciones a la prueba testimonial, si procedieren
>ero como para los terceros se trata de probar un hecho, para el cual, además, generalmente
estarán en la imposibilidad de obtener una prueba por escrito preconstituida y muchas veces
llevará envuelto un !raude, se les reconoce una amplia libertad de prueba
)68
'46. Excepciones 5ue la simulación y las contraescrituras introducen a los e!ectos '46. Excepciones 5ue la simulación y las contraescrituras introducen a los e!ectos
normales del contrato. normales del contrato.
&eg'n lo que se ha expuesto anteriormente, de la simulación y de los
contradocumentos pueden resultar dos órdenes de alteraciones a las reglas generales de los
e!ectos del contrato(
)* Entre las partes, porque el acto aparente puede ser privado de !uer,a entre ellas,
dándole, con las limitaciones se;aladas, vigor al acto dis!ra,ado, y
6* En cuanto a los terceros, porque por regla general el acto simulado y la
contraescritura les son inoponibles tema a que nos re!erimos en el párra!o siguiente
'4. El contrato !iduciario e indirecto. '4. El contrato !iduciario e indirecto.
>arientes cercanos a la simulación, aunque no la implican necesariamente y suelen ser
di!íciles de distinguir de ella y entre sí son Jos llamados contratos !iduciarios e indirectos,
de antigua prosapia, pero que la doctrina moderna ha pretendido elaborar cientí!icamente
para hacerlos !ormar categorías particulares de contratos
)64
111 111
CD9$ T( *8$ sec$ 11$ p&3( 11( CD9$ T( *8$ sec$ 11$ p&3( 11(
111 111
El Art( 1$>1< del C!di3o italiano se re4ere expresa"ente al punto , acepta a"plia"ente ti prue.a El Art( 1$>1< del C!di3o italiano se re4ere expresa"ente al punto , acepta a"plia"ente ti prue.a
testi"onial para los terceros$ , aun se la per"ite a las partes para hacer 'aler la ilicitud del acto testi"onial para los terceros$ , aun se la per"ite a las partes para hacer 'aler la ilicitud del acto
disi"ularlo( disi"ularlo(
113 113
G(T( de 1718$ T( II$ N() 1<8$ p&3( 8*<# CD9$ T( *81 sec 1) p&3( 1<*$ , sec( 1) p&3( 11( G(T( de 1718$ T( II$ N() 1<8$ p&3( 8*<# CD9$ T( *81 sec 1) p&3( 1<*$ , sec( 1) p&3( 11(
11> 11>
50anse al respecto =ernando =ue,o L($ Al3unos aspectos del ne3ocio 4duciario$ pu.licado en CD9$ T$ 50anse al respecto =ernando =ue,o L($ Al3unos aspectos del ne3ocio 4duciario$ pu.licado en CD9$ T$
*2$ Jri"era Jarte$ p&3( >7# Messineo$ o.( cit($ T( II$ p&3( >*3 , la .i.lio3ra/:a extran%era por ellos citada( *2$ Jri"era Jarte$ p&3( >7# Messineo$ o.( cit($ T( II$ p&3( >*3 , la .i.lio3ra/:a extran%era por ellos citada(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 77 77
#a vo, !iducia implica con!ian,a, y en tal sentido se re!iere generalmente a los
contratos intuito personae, en que la !e en el otro contratante es el motivo que decide a la
parte a contratar, como en el mandato
En el contrato !iduciario e indirecto existe también una con!ian,a, pero en otro sentido+
lo que ocurre en ellos es que se utili,a una determinada !igura jurídica para obtener otros
e!ectos que los propios de ella, quedando a la sola !e del otro contratante reducirla
posteriormente a los realmente buscados por las partes >or ejemplo, en ve, de darle en
prenda un objeto al acreedor en garantía del crédito, se le traspasa el dominio del mismo,
obligándose el acreedor a restituirlo una ve, pagada la deuda
>ueden estas !iguras llevar envuelta simulación y !raude a terceros o a la ley, y en tales
casos quedan expuestas a la sanción propia de estos casos
Párra!o 5.: Párra!o 5.:
OPONIBILIDAD E INOPONIBILIDAD DEL CONTRATO OPONIBILIDAD E INOPONIBILIDAD DEL CONTRATO
'4". 3poni#ilidad del contrato. '4". 3poni#ilidad del contrato.
"uando se;alamos los deslindes del e!ecto relativo del contrato, hicimos presente una
distinción que evita equívocos en cuanto a la existencia misma del contrato y sus e!ectos y
a los derechos y obligaciones que él genera -.* )<21
#$ situación jurídica nueva que crea el contrato no puede normal mente ser negada por
nadie+ produce e!ectos erga omnes &alvo lo casos de excepción, estamos todos obligados a
reconocer la existencia del contrato y la calidad de acreedor y deudor que de él puede
emanar para las partes, y los derechos y obligaciones creados por él En tal sentido el
contrato tiene e!icacia aun respecto de terceros
Estas situaciones jurídicas pueden ser de índoles variadas(
)* >ueden generar un derecho real,
&i bien ya hemos se;alado que en nuestra legislación el sol- contrato no es capa, de
trans!erir el dominio u otros derechos reales pues requiere, además, que opere uno de los
modos de adquirir, tan pronto como ha ocurrido esto 'ltimo, se ha traspasado o constituido
un derecho real que como tal es absoluto en cuanto puede oponerse erga omnes .adie
puede discutir la adquisición de este derecho, ? así, por ejemplo, vendido un inmueble
arrendado e inscrita la trans!erencia en el %egistro "onservatorio competente, se extinguen
normalmente los arrendamientos existentes en el predio, pues ha cesad el derecho de quien
los otorgó -$rt )@0<, .* 8*1+ no podría e arrendatario desconocer este hecho alegando
que se ha originado e un contrato que no le empece .i podría un interesado desconocer la
hipoteca inscrita, a!irmando que ha nacido del contrato hipotecara que no le a!ecta, etc
6* >uede dar nacimiento a una persona jurídica
$sí ocurre con el contrato de sociedad que da origen a una persona jurídica de acuerdo
al $rt 6<08, inc )* Esta persona jurídica existe respecto de todo el mundo, y no podría
ma;ana desconocérsela sosteniendo que el contrato que le dio origen no a!ecta a terceros, y
8* Ainalmente, sin pretender agotar el tema, el contrato puede limitarse a con!erir
derechos personales y establecer obligaciones
>ues bien, nadie podrá negar la existencia del crédito y la deuda la calidad de acreedor
del titular del primero, y de deudor de obligado 5odas estas calidades son oponibles, por
regla general, a terceros, quienes no pueden desconocerlas 7 así, en la quiebra concurren
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1GG 1GG
todos los acreedores veri!icando sus créditos, esto es haciendo valer los que tengan en
contra del !allido #os demás acreedores no podrán negarle al veri!icante su calidad de
acreedor diciendo que el contrato que le otorgó tal calidad no les a!ecta porque es oponible
a ellos
'4%. ,a inoponi#ilidad. Concepto. '4%. ,a inoponi#ilidad. Concepto.
'25 '25
#a oponibilidad del contrato y sus e!ectos a terceros tiene sus peligros, por cuanto ellos
pueden estar en legítima ignorancia de los actos celebrados por las partes, o las
convenciones pueden ser e!ectuadas con el exclusivo objeto de enga;arlos o perjudicarlos
>ero la inoponibilidad va más allá de esto por cuanto incluso hay muchos casos en que
determinadas situaciones jurídicas van a verse privadas de e!icacia, por nulidad,
revocación, etc, y esta pérdida de vigencia puede a!ectar los derechos válidamente
adquiridos por terceros mientras aquélla estuvo produciendo sus e!ectos normales, y
mantenía su apariencia de aplicación
El legislador, por ra,ones de equidad y de la buena !e del tercero, interviene en ciertas
y determinadas circunstancias, negando e!icacia !rente a terceros al acto o contrato
&i la oponibilidad de éste consiste en que los terceros no pueden negarle su existencia y
la de sus e!ectos, la inoponibilidad es justamente la sanción de ine!icacia jurídica respecto
de los terceros ajenos al acto o contrato, y en cuya virtud se les permite desconocer los
derechos emanados de ellos
El legislador, normalmente, como ocurre en nuestro "ódigo, no establece una teoría
general de la inoponibilidad, como lo hace con la nulidad+ pero ella está establecida en
numerosos preceptos, y su existencia está reconocida por todos los autores y la
jurisprudencia
#a inoponibilidad es sanción o, en todo caso, contraria a los principios generales, por
lo cual, no obstante su amplia aplicación, es de interpretación restrictiva Es la ley la que
priva de e!icacia a un acto
'5(. )noponi#ilidad y nulidad. '5(. )noponi#ilidad y nulidad.
#a di!erencia !undamental entre inoponibilidad y nulidad, es que ésta supone un vicio
en el nacimiento del acto jurídico, una !alla en sus elementos constitutivos, mientras que en
la primera la generación del acto o contrato es irreprochable+ pero, por determinadas
circunstancias, pierde su e!icacia !rente a terceros
En la inoponibilidad hay que distinguir entre el acto o contrato y sus e!ectos, pues son
éstos los comprometidos El contrato es per!ectamente válido y las partes siguen obligadas
por él+ son los terceros quienes quedan liberados de su!rir la oponibilidad del contrato En
la nulidad, cuando ella ha sido declarada, desaparece el acto o contrato, tanto respecto de
las partes corno de terceros, salvo los casos de excepción en que ella no puede oponerse a
éstos
De esta circunstancia derivan las demás di!erencias entre ambas órdenes de sanción+ en
la nulidad hay un interés p'blico comprometido y de ahí que se limite su renuncia, pueda
en ciertos casos ser declarada de o!icio, y se permita invocarla, cuando es absoluta a todo
11* 11*
So.re inoponi.ilidad '0ase el c0le.re estudio de Daniel Bastian ?Essai W une th0orie 3en0rale de la So.re inoponi.ilidad '0ase el c0le.re estudio de Daniel Bastian ?Essai W une th0orie 3en0rale de la
inoponi.ilit0K Jar:s 1717$ , su 'ersi!n en Chile por Al.erto Baltra Cort0s Ensa,o de una teor:a 3eneral de inoponi.ilit0K Jar:s 1717$ , su 'ersi!n en Chile por Al.erto Baltra Cort0s Ensa,o de una teor:a 3eneral de
los actos inoponi.lesK M( de J( St3o( los actos inoponi.lesK M( de J( St3o(
Direcci!n de Jrisiones( 173*( Direcci!n de Jrisiones( 173*(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1G1 1G1
el que tenga interés en ello "omo se verá en este estudio, son diversos los e!ectos de la
inoponibilidad
'5'. Clasi!icación de la inoponi#ilidad. '5'. Clasi!icación de la inoponi#ilidad.
"omo ha quedado se;alado son variadas las causales que mueven al legislador a privar
de e!icacia ante terceros al acto o contrato, o a su revocación o nulidad
>or ello se e!ect'a una primera distinción entre inoponibilidades por causa de !orma y
por causa de !ondo $ esto hay que agregar una tercera categoría, bastante excepcional, de
inoponibilidades derivadas de la pérdida de e!icacia de un acto o contrato
'52. ). )noponi#ilidades de !orma. '52. ). )noponi#ilidades de !orma.
$l hablar de los contratos solemnes -.* /21, mencionamos las !ormalidades de
publicidad, esto es, de aquellas que justamente tienden a permitir a los terceros enterarse de
la existencia del acto o contrato que puede a!ectarlos+ si no se cumplen el legislador
de!iende al tercero estableciendo en su !avor la inoponibilidad del acto o contrato mientras
no se cumplan las !ormalidades omitidas
Estas inoponibilidades son numerosas en el #ibro =V del "ódigo podemos enunciar las
siguientes(
)* #as contraescrituras
"omo vimos recién -.* )461 el $rt )3<3, inc 8* exige, para que las contraescrituras
p'blicas de escrituras p'blicas a!ecten a terceros, que se tome ra,ón de ellas al margen de
la escritura original y de la copia con la cual está obrando el tercero
6* >rescripción adquisitiva
#a sentencia judicial que declara la prescripción adquisitiva del dominio o derechos
reales sobre inmuebles Cno valdrá contra terceros sin la competente inscripciónD -$rt
@0)81
8* "esión de créditos,
$l estudiarla, veremos que se per!ecciona entre las partes por la entrega del título, y
respecto del deudor y terceros, por la noti!icación o aceptación del deudor -$rts )@<) y
)@<61 -.* )<0/1 Gientras la noti!icación no se e!ect'e o el deudor acepte la cesión, ésta
es válida entre cedente y cesionario, quien pasa a ocupar la calidad del acreedor, pero no
puede oponerla ni al deudor ni a terceros, y uno de éstos, acreedor del cedente podría
válidamente embargar el crédito, ya que la cesión no le empece
4* Enajenación de cosas embargadas
&eg'n el $rt )4/4, hay objeto ilícito, y por ende, nulidad absoluta, en la enajenación
de las cosas embargadas, a menos que el jue, o el acreedor la autoricen, pero de acuerdo al
$rt 408 del ">", si el embargo recae en bienes raíces o derechos reales en ellos
constituidos, no producirá e!ecto legal alguno respecto de terceros, sino desde la !echa en
que se inscriba en el %egistro de =nterdicciones y >rohibiciones de Enajenar del
"onservador de 9ienes %aíces respectivo+ mientras ella no se e!ect'e, el embargo es
inoponible a terceros, y así no podría invocarse la nulidad contra el tercero adquirente si la
inscripción no se ha e!ectuado antes de la enajenación
En el Derecho de Aamilia hay numerosos casos de inoponibilidad
De inoponibilidad por !alta de certe,a respecto de terceros, podemos cali!icar la
situación contemplada en el $rt )3<8, que niega !echa cierta respecto de ellos a los
documentos privados mientras no haya ocurrido alguna de las circunstancias previstas en
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1G1 1G1
dicho precepto+ y todo valor a los contraescritos privados de escrituras p'blicas en el caso
ya citado del $rt )3<3, inc )* -.* )461 #o que pasa en estas disposiciones es que el
legislador prevé el posible !raude de las partes en perjuicio de terceros pero éstos no están
obligados a probarlo, ni los contratantes podrán invocarlo en su contra, aun acreditando que
no lo hubo
'53. )) )noponi#ilidades de !ondo. '53. )) )noponi#ilidades de !ondo.
>or cansa del !ondo del acto o contrato, las inoponibilidades pueden presentarse en
varias circunstancias #as más !recuentes derivan de la !alta de concurrencia, y del !raude
'54. +. )noponi#ilidades por !alta de concurrencia. '54. +. )noponi#ilidades por !alta de concurrencia.
Estas inoponibilidades se presentan cuando una persona no concurre con su
consentimiento al otorgamiento de un acto o contrato que lo requería para producir sus
plenos e!ectos
>odemos citar dos casos muy representativos
)* #a venta de cosa ajena
"omo decíamos en otra oportunidad, en nuestra legislación, a di!erencia de lo que
ocurre en otras, la venta de cosa ajena -como en general todos los actos sobre bienes
ajenos1, no es nula, sin perjuicio de los derechos del due;o sobre la cosa vendida, mientras
no se extingan por el espacio de tiempo -$rt )2)01 7 así, si $ vende a 9, un inmueble que
pertenece a ", la venta es válida y la tradición trans!orma al comprador en poseedor de la
propiedad, posesión que, cuida a los demás requisitos legales, le permitirá adquirir el
dominio por prescripción adquisitiva >ero esta venta no es oponible a ", el verdadero
due;o, quien puede reivindicar el inmueble mientras su acción no se extinga por la
prescripción adquisitiva a !avor de 9 -.* )6461
)6/
6* Gandato
El mandatario act'a como tal mientras se mantenga en los límites del poder que ha
recibido+ si los excede, no hay representación, es como si actuara un tercero ajeno al
mandante, y, en consecuencia, éste no queda obligado por los actos ejecutados por el
mandatario excedido -$rt 6)/@1 7 así, si $ otorga mandato a 9 para administrar un
inmueble, y éste lo enajena, la enajenación es inoponible al mandante $, pero éste puede
rati!icarla
)63
>orque esta es la importancia que tiene reconocer que hay inoponibilidad por !alta de
concurrencia en los casos se;alados, pues en buena doctrina cabría sostener la nulidad por
!alta de consentimiento &emejante nulidad sería la absoluta, pues !altaría un elemento
esencial del contrato, y si así !uera, no podría validarse por la rati!icación de aquel cuyo
consentimiento se ha omitido
&e aprecia a simple vista que la nulidad absoluta es sanción muy drástica, pues sólo
está comprometido el interés de este 'ltimo, y es lógico que se le permita determinar si
acepta o no el acto ejecutado mediante su rati!icación, la que no procedería si la sanción
!uere la primera >or esta ra,ón el legislador sólo sanciona la !alta de concurrencia con la
inoponibilidad y en ambos preceptos citados acepta la rati!icación por el interesado
112 112
As: se ha /allado$ por e%e"plo$ en sentencia de la CD9$ T( 21$ sec( 1) p&3( 1( As: se ha /allado$ por e%e"plo$ en sentencia de la CD9$ T( 21$ sec( 1) p&3( 1(
11< 11<
50ase Cep($ T( I5$ p&3( 37$ N1 1<$ , las si3uientes sentenciasI CD9$ Ts( 1$ sec( 1) p&3( 12>I 18$ sec( 1) 50ase Cep($ T( I5$ p&3( 37$ N1 1<$ , las si3uientes sentenciasI CD9$ Ts( 1$ sec( 1) p&3( 12>I 18$ sec( 1)
p&3( >G# >G$ sec( 11$ p&3( 3G># >3$ sec( Da$ p&3( 2*I >8$ sec( 1) p&3( 3<1# >7$ sec( 1) p&3( 111# *1$ sec( 1) p&3( >G# >G$ sec( 11$ p&3( 3G># >3$ sec( Da$ p&3( 2*I >8$ sec( 1) p&3( 3<1# >7$ sec( 1) p&3( 111# *1$ sec( 1)
p&3( 12# *3$ sec( la$ p&3s( 111 , 11<$ etc0tera( p&3( 12# *3$ sec( la$ p&3s( 111 , 11<$ etc0tera(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1G3 1G3
'56. ))). inoponi#ilidades deri*adas de la nulidad o re*ocación. '56. ))). inoponi#ilidades deri*adas de la nulidad o re*ocación.
Determinadas situaciones jurídicas pueden a!ectar a terceros, y ser posteriormente
dejadas sin e!ecto, con grave da;o a sus intereses
$sí ocurre con la nulidad que, judicialmente declarada, opera con e!ecto retroactivo, y
da derechos contra terceros En casos muy excepcionales el legislador, sin embargo no
permite que la nulidad pueda ser invocada en contra de ellos, no obstante su declaración
judicial >odemos citar dos casos bien característicos(
)* El matrimonio putativo
Es el matrimonio nulo celebrado ante o!icial del %egistro "ivil con justa causa de error
y buena !e( este matrimonio produce respecto del cónyuge que lo contrajo de buena !e y
con justa causa de error, los mismos e!ectos que el válido -$rt )661 El hijo concebido en
este matrimonio -y aun actualmente en el simplemente nulo en ciertos casos1 es legítimo, y
no pierde esta calidad por la declaración de nulidad del matrimonio
6* &ociedad
De acuerdo al $rt 6<02, la nulidad del contrato de sociedad no perjudica las acciones
que corresponden a terceros de buena !e contra todos y cada uno de los asociados por las
operaciones de la sociedad
Existen otros casos, también excepcionales, en que no obstante dejarse sin e!ecto una
determinada situación jurídica, ello no empece los derechos comprometidos de terceros $sí
ocurre, por ejemplo(
)* %evocación del decreto de posesión de!initiva de los bienes del ausente
De acuerdo al $rt @4, ella no a!ecta las enajenaciones, hipotecas y demás derechos
reales constituidos legalmente en los bienes del ausente
6* %establecimiento de la sociedad conyugal
En ciertos casos de separación de bienes judicial y legal, puede restablecerse la
sociedad conyugal, lo que restituye las cosas al estado anterior Ccomo si la separación de
bienes no hubiese existido >ero valdrán todos los actos ejecutados legítimamente por la
mujer, durante la separación de bienes, como si los hubiese autori,ado la justiciaD -$rt
)/01
'5. E!ectos de la inoponi#ilidad. '5. E!ectos de la inoponi#ilidad.
"omo ha quedado dicho, la inoponibilidad obliga a distinguir los e!ectos entre las
partes y en cuanto a los terceros a quienes puede a!ectar el acto o contrato
Entre las partes+ el acto o contrato es per!ectamente válido y produce sus plenos
e!ectos >ero respecto de terceros el acto no obstante su per!ecta valide, no les a!ecta, no
están obligados a reconocerlo
&in embargo, cuando se le niega e!ectos al contrato es justamente en los casos en que
existe interés por oponerlo a terceros, de manera que al privarlo de este poder, no hay duda
de que ello repercute en las relaciones de los contratantes 7 así, en el caso de la venta de
cosa ajena, si el verdadero due;o reivindica y el comprador es privado de la cosa comprada,
puede hacer e!ectiva la obligación de garantía contra el vendedor, para que éste lo de!ienda
en el pleito y le indemnice la evicción
#a inoponibilidad es un derecho del tercero( éste si quiere la invoca, pero si no tiene
interés en ella, puede renunciarla pues esta establecida en su particular protección y
bene!icio .o puede normalmente ser declarada de o!icio
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1G> 1G>
'5". Cómo se in*oca la inoponi#ilidad. '5". Cómo se in*oca la inoponi#ilidad.
#a inoponibilidad se puede hacer valer como acción o excepción
"omo acción, reclamando del acto inoponible, como por ejemplo en la venta de cosa
ajena si el verdadero due;o ejerce la acción reivindicatoria+ en la simulación por la acción
de simulación -.* )401 #a acción pauliana, si se acepta que es inoponibilidad, también se
ejerce por esta vía -.* 3341
El tercero interpondrá la inoponibilidad por la vía de la excepción cuando se invoque
en su contra el acto a!ecto a esta sanción+ así ocurrirá normalmente en la inobservancia de
tina medida de publicidad+ por ejemplo si se enajena un bien raí, embargado, pero cuyo
embargo no se ha inscrito en el "onservador de 9ienes %aíces y el ejecutante demanda la
nulidad de la enajenación, el adquirente le opondrá como excepción la inoponibilidad
En cuanto a las partes legitimadas para invocar la inoponibilidad, ello depende de los
casos que se presenten porque a veces ella está establecida en bene!icio de todos los
terceros, y entonces aquel en cuya contra se invoque el contrato inoponible podrá negarle
e!icacia >ero hay otras inoponibilidades que están establecidas en bene!icio exclusivo de
ciertos terceros, como, por ejemplo, las del mandatario excedido a !avor del mandante,
quien es el 'nico que puede invocarla,
7 en cuanto a las personas contra quienes se interpondrá, serán todos aquellos, partes o
terceros, que pretendan asilarse en el acto inoponible, como el comprador en la venta de
cosa ajena y sus sucesores en la posesión de la cosa vendida+ el que contrató con el
mandatario excedido etc
'5%. Extinción de la inoponi#ilidad. '5%. Extinción de la inoponi#ilidad.
5ampoco es posible establecer reglas generales que abarquen todas las situaciones en
que la inoponibilidad se presenta, para determinar las causales de extinción de ellas
#as inoponibilidades por !alta de publicidad se sanean por el cumplimiento de las
!ormalidades omitidas
5oda inoponibilidad termina por la renuncia a ella+ semejante renuncia como es natural
Ba!ecta sólo a quien la e!ect'a, y en consecuencia, otros terceros podrían siempre invocarla
>or cierto que en la inoponibilidad por !alta de concurrencia, como ella corresponde
exclusivamente a aquel cuyo consentimiento !ue omitido, él es el 'nico que puede
invocarla, y su renuncia, que torna el nombre especial de rati!icación, sanea totalmente el
acto
Ainalmente, puede extinguirse la inoponibilidad por prescripción cuando ella se haga
valer como acción, 7 así, como la acción de simulación no tiene pla,o especial, prescribe
en 0 a;os+ la revocatoria tiene pla,o especial -.* 328, 4*1, v la reivindicatoria se
extinguirá cuando el poseedor adquiera la cosa por prescripción adquisitiva -.* )6461
.ormalmente, el acto inoponible no dejara de serlo por prescripción para los e!ectos de
oponerla como excepción, salvo que ella hubiera podido invocarse como acción >or
ejemplo, en la venta de cosa ajena, si el poseedor ha adquirido por prescripción adquisitiva
el dominio, y el que era el verdadero due;o es demandado por cualquier causa, no podría
excepcionarse con la inoponibilidad
Párra!o 6.: Párra!o 6.:
CONCLUSI"N CONCLUSI"N
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1G* 1G*
'6(. &íntesis de los e!ectos del contrato. '6(. &íntesis de los e!ectos del contrato.
>odemos resumir lo que hemos dicho sobre los e!ectos del contrato en los siguientes
enunciados(
)* El contrato crea un vínculo obligatorio entre las partes, que ellas están obligadas a
respetar, salvo las excepciones legales+
6* Este vínculo les otorga la calidad de acreedor y deudor la una de la otra, y en tal
sentido sólo a!ecta a las partes, que comprenden al representado y al causahabiente a título
universal
>or excepción a!ecta a otros aun para otorgarles la calidad de acreedor y deudor(
$ En los contratos colectivos+
9 $l causahabiente a título singular en ciertos y contados casos+
" En la estipulación a !avor de otro
8* $ltera los e!ectos normales del contrato, la simulación, pues las partes resultan
obligadas por el acto real y no por el aparente+
4* #a promesa de hecho ajeno no altera los e!ectos normales del contrato, porque el
tercero solo se obliga por su rati!icación, y
0* El vínculo jurídico que une a las partes es oponible a terceros, quienes no pueden
desconocer a las partes sus respectivas calidades de acreedor y deudor sino en los casos de
inoponibilidad, reglas, guardando las debidas di!erencias, son comunes a todo vinculo
obligacional
Se((i)& O(ta2a Se((i)& O(ta2a
TERMINACION DEL CONTRATO TERMINACION DEL CONTRATO
'6'. Enunciación. '6'. Enunciación.
De acuerdo al $rt )040, el contrato no puede ser invalidado, sino por consentimiento
mutuo de las partes o por las causales legales #a expresión invalidado está utili,ada en el
precepto no por re!erencia a la nulidad, queriendo signi!icar Cdejado sin e!ectoD
El contrato puede terminar de dos maneras( por su extinción natural, pues se han
cumplido todas las obligaciones y ya no da lugar a otra entre las partes 7 por la llamada
disolución, en que el contrato deja de producir sus e!ectos normales sin que hayan tenido
lugar todos ellos
En el primer ha operado alg'n modo de extinguir las obligaciones que normalmente
será el pago o cumplimiento, o alguno de los que le equivalen, como dación en pago,
compensación, etc -.* ))3)1, >or ejemplo, en un mutuo, el mutuario restituye el capital y
paga los intereses El contrato se ha extinguido, pues ya produjo todos sus e!ectos, no hay
otros que puedan suceder
"uando se habla de disolución, se está re!iriendo justamente a los casos en que las
obligaciones se extinguen por modos que no equivalen al pago, o sea, ya no se cumplen
íntegramente las obligaciones contraídas, o dejan de generarse para el !uturo nuevos
e!ectos
Entre los modos de dejar sin e!ecto un contrato el precepto citado distingue por un lado
el consentimiento mutuo, o sea, la voluntad com'n de las partes, y las causas legales
Desde otro punto de vista, se distinguen las causales de disolución que operan siempre
hacia el !uturo, dejando a !irme los e!ectos ya producidos -exBnunc1 y las que operan aun
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1G2 1G2
para el pasado, con e!ecto retroactivo -exBtunc1 y en que, en consecuencia, los e!ectos ya
producidos también desaparecen, dando lugar a las restituciones correspondientes
#a mayor parte de las causales de disolución del contrato se estudian en la parte sexta,
relativa a los modos de extinguir las obligaciones, va que naturalmente si el contrato queda
sin e!ecto, los derechos y obligaciones por él establecidos perecen con él De manera que
daremos una breve noción de las mismas en los n'meros siguientes, en este orden(
)* El acuerdo de las partes+
6* #a voluntad unilateral de una de ellas
8* #a resolución y terminación(
4* #a imposibilidad en la ejecución y la teoría de los riesgos+
0* #a muerte de una de las partes,
/* El término extintivo, y
3* #a nulidad y la rescisión
345* I* El a(uer' 'e la. parte.* Dos principios( el de la autonomía de la voluntad y
que en derecho las cosas se deshacen como se hacen, con!luyen para justi!icar que la
voluntad com'n que generó el contrato pueda también disolverlo
>ero al respecto, !or,oso es e!ectuar un distingo, seg'n si las partes acuerdan dejar sin
e!ecto el contrato antes de haber cumplido las obligaciones emanadas de él, o después de
cumplidas
En el primer caso, nos encontramos ante un modo de extinguir las obligaciones( el
mutuo consentimiento a que se re!iere el inc )* del $rt )0/3 -.* ))381+ por ejemplo,
una persona vende a otra un vehículo en P 0<<<<, pero ni el vendedor ha entregado el
vehículo ni el comprador pagado el precio, acordando ambos dejar sin e!ecto la venta+ se
extinguen ambas obligaciones y el contrato
>ero si en el mismo ejemplo, el vehículo ha sido entregado y el precio pagado, las
partes todavía pueden dejar sin e!ecto el contrato, aun cuando éste haya sido íntegramente
cumplido, pero en verdad lo que ha ocurrido es que We han celebrado un nuevo contrato, por
el cual el comprador se obliga a restituir el vehículo y el vendedor el precio recibido
El mutuo acuerdo opera siempre hacia el !uturo y no puede perjudicar a los terceros
ajenos a él
'63. )). ;oluntad unilateral de una de las partes. '63. )). ;oluntad unilateral de una de las partes.
Femos ya dicho que los contratos sólo pueden dejarse sin e!ecto por el mutuo acuerdo
de las partes, pero por excepción hay algunos que pierden e!icacia ante la voluntad
unilateral de alguna de ellas $sí ocurre, por ejemplo, en el mandato, al que se puede poner
término por la revocación del mandante y por la renuncia del mandatario -$rt 6)/81+ la
sociedad, que puede ser dejada sin e!ecto por la renuncia de los socios -$rt 6)<21( el
arrendamiento, cuando no está sujeto a pla,o, puede quedar sin e!ecto por la voluntad
unilateral de cualquiera de las partes, por medio del desahucio -$rt )@0)1, etc
#a revocación unilateral del contrato puede ser establecida en el mismo, como un
derecho para una de las partes para desligarse del vínculo, cumplido alg'n evento
determinado, o por su sola voluntad, o previo pago de una indemni,ación pre!ijada, etc
En todos estos casos, la terminación del contrato opera 'nicamente hacia el !uturo
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1G< 1G<
'64. )) -esolución y terminación. -e!erencia. '64. )) -esolución y terminación. -e!erencia.
#a condición resolutoria cumplida pone término a las obligaciones del contrato, y en
consecuencia a éste, operando con cierto e!ecto retroactivo -.* 4@21 #a principal es la
condición resolutoria tácita que tiene lugar cuando una de las partes deja de cumplir una
obligación en un contrato bilateral Declarada la resolución, se extinguen la, obligaciones
de las partes, y el incumpliente debe indemni,ar los perjuicios -.* 60)1+ el e!ecto
retroactivo de la condición cumplida puede a!ectar a los terceros en ciertos casos -.* 0/) y
siguientes1
%e!erida a los contratos de tracto sucesivo, recibe el nombre de terminación, y opera
siempre para el !uturo -.* 06@1
'65. );. )mposi#ilidad en la e2ecución y teoría del ries$o. -e!erencias '65. );. )mposi#ilidad en la e2ecución y teoría del ries$o. -e!erencias
#a imposibilidad en el cumplimiento, por caso !ortuito o !uer,a mayor extingue la
obligación &in ulteriores consecuencias para el deudor &e di!erencia por tanto de la
resolución y terminación en que en éstas hay incumplimiento culpable o doloso, mientras
que !ortuito en aquélla &i por aplicación de la teoría del riesgo en el contrato bilateral, la
obligación de la contraparte tampoco se cumple, el contrato queda extinguido pero sin
e!ecto retroactivo -.* )6)<1
'66. ;. 7uerte de al$una de las partes. '66. ;. 7uerte de al$una de las partes.
#a muerte de alguno de los contratantes no es un modo normal de extinguir los
contratos, pues la regla general es que sus e!ectos pasen a sus herederos, como lo vimos en
el .* ))< 5ambién dijimos en tal oportunidad que no se traspasan a ellos los derechos y
obligaciones personalísimos+ en consecuencia, la invierte pondrá término a los contratos
intuito personae, como ocurre, por ejemplo, en el mandato y ciertas clases de sociedades
'6. ;). El t8rmino extinti*o. -e!erencia. '6. ;). El t8rmino extinti*o. -e!erencia.
El contrato se va a extinguir para el !uturo cuando ha sido celebrado sujeto a un
término extintivo o, esto es, a un pla,o cuyo cumplimiento pondrá !in al contrato -.* 4/21
$sí, por ejemplo, el arrendamiento puede ser celebrado por 8 a;os, cumplidos los
cuales se extinguirá+ la sociedad puede estipularse por 0 a;os u otro pla,o, pasados los
cuales se disuelve etc
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1G8 1G8
Capítul III Capítul III
LA DECLARACI"N UNILATERAL DE VOLUNTAD LA DECLARACI"N UNILATERAL DE VOLUNTAD
'6%. El acto 2urídico unilateral. '6%. El acto 2urídico unilateral.
#a clasi!icación !undamental los actos jurídicos es en uni y bilaterales, seg'n si para su
!ormación basta la voluntad de una sola parte o requieren el acuerdo de voluntades de dos o
más panes
En el acto jurídico unilateral pueden intervenir una o más personas Bexcepción( el
testamento que es siempre un acto de una sola persona -$rt )<<8, inc )*1 como una
renuncia colectiva de varios titulares de un derecho, un reconocimiento de hijo natural
otorgado en el mismo acto por el padre y la madre, etc, pero bien pueden cada uno de los
concurrentes otorgarlo por su propia cuenta, y siempre el acto se !orma
#a voluntad unilateral de una persona es pródiga en consecuencias jurídicas( el
testamento da lugar a la sucesión testamentaria+ puede crear el dominio cuando éste se
adquiere por ocupación+ es posible que ponga término a una relación jurídica en la renuncia
de un derecho, y también, seg'n vimos recién, puede extinguir las obligaciones y contratos
En este capítulo veremos justamente si ella es capa, de generar obligaciones
'(. ,a teoría de la declaración unilateral de *oluntad. '(. ,a teoría de la declaración unilateral de *oluntad.
$ teoría de la declaración unilateral de voluntad como !uente de obligaciones, se la
denomina también promesa unilateral, expresión que pre!erimos no usar pites puede inducir
a con!usión con el contrato de promesa, que como tal siempre supone acuerdo de
voluntades, aunque obligue 'nicamente a una de las partes
Esta doctrina sostiene que una persona puede por su sola voluntad trans!ormarse en
deudor, sin que intervenga la voluntad de otra >orque si el acreedor toma parte en la
generación de la obligación, habría contrato, mientras que en la declaración unilateral la
mera voluntad del deudor lo coloca en la categoría de tal Es de todos modos necesaria la
intervención del acreedor que acepte su derecho, ya que nadie puede ser obligado a adquirir
éstos contra voluntad, pero la obligación no nace cuando el acreedor acepta o ejerce su
derecho, sino desde el momento en que ha sido creada por la voluntad unilateral de quien se
obliga
7 por la misma ra,ón de que la obligación ya ha nacido, no >uede ser normalmente
revocada en !orma unilateral por el deudor
.o hay con!usión posible con el contrato unilateral, en que también hay un solo
obligado, pero con la concurrencia del acreedor, ya que como convención que es, requiere
acuerdo de voluntades
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1G7 1G7
''. (ri$en y desarrollo. ''. (ri$en y desarrollo.
.i el Derecho %omano, ni el "ódigo !rancés, ni los basados en éste, aceptaron la idea
de que tina persona pudiera obligarse por su propia y sola voluntad
"omo hemos dicho, a !ines del siglo pasado el jurista austriaco &iegel !ormuló la
doctrina que exponernos y desde entonces se discute su e!icacia
>odemos distinguir claramente tres corrientes de opinión(
)* #a que pretende consagrar la declaración unilateral como !uente de las obligaciones
en términos amplios+
6* #a que la acepta para explicar ciertas y determinadas obligaciones, o sea para casos
particulares, y
8* #a que mantiene la doctrina romana de que nadie puede obligarse por su sola
voluntad #os autores !ranceses mantienen a'n resistencia a aceptar esta teoría, a!errándose
a la doctrina tradicional que considera que la obligación nace de la o!erta, seguida por su
aceptación que hace irrevocable a la primera 5ambién se a!irma que es peligrosa para el
deudor, y de di!ícil prueba #as situaciones que se pretenden !undar en la voluntad
unilateral, y que veremos luego, las explican de distintas maneras
&in embargo, la declaración unilateral de voluntad va lentamente imponiéndose en las
legislaciones del presente siglo, pero en !orma restringida( esto es, los "ódigos modernos se
inclinan por la segunda posición de las se;aladas, acogiéndola en ciertos y especí!icos
casos
$sí ocurre en el "ódigo alemán -$rt 8<01, "ódigo sui,o, de >olonia de =talia -$rt
)@231, y en los "ódigos latinoamericanos modernos el de 9rasil, de )@)/, le dedica un
título especial -$rts )0<0 y siguientes el de >er' de )@8/ -$rts )2<6 y siguientes1, y el
de Géxico -$rts )2/< y siguientes1+ también se la contempla en el proyecto ArancoB
=taliano de las Ibligaciones y "ontratos
'2. ,a declaración unilateral en nuestro Códi$o. '2. ,a declaración unilateral en nuestro Códi$o.
.ada de extra;o puede tener que nuestro "ódigo, inspirado en el !rancés y como todos
los clásicos, ignore absolutamente esta institución En consecuencia, es obvio, ya que los
$rts )483 y 6624 enumeran las !uentes de las obligaciones, concluir como lo ha hecho la
jurisprudencia
)62
que no existen otras !uentes de las obligaciones que las consignadas en
dichos preceptos y, por tanto, no puede aceptarse la doctrina en estudio como tal en
términos generales
#os casos en que el deudor resulta obligado por su sola voluntad serían de obligaciones
legales+ habría que reducir a la ley la deuda y sólo para explicar la ra,ón por la cual el
declarante queda obligado, puede recurrirse a la doctrina de la declaración unilateral de
voluntad $sí lo veremos en los casos más socorridos de declaración unilateral que pasamos
a examinar en el n'mero siguiente
'3. ,os casos especí!icos de declaración unilateral. Enunciación. '3. ,os casos especí!icos de declaración unilateral. Enunciación.
#os casos más comunes y conocidos que se suelen citar como de aplicación de la
doctrina de la declaración unilateral de voluntad, y que contemplan los "ódigos que la
consagran, son los siguientes, dicho a modo de enunciación(
)* #a o!erta sujeta a pla,o+
6* #a promesa de recompensa+
118 118
50anse el N() 3> , la nota N() 11 50anse el N() 3> , la nota N() 11
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 11G 11G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
8* #os títulos al portador+
4* #a estipulación para otro, seg'n lo vimos en el .* )84, al cual nos remitimos, y
0* #a !undación
'4. ). ,a o!erta su2eta a un pla<o. '4. ). ,a o!erta su2eta a un pla<o.
En el .* 40 hablamos de la !ormación del consentimiento y dijimos que por regla
general el proponente puede arrepentirse entre el envío de la propuesta y la aceptación,
Csalvo Bdice el $rt @@ del "ódigo de "omercioB que al hacerla se hubiere comprometido a
esperar contestación o a no disponer del objeto del contrato, sino después de desechado o
transcurrido un determinado pla,oD
&i el proponente se compromete a no disponer de la cosa o!recida mientras no reciba
respuesta o por un pla,o que pre!ija, resulta obligado por la sola o!erta, que es un acto
unilateral emanado de una sola voluntad( obligado a esperar respuesta o a no disponer del
objeto mientras llega aquélla o transcurre el pla,o que él mismo se;aló
>ara quienes no aceptan la doctrina de declaración unilateral, se trataría de un
precontrato, integrado por la o!erta a pla,o, y la aceptación tácita del que la recibe y utili,a
el pla,o para re!lexionar y no la recha,a de inmediato+
)6@
la explicación resulta un poco
!or,ada, y parece pre!erible reconocer que realmente es un caso típico de acto unilateral que
obliga
'5. )). Promesa de recompensa. '5. )). Promesa de recompensa.
#os "ódigos que se re!ieren a la promesa unilateral reglamentan, a veces con cierto
detalle,
)8<
esta institución( es el caso en que una persona o!rece una recompensa al que te
encuentre un objeto perdido, para el que le proporcione vivienda, u otro servicio
.uestro "ódigo se re!iere de pasada a ella en la ocupación, al tratar de las especies al
parecer perdidas, v establece un caso( Csi el due;o hubiere o!recido recompensa por el
halla,go el denunciador elegirá entre el premio de salvamento y la recompensa o!recidaD
-$rt /86, inc 6*1
>ara los partidarios dela declaración unilateral vinculante la obligación queda !ormada
en el momento en que se !ormula p'blicamente la promesa de recompensa( para sus
contrarios, hay contrato !ormado por una o!erta a persona indeterminada y la aceptación
tácita del que busca el objeto, o ejecuta la acción en que consiste la promesa etc
'6. ))). Emisión de títulos al portador. '6. ))). Emisión de títulos al portador.
#a reglamentan por ejemplo, los "ódigos de 9rasil >er' =talia etc :n ejemplo es la
emisión de este tipo de títulos que e!ect'an las instituciones hipotecarías, y por la cual
contraen la obligación de amorti,arlos y pagar los intereses correspondientes a quienquiera
que los presente &e dice que por la sola emisión, o sea un acto unilateral de emisor, éste se
ha obligado a servir los bonos
117 117
De"olo".e$ Trait0 de Contrats$ T( 1$ N() 2*$ citado por F(L( , 9( Maeaud$ Lecciones de Derecho De"olo".e$ Trait0 de Contrats$ T( 1$ N() 2*$ citado por F(L( , 9( Maeaud$ Lecciones de Derecho
Ci'il$ Jarte 11$ T( 1$ p&3( >G>( E%ea Buenos Aires$ 17*7( Traducci!n de Luis Alcal&RXa"ora , Castillo( Ci'il$ Jarte 11$ T( 1$ p&3( >G>( E%ea Buenos Aires$ 17*7( Traducci!n de Luis Alcal&RXa"ora , Castillo(
13G 13G
El Art( 1(787 del C!di3o italiano la re3la"enta .a%o el ep:3ra/e ?pro"esa al pB.licoU$ , disponeI UA+uel El Art( 1(787 del C!di3o italiano la re3la"enta .a%o el ep:3ra/e ?pro"esa al pB.licoU$ , disponeI UA+uel
+ue$ diri3i0ndose al pB.lico$ pro"ete una prestaci!n a /a'or de +uien se encuentre en una deter"inada +ue$ diri3i0ndose al pB.lico$ pro"ete una prestaci!n a /a'or de +uien se encuentre en una deter"inada
situaci!n o lle'e a ca.o una deter"inada acci!n$ +ueda 'inculado por la pro"esa tan pronto co"o 0sta se situaci!n o lle'e a ca.o una deter"inada acci!n$ +ueda 'inculado por la pro"esa tan pronto co"o 0sta se
hace p pB.lica Si no se pone un t0r"ino a la pro"esa o 0ste no resulta de la naturalea o la 4nalidad de la hace p pB.lica Si no se pone un t0r"ino a la pro"esa o 0ste no resulta de la naturalea o la 4nalidad de la
"is"a el ':nculo del pro"itente cesa cuando dentro de un a-o a contar de la pro"esa no se ha,a "is"a el ':nculo del pro"itente cesa cuando dentro de un a-o a contar de la pro"esa no se ha,a
co"unicado la 'eri4caci!n de la situaci!n o el cu"pli"iento de la acci!n pre'ista en la pro"esaK( El Art( co"unicado la 'eri4caci!n de la situaci!n o el cu"pli"iento de la acci!n pre'ista en la pro"esaK( El Art(
1(77G re3la"enta su re'ocaci!n +ue s!lo acepta por %usta causa sie"pre +ue la situaci!n o acci!n pre'istas 1(77G re3la"enta su re'ocaci!n +ue s!lo acepta por %usta causa sie"pre +ue la situaci!n o acci!n pre'istas
en la pro"esa no se ha,an 'eri4cado( en la pro"esa no se ha,an 'eri4cado(
"ash "ash Virtual Virtual 111 111
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
>ara otros, el emisor sólo contrae su obligación cuando los bonos son adquiridos, y el
primer adquirente traspasa sus derechos por la cesión de créditos, que por tratarse de títulos
al portador se e!ect'a por la sola entrega etc ellos -.* )<421
El "ódigo italiano ha ido más allá a'n y reglamenta como legislación general los
títulos de créditos que, dicho en términos muy generales, se caracteri,an porque su legítimo
tenedor puede cobrarlos a quienes han asumido la obligación de pagarlos 7 esta obligación
se asume por un acto unilateral del deudor,
)8)
que generalmente es su sola !irma, Estos
títulos de crédito, como están hechos para la circulación, normalmente son !ormales y
abstractos -.* 8<@1, y la persona obligada no puede oponer a quien le cobre el documento
la relación jurídica que dio origen a su obligación
)86
De aquí que, en consecuencia, las obligaciones del aceptante, endosantes y demás
obligados al pago de tina letra de cambio procederían de una declaración unilateral de
voluntad, problema muy controvertido y que escapa a los márgenes de este estudio
'. );. ,a !undación. '. );. ,a !undación.
#a !undación es una persona jurídica caracteri,ada por ser una organi,ación para la
reali,ación de determinados !ines sobre la base de un patrimonio destinado a ella, y con la
autori,ación del Estado,
&iempre se ha prestado a controversias el hecho de que la asignación de un capital a la
!undación se !ormula a un ente que carece a la sa,ón de personalidad jurídica y no la tendrá
mientras la autoridad no se la otorgue >or ello, en el Derecho alemán se ha justi!icado la
!undación diciendo que por un acto unilateral el !undador se obliga a dotar a la !undación
una ve, que obtenga personalidad jurídica
.uestro legislador dio tina solución original al problema+ de acuerdo al $rt @/8, inc
6* la asignación testamentaria que tiene por objeto la !undación de una nueva corporación
o establecimiento, valdrá si se obtiene la aprobación legal, y lo mismo ocurre en la
donación( ambas, asignación por causa de muerte y donación, quedan sujetas a la condición
suspensiva Baunque otros pre!ieran hablar de un derecho eventualB de que se obtenga la
aprobación
131 131
50ase$ por e%e"plo$ Messineo$ o.( cit$( To"o 5I$ p&3s( 11* , si3tes( 50ase$ por e%e"plo$ Messineo$ o.( cit$( To"o 5I$ p&3s( 11* , si3tes(
131 131
El "is"o C!di3o conte"pla en su Art( 1 788 la pro"esa de pa3o o reconoci"iento de deuda co"o un El "is"o C!di3o conte"pla en su Art( 1 788 la pro"esa de pa3o o reconoci"iento de deuda co"o un
caso de declaraci!n unilateral de 'oluntad /or"al , a.stracto$ independiente del acto +ue le da ori3en( En caso de declaraci!n unilateral de 'oluntad /or"al , a.stracto$ independiente del acto +ue le da ori3en( En
el /ondo en el t:tulo de cr0dito ello es lo +ue ocurreI se pro"ete un pa3o$ el /ondo en el t:tulo de cr0dito ello es lo +ue ocurreI se pro"ete un pa3o$
111 111
Capítul IV Capítul IV
LOS CUASICONTRATOS LOS CUASICONTRATOS
'". Concepto y características. '". Concepto y características.
"on los conceptos quedan los )483 y 6624 del "ódigo, que se re!ieren expresamente a
los os como !uentes de obligaciones, se les de!ine habitualmente como el acto lícito,
voluntario y no convencional que genera obligaciones
#a verdad es que semejante de!inición nada dice y es meramente se;alando las
características que di!erencian a los cuasicontratos de las demás !uentes de las
obligaciones
7 así, al decir que es un acto voluntario se le distingue de las legales stricto sensu, pero
el elemento no es siempre e!ectivo, porque en los cuasicontratos o mejor dicho en los que
de tales son cali!icados, resulta obligada una persona sin que su voluntad haya intervenido
para nada, o se haya incluso mani!estado en contrario 7 así en la agencia o!iciosa puede
resultar obligado el due;o del negocio, aun cuando haya prohibido la actuación del gestor
si la agencia le ha sido e!ectivamente 'til -$rt 66@)1 5an poco papel juega en realidad la
voluntad, que la capacidad se toma menos en cuenta en los cuasicontratos que en otras
situaciones
$l decir que el acto es lícito se pretende di!erenciar el cuasicontrato de los delitos y
cuasidelitos en que existe acto voluntario del culpable o doloso En tal sentido,
evidentemente que el es lícito, pero esta expresión da la idea de legitimidad, en
circunstancias que no es muy plausible, por cierto, la actitud del que ha recibido un pago no
debido a sabiendas
Ainalmente, con la expresión Cno convencionalD termina esta de!inición para separar
los cuasicontratos de los contratos, a los cuales se les estimó tan parecidos, que se les
denominó así &ólo les !altaría el acuerdo de las voluntades para ser contrato+ como no lo
hubo, es casi un contrato, poco menos que éste #a verdad es que no es así, porque el
cuasicontrato más se parece a las obligaciones legales que al contrato, seg'n se verá
'%. 3ri$en1 crítica y decadencia del cuasicontrato. '%. 3ri$en1 crítica y decadencia del cuasicontrato.
7a hemos se;alado que la noción del cuasicontrato nació de una interpretación de los
glosadores de los textos latinos #o, romanos hablaban de las varias !igurae causae para
re!erirse a una serie de relaciones jurídicas que no cabían en la obligación de contrato y
cielito Eustiniano se;alaba que ciertas obligaciones que no nacen del contrato, presentan
analogías con las contractuales -quasi ex contractu nascuntur1+ de ahí los intérpretes
extrajeron la teoría del cuasicontrato como !uente de las obligaciones, asimilando varias
instituciones jurídicas carentes de otra ubicación
El "ódigo !rancés, siguiendo a >othier les dio su aceptación, y con él los "ódigos que
le siguieron+ pero la doctrina moderna la ha sometido a crítica revisión, llegándose a
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 113 113
sostener que es una noción históricamente !alsa, irracional e in'til, y ninguno de los
"ódigos de este siglo la mantiene
Verdaderamente ha sido como un cajón de sastre, en que cada uno ha pretendido echar
los actos generadores de obligaciones que no le cabían en otra parte, y por ello la de!inición
es meramente excluyente, como se vio en el n'mero anterior, pues es imposible dar otra, y
además errónea en muchas situaciones
De ahí que a los casos cali!icados habitualmente de cuasicontratos se les haya buscado
otro acomodo+ la tendencia más habitual es a reconocer en la mayoría de ellos una
obligación legal Es la ley la que determina cuándo una persona con su actuación se obliga
y puede obligar a otra, pero si se acepta, como nosotros, que la obligación legal queda
reservada al caso en que no hay acción alguna de una persona que permita atribuirle la
obligación, es preciso reconocer que existen dos !iguras, que constituían para la doctrina
clásica los más típicos cuasicontratos( el pago de lo no debido y la agencia o!iciosa, a los
cuales di!ícilmente puede dárseles otra clasi!icación
'"(. Explicación 2urídica del cuasicontrato. '"(. Explicación 2urídica del cuasicontrato.
&e han !ormulado numerosas teorías para !undamentar la discutida noción del
cuasicontrato, algunas para negar su existencia, otras para a!irmarla+ ello sin contar, como
decíamos, las que terminan por con!undirlos con las obligaciones legales, pero no explican
el porqué la ley permite crear o establece directamente la obligación
>odemos mencionar las siguientes doctrinas principales(
)* Voluntad tácita o presunta
>ara algunos habría de parte de la persona que resulta obligada una voluntad tácita,
pero esta doctrina resulta inaceptable, porque si la hubiera, se !ormaría lisa y llanamente el
contrato, pues en la integración de éste la voluntad por regla general puede ser expresa o
tácita
$ !in de esquivar este inconveniente hay quienes hablan de voluntad presunta, pero aun
así toda explicación que pretenda !undarse en la voluntad choca con la realidad de que
ciertas obligaciones cuasicontractuales nacen contra la intención del que resulta obligado,
como decíamos recién
6* #a equidad
.o hay duda alguna de que el legislador establece las obligaciones emanadas del
cuasicontrato por ra,ones de equidad, pero en de!initiva a se supone que siempre la ley
busca o debe buscar establecer la equidad
8* El enriquecimiento sin causa
En el capítulo que sigue, destinado a esta institución, veremos las muy estrechas
relaciones que existen entre ella y los cuasicontratos, pero advirtamos que no alcan,a a
explicar las obligaciones cuasicontractuales, pero sí la mayor parte -.* )@)1
4* Auentes autónomas de obligación
En la imposibilidad de establecer una explicación com'n a todas las obligaciones
cuasicontractuales, parte de la doctrina ha optado por reconoce que el pago de lo no debido
y la agencia o!iciosa, 'nicos que, seg'n lo expresado, no tienen otra cabida, constituyen
!uentes autónomas de obligación >or ejemplo, el "ódigo italiano reconoce el contrato, el
hecho ilícito y cualquier otro hecho idóneo para producirlas como !uentes de la obligación
-$rt ))381, y destina títulos separados para el pago de lo no debido -3* del #ibro 4*1
gestión o!iciosa -/* del mismo #ibro1 y enriquecimiento sin causa -2* del #ibro 4*1
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 11> 11>
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
dándoles así a cada una de ellas la categoría de !uente autónoma incluida en la expresión
general del precepto citado
'"'. ,os cuasicontratos en nuestro Códi$o. '"'. ,os cuasicontratos en nuestro Códi$o.
.uestro "ódigo les destinó el 5ítulo 8* del #ibro 4* a los cuasicontratos, y en el $rt
6620 declaró(
CFay tres principales cuasicontratos( la agencia o!iciosa, el pago de lo no debido y la
comunidadD
&iendo tan imprecisa la noción del cuasicontrato, como ya ha quedado de mani!iesto, el
legislador vaciló enormemente al establecer la enumeración antedicha y, así, los primeros
proyectos del "ódigo contemplaban 'nicamente los más típicos, seg'n lo tantas veces
dicho, pago indebido y agencia o!iciosa+ el >royecto de )208 agregó a ellos la comunidad y
la vecindad
El de!initivo contempló la !orma enunciativa ya se;alada, pues dice que los
enumerados son los principales cuasicontratos, lo cual revela que en la legislación hay
otros, lo que ha permitido asignarles tal carácter a varias instituciones jurídicas
&eg'n esto, nos re!eriremos brevemente a las siguientes !iguras(
)* >ago indebido y agencia o!iciosa(
6* "omunidad+
8* Depósito necesario en manos de un incapa,+
4* DesagVe de la mina vecina(
0* $ceptación de herencia o legado
/* #itiscontestatio, y
3* "uasicontratos innominados
'"2. ). Pa$o inde#ido y a$encia o!iciosa. -e!erencia. '"2. ). Pa$o inde#ido y a$encia o!iciosa. -e!erencia.
"omo ya quedó dicho, son los más típicos cuasicontratos s, los que han debido ser
reconocidos como instituciones autónomas, no obstante los es!uer,os para incorporarlos a
otras
$l pago indebido se re!ieren los $rts 66@0 y siguientes+ está enumerado como
cuasicontrato por el ya citado $rt 6620+ consiste en que quien ha recibido un pago que no
se le debía, queda obligado a su restitución, y lo veremos al tratar del pago -.* /32 y
siguientes1
5ambién la agencia o!iciosa o gestión de negocios ajenos está de!inida como
cuasicontrato en nuestro "ódigo por el $rt 6620+ la reglamentan los $rts 662/ y
siguientes, y consiste, seg'n ya se dijo, en que una persona sin mandato de otra gestione
intereses de ésta, resultando obligada respecto de ella y quedando obligada a veces la
persona due;a del negocio, justamente atenta al carácter voluntario que se le asigna al
cuasicontrato esta 'ltima circunstancia, que el due;o del negocio quede obligarlo, seg'n
dijimos anteriormente
'"3. )). Comunidad. -e!erencia. '"3. )). Comunidad. -e!erencia.
$un en la doctrina clásica resulta muy discutible el carácter de cuasicontrato que el
legislador asigna a la comunidad al enumerarla en el $rt 6620 y reglamentarla en el
párra!o 8* del titulo a ellos destinado, $rts 6 8<4 y siguientes
"ash "ash Virtual Virtual 11* 11*
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
El "ódigo !rancés no la considera como tal, y seg'n vimos, don $ndrés 9ello la
incorporó a la teoría de los cuasicontratos junto con la vecindad, eliminando posteriormente
a ésta &e trata en ambos casos de situaciones de hecho, por lo general, que generan
m'ltiples relaciones jurídicas El más conspicuo caso de comunidad se presenta en la
sucesión por causa de muerte, y en tal lugar se la estudia más extensamente, pero también
se presenta por hechos o contratos entre vivos
'"4. ))). Depósito necesario en manos de un incapa<. '"4. ))). Depósito necesario en manos de un incapa<.
Depósito necesario es el que se e!ect'a en tina situación de emergencia no estando el
depositante, por tanto, en condiciones de elegir la persona a quien se le hace el encargo+
cuando recae en manos de un incapa,, constituye de acuerdo al $rt 6682, un cuasicontrato
Cque obliga al depositario sin la autori,ación de su representante legalD
El "ódigo recurre a la noción del cuasicontrato, porque como, contrato sería nulo por
la incapacidad del depositario+ pero verdaderamente es un caso de obligación legal, en
consideración a las circunstancias muy especiales en que está el depositante
'"5. );. Desa$?e de la mina *ecina. '"5. );. Desa$?e de la mina *ecina.
&e re!iere a esta materia el $rt )<3 del "ódigo de Ginas+ dicho en términos muy
generales, consiste en que si un minero e!ect'a obras que llevan consigo el desague de una
o mas pertenencias ajenas, tiene derecho a una remuneración de los due;os de las que
resulten bene!iciadas En tal caso, se habla de cuasicontrato, pues resulta obligado el vecino
que no concurrió a las obras,
)88
pero más propiamente parece haber aplicación del
enriquecimiento sin cansa
'"6. ;. +ceptación de herencia o le$ado. '"6. ;. +ceptación de herencia o le$ado.
Fay quienes pretenden que en nuestra legislación es un cuasicontrato, !undados en el
$rt ) 483, seg'n el cual las obligaciones nacen ya de un hecho voluntario de la persona
que se obliga, como en la aceptación de la herencia o legado y en todos los cuasicontratosD
De semejante cuasicontrato se derivarían las responsabilidades que, especialmente para el
heredero, puede acarrear la asignación por causa de muerte
>ero ni en la letra de la ley ni mucho menos doctrinariamente es sostenible semejante
opinión
#o primero, porque el "ódigo no equipara la aceptación a los cuasicontratos( antes por
el contrario, la distingue de ellos &i la considerara como tal no la mencionaría
separadamente, pues estaría incluida en la expresión Ctodos los cuasicontratosD, o hubiera
dicho By en todos los demás cuasicontratosD u otra expresión equivalente
7, además, porque la herencia o legado se adquieren directamente por la ley o el
testamento al !allecimiento del causante+ sólo porque nadie puede adquirir derechos contra
su voluntad y para prevenir un eventual perjuicio por las cargas de la herencia, el legislador
exige la aceptación >ero la responsabilidad deriva de la calidad de a quien nuestro derecho
considera como el continuador de la persona del di!unto
)84
133 133
Jor e%e"plo$ Ar"ando 6ri.e Ferrera Manual de derecho de Miner:a$ Nasci"iento 17>8$ N() 1<3$ Jor e%e"plo$ Ar"ando 6ri.e Ferrera Manual de derecho de Miner:a$ Nasci"iento 17>8$ N() 1<3$
p&3( 3GG( p&3( 3GG(
13> 13>
50ase nuestro Derecho Sucesorio$ 'ersi!n de las clases de Manuel So"arri'a$ o.( cit($ N() 21*$ p&3( 50ase nuestro Derecho Sucesorio$ 'ersi!n de las clases de Manuel So"arri'a$ o.( cit($ N() 21*$ p&3(
321( 321(
112 112
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
'". ;). ,itiscontestatio. '". ;). ,itiscontestatio.
En la doctrina clásica se hablaba de ella como de un cuasicontrato que se !ormaría por
la noti!icación y contestación de la demanda, y que sujetaría a las partes a la jurisdicción
del tribunal que conoce del proceso v a las obligaciones y cargas de éste &on incontables
las sentencias, antiguas eso sí, que utili,an esta expresión
#as más modernas la han abandonado, como lo ha hecho toda la doctrina actual del
Derecho >rocesal, que ve en el proceso una institución autónoma, regida por sus propias
reglas, y el vínculo jurídico que liga a las partes y el tribunal como una relación o situación
jurídica complejas, aunque esté muy lejos a'n de haber acuerdo entre los autores
'"". ;)). Cuasicontratos innominados. '"". ;)). Cuasicontratos innominados.
#a nomenclatura de contratos y cuasicontratos es tan vecina que cierres comentadores
y !allos, así corno hay convenciones innominadas, han pretendido establecer los
cuasicontratos innominados
>ero si vaga e imprecisa es la noción del cuasicontrato nominado, al menos las
instituciones que en él se hacen caber existen, pero ya esto de cuasicontrato innominado
resulta !rancamente imposible de justi!icar
#a "orre &uprema recurrió a esta !igura en sentencia de )2 de agosto de )@6<( se
trataba de un problema de concubinato en que a la separación, la mujer que había explotado
un comercio en com'n con su conviviente reclamó el pago de sus servicios+ en otros casos
semejantes, la demanda de la concubina se ha !undado en la existencia de una comunidad, o
de una sociedad de hechos,
)80
pero como se reclamaba el pago de los servicios, nuestro más
alto 5ribunal lo justi!icó diciendo que entre los concubinos había existido un cuasicontrato
innominado surgido de la colaboración prestada por la mujer
)8/
.o entendemos la necesidad que tenía la "orte de recurrir a una noción jurídicamente
tan extra;a, cuando el caso así planteado era típico de aplicación del enriquecimiento sin
causa, como lo veremos en el capítulo siguiente
13* 13*
50ase Manuel So"arri'a$ Derec.o de =a"ilia Nasci"ento$ 1723$ 1) edici!n( No 1*>$ p&3( 1<1( 50ase Manuel So"arri'a$ Derec.o de =a"ilia Nasci"ento$ 1723$ 1) edici!n( No 1*>$ p&3( 1<1(
132 132
Ju.licado en la CD9$ T( 17$ sec( 1) p&3( 1*2( Ju.licado en la CD9$ T( 17$ sec( 1) p&3( 1*2(
"ash "ash Virtual Virtual 11< 11<
Capítul V Capítul V
TEOR$A DEL ENRI+UECIMIENTO SIN CAUSA TEOR$A DEL ENRI+UECIMIENTO SIN CAUSA
'"%. Concepto4 enri5uecimiento a expensa a2ena1 in2usto y sin causa. '"%. Concepto4 enri5uecimiento a expensa a2ena1 in2usto y sin causa.
El contrato es una noción predominantemente económica, ya que los patrimoniales son
los más comunes( el contrato supone siempre un despla,amiento de valores apreciables en
dinero de un patrimonio a otro Es mas bien di!ícil en la práctica aun en el mas
conmutativo de los contratos, que resulte una equivalencia absoluta un las prestaciones(
antes por el contrario, cada parte busca una ganancia o utilidad Desde luego, los actos
gratuitos siempre importan un enriquecimiento por adquisición o economía de su
bene!iciario
En consecuencia, en la vida comercial y jurídica hay un constante enriquecimiento de
los patrimonios a costa de otros, pero no por ello el legislador está obligado a intervenir+ si
lo hiciera se haría imposible la vida jurídica y todos los actos jurídicos podrían ser atacados
por no haberse obtenido exacta equivalencia entre lo que unos y otros reciben
De ahí que si el enriquecimiento del sujeto tiene justi!icación jurídica, aun cuando
moralmente pueda ser objetable, el Derecho no interviene+ por ello el enriquecimiento del
comerciante o industrial que vende sus mercaderías, del donatario en la donación, la
indemni,ación que recibe la víctima de un hecho ilícito, son todos plenamente aceptados,
porque hay un antecedente jurídico que los legitima
>ero, en cambio, el legislador no acepta que se obtenga un enriquecimiento sin cansa
jurídica, lo que da origen a la teoría del enriquecimiento sin causa que ha alcan,ado un gran
desarrollo y tiene por objeto precisamente evitar que una persona se enrique,ca a costa de
otra si no puede justi!icar jurídicamente este enriquecimiento
&e suele hablar indistintamente de enriquecimiento sin causa o injusto, pero esta
expresión no es recomendable, pues es un concepto moral de di!ícil precisión -véase .*
6)<1, y así, el que obtiene una persona que vende muy caro un artículo de escaso valor, no
carece de causa+ lo justi!ica la compraventa, pero puede considerarse injusto, no obstante lo
cual el legislador sólo interviene en caso de lesión o esta!a
'%(. 3ri$en y desarrollo. '%(. 3ri$en y desarrollo.
Veremos pronto que el principio de que nadie debe enriquecerse a costa ajena sin
causa, in!orma íntegramente el Derecho, y en tal sentido ha sido destacado por los juristas
de todos los tiempos y ha inspirado numerosas disposiciones en las legislaciones 7a en
%oma se concedía en ciertos casos la acción de in rem verso, que como se dirá es la
emanada del enriquecimiento sin causa para obtener la indemni,ación correspondiente
>ero la teoría que comentamos va más allá, pues pretende imponer su aplicación como
regla general en los casos en que nada ha dicho el legislador, y en tal sentido llega a erigirse
en una !uente autónoma de las obligaciones
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 117 117
Esta concepción pertenece a la segunda mitad del siglo pasado y corresponde a la
tendencia general a morali,ar las relaciones jurídicas -.* )01, en el mismo alineamiento de
la causa ilícita, el abuso del derecho -.* 6631, la imprevisión -.* 2061 y la obligación
natural en la noción !rancesa de ella -.* 8)01 &u justi!icación, pues, es de orden moral,
social y jurídico
&in embargo tuvo sus detractores, porque aplicada con exagerada amplitud puede ser
peligrosa y hacer tambalear la seguridad en las relaciones jurídicas+ de ahí que la
jurisprudencia !rancesa se haya resistido en un comien,o a aceptarla, para terminar
haciéndolo pero sujeta a la concurrencia de una serie de requisitos que veremos en el .*
)@8, y que eliminan su peligrosidad posible
Es con!orme a esta construcción, !undamentalmente !rancesa, que la doctrina se ha
abierto campo en las legislaciones modernas que la consagran expresamente+ así ocurre en
los "ódigos alemán, sui,o, polaco, italiano, etc
El $rt /6 del "ódigo sui,o dispone concisamente( CEl que sin causa legitima, se
enriquece a expensas de otro, está obligado a la restituciónD+ y el $rt 6<4) del italiano(
CNuien, sin una justa causa, &e ha enriquecido en da;o de otra persona está obligado,
dentro de los límites del enriquecimiento, a indemni,ar a esta 'ltima de la correlativa
disminución patrimonialD
'%'. Explicación 2urídica. Enri5uecimiento sin causa y cuasicontrato. '%'. Explicación 2urídica. Enri5uecimiento sin causa y cuasicontrato.
En un comien,o de la elaboración de la teoría del enriquecimiento sin causa, mucho se
discutió sobre su naturale,a jurídica, especialmente en relación con el cuasicontrato
En su desarrollo inicial se la consideró un cuasicontrato, porque normalmente se
produce por un acto voluntario, lícito -en el sentido de que no constituye delito ni
cuasidelito "ivil1 y no convencional, llegándose incluso a equipararla con la gestión de
negocios con la di!erencia de que quien su!re el empobrecimiento no tenía la intención de
administrar un negocio En otros casos se consideró el enriquecimiento sin causa como un
pago de lo no debido
En una etapa posterior, opinión que a'n se mantiene, se invirtió la situación y se
sostuvo que a la inversa la noción del enriquecimiento sin causa es más amplia que el
cuasicontrato, y éstos encuentran precisamente su explicación en el principio se;alado #a
verdad es que la mayor parte de las obligaciones cuasicontractuales encuentran su
inspiración en el principio del enriquecimiento sin causa, pero no todas ellas 7 así, si el
due;o del negocio resulta obligado con el gestor es por esta causa, pero la obligación de
éste de continuar la gestión hasta que el interesado pueda tomarla o encargarla a otro,
nada tiene que ver con el enriquecimiento sin causa+ tampoco justi!ica las
di!erencias que en el pago de lo no debido se hacen entre quien recibió el pago de buena o
mala !e
>or ello es que la tendencia actual es a eliminar la nomenclatura cuasicontrato -.? )2<1
para establecer como !uentes autónomas de la obligación el pago de lo no debido, agencia
o!iciosa y enriquecimiento sin causa, reconociéndose la íntima relación de esta institución
con las dos primeras, pero no su total equiparamiento $sí ocurre en las legislaciones
citadas en el n'mero anterior
7 el legislador las establece en ra,ón de un acto de una persona con repercusión en el
patrimonio ajeno, que obliga a las partes en las circunstancias que la misma ley se;ala+ en
el enriquecimiento sin causa, cumplidos los presupuestos que luego se;alaremos, da origen
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 11G 11G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
a la obligación de restituir lo adquirido ilegítimamente o, más precisamente, indemni,ar el
empobrecimiento ajeno
'%2. El enri5uecimiento sin causa en nuestra le$islación. '%2. El enri5uecimiento sin causa en nuestra le$islación.
El "ódigo "ivil chileno, por la época de su dictación y su inspiración, no reglamentó el
enriquecimiento sin causa+ no hay disposición especí!ica como en los "ódigos extranjeros
citados que lo contemple como regla general o lo mencione
Ello no quita que existan numerosas instituciones y soluciones que están inspiradas en
él El problema es precisar qué ocurre en los casos no legislados y que pueden
presentarseJ si es posible aplicar para resolverlos la teoría en estudio o no,
Veremos algunos de los casos de aplicación legislativa, para luego en!rentar el
problema se;alado >odemos citar como ejemplos(
)* #as prestaciones mutuas
5oda esta institución, reglamentada en los $rts @<2 y siguientes, está encaminada
principalmente a evitar el enriquecimiento injusti!icado, y tanto es así, que el reivindicante
debe pagar las mejoras necesarias aun al poseedor de mala !e #a ra,ón es que el objeto
reivindicado hubiere estado en el patrimonio deJ vencedor éste, para evitar su destrucción,
de todos modos habría debido e!ectuar dichas mejoras, &i no las indemni,aré, obtendría un
enriquecimiento sin causa
6* $ccesión
>or ejemplo, el due;o del suelo en que se construye, siembra o planta con bienes
ajenos, debe indemni,ar al due;o de éstos -$rts //2 y //@1, pues en caso contrario
obtendría un enriquecimiento injusti!icado
8* %esponsabilidad extracontractual por el hecho ajeno
Veremos en el capítulo siguiente -.* 6/)1 que hay personas que deben responder por
los hechos ilícitos de quienes están a su cuidado, como el marido por los de su mujer -$rt
686< inc 4*1, pero tienen derecho a repetir contra el autor del da;o -$rt 68601, pues de
no ser así, éste obtendría un enriquecimiento injusto( la economía de pagar la
indemni,ación
4* .ulidad de los actos de un incapa,
De acuerdo al $rt )/23, la nulidad judicialmente declarada opera retroactivamente,
peto( Csi se declara nulo el contrato celebrado con una persona incapa, sin los requisitos
que la ley exige, el que contrató con ella no puede pedir restitución o reembolso de lo que
gastó o pago en virtud del contrato, sino en cuanto probare haberse hecho más rica con ello
la persona incapa,D -$rt ),/22, inc )*1 El inc 6* aclara cuando ocurre esto 'ltimo( si las
cosas pagadas o las adquiridas por medio de ellas hubieren sido necesarias para el incapa, o
subsistan y se quiera retenerlas, &i en tal caso no se restituyera, habría de parte del incapa,
un enriquecimiento injusti!icado, y para no seguir enumerando(
0* 5eoría de las recompensas en la sociedad conyugal
&eg'n hemos se;alado, en el régimen normal de matrimonio se distinguen el
patrimonio de la sociedad conyugal y el particular de cada uno de los cónyuges+ mediante
la institución de las recompensas, la ley evita que uno de ellos se enrique,ca
injusti!icadamente a costa del otro >or ejemplo, se vende un bien propio de la mujer en P
)<<<<<+ este dinero pasa a pertenecer a la sociedad conyugal -si no se e!ect'a una
subrogación real1, pero ésta le queda debiendo a la mujer igual suma, y a la liquidación de
la sociedad deberá pagársela, porque si no habría obtenido un enriquecimiento a costa de
"ash "ash Virtual Virtual 111 111
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
ella sin causa+ a la inversa, si se e!ect'an en otro inmueble de la Gujer reparaciones por P
6<<<< con dineros sociales, es la mujer la que los adeudará a la sociedad, por la misma
ra,ón, compensándose y pagándose todas ellas a la liquidación de la sociedad
&eg'n esto, el principio en estudio penetra ampliamente en todo el "ódigo, y de ahí la
tendencia predominante hoy en día a reconocer que los casos expresamente legislados no
son sino aplicación especí!ica de una regla general no establecida en términos !ormales,
pero implícita en la ley 5ambién la jurisprudencia se inclina a darle una aplicación amplia a
la doctrina que comentamos, haciendo innecesaria su introducción por la vía de la re!orma
legislativa
)83
$quel caso en que la "orte &uprema habló de contrato innominado había lisa y
llanamente un enriquecimiento injusti!icado para el concubino al apropiarse sin retribución
del trabajo de su conviviente, pues de no contar con ella, habría debido pagar un empleado,
y un empobrecimiento para ésta, pues al trabajar junto con aquél, no pudo desarrollar otra
actividad remunerada -.* )221
'%3. ,a acción de in rem *erso Concepto y enunciación de sus presupuestos. '%3. ,a acción de in rem *erso Concepto y enunciación de sus presupuestos.
"omo hemos dicho, la acción de in rem verso o de repetición, es la que corresponde a
quien ha experimentado un empobrecimiento injusti!icado para obtener una indemni,ación
de aquel que se ha enriquecido ir su costa sin causa
Esta acción es personal, pues procederá contra el obligado a la indemni,ación, esto es,
la persona que ha obtenido el enriquecimiento
Es netamente patrimonial, pues persigue una indemni,ación, que normalmente será la
restitución de lo que ha recibido el enriquecido
"omo tal, es una acción per!ectamente renunciable, cedible y transmisible, tanto en su
legitimación activa como pasiva, y prescriptible .o habiéndosele se;alado pla,o especial,
prescribe en 0 a;os
)82
&i bien lo normal será que se intente como acción, no hay inconveniente para oponerla
como excepción si el actor pretende con el proceso obtener un enriquecimiento
injusti!icado
>ara que prospere la pretensión del empobrecido, la doctrina exige la concurrencia de 0
requisitos(
)* Nue una persona experimente un empobrecimiento+
6* Nue otra obtenga un enriquecimiento+
8* :na relación de causalidad entre ambos
Estos tres requisitos los re!undiremos en uno solo( el enriquecimiento y
empobrecimiento recíprocos
4* "arencia de causa, y
0* #a acción de in rem verso es subsidiaria
13< 13<
Jor ':a de e%e"plo$ se re4eren al enri+ueci"iento sin causa las si3uientes sentencias pu.licadas en la Jor ':a de e%e"plo$ se re4eren al enri+ueci"iento sin causa las si3uientes sentencias pu.licadas en la
CD9$ Ts( 11$ sec( la$ p&3( 78# 3G$ sec( 1)$) p&3( 3<# 3*$ sec( 1) p&3( 172# >G$ sec( 1) p&3( 1>G# >1$ sec( 1)$ p&3( CD9$ Ts( 11$ sec( la$ p&3( 78# 3G$ sec( 1)$) p&3( 3<# 3*$ sec( 1) p&3( 172# >G$ sec( 1) p&3( 1>G# >1$ sec( 1)$ p&3(
181# >8$ sec( 1)$ p&3( 1*1# 21$ sec$ 1) p&3( 8<$ etc( 181# >8$ sec( 1)$ p&3( 1*1# 21$ sec$ 1) p&3( 8<$ etc(
138 138
Los plaos de prescripci!n del C!di3o Ci'il , otras le,es han sido "odi4cados por la le, N() 12 7*1$ Los plaos de prescripci!n del C!di3o Ci'il , otras le,es han sido "odi4cados por la le, N() 12 7*1$
de 1) de octu.re de 1728( Cada 'e +ue nos re4ra"os a ellos '0ase el N() 1$ 13>$ en +ue se estudia dicha de 1) de octu.re de 1728( Cada 'e +ue nos re4ra"os a ellos '0ase el N() 1$ 13>$ en +ue se estudia dicha
le,( le,(
111 111
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
'%4. )1 )) y ))). Enri5uecimiento y empo#recimiento recíprocos. '%4. )1 )) y ))). Enri5uecimiento y empo#recimiento recíprocos.
>ara que proceda la acción en estudio es preciso que una persona haya su!rido un
empobrecimiento en su patrimonio, la otra un enriquecimiento y que éste sea consecuencia
del primero, esto es, que el uno provoque al otro
5anto el enriquecimiento como el empobrecimiento se aprecian con amplitud #o
normal será un aumento en el patrimonio de orden material en el enriquecido y la pérdida
correspondiente en el otro, como si ha versado sobre una cosa que se ha traspasado de éste
a aquél, o en el ejemplo ya se;alado de las mejoras e!ectuadas en un bien de uno de los
cónyuges con dineros sociales >ero no hay inconveniente alguno para que consistan en la
economía de un gasto por un lado, y la pérdida de un ingreso cierto o de un desembolso
e!ectuado para la contraparte 5al es el caso, por ejemplo, de las mejoras necesarias
e!ectuadas por el poseedor vencido y el !allado por nuestros tribunales respecto al
concubino El reivindicante y el concubino habían evitado el uno hacer las reparaciones y el
otro pagar un empleado 5al economía es su!iciente enriquecimiento, y el empobrecimiento
recíproco ha consistido en un gasto del poseedor vencido, o de ciertos bienes, en la
accesión o en la pérdida del trabajo o es!uer,o desarrollado en el otro ejemplo propuesto( la
concubina podría haber obtenido una remuneración o utilidad en otro trabajo
#a conclusión es obvia( no es necesario el despla,amiento de bienes de un patrimonio a
otro+ lo 'nico que se exige es que el enriquecimiento se haya generado a costa del
empobrecimiento de la contraparte
=ncluso la jurisprudencia !rancesa ha aceptado un enriquecimiento meramente moral en
el caso de un pro!esor que dio clases sin contrato a un alumno incapa, "omo estamos no
en el terreno contractual, sino extracontractual, no rigen las normas sobre capacidad dadas
para las convenciones
'%5. );. Carencia de causa. '%5. );. Carencia de causa.
7a se;alamos que enriquecimientos y empobrecimientos de patrimonios se presentan
!recuentemente en el Derecho,, pero para que tenga lugar la acción de in rem verso, debe
!altar la causa, expresión que en este caso está usada en el sentido de antecedente jurídico
que justi!ique el bene!icio obtenido y el perjuicio su!rido
En consecuencia, no habrá lugar a aplicar la teoría del enriquecimiento injusti!icado si
existe entre las partes una relación patrimonial, ya sea derivada de un contrato, de un hecho
ilícito, o de la mera ley De ahí que no puede prosperar la acción de ni rem verso contra
texto legal expreso, por muy injusto que pueda ser el enriquecimiento, pues la ley lo
justi!ica
'%6. ;. ,a acción de in rem *erso sólo puede intentarse a !alta de otra. '%6. ;. ,a acción de in rem *erso sólo puede intentarse a !alta de otra.
>ara evitar el uso abusivo de una acción tan amplia como puede resultar la de in rem
verso, la doctrina ha establecido el requisito de que no es posible recurrir a ella sino a !alta
de toda otra que permita obtener la reparación &i la ley ha otorgado en el en caso en
cuestión otra acción al empobrecido, debe éste sujetarse a ) la que esta prevista
expresamente para esa situación, y no a la de repetición que, por lo menos en la legislación
Arancesa y en la nuestra, deriva 'nicamente de las reglas generales Es, pues, una acción
subsidiaria
7 ello aunque le resultare más bene!iciosa la acción de in rem verso, por ejemplo, por
haber prescrito la acción que le corresponde o !altar alg'n requisito legal para intentarla De
"ash "ash Virtual Virtual 113 113
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
esta manera el enriquecimiento sin causa abriría el camino para eludir la prescripción o
dichas exigencias, barrenando numerosas disposiciones legales 7 así, por ejemplo, si no
procede la acción del pago indebido por cualquier motivo, no podría obtenerse la
recuperación de lo pagado sin causa, invocando el enriquecimiento que ha experimentado
el accipiens
'%. Prue#a del enri5uecimiento sin causa. '%. Prue#a del enri5uecimiento sin causa.
$l actor que pretende que su demandado esta obligado a restituir o indemni,ar, le
corresponde probar la existencia de la obligación -$rt )/@21, para lo cual deberá acreditar
la concurrencia de los requisitos antes se;alados
&u prueba es libre, ya que se trata de establecer hechos( el enriquecimiento, el
empobrecimiento y la !alta de causa
'%". E!ectos del enri5uecimiento sin causa. '%". E!ectos del enri5uecimiento sin causa.
Ibtenida la acción de in rem verso, el enriquecido debe indemni,ar al empobrecido el
perjuicio su!rido por éste,
"uando el objeto en que consiste el enriquecimiento es una cosa, nace la obligación de
restituirla, aplicándose a !alta de disposiciones legales las ya re!eridas normas de las
prestaciones mutuas, que constituyen la regla general en nuestro derecho
)8@
En los demás casos deberá indemni,arse el empobrecido+ a !alta de reglamentación se
ha discutido cómo se determina ella, pero en de!initiva parece la más aceptable la opinión
que la somete a una doble limitación( de un lado, el monto del enriquecimiento, pues no
existiría justi!icación alguna para hacer pagar más de la utilidad obtenida+ y por el otro
lado, el monto del empobrecimiento, ya que tampoco sería lógico que el empobrecido
obtuviera a su turno un enriquecimiento con esta acción que sólo tiende a evitar el primero
Itro problema discutible es en qué momento se determinan el empobrecimiento y
enriquecimiento( si cuando se producen o a la época de intentarse la acción, ya que un el
intertanto pueden haber variado, como si, por ejemplo, durante el pleito se destruye por
caso !ortuito la cosa en que se habían hecho mejoras o en que consiste el enriquecimiento
injusti!icado Este ha desaparecido, y en consecuencia parece lógico concluir que nada se
debe
&i, en cambio, la cosa se ha enajenado, se deberá su valor, aunque el enriquecido no
conserve el producto de la enajenación
137 137
Cree"os +ue la acci!n de in re" 'erso no da acci!n contra terceros , es 0sa la opini!n "&s Cree"os +ue la acci!n de in re" 'erso no da acci!n contra terceros , es 0sa la opini!n "&s
3eneraliada( Cierto +ue la acci!n del pa3o inde.ido la otor3a$ pero a /alta de texto le3al expreso no puede 3eneraliada( Cierto +ue la acci!n del pa3o inde.ido la otor3a$ pero a /alta de texto le3al expreso no puede
extend0rsela a otros casos( extend0rsela a otros casos(
11> 11>
Capítul VI Capítul VI
LOS HECHOS IL$CITOS LOS HECHOS IL$CITOS
367 367
'%%. -e$lamentación. '%%. -e$lamentación.
5ras reglamentar los cuasicontratos, el 5ítulo 8* del #ibro 4* $rts 68)4 a 6884,
inclusive, trata CDe los delitos y cuasidelitosD
Dictado en el siglo pasado y con modelo de comien,os del mismo, el "ódigo nuestro
ha quedado totalmente al margen del amplio vuelo alcan,ado por la materia en la doctrina y
legislaciones comparadas -.* 6<81+ la legislación complementaria es inconexa y sigue
reconociendo como principios rectores los preceptos se;alados, y no hemos contado con
una jurisprudencia tan auda, como la !rancesa para con una total prescindencia de los
textos legales -que no justi!icamos en modo alguno, pues llega a romper el principie1 del
equilibrio de los poderes constitucionales1 intentar el objetivo !undamental en este capítulo(
procurar a la victima la reparación íntegra y rápida del da;o su!rido
Es un punto, pues, en que se impone la revisión legislativa, y debe, en consecuencia,
disculparse que nos hayamos apartado del sistema de esta obra, ahondando en el análisis
critico de las disposiciones legales
2((. Pauta. 2((. Pauta.
En una primera sección veremos los principios rectores+ en la segunda, se estudiarán
los requisitos, luego, en secciones sucesivas anali,aremos distintas clases de
responsabilidad, para concluir con la acción de indemni,ación y la reparación del da;o,
esto es, el e!ecto del hecho ilícito
1>G 1>G
La responsa.ilidad ci'il extracontractual ha dado lu3ar a una 'asta Bi.lio3ra/:a( A"0n de las o.ras de La responsa.ilidad ci'il extracontractual ha dado lu3ar a una 'asta Bi.lio3ra/:a( A"0n de las o.ras de
car&cter 3eneral +ue se citan en la .i.lio3ra/:a al 4nal de este li.ro pode"os "encionar las si3uientes car&cter 3eneral +ue se citan en la .i.lio3ra/:a al 4nal de este li.ro pode"os "encionar las si3uientes
especialiadas( especialiadas(
Entre nosotros la o.ra "&s co"pleta , pro/undiada es la de don Arturo Alessandri Codr:3ue$ De la Entre nosotros la o.ra "&s co"pleta , pro/undiada es la de don Arturo Alessandri Codr:3ue$ De la
responsa.ilidad extracontractual en el Derecho Ci'il chileno( I"prenta 6ni'ersitaria( Santia3o$ 17>3( Co"o responsa.ilidad extracontractual en el Derecho Ci'il chileno( I"prenta 6ni'ersitaria( Santia3o$ 17>3( Co"o
M( de J( "erece citarse la de Carlos Ducci Claro( Cesponsa.ilidad ci'il extracontractual( El I"parcial$ M( de J( "erece citarse la de Carlos Ducci Claro( Cesponsa.ilidad ci'il extracontractual( El I"parcial$
santia3o$ 1732( El Cepertorio( To"o O$ 17<8( contiene la %urisprudencia# Alessandri ta".i0n cita "ucha santia3o$ 1732( El Cepertorio( To"o O$ 17<8( contiene la %urisprudencia# Alessandri ta".i0n cita "ucha
%urisprudencia , puede 'erse al respecto N0stor Letelier Lasso$ Ensa,o Cr:tico de la 9urisprudencia en %urisprudencia , puede 'erse al respecto N0stor Letelier Lasso$ Ensa,o Cr:tico de la 9urisprudencia en
"ateria de responsa.ilidad extracontractual$ M( de J( Editorial 9ur:dica 17*1$ en Me"orias de Licenciados "ateria de responsa.ilidad extracontractual$ M( de J( Editorial 9ur:dica 17*1$ en Me"orias de Licenciados
Derecho Ci'il$ p&3( 1**( Derecho Ci'il$ p&3( 1**(
Entre las extran%eras Fenri , Le!n$ Maeaud Tratado Te!rico , Jr&ctico de la Cesponsa.ilidad Ci'il Entre las extran%eras Fenri , Le!n$ Maeaud Tratado Te!rico , Jr&ctico de la Cesponsa.ilidad Ci'il
Delictual , Contractual( Buenos Aires$ 17*1 Sa.atier Cen0 Trait0 de la Cesponsa.ilit0 Ci'ile elY Droit Delictual , Contractual( Buenos Aires$ 17*1 Sa.atier Cen0 Trait0 de la Cesponsa.ilit0 Ci'ile elY Droit
=rancais$ 1G) edici!n( Jar:s$ 17*1( =rancais$ 1G) edici!n( Jar:s$ 17*1(
So.re te"as espec:4cos las +ue se citan en la parte correspondiente( So.re te"as espec:4cos las +ue se citan en la parte correspondiente(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 11* 11*
Se((i)& Primera Se((i)& Primera
DE LOS HECHOS IL$CITOS EN !ENERAL* DE LOS HECHOS IL$CITOS EN !ENERAL*
2('. Denominaciones. 2('. Denominaciones.
En tina materia con tan !ranca evolución en los 'ltimos tiempos, ni la denominación ha
quedado incólume
Xntimamente ligada al Derecho >enal, la denominación de nuestro "ódigo( delitos y
cuasidelitos, !ue la predominante en su época+ hoy la distinción entre unos y otros tiende a
perder trascendencia -.* 6)41, y de ahí que prácticamente no se utili,a
#a primera tendencia !ue a reempla,arla por responsabilidad civil extracontractual+ la
vo, responsabilidad tiene en derecho varias signi!icaciones, y en términos generales
representa la necesidad jurídica en que se encuentra tina persona de satis!acer su obligación
-.* 03@1+ pero al hablar de responsabilidad civil se la utili,a en un sentido más especí!ico(
la obligación que tiene una persona de indemni,ar los da;os a otra ocasionados, 7 el
apellido extracontractual se te asigna para di!erenciarla de la que proviene del
incumplimiento de una obligación -.* 6<01
5iende a imponerse otra denominación, la de actos o hechos ilícitos+ estimamos más
precisa esta 'ltima que utili,a, por ejemplo, el "ódigo italiano
)4)
Fecho, en cuanto existe
una conducta del obligado, por acción u omisión -.* 6881, e ilícito, ya que por ser
contraria al derecho, lo obliga a la indemni,ación
En todo caso, cualquiera que sea la denominación que se utilice, siempre se estará
signi!icando lo mismo( el civilmente responsable de un hecho ilícito, delito o cuasidelito
está obligado a indemni,ar los perjuicios ocasionados
2(2. 6uente de o#li$aciones. 2(2. 6uente de o#li$aciones.
El "ódigo otorga a los delitos y cuasidelitos civiles la categoría de !uente de
obligaciones en los $rts )483 y 6624, y el $rt 68)4 que encabe,a el título respectivo,
explica por qué( Cel que ha cometido un delito o cuasidelito que ha in!erido da;o a otro, es
obligado a la indemni,ación+ sin perjuicio de la pena que le impongan las leyes por el delito
o cuasidelitoD
El hecho ilícito es !uente de obligaciones, porque da origen a una que antes de él no
existía( indemni,ar los perjuicios causados, #a responsabilidad nace al margen de la
voluntad deJ acreedor o deudor+ aunque se haya actuado con dolo -delito civil1, o sea, con
la intención de causar da;o -.* 6)/1, el autor no ha querido adquirir una obligación Cha
querido el da;o, no ha querido convertirse en deudor de la reparaciónD
)46
&i sólo hay culpa
-cuasidelito civil1 o sea, negligencia o imprudencia -.* 6)31, no hay intención de
perjudicar y mucho menos de asumir una obligación
Esta nace por la sola comisión del hecho ilícito y en consecuencia porque la ley la
establece, pero ella no lo hace directamente sino en cuanto concurran los presupuestos de la
responsabilidad extracontractual que se detallan en la siguiente sección
1>1 1>1
La expresi!n UactoU de%a a/uera a+uellos casos de pura o"isi!n$ en +ue no ha, actuaci!n nin3una del La expresi!n UactoU de%a a/uera a+uellos casos de pura o"isi!n$ en +ue no ha, actuaci!n nin3una del
responsa.le$ , se sanciona %usta"ente +ue no ha,a o.rado de.iendo hacerlo @NU 133A( Jor eso pre/eri"os la responsa.le$ , se sanciona %usta"ente +ue no ha,a o.rado de.iendo hacerlo @NU 133A( Jor eso pre/eri"os la
expresi!n hecho il:cito( expresi!n hecho il:cito(
1>1 1>1
Maeaud$ Derec.o Ci'il( Jarte 11$ T( 1) N() 3<>$ p&3( < Maeaud$ Derec.o Ci'il( Jarte 11$ T( 1) N() 3<>$ p&3( <
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 112 112
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
2(3. Desarrollo e importancia actual de la teoría del hecho ilícito. 2(3. Desarrollo e importancia actual de la teoría del hecho ilícito.
Dijimos que es posible que la noción misma de obligación haya nacido en las
sociedades primitivas al reempla,arse la vengan,a privada por la composición pecuniaria
En %oma la responsabilidad extracontractual no obtuvo su pleno desarrollo, pues no
maduró el concepto de que toda culpa da;osa obliga a reparar el perjuicio causado Existían
delitos civiles que eran los contemplados por la ley, al igual que los contratos, como decir,
delitos nominados y estrechamente unidos al concepto penal de ellos
&urgieron posteriormente otras !iguras no contempladas por la lesB y a las víctimas de
las cuales el pretor concedió acción para reclamar los perjuicios su!ridos+ por parecerse a
los delitos se las llamo cuasi ex delitos, tal como ocurrió con los cuasicontratos -.* )3@1, y
de ahí los glosadores e!ectuaron la distinción entre delito y cuasidelito, seg'n si el hechor
actuaba con dolo o culpa
#os canonistas sentaron el principio de que toda culpa obliga a reparar el da;o
causado, lo que abrió el camino al establecimiento de la responsabilidad civil
extracontractual en términos generales, sin perjuicio de las normas especiales para algunas
!iguras que las merecen
$sí recogieron y reglamentaron esta materia el "ódigo !rancés, el nuestro y demás
derivados de él
"omo lo advertirnos en el .* )@@ ha ido desde !ines del siglo pasado que la
responsabilidad extracontractual ha adquirido una importancia que antes no tuvo, debido al
desarrollo desde aquella época a nuestros días del maquinismo, la empresa y los medios de
transporte El n'mero de accidentes e, cada ve, más !recuente, ra,ón por la cual se han
multiplicado los procesos relacionados con la obligación de indemni,ar+ el riesgo que crean
los instrumentos y arte!actos creados por el hombre y el intenso tránsito y aglomeraciones
de las ciudades modernas, la velocidad que pueden alcan,ar los vehículos, su constante uso
y adelantos, han despla,ado la tranquila vida anterior en que el hecho ilícito da;oso
resultaba más bien excepcional
=ndividuos y empresas quedan expuestos así a la >osibilidad de pagar !uertes
indemni,aciones+ esto los lleva a la contratación de seguros para cubrir estos riesgos El
seguro puede originar, a su ve,, un descuido en la conducta de los individuos al sentirse a
salvo de las consecuencias da;inas de sus actos, lo cual puede ser origen de nuevos
accidentes, etc
5odas estas causas han obligado a intervenir al legislador, orgánicamente en los países
con "ódigos de la época, en !orma muy desordenada en el caso nuestro En el .* 6))
se;alaremos las principales tendencias en el derecho contemporáneo, luego de indicar los
!undamentos civiles de la responsabilidad extracontractual
2(4. -esponsa#ilidad moral1 penal y ci*il. 2(4. -esponsa#ilidad moral1 penal y ci*il.
>ara demarcar correctamente la noción de responsabilidad civil, conviene distinguir
claramente estas tres especies de responsabilidad,
#a responsabilidad moral es una noción netamente subjetiva, dependiente de los
conceptos generales dominantes y de la conciencia y religiosidad del propio sujeto .o
implica necesariamente un perjuicio ajeno, bastando la mera intención, y de producirlo, no
da lugar a reparación exigible coactivamente
En la responsabilidad civil se precisa una exteriori,ación, acto o abstención, que causa
un perjuicio imputable a su autor, #a obligación de reparación es jurídica y como tal
"ash "ash Virtual Virtual 11< 11<
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
exigible coactivamente &in embargo, no signi!ica esto que la moral no in!luya en la
responsabilidad civil #a ética exige la plena satis!acción del da;o causado, y !undamenta
la obligación de reparar en cuanto haya culpa del autor
%esponsabilidad civil y penal se han entrela,ado siempre estrechamente, perjudicando
en muchos sentidos el desarrollo de la primera, porque la segunda es obviamente más
restringida
&us principales di!erencias derivan(
)* #a noción de delito penal es más circunscrita que la civil( lo constituyen toda
acción u omisión voluntaria penada por el legislador, de manera que para la responsabilidad
penal se requiere una disposición legal que especí!icamente sancione el acto o abstención
cometidos
#a responsabilidad civil nace, en cambio, por acciones u omisiones que encuadren
dentro de los requisitos se;alados en !orma general por la ley >or así decirlo, en el Derecho
>enal los delitos son nominados( robo, hurto, violación, esta!a, lesiones, homicidio+ en
materia civil, ya lo dijimos, no hay delitos nominados reglamentados por el legislador a la
manera de los principales contratos #a reglamentación es genérica, sin perjuicio de normas
especiales para ciertos casos
>recisamente en el Derecho %omano, por no haberse alcan,ado a deslindar claramente
ambas clases de responsabilidad, no se llegó a una teoría general del hecho ilícito civil
6* En materia de responsabilidad civil se atiende exclusivamente al perjuicio
ocasionado a tina o más personas determinadas+ se sanciona el !actor económico o moral,
pero !undamentalmente el primero que se ha perturbado se obliga a indemni,ar el da;o En
tal sentido la responsabilidad penal se acerca más a la moral, porque no es necesario el
da;o especí!ico( se sanciona al responsable por la gravedad del acto, por el atentado que
éste implica, sanción que la di!erencia de la moral y que normalmente es de mayor
gravedad que la de indemni,ar los perjuicios
)48
8* Ainalmente, en el cielito penal está comprometido el interés general y no solamente
el particular de la victima( el legislador justamente eleva un acto a la categoría de delito
penal cuando considera que se ha vulnerado alg'n valor de entidad social #a
responsabilidad civil mira casi exclusivamente a la reparación del da;o causado
)44
Ello no obsta a que normalmente coincidirán los tres órdenes de responsabilidad,
especialmente la civil y la penal+ existiendo delito penal, también lo habrá normalmente
civil, como ocurre en los delitos contra las personas y la propiedad( lesiones, homicidio,
robo, hurto, esta!a, etc
>or eso es que el $rt 68)4, tras se;alar que el autor del hecho ilícito debe indemni,ar
perjuicio, agrega que es sin perjuicio de la pena que las leyes le imponen, y que el $rt )<
del ">> declare que del delito nace siempre una acción para el castigo del culpable y
puede nacer una civil para la indemni,ación de los da;os si los ha habido Volveremos
sobre el punto al tratar la acción de indemni,ación, su competencia -.* 8<<1 y los e!ectos
de la sentencia penal en materia civil -.* 8<)1
#a coincidencia no es total, pues hay tantos delitos civiles que no son penales, como
viceversa, penales que no son civiles
1>3 1>3
CD9$ Ts$ 3*$ sec( 1)$ p&3( 3>3# , 3<$ sec( 1) p&3$ 173( CD9$ Ts$ 3*$ sec( 1)$ p&3( 3>3# , 3<$ sec( 1) p&3$ 173(
1>> 1>>
CD9( T$ 21$ sec( >) p&3( 113( CD9( T$ 21$ sec( >) p&3( 113( La sentencia a3re3a +ue la inde"niaci!n no es pena , no procede La sentencia a3re3a +ue la inde"niaci!n no es pena , no procede
declararla de o4cio aun+ue se re4era a la "era restituci!n de la cosa hurtada o ro.ada( So.re declararla de o4cio aun+ue se re4era a la "era restituci!n de la cosa hurtada o ro.ada( So.re
inde"niaci!n , pena '0ase N() 7G8( inde"niaci!n , pena '0ase N() 7G8(
118 118
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
&i los que sanciona el Derecho >enal no han da;ado a una persona determinada, no
habrá delito, civil como ocurre con la vagancia, mendicidad, delitos contra la seguridad
interior y exterior del Estado, etc
$ la inversa, por ejemplo, el $rt )3/2 en la disolución de la sociedad conyugal el
delito civil de ocultación de bienes comunes que no está tipi!icado por la ley penal
5ambién se ha cali!icado de delito civil y no penal la omisión del curador de con!eccionar
inventario antes de entrar a ejercer la guarda
)40
>or estas ra,ones se ha !allado que si un
hecho no constituye delito penal, no por ese solo motivo resulta excluida la posibilidad de
que lo sea civil
)4/
Decíamos que un maridaje tan estrecho como el que a'n establecen las legislaciones,
ha perjudicado la ampliación de la responsabilidad civil en cuanto a que su objetivo es la
pronta y total reparación del da;o, >or la mayor gravedad sancionadora, la cali!icación del
delito penal debe ser más estricta, no así en la civil, en que llega a aceptarse la reparación
sin culpa -.* 6<21
2(5. Di*isión de la responsa#ilidad ci*il en contractual y extracontractual. 2(5. Di*isión de la responsa#ilidad ci*il en contractual y extracontractual.
&i se habla de responsabilidad civil extracontractual, es porque la hay contractual
$parece así el tema de la responsabilidad civil dividido en dos categorías( la contractual,
que es la obligación del deudor de indemni,ar al acreedor los perjuicios que le ha originado
el incumplimiento o cumplimiento tardío de la obligación, y la extracontractual, que se
suele también llamar delictual o aquiliana, y a que nos venimos re!iriendo Esta 'ltima
denominación, que se transmite a la culpa extracontractual, deriva de la #ey $quilia que
reglamentó la materia en la %oma antigua "onsiste en la obligación en que se encuentra el
autor de indemni,ar los perjuicios que su hecho ilícito ha ocasionado a la victima
#os m'ltiples problemas a que da lugar la existencia de estos dos órdenes de
responsabilidad, requieren previamente a su estudio el análisis de las normas que rigen la
contractual, lo que se hace al tratar de los e!ectos de la obligación en general
)43
En dicha
parte destinaremos un capítulo especial a dilucidar cuándo concurre una u otra,
especialmente por los casos de duda que se presentan -.* @62 y siguientes1 la importancia
de distinguirla -.* @631 el llamado problema del c'mulo de responsabilidades -.* @80 1 y
la teoría de la unidad de la responsabilidad civil -.* @8/ a @8@1
$quí diremos sólo dos palabras sobre esta 'ltima y las principales se se;alan entre
ellas, y que son !undamentalmente dos( en la responsabilidad contractual existe un vínculo
jurídico previo+ la extracontractual da origen al vínculo, y en la primera, la culpa por el
incumplimiento o cumplimiento tardío se presume no así por regla general en la aquiliana
.o obstante estas di!erencias y otras de menor trascendencia, una corriente doctrinaria
moderna tiende a equipararlas en lo que se llama la teoría unitaria de la responsabilidad
civil >ara estos autores #a responsabilidad civil es una sola, !uente siempre de la
obligación de reparación, y sus di!erencias son de mero detalle
1>* 1>*
CD9$ T( 32( sec( 1) p&3$ 317( CD9$ T( 32( sec( 1) p&3$ 317(
1>2 1>2
CD9$ T( *8$ sec( >) p&3( *8( CD9$ T( *8$ sec( >) p&3( *8(
1>< 1><
Sin lle3ar a aceptar para nuestro Derecho inte3ral"ente la teor:a unitaria$ nos parece l!3ico dar a la Sin lle3ar a aceptar para nuestro Derecho inte3ral"ente la teor:a unitaria$ nos parece l!3ico dar a la
responsa.ilidad ci'il no trata"iento co"Bn$ sin de%ar de destacar los puntos de di/erencia$ pues real"ente responsa.ilidad ci'il no trata"iento co"Bn$ sin de%ar de destacar los puntos de di/erencia$ pues real"ente
los de contacto son "&s a.undantes$ lo +ue o.li3a a una constante re/erencia para e'itar "eras los de contacto son "&s a.undantes$ lo +ue o.li3a a una constante re/erencia para e'itar "eras
repeticiones$ Des3raciada"ente en el estado actual en nuestro pa:s ello crear:a "&s con/usiones +ue repeticiones$ Des3raciada"ente en el estado actual en nuestro pa:s ello crear:a "&s con/usiones +ue
claridades$ , a 0sta he"os sacri4cado el "0todo( claridades$ , a 0sta he"os sacri4cado el "0todo(
"ash "ash Virtual Virtual 117 117
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
2(6 6undamentos de la responsa#ilidad extracontractual. 2(6 6undamentos de la responsa#ilidad extracontractual.
Dos tendencias existen principalmente para !undamentar la responsabilidad por el
hecho ilícito( la clásica de la responsabilidad subjetiva o por culpa, y una moderna de la
responsabilidad objetiva o sin culpa
#as trataremos en los n'meros siguientes, anali,ando también la posible existencia de
una in!racción de una obligación de conducta, y la teoría de lo injusto, para rematar esta
parte con un vista,o a las actuales en materia de responsabilidad extracontractual
2(. ,a responsa#ilidad su#2eti*a. 2(. ,a responsa#ilidad su#2eti*a.
#a doctrina clásica se;ala !undamento de la obligación que la ley impone de
indemni,ar causado la culpabilidad del agente, esto es, la actitud reprochable del autor del
delito o cuasidelito, que puede recorrer una cierta graduación desde el dolo a la más leve
negligencia, pero que le impone la necesidad de responder de su conducta >ara esta
doctrina, dos son los requisitos !undamentales de la responsabilidad extracontractual( el
da;o y que él haya sido originado por la culpa o dolo de quien lo ha provocado
>recisamente se la llama subjetiva o por culpa, porque la ra,ón de existir de la
obligación indemni,atoria es la actuación ilícita del agente del da;o
$unque el punto ha sido discutido por algunos autores !ranceses, es indudablemente la
doctrina del "ódigo "ivil !rancés y del nuestro y demás seguidores de aquél
7a hemos se;alado que el desarrollo de la técnica y la ciencia en el siglo pasado dejó al
desnudo la pobre,a de una reglamentación hecha para otros tiempos &e comen,ó a advertir
que raramente la víctima obtenía reparación, y sin mucho estudio !ue !ácil concluir que la
ra,ón principal estribaba en sus di!icultades para probar la culpa
.adie podía discutir que si ésta es requisito de la responsabilidad extracontractual,
debe acreditarla quien alega pues de ello depende que exista obligación de indemni,ar y la
obligación debe establecerla quien pretenda cobrarla -$rt )/@21
>ues bien, los partidarios de ampliar y !acilitar la indemni,ación a la víctima, aun con
sacri!icio de principios provenientes de muy antiguo, concentraron sus críticas en el
requisito de la culpa, el más di!ícil de probar por su subjetivismo
En primer lugar, se se;aló que exigir culpa en la responsabilidad
es con!undirla con la moral y penal, en que justamente se sanciona una actitud culpable
del agente+ en la primera, en cambio, lo 'nico que importa es el da;o ocasionado
#uego se la criticó por motivos de justicia social En e!ecto, el problema adquirió
caracteres más dramáticos en los accidentes del trabajo, en que los obreros quedaban
prácticamente desamparados para luchar en pleitos largos y engorrosos con las empresas
Heneralmente la víctima es de menos recursos que el autor del da;o, y el legislador debe
protegerla >or ello se criticó a la doctrina subjetiva que mira más a la actuación del autor
del da;o que hacia la situación de víctima, que evidentemente merece mayor protección
2(". )). ,a responsa#ilidad o#2eti*a. 2(". )). ,a responsa#ilidad o#2eti*a.
Aruto de estas críticas y de realidad social y económica que las inspiraba, !ue la
aparición de la doctrina de la responsabilidad objetiva o del riesgo, como también se la
llama, porque ella no atiende como lo anterior a la conducta del agente, a su culpabilidad,
sino meramente al resultado material que de ella ha derivado( el da;o #a obligación de
indemni,ar exige !undamentalmente la existencia de un perjuicio ocasionado a otro por la
conducta del autor del mismo
13G 13G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
&e la ha llamado del riesgo, porque a !alta de culpa, la obligación indemni,ar se !unda
en la idea de que toda persona que desarrolla una actividad, crea un riesgo de da;o a los
demás &i ese riesgo se concreta perjudicando a otro, resulta lógico que quien lo creó deba
indemni,ar a la persona da;ada, sea o no culpable del accidente Este se ha originado por el
riesgo creado y no por el acto especí!ico que lo provoca
De ahí en adelante, en el desarrollo de la doctrina los autores se separan para limitar la
noción anterior que resulta excesivamente amplia algunos distinguen entre los actos
normales y anormales, siendo estos 'ltimos los que obligan a indemni,ar Itros hablan del
riesgoBbene!icio o sea, el autor que explota una actividad económica en su propia
utilidad, responde como contrapartida al bene!icio que de ella obtiene de los da;os que a
los demás causa
:n ejemplo permitirá aclarar las dos di!erentes concepciones de la responsabilidad,
basado en la conducción de vehículos motori,ados, una de las !uentes hoy en día más
nutritiva de responsabilidad extracontractual :na persona atropella a otra que atraviesa un
cruce teniendo a su !avor la lu, verde del semá!oro( el conductor responde por culpa, pues
ha in!ringido el %eglamento respectivo -.* 66/1 En cambio, en el mismo ejemplo, el
conductor tenía a su !avor la se;ali,ación y ha respetado en todas sus partes el mencionado
%eglamento manejaba con prudencia sin que nada pueda reprochársele En la
responsabilidad subjetiva no tiene obligación de indemni,ar, pues no tiene culpa, En la
objetiva, sí, porque el sólo hecho de manejar un vehículo crea un riesgo de accidente
#a doctrina objetiva, especialmente cuando se lleva a un extremo como el se;alado, ha
recibido severas críticas que importan otras tantas de!ensas de la doctrina clásica
&e destaca, en primer lugar, que es peligrosa( si ampara a una víctima !rente al da;o
que se le ha ocasionado !acilitándole el cobro de la indemni,ación, por otro lado !omenta la
existencia de nuevas víctimas, porque si de todos modos habrá que reparar, puede
introducirse en la conciencia general la idea de que ante el Derecho da igual actuar con
diligencia o sin ella Ya que siempre se responderá del da;o que pueda llegarse a ocasionan
>ara, de!enderse de esta posibilidad se contratarán seguros de riesgos a terceros, todo lo
cual puede conducir a un aumento de los hechos ilícitos
Enseguida, se se;ala que el subjetivismo in!orma todo el Derecho "ivil, que no puede
dejar de considerar a las personas para adoptar un criterio meramente material del e!ecto
producido 7a hemos se;alado numerosas instituciones de desarrollo reciente impregnadas
del mayor subjetivismo( abuso del derecho, causa ilícita, etc
Ainalmente, re!erido al problema de la víctima y del autor, se se;ala que no es lo
equitativo que siempre la primera resulte indemne, pues debe mirarse a ambas partes y no
sancionar a quien nada ha puesto de su parte para que el accidente ocurra
)42
#uego de
examinar otras doctrinas en materia de responsabilidad extracontractual, al dar un vista,o al
Derecho "omparado actual, volveremos sobre el punto -.* 6))1
2(%. ))). El hecho ilícito como *iolación de una o#li$ación preexistente. 2(%. ))). El hecho ilícito como *iolación de una o#li$ación preexistente.
&on los autores que propugnan la unidad de la responsabilidad civil -.* @8/1 quienes
principalmente han sostenido que en el hecho ilícito existe la in!racción de una obligación
preexistente, tal como ocurre en la responsabilidad contractual que nace por el
1>8 1>8
6na sentencia pu.licada en la CD9$ T( 37$ sec( 1) p&3( **$ analia este pro.le"a del /unda"ento de la 6na sentencia pu.licada en la CD9$ T( 37$ sec( 1) p&3( **$ analia este pro.le"a del /unda"ento de la
responsa.ilidad extracontractual( Nuestra %urisprudencia en 3eneral reconoce la culpa co"o Bnico responsa.ilidad extracontractual( Nuestra %urisprudencia en 3eneral reconoce la culpa co"o Bnico
/unda"ento de la o.li3aci!n de inde"niar en el C!di3o Ci'il# por ':a de e%e"plo$ CD9$ Ts( 3$ sec( la$ p&3s( /unda"ento de la o.li3aci!n de inde"niar en el C!di3o Ci'il# por ':a de e%e"plo$ CD9$ Ts( 3$ sec( la$ p&3s(
2G , 11*# 11$ sec( 1) p&3$ >81 , el citado anterior"ente( 2G , 11*# 11$ sec( 1) p&3$ >81 , el citado anterior"ente(
"ash "ash Virtual Virtual 131 131
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
incumplimiento o cumplimiento imper!ecto de las obligaciones emanadas del contrato
>laniol y %ipert son los más destacados sustentadores de esta tesis
)4@
Esta obligación es la que impone el sistema jurídico imperante de no lesionar los
derechos y bienes ajenos, esto es, de no causar da;o a otro I lo que es lo mismo, el
individuo debe observar un comportamiento jurídico precavido que le permita no cometer
injuria a los intereses de otro Es esta una obligación estrictamente legal, y su violación, al
igual que el incumplimiento en materia contractual, da nacimiento a la obligación de
indemni,ar los perjuicios
Esta concepción no ha tenido plena aceptación, porque semejante obligación no tiene
los caracteres de tal, pues es indeterminada y más bien podemos decir que se trata de un
deber general de conducta -.* )@1 &in embargo, tiene la virtud de llamar la atención a la
existencia de este deber de conducta como presupuesto del hecho ilícito lo que también es
anali,ado desde otro punto de vista por la teoría de lo injusto a que nos re!eriremos en
seguida
2'(. );. ,a teoría de lo in2usto. De procedencia penal1 2'(. );. ,a teoría de lo in2usto. De procedencia penal1
'5( '5(
la teoría de lo injusto -.* )301 también entronca en cierto sentido ambas
responsabilidades, la contractual y la extracontractual, dándoles un contenido objetivo,
como actos contrarios al Derecho Ibjetivo, una violación de las normas jurídicas reprimida
por aquél por la vía sancionadora
#o injusto o antijurídico se presentará cada ve, que se quebrante una norma jurídica,
aunque ella no esté expresada primariamente, sino a través de la sanción
El sistema jurídico reacciona de diversos modos !rente a la violación de las normas de
derecho, seg'n su gravedad, y la sanciona criminalmente cuando es ella mayor y llega a ser
atentatoria a la convivencia social, y exclusivamente por la vía civil si no alcan,a tal grado
de conmoción >ero ello no quita que en todo quebrantamiento jurídico, aun cuando sólo
provoque un da;o a un particular, exista comprometido un interés general, cual es el
respeto que se debe al ordenamiento de derecho
Volveremos sobre el punto al tratar del incumplimiento de la obligación contractual,
que por esta teoría es también considerado como un acto injusto -.* 3@21+ por el momento
destaquemos su gran virtud de síntesis jurídica, y que no es aceptada totalmente pues
Guchos mantienen la clásica opinión de que en el hecho ilícito existe un derecho subjetivo
o un interés comprometidos
)0)
2''. ;. /endencias actuales en el derecho comparado. 2''. ;. /endencias actuales en el derecho comparado.
>odemos decir a modo de síntesis que las legislaciones actuales se caracteri,an por un
criterio pragmático en la materia
>redomina la idea de la de!ensa de la víctima, y de procurarle que en todo caso obtenga
un resarcimiento e!ica, y oportuno del da;o que ha su!rido+ se reconoce la existencia de un
deber social y de justicia en este punto, pero no se acepta integralmente la responsabilidad
1>7 1>7
Jlaniol , Cipert( Tratado Jr&ctico de Derecho Ci'il =ranc0s$ Tonto 27$ N() 3<< p&3( *13 Jar:s$ 1731( Jlaniol , Cipert( Tratado Jr&ctico de Derecho Ci'il =ranc0s$ Tonto 27$ N() 3<< p&3( *13 Jar:s$ 1731(
50ase$ ta".i0n Maeaud$ o.( cit( 1( I( N() 1G1$ p&3( 1G2( P la traducci!n de Gonalo Barri3a Err&uri de .u 50ase$ ta".i0n Maeaud$ o.( cit( 1( I( N() 1G1$ p&3( 1G2( P la traducci!n de Gonalo Barri3a Err&uri de .u
art:culo Cesponsa.ilidad Delictual , Cesponsa.ilidad ContractualK en CD9$ T( 1<$ 11 parte$ p&3( 1I art:culo Cesponsa.ilidad Delictual , Cesponsa.ilidad ContractualK en CD9$ T( 1<$ 11 parte$ p&3( 1I
Alessandri( o.( cit$ N() 1*$ p&3( >1$ , Tornasello$ o.( cit($ p&3s( 127 , si3uientes( Alessandri( o.( cit$ N() 1*$ p&3( >1$ , Tornasello$ o.( cit($ p&3s( 127 , si3uientes(
1*G 1*G
50ase To"asello$ o.( cit( p&3s( 117 , si3tes( =ederico Jui3 Jena( Tratado @le Derec.o Ci'il Espa-ol( 50ase To"asello$ o.( cit( p&3s( 117 , si3tes( =ederico Jui3 Jena( Tratado @le Derec.o Ci'il Espa-ol(
Madrid$ 17*1$ T( >) p&3s( 17< , si3uientes( Madrid$ 17*1$ T( >) p&3s( 17< , si3uientes(
1*1 1*1
Messineo$ o.( cit($ T$ 2) p&3( ><<$ Messineo$ o.( cit($ T$ 2) p&3( ><<$
131 131
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
objetiva, sino para ciertos casos y e!ectos, buscándose otras alternativas para la consecución
del !in se;alado y evitar los inconvenientes de la responsabilidad subjetiva
Veremos, en primer lugar, la situación de la responsabilidad objetiva y enseguida las
otras tendencias
2'2. +. +ceptación para ciertos e!ectos de la responsa#ilidad o#2eti*a. 2'2. +. +ceptación para ciertos e!ectos de la responsa#ilidad o#2eti*a.
&i bien se observa, los sistemas jurídicos siempre han conocido casos de obligación de
indemni,ación en que para nada se considera la actitud del sujeto, y se asimilan en cierto
sentido a la moderna teoría del riesgo en cuanto a que establecen el deber de plena
reparación cuando se ejercita un derecho legítimamente, pero con violación del derecho,
principalmente real, ajeno
5ípico es el $rt 243 del "ódigo "ivil( C&i un predio se halla destituido de toda
comunicación con el camino p'blico por la interposición de otros predios, el due;o del
primero tendrá derecho para imponer a los otros la servidumbre de tránsito, en cuanto !uere
indispensable para el uso y bene!icio de su predio, pagando el valor del terreno necesario
para la servidumbre y resarciendo todo otro perjuicioD Guy semejante es la situación del
explorador, que es la persona que ha obtenido una concesión para investigar un mineral, en
el $rt 60, letra g1 del "ódigo de Gineria, que le impone la obligación de indemni,ar los
da;os que ocasione con los trabajos que ejecute En ninguno de estos casos se atiende a la
culpabilidad del agente, quien antes por el contrario ejercita un legítimo derecho, sino a la
utilidad que obtiene en contraposición a la cual se le obliga a indemni,ar los da;os que
ocasione al derecho ajeno
#as presunciones de derecho de responsabilidad, como las del $rt 684) -.* 63/1, y
6863 -.* 6261 del "ódigo están muy cercanas también a la responsabilidad objetiva, pues
el autor no obtiene nada con probar que no hubo culpa de su parte( la ley niega derecho a
esa prueba
En nada se a!ecta el sistema general con una mayor di!usión de los casos en que se
responderá sin culpa, y esa es la tendencia general en las legislaciones+ veremos los casos
en la nuestra en la sección siguiente -.* 6681
Ainalmente, hay aspectos en que no cabe otra justi!icación de la responsabilidad que
precisamente la teoría objetiva -.* 62@ y 6@<1
2'3. .. 3tros medios de ampliar y ase$urar la o#tención de indemni<ación. 2'3. .. 3tros medios de ampliar y ase$urar la o#tención de indemni<ación.
&e;alamos anteriormente los inconvenientes de la responsabilidad subjetiva y de la
objetiva a -.* )23 y )221 >ara paliar unos y otros las legislaciones han e!ectuado las
siguientes evoluciones(
)* 5raspaso a la seguridad social de los riesgos más comunes
#os accidentes del trabajo y los provocados por empresas de transporte in!luyeron
mayormente en el nacimiento de la responsabilidad por riesgo creado+ hay ahora una
tendencia a despla,arlos hacia la seguridad social, mediante la obligatoriedad del seguro a
!avor de terceros, o la creación de !ondos por aportes de las empresas a !in de a!rontar las
indemni,aciones sin necesidad de juicio declarativo previo .uestra legislación ha recogido
esta inclinación en materia de accidentes del trabajo, y con un seguro de pasajeros -.o
6641+
6* >resunciones de culpa
"ash "ash Virtual Virtual 133 133
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
&i el inconveniente más grave de la responsabilidad subjetiva es la di!icultad para
establecer en juicio la culpa del autor del da;o, se ha reaccionado mediante el
establecimiento en la ley de presunciones de culpa en ciertos casos, que obligan al hechor a
probar su ausencia de responsabilidad
#a situación es di!erente a la responsabilidad objetiva+ en ésta, el autor del da;o nada
obtiene con probar su !alta de culpa, pues de todos modos responde, &i hay una presunción
de responsabilidad, puede exonerarse de ella probando que no tuvo culpa, pero le
corresponde a él la prueba y no a la víctima
Veremos algunas de estas presunciones en nuestra legislación -.* 6661
8* Despla,amiento de algunos casos hacia la responsabilidad contractual
&i en ésta la culpa se presume, la víctima se encuentra en mejor situación para cobrar la
indemni,ación, pues sólo debe probar los perjuicios, y al autor del da;o le corresponde
acreditar la ausencia de responsabilidad+ por ello la jurisprudencia y doctrina,
principalmente !rancesas, han procurado traspasar una serie de situaciones de una a otra
clase de responsabilidad especialmente, mediante la elaboración de una teoría de la
obligación de seguridad que establecen en una serie de contratos con riesgos para las
personas -.* @881
4* Ainalmente, para no seguir enumerando, se ha ampliado la noción de
responsabilidad incluyendo en ella actos que la doctrina clásica consideraba generalmente
irreprochables El caso más típico es el de la doctrina del abuso del derecho -.* 6631, de
manera que una persona puede responder extracontractualmente por el mero ejercicio de un
derecho que le pertenece si se te considera abusivo
2'4. Concepto del hecho ilícito. &us principales clasi!icaciones. 2'4. Concepto del hecho ilícito. &us principales clasi!icaciones.
&eg'n lo anteriormente expuesto, es ilícito todo hecho culpable o doloso que causa
da;o a otro, e impone al autor la obligación de reparar el da;o causado
&emejante obligación puede derivar de la intención del agente, de su negligencia o
imprudencia o meramente de la ley, en los casos de responsabilidad objetiva
De esto deriva una distinción entre el delito civil, el cuasidelito civil y la
responsabilidad sin culpa( pero advertimos de antemano que si di!erentes en cuanto al
elemento constitutivo, todos ellos tienen el mismo resultado, la obligación de indemni,ar,
que no es ni mayor ni menor en un caso ti otro, pues no depende de la actitud del sujeto,
sino de la gravedad del perjuicio
Desde otro punto de vista, la responsabilidad extracontractual se ha clasi!icado en
simple y compleja, #a primera corresponde por el hecho propio, y la segunda por el hecho
ajeno y el de las cosas En consecuencia, hay tres categorías de ella( por el hecho propio, el
ajeno y el de las cosas, distinción que también se presenta aun cuando con una
trascendencia menor en materia contractual -.* 20)1
$ la primera clasi!icación nos re!eriremos a propósito de la imputabilidad como
requisito de la responsabilidad contractual en la sección que sigue, y a la segunda, en las
secciones subsiguientes
13> 13>
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
Se((i)& .e%u&'a Se((i)& .e%u&'a
RE+UISITOS DE LA RESPONSABILIDAD E8TRACONTRACTUAL RE+UISITOS DE LA RESPONSABILIDAD E8TRACONTRACTUAL
2'5. Enumeración. 2'5. Enumeración.
>ara que haya lugar a la responsabilidad extracontractual, dos son los requisitos
!undamentales( la actuación ilícita, culpable o dolosa, y el da;o a la víctima que ella
ocasiona $ ellos se agrega la capacidad del agente y que no concurra alguna causal de
exención de responsabilidad Desglosándolos, tenemos, en consecuencia(
)* :na acción u omisión del agente+
6* #a culpa o dolo de su parte, que se estudia conjuntamente con el anterior+
8* #a no concurrencia de una causal de exención de responsabilidad+
4* #a capacidad del autor del hecho ilícito+
0* El da;o a la víctima, y
/* #a relación de causalidad entre la acción u omisión culpable o dolosa y el da;o
producido
En su oportunidad se verá que los requisitos son más o menos los mismos de la
responsabilidad contractual -.* 26)1, equivaliendo la acción u omisión ilícitas al
incumplimiento o cumplimiento imper!ecto de esta 'ltima El elemento que concurre
unicamente en la responsabilidad contractual y no en la aquiliana es la mora del deudor, y
así se ha resuelto por nuestros tribunales
)06
En párra!os sucesivos pasamos a examinar los requisitos enumerados
Párra!o '.: Párra!o '.:
LA ACCI"N U OMISI"N CULPABLE O DOLOSA DEL A!ENTE LA ACCI"N U OMISI"N CULPABLE O DOLOSA DEL A!ENTE
2'6. Dolo y delito ci*il. 2'6. Dolo y delito ci*il.
#a clasi!icación tradicional entre delitos y cuasidelitos civiles ha descansado en la
di!erente actitud del agente+ todos sus demás elementos son comunes, pero en el delito hay
dolo del autor del da;o y culpa en el cuasidelito civil &alvada esta separación, no hay otras
entre éste y aquél, y no es mayor la responsabilidad en el caso de dolo que en el de la culpa,
pues su intensidad se mide por el da;o y no por la actuación del agente
De ahí que las legislaciones de este siglo hayan abandonado la distinción entre delito y
cuasidelito civil+ así ocurre en los "ódigos alemán, sui,o, italiano, de 9rasil, >er', etc
CEl dolo consiste en la intención positiva de in!erir injuria a la persona o propiedad de
otroD -$rt 44, inc !inal1 De!inido en el 5ítulo >reliminar, el dolo se presenta en varias
circunstancias en el Derecho "ivil, principalmente como vicio del consentimiento como
agravante de la responsabilidad contractual y como elemento del delito civil, pero siempre,
seg'n la teoría unitaria del dolo -.* 26/1 es uno mismo( la intención del agente de causar
da;o a otro
El dolo se aprecia Cin concretoD seg'n las circunstancias del actor, ya que incluye un
elemento psicológico( la intención, el deseo de causar el da;o, cuya prueba corresponderá
siempre al demandante, ya que el dolo no se presume -.o 2631
1*1 1*1
CD9$ T( 12$ sec( 1) $ p&3( 13> CD9$ T( 12$ sec( 1) $ p&3( 13>
"ash "ash Virtual Virtual 13* 13*
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
De ahí que el dolo concurrirá normalmente cuando Bal mismo tiempo se haya cometido
un delito penal+ si no, bastará la prueba de la culpa que es menos di!ícil que la del dolo,
como se verá luego -.? 66<1 Es raro encontrar casos de delito civil puro+ podemos citar el
siguiente, que se ventilo ante nuestros tribunales una persona compró un automóvil que no
resultó de buena calidad, En ve, de arreglar amistosa o judicialmente la cuestión, optó por
desacreditar p'blicamente la marca, siendo demandado por la casa importadora y
condenado a reparar los perjuicios
)08
2'. Culpa y cuasidelito ci*il. 2'. Culpa y cuasidelito ci*il.
#a culpa aquiliana es de mayor trascendencia que el dolo y da origen seg'n la
distinción antes se;alada al cuasidelito civil
Este existirá con mucha mayor !recuencia independientemente del penal, sobre todo
porque en esta 'ltima materia sólo excepcionalmente existen cuasidelitos contra las cosas(
por regla general, sólo los hay contra las personas 7 así, en un choque de vehículos en que
no haya personas lesionadas, hay cuasidelito civil, y el conductor culpable deberá
indemni,ar al otro los da;os ocasionados, pero no penal, y solo una posible contravención
al %eglamento del 5ránsito, sancionada con multa >ero si, a consecuencia del mismo
choque, !allece o su!re lesiones una persona, puede haber cuasidelito civil y penal
)04
.i el "ódigo !rancés ni el nuestro de!inieron la culpa, pero el $rt 44, en el 5ítulo
>reliminar, se;aló una triple distinción, en grave, leve y levísima y dio los conceptos de
cada una, y aunque esta di!erenciación no se aplica en materia extracontractual -.* 6)@1,
permite dar la noción de la culpa en nuestra legislación
&e la ha de!inido habitualmente como la !alta de diligencia o cuidado en la ejecución
de un hecho o en el cumplimiento de una obligación En el primer caso, la culpa es
extracontractual, delictual o aquiliana, y en el segundo es contractual &e se;ala igualmente
una clara distinción en nuestra legislación entre ambas clases de culpa !undada
principalmente en que la primera da origen al vinculo, mientras la segunda lo supone+ ésta
admite grados, seg'n decíamos, y la aquiliana no+ y, !inalmente, la extracontractual no se
presume, mientras la contractual sí Volveremos sobre el punto al e!ectuar un paralelo entre
las dos clases de responsabilidad -.* @631
#o re!erente a la culpa extracontractual lo examinaremos a través de los siguientes
aspectos(
)* Aormas de apreciarla+
6* Hraduación de la culpa+
8* >rueba de la culpa+
4* %esponsabilidad sin culpa+
0* 5raspaso a la seguridad social+
/* #os casos de culpa, y
3* Determinación de la culpa
2'". ). 6ormas de apreciar la culpa4 o#2eti*a y su#2eti*a. 2'". ). 6ormas de apreciar la culpa4 o#2eti*a y su#2eti*a.
>ara apreciar la culpa existen en doctrina dos concepciones que reciben,
respectivamente, las denominaciones de culpa objetiva o en abstracto, y de culpa subjetiva
o en concreto #a primera designación no es aconsejable, pues puede inducir a error en
1*3 1*3
CD9$ T( 1*$ sec( 1) p&3( *G1 CD9$ T( 1*$ sec( 1) p&3( *G1
1*> 1*>
CD9$ T( 32$ sec( 5I$ p&3( 3>3 3<$ sec( 1) p&3s$ 1G< , 173( CD9$ T( 32$ sec( 5I$ p&3( 3>3 3<$ sec( 1) p&3s$ 1G< , 173(
132 132
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
relación con la responsabilidad objetiva y subjetiva, distinción que se !unda en la
concurrencia de culpa como requisito de la indemni,ación
En la culpa en abstracto, se compara la actitud del agente a la que habría tenido en el
caso que ocasiona da;o una persona prudente expuesta a la misma situación+ o sea, se
adopta un tipo ideal y se determina cómo habría éste reaccionado,
En la responsabilidad in concreto o subjetiva, se procede, al igual que en eJ dolo, a
determinar la situación personal del sujeto al tiempo del accidente,
En nuestra legislación es indudable que se adopta el primer criterio, y el sujeto ideal de
comparación es el buen padre de !amilia, seg'n el concepto del $rt43
)00
2'%. )). @raduación de la culpa. 2'%. )). @raduación de la culpa.
Decíamos anteriormente al se;alar las di!erencias entre culpa aquiliana y contractual,
que la distinción del $rt 43 entre culpa grave, leve y levísima no tiene la misma aplicación
en la primera que en la segunda+ es más propia de ésta
El principio en la materia es que la culpa por más leve que sea da lugar a la
responsabilidad extracontractual,
)0/
&in embargo de ello, se concluye que es aplicable en
esta parte la regla de que la culpa grave civilmente equivale al dolo -.? 2801, lo que no
tiene mayor relevancia, seg'n lo ya expresado que no hay di!erencias en sus e!ectos entre
delito y cuasidelito civiles
#a conclusión es que queda al criterio del jue, determinar si en la actitud del hechor ha
existido descuido su!iciente para constituir culpa
22(. ))). Prue#a de la culpa. 22(. ))). Prue#a de la culpa.
>or regla general la culpa extracontractual deberá probarla la víctima
En materia contractual, el $rt )043, inc 8*, dispone que Cla prueba de la diligencia o
cuidado incumbe al que ha debido emplearloD, lo que equivale a decir que dicha clase de
culpa se presume, pues el deudor debe probar que no ha incurrido en ella
.o existe norma semejante en materia extracontractual, por lo cual corresponde aplicar
las reglas generales en materia de prueba( de acuerdo al $rt )/@2, toca acreditar la
existencia de la obligación a quien la alega #a víctima que cobra indemni,ación sostiene
que ha existido de parte del demandado un acto u omisión doloso o culpable que le causa
da;o, por lo cual está obligado a la reparación, o sea, a!irma la existencia de una
obligación, para lo cual deberá acreditar que concurren los requisitos legales para que ella
tenga lugar, sus elementos constitutivos, uno de los cuales es la culpa o el dolo
Es uno de los puntos, como decíamos, que hacen di!icultoso para la víctima obtener su
reparación
#a prueba no tiene restricciones, como que se trata de probar hechos, y puede
recurrirse a las presunciones,
)03
testigos, con!esión, peritajes, etc, sin limitación alguna
En relación con esta materia nos detendremos en los siguientes puntos de interés en los
n'meros que siguen a éste(
)* 5eoria de las obligaciones de prudencia y resultado, y
6* >resunciones de culpa
1** 1**
Alessandri$ o.( cit($ N() 11>$ p&3( 1<3( Alessandri$ o.( cit($ N() 11>$ p&3( 1<3(
1*2 1*2
Jor la ':a de e%e"plo$ CD9$ Ts( sec( 1) p&3( 131# >*$ sec( 1) p&3( <G>$ , **$ sec$ 1$ $ p&3( 3*( Jor la ':a de e%e"plo$ CD9$ Ts( sec( 1) p&3( 131# >*$ sec( 1) p&3( <G>$ , **$ sec$ 1$ $ p&3( 3*(
1*< 1*<
Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( 21$ sec( >) p&3( 32<( Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( 21$ sec( >) p&3( 32<(
"ash "ash Virtual Virtual 13< 13<
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
22'. +. /eoría de las o#li$aciones de prudencia y de resultado. 22'. +. /eoría de las o#li$aciones de prudencia y de resultado.
#a doctrina y jurisprudencia !rancesas han establecido una distinción entre las llamadas
obligaciones determinadas o de resultado, y obligaciones generales de prudencia y
diligencia o de medios
En las primeras, la obligación es concreta( el deudor debe obtener un resultado
determinado, y así el vendedor ha de entregar la cosa vendida en la época convenida En
otros casos, en cambio, el deudor se obliga a poner de su parte la diligencia necesaria, a
conducirse con prudencia para obtener el resultado deseado, pero no a conseguir éste El
ejemplo más corriente es el de ciertos pro!esionales, como el médico, quien no se obliga a
mejorar al en!ermo, sino a prestar toda su diligencia para conseguirlo+ como el abogado,
para ganar el pleito que se le ha encomendado, etc
"omo consecuencia de esto, en el primer caso el deudor ha incurrido en
incumplimiento si no se ha producido el resultado prometido, en el ejemplo entregar lo
vendido en el día se;alado, y en el segundo si no ha prestado los cuidados prudentes y
diligentes para obtener el resultado buscado >uede que éste no se produ,ca, pero no por
ello está incumplida la obligación siempre que se haya puesto toda la diligencia para
conseguirlo
#a importancia de la clasi!icación estriba precisamente en materia de prueba porque en
las obligaciones de resultado el acreedor nada debe probar, pues al deudor de ellas le
corresponde acreditar que se obtuvo el resultado prometido, y, si él no ha tenido lugar, que
no hubo culpa suya en este hecho En cambio, en las obligaciones de medios no basta
establecer que no se obtuvo el resultado, o sea, en los ejemplos, se murió el paciente, se
perdió el pleito, sino que el deudor no se ha comportado con la diligencia o prudencia
necesarias, y esta prueba corresponde al acreedor
En relación con la materia que estudiamos las obligaciones contractuales son
normalmente de resultado+ sin embargo, como veremos más adelante, la responsabilidad
pro!esional es normalmente contractual -.* @841, pero la culpa, seg'n la doctrina en
examen, corresponde probarla al acreedor
En materia extracontractual, se ha establecido, a la inversa, la existencia de
obligaciones de resultado en relación a la responsabilidad por el hecho de las cosas -.*
63@1 El guardián de ellas esta obligado a impedir que la cosa produ,ca da;o a terceros y si
de hecho los produce, a él le corresponde probar que no !ue por, culpa suya
#a importancia estriba, pues, en que la presunción de culpa no opera 'nicamente y
siempre en materia contractual, sino que en una y otra responsabilidad es preciso distinguir
seg'n si la obligación in!ringida es de medios, en que el peso de la prueba corresponde al
acreedor, o de resultado, en que el deudor deberá probar su ausencia de culpa
)02
Entre nosotros la distinción no resulta aceptable,
)0@
pues la disposición del $rt )043
presume la culpa contractual sin hacer di!erencias y no es posible sostener la existencia de
obligaciones de resultados extracontractuales, pero es digna de tomarse en cuenta en una
!utura modi!icación del "ódigo, pues, como lo veremos más adelante, contiene tina gran
parte de ra,ón desde un punto de vista teórico
1*8 1*8
50ase Sa'atier$ o.( cit($ T( 1$ NR 113$ p&3( 1>2$ N Maeaud$ Derecho Ci'il$ Jarte 11$ T( 1$ N() 11$ , T( II( 50ase Sa'atier$ o.( cit($ T( 1$ NR 113$ p&3( 1>2$ N Maeaud$ Derecho Ci'il$ Jarte 11$ T( 1$ N() 11$ , T( II(
NR 3<< , *1G$ p&3s( 11 , 11* NR 3<< , *1G$ p&3s( 11 , 11*
1*7 1*7
En el "is"o sentido( Alessandri$ nota N() 1 a la p&3( **$ o.( cit( En el "is"o sentido( Alessandri$ nota N() 1 a la p&3( **$ o.( cit(
138 138
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
222. .. Presunciones de culpa. 222. .. Presunciones de culpa.
&i la prueba de la culpa es uno de los elementos que di!icultan la obtención de la
reparación, el legislador ha tratado de paliarla estableciendo presunciones de culpabilidad
para ciertos y determinados casos
"uando veamos la responsabilidad por el hecho ajeno y de las cosas, veremos que ella
constituye una presunción de culpa -.* 6/) y 63@1 5ambién en materia de accidentes
causados por vehículos existen algunas presunciones de culpa, que veremos al re!erirnos
brevemente a ellos -.* 6@)1,
En relación con esta materia se ha discutido el alcance del $rt 686@ El precepto en su
inc, lo dispone que por regla general todo da;o que pueda imputarse a malicia o negligencia
de otra persona, debe ser reparado por éstaD 7 agrega a continuación( Cson especialmente
obligados a esta reparaciónD, enumerando tres casos que veremos al tratar los hechos
ilícitos en particular -.* 6221
>ara muchos, hay una meta reiteración en el inc )* del artículo citado de la norma del
$rt 68)4, que impone al que ha cometido un delito o cuasidelito la obligación de
repararlo,
)/<
pero el se;or $lessandri
)/)
ha sostenido que hay tina presunción de
responsabilidad por el hecho propio Ccuando el da;o proviene de un hecho que, por su
naturale,a o por las circunstancias en que se reali,ó, es susceptible de atribuirse a culpa o
dolo del agenteD &e !unda este autor(
)* En la ubicación del precepto, a continuación de las presunciones de responsabilidad
por el hecho ajeno y de las cosas+
6* #a redacción de la disposición pues habla del da;o que CpuedaD imputarse y no que
seaB imputable, esto es, basta que sea racional y lógico entender que ha habido culpa, y
8* #os casos del precepto, que sostiene son por vía ejemplar y suponen por sí solos la
demostración de culpa,
"on toda la autoridad de la opinión antes se;alada, discrepamos de ella,
)/6
pues nada
hay en el precepto realmente que permita sostener una presunción de culpa, cuyos exactos
alcances no se alcan,an a precisar en la ley
Existen también algunas presunciones de derecho de culpabilidad+ podemos citar en el
"ódigo, el $rt 6863, para el da;o causado por un animal !iero de que no se reporta
utilidad para la guarda o servicio de un predio -.* 6261, y el $rt 6,86), re!erente a la
responsabilidad de los padres por los hechos ilícitos de sus hijos menores si
reconocidamente provienen de mala educación o hábitos viciosos que les han dejado
adquirir -.* 63/1,
Ainalmente, advirtamos que no es lo mismo presunción de culpa que responsabilidad
objetiva, pues en el primer caso el autor del da;o puede eximirse probando su !alta de
culpa, mientras que corno ésta no es elemento de la responsabilidad objetiva, semejante
prueba no lo libera de ella En cambio, la presunción de derecho es equivalente en sus
e!ectos a la responsabilidad objetiva, pues precisamente no se admite la prueba de !alta de
culpa
12G 12G
Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T(s( 3$ sec$ 1) p&3( 2G$ , 17$ sec( 1) p&3( *>7$ Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T(s( 3$ sec$ 1) p&3( 2G$ , 17$ sec( 1) p&3( *>7$
121 121
O.( ciu$ N() 17*$ p&3s( 171 , si3uientes( O.( ciu$ N() 17*$ p&3s( 171 , si3uientes(
121 121
En i3ual sentido$ Ca"!n Mea$ o.( cit($ T II( NI LO 17$ p&3( 1<2( n En i3ual sentido$ Ca"!n Mea$ o.( cit($ T II( NI LO 17$ p&3( 1<2( n
"ash "ash Virtual Virtual 137 137
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
223.);. -esponsa#ilidad sin culpa en nuestra le$islación. 223.);. -esponsa#ilidad sin culpa en nuestra le$islación.
En los .* 6<2 y )@6 precisamos su concepto y la tendencia actual en las legislaciones
a aceptar en ciertos casos la doctrina del riesgo
$l estudiar el requisito de la culpa nos corresponde anali,ar los casos en que él no es
necesario, esto es, en que nuestra legislación acepta la responsabilidad objetiva
Digamos, desde luego, que ella no existe en el "ódigo "ivil, sino 'nicamente en
legislaciones especiales y para ciertos y contados casos, de modo que a ésos se limita
exclusivamente su aplicación entre nosotros
)/8
#os más notorios son los siguientes(
)* $ccidentes del trabajo
El $rt 600 del "ódigo del 5rabajo Bhoy derogado por la #ey .* )/344 de )* de
!ebrero de )@/2B, recogía claramente la doctrina que se;alamos, pues establecía la
responsabilidad del patrón o empleador por los accidentes del trabajo su!ridos por sus
obreros y empleados, y sólo les permitía eximirse de ella probando la !uer,a mayor extra;a
y sin relación alguna con el trabajo o el dolo del trabajador $ctualmente el problema ha
sido traspasado en gran parte a la seguridad social, seg'n lo veremos en el n'mero
siguiente
6* "onstitución >olítica del Estado
El $rt 6< de la anterior "onstitución dispuso que Ctodo individuo en !avor de quien se
dictare sentencia absolutoria o se sobreseyere de!initivamente, tendrá derecho a
indemni,ación en la !orma que determine la ley, por los perjuicios e!ectivos o meramente
morales, que hubiere su!rido injustamenteD Desgraciadamente la disposición quedó como
meramente programática, por no haberse dictado la ley a que ella se re!ería
)/4
>or eso la
actual "onstitución en la letra i1 del .* 3* del $rt )@ dispone( Cuna ve, dictado
sobreseimiento de!initivo o sentencia absolutoria, el que hubiere sido sometido a proceso o
condenado en cualquier instancia por resolución que la "orte &uprema declare
injusti!icadamente errónea o arbitraria, tendrá derecho a ser indemni,ado por el Estado de
los perjuicios patrimoniales y morales que haya su!rido #a indemni,ación será
determinada judicialmente en procedimiento breve y sumario y en él la prueba se apreciará
en concienciaD
8* $rt )/ de la #ey de &eguridad interior del Estado,
Esta ley es la .* )6@63 de / de agosto de )@02, cuyo texto actuali,ado se contiene en
el Decreto &upremo .* 2@< de 8 de julio de )@30, del Ginisterio del =nterior, publicado en
el Diario I!icial de 6/ de agosto de )@30 El precepto citado permite en ciertos casos
suspender publicaciones de diarios, revistas o transmisiones radiales
&u inciso !inal se;ala que Csi el a!ectado !uere absuelto, tendrá derecho a ser
indemni,ado por el EstadoD
4* "ódigo $eronáutico
El DA# .* 66) de )0 de mayo de )@8), publicado en el Diario I!icial del 8< del
mismo mes y a;o, en su $rt /0 castigaba penalmente al culpable de un accidente causado
por una aeronave en la super!icie a las personas, salvo que hubiera procedido por !uer,a
mayor, Cpero en todo caso, se debe indemni,ar los da;osD, se;alaba el precepto
Foy la materia la reglamenta el "ódigo $eronáutico, #ey .* )2@)/ de 2 de !ebrero
de )@@<, cuyos $rts )00 y )0/ establecen la responsabilidad del explotador, que es la
123 123
Alessandri$ o.( cit($ NO <<$ p&3( 113 Alessandri$ o.( cit($ NO <<$ p&3( 113
12> 12>
CD9$ Ts( 13$ sec( 1) p&3( *<<# 37$ sec( CD9$ Ts( 13$ sec( 1) p&3( *<<# 37$ sec( J$$ p&3( 3G1$ , >G$ sec$ ) p&3$ *12( J$$ p&3( 3G1$ , >G$ sec$ ) p&3$ *12(
1>G 1>G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
persona que utili,a una aeronave y sólo lo exime de responsabilidad en los casos de guerra,
sabotaje, etc
#os $rts )46 y )48 establecen otras responsabilidades objetivas, de las cuales el
transportador aéreo sólo se libera en los casos del $rt )4/
#a ley como se ve, aten'a la responsabilidad objetiva, permitiendo que en ciertas
circunstancias, la persona se libere de responsabilidad
0* Aumigaciones
#as reglamenta la #ey )0,3<8 del )* de octubre de )@/4, y en su $rt, /* establece la
responsabilidad solidaria de quien las ejecuta y la persona que las haya contratado, quienes
deben indemni,ar los perjuicios a terceros, etc
224. ;. /raspaso de la responsa#ilidad extracontractual a la se$uridad social. 224. ;. /raspaso de la responsa#ilidad extracontractual a la se$uridad social.
"omo decíamos en el .* 6)8, en los accidentes más !recuentes existe la tendencia a
que el Estado se haga cargo de la indemni,ación por medio de organismos especiali,ados, o
estableciendo la obligatoriedad de los seguros a !avor de terceros Ello ha sido recogido por
nuestra legislación en materia de accidentes del trabajo y de accidentes a pasajeros de la
movili,ación colectiva+ a esto 'ltimo nos re!eriremos al hablar de los accidentes del tránsito
-.* 6@)1, y por ahora diremos dos palabras respecto de los primeros
"omo vimos, el "ódigo del 5rabajo estableció la responsabilidad objetiva del patrón, y
en sus $rts 6@4 y siguientes le permitían salvarla asegurando a su personal en instituciones
legalmente autori,adas+ la #ey .* )/344, de lo de !ebrero de )@/2, estableció el seguro
obligatorio de accidentes del trabajo y en!ermedades pro!esionales, !inanciado con una
coti,ación pareja del )R de las remuneraciones imponibles de cargo del patrón o
empleador, y una !lexible también de cuenta de éste con un máximo del 4R, de acuerdo al
riesgo de la actividad respectiva -$rt )01 #a ley, además de esto, para prevenir el grave
peligro de estos sistemas de que la persona se descuide por saberse asegurada, contempla
un mecanismo de premios y agravamientos de la coti,ación -$rt )/1
.aturalmente que el tema excede de nuestras preocupaciones, pero como interesa al
desarrollo !uturo de la institución, queremos re!erirnos 'nicamente a las relaciones que se
producen entre el organismo encargado de administrar el seguro y el patrón o empleador y
el accidentado en caso de producirse alg'n accidente #a seguridad social absorbe la
indemni,ación a través de su sistema de prestaciones reglamentadas estrictamente, y la
víctima no tendrá normalmente derecho a cobrar reparación a la Empresa Ello su!re
excepción en dos casos(
)* "uando el patrón o empleador no ha cumplido su obligación de a!iliar al obrero o
empleado al sistema, en que la $dministración e!ect'a de todos modos la prestación, pero
repite por su costo total contra el primero -$rt 0/1, sin considerar para nada su culpa o dolo
en el accidente
6* &i el accidente se debe a culpa o dolo del empresario o de un tercero, en cuyo caso
el organismo administrador repite contra el responsable por el valor total de las
prestaciones otorgadas y, además, la víctima y demás personas a quienes el accidente o
en!ermedad cause da;o, pueden reclamar contra el responsable las otras indemni,aciones a
que tenga derecho con arreglo ti las prescripciones del Derecho "om'n, e incluso el da;o
moral I sea, para esta repetición cobro de las demás indemni,aciones se vuelve al Derecho
"om'n
"ash "ash Virtual Virtual 1>1 1>1
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
225. ;). ,os casos de culpa. 225. ;). ,os casos de culpa.
#a noción de culpa es relativa, y depende de las condiciones del hecho+ es di!ícil
determinar en una sola !órmula cuando la hay, y dependerá mucho de la apreciación del
jue, &in embargo pueden se;alarse algunos casos generales, y otros especiales se verán al
estudiar las situaciones más !recuentes de responsabilidad extracontractual
Dentro de los primeros, nos re!eriremos en esta parte a los siguientes(
)* =n!racción de ley, reglamento y nieto descuido+
6* $buso del derecho+
8* %elaciones de vecindad, y
4* "ulpa por omisión
226. +. )n!racción de ley1 re$lamento1 mero descuido. 226. +. )n!racción de ley1 re$lamento1 mero descuido.
&i el hecho ilícito recibe tal denominación por ser contrario a derecho, habrá culpa
cada ve, que se viole la ley, el reglamento, etc, esto es, se act'e contra sus preceptos, pues
el primer deber del individuo es respetar el derecho objetivo
Estas disposiciones legales y reglamentarias se dictan muchas veces para prevenir
accidentes, y si por no haberlas respetado éste se produce, habrá culpa del autor del hecho
>or ejemplo, si a las locomotoras a vapor se les exige llevar parrilla para evitar que lancen
chispas, y por no tenerla se incendia una sementera+
)/0
si a los tranvías Jas se les exige
llevar salvavidas en la parte delantera y no cumplen esta disposición,
)//
etc
)/3
#os casos más !recuentes de in!racción de disposiciones legales reglamentarias se
debaten en materia de tránsito &e regirla por la Irdenan,a Heneral del 5ránsito, que de un
origen meramente municipal, hoy se contiene en el D& .* 8</2, de 63 de octubre de
)@/4, publicado en los Diarios I!iciales de 8) de octubre y 8 de noviembre de )@/4
)/2
Foy
es la #ey .* )26@<, de 3 de !ebrero de )@24
>ero ello no signi!ica que no exista culpa, sino en caso de in!racción de ley o
reglamento+ basta la negligencia o descuido del agente,
)/@
como si se arroja por distracción
una colilla de cigarrillo donde existen materias in!lamables y se provoca un incendio
22. .. El a#uso del derecho. 22. .. El a#uso del derecho.
>or regla general, cuando una persona act'a en virtud de un derecho, aunque ocasione
da;o a otro, no tiene responsabilidad, y así, el importante crítico teatral que cali!ica mal una
obra, por lo cual ésta constituye un !racaso económico, ha ocasionado un perjuicio, pero sin
culpabilidad de su parte, pues ha ejercitado legítimamente su derecho
>ero el mismo ejercicio puede acarrear responsabilidad a su titular si lo hace en !orma
abusiva+ es la teoría del abuso del derecho, con raigambres romanistas, pero que ha
adquirido su máximo desarrollo del siglo pasado a esta parte
"onstituye una reacción contra el criterio exageradamente individualista de los
"ódigos clásicos que habían erigido en verdaderos santuarios los derechos subjetivos, de
manera que su titular podía disponer de ellos a su antojo y con prescindencia total del
12* 12*
CD9$ T( 11$ sec( 1) p&3( CD9$ T( 11$ sec( 1) p&3(
122 122
CD9$ T( 1$ sec( 1) p&3( 82( CD9$ T( 1$ sec( 1) p&3( 82(
12< 12<
50ase una nutrida %urisprudencia en Alessandri$ o.( cit$( N() 11*$ p&3( 1<*$ , N0stor Letelier$ o.( cit( 50ase una nutrida %urisprudencia en Alessandri$ o.( cit$( N() 11*$ p&3( 1<*$ , N0stor Letelier$ o.( cit(
Nos 13 , 1*$ p&3s( 12> , 12<( Nos 13 , 1*$ p&3s( 12> , 12<(
128 128
Dictado por el Jresidente de la CepB.lica en 'irtud de la /acultad +ue le dio la le, 1*(113 de 1< de Dictado por el Jresidente de la CepB.lica en 'irtud de la /acultad +ue le dio la le, 1*(113 de 1< de
enero de 1723( enero de 1723(
127 127
CD9$ T( 38$ sec$ 1) p&3( 137( CD9$ T( 38$ sec$ 1) p&3( 137(
1>1 1>1
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
interés ajeno "omo actualmente se ha impuesto el principio de que los derechos subjetivos
no existen para la mera satis!acción egoísta, y se da mayor preeminencia al contenido social
de los mismos, la teoría que comentamos sostiene que si el titular hace uso excesivo de los
derechos que le corresponden y concurren los demás requisitos legales de la
responsabilidad extracontractual, puede verse obligado a indemni,ar los perjuicios que
ocasione
Desarrollado por la doctrina y jurisprudencia !rancesas, este principio, inspirado en el
a!án ya se;alado de morali,ar las relaciones jurídicas, ha sido acogido ampliamente por los
"ódigos modernos, como se se;alará a continuación
Veremos, sucesivamente, los requisitos que se !ijan para su aplicación+ la situación en
la ley chilena, los e!ectos que produce y los casos más típicos y !recuentes de aplicación
22". .'. -e5uisitos del a#uso del derecho. 22". .'. -e5uisitos del a#uso del derecho.
"omo toda doctrina elaboración, no hay pleno acuerdo cuando procede su aplicación+
sin embargo, podemos se;alar los siguientes corno los más aceptados presupuestos de ella(
)* Existencia de un derecho
&i se act'a sin que exista un derecho, es evidentemente que estamos !rente a los casos
generales de responsabilidad
6* El derecho debe ser de ejercicio relativo
Es lo mismo que decir que la ley no haya excluido expresamente su aplicación
#a regla general es que los derechos sean de ejercicio relativo, pero hay algunos a los
cuales la ley no les se;ala limitaciones o les otorga expresamente el carácter de absolutos
En ellos no cabe invocar a doctrina en estudio+ por ejemplo, en caso de incumplimiento del
contrato bilateral, el contratante diligente puede a su arbitrio exigir el cumplimiento o la
resolución &i puede hacerlo Ca su arbitrioD, el deudor no puede oponerse a la acción
alegando el mero ánimo de perjudicarlo del acreedor -.* 0441 En el curso de este estudio
veremos otros casos
8* Nue el ejercicio sea abusivo
$quí si que las doctrinas y legislaciones se dividen, pues es di!ícil realmente precisar
cuándo el ejercicio de un derecho es abusivo =ncluso se ha criticado la denominación,
diciéndose que no puede abusarse de un derecho, sino que hay un exceso en su ejercicio+
)3<
sin embargo de lo cual la denominación se ha arraigado de!initivamente,
>ueden se;alarse varias corrientes de opinión
>ara algunos, corno es el caso del "ódigo alemán y algunos inspirados en él, Cel
ejercicio de un derecho no está permitido cuando no puede tener otro !in que causar da;o a
otroD -$rt 66/1 >rácticamente equivale al dolo, o sea, habría abuso del derecho si éste se
ejercita en el solo a!án de causar perjuicios, y sin utilidad alguna para su titular
>ara otros, debe atenderse al !in económico y social para el cual existe o se ha otorgado
el derecho Extrema en esta posición era la legislación soviética, que exigía que los
derechos se ejercitaran con!orme Ca su destino económico y socialD
Itra !órmula semejante es la del >royecto ArancoB=taliano de las Ibligaciones que
impone un ejercicio de los derechos de buena !e y que no exceda los límites del objeto en
vista del cual ese derecho le ha sido con!erido a su titular
1<G 1<G
Opini!n de Jlaniol$ Baudr,RLacantinerie$ Barde$ De"o3ue , Du3uit$ citados por Alessandri$ o.( cit( Opini!n de Jlaniol$ Baudr,RLacantinerie$ Barde$ De"o3ue , Du3uit$ citados por Alessandri$ o.( cit(
N() 12*$ p&3( 1*>( N() 12*$ p&3( 1*>(
"ash "ash Virtual Virtual 1>3 1>3
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
"ódigos como el sui,o, se limitan a sancionar el abuso del derecho, pero han pre!erido
no de!inirlo, dejando en consecuencia al criterio del jue, su cali!icación
El "ódigo italiano, por su parte, pre!irió no establecer una regla general sino casos
particulares de abuso del derecho en relación con el ejercicio de algunos de ellos
Ainalmente, y es la posición que parece más adecuada y sustentan, entre otros,
Ga,eaud, "olin y "apitant, Demogue y $lessandri, entre nosotros,
)3)
el abuso del derecho
no di!iere de cualquier otro caso de responsabilidad extracontractual, y por lo tanto habrá
lugar a él siempre que concurran los requisitos de la misma( una actuación dolosa o
culpable que cause da;o, con la particularidad 'nicamente de que la actuación corresponda
al ejercicio de un derecho
22%. .2. El a#uso del derecho en la le$islación chilena. 22%. .2. El a#uso del derecho en la le$islación chilena.
.uestra legislación, al igual que la !rancesa, no contiene disposición expresa relativa a
la institución que comentamos( hay casos como elBya se;alado del $rt, )42@, en que la
recha,a y otros en que la aplica, pero la doctrina y jurisprudencia no tienen reparos en
aceptarla con amplitud en las situaciones no legisladas
:n caso típico de aceptación de esta doctrina en nuestro "ódigo era el del $rt @40, hoy
trasladado con ciertas modi!icaciones al $rt 0/, inc )* del "ódigo de $guas, y que
permite a cualquiera cavar en suelo propio un po,o hoy 'nicamente para la bebida y usos
domésticos, aunque de ello resultare menoscabarse el agua de que se alimenta otro po,o+
Cpero si de ello no reportare utilidad alguna, o no tanta que pueda compararse con el
perjuicio ajeno será obligado a cegarloD Itros casos conspicuos son el $rt 6))<, que
prohíbe la renuncia de mala !e o intempestiva a la sociedad+ y en general, los que sancionan
con indemni,ación el ejercicio de acciones judiciales temerarias -$rts 40, inc 8* de la #ey
de Nuiebras+ 62< del ">" para las medidas perjudiciales precautorias+ 4/3 del mismo
"ódigo en el juicio ejecutivo y ">> para las acciones criminales, que veremos en el .*
6/01
.uestros tribunales han acogido la doctrina en estudio generalmente en relación con el
ejercicio abusivo de acciones criminales+ la sentencia más llamativa de la "orte de
&antiago, de 63 de julio de )@48, juicio Icaran,a con "aja de &eguro Ibrero Ibligatorio+
se trataba de una querella por esta!a y !alsi!icación, y se condenó al actor por haber
procedido a sabiendas o al menos con negligencia culpable de que el querellado era
inocente+ la "orte declaró que Cel ejercicio de un derecho, si de él deriva un da;o,
mediando culpa o dolo se trans!orma en la comisión de un delito o cuasidelito civilD
)36
"omo puede apreciarse, la "orte acogió el criterio que se;alamos en el n'mero anterior de
la culpa o dolo como !undamento del abuso derecho
23(. .3. E!ectos del a#uso del derecho. 23(. .3. E!ectos del a#uso del derecho.
&i se re'nen los requisitos ya estudiados del abuso del derecho y los generales de la
responsabilidad extracontractual, se condenará al que ha hecho un uso excesivo de sus
!acultades a indemni,ar los perjuicios causados
#o que cabe destacar es que en numerosos casos del abuso del derecho, procederán
ciertas !ormas de reparación en especie, que no son !recuentes en la responsabilidad
1<1 1<1
Este Blti"o$ o.( cit( N() 1<1$ p&3( 121( Este Blti"o$ o.( cit( N() 1<1$ p&3( 121(
1<1 1<1
CD9$ T( >1$ sec( 1) p&3( 1( Otros /allos so.re a.uso del derecho$ poi ':a de e%e"plo$ CD9$ T( *1$ sec( 1) CD9$ T( >1$ sec( 1) p&3( 1( Otros /allos so.re a.uso del derecho$ poi ':a de e%e"plo$ CD9$ T( *1$ sec( 1)
p&3s( 17 , <3$ , T( 21$ sec( 3) p&3( 1G( p&3s( 17 , <3$ , T( 21$ sec( 3) p&3( 1G(
1>> 1>>
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
extracontractual -.* 8<61, como ser, por ejemplo, el citado caso del po,o, en que se obliga
a cegarlo, la publicación de sentencias absolutorias, etcétera
23'. .4. +l$unos casos !recuentes de a#uso del derecho. 23'. .4. +l$unos casos !recuentes de a#uso del derecho.
:n derecho en cuyo ejercicio se presentan numerosos casos de abuso del derecho es el
de dominio, especialmente en las relaciones de vecindad a que nos re!erimos en el n'mero
que sigue
Itro ya se;alado y muy !recuente es el del ejercicio abusivo de acciones judiciales a
que nos re!eriremos en el .* 6@4
En nuestro país, la #ey ))/66 de 60 de septiembre de )@/4 que legislaba sobre
arriendos, contemplaba el derecho del arrendatario a oponerse al desahucio alegando la
!alta de motivos plausibles para solicitarlo -$rt )41 "omo quedó claro en su redacción, el
legislador no quiso contemplar el abuso del derecho #a actual #ey )2)<) de 6@ de enero
de )@26 no contiene la excepción se;alada #a #ey )/400 de / de abril de )@// estableció
la inamovilidad de los trabajadores, !undada más en la noción de propiedad en el empleo
que en el abuso del derecho, aunque la solución era la misma, pues sólo aceptaba el despido
por las causales que la propia ley se;alaba, esto es, cuando existía motivo legítimo #a
materia actualmente está reglamentada por la #ey .* )@<)<, de 6@ de noviembre de )@@<
:na sentencia reciente aplicó con bastante audacia la teoría del abuso del derecho al
que pretendía pagar con moneda desvalori,ada una deuda que no había cumplido
oportunamente "ierto que la resolución !ue de tina "orte del 5rabajo, a la que se permitía
un mayor arbitrio judicial, pero cabe hacer notar que la "orte &uprema recha,ó el recurso
de queja deducido contra ella
)38
232. C. -esponsa#ilidad por los actos de *ecindad. 232. C. -esponsa#ilidad por los actos de *ecindad.
:na de las limitaciones que se se;alan al derecho de dominio es la que imponen las
relaciones de vecindad, por elementales ra,ones de convivencia social
.ormalmente la obligación de indemni,ar los da;os ocasionados a los vecinos se ha
!undado en el abuso del derecho de dominio+ en Arancia hubo casos !amosos que mucho
ayudaron al desarrollo de esta doctrina, como el de un propietario que construyó una
chimenea super!lua con el 'nico objeto de privar de lu, y vista a un vecino, y el de otro que
elevó un cerco divisorio para perjudicar a una cancha de aterri,aje colindante y obligarles a
comprar su terreno, etc
Existe una tendencia a exceder los meros límites del abuso del derecho, respecto de los
perjuicios que pueden su!rir los vecinos y que van más allá de la medida que ellos están en
la necesidad de su!rir por las obligaciones ordinarias de vecindad Es el caso, por ejemplo,
de la industria que perturba al barrio con sus ruidos u olores, no obstante tornar las
precauciones exigidas por reglamentos y ordenan,as &i no se cumplen éstas, hay culpa
com'n y corriente, pero aunque se respeten, hay opiniones para aceptar la procedencia de la
indemni,ación, objetivamente considerada para unos y !undada la responsabilidad para
otros por la intromisión en el derecho del vecino, pero siempre que los perjuicios sean de
consideración
)34
1<3 1<3
CD9$ T( 21$ sec( 3$1$ p&3( 1G( CD9$ T( 21$ sec( 3$1$ p&3( 1G(
1<> 1<>
Maeaud$ Derecho Ci'il$ Jarte$ 1) T( >) 1(388 , si3tes$$ p&3s 2G , si3ues( Maeaud$ Derecho Ci'il$ Jarte$ 1) T( >) 1(388 , si3tes$$ p&3s 2G , si3ues(
"ash "ash Virtual Virtual 1>* 1>*
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
Itro caso en que los roces entre vecinos pueden ser muy !recuentes y se exige un
respeto mayor al derecho ajeno, se presenta en la propiedad hori,ontal+
)30
de ahí que los
%eglamentos de "opropiedad contienen prohibiciones muy minuciosas para prevenir
molestias a los cohabitantes del edi!icio, y sancionadas privadamente en ellos, sin perjuicio
de la procedencia de la indemni,ación al perjudicado, de acuerdo a las reglas generales
En estos hechos ilícitos, la reparación puede ser de distinta índole( demoler la
chimenea o muralla in'til, hacer las trans!ormaciones destinadas a evitar los ruidos u
olores, o sea, se acepta la reparación en especie, si ella es posible "aso contrario, habrá que
recurrir a la indemni,ación, seg'n las reglas generales
233. D. Culpa por omisión. 233. D. Culpa por omisión.
#a culpa puede ser de acción -in commitendo1, esto es, por obrar no debiendo hacerlo,
o por omisión o abstención -in ommitendo1, esto es, por dejar de actuar
#o normal será, sin embargo, que la omisión se produ,ca en el ejercicio de una
actividad, o sea, consiste en no tomar una precaución que debió adoptarse, en no prever lo
que debió preverse, como por ejemplo, si un automovilista vira sin se;ali,ar previamente su
intención de hacerlo, Esta culpa es lo que algunos llaman negligencia, por oposición a la
imprudencia, que sería la culpa por acción
)3/
Fasta aquí no hay discrepancia alguna+ todas estas culpas dan lugar a responsabilidad,
pero una corriente de opinión que compartimos sostiene que también la hay en la
abstención, esto es, cuando el agente no desarrolla ninguna actividad en circunstancias que
debió hacerlo Es el caso de una persona que pudiendo salvar a otra sin riesgo grave para sí
misma no lo hace o del médico que sin ra,ón de peso, se niega a atender a un herido etc
)33
234. ;)). Determinación de la culpa. 234. ;)). Determinación de la culpa.
"on!orme a la doctrina de la apreciación de la culpa in abstracto, el jue,, para
determinar si la hubo, deberá comparar la actuación del hechor, tal como ha quedado
establecida en el pleito, con la !orma normal de reaccionar de los seres humanos colocados
en la misma situación Es, pues, en mucho sentido, una !unción de criterio, en la que
in!luyen poderosamente el sentir general y la propia opinión del sentenciador, quien debe
un poco ponerse en la situación del autor del hecho para determinar cómo habría actuado él
mismo en tales circunstancias
)32
Ello explica las vacilaciones de la "orte &uprema para resolver si es cuestión de hecho
o de derecho la determinación de la culpa Es indiscutible que precisar los hechos que
pueden constituir la culpa, por ejemplo, si hubo choque o no, si existía disco C>areD, la
velocidad del conductor, etc, corresponde a los jueces del !ondo, salvo que los hayan dado
por establecidos con in!racción de las leyes reguladoras de la prueba
)3@
>ero cali!icarlos,
esto es, si ellos constituyen dolo, culpa, caso !ortuito, es cuestión de derecho y susceptible
1<* 1<*
50anse NR SOP 1(G31( 50anse NR SOP 1(G31(
1<2 1<2
Esta distinci!n entre ne3li3encia e i"prudencia es la +ue preconia Alessandri$ o.( cit($ p&3s$ 17< , Esta distinci!n entre ne3li3encia e i"prudencia es la +ue preconia Alessandri$ o.( cit($ p&3s$ 17< ,
177$ pero no parece tener /unda"ento le3al$ pues$ por e%e"plo$ el Art( 1(317 ,a citado$ ha.la de "ilicia o 177$ pero no parece tener /unda"ento le3al$ pues$ por e%e"plo$ el Art( 1(317 ,a citado$ ha.la de "ilicia o
ne3li3encia$ usando esta expresi!n co"o sin!ni"o de culpa para oponerla al dolo( Jor lo de"&s$ si .ien se ne3li3encia$ usando esta expresi!n co"o sin!ni"o de culpa para oponerla al dolo( Jor lo de"&s$ si .ien se
"ira en toda acci!n da-osa ha, una o"isi!n$ por+ue todo acto puede e%ecutarse con el "&xi"o de "ira en toda acci!n da-osa ha, una o"isi!n$ por+ue todo acto puede e%ecutarse con el "&xi"o de
precauciones , e'itar el "al a%eno# lo +ue ocurre es +ue ha, acciones peli3rosas , +ue por tanto re+uieren precauciones , e'itar el "al a%eno# lo +ue ocurre es +ue ha, acciones peli3rosas , +ue por tanto re+uieren
un cuidado "&xi"o @NU 18GA# a ellas parece re/erirse la expresi!n Ui"prudenciaK( un cuidado "&xi"o @NU 18GA# a ellas parece re/erirse la expresi!n Ui"prudenciaK(
1<< 1<<
6n caso en la G( de T( de 17>G$ p&3( 38G( 6n caso en la G( de T( de 17>G$ p&3( 38G(
1<8 1<8
6n concepto +ue se ha 'entilado en los tri.unales en relaci!n a la culpa es el de la pre'isi.ilidad del 6n concepto +ue se ha 'entilado en los tri.unales en relaci!n a la culpa es el de la pre'isi.ilidad del
da-oI CD9$ Ts 27$ sec( >) p&3s( 8< , 128# <1$ sec( >) p&3$ 112( da-oI CD9$ Ts 27$ sec( >) p&3s( 8< , 128# <1$ sec( >) p&3$ 112(
1<7 1<7
CD9 T( 13$ sec 11( p&3( *<<( CD9 T( 13$ sec 11( p&3( *<<(
1>2 1>2
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
de revisión por la casación en el !ondo, puesto que se trata de conceptos establecidos en la
ley &in embargo, la jurisprudencia es, como decíamos, vacilante, y a veces reconoce la
doctrina se;alada, y en otras no
)2<

Párra!o 2.: Párra!o 2.:
HECHOS +UE ALTERAN O E8IMEN DE RESPONSABILIDAD HECHOS +UE ALTERAN O E8IMEN DE RESPONSABILIDAD
235. Enunciación. 235. Enunciación.
Fay hechos que excluyen la existencia de culpa o dolo y otros en que no obstante haber
uno y otra, no se responde civilmente, o se modi!ica la responsabilidad 5odas estas
situaciones las podemos agrupar así(
)* $usencia de culpa y caso !ortuito
6* Estado de necesidad+
8* El hecho del tercero+
4* #a culpa de la víctima+
0* Eximentes de responsabilidad, en especial en relación con las de orden penal, y
/* "onvenciones sobre responsabilidad
#as examinaremos en los n'meros siguientes, en el orden indicado
236. ). Caso !ortuito y ausencia de culpa. -e!erencia. 236. ). Caso !ortuito y ausencia de culpa. -e!erencia.
&eg'n el $rt 40 del "ódigo, Cse llama !uer,a mayor o caso !ortuito el imprevisto a que
no es posible resistir, como un nau!ragio, un terremoto, un apresamiento de enemigos, los
actos de autoridad ejercidos por un !uncionario p'blico, etcD
&i hay caso !ortuito o !uer,a mayor, no hay culpa del autor del da;o y queda exento de
responsabilidad+ ello ocurre tanto en materia contractual como extracontractual, pero tiene
mayor importancia en la primera, pues se presume la responsabilidad del deudor, y allí lo
examinaremos -.* 282 y siguientes1
&in embargo, en materia extracontractual interesará al demandado probar el caso
!ortuito, ya sea para re!or,ar su de!ensa, o porque la les, presume su culpa .os remitimos
para dichos e!ectos a los n'meros se;alados
Di!erente al caso !ortuito es la ausencia de culpa+ aquél supone un hecho imprevisto e
irresistible+ para probar ésta, basta acreditar que se ha actuado con la debida diligencia y
cuidado, siendo totalmente accidental el da;o producido
$l demandado le basta probar esta 'ltima+ no hay necesidad que pruebe el caso !ortuito
para quedar exento de responsabilidad
)2)
23. )). Estado de necesidad. 23. )). Estado de necesidad.
El estado de necesidad es aquel en que una persona se ve obligada a ocasionar un da;o
a otra para evitar uno mayor a sí misma o a un tercero
>or ejemplo, se produjo un incendio en un puerto, y la autoridad para evitar su
propagación, se vio obligada a echar al mar unos barriles de aguardiente >or considerar
18G 18G
Acepta la casaci!n$ por e%e"plo$ CD9$ T( 32$ sec( 1) p&3( *>># la rechaan /allos de la "is"a CD9$ Ts Acepta la casaci!n$ por e%e"plo$ CD9$ T( 32$ sec( 1) p&3( *>># la rechaan /allos de la "is"a CD9$ Ts
31$ sec( 1) p&3( 73# 3*$ sec( 1) p&3$ 1<31 , 32$ sec( 31$ sec( 1) p&3( 73# 3*$ sec( 1) p&3$ 1<31 , 32$ sec( 5$ p&3$ 7G 5$ p&3$ 7G
181 181
Alessandri$ o.( cit( N() Alessandri$ o.( cit( N() *1G$ p&3( 2G31 , las sentencias por 0l citadas( *1G$ p&3( 2G31 , las sentencias por 0l citadas(
"ash "ash Virtual Virtual 1>< 1><
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
que se había actuado para evitar un da;o mayor, se negó lugar a la responsabilidad del
Estado
)26
El estado de necesidad se di!erencia del caso !ortuito en que si bien hay un hecho
imprevisto, él no es irresistible+ puede resistirse pero a costa de un da;o propio $l igual
que la !uer,a mayor, puede presentarse también en la responsabilidad contractual -.? 20<1
.uestra legislación no contempla para e!ectos civiles esta institución,
)28
por lo que para
acogerla debe asimilarse a alguna otra situación reglamentada, como la ausencia de culpa
el caso !ortuito, la !uer,a mayor, etc
)24
El estado de necesidad supone un con!licto de intereses en que es di!ícil decidir cuál es
el más legítimo+ si bien es comprensible la actitud del que por evitarse un da;o mayor opta
por causarlo a un tercero ajeno al hecho, y hasta cierto punto la situación en que se
encuentra lo inhibe a él, como a cualquier persona colocada en igual emergencia, de actuar
en otra !orma, no lo es menos que quien recibe el da;o no ha tenido parte alguna en el
suceso, y de aceptarse que el estado de necesidad sea eximente de responsabilidad, su!rirá
íntegro el da;o &emejante desproporción excede los límites de la solidaridad social
Ello explica las vacilaciones de la doctrina y legislaciones que contemplan la
institución En los "ódigos alemán y sui,o se reconoce la !acultad del que esta expuesto al
da;o a perjudicar a otro, y la obligación de éste tolerar la violación de su derecho, pero
puede cobrar la indemni,ación correspondiente El $rt 6<40 del "ódigo italiano, en
cambio, deja al criterio del jue, la !ijación de la indemni,ación
)20
23". ))). El hecho del tercero. 23". ))). El hecho del tercero.
%especto del hecho del tercero, es !or,oso e!ectuar algunos distingos En primer lugar,
si el hecho del tercero es o no la 'nica causa del da;o
)* El hecho del tercero es la 'nica causa del da;o
En tal caso es necesario un nuevo distingo( si el hecho de tercero no es culpable ni
doloso, no existe responsabilidad ni para éste ni para el autor del da;o
>ero si es culpable o doloso, el autor no responderá sino en los casos en que la ley lo
hace responsable del hecho ajeno -.o 6/)1+ en caso contrario, para él constituye un caso
!ortuito, y deberá la indemni,ación el tercero culpable
6* El hecho del tercero concurre al da;o
En tal caso, !uer,a es distinguir nuevamente si en el autor de da;o y en el tercero que
concurre a él se dan los requisitos de la responsabilidad extracontractual, esto es, si ambos
son culpables responden solidariamente de los da;os ocasionados -$rt 68)3, .* 6@@1 En
cambio, si la actuación del tercero no es ni culpable ni dolosa, e autor del da;o responderá
de todos los perjuicios, a menos que e hecho del tercero constituya para él un caso !ortuito
>or ejemplo, si un automovilista pasa un cruce con se;ali,ación a su !avor y por la otra
vía atraviesa otro vehículo in!ringiendo aquélla por lo cual el primero, a !in de esquivar el
181 181
G( de T( de 187G$ p&3( 777# en ca".io$ se declar! +ue no ha.:a estado de necesidad en el Hlecho de G( de T( de 187G$ p&3( 777# en ca".io$ se declar! +ue no ha.:a estado de necesidad en el Hlecho de
arro%ar al "ar unos .arriles de cer'ea para eZ e'itar la propa3aci!n de una huel3aI CD9$ T( *$ sec( 1) p&3( arro%ar al "ar unos .arriles de cer'ea para eZ e'itar la propa3aci!n de una huel3aI CD9$ T( *$ sec( 1) p&3(
**( **(
183 183
Lo esta.lece co"o exi"ente de responsa.ilidad penal el N() < del Art( 1G del C!di3o Jenal( Lo esta.lece co"o exi"ente de responsa.ilidad penal el N() < del Art( 1G del C!di3o Jenal(
18> 18>
50ase Alessandri$ o.( cit( N() *1<( p&3$ 2G3$ , El caso /ortuito ante el Derecho Ci'il$ Al.erto Coutasse 50ase Alessandri$ o.( cit( N() *1<( p&3$ 2G3$ , El caso /ortuito ante el Derecho Ci'il$ Al.erto Coutasse
, =ernando Iturra( M$ de J( Editorial %ur:dica( Santia3o$ 17*8$ N() <<$ p&3s( 1<> , si3uientes( , =ernando Iturra( M$ de J( Editorial %ur:dica( Santia3o$ 17*8$ N() <<$ p&3s( 1<> , si3uientes(
18* 18*
Dice el preceptoI Cuando +uien ha co"etido el hecho da-oso ha sido /orado a ello por la necesidad Dice el preceptoI Cuando +uien ha co"etido el hecho da-oso ha sido /orado a ello por la necesidad
de sal'ar a s: "is"o o a otro del peli3ro actual de un cano a la persona$ , el peli3ro no ha sido causado de sal'ar a s: "is"o o a otro del peli3ro actual de un cano a la persona$ , el peli3ro no ha sido causado
'oluntaria"ente por 0l ni era e'ita.le de otra "anera$ al per%udicado se le de.e una inde"niaci!n cu,a 'oluntaria"ente por 0l ni era e'ita.le de otra "anera$ al per%udicado se le de.e una inde"niaci!n cu,a
"edida se de%a a la e+uitati'a apreciaci!n del %ue( "edida se de%a a la e+uitati'a apreciaci!n del %ue(
1>8 1>8
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
choque, atropella a un peatón, este conductor es el autor del da;o, pero responde el 'nico
culpable que !ue el del vehículo que in!ringió la se;ali,ación >ero si ésta no existe y
ambos vehículos cru,an a velocidad excesiva, generándose el mismo accidente, hay
responsabilidad com'n y solidaria
23% );. ,a culpa de la *íctima. 23% );. ,a culpa de la *íctima.
$l respecto, cabe e!ectuar e mismo distingo anterior( la culpa de la víctima ha sido la
'nica causa del da;o+ en tal caso es evidente que no hay responsabilidad para e autor del
mismo, porque no hay culpa suya, como si un peatón cru,a de improviso la cal,ada a mitad
de cuadra y es atropellado por un vehículo que transita respetando las exigencias
reglamentarias
)2/
>ero puede existir también concurso de culpas, esto es, tanto de que causa los da;os
como de la víctima 5al situación se encuentra prevista en el $rt 688<( C#a apreciación del
da;o está sujeta a reducción, si el que lo ha su!rido se expuso a él imprudentementeD I sea
procede una rebaja de la indemni,ación, que los tribunales determinarán soberanamente
)23
#o anteriormente expuesto no cambia en el caso de aceptación del riesgo por la víctima
o sea, cuando ésta aceptó voluntariamente exponerse al da;o, como en un duelo
#a culpa de la víctima sólo a!ecta la indemni,ación, pero no la responsabilidad
penal
)22
24(. ;. Eximentes de responsa#ilidad. 24(. ;. Eximentes de responsa#ilidad.
En materia penal existen circunstancias que eximen de responsabilidad penal -$rt )<
del ">1, que la aten'an -$rt ))1, la agravan -$rt )61 o la extinguen -$rt @81, Estas
disposiciones no se aplican en materia civil como lo prueba el hecho de que la sentencia
absolutoria en lo criminal no produce cosa ju,gada en lo civil si se ha !undado en la
existencia de circunstancias eximentes de responsabilidad criminal -$rt, )@, .* )* del
"ódigo de >rocedimiento "ivil1
&in embargo, han comen,ado a preocupar a la doctrina y legislaciones, como en el caso
ya citado del estado de necesidad, y en la legítima de!ensa >or ejemplo, el $rt 6<44 del
"ódigo italiano dispone( C.o es responsable quien ocasiona el da;o para legítima de!ensa
de sí mismo o de otroD
$ !alta de legislación, se deberá resolver el problema de cada una de ellas en particular,
seg'n los principios generales de la legislación, y así en la legítima de!ensa es evidente que
no se responde si re'ne las condiciones para ello, porque !alta la culpa
5ampoco se responderá si se ha actuado por !uer,a !ísica o moral, y cuando la ley
expresamente ha recha,ado la responsabilidad, como ocurre con los parlamentarios que son
inviolables por las opiniones que viertan en el desempe;o de sus !unciones -$rt 02 de la
"onstitución >olítica1
.uestros tribunales han declarado reiteradamente que la amnistía de que es objeto el
autor de un delito no extingue la responsabilidad civil, por lo cual el proceso criminal
contin'a, aunque limitado a esta 'ltima
)2@
182 182
CD9( T( 2>( sec( >) p&3( 382( CD9( T( 2>( sec( >) p&3( 382(
18< 18<
50ase N0stor Letelier$ o.( cit($ N() 131$ p&3$ 317$ so.re %urisprudencia de Art( 133GI la declaraci!n 50ase N0stor Letelier$ o.( cit($ N() 131$ p&3$ 317$ so.re %urisprudencia de Art( 133GI la declaraci!n
citada$ por e%e"plo$ en CD9$ Ts( 1<$ sec( 11 1 p&3( *3G# 18 sec( 1 1) p&3( 11< Otros casos de culpa de la citada$ por e%e"plo$ en CD9$ Ts( 1<$ sec( 11 1 p&3( *3G# 18 sec( 1 1) p&3( 11< Otros casos de culpa de la
':cti"a en la "is"a CD9$ T( 2>$ sec$ >1 p&3( 382$ , =RMR N() 133$ p&3( * T N() 12>$ p&3( 3<8# N() 1<*$ p&3( ':cti"a en la "is"a CD9$ T( 2>$ sec$ >1 p&3( 382$ , =RMR N() 133$ p&3( * T N() 12>$ p&3( 3<8# N() 1<*$ p&3(
>8G , 1<<$ p&3$ *81( >8G , 1<<$ p&3$ *81(
188 188
CD9( T( <G$ sec( >) p&3( 71( CD9( T( <G$ sec( >) p&3( 71(
187 187
CD9$ Ts 2G$ sec( >) p&3( ><# 21$ sec( >) p&3( >>> , 2> sec( >) p&3$ 111 CD9$ Ts 2G$ sec( >) p&3( ><# 21$ sec( >) p&3( >>> , 2> sec( >) p&3$ 111
"ash "ash Virtual Virtual 1>7 1>7
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
24'. ;). Con*enciones so#re responsa#ilidad. 24'. ;). Con*enciones so#re responsa#ilidad.
Es punto que mucho se ha discutido, tanto en materia contractual como
extracontractual, la valide, de las estipulaciones destinadas a suprimir o modi!icar la
responsabilidad del actor del da;o+ lógicamente tienen más aplicación en la primera, donde
las estudiamos con más detención -.* 2/6 y siguientes1, pero pueden presentarse también
en relación con los hechos ilícitos, como por ejemplo si antes de un evento deportivo Buna
carrera automovilística, verbi graciaB se establece entre los participantes la recíproca
irresponsabilidad por los accidentes que puedan ocurrir, o si entre vecinos se conviene ella
por los da;os que posiblemente ocurran, etcétera
&e distinguen dos clases de convenciones sobre responsabilidad( las unas eximen a la
persona de toda obligación de indemni,ar+ las otras la limitan en cierta !orma+ por ejemplo
a una determinada suma de dinero
.o deben con!undirse con las causas eximentes de responsabilidad, pues éstas impiden
la existencia del hecho ilícito, mientras que aquí existe, pero no se indemni,a total o
parcialmente+ ni tampoco con los seguros a !avor de terceros, ya que en éstos 'nicamente
cambia la persona del indemni,ador, mientras las convenciones de irresponsabilidad hacen
desaparecer la obligación de indemni,ar
#a existencia de una estipulación sobre responsabilidad no hace derivar ésta en
contractual, porque ella supone una obligación previa que no se ha cumplido -.* 26)1
"ontractualmente, aunque con limitaciones, se han aceptado las estipulaciones que
alteran las reglas legales sobre responsabilidad+ en cambio, respecto de los hechos ilícitos
se sostenía en !orma casi invariable su ilicitud, por estimar que se trata de normas de orden
p'blico inderogables por las partes, pues a la sociedad interesa que no se cometan delito o
cuasidelito, agregándose que la existencia de una exención de responsabilidad puede
debilitar el cuidado de quien se siente protegido por ella &in embargo de esto, nunca se
discutió que a posteriori la víctima puede renunciar, transigir, etc, respecto de la
indemni,ación que le corresponde
Fay actualmente una tendencia en la doctrina, legislación y jurisprudencia, aunque no
en !orma unánime,
)@<
a discutir la posición antes expuesta, porque el interés social está
representado por la represión penal del hecho ilícito, pero la indemni,ación es un problema
particular de la víctima, que si la puede renunciar cuando el da;o se ha producido, no se
divisa ra,ón para que no le sea posible hacerlo de antemano, con algunas limitaciones Fay
ciertas responsabilidades que no quedan liberadas de indemni,ación(
)* &i la ley lo ha expresamente dispuesto, como ocurre en materia del trabajo, en que
los derechos del obrero o empleado son irrenunciables+
6* En caso de dolo o culpa grave
&eg'n el $rt, )4/0, la condonación del dolo !uturo no vale, y como en materias
civiles, la culpa grave le equivale -$rt 441, se concluye tanto en materia contractual como
extracontractual -.* 2//1 que las convenciones de irresponsabilidad no cubren las
indemni,aciones que se deban por actos colosos o de culpa grave &i de hecho se pactan,
adolecen de nulidad absoluta
8* El da;o a las personas
17G 17G
P as:$ el Art( 1(117 del C!di3o italiano acepta en "ateria contractual con li"itaciones se"e%antes a P as:$ el Art( 1(117 del C!di3o italiano acepta en "ateria contractual con li"itaciones se"e%antes a
las del texto las cl&usulas de exoneraci!n de responsa.ilidad$ pero co"o nada dice en los hechos Nl:citos$ se las del texto las cl&usulas de exoneraci!n de responsa.ilidad$ pero co"o nada dice en los hechos Nl:citos$ se
conclu,e cine no proceden en ellosI Messineo$ o.( cit( T( I5$ p&3( *13( conclu,e cine no proceden en ellosI Messineo$ o.( cit( T( I5$ p&3( *13(
1*G 1*G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
5ampoco se libera el autor dc un hecho ilícito de indemni,ar el da;o a las personas
porque se estima que éstas se encuentran al margen del comercio jurídico y, en
consecuencia, no se podría estipular la exención de responsabilidad por los da;os que ellas
su!ran En el ejemplo propuesto de la carrera automovilística, la convención de
irresponsabilidad cubriría el da;o a los vehículos, pero no a los participantes
5odo lo cual no es óbice, como queda dicho, para que una ve, producido el hecho
ilícito la víctima renuncie a la indemni,ación, la componga directamente con el
responsable, transe con él, etc, por que en tales casos no se condona el dolo !uturo sino el
ya ocurrido, ni se comercia con la personalidad humana, sino con un e!ecto pecuniario( la
indemni,ación, que es netamente patrimonial
Párra!o 3.: Párra!o 3.:
LA CAPACIDAD E8TRACONTRACTUAL LA CAPACIDAD E8TRACONTRACTUAL
242. @eneralidades. 242. @eneralidades.
En nuestra legislación, como en la mayoría de ellas, la capacidad en materia de delitos
y cuasidelitos está sujeta a reglas especiales
Erróneamente se suele denominar este requisito de la responsabilidad extracontractual
como CimputabilidadD, expresión que usan entre otros los $rts 6862 y 686@ del "ódigo
"ivil, $rt 3< de la #ey )068), etc #a imputabilidad supone que el hecho ilícito ha sido
cometido por una persona, esto es, hay una acción u omisión culpable o dolosa de ella &i
no hay capacidad, desaparece la responsabilidad
Este requisito, incluso, es objeto de discusiones en la doctrina y la tendencia actual en
las legislaciones es a procurar la reparación de la víctima, aun en estos casos &in llegar tan
lejos como el "ódigo mexicano, que lo eliminó totalmente, la mayoría de los "ódigos
modernos, como el alemán, sui,o, italiano, etc, >ermiten a los tribunales, a !alta de
responsabilidad del guardián del incapa, -.* 6401, condenar a éste a la reparación,
atendidas las circunstancias y los medios de !ortuna de ambas partes
243. ,as incapacidades delictuales en nuestra le$islación. 243. ,as incapacidades delictuales en nuestra le$islación.
#a regla general en materia extracontractual, más ampliamente a'n que en otros
campos, es la capacidad para responder de los da;os ocasionados por un hecho ilícito
En e!ecto, de acuerdo al $rt 68)@, sólo hay tres categorías de incapaces(
)@)
)* #os in!antes, esto es, los menores de 3 a;os
6* #os dementes
%especto a ellos, se ha considerado que es responsable si ha actuado en un intervalo
l'cido, a di!erencia de lo que ocurre en materia contractual, en que si se ha declarado la
interdicción no se acepta dicha excepción -$rt 4/01
8* #os mayores de 3 a;os y menores de )/ anos, que pueden ser o no capaces, seg'n
el inciso 6* del precepto
CNueda a la prudencia del jue, Bdice la disposiciónB determinar si el menor de )/ a;os
ha cometido el delito o cuasidelito sin discernimientoD+ es decir, el jue, decide y si declara
171 171
El C!di3o /ranc0s no contiene una disposici!n si"ilar al Art$ 1(317 nuestro$ o$ lo +ue no exclu,e +ue El C!di3o /ranc0s no contiene una disposici!n si"ilar al Art$ 1(317 nuestro$ o$ lo +ue no exclu,e +ue
en 3eneral la doctrina , %urisprudencia conte"plen las "is"as incapacidades +ue esta.lece a+uel precepto$ en 3eneral la doctrina , %urisprudencia conte"plen las "is"as incapacidades +ue esta.lece a+uel precepto$
pero con "a,or li.eralidad( no /altando +uienes sosten3an +ue no existe exenci!n de responsa.ilidad por pero con "a,or li.eralidad( no /altando +uienes sosten3an +ue no existe exenci!n de responsa.ilidad por
esta causal @Maeaud$ o.( cit($ Jarte 11 N() >>7$ p&3( 112A( esta causal @Maeaud$ o.( cit($ Jarte 11 N() >>7$ p&3( 112A(
"ash "ash Virtual Virtual 1*1 1*1
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
que obraron sin discernimiento los mayores de 3 a;os y menores de )/ a;os, serán también
incapaces
En consecuencia, la plena capacidad para los hechos ilícitos se adquiere a los )/ a;os,
pero puede extenderse en el caso se;alado hasta los 3 a;os
Distinta es la situación en materia contractual y penal+ en la primera, amén de que
existen otras incapacidades, la mayoría de edad se alcan,a sin distinciones como la
se;alada, a los 6) a;os, porque se considera que es más !ácil entender la ilicitud de un
hecho que la responsabilidad que signi!ica obligarse En materia penal, la mayoría de edad
es a los )2 a;os, debiendo e!ectuarse entre los )/ y )2 la misma cali!icación de
discernimiento -$rt )<, .* 6* y 8* del ">1, pero ésta le corresponde al jue, de menores,
mientras que se ha resuelto que respecto del hecho ilícito civil es de la competencia del jue,
que conoce del juicio de indemni,ación
)@6
244. -esponsa#ilidad del e#rio. 244. -esponsa#ilidad del e#rio.
.uestro "ódigo se preocupa en el $rt 6 8)2 de establecer la responsabilidad del ebrio
por los actos ilícitos que cometa( Cel ebrio es responsable del da;o causado por su delito o
cuasidelitoD
&u responsabilidad se !unda en su culpabilidad por haberse colocado en tal estado+ por
ello, no obstante la amplitud del precepto, la doctrina concluye que no estaría obligado por
su hecho ilícito si ha sido colocado en este estado por obra de un tercero y contra su
voluntad, lo que se extiende igualmente a cualquier otra intoxicación, como por
estupe!acientes En tal caso el intoxicado o ebrio no tiene culpa, y ella correspondería a
quien lo colocó en tal situación
245. -esponsa#ilidad del $uardián del incapa<. 245. -esponsa#ilidad del $uardián del incapa<.
En materia de responsabilidades este término de CguardiánD se usa para designar a la
persona que tiene a su cargo a otra o a una cosa y debe vigilarla( si no cumple este deber es
responsable de los da;os que ocasione esa persona o cosa, y su culpa consiste precisamente
en haber !altado a dicha obligación
$sí ocurre con los incapaces( responde de los da;os por ellos causados quien debe
vigilarlos $sí lo se;ala el inc )* del $rt 6 8)@ en su parte !inal( Cpero serán responsables
de los da;os causados por ellos -los incapaces1, las personas a cuyo cargo estén si pudiere
imputárseles negligenciaD
Esto es, la víctima debe probar la negligencia del guardián En la siguiente sección
estudiaremos la responsabilidad por el hecho ajeno, como la del padre de !amilia por los
hechos ilícitos del hijo menor, del marido por su mujer, etc, que di!iere !undamentalmente
de la que establece el $rt 68)@ en un doble sentido+ en ésta no hay hecho ilícito del
incapa,, pues !alta este requisito( la capacidad+ lo hay del guardián por su negligencia Este
responde del hecho propio, mientras en la responsabilidad indirecta se responde del hecho
ilícito de otra persona capa,, y que también es responsable
7 enseguida, en la responsabilidad indirecta se presume la culpa del responsable por el
hecho ajeno, y a él corresponderá probar su ausencia de culpa -.* 63/1, mientras que
tratándose de un incapa,, la victima debe probar la negligencia del guardián $ primera
vista podría pensarse que la distinción es injusta y odiosa, y tanto es así, que el $rt 6<43
171 171
G(T( de 1737$ T( 1) sent( 121( p&3( 2<1 G(T( de 1737$ T( 1) sent( 121( p&3( 2<1
1*1 1*1
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
del "ódigo italiano obliga a éste probar su !alta de responsabilidad+ pero la verdad es que
hay una di!erencia !undamental entre un caso y otro
5ratándose de un incapa,, el guardián soporta de!initivamente la indemni,ación( no
puede repetir contra aquél, pues éste no ha cometido hecho ilícito En cambio, en la
responsabilidad indirecta hay derecho a cobrar la indemni,ación pagada al autor del da;o
-.* 6321
246. -esponsa#ilidad de las personas 2urídicas. -e!erencia. 246. -esponsa#ilidad de las personas 2urídicas. -e!erencia.
#as personas jurídicas son plenamente responsables en materia extracontractual+ su
capacidad no es discutida entre nosotros >re!erimos sí tratarla en los casos de hechos
ilícitos particulares -.* 62@1, donde también se hablará de la responsabilidad del Estado
-.* 6@<1
Párra!o 4.: Párra!o 4.:
EL DA9O O PER1UICIO EL DA9O O PER1UICIO
24. Concepto. 24. Concepto.
El da;o que su!re la víctima es un requisito indispensable de la responsabilidad civil,
que no persigue, como la penal, castigar, sino reparar el perjuicio su!rido
Es posible que concurran los demás requisitos, dolo o culpa, capacidad y que exista
responsabilidad penal, pero si no hay da;o no habrá delito o cuasidelito "ivil
)@8
De ahí que
el delito !rustrado no provoque responsabilidad civil $ la inversa, en los casos de
responsabilidad objetiva, hay obligación de indemni,ar el da;o aunque no hay culpa ni
dolo
En nuestra legislación, da;o y perjuicio son términos sinónimos y se usan
indistintamente, mientras que en otras legislaciones se reserva va la primera expresión para
el da;o emergente y la segunda para el lucro cesante -.* 2@81 En Arancia se habla
también de da;os e intereses para e!ectuar el mismo distingo
)@4
El concepto más di!undido de da;o o perjuicio es el que lo considera como todo
detrimento o menoscabo que su!ra una persona en su patrimonio o en su persona !ísica o
moral
)@0
24". -e5uisito del daAo para ser indemni<a#le. Enunciación. 24". -e5uisito del daAo para ser indemni<a#le. Enunciación.
>ara que el da;o de lugar a reparación, debe reunir las siguientes características, que
examinaremos en los n'meros que contin'an a éste(
)* &er cierto+
6* .o haber sido ya indemni,ado, y
8* #esionar un derecho o interés legítimos
173 173
CD9$ T( 32$ sec( 1)$ p&3( 317I si el curador no hace in'entario no ha, delito por no ha.er per%uicio( CD9$ T( 32$ sec( 1)$ p&3( 317I si el curador no hace in'entario no ha, delito por no ha.er per%uicio(
17> 17>
Ser3io Gatica$ o.( cit( N() 28$ p&3( 71# =ue,o$ De las O.li3aciones$ 1 to"o$ nota 1 a la p&3( 31*( La Ser3io Gatica$ o.( cit( N() 28$ p&3( 71# =ue,o$ De las O.li3aciones$ 1 to"o$ nota 1 a la p&3( 31*( La
sinoni"ia entre nosotros ha sido reconocida en sentencias de la CD9$ TS( 1<$ Sec( 1) p&3( *3G$ , 2*$ sec( 1)$ sinoni"ia entre nosotros ha sido reconocida en sentencias de la CD9$ TS( 1<$ Sec( 1) p&3( *3G$ , 2*$ sec( 1)$
p&3( 1>G( p&3( 1>G(
17* 17*
Es todo "enosca.o +ue experi"ente un indi'iduo en su persona , .ienes$ a p0rdida de un .ene4cio Es todo "enosca.o +ue experi"ente un indi'iduo en su persona , .ienes$ a p0rdida de un .ene4cio
de :ndole "aterial o "oral$ de orden patri"onial o extrapatri"onial @CD9$ T <G$ sec >)$ p&3 28A( de :ndole "aterial o "oral$ de orden patri"onial o extrapatri"onial @CD9$ T <G$ sec >)$ p&3 28A(
"ash "ash Virtual Virtual 1*3 1*3
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
24% ). Certidum#re del daAo. Per2uicio e*entual y !uturo. 24% ). Certidum#re del daAo. Per2uicio e*entual y !uturo.
Nue el da;o sea cierto, quiere signi!icar que debe ser real, e!ectivo, tener existencia
)@/
"on esto se recha,a la indemni,ación del da;o eventual, netamente hipotético, que no
se sabe si existirá o no,
)@3
como ocurre con una persona que es ayudada por mera
benevolencia por otra y ésta !allece a causa de un hecho ilícito el primero no puede cobrar
indemni,ación, pues no existe seguridad de que el occiso continuara con su ayuda Distinta
es la situación en el derecho de alimentos, pues hay obligación de proporcionarlos -.*
80)1
&in embargo, en Arancia se está aceptando una cierta categoría de da;o eventual( la
pérdida de una probabilidad cierta como ocurre en el caso, por ejemplo, de que por
negligencia un procurador judicial deje transcurrir un término sin deducir un recurso legal+
como no hay !orma de determinar si el tribunal superior habría acogido el recurso, el da;o
es en cierta !orma hipotético
)@2
>ero que el da;o sea cierto no elimina la indemni,ación del da;o !uturo, que no ha
sucedido a'n, con tal que sea cierto, esto es, que no quepa duda de que va a ocurrir En el
!ondo el lucro cesante es siempre un da;o !uturo -.* 2@81 >or ello no se discute la
indemni,ación del da;o !uturo cierto
)@@
25(. )). El daAo no de#e estar indemni<ado. )mprocedencia del c9mulo de 25(. )). El daAo no de#e estar indemni<ado. )mprocedencia del c9mulo de
indemni<aciones. indemni<aciones.
En principio no puede exigirse la indemni,ación de un perjuicio ya reparado 7 así
veremos más adelante que hay casos en que la víctima tiene acción en contra de varias
personas para demandar los da;os -.* 6@@1+ por ejemplo, si los autores del hecho ilícito
son varios, por ser solidaria la acción -$rt 68)31, la víctima puede cobrar el total a
cualquiera de ellos, pero indemni,ada por el demandado no podrá volver a cobrar los da;os
a otro
=gualmente en la responsabilidad por el hecho ajeno, como en el ya citado caso del
padre de !amilia por sus hijos menores, la víctima puede demandar al hechor o a aquél, pero
no puede exigir a ambos que cada uno pague el total de la indemni,ación -.* 6331
&e presenta en este punto el problema del llamado c'mulo de indemni,aciones, esto es,
que la víctima haya obtenido de un tercero ajeno al hecho ilícito una reparación total o
parcial del da;o su!rido Este tercero podrá ser una compa;ía aseguradora o un organismo
de la &eguridad &ocial, etc #a solución más aceptada, aunque se ha discutido, pues el
hechor se aprovecha para disminuir su responsabilidad liberándose del todo o parte de la
indemni,ación, de un acto jurídico que le es totalmente ajeno, es que si tales bene!icios
tienden a reparar el da;o, ése se extingue, ya no existe, y no puede exigirse nuevamente su
reparación
El que ha pagado ésta, por regla general no podrá repetir contra el hechor, a menos que
se le cedan las acciones correspondientes, o la ley se las otorgue, como vimos en el cabo de
los accidentes del trabajo debidos a culpa o dolo del patrón o de un tercero -.* 6<41
6<<
172 172
CD9$ T( 1>$ sec( 1) p&3( *G<( CD9$ T( 1>$ sec( 1) p&3( *G<(
17< 17<
Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( 37$ sec( 1) 1 p&3( 1G3( Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( 37$ sec( 1) 1 p&3( 1G3(
178 178
Maeaud$ o.( cit($ 1) Jarte$ T( 1$ N)>11$ p&3( 21 Maeaud$ o.( cit($ 1) Jarte$ T( 1$ N)>11$ p&3( 21
177 177
Alessandri( o.( cit($ M 1>G$ p&3( 11>( =allos pu.licados$ por ':a e%e"plar$ en la CD9$ Ts( 1<$ sec( 1) Alessandri( o.( cit($ M 1>G$ p&3( 11>( =allos pu.licados$ por ':a e%e"plar$ en la CD9$ Ts( 1<$ sec( 1)
p&3( <>># 31$ sec( 1) p&3( *38( , 37( sec$ la( p&3( 1G3( p&3( <>># 31$ sec( 1) p&3( *38( , 37( sec$ la( p&3( 1G3(
1GG 1GG
50ase Alessandri$ o.( cit($ N() >8< , si3tes($ p&3s( *8G , si3tes( 50ase Alessandri$ o.( cit($ N() >8< , si3tes($ p&3s( *8G , si3tes(
1*> 1*>
5ras estudiar la responsabilidad contractual, veremos también el problema de si es
posible acumular la indemni,ación de este orden y la extracontractual -.* @801
25'. ))). El daAo de#e lesionar un derecho o inter8s le$ítimo. 25'. ))). El daAo de#e lesionar un derecho o inter8s le$ítimo.
#o normal es que resulte lesionado por el hecho ilícito un derecho subjetivo, ya sea
patrimonial como el de dominio, o extrapatrimonial, como el honor de la persona
$hora bien, en el da;o a las personas se pueden presentar casos dudosos si la víctima
!allece+ desde luego queda al margen la situación en cualquier clase de da;os si el a!ectado
perece con posterioridad al acto ilícito, pero sin haber cobrado la indemni,ación Esta es
per!ectamente transmisible
.os estamos re!iriendo al caso en que muere a consecuencia del hecho ilícito+ si le
sobrevive e, aunque !alle,ca posteriormente la situación es igual a la anterior, pero si la
muerte es instantánea, nada transmite a sus herederos, porque nada ha alcan,ado a
adquirir
6<)
&in embargo, los que son herederos de la víctima pueden tener un perjuicio personal a
consecuencia del !allecimiento de ésta, y en tal caso, concurriendo los requisitos legales,
habrá derecho a indemni,ación, pero no la cobran como herederos, sino por el da;o
personal que experimentan
En esto se encuentran en igual situación que cualquiera otra persona que no sea
heredera de la víctima, y a la que el !allecimiento de ésta lesiona un derecho, y por ello se
ha concedido indemni,ación a un hermano del occiso, a quien éste proporcionaba
alimentos
6<6
El hermano no es heredero !or,oso, de modo que si no es llamado por
testamento, sólo puede tener derecho de herencia si no es excluido por otros herederos
abintestato de mejor derecho, como descendientes y ascendientes legítimos En el caso
!allado no tenía derecho a la herencia, no era heredero, pero el hecho ilícito había vulnerado
un derecho suyo( el de alimentos >or la misma ra,ón se acogió la demanda indemni,atoria
de una madre ilegítima, que sólo puede ser heredera testamentaria, pero tiene derecho a
alimentos del hijo ilegítimo
6<8
>ero no sólo hay lugar a la indemni,ación cuando se vulnera un derecho, sino también
un interés legítimo+ así se aceptó en el siguiente caso( el padre ilegítimo, si no es llamado
por testamento, que no era el caso, ni es heredero ni llene derecho a alimentos del hijo
ilegítimo Este !alleció atropellado por un tren, pero como vivía a expensas del hijo, el
padre demandó la indemni,ación y le !ue otorgada
6<4
&e exige sin embargo que el interés sea legítimo, lícito, y por ello la doctrina recha,a
en general que los concubinos puedan cobrar indemni,ación por los da;os personales que
les produ,ca el !allecimiento de su conviviente a causa de un hecho ilícito
6<0
252. Clasi!icación de los daAos. 252. Clasi!icación de los daAos.
#os perjuicios admiten diversas clasi!icaciones, las cuales no tienen tanta trascendencia
en materia extracontractual, porque el principio imperante en ella es que todos ellos se
indemni,an, a la inversa de la contractual en que existen algunas limitaciones
1G1 1G1
CD9$ T( >*$ sec( 1) p&3( *12( CD9$ T( >*$ sec( 1) p&3( *12(
1G1 1G1
CD9$ T( 1>$ sec( 1) p&3( >78( CD9$ T( 1>$ sec( 1) p&3( >78(
1G3 1G3
CD9$ T( >>$ sec( 1) p&3$ 13G( CD9$ T( >>$ sec( 1) p&3$ 13G(
1G> 1G>
CD9$ T( 3G$ sec( 1)$ p&3( *1>$ con co"entario de don Arturo Alessandri Codr:3ue CD9$ T( 3G$ sec( 1)$ p&3( *1>$ con co"entario de don Arturo Alessandri Codr:3ue
1G* 1G*
Manuel So"arri'a$ Derecho de =a"ilia$ N() 1*<$ p&3( 1<*( Sin e".ar3o$ por o.'ias raones sociales Manuel So"arri'a$ Derecho de =a"ilia$ N() 1*<$ p&3( 1<*( Sin e".ar3o$ por o.'ias raones sociales
el Art( >3 de la le, 12(<>> so.re Accidentes del Tra.a%o da derecho a pensi!n a la "adre de los hi%os el Art( >3 de la le, 12(<>> so.re Accidentes del Tra.a%o da derecho a pensi!n a la "adre de los hi%os
naturales del ase3urado /allecido por el accidente( naturales del ase3urado /allecido por el accidente(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1** 1**
#a 'nica excepción es la del da;o indirecto que nunca se indemni,a en materia
extracontractual, pues le !alta el requisito de la causalidad entre el hecho ilícito y el da;o
-.* 60/1
.os re!eriremos brevemente a las demás clasi!icaciones, pues nos remitimos a lo que
más detalladamente se dirá en la responsabilidad contractual+ sólo el da;o moral trataremos
con más extensión en esta parte, pues en general sólo se acepta su indemni,ación en
materia extracontractual, pero no en la contractual -.* 2@61
)* Da;o emergente y lucro cesante
El primero es el empobrecimiento real y e!ectivo que su!re el patrimonio de una
persona, y el lucro cesante, la utilidad que deja de percibirse -.* 2@81 .o dice el "ódigo
expresamente en el 5ítulo 80 que ambos son indemni,ables, como lo hace el $rt )00/ en
materia contractual, pero tanto la doctrina, como la jurisprudencia,
6</
en !orma unánime
igual lo entienden así, dada la amplitud de los preceptos que establecen la indemni,ación
delictual En e!ecto, el $rt 68)4 al contemplar la obligación del autor del hecho ilícito a la
indemni,ación, habla de Cda;oD =n distinguir, y el $rt 686@ por su parte dispone que Ctodo
da;oD imputable a tina persona obliga a ésta a la reparación Ainalmente el $rt 6 88)
menciona expresamente para un caso especial BinjuriasB ambas clases de da;os -.* 6@41,
6* >revistos e imprevistos
Esta sí que es una clasi!icación más propia de los contratos, pues sólo se responde por
regia general de los previstos al tiempo de su celebración, y de los imprevistos 'nicamente
en caso de dolo o culpa grave -.* 2@41
#a distinción no cabe hacerla en materia de hechos ilícitos, pues, por las mismas
ra,ones anteriores, debe concluirse que se indemni,an tanto los perjuicios que pudieron
preverse como los imprevistos a la época de su comisión
6<3
8* En las personas y en las cosas
El perjuicio puede repercutir en la persona, como la lesión que imposibilita para el
trabajo+ la muerte, para las personas que vivían a expensas del di!unto, etc, o en las cosas,
si ellas se destruyen o menoscaban a causa del hecho ilícito, como un automóvil que es
chocado
#a solución es la misma anterior( ambos se indemni,an, pues el "ódigo no distingue, y
así, se re!iere al da;o en las cosas el $rt 68)0, y en las personas el $rt 686@
4* Da;o contingente
Es el que a'n no ha ocurrido, pero que !undadamente se teme, se re!iere a él el $rt
6888 -.* 6@2, 8*1
0* Da;o por repercusión o rebote
Es el que su!re una persona a consecuencia del hecho ilícito experimentado por otra,
situación a que nos re!erimos en el .* 60), etc
253. DaAo material y moral. 253. DaAo material y moral.
El 'nico problema que se plantea en materia extracontractual y que hoy puede
considerarse resuelto, no así en la contractual en que la discusión contin'a -.* 2@61, es la
procedencia de la indemni,ación del da;o moral
6<2
1G2 1G2
Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( 12( sec( 1)$ p&3( 13>( Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( 12( sec( 1)$ p&3( 13>(
1G< 1G<
CD9$ T$ *G$ sec( >) p&3( >G( CD9$ T$ *G$ sec( >) p&3( >G(
1G8 1G8
So.re da-o "oral '0ase la co"plet:si"a o.ra citarla de Leslie To"asello$ +ue aun cuando re/erida a So.re da-o "oral '0ase la co"plet:si"a o.ra citarla de Leslie To"asello$ +ue aun cuando re/erida a
la contractual$ analia en pro/undidad todo el pro.le"a la contractual$ analia en pro/undidad todo el pro.le"a
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1*2 1*2
"omo decimos, tras algunas vacilaciones la doctrina y la jurisprudencia se han
uni!ormado en orden a que en materia extracontractual se indemni,a tanto el da;o material
como el moral
"omen,aremos por se;alar su concepción, para luego destaca los argumentos que
con!irman la interpretación anterior(
Da;o material es el que su!re una persona en su patrimonio o en su propia persona
!ísica, ya sea que el hecho ilícito cause en!ermedad, lesiones o muerte 7 da;o moral es el
que a!ecta los atributos o !acultades morales o espirituales de la persona
6<@
En general, ese
su!rimiento que experimenta una persona por una herida, la muerte de una persona querida,
una o!ensa a su dignidad u honor, la destrucción de una cosa de a!ección, etc "omo han
dicho otras sentencias, es el dolor, pesar, angustia y molestias psíquicas que suba una
persona en sus sentimientos a consecuencia del hecho ilícito+
6)<
un hecho externo que la
integridad !ísica o moral de individuo
6))
El da;o moral puede presentarse de distintas !orman unido a un da;o material, o como
'nico da;o, como un da;o puro "omo ejemplo de lo primero, tenemos el caso del pianista
que ve lesionada sus manos en un accidente El da;o moral es el que experimenta a verse
privado de su arte, pero también hay uno material que es la pérdida que le produce no poder
tocar, o más típicamente a'n, el da;o moral que produce consecuencias pecuniarias, corno
el descrédito que se hace de una persona y la perjudica en sus negocios .unca se ha
discutido que este da;o con repercusiones pecuniarias se indemni,a
6)6
El problema se ha centrado en el da;o moral sin repercusiones pecuniarias, como
ocurre en el caso del padre que tiene un hijo demente, pero al cual tiene cari;o y que !allece
por un hecho ilícito Esta muerte no produce da;o material al padre, pues antes por el
contrario semejante hijo era una carga para él, pero sí moral que es el su!rimiento que le
causa la muerte de ese hijo querido
&e discutió la procedencia de la indemni,ación de este da;o porque se decía que la
indemni,ación tiene por objeto hacer desaparecer el da;o y el moral es imposible dejarlo
sin e!ecto+ que la indemni,ación es muy di!ícil de establecer, y que puede llegarse a abrir al
aceptada una avalancha de demandas por este capítulo de la personas amigas, !amiliares,
etc, de la víctima, todas ellas alegando su a!licción
&in embargo, como decíamos, hoy en día las legislaciones, doctrina y jurisprudencia
universales son unánimes prácticamente para aceptar la indemni,ación del da;o moral,
ampliamente o en los casos que enumeran -"ódigos alemán e italiano1
#as ra,ones, re!eridas las de texto legal a nuestro país, son las siguientes(
)* .o es e!ectivo que la indemni,ación sea siempre reparadora pues puede también ser
compensadora+ tampoco ciertos da;os materiales es posible hacerlos desaparecer+ la
indemni,ación pecuniaria tiende a hacer más llevadero el dolor por las satis!acciones que el
dinero produce+ además, puede ser posible una reparación en especie, como la publicación
de la sentencia, en caso de o!ensas al honor o crédito, etc
Casos interesantes de da-o "oral '0anse en =(M( N() 1><$ p&3( 12<# N; 1>7 p&3( 1>3 , N() 1<<$ p&3( Casos interesantes de da-o "oral '0anse en =(M( N() 1><$ p&3( 12<# N; 1>7 p&3( 1>3 , N() 1<<$ p&3(
*81( *81(
So.re rea%usti.ilidid del da-o "oral$ '0ase nota 171 .is( So.re rea%usti.ilidid del da-o "oral$ '0ase nota 171 .is(
1G7 1G7
CD9( T( 37$ sec( 1) p&3( 1G3 CD9( T( 37$ sec( 1) p&3( 1G3
11G 11G
CD9$ T$ *<$ Sec >1$ p&3( 117$ T( 2G$ sec( >) p&3( >>< , T( <G$ sec( >) p&3( 28( CD9$ T$ *<$ Sec >1$ p&3( 117$ T( 2G$ sec( >) p&3( >>< , T( <G$ sec( >) p&3( 28(
111 111
CD9$ T( *8$ sec( >1$ p&3( 3<* , otras de4niciones en los Ts( 31$ sec$ 1) p&3( >21 >*$ su$ 1) p&3( *12# *2$ CD9$ T( *8$ sec( >1$ p&3( 3<* , otras de4niciones en los Ts( 31$ sec$ 1) p&3( >21 >*$ su$ 1) p&3( *12# *2$
sec >R1 p&3( 171 , *<$ sec( >) p&3( 1>>( sec >R1 p&3( 171 , *<$ sec( >) p&3( 1>>(
111 111
Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ Ts( >>$ sec$ 1) p&3$ 1 , sec( 1) p&3( >1# >3$ sec$ 1) p&3( >72# >*$ sec( 1) p&3( Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ Ts( >>$ sec$ 1) p&3$ 1 , sec( 1) p&3( >1# >3$ sec$ 1) p&3( >72# >*$ sec( 1) p&3(
118( 118(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1*< 1*<
6* #a di!icultad de la indemni,ación y los posibles abusos no pueden servir de
pretexto para negar la compensación, pues también se presentan en los da;os materiales
>or ello se reconoce que queda a la prudencia del jue, apreciarlos discrecionalmente+
ellos pueden no necesitar siquiera probarse, por ser evidentes, como ocurre con la muerte
de un hijo
6)8
%ealmente no puede sino reconocerse una amplia !acultad al jue, para !ijar su
procedencia, seg'n la cercanía del a!ectado a la víctima, y su cuantía
8* >orque las disposiciones que establecen la indemni,ación de perjuicios en materia
extracontractual son amplias y no distinguen, seg'n hemos visto, y ordenan indemni,ar
todo perjuicio+
4* >orque en un precepto, el $rt 688) el legislador negó expresamente la
indemni,ación del da;o moral+ es el caso de las imputaciones injuriosas contra el honor o el
crédito de una persona, que sólo dan derecho a demandar una indemni,ación pecuniaria si
se prueba un da;o emergente o lucro cesante apreciable en dinero -.? 6@41 &i lo dijo
expresamente en esta situación el legislador, quiere decir que en los demás se indemni,a el
da;o moral, pues si no el precepto estaría de más, y
0* #a legislación posterior al "ódigo "ivil es con!irmatoria en tal sentido, pues
menciona expresamente el da;o moral entre los indemni,ables( $rt )@, .o 3, letra i de la
"onstitución >olítica+ $rt 6)0 del "ódigo >enal+ $rt /@ de la #ey )/344 sobre accidentes
del trabajo+ $rt 84 de la #ey .* )//48, de 4 de septiembre de )@/3 sobre $busos de
>ublicidad
Este precepto es especialmente interesante, porque e!ect'a la distinción antes se;alada
entre las dos categorías de da;o moral+ dispone( Cla indemni,ación de perjuicios
provenientes de los delitos de injuria o calumnia causados por alguno de los medios
se;alados en esta ley, podrá hacerse extensiva al da;o pecuniario que sea consecuencia de
la depresión moral su!rida con motivo de la injuria, o calumnia por la víctima, su cónyuge,
ascendientes, descendientes o hermanos, y aun a la reparación del da;o meramente moral
que su!riere el o!endidoD
"on lo expuesto, nada de extra;o tiene que nuestra jurisprudencia se haya a!irmado en
la plena aceptación de la indemni,ación del da;o moral
6)4
254. Determinación del daAo. 254. Determinación del daAo.
#a prueba del da;o corresponde a la víctima+ no hay otras limitaciones que las
introducidas por la jurisprudencia en caso de da;o moral, seg'n vimos en el n'mero
anterior, y en que se ha declarado en algunos casos que basta la prueba del parentesco de
madre a hijo En los perjuicios materiales es siempre necesario para quien lo, cobra
113 113
CD9$ Ts( >*$ sec( 1)$ p&3( *12# >8$ sec( >)$ p&3( <># *G$ sec( >)$ p&3( 87# *8$ sec( >)$$p&3 3<*$# *<$ sec( CD9$ Ts( >*$ sec( 1)$ p&3( *12# >8$ sec( >)$ p&3( <># *G$ sec( >)$ p&3( 87# *8$ sec( >)$$p&3 3<*$# *<$ sec(
>)$ p&3( 1>># 23$ sec( 1)$ p&3( 13># 2*$ sec( >) p&3s( 1>1 , 1*8$ p&3s( 11 , 1G1( En contra de la >)$ p&3( 1>># 23$ sec( 1)$ p&3( 13># 2*$ sec( >) p&3s( 1>1 , 1*8$ p&3s( 11 , 1G1( En contra de la
discrecionalidad %udicialI T( *<$ sec >)( En /allo pu.licado en la "is"a CD9$ T( 22$ sec( la$ p&3$ 821 se ha discrecionalidad %udicialI T( *<$ sec >)( En /allo pu.licado en la "is"a CD9$ T( 22$ sec( la$ p&3$ 821 se ha
declarado +ue corresponde a Nos %ueces del /ondo cali4car si el hecho produ%o pesar$ depresi!n o /rustraci!n declarado +ue corresponde a Nos %ueces del /ondo cali4car si el hecho produ%o pesar$ depresi!n o /rustraci!n
a la ':cti"a( a la ':cti"a(
11> 11>
Ade"&s de los /allos citados en la nota anterior$ CD9$ Ts( 38$ sec( 1) p&3( 137# 37$ sec( 5$ p&3( 1G3# *7$ Ade"&s de los /allos citados en la nota anterior$ CD9$ Ts( 38$ sec( 1) p&3( 137# 37$ sec( 5$ p&3( 1G3# *7$
sec( >) p&3( 18 en "ateria de a.usos de pu.licidad# 2G sec( >) p&3( ><# *<$ sec( >) p&3( 117( Se ha resuelto sec( >) p&3( 18 en "ateria de a.usos de pu.licidad# 2G sec( >) p&3( ><# *<$ sec( >) p&3( 117( Se ha resuelto
ta".i0n +ue la sociedad con,u3al no puede su/rir da-o "oral$ lo +ue es e'idente$ pues no es personaI CD9$ ta".i0n +ue la sociedad con,u3al no puede su/rir da-o "oral$ lo +ue es e'idente$ pues no es personaI CD9$
T( *2$ sec( >) p&3( 17*( T( *2$ sec( >) p&3( 17*(
Se ha resuelto$ sin e".ar3o$ +ue el solo ho"icidio del padre de /a"ilia hace presu"ir el da-o "aterial , Se ha resuelto$ sin e".ar3o$ +ue el solo ho"icidio del padre de /a"ilia hace presu"ir el da-o "aterial ,
"oral a la /a"iliaI CD9$ T( 2*$ sec( >) p&3( 173( "oral a la /a"iliaI CD9$ T( 2*$ sec( >) p&3( 173(
Se de.en aun+ue no se de"andenI CD9$ T( <1$ sec( >a$ p&3( 12G( Se de.en aun+ue no se de"andenI CD9$ T( <1$ sec( >a$ p&3( 12G(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1*8 1*8
acreditarlos, sin que existan limitaciones al respecto quien pretende indemni,ación alega
una obligación y la prueba de ésta corresponde al que la invoca -$rtB )/@21
&e ha considerado en general por, nuestros tribunales que la determinación del monto
del da;o es cuestión de hecho, no susceptible de revisión por la vía de la casación,
6)0
pero la
cali!icación de ellos, aunque se ha vacilado mucho, o sea, si es da;o eventual, indirecto,
moral, etc, es cuestión de derecho
6)/
Párra!o 5.: Párra!o 5.:
LA RELACI"N DE CAUSALIDAD LA RELACI"N DE CAUSALIDAD
255. Concepto. 255. Concepto.
>ara que una persona quede obligada a indemni,ar un perjuicio no basta que éste exista
y que haya habido un acto culpable o doloso suyo+ es preciso, además, que el da;o sea por
causa directa y necesaria del hecho del autor, de manera que =n éste no se habría producido
.o lo dice en esta parte la ley expresamente, como en materia contractual -$rt )002+
.o 2641, aunque se puede deducir de las expresiones que utili,a( Cin!erir da;o a otroD,
Cda;o que pueda imputarse a otroD, y por simple lógica( si la acción u omisión del
demandado nada ha tenido que ver con el da;o no se ve a qué título tendría éste que
indemni,arlo
Fay ejemplos clásicos y extremos en la materia una persona deseando matar a otra le
proporciona un veneno de acción lenta y antes que éste haga e!ecto, otra mata a la víctima
de un bala,o+ no hay responsabilidad civil para el primero, porque con o sin veneno, el
disparo de todos modos habría matado a la víctima, Itro caso( una persona maneja de
noche sin los !ocos encendidos, pero hay tal neblina que igualmente las luces de nada le
habrían servido &i en tales circunstancias atropella a un peatón, el hecho es casual, porque
no hay relación entre la negligencia del conductor y el accidente
6)3
#a exigencia de cae requisito conduce a la exclusión de los da;os indirectos, como se
dirá en el n'mero siguiente re!iriéndose los que contin'an a éste al problema de la
pluralidad de causas, de la causa sobreviniente y a la prueba de la causalidad
256. ). El daAo indirecto. 256. ). El daAo indirecto.
7a dijimos que los perjuicios pueden ser directos o indirectos, siendo los primeros una
consecuencia directa y necesaria del hecho, y los indirectos, los que se habrían producido
a'n sin éste "omo decíamos, en materia contractual, el $rt )002 los excluye de la
indemni,ación, y en materia delictual debe llegarse a igual conclusión, porque respecto de
ellos !alta el requisito en estudio de la causalidad
>uede suceder como en los ejemplos extremos que hemos dado que la !alta de
causalidad entre el hecho y el da;o exonere totalmente de responsabilidad, pero en otras
ocasiones determinará una distinción entre los perjuicios, debiendo repararse aquellos que
son directos, pero no los que carecen de relación con el hecho ilícito
11* 11*
Jor ':a de e%e"ploI CD9$ T$ 37$ sec( 1) p&3( 1G3( Jor ':a de e%e"ploI CD9$ T$ 37$ sec( 1) p&3( 1G3(
112 112
A t:tulo de e%e"ploI CD9$ T( 31$ sec( 1)$ p&3( >17( A t:tulo de e%e"ploI CD9$ T( 31$ sec( 1)$ p&3( >17(
11< 11<
Co"o$ por e%e"plo$ entre el hecho de conducir el 'eh:culo sin la licencia correspondiente , el Co"o$ por e%e"plo$ entre el hecho de conducir el 'eh:culo sin la licencia correspondiente , el
accidenteI CD9$ T( 22$ sec( >) p&3( 13( Otra sentencia en =(M( N() 133$ p&3( *2$ aplica el principio de la accidenteI CD9$ T( 22$ sec( >) p&3( 13( Otra sentencia en =(M( N() 133$ p&3( *2$ aplica el principio de la
causalidad al Art( 1(33G$ , no procede reducir la inde"niaci!n si la in/racci!n de la ':cti"a no tu'o causalidad al Art( 1(33G$ , no procede reducir la inde"niaci!n si la in/racci!n de la ':cti"a no tu'o
incidencia en el accidente leH tr&nsito$ En el "is"o sentido$ =(M( M 137$ p&3 3G>$ , N() 127$ p&3$ 113( incidencia en el accidente leH tr&nsito$ En el "is"o sentido$ =(M( M 137$ p&3 3G>$ , N() 127$ p&3$ 113(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1*7 1*7
En el caso !ortuito, en cambio, no existe culpa ni dolo por parte del hechor+ en los
perjuicios indirectos concurre el uno o el otro, pero el da;o no tiene relación con la
actuación ilícita
Ainalmente, debe advertirse que en el da;o indirecto hay una !alta total de relación
entre el hecho ilícito y el perjuicio+ si la hay, aunque sea mediata, como ocurre en los da;os
por repercusión, existe obligación de indemni,arlos
25. )). Pluralidad de causas. /eorías para solucionarla. 25. )). Pluralidad de causas. /eorías para solucionarla.
El da;o puede resultar de la concurrencia de varias causas, la ausencia de cualquiera de
las cuales habría evitado su generación
#a di!erencia con el da;o indirecto es que el hecho Jlícito no in!luye en él+ el perjuicio
de todos modos se habría producido+ en la pluralidad de causas, el da;o se habría producido
de no concurrir todas las causas que lo provocan &e presenta en variadas circunstancias,
como por ejemplo cuando hay culpa tanto del hechor como de la víctima, o de un tercero, o
del acaso( en la responsabilidad por el hecho ajeno, en que concurren la culpa del hechor y
del que lo tiene a su cuidado, cuando interviene una posterior que provoca o agrava el da;o+
en el caso de que alguien robe un vehículo y cause un accidente culpable, habiendo
negligencia del conductor por haberlo dejado abierto y con las llaves puestas, etc
>ara determinar si hay responsabilidad en estos casos, existen principalmente dos
tendencias en la doctrina(
)* :na es la llamada de la equivalencia de condiciones, !ormulada por el jurista
alemán Ven 9uri y que inspira, en gran parte, a la doctrina y jurisprudencia !rancesas, y es
seguida, entre nosotros, por $lessandri
6)2
&e la llama así porque para sus sostenedores
todos los acontecimientos que han generado el da;o y sin los cuales éste no se habita
producido, tienen igual equivalencia jurídica y, en consecuencia, si entre ellos existe un
hecho ilícito, su autor está obligado a la indemni,ación íntegra+ si son vados los hechos
ilícitos que han generado el da;o, todos los autores de ellos están obligados solidariamente
a la indemni,ación, sin perjuicio de la distribución posterior de ella entre los hechores
6* #a doctrina anterior tiene a su !avor su sencille, y el !avor que otorga a la víctima,
pero ha sido criticada, ya que puede llevar a extremos absurdos, pues una causa
insigni!icante culpable, entre muchas más determinantes, puede obligar a la indemni,ación
total >or ello ha surgido otra teoría preconi,ada por el jurista alemán Von Zries, de la causa
e!iciente, adecuada o determinante, para la cual entre todas las causas que concurren a la
producción del da;o debe elegirse aquella que normalmente ha de producirlo, o sea, es
necesario pre!erir el acontecimiento que ha desempe;ado el papel preponderante en la
ocurrencia del perjuicio Esta teoría tiende a abrirse paso entre los autores y tribunales en
Arancia
6)@
25". ))). ,a pluralidad de causas en la le$islación chilena. 25". ))). ,a pluralidad de causas en la le$islación chilena.
.uestra legislación no tiene una solución directa al problema, sino parciales para
ciertos casos
>or ejemplo, si el da;o se debe a la acción de dos o más personas, y constituye un solo
delito o cuasidelito, el $rt 68)3 las hace responsables solidariamente !rente a la víctima,
esto es, cada uno está obligado a la reparación total
118 118
O.( cit( N() 1*2$ p&3( 1>1( O.( cit( N() 1*2$ p&3( 1>1(
117 117
Maeaud$ o.( cit$$ Jarte 1) T( 1$ N() *22$ p&3( 31>( Maeaud$ o.( cit$$ Jarte 1) T( 1$ N() *22$ p&3( 31>(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 12G 12G
El precepto no resuelve el problema, si las actuaciones ilícitas no constituyen un solo
delito o cuasidelito, pero intervienen varios sujetos, todos los cuales concurren al da;o,
pero parece lógico aplicar el mismo criterio
#a responsabilidad indirecta está !undada en igual idea, porque concurre al da;o tanto
la culpa de quien obró como de aquel que lo tenía a su cuidado y con su autoridad y
vigilancia no impidió el >echo -.* 6//1
En el caso de la concurrencia de la culpa de la víctima, vimos que el "ódigo aten'a la
responsabilidad del hechor -.* 68@1
El problema de la causa sobreviniente lo veremos en el n'mero que sigue, .uestra
jurisprudencia por estas ra,ones ha aplicado en general la doctrina de la equivalencia de las
condiciones
66<
y así, por ejemplo, en dos casos ha resuelto que si una persona !allece de una
gangrena sobrevenida a cansa del accidente, el da;o es directo y debe indemni,arse, porque
civilmente se responde de todos los da;os inmediatos como también de los mediatos o
remotos que sean consecuencia necesaria del acto, pues a no mediar éste no habrían
ocurrido
66)
5ambién se ha !allado que si el reo conductor del automóvil pudo evitar el
accidente y su imprudencia lo determinó, no se toman en cuenta para encontrarlo
responsable otros !actores
666
En otros casos la ha recha,ado
668
25%. );. )nter*ención de una causa posterior al hecho. 25%. );. )nter*ención de una causa posterior al hecho.
Fay más o menos acuerdo para concluir que si el da;o se debe a una causa posterior al
hecho ilícito, !alta la relación de causalidad+ el da;o es indirecto y no indemni,able
El ejemplo en la materia también es clásico( una persona su!re en un accidente una
herida levísima y sin ninguna importancia o trascendencia El hechor debe indemni,ar, si
tuvo culpa, el leve da;o ocasionado, pero puede ocurrir que por descuido de la víctima o
error médico, la herida se agrave, llegando a producir la muerte de la víctima Este da;o es
totalmente indirecto y no responde el autor del hecho ilícito, porque su causa generadora es
la negligencia de la víctima o del médico
26(. ;. Determinación de la causalidad. 26(. ;. Determinación de la causalidad.
#a verdad es que se trata de un problema bastante relativo y ninguna de las doctrinas
examinadas es aceptable integralmente
&e puede apreciar en el ejemplo del n'mero anterior que la muerte de la víctima no
habría ocurrido sin la herida, de modo que ésta es concausa en su producción( sin embargo,
la opinión general es que en tal caso no hay responsabilidad por esos da;os =gualmente en
el ejemplo que dábamos anteriormente del automóvil robado no hay responsabilidad para el
propietario, de acuerdo a los $rts /2 y 3< de la #ey .* )068) sobre Eu,gados de >olicía
#ocal, seg'n lo veremos más adelante -.* 6341( a esta solución igualmente llega la
doctrina de otros países, a !alta de texto legal #a verdad es que en tal caso !alta
verdaderamente el vínculo de causalidad, porque no puede determinarse si el auto, a pesar
de estar cerrado, hubiere sido robado, y además con el accidente mismo ninguna relación
tiene el propietario
11G 11G
CD9$ Ts 31$ sec( 1) p&3 1>1 , 31$ sec( 1)$ p&3( 1G( CD9$ Ts 31$ sec( 1) p&3 1>1 , 31$ sec( 1)$ p&3( 1G(
111 111
G(T( de 1737$ T( 1) sent( 121$ p&3( 2<1 , CD9$ T( 2G$ sec( >) p&3( 3<>( G(T( de 1737$ T( 1) sent( 121$ p&3( 2<1 , CD9$ T( 2G$ sec( >) p&3( 3<>(
111 111
CD9$ T( 21$ sec( >) p&3( 3<>( CD9$ T( 21$ sec( >) p&3( 3<>(
113 113
G( de T( de 188<$ sent( N() 8>7$ p&3( *G1( G( de T( de 188<$ sent( N() 8>7$ p&3( *G1(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 121 121
En conclusión, en nuestra opinión, en principio basta cualquier relación entre la
actuación culpable o dolosa y el da;o, salvo que ella normalmente sea inadecuada para
producirlo
>or regla general corresponderá al actor probar el vinculo de causalidad, ya que es
presupuesto de la obligación, salvo los casos en que la ley lo presuma, como ocurre en los
que establece el $rt 686@ >or ejemplo, si se remueven las losas de una acequia o ca;ería
en calle o camino, sin las debidas precauciones, y alguien cae en ellas, el actor no necesita
probar que se cayó por la remoción de las losas+ al demandado corresponderá acreditar la
causa extra;a -.* 6221
#a "orte &uprema ha considerado que es cuestión de hecho determinar la concurrencia
del vínculo de causalidad,
664
lo que parece erróneo
Se((i)& ter(era Se((i)& ter(era
RESPONSABILIDAD POR EL HECHO A1ENO RESPONSABILIDAD POR EL HECHO A1ENO
26'. Concepto. 26'. Concepto.
Estudiada la teoría general del hecho ilícito en las secciones anteriores, en la presente y
dos que siguen anali,aremos sucesivamente distintas categorías de hechos ilícitos
En ésta nos corresponde tratar la responsabilidad por el hecho ajeno, y en la cuarta la
responsabilidad por el hecho de las cosas $mbas han solido agruparse bajo distintas
denominaciones
$sí, es !recuente oír hablar, sobre todo en textos antiguos, de responsabilidad
extracontractual compleja+ la simple sería aquella en que se responde por el hecho propio
#a segunda por el hecho ajeno o de las cosas, y se llama así porque la causa del da;o es
directamente el hecho de otra persona o de una cosa -en que se incluyen los animales1, pero
responde el que tiene a su cuidado la persona o cosa, por presumir la ley que ha !altado a su
deber de vigilancia
E!ectivamente, la di!erencia !undamental entre una y otra responsabilidad es que por
regla general la llamada simple no se presume, y en cambio en la compleja hay
presunciones de responsabilidad en contra del que deberá reparar el da;o ajeno o de las
cosas De ahí que muchos autores llaman a este capítulo de las presunciones de
responsabilidad
Itra denominación que ha hecho !ortuna es de responsabilidad indirecta, porque no se
indemni,a el da;o ocasionado directamente, sino por otra persona o tina cosa
&e ha criticado, en cambio, la denominación de responsabilidad por el hecho ajeno -al
igual que por el hecho de las cosas( .* 63@1, porque se dice que no se está respondiendo
por el hecho de otro, sino por la propia culpa de haber descuidado el deber de vigilancia
>ero la vedad es que el hecho ilícito es ajeno, lo que ocurre es que en su comisión hay
culpa también de otra persona que tenia deber de cuidado respecto del hechor
#a responsabilidad por el hecho ajeno está reglamentada por el "ódigo en los $rts
686< a 6866+ el primero de estos preceptos comien,a diciendo( Ctoda persona es
responsable no solo de sus propias acciones, sino del hecho de aquellos que estuvieren a su
cuidadoD
11> 11>
CD9$ Ts 31$ sec( 1)$ J&3( 3*8# 37$ sec 1) p&3( <7( CD9$ Ts 31$ sec( 1)$ J&3( 3*8# 37$ sec 1) p&3( <7(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 121 121
>odemos con estos elementos de!inirla como la que deriva de los delitos y cuasidelitos
de las personas capaces de cometerlos que se encuentran en la relación expresamente
prevista en la ley respecto del responsable
El precepto citado en sus incisos siguientes contempla cinco casos, enumeración que
no es taxativa+ en el $rt 6866 se contiene uno más y !uera del "ódigo existen otros,
situaciones todas que veremos a continuación
$dvirtamos de antemano que esta responsabilidad es solamente civil y no >enal,
aunque el hecho ilícito de que se trate constituya delito o cuasidelito sancionado por la ley
criminal #a responsabilidad penal es siempre personal El que responde civilmente por el
hecho ajeno puede !igurar en el proceso criminal, constituyendo la !igura del tercero
civilmente responsable, pero que nada tiene que ver con la acción penal
262. 6undamento de la responsa#ilidad por el hecho a2eno. 262. 6undamento de la responsa#ilidad por el hecho a2eno.
En términos generales, y desde luego en los casos del "ódigo, la responsabilidad por
el hecho ajeno se !unda en la culpa que la ley presume en la persona que tiene a otra a su
cuidado y abandona su vigilancia
.o se trata de responsabilidad objetiva, sin culpa( ésta existe y por ella se responde y la
negligencia es haber !altado al deber de cuidado
5anto es así que, como veremos, el responsable del hecho ajeno puede destruir la
presunción, probando que por las circunstancias no le ha sido posible evitar el hecho -.*
63/1
>ero más allá de esto, la responsabilidad del hecho ajeno se !unda en que normalmente
el autor del hecho ilícito, precisamente por depender de otro, será insolvente, no tendrá con
qué responder a la indemni,ación &e procura, pues, asegurar la indemni,ación de la
víctima
263. -e5uisitos de la responsa#ilidad por el hecho a2eno. 263. -e5uisitos de la responsa#ilidad por el hecho a2eno.
>ara que proceda la responsabilidad por el hecho ajeno deben concurrir tres
circunstancias(
)* :n determinado vínculo entre hechor y responsable, que generalmente será de
subordinación o dependencia+
6* Nue ambos, hechor y responsable, tengan capacidad extracontractual, y
8* Nue el hechor haya cometido un hecho ilícito, concurriendo todos los requisitos
propios de éste ya estudiados
#os anali,aremos en los n'meros que a éste siguen
264. ). ;ínculo entre hechor y responsa#le. 264. ). ;ínculo entre hechor y responsa#le.
En las responsabilidades por el hecho ajeno existe un vínculo entre el responsable y el
hechor, que, en general, y desde luego en todas las del "ódigo, es uno de subordinación y
dependencia, porque si el !undamento de ellas es una !alta de vigilancia, es necesario que se
tenga autoridad respecto de la persona por quien se responde
660
Esto es lo que la ley dice al
hablar de aquellos que Cestuvieren a su cuidadoD
En los casos expresamente enumerados por la ley se presume la existencia del vínculo
de subordinación y así, por ejemplo, el padre para eximirse de responsabilidad deberá
11* 11*
CD9$ T( 17$ sec( 1)$ p&3( *>1( CD9$ T( 17$ sec( 1)$ p&3( *>1(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 123 123
probar que no tenia al hijo a su cuidado En los demás deberá probarse por el que invoca la
responsabilidad del hecho ajeno el mencionado vínculo
$plicando este requisito se ha resuelto que el ejecutante no responde de los hechos del
depositario de!initivo,
66/
ni el que encargó la obra por los del contratista que ejecuta ésta
por su cuenta,
663
ni el mandante por los hechos ilícitos del mandatario,
662
porque los
mandatos se otorgan para ejecutar actos lícitos, y el mandatario no está al cuidado del que
le dio poder
%eglas especiales gobiernan la responsabilidad por el hecho ajeno del propietario de un
vehículo con el que se ocasiona un acto ilícito+ el vínculo en tal caso es de otra naturale,a
-.* 6341
265. )). Capacidad extracontractual del hechor y responsa#le. 265. )). Capacidad extracontractual del hechor y responsa#le.
El $rt 68)@, que establece el requisito de la capacidad en los hechos Jlícitos, no
distingue si se trata de responsabilidad por el hecho propio o ajeno, y por tanto se aplica a
ambos En consecuencia, tanto el que cometió el hecho ilícito como quien lo tenía a su
cuidado no deben estar comprendidos en las causales de incapacidad para que haya lugar a
la responsabilidad por el hecho ajeno
&i es incapa, quien cometió el hecho ilícito, tiene aplicación el $rt 68)@ citado, y
responden 'nicamente los que tienen a su cuidado al incapa,( Csi pudiere imputárseles
negligenciaD Es la gran di!erencia que existe entre un caso y otro( la responsabilidad por el
hecho ajeno no excluye la del hechor y se presume En cambio, tratándose de un incapa,,
debe acreditarse la culpa del guardián
7 si el incapa, resulta ser la persona a quien se pretende responsabili,ar del hecho
ajeno, el mismo $rt 68)@ lo impedirá, ya que, como decíamos, excluye de toda obligación
de indemni,ar tanto por el hecho propio como por el ajeno o de las cosas 7 así, por
ejemplo, el padre demente no responderá del hecho de sus hijos menores que vivan con él,
pues mal puede cuidar de otra persona quien no puede atenderse a sí mismo $sí se ha
!allado
66@
266. ))). Comisión de un hecho ilícito por la persona de cuyos actos se responde. 266. ))). Comisión de un hecho ilícito por la persona de cuyos actos se responde.
En la responsabilidad por el hecho ajeno hay obligación de indemni,ar la comisión de
un delito o cuasidelito civil de otro+ en consecuencia, el hecho cometido por la persona de
quien se responde debe reunir todos los requisitos de la responsabilidad extra contractual,
ya estudiados
$'n más, la víctima debe probarlo, a menos que a su respecto exista otro tipo de
presunción legal( a !alta de ella, deberá acreditar la acción u omisión culpable o dolosa el
da;o y la relación de causalidad, todo ello con!orme a las generales #a 'nica di!erencia es
que establecido el hecho ilícito, esto es, probadas todas las circunstancias se;aladas, la
víctima queda liberada de acreditar la culpa del tercero civilmente responsable( ella es la
112 112
CD9$ T 1*$ sec($ 1) p&3( 11<( CD9$ T 1*$ sec($ 1) p&3( 11<( Si se trata de depositario pro'isional desi3nado por el e%ecutante$ este es Si se trata de depositario pro'isional desi3nado por el e%ecutante$ este es
responsa.le$ por+ue as: lo dispone expresa"ente el Art( >>3$ N() 3 del C!di3o de Jrocedi"iento Ci'il( responsa.le$ por+ue as: lo dispone expresa"ente el Art( >>3$ N() 3 del C!di3o de Jrocedi"iento Ci'il(
11< 11<
CD9$ T( 3$ sec( 11$ p&3( 82 CD9$ T( 3$ sec( 11$ p&3( 82
118 118
G(T( de 1738$ To"o 1G$ sent( N() <1( p&3$ 311# CD9$ T( 37( sec$ 1) p&3( 1>8 , T( *1$ sec( 1)$ p&3( >G( Es G(T( de 1738$ To"o 1G$ sent( N() <1( p&3$ 311# CD9$ T( 37( sec$ 1) p&3( 1>8 , T( *1$ sec( 1)$ p&3( >G( Es
un punto +ue en el extran%ero se discute$ pero en el nuestro no ad"ite dudasI StichTin$ o.( cit($ p&3s( *82 , un punto +ue en el extran%ero se discute$ pero en el nuestro no ad"ite dudasI StichTin$ o.( cit($ p&3s( *82 ,
si3tes($ N() 1G< , si3tes(# Alessandri$ o.( cit($ p&3( 311$ N() 11<( Excepcional"ente$ el "andatario @, en si3tes($ N() 1G< , si3tes(# Alessandri$ o.( cit($ p&3( 311$ N() 11<( Excepcional"ente$ el "andatario @, en
t0r"inos "&s a"plios$ el representadoA responder& si ha participado ta".i0n personal"ente en el hecho t0r"inos "&s a"plios$ el representadoA responder& si ha participado ta".i0n personal"ente en el hecho
il:cito$ , si ha reci.ido pro'echo del dolo a%eno$ con/or"e a la re3la 3eneral del Art( 1(312$ inc( 1) @NU 177I il:cito$ , si ha reci.ido pro'echo del dolo a%eno$ con/or"e a la re3la 3eneral del Art( 1(312$ inc( 1) @NU 177I
CD9$ T( 3G$ sec( la$ >13A( CD9$ T( 3G$ sec( la$ >13A(
117 117
G(T( de 1737$ T( 1) sent( N() G(T( de 1737$ T( 1) sent( N() 121 p&3( 2<1( 121 p&3( 2<1(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 12> 12>
que se presume >or tal ra,ón se ha !allado que no hay responsabilidad de terceros si el
hechor ha sido declarado absuelto por !alta de culpa
68<
26. ,os casos de responsa#ilidad por el hecho a2eno. 26. ,os casos de responsa#ilidad por el hecho a2eno.
"omo dijimos, algunos de ellos están expresamente establecidos en el $rt 686<, otros
caben en la regla general del inc )@ del mismo y los hay establecidos !uera del "ódigo
Estudiaremos sucesivamente, en consecuencia(
)* El padre o la madre respecto de los hijos menores+
6* Huardador por el pupilo+
8* Garido por la mujer casada, hoy derogado+
4* Ee!es de escuelas y colegios por los discípulos+
0* >atrones y ernpleadores por el hecho de sus dependientes+
/* Itros casos de personas al cuidado de terceros, y
3* >ropietario del vehículo por el conductor
26". ). -esponsa#ilidad del padre o madre por sus hi2os menores 5ue ha#iten con ellos. 26". ). -esponsa#ilidad del padre o madre por sus hi2os menores 5ue ha#iten con ellos.
Dice el inc 66 del $rt 686<( C$sí el padre, y a !alta de éste la madre, es responsable
del hecho de los hijos menores que habiten en la misma casaD
>ara que tenga lugar esta responsabilidad por el hecho ajeno es necesario que se
cumplan las siguientes circunstancias(
)* $!ecta al padre, y a !alta de él a la madre
.uestra legislación, apartándose de la universal, separó de la patria potestad todo lo
relativo a la autoridad paterna, y en consecuencia, esta responsabilidad que se !unda
precisamente en el cuidado de los hijos, deriva del 5itulo @* del #ibro )* CDe los derechos
y obligaciones entre los padres y los hijos legítimos $rts 6)@ a 68@, y no del título )<* del
mismo #ibro CDe la patria potestadD
#a ley no distingue y en consecuencia puede tratarse tanto de padres legítimos como
naturales, pues a ambos corresponde el cuidado de los hijos menores, pero no al
simplemente ilegítimo, a quien le pertenece 'nicamente si le ha sido otorgado -.* 6381
#a responsabilidad es en primer lugar del padre, porque a él están sometidos los hijos
-$rt 6)@1( $ !alta de él, corresponderá a la madre, pero el legislador no dijo en este caso,
cuándo se entiende !altar el padre "reemos que deben aplicarse por analogía las
disposiciones de los $rts )<@ y ))<, que precisan cuándo se entiende !altar el padre para
dar el consentimiento para el matrimonio del hijo menor( si ha !allecido, está demente,
ausente del territorio de la %ep'blica y no esperarse su pronto regreso o ignorarse el lugar
de su residencia+ si ha sido privado de la patria potestad por sentencia judicial o por su mala
conducta ha sido inhabilitado para intervenir en la educación de los hijos =gualmente, en
los casos en que de acuerdo a los $rts 668 y 664 corresponde a la madre el cuidado
personal de sus hijos
6* Debe tratarse de hijos menores de )2 a;os
Estos son los hijos menores en nuestra legislación >or los hijos mayores no responden
los padres+ en consecuencia, en el caso del $rt 64/, o sea, si el hijo de !amilia comete un
hecho ilícito en la administración de su patrimonio pro!esional o industrial, no responderán
los padres, porque el hijo Cse mirará como mayor de edadD =gual ocurre en el caso del $rt
646, esto es, respecto de los empleos p'blicos del hijo menor, pues también es considerado
13G 13G
CD9$ T( *7$ sec( >) p&3( 2<( CD9$ T( *7$ sec( >) p&3( 2<(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 12* 12*
como mayor en lo concerniente a éstos Ainalmente, la emancipación pone término a la
patria potestad y no al cuidado de los hijos, y en consecuencia, no elimina la
responsabilidad por los hechos ilícitos de ellos, a menos que lleve consigo también la
pérdida de su tuición -$rt 6/41
8* El hijo debe habitar en la misma casa con sus padres
$sí lo exige la ley, pues en tal caso podrán ejercer la vigilancia necesaria+ de ahí que en
principio los padres no responden de los hechos de sus hijos menores que no conviven con
ellos, salvo el caso de excepción del $rt 686), seg'n lo veremos a continuación
4M Nue el padre o la madre, con la autoridad y cuidado que su calidad les con!iere, no
haya podido impedir el hecho -$rt 686<, inc !inal+ .* 63/1
#os tres primeros requisitos los debe probar el demandante+ el 'ltimo se presume, y
toca a los padres acreditar que no pudieron impedir el hecho ilícito, prueba que no se les
acepta en el caso del citado $rt 686) Dice el precepto( Clos padres serán siempre
responsables de los delitos o cuasidelitos cometidos por sus hijos menores, y que
conocidamente provengan de mala educación, o de los hábitos vicios que les han dejado
adquirirD "omo la disposición usa la expresión CsiempreD se concluye que es una
presunción de derecho, de manera que probado el hecho ilícito y que él proviene
conocidamente, esto es, notoriamente de alguna de las circunstancias se;aladas, nada
obtendrían los padres con probar que no se re'nen los requisitos anteriores, como decíamos
recién en el caso del hijo que no vive con el padre, o que con su autoridad y cuidado !ue
imposible evitar el hecho, siempre será responsable mientras el hijo sea menor
26%. )). -esponsa#ilidad del $uardador por el pupilo. 26%. )). -esponsa#ilidad del $uardador por el pupilo.
C$sí el tutor o curadores responsable de la conducta del pupilo que vive bajo su
dependencia o cuidadoD -$rt 686<, inc 8*1
"orresponde esta responsabilidad al tutor por los hechos del imp'ber mayor de 3 a;os
que ha obrado con discernimiento y a los curadores generales del menor adulto, o sea
menor de 6) a;os, pero siempre que teniendo menos de )/ a;os haya obrado con
discernimiento, del disipador y del sordomudo que no puede darse a entender por escrito+
no del demente, dada la incapacidad extracontractual,, de éste El guardador del incapa,
sólo responderá si se le prueba negligencia de acuerdo al $rt 68)@ -.* 6401
#a ley no exige que el pupilo viva en la misma casa del guardador, como lo hi,o
respecto del padre o madre+ basta que lo haga bajo su dependencia y cuidado+ por ello no
puede aplicarse a los curadores adjuntos, de bienes y especiales, que no tienen a su cuidado
al pupilo, y de acuerdo a la regla general del inc !inal del precepto, el tutor o curador se
libera de responsabilidad, probando que con la autoridad y vigilancia que su cargo le
con!iere no ha podido impedir el hecho -.* 63/1
2(. ))). -esponsa#ilidad del marido por la mu2er. &u dero$ación. 2(. ))). -esponsa#ilidad del marido por la mu2er. &u dero$ación.
Disponía el inc 4* del precepto que comentamos( C$sí el marido es responsable de la
conducta de su mujerD
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 122 122
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
Esta responsabilidad se !undaba en la autoridad marital, y en consecuencia abarcaba el
caso de la mujer separada de bienes,
68)
que sigue sujeta a ella, pero no el de la divorciada
perpetua o temporalmente, porque el divorcio hace cesar la vida en com'n de los cónyuges
&eg'n la regla general del inciso !inal del $rt 686), se eximía de responsabilidad el
marido, probando que con su autoridad no pudo evitar el hecho -.* 63/1
$l suprimirse la incapacidad de la mujer casada, bajo el régimen de sociedad conyugal,
la ley optó por derogar también esta disposición
2'. );. -esponsa#ilidad de los 2e!es de escuelas y cole$ios por sus discípulos. 2'. );. -esponsa#ilidad de los 2e!es de escuelas y cole$ios por sus discípulos.
Dice la parte primera del inc 0* del $rt 686<( C$sí los je!es de colegios y escuelas
responden del hecho de los discípulos, mientras estén bajo su cuidadoD
#a responsabilidad a!ecta al je!e o quien ejer,a el cargo equivalente, director, rector,
etc, por los hechos ilícitos de sus discípulos mayores o menores de edad, ya que el
precepto no distingue como en otros casos 7 sólo subsiste mientras los tenga a su cuidado,
o sea, mientras permane,can en el establecimiento o bajo su control &e libera de ella de
acuerdo a la regla general, o sea, si prueba que con su autoridad y cuidado no habría podido
impedir el hecho -.* 63/1
22. ;. Patrones y empleadores por sus dependientes. 22. ;. Patrones y empleadores por sus dependientes.
5odas las legislaciones contemplan la responsabilidad del patrón o empleador por los
hechos que ejecuten sus trabajadores en el ejercicio de sus !unciones de tales+ esta
responsabilidad ha adquirido una mayor trascendencia aun con la existencia de empresas de
transportes, y de empresas con vehículos propios para el reparto Ello ha multiplicado la
posibilidad de da;os a terceros ajenos a las respectivas empresas
Gucho se ha discutido sobre el !undamento de la responsabilidad del empleador+ para
algunos es motivada por la culpa in eligendo, o sea, por la negligencia en la selección de su
personal+ para otros es la culpa in vigilando, porque ha descuidado la vigilancia
Ainalmente, para otros es netamente objetiva+ el empresario crea un riesgo con su actividad
que reali,a hoy más que nunca a través de sus trabajadores, siendo lógico que responda por
los hechos Jlícitos cometidos por éstos en sus !unciones
En nuestra legislación hay que !undarla en alguno de los dos primeros principios, pues
el empresario, patrón, empleador, etc, puede eximirse de responsabilidad probando su !alta
de culpa
686
.uestro "ódigo contiene tres disposiciones di!erentes en relación con la materia, de
redacción no muy a!ortunada, aunque justi!icable en la época de su dictación, pero que
131 131
Alessandri$ o.( cit( N() Alessandri$ o.( cit( N() 1*8$ p&3( 3>7$ , Ducci$ o.( cit( N() 11<$ p&3( 83$ creen +ue cuando la "u%er 1*8$ p&3( 3>7$ , Ducci$ o.( cit( N() 11<$ p&3( 83$ creen +ue cuando la "u%er
e%erce una pro/esi!n$ industria u o4cio de acuerdo al Art( 1*G$ el "arido no responde por los hechos il:citos e%erce una pro/esi!n$ industria u o4cio de acuerdo al Art( 1*G$ el "arido no responde por los hechos il:citos
co"etidos por ella en dicho e%ercicio( No co"parti"os su opini!n$ por+ue si la "u%er separada total"ente co"etidos por ella en dicho e%ercicio( No co"parti"os su opini!n$ por+ue si la "u%er separada total"ente
de .ienes si3ue al cuidado del "arido$ no ha, ra!n ni disposici!n para excluir el caso citado( de .ienes si3ue al cuidado del "arido$ no ha, ra!n ni disposici!n para excluir el caso citado(
131 131
En nuestro concepto$ en doctrina no ca.e otra %usti4caci!n +ue la responsa.ilidad o.%eti'a del En nuestro concepto$ en doctrina no ca.e otra %usti4caci!n +ue la responsa.ilidad o.%eti'a del
e"presario "ientras el dependiente est0 en /unciones( En el 'olu"en de la e"presa actual es i"posi.le e"presario "ientras el dependiente est0 en /unciones( En el 'olu"en de la e"presa actual es i"posi.le
ha.lar de culpa de elecci!n$ , as: el e"pleado Ru o.rero puede tener antecedentes excelentes , sin e".ar3o ha.lar de culpa de elecci!n$ , as: el e"pleado Ru o.rero puede tener antecedentes excelentes , sin e".ar3o
co"eter un hecho il:cito$ por+ue con la co"ple%idad "oderna a ellos todos esta"os expuestos( Ade"&s$ no co"eter un hecho il:cito$ por+ue con la co"ple%idad "oderna a ellos todos esta"os expuestos( Ade"&s$ no
de.e ol'idarse +ue la ina"o'ilidad de los tra.a%adores ha restrin3ido la /acultad del e"presario de despedir de.e ol'idarse +ue la ina"o'ilidad de los tra.a%adores ha restrin3ido la /acultad del e"presario de despedir
a su personal$ a los casos en +ue la /alta se ha co"etido( No puede actuar por pre'enci!n( Ta"poco es a su personal$ a los casos en +ue la /alta se ha co"etido( No puede actuar por pre'enci!n( Ta"poco es
posi.le sostener +ue el e"presario$ sal'o casos de excepci!n en la pe+ue-a industria o co"ercio$ posi.le sostener +ue el e"presario$ sal'o casos de excepci!n en la pe+ue-a industria o co"ercio$
do"0sticos$ etc($ ten3a a su cuidado al dependiente , "enos cuando 0ste actBa /uera del recinto de la do"0sticos$ etc($ ten3a a su cuidado al dependiente , "enos cuando 0ste actBa /uera del recinto de la
e"presa$ +ue es el caso "&s /recuente ho, en d:a de responsa.ilidad de 0sta$ por accidentes del tr&nsito( e"presa$ +ue es el caso "&s /recuente ho, en d:a de responsa.ilidad de 0sta$ por accidentes del tr&nsito(
=inal"ente$ es la soluci!n "&s %usta# no ha, responsa.ilidad sin culpa$ por+ue de.e ha.erla en el =inal"ente$ es la soluci!n "&s %usta# no ha, responsa.ilidad sin culpa$ por+ue de.e ha.erla en el
dependiente$ , es necesario +ue 0ste actBe por cuenta de la e"presa al co"eter el hecho Nl:cito( Es dependiente$ , es necesario +ue 0ste actBe por cuenta de la e"presa al co"eter el hecho Nl:cito( Es
real"ente 0sta , no el dependiente +uien cre! el ries3o( real"ente 0sta , no el dependiente +uien cre! el ries3o(
"ash "ash Virtual Virtual 12< 12<
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
a!ortunadamente no ha producido mayores tropie,os, porque la jurisprudencia !undada en
una u otra ha hecho una aplicación amplísima de esta responsabilidad indirecta, seg'n
luego lo veremos
Estas disposiciones son(
)* #os artesanos, por el hecho de sus aprendices, mientras están bajo su cuidado -inc
0* del $rt 686<1
&on artesanos los que ejercitan alg'n arte u o!icio mecánico, sin maquinarias
complejas y en peque;a escala+ el aprendi, es el que está adquiriendo bajo su dirección el
mismo arte u o!icio #a responsabilidad del primero por los hechos del segundo subsiste
mientras el aprendi, esté bajo vigilancia del artesano+ puede suceder que viva con él, y en
tal caso es permanente Es indi!erente que el aprendi, sea mayor o menor de edad, y que
esté unido al artesano por un contrato de trabajo o no Este se libera de responsabilidad
con!orme a la regla general del inc !inal del $rt 686<( probando que con su autoridad no
habría podido evitar el hecho ilícito -.* 63/1
En realidad, esta responsabilidad se !unda más bien en la relación casi patriarcal entre
artesano y aprendi, que en el vínculo de trabajo que entre ellos existe+
6* Empresarios por el hecho de sus dependientes mientras estén a su cuidado -inc 0@
del $rt 686)1
El "ódigo habló de CempresarioD y CdependienteD, expresiones que no son muy
precisas en la legislación, pero que los tribunales han entendido en un sentido sumamente
amplio Itras legislaciones, como la !rancesa e italiana, usan un término más extensivo que
el de empresario, CcomitentesD
En consecuencia, debe entenderse por CempresarioD, aunque en el "ódigo y en el
idioma la expresión es más restringida, a todo patrón o empleador, y por dependiente a todo
trabajador suyo, cualesquiera que sean las condiciones en que presten sus servicios
#a 'nica condición se;alada por la ley es que se encuentren al cuidado del empresario,
y se ha entendido que es así mientras presten sus servicios o desempe;en las !unciones
encomendadas
688
7 el empresario se exime de responsabilidad con!orme a la regla general tantas veces
citada del inc !inal del $rt 686<( probando que con su autoridad y cuidado no habría
podido evitar el hecho -.* 63/1
8* Ainalmente, los amos por sus criados o sirvientes
Este caso está contemplado no por el $rt 686<, sino por el $rt 6866( Clos amos
responderán de la conducta de sus criados o sirvientes en el ejercicio de sus respectivas
!unciones+ y esto aunque el hecho de que se trate no se haya ejecutado a su vistaD
684
#a expresión CamosD y CcriadosD tiene signi!icación bien precisa en el "ódigo+ son
éstos los domésticos &in embargo, la jurisprudencia ha interpretado el precepto a veces en
!orma amplia, aplicándolo en !orma general a toda clase de obreros e incluso empleados
680
133 133
Jor ':a de e%e"plo( G(T( de 17G1$ T( 1)($ sent( 3(G1*$ p&3( 1( 1<>( Jor ':a de e%e"plo( G(T( de 17G1$ T( 1)($ sent( 3(G1*$ p&3( 1( 1<>(
13> 13>
Este precepto es la "&s ca.al de"ostraci!n de lo +ue dec:a"os en la nota 117$ por+ue ca".i! la Este precepto es la "&s ca.al de"ostraci!n de lo +ue dec:a"os en la nota 117$ por+ue ca".i! la
expresi!n ?a su cuidadoK por ?e%ercicio de sus respecti'as /uncionesK$ , a3re3! toda':aI ?aun+ue el hecho((( expresi!n ?a su cuidadoK por ?e%ercicio de sus respecti'as /uncionesK$ , a3re3! toda':aI ?aun+ue el hecho(((
no se ha,a e%ecutado a su 'istaK$ todo lo cual es re'elador de +ue el cuidado no co"prende esta Blti"a no se ha,a e%ecutado a su 'istaK$ todo lo cual es re'elador de +ue el cuidado no co"prende esta Blti"a
situaci!n( En consecuencia$ no podr:a /undarse en el Art( 1(31G la responsa.ilidad del e"presario por el situaci!n( En consecuencia$ no podr:a /undarse en el Art( 1(31G la responsa.ilidad del e"presario por el
conductor +ue tra.a%a en la calle$ cosa +ue la %urisprudencia sie"pre ha aceptadoI CD9$ T( **$ sec( 1)($ p&3( conductor +ue tra.a%a en la calle$ cosa +ue la %urisprudencia sie"pre ha aceptadoI CD9$ T( **$ sec( 1)($ p&3(
18( La 'erdad es +ue el Art( 1(311 es "&s propio para las e"presas +ue el anterior( A/ortunada"ente la 18( La 'erdad es +ue el Art( 1(311 es "&s propio para las e"presas +ue el anterior( A/ortunada"ente la
%urisprudencia ha prescindido un tanto del texto le3al para dar la interpretaci!n a"plia +ue se cita en el %urisprudencia ha prescindido un tanto del texto le3al para dar la interpretaci!n a"plia +ue se cita en el
texto( texto(
13* 13*
Jor e%e"plo$ CD9$ T( <$ sec( 1)($ p&3( 1>2( La ra!n es la dichaI el precepto es "&s propio de la Jor e%e"plo$ CD9$ T( <$ sec( 1)($ p&3( 1>2( La ra!n es la dichaI el precepto es "&s propio de la
responsa.ilidad patronal$ aun+ue el C!di3o lo li"it! al sir'iente por o.'ias raones de 0poca( Ca.e tener responsa.ilidad patronal$ aun+ue el C!di3o lo li"it! al sir'iente por o.'ias raones de 0poca( Ca.e tener
128 128
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
#a di!erencia del precepto con los casos anteriores es obvia( el amo responde por los
hechos ejecutados por los criados y sirvientes en el ejercicio de sus !unciones, y aunque no
se hayan ejecutado a su vista =gualmente, la exención para el amo es distinta, y la
contempla el inc 6* del $rt 6866( Cpero no responderán de lo que hayan hecho sus
criados o sirvientes en el ejercicio de sus respectivas !unciones, si se probare que las han
ejercido de un modo impropio que los amos no tenían medio de prever o impedir,
empleando el cuidado ordinario, y la autoridad competente En este caso toda la
responsabilidad recaerá sobre dichos criados o sirvientesD
#a conclusión es que en nuestra legislación la responsabilidad de todo empleador o
patrón es ampliamente aceptada por la doctrina y jurisprudencia, ya sea !undada en el -.*
0 del $rt 606<,
68/
ya en la regla general que se;ala este precepto -ver n'mero siguiente1,
ya en el $rt 6066, excediendo con mucho su texto estricto
683
Ello mientras los
dependientes se encuentran en el ejercicio de sus !unciones y las realicen del modo que es
propio, aun cuando las e!ect'en !uera del recinto de la empresa, como conductores de
vehículos,
682
o reparadores de arte!actos a domicilio, etc
23. ;). 3tros casos de personas a cuidado de terceros. 23. ;). 3tros casos de personas a cuidado de terceros.
#a enumeración del $rt 686< no es limitativa+ lo revela el encabe,amiento general(
Ctoda persona es responsable del hecho de aquellos que estuvieren a su cuidadoD, y los
casos expresamente contemplados van todos ellos precedidos de la expresión CasíD,
demostrativa de que se trata de meras aplicaciones de una regla general
68@
>or ello dicho precepto siempre se aplicará cuando una persona tenga a otra a su
cuidado, debiendo así probarlo la víctima, y de ahí que se ha !allado que el padre
simplemente ilegítimo que, seg'n dijimos, no tiene ni patria potestad ni autoridad paterna
responde de los hechos ilícitos del hijo ilegítimo que tenga a su cuidado
64<
.aturalmente que no se podrá asilar la víctima en la regla genera para eludir alguno de
los requisitos del precepto en los casos especí!icos se;alados, como por ejemplo, si el hijo
no vive con su padre, y tampoco cabe aplicar el $rt 686)
De acuerdo al $rt )0, inc 6* de la #ey 3/)8, sobre $dopción, a adoptante
corresponden los derechos de la autoridad paterna respecto del adoptado, y en
consecuencia, responde de los hechos ilícitos de éste en los mismos términos que el padre o
madre -inc 6* del $rt 686<1
Fay numerosas disposiciones legales que contienen también aplicación del principio
general se;alado, como el $rt 2/0, .* 4* del " de "o que contempla la responsabilidad
civil del naviero por los hechos del capitán y tripulación,
64)
el $rt @<@ del mismo "ódigo
que establece la del capitán por ciertos hechos de estos 'ltimos, etc
Ainalmente, hay casos que alteran las reglas y !undamentos de "ódigo, como ocurre
con el propietario del vehículo que causa un accidente, y que veremos en el n'mero que
sigue, y en el $rt 8) de la #ey )//48, de 4 de septiembre de )@/3 sobre $busos de
>ublicidad y que hace al propietario o concesionario del medio de di!usión por vía del cual
presente eso s: lo dicho en una re'isi!n ur3ente"ente necesaria de estas disposiciones( presente eso s: lo dicho en una re'isi!n ur3ente"ente necesaria de estas disposiciones(
132 132
6n caso reciente en la CD9$ T( 2*$ sec( >)$ p&3( 37( 6n caso reciente en la CD9$ T( 2*$ sec( >)$ p&3( 37(
13< 13<
50ase nos 131( 50ase nos 131(
138 138
50anse la nota 131 , la sentencia en ella citada( 50anse la nota 131 , la sentencia en ella citada(
137 137
En ca".io$ en =rancia$ se esti"a 3eneral"ente +ue el Art( 1(38>$ e+ui'alente a nuestro Art( 1(31G$ es En ca".io$ en =rancia$ se esti"a 3eneral"ente +ue el Art( 1(38>$ e+ui'alente a nuestro Art( 1(31G$ es
taxati'o( taxati'o(
1>G 1>G
G(T( de 173*$ T( 1)$ sent( N() 18$ p&3( *GG( G(T( de 173*$ T( 1)$ sent( N() 18$ p&3( *GG(
1>1 1>1
CD9$ T( 1<$ sec( la($ p&3( 3<*( CD9$ T( 1<$ sec( la($ p&3( 3<*(
"ash "ash Virtual Virtual 127 127
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
se ha cometido el delito, solidariamente responsable con el autor de las indemni,aciones
civiles que procedan
24. ;)). Propietario del *ehículo por el conductor. 24. ;)). Propietario del *ehículo por el conductor.
Femos ya dicho que los accidentes del tránsito se han convertido en los más !recuentes
hechos ilícitos+ ello ha obligado al legislador en todas las latitudes a tomar medidas
especiales para este tipo de cuasidelitos+ entre ellas muchas contemplan la responsabilidad
del propietario del vehículo por el hecho del conductor que él ha colocado al volante o si el
accidente deriva del mal estado del vehículo
646
.uestra legislación se ha hecho eco de esta tendencia con la dictación de la #ey .*
)0)68, de )3 de enero de )@/8, re!undida en la #ey .* )068), de 2 y 8< de agosto de
)@/8, sobre Irgani,ación y $tribuciones de los ju,gados de >olicía #ocal, $rts /2 y 3<
648
$ctualmente la materia la contemplan la #ey del 5ránsito -$rts )34 y sgtes1 y la #ey
.* )2623 de 3 de !ebrero de )@24 sobre >rocedimientos ante los ju,gados de >olicía
#ocal
=nteresa antes que todo precisar los conceptos que están en juego( vehículo, conductor
y propietario
Veamos, en primer lugar, a qué vehículos se re!ieren estas disposiciones( la respuesta
es a toda clase de medios de transporte En e!ecto, la #ey del 5ránsito en su $rt 6@ de!ine
el vehículo como Cmedio en el cual, sobre el cual o por el cual toda persona o cosa puede
ser transportada por una víaD #a misma disposición menciona varios, a título de ejemplo,
vehículos de emergencia, de locomoción colectiva, a tracción humana o animal, triciclos,
etc En consecuencia, las presunciones que pasaremos a estudiar se aplican a toda clase de
vehículos
#a misma #ey de!ine al conductor como Ctoda persona que conduce, maneja o tiene el
control !ísico de un vehículo motori,ado en la vía p'blica+ que controla o maneja un
vehículo remolcado por otro+ o que dirige, maniobra, o está a cargo del manejo directo de
cualquier otro vehículo, de un animal de silla, de tiro o de arreo de animalesD
Ainalmente, debe tenerse presente que en con!ormidad al $rt 82 de la misma #ey del
5ránsito C&e presumirá propietario de un vehículo motori,ado la persona a cuyo nombre
!igure inscrito en el %egistro, salvo prueba en contrarioD #a disposición reproduce el
antiguo artículo 4< de la #ey .B )086) sobre ju,gados de >olicía #ocal, y se re!iere a la
1>1 1>1
Jor e%e"plo$ Art( 1(G*>$ inc( 31 , 4nal del C!di3o italianoI ?El propietario del 'eh:culo o en su lu3ar$ Jor e%e"plo$ Art( 1(G*>$ inc( 31 , 4nal del C!di3o italianoI ?El propietario del 'eh:culo o en su lu3ar$
el usu/ructuario o el ad+uirente con pacto de reser'a de do"inio$ es responsa.le solidaria"ente con el el usu/ructuario o el ad+uirente con pacto de reser'a de do"inio$ es responsa.le solidaria"ente con el
conductor$ si no prue.a +ue la circulaci!n del 'eh:culo ha tenido lu3ar contra su 'oluntad( En todo caso$ las conductor$ si no prue.a +ue la circulaci!n del 'eh:culo ha tenido lu3ar contra su 'oluntad( En todo caso$ las
personas indicadas por los incisos anteriores son responsa.les de los da-os deri'ados de 'icios de personas indicadas por los incisos anteriores son responsa.les de los da-os deri'ados de 'icios de
construcci!n o de de/ecto de "anteni"iento del 'eh:culoK( Co"o se aprecia$ la disposici!n es "&s precisa , construcci!n o de de/ecto de "anteni"iento del 'eh:culoK( Co"o se aprecia$ la disposici!n es "&s precisa ,
"&s a"plia +ue la nuestra$ pues a.arca al usu/ructuario , ad+uirente aun no due-o( Jarece un poco "&s a"plia +ue la nuestra$ pues a.arca al usu/ructuario , ad+uirente aun no due-o( Jarece un poco
exa3erado s: hacerlo responder por de/ectos de construcci!n a +ue es total"ente a%eno( exa3erado s: hacerlo responder por de/ectos de construcci!n a +ue es total"ente a%eno(
1>3 1>3
Al3unos %u3ados del Cri"en sostu'ieron +ue estas disposiciones por su u.icaci!n s!lo se aplica.an Al3unos %u3ados del Cri"en sostu'ieron +ue estas disposiciones por su u.icaci!n s!lo se aplica.an
en los asuntos de +ue conocen los 9u3ados de Jolic:a Local pero no en los +ue corresponden a ellos( Es en los asuntos de +ue conocen los 9u3ados de Jolic:a Local pero no en los +ue corresponden a ellos( Es
real"ente penoso +ue ciertos tri.unales en 'e de a,udar con su interpretaci!n al per/ecciona"iento de las real"ente penoso +ue ciertos tri.unales en 'e de a,udar con su interpretaci!n al per/ecciona"iento de las
instituciones$ des.araten con una her"en0utica tan pri"aria los intentos$ aun+ue aislados$ del le3islador de instituciones$ des.araten con una her"en0utica tan pri"aria los intentos$ aun+ue aislados$ del le3islador de
poner al d:a nuestra le3islaci!n( Es principio ele"ental +ue la aplicaci!n de una disposici!n no deri'a de su poner al d:a nuestra le3islaci!n( Es principio ele"ental +ue la aplicaci!n de una disposici!n no deri'a de su
u.icaci!n$ sino de su contenido , /unda"ento( Ade"&s$ ellas arrancan su ori3en de la Le, 1*(113 de u.icaci!n$ sino de su contenido , /unda"ento( Ade"&s$ ellas arrancan su ori3en de la Le, 1*(113 de
aplicaci!n total"ente 3eneral$ , se encuentran re/undidas en la de Jolic:a Local por autoriaci!n +ue dio aplicaci!n total"ente 3eneral$ , se encuentran re/undidas en la de Jolic:a Local por autoriaci!n +ue dio
a+u0lla al Jresidente de la CepB.lica para ordenar las nor"as so.re esta "ateria( =inal"ente$ en un punto a+u0lla al Jresidente de la CepB.lica para ordenar las nor"as so.re esta "ateria( =inal"ente$ en un punto
+ue no 'ale la pena insistir$ con i3ual criterio no de.er:an +uienes as: piensan ha.er aplicado la Ordenana +ue no 'ale la pena insistir$ con i3ual criterio no de.er:an +uienes as: piensan ha.er aplicado la Ordenana
General del Tr&nsito$ por+ue la /acultad del Jresidente para dictarla ta".i0n la conten:a el Art( <1 de la Le, General del Tr&nsito$ por+ue la /acultad del Jresidente para dictarla ta".i0n la conten:a el Art( <1 de la Le,
de Jolic:a Local( de Jolic:a Local(
Todo el t:tulo 5I en +ue est&n los Arts( 28 , <G ten:a precisa"ente el ep:3ra/e ?Disposiciones GeneralesK( Todo el t:tulo 5I en +ue est&n los Arts( 28 , <G ten:a precisa"ente el ep:3ra/e ?Disposiciones GeneralesK(
1<G 1<G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
inscripción de los vehículos en el %egistro de Vehículos Gotori,ados que lleva el &ervicio
de %egistro "ivil e =denti!icación, y antes correspondía al "onservador de 9ienes %aíces
$ la víctima, en consecuencia, le bastará acompa;ar, una copia de dicha inscripción, y
al que en ella !igure le corresponderá probar que ya no es el due;o
644
#a ley contempla tres situaciones di!erentes de responsabilidad del propietario, cuyas
naturale,as jurídicas y alcances anali,aremos separadamente &on ellas( primero, por el
conductor a quien ha !acilitado el vehículo+ por el conductor que no ha sido individuali,ado
y, !inalmente, en el caso de mal estado del vehículo
)* "onductor a quien se ha entregado el vehículo
$ esta situación se re!ería el $rt /2 de la #ey )086), hoy trasladado con ciertas
modi!icaciones de redacción al $rt )34, inc 66 de la #ey del 5ránsito( Csin perjuicio de la
responsabilidad de otras personas en con!ormidad al derecho com'n, estarán obligadas
solidariamente al pago de los da;os y perjuicios causados el conductor y el propietario del
vehículo, a menos que éste pruebe que el vehículo le ha sido tomado sin su consentimiento
o autori,ación expresa o tácitaD
Guy discutida es la naturale,a jurídica de esta responsabilidad+ desde luego cuando el
vehículo lo entrega el propietario a otro conductor, hay una presunción de culpa suya
totalmente análoga a los casos de responsabilidad por el hecho ajeno( sólo se libera de
responsabilidad probando que el vehículo ha sido tomado sin su conocimiento o
autori,ación
En cierto sentido hay responsabilidad objetiva, porque el propietario al dar el vehículo
al conductor ha creado el riesgo del accidente, y debe responder del mismo .o tiene
posibilidad de liberarse de esta responsabilidad aun probando la debida diligencia o
cuidado, o que con su autoridad no pudo evitar el hecho ilícito, como es la regla del "ódigo
sino la !alta de conocimiento o autori,ación, 'nica !orma de eludir su responsabilidad
>odría pensarse también que hay presunción de derecho de culpa, pero ya hemos dicho que
tales presunciones muy poco se di!erencian de la responsabilidad objetiva
Es, pues, un caso de responsabilidad por el hecho ajeno, pero con varias
particularidades En primer lugar, es sin perjuicio de la responsabilidad de otras personas en
con!ormidad al derecho com'n, o sea, pueden concurrir conjuntamente varias
responsabilidades por el hecho ajeno( del padre del conductor, etc =ncluso el propietario, a
su ve,, puede estar a!ecto a dos responsabilidades por el hecho ajeno distintas( por ejemplo,
si es padre del conductor menor de edad que vive con él, o es empresario y el conductor
dependiente suyo, etc
Itra particularidad es que la responsabilidad del propietario es solidaria con el
conductor En los casos antes se;alados de responsabilidad por hecho ajeno no hay
solidaridad -.* 6331
640
6* "onductor que no ha sido individuali,ado
1>> 1>>
De ah: +ue el peli3ro de la "ala pr&ctica de no e/ectuar oportuna"ente las trans/erencias de los De ah: +ue el peli3ro de la "ala pr&ctica de no e/ectuar oportuna"ente las trans/erencias de los
'eh:culos +ue se ena%enan$ a 4n de e'itar o poster3ar el pa3o de los i"puestos +ue las 3ra'an o por no 'eh:culos +ue se ena%enan$ a 4n de e'itar o poster3ar el pa3o de los i"puestos +ue las 3ra'an o por no
tener %usti4caci!n tri.utar:a de los dineros con +ue se ad+uieren( Ade"&s del ries3o se-alado en el texto$ tener %usti4caci!n tri.utar:a de los dineros con +ue se ad+uieren( Ade"&s del ries3o se-alado en el texto$
est&n los propios entre ad+uirente , ena%enante$ por e%e"plo$ si 0ste /allece( est&n los propios entre ad+uirente , ena%enante$ por e%e"plo$ si 0ste /allece(
50ase =(M( N() 187$ p&3s( 1>1$ 11* , 1>1$ /allos +ue se re4eren a la inscripci!n en el Ce3istro de 50ase =(M( N() 187$ p&3s( 1>1$ 11* , 1>1$ /allos +ue se re4eren a la inscripci!n en el Ce3istro de
5eh:culos Motoriados( 5eh:culos Motoriados(
1>* 1>*
5ere"os +ue en la responsa.ilidad del hecho a%eno$ el tercero ci'il"ente o.li3ado puede repetir 5ere"os +ue en la responsa.ilidad del hecho a%eno$ el tercero ci'il"ente o.li3ado puede repetir
contra el hechor @Art( 1(31*$ N() 1<8A( QJuede hacerlo el propietario +ue est& o.li3ado solidaria"enteY No contra el hechor @Art( 1(31*$ N() 1<8A( QJuede hacerlo el propietario +ue est& o.li3ado solidaria"enteY No
podr:a hacerlo en 'irtud del citado Art( 1(31*$ pero s: cree"os +ue podr:a hacerlo por aplicaci!n del inc( 1) podr:a hacerlo en 'irtud del citado Art( 1(31*$ pero s: cree"os +ue podr:a hacerlo por aplicaci!n del inc( 1)
del Art( 1(*11I la deuda es s!lo del conductor @N) >11A( El co"eti! el hecho il:cito , la responsa.ilidad del Art( 1(*11I la deuda es s!lo del conductor @N) >11A( El co"eti! el hecho il:cito , la responsa.ilidad
solidaria se i"pone al propietario /rente a la ':cti"a solidaria se i"pone al propietario /rente a la ':cti"a
"ash "ash Virtual Virtual 1<1 1<1
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
En íntima relación con la disposición que hemos comentado se encuentra el inc 6* del
$rt )30 de la #ey del 5ránsito -antes $rt 3< de la #ey )086)1( Ctambién serán imputables
al propietario, las contravenciones cometidas por un conductor que no haya sido
individuali,ado, salvo que aquél acredite que el vehículo le !ue tomado sin su conocimiento
o sin su autori,ación expresa o tácitaD Dicho de otra !orma la responsabilidad del
propietario subsiste, aunque no pueda individuali,arse al conductor &u responsabilidad es
'nica, puesto que justamente no puede identi!icarse al hechor #a ley precave el caso, que
era tan !recuente, de que éste, muchas veces el propio propietario, huyera del sitio del
hecho y se excusara de responsabilidad $ctualmente hay una presunción en su contra, y
sólo puede destruirla con!orme a la regla general( que le !ue tomado el vehículo sin
conocimiento o consentimiento .ada sacaría con acreditar sólo quién es el conductor
desaparecido, pues de todos modos quedaría sujeto a la responsabilidad solidaria antes
estudiada
8* Gal estado del vehículo
El otro caso de responsabilidad del propietario está así de!inido por el $rt )30, inciso
)* de la #ey del 5ránsito -antes $rt 3< de la #ey )086 )1648 Csalvo prueba en contrario,
las in!racciones que se deriven del mal estado y condiciones del vehículo serán imputables
a su propietario, sin perjuicio de la responsabilidad que corresponde al conductorD $quí la
responsabilidad se !unda en la evidente negligencia del propietario que mantiene su
vehículo en condiciones de causar accidentes .ada tiene de objetiva, y en consecuencia se
permite la prueba de que el mal estado no le es imputable, por corresponder a una
negligencia del conductor, del establecimiento que lo arregla, etc 5ampoco es solidaria,
pues la ley no lo dice, ni nada obtendría el propietario con probar que el vehículo le !ue
tomado sin su autori,ación o conocimiento, tanto porque la ley no le !aculta dicha prueba,
como porque el !undamento de su responsabilidad no es el hecho de dar el vehículo sino
tenerlo en condiciones de causar accidentes
Guy dudoso es resolver si hay propiamente responsabilidad por el hecho ajeno .o lo
creemos así+ la ley considera al propietario autor del hecho ilícito en responsabilidad
directa, pues es muy posible incluso que no la haya para el conductor El precepto dice( Csin
perjuicio de la responsabilidad que corresponda al conductorD, dando a entender que a éste
puede no caberle ninguna En e!ecto, si éste no tenía por qué saber ni advertir el mal estado
del vehículo, y el accidente se debe exclusivamente a él, no habrá responsabilidad para el
conductor En consecuencia, tampoco in!luirá en su responsabilidad la concurrencia de
alguna eximente de ella en el conductor, como la incapacidad de éste
25. E!ectos de la responsa#ilidad por el hecho a2eno. Enunciación. 25. E!ectos de la responsa#ilidad por el hecho a2eno. Enunciación.
Desde luego, seg'n ya dijimos, la responsabilidad por el hecho ajeno es de e!ectos
solamente civiles, nunca criminales
Dicho a modo de enunciación, estos e!ectos civiles son(
)* >or regla general establecen una presunción solamente legal+
6* #a víctima puede también cobrar al hechor, y
6na sentencia pu.licada en la CD9$ T( <G$ sec( >)$ p&3( 18 deter"in! +ue el due-o responde 6na sentencia pu.licada en la CD9$ T( <G$ sec( >)$ p&3( 18 deter"in! +ue el due-o responde
solidaria"ente con el "ec&nico a +uien encar3! la reparaci!n$ aun+ue le ha,a prohi.ido el uso del 'eh:culo$ solidaria"ente con el "ec&nico a +uien encar3! la reparaci!n$ aun+ue le ha,a prohi.ido el uso del 'eh:culo$
por+ue es una con'enci!n +ue produce e/ectos s!lo entre las partes( por+ue es una con'enci!n +ue produce e/ectos s!lo entre las partes(
Otra pu.licada en =(M( N() 17G$ p&3( 18G$ esta.lece +ue el precepto se aplica tanto a las personas Otra pu.licada en =(M( N() 17G$ p&3( 18G$ esta.lece +ue el precepto se aplica tanto a las personas
naturales co"o a las %ur:dicas( naturales co"o a las %ur:dicas(
50anse ta".i0n /allos de la "is"a =(M( N() 112$ p&3( 12> , N() 13G , >12( 50anse ta".i0n /allos de la "is"a =(M( N() 112$ p&3( 12> , N() 13G , >12(
1<1 1<1
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
8* El tercero que paga la indemni,ación puede repetir contra el autor del hecho Jlícito
#os examinaremos en los n'meros siguientes
26. ). ,a presunción de responsa#ilidad por el hecho a2eno es le$al. Excepciones. 26. ). ,a presunción de responsa#ilidad por el hecho a2eno es le$al. Excepciones.
#a responsabilidad del hecho ajeno se !unda en la concepción de que ha habido un
descuido, una culpa por !alta de vigilancia en la persona que tiene autoridad sobre otra -.*
6/61, y por ello se presume su responsabilidad, presunción que normalmente es meramente
legal
#a regla general la contempla el tantas veces citado $rt 686<, inc !inal( Cpero cesará
la obligación de esas personas si con la autoridad y el cuidado que su respectiva calidad les
con!iere y prescribe, no hubieren podido impedir el hechoD
#a víctima, en consecuencia, no tiene que probarle culpa al tercero civilmente
responsable, sino que éste debe acreditar que no la tiene rindiendo la proban,a antes
transcrita 7 la jurisprudencia ha sido estricta en este sentido, porque exige una
imposibilidad total de evitar el hecho para que el responsable pueda eximirse
64/
&e ha
resuelto también que es cuestión de hecho determinar si con su autoridad pudo evitarlo
643
En el "ódigo esa regla tiene dos excepciones( la ya citada del inc 6* del $rt 6866
respecto a la responsabilidad de los amos por el hecho de sus criados y sirvientes -.* 6361,
en que la prueba de exención varía ligeramente, y la del $rt 686) respecto de los padres,
por los hechos de sus hijos menores provenientes de la mala educación o hábitos viciosos,
estudiada en el .* 6/2
En los casos no contemplados en el "ódigo y que no estén !undados en el cuidado del
hechor, como ocurre con el recién visto del propietario de un vehículo, o contenga normas
especiales, también hay casos de excepción a la regla general se;alada
2. )). ,a responsa#ilidad por el hecho a2eno no excluye la del hechor. 2. )). ,a responsa#ilidad por el hecho a2eno no excluye la del hechor.
.o lo ha dicho expresamente la ley, pero deriva de la aplicación de las reglas
generales( el hechor ha cometido un acto ilícito, y es plenamente capa, En consecuencia,
queda comprendido en las disposiciones generales de los $rts 68)4 y 686@, inciso )*, no
habiendo precepto legal que la excluya $ntes por el contrario el inc 6* del $rt 6866
se;ala que si el amo se exonera de responsabilidad por los hechos de sus criados -.* 6361
Ctoda la responsabilidadD recae sobre éstos
En consecuencia, la responsabilidad del guardián sólo extingue la del hechor cuando
aquél paga la indemni,ación
#a victima si no la ha percibido del responsable, podrá entonces cobrarla al hechor,
pero lo normal será lo contrario, ya que uno de los !undamentos de la responsabilidad por el
hecho ajeno es la probable insolvencia del autor
.o puede, eso sí, demandar a ambos, porque la ley no establece solidaridad, salvo el
caso ya se;alado del propietario que ha dado el vehículo para que otro lo condu,ca+ podría
sí hacerlo pero en !orma subsidiaria, porque lo que no puede es pretender cobrar a ambos
5ampoco podría acumular las responsabilidades por el hecho ajeno provenientes de
di!erentes causales, como si, por ejemplo, el hijo menor que vive con su padre comete un
1>2 1>2
G(T( de 1712$ T( 1)($ sent( G(T( de 1712$ T( 1)($ sent( 11>$ N() *13( 11>$ N() *13(
1>< 1><
CD9$ Ts( 31$ sec( la($ p&3( 22$ , 23$ sec( la$ p&3( 13>( CD9$ Ts( 31$ sec( la($ p&3( 22$ , 23$ sec( la$ p&3( 13>(
En sentencia pu.licada en =(M( N() 12>$ p&3( 3<8 se resol'i! +ue si se in'oca la responsa.ilidad del En sentencia pu.licada en =(M( N() 12>$ p&3( 3<8 se resol'i! +ue si se in'oca la responsa.ilidad del
due-o del 'eh:culo , no la del e"pleador$ no puede excusar su responsa.ilidad .asado en el inc( 4nal del due-o del 'eh:culo , no la del e"pleador$ no puede excusar su responsa.ilidad .asado en el inc( 4nal del
Art( 1(31G del C!di3o Ci'il( Art( 1(31G del C!di3o Ci'il(
"ash "ash Virtual Virtual 1<3 1<3
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
hecho ilícito mientras está en el colegio #a responsabilidad por el hecho ajeno corresponde
en tal caso al je!e del colegio, porque él tiene a su cuidado al menor, y no al padre #a
excepción es el caso ya citado de la responsabilidad del propietario de un vehículo, que es
sin perjuicio de otras con!orme al derecho com'n -.* 6341
Ainalmente, no hay tampoco inconveniente para que la víctima demande al responsable
de acuerdo al derecho com'n, por ejemplo, por no reunirse los requisitos legales, como si el
hijo menor no vive con su padre y el hecho ilícito no deriva de su mala educación o hábitos
viciosos, pero en tal caso deberá probarle su culpa al padre, seg'n las reglas generales
2". ))). Derecho a repetir del responsa#le 5ue ha pa$ado la indemni<ación contra el 2". ))). Derecho a repetir del responsa#le 5ue ha pa$ado la indemni<ación contra el
hechor. hechor.
Dice el $rt 6860( C#as personas obligadas a la reparación de los da;os causados por
las que de ellas dependen tendrán derecho para ser indemni,adas sobre los bienes de éstas,
si los hubiere, y si el que perpetró el da;o lo hi,o sin orden de la persona a quien debía
obediencia, y era capa, de delito o cuasidelito, seg'n el artículo 68)@D
En consecuencia, para que exista el derecho a repetir, deben concurrir las siguientes
circunstancias(
)* El acto ilícito debe haber sido cometido por una persona capa,
7a sabemos que el guardián del incapa, sólo responde si se le prueba culpa propia, y el
incapa, no es responsable ante nadie+ tampoco respecto del guardián culpable que por su
negligencia se vio obligado a pagar indemni,ación
6* El responsable debe haber pagado la indemni,ación
En caso contrario no tendría que repetir 7a dijimos que el !undamento de esta
disposición es evitar el enriquecimiento sin causa -.? )361+ si se pudiera repetir sin haber
pagado, a la inversa, había enriquecimiento injusti!icado para el tercero responsable
8* Es preciso que el acto se haya ejecutado sin orden de la persona que pretende
repetir
El autor del hecho ilícito debe obediencia a la persona responsable+ es posible, pues,
que haya actuado por orden suya, y en tal caso se le niega a ésta la posibilidad de repetir, y
4* El precepto destaca, !inalmente, que el hechor debe tener bienes
Ello es com'n a toda obligación que para cobrarse si el deudor no la paga
voluntariamente, debe ejecutarse en su patrimonio, pero al propio legislador le merece
dudas el derecho de repetición que consagra, porque uno de los !undamentos de la
responsabilidad por el hecho ajeno es la probable insolvencia del hechor -.* 6/61
5ratándose de cónyuges casados bajo el régimen de sociedad conyugal se aplica el $rt
)342( C"ada cónyuge deberá, asimismo, recompensa a la sociedad por los perjuicios que le
hubiere causado con dolo o culpa grave, y por el pago que ella hiciere de las multas y
reparaciones pecuniarias a que !uere condenado por un delito o cuasidelitoD El precepto
tenía mayor importancia cuando el marido respondía por los hechos Jlícitos de la mujer De
todos modos se aplicará en caso de que la indemni,ación se pague por la sociedad
conyugal( el cónyuge culpable, marido o mujer, le deberá una recompensa por este capítulo
&i ella se paga con dineros propios del cónyuge in!ractor, no habrá, por cierto, recompensa
alguna
1<> 1<>
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
Se((i)& (uarta Se((i)& (uarta
RESPONSABILIDAD POR EL HECHO DE LAS COSAS RESPONSABILIDAD POR EL HECHO DE LAS COSAS
2%. Concepto. 2%. Concepto.
El otro caso de responsabilidad indirecta o compleja, o de presunción de culpa, se
encuentra en el hecho de las cosas, que es un punto en el cual existe una !uerte división,
seg'n veremos en el n'mero siguiente, en las legislaciones
#a verdad es que en la mayoría de los hechos ilícitos interviene una cosa u objeto que,
o causa el da;o por sí mismo, si tiene independencia total del hombre para accionar, como
ocurre con los animales, o !unciona con la colaboración de éste, como cualquier máquina,
vehículo, etc, o, !inalmente, sólo puede actuar si el ser humano hace uso de ella, como un
objeto contundente que se utilice como arma
%epeso de este 'ltimo caso, no hay duda alguna de que se trata del hecho del hombre
que hace uso de la cosa+ el problema de la responsabilidad por el hecho de éstas sólo puede
presentarse cuando ellas act'an con independencia de la acción del hombre por la sola
!uer,a de la naturale,a, o con la intervención de éste
En ambos casos la responsabilidad se !undará en la !alta de vigilancia del propietario
que tiene la cosa a su cuidado o se sirve de ella+ en esto consiste su culpa, la que se
presume, !acilitándose así la prueba del acto ilícito a la víctima El guardián de la cosa, o
quien la utili,a, debe mantenerla en condiciones de no causar da;o a terceros o accionarla
con la prudencia necesaria a !in de obtener el mismo resultado+ si la cosa ocasiona un da;o,
la ley presume la culpa, o sea que se ha !altado a dicha obligación
2"(. Distintas doctrinas respecto a la responsa#ilidad por el hecho de las cosas. En la 2"(. Distintas doctrinas respecto a la responsa#ilidad por el hecho de las cosas. En la
materia existen !undamentalmente tres posiciones. materia existen !undamentalmente tres posiciones.
)* #a concepción romanista
El Derecho %omano concibió 'nicamente la responsabilidad por el hecho de las cosas
que act'an por sí solas, con total independencia sin intervención del hombre, respondiendo
el guardián de la cosa por su !alta al deber de vigilarla o tenerla en condiciones de buena
conservación
"on semejante posición reglamentó 'nicamente tres casos de responsabilidad presunta
por acción de las cosas, los mismos que contemplan nuestro "ódigo y otros de corte clásico
-.* 62@1, con la natural salvedad del hecho de los esclavos Aueron ellos( a1 los da;os
cometidos por esclavos y animales+ b1 los ocasionados por ruina de edi!icios, y c1 los
producidos por objetos que caen de los edi!icios -actio de e!!usis et dejectis1
6* #a concepción !rancesa
El "ódigo !rancés reglamentó expresamente las dos primeras situaciones, y en un
comien,o a ellas limitó la doctrina y jurisprudencia el campo de aplicación de la
responsabilidad por el hecho de las cosas+ pero posteriormente evolucionaron interpretando
el $rt )824 en un sentido cada ve, más amplio Este precepto es meramente enunciativo en
orden a que una persona responde no sólo del hecho propio, sino del de las personas por
quienes debe responder y del da;o causado Cpor las cosas que se tienen en custodiaD+ a
continuación, reglamenta los casos de responsabilidad por el hecho ajeno y por estas
'ltimas
"ash "ash Virtual Virtual 1<* 1<*
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
#os autores y tribunales han interpretado el precepto no como meramente enunciativo
de los casos que posteriormente se reglamentan, sino como una presunción de
responsabilidad para el guardián de la cosa por todos los da;os que ella puede ocasionar y
no solamente en las situaciones expresamente previstas+ llevando la presunción cada ve,
más lejos, se concluye que el guardián sólo se exime de responsabilidad probando el caso
!ortuito o el hecho ajeno, y no le basta acreditar la ausencia de culpa Ainalmente, se acepta
que existe hecho de la cosa, y presunción de responsabilidad, aun cuando el objeto sea
accionado por el hombre, lo que ha permitido extenderla a los accidentes de vehículos, de
máquinas, calderas, etc
#a doctrina es aparentemente seductora por la protección que otorga a la victima, pero
crea un grave problema porque, como decíamos, no existe prácticamente hecho Jlícito en
que no intervenga alguna cosa y se hace necesario deslindar cuándo hay hecho de ella y
cuándo del hombre, variando en este punto las opiniones desde considerar que concurre lo
primero si la cosa tiene vicios y de!ectos, si ella es peligrosa, escapa al dominio material del
hombre, etc En todo caso, queda amplio campo a la arbitrariedad de las interpretaciones
8* $mpliación de los casos de responsabilidad por el hecho de las cosas
.o es de extra;ar, entonces, que no haya prosperado la posición !rancesa, ni aun en
9élgica con un texto idéntico y donde primero se !ormuló esta doctrina por el célebre
jurista #aurent #os "ódigos modernos se limitan a ampliar el n'mero de presunciones por
el hecho de las cosas, o sea, en que éstas intervienen
>rincipalmente se ha introducido la noción de cosa peligrosa, o sea, aquella que por su
propia naturale,a está mayormente expuesta a provocar accidentes, como ocurre con las
empresas que utili,an las !uer,as de la naturale,a -gas, vapor, electricidad, etc1, explosivos,
maquinarias y vehículos, etc $ esta concepción se re!ieren los "ódigos de >olonia, Géxico
e italiano+
642
por ejemplo, el $rt 6<0< de este 'ltimo, impone a quien desarrolla una
actividad peligrosa, por su naturale,a o la de los medios empleados, una máxima obligación
de diligencia &e presume su responsabilidad y de ella puede eximirse 'nicamente probando
Chaber adoptado todas las medidas idóneas para evitar el da;oD
2"'. -esponsa#ilidad por el hecho de las cosas en nuestra le$islación. 2"'. -esponsa#ilidad por el hecho de las cosas en nuestra le$islación.
&i nos hemos extendido en la concepción doctrinaria y legislativa contemporánea
respecto a la responsabilidad por el hecho de las cosas, es porque se impone en nuestra
legislación en este punto más que en otros una pronta revisión del "ódigo "omo dijimos,
éste limita estas presunciones a los tres casos clásicos se;alados en el n'mero anterior, que
examinaremos sucesivamente en los acápites que a éste siguen, y en que la cosa causa el
da;o sin intervención de la mano del hombre, !undándose la presunción de responsabilidad
en la ausencia de vigilancia o conservación de ella
#a modi!icación del "ódigo creemos que debe estar orientada hacia la posición
se;alada en el .* 8 del párra!o anterior, o sea, a la extensión de los casos de
responsabilidad por el hecho de las cosas, especialmente en materia de accidentes por
medio de vehículos, a que nos re!eriremos en la sección siguiente -.* 6@)1 y otras cosas
peligrosas
1>8 1>8
Ese C!di3o en su Art( 1(G*1 i"pone ta".i0n la responsa.ilidad del 3uardi&n por las cosas +ue tiene Ese C!di3o en su Art( 1(G*1 i"pone ta".i0n la responsa.ilidad del 3uardi&n por las cosas +ue tiene
en custodia$ pudiendo exi"irse Bnica"ente pro.ando el caso /ortuito pero con un alcance "&s li"itado en en custodia$ pudiendo exi"irse Bnica"ente pro.ando el caso /ortuito pero con un alcance "&s li"itado en
la interpretaci!n +ue en =ranciaI Messineo$ o.( cit($ To"o 2)$ N() 1>$ p&3( *11( Ta".i0n re3la"enta la interpretaci!n +ue en =ranciaI Messineo$ o.( cit($ To"o 2)$ N() 1>$ p&3( *11( Ta".i0n re3la"enta
especial"ente los accidentes de 'eh:culosI Art( 1(G*> @N) 171A( especial"ente los accidentes de 'eh:culosI Art( 1(G*> @N) 171A(
1<2 1<2
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
2"2. ). -esponsa#ilidad por el hecho de los animales. 2"2. ). -esponsa#ilidad por el hecho de los animales.
&e re!ieren a los da;os ocasionados por animales los $rts 686/ y 6863, y en síntesis
establecen la responsabilidad del due;o y del que se sirve del animal ajeno por el da;o
causado por éste, aun después de que se haya soltado o extraviado+ !'ndase la presunción
de responsabilidad en el deber de vigilancia de estas personas a !in de evitar que el animal
cause da;o a otros &i éste se ocasiona, se presume la responsabilidad y al due;o o al que se
sirve de la cosa corresponderá probar la ausencia de culpa, proban,a que en ciertos casos ni
siquiera se admite
Es necesario !ormular una advertencia( en nuestro derecho sólo existe hecho del animal
cuando el da;o es ocasionado por este CmismoD+ si es manejado por el hombre y mientras
éste mantenga su control hay hecho humano y no del animal, y, en consecuencia, no existe,
como ocurre en Arancia, presunción de responsabilidad
&eg'n lo se;alado, ésta puede recaer en dos personas(
)* El due;o del animal
Dispone el inc )*, del $rt 686/( Bel due;o de un animal es responsable de los da;os
causados por el mismo animal, a'n después que se haya soltado o extraviado+ salvo que la
soltura, extravío o da;o no pueda imputarse a cuya del due;o o del dependiente encargado
de la guarda o servicio del animalD
El due;o, en consecuencia, se exime de responsabilidad probando que la soltura,
extravío o da;o no se debió a su culpa, porque con ello destruye la base de la presunción
Dentro de la culpa del due;o se incluye la del dependiente encargado de la custodia o
servicio del animal, y en tal caso se presenta una doble responsabilidad indirecta( por el
hecho ajeno del dependiente, y de la cosa, el animal El due;o deberá eximirse de ambas,
probando la !alta de culpa del dependiente Esta prueba no se le permite en el caso
contemplado en el $rt 6863, de da;o causado por un animal !iero del que no se reporta
utilidad
6* El que se sirve de un animal ajeno
&e re!iere a ella el inc 6* del precepto( Clo que se dice del due;o se aplica a toda
persona que se sirva de un animal ajenoD
I sea, se siguen en todo y por todo las reglas anteriores( se presume la responsabilidad,
y ella sólo se extingue probando el que se servía del animal que la soltura, extravío o da;o
no se deben a su culpa ni a los dependientes encargados de la guarda o servicio del animal,
no admitiéndose semejante proban,a en el caso del animal !iero que no presta utilidad
#a 'nica variante es que el precepto deja a salvo la acción de quien se sirve de un
animal ajeno Ccontra el due;o, si el da;o ha sobrevenido por una calidad o vicio del animal,
que el due;o, con mediano cuidado o prudencia, debió conocer o prever, y de que no le dio
conocimientoD En consecuencia, tiene acción de repetición contra el due;o, pero debe
probarle su culpa en la !orma se;alada en el precepto
Debe tenerse cuidado con esta disposición, porque ella no establece una doble
responsabilidad ante la víctima+ ésta sólo puede dirigirse contra el que usaba el animal
ajeno, y es éste quien, pagada la indemni,ación, podrá hacerlo contra el due;o por la culpa
por omisión del propietario hacia él, y que lo colocó en situación de causar da;os a
terceros
"omo decíamos, el $rt 6863 contempla una presunción de derecho de
responsabilidad Dispone el precepto( CEl da;o causado por un animal !iero, de que no se
"ash "ash Virtual Virtual 1<< 1<<
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
reporta utilidad para la guarda o servicio de un predio, será siempre imputable al que lo
tenga, y si alegare que no le !ue posible evitar el da;o, no será oídoD
#a presunción, en consecuencia, abarca a todo el que tenga al animal, sea como due;o
o a cualquier título o motivo El 'nico requisito es que se trate de una !iera que no preste
utilidad a la guarda o servicio del predio+ no sería, pues, el caso de un perro !ero, que sirva
para proteger una propiedad contra los ladrones
&i no se admite prueba de ausencia de culpa, podría pensarse que se trata de un caso de
aplicación de la teoría del riesgo, pero en verdad lo que ocurre es que se niega toda posible
exención al que tiene un animal !iero, porque su imprudencia y negligencia son tan
ostensibles que el legislador las considera indiscutibles >ero si el !undamento es la culpa,
ya hemos dicho que las presunciones de derecho producen e!ectos muy semejantes a la
responsabilidad objetiva, porque no se discute la culpa+ en las primeras, ella se da por
descontada+ en la doctrina del riesgo no se toma en cuenta
2"3. )). -esponsa#ilidad por ruina de un edi!icio. 2"3. )). -esponsa#ilidad por ruina de un edi!icio.
&e re!ieren a esta materia los $rts 6868 y 6864, en relación con los $rts @84 y 6<<8,
regla 8a
#as expresiones Cedi!icioD y CruinaD son utili,adas en sentido amplio+ la primera
comprende toda construcción que adhiere al suelo en !orma permanente, y la ruina no
implica necesariamente la íntegra destrucción de la obra+ la hay cuando una parte
cualquiera del edi!icio, adherida al mismo, su!re un deterioro que causa da;o a terceros+ así
se !alló en el caso de una persona que transitaba por calle $humada y su!rió lesiones
provenientes de la caída de una comba de un edi!icio
64@
Esta responsabilidad corresponde al propietario si ha omitido las reparaciones
necesarias o ha !altado de ayuna u ora manera al cuidado de un buen padre de !amilia $l
propietario le cabe la obligación de mantener el edi!icio en buenas condiciones, y de ahí
que se presuma su responsabilidad en los dos casos citados
5ratándose de vicios de construcción, corresponderá al constructor de acuerdo a las
normas del contrato de empresa
Veremos estas dos situaciones en los n'meros siguientes
2"4. +. -esponsa#ilidad del propietario. 2"4. +. -esponsa#ilidad del propietario.
Dispone el inc )* del $rt 6868( Cel due;o de un edi!icio es responsable a terceros
-que no se hallen en el caso del artículo @841, de los da;os que ocasione su ruina acaecida
por haber omitido las necesarias reparaciones, o por haber !altado de otra manera al
cuidado de un buen padre de !amiliaD
#a re!erencia al $rt @84 signi!ica que entre los terceros que su!ren da;o por la ruina
del edi!icio es preciso distinguir a los vecinos de los demás terceros #a di!erencia entre los
primeros y éstos es que aquéllos han tenido los medios de advertir el posible da;o, y el
legislador los protege 'nicamente si tomaron las medidas necesarias para de!enderse
El $rt @84 reglamenta la denuncia de obra ruinosa que puede e!ectuar quien teme que
la ruina de un edi!icio vecino le ocasione da;o De acuerdo a este precepto, es necesario
distinguir si el vecino ha noti!icado la querella al tiempo de producirse el da;o o no
&i no hubiere precedido noti!icación de la querella a la ruina del edi!icio Cno habrá
lugar a la indemni,aciónD -inc 6* del $rt @841
1>7 1>7
CD9$ T( 37$ sec( la($ p&3( 1G3( CD9$ T( 37$ sec( la($ p&3( 1G3(
1<8 1<8
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
&i se ha noti!icado previamente la querella, es !uer,a e!ectuar un subdistingo en caso
de da;o al vecino(
&i el edi!icio cayere por e!ecto de su mala condición, se indemni,ará de todo perjuicio
a los vecinos+ pero si cayere por caso !ortuito, como avenida, rayo o terremoto, no habrá
lugar a indemni,ación, a menos de probarse que el caso !ortuito, sin el mal estado del
edi!icio, no lo hubiera derribado -inc )* del $rt @841
#a ley se pone también en el caso de que el edi!icio perteneciere a dos o más personas
proindiviso+ en él la indemni,ación se divide entre ellas a prorrata de sus -notas de dominio
-inc 6* del $rt 68681 #a disposición constituye una excepción a la norma general del
$rt 68)3 que establece la responsabilidad solidaria entre los coautores de un mismo delito
o cuasidelito civil -.* 6@@1 #a disposición tiene importancia, además de los casos de
copropiedad, en los edi!icios acogidos a la Venta por >isos y Departamentos -"apítulo V de
la #ey Heneral de "onstrucciones y :rbani,ación+ .* 2<, 8*1, en que cada propietario es
due;o exclusivo de su departamento, local o piso, y copropietario con los demás en los
bienes comunes del edi!icio
2"5. .. DaAos pro*enientes de *icios de construcción. 2"5. .. DaAos pro*enientes de *icios de construcción.
C&i el da;o causado por la ruina de un edi!icio proviniere de un vicio de construcción,
tendrá lugar la responsabilidad prescrita en la regla 8* del artículo 6<<8D -$rt 68641
Este precepto es un caso en que la responsabilidad contractual y la extracontractual se
rigen por la misma regla( el $rt 6<<8, .* 8*, que reglamenta la primera, y se aplica a la
segunda por la remisión del $rt 6864 En consecuencia, el constructor le responde tanto al
propietario como a los terceros por la ruina del edi!icio proveniente de un vicio de
construcción, siempre que se re'nan las siguientes condiciones(
)* Nue la ruina total o parcial del edi!icio ocurra dentro de los 0 a;os subsiguientes a
la entrega, y
6* Nue ella se deba(
$1 $ vicios de la construcción+
91 $ vicios del suelo que el empresario o las personas empleadas por él han debido
conocer en ra,ón de su o!icio+
"1 $ vicio de los materiales suministrados por el empresario, o
D1 $ vicio de los materiales suministrados por el due;o, siempre que sean de aquellos
que el empresario por su o!icio ha debido conocer o conociéndolos no dio aviso oportuno
2"6. ))). DaAo causado por una cosa 5ue cae o se arro2a de la parte superior de un 2"6. ))). DaAo causado por una cosa 5ue cae o se arro2a de la parte superior de un
edi!icio. edi!icio.
De acuerdo al inc )* del $rt 6862( Cel da;o causado por una cosa que cae o se arroja
de la parte superior de un edi!icio, es imputable a todas las personas que habitan la misma
parte del edi!icio, y la indemni,ación se dividirá entre todas ellas+ a menos que se pruebe
que el hecho se debe a culpa o mala intención de alguna persona exclusivamente, en cuyo
caso será responsable ésa solaD
#a cosa que se arroja o cae del edi!icio no debe !ormar parte de ése, estar adherida al
mismo, porque en tal caso estaríamos !rente a la ruina de un edi!icio, de la cual responde el
due;o, seg'n vimos recién
&e hace responsables a todas las personas que habitan la parte del edi!icio de donde
provino el objeto, salvo que se pruebe la culpa o dolo de una sola de ellas, quien deberá
"ash "ash Virtual Virtual 1<7 1<7
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
íntegra la indemni,ación En el primer caso hay una nueva excepción a la regla general del
$rt 68)3, ya que la indemni,ación no se debe solidariamente, sino que se divide entre los
que habitan la parte correspondiente del edi!icio, con la salvedad ya indicada -.* 6@@1
Esta responsabilidad se !unda en la mani!iesta negligencia del que arroja un objeto a la
calle, o coloca cosas, como maceteros, que pueden caerse lesionando a un peatón
El inc 6* del precepto otorga acción popular para solicitar la remoción de cualquier
objeto que amenace caída o da;o, en la !orma que veremos más adelante -.* 6@2, 8*1
Se((i)& :ui&ta Se((i)& :ui&ta
DE AL!UNOS HECHOS IL$CITOS EN ESPECIAL DE AL!UNOS HECHOS IL$CITOS EN ESPECIAL
2". Enunciación. 2". Enunciación.
De varios hemos hablado ya, y no nos corresponde insistir mayormente, como son los
que se re!ieren a los da;os por las cosas que terminamos de examinar+ los accidentes del
trabajo, cuyos lineamientos generales hemos esbo,ado y que escapan a los márgenes de
nuestro estudio -.* 6641+ abusos del derecho -.* 6631+ derivados de las relaciones de
vecindad -.* 6861+ los casos de responsabilidad objetiva -.* 6681+ los hechos ilícitos de
mera omisión -.* 6661, etcétera
Fay otro grupo de responsabilidades en que el problema consiste precisamente en
determinar su naturale,a contractual o extracontractual, y que por tal motivo estudiaremos
una ve, anali,ada aquélla+ son los casos de responsabilidad pre y postcontractual -.* @8)1+
del contrato nulo -.* @861+ de todos aquellos contratos en que se establece una obligación
de seguridad, como el de transporte -.* @881+ pro!esional -.* @841+ etcétera
En consecuencia, en esta sección estudiaremos, y en este orden( )* #os hechos ilícitos
del $rt 686@+ 6* #a responsabilidad de las personas jurídicas+ 8* #a del Estado+ 4* #os
accidentes del tránsito+ 0* El incendio+ /* #os eventos deportivos, y 3* =njurias y
calumnias
2"". ). ,os hechos ilícitos del +rt. 2.32%. 2"". ). ,os hechos ilícitos del +rt. 2.32%.
En el .* 666 nos re!erimos en general al precepto del $rt 686@, por haberse
sostenido que él establece una presunción de culpa por el hecho propio, al decir que todo
da;o que pueda imputarse a malicia o negligencia de otra persona, debe ser reparado por
ésta
$grega enseguida( C&on especialmente obligados a esta reparación(
C )* El que dispara imprudentemente un arma de !uego+
C6* El que remueve las losas de una acequia o ca;ería en calle o camino, sin las
precauciones necesarias para que no caigan los que por allí transitan de día o de noche+
C8* El que, obligado a la construcción o reparación de un acueducto o puente que
atraviesa un camino, lo tiene en estado de causar da;o a los que transitan por élD
.o son casos de responsabilidad objetiva+ antes por el contrario en los tres
mencionados existen actitudes culpables( disparar CimprudentementeD un arma de !uego+ no
tomar Clas precauciones necesariasD, tener el acueducto o puente que se repara o construye
en estado de causar da;o Estas circunstancias debe probarlas la victima, y hecho, ya no
podrá discutirse que se trata de un cuasidelito civil
18G 18G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
$plicando el precepto, una sentencia condenó a un contratista que ejecutando unas
obras no colocó el distintivo de peligro en una ,anja abierta, lo cual provocó un
accidente
60<
2"%. )). -esponsa#ilidad de las personas 2urídicas. 2"%. )). -esponsa#ilidad de las personas 2urídicas.
Decíamos al hablar de la capacidad extracontractual que en nuestra legislación existe
texto expreso que establece la responsabilidad de las personas jurídicas -.* 64/1 Es el $rt
8@, inc 6* del ">>( C#a responsabilidad penal sólo puede hacerse e!ectiva en las
personas naturales >or las personas jurídicas responden los que hayan intervenido en el
acto punible, sin perjuicio de la responsabilidad civil que a!ecta a la corporación en cuyo
nombre hayan obradoBBB
#a persona jurídica no puede ser responsable penalmente, salvo ciertas penas
pecuniarias+ en cambio, y así lo establecen expresamente también algunos "ódigos
modernos( alemán sui,o, brasile;o, etc, lo es civilmente
#o que merece la duda es que la persona jurídica por sí misma no puede actuar y en
consecuencia, delinquir o cuasidelinquir ella personalmente+ de ahí que aunque
generalmente se ha aceptado su responsabilidad extracontractual, nuestra jurisprudencia
haya solido tener algunas vacilaciones
60)
Esta responsabilidad abarca a toda clase de personas jurídicas, ya sea que persigan
!ines de lucro o no, !undaciones, corporaciones, sociedades de personas o de capitales,
etcétera
S"uándo será responsable la persona jurídicaT El precepto del $rt 8@ del ">> lo da a
entender( cuando se act'a en su nombre, esto es, cuando lo hacen por ella personas
naturales con !acultad para representada u obligarla( administrador de una sociedad civil,
Directorio de una &ociedad $nónima, etc Dicho de otra manera, cuando la sociedad ha
expresado su voluntad en la 'nica !orma que puede hacerlo( a través de sus órganos de
administración
$unque se ha discutido, es evidentemente una responsabilidad por el hecho propio,
porque la acción u omisión en que incurren los órganos de las personas jurídicas son de
éstas mientras aquéllos se mantengan en el ejercicio de sus !unciones &i los han excedido,
ya no act'an por la persona jurídica, sino por su propia cuenta, y serán los 'nicos
responsables
&in embargo, la responsabilidad de las personas jurídicas se asemeja en cierta !orma a
la indirecta por el hecho ajeno, en un doble sentido( primero, porque no excluye la
responsabilidad personal de las personas naturales que han actuado por la jurídica -no
olvidemos que ellas pueden haber cometido el delito penal a que se re!iere el $rt 8@, inc
6* del ">>1, y enseguida, porque la persona jurídica tiene derecho a repetir contra sus
administradores si se ve obligada al pago de la indemni,ación
>or otro lado, la responsabilidad directa de la persona jurídica tampoco excluye la
indirecta de ella por los hechos ilícitos cometidos por sus dependientes en el ejercicio de
sus !unciones en con!ormidad a las reglas generales -.* 60)1 #a di!erencia es que los
dependientes no son órganos de la persona jurídica, act'an por cuenta de ella, no en nombre
suyo
606
1*G 1*G
CD9$ T( 3) sec( 1a( $ p&3( 82( CD9$ T( 3) sec( 1a( $ p&3( 82(
1*1 1*1
50ase Alessandri$ o.( cit($ N() 1G3$ p&3( 1>8$ , N0stor Letelier$ o.( cit($ NR 12$ p&3( 1<8( 50ase Alessandri$ o.( cit($ N() 1G3$ p&3( 1>8$ , N0stor Letelier$ o.( cit($ NR 12$ p&3( 1<8(
1*1 1*1
Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( 37$ sec( la($ p&3( 1G3( Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( 37$ sec( la($ p&3( 1G3(
"ash "ash Virtual Virtual 181 181
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
2%(. ))). -esponsa#ilidad del Estado. 2%(. ))). -esponsa#ilidad del Estado.
Es uno de los puntos más complejos y di!íciles de de!inir, porque a la di!icultad ya
se;alada de las personas jurídicas que propiamente no tienen actuación propia, sino a través
de sus órganos, se agrega el poder de soberanía de que go,a el Estado y que le permite
imponerse a los particulares De allí que primeramente se haya negado toda posibilidad de
que el Estado !uere responsable por los actos ilícitos de los !uncionarios, perteneciendo
exclusivamente a éstos la obligación de indemni,arlos
>osteriormente, se !undó la responsabilidad del Estado en la doctrina que distingue
entre los actos de autoridad y de gestión -.* 081, aceptándose en éstos pero no en los
primeros, porque es en ellos que el Estado act'a como poder En esta noción se ha
mantenido hasta ahora entre nosotros el problema en la doctrina y jurisprudencia, aunque
los modernos estudios de Derecho >'blico que recha,an semejante distinción por arbitraria,
cuán permitiendo una evolución que !unde la responsabilidad del Estado en principios más
sólidos
$ !in de despejar el problema conviene dejar a un lado a las empresas del Estado,
porque en ellas la solución no di!iere en absoluto de lo que dijimos anteriormente en cuanto
a las personas jurídicas en general Es el caso de los Aerrocarriles del Estado, y antes de
#ínea $érea .acional, Empresa de 5ransportes "olectivos del Estado, etc >or considerarse
actos de gestión siempre se ha aceptado su responsabilidad indirecta por los hechos de su
personal de acuerdo al $rt 686<
608
Foy la mayor parte de las empresas del Estado son
sociedades anónimas, sujetas, por ende, a la misma legislación de todas ellas
#uego, es preciso dejar al margen de la responsabilidad del Estado todo da;o derivado
de la dictación de una ley o una sentencia judicial, porque se trata de actos legítimos, y si ha
habido ilicitud -como es el caso de prevaricación1 responde el !uncionario &in embargo, se
acepta la responsabilidad del Estado por los actos judiciales de persecución penal injusta
-.* 6681
604
&eg'n decíamos al comien,o, respecto de los demás actos del Estado, hasta aquí
siempre entre nosotros, la responsabilidad que a éste puede caberle, se ha !undado en la
distinción entre los actos de autoridad y de gestión
5anto es al que una sentencia reciente, basándose en ella, de!inía los actos de autoridad
como aquellos que directamente emanan de una ley o reglamento, y siempre que el
!uncionario act'e de acuerdo a ellos,
600
y la jurisprudencia ha sido constante para recha,ar
respecto de estos actos la responsabilidad del Estado, como por ejemplo en cuanto a los
actos de policía legítimos, o sea, en que ésta act'a con!orme a las leyes y reglamentos 7
así, se ha resuelto que el Estado no responde de los da;os ocasionados durante la represión
de una turba
60/
En cambio, se acepta la responsabilidad del Estado en los actos de gestión, y por ello se
ha resuelto que si un radiopatrullas in!ringe el %eglamento del 5ránsito y comete un hecho
ilícito no hay acto de autoridad, sino de gestión y responde el Estado
603
1*3 1*3
Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( 37$ sec( la($ p&3( 3>3$ respecto de la E"presa de A3ua Jota.le( 50ans0 Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( 37$ sec( la($ p&3( 3>3$ respecto de la E"presa de A3ua Jota.le( 50ans0
otros /allos en Alessandri$ o.( cit($ NR 11< .is$ p&3( 31>( otros /allos en Alessandri$ o.( cit($ NR 11< .is$ p&3( 31>(
1*> 1*>
50anse CD9$ T( 21$ sec( la($ p&3;73$ , Luis Cousi-o MacRI'er( Derecho de las personas detenidas$ 50anse CD9$ T( 21$ sec( la($ p&3;73$ , Luis Cousi-o MacRI'er( Derecho de las personas detenidas$
procesadas eA condenadas in%usta"ente a ser inde"niadas de todos los da-os ocasionados$ CD9 <**$ Jarte procesadas eA condenadas in%usta"ente a ser inde"niadas de todos los da-os ocasionados$ CD9 <**$ Jarte
la$ p&3( >3( la$ p&3( >3(
1** 1**
CD9$ T( 21$ sec( la($ p&3( 2$ con un interesante 'oto disidente del Ministro Inte3rante don Luis Cousi-o CD9$ T( 21$ sec( la($ p&3( 2$ con un interesante 'oto disidente del Ministro Inte3rante don Luis Cousi-o
MacRI'er en +ue se-ala al3unas de las "odernas tendencias de Derecho JB.lico al respecto( MacRI'er en +ue se-ala al3unas de las "odernas tendencias de Derecho JB.lico al respecto(
1*2 1*2
por ':a de e%e"plo$ CD9$ Ts( 32$ sec( la($ p&3( 1<8# >1$ sec( la($ p&3( 371# 21$ sec( la($ p&3( 73( por ':a de e%e"plo$ CD9$ Ts( 32$ sec( la($ p&3( 1<8# >1$ sec( la($ p&3( 371# 21$ sec( la($ p&3( 73(
1*< 1*<
Sentencia citada en la nota 112( Sentencia citada en la nota 112(
181 181
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
$hora bien, respecto de los actos de gestión de los !uncionarios se aplica el mismo
criterio que para las personas jurídicas de derecho privado( si el !uncionario representa al
Estado, responde éste directa mente, y en caso contrario, la responsabilidad es indirecta, de
acuerdo al $rt 686< I sea, el problema es resuelto con un criterio estricta mente de
Derecho >rivado
Ello ha permitido que se dirijan !undadas criticas a esta distinción entre actos de
autoridad y gestión En primer lugar, porque la relación entre el Estado y sus !uncionarios
no es de Derecho >rivado, sino de Derecho >'blico+ no se trata de un contrato de trabajo,
sino que sujeto a una regulación legal, como es el Estatuto $dministrativo que el Estado
impone unilateralmente &e agrega que el !uncionario no se encuentra al cuidado del
Estado, ni tampoco puede aplicarse e !undamento de la responsabilidad por el hecho de los
dependientes que seg'n sabemos es la culpa in eligendo o in vigilando
602
Ainalmente, no
hay justicia alguna en dejar al margen de la responsabilidad de Estado todos los actos de
autoridad
.o podemos detenernos en las doctrinas modernas que buscan !undar la
responsabilidad del Estado en principios propios del Derecho >'blico .os limitaremos a
se;alar sus lineamientos más generales >ara algunos el Estado es responsable cuando hay
una !alta en el servicio p'blico, o sea, una de!iciencia o mal !uncionamiento de éste que
causa da;o >ara otros By es la doctrina que más adecuada nos pareceB se distingue entre la
actividad reglada y discrecional de los !uncionarios En la primera sólo puede existir
responsabilidad si el !uncionario excede sus atribuciones, que están claramente deslindadas
y se;aladas en la ley, reglamento, decreto u otra resolución, y en tal caso la responsabilidad
es en principio del !uncionario
60@
Distinta es la situación en los actos discrecionales del servicio p'blico, en que si se
causa un da;o a terceros, el Estado debe responder objetivamente Bporque en el !ondo toda
responsabilidad de persona jurídica lo esB, pero siempre naturalmente que se trate de un
hecho ilícito cometido por el !uncionario El Estado con su actividad administrativa crea un
riesgo de da;os ilegítimos a los particulares, y debe indemni,arlos en virtud del principio
de la igual repartición de las cargas p'blicas
6/<
2%'. );. +ccidentes del tránsito. 2%'. );. +ccidentes del tránsito.
Femos se;alado en numerosas oportunidades la importancia creciente que ellos van
adquiriendo, para lo cual no es necesario recurrir a estadísticas+ basta con abrir todas las
ma;anas el periódico
1*8 1*8
50anse notas 7> , 7*( 6n /allo pu.licado en la CD9 T( <1$ sec( >)$ p&3( 11< deter"in! +ue la 50anse notas 7> , 7*( 6n /allo pu.licado en la CD9 T( <1$ sec( >)$ p&3( 11< deter"in! +ue la
Municipalidad responde del da-o causado con dolo o culpa por las personas +ue actBan a su no".re( Municipalidad responde del da-o causado con dolo o culpa por las personas +ue actBan a su no".re(
1*7 1*7
De exceso de atri.uciones del /uncionario responde sie"pre 0ste$ co"o i3ual"ente de los actos De exceso de atri.uciones del /uncionario responde sie"pre 0ste$ co"o i3ual"ente de los actos
personal:si"os$ o sea$ e/ectuados /uera del ser'icio( En la Ce'ista =allos del Mes$ A-o O$ N() 118$ se pu.lica personal:si"os$ o sea$ e/ectuados /uera del ser'icio( En la Ce'ista =allos del Mes$ A-o O$ N() 118$ se pu.lica
una sentencia de la Exc"a( Corte Supre"a de 3 de septie".re de 1728 +ue declara procedente una una sentencia de la Exc"a( Corte Supre"a de 3 de septie".re de 1728 +ue declara procedente una
de"anda de inde"niaci!n de per%uicios contra un Intendente +ue ne3! la /uera pB.lica para un de"anda de inde"niaci!n de per%uicios contra un Intendente +ue ne3! la /uera pB.lica para un
lana"iento( No ha, responsa.ilidad del Estado$ sino personal del /uncionario$ pero ca.e pre3untarse lana"iento( No ha, responsa.ilidad del Estado$ sino personal del /uncionario$ pero ca.e pre3untarse
Q+ui0n no sa.e +ue 0sta es una pol:tica a"parada , prote3ida por el Go.ierno , el Jarla"ento en "uchas Q+ui0n no sa.e +ue 0sta es una pol:tica a"parada , prote3ida por el Go.ierno , el Jarla"ento en "uchas
ocasionesY Se 'e cu&n relati'as son estas doctrinas$ pues se "eclan en ellas ele"entos de pol:tica +ue "&s ocasionesY Se 'e cu&n relati'as son estas doctrinas$ pues se "eclan en ellas ele"entos de pol:tica +ue "&s
.ien inclinan a esta.lecer o.%eti'a"ente la responsa.ilidad del Estado( .ien inclinan a esta.lecer o.%eti'a"ente la responsa.ilidad del Estado(
12G 12G
5erdadera"ente$ tr&tese de la responsa.ilidad de las e"presas$ personas %ur:dicas$ ,a sean de 5erdadera"ente$ tr&tese de la responsa.ilidad de las e"presas$ personas %ur:dicas$ ,a sean de
Derecho Jri'ado o JB.lico$ su propia responsa.ilidad directa o indirecta es sie"pre o.%eti'a# el dolo , la Derecho Jri'ado o JB.lico$ su propia responsa.ilidad directa o indirecta es sie"pre o.%eti'a# el dolo , la
culpa es re+uisito de la actuaci!n del a3ente +ue o.ra por ellas , en ciertos casos ni si+uiera de.e culpa es re+uisito de la actuaci!n del a3ente +ue o.ra por ellas , en ciertos casos ni si+uiera de.e
exi3:rsele( P as:$ cuando la autoridad actBa en la represi!n de un delito , causa da-o a terceros a%enos al exi3:rsele( P as:$ cuando la autoridad actBa en la represi!n de un delito , causa da-o a terceros a%enos al
hecho$ de.er:a sie"pre inde"niarlos( hecho$ de.er:a sie"pre inde"niarlos(
"ash "ash Virtual Virtual 183 183
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
Esto ha movido a todas las legislaciones a la dictación de normas especiales para ellos,
destinadas a prevenirlos y asegurar el pago de la indemni,ación a la víctima una ve,
ocurridos+ hay algunas en que se establece una presunción de responsabilidad para el
conductor de un vehículo por los accidentes de transe'ntes o da;os a objetos en la vía
p'blica, ya sea por la vía p'blica, ya sea por la vía de presunción de responsabilidad por el
hecho de las cosas, como en Arancia -.* 62<1, o por disposición expresa, como en el $rt
6<04 del "ódigo italiano
6/)
En nuestra legislación también se ha dejado sentir esta necesidad, la cual trató de llenar
la #ey .* )0)68, de )3 de enero de )@/8, que revisó las di!erentes disposiciones en la
materia( en su virtud se moderni,ó la #ey de ju,gados de >olicía #ocal, .* )068), de 2 y
8< de agosto de )@/8, dando, en general, y salvo que se trate de un cuasidelito penal,
competencia a dichos ju,gados para resolver lo relacionado con la indemni,ación por
choques o accidentes -.* 63@1+ como hemos dicho esta materia está contemplada también
en la #ey del 5ránsito -.* )26@<1 y en la #ey .* )2623 sobre >rocedimientos ante los
ju,gados de >olicía #ocal #a verdad es que en todo caso !alta darle un contenido orgánico
a esta legislación y sentar sus principios !undamentales en el propio "ódigo "ivil
#a principal di!icultad de los accidentes del tránsito es el establecimiento de la
culpabilidad de las partes que intervienen >or ello la ley ha establecido numerosas
presunciones de responsabilidad que aten'an el inconveniente, pues, acreditadas las
circunstancias se;aladas en ellas, corresponderá al imputado probar su !alta de culpa
>ara el caso de atropellamiento de peatones, la más general, si el hecho constituye
cuasidelito penal, es la establecida en el $rt 4@6 del "ódigo >enal que presume la
responsabilidad en los accidentes ocasionados por vehículos de tracción mecánica o animal,
del conductor de éstos si ocurren en el radio urbano de una ciudad en el cruce de las
cal,adas -que es el área comprendida por la intersección de dos cal,adas1 o en la extensión
de )< metros anteriores a cada esquina, y la del peatón, si el accidente se produce en otro
sitio de las cal,adas
El $rt /3 de la #ey )068) sobre ju,gados de >olicía #ocal estableció varias
presunciones de responsabilidad para el conductor, y lo mismo hacía la Irdenan,a Heneral
del 5ránsito en su $rt 68/
Foy estas presunciones las contempla el $rt )36 de la #ey del 5ránsito, cuyo
encabe,amiento dice( Cen los accidentes del tránsito, constituyen presunción de
responsabilidad del conductor, los siguientes casos(D, enumerando 6< situaciones, como ser
conducir sin licencia, no estar atento a las condiciones del tránsito, conducir bajo los
e!ectos del alcohol, drogas, etc >or su parte, el inc 6* del $rt )38 presume la
responsabilidad de quienes huyan del lugar del accidente sin dar cuenta a la autoridad
Existe un organismo del "uerpo de "arabineros especiali,ado en accidentes del
tránsito, la &ección 5écnica de $ccidentes del 5ránsito -&=$51, que in!orma a los
tribunales al respecto -$rt )2/ de la #ey del 5ránsito, antes $rt 30 de la #ey )068)1, y
cuyo in!orme puede llegar a constituir plena prueba -$rt )22 de la #ey del 5ránsito, antes
121 121
En el C!di3o italiano sie"pre el da-o a las personas , cosas se presu"e i"puta.le al 'eh:culo$ sal'o En el C!di3o italiano sie"pre el da-o a las personas , cosas se presu"e i"puta.le al 'eh:culo$ sal'o
los +ue tienen ':a propia de circulaci!n @trenes$ tran':asA$ , los da-os a los 'eh:culos en cho+ues en +ue se los +ue tienen ':a propia de circulaci!n @trenes$ tran':asA$ , los da-os a los 'eh:culos en cho+ues en +ue se
presu"e la culpa rec:proca( Es dudoso entre nosotros esta.lecer se"e%ante presunci!n sin una pre'ia presu"e la culpa rec:proca( Es dudoso entre nosotros esta.lecer se"e%ante presunci!n sin una pre'ia
educaci!n del peat!n$ +ue resulta ser tan o "&s irresponsa.le +ue los propios conductores( educaci!n del peat!n$ +ue resulta ser tan o "&s irresponsa.le +ue los propios conductores(
18> 18>
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
$rt 3/ de la #ey )068)1+ se presume, además, la culpabilidad de quien se niegue a prestar
!acilidades al examen de alcoholemia -$rt )36 .* 6< de la #ey del 5ránsito1
6/6
5odas las presunciones se;aladas son meramente legales, y admiten la prueba en
contrario del imputado
7a hemos visto, además, las responsabilidades que la ley establece para el propietario
que ha !acilitado a un tercero la conducción del vehículo o lo mantiene en malas
condiciones -.* 6081
Ainalmente, algunas legislaciones con el objeto de !acilitar a la víctima el cobro de la
indemni,ación establecen la obligatoriedad de los seguros por da;os a terceros de los
due;os de vehículos
5ambién en "hile este sistema se ha implantado, comen,ando en el a;o )@// con la
dictación del $rt )@ de la #ey .* )/46/ de 4 de !ebrero de ese a;o que !acultó al
>residente de %ep'blica para dictar un %eglamento, estableciendo un sistema de seguros de
vida y accidentes personales de los pasajeros de la locomoción colectiva $ continuación, la
#ey .* )38<2 de )6 de julio de )@3<, modi!icatoria de la legislación sobre seguros y
sociedades anónimas, en su artículo )8 estableció obligatoriamente un seguro para cubrir la
responsabilidad civil por accidentes personales de todo vehículo motori,ado
$ctualmente, estos seguros los contempla la #ey .* )24@< de 4 de enero de )@2/,
pero hasta la !echa está suspendida su aplicación a los da;os materiales ocasionados por
accidentes del tránsito
2%2. ;. )ncendios. 2%2. ;. )ncendios.
El incendio es otro hecho ilícito de relativa !recuencia .o constituye ruina de un
edi!icio, por lo cual no se aplica lo dispuesto en los $rts 6868 y 6864,
6/8
y pueden dar
origen a una responsabilidad contractual o extracontractual, y así por ejemplo, el da;o que
un incendio debido a negligencia del arrendatario provoca en las propiedades vecinas En
consecuencia, si el hechor tiene la cosa por cualquier título que le obligue a su custodia, su
responsabilidad es contractual con la persona a quien está obligado, y extracontractual
respecto a los demás
Es desgraciadamente !recuente el caso de los incendios intencionales de comerciantes
con el objeto de cobrar el seguro+ el "ódigo >enal, para reprimir esta situación, en su $rt
428 contempla algunas presunciones de responsabilidad para el comerciante si no justi!ica
que no reporta provecho del siniestro, o cuyo seguro es exageradamente superior al valor
del objeto asegurado, las cuales, en cuanto el incendio constituya también delito civil por
da;os ocasionados a terceros, se aplican igualmente en materia de responsabilidad
extracontractual
2%3. ;). -esponsa#ilidad en e*entos deporti*os. 2%3. ;). -esponsa#ilidad en e*entos deporti*os.
#a responsabilidad que puede derivarse de los deportes para los participantes y
espectadores es extracontractual .o puede suponerse en ellos la existencia de una
obligación de seguridad, como en algunos contratos -.* @881, aunque para los deportistas
pro!esionales es posible considerarlo como un accidente del trabajo o análogo a éste
121 121
So.re la "ateria , el procedi"iento , co"petencia ante los %u3ados de Jolic:a Local '0ase Derecho So.re la "ateria , el procedi"iento , co"petencia ante los %u3ados de Jolic:a Local '0ase Derecho
Jrocesal Chileno$ por Os'aldo L!pe L($ Ediciones Encina Ltda($ Santia3o$ 1727$ To"o 11$ p&3s( 1>1 , Jrocesal Chileno$ por Os'aldo L!pe L($ Ediciones Encina Ltda($ Santia3o$ 1727$ To"o 11$ p&3s( 1>1 ,
si3uientes( Cespecto a la SIAT$ '0ase CD9$ T( 2*$ sec( >)$ p&3( 13*$ , =(M( N() 13G$ p&3( >18$ , N() 13>$ p&3( si3uientes( Cespecto a la SIAT$ '0ase CD9$ T( 2*$ sec( >)$ p&3( 13*$ , =(M( N() 13G$ p&3( >18$ , N() 13>$ p&3(
71( 71(
123 123
Alessandri$ o.( cit($ N() 3>8$ p&3( >1>( Alessandri$ o.( cit($ N() 3>8$ p&3( >1>(
"ash "ash Virtual Virtual 18* 18*
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
%especto de los participantes, habrá culpa de acuerdo a las reglas generales si no se
respeta la reglamentación propia del deporte y las órdenes de las autoridades privadas que
lo dirigen, como es el árbitro+ pero aun cuando se hayan cumplido, puede existir
responsabilidad si no se han adoptado las precauciones mínimas, como si el boxeador
siguió golpeando al adversario no obstante advertir sus malas condiciones
En cuanto a los espectadores, la responsabilidad, en general, corresponderá a los
organi,adores del evento que no han adoptado las precauciones necesarias a !in de evitarles
accidentes
2%4. ;)). )n2urias y calumnias. 2%4. ;)). )n2urias y calumnias.
El "ódigo >enal distingue entre la calumnia Bimputación de un delito determinado,
pero !also y que pueda actualmente perseguirse de o!icio -$rt 4)61B y la injuria, que de!ine
como toda expresión pro!erida o acción ejecutada en deshonra, descrédito o menosprecio
de otra persona -$rt 4)/1
El "ódigo "ivil no hace distinción alguna en la 'nica disposición que a ellas se re!iere
y las engloba en la expresión Cimputaciones injuriosas contra el honor o el crédito de una
personaD -$rt 688)1 &eg'n este precepto, ellas Cno dan derecho para demandar una
indemni,ación pecuniaria, a menos de probarse da;o emergente o lucro cesante, que pueda
apreciarse en dinero+ pero ni a'n entonces tendrá lugar la indemni,ación pecuniaria, si se
probare la verdad de la imputaciónD Este precepto lo hemos citado anteriormente, porque,
primero, es el 'nico que se re!iere en el título 80 al da;o emergente y lucro cesante -.*
60) .* )1, y además excluye la indemni,ación pecuniaria del da;o moral -.* 6081
Ello es sin perjuicio de otro tipo de reparaciones no pecuniarias del mismo, como ser,
publicación de la sentencia, etc, y de la plena procedencia de la indemni,ación del da;o
moral en los delitos de injuria y calumnias, sancionados en la #ey .* )//48, de 4 de
septiembre de )@/3, sobre $busos de >ublicidad -.* 6081
De acuerdo al $rt 688), antes transcrito, no hay indemni,ación alguna si el hechor
prueba sus imputaciones como verdaderas
Ainalmente, quedan sujetas a normas especiales las acusaciones o denuncias
calumniosas ante los tribunales+ es requisito indispensable para que la querella o denuncia
den lugar a responsabilidad penal y civil que sean declaradas calumniosas por sentencia
ejecutoriada -$rt 6)) del ">, $rts 23, @/, @3, @2, @@, )<<, )<) y 03/ del ">>1
Se((i)& .e,ta Se((i)& .e,ta
1UICIO INDEMNI-ATORIO Y REPARACION DEL DA9O 1UICIO INDEMNI-ATORIO Y REPARACION DEL DA9O
2%5. Enunciación. 2%5. Enunciación.
"oncurriendo los requisitos antes se;alados, nace para el autor de un hecho ilícito la
obligación de indemni,ar el da;o ocasionado $unque el punto se ha discutido en la
jurisprudencia !rancesa, nos parece evidente que la obligación nace coetáneamente con la
ejecución del hecho ilícito da;oso+ la sentencia que regule la indemni,ación es meramente
declarativa en cuanto a la existencia de la obligación
.o será lo !recuente, pero no hay discusión posible que la víctima y el hechor pueden
componer voluntariamente la indemni,ación, !ijarla de com'n acuerdo
182 182
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
>ero si él no se produce, la víctima, si desea cobrar la indemni,ación, deberá recurrir a
los tribunales+ no podría pretender la reparación por sí misma, pues nadie está !acultado
para hacerse justicia por sí mismo salvo casos de excepción, como ocurre en el $rt @46,
que !aculta al due;o de un predio para cortar las raíces de los árboles que penetran en él
7 la víctima recurrirá a los tribunales para obtener la indemni,ación, ejercitando la
acción de indemni,ación, que es la que nace de los hechos ilícitos, a !in de que se condene
a su autor a la reparación del da;o ocasionado
2%6. Características de la acción indemni<atoria. &u prescripción. 2%6. Características de la acción indemni<atoria. &u prescripción.
#os caracteres más importantes que presenta la acción de indemni,ación son los
siguientes(
)* Es una acción personal, pues corresponde ejercerla contra el responsable del da;o+
6* Es siempre mueble, pues normalmente persigue el pago de una suma de dinero, y
en ciertos casos la ejecución de un hecho De acuerdo al $rt 02) los hechos que se deben
se reputan muebles
8* Es una acción netamente patrimonial, y como consecuencia de esto(
$ Es renunciable
De acuerdo a la regla general del $rt )6 no hay duda de que puede renunciarse a la
reparación del da;o, una ve, producido
6/4
Femos visto que existen serias limitaciones para
la condonación anticipada de la indemni,ación -.* 64)1, pero ninguna para su remisión
una ve, nacida la obligación+
9 Es transigible
6/0
$sí lo se;ala el $rt 644@( C#a transacción puede recaer sobre la acción civil que nace
de un delito+ pero sin perjuicio de la acción criminalD Es lo que decíamos anteriormente(
las partes pueden componer libremente la indemni,ación ya devengada Es obvio que no
puede transarse la acción penal p'blica+
" Es cedible
5ampoco hay inconveniente alguno para que la víctima ceda la acción indemni,atoria,
como cualquier otro crédito -.* )<431, pero no se acepta por algunos autores en cuanto a
la reparación del da;o moral, que se considera personalísimo+
D Es prescriptible
.uestro "ódigo, a di!erencia del !rancés, que nada dijo, por lo cual se han originado
discusiones en la doctrina y jurisprudencia, se;aló un pla,o especial de prescripción para la
acción de indemni,ación
Dice el $rt 6886( C#as acciones que concede este título por da;o o dolo, prescriben en
cuatro a;os contados desde la perpetración de actoD
Este pla,o de prescripción sólo se re!iere a la acción de indemni,ación que nace del
delito o cuasidelito civil, y no a otras accione que pueden corresponder a la víctima, como
la reivindicatoria si ha sido objeto de robo, hurto, usurpación, etc, que se rige por su propio
término de prescripción 7 es sin perjuicio de los pla,os se;alados en leyes especiales, y en
el propio "ódigo en caso de ruina de un edi!icio, en que el pla,o es de 0 a;os en cuanto a la
responsabilidad del empresario -.* 6201+ y de un a;o por los da;os a los vecinos -$rt @0<,
inc )*1
12> 12>
CD9$ T( 21$ sec( >a$ p&3( 113( CD9$ T( 21$ sec( >a$ p&3( 113(
12* 12*
Mis"o /allo de la nota anterior( Mis"o /allo de la nota anterior(
"ash "ash Virtual Virtual 18< 18<
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
"omo el precepto habló de la Cperpetración del actoD como momento inicial del
transcurso de la prescripción, la jurisprudencia y la doctrina entendían habitualmente que
ella comen,aba a corre desde el instante de la acción u omisión imputable del hechor,
aunque el da;o se ocasionara posteriormente De ordinario ambos momentos van a
coincidir, pero no ocurre siempre en esta !orma
$sí se había !allado habitualmente con relación a la responsabilidad extracontractual
de los conservadores de bienes raíces -.* @841, por el otorgamiento de certi!icados de
gravámenes y prohibiciones con omisión de una hipoteca debidamente inscrita+ con el
mérito de ellos los acreedores habían !acilitado dineros al deudor, y al tiempo de rematar la
propiedad no alcan,aron a pagarse por haberse hecho presente el acreedor de la hipoteca
omitida en el certi!icado .o se negaba la responsabilidad del "onservador por este da;o,
pero de acuerdo a la distinción antes mencionada, se contaba el pla,o de la prescripción de
otorgamiento del certi!icado erróneo, y no desde la !echa del da;o, que ocurre cuando la
segunda hipoteca no puede cancelarse
6//
Esta interpretación nos parece inaceptable, pues conduce al absurdo de que la acción
resulte prescrita antes de nacer, porque hemos se;alado que es requisito de la
indemni,ación la existencia del da;o $ntes de que éste se produ,ca, la víctima nada puede
demandar, pues no ha su!rido perjuicio #os hechos iícitos se de!inen precisamente como
las acciones u omisiones culpables o dolosas que causan da;o+ al hablar de perpetración del
acto, el "ódigo se está re!iriendo a este concepto que incluye el da;o Evidentemente, la
víctima no podría cobrar pasado el cuadrienio otros perjuicios sobrevenidos posteriormente
-.* 8<6, 461, porque desde el momento que hubo da;o se completó el hecho ilícito y
comen,ó a correr la prescripción
Es por estas ra,ones que en un !allo reciente la "orte &uprema cambió de opinión y
contó el pla,o de prescripción desde el momento en que se produjo el da;o
6/3
Esta prescripción es de corto tiempo, por lo cual no se suspende, y se interrumpe
naturalmente por reconocer el deudor expresa o tácitamente su obligación, y civilmente, por
la demanda judicial -.* )6/41 Veremos en seguida que si el hecho es ilícito civil y penal,
la víctima tiene una opción para su acción de indemni,ación( deducirla ante el mismo
ju,gado que conoce del proceso criminal, o ante el que es competente en lo civil+ en este
'ltimo caso el juicio civil puede quedar en suspenso hasta la terminación del proceso
criminal -$rt )/3 del ">"1+ naturalmente que mientras dure la suspensión, la
prescripción no corre
&in embargo, la "orte &uprema ha sido muy vacilante para determinar en el caso de
que no se dedu,ca la acción civil, si el pla,o de prescripción corre mientras se sustancia el
proceso criminal o queda interrumpido En algunos casos ha declarado que la prescripción
comien,a a correr desde la dictación de la sentencia criminal,
6/2
y en otros ha dicho que aun
en este caso el pla,o se cuenta desde la perpetración del hecho ilícito
6/@
.os parece esta
122 122
CD9$ Ts( 1*$ sec( 1)$ p&3( *G1# 31$ sec( la($ p&3( *38( CD9$ Ts( 1*$ sec( 1)$ p&3( *G1# 31$ sec( la($ p&3( *38(
12< 12<
CD9$ T( 2>$ sec( 1) p&3( 12*# se trata.a de un pro.le"a de sociedad con,u3al$ en +ue el da-o a la CD9$ T( 2>$ sec( 1) p&3( 12*# se trata.a de un pro.le"a de sociedad con,u3al$ en +ue el da-o a la
"u%er s!lo puede deter"inarse al tie"po de su disoluci!n , li+uidaci!n( Jues .ien$ ella ha.:a pedido la "u%er s!lo puede deter"inarse al tie"po de su disoluci!n , li+uidaci!n( Jues .ien$ ella ha.:a pedido la
separaci!n de .ienes por actos de /raude del "arido$ , "ientras se tra"ita.a el %uicio transcurri! el separaci!n de .ienes por actos de /raude del "arido$ , "ientras se tra"ita.a el %uicio transcurri! el
cuadrienio de la prescripci!n( De aplicarse 1 criterio anterior de la Corte$ a la "u%er le era i"posi.le co.rar cuadrienio de la prescripci!n( De aplicarse 1 criterio anterior de la Corte$ a la "u%er le era i"posi.le co.rar
sus per%uiciosI antes de la separaci!n de .ienes$ no exist:an$ esta.an por deter"inarse( Al li+uidar la sus per%uiciosI antes de la separaci!n de .ienes$ no exist:an$ esta.an por deter"inarse( Al li+uidar la
sociedad con,u3al$ estar:an ,a prescritos( sociedad con,u3al$ estar:an ,a prescritos(
128 128
CD9$ Ts( 31$ sec( 1) J&3( 3><# *G$ sec( la$ p&3( 31G @la +uerella cri"inal interru"pe la prescripci!nA$ , CD9$ Ts( 31$ sec( 1) J&3( 3><# *G$ sec( la$ p&3( 31G @la +uerella cri"inal interru"pe la prescripci!nA$ ,
21$ sec( >a($ p&3( 12<( 21$ sec( >a($ p&3( 12<(
127 127
CD9$ T( >*$ sec( 1) p&3( *81( CD9$ T( >*$ sec( 1) p&3( *81(
188 188
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
'ltima la buena doctrina, porque el $rt 4) del ">> declara que la prescripción de la
acción civil se rige por el $rt 6886 y las de la pena y acción penal por el "ódigo >enal
63<
2%. El 2uicio )ndemni<atorio. +spectos rele*antes. 2%. El 2uicio )ndemni<atorio. +spectos rele*antes.
.o, nos corresponde, como es natural, anali,ar en detalle las normas procesales que
gobiernan esta clase de juicios, sino 'nicamente destacar 4 aspectos !undamentales(
)* #a legitimación para demandar+
6* #a legitimación pasiva+
8* #a competencia y procedimiento, en nociones generales, y
4* #a =n!luencia de la sentencia criminal en lo civil
2%". ). ,e$itimación acti*a en el 2uicio indemni<atorio. 2%". ). ,e$itimación acti*a en el 2uicio indemni<atorio.
En términos generales podemos decir que la acción de indemni,ación corresponde a la
víctima, sus herederos o cesionarios .ada de extra;o tiene esto 'ltimo, porque hemos
se;alado justamente el carácter plenamente transmisible y cedible de la acción
indemni,atoria
>ara precisar un poco más, es necesario distinguir el da;o en las personas, en las cosas
y los casos de acción popular
)* Da;o en las personas
.ormalmente, la acción corresponderá al sujeto pasivo mismo del hecho ilícito, aquel
que su!re el da;o en su persona
>ero seg'n vimos en el .* 60), el da;o en la persona de la víctima misma puede
repercutir en otras personas, quienes también pueden demandar los da;os Esas personas
pueden ser, a su ve,, herederos de la víctima, pero aun cuando ésta !alle,ca no cobran sus
perjuicios personales como tales, sino a título propio %ecordemos también que si la
víctima !allece instantáneamente a consecuencia del hecho ilícito, nada transmite, y en
consecuencia sólo están legitimados para demandar perjuicios quienes los su!ran
personalmente
6* Da;o en las cosas
De acuerdo al $rt 68)0, puede pedir la indemni,ación Cno sólo el que es due;o o
poseedor de la cosa que ha su!rido el da;o, o su heredero, sino el usu!ructuario, el
habitador, el usuario, si el da;o irroga perjuicio a su derecho de usu!ructo o de habitación o
uso >uede también pedirla en otros casos el que tiene la cosa con obligación de responder
de ella+ pero sólo en ausencia del due;oD
I sea, la acción pertenece al due;o, al poseedor e incluso al mero tenedor, pero este
'ltimo sólo en ausencia del due;o Este requisito debe entenderse en cuanto el mero
tenedor pretenda cobrar los perjuicios del due;o, pero no si el arrendatario, por ejemplo,
cobra los que a él le acarrea la destrucción de la cosa arrendada %especto de ellos, a él
corresponde la acción >ertenece igualmente a todo el que tiene un derecho real sobre la
cosa de que se ve menoscabado o extinguido 7 !inalmente a los herederos de todas estas
personas
8* $cción popular
#a #ey en general otorga acción popular para la prevención del da;o contingente -.*
606, 4*1, pero si él amena,a solamente a personas determinadas, a ellas pertenecerá la
acción $sí lo se;ala el $rt 6888( C>or regla general, se concede acción popular en todos
1<G 1<G
IDEM IDEM
"ash "ash Virtual Virtual 187 187
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
los casos de da;o contingente que por imprudencia o negligencia de alguien amenace a
personas indeterminadas+ pero si el da;o amena,are a personas determinadas sólo alguna de
éstas podrá intentar la acciónD
#a ley se;al, además, reglas particulares para ciertos casos, como ocurre con la
denuncia de obra ruinosa, de que tratan los $rts @86 y siguientes del "ódigo, y el inc 6*
del $rt 6862
Dispone este precepto( Csi hubiere alguna cosa que, de la parte superior de un edi!icio o
de otro paraje elevado, amenace caída y da;o, podrá ser obligado a removerla el due;o del
edi!icio o del sitio, o su inquilino, o la persona a quien perteneciere la cosa o que se sirviere
de ella+ y cualquiera del pueblo tendrá derecho para pedir la remociónD
Ainalmente, el $rt 6884 y !inal del título 80, se;ala el e!ecto de estas acciones
populares( si ellas Cparecieren !undadas, será el actor indemni,ado de todas las costas de su
acción, y se le pagará lo que valgan el tiempo y diligencia empleados en ella, sin perjuicio
de la remuneración especí!ica que conceda la ley en casos determinados
63)
2%%. )). ,e$itimación pasi*a en el 2uicio indemni<atorio. 2%%. )). ,e$itimación pasi*a en el 2uicio indemni<atorio.
En términos generales podemos decir que la acción de indemni,ación de perjuicios se
dirigirá contra todo aquel que responde del da;o En consecuencia(
)* $ntes que todo, en contra del autor del mismo -$rt 68)/, inc )*1
En el autor del da;o se comprende al cómplice,
636
pero no al en cubridor, como luego
lo veremos
Es posible que los autores sean varios, y en tal caso nuestro "ódigo, reparando la
omisión del "ódigo !rancés -.* 4<01, estableció entre todos ellos la responsabilidad
solidaria
Dice el $rt 68)3( Csi un delito o cuasidelito ha sido cometido por dos o más personas,
cada una de ellas será solidariamente responsable de todo perjuicio procedente del mismo
delito o cuasidelito, salvas las excepciones de los artículos 6868 y 6862D
Esas excepciones son las ya vistas( del edi!icio cuya ruina causa da;os y pertenece a
una comunidad, en que la indemni,ación se divide entre los copropietarios a prorrata de sus
cuotas -.* 6241, y de las cosas que se arrojan o caen de la parte superior de un edi!icio, en
que la indemni,ación, si no puede imputarse dolo o culpa a persona determinada, se divide
por partes iguales entre todos quienes habitan dicha parte del edi!icio -.* 62/1
>ara que proceda la solidaridad es necesario que dos o más personas hayan participado
como autores o cómplices en la comisión de un mismo delito o cuasidelito &i se han
cometido distintos delitos o cuasidelitos respecto de la misma víctima, como si, por
ejemplo, una persona es atropellada primero por un vehículo, y vuelve a ser atropellada por
otro por haber quedado botada en el camino, no hay solidaridad
638
Itro caso de solidaridad previsto por la ley es el de la responsabilidad del propietario
de un vehículo que lo ha dado o prestado a otra persona para su conducción -.* 6341
#os e!ectos de la solidaridad, la manera de demandar, etc, los veremos al tratar de las
obligaciones solidarias -.* 4<6 y siguientes1+
1<1 1<1
Alessandri$ o.( cit($ N() 371 p&3( ><1 se re4ere al da-o lla"ado colecti'o por+ue a/ecta a un con%unto Alessandri$ o.( cit($ N() 371 p&3( ><1 se re4ere al da-o lla"ado colecti'o por+ue a/ecta a un con%unto
de personas$ pero no particular"ente a nin3una de ellas$ co"o el descr0dito a una pro/esi!n( Jor re3la de personas$ pero no particular"ente a nin3una de ellas$ co"o el descr0dito a una pro/esi!n( Jor re3la
3eneral los or3anis"os +ue a3rupan a dichas personas no tienen /acultad para de"andar los da-os$ sal'o 3eneral los or3anis"os +ue a3rupan a dichas personas no tienen /acultad para de"andar los da-os$ sal'o
+ue la le, expresa"ente se las otor3ue$ co"o ocurre en ciertos aspectos con los sindicatos$ Cole3io de +ue la le, expresa"ente se las otor3ue$ co"o ocurre en ciertos aspectos con los sindicatos$ Cole3io de
A.o3ados$ etc( A.o3ados$ etc(
1<1 1<1
Jor 'ia de e%e"plo$ CD9$ T( *8$ sec( >) p&3( *8( Jor 'ia de e%e"plo$ CD9$ T( *8$ sec( >) p&3( *8(
1<3 1<3
La disposici!n supone pluralidad de su%etos , unidad en el hechoI CD9$ T( 28$ sec( >a($ p&3( 11( La disposici!n supone pluralidad de su%etos , unidad en el hechoI CD9$ T( 28$ sec( >a($ p&3( 11(
17G 17G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
6* %esponsable del hecho ajeno
#a acción podrá intentarse contra la persona que responde del hecho ajeno, como por
ejemplo, contra el padre por los hechos ilícitos del hijo menor que vive con él+ que !igurará
en el proceso criminal si el jue, en lo penal conoce de la demanda civil, como tercero
civilmente responsable, pero sin que lo a!ecte naturalmente responsabilidad penal+
8* El que recibe provecho del dolo ajeno
De acuerdo al inc 6* del $rt 68)/( Cel que recibe provecho del dolo ajeno, sin ser
cómplice en él, sólo es obligado hasta concurrencia de lo que valga el provechoD
El hecho de que el precepto excluya al cómplice es el argumento para decidir que su
responsabilidad es la misma del autor, como decíamos recién En cambio, el encubridor del
delito queda a!ecto a esta obligación de indemni,ar hasta el monto del provecho recibido
634
#a responsabilidad se limita al caso de dolo, pero no de culpa, o sea, tiene lugar
'nicamente en los delitos, pero no en los cuasidelitos, y es la misma solución que da el $rt
)402, inc 66, respecto del dolo en la !ormación del consentimiento( si es incidental no
vicia éste, pero da acción contra los que lo han !raguado o aprovechado de él, respecto de
estos 'ltimos hasta concurrencia del provecho que han reportado del dolo -.* 26/1+
4* #os herederos
Ainalmente, la obligación de indemni,ar es transmisible con!orme a las reglas
generales
3((. ))). >ociones $enerales so#re competencia y procedimiento. 3((. ))). >ociones $enerales so#re competencia y procedimiento.
"omo ya lo hemos dejado se;alado, la regla general es que si el hecho ilícito lo es a la
ve, civil y penalmente, la competencia pertenece indistintamente al ju,gado civil o penal, a
elección de la víctima $ normas especiales queda sujeta la indemni,ación por accidentes
del tránsito
&i el hecho es ilícito penalmente, corresponderá conocer de la indemni,ación al mismo
tribunal que ju,ga el delito o cuasidelito, o al jue, civil que sea competente de acuerdo a las
reglas generales+ si el hecho ilícito no tiene sanción criminal es 'nicamente competente el
jue, civil, como por ejemplo si se trata de un cuasidelito de da;os
630
>ero si la acción civil
tiene por objeto la mera restitución de una cosa -por ejemplo, si ella ha sido hurtada,
esta!ada, robada, etc1, !or,osamente debe deducirse ante el jue, que conoce del proceso
penal -$rt 0@ del ">>1
&i tratándose de un delito de acción privada se ejerce solamente la acción civil, se
entiende por ello renunciada la penal -$rt )6 del ">>1
El juicio indemni,atorio ante los ju,gados del "rimen se sujeta en cuanto a su
procedimiento a las reglas que se;ala al e!ecto el ">>, pero no por ello deja de ser
"ivil+
63/
ante los ju,gados civiles, sigue las reglas del juicio ordinario sin variantes
especiales
633
"abe tener presente 'nicamente que el juicio civil puede quedar en suspenso,
seg'n lo dispuesto por los $rts )/3 del ">" y 0@, inc 6* del ">>, hasta la terminación
del juicio criminal, y siempre que en éste se haya dado lugar al plenario
1<> 1<>
Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( *8$ sec( >)$ J&3( *8# T( 2>$ sec( >11$ p&3( 1<*( El pri"ero de estos /allos Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( *8$ sec( >)$ J&3( *8# T( 2>$ sec( >11$ p&3( 1<*( El pri"ero de estos /allos
a3re3! +ue el encu.ridor no responde del lucro cesante$ +ue no puede .ene4ciarlo( a3re3! +ue el encu.ridor no responde del lucro cesante$ +ue no puede .ene4ciarlo(
1<* 1<*
CD9$ T( 21$ sec( >a($ p&3( 1G*( CD9$ T( 21$ sec( >a($ p&3( 1G*(
1<2 1<2
CD9$ T( 2>$ sec( >)$ p&3( 1>* CD9$ T( 2>$ sec( >)$ p&3( 1>*
1<< 1<<
Jara el procedi"iento en lo cri"inal '0ase Os'aldo L!pe L!pe$ o.( cit($ , para las particularidades Jara el procedi"iento en lo cri"inal '0ase Os'aldo L!pe L!pe$ o.( cit($ , para las particularidades
del ci'il inde"niatorio$ Alessandri$ o.( cit($ p&3s( >7> , si3uientes( del ci'il inde"niatorio$ Alessandri$ o.( cit($ p&3s( >7> , si3uientes(
1<> 1<>
"ash "ash Virtual Virtual 171 171
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
"onviene eso sí tener presente que seg'n jurisprudencia reiteradísima uni!orme y
compartida por la doctrina -Ver .* 22/1, en materia extracontractual no se aplica el $rt
)38 del ">", que permite reservar para la ejecución del !allo o en juicio diverso lo
relacionado con la especie y, monto de los perjuicios, siempre que estén establecidas las
bases para su liquidación En los delitos y cuasidelitos, en un solo juicio deben establecerse
todos estos !actores
>or regla general, seg'n lo hemos visto para cada uno de los elementos cuya presencia
conjunta determina la existencia de un hecho Jlícito, la prueba corresponderá a la víctima,
sin limitaciones de ninguna especie, puesto que se trata de acreditar un hecho( puede
valerse de todos los medios de prueba que la ley !ranquea
632
5ratándose de accidentes del tránsito, es necesario distinguir( si e hecho constituye
cuasidelito penal, su conocimiento corresponderá a los ju,gados del crimen o civiles, seg'n
lo antes expresado En caso contado, puede ser competente o el jue, civil que corresponda
o e de >olicía #ocal en cuya comuna ha ocurrido el hecho
Estos jueces conocen, siempre que sean abogados, de la regulación de los da;os y
perjuicios provenientes del hecho denunciado en 'nica instancia hasta cierta suma que varía
periódicamente y en )* instancia, por encima de esta suma, y Cde la regulación de da;os y
perjuiciosD
63@
-$rt )4 de la #ey )068)1 El procedimiento está actualmente regulado, como
hemos dicho, por la #ey )2623 de 3 de !ebrero de )@24, que establece procedimientos ante
los ju,gados de >olicía #ocal El $rt @6 otorga competencia al jue, para conocer de la
demanda civil en accidentes del tránsito siempre que ella se noti!ique con 8 días de
anticipación al comparendo de contestación y prueba que se celebre &i no se ha noti!icado,
el jue, de o!icio o a petición de parte puede !ijar nuevo ella y hora para el comparendo El
inc !inal del precepto dispone que Csi no se hubiere deducido demanda civil o ésta !uere
extemporánea o si habiéndose presentado no hubiere sido noti!icada dentro de pla,o, podrá
interponerse ante el jue, ordinario que corresponda, después que se encuentre ejecutoriada
la sentencia que condena al in!ractorD En el intertanto se suspende la prescripción, y ante la
justicia ordinaria el procedimiento es el sumario
62<
#o que debe destacarse aquí es lo dispuesto en el $rt )4, que da al jue, de >olicía
#ocal !acultad para apreciar la prueba de acuerdo a las reglas de la sana critica,
62)
poderosa
arma si es bien empleada, para evitar que estos juicios queden enteramente entregados al
arbitrio de la prueba testimonial El mismo precepto da otra regla a !in de evitar
malentendidos( el mero hecho de comprobarse una contravención o in!racción no determina
por sí sola la responsabilidad civil del in!ractor, si no concurren los demás requisitos del
cuasidelito civil, de los cuales el precepto destaca el vinculo de causalidad entre la
contravención o in!racción y el da;o producido por el accidente 7 así, si uno de los
vehículos lleva una lu, mala, ha cometido in!racción, pero si el otro pasó contra la
1<8 1<8
por 5:a de e%e"plo$ CD9$ T( 1<$ sec( la($ p&3( **<( por 5:a de e%e"plo$ CD9$ T( 1<$ sec( la($ p&3( **<(
1<7 1<7
Si el Alcalde e%erce las /unciones de %ue de Jolic:a Local s!lo tiene co"petencia para la re3ulaci!n Si el Alcalde e%erce las /unciones de %ue de Jolic:a Local s!lo tiene co"petencia para la re3ulaci!n
del da-o hasta cierta su"a$ , sie"pre +ue la co"una no sea asiento de un %u3ado de Letras de Menor del da-o hasta cierta su"a$ , sie"pre +ue la co"una no sea asiento de un %u3ado de Letras de Menor
Cuant:a( Cuant:a(
18G 18G
El procedi"iento +ue conte"pla.a la Ordenana era "u, se"e%ante al de los %u3ados de Jolic:a El procedi"iento +ue conte"pla.a la Ordenana era "u, se"e%ante al de los %u3ados de Jolic:a
Local @T:tulo 111 de la Le, N() 1*(131A , no se 'e:a el o.%eto de esta repetici!n( 50ase Os'aldo L!pe$ o.( Local @T:tulo 111 de la Le, N() 1*(131A , no se 'e:a el o.%eto de esta repetici!n( 50ase Os'aldo L!pe$ o.(
cit($ T( 11$ p&3s( 1>1 , si3uientes$ con al3unas sal'edades de +ue da cuenta la nota 183( cit($ T( 11$ p&3s( 1>1 , si3uientes$ con al3unas sal'edades de +ue da cuenta la nota 183(
Co"o +ueda dicho en el texto ho, se ha ordenado en al3o la "ateriaI La Le, del Tr&nsito contiene las Co"o +ueda dicho en el texto ho, se ha ordenado en al3o la "ateriaI La Le, del Tr&nsito contiene las
nor"as sustanti'as( La Le, 1*(131$ esta.lece los %u3ados de Jolic:a Local$ , la N() 18(18<$ el nor"as sustanti'as( La Le, 1*(131$ esta.lece los %u3ados de Jolic:a Local$ , la N() 18(18<$ el
procedi"iento( procedi"iento(
181 181
La le, anterior @art( 11 de la Le, 1*(131A per"it:a al %ue apreciar la prue.a en conciencia( Fo, se La le, anterior @art( 11 de la Le, 1*(131A per"it:a al %ue apreciar la prue.a en conciencia( Fo, se
atenBa la nor"a$ aplicando el siste"a de la sana critica( atenBa la nor"a$ aplicando el siste"a de la sana critica(
171 171
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
indicación del semá!oro, la responsabilidad civil es de ese 'ltimo, =n perjuicio de la sanción
que corresponde al primero
3('. );. )n!luencia de la sentencia criminal en materia ci*il. 3('. );. )n!luencia de la sentencia criminal en materia ci*il.
"omo, seg'n hemos visto, es posible que de la acción civil cono,ca el ju,gado civil
correspondiente, y de la penal el ju,gado del "rimen, conviene tener presente la in!luencia
que una sentencia puede tener en la otra $l respecto es !or,oso e!ectuar un primer distingo
entre la sentencia civil y la criminal >or regla general, la primera no tiene in!luencia en lo
penal -$rt )4 del ">>1
En cambio, respecto de esta 'ltima es !uer,a hacer un distingo nuevamente, seg'n si
ella es condenatoria o absolutoria -que incluye el sobreseimiento de!initivo1
#a primera puede hacerse valer en juicio civil -$rt )32 del ">"1 no signi!icará por sí
sola la acogida de la acción de indemni,ación porque deberá probarse el da;o, pero acredita
la comisión del hecho y la culpa -$rt )8 del ">>1
#a segunda sólo tiene in!luencia en lo civil en los tres casos que se;ala el $rt )3@ del
">"( si se !unda en la no existencia del delito o cuasidelito, a menos que la absolución
provenga de una eximente de responsabilidad penal+ en no existir relación alguna entre el
hecho que se persigue y la persona acusada, salvo los casos de responsabilidad por el hecho
ajeno o por da;os que resulten de accidentes, y !inalmente, en no haber en autos indicio
alguno contra el acusado, pero en tal caso la cosa ju,gada a!ecta 'nicamente a las personas
que hayan intervenido en el juicio criminal como partes directas o coadyuvantes
El inc !inal del precepto se;ala que no producen nunca cosa ju,gada en materia civil
las sentencias absolutorias respecto a las personas que hayan recibido valores u objetos
muebles por un título de que na,ca obligación de devolverlos, como guardadores, albaceas,
etc
"on!orme al $rt )2< del mismo "ódigo( C&iempre que la sentencia criminal produ,ca
cosa ju,gada en juicio civil, no será lícito en éste tomar en consideración pruebas o
alegaciones incompatibles con lo resuelto en dicha sentencia o con los hechos que le sirvan
de necesario !undamentoD
3(2. -eparación del daAo. 3(2. -eparación del daAo.
2"2 2"2
"uando la víctima obtiene en el juicio indemni,atorio, la sentencia ordenará reparar el
da;o y la !orma en que ello debe hacerse En esta materia se reconoce al jue, una mayor
libertad que en materia contractual
628
&i ello es posible, la reparación será en especie, como en el caso citado del vecino que
eleva el muro con el solo objeto de perjudicar al colindante, y que puede ser obligado a
demolerlo, pero más !recuentemente será por equivalencia, y normalmente una suma de
dinero+ puede también condenarse al pago de una renta vitalicia, o por un período
determinado
624
#a 'nica limitación que tiene el jue, es que no puede otorgar lo que no se le
haya pedido en la demanda, porque !allaría ultrapetita
El principio general es que la indemni,ación debe cal,ar justamente con el perjuicio
su!rido+ no serie ni superior ni in!erior .o se atiende, en consecuencia, a la mayor o menor
181 181
Al3unos autores distin3uen inde"niaci!n , reparaci!n$ 'iendo en la pri"era un aspecto puniti'o Al3unos autores distin3uen inde"niaci!n , reparaci!n$ 'iendo en la pri"era un aspecto puniti'o
ci'il( Nuestro C!di3o utilia indistinta"ente a".os preceptos$ , el car&cter de pena ci'il es "u, discuti.le( ci'il( Nuestro C!di3o utilia indistinta"ente a".os preceptos$ , el car&cter de pena ci'il es "u, discuti.le(
183 183
Jor 'ia de e%e"plo$ CD9$ T(2G$ sec( >a($ p&3( 31( 50ase N() 882( Jor 'ia de e%e"plo$ CD9$ T(2G$ sec( >a($ p&3( 31( 50ase N() 882(
18> 18>
Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( 1<$ sec( la($ p&3( 3<*( Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( 1<$ sec( la($ p&3( 3<*(
"ash "ash Virtual Virtual 173 173
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
culpabilidad del autor -.* 6)/1,
620
ni al bene!icio que pueda éste obtener, aunque sea
mayor que el da;o, salvo el caso del que recibe provecho del dolo ajeno, que limita su
responsabilidad a la utilidad conseguida, ni a la naturale,a de los perjuicios, porque en
materia extracontractual se indemni,an todos, salvo los inciertos o eventuales y los
indirectos En cambio, deben restarse del perjuicio los bene!icios que el hecho ilícito pueda
haber procurado a la victima, y la conculpa de ésta -.* 68@1
Fay algunos aspectos que han dado lugar a ciertas dudas(
)* &ituación social y económica de las partes
$lgunos "ódigos la toman en cuenta, por ejemplo, en caso de que el guardián del
incapa, no sea responsable -.* 6461, no así en el nuestro, no obstante lo cual los tribunales
han solido considerarlo contra la opinión de la doctrina
62/
6* Desvalori,ación de la cosa
#o que la cosa valga menos después del accidente y no obstante su reparación, es un
elemento de la indemni,ación
623
Ello tiene actualmente gran importancia en choques de
vehículos, aunque se ha pretendido lo contrario
622
8* >ago de intereses
&e ha sostenido por algunas sentencias y autores,
62@
que el tribunal no podría ordenar
junto con la indemni,ación el pago de intereses, por aplicación de normas propias de la
responsabilidad contractual En otros casos se ha declarado que puede hacerlo sólo desde la
dictación de la sentencia
6@<
"reemos con $lessandri
6@)
y otras sentencias,
6@6
que la 'nica
manera de que la reparación sea cabal es que ella considere todas las variaciones ocurridas
durante el pleito, y si la manera de obtenerlo es el pago de intereses desde la demanda, e
jue, está !acultado, dentro de la relativa libertad que tiene en materia extracontractual, y
siempre que ello le haya sido pedido, para !ijarlos
Dice el se;or $lessandri en apoyo de su opinión( Ccorno la víctima tiene derecho a ser
restituida al estado en que se hallaría antes del delito o cuasidelito, es justo darle lo que
necesite con este objeto+ solamente así la reparación será completaD
6@8
4* Variación del valor del da;o
>uede ocurrir que la cuantía del da;o varíe en el tiempo, ya sea porque la víctima
mejore o se agrave, apare,can nuevos da;os no considerados, la moneda se desvalorice,
etc Ello da lugar al problema de la revisión de la indemni,ación
$l respecto, preciso es distinguir si las variaciones ocurren antes o después de la
sentencia+ por las mismas ra,ones se;aladas en e caso de los intereses, la conclusión más
aceptable es que se toman en cuenta todos los !actores modi!icatorios anteriores a la
18* 18*
A t:tulo de e%e"plo$ CD9$ Ts( 12$ sec( la($ p&3( 1>1$ , 31$ sec( la($ p&3( 1>>( A t:tulo de e%e"plo$ CD9$ Ts( 12$ sec( la($ p&3( 1>1$ , 31$ sec( la($ p&3( 1>>(
182 182
CD9$ Ts( 11$ sec( 1)($ p&3( **1# 31$ sec( la($ p&3( 1G$ , >1$ sec( la($ p&3$ 371( En contra$ Alessandri$ o.( CD9$ Ts( 11$ sec( 1)($ p&3( **1# 31$ sec( la($ p&3( 1G$ , >1$ sec( la($ p&3$ 371( En contra$ Alessandri$ o.(
Cit( N() ><>$ p&3( *2* , Ts autores +ue 0l cita $ , CD9( 27$ sec( >a$ p&3( 22( Cit( N() ><>$ p&3( *2* , Ts autores +ue 0l cita $ , CD9( 27$ sec( >a$ p&3( 22(
18< 18<
Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( >G$ sec( 1)$ p&3( 33( Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( >G$ sec( 1)$ p&3( 33(
188 188
Os'aldo L!pe$ o.( cit($ T( 1) p&3( 12G$ cree +ue es un da-o indirecto$ , +ue pese a ello se lo Os'aldo L!pe$ o.( cit($ T( 1) p&3( 12G$ cree +ue es un da-o indirecto$ , +ue pese a ello se lo
inde"nia( Nos parece un error# el da-o es directo$ , una consecuencia precisa , necesaria del accidente( inde"nia( Nos parece un error# el da-o es directo$ , una consecuencia precisa , necesaria del accidente(
187 187
Carlos Ducci Claro$ o.( cit($ N() 173$ p&3( 183( CD9$ Ts( 18$ sec( la($ p&3s( 12> , <><# *<$ sec( >a($ p&3( Carlos Ducci Claro$ o.( cit($ N() 173$ p&3( 183( CD9$ Ts( 18$ sec( la($ p&3s( 12> , <><# *<$ sec( >a($ p&3(
1>7 , 2G$ sec( >) p&3( *23( 1>7 , 2G$ sec( >) p&3( *23(
17G 17G
CD9$ T( 21$ sec( >a($ p&3( 3>*( G(T( 171G$ 1) se"($ N;R 82$ p&3( >31( CD9$ T( 21$ sec( >a($ p&3( 3>*( G(T( 171G$ 1) se"($ N;R 82$ p&3( >31(
171 171
O.( cit($ N() >27$ p&3( **8( O.( cit($ N() >27$ p&3( **8(
171 171
CD9$ Ts( 1<$ sec( 1)$ p&3( <11 >3$ sec( 1)$ p&3( 12# *G$ sea 1)$ p&3( 11# *<$ sec( >a$ p&3( 117# <1$ sec( CD9$ Ts( 1<$ sec( 1)$ p&3( <11 >3$ sec( 1)$ p&3( 12# *G$ sea 1)$ p&3( 11# *<$ sec( >a$ p&3( 117# <1$ sec(
>a($ p&3s( 122 , 1<8( >a($ p&3s( 122 , 1<8(
Otro /allo de la "is"a CD9$ T( <1$ sec( >a($ p&3( 1*< dispuso +ue los intereses se de.en desde la /echa Otro /allo de la "is"a CD9$ T( <1$ sec( >a($ p&3( 1*< dispuso +ue los intereses se de.en desde la /echa
del delito , no de la de"anda( del delito , no de la de"anda(
=inal"ente$ una sentencia pu.licada en =(M( N() 1>>$ p&3( 33 dispuso +ue ha, ultrapetita si se condena =inal"ente$ una sentencia pu.licada en =(M( N() 1>>$ p&3( 33 dispuso +ue ha, ultrapetita si se condena
al pa3o de intereses no de"andados( si se condena al pa3o de intereses no de"andados al pa3o de intereses no de"andados( si se condena al pa3o de intereses no de"andados
173 173
o.( cit($ N() ><<$ p&3( *27( o.( cit($ N() ><<$ p&3( *27(
17> 17>
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
sentencia incluso los que se deban a la desvalori,ación monetaria+
6@4
los jueces deben
considerar la reparación seg'n el valor de los da;os al momento de pagarse la
indemni,ación
En cambio, la opinión general es contraria a una revisión posterior a la sentencia por
oponerse a ella la cosa ju,gada,
6@0
y aunque derive de la pérdida del poder adquisitivo de la
moneda De ahí que en Arancia en épocas agudas de in!lación las indemni,aciones
consistentes en rentas periódicas se hayan !ijado en !orma reajustable, de acuerdo a un
índice
.o creemos que exista inconveniente alguno para adoptar igual procedimiento entre
nosotros, siempre con la limitación, naturalmente, que se haya así pedido en la demanda, y
evitar así la repetición en casos tan lamentables como aquel en que la "orte &uprema se vio
obligada a recha,ar el reajuste de una renta vitalicia !ijada en el a;o )@46 en @<< pesos,
suma que constituye una verdadera burla
6@/
Foy en día la jurisprudencia y la doctrina se han uni!ormado en torno a este principio
de la reajustabilidad, por dos ra,ones( por la regla general del $rt 686@, de que todo da;o
imputable debe indemni,arse, o sea la reparación debe ser integral y no lo sería si el
acreedor la recibiera desvalori,ada, y porque sobre todo, a partir de la dictación del D#
400 -hoy reempla,ado por la #ey .* )2<)<1, la regla normal de la legislación chilena es la
reajustabilidad de las deudas de dinero, como lo veremos al tratar de éstas -.* 80/1
6@3
En Arancia también se suele aceptar la revisión cuando se discute un da;o distinto a los
debatidos en el proceso, lo que si bien es justo, también parece muy discutible
Ainalmente, la autoridad de cosa ju,gada no obsta en caso alguno para que otras
personas, distintas a las que !iguraron en el proceso anterior, aleguen los da;os personales
que la variación les ocasiona, como si por ejemplo, la víctima se agrava y !allece( aquellos
a quienes la muerte produce un perjuicio propio pueden, evidentemente, cobrar en un nuevo
juicio
17> 17>
CD9$ T( 2G$ sec( >)$ p&3( ><( CD9$ T( 2G$ sec( >)$ p&3( ><(
17* 17*
Alessandri$ o.( cit($ N() ><8$ p&3( *27( Alessandri$ o.( cit($ N() ><8$ p&3( *27(
172 172
CD9$ T( 2G sec( 1) p&3( >G<( Especial"ente critica.le parece la actitud de la e"presa 4scal +ue ne3! CD9$ T( 2G sec( 1) p&3( >G<( Especial"ente critica.le parece la actitud de la e"presa 4scal +ue ne3!
el rea%uste$ apro'echando la e'idente /alla de la le,( el rea%uste$ apro'echando la e'idente /alla de la le,(
17< 17<
Jor ':a e%e"plar$ CD9$ Ts( <G$ sec( >a($ p&3s( *1 , 21# <1$ sec( >aR$ p&3s( 11<$ 121 , 122 , <1$ sec( >R)$$ Jor ':a e%e"plar$ CD9$ Ts( <G$ sec( >a($ p&3s( *1 , 21# <1$ sec( >aR$ p&3s( 11<$ 121 , 122 , <1$ sec( >R)$$
p&3( 1*<( =(M( N() 187$ p&3( 1*3# N() 17G$ p&3( 18*# 118$ p&3( 321# N() 11G$ p&3s( 1*$ 22 , 2<# N() 11>$ p&3( p&3( 1*<( =(M( N() 187$ p&3( 1*3# N() 17G$ p&3( 18*# 118$ p&3( 321# N() 11G$ p&3s( 1*$ 22 , 2<# N() 11>$ p&3(
133# N() 1<<$ p&3( *81$ , ade"&s los +ue se citan a continuaci!n( 133# N() 1<<$ p&3( *81$ , ade"&s los +ue se citan a continuaci!n(
Se ha resuelto +ue ta".i0n el da-o "oral +ueda su%eto a rea%ustesI CD9 Ts( <G$ sec( >1 p&3( 28 , <1$ sec Se ha resuelto +ue ta".i0n el da-o "oral +ueda su%eto a rea%ustesI CD9 Ts( <G$ sec( >1 p&3( 28 , <1$ sec
5I p&3( 1<8( =(M( N() 171$ p&3( 1>8# N() 11*$ p&3( 1*># N() 118$ p&3( 323# N() 111$ p&3s( 1G7 , 112# N() 12*$ 5I p&3( 1<8( =(M( N() 171$ p&3( 1>8# N() 11*$ p&3( 1*># N() 118$ p&3( 323# N() 111$ p&3s( 1G7 , 112# N() 12*$
p&3( >>1( p&3( >>1(
Se ha discutido ante los tri.unales si 0stos pueden ordenar un rea%uste no pedido por la ':cti"a$ Se ha discutido ante los tri.unales si 0stos pueden ordenar un rea%uste no pedido por la ':cti"a$
resol'i0ndose en 3eneral +ue ha, ultrapetita en otor3ar rea%ustes no pedidosI CD9( T( <1$ sec( >a$ p&3( 121# resol'i0ndose en 3eneral +ue ha, ultrapetita en otor3ar rea%ustes no pedidosI CD9( T( <1$ sec( >a$ p&3( 121#
=(M( N() 188$ p&3( 11*# N() 12G$ p&3( 11G( En contraI CD9 T( <G$ sec( >a($ p&3( >8( Otra sentencia pu.licada =(M( N() 188$ p&3( 11*# N() 12G$ p&3( 11G( En contraI CD9 T( <G$ sec( >a($ p&3( >8( Otra sentencia pu.licada
en =(M( N() 17G$ p&3( 18G declar! +ue no ha.:a ultrapetita si el rea%uste se ha.:a solicitado despu0s de la en =(M( N() 17G$ p&3( 18G declar! +ue no ha.:a ultrapetita si el rea%uste se ha.:a solicitado despu0s de la
de"anda( =inal"ente$ en el "is"o te"a$ se resol'i! +ue la casaci!n por ultrapetita por este "oti'o de.:a de"anda( =inal"ente$ en el "is"o te"a$ se resol'i! +ue la casaci!n por ultrapetita por este "oti'o de.:a
/undarse en el C(J(C( , no en el C(J(J(I =(M( N() 17G$ p&3( 181( /undarse en el C(J(C( , no en el C(J(J(I =(M( N() 17G$ p&3( 181(
Otro te"a +ue se ha prestado a con[icto es deter"inar desde +u0 "o"ento se de'en3an los rea%ustes$ , Otro te"a +ue se ha prestado a con[icto es deter"inar desde +u0 "o"ento se de'en3an los rea%ustes$ ,
el criterio predo"inante es +ue desde el "o"ento en +ue se a'alBan los da-os( P as:$ por e%e"plo$ si el %ue el criterio predo"inante es +ue desde el "o"ento en +ue se a'alBan los da-os( P as:$ por e%e"plo$ si el %ue
consider! el 'alor de 0stos al dictar sentencia$ los rea%ustes se de'en3an a contar de 0staI =(M( N() 138$ consider! el 'alor de 0stos al dictar sentencia$ los rea%ustes se de'en3an a contar de 0staI =(M( N() 138$
p&3( 12*( p&3( 12*(
6n /allo pu.licado en =(M( N() 187$ p&3( 1*3 deter"ina +ue no ha, inco"pati.ilidad en +ue una 6n /allo pu.licado en =(M( N() 187$ p&3( 1*3 deter"ina +ue no ha, inco"pati.ilidad en +ue una
inde"niaci!n de'en3ue al "is"o tie"po rea%ustes e intereses( inde"niaci!n de'en3ue al "is"o tie"po rea%ustes e intereses(
"ash "ash Virtual Virtual 17* 17*
Ter(era Parte Ter(era Parte
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 17< 17<
Capítul I Capítul I
LAS DIVERSAS CLASIFICACIONES LAS DIVERSAS CLASIFICACIONES
3(3. )mportancia y enunciación. 3(3. )mportancia y enunciación.
.o todas las obligaciones se gobiernan por las mismas normas+ di!ieren entre sí
respecto a su nacimiento, sus e!ectos, e incluso su extinción+ de ahí la importancia del
estudio de la clasi!icación de Es obligaciones, en cuanto las diversas categorías de ellas se
apartan de las reglas normales
6@2
Estas clasi!icaciones atienden a diversos !actores( )* En
cuanto a su origen+ 6* En cuanto a su e!icacia+ 8* En cuanto a su objeto+ 4* En cuanto a su
sujeto+ 0* En cuanto al momento y !orma en que producen sus e!ectos, y /* En cuanto a su
causa
En los n'meros siguientes estudiaremos estas clasi!icaciones, pero de algunas que se
enumeran en el .* 8)< daremos una re!erencia nada más, porque merecen un tratamiento
más amplio
3(4. ). Clasi!icación en cuanto al ori$en4 '.: Contractuales y extracontractuales. 3(4. ). Clasi!icación en cuanto al ori$en4 '.: Contractuales y extracontractuales.
#a más tradicional de las clasi!icaciones atiende a la !uente de donde emanan, seg'n lo
estudiado en la parte anterior, y así se habla de obligaciones contractuales y
extracontractuales, y entre éstas, de Es cuasicontractuales, delictuales, cuasidelictuales y
legales stricto sensu #a enumeración variará seg'n la clasi!icación de las !uentes que se
adopten -.* 86 y siguientes1
Digamos 'nicamente que se distinguen también las obligaciones precontractuales, o
sea, las que se producen en la !ormación de contrato, para los e!ectos de determinar la
responsabilidad que puede caberle a quien las in!ringe -.* @8)1
3(5. )). En cuanto a la e!icacia4 2.: Ci*iles y naturales. -e!erencia. 3(5. )). En cuanto a la e!icacia4 2.: Ci*iles y naturales. -e!erencia.
$ esta clasi!icación nos re!erimos en el capítulo segundo
3(6. ))). En cuanto a su o#2eto. 3(6. ))). En cuanto a su o#2eto.
Desde este punto de vista hay varias clasi!icaciones(
;*< O=li%a(i&e. 'e 'ar# >a(er ? & >a(er*
5ambién requieren un comentario más extenso -.* 846 y siguientes1, que se extiende
a una categoría particular, la obligación de restitución -.* 8431
6*< O=li%a(i&e. p.iti2a. ? &e%ati2a.*
178 178
Al i3ual +ue con las /uentes$ ha, autores +ue se li"itan a enu"erar en esta parte las distintas Al i3ual +ue con las /uentes$ ha, autores +ue se li"itan a enu"erar en esta parte las distintas
clasi4caciones$ pero las principales las tratan %usta"ente con los e/ectos de la o.li3aci!n( Ello per"ite$ es clasi4caciones$ pero las principales las tratan %usta"ente con los e/ectos de la o.li3aci!n( Ello per"ite$ es
cierto$ ordena"ientos "&s l!3icos para ciertas "aterias$ , as:$ la condici!n resolutoria t&cita se estudia a cierto$ ordena"ientos "&s l!3icos para ciertas "aterias$ , as:$ la condici!n resolutoria t&cita se estudia a
prop!sito del incu"pli"iento de los contratos .ilaterales( Ta".i0n en este punto he"os pre/erido prop!sito del incu"pli"iento de los contratos .ilaterales( Ta".i0n en este punto he"os pre/erido
"antenernos en lo tradicional s!lo en atenci!n a +ue cree"os +ue es "e%or el estudio de cada instituci!n "antenernos en lo tradicional s!lo en atenci!n a +ue cree"os +ue es "e%or el estudio de cada instituci!n
co"pleta , no en /or"a parcelada( co"pleta , no en /or"a parcelada(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 177 177
Esta clasi!icación carece de mayor importancia jurídica+ consisten las primeras en que
el deudor ejecute una acción, y comprenden las de dar, hacer y restituir
#a obligación de no hacer es negativa, pues consiste, a la inversa en una abstención del
deudor, que éste deje de hacer algo
@*< O=li%a(i&e. patrim&iale. ? e,trapatrim&iale.*
Esta distinción quedó ya se;alada en la primera parte -.* 01
4*< O=li%a(i&e. pri&(ipale.# a((e.ria. ? 'epe&'ie&te.*
"orresponde a la clasi!icación de los contratos ya estudiada en el .* 3), sólo que
extendida a cualquier tipo de obligación, no solamente a las contractuales .os remitimos a
lo ya dicho
A*< O=li%a(i&e. r'i&aria. ? reale. prpter rem*
Fay dos criterios para esta clasi!icación( para algunos equivalen las obligaciones
propter rem, o ambulatorias como se las llama, a los gravámenes y obligaciones que
derivan de un derecho real sobre la cosa+ son las cargas que lleva aparejado dicho derecho
real
6@@
En otra concepción, la obligación es de este orden siempre que el deudor limite su
responsabilidad mientras sea poseedor o due;o de la cosa que está a!ectada a la deuda+ en la
ordinaria, el deudor responde con todos sus haberes &e produce así la separación entre la
deuda y la coacción -.* 6@1 En la obligación ordinaria, el deudor está sujeto a ambas,
mientras en la propter rem, 'nicamente a la coacción y mientras mantenga el dominio o
posesión En esta concepción hay casos m'ltiples en la hipoteca, por ejemplo, si un tercero
la ha constituido en un bien propio para garanti,ar una deuda ajena -!iador real1 y respecto
del adquirente de un bien gravado con hipoteca Estas personas responden sólo hasta el
valor de la cosa hipotecada, y si ella no alcan,a para pagar toda la deuda, no tienen más
responsabilidad =gualmente, ésta subsiste sólo en cuanto dichas personas tengan la
posesión de la cosa+ si la pierden por cualquier motivo, como si enajenan el inmueble, dejan
de estar a!ectas a coacción
#as características !undamentales de la obligación propter rem son que la persona del
deudor se determina por la tenencia a título de due;o, poseedor o por otro derecho real de la
cosa, y que, en consecuencia, se traspasa por su carácter real, junto con ella o el derecho
real en que incide
B*< O=li%a(i&e. 'e =Cet D&i( ? =Cet mDltiple*
Es una categoría de obligaciones complejas en cuanto al objeto, y que también requiere
un estudio más particulari,ado -.* 83< y sigtes1
E*< O=li%a(i&e. 'etermi&a'a. 'e re.ulta'# ? 'e me'i. %e&erale. 'e
pru'e&(ia ? 'ili%e&(ia*
.os remitimos a lo dicho en el .* 66) sobre esta clasi!icación doctrinaria, y que no es
generalmente aceptada
37*< O=li%a(i&e. e.pe(í0i(a. ? %e&/ri(a.*
$tiende esta clasi!icación a la determinación del objeto de la prestación, y también se
hace acreedora a un tratamiento especial -.* 80< y siguientes1, que nos llevará a hablar de
la más com'n de las obligaciones, la de dinero -.* 800 y siguientes1, y de los intereses
-.* 8/< y siguientes1
33*< Cla.i0i(a(i&e. .e%D& el =Cet 'e la pre.ta(i)&*
177 177
50ase Messineo$ o.( cit( 50ase Messineo$ o.( cit( T( I5$ p&3( >1 N\ 8 , si3tes( T( I5$ p&3( >1 N\ 8 , si3tes(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1GG 1GG
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
#os objetos del derecho admiten numerosas clasi!icaciones, todas las cuales repercuten
en las obligaciones que en ellos recaen+ y así tendremos obligaciones muebles o inmuebles,
de cosas consumibles e inconsumibles, !ungibles e in!ungibles, etcD
3(. );. Clasi!icaciones en cuanto al su2eto4 '2.:. &imples1 con2untas1 solidarias e 3(. );. Clasi!icaciones en cuanto al su2eto4 '2.:. &imples1 con2untas1 solidarias e
indi*isi#les. -e!erencia. indi*isi#les. -e!erencia.
Es ésta una de las clasi!icaciones más importantes, y le destinamos el "apítulo "uarto
de esta >arte -.* 82) y siguientes1
3(". ;. Clasi!icaciones en cuanto a los e!ectos. 3(". ;. Clasi!icaciones en cuanto a los e!ectos.
En este grupo tenemos dos órdenes de clasi!icaciones(
3;*< O=li%a(i&e. 'e eCe(u(i)& D&i(a# i&.ta&tF&ea p.ter%a'a# ? 'e tra(t
.u(e.i2* "orresponde a la clasi!icación igual de los contratos, y nos remitimos a lo dicho
en el .* 2)
36*< O=li%a(i&e. pura. ? .imple.# ? .uCeta. a m'ali'a'e.*
Es otra de las clasi!icaciones de importancia, y le destinaremos el 'ltimo capítulo de
esta parte -.* 40< y siguientes1
3(% ;). Clasi!icación en cuanto a la causa4 '5.:. Causales y a#stractas. 3(% ;). Clasi!icación en cuanto a la causa4 '5.:. Causales y a#stractas.
El $rt )4/3 declara que toda obligación debe tener una causa real y lícita, aunque no
es necesario que se exprese
En consecuencia, esta clasi!icación no atiende a si la obligación tiene o carece de
causa+ se llaman abstractas o !ormales aquellas, como ha dicho una sentencia, que son
independientes del contrato de que emanan,
8<<
en el sentido de que dicho contrato no puede
ser opuesto al acreedor >or ejemplo, y como lo veremos más adelante, en la delegación, un
tercero Bel delegadoB asume la obligación ante el acreedor en lugar del delegante, primitivo
deudor -.* ))401 El acreedor es ajeno totalmente a las relaciones entre delegante y
delegado y no se pueden invocar en su contra( así ocurre también en la !ian,a, en que el
!iador no puede oponer al acreedor sus excepciones !undadas en el contrato que lo liga al
deudor principal, y en la mayor parte de las obligaciones cambiarias,
8<)
y así, por ejemplo,
al que ha adquirido una letra de cambio por el endoso, no le empece la convención en cuya
virtud el librado aceptó la letra de cambio -$rt 62 de la #ey )2<@6, de )4 de enero de
)@261
3'(. Pauta. 3'(. Pauta.
De acuerdo a lo expresado anteriormente, en la mayor parte de estas clasi!icaciones
nada tenemos que insistir, pero sí destinaremos sendos capítulos a las obligaciones
naturales, a las clasi!icaciones del objeto que quedaron pendientes( dar, hacer y no hacer,
objeto 'nico y m'ltiple, y especí!icas y genéricas, a las que atienden al n'mero de sujetos,
y a las sujetas a modalidades
3GG 3GG
CD9$ T( *8$ sec( la$ p&3( 31( CD9$ T( *8$ sec( la$ p&3( 31(
3G1 3G1
CD9$ T( 1*$ sec( 1a$ p&3( <*( CD9$ T( 1*$ sec( 1a$ p&3( <*(
"ash "ash Virtual Virtual 1G1 1G1
Capítul II Capítul II
OBLI!ACIONES NATURALES OBLI!ACIONES NATURALES
3''. -e$lamentación. 3''. -e$lamentación.
El "ódigo destina a la clasi!icación de las obligaciones que pasamos a estudiar un
título, el 8* del #ibro 4* CDe las obligaciones civiles y, de las meramente naturalesD, $rts
)43< y )436
.uestro examen de ellas lo haremos en tres secciones( una destinada a !ijar el
concepto, !undamento y naturale,a jurídica de la obligación natural+ la segunda, a los casos
de ella en nuestra legislación, y la tercera, a los e!ectos que producen
Se((i)& primera Se((i)& primera
CONCEPTO DE OBLI!ACI"N NATURAL CONCEPTO DE OBLI!ACI"N NATURAL
3'2. De!inición. 3'2. De!inición.
Dice el $rt )43<( Clas obligaciones son civiles o meramente naturales "iviles son
aquellas que dan derecho para exigir su cumplimiento .aturales, las que no con!ieren
derecho para exigir su cumplimiento+ pero que cumplidas, autori,an para retener lo que se
ha dado o pagado en ra,ón de ellasD
#a de!inición destaca la característica !undamental de la obligación natural que, a
di!erencia de la civil, no es completa, pues no otorga acción, sino 'nicamente excepción
para retener lo que se ha dado o pagado por ella Es éste su principal e!ecto, y en algunas
legislaciones, como la italiana -$rt 6<841, el 'nico &e ha criticado la de!inición por
limitarse así a se;alar el e!ecto más importante, pero es éste justamente el que las separa
más categóricamente de las civiles
3'3. 3ri$en y e*olución. 3'3. 3ri$en y e*olución.
"omo tantas otras, esta institución de las obligaciones naturales, o imper!ectas, como
se las llama también, proviene del Derecho %omano En éste existían, seg'n dijimos, pactos
que no daban acción, pero que cumplidos daban derecho a retener lo pagado por ellos(
igualmente los actos de los esclavos por no ser éstos personas, no obligaban civilmente,
como tampoco en ciertos casos los de los hijos de !amilia "omo estas personas no podían
obligarse, tampoco estaban !or,adas a cumplir, pero si lo hacían, carecían de derecho de
repetición+ también por ciertos actos nulos por vicios de !orma, se establecía una obligación
natural
El "ódigo !rancés sólo mencionó de paso esta clase de obligaciones, en el inc 6* del
$rt )680, en cuya virtud no se puede repetir lo que se haya dado o pagado en ra,ón de una
obligación natural .uestro "ódigo, como dijimos, e!ectuó una reglamentación completa de
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1G3 1G3
ellas, pero, seg'n veremos en el n'mero subsiguiente, la concepción moderna de la
obligación natural es mucho más amplia que la de nuestra legislación
3'4. 3#li$ación ci*il1 natural y de#er moral. 3'4. 3#li$ación ci*il1 natural y de#er moral.
El legislador establece la obligación natural por ra,ones de moralidad+ en muchos
casos, por haberse in!ringido ciertas disposiciones legales, no puede amparar al acreedor
dándole acción para exigir el cumplimiento+ pero si el deudor, por un imperativo de su
conciencia, y siendo plenamente capa,, paga, cumple un deber moral, de conciencia, y la
ley no le permite el arrepentimiento y que pretenda recuperar lo dado o pagado
Di!iere, pues, la obligación natural de la mera liberalidad, seg'n insistiremos más
adelante, porque en ésta no hay ning'n deber especí!ico hacia el acreedor
El campo de la obligación puede representarse, en consecuencia, como un tra,o, en uno
de cuyos extremos está la obligación civil, que es la de!inida en la >arte >rimera de esta
obra+ en el otro está el deber moral, al que nos re!erimos en el .* )@, y entre ambos queda
ubicada la obligación natural
En la obligación civil están plenamente determinados o son determinables los sujetos
del acreedor y deudor y la prestación, y go,a tanto de acción para exigir el cumplimiento
como de excepción para retener éste
En el deber moral no es precisa la determinación, ni tampoco hay acción de
cumplimiento
#a obligación natural participa de caracteres de ambos+ como en la obligación civil,
determinadas son las partes y la prestación, pero no hay acción de cumplimiento, en lo cual
se parece al deber moral >ero se distancia de él, pues por tratarse de un vínculo jurídico,
produce e!ectos de derecho( retener lo pagado, que se encuentran tutelados por el Derecho
Nuien cumple un mero deber moral, e!ect'a una liberalidad+ quien cumple una obligación
natural, paga, cumple una obligación, aunque no sea plena >ero en ambos casos el pago se
hace por un deber de conciencia
3'5. Distintas concepciones de la o#li$ación natural. /endencia moderna. 3'5. Distintas concepciones de la o#li$ación natural. /endencia moderna.
De!inida así la obligación natural en cuanto a sus características principales, debemos
destacar que hay !undamentalmente dos doctrinas respecto de ella( una, la clásica que sigue
la tradición romana, y otra, la de la doctrina y jurisprudencia !rancesas, que inspira las
legislaciones contemporáneas
En el tra,o imaginario con que hemos representado la obligación, la doctrina clásica
coloca a la natural más cerca de la civil, porque la concibe como una de ellas que se ha
desvirtuado o llegado a ser nula+ una deuda civil imper!ecta &upone la obligación natural la
existencia previa de un vínculo jurídico, una obligación civil que por causas diversas
degeneró en meramente natural
.o hay duda alguna de que es ésta la doctrina que inspira nuestro "ódigo, pues los
casos que enumera de obligación natural, y que veamos en la sección siguiente, suponen
todos ellos la previa existencia de una obligación civil
#a ya se;alada parquedad del "ódigo !rancés y la ya también destacada audacia de los
tratadistas y tribunales !ranceses, han permitido a éstos elaborar una nueva concepción de la
obligación natural, que acerca mucho más a ésta al deber moral #as obligaciones naturales
no son 'nicamente civiles desvirtuadas, sino que se presentan en el cumplimiento de
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 1G> 1G>
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
cualquier deber moral, a condición de que éste sea preciso y de aceptación general y se
haya cumplido con la conciencia de ser tal
El concepto se hace, pues, muy amplio y, además, vago, quedando prácticamente al
criterio del intérprete precisarlo &e consideran tales los deberes de solidaridad !amiliar, y
así en el "ódigo !rancés los hermanos no se deben, como en el nuestro, alimentos, no
obstante lo cual se ha !allado en dicho país que si se pagan voluntariamente, el hermano
alimentante no puede repetir lo que haya dada Este deber de solidaridad se ha solido
extender también a las relaciones de vecindad
=gualmente, si una persona no responde por cualquier causa de un hecho Jlícito, pero
buenamente y en pleno uso de sus !acultades, paga una indemni,ación, se considera que ha
cumplido un deber moral, y por ende una obligación natural, y no puede exigir la
restitución
Esta nueva concepción ha entroncado en aquella poderosa corriente moderna que ya
hemos se;alado, de morali,ar las relaciones jurídicas, y que ha originado otras instituciones
como el enriquecimiento sin causa, el abuso del derecho, etc "on este criterio la
jurisprudencia !rancesa resuelve el problema de las donaciones entre concubinos que anula
por causa Jlícita si tienen por objeto continuar las relaciones amorosas, pero si su !in es
ponerles término e indemni,ar a la conviviente el da;o a su reputación, las declara válidas
por constituir el cumplimiento de una obligación natural
Es la doctrina que inspira a los "ódigos de este siglo( alemán -$rt 2)41, sui,o -$rt
361, italiano -$rt 6<841, etc
.uestra "orte &uprema, prescindiendo de lo que hemos dicho sobre nuestra
legislación, aplicó la doctrina !rancesa en el siguiente caso( un homicida !ue indultado con
la condición de pagar una renta vitalicia a la viuda del di!unto+ tras pagarla un tiempo, el
indultado pretendió la restitución de lo que había dado en cumplimiento de dicha condición,
pero el más alto tribunal de la %ep'blica negó lugar a ella, !undado en que el pago
importaba el cumplimiento de una obligación natural
8<6
3'6. >aturale<a 2urídica de la o#li$ación natural. 3'6. >aturale<a 2urídica de la o#li$ación natural.
Variadas discusiones se han suscitado en tomo al problema de determinar si la
obligación natural es jurídica o no &in ánimo de terciar en el debate parece evidente el
carácter jurídico de la obligación natural, desde e momento que merece la tutela de la ley,
no tan per!ecta como en la civil, pero su!iciente para permitirle producir importantes
e!ectos civiles
En la doctrina alemana sobre la obligación, que distingue entre deuda y coacción, la
obligación natural se caracteri,a porque en ella sólo existe la primera, pero no hay coacción
contra el deudor n responsabilidad alguna por el incumplimiento
Ainalmente, para algunos autores la obligación natural es 'nica mente una causa de
justi!icación del pago -.* 8801
3G1 3G1
CD9$ T( 1 sec( 1) p&3( 1>1 Don Manuel So"arri'a 6ndurra3a en su o.ra Las O.li3aciones , los CD9$ T( 1 sec( 1) p&3( 1>1 Don Manuel So"arri'a 6ndurra3a en su o.ra Las O.li3aciones , los
Contratos ante la %urisprudencia$ Santia3o$ 1737$ p&3( 7$ N)1$ considera +ue no ha.:a o.li3aci!n natural$ Contratos ante la %urisprudencia$ Santia3o$ 1737$ p&3( 7$ N)1$ considera +ue no ha.:a o.li3aci!n natural$
se3Bn la concepci!n de nuestra le3islaci!n , +ue la Corte esti"! co"o tal el cu"pli"iento de un de.er se3Bn la concepci!n de nuestra le3islaci!n , +ue la Corte esti"! co"o tal el cu"pli"iento de un de.er
"oral$ ,a +ue era "u, dudosa la le3alidad de la renta 'italicia( "oral$ ,a +ue era "u, dudosa la le3alidad de la renta 'italicia(
"ash "ash Virtual Virtual 1G* 1G*
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
Se((i)& .e%u&'a Se((i)& .e%u&'a
L. (a.. 'e =li%a(i)& &atural L. (a.. 'e =li%a(i)& &atural
3'. Enunciación. 3'. Enunciación.
Después de de!inir las obligaciones naturales el $rt )43< enumera, tras decir Ctales
sonD, cuatro categorias de ellas
#a doctrina ha acostumbrado dividir en dos grupos estos cuatro casos(
)* Ibligaciones nulas o rescindibles,
8<8
es decir, correspondientes a obligaciones
civiles a!ectas a ciertos vicios de nulidad+ son los casos de los n'meros )* y 8* del
precepto, y
6* Ibligaciones naturales que han sido obligaciones civiles degeneradas o
desvirtuadas, en las situaciones previstas en los n'meros 6* y 4* del $rt )43<
Ainalmente, se ha discutido si esta enumeración es taxativa, lo que lleva a anali,ar
otros posibles casos de obligación natural en el "ódigo
Destinaremos un párra!o al estudio de cada una de estas tres situaciones
Párra!o '.: Párra!o '.:
OBLI!ACIONES NULAS O RESCINDIBLES OBLI!ACIONES NULAS O RESCINDIBLES
3'". Enunciación. 3'". Enunciación.
"omo decíamos, son dos casos( el del .* )* del $rt )43<, re!erente a ciertas
obligaciones contraídas por algunos incapaces, y el del .* 8* del mismo precepto, relativo
a la !alta de solemnidades en ciertos actos
7 se les trata conjuntamente, porque en ambos hay actos a!ectos a una nulidad que es
la relativa en el primer caso, y absoluta en el del .* 8* del precepto
3'%. ). 3#li$aciones contraídas por ciertos incapaces. 3'%. ). 3#li$aciones contraídas por ciertos incapaces.
&eg'n el .* )* del $rt )43<, son obligaciones naturales( Clas contraídas por
personas que teniendo su!iciente juicio y discernimiento, son, sin embargo, incapaces de
obligarse seg'n las leyes, como la mujer casada en los casos en que le es necesaria la
autori,ación del marido, y los menores adultosD
El precepto ha planteado dos problemas de interpretación(
)* $ctos e incapaces a que se aplica, y
6* Desde cuándo existe la obligación natural
#os que veremos en los siguientes n'meros
32(. +. +ctos e incapaces a 5ue se aplica el >.: '% del +rt. '.4(. 32(. +. +ctos e incapaces a 5ue se aplica el >.: '% del +rt. '.4(.
Desde luego, el precepto sólo puede aplicarse a las obligaciones de los incapaces
relativos+ nunca a los absolutamente incapaces, primero, porque exige en quienes han
contraído la obligación juicio y discernimiento su!icientes, del que éstos carecen, y porque,
además, el inc 6* del $rt )443, dispone expresamente que los actos de los incapaces
absolutos no producen ni aun obligación natural
3G3 3G3
=ue,o$ o.( cit($ T( 1)$ N() 37$ p&3( 22$ esti"a pre/eri.le la expresi!n ?anula.lesK( =ue,o$ o.( cit($ T( 1)$ N() 37$ p&3( 22$ esti"a pre/eri.le la expresi!n ?anula.lesK(
1G2 1G2
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
&e re!iere, pues, la disposición, exclusivamente a los incapaces relativos, y el problema
es determinar cuáles de ellos quedan incluidos .o hay ninguna duda respecto del menor
adulto %especto de la mujer casada el precepto mencionaba expresamente también a la
Cmujer casada en los casos en que le es necesaria la autori,ación del maridoD, expresión
que !ue derogada por la #ey )22<6 de @ de junio de )@2@
Nueda 'nicamente pendiente de resolver el caso del disipador interdicto, que es la
'nica otra incapacidad relativa no mencionada por la disposición .os parece con la
mayoría de los autores que no se le aplica, porque si el disipador está bajo interdicción es
precisamente porque no tiene el su!iciente juicio y discernimiento
&e contra argumenta diciendo que el precepto menciona a la mujer casada y menor
adulto a título de ejemplo, y si eliminamos al disipador interdicto, de ejemplar la
enumeración pasa a ser taxativa+ ello tiene una explicación histórica, porque sucesivas
modi!icaciones del "ódigo eliminaron otros dos casos de incapacidades relativas( de las
personas jurídicas y religiosas que quedaban incluidas en el .* )* del $rt )43<, y es en
ra,ón de esto que la enumeración del precepto era meramente ejemplar, y ahora pasó a ser
taxativa
5ampoco la disposición comprende todos los actos de la mujer casada, cuando necesita
autori,ación del marido, y del menor adulto, sino 'nicamente aquellos en que el vicio de
nulidad es la incapacidad relativa &i hay error, dolo, !uer,a, in!racción de una prohibición
legal, como la de la compraventa entre cónyuges no divorciados perpetuamente -$rt
)3@/1, no hay obligación natural
32'. .. ,a o#li$ación natural existe desde 5ue se contrae. 32'. .. ,a o#li$ación natural existe desde 5ue se contrae.
#a doctrina está dividida, en cuanto al momento en que existe la obligación natural, en
dos corrientes
:na que cuenta con la opinión de los se;ores David &titch[in, Aueyo y $lessandri,
8<4
y
sostiene que la obligación pasa a ser natural una ve, que la rescisión ha sido judicialmente
declarada, porque antes el acto se considera válido y produce obligación civil
#a otra, que compartimos, es la de don #uis "laro &olar, don Ganuel &omarriva,
8<0
y la
jurisprudencia de los tribunales,
8</
y considera que la obligación natural existe desde la
celebración del acto por los incapaces relativos sin la intervención de sus representantes
legales Esta interpretación se ajusta más a los textos legales(
)* >orque el propio .* )* del $rt )43<, dice que son obligaciones naturales Clas
contraídasD por esas personas, esto es, se re!iere al momento en que nace la obligación, y
6* >orque el $rt 6830, .* ), niega la acción de reembolso, que es la que corresponde
al !iador que ha pagado al acreedor para que el deudor principal le restituya lo dado o
pagado, Ccuando la obligación del deudor principal es puramente natural, y no se ha
validado por la rati!icación o por el lapso del tiempoD &on estas 'ltimas las 'nicas !ormas
de sanear la nulidad relativa y suponen !or,osamente que ella no ha sido judicialmente
declarada+ una ve, dictada la sentencia que da lugar a la rescisión, no se puede rati!icar
ésta, ni menos habrá prescripción de ella &aneada la nulidad, la obligación pasa a ser civil,
y en consecuencia si la disposición exige que ello no haya ocurrido, es porque no es
requisito de la obligación natural que la rescisión esté judicialmente declarada
3G> 3G>
=ue,o$ o.( cit($ T( 1)$ NR >>$ p&3( <G$ +uien cita al pro/esor StitchTin# ]lessandri$ De las O.li3aciones$ =ue,o$ o.( cit($ T( 1)$ NR >>$ p&3( <G$ +uien cita al pro/esor StitchTin# ]lessandri$ De las O.li3aciones$
p&3( 3*( p&3( 3*(
3G* 3G*
Claro Solar$ o.( cit($ T( 1G$ NoR 31$ p&3( >8 , So"arri'a en sus clases( Claro Solar$ o.( cit($ T( 1G$ NoR 31$ p&3( >8 , So"arri'a en sus clases(
3G2 3G2
G(T( de 18<1( N() >13$ p&3( 17G$ , de 18<7$ NIU 1(<28$ p&3( 1(137( G(T( de 18<1( N() >13$ p&3( 17G$ , de 18<7$ NIU 1(<28$ p&3( 1(137(
"ash "ash Virtual Virtual 1G< 1G<
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
322. )). 3misión de solemnidades le$ales. 322. )). 3misión de solemnidades le$ales.
De acuerdo al .* 8* del $rt )43<, son obligaciones naturales( Clas que proceden de
actos a que !altan las solemnidades que la ley exige para que produ,can e!ectos civiles+
como la de pagar un legado, impuesto por un testamento que no se ha otorgado en la !orma
debidaD
El precepto presenta problemas muy semejantes a los del caso anterior(
)* $ qué clase de actos se re!iere, y
6* Desde qué momentos existe la obligación natural, que examinaremos en los
n'meros siguientes
323. +. El >.: 3.: del +rt. '.4(1 Bse re!iere Cnicamente a los actos unilaterales o 323. +. El >.: 3.: del +rt. '.4(1 Bse re!iere Cnicamente a los actos unilaterales o
comprende tam#i8n a los #ilateralesD comprende tam#i8n a los #ilateralesD
&e ha discutido el alcance de la expresión CactosD pues ella puede entenderse en dos
sentidos, uno restringido, equivalente a acto jurídico unilateral y otro amplio, que
comprende tanto a éste como al bilateral o convención Ipina en este 'ltimo sentido don
#uis "laro &olar,
8<3
mientras sustentan la contraria $lessandri, &omarriva y Aueyo
8<2
#a
jurisprudencia es vacilante
8<@
7 en realidad, el problema es de ardua solución, aunque pareciere tener más asidero la
opinión restringida, por las siguientes ra,ones(
)* >orque el ejemplo del "ódigo del testamento que no se ha otorgado en !orma
debida, es de un acto jurídico unilateral, y de acuerdo al Gensaje con que el "ódigo !ue
enviado para su aprobación, los ejemplos Cponen a la vista el verdadero sentido y espíritu
de una ley en sus aplicacionesD
6* >orque si bien es cierto que el "ódigo suele utili,ar el término CactoD, también en
un sentido amplio, normalmente cuando quiere involucrar a los unJ y bilaterales, habla de
acto o contrato
8* >or un argumento histórico, ya que el caso está tomado de la tradición romana,
recogida por >othier #as >artidas y el >royecto de "ódigo "ivil espa;ol, de Harcía
Hoyena, todos limitados al acto jurídico unilateral, y
4* >orque resultaría absurdo e injusto en muchos casos aplicar la disposición a los
actos jurídicos bilaterales, y así, si se otorga una compraventa de bienes raíces por
instrumento privado, el comprador podría verse imposibilitado de repetir el precio pagado,
por ser el cumplimiento de una obligación natural, mientras que el vendedor, aunque
quisiere, no podría cumplir con su obligación de entregar, pues el "onservador de llenes
%aíces no puede inscribir documentos privados
justo es reconocer que este argumento no milita en los contratos unilaterales, y así el
donante de una donación no insinuada y cumplida voluntariamente no puede repetir, seg'n
se ha !allado,
8)<
porque habría cumplido una obligación natural
Este caso de obligación imper!ecta se di!erencia del anterior en que la sanción es la
nulidad absoluta del acto, y también tendrá lugar 'nicamente si la nulidad proviene de la
ausencia de la solemnidad exigida por la ley, pero no por la omisión de otro requisito
3G< 3G<
O.( cit($ to"o 1)$ p&3( *G$ N() 3>( O.( cit($ to"o 1)$ p&3( *G$ N() 3>(
3G8 3G8
Alessandri$ o.( cit($ p&3( 3<# =ue,o$ o.( cit($ T( 1$ N() >2$ p&3( <G , So"arri'a en sus clases( Alessandri$ o.( cit($ p&3( 3<# =ue,o$ o.( cit($ T( 1$ N() >2$ p&3( <G , So"arri'a en sus clases(
3G7 3G7
50ase Cepertorio$ T( >)$ p&3( <<$ N() <( 50ase Cepertorio$ T( >)$ p&3( <<$ N() <(
31G 31G
G(T( de 1828$ N() 1(8<7$ p&3( 81*( G(T( de 1828$ N() 1(8<7$ p&3( 81*(
1G8 1G8
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
324. .. ,a o#li$ación natural existe desde el otor$amiento de acto. 324. .. ,a o#li$ación natural existe desde el otor$amiento de acto.
Es el mismo problema del caso anterior, esto es, determinar si la obligación natural
nace con la sentencia judicial que declara la nulidad absoluta o existe desde que la
obligación se contrae+ la división de opiniones es análoga, y la conclusión en nuestro
concepto es esta 'ltima por ra,ones de texto legal muy semejantes a las se;aladas en el .*
86), con las variantes que a continuación se indican, y así, por 'ltimo, se ha inclinado a
reconocerlo, aunque con ciertas vacilaciones, la jurisprudencia de los tribunales
8))
En e!ecto, en el .* 8* del $rt )43<, se re!iere a las obligaciones que CprocedenD del
acto nulo y no que provienen de la declaración de la nulidad #a expresión es muy
semejante a la del .* )*( contraídas 7, enseguida, el $rt 6830, * )*, en cuanto permite
la validación por el tiempo -es inaplicable la re!erencia a la rati!icación, pues la nulidad
absoluta no se sanea por esta vía1, es igualmente argumento para este caso
Párra!o 2.: Párra!o 2.:
OBLI!ACIONES CIVILES DESVIRTUADAS OBLI!ACIONES CIVILES DESVIRTUADAS
325. Enunciación. 325. Enunciación.
#os .* 6* y 4* del $rt )43< contemplan dos casos de obligación natural, que
teniendo inicialmente el carácter de civil, lo han perdido, por haberse extinguido la acción
por prescripción, o no haberse podido acreditar en juicio
326. ). ,a prescripción. 326. ). ,a prescripción.
De acuerdo al .* 6* del precepto, son obligaciones naturales( Clas obligaciones civiles
extinguidas por la prescripciónD Existe una peque;a incorrección de lenguaje porque ésta
no extingue la obligación, sino la acción -.* )6)@1+ está claro en todo caso lo que el
"ódigo quiso decir( la obligación nació per!ecta, pudo exigirse su cumplimiento y no se
hi,o, por lo que ya carece de acción, pero si se cumple a pesar de la prescripción, no cabe
solicitar la restitución >or eso se dice que se trata de una obligación civil degenerada o
desvirtuada #o que se le ha extinguido entonces a la obligación es su carácter civil, y ha
pasado a ser natural
SDesde qué momentoT 7 hacemos la pregunta porque también este caso presenta el
mismo problema ya visto en los anteriores de determinar cuándo nace la obligación natural,
si desde que transcurre el tiempo necesario para que la acción se extinga por
prescripción,
8)6
o es además indispensable que ella haya sido judicialmente declarada
8)8
7 aunque es más lógico concluir lo primero, ello choca con el inconveniente de que en
tal caso el cumplimiento de la obligación natural se con!undirla con la renuncia de la
prescripción En e!ecto, la prescripción debe ser alegada, y no puede el jue, declararla de
o!icio+ si no opera de pleno derecho, quiere decir que la obligación subsiste como civil,
máxime si, como queda dicho, ella puede ser renunciada expresa o tácitamente una ve,
cumplida -.* )66/1 En consecuencia, la prescripción cumplida se renuncia antes de ser
311 311
50ase Cepertorio$ To"o I5$ p&3( <<$ N; 8( 50ase Cepertorio$ To"o I5$ p&3( <<$ N; 8(
311 311
Opinan as:$ Claro Solar$ o.( cit($ T( 1)$ p&3( *>$ N() *2$ , una sentencia pu.licada en CD9$ T( 3)$ sec( la$ Opinan as:$ Claro Solar$ o.( cit($ T( 1)$ p&3( *>$ N() *2$ , una sentencia pu.licada en CD9$ T( 3)$ sec( la$
p&3( **1( p&3( **1(
313 313
Es la posici!n de Alessandri$ o.( cit($ p&3( 3<# Al/redo Barros Err&uri$ Curso de Derecho Ci'il( Es la posici!n de Alessandri$ o.( cit($ p&3( 3<# Al/redo Barros Err&uri$ Curso de Derecho Ci'il(
Nasci"ento( Santia3o$ 1731$ 11 A-o$ p&3( >># =ue,o$ o.( cit($ T( 1)$ N() >8$ p&3( <1$ , el pro/esor So"arri'a Nasci"ento( Santia3o$ 1731$ 11 A-o$ p&3( >># =ue,o$ o.( cit($ T( 1)$ N() >8$ p&3( <1$ , el pro/esor So"arri'a
en sus clases( en sus clases(
"ash "ash Virtual Virtual 1G7 1G7
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
declarada, y si una ve, ocurrido esto 'ltimo se paga la obligación, entonces se ha
solucionado una obligación natural
32. )). 3#li$aciones ci*iles no reconocidas en2uicio por !alta de prue#a. 32. )). 3#li$aciones ci*iles no reconocidas en2uicio por !alta de prue#a.
&eg'n el .* 4* del $rt )43<, son obligaciones naturales( Clas que no han sido
reconocidas en juicio por !alta de pruebaD+ también en este -uso la obligación !ue civil,
per!ecta con acción para exigir el cumplimiento, pero al hacerlo así el acreedor !ue vencido
por no haber podido acreditar su!icientemente la existencia de ella+ ésta degenera entonces
en una natural
>ara que la obligación natural exista, se requiere, en consecuencia, la concurrencia de
tres requisitos(
)* Nue haya habido un pleito+
6* Nue el deudor haya sido absuelto, y
8* Nue la absolución se haya !undado en que el acreedor no pudo probar la existencia
de la obligación &i se ha basado en alguna excepción de !ondo, no hay obligación, natural
#a "orte &uprema aplicó esta disposición en el siguiente caso( un corredor de
propiedades cobró judicialmente a unos comuneros su comisión por su intervención en la
enajenación de un !undo, que en de!initiva no se había e!ectuado por oposición de algunos
de los comuneros, pero perdió el pleito por no haber acreditado la orden de venta emanada
de todos ellos &in embargo, posteriormente éstos se la pagaron, y pretendieron repetir lo
pagado, recha,ándose su demanda por aplicación del .* 46 del $rt )43<
8)4
Párra!o 3.: Párra!o 3.:
GE8ISTEN EN EL C"DI!O OTROS CASOS DE OBLI!ACI"N NATURALH GE8ISTEN EN EL C"DI!O OTROS CASOS DE OBLI!ACI"N NATURALH
32". Carácter taxati*o o enunciati*o del +rt. '.4(. 32". Carácter taxati*o o enunciati*o del +rt. '.4(.
&e ha discutido si el $rt )43< contiene todos los casos de obligación natural en
nuestra legislación, o hay otros en el "ódigo
Fay quienes sostienen que el precepto no es taxativo, pues la expresión Ctales sonD es
meramente enunciativa+ cita algunos casos de obligación natural, existiendo otros en
di!erentes disposiciones >ero aquí las opiniones se desvían considerablemente, desde
quienes aceptan 'nicamente un caso más, hasta los que enumeran 0 o más casos
8)0
Examinaremos estas di!erentes situaciones, pero teniendo presente que para cali!icar
una obligación de natural no basa que se produ,ca el e!ecto !undamental de ella, esto es,
que no pueda repetirse lo dado o pagado, sino además es necesario que exista una ra,ón de
equidad -no lo seria, por ejemplo, si es una sanción1 y que concurran cuando menos
31> 31>
G(T( 1738$ 1) se"($ N() 12$ p&3( >G>( G(T( 1738$ 1) se"($ N() 12$ p&3( >G>(
31* 31*
Co"o ense-a.a en sus clases don Manuel So"arri'a$ en realidad el precepto +uiso ser taxati'o$ pero Co"o ense-a.a en sus clases don Manuel So"arri'a$ en realidad el precepto +uiso ser taxati'o$ pero
se le escap! cuando "enos un caso( En e/ectoI 1) La expresi!n ?tales sonK no es enunciati'a$ , e+ui'ale a se le escap! cuando "enos un caso( En e/ectoI 1) La expresi!n ?tales sonK no es enunciati'a$ , e+ui'ale a
son ellas# 1) Si el e/ecto propio de la o.li3aci!n natural es la ausencia de derecho de repetici!n$ el Art( son ellas# 1) Si el e/ecto propio de la o.li3aci!n natural es la ausencia de derecho de repetici!n$ el Art(
1(172 lo li"ita expresa"ente a las enu"eradas en el Art( 1(><G( Si en el pa3o de lo no de.ido se di%o +ue 1(172 lo li"ita expresa"ente a las enu"eradas en el Art( 1(><G( Si en el pa3o de lo no de.ido se di%o +ue
0ste no existe cuando se cu"ple una o.li3aci!n natural de las enu"eradas en el Art( 1(><G$ es por+ue el 0ste no existe cuando se cu"ple una o.li3aci!n natural de las enu"eradas en el Art( 1(><G$ es por+ue el
le3islador part:a de la .ase +ue no ha.:a otras# , 3) A tra'0s de los pro,ectos se /ueron concentrando en el le3islador part:a de la .ase +ue no ha.:a otras# , 3) A tra'0s de los pro,ectos se /ueron concentrando en el
precepto todos los casos de o.li3aci!n natural( En los pri"eros pro,ectos no exist:a para ellas un t:tulo precepto todos los casos de o.li3aci!n natural( En los pri"eros pro,ectos no exist:a para ellas un t:tulo
especial , solo se repet:a la disposici!n del Art( 1(13* del C!di3o /ranc0s$ e+ui'alente al actual Art( 1(172$ especial , solo se repet:a la disposici!n del Art( 1(13* del C!di3o /ranc0s$ e+ui'alente al actual Art( 1(172$
antes citado( En el Jro,ecto lla"ado In0dito aparecen ,a enu"erados en un precepto especial al3unos de antes citado( En el Jro,ecto lla"ado In0dito aparecen ,a enu"erados en un precepto especial al3unos de
los casos$ co"pletando la enunciaci!n la Co"isi!n Ce'isora( Ello o.li3a a ser cuidadoso en la cali4caci!n de los casos$ co"pletando la enunciaci!n la Co"isi!n Ce'isora( Ello o.li3a a ser cuidadoso en la cali4caci!n de
los casos dudosos( los casos dudosos(
11G 11G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
algunos de los otros e!ectos de la obligación natural Estudiaremos éstos en la sección
siguiente, pero podemos adelantar que la obligación natural puede novarse y caucionarse y
la sentencia que recha,a la acción no extingue la obligación natural
7 se ha sostenido precisamente que hay obligación natural en todos aquellos casos en
que el "ódigo prohíbe la repetición, a saber(
)* #a multa en los esponsales+
6* #o dado o pagado por un objeto ilícito a sabiendas+
8* En el bene!icio de inventario, en cuanto se paga más allá de lo recibido por
herencia, y otras situaciones semejantes+
4* En el pago de intereses estipulados, y
0* En lo pagado en el juego y apuesta
En los siguientes n'meros examinaremos estas situaciones
32%. ). ,a multa en los esponsales. 32%. ). ,a multa en los esponsales.
Esponsales o desposorios son( Cla promesa de matrimonio mutuamente aceptadaD -$rt
@21 El mismo precepto agrega que constituyen Cun hecho privado que las leyes someten
enteramente al honor y, conciencia del individuo, y que no produce obligación alguna ante
la ley civilD &i se estipula una multa para el caso de no cumplirse la palabra de matrimonio,
no puede ella exigirse, Cpero si se hubiere pagado la multa, no podrá pedirse su devoluciónD
-$rt @@1
Ipina que es un caso de obligación natural, el pro!esor Aueyo,
8)/
contra, los se;ores
$lessandri, &omarriva y "laro &olar
8)3
"ompartimos esta 'ltima opinión, porque si bien es
cierto que en su !undamento moral y en su e!ecto principal, se asemeja esta situación a la
obligación natural, no lo es menos que no podría producir los e!ectos secundarios de
novarse o caucionarse, pues la ley ha negado a los esponsales todo e!ecto ante la ley civil,
como no sea el se;alado
#a verdad es que el pago de la multa en los esponsales no puede ser obligación natural
en la concepción de ésta como obligación civil imper!ecta o desvirtuada que adopta nuestro
"ódigo, puesto que precisamente el $rt @2 ha declarado que ellos no producen obligación
alguna, expresión que, por lo demás, incluye tanto a las civiles como a las naturales En
cambio, en la doctrina moderna, la ruptura de la palabra matrimonial con indemni,ación al
a!ectado, es un caso típico de obligación natural en cumplimiento de un deber moral
8)2
33(. )). Pa$o por un o#2eto o causa Elícitos a sa#iendas. 33(. )). Pa$o por un o#2eto o causa Elícitos a sa#iendas.
De acuerdo al $rt )4/2( Cno podrá repetirse lo que se haya dado o pagado por un
objeto o causa ilícita a sabiendasD
312 312
O.( cit($ T( I p&3( <>( O.( cit($ T( I p&3( <>(
31< 31<
Alessandr$ o.( cit(( p&3( >GI Claro Solar( o.( cit($ N() 12 p&3( >3# So"arri'a en sus clases( Alessandr$ o.( cit(( p&3( >GI Claro Solar( o.( cit($ N() 12 p&3( >3# So"arri'a en sus clases(
318 318
En relaci!n con los esponsales se ha discutido la posi.ilidad de inde"niaci!n a la ':cti"a de un En relaci!n con los esponsales se ha discutido la posi.ilidad de inde"niaci!n a la ':cti"a de un
delito ci'il de seducci!n( No ha, pro.le"as si 0ste constitu,e al "is"o tie"po un delito penal$ co"o el delito ci'il de seducci!n( No ha, pro.le"as si 0ste constitu,e al "is"o tie"po un delito penal$ co"o el
estupro$ pues en tal caso nace la acci!n ci'il para co.rar la inde"niaci!n$ se3Bn he"os 'isto$ , estupro$ pues en tal caso nace la acci!n ci'il para co.rar la inde"niaci!n$ se3Bn he"os 'isto$ ,
e'idente"ente la existencia de los esponsales es incluso un antecedente para cali4car la actitud del e'idente"ente la existencia de los esponsales es incluso un antecedente para cali4car la actitud del
seductor( La discusi!n se centra en el caso de no existir delito penal$ sino una relaci!n sexual seductor( La discusi!n se centra en el caso de no existir delito penal$ sino una relaci!n sexual
pre"atri"onial o.tenida con en3a-o$ , +ue a la ':cti"a pro'oca un descr0dito( Nor"al"ente la existencia pre"atri"onial o.tenida con en3a-o$ , +ue a la ':cti"a pro'oca un descr0dito( Nor"al"ente la existencia
del en3a-o ha.r& consistido en los esponsales pre'ios$ pero no es la Bnica /uente de seducci!n# ta".i0n lo del en3a-o ha.r& consistido en los esponsales pre'ios$ pero no es la Bnica /uente de seducci!n# ta".i0n lo
ser:a el a.uso de autoridad( En todos ellos$ a%enos al pro.le"a de los esponsales$ es e'idente la procedencia ser:a el a.uso de autoridad( En todos ellos$ a%enos al pro.le"a de los esponsales$ es e'idente la procedencia
de la reparaci!n( pero si se in'oca la "era ruptura de la pala.ra "atri"onial$ co"o el C!di3o ha declarado de la reparaci!n( pero si se in'oca la "era ruptura de la pala.ra "atri"onial$ co"o el C!di3o ha declarado
+ue no producen o.li3aci!n al3una$ parece /oroso$ aun+ue in%usti4cado concluir +ue no ha.r:a lu3ar a +ue no producen o.li3aci!n al3una$ parece /oroso$ aun+ue in%usti4cado concluir +ue no ha.r:a lu3ar a
inde"niaci!n( inde"niaci!n(
"ash "ash Virtual Virtual 111 111
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
$parece también el e!ecto típico de la obligación natural, pero el !undamento es
justamente el contrario( no hay cumplimiento de un deber moral, no se trata de morali,ar
los actos jurídicos, sino que una sanción de la ley al que celebró el acto ilícito, impidiéndole
repetir lo que haya pagado a sabiendas de la ilicitud, de acuerdo con el antiguo a!orismo de
que nadie puede alegar su propia torpe,a o !raude &e hace, pues, excepción al e!ecto de la
nulidad de que las cosas se retrotraigan al estado en que se encontraban anteriormente
8)@
33'. ))). .ene!icio de in*entario1 competencia1 con*enio1 etc. 33'. ))). .ene!icio de in*entario1 competencia1 con*enio1 etc.
Existen varias situaciones en que el deudor ve limitada su responsabilidad, y no paga
todas sus deudas -.* 0281 $sí ocurre en el bene!icio de inventario, en el de competencia,
en que el deudor no puede ser obligado a pagar más allá de lo que buenamente pueda+
también en virtud de un convenio con los acreedores puede haber limitado sus deudas a una
parte de ellas, etc
&e ha sostenido aisladamente que si el deudor paga más allá de lo que está obligado,
estaría cumpliendo una obligación natural+ nada más inexacto, lo que pasa es que el deudor
renuncia al bene!icio de inventario, de competencia o del convenio, y cumple una
obligación per!ectamente "ivil
86<
332. );. Pa$o de intereses no estipulados. 332. );. Pa$o de intereses no estipulados.
El $rt )6<2 re!iriéndose al mutuo dispone( Csi se han pagado intereses, aunque no
estipulados, no podrán repetirse ni imputarse al capitalD >or su parte el $rt )0 de la #ey
.* )2<)< de 63 de junio de )@2) dispone para las operaciones de crédito de dinero -.*
80@ tris1( Csi se han pagado intereses, aunque no se hayan estipulado, no podrán repetirse n
imputarse al capitalD $mbos preceptos contienen, pues, la misma idea
"oncurren en este caso tanto el !undamento, ya que hay un deber moral de retribuir el
!avor del préstamo recibido sin intereses, como el e!ecto principal de la obligación natural(
derecho a retener lo pagado >ero a pesar de ello es discutible el carácter de obligación
natural en nuestra legislación de este caso, porque no existe una obligación civil previa y no
es posible ni la novación ni la caución, pues desde el momento en que las hubiera, existiría
estipulación de las partes, y el precepto se pone justamente en el caso que no la haya
86)
En la concepción moderna de la obligación natural es evidente que la hay por la ra,ón
apuntada( el deber moral de retribuir a quien nos presta un servicio $plicándola sin texto
legal alguno en su amparo, la "orte de 5alca resolvió que el pago de intereses no
estipulados en una compraventa constituía obligación natural si del mérito de autos
resultaba equitativo
866
333 ;. =ue$o y apuesta. 333 ;. =ue$o y apuesta.
%eglamentan estos contratos aleatorios los $rts 660@ y siguientes+ seg'n ellos, se
pueden clasi!icar en juegos de a,ar, de destre,a corporal y de inteligencia
%especto de los primeros, el $rt 660@ se remite al )4//, o sea, en ellos existe objeto
ilícito En consecuencia, se les aplica el $rt )4/2, que vimos en el .* 88< >or tanto, no
317 317
Es la opini!n predo"inante en la doctrinaI por e%e"plo$ Alessandri$ o.( cit($ p&3( >2# =ue,o( o.( cit($ T( Es la opini!n predo"inante en la doctrinaI por e%e"plo$ Alessandri$ o.( cit($ p&3( >2# =ue,o( o.( cit($ T(
1)$ p&3( <2# So"arri'a en sus clases$ etc( 1)$ p&3( <2# So"arri'a en sus clases$ etc(
31G 31G
Co"parten nuestra opini!n$ =ue,o$ o.( cit($ T( 1)$ p&3( <2# Alessandri$ o.( cit($ p&3( ><# So"arri'a en Co"parten nuestra opini!n$ =ue,o$ o.( cit($ T( 1)$ p&3( <2# Alessandri$ o.( cit($ p&3( ><# So"arri'a en
sus clases$ etc( sus clases$ etc(
311 311
Jara =ue,o ha, o.li3aci!n natural$ o.( cit($ p&3( <*( Jara =ue,o ha, o.li3aci!n natural$ o.( cit($ p&3( <*(
311 311
CD9$ T( 11$ sec( 1)($ p&3( 3<2( CD9$ T( 11$ sec( 1)($ p&3( 3<2(
111 111
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
se podrá repetir lo dado o pagado por juego de a,ar a sabiendas, pero en ello hay más una
sanción que el cumplimiento de una obligación natural
$ los juegos de destre,a corporal se re!iere el $rt 66/8, y dispone que producirán
acción con tal que no contravengan a las leyes y a los reglamentos de policía En
consecuencia, generan una obligación civil per!ecta, provista de acción para exigir el
cumplimiento
$ los juegos de inteligencia, como sería el caso del ajedre,, se les aplica la norma del
$rt 66/< Dispone este precepto( Cel juego y la apuesta no producen acción, sino
solamente excepción El que gana no puede exigir el pago >ero si el que pierde paga, no
puede repetir lo pagado, a menos que se haya ganado con doloD "omo puede apreciarse, la
disposición es muy amplia, pero habiendo normas especiales para los juegos de a,ar y de
destre,a corporal, !or,oso es concluir que sólo se aplica a los de inteligencia y a la apuesta
lícita
7 constituye un caso típico de obligación natural en la concepción clásica, pues el
e!ecto, el !undamento y todas sus características son de ella El legislador a un acto que
normalmente debió producir una obligación civil, por su descon!ian,a hacia estos contratos
aleatorios, lo priva de una parte de su e!icacia
868
Ello con!irma que el $rt )43< no es enteramente taxativo, y cuando menos hay un
caso de obligación natural ajeno a él
Se((i)& ter(era Se((i)& ter(era
EFECTOS DE LA OBLI!ACION NATURAL EFECTOS DE LA OBLI!ACION NATURAL
334. Enunciación. 334. Enunciación.
7a hemos se;alado que el e!ecto !undamental que produce la obligación natural es que
constituye causa su!iciente del pago, y no puede repetirse lo que se ha dado o solucionado
por ella >roduce otros e!ectos también, y da lugar a algunos peque;os problemas, puntos
que veremos en los n'meros siguientes en este orden(
)* #a obligación natural como causa su!iciente del pago+
6* #a obligación natural y la novación+
8* #a obligación natural y otros modos satis!actorios de extinguir las obligaciones+
4* "aución de la obligación natural+
0* #a sentencia que recha,a la acción no extingue la obligación natural, y
/* S>uede la obligación natural convertirse en civilT
335. ). ,a o#li$ación natural como causa su!iciente del pa$o. -e5uisitos de 8ste. 335. ). ,a o#li$ación natural como causa su!iciente del pa$o. -e5uisitos de 8ste.
#a expresión del epígra!e de este n'mero no es otra cosa que el e!ecto que a la
obligación natural se;ala el $rt )43<, pero visto desde el pago
En e!ecto, la característica !undamental de la obligación natural es que quien paga una
de ellas, no puede repetir, esto es, no está habilitado para solicitar la devolución de lo dado
o pagado Es la 'nica de!ensa del acreedor que carece de acción, pues la obligación natural
sólo es susceptible de pago voluntario pero no !or,oso
313 313
Opinan +ue es caso de o.li3aci!n natural$ Alessandri$ o.( cit($ p&3( 3*# =ue,o$ o.( cit($ T( 1)$ p&3( <3$ Opinan +ue es caso de o.li3aci!n natural$ Alessandri$ o.( cit($ p&3( 3*# =ue,o$ o.( cit($ T( 1)$ p&3( <3$
aun+ue sin hacer la distinci!n del texto$ , So"arri'a en sus clases$ En contra$ Claro Solar$ To"o 1G de su aun+ue sin hacer la distinci!n del texto$ , So"arri'a en sus clases$ En contra$ Claro Solar$ To"o 1G de su
o.( cit($ N() 1*$ p&3( 37( o.( cit($ N() 1*$ p&3( 37(
"ash "ash Virtual Virtual 113 113
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
>ero quien cumple una obligación natural voluntariamente, paga En consecuencia, en
primer lugar, no hay pago de lo indebido en e cumplimiento de una obligación natural, y de
ahí que el legislador lo haya se;alado así en dama reiterada precisamente al hablar del pago
de lo no debido &eg'n el $rt 66@/( Cno se podrá repetir lo que se ha pagado para cumplir
una obligación puramente natural de las enumeradas en el $rt )43<D, y de acuerdo al
66@3( Cse podrá repetir aun lo que se ha pagado por error de derecho cuando el pago no
tenía por !undamento ni aun una obligación puramente naturalD
7 en seguida, seg'n lo hemos también destacado, quien cumple una obligación natural
no dona, paga+
864
en la primera se cumple una obligación civil, proveniente de un contrato
válido, y por mera libertad con animus donandi, mientras que en la segunda no hay deber
jurídico de cumplimiento coercible
>ero para que el pago produ,ca el e!ecto que comentamos es necesario que se haya
hecho voluntariamente por el que tenía la libre administración de sus bienes -$rt )43<,
inc !inal1
De ahí que para la irrepetibilidad del pago deben concurrir dos circunstancias
copulativas
860
)* El pago debe ser voluntario
Esta expresión es muy semejante a la utili,ada por el $rt )/@0 a de!inir la
con!irmación -rati!icación1 tácita de la nulidad relativa como la ejecución voluntaria de la
obligación contraída
#a expresión debe entenderse, en consecuencia, en el sentido que el cumplimiento de
la obligación natural debe ser libre y espontáneo por parte del deudor y, además, con la
convicción de estar cumpliendo una obligación meramente de esa naturale,a
86/
$sí también
lo con!irma el $rt 66@/, antes transcrito, pues niega la repetición por pago indebido
cuando se ha pagado para cumplir una obligación natural, o sea, con este objeto
.o se cumpliría con esta exigencia si en el pago concurre alg'n vicio del
consentimiento
863
o se paga en virtud de una ejecución de acreedor
862
6* El que paga debe tener la libre administración de sus bienes
Esta expresión del "ódigo se ha prestado a dudas, pues es cosa distinta la capacidad
para administrar que para disponer de los bienes -.* 241 El pago, por regla general, es un
acto de disposición
&in embargo, la verdad es que el "ódigo en numerosas ocasiones ha utili,ado la
expresión Clibre administraciónD para exigir la plena capacidad de disposición, por lo cual
debe concluirse que en el cumplimiento de la obligación natural esta 'ltima es la que debe
concurrir, o sea, el solvens debe ser mayor de edad, no estar a!ecto a ninguna otra
incapacidad, y la cosa que se da no debe estar sujeta a prohibición, embargo, etc
336. )). ,a o#li$ación natural puede ser no*ada. 336. )). ,a o#li$ación natural puede ser no*ada.
#a novación es un modo de extinguir la obligación, reempla,ándola por otra -.*
)<@@1
31> 31>
G(T( de 1738$ 1) se"($ N() 82$ p&3( >G>$ , toda la doctrina( G(T( de 1738$ 1) se"($ N() 82$ p&3( >G>$ , toda la doctrina(
31* 31*
Otros autores a3re3an un tercer re+uisito +ue o"iti"os por o.'ioI el pa3o de.e ser hecho con Otros autores a3re3an un tercer re+uisito +ue o"iti"os por o.'ioI el pa3o de.e ser hecho con
arre3lo a la le,$ o sea$ en la /or"a +ue el C!di3o re3la"enta a tratar del cu"pli"iento( arre3lo a la le,$ o sea$ en la /or"a +ue el C!di3o re3la"enta a tratar del cu"pli"iento(
312 312
El "is"o /allo de la nota 1>( El "is"o /allo de la nota 1>(
31< 31<
6n caso de error en la CD9$ T( 11$ sec( la$ p&3( 1*<( 6n caso de error en la CD9$ T( 11$ sec( la$ p&3( 1*<(
318 318
G(T( de 18<>$ N\ 11<1$ p&3( 1(7G2( G(T( de 18<>$ N\ 11<1$ p&3( 1(7G2(
11> 11>
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
El $rt )/8< dispone que Cpara que sea válida la novación es necesario que tanto la
obligación primitiva como el contrato de novación sean válidos, a lo menos naturalmenteD
.ada de extra;o tiene que así sea, porque la novación es un modo satis!actorio de
extinguir las obligaciones, equivale al pago -.* ))3)1, y produce su mismo e!ecto(
extinguir la obligación, con el consentimiento del acreedor -.* )))61
33. ))). ,a o#li$ación natural y otros modos de extinción de o#li$aciones. 33. ))). ,a o#li$ación natural y otros modos de extinción de o#li$aciones.
"omo hemos visto anteriormente, el "ódigo se preocupó expresamente del pago y de
la novación
De los restantes modos de extinguir las obligaciones debemos dejar a un lado aquellos
que no equivalen al pago, pues todos ellos se oponen a la exigibilidad de la obligación, y la
natural de todos modos no puede exigirse
De los que equivalen al pago, quedarían la compensación, con!usión y dación en pago
#a compensación legal no puede tener lugar entre una obligación civil y una natural,
porque es requisito de ella la exigibilidad de las deudas que se extinguen, y además porque
en la obligación natural se exige cumplimiento voluntario, y la compensación opera de
pleno derecho, aunque debe ser alegada -.* 3)2, 363 y 3831
%especto de la con!usión, carece de importancia y aplicación porque nade se va a
cumplir voluntariamente a sí mismo -.* 34)1
.os queda la dación en pago, y nos vemos inconveniente alguno para que el deudor
cumpla su obligación natural con un objeto distinto al debido, si ello es aceptado por el
acreedor .o podría el solvens exigir la restitución, siempre que haya dado en pago
voluntariamente y teniendo la libre administración de sus bienes -.* 3<<1
33". );. ,a o#li$ación natural puede ser caucionada. 33". );. ,a o#li$ación natural puede ser caucionada.
El $rt )436 dispone de ) suene de las cauciones contraídas para garanti,ar una
obligación natural, y dice( Clas !ian,as, hipotecas, prendas y cláusulas penales constituidas
por terceros para seguridad de estas obligaciones, valdránD
De acuerdo al precepto transcrito debe e!ectuarse un distingo(
)* #as cauciones constituidas por el propio deudor no quedan incluidas en él pues se
re!iere expresamente a las contraídas por terceros, y la ra,ón es muy lógica( si el acreedor
no puede exigir el cumplimiento de lo principal, menos podrá hacerlo con lo accesorio(
prenda, hipoteca, etc
6* #as constituidas por terceros son las que tienen plena e!icacia, y el acreedor, si no
puede exigir el cumplimiento al deudor, podrá hacerlo, por ejemplo, al !iador
86@
"omo vimos en el .* 86), el "ódigo se preocupó especialmente de la !ian,a
constituida por un tercero para garanti,ar una obligación natural, negándole al !iador en los
$rts )802, .* 8* y )830 el bene!icio de excusión,, para que el acreedor cobre primero al
deudor principal, y el de reembolso, o sea, el derecho del !iador a repetir contra aquél lo
que ha pagado al acreedor, a menos que la obligación natural se haya validado por la
rati!icación o el tiempo 7 es lógico que así sea, pues en caso contrario se estaría
persiguiendo al deudor de una obligación natural, lo que no puede hacerse
317 317
Alessandri$ err!nea"ente a nuestro %uicio$ sostiene +ue la cauci!n 'ale Bnica"ente si se constitu,e Alessandri$ err!nea"ente a nuestro %uicio$ sostiene +ue la cauci!n 'ale Bnica"ente si se constitu,e
una 'e +ue la o.li3aci!n ha ad+uirido el car&cter de natural$ re+uisito +ue la le, no ha exi3ido en parte una 'e +ue la o.li3aci!n ha ad+uirido el car&cter de natural$ re+uisito +ue la le, no ha exi3ido en parte
al3una( O.( cit($ p&3( >3( En contra$ Claro Solar$ o.( cit($ T( 1G$ N() **$ p&3( 2*( al3una( O.( cit($ p&3( >3( En contra$ Claro Solar$ o.( cit($ T( 1G$ N() **$ p&3( 2*(
6n caso ante los tri.unales en la G(T( de 182*$ N() 1(*18$ p&3( 231I se 'alid! una hipoteca constituida 6n caso ante los tri.unales en la G(T( de 182*$ N() 1(*18$ p&3( 231I se 'alid! una hipoteca constituida
por un tercero a /a'or de un "enor( por un tercero a /a'or de un "enor(
"ash "ash Virtual Virtual 11* 11*
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
33%. ;. ,a sentencia 5ue recha<a la acción no extin$ue la o#li$ación natural. 33%. ;. ,a sentencia 5ue recha<a la acción no extin$ue la o#li$ación natural.
$sí lo se;ala el $rt )43)( C#a sentencia judicial que recha,a la acción intentada contra
el naturalmente obligado, no extingue la obligación naturalD
El legislador lo dijo para evitar toda duda, pero la disposición es innecesaria, porque si
la obligación natural carece de acción, la sentencia judicial que recha,a la demanda se
limita a aplicar este carácter, declara que no hay obligación civil exigible, pero no impide
que posteriormente opere el e!ecto propio de ella, que es la retención de lo voluntariamente
pagado por el deudor .o podría pensarse que el amplio e!ecto de la cosa ju,gada cubra
esta situación, pero el legislador optó por decirlo expresamente
Es el caso que citábamos, por ejemplo, en el .=B? 863 del corredor de propiedades que
no pudo probar su obligación El juicio le !ue adverso, pero pudo retener lo pagado en
virtud de lo dicho &iempre va a ocurrir así en el caso del .* 4* del $rt )43<
34(. ;). BPuede la o#li$ación natural con*ertirse en ci*ilD 34(. ;). BPuede la o#li$ación natural con*ertirse en ci*ilD
&e ha discutido en doctrina si la promesa e!ectuada por el deudor de una obligación
natural de pagarla, da derecho a exigir el cumplimiento Dicho de otra manera, la
obligación natural es causa su!iciente del pago, pero Sserá causa su!iciente de un
compromiso de pagoT El deudor desea cumplir la obligación natural, pero no estando en
situación de hacerlo, se compromete a pagarla posteriormente, Ses este compromiso una
obligación civil per!ecta, y en consecuencia, el deudor no puede arrepentirse y si lo hace, el
acreedor queda !acultado para obligarlo al cumplimientoT
En nuestro concepto el problema se soluciona de muy distinta !orma, de acuerdo a la
concepción que se tenga de la obligación natural -.? 8)01
En la doctrina de la obligación naturalBdeber moral no se divisa qué inconveniente
puede haber para aceptarlo así+ si la obligación natural puede ser pagada voluntariamente,
es lógico que también el deudor pueda comprometerse a hacerlo, y por ello en Arancia es la
opinión predominante en la doctrina y jurisprudencia
88<
En nuestro propio país, una sentencia de la "orte de &antiago de / de mayo de )22)
también declaró que si el testador reconoció deber una obligación natural y la sucesión
tiene bienes su!icientes para ello, debe cumplirla
88)
&in embargo, creemos que en la doctrina de la obligación civil desvirtuada o
degenerada, que acepta nuestro "ódigo, es necesario e!ectuar un distingo
&iempre la obligación natural puede convertirse en civil por la vía de la novación, de
acuerdo al $rt )/8<, y seg'n vimos en el .* 88/, pero en tal caso la obligación natural
primitiva se extingue y da nacimiento a una nueva obligación, en que alguno de los
elementos esenciales -acreedor, deudor, objeto o causa1 debe ser di!erente -.* ))<31 .o
hay propiamente, pues, conversión de la obligación natural en civil
En los demás casos, ella será posible 'nicamente cuando la ley permite sanear el e!ecto
de la obligación, y en tal caso la promesa de pago se con!unde con dicho saneamiento y
debe cumplir sus requisitos
7 así, en el caso del .* )* del $rt )43< -menor adulto1 sería la con!irmación de la
nulidad relativa+ en el del .* 6*, una renuncia a la prescripción, y en el del .* 4*, una
33G 33G
Maeaud$ o.( cit($ Jarte 1)$ T( 1) N() 32<$ p&3( *32( Curiosa"ente$ en ca".io$ el Art( 1(G3> del C!di3o Maeaud$ o.( cit($ Jarte 1)$ T( 1) N() 32<$ p&3( *32( Curiosa"ente$ en ca".io$ el Art( 1(G3> del C!di3o
italiano +ue si3ue la doctrina /rancesa$ nie3a todo otro e/ecto +ue el propio de ella$ a la o.li3aci!n natural$ italiano +ue si3ue la doctrina /rancesa$ nie3a todo otro e/ecto +ue el propio de ella$ a la o.li3aci!n natural$
por lo +ue pareciere +ue no puede con'ertirse en ci'il por la pro"esa del deudor( por lo +ue pareciere +ue no puede con'ertirse en ci'il por la pro"esa del deudor(
331 331
G(T( de 1881$ N; *18$ p&3( 333( G(T( de 1881$ N; *18$ p&3( 333(
112 112
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
renuncia a la cosa ju,gada del pleito en que se recha,ó la acción por !alta de prueba >ero
en el caso del .* 8* vendría a signi!icar una rati!icación de una nulidad absoluta, que está
prohibida expresamente -$rt )/281
En los demás casos en que se ha discutido su posible calidad de obligación natural, se
hace preciso también anali,arlos uno por uno, y así, en el pago de un objeto Jlícito a
sabiendas, el compromiso de pagar sería tan absolutamente nulo como el acto mismo, y no
susceptible de rati!icación+ en el mutuo, si se conviene con posterioridad al contrato el pago
de intereses, no hay sino una modi!icación del contrato plenamente civil y e!ica,,
justamente el $rt 66<2 se pone en el Cso de que no se hayan estipulado intereses ni en el
contrato ni posteriormente
Nuedarían el caso de los esponsales y de los juegos de inteligencia y apuestas lícitas,
en que parece muy discutible la valide, de la promesa de pago, pues la ley ha querido
negarles precisamente todo otro e!ecto civil que no sea el de retener lo pagado
"ash "ash Virtual Virtual 11< 11<
Capítul III Capítul III
CLASIFICACIONES SE!IN EL OB1ETO CLASIFICACIONES SE!IN EL OB1ETO
34'. Enunciación. 34'. Enunciación.
$l describir el cuadro general de las clasi!icaciones de la obligación, dejamos
pendientes para un estudio más detenido algunas que atienden al objeto+ a él nos
abocaremos en tres sucesivas secciones destinadas a(
)* #as obligaciones de dar, hacer y no hacer+
6* #as de género y especie, y
8* #as de objeto simple y m'ltiple
Se((i)& primera Se((i)& primera
OBLI!ACIONES DE DAR# HACER Y NO HACER OBLI!ACIONES DE DAR# HACER Y NO HACER
342. )mportancia. 342. )mportancia.
.uestra legislación asigna mucha trascendencia a esta clasi!icación, como que la repite
en el $rt )4/<, al re!erirse al objeto de la obligación -.* 601 y al de!inir el contrato en el
$rt )482
343. ). 3#li$ación de dar. 343. ). 3#li$ación de dar.
Es ésa una materia en que nuestro "ódigo evidentemente se con!undió en el uso de los
términos, apartándose de los conceptos universales, especialmente porque re!undió en ella
la de entregar >ara intentar una clari!icación, la estudiaremos a través de los siguientes
aspectos(
)M "oncepto doctrinario de la obligación de dar+
6* Ibligación de entregar, y
8* Demostración de que en nuestro "ódigo la obligación de dar comprende la de
entregar
344. +. Concepto doctrinario de la o#li$ación de dar. 344. +. Concepto doctrinario de la o#li$ación de dar.
&i en el lenguaje vulgar dar equivale a donar, en derecho su signi!icado propio es muy
diverso Ibligación de dar es la que tiene por objeto trans!erir el dominio o constituir un
derecho real
Dicho de otra manera, es la que nace de los títulos traslaticios de dominio y demás
derechos reales, como por ejemplo, en la compraventa, en que el vendedor se obliga a dar
una cosa al comprador, esto es, a trans!erirle el dominio de ella
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 117 117
345. .. ,a o#li$ación de entre$ar. 345. .. ,a o#li$ación de entre$ar.
En doctrina también, la obligación de entregar es la que tiene por objeto el simple
traspaso material de una cosa, de su tenencia
En el arrendamiento queda en claro su di!erencia con la de dar+ en este contrato el
arrendador tiene una obligación de entregar, pero no de dar, porque el arrendamiento es un
título de mera tenencia( el arrendatario no adquiere derecho real alguno
&iempre en doctrina, la obligación de entregar es de hacer, puesto que se trata de
traspasar materialmente la tenencia de una cosa, lo cual es un hecho
346. C. En nuestro Códi$o1 la o#li$ación de entre$ar está incluida en la de dar. 346. C. En nuestro Códi$o1 la o#li$ación de entre$ar está incluida en la de dar.
Demostración. Demostración.
$lgunos autores
886
y !allos
888
han pretendido aplicar entre nosotros, sin variaciones, los
conceptos doctrinarios se;alados en los anteriores n'meros+ pero para la mayoría de
ellos,
884
opinión que no tenemos más remedio que suscribir, es evidente que nuestro "ódigo
con!undió los conceptos y en consecuencia, la obligación de entregar queda incluida en la
de dar, y no constituye una obligación de hacer
Dicho de otra manera, en nuestra legislación la obligación de dar no tiene 'nicamente
por objeto trans!erir el dominio o constituir otro derecho real, sino también traspasar la
mera tenencia, y en consecuencia, hay que de!inirla como aquella que tiene por objeto
trans!erir el dominio de una cosa, constituir un derecho real en ella, o traspasar su mera
tenencia
5al conclusión !luye de los siguientes ra,onamientos(
)* El $rt )042 dispone expresamente que Cla obligación de dar contiene la de
entregar la cosaD Esto quiere decir que en la obligación de dar hay dos operaciones
involucradas en ella( una es la entrega jurídica, que es la obligación de dar propiamente tal
y que en nuestra legislación, como del solo contrato no nacen derechos reales, consiste en
e!ectuar la tradición de la cosa 5ratándose de bienes muebles se cumplirá mediante la
entrega de la cosa, pero si son bienes raíces, la tradición se hará de acuerdo al $rt /2/,
mediante la inscripción en el %egistro del "onservador de 9ienes %aíces+ así queda
e!ectuada la entrega jurídica, pero, además, debe hacerse el traspaso material de la
propiedad, entregándola !ísicamente al adquirente, y ésta, que es obligación de entregar
propiamente tal, queda incluida en la de dar, como lo se;ala el precepto citado+
6* En la compraventa el legislador, para re!erirse a la misma obligación, la del
vendedor de dar la cosa, la denomina indistintamente como de dar y de entregar En e!ecto,
el $rt )3@8 de!ine la compraventa como Cun contrato en que una de las partes se obliga a
dar una cosaD, etc, y cuando toca el momento de reglamentar esta obligación, en el párra!o
/* del título 68 del #ibro 4*, lo hace bajo el epígra!e Cde las obligaciones del vendedor, y
primeramente de la obligación de entregarD, y en los preceptos del párra!o citado, $rts
)264 y siguientes, vuelve reiteradamente a hablar de la obligación de CentregarD, como
331 331
Claro Solar$ o.( cit($ T( 1G$ N() 21>$ p&3( *><$ Mar:a Montene3ro$ o.( cit($ N() 12$ p&3( 13$ con una Claro Solar$ o.( cit($ T( 1G$ N() 21>$ p&3( *><$ Mar:a Montene3ro$ o.( cit($ N() 12$ p&3( 13$ con una
nutrida ar3u"entaci!n( nutrida ar3u"entaci!n(
333 333
La o.li3aci!n de entre3ar es de hacerI CD9$ T( 31$ sec( 1)$ p&3( 1G* La o.li3aci!n de entre3ar es de hacerI CD9$ T( 31$ sec( 1)$ p&3( 1G*
33> 33>
Alessandri$ o.( cit($ p&3( 18# =ue,o$ o.( cit($ T( 11$ N() 1G8$ p&3( 132# Mea Barros$ De las Alessandri$ o.( cit($ p&3( 18# =ue,o$ o.( cit($ T( 11$ N() 1G8$ p&3( 132# Mea Barros$ De las
O.li3aciones$ N() 31 p&3s( 3* , 32# So"arri'a en sus clases$ en# G( de 1733$ 17 se"($ N() 81$ p&3( 123$ con O.li3aciones$ N() 31 p&3s( 3* , 32# So"arri'a en sus clases$ en# G( de 1733$ 17 se"($ N() 81$ p&3( 123$ con
un interesante 'oto disidente de don 6r.ano Mar:n$ +uien sostiene +ue no es o.li3aci!n de dar la +ue tiene un interesante 'oto disidente de don 6r.ano Mar:n$ +uien sostiene +ue no es o.li3aci!n de dar la +ue tiene
por exclusi'o o.%eto traspasar la "era tenencia$ co"o ocurre en el arrenda"iento( por exclusi'o o.%eto traspasar la "era tenencia$ co"o ocurre en el arrenda"iento(
Dislexia Dislexia Virtual Virtual 11G 11G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
ocurre en el propio $rt )264, seg'n el cual en general las obligaciones del vendedor se
reducen a don Cla entrega o tradiciónD, etc
#os ejemplos pueden multiplicarse, ya que el $rt)@64 se;ala que el arrendador está
obligado a CentregarD la cosa arrendada, o sea, tiene la misma obligación que el vendedor,
etc
5odo ello prueba que el legislador utili,a indistintamente ambas expresiones( dar y
entregar+
8* #os derechos y acciones se reputan muebles o inmuebles seg'n lo sea la cosa que
se debe o en que han de ejercerse -$rt 02<1, y los hechos que se deben se reputan muebles
-$rt, 02)1 >ues bien, el primero de estos preceptos se;ala como ejemplo( Cla acción del
comprador para que se le entregue la !inca comprada es inmuebleD &i la obligación de
entregar en nuestra legislación !uere de hacer, sería mueble de acuerdo al $rt 02), pero el
precepto anterior la cali!icó ya expresamente de inmueble, por lo cual no cabe sino concluir
que no es obligación de hacer, y
4* "omo se dejó comanda en la historia !idedigna del ">", el procedimiento para
exigir judicialmente el cumplimientoBde las obligaciones de dar, incluye las de entregar
-.* 2<)1
"on los argumentos se;alados no cabe duda de que el "ódigo con!undió y re!undió en
una sola las obligaciones de dar y entregar, y ésta, en consecuencia, comprende dos
obligaciones de dar la de dar propiamente tal, en cuanto tiene por objeto trans!erir el
dominio o constituir un derecho real, y la de dar, que es de entregar, y mediante la cual se
traspasa la mera tenencia
34. )). 3#li$ación de restituir. 34. )). 3#li$ación de restituir.
:na !orma especial de la obligación de entregar es la de restituir, que normalmente
corresponde al que ha recibido una cosa a título de mera tenencia y al agotamiento del
contrato, en cuya virtud la detenta, debe devolverla a su legítimo due;o o poseedor o
incluso mero tenedor, seg'n quien sea el que le haya traspasado la tenencia material
5ípicamente entonces, la obligación de restituir tiene lugar en los contratos de mera
tenencia, y así el arrendatario, comodatario, depositario, acreedor prendario, etc, a la
expiración de los contratos respectivos, deben restituir la cosa arrendada, dada en
comodato, depositada o dada en prenda, respectivamente, a quien se la entregó
previamente
>ero la obligación de restituir se presenta también en otras situaciones, como ocurre en
el pago de lo indebido, en que debe restituirse lo pagado sin previa obligación -.* /2@1, en
la acción de reembolso -.* )@21, por e!ectos de la resolución del contrato -.* 0/<1, etc
Ainalmente, también se presenta en los derechos reales, y así a la expiración del
usu!ructo el usu!ructuario debe restituir la cosa !ructuaria, y el poseedor vencido en el
ejercicio de la acción reivindicatoria, de petición de herencia, etc, debe restituir al legítimo
due;o, heredero, etc #a di!erencia con los casos anteriores es que aquí existe una acción
real para la restitución, mientras en los primeros hay una acción personal, proveniente del
contrato o acto en cuya virtud el acreedor entregó previamente la cosa
#a obligación de restituir puede corresponder a la misma cosa que !ue entregada si ella
es in!ungible, pero puede ser equivalente a ella cuando el restituyente se ha hecho due;o de
la cosa En el usu!ructo el legislador marcó per!ectamente esta di!erencia entre restituir una
cosa no !ungible y volver igual cantidad y calidad del mismo género, o de pagar su valor, si
"ash "ash Virtual Virtual 111 111
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
la cosa es !ungible -$rt 3/41+ en tal caso, la obligación de restituir es siempre de dar, y así
ocurre en el mutuo, que recae sobre cosas !ungibles El mutuario no restituye la misma cosa
que recibió, sino otras equivalentes En consecuencia, la obligación de restituir puede
también ser de dar o de entregar, sin que tal distinción tenga mayor importancia en nuestra
legislación seg'n lo dicho en el n'mero anterior
En la obligación de restituir puede haber lugar a indemni,aciones recíprocas, ya sea
provenientes de los deterioros o menoscabos que haya su!rido la cosa en poder del
restituyente, o a la inversa por los gastos o mejoras reali,adas por éste, y en que
habitualmente la ley le otorga el derecho al deudor de retener la cosa mientras ellas no le
sean pagadas por el acreedor( es el derecho legal de retención a que no re!erimos en los .*
@43 y siguientes
34". ))). 3#li$ación de hacer. 34". ))). 3#li$ación de hacer.
Doctrinariamente, obligación de hacer es la que tiene por objeto la ejecución de un
hecho, pero de acuerdo a lo anteriormente expresado este hecho en nuestra legislación no
será nunca la entrega de una cosa, porque en tal caso la obligación no es de hacer, sino de
dar
>or extensión de la clasi!icación de los objetos, se suele hablar de obligaciones de
hacer !ungibles e in!ungibles, queriendo signi!icar con ello que hay algunas en que es
indi!erente que el hecho lo ejecute el propio deudor u otra persona en lugar suyo, pero hay
muchas obligaciones de hacer que dependen de una cualidad personal de aquél, por lo que
en caso de incumplimiento, el acreedor no podrá obtener la ejecución !or,ada del hecho
mismo -.* 2<01, se extinguen normalmente por la muerte del deudor, y la imposibilidad en
la ejecución se sujeta a reglas especiales -.* ))@/1
Ejemplos de obligación de hacer( construir un edi!icio, transportar una mercadería,
de!ender un pleito, abrir una calle en terrenos propios en bene!icio de los poseedores
limítro!es,
880
transportar el petróleo vendido al lugar convenido,
88/
prolongar, limpiar y
ensanchar un canal,
883
otorgar una escritura p'blica,
882
etc
34%. );. 3#li$ación de no hacer. 34%. );. 3#li$ación de no hacer.
El objeto de la obligación de no hacer es una omisión( abstenerse de ejecutar un hecho
que de no existir la obligación podría hacerse Es como una limitación a la libertad de
actuar de una persona, que debe privarse de hacer ciertas cosas que normalmente y a no
mediar la obligación podría llevar a cabo
>odemos citar varios casos de obligación negativa( una muy !recuente es ) que contrae
una persona al enajenar un establecimiento de comercio de no colocar otro de igual giro en
la misma pla,a+
88@
las prohibiciones del $rt 4<4 del " "o para los socios de una sociedad
colectiva, como la de no explotar por cuenta propia el ramo de industria en que opera la
sociedad+ la de un vecino de no elevar más allá de cierta altura un muro, etc
"iertas obligaciones de no hacer se asemejan a las servidumbres negativas, pero se
distinguen de ellas por su carácter personal, mientras que la servidumbre es un derecho real
33* 33*
CD9$ T( 12( sec( 11$ p&3( *77( CD9$ T( 12( sec( 11$ p&3( *77(
332 332
CD9$ T( 13$ sec( la($ p&3( 1<3( CD9$ T( 13$ sec( la($ p&3( 1<3(
33< 33<
G(T( de 1717$ 1) se"($ N() 3(>G2$ p&3( 111( G(T( de 1717$ 1) se"($ N() 3(>G2$ p&3( 111(
338 338
CD9$ T( 23$ sec( 1a($ p&3( 2<( CD9$ T( 23$ sec( 1a($ p&3( 2<(
337 337
G(T( de 1711$ T( 17$ NR 1( G(T( de 1711$ T( 17$ NR 1( 1GG$ p&3( 2>o , N\ <22$ p&3( 13( 1GG$ p&3( 2>o , N\ <22$ p&3( 13(
111 111
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
5ambién la obligación negativa está a!ecta a normas especiales en caso de
incumplimiento -.osB 2<3 y siguientes1, e imposibilidad -.* ))@31
Se((i)& .e%u&'a Se((i)& .e%u&'a
OBLI!ACIONES ESPECIFICAS Y !ENJRICAS OBLI!ACIONES ESPECIFICAS Y !ENJRICAS
35(. Enunciación. 35(. Enunciación.
"omo se dijo en el .* 60, todo objeto debe ser determinado o determinable, pero la
determinación puede ser la máxima, en que se precisa un individuo especí!ico dentro de un
género también delimitado, como el bien raí, de calle $humada .* tanto, o meramente
genérica, como una vaca, cien acciones de tal &ociedad $nónima, etc
Ibligación de especie o cuerpo cierto es la primera, en que el ojeo debido está
determinado tanto en género como en especie+ las de género, aquellas en que se debe
indeterminadamente un individuo o una cantidad de cosas de una clase o género
determinados
#a importancia de esta clasi!icación estriba en la distinta !orma de cumplirlas, en la
obligación que como consecuencia de ello se impone al deudor especí!ico de conservación,
y en la posible extinción de las primeras por pérdida de la cosa debida
Veremos en párra!os sucesivos las obligaciones especí!icas, las genéricas, una
categoría de estas 'ltimas de gran importancia y aplicación, como son las de dinero, y
!inalmente los intereses que normalmente las acompa;an
Párra!o '.: Párra!o '.:
OBLI!ACIONES DE ESPECIE O CUERPO CIERTO OBLI!ACIONES DE ESPECIE O CUERPO CIERTO
35'. @eneralidades. 35'. @eneralidades.
El legislador no ha reglamentado en !orma especial las obligaciones que recaen en una
especie o cuerpo cierto, como lo hi,o, seg'n veremos, con las de género, pero se re!irió a
ellas en varias disposiciones, en especial en relación con su cumplimiento
#as particularidades de estas obligaciones derivan de la circunstancia de que la cosa
debida es 'nica, no tiene reempla,o, y por ello(
)* #leva envuelta para el deudor la obligación de conservar la especie o cuerpo cierto
hasta la época del cumplimiento En el n'mero siguiente estudiaremos esta obligación del
deudor
6* Debe pagarse la cosa debida y no otra
$sí lo veremos al tratar del pago -$rt )02@, inc 6*1 -Ver .* /)01, y esta
característica ya se;alada impone en el cumplimiento de la obligación una indivisibilidad
de pago, pues la entrega debe e!ectuarla, en caso de haber varios deudores, quien posea la
especie o cuerpo cierto -$rt )06/, .* 6*1 -Ver .* 44<1
8* >érdida total o parcial de la cosa debida
En la obligación de especie o cuerpo cierto existe la posibilidad de que la cosa se
destruya antes de su entrega
"ash "ash Virtual Virtual 113 113
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
#a pérdida puede ser culpable o !ortuita En el primer caso, el deudor responde de los
perjuicios -.* 260 y siguientes1, y si se trata de un contrato bilateral, puede pedirse,
además de éstos, la resolución del mismo -.* 08)1
&i es !ortuita, la obligación se extingue por pérdida de la cosa debida -.* ))@81, lo
cual también en los contratos bilaterales da origen a una situación especial, el problema del
riesgo -.* )6<01
$ la pérdida parcial nos re!eriremos en el .* )6<)
352. ,a o#li$ación de conser*ación. 352. ,a o#li$ación de conser*ación.
Vimos en el .* 84/ que de acuerdo al $rt )042 la obligación de dar contiene la de
entregar la cosa debida+ agrega el mismo precepto( C7 si ésta es una especie o cuerpo
cierto, contiene, además, la de conservarlo hasta la entrega, so pena de pagar los perjuicios
al acreedor que no se ha constituido en mora de recibirD
De manera que tratándose de un cuerpo cierto hay tres obligaciones distintas
contenidas en la de dar( la de dar propiamente tal, la de entregar la especie debida, y, para
que ello sea posible, la de conservarla hasta la entrega >or ejemplo, si se vende un
inmueble, el vendedor está obligado a dar el bien raí,, e!ectuando la inscripción
correspondiente en el "onservador, que es su tradición+ debe entregar materialmente el
predio y, !inalmente, conservarlo hasta ese momento
Es lógico que le imponga esta obligación la ley al deudor, porque por el carácter
irreempla,able de la especie o cuerpo cierto, si ella se destruye, no podrá cumplirse la
obligación, teniendo entonces lugar la distinción se;alada en el n'mero anterior, seg'n si la
pérdida es culpable o !ortuita, total o parcial
$grega el $rt )04@( Cla obligación de conservar la cosa exige que se emplee en su
custodia el debido cuidadoD+ este debido cuidado es el que corresponda, de acuerdo a la
naturale,a del contrato -$rt )043, inc )6, ver .* 2881
En nuestra legislación se presume la in!racción a esta obligación de custodia en el caso
de que la especie o cuerpo cierto se destruya o deteriore+ al deudor corresponderá probar la
ausencia de culpa suya en el incumplimiento de la obligación de conservación -.* 28/1
84<
$tentan contra el cumplimiento de esta obligación actos jurídicos o materiales del
deudor, o ajenos a él, jurídicos, como si, por ejemplo, el deudor que no ha entregado la
cosa, la enajena a otra persona $ctos materiales del deudor serían la negligencia o dolo de
ése que destruye o deteriora la cosa, y ajenos a él, el caso !ortuito Ellos le impondrán
responsabilidad si le son imputables, pero seg'n lo dicho, a él le corresponde probar su
ausencia de culpa o el caso !ortuito
Párra!o 2.: Párra!o 2.:
LAS OBLI!ACIONES DE !JNERO LAS OBLI!ACIONES DE !JNERO
3>G 3>G
Autores /ranceses distin3uen entre la o.li3aci!n de conser'ar , la de entre3ar la cosa en la /echa Autores /ranceses distin3uen entre la o.li3aci!n de conser'ar , la de entre3ar la cosa en la /echa
con'enida( Esta ser:a una o.li3aci!n de resultado$ de "odo +ue si no entre3a el deudor cuando de.e en el con'enida( Esta ser:a una o.li3aci!n de resultado$ de "odo +ue si no entre3a el deudor cuando de.e en el
estado +ue la especie se encuentre +ueda pro.ado el incu"pli"iento$ , a 0l corresponde acreditar el caso estado +ue la especie se encuentre +ueda pro.ado el incu"pli"iento$ , a 0l corresponde acreditar el caso
/ortuito$ etc( En ca".io la o.li3aci!n de conser'ar la cosa en .uen estado es de "edios$ pues o.li3a al /ortuito$ etc( En ca".io la o.li3aci!n de conser'ar la cosa en .uen estado es de "edios$ pues o.li3a al
deudor Bnica"ente a una cierta conductaI prestar a la cosa los cuidados de un .uen padre de /a"ilia$ , al deudor Bnica"ente a una cierta conductaI prestar a la cosa los cuidados de un .uen padre de /a"ilia$ , al
acreedor corresponder:a pro.ar +ue no la cu"pli!( Maeaud$ o.( cit($ Jarte 1a($ T( 1)$ p&3s( 1*1 , si3tes( acreedor corresponder:a pro.ar +ue no la cu"pli!( Maeaud$ o.( cit($ Jarte 1a($ T( 1)$ p&3s( 1*1 , si3tes(
11> 11>
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
353. Concepto. 353. Concepto.
$ ellas el legislador destinó el título 26 del #ibro 4*, $rts )0<2 a )0)<
&eg'n el primero Cobligaciones de género son aquellas en que se debe
indeterminadamente un individuo de una clase o género determinadoD
84)
"omo se advierte,
no es que en las obligaciones de género exista absoluta indeterminación, porque ello se
traduciría en la ausencia de objeto, y nulidad absoluta de la obligación 7 así, no podría
deberse un animal, un árbol, etc El género debe estar determinado, y además la cantidad
del mismo que se debe, y así si se dijera que se debe trigo sin se;alar la cuantía, podría
pretenderse cumplir la obligación entregando un grano del mismo >or ello no es
enteramente correcto el precepto al hablar de Cun individuoD, pues pueden ser varios, con
tal que se determine o sea determinable la cantidad
$hora bien, en la obligación genérica la determinación puede irse haciendo cada ve,
mayor hasta llegarse muy cerca de la máxima, que es la especí!ica+ para algunas
legislaciones y autores modernos constituyen una verdadera obligación intermedia, que
participa de los caracteres de la de género, pero también de la especí!ica >or ejemplo, si el
deudor se compromete a entregar )<< litros de vino tinto, esto es una obligación genérica
corriente, pero si se ha obligado a entregar los mismos )<< litros de al marca y tipo, y
correspondiente a la cosecha de tal a;o, el deudor debe entregar éstas y no otras
846
#a
importancia de esta distinción quedará se;alada en el n'mero que sigue
354. E!ectos de la o#li$ación de $8nero. 354. E!ectos de la o#li$ación de $8nero.
#a obligación de género es normalmente !ungible+ puede darse una u otra especie,
mientras quede comprendida en el género debido De ahí que los e!ectos de la obligación
genérica Bque el legislador reglamentó en el título 2* y no a propósito del pago, como lo
hi,o con las de especieB sean radicalmente inversos a los de ésta y así(
)* .o hay obligación de conservación
$sí lo se;ala la parte !inal del $rt )0)<( Cel acreedor no puede oponerse a que )
deudor las enajene o destruya -las cosas del género debido1, mientras subsistan otras para el
cumplimiento de lo que debeD El deudor puede reali,ar, en consecuencia, toda clase de
actos jurídicos y materiales respecto de las cosas del mismo género que posea
6* "umplimiento
En la obligación de especie, sólo puede cumplirse entregando el cuerpo cierto debido
En la de género no hay cosas determinadamente debidas
>or ello, para cumplirla debe procederse a la especi!icación, o sea, a la elección entre
los individuos del género de aquellos que deben entregarse al acreedor
#a elección no es de éste, a menos que así se haya expresamente estipulado( CEn la
obligación de género, el acreedor no puede pedir determinadamente ning'n individuoD
-$rt )0<@, primera parte1 De manera que al momento del pago el deudor elige las cosas
con que va a cumplir, y así, si debe )<< sacos de trigo, retira de sus bodegas los )<< sacos y
los entrega al acreedor
>uede entregar cualquier individuo del género, pero con una limitación que le coloca la
ley( debe ser de una calidad a lo menos mediana, si no se ha precisado otra -$rt )0<@,
parte !inal1
8* .o existe pérdida de la cosa debida
3>1 3>1
50ase CD9$ T( *1$ sec( la$ p&3( 12*( 50ase CD9$ T( *1$ sec( la$ p&3( 12*(
3>1 3>1
=ue,o$ o.( cit($ T( 1)$ N() 133$ p&3(12G$ , 132$ p&3( 121( =ue,o$ o.( cit($ T( 1)$ N() 133$ p&3(12G$ , 132$ p&3( 121(
"ash "ash Virtual Virtual 11* 11*
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
&e dice que el género nunca perece -genus nunquam perit1, y por ello el $rt )0)<, en
su primera parte dispone que Cla pérdida de algunas cosas del género no extingue la
obligaciónD 7 si no existe este modo de extinguir las obligaciones en las de género,
tampoco tiene en principio aplicación la teoría del riesgo -.* )6)01
&in embargo, se;alamos en el n'mero anterior la existencia de obligaciones que sin
dejar de ser genéricas, se acercan en cierto sentido a las especí!icas( las de un género
precisado o delimitado, como el ejemplo se;alado del vino de tal marca, calidad y a;o
>ues bien, en ellas, el deudor deberá conservar las cosas necesarias para cumplir la
obligación, entregar exactamente lo prometido, y puede producirse la posibilidad de
pérdida sin culpa, como lo veremos precisamente a propósito del cumplimiento imposible
-.* ))@01 $delantemos eso sí que la jurisprudencia en general ha resistido esta 'ltima
posibilidad
Párra!o 3.: Párra!o 3.:
OBLI!ACIONES MONETARIAS OBLI!ACIONES MONETARIAS
355. ,as o#li$aciones de dinero. 355. ,as o#li$aciones de dinero.
De más parece destacar la importancia y !recuencia de las obligaciones expresadas en
una suma de dinero
Es una obligación genérica,
848
!ungible por excelencia, y de amplio poder de liberación,
ya que sirve para la adquisición de toda clase de objetos y servicios .ormalmente, las
obligaciones de los principales contratos recaen en sumas de dinero( pagar el precio de la
compraventa, las rentas de arriendo, los capitales recibidos en mutuo+ los impuestos y
contribuciones, la indemni,ación por los hechos ilícitos, etc, también recaen en dinero
Esta enorme importancia y su propio carácter imponen a las obligaciones de dinero
peculiaridades muy propias en los siguientes aspectos, principalmente(
)* En cuanto a su cumplimiento, como lo veremos en los n'meros siguientes+
6* En el caso de incumplimiento, ya que siempre podrá obtenerse su pago en la !orma
estipulada, pues si el deudor no lo e!ect'a, se le embargan y rematan bienes su!icientes y
con su producto se paga al acreedor -.* 2<)1, y porque la indemni,ación por la mora se
traduce en el pago de intereses -.* 2@21+
8* >orque normalmente van acompa;ados de este 'ltimo accesorio( los intereses, de
que hablaremos en el párra!o que a éste sigue(
4* >orque al ser imposible el cumplimiento de las demás obligaciones en la !orma
convenida, ellas se convierten también en una obligación de dinero( el pago de la
indemni,ación de perjuicios -.* 2061+ etc
356. Cumplimiento de las o#li$aciones de dinero. 356. Cumplimiento de las o#li$aciones de dinero.
El principio, nominalista #as legislaciones en general imponen el principio
nominalista en el pago de las obligaciones de dinero, esto es, ellas se cumplen entregando
al acreedor la misma suma debida, cualesquiera que sean las variaciones que haya
experimentado en el intertanto se debía el dinero, el valor intrínseco de éste, si lo tiene, o su
3>3 3>3
Jor excepci!n no ser& 3en0rica una o.li3aci!n de dinero$ cuando 0ste se indi'idualice por su Jor excepci!n no ser& 3en0rica una o.li3aci!n de dinero$ cuando 0ste se indi'idualice por su
u.icaci!n$ co"o por e%e"plo$ el le3ado de las "onedas de oro depositadas en tal parte( u.icaci!n$ co"o por e%e"plo$ el le3ado de las "onedas de oro depositadas en tal parte(
112 112
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
poder adquisitivo El Estado impone una moneda de curso legal y pagando con ella el
deudor se libera de su obligación
&in embargo, el mundo ha estado viviendo un proceso in!lacionario más o menos
agudo seg'n los países Ello ha obligado a alterar este principio, y son muchas las
legislaciones que establecen o permiten alg'n sistema de reajuste de las obligaciones de
dinero a !in de evitar el perjuicio del acreedor, ya que entre el período en que se contrae la
obligación y aquel en que se cumple, la suma debida pierde gran parte de su poder
adquisitivo, no obstante lo cual aquél no puede pedir más por ella
.uestra legislación aceptaba también indudablemente el principio nominalista
844
&u
más clara expresión se encontraba dentro del "ódigo, no en el pago, sino en el mutuo, en el
$rt 6)@@, que !ue derogado por el D= 400 del a;o )@34, al que luego nos re!eriremos
Decía el precepto( Csi se ha prestado dinero, sólo se debe la suma numérica enunciada en el
contratoD
.o obstante la derogación de la disposición transcrita, la regla general sigue siendo el
principio nominalista, esto es, la deuda se paga por su valor Ello deriva de las normas del
pago del propio "ódigo, de la ley que establece el signo monetario, que actualmente es el
Decreto #ey .* ))68 de 8< de julio de )@30, publicado en el Diario I!icial de 4 de agosto
de )@30 -que reempla,ó el E* por el peso1, y en cuya virtud al acreedor no se le puede
obligar a aceptar monedas que no sean de curso legal en el país ni cheques u otros
documentos, y de la misma legislación sobre reajustes &i ellos no se estipulan, por regla
general la ley no los presume
>odríamos decir como conclusión que la situación actual se sinteti,a en tres instancias(
)* El principio nominalista sigue siendo la regla general en materia de obligaciones+
6* &e aplica alg'n sistema de reajuste cuando la ley, la convención o la resolución
judicial así lo establecen En materia de indemni,ación extracontractual la regla general es
la reajustabilidad para otorgar una indemni,ación integral como lo exige la ley -.* 8<6,
.* 41+ y
8* Fay una serie de situaciones no resueltas, algunas de las cuales veremos en los
n'meros siguientes y numerosos con!lictos ya que se una de una materia en plena
!ormación todavía Ellos deben resolverse de acuerdo a lo se;alado, esto es, teniendo
presente que el principio nominalista es la regla general, pero también hay una notoria
tendencia a extender por ra,ones de equidad la aplicación de la reajustabilidad
840
356 #is. -ea2usta#ilidad de las o#li$aciones. 356 #is. -ea2usta#ilidad de las o#li$aciones.
.uestro país tiene una larga tradición in!lacionaria de más de un siglo .ada de raro
también que tenga una con!lictiva historia respecto de los sistemas de reajustabilidad, con
numerosas leyes y encontradas interpretaciones Ello se ha hecho especialmente álgido en
períodos de agudi,ación del proceso in!lacionario, como han sido los a;os )@04 y )@00,
pero muy !undamentalmente el período )@36B)@33
En situaciones in!lacionarias, sobre todo muy agudas, los acreedores buscan
protecciones contra el previsible perjuicio que su!rirán por aplicación de la teoría
3>> 3>>
Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( 2G$ sec( 1)$ p&3( >G<( Jor ':a de e%e"plo$ CD9$ T( 2G$ sec( 1)$ p&3( >G<(
3>* 3>*
6n /allo pu.licado en la CD9$ T( <1$ sec( la$ p&3( >7 no aplic! el principio no"inalista en una pro"esa$ 6n /allo pu.licado en la CD9$ T( <1$ sec( la$ p&3( >7 no aplic! el principio no"inalista en una pro"esa$
por /alta de texto expreso +ue "ani4esta"ente dispusiera +ue el pa3o de.:a hacerse en i3ual nB"ero de por /alta de texto expreso +ue "ani4esta"ente dispusiera +ue el pa3o de.:a hacerse en i3ual nB"ero de
"onedas( "onedas(
Otro de la "is"a CD9$ T$ <1$ sec( la$ p&3( 1*<$ orden! rea%ustar la inde"niaci!n de una expropiaci!n$ Otro de la "is"a CD9$ T$ <1$ sec( la$ p&3( 1*<$ orden! rea%ustar la inde"niaci!n de una expropiaci!n$
para +ue ella /uera :nte3ra , co"pleta( I3ual en =( del M($ N() 11*$ 17<2$ p&3( 1>G( para +ue ella /uera :nte3ra , co"pleta( I3ual en =( del M($ N() 11*$ 17<2$ p&3( 1>G(
Aplic! la rea%usta.ilidad en un caso de /raude aduanero un /allo de la "is"a CD9$ T( <G$ sec( >)$ p&3( 37( Aplic! la rea%usta.ilidad en un caso de /raude aduanero un /allo de la "is"a CD9$ T( <G$ sec( >)$ p&3( 37(
"ash "ash Virtual Virtual 11< 11<
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
nominalista a la época del pago, a !in de recibir lo que realmente se les debe Esas
estipulaciones adoptan las !ormas más variadas, y su valide, se ha discutido no sólo en
nuestro país, sino en el extranjero
En Arancia e =talia, en las épocas álgidas de in!lación de la postguerra, se sostuvo en
general la invalide, de estas convenciones, por considerárselas atentatorias contra el orden
p'blico económico, y las leyes que establecen el curso !or,oso y liberatorio de los billetes
de banco y de la moneda o!icial
Entre nosotros el problema se ha planteado en numerosas oportunidades y ha girado en
torno a las leyes que sucesivamente se han ido dictando al ritmo de las crisis monetarias
84/
En este 'ltimo tiempo hay que distinguir dos etapas bien de!inidas( / de la vigencia de la
#ey )88<0 de / de abril de )@0@ y sus posteriores modi!icaciones, especialmente a raí, de
la crisis cambiaria del a;o )@/)
843
#a otra es la legislación dictada en estos 'ltimos a;os y que introduce un sistema más o
menos general y reglamenta la reajustabilidad desde el D# 400 de )8 de mayo de )@34
-publicado en el Diario I!icial de 60 mismo mes1, modi!icado por los D# @)< de )6 de
mar,o de )@30 y )088 de 6@ de julio de )@3/ y reempla,ado por la #ey )2<)< de 63 de
junio de )@2), modi!icada por la #ey .* )224< de )< de octubre de )@2@, Irgánica
"onstitucional del 9anco "entral de "hile
.uestros tribunales han sostenido siempre el carácter de orden p'blico de las leyes
monetarias, pero sólo para imponer su vigencia in actum, aun a las convenciones otorgadas
antes de su dictación,
842
pero, en cambio, han reconocido en general la valide, de las
estipulaciones de las partes para alterar el principio nominalista
84@
7 es lógico que así sea,
con la sola salvedad de las limitaciones que las propias leyes monetarias impongan, por el
principio de la autonomía de la voluntad, y porque el $rt )0/@ ordena que Cel pago se hará
bajo todos respectos en con!ormidad al tenor de la obligaciónD
Estas estipulaciones revisten principalmente los siguientes caracteres(
)* "láusula oro, moneda de oro y valor oro+
6* "láusula en moneda extranjera o valor de ellas+
8* "láusula de pago en mercaderias o valor de ellas+ y
4* "láusulas de reajuste, seg'n índices, u otro valor, que anali,aremos en los n'meros
siguientes
35. ). Cláusula oro1 moneda de oro y *alor oro. 35. ). Cláusula oro1 moneda de oro y *alor oro.
En la cláusula oro o moneda de oro se estipula que la obligación se pagará en moneda
de oro determinada, como por ejemplo con )<< monedas de oro chilenas de P )<<, o
argentinas, etc En la cláusula valor oro no se estipula el pago en oro o moneda de oro, sino
que en moneda de curso legal, pero calculada la suma de ésta con relación a cierto peso del
oro, expresado en gramos, o con relación al valor de determinadas monedas de oro+ por
ejemplo, se conviene que la deuda se pagará en pesos moneda nacional, seg'n el valor que
a la !echa del pago tengan tantas monedas chilenas de oro de P )<<
3>2 3>2
So.re la %urisprudencia dictada en relaci!n con las le,es +ue antes re3:an la "ateria$ '0ase So.re la %urisprudencia dictada en relaci!n con las le,es +ue antes re3:an la "ateria$ '0ase
Cepertorio de Le3islaci!n , %urisprudencia$ To"o 5($ p&3s( 11 , si3tes( 50ase ta".i0n los Arts( 113 , 11> del Cepertorio de Le3islaci!n , %urisprudencia$ To"o 5($ p&3s( 11 , si3tes( 50ase ta".i0n los Arts( 113 , 11> del
C!di3o de Co"ercio( C!di3o de Co"ercio(
3>< 3><
50ase al respecto la pri"era edici!n de esa o.ra( 50ase al respecto la pri"era edici!n de esa o.ra(
3>8 3>8
G(T( 17G1$ T( 1)$ N() 1(32>$ p&3( *2< , CD9$ Ts( >)$ sec( la($ p&3( 71<# 2G$ sec( laR$ p&3( 188 , sec( 1a($ G(T( 17G1$ T( 1)$ N() 1(32>$ p&3( *2< , CD9$ Ts( >)$ sec( la($ p&3( 71<# 2G$ sec( laR$ p&3( 188 , sec( 1a($
p&3( 127# 21$ sec( 1)($ p&3( 188 , 23$ sec( la($ p&3( >17( p&3( 127# 21$ sec( 1)($ p&3( 188 , 23$ sec( la($ p&3( >17(
3>7 3>7
50ase especial"ente$ CD9$ T( >8$ sec( la($ p&3( 1>1( 50ase especial"ente$ CD9$ T( >8$ sec( la($ p&3( 1>1(
118 118
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
5odas las muchas discusiones que existieron sobre la materia
80<
!ueron ,anjadas por la
#ey .* )0)@6, de 2 de mayo de )@/8, que cali!icó de operaciones de cambio internacional
las trans!erencias de oro en cualquiera de sus !ormas -$rt )*1, sometió su comercio al
control del 9anco "entral de "hile -$rt 6*1 y sancionó penalmente en su $rt 86 a las
personas que in!rinjan las disposiciones de éste relativas a operaciones internacionales
Esta disposición !ue derogada por el Decreto #ey 5> )04< de 68 de agosto de )@3/,
publicado en el Diario I!icial de 01 de septiembre de )@3/ -$rt )*, letra a1
En consecuencia, rige hay en día la más amplia libertad para la comerciali,ación del
oro y monedas de oro, ra,ón por la cual nos parece no haber inconveniente alguno para
estipular la cláusula oro o monedas de oro &in embargo, tienen poco interés porque el
mismo o parecido ojeo se obtiene con la cláusula moneda extranjera, que está plena y
claramente reglamentada por la ley, como lo veremos a continuación
35". )). Cláusula moneda extran2era y *alor moneda extran2era. 35". )). Cláusula moneda extran2era y *alor moneda extran2era.
>or la primera se conviene que la obligación se pagará en la moneda extranjera que se
expresa, pero re!erida a la de curso legal, y no a la de oro, como tantos dólares, libras
esterlinas, etc, y han ido reempla,ando a las cláusulas oro a medida que dejó de circular la
moneda de este metal En la cláusula valor moneda extranjera se estipula que la obligación
se pagará en moneda nacional, pero calculada seg'n la paridad que ella tenga con la
moneda extranjera que se expresa, como por ejemplo se pagará en pesos chilenos por el
equivalente de unas dólares de Estados :nidos de .orteamérica, etcétera
#a #ey .* )88<0 ya citada estableció una amplia libertad para la estipulación de ese
tipo de cláusulas, modi!icando el "I5 -$rt ))/, inc !inal1 y ">" -$rts 0<<, inc !inal
y 0)), inc 661 para hacerlas e!ectivas en juicio #a crisis cambiaría de )@/) sorprendió a
muchos particulares con deudas expresadas en esta !orma, que sólo se vinieron a resolver
con la dictación de la #ey .* )4@4@ de )) de octubre de )@/6
$unque esta legislación está reempla,ada conviene anali,arla, porque hay muchas
situaciones pendientes contratadas bajo su vigencia
Ella distinguía entre las obligaciones estipuladas en moneda extranjera pagaderas en el
país y en el extranjero Estas 'ltimas eran per!ectamente válidas y debían cumplirse al tenor
de lo estipulado, con la salvedad de que si el 9anco "entral no las había autori,ado
previamente, no podía ser obligado a proporcionar las divisas necesarias para su
cancelación
#as pagaderas en "hile también eran válidas,
80)
pero se pagaban, tanto las contraídas
antes como después de la ley, por su equivalente en moneda nacional, seg'n el tipo de
cambio libre bancario que diera a la !echa del pago, evo es todas ellas se equiparaban a la
cláusula valor moneda extranjera -$rt 0* de la #ey .* )4@4@ y 26 del reglamento1 &e
exceptuaban los contratos de arrendamiento de inmuebles destinados a habitación o locales
comerciales cuando el arrendatario tenía ingresos en moneda extranjera, los de trabajo,
seguro y transporte desde o hacia el exterior, y en general las obligaciones en el extranjero
#a ley además en sus $rts )< y siguientes reglamentaba la !orma de cobrar en juicio
estas deudas, y especialmente la manera de e!ectuar la conversión a moneda nacional
806
3*G 3*G
50anse Cep($ T( 5($ p&3( 1< , la .i.lio3ra4a citada en la nota 1 del "is"o Cep($ T( I5$ 1a( edici!n$ p&3( 50anse Cep($ T( 5($ p&3( 1< , la .i.lio3ra4a citada en la nota 1 del "is"o Cep($ T( I5$ 1a( edici!n$ p&3(
2>( 2>(
3*1 3*1
CD9$ T( 2*$ sec( 1)$ p&3( 18G( 50ase en la nota 1< /allos en relaci!n a la 'i3encia in actu" de la le,$ aun CD9$ T( 2*$ sec( 1)$ p&3( 18G( 50ase en la nota 1< /allos en relaci!n a la 'i3encia in actu" de la le,$ aun
en %uicios enta.lados antes de su dictaci!n( en %uicios enta.lados antes de su dictaci!n(
"ash "ash Virtual Virtual 117 117
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
"onviene hacer presente que bajo la vigencia de esta legislación existían en el país dos
tipos de cambio, ambos teóricamente libres, pero en la práctica !ijados por el 9anco
"entral( el bancario y el de corredores, este 'ltimo más alto #a ley se remitía obviamente
al primero, pero se discutió si las partes podían estipular lo contrario, o sea, la liquidación
de la deuda por el equivalente al cambio de corredores
808
Ainalmente la ley no se puso en la situación de las cláusulas valor moneda extranjera,
pero no existiendo otra coti,ación legal que las se;aladas, y por la analogía de la situación,
era evidente que debía aplicarse la misma solución aunque ella no estuviera de acuerdo con
la verdadera relación en el mercado -negro, obviamente1 entre la moneda chilena y la que
se había tomado como padrón
$sí !uncionó por largos períodos la práctica entre nosotros de estipular obligaciones
por el equivalente del dólar moneda legal de EE:: de .orteamérica, que además era
objeto de !ijación por tablas diarias, de manera que el reajuste operaba día por día
Ello perdió vigencia al !ijarse el dólar a ra,ón de P 8@ !ijos, y entró a !uncionar mucho
más el sistema de reajustes seg'n la :A, sobre todo a partir de la #ey .* )2<)< ya citada
En todo caso esta ley en su título 6* reglamenta Clas obligaciones en moneda
extranjera o expresadas en moneda extranjeraD
El $rt 6< distingue dos tipos de obligaciones en moneda extranjera(
)* #as que se han pactado en moneda extranjera en virtud de autori,ación de la ley o
del 9anco "entral de "hile En tal caso, el acreedor podrá exigir su cumplimiento en la
moneda estipulada o ejercer los derechos que emanan para el deudor de la respectiva
autori,ación+
6* En los demás casos, las obligaciones expresas en moneda extranjera serán
solucionadas por su equivalente en moneda nacional seg'n el tipo de cambio vendedor del
día del pago 5ratándose de obligaciones vencidas, se aplicará el tipo de cambio del día del
vencimiento si !uere superior al día del pago >ara establecer el tipo de cambio vendedor
que corresponda se estará al que certi!ique un 9anco de la pla,a
>ara los e!ectos del cobro judicial y cumplimiento de los $rts ))/ y )6< del "I5
citados, bastará un certi!icado otorgado por un 9anco de la pla,a al día de la presentación
de ) demanda, o a cualquiera de los )< días precedentes
El $rt 66 de la #ey .* )2<)< da una serie de normas para el juicio ejecutivo en que
se persiga el pago de obligaciones en moneda extranjera
>or 'ltimo, el $rt 64 prohíbe toda otra !orma de reajuste en las obligaciones
expresadas en moneda extranjera, Cque la que llevan implícitaD Dicho en castellano, que el
que podría emanar de las !luctuaciones de la moneda extranjera Debe tenerse cuidado en
este punto, porque es com'n estipular además el reajuste que corresponda a la in!lación del
país cuya moneda se está usando como re!erencia Esa estipulación estaría prohibida por
este precepto
"reemos que en todo caso la ley solucionó el problema de las cláusulas valor moneda
extranjera que estaban con!usas en la #ey .* )88<0( ellas se pagarán por el equivalente en
moneda nacional
3*1 3*1
50ase en CD9$ Ts( 2G$ sec( la$ p&3( 188 con co"entario de Ale%andro Sil'a Bascu-&n$ , 23$ sec( 1)($ 50ase en CD9$ Ts( 2G$ sec( la$ p&3( 188 con co"entario de Ale%andro Sil'a Bascu-&n$ , 23$ sec( 1)($
pa3( >17$ /allos total"ente contradictorios so.re la /or"a en +ue concurren estos cr0ditos en el caso de una pa3( >17$ /allos total"ente contradictorios so.re la /or"a en +ue concurren estos cr0ditos en el caso de una
+uie.ra( +uie.ra(
3*3 3*3
=( del M($ N() 187$ a3osto de 17<>$ p&3( 138( =( del M($ N() 187$ a3osto de 17<>$ p&3( 138(
13G 13G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
35%. ))). Cláusulas en mercadería y *alor mercadería. 35%. ))). Cláusulas en mercadería y *alor mercadería.
>or las complicaciones antes se;aladas que solían tener las cláusulas relacionadas con
el oro o las monedas extranjeras, se hicieron usuales algunas de las siguientes
estipulaciones, que ahora no son ?muy comunes dadas las ventajas de las convenciones por
el equivalente en dólares, o las sujetas a un sistema de reajuste, como las que veremos en el
n'mero que sigue(
)* Ibligaciones que habitualmente se estipulan pagaderas en dinero se conviene que
se paguen en mercaderías, como por ejemplo tantos quintales de trigo, muy !recuentes
especialmente en los arriendos r'sticos .o hay discusión posible sobre su valide,,
804
salvo
en cuanto in!rinjan especí!icas prohibiciones legales, como la congelación de arriendos,
cuando ella existe+ y
6* #as mismas obligaciones se establecen pagaderas en pesos moneda nacional, pero
con relación al valor de alguna mercadería, por ejemplo, seg'n el precio a la época del pago
de tantos quintales de trigo, situación que es en todo similar a los sistemas de reajustes que
veremos a continuación, salvo que re!eridos a una mercadería
35% #is. );. Cláusulas expresadas en *alores su2etos a rea2ustes. 35% #is. );. Cláusulas expresadas en *alores su2etos a rea2ustes.
Es el sistema que más ha alcan,ado di!usión entre nosotros, y recogido por numerosas
leyes &e trata de una verdadera moneda de cuenta que se va modi!icando de acuerdo a
alg'n sistema !ijado por la ley, y que considera las variaciones del poder adquisitivo del
dinero
El primer sistema adoptado !ue el de sueldo vital contemplado por la #ey 36@0 de 66
de octubre de )@46, pero que perdió toda trascendencia en el a;o )@3) cuando dejó de
reajustarse con!orme al mecanismo se;alado por dicha ley $lgunas multas legales en todo
caso a'n se reajustan por este sistema El ingreso mínimo para los trabajadores es
actualmente el mecanismo que reempla,a al sueldo vital -$rt 2< de la #ey )2<)2 de )4 de
agosto de )@2)1 &e reglamenta en el $rt 4< del D# @3 de 66 de octubre de )@38,
publicado en el Diario I!icial de 64 de octubre de )@38 y, sus modi!icaciones
&e hi,o habitual entonces irse al sistema de reajustes que teóricamente mide más de
cerca el deterioro de la moneda( el Xndice de >recios al "onsumidor que elabora el =nstituto
de Estadísticas En la práctica el mismo reveló tener tres inconvenientes( uno, la
descon!ian,a general en cuanto a su !idedignidad, dos, el hecho de que se mani!iesta
mensual y no diariamente, lo que tiene especial gravedad en épocas de alta in!lación como
las que vivió "hile, y tres, que se viene a conocer con cierta tardan,a, de manera que si se
liquida una obligación de mediados de mes, no se sabe el Xndice que rige
800
Arente a este
inconveniente, solieron utili,arse otros índices corno el de la "ámara "hilena de la
"onstrucción para el costo de la construcción, el de las llamadas cuotas C"orviD,
establecidas en el DA# .* 6 del a;o )@0@ ->lan Fabitacional1 y reglamentadas en el
Decreto &upremo .* )6) del Ginisterio de la Vivienda y :rbanismo, publicado en el
Diario I!icial de )@ de octubre de )@/3( son las cuotas de ahorro para la vivienda, con un
valor provisional mensual -en lo que aventajan al sueldo vital y al mínimo que tienen
períodos más largos para su reajuste1, y uno de!initivo, !ijado por el &ervicio de Vivienda y
3*> 3*>
CD9$ T( 2G$ sec( 1)($ p&3( 133( CD9$ T( 2G$ sec( 1)($ p&3( 133(
3** 3**
El D(L( >**$ ho, dero3ado$ solucion! a".os pro.le"as re4ri0ndose al Indice de Jrecios al El D(L( >**$ ho, dero3ado$ solucion! a".os pro.le"as re4ri0ndose al Indice de Jrecios al
Consu"idor Blti"o conocido$ , al pro"edio diario( La unidad tri.utaria a +ue se re4ere el texto$ tra.a%a con Consu"idor Blti"o conocido$ , al pro"edio diario( La unidad tri.utaria a +ue se re4ere el texto$ tra.a%a con
un des/ase de dos "eses$ con el "is"o o.%eto( un des/ase de dos "eses$ con el "is"o o.%eto(
"ash "ash Virtual Virtual 131 131
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
:rbanismo -antes "orporación de &ervicios Fabitacionales1 Estos 'ltimos se usaron
bastante en las compraventas y promesas de propiedades
En materia tributaria, el principio es que toda deuda de impuestos es reajustable -$rts
08 y 03 del "ódigo 5ributario1 %ige para estos e!ectos una moneda especial de cuenta que
es la Cunidad tributariaD, que es Cla cantidad de dinero cuyo monto, determinado por ley y
permanentemente adecuado sirve como medida o como punto de re!erencia tributarioD #a
unidad tributaria anual es Cla vigente en el 'ltimo mes del a;o comercial respectivo,
multiplicada por )6 o por el n'mero de meses que comprenda el citado a;o comercialD
-$rt 26 .* )< del " 5ributario1
C#a manera de calcular la unidad tributaria está !ijada en el $rt 46 transitorio del
"ódigo 5ributario( ella se reajusta Cmensualmente de acuerdo con el porcentaje de
variación que experimente el Xndice de >recios al "onsumidor en el segundo mes que
anteceda al correspondiente a la actuali,ación de dicha unidadD
9ajo esta situación se discutía entre nosotros la valide, de las cláusulas de reajustes
seg'n cualquiera de los índices se;alados -más el de la unidad de !omento a que luego nos
re!eriremos1 >ero existía prácticamente un consenso en aceptar su valide,, por tres ra,ones
!undamentales( a1 #a libertad contractual+ b1 #a aceptación por ley de algunos sistemas de
reajustes como el de reajuste por la equivalencia en moneda extranjera+ y e1 El
establecimiento por ley de sistemas de reajustes, por ejemplo, el ya se;alado de la unidad
tributaria, de la competencia de los tribunales, de multas, etc
80/
Esta era la situación vigente al producirse la Cexplosión in!lacionariaD del a;o )@36 en
adelante Ello originó la dictación del Decreto #ey .i\ 400, a que ya nos hemos re!erido,
modi!icado por los D# .* @)<, )088 y ))82
Esta legislación -bastante de!iciente desde un punto de vista técnico1 introdujo una
distinción !undamental entre las Coperaciones de crédito de dineroD y las demás
obligaciones monetarias, y entre las primeras, una subdistinción entre las de corto pla,o y
las de pla,o mediano y largo
El D# 400 y sus modi!icaciones ha sido reempla,ado por la citada #ey )2<)<,
modi!icada por la #ey )224< de )@2@, a la que ya nos re!erimos al hablar de las
obligaciones expresadas en moneda extranjera Esta ley técnicamente es muy superior al
D# 400 y mantiene la distinción entre operaciones de crédito de dinero y demás
obligaciones de dinero
Digamos de todos modos que todos estos sistemas de indexación están siendo
criticados porque introducen una gran rigide, a la in!lación, y si bene!ician al acreedor
pueden perjudicar !uertemente al deudor
En consecuencia, actualmente existen las siguientes situaciones en las obligaciones de
dinero(
)* #as operaciones de crédito de dinero+
6* #as demás obligaciones de dinero Entre éstas hay que distinguir(
$ #os saldos de precios de compraventa de bienes muebles e inmuebles a las que se
aplican ciertas normas de las operaciones de crédito de dinero+
9 $quellas que no tienen ning'n régimen especial+
" $quellas que tienen reglamentación especial de la ley que las somete a alguna !orma
de reajuste, como vimos respecto de las deudas tributarias
3*2 3*2
50ase la pri"era edici!n de esta o.ra$ N() 3*7$ p&3( 138( 50ase la pri"era edici!n de esta o.ra$ N() 3*7$ p&3( 138(
131 131
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
"on excepción de esta 'ltima que no requiere mayor comentario, examinaremos en los
n'meros siguientes estas situaciones
35% tris. +. 3peraciones de cr8dito de dinero. 35% tris. +. 3peraciones de cr8dito de dinero.
C&on operaciones de crédito de dinero aquellas por las cuales una de las partes entrega
o se obliga a entregar una cantidad de dinero y la otra a pagarla en un momento distinto de
aquél en que se celebra la convenciónD -$rt )*, inc )*, #ey )2<)<1
803
&e considera también de este tipo de operaciones el descuento de documentos
representativos de dinero, sea que lleve o no envuelta la responsabilidad del cedente >or
ejemplo, es operación de crédito de dinero obviamente el descuento de una letra de cambio
En todo caso, se excluyen de la #ey )2<)< las operaciones de crédito de dinero
correspondientes a contratos aleatorios, arbitrajes de monedas a !uturo, préstamo marítimo
o avío minero
&e alaban al dinero para estos e!ectos, los documentos representativos de dinero
pagaderos a la vista, a un pla,o contado desde la vista o a un pla,o determinado, verbi
gracia, un cheque
#as operaciones de crédito de dinero pueden ser reajustables o no #os reajustes deben
estipularse, ya que la ley no los presume >or eso decíamos que la regla general contin'a
siendo la no reajustabilidad, y aunque muy !acilitada y !recuente, la excepción, la
aplicación del reajuste
#a #ey )2<)< en su texto primitivo consagraba un sistema basado exclusivamente en
la :nidad de Aomento -:A, en el lenguaje com'n1, salvo que el 9anco "entral hubiere
autori,ado oso sistema -$rts 8*, 46 y 0* de la #ey )2<)<1
#a :nidad de Aomento !ue establecida por la legislación que creó los 9ancos de
Aomento -#eyes .* )/608 de )@ de mayo de )@/0, y )38)2 de )@ de agosto de )@3<,
Decreto &upremo de Facienda .* 4< de 6 de enero de )@/31 &u gran ventaja respecto a
otros sistemas de reajuste es su !ijación diaria &u inconveniente, especialmente en época de
agudi,ación in!lacionaria, deriva de lo mismo, ya que los ingresos de los deudores no
necesariamente tienen la misma indexación
&u !ijación, en virtud del D# .* 400 y sus modi!icaciones, del D# 8840 de )@2< y
de la propia #ey )2<)< en su $rt 46, correspondía a la &uperintendencia de 9ancos e
=nstituciones Ainancieras, la que debía determinar su valor diario reajustándolo de acuerdo
a la variación que haya experimentado el =>" determinado por el =nstituto .acional de
Estadísticas durante el mes calendario anterior al de su determinación Dicho valor se !ijaba
por la &uperintendencia mediante una publicación en el Diario I!icial, entre el día )< del
mes en que se !ijaba y el día @ del mes siguiente
5odo esto !ue modi!icado por el $rt 66 de la citada #ey )2<4< de )@2@, Irgánica del
9anco "entral de "hile, que modi!icó el $rt 8@ de la #ey )2<)< y derogó sus $rts 4* y
0*
En esta virtud, ahora hay que distinguir entre operaciones de crédito en moneda
nacional en que interviene una empresa bancaria, sociedad !inanciera o cooperativa de
ahorro y crédito, y aquellas en que no intervienen estas instituciones
En estas 'ltimas las partes pueden convenir el sistema de reajuste que estimen
conveniente, lo que ahora es una con!irmación plena de la valide, de las cláusulas de
reajuste
3*< 3*<
So.re operaciones de cr0dito$ '0ase =(M($ N() 1>8$ p&3( 1<3 So.re operaciones de cr0dito$ '0ase =(M($ N() 1>8$ p&3( 1<3
"ash "ash Virtual Virtual 133 133
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
>ara las instituciones se;aladas, el sistema de reajuste tiene que estar autori,ado por el
9anco "entral de "hile, y la estipulación de un sistema no autori,ado, se tiene por no
escrita -$rt 80, .* @ de la #ey )224<, Irgánica del 9anco "entral1
En virtud de esta !acultad del 9anco "entral, éste de acuerdo al "ompendio de .ormas
Ainancieras de ese 9anco, "apítulo ==, 9 8 C&istemas de reajustabilidad autori,ado por el
9anco "entralD, !ija y publica la :nidad de Aomento en el Diario I!icial, reempla,ando así
a la &uperintendencia de 9ancos e =nstituciones Ainancieras $demás de la :A se publica el
Xndice de Valor >romedio -=V>1, que pretendió ser un sustituto de la :A, sin mayor
di!usión
&i las partes pactan alguno de los sistemas de reajustes autori,ados por el 9anco
"entral -como es la :A1, y éste se derogare o modi!icare, los contratos vigentes continuarán
rigiéndose por el sistema convenido, salvo que las partes acuerden sustituirlo por otro
El "ódigo, en el mutuo, determina que si no se hubiere !ijado pla,o para el pago, no
podrá exigirse antes de los )< días subsiguientes a la entrega -$rt 66<<1 En cambio, en las
operaciones de crédito de dinero no puede exigirse el pago, sino una ve, transcurridos esos
)< días, salvo en los documentos y obligaciones a la vista o que de cualquier otra manera
expresan ser pagaderos a su presentación -$rt )8 de la #ey )2<)<1 #a di!erencia está en
que en el mutuo puede estipularse un pla,o in!erior, no así en las operaciones de crédito de
dinero
:na norma de interés y que hace excepción a las reglas generales de las obligaciones
es la del $rt )< y que da !acultad al deudor para anticipar el pago aun contra la voluntad
del acreedor -.* 43)1
El $rt )6 transitorio -modi!icado por la #ey )2<66 de )@ de agosto de )@2)1 dispone
que las obligaciones contraídas antes de la vigencia de la #ey )2<)< se rigen por la
legislación vigente hasta entonces, pero a partir del )* de enero de )@28, las deudas
reajustables seg'n el =>" pasan a serio por :nidad de Aomento
35% cuatro. .. &aldos de precios de compra*enta. 35% cuatro. .. &aldos de precios de compra*enta.
El $rt 6/ de la #ey )2<)< coloca ciertas deudas de dinero en una situación intermedia
entre las operaciones de crédito de dinero y las operaciones monetarias que no tienen
reglamentación especial
>or su !recuencia, a los saldos de precios de compraventa de bienes muebles o
inmuebles se les aplican tres normas de la misma #ey )2<)<, dos de ellas sobre intereses, y
que veremos en el >árra!o 4* de esta sección y la otra, la del $rt )<, esto es, la !acultad del
deudor de pagar anticipadamente aun en contra de la voluntad del acreedor -.* 43)1
En todo lo demás, esas obligaciones monetarias siguen las reglas generales
35% cinco. C. Demás o#li$aciones monetarias. 35% cinco. C. Demás o#li$aciones monetarias.
El $rt )*, inc 6* del D# 400 disponía que todas las operaciones de crédito no
incluidas en el inciso anterior se regirían por las disposiciones legales que les sean
aplicables #a #ey )2<)< no contiene una norma semejante, pero de todas maneras la
conclusión es la misma,
>or regla general, ellas no están sujetas a reajustes, porque no hay norma legal que los
haga operar, y ellos no se presumen &e except'an los casos en que la ley impone el reajuste
-deudas tributarias, verbigracia1 o ellas están expresadas en unidades de valor -multas, por
13> 13>
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
ejemplo, de tantos vitales, pensiones alimenticias de tantos ingresos mínimos, etc1, y,
seg'n hemos visto, las indemni,aciones de perjuicios extracontractuales
$l mismo tiempo, al no operar las disposiciones de la ley )2<)<, y sobre todo después
de la re!orma a ésta por la ley )2<4<, no cabe duda de que Es panes pueden estipular
cualquier sistema de reajuste, con la 'nica limitación, tratándose de deudas expresadas en
moneda extranjera, que ellas no pueden quedar sujetas a otro sistema de reajuste que el que
provenga de dicha moneda, seg'n vimos
El $rt 60 de la #ey )2<)< contiene una disposición que es aplicable a toda obligación
de dinero, ya sea una operación de crédito de dinero, un saldo de precio de compraventa de
bienes muebles o inmuebles, o cualquier otra obligación de dinero #o con!irma su
ubicación en el 5ítulo === de la ley -CItras disposiciones??1+ su re!erencia genérica( Cen los
juicios de cobro de cualquier obligación de dinero reajustable??, como por 'ltimo, la
solución que daba Cel pago se hará liquidándose el crédito a esa !echa por el valor que
tenga el capital reajustado seg'n el índice pactado o la :nidad de Aomento, seg'n
correspondaD &abemos que en las operaciones de crédito de dinero no había otro reajuste
posible que el de la :A, de manera que cuando la ley se re!iere al índice pactado,
obviamente está considerando las demás obligaciones de dinero El inc 6@ agrega que en
estos casos en el juicio ejecutivo no se requiere evaluación previa
En materia de letras de cambio y pagarés la #ey )2<@6 de )4 de enero de )@26
introduce normas de gran interés( de acuerdo al $rt )8 .* 6* puede establecerse en la
letra la cláusula de ser reajustable la cantidad librada, que se expresará mediante la palabra
Creajustable u otra igualmente inequívocaD &eg'n el $rt )4 Cen las letras con cláusula de
reajuste, la cantidad librada se ajustará con!orme a las reglas que el documento se;ale .o
indicándose sistema de reajuste, se aplicará el de las operaciones de crédito de dinero
vigente a la época de la emisión de la letra #a indicación de sistemas prohibidos por la ley,
se tendrá por no escritaD
Párra!o 4.: Párra!o 4.:
LOS INTERESES LOS INTERESES
36(. Concepto. E*olución de la le$islación chilena. 36(. Concepto. E*olución de la le$islación chilena.
#os intereses constituyen un accesorio de la deuda que normalmente acompa;a a las
obligaciones de dinero Heneralmente a su ve, se deben en dinero, pero ni lo uno ni lo otro
impide que otras cosas !ungibles devenguen intereses, y que éstos a su ve, se estipulen no
en dinero, sino también en otra cosa !ungible -$rt 66<01 5ratándose de operaciones de
crédito de dinero regidas por la #ey )2,<)< no pueden estipularse intereses, sino en dinero
-$rt )), inc )61
#os intereses son, pues, la renta que produce un capital El dinero por su gran
empleabilidad normalmente produce una utilidad+ la mínima utilidad o bene!icio que puede
otorgar un capital son sus intereses &in embargo, no toda obligación de dinero los genera+
sólo ocurre así cuando las partes lo han convenido o la ley los establece, y por regla general
no se presumen
Esta norma se invirtió tratándose de las operaciones de crédito de dinero En ellas, dice
el $rt )6 de la #ey .* )2<)<, la gratuidad no se presume, y salvo disposición de la ley o
pacto en contrario -pacto que además, de acuerdo al $rt )4, debe constar por escrito, y sin
"ash "ash Virtual Virtual 13* 13*
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
esta circunstancia será ine!ica, en juicio1, ellas devengan intereses corrientes, calculados
sobre el capital o sobre capital reajustado, en su caso
Dada la importancia de la materia, ella ha tenido una marcada evolución en nuestra
legislación >ueden distinguirse tres etapas(
)* #a sola vigencia del "ódigo "ivil, que no elaboró una teoría general de los
intereses, sino que se re!iere a ellos en disposiciones dispersas,
802
pero principalmente en el
mutuo, a propósito del incumplimiento de las obligaciones de dinero -$rt )00@1 y en la
cláusula penal enorme -$rt )004, inc 8*1
El "ódigo distinguía tres tipos de intereses, seg'n veremos más adelante( legal, que era
por regla general del /R anual -inc 66 del $rt 66<3, derogado por la #ey )2<)<1+ interés
corriente, al que se re!iere en numerosos preceptos y, que es el que habitualmente se cobra
en los negocios de una pla,a determinada
80@
y convencional, que es el que !ijan las partes de
com'n acuerdo+
6* El período de vigencia de la #ey .oB 4/@4 de 63 de noviembre de )@6@ llamada de
%epresión de la :sura, con sus modi!icaciones
Estas consistieron !undamentalmente en la #ey ))684 de @ de septiembre de )@08 y
#ey .* )/4/4 de 60 de abril de )@// y el Decreto #ey .* )60 de )4 de noviembre de
)@38
Esta ley comen,ó aplicándose sólo a los contratos de mutuos de dinero o de depósito
de los mismos, regulando el monto de los intereses convencionales, para luego extenderse a
todas las operaciones de crédito
8* El tercer período es el actual, marcado por el D# 400 y sus modi!icaciones -D#
@)<, D# )0881 y reempla,ado actualmente por la citada #ey )2<)<, modi!icada por la
#ey )224<
"omo hemos dicho, esta ley introduce la noción de operaciones de crédito de dinero y
los mecanismos de reajustabilidad ya estudiados Veremos en los n'meros siguientes lo que
se re!iere a los intereses, advirtiendo de antemano que esta ley ha dejado varios vacíos y
problemas de di!ícil solución
36'. Características de los intereses. 36'. Características de los intereses.
#os intereses constituyen un !ruto civil, y pueden encontrarse pendientes, mientras se
deben, y percibidos, una ve, que se cobran -$rt /431 &e devengan dia por día, de acuerdo
al $rt 3@<
8/<
#o mismo se;ala el inc 6* del $rt )) de la #ey )2<)<, y agrega en su inc 8* Cpara
los e!ectos de esta ley, los pla,os de meses son de 8< días y los de a;os, de 8/< díasD
#os intereses constituyen siempre una obligación accesoria a la del capital que los
produce De ahí que de acuerdo al principio de que lo accesorio sigue la suene de lo
principal, los intereses se encuentran unidos a la obligación que los genera, de manera que
por regla general nacen con ella, aunque tampoco hay inconveniente para que se estipulen
posteriormente, y se extinguen con el crédito principal, ya sea por pago, compensación o
cualquier otro modo de extinguir las obligaciones El pago o extinción del capital hace
3*8 3*8
=ue,o$ o.( cit($ T( 17$ p&3( 12*$ se-ala +ue su"an alrededor de 1GG( So.re la e'oluci!n de los =ue,o$ o.( cit($ T( 17$ p&3( 12*$ se-ala +ue su"an alrededor de 1GG( So.re la e'oluci!n de los
intereses en nuestro C!di3o '0ase So"arri'a$ E'oluci!n del C!di3o Ci'il chileno$ o.( cit($ N() 37G , si3tes( intereses en nuestro C!di3o '0ase So"arri'a$ E'oluci!n del C!di3o Ci'il chileno$ o.( cit($ N() 37G , si3tes(
p&3s( *11 , si3tes( p&3s( *11 , si3tes(
3*7 3*7
Manuel So"arri'a 6ndurra3a$ E'oluci!n del C!di3o Ci'il chileno$ Santia3o$ 17**( Nasci"ento$ N() Manuel So"arri'a 6ndurra3a$ E'oluci!n del C!di3o Ci'il chileno$ Santia3o$ 17**( Nasci"ento$ N()
371$ p&3( *13( 371$ p&3( *13(
32G 32G
50ase Gatica$ o.( cit($ N() 1>1$ p&3( 1G2 50ase Gatica$ o.( cit($ N() 1>1$ p&3( 1G2
132 132
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
suponer el de los intereses y por ello el $rt )0@0, inc 6* dispone( Csi el acreedor otorga
carta de pago del capital sin mencionar los intereses se presumen éstos pagadosD #o mismo
dispone el $rt )3 de la #ey )2<)<, cuyo $rt )2 agrega que Cel recibo por los intereses
correspondientes a tres períodos consecutivos de pago hace presumir que los anteriores han
sido cubiertosD
=gualmente, como el acreedor tiene el derecho a recibir el pago total no puede ser
obligado a recibir el capital sin sus intereses -$rt )0@) 1
8/)
>or la misma característica accesoria de los intereses se traspasan con el crédito a que
acceden, en caso de sucesión por causa de muerte, subrogación o cesión de créditos >ero
no en la novación, a menos que se les reserve expresamente -.* )))41, porque ella
extingue la obligación primitiva
Ainalmente, por el mismo carácter se;alado, las cauciones del crédito principal también
cubren sus respectivos intereses
362. Clasi!icación de los intereses. 362. Clasi!icación de los intereses.
#os intereses admiten diversas clasi!icaciones(
)* En cuanto a su !uente, estipulados por las partes o !ijados por la ley+
6* &eg'n la !orma en que se !ija su tasa, en legales, corrientes y convencionales+ y
8* &eg'n la causa por ) cual se deben, por el uso y penales
363. ). En cuanto a su ori$en4 estipulados y !i2ados por la ley. 363. ). En cuanto a su ori$en4 estipulados y !i2ados por la ley.
7a decíamos que los intereses por regla general no se presumen+ tienen que ser
convenidos por las partes o estar establecidos por la ley #a denominación de estos distintos
tipos de intereses debe hacerse con cuidado para no con!undirlos con los que se enumeran a
continuación
Existen numerosos casos en que la ley es la !uente de intereses 7a citamos el $rt )6
de la #ey )2<)< que los presume para las operaciones de crédito de dinero El $rt )00@
los establece como indemni,ación por la mora en las obligaciones de dinero -.* 2@21 El
$rt 2< de la #ey )2<@6 los establece desde el vencimiento de una letra de cambio
8/6
En el
"ódigo "ivil establecen casos de intereses los $rts 4</, 4)<, 464, 3@3, 6)0/, 6)02, 6623,
68<<, 683<, etcétera
#o normal será, sin embargo, que los intereses sean estipulados por las partes, en cuyo
caso no tienen otra limitación, seg'n veremos, que el tope que la ley impone en cuanto a su
tasa En lo demás, las partes pueden !ijar !echas y !ormas de pago, etc
8/8
364. )). intereses le$ales1 corrientes y con*encionales. 364. )). intereses le$ales1 corrientes y con*encionales.
Esta clasi!icación atiende a la !orma en que se determina la tasa del interés
En el interés legal, la tasa la !ija directamente la ley El inc 6* del $rt 66<3 lo
establecía por regla general en un /R, ci!ra que por la in!lación se había hecho muy baja
>or ello !ue suprimida por el $rt 62 de la #ey )2<)< que derogó la disposición
En su reempla,o el $rt )@ de la #ey )2<)< dispone( Cse aplicará el interés corriente
en todos los casos en que las leyes u otras disposiciones se re!ieran al interés legal o al
máximo bancarioD
321 321
Jor su car&cter accesorio los intereses de.en pa3arse %unto con el capitalI G(T( de 1827$ N() 1(21G( Jor su car&cter accesorio los intereses de.en pa3arse %unto con el capitalI G(T( de 1827$ N() 1(21G(
p&3( <1*( p&3( <1*(
321 321
Cee"pla! al Art( <3< del C!di3o de Co"ercio( Cee"pla! al Art( <3< del C!di3o de Co"ercio(
323 323
50ase Gatica$ o. cit( N() 1*G$ pa3(11>( 50ase Gatica$ o. cit( N() 1*G$ pa3(11>(
"ash "ash Virtual Virtual 13< 13<
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
Destacamos la expresión Cen todos los casosD, porque la disposición está técnicamente
mal ubicada En e!ecto, cierra el título )* de la ley, que se re!iere a las Coperaciones de
crédito de dineroD, lo que haría presumir que como las demás disposiciones del título, sólo
rige para dichas operaciones >ero al haberse derogado el inc 6* del $rt 66<3 el interés
legal quedaría sin de!inición, y la expresión destacada con!irma la idea, que
imper!ectamente el legislador quiso establecer una disposición de carácter general, que
debió haber ubicado en el 5ítulo === -Itras disposiciones1, que sí son generales
El interés legal es 0 regla general en nuestra legislación En e!ecto, dice el inc )* -hoy
'nico1 del citado $rt 66<3( C&i se estipulan en general intereses sin determinar la cuota, se
entenderán los intereses legalesD De manera que siempre que la ley o las partes se;alen
intereses sin !ijar su tasa, se deben aplicar los legales
8/4
#a norma es del mutuo, pero a !alta de otras en el "ódigo sobre los intereses en
general, hay acuerdo en aplicarlas en todos los casos
Dada la asimilación del interés legal al corriente, la clasi!icación entre los dos ha
perdido bastante importancia En todo caso, hay ocasiones en que la ley especial !ija otras
tasas, como ocurre, por ejemplo, respecto de las deudas tributarias, que están sujetas a un
interés penal del uno y medio por ciento por cada mes o !racción de mes, en el caso de
mora en el pago de todo o parte de impuestos o contribuciones adeudadas, interés que
además se calcula sobre los valores reajustados -inc 8* del $rt 08 del "ódigo 5ributario1
El interés corriente, como su nombre lo dice, es el que se cobra habitualmente en los
negocios de una pla,a determinada
8/0
El "ódigo y olas leyes se re!ieren a ellos en
numerosas disposiciones, como el $rt 484, para el saldo que resulte en contra del tutor+ en
el $rt 6)0/ para el mandatario por los dineros del mandante que haya utili,ado en
bene!icio propio+ en el $rt 2< de la #ey )2<@6 de )4 de enero de )@26, respecto a la letra
de cambio vencida -reempla,ando al $rt 3<3 del " de "o, que lo establecía para la letra
protestada1, etcétera
>ero el "ódigo no de!inió los intereses corrientes, lo que daba origen a grandes
di!icultades para establecerlo, obligando al que los cobraba a una prueba de suyo di!ícil #a
#ey 4)@4 de 63 de noviembre de )@6@, com'nmente denominada de %epresión de la :sura,
en su $rt )*, inc 6* seg'n la redacción que le dio la #ey )/4// de 6@ de abril de )@//,
dispuso que el interés corriente sería !ijado por el 9anco "entral de "hile, por publicación
en el Diario I!icial
8//
El Decreto #ey .* 400 derogó, como hemos dicho, la #ey de %epresión de la :sura, y
en su $rt 06, letra d1 de!inió el interés corriente como Caquel que se cobra habitualmente
en el mercado nacional, por personas distintas de las empresas bancariasD $ !alta de prueba
se consideraba como interés corriente el máximo bancario, un nuevo tipo de interés que
consideraba dicho D# y que no le sobrevivió
El $rt 62 de la #ey )2<)< derogó a su tumo el D# 400, y ahora hay que distinguir(
a1 5ratándose de operaciones de crédito de dinero, el $rt /@ de la #ey )2<)< de!ine el
interés corriente como Cel interés promedio cobrado por los bancos y las sociedades
32> 32>
CD9$ Ts( 1< sec( 1)($ p&3( <1> , 31$ sec( 1)$ p&3( 1GG# GT( de 17G7$ T( 1$ sent( CD9$ Ts( 1< sec( 1)($ p&3( <1> , 31$ sec( 1)$ p&3( 1GG# GT( de 17G7$ T( 1$ sent( 8**$ p&3( 121 8**$ p&3( 121
32* 32*
Manuel So"arri'a 6ndurra3a E'oluci!n del C!di3o Ci'il Chileno$ Santia3o$ 17**( Nasci"ento$ N() Manuel So"arri'a 6ndurra3a E'oluci!n del C!di3o Ci'il Chileno$ Santia3o$ 17**( Nasci"ento$ N()
371$ p&3( *13( 371$ p&3( *13(
322 322
La Le, ha.:a dado esta /acultad pri"iti'a"ente a la Superintendencia de Bancos$ +ue de.:a pu.licar La Le, ha.:a dado esta /acultad pri"iti'a"ente a la Superintendencia de Bancos$ +ue de.:a pu.licar
en las pri"eras +uincenas de enero , %ulio de cada a-o el t0r"ino "edio del inter0s corriente .ancario( La en las pri"eras +uincenas de enero , %ulio de cada a-o el t0r"ino "edio del inter0s corriente .ancario( La
"odi4caci!n$ /uera de traspasar la /unci!n al Banco Central eli"in! esta re/erencia al inter0s corriente "odi4caci!n$ /uera de traspasar la /unci!n al Banco Central eli"in! esta re/erencia al inter0s corriente
.ancario$ de "odo +ue lo +ue pu.lica.a dicho or3anis"o era para todos lo e/ectos el inter0s corriente$ .ancario$ de "odo +ue lo +ue pu.lica.a dicho or3anis"o era para todos lo e/ectos el inter0s corriente$
co"o ,a se ha.:a entendido aun antes de la aclaraci!n de la Le, 12(>22( co"o ,a se ha.:a entendido aun antes de la aclaraci!n de la Le, 12(>22(
138 138
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
!inancieras establecidas en "hile en las operaciones que realicen en el paísD "orresponde a
la &uperintendencia de bancos e =nstituciones Ainancieras determinar dicho interés
corriente, pudiendo distinguir entre operaciones reajustables y no reajustables o seg'n los
pla,os a que se hayan pactado tales operaciones #a &uperintendencia !ijará también el
interés promedio para las operaciones en una o más monedas extranjeras o expresadas en
dichas monedas
C#os promedios se establecerán en relación con las operaciones e!ectuadas cada mes
calendario y las tasas resultantes se publicarán en el Diario I!icial durante la primera
quincena del mes siguiente, para tener vigencia hasta el día anterior a la próxima
publicaciónD
I sea, la situación de la antigua #ey de represión de la :sura se ha mantenido con
algunas variantes, principalmente que el interés corriente se !ija ahora mensualmente y
cambia seg'n el tipo de operación de crédito, esto es, no es uno mismo y uni!orme+
b1 >ero además la ley dejó nuevamente sin solución el problema del interés corriente
en los demás casos que no sean operaciones de crédito de dinero, tal como existía en el
primitivo "ódigo
$l respecto cabe sostener dos soluciones posibles( una que en estos casos hay que
probar en juicio cuál es el interés corriente #a otra, aplicar por analogía el interés corriente
que !ija ) &uperintendencia, que si bien está en el 5ítulo ) de la ley, que sólo se re!iere a las
operaciones de crédito de dinero, como hemos sostenido que el $rt )@ -que dice que se
aplicará el interés corriente cuando la ley se re!iera al legal o máximo bancario1 es de
aplicación general, podría decirse lo mismo respecto al $rt /* que los !ija $sí, por otra
parte, se está operando en la práctica
Ainalmente, el interés convencional es el que !ijan las partes de com'n acuerdo, y está
sujeto a limitaciones que estudiaremos en los n'meros subsiguientes, tras se;alar la
clasi!icación de los intereses en por el uso y penales
365. ))). )ntereses por el uso y penales. 365. ))). )ntereses por el uso y penales.
#a designación no es del todo acertada, pero se quiere signi!icar con ella que los
primeros se devengan durante la vigencia del crédito, y los penales o moratorios por la
mora del deudor en pagar una obligación de dinero
8/3
:nos y otros pueden tener su origen en la ley o en la voluntad de las partes #os
intereses moratorios los !ija la ley en el caso del $rt )00@, que se;ala los que deben
pagarse en caso de mora de una obligación de dinero -.* 2@@1, y en el ya citado $rt 08 del
"ódigo 5ributario por las deudas tributarías #os !ijan las partes por medio de la cláusula
penal, y así es !recuente en una compraventa que se diga( el saldo de precio devengará un
interés del )0R anual y un )2R también anual en caso de mora El )0R es el interés por el
uso y el )2R es una indemni,ación de perjuicios si no se paga oportunamente el saldo de
precio adeudado -.* @</1
366. ,imitación del inter8s con*encional. 366. ,imitación del inter8s con*encional.
"asi todas las legislaciones establecen limitación en la estipulación de las tasas de
interés, a !in de evitar los abusos de los acreedores y reprimir la usura &e reconoce que el
32< 32<
Gatica lla"a a los intereses con'encionales$ o sea$ 4%ados por las partes por el uso$ 'oluntarios Gatica lla"a a los intereses con'encionales$ o sea$ 4%ados por las partes por el uso$ 'oluntarios
lucrati'os , penales a los "oratorios$ , a los esta.lecidos por la le,$ retri.uti'os , "oratorios( O.( cit( p&3s( lucrati'os , penales a los "oratorios$ , a los esta.lecidos por la le,$ retri.uti'os , "oratorios( O.( cit( p&3s(
112 , si3tes( 112 , si3tes(
"ash "ash Virtual Virtual 137 137
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
deudor, por el apuro de dinero en que se encuentra, suele verse constre;ido a aceptar lo que
el acreedor exija en el momento de otorgar el crédito
7 como ese peligro es mayor en el mutuo que en otros contratos, de ahí que nuestro
"ódigo en él estableciera la limitación de los intereses Dice el $rt 66</( Cel interés
convencional no tiene más límites que los que !ueron designados por ley especial+ salvo que
no limitándolo la ley, exceda en una mitad al que se probare haber sido el interés corriente
al tiempo de la convención, en cuyo caso será reducido por el jue, a dicho interés
corrienteD 7 el inc 8* del $rt )044 se re!iere a los intereses penales pactados en el
mutuo, que se rebajaban si exceden al máximo que la ley permite estipular, a este máximo
I sea, que el solo "ódigo hace una distinción !undamental siempre re!erida al mutuo,
entre el interés por el uso y el penal $mbos están sujetos al mismo límite( 0<R por encima
del corriente, pero la sanción es di!erente( en los primeros, en caso de exceso, se rebajan al
corriente, y en la cláusula penal al máximo que la ley permite estipular Esta di!erenciación
se justi!ica habitualmente diciendo que l deudor puede librarse por su propia voluntad de
pagar intereses penales, pero no de los otros #e basta para lo primero con cumplir
oportunamente la obligación
8/2
&e ha discutido también si estas normas re!eridas por el legislador al mutuo se aplican
a todo tipo de interés o no, predominando la interpretación extensiva por la ra,ón ya
apuntada de que el "ódigo reglamentó todo lo relacionado con los intereses a propósito del
mutuo, aunque no !altan opiniones de que por su carácter restrictivo y sancionatorio no
pueden extenderse a otros contratos
#a #ey 4)@4 del a;o )@6@, sobre todo con la modi!icación de la #ey ))684 de @ de
septiembre de )@08 dejó prácticamente sin aplicación al "ódigo
8/@
#a primera extendió el
mismo concepto del $rt 66</ al mutuo de dinero y depósito irregular, pero la segunda lo
amplió a las Coperaciones de crédito que puedan ejecutar las personas naturales o
jurídicasD, concepto que no de!inió y que se entendió en sentido amplio,
83<
y además rebajó
el interés máximo que se puede estipular al interés corriente más un 6<R en ve, del 0<R
del "ódigo y de la primitiva #ey 4/@4
>rácticamente las disposiciones del "ódigo habían quedado sin aplicación hasta que el
D# 400 de )@34 derogó las disposiciones citadas, de!inió las operaciones de crédito de
dinero, y en sus $rts )3 y 6< -distinguiendo entre las de corto pla,o y las de mediano y
largo pla,o1 !ijó nuevamente el interés convencional máximo en un 0<R más sobre el
corriente
Ainalmente, en esta evolución de la legislación, la #ey )2<)< de 63 de junio de )@2),
deroga el D# 400 y dispone en su $rt /6, inc !inal( .o puede estipularse un interés que
exceda en más de un 0<R al corriente que rija al momento de la convención, ya sea que se
pacte tasa !ija o variable Este límite de interés se denomina interés máximo convencionalD
El $rt 3* determina que esta limitación no se aplica a las operaciones que el 9anco
328 328
Alessandri$ o.( cit($ p&3( 11>( Alessandri$ o.( cit($ p&3( 11>(
327 327
Jara un "a,or detalle '0ase la pri"era edici!n de esta o.ra$ , So"arri'a E'oluci!n N() 373$ p&3( Jara un "a,or detalle '0ase la pri"era edici!n de esta o.ra$ , So"arri'a E'oluci!n N() 373$ p&3(
*12( *12(
3<G 3<G
So"arri'a$ E'oluci!n$ NR 373$ p&3( *12 considera.a operaci!n de cr0dito ?toda con'enci!n en 'irtud So"arri'a$ E'oluci!n$ NR 373$ p&3( *12 considera.a operaci!n de cr0dito ?toda con'enci!n en 'irtud
de la cual se da una prestaci!n de presente contra una prestaci!n de /uturoK( Con este si3ni4cado$ se3Bn se de la cual se da una prestaci!n de presente contra una prestaci!n de /uturoK( Con este si3ni4cado$ se3Bn se
co"prender&$ +ueda.a co"prendida toda estipulaci!n de intereses$ co"o por e%e"plo por un saldo de co"prender&$ +ueda.a co"prendida toda estipulaci!n de intereses$ co"o por e%e"plo por un saldo de
precio de una co"pra'enta$ , de ah: +ue el C!di3o ha.:a +uedado de hecho sin aplicaci!n( No ocurre lo precio de una co"pra'enta$ , de ah: +ue el C!di3o ha.:a +uedado de hecho sin aplicaci!n( No ocurre lo
"is"o con el D(L( >** , la Le, 18(G1G +ue se re4eren s!lo a las operaciones de cr0dito de dinero$ , las "is"o con el D(L( >** , la Le, 18(G1G +ue se re4eren s!lo a las operaciones de cr0dito de dinero$ , las
de4nieron( de4nieron(
1>G 1>G
LAS OBLIGACIONES TOMO I LAS OBLIGACIONES TOMO I
"entral de "hile e!ect'e con las instituciones !inancieras, y además contempla en su inc 6@
un caso en que es posible modi!icar el interés convencional máximo
En consecuencia, se aplique el $rt 66</ del "ódigo o el /* de la #ey )2<)<, el
interés máximo que se puede estipular es ahora igual al corriente más un 0<R, o sea, por
ejemplo, si éste es del 6<R, el máximo convencional es del 8<R #as 'nicas di!erencias
provienen de la duda ya se;alada sobre cuál es el interés corriente en el "ódigo, y las
di!erencias que la #ey )2<)< hace seg'n la naturale,a del crédito y en la sanción seg'n lo
veremos en el n'mero subsiguiente para el caso de pactarse intereses superiores a los
legales
$hora bien, el interés corriente que se considera para calcular el máximo que la ley
permite estipular es el vigente al tiempo del contrato, no del pago El $rt 66</ se re!iere
textualmente al Cque se probare haber sido interés corriente al tiempo de la convenciónD, y
el $rt /*, inciso !inal de la #ey )2<)< menciona Cal corriente que rija al momento de la
convenciónD Este es también el criterio de nuestros tribunales respecto de una cláusula
muy !recuente( que el deudor pague los intereses máximos que la ley permite convenir
83)
&e except'an de las normas se;aladas en cuanto a los intereses que se permite estipular
las instituciones y contratos que se rigen por disposición o leyes especiales Eras suelen
!acultar a organismos el cobro de intereses mayores a los normales, como veíamos recién
en el $rt 3* de la #ey )2<)<, para las operaciones que e!ect'e el 9anco "entral con las
instituciones !inancieras Fay contratos que también hacen excepción a la limitación como
el préstamo a la gruesa -$rt ))24, " de "o1
#a aplicación de la #ey )2<)< tiene también gran importancia por dos capítulos( la
ampliación del concepto de intereses y la sanción en caso de estipulación de intereses
superiores a los máximos que la ley permite
36. +. Concepto de intereses en la ,ey '".('(. 36. +. Concepto de intereses en la ,ey '".('(.
#a #ey 4/4@ del a;o )@6@ tuvo por objeto reprimir la usura, y es sabido que quienes
se dedican a ella usan toda clase de subter!ugios para eludir la prohibición legal+ de ahí la
extensión que hemos visto a toda clase de contratos y hoy a toda clase de operaciones de
crédito de dinero, a !in de precaver la simulación, y de ahí también que el $rt 7 de la #ey
4/4@ amplió el concepto de interés a una serie de anexos al contrato que no tienen tal
carácter( se consideró interés los que en !orma directa se estipulaban como tales, y
Ccualesquiera comisión, honorarios, costas, y en general toda prestación estipulada que
tienda a aumentar la cantidad que debe pagar el deudorD, exceptuadas las costas judiciales
#os $rts 46 y 4* bis del D# .* 400 de )@34 -este 'ltimo introducido por el D#
)088 de )@3/1 mantuvieron más o menos la misma concepción pero considerando el
problema del reajuste, que obviamente no era interés mientras se !ijara de acuerdo al Xndice
de >recios al "onsumidor
El $rt 6* de la #ey )2<)< mantiene el mismo criterio $l respecto distingue entre
operaciones de crédito de dinero -que por disposición del $rt 6/ incluye las obligaciones
monetarias constituidas por saldos de precio de compraventa de bienes muebles o
inmuebles1 reajustables y no reajustables
En estas 'ltimas es interés Ctoda suma que recibe o tiene derecho a recibir el acreedor,
a cualquier título por sobre el capitalD, excluidas las costas personales y procesales
3<1 3<1
CD9$ T( >2$ sec( 1a($ p&3( 7<( En i3ual sentido$ Gatica o.( cit( N() 1<< p&3( 138( CD9$ T( >2$ sec( 1a($ p&3( 7<( En i3ual sentido$ Gatica o.( cit( N() 1<< p&3( 138(
"ash "ash Virtual Virtual 1>1 1>1
CEND ABELI6E MANASE5ICF CEND ABELI6E MANASE5ICF
En las reajustables, el concepto es el mismo( Ctoda suma que recibe o tiene derecho a
recibir el acreedor por sobre el capital reajustadoD < sea, sólo el reajuste y calculado
con!orme a la propia ley, no se considera interés
En consecuencia, cualquier suma adicional a los intereses que deba pagar el deudor se
suma a los intereses convenidos y si con ello se excede el límite legal, tienen lugar las
sanciones que veremos en el n'mero siguiente $sí lo ha aplicado también la jurisprudencia
bajo la vigencia de la #ey .* 4/@4, en un caso en que por el pago anticipado de los
intereses deducidos del capital dado en mutuo se declaró que ellos debían calcularse sobre
lo e!ectivamente recibido por el deudor,
836
y en otro en que se había gravado a éste con el
impuesto a la renta sobre los intereses, que por ley es de cargo del acreedor
838
En la #ey de la %enta, DecretoB#ey .* 264 del a;o )@34, también se considera interés
para gravarlo con el impuesto de primera categoría lo que el acreedor reciba por encima del
capital reajustado -$rts 6<, 5> 6M y 4) bis1
En las demás obligaciones monetarias que no están regidas por la #ey )2<)< el
concepto de interés es el normal y restringido
36". .. &anción mi caso de estipularse intereses excesi*os. 36". .. &anción mi caso de estipularse intereses excesi*os.
"omo decíamos en el .* 8//, en el solo "ódigo se distingue entre el interés por el uso
y el penal( en el primero, los intereses excesivos se rebajan al corriente -$rt 66</1, y en el
segundo, al máximo permitido por la ley -$rt )0441
El $rt 6* de la #ey 4/@4 estableció una sanción más drástica( el interés convenido se
rebajaba al legal, y agregaba Ceste derecho es irrenunciable y será nula toda estipulación en
contrarioD
834
Derogada la #ey 4/@4 por el D# 400 de )@34, el $rt /* de éste más o menos
reprodujo la disposición( los intereses excesivos se rebajaban al interés legal >ero como
e