,

TEOLOGIA
Gerardo Farrell: La Iglesia y la cuestión social en Europa (s.
XIX): Causas, tendencias y soluciones • Fernando Gil:
Discusiones en torno al uso del ténnino "persona divina" en
Náhuatl • Roberto Peña: El itinerario espiritual del
Cristianismo según la Homilía XXVII sobre el libro de los
números de Orígenes • Luis Glinka: Para una lectura
"ecuménica" de la historia de las Iglesias orientales separadas
después del Concilio Ecuménico de Florencia (Año 1439) •
Virginia R. Azcuy: La paternidad de Cristo según San Benito.
Una aproximación a la figura de Cristo a partir de la Regla
• Crónica 1999 • Notas bibliográficas
TOMO XXXVII - N° 74 Año 1999: 2do. semestre
TEOLOGÍA
REVISTA DE LA FACULTAD DE TEOLOGÍA DE LA
PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA ARGENTINA
JOSÉ CUBAS 3543 - BUENOS AIRES - REPÚBLICA ARGENTINA
TOMO XXXVII - N° 74 Año 1999: 2do. semestre
SUMARIO
Gerardo Farrell: La Iglesia y la cuestión social en Europa (s. XIX):
Causas, tendencias y soluciones .................................. 7
Fernando Gil: Discusiones en tomo al uso del término
"persona divina" en Náhuatl .................................... 29
Roberto Peña: El itinerario espiritual del Cristianismo según
la Homilía XXVII sobre el libro de los números de Orígenes· .......... 69
Luis Glinka: Para una lectura "ecuménica" de la historia
de las Iglesias orientales separadas después del Concilio Ecuménico
de Florencia (Año 1439) ...................................... 117
Virginia R. Azcuy: La paternidad de Cristo según San Benito.
Una aproximación a la figura de Cristo a partir de la Regla .......... 127
Crónica 1999 ................................................ 145
Notas bibliográficas .......................................... 159
TEOLOGIA 74 (1999)
Teología 74 (1999/2) pp. 7-27
LA IGLESIA Y LA CUESTIÓN SOCIAL EN EUROPA
(S. XIX): CAUSAS, TENDENCIAS Y SOLUCIONES*
La situación social económica del siglo XIX
Comenzamos por aproximarnos al conocimiento de la realidad
social que se vivió en el siglo XIX y que se llamó "cuestión social". La
pregunta obvia es por qué esa época tiene ese nombre de "cuestión
social", como si en los siglos anteriores situaciones de pobreza y ex-
plotación no hubieran existido. Por otra parte me adelanto a decir
que el interés por el estudio de ese momento tiene hoy mayor actua-
lidad en razón de que se está viviendo, desde la década de 1970, un
proceso de cambio social semejante al del siglo pasado tanto en las
causas como en sus consecuencias sociales perversas. Lo que en el si-
glo XIX consistió en la lucha por lograr el control moral y político del
capitalismo salvaje en el ámbito de las fronteras nacionales, hoy se da
en la lucha por el mismo control, pero en el ámbito internacional.
Mirando un estudio del nivel de salarios realizado para Francia!
en el período siglo xrn - siglo XX, el ingreso del trabajo -y por lo tan-
to del nivel de vida de la mayoría de la población-, descendió enor-
memente hasta el siglo XIX. Ante todo, porque en los fines de la Edad
Media, se inicia un aumento importante de la población después de
la guerra de los 100 años. Más adelante, a mitad del siglo XVII, los
avances científicos en la medicina, particularmente la vacuna antiva-
riólica, inicia el proceso de evolución demográfica que asusta a eco-
nomistas como Tomás Malthus. Este aumento de población ocurre
en medio de una actividad económica artesanal, de técnica estaciona-
ria, por lo tanto sin ser acompañada por un aumento de la producción.
Recién en las últimas décadas de 1700 se inventan las primeras máqui-
nas que van a producir la Revolución Industrial; por ejemplo en 1789 es
inventada la máquina a vapor por el escocés James Watt, lo que va a
permitir un aumento de la producción que superará el crecimiento de-
(*) Ponencia presentada en las V Jornadas de Historia de la Iglesia, organizadas
por la Facultad de Teología de la Universidad Católica Argentina (13-14 de septiembre
de 1999).
1. Cf. JEAN FOURASTlÉ, Le grand espoir du xxe. Siecle, Paris 1963.
TEOLOGIA 74 (1999)
8 GERARDO FARRELL
mográfico. Por eso, desde el siglo XIII hasta el siglo XIX, el nivel de vi-
da de la población cae lenta pero constantemente, tocando lo más pro-
fundo de la baja en la primera mitad del siglo XIX. Los puntos más ba-
jos se calculan en el año 1818 para Inglaterra y, entre 1845 y 1850, para
Bélgica y Francia. Si tomara como referente el nivel de salarios de Fran-
cia en 1900 -en algo semejante al del sig10 XIII-, como de valor 100, en
1810 el valor era de 55, en 1820 de 53, en 1830 de 54, en 1840 de 57 y en
1850 de 59,5. Se suele tomar como una manifestación social emblemáti-
ca de esta situación la revolución de la comuna de París de 1848.
Las revoluciones liberales -la inglesa en el siglo XVII y la france-
sa en el siglo XVlII-, traen una transfonnación política a favor de la
libertad que desanna el Estado monárquico anterior y el Estado de
derecho correspondiente, incluyendo las pocas leyes que podríamos
llamar sociales, como las leyes inglesas de pobres del siglo XVI, esas
que el Reverendo Malthus pidió que se abolieran para que los pobres
que tenían que morir de hambre murieran y así se conservara el equi-
librio demográfico. Pero también se prohibió toda nonna asociativa
del trabajo como las corporaciones artesanales que controlaban la
producción en ciudades o por actividad. Llegaba el capitalismo in-
dustrial y pedía libertad, pedía desregulación; aquellas seguridades
corporativas impedían la libertad que exigía el dinamismo de la eco-
nomía industrial. El capitalismo industrial nace en Gran Bretaña
aproximadamente en 1790, en Bélgica en 1820 y en Francia en 1848.
En Alemania llegará en 1860 y en Italia en 1880." La ley símbolo de
esta destrucción de un estado de derecho pensado para una econo-
mía artesanal, fue la ley Le Chapelier de 1789 que prohibió las corpo-
raciones de los fabricantes de sombreros y que, frente al desafío de
las concentraciones de fábricas hechas por el capitalismo comercial
que pasaba a ser industrial, comenzaban a transfonnarse en asocia-
ciones de trabajadores. La prohibición alcanzó a todo tipo de asocia-
ciones de trabajadores.
En síntesis, en las primeras décadas del siglo XIX convergen en
Europa varios movimientos seculares, uno económico y social que es
el descenso del nivel de vida de los trabajadores que llega hasta el ni-
2. Cf. F. PERROUX, Le Capitalisme, París, ...
TEOLOGIA 74 (1999)
LA IGLESIA Y LA CUESTIÓN SOCIAL ... 9
vel de miseria. Otro movimiento es la revolución científica y técnica
que logrará un dominio de la naturaleza para el servicio del hombre,
que empezó con algunos avances medicinales y culminó con la revo-
lución tecnológica de la industria, la invención de la máquina, el ori-
gen de las ciudades industriales, la exigencia de la libertad de merca-
do y el pasaje de un capitalismo de comerciantes viajeros a un
capitalismo industrial que se convierte en clase explotadora. Otro
proceso secular es el ideológico con el movimiento democrático y de
liberación de las clases sociales contra las monarquías y las noblezas
hereditarias, que puede ser considerado como un movimiento a favor
de la personalización pero que, al destruir el Estado de derecho ante-
rior, que no se puede negar que no estaba a la altura de los nuevos di-
namismos de la economía, cae en un individualismo craso donde, al
no haber organización jurídica de la vida económica, rige la ley del
más fuerte. El Estado deja hacer -laissez faire- libremente a las fuer-
zas de la actividad económica. Aquel trabajador que había llegado ca-
si a la miseria a inicios del siglo XIX, sin ley que lo proteja frente al
dueño del capital, se convierte en parte de una masa indefensa de in-
dividuos que no tienen ninguna propiedad ni el derecho de asociar-
se, quedándoles como propio sólo su prole: será la masa proletaria.
y detrás de todos estos procesos epocales está el gran proceso de in-
dividuación de la moral que se inicia con la refOlma y el renacimien-
to y que va a culminar, en el ámbito económico, en la frase inglesa
"business is business", la economía sin moral.
Hay que advertir, para ver cómo aparecen los movimientos socia-
les en ese mismo siglo XIX uno de los cuales es el catolicismo social,
que el proceso secular de la ciencia y de la técnica permitió una ver-
dadera revolución productiva y llevó a que el movimiento democrá-
tico descubriera no sólo la posibilidad de la participación política, si-
no también la de la democratización del progreso que estaba
ocurriendo. Esta conciencia empieza a interesar a intelectuales y tra-
bajadores. Los primeros, donde había cristianos y agnósticos, inten-
taban pensar de nuevo toda la organización de la vida política, social
y económica, como Saint-Simon, de Sismondi, Fourier, Owen, Oza-
nam, Villeneuve-Bargemont, Leroux, Rodbertus, Proudhon, Blanc,
Engels, Marx, Lasalle, etc. Los trabajadores, con las primeras accio-
TEOLOGIA 74 (1999)
10 GERARDO FARRELL
nes sociales y la publicación de denuncias como el primer periódico
obrero de la historia social europea, L'atelier, de los discípulos del
médico católico, F. Buchez.
Relaciones de los Estados europeos y la Iglesia
en el siglo XIX
Para comprender el origen del catolicismo social del siglo XIX y
parte de las características que tomó, es necesario que veamos bre-
vemente la relación de la Iglesia con el mundo moderno y con sus Es-
tados. Recordemos que después de la humillación que sufrió el Papa-
do frente a Napoleón, el proceso histórico fue llevando a una
separación cada vez más profunda de la cultura eclesial y de las au-
toridades vaticanas con la cultura y los estados modernos del conti-
nente. La lucha del poder político contra la presencia de la Iglesia en
lo público de Europa, iniciada por el catolicismo ilustrado de los mo-
narcas barbones y alguno de sus grandes primeros ministros, se con-
vertiría en un enfrentamiento entre la nueva religión del progreso ag-
nóstico y cientificista que llegaba para arrasar con el mito del pasado
que era la Iglesia, con su Tradición y su concepción de la presencia
de Dios en la historia. Las banderas de la libertad en lo político, en lo
científico y en la conciencia individual eran levantadas contra el dog-
matismo eclesial y no comprendidas en general por la intelectuali-
dad católica, salvo excepciones.
La impresión de muchos de los sectores del pensamiento y de la
dirigencia de la Europa de entonces era que se estaba ante una crisis
terminal, definitiva y que la Iglesia se encontraría separada de este
mundo para siempre. El jesuita Jarlot cita una anécdota ilustrativa.
Uno de los asistentes a la coronación pontificia del Papa León XIII,
el 3 de marzo de 1878, el Marqués de Vogüé, comentando la ceremo-
nia decía en una carta: Su coronación nos pareció un simulacro de
realidades desaparecidas, la exaltación de un fantasma. De esta
ceremonia nos llevamos la impresión de una cosa que termina.
3
3. G. JARLOT, Historia Documentorum Ecclesiae in Re Socíali aLeone XIn ad Pium
XII. Romae, 1960, 14 CAd usurn privatum auditorum. Pontificia Universitas Gregoriana).
TEOLOGIA 74 (1999)
LA IGLESIA Y LA CUESTIÓN SOCIAL ... 11
Entre los católicos, frente a esta situación, existían dos grupos, los
intransigentes que eran los mayoritarios y los llamados liberales o
abiertos al diálogo con la problemática moderna. Las diferencias se
basaban en distintas interpretaciones sobre la actitud de la Iglesia
frente a la Revolución Francesa, que terminaba siendo como el hecho
emblemático de la revolución moderna. Los intransigentes o tradicio-
nalistas como José de Maestre, De Bonald, Donoso Cortés, etc., la
consideraban no evangelizable. Los liberales como Ballanche, Bu-
chez, Rosmini, Gioberti, hombres que prepararon a Maritain, conside-
raban que como todo hecho histórico cultural, debía ser evangeliza-
do, llegando a la atrevida -para su tiempo-, afirmación de Pierre
Simon Blanche de que la Revolución Francesa era el resultado histó-
rico del Evangelio, porque el Evangelio predicaba la igualdad esencial
del hombre. En el caso de Francia, estos, con Lamennais a la cabeza,
por momentos se mostraron demasiado audaces. Los otros, los tradi-
cionalistas, tenían miedo a la palabra Revolución o República, pues
había significado terror, la constitución civil del clero, los sacerdotes
encarcelados y los religiosos dispersos, el reinado masónico desde la
Tercera República y, en general, desorden y anticlericalismo. En los
dirigentes de la sociedad, más allá de la confesión religiosa, se cons-
tituyeron dos grupos opuestos; uno era el de la Revolución, que pro-
pugnaba la libertad, la ciencia, el progreso y el anticlericalismo. El
otro grupo era el de la Reacción, el del Ancien Régime, que reunía to-
das las víctimas de la revolución, comprometiendo a católicos con
monárquicos y tradicionalistas. En Alemania se convirtió en una ver-
dadera guerra prusiana -kulturkampf- del despotismo ilustrado con-
tra la Iglesia católica, con una fuerte impronta de estatismo prusiano
que, por otra parte, inaugurará la mayor intervención del Estado en lo
social de la época, ejecutada por Bismark.
4
4. Medidas del Kulturkampf: restricción de las actividades políticas del clero en 1871;
inspección de las escuelas sólo por el Estado y prohibición de la Compañía de Jesús en
1872; las "leyes de mayo" que limitaron los poderes disciplinarios de la Iglesia sobre los
fieles y exclusión del clero ~   r o y aún el alemán educado en el extraI\iero en 1873;
expulsión del país de los clérigos perturbadores en 1874; anulación de las subvenciones
que el Estado daba a la Iglesia en 1875; medidas agresivas que siguieron hasta 1878, cuan-
do Bismarck por su política contra la oposición se empezó a acercar a la Iglesia
TEOLOGIA 74 (1999)
12 GERARDO FARRELL
Pero, me parece importante que vayamos un poco más atrás en la
historia y hagamos una visión de perspectiva secular.
5
El Papado, a
partir del Renacimiento, asumió como propio, aunque no en forma
explícita por cierto, el proyecto político que lideró durante mucho
tiempo España. Consecuentemente rechazó el proyecto burgués de
la modernidad. La lucha de siglos entre la Iglesia y el Estado moder-
no, al inicio, tendrá más de lucha por el poder en Europa que por el
cambio de cosmovisión. La lucha por el poder, la Iglesia la perdió,
pero a medida que la institución eclesiástica perdió poder político en
Europa, sus miembros ganaron en autoridad moral y eficacia para la
conducción eclesial. De hecho, por más de tres siglos, la Iglesia, en
esa mezcla de la defensa de los valores que inspiraban a la sociedad
con la defensa del poder de una burocracia clerical, rechazó el pro-
yecto político del Estado moderno.
Su último gran acto de guerra fue la encíclica Quanta cura, con
su Syllabus o catálogo de errores modernos de 1864. En este docu-
mento es total el cuestionamiento de los principios de la sociedad
burguesa y de un Estado moderno que pretende ser fuente de la mo-
ral y del derecho. Lo hace a partir del fundanlento mismo de esa con-
cepción, el racionalismo, que reserva a la razón moderna todo el sen-
tido de la historia. Posiblemente este rechazo puede calificarse de
reaccionario, por estar empapado de una gran nostalgia de formas
sociales del pasado y hay que recordar que en el siglo XIX algunos
confundían la valoración de formas medievales hecha por el roman-
ticismo con las de la monarquía absoluta del antiguo régimen.
Este supremo desafío lanzado al mundo moderno por el moribun-
do papado -según dirá un periódico de la época-, no dejaba de conde-
nar claramente las dos ideologías de la modernidad, tanto el espíritu
del liberalismo economicista, ese acumular riquezas por todos los me-
dios, así como condenaba el socialismo y el comunismo. Recordemos,
finalmente, que el documento culmina condenando a quien afirmara
que el Pontífice romano puede y debe reconciliarse y ponerse de
5. En los próximos párrafos sigo mi libro Iglesia y Pueblo en Argentina. Historia
de 500 años de Evangelización, Buenos Aires, 1992.
TEOLOGIA 74 (1999)
LA IGLESIA Y LA CUESTIÓN SOCIAL ... 13
acuerdo con el progreso, con elliberalis?rw y con la civilización mo-
derna (Proposición 80). Entre historiadores está de más advertir, que
son expresiones, para no caer en anacronismo, a entender en el sen-
tido preciso de la época, con la connotación ideológica del siglo XIX.
Pensamiento social cristiano en el siglo XIX.
Thes pioneros franceses
Para poder ubicarse en la elaboración del pensamiento social en
general y cristiano en particular en el siglo XIX, hay que comprender
que la lectura de la historia social de ese siglo, estuvo muy influida
por el pensamiento marxista. Juan Pablo 11 en Laborem exercens
presenta una filosofía distinta de la historia social. Juan Pablo II, co-
mo algunos historiadores socialistas no marxistas, llaman a los pri-
meros pensadores sociales socialistas éticos y no como Marx que los
calificaba peyorativamente como socialistas utópicos.
El inicio del pensamiento social se ubica entre 1830 y 1848, cuan-
do se desarrollan dos dinamismos. Por un lado, una práctica obrera
que, con un despertar espontáneo de la conciencia, comenzó a pedir
solidaridad. Este grupo, a partir de 1840, inicia una especie de movi-
miento obrero que lucha por la legislación laboral. El primer periódi-
co de los obreros, como ya dijimos, se llamó L'Atelier (1840 - 1850)
que llevaron adelante los discípulos de Buchez, un saint-simoniano
socialista católico. El otro dinamismo partió de intelectuales, la cla-
se media profesional, ciertos aristócratas cercanos a sus obreros que
comienzan a pensar la nueva sociedad, la que producía la revolución
industrial. Posiblemente el primero de ellos, es Saint-Simon, pero
también está Compte, Enfantin, el mismo Buchez y los socialistas co-
mo Fourier, Cabet, Sismondi, Owen, Blanqui, Blanc, Flora Tristán, la
peruana, Proudhon, Marx, Engels, etc.
Uno de los más importantes entre los católicos es el francés lla-
mado Felipe José Benjamín Buchez
6
(1796 - 1865), que es considera-
6. En este capítulo sigo de cerca a G. D. H. COLE, Historia del Pensamiento
Socialista, Vol 1, 1962 Y Vol n, 1964, México.
TEOLOGIA 74 (1999)
14 GERARDO FARRELL
do como el padre del movimiento cooperativista francés. En la déca-
da de 1820 lucha contra el gobierno napoleónico, en 1825 descubre a
Saint-Simon. Le impresiona la valoración del papel de la religión en la
sociedad anterior. Un grupo de saint-simonianos dirigido por Enfantin,
como Bazard y Compte termina creando una religión. Buchez sostie-
ne que la solución está en la reforma de la misma Iglesia Católica, por
su impronta tan enfrentada con el individualismo protestante. Deja, en
1829, el saint-simonismo y trata de crear una escuela neo-católica de
socialistas, aunque manteniendo las ideas de Saint-Simon respecto a la
industlia y la federación europea. En 1831 inicia un periódico L 'Euro-
péen, para difundir sus ideas, y dos años más tarde publica un libro de
mucha elaboración Introduction a la science de l'histoire. En síntesis,
su tesis es que la última época de la historia la habría iniciado el cris-
tianismo y estaría destinada a completarse con la aplicación total de
los principios cristianos de igualdad, fraternidad y caridad para la or-
ganización de la sociedad. La Iglesia católica debería haber realizado
esta misión, pero no lo hizo, por lo que ha sido necesario procurar la
aplicación de las enseñanzas de Jesús por otros medios. Buchez creía
que la Revolución Francesa era el punto de partida de este proceso,
pero deseaba que la labor ulterior de la revolución estuviera penetra-
da por el espíritu del cristianismo. Cristianismo y Tevolución son una
misma cosa; el único error de la Iglesia es no ser revolucionaria, es-
cribía en el periódico L'Atelier.
7
A partir de 1831 consideró cada vez más que la asociación de los
obreros iba a ser el agente principal del progreso social que se busca-
ba. La nueva sociedad la logrará la asociación, sin revolución, más que
la revolución violenta. Creía que la asociación conseguiría libertad a
los obreros sólo si estaba firmemente basada en los principios cristia-
nos de fraternidad. En su Essai d'un traité com,plet de philosophie au
point de vue du catholicisme et du progres (1839-1840) trata de con-
ciliar su catolicismo con su progresismo y de encontrar una fórmula
cristiana para sus creencias democráticas. Después de la revolución
7. D. Rops, La Iglesia de las ¡'evoluciones, Barcelona, 1962,389.
TEOLOGIA 74 (1999)
LA IGLESIA Y LA CUESTIÓN SOCIAL ... 15
de 1848, fue constituido presidente de la asamblea constituyente. Su
última obra importante fue el Traité politique de science sociale, pu-
blicado después de su muerte, en 1866. Además de su importancia en
el cooperativismo francés, sus ideas ayudaron a fundar el socialismo
cristiano inglés.
Otro cristiano influido por Saint-Simon es Constantin Pecqueur
(1801-1887). A diferencia de la solución por la asociación de Buchez,
Pecqueur formuló uno de los primeros planes colectivistas. Pensó en
el Estado como el encargado de toda la producción, siendo el dueño
y gerente de la industria y los obreros serian empleados del Estado.
Su primer libro importante es de 1839, Economía Social. En relación
con los intereses del comercio, industria, agricultura y de la civili-
zación en general, bajo la influencia de las aplicaciones del1mpor.
También del mismo año es su TI'aité des améliorations matérielles.
Antes que Marx, hace resaltar el infll\io detenninante de las condicio-
nes económicas sobre la estructura de las clases y sobre todas las ins-
tituciones y relaciones sociales. Describe la sociedad burguesa con-
temporánea y su evolución, relacionándola con el proceso de avance
tecnológico; hace resaltar el factor de la acumulación de capital y de
la concentración de la propiedad y su administración en relación con
el crecimiento del proletariado moderno, el oligen de una nueva es-
tructura de clases que va acompañada de conciencia de clase y del fe-
nómeno de su lucha entre la burguesía y el proletariado. No sólo ha-
ce la crítica a la economía política ortodoxa como la hizo Marx, que
conserva la mayor parte de sus conceptos principales, sino que trata
de formular una teoría económica completamente independiente.
Además, su concepción cristiana le impedían formular una doctrina
de lucha de clases como medio para establecer un nuevo orden: recu-
rrió, como lo hicieron muchos de los primeros socialistas, a la ética,
basando su defensa de la propiedad colectiva y su dirección en razo-
nes de justicia y en principios cristianos. En la importancia que da a
los factores tecnológicos, Pecqueur difiere de Marx, porque se niega
a aceptar la opinión de que las relaciones humanas están determina-
das por ellos de tal modo que excluyan el infll\io de la voluntad. Las
fuerzas tecnológicas, creía Pecqueur, moldeaban necesariamente las
relaciones sociales, pero la forma en que esto se realizaba dependía
TEOLOGIA 74 (1999)
16 GERARDO FARRELL
de cómo el hombre manejaba esas fuerzas, de tal manera que al Esta-
do le era posible dar orientaciones diversas a la estructura social den-
tro de los límites generales impuestos por los factores técnicos. Él era
un cristiano, no un determinista, creyente en el libre albedrío. Su
creencia en la democracia era total, por lo que no creía que los técni-
cos debían dirigir la sociedad, como había enseñado Saint-Simon, si-
no que los ingenieros y profesionales debían manejar los instrumen-
tos de producción bajo un control democrático. Su teoría
democrática y colectivista estaba relacionada con su concepción éti-
ca de la justicia social, presentando el colectivismo como una deduc-
ción económica, bajo las condiciones industriales modernas, de la ley
moral cristiana. (Théorie nouvelle d'économie sociale et politique,
1842.) En uno de los últimos libros importantes de Pecqueur, De la
Paix, de son príncipe et de sa réalisation de 1842, se muestra pro-
fundamente contrario a la violencia y defensor entusiasta de la fede-
ración europea como medio para evitar la guerra. Su doctrina contra
la violencia, después de 1848 lo aleja de los grupos más dinámicos del
socialismo.
Federico Ozanam (1813-1853) fue más un militante apostólico
que social, que quería adaptar el apostolado al mundo que se iba
transformando. Fue el creador del movimiento universitario y, en ge-
neral, de los sectores pudientes a favor de los pobres, llamado la So-
ciedad de San Vicente de Paúl, cuyo fin era aliviar la miseria y desa-
rrollar en los cristianos burgueses el espíritu de pobreza y caridad.
El año 1848, que fue de movimientos revolucionarios en casi toda
Europa, se inició en Francia, en febrero, casi como un movimiento
social pero cercano a la Iglesia, con hombres muy reconocidos como
Enrique Domingo Lacordaire, Montalembert y otros, que comenza-
ron a organizar a los católicos políticamente. El Arzobispo de París,
Monseñor Affre, deCÍa: La libertad y la religión son dos hermanas
igualmente interesadas en vivir juntas y bien.sEl movimiento revo-
lucionario no dejó de crecer dada la situación social. Un laicista co-
mo Víctor Cousin, potentado de la Universidad laica, dicen que ex-
8. D. Rops, ob. cit., p. 387.
TEOLOGIA 74 (1999)
LA IGLESIA Y LA CUESTIÓN SOCIAL ... 17
clamaba: ¡Corramos a echarnos a :Os pies de los obispos, puesto que
sólo eUos pueden salvarnos!9
En las elecciones que tuvieron lugar el 23 de abril de 1848, con 9
millones de electores, la nueva cámara compuesta por 880 elegidos,
tuvo 500 votados por los católicos, de los cuales 300 eran fieles mili-
tantes. Para la presidencia fue elegido el socialista católico Buchez,
que ya conocimos. Pero la cuestión social estaba planteada y no se
resolvía ni había capacidad para entenderla en la Europa de 1848.
Ozanam pedía una "ciencia social católica" para combatir a los socia-
listas en su propio terreno, proponiendo reformas sociales tan auda-
ces como las suyas, pero cristianas en sus principios. Pero la mayo-
ría de los católicos consideraban las reformas sociales más como
atentados a sus derechos que como medidas indispensables para
cumplir con la justicia Aún los mismos sacerdotes, se preocupaban
más por el orden que por atender a las necesidades sociales. Des-
pués de varias manifestaciones de abril ajunio ocurrieron las "jorna-
das de junio", del 22 al 26, con una batalla atroz en las calles, la más
terrible que hasta entonces viera París. El ejército, las guardias po-
liciales asaltaron unas 400 barricadas y aplastaron el motín al precio
de mucha sangre. En el tercer día de matanza callejera, Ozanam y
dos amigos acudieron al arzobispo de París para pedir su interven-
ción para poner fin a la matanza. Monseñor Affre, obispo atento a la
cuestión social, salió con dos de sus vicarios generales con la inten-
ción de parlamentar con los obreros. Dice Daniel Rops:
En la plaza de la Bastilla, sotana violeta, cruz pectoral de oro bien vi-
sible. Eran las ocho y media de la tarde y los combatientes estaban
cansados. Las descargas cesaron en su presencia. Atravesó la plaza,
precedido de un obrero que agitaba una rama verde, y llegó a la ba-
rricada que guardaba la entrada del suburbio Saint-Antoine. Y, para
demostrar que sus intenciones eran absolutamente pacíficas, ordenó
a su escolta que lo dejara avanzar solo. Se adelanto con la mano en
alto y gritando: "¡amigos míos! ¡amigos míos!". Los insurrectos se aso-
maron tras los montones de piedras, toneles y demás objetos hetero-
géneos y lo reconocieron; algunos lo aclamaron. Con su ayuda esca-
9. D. Rops, ob. cit., p. 388.
TEOLOGIA 74 (1999)
18 GERARDO FARRELL
ló la primera barricada y avanzó hacia la segunda en medio de una
calma impresionante. Pero alguno guardias móviles trataron de se-
guirlo: los obreros se opusieron a ello. Estalló un breve altercado; so-
naron unos disparos. Inmediatamente cayó monseñor Affre. Una ba-
la, que sin duda no iba destinada a él, acababa de romperle la
columna vertebral. Los insurrectos de las barricadas se precipitaron
hacia él, impresionados, y lo condujeron hacia la casa parroquial de
Saint-Antoine. Murió treinta y seis horas después, murmurando:
¡Que mi sangre sea la última!1O
Después de esto la revuelta fue aplastada. Ozanam, sin embargo,
tuvo el valor de decir: Habéis aplastado la revuelta: pero os queda
un enemigo: la miseria.
1I
El pensamiento social cristiano. Alemania y Francia
En Alemania, quizás el primer católico que expresa las preocupa-
ciones sociales es Víctor Aimé Huber (1800-1869), que unía opiniones
políticas conservadoras con la valoración de las sociedades coopera-
tivas como medio para solucionar el problema social. Fundó un perió-
dico Janus (1840-1848), donde defendía el cooperativismo basado en
su fe católica; fundó también varias asociaciones de trabajadores.
Trabajó con el obispo Guillermo Emanuel von Ketteler, que después
de 1850 llegó a ser el jefe del movimiento social católico de Alemania.
En la evolución del pensamiento del catolicismo social europeo, el
tema central fue tomar conciencia de que la gran revolución científico
tecnológica daba la posibilidad de conocer las causas de la pobreza y
daba el poder para solucionarla. Por lo tanto, el cambio fundamental
de ese momento era pasar de creer que la reforma moral era suficien-
te a tomar conciencia de que era necesario añadir la reforma de las ins-
tituciones, trazando un programa de política social. Este pasaje, en el
pensamiento católico del siglo XIX más cercano a la Iglesia, es el que
realizó el Obispo van Ketteler.
Guillermo Emanuel van Ketteler (1811-1877), ingresa al semina-
rio a los 26 años después de recibirse de abogado; fue párroco en
10. D. Rops, ob. cit., p. 392.
11. Ibid.
TEOLOGIA 74 (1999)
LA IGLESIA Y LA CUESTIÓN SOCIAL ... 19
Berlín, Diputado provincial en Francfort en 1848, Obispo de Mainz
(Maguncia) en 1850, diputado nacional en 1860. Se puede constatar
la evolución de su pensamiento, viendo el contenido de su famoso
sermón sobre la propiedad dicho en la Catedral de Maguncia, en
1848 y la publicación de un pequeño libro intitulado La cuestión
obrera y el cristianismo, de 1864. En 1848 todavía insiste más en la
necesidad de la reforma interior; en 1864 muestra la exigencia de re-
formar las instituciones. Se dice que tanto por la influencia del men-
cionado Victor Aimé Huber como de Karl Johann Rodbertus (1805-
1875), uno de los teóricos socialistas más importantes
12
y del
socialista no marxista Lasalle, este quizás por intermediación de Jo-
hann D611inger (1799-1890), que había respondido al llamado de 1863
realizado por Lasalle para una cruzada a favor de un partido obrero.
La teoría sobre la propiedad de von Ketteler se basa en el pensa-
miento de santo Tomás de Aquino sobre el destino universal de los
bienes. Consideraba a la sociedad capitalista como mal organizada y
que para hacerla más equitativa no era suficiente con acudir a la ca-
ridad individual. Era necesario una poderosa organización obrera y
la intervención del Estado. Primero sostuvo que para mejorar la si-
tuación de la clase obrera la Iglesia debía intervenir para establecer
sociedades cooperativas cristianas independientes del Estado, que
deberían ser financiadas con capital proporcionado por los fieles.
El carácter fundamental que da al movimiento obrero toda su impor-
tancia y significado y que pertenece, en realidad, a su esencia, es la
tendencia a la socialización obrera que tiene por fin poner la unión de
las fuerzas al servicio de los intereses obreros. La religión no puede
menos de apoyar estas asociaciones y desear su triunfo para el bien
de la clase obrera. la
12. Realizó la primera elaboración de la "ley de bronce" de los salarios que tomó
después Lasalle; parte de la concepción del trabajo como única fuente y verdadera
medida del valor, propone formas de "socialismo de Estado". Considera que vendrá la
etapa "cristiana social", en la cual la tierra y el capital pasarían a ser de propiedad
colectiva y la única forma de propiedad privada sería la del trabajo.
13. Discurso a los obreros de Mainz, citado por VAN GESTEL, Doctrina Social de la
Iglesia, Barcelona, 1959, p. 52.
TEOLOGIA 74 (1999)
20 GERARDO FARRELL
De todos modos, después se dio cuenta de que era impracticable
su plan de sociedades cooperativas de producción protegidas por la
Iglesia yen sus últimos escritos -Liberalismo, Socialismo y Cristia-
nismo, de 1871-, abogó cada vez más por la legislación protectora de
los trabajadores, lo que exigía un rol activo del Estado. Proponía me-
didas para obligar a establecer mejores salarios y condiciones y se-
guros contra el desempleo y la incapacidad. Atacaba enérgicamente
los abusos del capitalismo y la inmoralidad de la política dellaissez-
Jaire y pedía la moralización de la política económica de acuerdo
con las concepción cristiana de la justicia y de los derechos huma-
nos básicos. Después de 1870 la figura de von Ketteler comienza a
apagarse. En alguna manera influyó su oposición a la infalibilidad del
Papa aunque, después de proclamada, aceptó el nuevo dogma. De to-
dos modos, el Papa León XIII, en una conversación con M. Decurtins,
llamó a van Ketteler su "ilustre precursor", según atestigua el historia-
dor Aubert.
'4
Con van Ketteler se va definiendo el movimiento que por momen-
tos tomó el nombre de socialista cristiano y, otras veces, el de social
cristiano. Seguidor de von Ketteler será el canónigo de su catedral
llamado Moufang (1817 - 1890), que en 1868 publica un periódico,
Cartas cristiano-sociales, para difundir el pensamiento y promover
el movimiento que, en 1869, el mismo Episcopado alemán aprobó. A
este movimiento se incorporaron las Asociaciones Católicas de Jor-
maleros que había iniciado en 1847, el sacerdote Adolph Kolping
(1813-1865). Otro personaje del movimiento católico alemán será
Frank Hitze (1851-1921), quien en 1880 llegó a ser secretario general
de la ya poderosa asociación católica para la mejora de los trabaja-
dores (Arbeiterwohl) y jefe del partido del centro que nació del mo-
vimiento social-católico. Este movimiento cristiano social de Alema-
nia tuvo su apogeo entre 1860 y 1880 y su lucha tenía tres frentes:
contra la ampliación del poder del Estado, principalmente en la zona
14. Cf. R. AUBERT, Monseigneur Kettele'l; éveque de Mayence et les origines du
catlwlicisme social, Collectanea Mechlinensia, t. XXXII, fase. 5 (VIII·IX, 1947, pp.
534-539).
TEOLOGIA 74 (1999)
LA IGLESIA Y LA CUESTIÓN SOCIAL ... 21
prusiana, en campos de la educación y de la libertad de palabra y de
organización, a favor de una legislación social favorable a los traba-
jadores y, en el terreno económico, se oponía al liberalismo burgués
dellaissez-faire. Desde la década de 1870, a medida que la social-de-
mocracia marxista hacía grandes progresos y se iba imponiendo co-
mo la ideología del socialismo, lo que ocurrirá en la Segunda Inter-
nacional (1889), los católicos fueron tomando posición cada vez más
definidas en contra la social-democracia, que va a convertirse en su
gran adversaria y el nombre de "socialismo cristiano" empezó a caer
en desuso.
León XIII después pedirá que se abandone el nombre de "socialis-
tas cristianos". En la década de 1890, cuando las leyes antisocialistas
dejaron de regir, se inclinó más hacia la derecha a causa de su lucha
contra el infltijo socialista, ya de clara definición marxista aunque, con
todo, nunca dejó de apoyar la legislación social a favor de los obreros.
Este movimiento social-cristiano se extendió de Alemania a Aus-
tria y su principal representante fue Karl von Vogelsang (1818-1890),
un protestante convertido por von Ketteler. Fue el inspirador princi-
pal del partido cristiano-social austríaco. El órgano de este movi-
miento católico se llamó Vaterland, con periódico propio y una revis-
ta mensual; atacó el capitalismo que consideraba como un desastre
social y una consecuencia del abandono del cristianismo por parte
de las clases altas de la sociedad moderna. Vogelsang además de an-
tiliberal, pedía una organización corporativa que podría considerar-
se antecesora del sistema fascista italiano; era antisemita, por lo que
convirtió al social cristianismo de Austria cada vez en más reaccio-
nario. En la zona de Baviera, donde el infltijo de Austria fue muy
fuerte, el movimiento social cristiano tenía las mismas tendencias. El
principal dirigente fue Georg Razinger (1844-1899).
También en Francia yen Bélgica se extendió este movimiento. fra-
casada la revolución de 1848, el conde Albert de Mun (1841-1914) y Re-
né de La Tour du Pin Chambly, marqués de la Charce (1834-1924), fun-
daron una sociedad llamada Oeuvres des circles Catholiques
d'Ouvriers. La intención era restaurar la monarquía cristiana, organi-
zar corporativamente la industria bajo el patrocinio del Estado y lu-
char contra el laicismo de la Tercera República. En 1892 se separaron,
TEOLOGIA 74 (1999)
22 GERARDO FARREIJ..
porque de Mun aceptó la sugerencia de León XIII de admitir la repú-
blica y La Tour du Pin no. De Mun llegó a ser diputado y apoyó la Re-
rum novarum. La Tour du Pin se mantuvo en defensor del Ancien Ré-
gime, aunque se llamaba a sí mismo socialista cristiano. Cada vez
más se acercó al antiliberallsmo del austríaco Vogelsang, y en 1907
publicó su obra más importante Vers un ordre chrétien. También el
Cardenal Mermillod se preocupó mucho por lo social en predicacio-
nes y conferencias en la iglesia Santa Clotilde, como la de 1868, sobre
La iglesia y los obreros en el siglo XIX y la de 1872, sobre La cues-
tión obrera.
En Bélgica el principal representante del punto de vista cristiano
social fue Henry Xavier Charles Périn (1815-1905), un profesor de
Economía Política en la Universidad Católica de Lovaina desde 1845.
Sus dos libros principales atacan fuertemente el liberalismo econó-
mico: La Richesse dans les sociétés chrétiennes de 1861 y Les Lois
de la société chrétienne de 1875. Fue un gran enemigo tanto del so-
cialismo de Estado como de la solución cooperativa de la cuestión
social. Su idea central era la renunciación cristiana, base necesaria
para un buen orden económico, pero con un control de la conducta
moral por parte de una Iglesia poderosa Afirmando la libertad, los
católicos belgas al principio se oponían a que las reformas sociales
vinieran por la intervención del Estado. Después, los congresos so-
ciales de Bélgica de 1863 a 1867 y de 1886 en adelante, desarrollan el
tema de la intervención del Estado a favor de una legislación social.
En Italia aparecen pensadores como Fidel Sampertico, que escri-
be en Milán El Trabajo en 1875 y Economía de los pueblos y de los
Estados en 1884. José Toniolo tiene muchos escritos que fueron
compilados en Milán en 1921; se pueden mencionar Los principios
cristianos frente a las tendencias de la economía social de 1886.
Otro escritor es el jesuita Mateo Liberatore que escribe en 1889, Ele-
mentos de economía política.
En Inglaterra se destaca el Cardenal Manning con su conferencia
de 1874 en Leeds, La dignidad y los derechos del trabajo. En suiza fi-
gura Gaspar Decurtins, muy cercano a León XIII. Todas estas corrien-
tes francesas, italianas, alemanas, austríacas y suizas confluyeron en
la Unión de Friburgo, organizada a partir de 1884.
TEOLOGIA 74 (1999)
LA IGLESIA Y LA CUESTIÓN SOCIAL ... 23
El pontificado de León XIII. la Rerum novarum
15
Dicen que el Papa León XIII se apasionó por la cuestión obrera
desde que fue Nuncio en Bélgica (1842-1846). Desde entonces no só-
lo conoció de cerca la situación del trabajo de los obreros en las em-
presas capitalistas, sino que además tuvo muchos contactos con los
católicos sociales -como los que ya nombré- y otros como Harmel y el
cardenal Gibbons, de Estados Unidos, muy cercano a los sindicatos de
sólo obreros que estaban formados principalmente por católicos inmi-
grantes irlandeses, italianos y polacos.
Frente a la división de los católicos entre intransigentes y libera-
les, tuvo un esclarecido discernimiento ya que su obra, vista "a pos-
teriori", muestra que, defendiendo flrme y dignamente los principios,
probó en el plano de las circunstancias concretas todo lo necesario
para abrir un camino a la conciliación. Ante la sociedad realizó al
mismo tiempo una tarea doctrinal y diplomática. La "diplomacia leo-
nina", que no siempre fue bien comprendida, tuvo como objetivo el
aproximar entre sí el Papado y los Estados modernos. Pero este Pa-
pa diplomático, a la vez, puso los fundamentos de la respuesta doc-
trinal al desafío moderno.
León XIII asumió la realidad de una nueva Europa, que había cre-
cido al margen de la Iglesia, la Europa urbano industrial. Los princi-
pios que inspiraban la organización social de esta nueva Europa, si
bien no renegaban totalmente de la cultura cristiana, se desviaban de
muchos valores fundamentales. La Iglesia católica no encontraba có-
mo relacionarse con los nuevos Estados no confesionales. La elite di-
namizadora, intelectual y ejecutiva, había roto en su mayoría con el ca-
tolicismo. El papel que cumple León XIII es deflnir el hecho de que la
Iglesia estaba frente a una sociedad nueva, una verdadera herejía he-
cha cultura y organización social, cuyo origen estaba en la ruptura de
la cristiandad en el siglo XVI. El Papa dirá en Inmortale Dei:
15. Cf. GERARDO T. FARRELL, Doctrina Social de la Iglesia. Introducción e historia
de los documentos sociales de la Iglesia, Buenos Aires, 1991 (3" edición).
TEOLOGIA 74 (1999)
24 GERARDO FARRELL
El pensamiento y deplorable afán de novedad promovido en el siglo
XVI, después de turbar primeramente la religión cristiana, vino a tras-
tornar como consecuencia obligada la filosofía y de esta pasó a alte-
rar todos los órdenes de la sociedad civil Cedo BAC, 10).
Ante esta realidad, el Pontífice pone a la Iglesia en una actitud
evangelizadora integral. Su propio trabajo personal es más el de un
evangelizador que el de un político, aunque al comparárselo con Pío
X se ha señalado, casi peyorativanlente, su obra diplomática. En to-
tal, León XIII publicó 62 documentos importantes, que podemos cla-
sificar de la siguiente manera: 24 pastorales, 17 espirituales, 14 filo-
sóficos y sociales y 6 teológicos. Su obra es la de un pastor que pone
las bases para la evangelización del mundo moderno: la renovación
de la filosofía cristiana con Aeterni Patris de 1879, el estudio de la
exégesis con Providentissimus Deus de 1893, la eclesiología con Sa-
tis cognitum de 1893, el papel del Espíritu Santo con Divinum iUud
munus de 1897, la cristología con Tametsi de 1900, la Eucaristía con
Mirae caritatis de 1902. Corona esta obra teológica indicando la im-
portancia de María en la evangelización de este mundo nuevo con 10
grandes documentos sobre ella. León XIII fue un gran renovador de
la Iglesia.
Pero también, -es por lo que más se lo reconoce-, fue el creador
de la Doctrina Social de la Iglesia. La estrategia pastoral de esta for-
ma de presentar la moral social católica por parte de León XIII, es la
del principio pastoral de que no se evangeliza lo que no se asume. Y
la metodología es sacar su doctrina del Evangelio y de "ver las cosas
humanas como son ".16 El Papa, como sus antecesores, no deja de de-
nunciar el humanismo racionalista, raíz de la modernidad y del re-
chazo tan adusto al mundo moderno que había hecho antes la Igle-
sia. Sin embargo, León XIII constata que aquella herejía se había
convertido en una cultura y su correspondiente organización social.
Sin dejar de señalar el mal radical de la sociedad, toma las institucio-
nes y los valores vigentes y los va iluminando desde el Evangelio. Lo
16. Ver nn. 12 y 13 de la edición B.A.e.
TEOLOGIA 74 (1999)
LA IGLESIA Y LA CUESTIÓN SOCIAL ... 25
primero que enfrenta es el concepto del Estado moderno, con cuatro
documentos que desarrollan el tema de la autoridad política, la igual-
dad y la desigualdad de los ciudadanos, condenando los postulados
básicos del marxismo en Quod apostolici muneris de 1878. También
desarrolla el tema del origen y de la necesidad de la autoridad y de
las elecciones de los gobernantes por el pueblo en Diuturnum illud
de 1881 y, en 1885, presenta un estudio amplio sobre política y cons-
titución del Estado, en la encíclica Immortale Dei. Finalmente sobre
política; en su documento dirigido a los católicos franceses para que
acepten la república, Au millieu des sollicitudes de 1892, analiza las
distintas formas de gobierno.
Su doctrina sobre la libertad humana la expone en Libertas de
1882, concepción básica a dilucidar en plena época del liberalismo y
del laicismo. Se preocupa igualmente por iluminar la familia que esta-
ba también cambiando, insistiendo en su realidad de célula básica de
la sociedad, en Arcanum divinae de 1880. Un tema que hoy llamaría-
mos transversal, presente en casi todos los documentos leonianos es
el de la relación de la sociedad y la religión. Cuando trata este tópico,
León XIII manifiesta la preocupación por la evangelización de la cultu-
ra moderna, apuntando a la raíz del problema de esa cultura, para lo
cual estudia las relaciones entre la religión y el Estado, el poder sagra-
do y el poder político, la política y la religión, con su infll.\io mutuo, su
distinción y autononúa 17 A nivel del Magisterio, León XIII empieza con
esta temática el proceso hacia la doctrina conciliar de la autonomía de
lo temporal.
El papa León XIII se preocupa también por considerar los princi-
pales deberes políticos del cristianismo en Sapientiae christianae
de 1890. Estudia en esta encíclica la diferencia entre progreso mate-
rial y el espiritual, la doble subordinación del ciudadano cristiano a
la Iglesia y al Estado y los deberes del cristiano en la lucha por la fe
y por el bien común de su patria. Complementaria de esta temática,
es su preocupación por orientar la acción de los católicos que, por el
impulso jerárquico del mismo Papado y en especial por la repercu-
17. Ver principalmente las encíclicas Inmortale Dei, Cum multa de 1882 y
Nobilissima GaUorum gens de 1884.
TEOLOGIA 74 (1999)
26 GERARDO FARRELL
sión que tuvo la encíclica Rerum novarum, se lanzaban a consagrar
lo temporal con su actividad social y política. Este es el punto que
trata en la encíclica Graves de communi de 1901.
Rerum novarum
Terminamos con una breve presentación de la gran encíclica so-
cial, emblemática como iniciadora de la doctrina social, la Rerum
novarum, que precisamente nos indica también la preocupación
evangelizadora de León XIII sobre el aspecto de las distorsiones del
mundo moderno de más inmediata repercusión sobre el hombre, el
mundo nuevo del trabajo urbano industrial. Otro documento especí-
fico sobre el trabajo, en especial sobre las asociaciones obreras es la
carta al episcopado de EE. UD., Longinqua oceani de 1895.
Llegando a 1891, los tiempos maduran para una definición del
más alto nivel magisterial sobre el trabajo. En 1889, en la Segunda In-
ternacional, el materialismo dialéctico marxista y la lucha de clases
se habían impuesto como la ideología dominante del movimiento
obrero europeo y, en general, como la cosmovisión propia de la lu-
cha de los pobres por la justicia. En 1890, el Kaiser Guillermo II
anunció la convocatoria de una conferencia para estudiar un regla-
mento internacional del trabajo en Berlín. El mismo año el italiano
José Toniolo convocó al primer Congreso de la "Unión Católica de
Estudios Sociales". Por otra parte, el católico francés León Harmel,
desde 1887 organizaba peregrinaciones de obreros a Roma, que lle-
garon a 4000 en 1889.
Al parecer, después de recibir una Memoria de la Unión de Fribur-
go a inicios de 1889, León XIII tomó la decisión de publicar una en-
cíclica sobre la condición de los obreros. La preparación la confió
concretamente al Cardenal Zigliara y a un Mons. Boccali. Después se
agregaron, el padre Liberatore sj, redactor de la Civilta Cattolica y
el Cardenal Mazzella. Dicen que el primer esquema fue preparado en
italiano por el padre Liberatore, el que fue retocado varias veces por
los miembros del equipo, en especial el Cardenal Zigliara y el mismo
León XIII que intervino personalmente no pocas veces. De estas in-
tervenciones personales, surgió el tema del reconocimiento de las
TEOLOGIA 74 (1999)
LA IGLESIA Y LA CUESTIÓN SOCIAL ... 27
asociaciones de sólo obreros, distintas de las corporaciones o aso-
ciaciones mixtas de las dos clases. El Papa agregó este reconoci-
miento de los sindicatos actuales, al parecer, por influencia de los
"Knights of Labor" de EE. UD. Y del Cardenal Gibbons. La encíclica
fue fIrmada el 15 de mayo de 1891, aunque publicada en la primera
página del 19 de mayo de L'Osservatore Romano. Durante mucho
tiempo, el 15 de Mayo era el día de la Doctrina social de la Iglesia y
día del trabajador católico, a diferencia del 10 de mayo que monopo-
lizaron los socialistas. Sin embargo, a partir de la Laborem exercens,
Juan Pablo 11 unificó las fechas en ella de mayo, además de que ya
se celebraba en la liturgia católica el día de San José obrero.
Una simple síntesis de la abundante doctrina de la encíclica po-
drían expresarla tres puntos: la necesidad de dejar de lado defInitiva-
mente la doctrina de la separación de economía y moral, el derecho
y el deber de intervención del Estado y el reconocimiento de las aso-
ciaciones obreras desterrando el individualismo económico. Si re-
cordarnos lo anterior, sin duda von Ketteler fue el ilustre precursor
que el mismo León XIII reconoció.
Una última observación. Alcides de Gasperi sostiene que la Re-
rum novarum influyó sobre el capítulo XIII del pacto de la Liga de
las Naciones, sobre la constitución alemana de Weimar y sobre la
Carta del trabajo de MussolinL'·
Gerardo FarreU
1S. ef. ALcIDES DE GASPERI, El tiempo Y los hombres que prepararon la "Rerum
novarum", Buenos Aires, 1945, p. 1S7.
TEOLOGIA 74 (1999)
Teología 74 (1999/2) pp. 29-68
DISCUSIONES EN TORNO AL USO DEL TÉRMINO
"PERSONA DIVINA" EN NÁHUATL.
FRAY MARTíN DE LEÓN O.P. Y SU "CAMINO
DEL CIELO" (MÉXICO 1611)'
1. Introducción
El intento en la evangelización americana de traducir términos
técnicos de la revelación a las diversas lenguas americanas fue un
proceso lento, con logros y matices bien diversos. Desde un José de
Acosta que aconsejaba que "[ ... ]no hay que preocuparse demasiado
de si los vocablos fe, cruz, ángel, virgin'idad, matrimonio y otros
muchos no se pueden traducir bien y con propiedad al idioma de los
indios [ ... ] podrían tomarse del castellano y apropiárselas, enrique-
1. La presente investigación ha sido posible, en parte, gracias a una beca "Cassiet
Travel Grant" otorgada por la John Carter Brown Library de la Universidad de Brown
en Providence, donde hemos podido consultar su rica colección de impresos del siglo
XVI y XVII.
SIGLAS
BibCatXVI = CONTRERAS GARCíA, IRMA, Bibliografía catequística mexicana del
siglo XVI, en: "Boletín del Instituto de Investigaciones BibliográJ1cas", México, 1, 1987,
163-24:3.
BibCatXVII = CONTRERAS GARcíA, IRMA, Bibliografía catequística mexicana del
siglo XVII, en: "Boletín del Instituto de Investigaciones Bibliográficas", México, 2,
1988, 61-107.
ANDRADE = ANDRADE, VICENTE DE PAULA, Ensayo bibliográfico mexicano del
siglo XVII, Imprenta del Museo Colonial, México, 1894; 2da edición México, 1899.
BHAS = BERISTAIN DE SOUZA, JOSÉ MARIANO, Biblioteca Hispano Americana
Septentrional. la. México. 1816-1821; 2". Amecameca. 1883; 3" por José Toribio Medi-
na con adiciones. Santiago. 1897; Segunda edición facsimilar. Instituto de Estudios y
Documentos Históricos, Biblioteca del Claustro México. 1981. 3 vols.
BM = GARCíA ICAZBALCETA. JOAqUíN. Bibliograj'ía Mexicana del siglo XVI. Catálo-
go razonado de libros impresos en México. de 1539 a 1600, con biografías dentores
y otras ilustraciones, precedido de una noticia acerca de la introducción de la
Imprenta en México, por. ... nueva edición, por Agustín Millares Cario, México, 1954;
segunda edición revisada y aumentada. Fondo de Cultura Económica, México. 1981.
IM = MEDINA. JosÉ TORIDIO. La Imprenta en México 153.9-1821. Santiago de Chile.
1907-1912,8 vols.
LEÓN PORTILLA, IMPNAH = LEÓN PORTILLA, AsCENSIÓN H. DE, Tepuztlahcuilolli.
Impresos en náhuatl. Historia y bibliografía, UNAM, Instituto de Investigaciones
Históricas, Instituto de Investigaciones Filológicas, Serie de Cultura Náhuatl. Mono-
grafías. 22. México, 1988. 2 vols.
TEOLOGIA 74 (1999)
30
FERNANDO GIL
ciendo la lengua con su USO.",2 a un Bemardino de Sahagún que nom-
braba a Dios con la palabra Ypalnemoani (aquel por el cual se vi-
ve ... ),3 los intentos y soluciones son variados y muchos. Se trata de
un capítulo de la historia de la Iglesia americana que todavía espera
ser estudiado en toda la amplitud y las ramificaciones que tiene: Pe-
ro se trata también de un capítulo de la histOlia de la teología ameri-
cana. En efecto, los esfuerzos realizados en la evangelización por tra-
ducir e inculturar términos religiosos, fueron casi siempre
acompañados por discusiones no solamente terminológicas, sino
también teológicas. Estaba enjuego la "traditio" de la revelación. Por
lo tanto no debían ahorrarse esfuerzos en lograr precisión y al mis-
mo tiempo ductilidad en la comunicación del misterio.
Es común en los estudios sobre esta temática distinguir varios
tiempos en el proceso de adaptación de la lengua. En un primer mo-
mento los misioneros usan la lengua local sea por vía de intérprete o
PL = MIGNE, Pa.trología Latina.
SIMÓN DfAZ, Dominicos = SIMÓN DfAz, JOSÉ, Dominicos del los siglos XVI y XVII:
Escritos localizados, Fundación Universitaria Española, Madrid, 1977.
VIÑAZA = VIÑAZA, CONDE DE LA, Bibliografía Española de lenguas indígenas de
América, Sucesores de Rivadeneyra, Madrid, 1892.
2. JosÉ DE ACOSTA, S J , De procuranda indorum salute, Edición preparada por L.
Pereña, V. Abril, C. Baciero, A. García, D. Ramos, J. Barrientos y F. Maseda, Corpus
Hispanorum de Pace N" 23 Y 24, CSIC, Madrid, 1984 y 1987, T, 75.
3. BERNARDlNO DE SAHAGÚN, OFM, Colloquios y Doctrina Christiana con que los
doze frayles de san Francisco, enviados por el papa Adriano VI y por el emperador
Carlos V, convirtieron a los indios de la Nueva España. En lengua mexicana y
española, edición facsimilar, introducción, paleografía, versión del náhuatl y notas de
Miguel León-Portilla, UNAM, México, 1986. Todo el texto náhuatl de los coloquios
hace referencia continua a diversos nombres y atributos divinos tomados de la con-
cepción náhuatl de la divinidad. Véase sobre este terna el interesante estudio de DIB-
BLE, CHARLES E., The Nahuatilization of Christianity, en: Edrnondson, M.S., [Ed.],
Sixteenth-century Mexico, The work of Sa}wgún, University of New Mexico Press,
Albuquerque, 1974, 225-233.
4. Cf. GÓMEZ MANGO DE CARRIQUIRY, LIDICE, El encuentro de lenguas en el Nuevo
Mundo, prólogo de Francisco Morales Padrón, Publicaciones Obra social y Cultural
Cajasur, Córdoba, 1995; para una síntesis general del tema cf. BORGES, PEDRO, Sis-
temas y lengua de la predicación, en: Pedro Borges [Dir.]. ¡listoria de la Iglesia en
IIíspanoamérica y Filipinas, (siglos XV-XIX). Vol. 1: Aspectos generales, BAC, Estu-
dio Teológico San Ildefonso de Toledo, Comisión Nacional para el Quinto Centenario,
Madrid, 1992, 514-519; Y bibliografía en 683-684.
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO ... 31
por haber realizado el esfuerzo de aprenderla. A medida que el pro-
ceso de encuentro racial avanza y sobre todo en la medida en que el
indígena comienza a aprender el castellano, la predicación del miste-
rio tiende a ser mixto, es decir en la lengua indígena local y en cas-
tellano. No se puede ignorar, en este sentido, la política de la Corona
reflejada en la legislación tendiente a que el indígena aprendiera el
castellano.
5
Por otra parte la Iglesia también legisló y muchas veces
en sentido contrario. El célebre III concilio Limense de 1582-1583 or-
denaba que las oraciones se enseñasen en quechua, aimará o en las
lenguas de cada obispado:
El principal fin del catecismo y doctrina cristiana es percibir los mis-
terios de nuestra fe, pues con el espíritu creemos interiormente para
ser justificados, lo que exteriormente confesamos por la boca para
ser salvos. Y así, cada uno ha de ser de tal manera instruido que en-
tienda la doctrina, el español en romance y los indios en su lengua ...
Por tanto, ningún indio sea de hoy en mas compelido a aprender en
latín las oraciones ... pues les basta (y aún les es muy mejor) saberlo
y dezirlo en su lengua ....
y el autor del libro que nos proponemos estudiar dice antes de ex-
poner el modo de persignarse y las oraciones: "Gran error se haze en
enseñar a los Indios las oraciones en latín ni en romance a los que no
son ladinos, pues en tantas partes están impresas en su lengua, todas
y las quatro oraciones en particular el Credo."7
Quisiéramos en estas breves líneas, llamar la atención sobre uno
de los intentos de adaptación de los contenidos de la revelación a la
lengua indígena. Se trata de una obra impresa en la Nueva España
(México) en 1611 y que lleva por título Camino del Cielo en lengua
mexicana con todos los requisitos necessarios para conseguir este
fin, con todo lo que un Xtiano debe creer, saber, y obrar, desde el
5. Cf. SoLANO, FRANCISCO, [Comp.], Documentos sobre política lingüística en His-
panoamérica (1492-1800), compilación, estudio preliminar y edición de ... , CSIC, Madrid,
1991. Para el área mexicana ef. CoNTRERAS GARclA, IRMA, Bibliografía sobre la castel-
lanización de los grupos indígenas de la República Mexicana, UNAM, México, 1986.
6. III CaNCIlla LIMENSE, n, Cap. 6°.
7. MARTÍN DE LEÓN, Camino del Cielo en lengua mexicana, f 85r.
TEOLOGIA 74 (1999)
32
FERNANDO GIL
punto que tiene uso de razón hasta que muere. Su autor, un fraile
del que sabemos relativamente poco: fray Martín de León de la Or-
den de los Predicadores.
Seguiremos en nuestro camino el siguiente recorrido: abordamos
en primer lugar una breve biografía de nuestro autor con un recuen-
to de las obras conocidas que dejó impresas. En segundo lugar ensa-
yamos una descripción bibliográfica del impreso que nos propone-
mos estudiar, el Camino del Cielo. En un tercer momento
presentaremos un breve marco de referencia de nuestra obra: la ex-
tirpación de la idolatría y la lengua náhuatl. Y ya en el corazón de
nuestro estudio mostraremos la problemática teológica que nos pre-
senta fray Martín: el uso del término persona divina en náhuatl apli-
cado a las personas de la Santísima Trinidad. Por último, incluimos
en apéndice, el texto completo de la parte del Camino del Cielo que
estudiamos. Quisiéramos también señalar una limitación de este tra-
bajo. El conocimiento que tenemos de la lengua náhuatl no va más
allá de distinguir algunas palabras sueltas. Por eso no pretendemos
analizar aquí ninguna parte del seguramente riquísimo material en
náhuatl que contiene esta obra. Quedará como desafío a los "nahua-
tlahtos" contemporáneos, estudiar más detenidamente este impor-
tante texto y ofrecernos oportunamente una traducción.
2. El autor
Se pensó durante un tiempo que fray Martín había llegado a Mé-
xico procedente de la provincia dominica de Castilla. Así lo consig-
naban Quetif y Echard en el repertorio bibliográfico oficial de la Or-
den.
s
Fue el sabio mexicano don José Mariano Beristain y Souza y el
P. Cuevas en su Historia de la Iglesia en México quienes corrigieron
el error, consignando su filiación a la provincia de México.
9
Esto se
puede constatar perfectamente en el libro de Profesiones del Con-
8. QUE.lIF, lAcoBUS - ECHARD, lACOBUS, Scriptores Ordinis Proedicatorum recensi-
ti notisque historicis et criticis illustrati, Paris, 1718-1721, n, 406.
9. BHAS III, 161; CUEVAS, MARIANO, Historia de la Iglesia en México, El Paso,
Texas, 1928, III, 516.
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO ... 33
vento de Santo Domingo de México. Fray Martín hizo su profesión el
28 de octubre de 1574 debiendo haber tornado el hábito un año an-
tes, es decir aproximadamente en octubre de 1573.
10
Mucho más no sabernos al momento de la vida de fray Martín.
Falta todavía realizar un trabajo sobre archivos y las actas de los Ca-
pítulos Provinciales. Lo que sí queda claro es su pericia en la lengua
náhuatl y la dedicación a la evangelización de este pueblo. Aseguran
los diversos autores que hecho el elenco de sus obras que "fue sa-
pientísimo y elocuentísimo en el idioma mexicano y muy dedicado a
la salud espiritual de los indios". Esto queda fundamentalmente tes-
timoniado en las obras que nos legó y que pasamos a describir.
3. Las obras
Tres son las obras impresas de fray Martín de León que nos son
conocidas: el Camino del Cielo en Lengua Mexicana, un Sermona-
rio del tiempo de todo el año en Lengua Mexicana y finalmente un
Manual breve y forma de administrar los Santos Sacramentos a los
indios. De las dos primeras conocernos solamente una edición; en
cambio del Manual breve se conocen hasta cuatro ediciones durante
el siglo XVII.
Por la introducción al Sermonario, sabernos también que Martín
de León preparaba para la imprenta otras obras que aparentemente
nunca llegaron a editarse. Exponiendo sus obras dice así: "[ ... ] un
Camino del cielo y Catechismo, y una doctrina breve y un Manual
para administrar los Sanctos Sacramentos y este primer cuerpo
10. El P. Cuevas consigna la fecha de toma de hábito como la de profesión. El
Libro de Profesiones del Convento de Santo Domingo de México consigna lo sigu-
iente: "Fr. Martinus de León fecit professionem tacitam 26 octobris post matutina,
lunedi, expressam vero 28 eiusdem mensis anno 1574 post completorium, in manibus
Reverendi Patris Bartholomei de Ledesma prioris huius conventus mexicensis, sub
Rmo. Patre Fr. Seraphine de Cavalli Magistro O. Praedicatorum. Maestro fray
Bartholomé de Ledesma [rúbrica] Frai Juan de Treviño [r.] Fr. Martinus de León [r.]"
sIf (fol. 6r?). Debo este texto a la amabilidad del P. Lázaro Sastre, OP, de Sevilla.
TEOLOGIA 74 (1999)
34 FERNANDO GIL
del Sermonario, quedando otros tres cuerpos hechos y acabados pa-
ra imprimir y un Vocabulario fundado en el Arte y un Conteptus
Mundi y lo que ha. salido ha sido de milagro. "11 Estas obras -el Vo-
cabulario y el Conteptus Mundi- al presente no son conocidas. Ofre-
cemos por lo tanto, una breve descripción bibliográfica de las obras
impresas en orden cronológico.
a. Camino del/Cielo en Lengua mexicana / con todos los requi-
sitos necessarios para conseguir este / fin, con todo lo que un Xtia-
no debe creer, saber, / y obrar, desde el punto que tiene uso de /ra-
zón hasta que muere /
Compuesto por el P. fr. Martín de León de la orden de predicadores
/ Dirigido al Excelentísimo Señor Donfray García Guerra de la or-
den de ntro. padre S. Domingo, Ar{!obispo de México y Virrey desta
Nueva España!
[Escudo del obispo]
En México, en la Ernprenta (sic) de Diego López Dávalos / ya cos-
ta de Diego Pérez de los Ríos, Año de 1611
[colofón f l66/v]
A HONRA Y GLORIA DE NUES/tro Seiior Iesu Christo, y de su Ben-
ditissima Ma!dre, y de Nuestro glorioso Padre Santo Domingo, y de
la gloriosa / Madalena, se acabó este libro de imprimir, / a 16 de Di-
ziernbre, año de 1611.
En 4°; consta de 12f + 160f + 8J ; tabla, con reclamos, signaturas
, -,n, A-Z, Aa-pp, I-VII; desde el All con foliatura arriba a la dere-
cha, del JI al f159.
Ejemplares en: The John Carter Brown Library (Providence); Bi-
blioteca Nacional (Madrid); Hispanic Society (New York); Biblioteca
del Instituto de Cooperación Iberoamericano (Madrid); Biblioteca
Nacional de Chile-Sala Medina; British Library
Repertorios Bibliográficos: ANDRADE, nO 38, con facsímil de la
portada; BRAS, T. 2, p. 161; UGAHTE, Salvador, Catálogo de las
obras escritas en lenguas indígenas de México o que tratan de
ellas, Ed. Jus (México 1949) n° 202, p. 103; VIÑAZA, n° 127, p. 74-75;
11. Sermonario, f VIlv.
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO ... 35
"
,
" ,. En
y  
19'  
L ..:. -.....
Camino del Cielo portada. Todas las ilustraciones pertenecen al que se conselVa en The
John Carter Brown Library at Brown University.
TEOLOGIA 74 (1999)
36
FERNANDO GIL
GARcfA ICAZBALCETA, Joaquín, Apuntes para un catálogo de escri-
tores en lenguas indígenas de América, impresión de 60 ejempla-
res en la imprenta particular del autor (México 1866) n° 37; 1M, I1,
n° 260 p. 53-54; HERNÁNDEZ APARICIO, Pilar, Catecismos, sermona-
rios [ ... ] de los Dominicos en las bibliotecas españolas en: Los
Dominicos en el Nuevo Mundo 1, (Sevilla 1988) 341; LEÓN PORTI-
LLA, ImpNah, 11, n° 1543; BibCatXVII, n° 15; SIMÓN DÍAZ, Dominicos,
n° 1116, p. 293
b. Primera parte / del Sermonlario del tiempo de todo el año, /
duplicado, en lengua Mexicana / Compuesto por el R. P. P Martín
de León, de la Orden de Predicadores de N.P. Sancto Domingo / Di-
rigido a nuestro muy R. P. Maestro / fray Hernando Ba{!an Cathe-
drático jubilado de la Universildad Real, y Provincial des la Provin-
cia de / Santiago de México /
En México con Licencia / En la Emprenla de la Viuda de Diego Ló-
pez Dávalos / Por C. Adriano Cesar Año MDCXIll (1613)
En 4°; consta de 8f s/numerar + 330 f numo + 1 f s/num. (tablas y
erratas) e/reclamos. Al final dice cómo irán distribuidos los tiempos
litúrgicos de los 4 cuerpos del Sermonario (de hecho solamente se
publicó este primero).
El texto de los sermones todo en náhuatl con dos modelos de ser-
mones por fiesta. Van desde el Ier. domingo de adviento hasta el I1Ier.
domingo después de pascua.
Ejemplares The John Carter Brown Library (Providence);IZ Bri-
tish Library; Colección Lafragua - Biblioteca Nacional (México)
Repertorios Bibliográficos: QUETIF - ECHARO, Scriptores, II, 406;
ANORAOE, n° 58 con facsímil de la portada; BHAS, 11, p. 161; VIÑAZA, nO
126 y 139; 1M, 11, n° 281; LEÓN PORTILLA, ImpNah, 11, n° 1544.
c. Manual para administrar sacramentos
Manual breve y forma de administrar los santos sacramentos a
los indios universalmente; ex concessione Pau. Papae JII, en la im-
12. Este ejemplar que hemos terúdo la posibilidad de analizar perteneció a don
Nicolás León y lleva su ex·libris. Está encuadernado en pergamino; abajo de la porta-
da dice en letra manuscrita: "Librería de Ntro. P. S. Agustín de Valladolid" (segura-
mente, Morelia, Michoacán).
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO ... 37
prenta de María de Espinosa, 1614/ en la imprenta de la viuda de Die-
go López Dávalos
1
', en 8°.
Manual breve y forma de administrar los sacramentos a los indios,
recopilado por el Padre fray Martín de León, de la Orden de los Predi-
cadores. Y agora nuevamente corregido y añadidas algunas cosas. En
México por el bachiller Juan de Alcazar, junto a la Inquisición. Año de
1617.
Manual breve y forma de administrar los santos sacramentos a
los Indios. Y agora nuevamente corregido y añadidas algunas cosas,
México, Francisco Robledo, Año 1640.
Manual breve y forma de administrar los santos sacramentos a los
Indios ... Agora nuevamente sacado a luz y añadido por el Padre Lector
fray Diego Cortezero, México, Francisco Rodríguez Lupercio, 1669.
4 hojas preliminares, 85p. y 1 de tablas.
F¡jemplares: Hispanic SOciety (Nueva York); Biblioteca Universita-
ria (Santiago de Compostela); Biblioteca Nacional (Madrid).
Repertorios Bibliográficos: Andrade, n° 59 p. 99; BRAS 2, 161; BM
n° 63 p. 36; Viñaza, n° 142-147; Simón Díaz, Dominicos, nO 1117, p. 293;
1M, n, n° 282, p. 64; Hernández Aparicio, Catecismos, sermonarios [Oo.]
de los Dominicos, 341; León Portilla, ImpNah, n, n° 1545-1548; Bib-
CatXVII, n° 16.
4. El Camino del Cielo: descripción de su contenido
l4
La obra va precedida por una serie de licencias, aprobaciones y
censuras, requeridas en esta época para cualquier impresión, pero
particularmente para aquellas en lengua indígena:
['2] - Aprobación del Arzobispo-Virrey Don fray García Guerra.
['2v] - Licencia de loan de Salamanca, Chantre de la Iglesia de
México, a 19 de agosto, 1611.
['3] - Licencia del Maestro fray Luis Vallejo, calificador del Santo
Oficio y Prior Provincial desta Provincia de Santiago de predicado-
res, en México, Convento de Santo Domingo, 17 de junio 1611.
- Censura del Doctor Baltasar Muñoz de Chaves, Beneficiado del
Partido de Xiquipilco, 8 de agosto de 1611.
13. La imprenta de Antonio de Espinosa pasó a su hija María que se casó con
Diego López Dávalos. A esto se debe la doble mención de impresor.
14. Consignamos entre corchetes y a la izquierda la indicación de signatura o
foliatura.
TEOLOGIA 74 (1999)
38 FERNANDO GIL
- Censura de loan de Tobar, en el Colegio de San Gregorio
de la Compañía de Iesus, a 19 de agosto, 161l.
- Censura a lo escrito en Romance por Diego de Santisteban, SJ,
a 19 de agosto, 1611.
- Censura de fray loan baptista de Mondragón, OP, superior, en
Santo Domingo de México, 17 de junio 161l.
- Censura de fray Gaspar de Arcos, OP, en México, 19 de ma-
yo, 161l.
Luego de la dedicación al Arzobispo de México y Virrey de la Nue-
va España, Don fray García Guerra, fray Martín inserta el texto que
será objeto de nuestra atención más abajo:
  -Razones para satisfacer a la duda que en razón deste vocablo
"Persona Divina" a avido y su declaración en la lengua mexicana con
este vocablo y término (Teotlacatl) con que queda provado y averiguado
ser el potissimo (sic) y no aver otro que tan bien lo signifique
A continuación, antes de entrar en el cuerpo de la obra, nuestro
autor expone su plan en una "memoria de lo que contiene este libro
intitulado Camino del Cielo":
[HH] - Un Cathecismo entero
- Todas las oraciones en su lengua
- El Símbolo de la fe de Athanasio
- Reprobación de la idolatría
- El calendario mexicano
- Dos confesionarios mayor y menor
- Instrucción para comulgar de ordinario
- Un modo para hazer los indios sus testamentos
- Modo de rezar el Rosario
- Unas reglas muy devotas para mejor servir a Dios
- Siete meditaciones de la pasión de Ntro. Señor
- Modo de casar y dar las arras y anillos
- Modo de ayudar a Misa
- Un arte de bien morir para todos los fieles Xtianos
- El rosario de Nuestra Señora
Desde el f 95 al 101 propone a los confesores un "Calendario me-
xicano en español"
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO ... 39
[f 95v] Este Calendario mexicano pongo antes de los confesio-
narios para que los confesores vayan advertidos de sus cosas
El erudito bibliófilo mexicano, don Joaquín García Icazbalceta re-
fIriéndose a este calendario, ha acusado a Martín de León de haber
"plagiado" el calendario de SahagÚll.
15
Nos parece que esta acusación
de plagio queda fuera de contexto en una época en donde todos
nuestros autores usan libremente de los textos que tienen a mano. 16
Es muy probable inclusive que estos relatos y textos "etnográficos"
circularan entre los misioneros en forma manuscrita y sin indicación
de autoría. Eran la ayuda o "instrumentos pastorales" con la que con-
taban para conocer el alma indígena. Por otra parte, la intencionali-
dad de Martín de León es claramente pastoral. No quiere ser original,
ni trasmitir una investigación propia que ha hecho sobre el tema, si-
no dar al misionero una información pastoral para confrontar la ido-
latría. Por esto -dice nuestro fraile- reproduce el calendario en ro-
mance y no en náhuatl, para ilustrar a los confesores.
Según explica en la introducción, los indios asimilaron el cristia-
nismo como habían asimilado muchos otros dioses a su panteón. No
repugnaba a su religión tener muchos dioses, dice fray Martín, "an-
tes tenían mandato que qualquier Dios que de otras partes llegase, lo
colocasen entre sus dioses y lo adorasen ... Y así lo primero, que era
15. "El nuevo calendario de Sahagún, con su extraño sistema de intercalación, fue
adoptado por fray Martín de León en su Camino del Cielo [f 96v), sin otra variante que
comenzar el año en 2 de febrero; pero con dar veinte días a Atlcahualo, en vez de vein-
ticinco, ya continuaron de conformidad. Ni siquiera nombra al verdadero autor, y es
muy extraño que existiendo los escritos de Sahagún en manos de compañeros suyos
de hábito, que aún vivían, entre ellos Torquemada, ninguno levantara la voz contra
semejante plagio.", GARCIA ICAZBALCETA, BM, 316. Para el tema de los calendarios y la
comparación de sus versiones cf. la voz calendario y veintena en: ROBELO, CECILIa A.,
Diccionario de mitología Nahoa, Imprenta del Museo Nacional, México, 1905;
primera edición facsimilar, Editorial Porrúa, México, 1982,33-52 y 706-744.
16. Sobre la composición de obras usando el recurso de la "compilación" véase
nuestro apartado El uso o trascripción de obras ajenas en la literatura española del
siglo XVI, en: GIL, FERNANDO, Primeras Doctrinas del Nuevo Mundo. Estudio históri-
co-teológico de las obras dejray Juan de Zumárraga (t 1548), Publicaciones de la
Facultad de Teología, Buenos Aires, 1993, 342-344.
TEOLOGIA 74 (1999)
40
FERNANDO GIL
el recevir a nuestro Dios verdadero, luego lo afirmaron con mucha
humildad y lágrimas, y a lo segundo, que era el dexar los ídolos y re-
negar de ellos, no dixeron nada mas de 'bién está' y ninguno descu-
brió el mal propósito de todos en esta materia" (f 95v). Por esta mis-
ma razón pastoral, en muchos lugares indica que no se alarga en
detalles que no importan a la cuestión: "[ ... ] otras muchas cerimonias
que no digo por que no es mi intento mas de [i.e. que] descubrir el día
y el Dios que se adorava y la fiesta que se hazía, para que por ellas
vean los núnistros, si en alguna parte ha quedado algún rastro destas
idolatrías." (f 99). Si el misionero necesita ampliar sus conocimientos
remite a los "libros de sus historias donde están sus calendarios".
Por otra parte, el texto tiene varias alusiones a la experiencia pro-
pia del dominico. Dice, por ejemplo, refiriéndose a la necesidad de es-
tar atentos a ciertos gestos y ritos que podían estar escondiendo cul-
tos idolátricos: "Y lo mesmo se entienda si vieren matar perrillos o
puercos o carneros, que ya me ha sucedido a nú" (f 96). Podemos con-
cluir entonces, que Martín de León no pretende exponer exhaustiva-
mente el calendario azteca, sino darle algunos elementos a los pasto-
res y confesores, para que puedan descubrir la idolatría escondida.
La obra continúa con los siguientes títulos:
[f 101]- Confesionario en lengua, Mexicana y Castellana con las
preguntas necesarias para los pecados en que estos naturales de to-
da la Nueva España caen comunmente quitadas las superfluas
[f 102] -Amonestaciones para antes de la Confesión
[f 104v] - Preguntas y respuestas a dos columnas en castella-
no-náhuatl
[f 122] - Plática para antes de la comunión en mexicano
[f 124] - Confesionario menor y breve para los que saben poca
lengua y a necessidad se ofrece confesar a algún enfermo y aunque
tan breve plugiesse a Dios las quaresmas lodos confessasen por él
con todas estas preguntas y no al galope
[a dos columnas en náhuatI-castellano]
[f 127v] - Fin del confesionario menor para necesidad
Prevención y modo para comulgar de ordinario, quaresmas y
pascuas y para recibir el viático en enfermedad
[a dos columnas en náhuatl-castellano]
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO oo. 41
[f 136v] - Modo de hazer testamentos con el aparejo que para
eUos se requiere con un testamento enforma, para que por él se ri-
ja y sepa cómo la han de hazer
7
[a dos columnas en náhuatl-castellano, y el testamento todo en ná-
huatl]
[f 141] - Arte de bien morir con el aparejo que para este paso se
requiere muy necessario, para qualquier fiel christiano que en es-
te punto se hallare; y por serlo tanto y poder aprovechar a Indios y
Españoles, lo pongo en ambas lenguas.
[a dos columnas en náhuatl-castellano]
[f 154v] -Reglas para mejor servir a Dios Nuestro Señor
[todo en náhuatl]
[f 159] - Modo de ayudar a misa según el instituto de los reli-
giosos de la Orden de Ntro. glorioso P. S. Domingo
[todo en náhuatl]
[1] - Tabla de todo lo contenido en este libro intitulado Camino
del Cielo por capítulos párrafos artículos y anotaciones, puestas
por orden conforme van las materias en todo él contenidas
[IV] - Los Governadores y Virreyes que han governado esta Tie-
rra desde el Marqués del VaUe
[Vlv] [colofón]
- A Honra y Gloria de Nuesltro Señor Iesu Christo y de su Benditis-
sima MoIdre y de Ntro Glorioso P. S. Domingo y de la gloriosa / Mada-
lena, se acabó este libro de imprimir, / a 16 de diciembre, año de 1611
[VII] - Las Erratas del molde que an quedado en este libro
17. Según JAMES LoCKART, The Nahuas after the conquest, Apendix B, p. 468, el
testamento que trae el Confesionario mayor de Molina (J 61-63v de la edición de
1569) sería el único en su género. Habría que comparar variantes entre el de M. de
León y el de Molina.
TEOLOGIA 74 (1999)
42
FERNANDO GIL
5. Contexto de la obra
a. La Extirpación de la idolatría
El tema de la extirpación de la idolatría ha sido un tópico en la li-
teratura histórica-antropológica y etnográfica desde hace ya largo
tiempo. lB El vocablo "extirpación" tenía ya desde el siglo XVI una
acepción física exterior (destrucción de ídolos, lugares de culto,
prácticas idolátricas etc.) pero también una interior, diríamos más
espiritualizada. Las etapas de la extirpación corno método evangeli-
zador recorren diversas variantes de acuerdo al lugar geográfico, cul-
turas locales y mentalidad del agente pastoral.
El escrito que aquí nos ocupa no es ajeno a este contexto "extir-
pador". Ya en la dedicatoria que hace fray Martín de León al arzobis-
po de México, don fray García Guerra -dominico corno él mismo-
menciona esta finalidad. Dice así refiriéndose al objetivo de su libro:
18. Cf. Particularmente CONSTANTINO BAYLE, Los clérigos .Y la extirpación de la
ldolat"/'ia entre los neófitos americanos en: MH 3, 1946, 53-98; P. BORGES, La extir-
pación de la idolatria como método misional, en "Missionalia Hispanica", 47, 1957,
193-270. FERNANDO DE ARMAS MEDINA, La pervivencia de las idolatrias y las visitas
para extúparlas, en "Boletín del Instituto Riva-Agüero", 7, 1966/68, 7-28; PIERRE DUVI-
OLS, La lutte contre les religions autochtons dans le Pérou colonial; l'extirpation de
l'idolatrie entre 1532 et 1660, Institut Franc;ais d'Etudes Andines, Lima, 1971, tra-
duce. castellana UNAM, México, 1977. Recopilación de estudios más recientes en:
RAMos, GABRIELA - URBANO, HENRIQUE, [Comp.], Catolicismo y extirpación de idola-
trias. Siglos XVI-XVIII. Charcas, Chile, México, Perú, "Cuadernos para la Evange-
lización en América Latina", 5, Centro de Estudios Regionales Andinos "Bartolomé de
Las Casas", (Cuzco 1993). El mismo Centro ha iniciado una serie llamada "Monumen-
ta Idolátrica Andina". El primer tomo apareció con el siguiente título: GARCfA CABRERA,
JUA.'1 CARLOS, Ofensas a Dios. Pleitos e injurias. Causas de idolatrias y hechicerias.
CaJatambo. Siglos XVII-XIX, Monumenta Idolátrica Andina l/Cuadernos para la His-
toria de la Evangelización en América Latina 10, Centro de Estudios Regionales Andi-
nos "Bartolomé de Las Casas", Cuzco, 1994. Véase tanlbién más recientemente: JOSEP-
ICNASI SARANYANA, [Dir.], Teología en América Latina 1: Desde los origenes a la guerra
de Sucesión, Capítulo VII: Visitadores, extirpadores y "Tratados de idolatrias",
redactado por ANA DE ZABALLA BEASCOCHEA, Vervuert - Iberamericana, Frankfurt -
Madrid, 1999, 257-282.
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO 000 43
[ ... ] dar [ ... ] un methodo, un camino christiano que les llevase al conoci-
miento del verdadero Dios y extiIpación de la Ydolatría, entre quienes
han quedado en algunas partes algunos malos resabios desto [ ... ] Doctri-
na catholica y clara en detestación de la Y dolatría, supersticiones y ritos
y ceremonias con que ahora han salido algunos indios, como V. Excelen-
cia supo y resultó de la visita pasada del año de 1610 ... "19
Efectivamente en la visita realizada por el arzobispo a su diócesis
en 1610, habían aparecido brotes de idolatría oculta. Esta experien-
cia es la que lo determina a nuestro fraile a escribir y dedicar su li-
bro al obispo-virrey de México.
Fray Martín también es consciente de estar ante una sociedad in-
diana cristiana. Por eso el libro está destinado a conseguir este fin
"desde que uno se convierte de gentil o tiene uso de razón hasta que
muera ... ". Ahora bien, el proceso de conversión de los "inicios" de la
evangelización había sido defectuoso según nuestro fraile. Nos per-
mitimos citar aquí un largo texto del Camino del Cielo que introdu-
ce a la exposición del calendario mexicano "que pongo antes de los
confesionarios para que los confesores vayan advertidos de sus co-
sas". En él fray Martín explica el proceso de lo que hoy llamaríamos
sincretismo o yuxtaposición religiosa:
En esto de las idolatrías y supersticiones destos Indios y la ocasión
que han dado para que siempre los ministros de la Santa Fe Cathóli-
ca anden la barba sobre el hombro y alerta para deshazer los lazos y
enredos del demonio fue la causa por que a los principios aun no en-
tendiendo las cosas de la fe, ni aun apenas quien se las enseñase, ni
aver visto milagros ningunos, entonces se declararon luego por Ch-
ristianos, y que recivían a Nuestro Señor Iesu Christo por Dios y Se-
ñor y que querían servirle y obedecerle, como todos los otros Chris-
tianos por que no repugnava a su II secta [f 95/v] el tener muchos
dioses, antes tenían mandato que qualquier dios que de otras partes
llegase, lo colocasen entre sus dioses y lo adorasen. Y así pensaron
hazer con nuestro Dios y Señor y con su santa Fe Catholica creelle a
vueltas de sus dioses. Y así al tiempo y quando les dezían que dexa-
sen sus dioses, que eran piedras y palos y demonios y destruyesen
sus ídolos y su culto, renegando dellos y de todas sus ceremonias y
19. Camino del Cielo, f ni Iv.
TEOLOGIA 74 (1999)
44 FERNANDO GIL
servicio, esto no lo hizieron luego, antes muy de pensado y platicado
entre si, determinaron no dexallos jamás en ningún tiempo, como se
ha hallado después acá en muchas partes entre los principales y sá-
trapas dellos, aviéndoles dicho el demonio que esta sujeción de los
españoles, lo había permitido por su descuido y por la poca cuenta
que tenían del culto y sacrificios de sus templos que tuviesen pacien-
cia que pasados ochenta años los pondría en su libertad, y que así les
mandava que el obedecerlos fuese siempre por fuer"a ya no poder
mas y que después premiaría a los que peor les huviesen obedecido.
y como ven ya los ochenta años cumplidos y las escuelas llenas de
muchachos y que cada año vienen tantos de España, han perdido ya
esta esperan"a y lo tienen por cosa de risa, como a mi me ha pasado
con dos de ellos en diferentes lugares. Y así lo primero que era el re-
cevir a nuestro Dios verdadero, luego lo afirmaron con mucha humil-
dad y lágrimas. Ya lo segundo, que era el dexar los ídolos y renegar de
ellos, no dixeron nada mas de bien está, y ninguno descubrió el mal
propósito de todos en esta materia. 20
La lectura que hace nuestro fraile del proceso seguido es que el
"demonio les ofreció a estos Indios algunas disimulaciones para po-
der disimular algunas idolatrías a vista de los españoles y ministros
para huir de ser conocido." Lo escondido de la idolatría es por tanto
un ardid del demonio y hay que descubrirlo para abrirle los ojos al
pueblo indígena ya bautizado. Cuáles son estas "disimulaciones" se-
gún fray Martín. En el contexto de la descripción del calendario me-
xicano expone algunas:
- En vez de matar hombres, matan animales.
- En las fiestas que hacen en sus barrios, festejan al santo o san-
ta y muchos de ellos honran al ídolo de sus antepasados.
- Ponen imágenes en las andas y adentro de ellas sus ídolos.
- Ponen nombres de ídolos a advocaciones cristianas, por ej.
Guadalupe por Tonantzin; San Juan por Tlacatelpochtli, etc.
- Usan de las fiestas del calendario cristiano pero en realidad feste-
jan las del calendario litúrgico de sus propios dioses: por ejemplo el2 de
febrero es también el primer día del calendario llamado Atlacahualo.
20. Camino del Cielo, f 95r-v.
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO ... 45
Podemos concluir por lo tanto, que el contexto de la obra Camino
del Cielo es fuertemente anti-idolátrico. Uno de los ejes de la pastoral
reinante en los comienzos del siglo XVII es la preocupación por deste-
rrar todo vestigio de las religiones anteriores. La obra de fray Martín
quiere ser en este sentido, un instrumento pastoral para los misioneros.
b. La lengua náhuatl, una lengua imperial
Sin bien podemos constatar esta fuerte impronta negativa en tor-
no a las creencias de los antiguos mexicanos, sin embargo nuestro
fraile no por ello quiere desterrar el uso de la lengua con la que se ha-
bía adorado a esos mismos dioses. Es más, podemos percibir una va-
loración y hasta admiración por la perfección de la lengua náhuatl.
El náhuatl comienza a aparecer en la escena de la altiplanicie del
Valle de México en el entorno de la civilización tolteca y su ciudad
Tula en los siglos X-XII d.C. Se conocen sin embargo variantes ante-
riores que datan ya del siglo VI d.C. Fue luego incorporado por los
mexicas o aztecas convirtiéndolo en lengua imperial durante todo el
siglo XV y la primera parte del XVI hasta el colapso del imperio por
mano de los españoles.
21
Con la llegada del Europeo al Nuevo Mundo y su capacidad de co-
dificar la lengua -inaugurada en el caso de la lengua "romance" caste-
llana por la Gramdtica castellana de Antonio de Nebrija en 1492- que-
dó el camino expedito para "reducir a Arte" las lenguas americanas.
De todas ellas, la lengua de los mexicanos fue la primera. En efecto ya
en 1547 aparece la primera gramática de la lengua náhuatl escrita por
el gran nahuatlahto franciscano fray Andrés de OImos.
22
Unos años
después la obra va a ser complementada con un Vocabulario en Len-
21. Cf. LEÓN PORTIUoA, IMP NAH, xüi-xv.
22. ANDRIts DE OLMOS, OFM, Arte de la Lengua mexicana, Manuscrito de la Bib-
lioteca Nacional de Madrid; edición digital en CD, en: Obras eMsicas sobre la Lengua
NáhuaU, Ascensión Hemández de León-Portilla (comp.), Colección Clásicos Tavera,
16, Serie IX, vol.8: Fuentes lingüísticas indígenas. Existen también varias ediciones
facsimilares inauguradas por la de Rémi Siméon en París, 1875.
TEOLOGIA 74 (1999)
46
FERNANDO GIL
gua Castellana y Mexicana elaborado por otro franciscano, fray Alon-
so de Molina, e impreso en las prensas mexicanas en 1555.
23
Sería largo recorrer todo el camino desarrollado en la ingente ta-
rea de codificar la lengua y por lo tanto hacerla propia para transmi-
tir el mensaje evangélico. Deseamos, sin embargo, mostrar la valora-
ción que tienen todos los autores sobre la propiedad y la elegancia
de la lengua náhuatl para expresar las realidades más profundas de
la existencia humana.
24
Lo hacemos dejando hablar a un testimonio
un poco más tardío al período que estudiamos. Se trata del Jesuita
criollo, Francisco Javier Mariano Clavijero.
25
Entre 1779 y 1881, es-
tando extrai\ado de su patria, logra publicar su Storia antica del
Messico en cuatro tomos.
2G
23. MOUNA, ALONso DE, OFM, Aquí comien¡;;a un Vocabulario en la Llmgua Castel-
lana Y Mexicana, compuesto por el muy Reverendo Padre Fray Alonso de Malina,
Guardián del convento de Sant Antonio de Tetzcuco, de la Orden de los Frayles
Menores, México, en casa de Juan Pablos, 1555. Años después salia nuevamente pero
muy enriquecido: Vocabulario en lengua castellana y mexicana, y mexicana y
castellana, en México, por Pedro Ocharte, 1571; edición facsímil, estudio preliminar
de Miguel León Portilla, Porrúa, México, 1977.
24. Debemos a Miguel León Portilla el haber abierto la puerta en nuestro tiempo
a la valoración del pensamiento metafísico de la cultura náhuatl. Ya se ha convertido
en un clásico su obra Lafilosofía náhuatl estudiada en sus fuentes, primera edición,
Instituto Indigenista Interamericano, México, 1956; 8" edición con un apéndice nuevo
UNAM, México, 1997.
25. Francisco Javier Mariano Clavijero era hijo de la tierra mexicana. Nació en la
ciudad de Veracruz en 1731. Desde su temprana infancia, en contacto con los indíge-
nas de la Mixteca, aprende el náhuatl, el otomí y el mixteca. Su padre, don Bias Clavi-
jero, oriundo de la zona de León, al poco tiempo de llegar a la Nueva España se con-
vierte en Alcalde Mayor de Tezuitlán y más tarde en Xicayán de la Mizteca. El 13 de
febrero de 1748 entra en la Compañía de Jesús. Destinado en sus primeros años a la
enseñanza de las letras y la filosofía, enseña tanto Aristóteles corno también algunos
filósofos modernos corno Descartes, Leibniz, Newton etc. Enseña en el Colegio de San
Ildefonso de México, en el San Gregorio también de México y en el de Valladolid.
Finalmente en el Colegio de Guadallljara recibió el decreto de extrañamiento de los
Jesuitas de los reinos de España y el 25 de octubre de 1767 fue embarcado junto con
sus hermanos rumbo a Italia. Radicado primero en Fcrrara y luego en Bolonia, Fran-
cisco Javier se dedicó a escribir su magna obra histórica, la Ilistoria Antigua de Méx-
ico. Muere en 1787 a los 55 años de edad. Cf. CUEVAS, MARIANO, Prólogo a la Historia
Antigua de México de Francisco Javier   Editorial Porrúa, Colección Sepan
Cuantos 29, México, 7" edición, 1982, p. x.
26. Ccsena, apud Gregario Bisiani, 1780 y 1781. Un año después publica también
un Breve mgguaglio della prodigiosa e rinomata immagine della Madona de
Guadalupe del Messico, Cesena, 1782.
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO ... 47
Para nuestro propósito nos detendremos en la argumentación
que hace para refutar las opiniones de dos eruditos europeos, el ale-
mán Paw y el francés Charles-Marie de La Condamine. Estos afinna-
ban que las lenguas nativas americanas eran totalmente inapropia-
das para traducir ténninos morales y metafísicos. Mas aún, el
primero deCÍa que no eran propias ni para contar hasta tres. Clavije-
ro argumenta en contra con ironía e indignación criolla. De Paw di-
ce: "Yo sabía [ ... ] que los mexicanos tenían voces numerales para sig-
nificar cuántos millares y millones querían; pero Paw [ ... ] sin salir de
su gabinete de Berlín [ ... ] sabe todo lo contrario y no hay duda que lo
sabrá mejor que yo, porque tuve la desgracia de nacer bajo un clima
menos favorable a las operaciones intelectuales."27 Con respecto a La
Condamine, Clavijero nos transcribe su opinión sobre las lenguas
americanas, para enseguida refutarlo de fonna más positiva. DeCÍa el
cosmógrafo francés:
Tiempo, duración, espacio, ser, sustancia, materia, cuerpo. Todas es-
tas palabras y muchas otras no tienen voces equivalentes en sus len-
guas, y no sólo los nombres de los seres metafísicos, pero ni aun de
los seres morales, pueden explicarse por ellas.
La argumentación del jesuita va en una doble dirección. En pri-
mer lugar la misma lengua latina para hablar con propiedad de tér-
minos metafísicos griegos, tuvo que inventar palabras nuevas. Como
testimonio de ello Clavijero cita a Cicerón "que sabía tan bien la len-
gua latina y floreció en los tiempos en que estaba en su mayor per-
fección [ ... ] ¿Cuántas veces se vio precisado a crear nuevas voces
equivalentes en algún modo a las griegas porque no las encontraba
entre las voces usadas por los romanos?" En segundo lugar las mis-
mas lenguas romances europeas "aquellas que hablan los filósofos
de Europa" -dice con cierta soma Clavijero-, "¿tenían palabras sig-
27. CLAVLlERO, Historia, Libro X, 544.
TEOLOGIA 74 (1999)
48
FERNANDO GIL
nificativas de la materia, la sustancia, el accidente y otros semejan-
tes conceptos?".
Los mexicanos antiguos no tuvieron palabras que tradl.\ieran es-
tos mismos conceptos, dice Clavijero, porque no se ocuparon nunca
de la metafísica (formalmente). No por esto deja de ser una lengua
apta para pensar y expresar el ser de las cosas. Dejemos que Clavije-
ro mismo lo exprese:
Pero no por esto es tan escasa su lengua en términos significativos de
cosas metafísicas y morales como afirma La Condamine [ ... ] antes
aseguro que no es tan fácil encontrar una lengua más apta que la me-
xicana para tratar las materias de la metafísica, pues es difícil de en-
contrar otra que abunde tanto en nombres abstractos, pues pocos
son en ella los verbos de los cuales no se formen verbales correspon-
dientes a los en io de los latinos, y pocos son también los nombres
sustantivos o adjetivos de los cuales no se formen nombres abstrac-
tos que significan el ser o, como dicen en las escuelas, la quididad de
las cosas, cuyos equivalentes no puedo encontrar en hebreo, ni en
griego, ni en latín, ni en francés ni en italiano, ni en inglés, ni en es-
pañol, ni en portugués, de las cuales lenguas me parece tener el co-
nocimiento que se requiere para hacer el cotejo.28
A continuación Clavijero expone unas 70 palabras que significan
conceptos metafísicos y morales tales como tlamantli (cosa), seliztli
(esencia), neltiliztli (verdad) ometiliztli (cualidad) teitiliztli (trini-
dad), nejolnonotzaliztli (reflexión) cahuitl (tiempo) tlacatl (persona),
tlacajotl (personalidad) y tlalcicpactlacojotl (humanidad) etc.
De Martín de León a Clavijero podemos trazar una línea constante
de autores que descubrieron en la lengua náhuatl una capacidad expre-
siva que los dejaba maravillados. La ardiente defensa que hace Martín
de León, sobre su capacidad para expresar términos teológicos y que
veremos en los párrafos siguientes, es un hito más de este recorrido.
28. CLAVLJERO, Historia, 546-547.
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO ... 49
6. La cuestión: ¿cómo hablar de un Dios trino
en la nueva lengua?
a. Un antecedente
Unos años antes de la publicación del Camino del cielo, más pre-
cisamente cuando el siglo se mudaba, salían de las prensas de Mel-
chor Ocharte en el Convento de Tlatelolco, unas Advertencias para
los confesores de los naturales. Su autor, fray Juan Bautista, francis-
cano nacido en México hacia 1555 y profesor del insigne colegio de
Santa Cruz de Tlatelolco.
29
Fray Juan estaba preocupado porque al-
gunos confesores de los naturales exigían que durante la confesión,
se diera cuenta de toda la Doctrina Cristiana. Estos no impartían la
absolución hasta que el penitente demostrara saberla. Según fray
Juan Bautista las consecuencias fueron que "la gente plebeya y co-
mún recibía gran molestia y desconsolación" y además se "ponían
grandes escrúpulos a los confesores si no pedían cuenta de la Doc-
trina Cristiana a sus penitentes, diciendo que si así no lo hacían, pe-
canvan mortalmente. "30 Para evitar causar agravio a los indios y dejar
tranquila la conciencia de los confesores fray Juan proponía -luego
de fundamentar su posición en grandes doctores y teólogos- unas
"Preguntas de la Doctrina Christiana, para la gente simple y plebe-
ya quando se confiessa". A las preguntas del confesor, el penitente se
limitaba a responder: "sí creo" (Ca quemaca - en lengua náhuatI).
29. FRAY JUA:-¡ BAUTISTA, OFM, Advertencias para los confessores de los naturales.
En México, en el Convento de Santiago Tlatelolco, por Melchor Ocharte, 1600, 2 vols.
Versión digitalizada en CD-Rom, Obras Clásicas sobre la Lenguct Náhuatl, Colección
Clásicos Tavera, serie IX, vol. 8 Fuentes lingüísticas indígenas, DlGIBIS Publicaciones
Digitales. Una introducción a su obra en J. G. DlmÁN, Monumenta Catechetica His-
panoamericana 1, Publicaciones de la Facultad de Teología, UCA, Buenos Aires, 1984,
669-684. Cf. también LEÓN PORTILLA, ImpNah, n° 339, n, 53.
30. "Algunos sumistas y theologos dizen que los penitentes que no supieren dar
quenta de la Doctrina Xtiana quando se confessaren, no deven de ser absueltos hasta
que la sepan y den bastante cuenta della; y esto se practicó entre los confessores
algunos años. De lo qual, la gente plebeya y común ha recibido gran molestia y descon-
solación; y ansí ponían grandes escrúpulos a los confesores si no pedían cuenta de la
Doctrina Xtiana a sus penitentes, diziendo, que si assí no lo hazían pecavan mortal-
mente. Contra este rigor han escripto algunos theologos modernos reprehendiendo
esto y aún provando que este era yugo muy pesado, assÍ para los penitentes como para
los confessores ... " JUAN BAUTISTA, Advertencias, f 33v.
TEOLOGIA 74 (1999)
50
FERNANDO GIL
Ahora bien, llegado al final de este breve cuestionario, fray Juan
presentaba la principal dificultad que su experiencia le había mostra-
do. Esta residía precisamente en la comprensión y expresión del mis-
terio trinitario:
A lo que muchos han visto del trato de los Indios, en dos cosas yerran
notablemente algunos dellos, acerca del mysterio de la SS. Trinidad.
La una es acerca de la unidad de la esencia, y la otra acerca de la dis-
tinción real de la tres divinas personas."'
La formulación con la cual los misioneros habían enseñado el
misterio trinitario a los indígenas podía entenderse en un doble sen-
tido. El primer sentido era correcto, pero según el segundo de ellos
la divinidad recaía solamente en el Hijo:
Dios es Padre, Hijo y Spíritu Sancto, tres personas, una sola dellas
verdadero Dios. La qual es proposición herética, y casi todos los In-
dios la han entendido assí. Porque preguntados
inimeixtin personasme, ac yehuatzin neUi Dios
Qua! destas tres personas es verdadero Dios?
y habiendo de responder:
Ca huel imeixtintzitzin.
Todas tres personas son el verdadero Dios,
responden por la mayor parte:
Ca yehuatzin in Tepittzin, o caya iceltzin in Tepiltzin
Que sólo el Hijo es el verdadero DiOS.
32
Este era el error relativo a la unidad de la esencia, al cual fray
Juan sugería remediar con una nueva formulación de carácter redu-
plicativo: "todas tres ... son Dios verdadero". También existía un error
respecto a la distinción de las personas. El equívoco derivaba del uso
de un vocablo que todos presuponían significaba "trino". Sin embar-
go luego de un análisis etimológico, fray Juan demostraba que el sig-
nificado era "se entiende de tres maneras":
31. JUAN BAUTISTA, Advertencias, f 51v.
32. JUAN BAUTISTA, Advertencias, f 52r.
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO ... 51
Pero bien considerada y las partes de que está compuesto, meteiht-
totica no q.[uiere] d.[ecir] trino, sino dízese de tres maneras: por ser
compuesto de quatro vocablos, que son mo, ey, mihtohua, ca y así
meteihttotica q.[uiere] d.[ecir] dízese o nómbrase de tres maneras.
De lo qual se puede entender no haver mas de una persona de tres
nombres que se llama Padre, Hijo, y Spíritu Sancto; lo qual es mani-
fiesta heregía de Sabellio contra la verdad de la fe que confiessa la
distinción real de las tres divinas personas entre si con unidad de
esencia. 33
Tal el testimonio que nos deja fray Juan Bautista hacia el año
1600. Luego de casi ochenta años de predicación evangélica, las for-
mulaciones en náhuatl de los misterios centrales de la fe, no habían
encontrado todavía la precisión necesaria. Esto no se debía, como lo
afirma nuestro fraile, a la falta de capacidad de la lengua, sino al in-
correcto uso de ella por parte de los misioneros. Podríamos citar
otros casos similares anteriores y posteriores al aludido aquí. Baste
este para dar un marco al texto que deseamos presentar.
b. La posibilidad de usar el vocablo ''persona divina"
en náhuatl
Años después de las correcciones lingüísticas de fray Juan Bau-
tista, fray Martín de León daba a la imprenta su Camino del Cielo.
También preocupado por formular correctamente el misterio trinita-
rio en lengua náhuatl, propondrá una nueva variante, por cierto su-
mamente audaz. Hasta ese entonces la mayor parte de los textos ca-
tequísticos, habían mantenido una buena cantidad de vocablos
castellanos para evitar equívocos con la antigua religión de los mexi-
caso Términos como Espíritu Santo, Dios, Doctrina Cristiana, cruz,
sacramento etc., aparecían en castellano dentro de los textos en ná-
huatl. Entre ellos era común también encontrar la palabra persona.
Veamos brevemente un solo ejemplo para ilustrar lo que decimos. Se
trata de la Doctrina Cristiana en lengua española y mexicana escri-
33. JUAN BAUTISTA, Advertencias, f 53r.
TEOLOGIA 74 (1999)
52 FERNANDO GIL
ta por los religiosos de la orden de Santo Domingo y publicada en Mé-
xico en las prensas de Cromberger en enero de 1548.
34
El quarto artículo de la fe es: creer que aqueste Dios todopoderoso es
Spfritu Sancto. Y aquestas tres personas: el padre es verdadero Dios;
y el hijo es verdadero Dios y el Spíritu Sancto es verdadero Dios. Y
no son tres dioses sino un dios; y aqueste Dios verdadero son tres
personas y no sola una persona. Desta manera lo aveys de creer pa-
ra ser salvos
Ynic nauhtetl neltoconinic neltoca yuehuatcin in Dios mochiuelli ca
Spiritu Sancto. Auh ca ynimeyxtin personas me intestatcin uel nelli
Dios; yuan intepiltcin uel nelli Dios; yuan Spiritu Sancto uel nelli
Dios; ca amo yeyntin tetehuj ca ce Dios; auh yni cel uel nelli Dios; ca
yeintin personas me; ca amo c;a ce persona; ca yuhy anquimonel to-
quetizquiynic uc! amomaquixtizque.
Pues bien, nuestro fraile propondrá, luego de consultar con los
mejores peritos de su época y de someter su propuesta a la censura
eclesiástica, asumir un término náhuatl para hablar y transmitir el
concepto de persona divina. Esta era una verdadera novedad ya que,
aparentemente, no se encuentran hasta ese momento textos que apli-
caran el término teotlacatl a las personas divinas.'15 Por ejemplo, la
gran obra del insigne nahuatlahto, fray Bernardino de Sahagún, el
Códice Flor-entino, no contiene ninguna ocurrencia.
s6
Tampoco apa-
rece en el ya citado Vocabulario de fray Alonso de Molina.
37
34. Edición facsimilar, prólogo de R. Menéndez Pidal, Ediciones de Cultura His-
pánica, Colección de Incunables Americanos. Siglo XVI, Madrid, 1944.
35. Según las averiguaciones que hemos podido realizar, no aparece en la vasta lit-
eratura catequística náhuatl anterior a nuestro autor, el uso del término teotlácaU.
Agradezco las comunicaciones que he recibido en este sentido en la lista electrónica
NAHUAT-L de las siguientes personas expertas en lengua náhuatl: Louise M. Burkhart,
Joe Cambell, Frances Kartunnen y Tezozomoc, Cf. <nahuat-l@server.umt.edu>, 18 de
febrero al 24 de febrero, 1998, archivado en <http://www.umt.edwhistory/nahuatl>.
36. Agradezco la comunicación de Tezozomoc, quien me listó de su extensa base
de datos todas las ocurrencias de la palabra tlacatl y sus variantes en el Códice Flo-
rentino y otra literatura náhuatl.
37. Cf. MOLINA, Vocabulario, f 101 Y 115v.
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO ... 53
La exposición y argumentación que hace fray Martín de León
abarca los folios n ii a n iiii del Camino del Cielo y tiene como títu-
lo lo siguiente:
Razones para satisfacer a la duda que en razón de este vocablo "per-
sona divina" ha avido y su declaración en la lengua mexicana, con es-
te vocablo y término (Teotlacatl) con que queda probado y averigua-
do ser el potissimo
38
y no haber otro que tan bien lo signifique.
Martín de León comienza constatando que tanto en latín como en
"romance" la palabra persona no se aplica sin más a las personas divi-
nas. Persona de hecho significa en primer lugar -siguiendo en esto a
Boecio- una substancia individual e incomunicable de naturaleza ra-
cional.
39
Esta definición boeciana puede ser aplicada tanto a una natu-
raleza humana, angélica o divina. Siguiendo a Santo Tomás, explica
también que el nombre persona es algo común indiferente a cualquier
naturaleza intelectual." La razón común de persona se determina con
ciertos "additos" de tal manera que si se trata de una naturaleza inte-
lectual humana, será persona humana, si fuere naturaleza intelectual
angélica, persona angélica y si divina, persona divina. Se sientan las
bases por lo tanto para el uso analógico del término persona.
El segundo paso de la exposición consiste en mostrar cómo en
cualquier lengua e idioma, el nombre que ha de corresponder a la per-
sona debe indicarse "en concreto como supuesto y no en abstracto co-
mo forma". Dicho de otra manera, para que el idioma náhuatl se pue-
da expresar correctamente con respecto a las personas divinas, debe
poder diferenciar nombres concretos de nombres comunes. Fray Mar-
tín da varios ejemplos del habla náhuatl que confirman esta regla.
Dejando sentado lo anterior, se muestra cómo en la lengua mexi-
cana el vocablo TlacaU se usa para significar una "cosa principal y
señalada en las naturalezas que entienden y alcanzan" (inteligencia y
38. Potísimo, del latín potissimus, acij. principalísimo, fortísimo, Diccionario de
la Lengua Española de la Real Academia, 1992.
39. Persona est rationalis natura individua subslancia, PL 64, 1343.
40. Cf. SANTO ToMÁS DE AQUINO, Summa Theologica, 1, q. 29, a. 1, ad primum.
TEOLOGIA 74 (1999)
54
FERNANDO GIL
voluntad). Al vocablo Tlacatl se le agregan "adiunctos" para que se
entienda a qué naturaleza se está refiriendo, por ejemplo al demonio
se lo llama Tlacateocolotl, a los hombres Tlacalticpacatlaca, a los án-
geles Ylhuicactlacatl etc. Visto esto, y que además de hecho no apa-
rece aplicado a otros seres no racionales, fray Martín concluye que
es propio aplicárselo a Dios. Y de hecho es así -dice nuestro fraile-
ya que se lo designa Teotlacatl.
Teotlacatl designa pues a la persona divina, teniendo el prefijo
Teo que es nombre propio de Dios. Fray Martín va incluso a afirmar
que el uso en náhuatl es aun más correcto que el vocablo persona
usado en romance, aunque no explica porqué.
El texto se dedica en la última parte a responder a algunas obje-
ciones que podemos presumir se le presentaron a nuestro autor en la
censura a la que fue sometido el libro. A la objeción de que Teotla-
catl pudiera designar a la naturaleza o la personalidad común de las
tres personas divinas (caeríamos en un modalismo) fray Martín res-
ponde mostrando cómo el náhuatl tiene otra palabra que designa el
nombre en abstracto (como por ej. cuando decimos "la divinidad").
En nalmatl tlacayotl significa "la superioridad [del entender en abs-
tracto, como tlacatl significa la persona en concreto".
No se puede tampoco decir que Tlacatl derive de la raíz Tlacati
(nacer) ya que si así fuera, la palabra convendría a los animales que
también nacen. Según nuestro fraile no se usa este vocablo para de-
signar el nacer de animales. Fray Martín responde también a quien
decía que Teotlacatl era un nombre equívoco. Si bien tlacatl es co-
mún o análogo a todas las naturalezas a la cuales conviene (natura-
lezas inteligentes y libres), con el prefijo Teo necesariamente ha de
decirse de Dios. La última objeción le da pie a nuestro fraile para re-
cordar el principio de eminencia de la analogía aplicada a las perso-
nas divinas. El texto pareciera tener como trasfondo el artículo ter-
cero de la questio 29 de la Suma Teológica del Aquinate: si podemos
emplear el nombre de persona aplicado a Dios.'! Como todo lo más
41. SANTO TOMÁS DE AQUINO, Summa Theologica, l, q. 29, a. 3, co. y ad 3.
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO ... 55
perfecto ha de atribuirse a Dios y "persona" es lo mas perfecto de to-
da naturaleza, el término puede aplicarse a Dios, recordando que "no
se ha de tomar con las imperfecciones que se dizen de las cosas in-
feriores, sino según la cosa significada, que sin imperfección se pue-
de hallar en Dios, como se halla en este nombre mexicano."
El último párrafo de nuestro texto revela que la intención de fray
Martín es dignificar al pueblo náhuatl ayudándolo a entender el mis-
terio de la fe y no sólo creerlo. Pareciera que responde a una última
objeción, la de quienes decían: si no entienden "fíense de la Igle-
sia ... ". Hay en este sentido -y con todas las limitaciones de la época-
un real intento de inculturar el mensaje del evangelio en la cultura
náhuatl, en este caso a través de la valorización de la capacidad ex-
presiva de la lengua.
c. Los peritos que suscriben la opinión
Tal vez uno de los aspectos más notables del texto que nos pre-
senta fray Martín de León, sea el grupo de peritos en náhuatl que
apoyan y suscriben con su firma, el uso de Teotlacatl para designar
a las personas divinas. Todas las órdenes religiosas presentes en la
Nueva España se encuentran representadas: dominicos, francisca-
nos, agustinos y jesuitas. Aparentemente todos ellos dieron parece-
res particulares ofreciendo sus dictámenes sobre el tema. Lamenta-
blemente no contamos hoy con estos pareceres que habrían
quedado en el Archivo del Convento de Santo Domingo de México.
Algunos de estos autores son más conocidos, otros menos. Ofrece-
mos aquí, una pequeña biografía de algunos de ellos (la lista com-
pleta puede cotejarse al final del documento).
Fr. Francisco Muñoz OFM, Prior: aparece como teniendo 30 años
en 1570 y siendo "confesor de indios en la lengua mexicana".42 No es
42. Cf. MENDIETA, JERÓNIMO DE, OFM, Los nombres de losfmiles de San Francis-
co que están al principio deste arlo de 1570 en la provincia de México que se l/lIma
del Santo Evangelio, y sus calidades, ms. en el Instituto Valencia de Don Juan,
Madrid, signo inVÍo 25, docs. 288-499 sin numerar, f 34-45, publicado en: MANUEL CAS-
TRO Y CASTRO, Lenguas ind'ígenas americanas trasmitidas por los franciscanos del
siglo XVI, Apéndice 1, en Los Franciscanos en el Nuevo Mundo, Actas del II Congre-
so Internacional, Deimos, Madrid, 1987, p. 562, n° 80.
TEOLOGIA 74 (1999)
56
FERNANDO GIL
imposible, por lo tanto, que en 1610, a la edad de 70 años, fuera prior
del convento de San Francisco de México.
Fr. Jerónimo de Zárate OFM (1589-1630): nace en México; fue
guardián del Otumba; luego pasa a las uúsiones de Nuevo México
con Vázquez de Coronado y Juan de Oñate. En tomo a 1627 escribía
la siguiente obra: Relaciones de todas las cosas en el Nuevo Méjico
se han visto y sabido, así por mar como por tierra, desde el año
1538 hasta el de 1626.
43
Fr. Diego de Contreras OSA, Ministro: aparece como provincial
de los agustinos en 1601, dando aprobación a la obra de fray Juan
Baptista, OFM, Advertencia para los confesores de los naturales."
Dice respecto a la obra que será de mucha utilidad a los ministros ya
que contiene "tantas verdades, tantas dudas resueltas y tantos privi-
legios declarados (cosa que tanto se ha deseado) que aún los más
doctos se holgarán de ver cosas tan nuevas y tan bien decididas".
Conservamos asimismo dos hojas impresas con los anuncios de la
defensa pública de su tesis para la licenciatura en Sagrada Teología
en la Universidad de México del 1 de agosto de 1593.
45
Fue también
Calificador del Santo Oficio de la Inquisición.
Juan de Tovar SJ (1546-1626): nacido en la ciudad de México ha-
cia 1546, al parecer de origen mestizo. Se ordenó sacerdote en 1570.
Fue el tercer mexicano en entrar a la Compañía de Jesús, e13 de ju-
lio de 1573. Era en ese momento "prebendado de la santa iglesia me-
tropolitana y secretario de su ilustre cabildo, sujeto de grandes pren-
43. Publicado en: Documentos para la historia de México, 3
a
Serie. México, 1856,
pp. 1-55; cf. CASTRO y CASTRO, MA:-IUEL DE, Fuentes documentales para la historiafran-
ciscana de América, en "Archivo Ibero Americano" 46, 1986, 153-154.
44. Cf. BM, W 179 (115), p. 466.
45. CL BM, N° 125 Y 126, pp. 413-414; cf. también el Proceso en el grado de Lic.
en Sagrada Teología del Padre Presentado fray Diego de Contreras, del Orden de
San Agustín, mecenas, D. Luis de Velasco, grado el 19 de agosto de 1593, en el Archi-
vo de la Real y Pontificia Universidad conservado en el Arclúvo General de la Nación,
México; cf. noticia en FERNÁNDEZ DE RECAS, GUILLERMO S., Grados de licenciados, mae-
stros y doctores en Artes, Leyes, Teología y todas facultades de la Real y Pontificia
Universidad de México, Biblioteca Nacional de México, Instituto Bibliográfico Mexi-
cano, UNAM, México, 1963, 40.
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO ... 57
das y excelente en la lengua mexicana, con que sirbió muchos años
y de cuyas grandes virtudes habrá mucho que hablar en adelante":6
Luego de su noviciado, ayuda heroicamente en las pestes acaeci-
das en 1575, dedicándose a la confesión de los indios ya que los Pa-
dres jesuitas fundadores todavía no habían aprendido la lengua. Es
luego trasladado a la nueva casa de Tepotzotlán en 1580. Alegre ano-
ta allí que tanto Tovar como su compañero Hemán Gómez eran "in-
signes en la lengua otomí, mazagua y mexicana."47 Esto es confirma-
do por otro documento fechado en 1596 que enumera a los "Padres
y Hermanos que en esta Provincia de la Nueva España saben len-
guas y las exercitan y de los que attienden a deprenderlas". En
efecto, en primer lugar aparece el P Juan de Tovar que "sabe muy
bien la lengua mexicana y se ha exercitado en confesar y predicar
desde que entró en la Compañía que avrá más de 23 años":s
Según testimonio de Gaspar de Villerías, Tovar compuso y tradu-
jo un catecismo "de lengua española en mexicana, con tanta pulicía
y elegancia, que incitó y movió assí a los nobles mexicanos, como a
los más rudos y viles macehuales, a que lo deprendiessen, reducien-
do las cosas más principales de los misterios de la fe, en forma de
diálogo breve; y enseñolo con tanta destreza, y fueron las pláticas y
sermones que, en su declaración hizo tan provechosos, que decían y
confesavan los indios no ayer ellos hasta entonces sido christianos,
pues no avían entendido con tanta claridad y abundancia de seme-
janzas Ca que ellos son muy aficionados) los misterios y artículos de
nuestra santa fe".4"
46. ALEGRE, FRANCISCO JAVIER, SJ, Historia de la pmvinci.a de la Compaiiía de
Jesús en la Nueva España, edición de Emest J. Burrus y Felix Zubillaga, Roma,
1956-1960, r, 136.
47. ALEGRE, Historia, r, 265.
48. ALEGm:, Historia, r, Apéndice XXI, 575.
49. VILLERÍAS, GASPAR DE, SJ, Relación breve de la venida de los de la Compañía de
Jesús a. la Nueva España .... año de 1602, versión paleográfica ... por Francisco
González de Cossío, México, 1945, cap. 15.
TEOLOGIA 74 (1999)
58
FERNANDO GIL
En 1620, seis años antes de su muerte, pierde la vista y queda cie-
go. Se encuentra en ese momento en San Gregorio de México. Mue-
re santamente con el apodo de "el Javier de Nueva España"5o después
de haberse dedicado 53 años a la misión entre indígenas.
En el mismo Colegio de San Gregorio, el19 de agosto de 1611, fir-
ma su parecer sobre la obra de Martín de León como perito en len-
gua náhuatl y por comisión del Chantre, Juan de Salamanca. El pare-
cer es en extremo elogioso. Dice Tovar que "pues no sólo no hay cosa
contra ella [la obra] sino antes para favorecerla y apoyarla, es mi pa-
recer no solo de que se pueda imprimir, mas de que debe mandarlo
quien puede".51
Juan de Ledesma SJ (1574-1637): profesor de humanidades y Fi-
losofía en el Seminario de San Ildefonso (1604). Fue el segundo crio-
llo que ocupó la cátedra de Teología en la Universidad de México.
Enseñó durante más de 30 años. Fue tanlbién consultor de muchos
obispos. De un total de al menos 14 obras que dejó escritas conser-
vamos solamente el manuscrito titulado, De ideis divinis fechado
en 1619.
52
En 1619 es elegido secretario de la novena congregación
provincial."" Conocemos también la aprobación que dio para el Con-
fessionario en lengua Mexicana de Bartolomé de Alva en 1634.
54
Diego de Sanestevan SJ (1564-1637): además de firmar el parecer
sobre la utilización del vocablo Teotlacatl para significar Persona di-
vina hace la censura de la parte escrita en romance. Según el Catálo-
50. ALEGRE, Historia, n,388.
51. Camino del Ci,elo, f 1fiiilv. Para un elenco de la obras de Juan de Tovar y el
problema del llamado Códice Rarnírez cf. B¡;RRUS, ERNEST, Pioneer Jesuit Apostoles
among the Indians of New Spain (1572-1604) Ignatian Principies put in practice,
en "Archivum Historicum Societas Iesu" 25, 1956, p. 594 Y LAFAYE, JACQUES, Le manu-
sent Tovar de la John Cm·ter Brown Libran).' Attribution etfiliation, en Melanges
de la Casa de Velá$quez, 6, Paris, 1970.
52. Cf. YHMOFF CABRERA, JESÚS, Catálogo de obras manuscritas en latín de la Bib-
lioteca Nacional de México, UNAM, Instituto de Investigaciones Bibliográficas, Serie
Guías N" 4, México, 1975, N" 296 p. 210; SARANYANA, Teología en América Latina 341.
53. Cf. los documentos más importantes en ALEGRE, Historia, n, G40-643.
54. ALVA, BARTOLOMÉ DE, Confesionario mayor y menor México, 1634. Edición con
traducción inglesa: Edited by Barry D. Sell and John Frederick Schwaller with Lu Ann
Homza, lJniversity of Oklahoma Press, 1999.
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO ... 59
go de los Padres que sabían lenguas indígenas de 1596, aparece en el
Seminario de S. Ildefonso en la ciudad de México y que "sabe media-
namente la lengua mexicana y se ha exercitado en confessar en ella
cinco años; ahora hace officio de confessor en este seminario."" Ha-
bía nacido en la Villa de Palma, Obispado de Córdoba en Andalucía.
Ingresó en 1580 en la Compañía de Jesús. En 1584 fue destinado a la
provincia de Nueva España donde terminó sus estudios y en 1590 se
ordenó de sacerdote. Inmediatamente es destinado a leer el curso de
Artes en el Colegio Máximo de la Compañía, cosa que realiza entre
1590 y 1596. Continúa luego en el mismo colegio de México enseñan-
do teología. "De la cátedra de Teología paso a la de Vísperas; después
a la de Prima, gastando en estas ocupaciones espacio de 20 años."
Desde 1613, es confesor del recién llegado Virrey D. Diego Fernán-
dez de Córdoba, Marqués de Guadalcázar (1613-1621). En 1621 el Vi-
rrey consigue permiso para llevarlo a su nuevo destino como Virrey
en el Perú. Parece que viajó a Lima llevando "catorce cajones de li-
bros" cosa que no edificó a sus compañeros porque era "bien ageno
de lo que en la Compañía se usa". Habiendo cesado el Marqués en su
función en el Perú vuelve a España, llevando una vez más a su con-
fesor. De Sevilla, Santestevan vuelve a México en 1624, donde segui-
rá siendo confesor de Virreyes y persona muy consultada en todo ti-
po de asuntos. Muere el 28 de febrero de 1637, en el Colegio Máximo
donde había pasado la mayor parte de su vida. Pérez Rivas informa
que en el entierro "los que más se esmeraron fueron los padres de
Santo Domingo, cuyo prior e que había sido discípulo del Padre) en-
vió por la mañana a dar el pésame al padre provincial y a la tarde en-
vió al entierro los padres más graves y maestros de su religión".56
Agustín Cano SJ (1559-1622): nació en la ciudad de México y en-
tró en la Compañía de Jesús en 1576. Hasta 1600 ejerció su actividad
pastoral entre los indios de México y Puebla. En 1601 es nombrado
55. AU:GHE, /listoria, I, Apéndice XXI, 578.
56. PÉREZ DE RrVAS, ANDRÉS, SJ, Crónica e Historia religiosa de la provincia de
la Compmiía de Jesús en México en Nueva Espmla, ms. original en la Library of
Congress, Washington D.C. Manuscript section, Mexican Transcripts n.5.; edición
moderna: México, 1986, TI, 29.
TEOLOGIA 74 (1999)
60
FERNANDO GIL
profesor de Teología positiva y luego de Sagrada Escritura.
57
Fue el
secretario de la octava Congregación Provincial de los jesuitas de
Nueva España en 1613.
58
Aparece en el Catalogo de los que en esta
provincia de Nueva España saben la lengua y se exercitan en ella. 59
Dice allí que: es "buen lengua mexicana para confessar y predicar;
está leyendo escritura". Muere el 23 de septiembre de 1622 siendo
rector del Colegio de Valladolid de Michoacán.
7. Conclusión
El Cam?:no del cielo de Fray Martín de León, se nos revela como
un auténtico esfuerzo por inculturar la fe en la lengua náhuatl. N o so-
lamente por la valorización de la lengua, sino también por el conti-
nuo aprecio que muestra hacia la capacidad del sujeto que la habla-
ba y la insistencia en que se asuma totalmente el náhuatl en la
trasmisión de la fe.
Respecto al vocablo Teotlacatl para designar a las personas divi-
nas debemos decir lo siguiente: aparentemente fray Martín está in-
troduciendo un neologismo en la lengua. Esta afirmación requeriría
todavía un trabajo más preciso sobre las fuentes, pero el hecho de
que no aparezca en el Códice Florentino de Sahagún es bastante sig-
nificativo. Lo que resulta interesante, es el aval dado a su uso por los
más grandes peritos de la lengua, como lo atestiguan las firmas del
parecer que analizamos.
Tal vez, una de las tareas pendientes sea rastrear la evolución de
este vocablo en la catequesis e instrumentos pastorales posteriores
a la publicación de la obra. Séanos permitido presentar aquí un bre-
ve testimonio. Se trata de la Doctrina pequeña Tepiton Teotlatolli,
57. Dice Alegre que "expuso doctísimamente los profetas mayores, las epístolas
de San Pablo y los cánticos del Nuevo y Viejo Testan1ento." ALEGRE, Historia, n, 345.
Sobre sus obras cf. EGUlARA y EGUREN, Biblioteca Mexicana, 1, n° 441-443.
58. Se conserva el documento autógrafo de las actas, fue publicado en ALEGRE,
Historia, n, 626-632.
59. Cf. ALEGRE, Historia, n, 552-555.
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO ... 61
dispuesta por el P Bartholomé Castaño de la Compañía de Jesús. Es-
ta pequeña obra, generalmente acompaña al Catecismo de Ripalda
que fue traducido a idioma mexicano por el Padre Ignacio de Pare-
des, sj. Fue una obra muy usada ya que se conocen ediciones que van
desde 1758 hasta 1940.
60
Efectivamente la obra usa el término "Teo-
tlacatzintli persona" para referirse a cada persona divina.
6l
Se usa el
Teotlacatl pero se mantiene también el castellano "persona". La mis-
ma fórmula usa fray Martín de León en el Conj"essionario menor y
breve para los que saben poca lengua, incluido al final del Camino
del cielo.
62
¿Querría decir esto, que después de la publicación del Camino
del Cielo se adoptó el uso de teotlacatl para hablar de las personas
divinas? No podemos afirmarlo con seguridad pero este y algunos
otros testimonios apuntan en esta dirección. Es de desear que otros,
con la suficiente autoridad en la lengua náhuatl, pudieran continuar
las investigaciones en la rica cantera que nos ofrecen estos textos,
testimonio del esfuerzo puesto en una evangelización que debía lle-
gar hasta las raíces más profundas de la cultura.
Fernando Gil
Facultad de Teología
Universidad Católica Argentina
pfemando@infovia.com.ar
60. CASTAÑO, BARTHOLOMÉ, SJ, Catecismo breve de lo que precisamente ha de saber
el cristiano, 1644, reimpreso en México por la Viuda de Joseph Bernardo de Hogal en
México, 1744; cC. LEÓN PORTILLA, ImpNah, n, N° 2082, 2089, 2090, 2286-89; GARcÍA
ICAZBALCETA, JOAQuIN. Apuntes para un catálogo de escritores en lenguas indlgenas
de América, impresión de 60 ejemplares en la imprenta particular del autor, México,
1866, N° 18. Esta pequeña doctrina fue también traducida al tarasco y otras lenguas.
61. En este caso teotlacatl se le agregó tzintli. El sufijo lzintli es un reverencial.
Se afí.ade a la raíz de sustantivos que terminan en -in -tli, -tl Y -li. El sufijo para plu-
rales es lzitzintin.
62. ¿Cuix ticmoneltoquitia y c;a ce huelnelli Dios, inixqchyhuelitizin Dios te Tátzin,
Dios tepiltzin, Dios Spiritu Santo, yeintzig Teotlacatzitzintin Personas auh ca ce in
huelnelli Dios? - ¿Crees en un solo Dios verdadero, Dios Padre, Dios Hijo, Dios Spíritu
Santo, tres Personas y un solo Dios todopoderoso? Camino del cielo, f 1241v.
TEOLOGIA 74 (1999)
62 FERNANDO GIL
8. APÉNDICE
Transcripción de los folios VViir. - 1f1fiiiir.
del Camino del Cielo
nii] Razones para satisfacer a la duda
que en razón de este vocablo "persona divina"
ha avido y su declaración en la lengua Mexicana,
con este vocablo y término (Teotlacatl)
con que queda probado y averiguado ser
el potissimo y no haber otro que tan bien
lo signifique
+
PARA que se entienda esto mejor, se advierte, que el nombre per-
sona en latín y romance, determinadamente no significa las divinas
personas en particular, sino una cosa común indiferente a qualquier
naturaleza racional o intelectual, con tal que en la tal naturaleza sea
substancia individua e incomunicable, como lo explican todos los
theologos, trayendo la común defmición de Boecio: "Persona est ra-
tionalis natura individua substancia",G3 y esta razon común se deter-
mina en diferentes naturalezas intelectuales, segun los additos [Le.
adiciones], que le llegamos para significarlas; y así, si fuere la natu-
raleza intelectual humana, será persona humana, si intelectual angé-
lica, será persona angélica, y si naturaleza divina, será persona divi-
na. y por estos additos, el nombre indiferente de suyo, se determina
a que en el misterio de la Sanctísima Trinidad, llamemos con gran
propriedad persona a qualquiera de las tres de la SS. Trinidad.
Mas se advierte, que en qualquiera lengua e idioma, el nombre que
ha de corresponder a la persona se ha de significar en concreto co-
mo supuesto y no en abstracto como forma, por que como también
notan los theólogos, los nombres concretos significan supuestos en
las naturalezas individuas, singulares e incomunicables, ultimamen-
te, lo qual no tienen los nombres abstractos que se significan como
comunicables a los supuestos y sujetos en quien se hallan o pueden
63. cr. BOETIUS, De duabus naturis, PL 64, p. 1343; cf. también SANTO ToMÁS,
Summa Theologica, l, q. 29, a. 1, ad primum.
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO 000 63

--
--------
Camino del Cielo! ffii
TEOLOGIA 74 (1999)
64
FERNANDO GIL
hallar. Y esta distinction no le falta a la lengua mexicana, pues los
que la saben bien, a cada paso la   tran, y es muy
facil provallo con exemplos, como Teuctli: el hidalgo, Teucyotl: la hi-
dalguía, PiUi: el caballero, Pillotl: la caballería, y otros muchos que
pudiera poner.
Esto supuesto, la lengua mexicana usa deste nombre Tlacatl pa-
ra significar una cosa principal y señalada en las naturalezas que en-
tienden y alcanzan; y determínanle con adiunctos, para que en parti-
cular se entienda qual es la naturaleza de quien se dize. Y así no se
halla en ella usado este nombre, ni aplicado a cosas que no tienen en-
tendifiÚento;G4 es el ejemplo en los hombres que son rationales, el
nombre con que comunmente se llaman es Tlacatl; por esta razón y
aun entre los hombres, para significar al Príncipe, que entre esa na-
turaleza más se señala, usan deste nombre muy de ordinario como
por antonomasia Tlacatl. Y viendo que el demonio entiende le llaman
Tlacatecolotl determinándole con aquel adiunto, para que se entien-
da de él y no de otro. Y porque los ángeles entienden (a distinción de
los hombres a quien llaman Tlalticpactlaca
65
) les llaman Ylhuicactla-
call.'.G Y según eso, significando este nombre en su uso, cosa racional
o intelectual, y no hallándose aplicado a otra cosa, bien se sigue que
con gran propriedad se usará en Dios, pues es intelectual, y esto pue-
de significar el nombre añadido algún addito, con que se entienda
quedar determinado a significar a solo Dios, y este nombre es Teotla-
catl que suena y corresponde a persona Divina, como Tlalticpactla-
catl corresponde a persona de la tierra o humana y Ylhuicactlacatl
corresponde a persona del Cielo o Angélica y Teotlacatl tiene el
adiunto Teo que es nombre proprio de Dios; y así, por sólo él se pue-
64. Efectivamente, no encontramos usos de la palabra tlacatl que no digan
relación a lo humano. Muchos de sus usos compuestos están relacionados con la pal-
abra hum,ma. Por ejemplo imiztlacatlatol, la palabra falsa, la palabra mentirosa; izt-
lacall, mentira; tlacatlahtoani, tlacatlatoani, hablador, orador; tlacatlahtolli, tlacat-
latolli, testimonio o habladuría
65. Según Molina, "hombres de este mundo".
66. Según Molina, Ilhuicatl, cielo; Ilhucacayotl, cosa celestial.
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO ... 65
de poner y significar muy propriamente persona Divina y de Dios, y
aun con más propriedad que con vocablo que comunmente solemos
dezir persona en romance. Y no se puede dezir que este nombre es
abstracto y ansí signifique o la naturaleza o la personalidad en co-
mún, que para eso tiene la lengua su proprio nombre abstracto que
es tlacayotl
67
que significa propriamente la superioridad entender en
abstracto, como Tlacatl en concreto significa la persona o la cosa su-
perior en entender. Y así el nombre de suyo no significa cosa de im-
perfección ni de otra cosa o partes de cuerpo, por que si e//sas
[niiij esas significara, no se pudiera atribuir a los ángeles, ni al de-
monio, a quien no pertenece por no tener cuerpo. Y vemos que siem-
pre se le atribuye según el uso conforme los additos que se han dicho.
Es también muy cierto (según lo dicho) que este nombre es radi-
cal simpliciter et absolute, impuesto para significar lo que se ha di-
cho y que no se deriva de otro alguno, que significa imperfección o
partes de cuerpo, porque lo que alguno podía dezir que sale o se de-
riva de Tlactli que significa un medio cuerpo de la cintura arriba, no
tiene eso apariencia de verdad, porque si lo fuera, no se atribuyera a
los ángeles y a los demonios a quien no conviene razón de cuerpo.
Tampoco se puede dezir que se deriva de otra voz que es Tlacati que
quiere dezir nacer, porque si saliera de allí se dixera con propriedad
del caballo y del león y de los demás animales a quien conviene na-
cer; y ninguno en la lengua les llama así con este nombre Tlacatl ni
tal se halla usado, y del angel y del demonio sí. Antes saben que el de-
monio no nació sino que fue arrojado con fuerc;a divina de cielo, co-
mo lo significan ellos mismos por uno de los nombres que le dan que
67. De los sustantivos primarios, el náhuatl forma sustantivos derivados agregan-
do sufijos a la raíz de la palabra Los sustantivos derivados pueden ser posesionales,
abstractos, reverenciales diminutivos, aumentativos y despectivos. Los abstractos se
forman agregando los sufijos -yoU o -oU. El sustantivo abstracto "expresa una cuali-
dad o atributo independientemente del stJjeto". Por ejemplo, de yaoU (enemigo) se
fonna yaoyotl (guerra); de nanUi (madre) se forma nanyotl (maternidad o lo mater-
nal); de tat/J: (padre) se forma tayotl (paternidad o lo paternal) etc. cí. THELMA D. SUL-
LlVAN, Compendio de gramática náhuatl, UNAM, México 1998, 35-37.
TEOLOGIA 74 (1999)
66
FERNANDO GIL
es Tzontemoc
68
el que bajó cabe<;a abajo como arrojado. Y así resta
entender, que ella es voz radical impuesta como se ha dicho y decla-
rado, para significar cosa divina en naturaleza que entiende. Y según
esto siendo nombre concreto y que significa singularmente al que así
es superior o individuo o a quien así conviene entender bien se con-
cluye que propriamente le convendrá a este nombre la definición de
persona arriba dicha, pues muestra el uso que ese nombre solamente
se atribuye a personas inteligentes y en naturaleza que entiende.
Tampoco se puede dezir que este nombre Teotlacatl es como el
otro Teopixqui porque el modo de significar es diverso y la compo-
sición también. Que Pixqui en su significación es el que guarda, y
añadiéndosele el nombre Teotl significa guarda en cosas de Dios, y
así se atribuye al Sacerdote. Y desto no hay que hazer caso porque
quien dio esta razón, dijo que al angel se le podía llamar Teotlacatl
per ser persona dedicada al servicio de Dios, queriendo dar el ser
esencial al officio; no hay que responder II a esto.
['d,iiilvj a esto. Y así volviendo a mi intento digo que este nombre
Tlacatl, como se ha probado del uso, no significa solo hombre; y así
no quiere dezir Teotlacatl hombre de Dios, sino inteligente en natu-
raleza de Dios, que tomado en concreto, como es el nombre, es per-
sona inteligente en aquella naturaleza.
Tampoco se puede dezir que este nombre Teotlacatl, sea equívo-
co, porque aunque Tlacatl sea común o análogo a todas las naturale-
zas a quien conviene, y de quien queda dicho que se puede decir, co-
mo también es el nombre de persona; pero ya con aquel addito de
Teo, no hay otra cosa de quien se verifique ni se diga; porque Tlacatl
se toma por el individuo inteligente, éste en la naturaleza divina -
que significa el otro nombre Teo- necesariamente ha de ser Dios y
persona divina.
y últimamente [Le. por último], en estos nombres que se dicen de
Dios y de las criaturas (como notan los Theologos) acerca de los
nombres "supuesto" e "hypostasis" dichos de Dios, no se han de to-
68. Según Molina tzonteyotl, quiere decir "rebeldía, pertinacia y desobediencia".
'La imprenta de Antonio de Espinosa pasó a su Hija María que se casó con Diego
López Dávalos. A esto se debe la doble mención de impresor.
TEOLOGIA 74 (1999)
DISCUSIONES EN TORNO AL USO ... 67
mar con las imperfecciones que se dizen de las cosas inferiores, sino
según la cosa significada, que sin imperfección se puede hallar en
Dios como se halla en este nombre Mexicano; que tampoco "hypos-
tasis" ni "supositum" se dijeran de Dios si se atendiera a que en su de-
rivación, significan cosa que está debajo de accidentes, lo qual no
puede convenir a Dios, pero trasládanse a Dios sin esa imperfección,
solo porque también significan substancias singulares y convienen a
las personas divinas de la Sanctísima Trinidad, Unus Deus qui vivit et
regnat in secula seculorum, Amen.
Esto es lo que hay acerca de esta materia, para que la sed de mu-
chos ministros en esta tierra, de saber y poder declarar y dar a enten-
der a estos pobres indios, un misterio simpliciter necesario para la
salvación, y entender conforme nuestra capacidad, el misterio de la
Sanctísima Trinidad, y qué significa este nombre persona, para dár-
selo a entender. Y no dezir como alguno, que si no lo supiere, fíese
de la Yglesia, como quien dize, y échese a dormir, pudiéndolo saber
como lo saben y entienden los españoles que no han estudiado. Ple-
ga a Dios nuestro Señor y a su Madre benditísima merezcan alcanc;ar
luz del Cielo para entender este y todos los demás misterios y cre-
yéndolos como verda//deros
["Uii] deros christianos y haziendo obras en caridad y amor de
Dios, merezcan por el valor de su preciosa sangre, aquí su divina gra-
cia y después el Cielo, Amén.
Omnia
quae in hoc opere continentur sacro
Sanctae matris Ecclesiae iudicio
et correctioni subiecta sunto.
Todos los infra escriptos, dezimos no aver vocablo en la lengua
mexicana, mejor y más propio para declarar este término persona di-
vina en la Sanctísima Trinidad y dárselo a entender a los Indios, que
es TEOTLACATL y este lo es tanto que lo significa y declara con tan-
ta y más propiedad que el que comunmente usamos en romance. Y
está muy bien probada la combinación que tienen estos dos nom-
bres, persona divina y TEOTLACATL. y así lo firmamos de nuestros
nombres, como consta de nuestros pareceres en el original, el qual
queda en el Archivo de Sancto Domingo de México.
TEOLOGIA 74 (1999)
68 FERNANDO GIL
Fr. Francisco de Solis.
Fr. Hierónimo de Qárate
Fr. Francisco de Rojas
Juan de Tovar.
Diego de Sanestevan
Fr. Francisco Muñoz. Prior.
Fr. Diego de Contreras. Ministro.
Fr. Alonso de Solis.
Juan de Ledesma
Agustín Cano
. "'¡ L .•
t. • I
------ ._,--_. ""- --------"
Camino del Cielo! ffiiii
TEOLOGIA 74 (1999)
Teología 74 (1999/2) pp. 69-116
EL ITINERARIO ESPIRITUAL DEL CRISTIANO SE-
GÚN LA HOMIL1A XXVII SOBRE EL LIBRO DE LOS
NÚMEROS DE ORíGENES *
I. Introducción
Este tema del itinerario espiritual del cristiano entra de lleno en
el campo que podríamos denominar la teología espiritual origeniana,
campo en el que al maestro alejandrino bien puede considerársele
como el teólogo cristiano más considerable de los primeros siglos.
Actualmente su influencia al respecto en otros autores posteriores,
que por mucho tiempo fue ignorada, nos es bien conocida. Basta ci-
tar grandes nombres-hombres de la época patrística como Gregorio
de Nisa, Evagrio Póntico, el Seudo Dionisio, Máximo el Confesor,
Juan Casiano, o posteriores como Bernardo de Claraval, Buenaven-
tura, Taulero, Juan de la Cruz, para constatar que la pervivencia pos-
terior de la teología espiritual de Orígenes fue formidable.
Ciertamente antes de Orígenes la Iglesia contó con grandes hom-
bres espirituales, como Pablo de Tarso, Ignacio de Antioquía, Ireneo
de Lyón, entre otros, pero cupo al alejandrino la sistematización de
la experiencia espiritual, empleando para ello categorías de la místi-
ca platónica de su tiempo. Esto, con un matiz característico: el tras-
fondo mayoritariamente bíblico de su teología espiritual. No sola-
mente Orígenes decía y creía que no existía ningún libro que
superase a la Sagrada Escritura sino que, para él, esta contiene en su
seno todo lo relativo a la teología dogmática y a la teología mística,
es decir, en ella se encuentra lo relacionado con el sentido eclesiás-
tico y con el sentido individual.
Movido por esta creencia, Orígenes llegó a interpretar las páginas
sagradas como referidas a la vida del alma y sus relaciones con Cris-
to, razón por la cual no debemos detenernos en la mera letra 'o envol-
tura de la Escritura, sino ahondar en su sentido espiritual. Evidente-
mente, este viaje a las entrañas de la Biblia solamente puede hacerlo
(*) Ponencia presentada en el Encuentro de Patrología organizado por la Socie-
dad Argentina de Teología (1998).
TEOLOGIA 74 (1999)
70 ROBERTO PEÑA
el hombre espiritual, aquel para quien el Espíritu Santo de Dios co-
rre el velo de la letra, haciéndolo encontrar bajo ella el alimento es-
piritual de su alma. Tener en cuenta esta simbólica espiritual de la
Escritura es importante, no solamente por la influencia posterior que
tendrá en la literatura mística, sino porque el maestro alejandrino
describe desde esta simbólica las grandes etapas del itinerario espi-
ritual del cristiano.
Dos constataciones más se imponen. La primera de ellas, conoci-
da y aceptada actualmente, es el hecho que, a partir de la visión pla-
tónica de la realidad con la que piensa, razona, interpreta la Escritu-
ra, hace teología y espiritualidad, Orígenes concibe el mundo o la
realidad como un mundo simbólico, organizado en dos planos o ni-
veles de configuración: el superior, de las ideas, inteligible, nivel de
la verdad y autenticidad de las cosas que existen, llamado a perma-
necer para siempre; y, por contrapartida, el plano inferior, sensible y
material, nivel de lo fenoménico y de lo empírico, que es figura y
sombra del otro plano superior, también real, pero llamado a dejarle
paso al superior. Esta postura, que además de a la Biblia igualmente
aplicará a la Encarnación de Cristo Ca su condición de Logos-Hom-
bre),1 a la Iglesia y a los Sacramentos, tiene sus consecuencias a ni-
1. Para Orígenes los cristianos "simples· son los que se adhieren al Cristo-Hom-
bre, mientras que los "perfectos· se adhieren al Lagos, es decir, a Cristo en cuanto
Diosj por esto es necesario pasar del Cristo encarnado al Logos, es decir, de la huma-
nidad a la divinidad de Cristo. Esto equivale a considerar que la humanidad del Salva-
dor tiene un carácter propedéutico y pedagógico para los que son imperfectos. Sin ne-
gar que este pensamiento tiene sus peligros, es necesario afirmar que el mismo no
significa que el maestro alejandrino elimine o suprima la realidad de la humanidad de
Cristo en el proceso espiritual del cristiano, sino que más bien esta es transfigurada
por la luz de la divinidad. De hecho, en algunos pasajes él se refirió a la humanidad del
Señor con notas de exquisita ternura, por ejemplo: "Entre tantas cosas admirables que
hemos considerado en la naturaleza del Hijo de Dios, admiramos con estupor que es-
ta naturaleza que lo supera todo, anonadando su estado de majestad, se haya hecho
hombre y haya vivido entre los hombres ... De todo lo que es admirable en él, eso ex-
cede profundamente la admiración del espíritu del hombre cuya fragilidad no llega a
comprender que esta potencia de la divina majestad, Verbo y Sabiduría del Padre en
quien son creadas todas las cosas visibles e invisibles, deba concebirse como habien-
do estado encerrada en este hombre que apareció en Judea y haya nacido como niñi-
to y haya gemido como niñito. Creo que tal cosa excede la capacidad de los santos
apóstolesj y es más, la explicación de este misterio trasciende toda la creación de las
virtudes celestes· (Tratado de los principios II, 6, 2: SCh 252, 1978, pp. 311-313).
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 71
vel espiritual, pues en adelante descubrir el significado profundo de
las cosas oculto en ellas estará relacionado con un diferente acerca-
miento o progreso espiritual, según la capacidad penetrativa de
quien se acerca.
Este progreso espiritual por un lado debe ser continuo y, de he-
cho, Orígenes lo concebirá relacionado a la comprensión que tenga-
mos de la Escritura (de aquí su clásica división de los cristianos en
principiantes o simples, progredientes o avanzados y perfectos), pe-
ro por otro -y esta es la segunda constatación- su meta debe ser la ad-
hesión cada vez mayor a Cristo. Esta adhesión a Cristo es posible,
porque primero él, por pura condescendencia, se ha abajado hasta el
hombre, para que este le reciba o asimile, de acuerdo a su capacidad
espiritual. Precisamente este adecuarse a Cristo será uno de los te-
mas recurrentes en la cristología origeniana, como tendremos oca-
sión de constatarlo más adelante.
Terminamos estas palabras introductorias agregando solamente
que esta presentación dinámica de la vida espiritual aparecerá como
una idea vectora a lo largo y a lo ancho de la obra de Orígenes, quien
no sólo subrayará el sentido evolutivo de la vida cristiana, sino tam-
bién la tensión existente para aquellos que ya se han adherido al Lo-
gos y pueden considerarse en el estado de alma-esposa de Cristo,2
que él verá simbolizado en el Cantar de los Cantares.
11. La Homilía XXVII sobre el libro de los Números
Las Homüías sobre los Números (28 en total) fueron pronuncia-
das en Cesarea de Palestina y revelan a un Orígenes que no es sola-
mente filósofo sino sobre todo teólogo y pastor (recordemos que en
esta época ya había sido ordenado presbítero), entendido en las
cuestiones relativas a la vida religiosa y mística. Su interés por el
adelantamiento espiritual del cristiano lo lleva a prestar atención a
las repercusiones morales y espirituales del texto bíblico que comen-
2. Aquí subyace el pensamiento que nadie puede considerarse peñecto o espiri-
tual sino solamente Cristo, en cuya comparación todos somos como niflos.
TEOLOGIA 74 (1999)
72 ROBERTO PEÑA
ta Y las señala con pedagogía de catequista a los fieles más simples,
recurriendo al uso de imágenes para expresar mejor e ilustrar sus
conceptos. Estas homilías las conocemos gracias a la traducción la-
tina que Rufino de Aquileya realizó en 410.
3
Entre estas homilías sobresale de manera especial la Homilía
XXVII, que el autor dedica íntegramente a comentar el viaje del pue-
blo de Israel, desde el Egipto de la esclavitud hasta la Tierra Prome-
tida.
4
Para Orígenes este éxodo representa el camino espiritual del
cristiano quien, abandonando el pecado, lucha por alcanzar el cono-
cimiento y la unión con Dios. Especial atención le merece en esta ho-
milía, naturalmente, el tema de la lucha espiritual, que se caracteriza
por ser continua, de la misma manera como en el pensamiento del
alejandrino el progreso espiritual es, según ya lo hemos señalado, de
por sí constante.
También en esta homilía encontramos esbozadas las tres grandes
etapas del itinerario espiritual del cristiano que se han hecho tradi-
cionales desde entonces: a grandes rasgos serían la conversión, la
purificación y la unión con Dios. La literatura espiritual posterior las
ha popularizado con los nombres de "vías": purificativa (o "purgati-
va" -término que Orígenes nunca utilizó-), iluminativa y unitiva.
Además de tener en cuenta esta diferencia de denominaciones, es
preciso recordar una característica metodológica peculiar del pensa-
miento teológico origeniano, a saber: el maestro alejandrino no ago-
ta su interpretación en un solo texto, sino que ofrece varias posibili-
dades en diversos lugares de su obra, dejándole al lector la tarea de
elegir la que más le agrade. Esto explica que el tema del itinerario es-
piritual del alma no solamente esté tratado en esta Homilía XXVII
sobre el libro de los Números, sino que también sea abordado -aun-
que no tan exhaustivamente- en las Homilías sobre el Éxodo y, de
3. Estas homilías han sido publicadas en la colección Sources Chrétiennes por AN-
DRÉ MÉHAT en Origene. Homélies sur les Nombres, Paris, 1951 (SCh 29). Recientemen-
te en la misma colección se ha publicado el texto bilingüe de las diez primeras homi-
lías, en traducción de LoUlS DOUTRELEAU, Origene. Homélies sur les Nombres I
(Homélies I - X), Paris, 1996 (SCh 415).
4. Existe traducción de esta hornilla, con introducción y notas de ROBERTO P EllA en Cua-
dernos Mondsticos XXXIII (n° 124), pp. 49-89 (1998); XXXIII (nO 125), pp. 187-213 (1998).
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 73
manera especial, en el Comentario al Cantar de los Cantares. Se po-
dría decir que en las Homilías sobre los Números y en las Homilías
sobre el Éxodo comenta principalmente lo relacionado con las dos
primeras grandes etapas: la conversión y la purificación, mientras
que la unión mística queda reservada al Comentario al Cantar de los
Cantares.
Esta manera de argumentar, propia de Orígenes, amerita compul-
sar todas estas fuentes para podemos dar una idea general del pen-
samiento del alejandrino. Pero, en el tema que nos ocupa, tampoco
debemos olvidar que de los diez libros que componían el Comenta-
rio al Cantar, solamente poseemos los primeros cuatro (donde co-
menta hasta Cant 2,15), en versión latina de Rufmo.
5
Antes de comentar propiamente el itinerario espiritual del cristia-
no, quisiera subrayar algunos aspectos rescatables del amplio
preámbulo sobre las diferentes clases de alimentos en las Escrituras
con que Orígenes empieza la Homilía XXVII sobre el libro de los Nú-
meros (en adelante Hom. Núm. 27).
En primer lugar Orígenes afirma que así como hay muchas clases
de alimentos adaptados a las diferentes especies que los consumen,
en el campo de las realidades espirituales el verdadero alimento de
la naturaleza razonable (espiritual) es la palabra de Dios (Hom.
Núm. 27, 1), es decir, la Razón de Dios (Logos), unida hipostática-
mente en la persona de Cristo.
6
Sin embargo, aunque todas las natu-
5. De esta obra existe traducción castellana de ARGIMIRO v ELASCO DELGADO en Orí-
genes. Comentario al Cantar tU! los Cantares, Madrid, 1986 (Biblioteca de Patrística, 1).
6. Para comprender el pensamiento de ORIGENES, ténganse en cuenta lo que escri-
be en Contra Celso VIII, 72: "[ ... ] Nosotros afirmamos que el Logos dominará un día so-
bre toda la naturaleza racional y transformará a toda alma en su propia perfección;
cuando cada uno, haciendo simplemente uso de su potestad, elija lo que quiera y per-
manezca en lo que eligiere. Decimos además que, si en las enfermedades y heridas cor-
porales las hay más fuertes que toda arte médica, no es verosímil que en las almas ha-
ya maldad alguna que no pueda ser curada por el Logos-Dios, que todo lo domina.
Porque, como el Logos es más poderoso que todos los males que aquejan al alma, y
más poderosa también la virtud curativa que hay en Él, la aplica a cada uno según la
voluntad de Dios; y así el término y fin de todas las cosas es la destrucción de la mal-
dad. Ahora, si esa destrucción será de forma que no pueda por ningún caso volver a
aparecer, o todavía pueda, no toca esclarecerlo en el presente discurso· (trad. de DA-
NIEL RUlZ BUENO en Orígenes. Contra Celso, Madrid, 1967, p. 582 [BAC 271]).
TEOLOGIA 74 (1999)
74 ROBERTO PEÑA
ralezas racionales se alimentan del Verbo de Dios, no todas lo toman
bajo la misma forma Esta idea es importante y recurrente en la es-
piritualidad de Orígenes, pues no sólo la aplica a los diversos senti-
dos de la Escritura (el cristiano "simple" se contenta con el sentido
literal, mientras que el "perfecto" busca el espiritual), sino que tam-
bién la aplica a Cristo: el Lagos no obra con todos de la misma ma-
nera sino que, pedagógicamente, se amolda a la condición particular
de cada cristiano, haciéndose más accesible (como leche o verdura)
para quien es imperfecto, mientras que se muestra más exigente, a
nivel de profundidad espiritual, para quien ya ha progresado (se da
como manjar sólido). Relacionado con esto está el tema de los "épi-
noiai" o diversos nombres de Jesús, con los que él se muestra bajo
formas diferentes, según la capacidad de las almas y su progreso es-
piritual; estos nombres también expresan las variadas formas de su
mediación para con nosotros.
7
La centralidad de la Palabra de Dios en la vida del cristiano es
puesta de manifiesto por Orígenes a continuación, al afirmar que así
como ocurre con la alimentación, también aquella "comporta un ré-
gimen lácteo, que es la enseñanza exotérica y simple como es la de
la moral, que se da a los principiantes en los estudios divinos cuan-
do reciben los rudimentos de la ciencia racional" (Hom. Núm. 27, 1),
Y aquí cita como exentos de obscuridad a los libros de Ester, el de
7. Los textos al respecto son abundantes, uno significativo entre tantos sería, por
ejemplo: "Jesús, aunque fue uno, era diverso en cuanto a los aspectos (epinoiai) y no
era visto del mismo modo por los que le contemplan. De sus propias palabras resulta
con claridad que fue diverso en cuanto a la idea: Yo soy el camino, la verdad Y la vi-
da; yo soy el pan; yo soy la puerla (Jn 14, 6; 6, 48; 10,9). Y también el hecho de que,
cuando se le veía, no aparecía del mismo modo a los que le veían sino de acuerdo con
lo que podían recibir, resultará claro a los que saben por qué en el momento de ser
transf¡gurado en la alta montaña, no llevó consigo a todos los apóstoles, sino solamen-
te a Pedro, a Santiago y a Juan, por ser los únicos capaces de contemplar su gloria,
con posibilidad de conocer a Moisés y Elías apareciendo en su gloria y escucharles ha-
blar entre ellos y oír la voz que venía del cielo a la nube. Y antes de subir a la monta-
ña adonde sus discípulos se allegaron y donde habló de bienaventuranzas, en tanto
que al pie de la montaña curaba a cuantos le eran llevados, no creo que apareciera él
mismo a los ojos de los enfermos que a los de aquellos que, en buena salud, podían su-
bir con él a la montaña" (ORíGENES, Contra Celso n, 63; trad. cit, p. 161).
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 75
Judit, Tobías y los preceptos de la Sabiduría;8 pero también existen
otros libros o pasajes -entre los que se cuentan el Lev'Ítico y el pasa-
je de los Números que quiere comentar- que a primera vista parecen
inútiles y en los cuales "no hay remedio para sus males ni nada para
la salvación de su alma", por lo que "los rehusará y los rechazará en
seguida como alimentos pesados e indigestos, mal adaptados a un al-
ma débil y enfermiza" (Hom. Núm. 27, 1).
La dificultad es cierta pero, ¿qué hacer? La sugerencia origeniana
no es menos clara: por un lado no rechazar ninguno de los pasajes de
la Escritura (Libros divinos) que parecen más oscuros o difíciles de
comprender sino que, "cada uno según su salud y sus fuerzas, debe
utilizar estos textos que son palabra de Dios y cuya diversidad ofre-
ce una alimentación adaptada a las posibilidades de las almas"
(Hom. Núm. 27, 1); pero, por otro, rogar al Espíritu Santo de Dios
que nos corra el velo de las Escrituras y nos explique sus misterios.
Así resume Orígenes su pensamiento:
Hemos comenzado por este preámbulo para despertar sus corazones,
porque la lección que tenemos entre manos es de las que parecen di-
fíciles de comprender e inútiles de leer. Pero nosotros no podemos de-
cir que en los escritos del Espíritu Santo haya algo inútil y superfluo,
incluso si a alguno le parece que hay oscuridades." Más bien, debemos
volver los ojos de nuestra inteligencia hacia Él que ordenó escribir, y
preguntarle su sentido.'o ¿Hay debilidad en nuestra alma? Que Él nos
cure, Él que cura todas las enfermedades (Sal 103 [102], 3); ¿estamos
8. Estos libros eran considerados como la base de la enseñanza moral para los
principiantes. Este texto es importante en relación a la contribución origeniana al es-
tablecimiento del canon escritunstico, pues coloca en el mismo plano al libro de Es-
ter (que pertenece al canon judío), y los libros de Judit, Tobías y la Sabiduría (que
formaban parte del canon alejandrino).
9. Para el maestro alejandrino el texto material de la Biblia estaba inspirado has-
ta en sus detalles más pequeños, que serán siempre misterios; por esta razón conside-
raba que en ella no hay nada casual ni inútil, lo que sale al paso de la postura gnósti-
ca, que seleccionaba, cortaba o rechazaba algunas partes de la Escritura. Esta manera
de pensar también explica el interés origeniano por los trabajos de filología bíblica,
como paso previo a su labor exegética.
10. Orígenes afirma claramente que es el Espíritu de Dios (o Jesús mismo) quien
nos corre el velo de la letra para que podamos comprender los misterios encerrados
en las Escrituras, abre y sana nuestros ojos para que veamos los secretos de la Ley:
"No es fácil para cualquiera el descubrir todas las alegorías que este tema [se está re-
firiendo a Abimelec y Sara] encierra. Debe, con todo, rezar para que le sea quitado el
TEOLOGIA 74 (1999)
76 ROBERTO PEÑA
todavía en la niñez de la inteligencia?, que el Señor que guarda a los
pequeños nos asista, nos dé de comer y nos lleve a la medida de su
edad (Ef 4, 13). Porque en nosotros está a la vez el pasar de la enfer-
medad a la salud y de la niñez a la edad viril.
ll
Así pues, en nosotros
está el preguntarle a Dios; pues Dios tiene la costumbre de dar a los
que piden y abrir a los que llaman (ver Mt 7, 7) (Hom. Núm. 27, 1).
La utilidad para la salvación de la narración de Números sobre la
travesía del pueblo de Israel en el desierto, Orígenes la percibe en el
dato que señala el texto mismo: fue puesto por escrito "por orden de
la palabra del Señor". Es decir, si tenemos en cuenta que Dios no co-
mete pasos en falso en la "economía" de la salvación, podemos cole-
gir también que misteriosamente este texto tiene un provecho que
nosotros debemos aprender a sacar de él, y que es precisamente
aquello en lo que el comentarista nos quiere ayudar:
Está escrito: He aquí las etapas de los hijos de Israel desde que sa-
lieron de la tierra de Egipto con sus fuerzas, de la mano de Moisés
y de Aarón. Y Moisés escribió sus progresos y sus etapas por orden
de la palabra del Señor (Núm 33,1-2), etc ... ¿Han oído? Moisés escri-
bió esto por orden de la palabra del Señor. ¿Y por qué el Señor qui-
so que esto fuera escrito? ¿La puesta por escrito de las etapas reco-
rridas por los hijos de Israel debe servimos de algo o no servimos de
nada? ¿Y quién osaría decir que unos documentos escritos por orden
de la palabra del Señor no tienen ninguna utilidad, no contribuyen en
nada a la salvación, y no hacen más que contar el suceso sin que nos
venga ahora ninguna ventaja de esta relación? Tal opinión es impía y
contraria a la fe católica; dejémoselo a quienes pretenden que el Dios
de la Ley y el de los Evangelios no es uno sólo y único Dios, Padre de
velo que está sobre su corazón que se esfuerza por volverse al Señor; pues el Señor es
el Espíritu, debe rogarse para que el Señor mismo quite el velo de la letra y haga bri-
llar la luz del Espíritu" (ORíGENES, Homilías sobre el Génesis VI, 1: Seh 7 bis, 1976, p.
185).
11. La insistencia de Origenes en el libre albedrío del hombre lo distingue de la
mayor parte de los gnósticos, para los cuales las diferencias intelectuales no provie-
nen de la voluntad, sino de la naturaleza (por esto dividian a los hombres en tres ca-
tegorías, prácticamente estancas: 1. hylicos o materiales -destinados a la perdición-;
2. psíquicos -<¡ue solamente podrían salvarse si alcanzaban el grado superior de la
gnosis-; y 3. pneumáticos, los verdaderos gnósticos -que eran pocos y tenían asegura-
da su salvación etema-).
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 77
Nuestro Señor Jesucristo (Rom 15, 6),12 ¿Qué pensamientos debe, por
lo tanto, sacar de estas etapas una inteligencia iluminada por la fe? En
la medida en que tengamos tiempo, tratemos de exponer brevemente
lo esencial (Hom. Núm. 27, 2).
En vanos lugares de esta Homilía Orígenes se expresa haciendo
uso de su visión platónica de la realidad y considera que la salida de
Egipto se puede interpretar espiritualmente en dos sentidos: "o bien
dejando la vida pagana para llegar al conocimiento de la Ley divina
o bien cuando el alma deja su morada del cuerpo" (Hom. Núm. 27,
2). Por esto dirá que así como la salida física de Egipto tuvo etapas o
moradas, referidas por los Libros sagrados, de igual manera habrá
etapas después del Juicio, en el mundo venidero, el mundo escatoló-
gico y eterno:
De las estancias que ocuparán las almas liberadas de los cuerpos, o
más bien revestidas de nuevo de su cuerpo, '3 el Señor ha proclamado
en el Evangelio: Hay muchas moradas en la casa del Padre, si no se
lo habría dicho: pues voy a prepararles una morada (Jn 14, 2). Hay,
pues, muchas estancias que conducen al Padre; por qué el alma se de-
tiene en ellas, qué provecho, qué enseñanza o qué luz encuentra en
ellas, sólo lo sabe el Padre del siglo futuro (ls 9, 5) que dice de sí mis-
mo: Yo soy la Puerta (Jn 10, 9). Nadie viene al Padre sino por mí
(Jn 14, 6). Sin duda en cada una de estas moradas Él se convertirá en
puerta para cada alma: se entrará por Él, por Él se saldrá y se halla-
rán los pastizales (Jn 10, 9) y de allí pasará a otra estancia y después
a otra más, hasta que se llegue al mismo Padre (Hom. Núm. 27, 2).
Hacemos notar ya en este texto el cristocentrismo origeniano que
encontraremos repetidamente en esta Homilía y en toda su obra.
12. Se refiere a los gnósticos y sobre todo a los rnarciolÚtas.
13. Ver Tratado sobre los principios TI, 11, 6: SCh 252, 1978, pp. 407-411.
TEOLOGIA 74 (1999)
78 ROBERTO PEÑA
111. Las etapas del itinerario espiritual del cristiano
JIJ.J. La conversión: punto de partida
Esta es para Orígenes la primera gran etapa del itinerario espiri-
tual del cristiano: el alma retorna a sí misma ("se conoce a sí mis-
ma"), ve su miseria y clama angustiosanlente al Señor, quien compa-
decido le envía a su Verbo para redimirla. A esta iniciativa liberadora
del Verbo corresponde la conversión del alma que se pone en cami-
no siguiéndolo, al igual que los hebreos en Egipto que siguen la nube
que simboliza al Verbo o el Espíritu Santo. En Hom. Núm. 27, 2 lo di-
rá de esta manera:
Los hijos de Israel estaban en Egipto trabajando en las obras del rey
Faraón, VÍctimas de la arcilla y el ladrillo (Éx 1, 14), hasta el mo-
mento en que gimiendo, gritaron al Señor, y hasta el momento en
que, para acoger sus quejas, Él les envió su Palabra por Moisés y los
hizo salir de Egipto. También nosotros, cuando estábamos en Egipto,
quiero decir en los errores de este mundo y en las tinieblas de la ig-
norancia, cuando trabajábamos en las obras del Diablo, en medio de
las concupiscencias y de las voluptuosidades carnales, el Señor tuvo
piedad de nuestra angustia y envió al Verbo, a su Hijo Único, para
arrancamos de la ignorancia y del error y conducimos a la luz de su
Ley divina.
En esta Homilía Orígenes no se explaya más al respecto, pero sa-
bemos que con respecto a la conversión subyace el tema de la ima-
gen, en el que decantan el dato bíblico de la creación del hombre a
imagen de Dios y la doctrina platónica que considera la semejanza
con Dios como la perfección del hombre. Este tema, que no es priva-
tivo de Orígenes, pero al que él otorgará toda su amplitud, le permi-
tirá al maestro alejandrino fundar su teología mística sobre una de-
terminación dogmática: al ser creado a imagen de Dios, la realidad
última del hombre será la participación en la naturaleza divina, pero
como también éste está comprometido con la vida sensible y sus sa-
bidas consecuencias, la vida espiritual consistirá en reconducirlo a
su verdadera naturaleza, restaurándola en él mediante el despojo de
la vida carnal. Es decir, para el alma el principio de la vida espiritual
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 79
está en conocer su dignidad de imagen de Dios y comprender a la vez
que el mundo real es el mundo interior.14
También aquí podemos hacer una última precisión: más exacta-
mente, el hombre ha sido creado a imagen y semejanza del Logos pe-
ro, como a causa del pecado hemos perdido la semejanza, nuestro
Salvador, movido por amor hacia su criatura, se hizo él mismo ima-
gen del hombre y se le ha acercado; a partir de entonces todm los
que se vuelven hacia Cristo pueden reconstruir en sí mismos su ima-
gen.15 Esta afirmación también la hemos encontramos presente en la
Homilia que nos ocupa, pues se nos ha dicho que si por un lado el
Verbo de Dios tomó la iniciativa de acercarse al hombre, esclavo del
14. Este texto origeniano ilustra prefectamente lo dicho: "Si no te conoces, tú,
buena (o beUa) entre las mujeres, sigue las huellas de tus rebaños, y apacienta tus
cabritos entre las tiendas de los pastores (Cant 1, 8). De uno de los siete que la fama
celebra entre los griegos como señeros en sabiduría, se ha transmitido, junto con
otras, esta admirable sentencia: Conócete a t i mismo. Sin embargo, Salomón, que ya
en nuestro prólogo mostramos que había precedido a todos ellos en tiempo, en sabi-
duría y en conocimiento de las cosas, dice lo mismo hablando al alma como a una mu-
jer y con cierto tono amenazador: Si no te conoces a t i misma, oh bella entre las mu-
jeres (Cant 1, 8); si no reconoces que las causas de tu belleza están en el hecho de
haber sido creada a imagen de Dios (ver Gn 1, 27), por lo cual hay en ti tanto esplen-
dor natural, y si no sabes lo bella que eres desde el principio, por más que ahora aven-
tajes ya a las demás mueres y entre ellas seas la única en ser llamada bella, con todo,
si no te conoces a ti misma, quién eres, pues yo no quiero que tu belleza parezca bue-
na por comparación con las menos bellas, sino que haya en ti correspondencia conti-
go misma y te pongas al nivel de tu propia dignidad; si no haces todo esto, yo te orde-
no que salgas y camines sobre las últimas huellas de tus rebaños y que no apacientes
ya ovejas ni corderos, sino cabritos (ver Mt 25,33), es decir, aquellos que por su de-
pravación y su lascivia estarán a la izquierda del rey que preside el juicio ..." (Comen-
tario al Cantar de los Cantares 11, 1, 8; trad. cit., p.148).
15. Un texto de Orígenes representativo de esta opinión bien puede ser este:
"¿Cuál es, pues, esta imagen de Dios a cuya semejanza ha sido hecho el hombre? No
puede ser sino nuestro Salvador. $1 es el primogénito de toda criatura. Dice de sí mis-
mo: Aquel que me ve, ve al Padre (Jn 14, 9). En efecto, quien ve la imagen de alguien
ve a aquel que la imagen representa. De ese modo, por el Verbo de Dios, que es la ima-
gen de Dios, se ve a Dios.
"[ ...] El hombre se ha tomado semejante al diablo por causa del pecado, Y mira, en
oposición a su naturaleza, la imagen del diablo. [...] Todos los que vienen a El y se es-
fuerzan por participar de la imagen son, por sus progresos, renovados diariamente en
el hombre interior a imagen de aquel que los ha hecho" (Hornilías sobre el Génesis 1,
13: SCh 7 bis, 1976, pp. 57-65).
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 79
está en conocer su dignidad de imagen de Dios y comprender a la vez
que el mundo real es el mundo interior.
14
También aquí podemos hacer una última precisión: más exacta-
mente, el hombre ha sido creado a imagen y semejanza del Logos pe-
ro, como a causa del pecado hemos perdido la semejanza, nuestro
Salvador, movido por amor hacia su criatura, se hizo él mismo ima-
gen del hombre y se le ha acercado; a partir de entonces todos los
que se vuelven hacia Cristo pueden reconstruir en sí mismos su ima-
gen.
IS
Esta afirmación también la hemos encontramos presente en la
Homilía que nos ocupa, pues se nos ha dicho que si por un lado el
Verbo de Dios tomó la iniciativa de acercarse al hombre, esclavo del
14. Este texto origeniano ilustra prefectamente lo dicho: "Si 1W te conoces, tú,
buena (o beUa) entre las mujeres, sigue las hueUas de tus rebaños, y apacienta tus
cabritos entre las tiendas de los pastores (Cant 1, 8). De uno de los siete que la fama
celebra entre los griegos como señeros en sabiduría, se ha transmitido, junto con
otras, esta admirable sentencia: Conócete a ti mismo. Sin embargo, Salomón, que ya
en nuestro prólogo mostramos que había precedido a todos ellos en tiempo, en sabi-
duría y en conocimiento de las cosas, dice lo mismo hablando al alma como a una mu-
jer y con cierto tono amenazador: Si 1W te C01Wces a ti misma, oh bella entre las mu-
jeres (Cant 1, 8); si no reconoces que las causas de tu belleza están en el hecho de
haber sido creada a imagen de Dios (ver Gn 1, 27), por lo cual hay en ti tanto esplen-
dor natural; y si no sabes lo bella que eres desde el principio, por más que ahora aven-
tajes ya a las demás y entre ellas seas la única en ser llamada bella, con todo,
si no te conoces a ti misma, quién eres, pues yo no quiero que tu belleza parezca bue-
na por comparación con las menos bellas, sino que haya en ti correspondencia conti-
go misma y te pongas al nivel de tu propia dignidad; si no haces todo esto, yo te orde-
no que salgas y camines sobre las últimas huellas de tus rebaños y que no apacientes
ya ovejas ni corderos, sino cabritos (ver Mt 25, 33), es decir, aquellos que por su de-
pravación y su lascivia estarán a la izquierda del rey que preside el juicio ... " (Comen-
tario al Cantar de los Cantares n, 1,8; trad. cit., p.l48).
15. Un texto de Origenes representativo de esta opinión bien puede ser este:
"¿Cuál es, pues, esta imagen de Dios a cuya semejanza ha sido hecho el hombre? No
puede ser sino nuestro Salvador. Él es el primogénito de toda criatura. Dice de sí mis-
mo: Aquel que me ve, ve al Padre (Jn 14, 9). En efecto, quien ve la imagen de alguien
ve a aquel que la imagen representa. De ese modo, por el Verbo de Dios, que es la ima-
gen de Dios, se ve a Dios.
"[ ... J El hombre se ha tornado   al diablo por causa del pecado, y mira, en
oposición a su naturaleza, la imagen del diablo. [ ... J Todos los que vienen a Él y se es-
fuerzan por participar de la imagen son, por sus progresos, renovados diariamente en
el hombre interior a imagen de aquel que los ha hecho" (Homüías sobre el Génesis I,
13: SCh 7 bis, 1976, pp. 57-65).
TEOLOGIA 74 (1999)
80 ROBERTO PEÑA
Diablo y de sus obras, la conversión del hombre no es otra cosa que
su respuesta a Aquel que nos amó primero (ver Hom. Núm. 27, 2).
111.11. El camino de purificación con sus pruebas
e iluminaciones
Esta sería la segunda gran etapa del itinerario espiritual del cris-
tiano, que Orígenes ve simbolizado por el libro del Éxodo. Pero de
antemano conviene señalar dos distinciones importantes: la primera
es que esta simbólica origeniana es diferente de la simbólica sacra-
mental corriente en la Iglesia de su tiempo, en la que el cruce del Mar
Rojo simbolizaba el ingreso al catecumenado y el cruce del Jordán el
bautismo; para Orígenes el bautismo simboliza el paso del Mar Rojo
y el inicio del camino espiritual. La segunda distinción es la siguien-
te: en el itinerario que el maestro alejandrino propone, el término del
camino es el ingreso en la Tierra Prometida y no -como en otros au-
tores espirituales anteriores a él como Filón y Clemente de Alejan-
dría y posteriores como Gregorio de Nisa-la ascensión al Sinaí. En la
mÍStica origeniana no encontramos el tema de las tinieblas debido a
que es una mística más bien de luz, una mística especulativa de la ilu-
minación del espíritu por medio de la "gnosis", a diferencia de otros
autores que más bien se inclinan por una mística experiencial de la
presencia de Dios que se oculta en la tiniebla y es captada por la per-
cepción del alma.
Con un procedimiento típicamente alejandrino, Orígenes presen-
ta un paralelismo entre la encarnación de Cristo y la santificación de
los hombres. Así como en el Antiguo Testamento hallamos la escala
de Jacob que unía el cielo y la tierra y sobre la que bajaban y subían
ángeles, en el Nuevo Testamento esta escalera es la misma encarna-
ción del Verbo de Dios, por la que ya no van ni vienen criaturas an-
gélicas, sino que quien desciende es el mismo Verbo y los que suben
-por él y con su ayuda- son los hombres. Más allá de la interpretación
alegórica, este paralelismo es interesante pues recalca una vez más
el cristo centrismo origeniano:
Contempla en primer lugar la ordenación aritmética del misterio: si
se establece el cómputo exacto, se hallarán cuarenta y dos etapas pa-
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 81
ra la salida de los hijos de Israel fuera de Egipto; por otra parte, la ve-
nida de nuestro Señor y Salvador a este mundo se hizo en cuarenta y
dos generaciones. Mateo el evangelista lo declara limpiamente: Des-
de Abraham a David, catorce generaciones; de David a la deporta-
ción a Babilonia, catorce generaciones; desde la deportación a Ba-
bilonia hasta Cristo, catorce generaciones (Mt 1, 17). Estas cuarenta
y dos generaciones son las etapas que Cristo recorrió para descender
al Egipto de este mundo; los que de nuevo suben de Egipto recorren
el mismo número de cuarenta y dos etapas. Moisés se expresó exac-
tamente cuando dijo: Los hijos de Israel salieron con sus fum-zas
(Núm 33, 1). ¿Cuál es su fuerza sino Cristo, que es la Fuerza de Dios
(1 Cor 1, 24)? Quien sale, sale con Él, que descendió entre nosotros,
y trata de llegar al lugar donde Él descendió; porque Cristo no des-
cendió por necesidad, sino por benevolencia,16 a fIn de cumplir las pa-
labras: El que descendió es el mismo que ascendió (Ef 4, 10). Así, los
hijos de Israel llegan en cuarenta y dos etapas al lugar donde comien-
zan a tomar posesión de su heredad. Este comienzo fue el momento
cuando Rubén, Gad y la media tribu de Manasés recibieron la tie-
rra de Galaad (Jos 17, 6). Es, pues, un hecho establecido: Cristo des-
cendió a nosotros a través de cuarenta y dos antepasados según la
carne, como por cuarenta y dos etapas; y es por el mismo número de
etapas como los hijos de Israel 3.'icienden hasta el lugar donde co-
mienza la heredad prometida (Hom. Núm. 27, 3).
Orígenes señala la fe como el fundamento de la vida según el Es-
píritu y en esto se diferencia claramente de los filósofos platónicos
que hacían descansar la vida espiritual en un simple ascetismo, co-
mo medio para "asemejarse a Dios". El equivalente litúrgico de este
paso es la renuncia a Satanás (o la idolatría) y la adhesión a Cristo
que se inauguraba con la ceremonia del bautismo:
Si has comprendido el misterio que encierra este número de ascenso y
descenso, acércate ahora y empecemos a ascender por las etapas del
descenso de Cristo y tomemos por primera etapa la última de las su-
yas, su nacimiento del seno de la Virgen; que nuestra primera etapa, de
nosotros que queremos salir de Egipto, sea aquella en la que, abando-
16. El alejandrino siempre gusta de subrayar este rasgo de la condescendencia di-
vina (syncatábasis) hacia el hombre, no sólo al tomar la iniciativa de la redención, si-
no en otros temas como las diversas maneras mediante las cuales se da a conocer a
los hombres, los alimentos espirituales, etc.
TEOLOGIA 74 (1999)
82 ROBERTO PEÑA
nando el culto de los ídolos y la adoración de los demonios, que no son
dioses, creamos que Cristo nació de la Virgen y del Espíritu Santo, y
que el Verbo heCM carne vino a este mundo (Jn 1, 14). Luego, trate-
mos de ascender uno a uno los grados de la fe y de las virtudes. Si per-
severamos bastante tiempo como para llegar a la perfección, se podrá
decir que hemos cubierto una etapa en cada grado de las virtudes has-
ta el final de nuestra educación y de nuestros progresos, hasta la ob-
tención de la heredad prometida (Hom. Núm. 27, 3).
Conviene subrayar que así como ya había hablado de los dos sen-
tidos de la salida de Egipto, aquí Orígenes nuevamente interpreta el
itinerario en sentido escatológico al hablar de las etapas del más allá:
"Por otra parte, cuando el alma abandona el Egipto de esta vida pa-
ra alcanzar la Tierra prometida, debe seguir ciertos caminos y reco-
rrer, como hemos dicho, ciertas moradas" (Hom. Núm. 27, 4). Este
sentido escatológico nos remite al mundo superior, el definitivo, del
que el caminar en esta tierra es como un reflejo. Por este motivo so-
lamente allá podremos comprender la realidad de fondo del camino
recorrido:
Comprende, pues, si puedes, lo que son estas peregrinaciones en las
que el alma, gimiente y doliente, llora al verse peregrinar durante tan-
to tiempo. Pero la comprensión de estas peregrinaciones está debili-
tada y oscurecida en tanto que se está en ellas todavía; el alma com-
prenderá y verá mejor su razón cuando haya vuelto a su reposo, es
decir, a su patria, el Paraíso. El profeta contemplaba esta verdad ba-
jo una forma misteriosa, cuando decía: Alma mía, vuelve a tu repo-
so, que el Señor ha sido bueno contigo (Sal 116 [114-115], 7). Sin em-
bargo, peregrina, viaja y cumple unas etapas sin duda alguna porque
la economía divina ha puesto en ellas algún tipo de utilidad, como lo
prueba el pasaje: Te afligí y te alimenté en el desierto con el maná
que no conocieron tus padres, afin de saber lo que había en tu co-
razón (Deut 8, 2-3). Tales son pues las etapas por las que se pasa de
la tierra al Cielo (Ham. Núm. 27, 4).
a. Los tres días de marcha desde Egipto hasta el Mar Rojo
Estos tres días de marcha Orígenes los señala mediante la perse-
cución del Faraón y de los Egipcios. ¿Quiénes son estos? Para el ale-
jandrino, ambos son símbolos de los dominadores de este mundo y
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 83
los espíritus malignos que van errando por las regiones celestiales, 17
pero no son los únicos perseguidores, pues también puede serlo to-
do hombre que es guiado por el Maligno. 18
Al comenzar a comentar la marcha por el desierto, Orígenes cons-
tata, por lo menos, dos cosas. La primera de ellas es que la empresa
es ardua y se pregunta: "¿quién osaría etapa tras etapa, descubrir los
misterios, y por el estudio de sus nombres, conjeturar sus significa-
ciones particulares? No sé si la inteligencia del orador y de los oyen-
tes no desfallecerían ante tal densidad de misterios" (Hom. Núm. 27,
4), lo que muestra su ubicación frente al Libro sagrado. Efectivamen-
te, en toda su labor exegética siempre estuvo consciente de la vaste-
dad de sentidos de la Escritura que nadie puede agotar, a la vez que
pensaba que con la ayuda de Cristo el exégeta puede descubrir algu-
nos de ellos al progresar en el estudio y la santidad. [9
La segunda constatación, que de antemano pone sobre aviso a to-
do aquel que recorre el itinerario espiritual, es el hecho de que los úni-
cos que no perecieron en la marcha por el desierto fueron los que no
tenían intereses particulares, sino cuyo interés era solamente el Señor:
17. En las Homilías sobre el Éxodo V, 5 dirá: "Los egipcios te persiguen y quieren
volverte a la seJYidumbre, me refiero a los dominadores de este mundo y a los espíri·
tus malvados que en otro tiempo serviste" (trad. de ÁNGEL CASTAÑO FÉux en Orígenes.
Homilías sobre el Éxodo, Madrid, 1992, p. 102 [Biblioteca de Patrística, 19]).
18. En Homilías sobre el Éxodo VI, 2 explica:
"Los hombres que nos persiguen son caballos, y por así decir, todos los que han
nacido en la carne son, en sentido figurado, caballos. Pero estos tienen sus jinetes.
Hay caballos que monta el Señor y recorren toda la tierra, de los cuales se dice: Tu ca-
ballería es mi salvación (Hab 3, 8). Pero hay también caballos que tienen como jine-
tes al diablo y sus ángeles. Judas era un caballo, pero mientras tuvo como jinete al Se-
ñor (ver Mt 10, 1), perteneció a la caballería de la salvación. Enviado con los otros
apóstoles, procuró a los enfennos la salvación, a los débiles la salud; pero cuando se
sometió al diablo -después del bocado entró en él SatanfÍ.5 (Jn 13, 27)- Satanás se con-
virtió en su jinete y conducido por sus riendas comenzó a cabalgar contra nuestro Se-
ñor y Salvador.
"Así, todos los que persiguen a los santos son caballos que relinchan, pero tienen
jinetes que los conducen, los ángeles malos, y por eso son feroces. Si alguna vez ves
que un perseguidor tuyo es demasiado cruel, sabe que es espoleado por su jinete, el
demonio, y por eso es cruel, por eso es feroz" (trad. cit., pp. 107-108).
19. Muestras de su profundo respeto frente al texto sagrado son, por ejemplo, es-
tas expresiones:
TEOLOGIA 74 (1999)
84 ROBERTO PEÑA
¿Cómo explicar la guerra de los Amalecitas, las diferentes tentacio-
nes, cómo hablar de aquellos cuyos miembros cayeron en el desier-
to (1 Cor 10, 5), el hecho de que no fueron los hijos de Israel, sino los
hijos de los hijos de Israel los que pudieron llegar a la Tierra Santa, el
hecho de que todo el antiguo pueblo, el que había vivido y habitado
con los Egipcios cayó y el hecho de que sólo alcanzó el Reino el nue-
vo pueblo que ignoraba a los Egipcios, excepto los sacerdotes y los
Levitas? En efecto, si alguien pudo tener un puesto entre los sacerdo-
tes y los Levitas, si no tuvo ningún interés sobre la tierra a no ser só-
lo el Señor, no cayó en el desierto sino que alcanzó la Tierra Prome-
tida. Si tú no quieres caer en el desierto sino alcanzar la Tierra
Prometida a tus padres, no tengas intereses en la tierra, no tengas na-
da en común con la tierra. Que tu interés sea sólo el Señor, porque así
no caerás nunca (Hom. Núm. 27, 4).
Dejando en claro que el ascenso del cristiano tiene como guía no
a Moisés -tampoco él sabía adónde iba-, sino al mismo Cristo, Hijo de
Dios y al Espíritu Santo, a esta altura de la Homilía Orígenes hace
nuevamente una doble presentación escatológica del itinerario, al re-
cordar en Hom. Núm. 27, 4 que: "de Egipto a la Tierra Prometida se
hace una subida por la que, como dije, aprendemos de forma simbó-
lica el ascenso del alma hacia el Cielo y el misterio de la resurrección
de los muertos", mientras que en Hom. Núm. 27, 5 escribirá:
Es así corno se hará el ascenso del alma bienaventurada, cuando ha-
yan sido tragados todos los Egipcios, los Amalecitas, y todos sus
asaltantes; al ir atravesando una tras otra esas numerosas moradas
que están en la casa del Padre, el alma será cada vez más iluminada. A
medida que pase de una a otra, buscará serlo siempre más, hasta que
"A medida que avanzamos en nuestra lectura, los misterios se acumulan ante no-
sotros [ ... J que escasos de méritos y débiles de espíritu, osamos afrontar tan vasto
océano de misterios" (Homilías sobre el Génesis IX, 1: Sch 7 bis, 1976, p. 237).
"Ya lo ven, los misterios se corresponden por todas partes. Miren qué carga de
misterios nos agobian. Se presentan en tal cantidad que no podemos expliearlos" (Ho-
milías sobre el Génesis X, 5: Sch 7 bis, 1976, p. 273).
"Poder explicar con pormenores la verdad de la Ley espiritual, manifestada por Jesu-
cristo, por estar absolutamente fuera de las capacidades humanas no puede ser sino obra
de los perfectos" (Comentario sobre el Evangelio de Juan VI, 51: Sch 157, 1970, p. 167).
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 85
se habitúe a soportar la visión de la verdadera Luz que ilumina a to-
do hombre (Jn 1, 9) Y a sostener el brillo de su auténtica majestad.
Ya sabemos quiénes son para Orígenes el Faraón y los Egipcios,
pero nos falta señalar el significado de la persecución con la que hos-
tigan al pueblo en marcha: esta representa las tentaciones que asaltan
al alma que ha comenzado su camino hacia la perfección espiritual,
intentando desanimarla de su buen propósito y desviarla para que
vuelva al mundo:
Volvamos a la segunda interpretación que hemos mencionado, y vea-
mos en ella una doctrina de los progresos del alma en esta vida; una
vez convertida, ha renunciado a vivir como pagana y sigue, no tanto
a Moisés como a la Ley de Dios, no a Aarón, sino al Gran Sacerdote
Eterno (Heb 6, 20); hasta el momento en que llega al término de la
perfección permanece en el desierto para ejercitarse allí en los pre-
ceptos del Sefior y para probar en tentaciones su fe. No ha vencido a
una de ellas, probando así su fe, cuando cae en otra y pasa de una a
otra como de etapa en etapa. No ha hecho más que triunfar en la di-
ficultad que se había presentado y soportado fielmente la prueba,
cuando vuela a la siguiente (Hom. Núm. 27, 5).
Solamente si el alma persevera en su empeño y vence las tenta-
ciones sucesivas, irá ganando en virtud y los Egipcios serán tragados
por el Mar Rojo y aquella podrá comenzar a cubrir etapas en la tra-
vesía del desierto:
Así, por estas tentaciones sucesivas de la vida, por estos progresos
del alma, se puede decir que va cubriendo etapas y que en cada una
de ellas va ganando una virtud nueva; en lo cual realiza lo que dice la
Escritura: Irán de virtud en virtud (Sal 84 [83], 8); Y por fin llegará
al término o más bien al más alto grado de virtud; pasará el Río de
Dios y recibirá la heredad prometida (Hom. Núm. 27, 5).
El texto anterior nos abre a una nueva realidad: cuando el viaje-
ro espiritual llega, venciendo las tentaciones, al más alto grado de
virtud, será sometido a una última purificación ... Aquí se impone
aclarar que en el pensamiento origeniano, la entrada a la gloria está
precedida por una purificación total en el río de fuego, de la cual el
TEOLOGIA 74 (1999)
86 ROBERTO PEÑA
bautismo sacramental es una sombra, no obstante su carácter de re-
generación real, como se puede ver en el siguiente texto:
¿Cuándo bautiza Jesús en el Espíritu Santo y cuándo bautiza en el
agua? ¿Es en el mismo momento o en momentos diferentes? Ustedes,
dijo, serán bautizados en el Espíritu Santo de aquí a pocos días. Los
Apóstoles fueron bautizados en el Espíritu Santo después de su ascen-
sión al cielo; que hayan sido bautizados en el fuego la Escritura no lo
refiere. Pero así como Juan invitaba al bautismo a algunos de los que
llegaban al borde del Jordán y apartaba a otros, del mismo modo se
comportará en el río de fuego el Señor Jesús con la espada flamígera,
de tal suerte que a todo hombre que al abandonar esta vida desee en-
trar en el Paraíso y tenga necesidad de ser purificado, habrá de bauti-
zarlo en ese río y conducirlo al lugar de sus deseos, mientras que a
aquel que no tenga las señales del primer bautismo, no habrá de bauti-
zarlo en el río de fuego. Es necesario, en efecto, ser antes bautizado en
el agua y en el espíritu, a fm de que cuando se llegue al río de fuego se
muestre que se han conservado las purificaciones del agua y del espí-
ritu y que entonces se merece recibir el bautismo de fuego en Cristo Je-
sús (ORíGENES, Homilías sobre Lucas, XXIV: Sch 87, 1962, pp. 325-327).
Desde la postura platónica que lo caracteriza, en Hom. Núm. 27,
6, Orígenes presenta nuevamente la idea de que el relato de las eta-
pas del desierto tiene una doble significación que entraña un doble
provecho: por un lado nos enseña cómo debe ser vivida la vida que,
renunciando al error, sigue la Ley de Dios; y por otro nos muestra
qué esperanza y qué promesas nos aguardan después de la resurrec-
ción. La doble narración bíblica de la travesía, presentes en los libros
del Éxodo y Números, es un detalle que para el alejandrino avala el
doble significado de los dos viajes del alma:
El que realiza durante su permanencia en la carne, cuando cultiva las
virtudes siguiendo la Ley de Dios, cuando ella recorre, como hemos di-
cho, los grados de la escala de los progresos de virtud en virtud y que
se hace de las etapas de esos mismos progresos; y el que realizará des-
pués de la resurrección para subir a los cielos, cuando, en lugar de su-
bir de un solo golpe, sin transición, en el fmal supremo, atraviese mu-
chas estancias, siendo iluminada en cada una, recibiendo un esplendor
siempre nuevo e inundada en cada etapa de la luz de la Sabiduría y lle-
gue por fm al mismo Padre de las luces (Sant 1, 17) (Hom. Núm. 27, 6).
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 87
Acá subyace nuevamente la idea del progreso espiritual continuo,
progreso que no sólo se produce en el camino de esta vida, sino que
sigue repitiéndose en la gloria, pues por más que avancemos en el co-
nocimiento de Dios, nunca podremos aprehenderlo, razón por la que
siempre estaremos creciendo en su conocimiento y posesión.
b. La marcha por el desierto
Esta marcha corresponde al abandono progresivo de la vida car-
nal y al despertar de la vida espiritual. Orígenes subraya en primer
término que el alma sale de Egipto asistida por la fuerza de Cristo,
pero progresa necesariamente por medio de la acción y de la con-
templación, pues los israelitas:
Salieron de la mano de Moisés y de Aarón (Núm 33, 1). Para salir de
Egipto, la mano de Moisés no basta; se necesita también la mano de
Aarón. Moisés representa la ciencia de la Ley, Aarón el arte de hacer
a Dios sacrificios e inmolaciones. Por lo tanto, nosotros tenemos ne-
cesidad, al salir de Egipto, además de la ciencia de la Ley y de la Fe,
de los productos de las obras que nos hacen agradables a Dios. Por-
que si se habla de la mano de Moisés y de la de Aarón, es para signi-
ficar las obras por la palabra mano. En efecto, si al salir de Egipto y
al convertirme a Dios renuncio al orgullo, habré sacrificado un toro
a Dios por las manos de Aarón. Si suprimo el ardor agresivo y el de-
sorden, consideraré que he degollado un macho cabrío al Señor por
las manos de Aarón; si he vencido la lujuria, será un buey; la necedad,
un carnero. Así pues, cuando el alma se purifica de sus vicios, es la
mano de Aarón la que trabaja en nosotros; y la mano de Moisés está
con nosotros cuando para comprender estas operaciones recibimos
la fuerza de la Ley. También esta doble mano es necesaria a los que
salen de Egipto para encontrar en ellos, además de la fe y la ciencia,
la perfección de los actos y de las obras. Y sin embargo no son dos
manos sino una sola. Es en efecto de la mano de Moisés y de Aarón
como el Señor los sacó de Egipto y no de las manos de Moisés y de
Aarón, pues única es la obra de esta doble mano y único el acaba-
miento de la perfección (Hom. Núm. 27, 6).
Cabe señalar aquí que en diversos lugares de su amplia obra, Orí-
genes subraya que estas dos realidades de la acción y de la contem-
TEOLOGIA 74 (1999)
88 ROBERTO PEÑA
plación deben darse juntas, pues ambas nos conducen a la meta de
la santidad cristiana. Por esto se refiere a ellas con símbolos bíblicos,
como las dos moneditas de la viuda (Mc 12, 42); los apóstoles de
Cristo, contemplativos y ministros a la par (Le 1, 2); los verbos "ven-
gan y vean" (Jn 1, 39); los dos nombres del patriarca, Jacob e Israel;
y el ejemplo -que se ha hecho clásico- de las dos hermanas, Marta y
María (Lc 10, 38-42):
María es símbolo de la vida contemplativa, Marta de la vida activa ...
Marta parece que tiene más celo que María, pues ella corre al encuen-
tro de Jesús, mientras que María se queda en casa. Hay personas, co-
mo el centUlión, que no son capaces de recibir a Jesús; otras no son
dignas, como el jefe de la sinagoga. Marta es menos perfecta porque
corre hacia Jesús; María lo espera dentro de casa para acogerlo, ella
puede recibir su venida (ORíGENES, Fragmento sobre el Evangelio de
Juan 80: GCS IV, 547).
No deja de ser interesante la exhortación a la marcha espiritual
que propone el maestro alejandrino y las dos razones que aduce por
un lado Moisés consignó por escrito el relato del desierto:
Para que al leerlas viéramos cuántas etapas, estancias, nos esperan en
el viaje hacia el Reino, para que nos preparemos para este camino, pa-
ra que a la vista del camino que debemos recorrer, no dejemos consu-
mirse en la pereza y la inactividad la duración de nuestra vida, con el [m
de no retardamos en las vanidades de este mundo y de que nos deleite-
mos en todas las delectaciones de la vista o del oído, incluso hasta del
tacto, del olfato y del gusto, para que los días no se esfumen así, para
que el tiempo no transcurra sin que nos apresuremos a cubrir la distan-
cia de este viaje por hacer, para que no desfallezcamos en el camino y
no suframos la suerte de los que no pudieron llegar hasta el final y cu-
yos miembros cayeron en el desierto (Heb 3, 17) (Hom. Núm. 27, 7).
Pero, además -y esta es la segunda razón- fuimos creados para
este éxodo de la tierra al cielo, y por ello:
[ ... ]estamos de viaje, vinimos a este mundo sólo para pasar de virtu-
des en virtudes (Sal 84 [83], 8) Y no para quedamos en tierra por
amor a los objetos terrenos, como aquel que decía: Destruiré mis
graneros y construiré otros más grandes, [ ... ] y diré a mi alma: al-
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 89
ma mía, tienes muchos bienes almacenados para muchos años; [ ... ]
come, bebe, regocíjate (Lc 12, 18-20). ¡Ah! Que el Señor no nos diga
como a él: Insensato, esta noche te arrebatarán el alma. No dijo: este
día, sino esta noche; ese hombre es golpeado de noche, como lo fueron
los primogénitos de los egipcios (Éx 12, 29), porque amó el mundo y
compartió la vida de los príncipes de este mundo de tinieblas (Ef6, 14).
Ahora bien, a este mundo se le llama tinieblas y noche a causa de los
que viven en la ignorancia y no reciben la luz de la Verdad. Esos no par-
ten de Ramsés y no van a Sucot (Hom. Núm. 27, 7).
Con esta segunda razón Orígenes muestra claramente la tensión
simbólica que anima su concepción del mundo, pues aunque vivimos
en este, estamos en viaje hacia el mundo que permanece para siem-
pre, el de las realidades espirituales, que son las más verdaderas. Un
signo distintivo del cristiano que avanza en el camino espiritual es
que no se detiene en las cosas de esta tierra, sino que siempre pere-
grina hacia su verdadera patria 20
20. En esta misma línea al alejandrino le gusta subrayar el detalle elocuente que en
el desierto las tiendas son siempre moradas provisionales, lo que es signo de que la vi-
da espiritual es un progreso perpetuo. Un texto claro al respecto puede ser el siguiente:
·Si buscas la diferencia que corre entre casas y tiendas (tabernacula), he aquí la
distinción que puede hacerse: la casa es cosa estable y encerrada dentro de límites de-
terminados; las tiendas son las moradas de quienes están siempre en camino y no han
alcanzado el término de su viaje ... Pues bien, los que se entregan a la ciencia y a la sa-
biduría, que no tienen término (¿cuál sería, en efecto, el término de la sabiduría de
Dios? Cuanto más uno se acerca, más profundidades halla y cuanto más escruta esas
profundidades, tanto más inefables e incomprensibles las encuentra), los que avan-
zan, pues, por las vías de la sabiduría de Dios no tienen casa -pues no han llegado al
término-, sino tabernáculos, en los cuales marchan y progresan siempre y cuanto más
progresan, tanto más aumenta y se extiende al infinito el camino que se abre ante su
marcha Y téngase por muy cierto que si alguien ha hecho progresos en la ciencia y de
eso tiene alguna experíencia, sabe que, cuando ha llegado a cierta contemplación
(theoria) y conocimiento de los misterios espirituales, el alma se queda allí como en
una tienda Pero cuando, de las cosas que ha encontrado surge otra nueva y el alma
avanza hacia otros progresos, entonces, levanta su tienda y se dirige hacia lo que se
encuentra más elevado y allí establece la sede de su espíritu, afirmada en la paz de los
sentidos; luego nuevamente extrae de allí otras experiencias espirituales que la serie
de las precedentes ha hecho posibles; y así, tendiendo siempre hacia lo que está de-
lante, parece marchar bajo la tienda" (ORíGENES, Homüías sobre Nehemias xvn, 5; ci-
tado por J. DANItLOu en Orígenes, Buenos Aires, 1958, pp. 371-372).
TEOLOGIA 74 (1999)
90 ROBERTO PEÑA
Orígenes se detiene en el dato que ofrece el relato bíblico sobre
la fiesta que el pueblo celebró el día de la salida de Egipto. Los israe-
litas la celebraron incluso antes de haber dejado el país de esclavi-
tud, pues degollaron el cordero pascual la víspera de la partida. Este
detalle, que a primera vista puede parecer nimio, le ofrece al alejan-
drino la oportunidad de establecer una distinción, pues "toda fiesta
celebrada en la tierra por los hombres, lo es en parte, no en totalidad,
y no lleva la perfección del título de fiesta" (Hom. Núm. 27, 8), mien-
tras que la verdadera fiesta será la celebrada cuando abandonemos
el Egipto donde somos esclavos, lo que equivale a decir que solamen-
te quien se pone en camino -con todo lo que ello significa- puede ce-
lebrar verdaderamente la Pascua:
[ ... ]pero cuando hayas salido de este Egipto de aquí, entonces esa se-
rá para ti la fiesta perfecta, entonces podrás festejar perfectamente
los ácimos de la sinceridad y de la verdad (l Cor 5, 8), entonces ce-
lebrarás en el desierto el día de Pentecostés, entonces empezarás a
recibir el alimento celestial del maná y a celebrar todas las fiestas de
las que ya hemos hablado como hemos podido. Sabe, sin embargo,
que después de esta Pascua celebrada en Egipto, hallamos otra vez
festejada la Pascua en el desierto, cuando fue dada la Ley (ver Éx 13,
3), y todavía otra vez, como ya observamos, en los Números (ver 9, 2
ss.), y después ya no se celebrará ninguna otra, más que en la TIerra
Prometida (Hom. Núm. 27, 8).
Otro detalle que llama la atención del autor es el hecho de que los
hijos de Israel partieron de Ramsés con mano alzada, a la vista de to-
dos los Egipcios (NÚIn 33, 3) ... Ante la pregunta sobre qué puede signi-
ficar esta "mano alzada", Orígenes responde que la salida de los israeli-
tas de Egipto no fue obra humana ni terrena, sino obra del mismo Dios.
El despojo del alma al salir de Egipto consiste, para Orígenes, en
renunciar en primer lugar al pecado. Este despojo-renuncia está figu-
rada por la venganza de Dios en los dioses de los Egipcios.
21
Al refe-
21. Este tema Orígenes también lo desarrolla en Homilías sobre los Números
XXIII,4.
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 91
rirse a esta venganza divina es importante la siguiente distinción:
"No son pues los ídolos, sino los demonios que permanecen en los
ídolos los que son llamados dioses
22
y en los cuales el Señor ejerció
su venganza" (Hom. Núm. 27, 8).
Aquí brota espontáneamente la pregunta: ¿cómo Dios ejerce su
venganza sobre los demonios?, a la que Orígenes contesta diciendo
que Dios se venga de ellos cuando un hombre se convierte por inspi-
ración de su gracia:
Pero yo quisiera indagar cómo Dios ejerce su venganza en los demo-
nios, en tanto que el día de la venganza y del Juicio todavía no ha lle-
gado. Me parece que la venganza se ejerce contra los demonios cuan-
do un hombre, atraído por sus seducciones al culto de los ídolos,
pero convertido por la Palabra del Señor, le rinde el culto que le es
debido; por el hecho mismo de esta conversión, se ejerce una vengan-
za contra el seductor. Igualmente, si un hombre arrastrado por los de-
monios a la fornicación se convierte a las buenas costumbres, ama la
castidad y llora sus errores, las mismas lágrimas de la penitencia son
para el demonio una quemadura viva y así se hace venganza del au-
tor de la seducción. Igualmente además, si alguien cambia del orgu-
llo a la humildad, del lujo a la sobriedad, en todas estas ocasiones fla-
gela y atormenta a los demonios que le habían inducido a esos
errores. ¿Cuántos tormentos creen que no sufrirán de ver a alguien
que siguiendo la palabra del Señor vende todos sus bienes y los da a
22. Esta creencia estaba muy extendida en toda la antigüedad cristiana. Por ejem-
plo, MINUCIO FÉLIX en El Octavio 27, 2 escribe:
"Estos espíritus impuros, que son los demonios, como lo han demostrado los ma-
gos y los mósofos, se ocultan en las estatuas y en las imágenes consagradas y, por su
influencia, adquieren la autoridad de un dios que se cree presente, inspirando a veces
a los divinos, habitando en los templos, haciendo palpitar en algunas ocasiones las en-
trañas de las víctimas, dirigiendo el vuelo de las aves, presidiendo las suertes, pro-
rrumpiendo en oráculos entretejidos con muchas mentiras. En efecto, se engañan y
engañan, como quienes no saben la verdad con exactitud y la que conocen no la pu-
blican porque resultaría su perdición. Así nos precipitan del cielo a la tierra y nos apar-
tan del Dios verdadero hacia los objetos materiales, perturban la vida, inquietan los
sueños. Penetrando también en los cuerpos, como espíritus sutiles que son, ocasionan
enfem1edades, aterrorizan las almas, contorsionan los miembros, para obligar a los
hombres a que los adoren, de manera que los sacien con el vapor y el humo de los al-
tares o con las ofrendas de los animales y deshaciendo sus propios maleficios, aparen-
ten haber hecho curaciones" (trad. de SANTOS DE DOMINGO, en Minucio Félix. El Octa-
vio, Madrid, 1944, pp. 112-113 [Colección Excelsa, 11]).
TEOLOGIA 74 (1999)
92 ROBERTO PEÑA
los pobres (Mt 19, 21), toma su cruz y sigue a Cristo (Mt 16, 24)?
(Hom. Núm. 27, 8).
Ahora bien, no sólo las virtudes del hombre significan una herida
para el demonio, sino que existe para él un castigo todavía mayor
que es la aplicación del convertido a la leetio divina:
Pero lo que supone para ellos todos los tonnentos y todos los casti-
gos, es ver que alguien se aplica a la palabra de Dios y profundiza me-
diante un estudio ardiente la ciencia de la Ley divina y los misterios
de las Escrituras.
23
En eso consiste entonces su llama; arden en ple-
na hoguera (Hom. Núm. 27, 8).
Con sano realismo y experiencia espiritual Orígenes plantea aquí
otra distinción fundamental: es cierto que los demonios persiguen al
cristiano para que permanezca esclavo en el Egipto de sus pecados,
pero a la vez hay que reconocer que el hombre, haciendo uso de su
libre albedrío, elige colaborar o no con las insinuaciones del espíritu
del mal:
Porque ellos dominan a todos los que están aún en la ignorancia, pe-
ro se presentan incluso a menudo a los que han conocido a Dios y tra-
tan de hacerles volver a las obras de la ignorancia. Ningún pecado se
consuma sin su colaboración. Cuando alguien comete adulterio, no
está sin relación con un demonio; lo mismo cuando uno se deja do-
minar por una cólera excesiva o cuando roba los bienes de otro. Y el
que, difama a su prójimo en secreto (Sal 101 [100], 5) Y el que pone
escándalo al hijo de su madre (Rom 14, 13), no está sin relación con
un demonio. También nosotros hemos de poner todo nuestro esfuer-
zo en no resucitar en nosotros a los prímogéIÚtos de los Egipcios y sus
dioses, que el Señor golpeó y destruyó, dándoles la ocasión de obrar en
nosotros obras de abominación ante Dios. Si nos mantenemos aleja-
23. Es decir, pasa de las obras al conocimiento (gnosis). Este texto ejemplifica
bien la centralidad de la Escritura en el pensamiento de ürigenes y en la vida del cris-
tiano. No en balde se atrevió a escribir: "[ ... ] ¿de qué me siIve que Cristo tenga sujeto
al mundo entero, posea las ciudades enemigas, si no vence también en mí a sus ene-
migos, si no destruye la ley que se encuentra en mis miembros, la cual lucha contra la
ley de mi alma y me conduce en esclavitud, bajo la ley del pecado?" (ORíGENES, Homi-
lías sobre el Génesis IX, 3: SCh 7 bis, 1976, pp. 251-253).
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 93
dos, Dios, como ya hemos dicho, ha ejercido su venganza sobre todos
los dioses de los Egipcios y por nuestra reforma y nuestra conversión
los demonios son castigados (Hom. Núm. 27, 8).
A partir de este momento, comienza en la Homilía el comentario
pormenorizado de las distintas estaciones del recorrido del desierto
y su significación espiritual. Después de la lucha con el pecado, OrÍ-
genes introduce la lucha con las pasiones y la conquista de la apat-
heia o libertad espiritual, la cual se logra mediante el desapego que
permite el recogimiento. Conviene hacer notar que al referirse a es-
te tema el alejandrino hace uso del vocabulario helenístico, pero
transpuesto en una concepción cristiana.
La partida de Ramsés, cuyo significado es agitación turbulenta o
agitación de la polilla,24 trae a colación una nueva presentación esca-
tológica, al mencionar la doble concepción del éxodo: "ya sea que el
alma al dejar este mundo se dirija hacia el siglo futuro, o sea que re-
nuncie a los errores de la vida y se convierta al camino de la virtud y
al conocimiento de Dios, parte de Ramsés" (Hom. Núm. 27, 9). Es
decir, que tanto en un caso como en el otro, está de por medio el de-
sapego a la agitación-turbación, pues: "todo lo que está en el mundo
es víctima de la agitación, de la turbulencia y de la corrupción sim-
bolizada por la polilla. El alma no debe permanecer allí, sino partir y
venir a Sucot" (Hom. Núm. 27, 9).
Una buena y nueva muestra del realismo origeniano es el comen-
tario que hace a las dos paradas siguientes. El desapego implica ne-
24. En Homilías sobre el Éxodo V, 2 leemos: "Si hay alguno que se prepara para
marcharse de Egipto, si hay alguno que desea abandonar las obras oscuras de este
mundo y las tinieblas de los errores, debe salir ante todo de Ramsés. Ramsés signifi-
ca "erosión de la polilla". Si, pues, quieres llegar a que el Señor sea tu guía y te prece-
da en la columna de nube (ver Éx 13, 21) Y te siga la piedra que te ofrece un alimen·
to espiritual y una bebida espiritual (ver 1 Cor ID, 3-4), debes escaparte y salir de
Ramsés y no guardar tesoros allí donde la potiUa roe y los ladrones socavan y roban
(ver Mt 6, 20). Esto es lo que dice claramente el Señor en los Evangelios: Si quieres
ser perfecto, vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el
cielo; después ven y sígueme (Mt 19, 21). Esto es partir de Ramsés y seguir a Cristo"
(trad. cit., pp. 95-96).
TEOLOGIA 74 (1999)
94 ROBERTO PEÑA
cesariamente por un lado hacerse peregrino y vigilar, lo que deduce
del significado de Sucot: las tiendas.
25
Por esto afirma que "el primer
progreso del alma es separarse de la agitación terrena y saber que le
es preciso habitar en tiendas como un nómada y un viajero, a fin de
estar, como un soldado bajo las armas, lista para apostarse al en-
cuentro de los asaltantes, alerta y libre" (Ham. Núm. 27, 9). Ahora
bien, esta peregrinación también implica por su parte trabajos y
pruebas (se refiere al significado de Etam: desfiladeros), luchar na-
da menos que con el Diablo:
Dijimos que se trata aquí del progreso de las virtudes. Ahora bien, la
virtud se adquiere sólo mediante los ejercicios y el trabajo, realiza
sus pruebas menos en el éxito que en las dificultades. Se llega, pues,
a un desfiladero. Ahora bien, es en los desfiladeros y en los lugares
bajos donde se libra la batalla contra el Diablo y las potestades adver-
sas. En un desfiladero, pues, hay que sostener una lucha atlética y li-
brar batalla. Así, Abraham combatió en el vaUe de las Salinas (Gn 14,
8) contra los reyes bárbaros y obtuvo la victoria. Nuestro viajero, por
lo tanto, ha descendido hacia los habitantes de las profundidades y
de los lugares bajos, no para retrasarse en ellos, sino para obtener la
victoria (Hom. Núm. 27,9).
c. Práctica de una penitencia moderada
Al comentar la acampada del pueblo de Israel en Pi Hajirot -nom-
bre que significa aldeas-, Orígenes abre una nueva etapa para el alma
que peregrina y lucha, caracterizada fundamentalmente por la dis-
creción en la abstinencia. Nuevamente como sabio hombre de espí-
ritu, el maestro alejandrino señala que en los comienzos de la vida
espiritual todo exceso es malo y que el progreso espiritual, siendo
por un lado continuo, a la vez no quema etapas:
25. "Veamos pues cuál es el lugar del campamento, al que se llega desde Ramsés.
Llegaron -dice- a Sucot (Éx 12, 37). Los intérpretes de los nombres afinnan que entre
los hebreos Sucot significa "tiendas". Por tanto, cuando abandonando Egipto, apartes
de ti las polillas de toda corrupción y rechaces las excitaciones de los vicios, vivirás
en tiendas. En efecto, habitamos en tiendas, de las que no queremos ser despojados
sino revesti,dos (ver 2 Cor 5, 4). El que vive en tiendas, disponible y sin equipajes, es
el que corre hacia Dios" (ORlGENES, Homilías sobre el Éxodo V, 2; trad. cit., p. 96).
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 95
Todavía no hemos llegado a la Ciudad, aún no se ha alcanzado la per-
fección; pero en la espera nos apoderamos de las pequeñas localida-
des. El progreso consiste, en efecto, en pasar de las cosas pequeñas a
las grandes. Llegamos pues al paso, es decir, a la entrada de una aldea,
que representa la vida de abstinencia moderada. Es peligroso en efec-
to, en los comienzos, el exceso de abstinencia (Hom. Núm. 27,9).
d. Se comienza a entrever los bienes futuros y a comprobar
los progresos
Las dos narraciones bíblicas de la travesía por el desierto acercan
el dato de que Pi Hajirot estaba situado frente a Baal Sefón y Migdol
(ver Núm 33, 7; Éx 4,2). El significado de ambos nombres da paso a
una nueva etapa, en la que es capital un nuevo elemento: el tema de
la "atalaya".2W ir subiendo de lo pequeño a lo grande (Baal Sefón se
traduce por subida al observatorio o a la torre), la esperanza comien-
za a contrarrestar los esfuerzos del camino, pues "se comienza, en
efecto, a observar, a percibir la esperanza venidera y a medir la altu-
ra de los progresos; y se hace uno poco a poco más grande, siendo
más alimentado por la esperanza que fatigado por los esfuerzos"
(Hom. Núm. 27, 9). Esta esperanza se alimenta de la magnificencia
(que es el significado de Migdol) de las cosas futuras que el alma co-
mienza a entrever, sin por ello olvidar que todavía está en camino y
aún no ha llegado a la perfección (Hom. Núrn. 27,9).
e. Las pruebas espirituales del alma
En esta nueva etapa se dan cita dos realidades aparentemente
contradictorias: el saborear el gusto "amargo" de la vida espiritual
por un lado, y el comienzo de las consolaciones espirituales por otro.
Orígenes parte de una constatación: la vida espiritual le resulta
amarga al hombre carnal, que todavía añora los alimentos de Egipto.
26. Este tema de la specula o ascensio speculae que aquí trata Orígenes, también
está presente en Plotino y tendrá su importancia en la obra de Gregorio de Nisa, para
quien las cosas terrestres retroceden paulatinamente, en la medida en que los bienes
divinos se tornan más cercanos.
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 95
Todavía no hemos llegado a la Ciudad, aún no se ha alcanzado la per-
fección; pero en la espera nos apoderamos de las pequeñas localida-
des. El progreso consiste, en efecto, en pasar de las cosas pequeñas a
las grandes. Llegamos pues al paso, es decir, a la entrada de una aldea,
que representa la vida de abstinencia moderada Es peligroso en efec-
to, en los comienzos, el exceso de abstinencia (Hom. Núm. 27, 9).
d. Se comienza a entrever los bienes futuros y a comprobar
los progresos
Las dos narraciones bíblicas de la travesía por el desierto acercan
el dato de que Pi Hajirot estaba situado frente a Baal Sefón y Migdol
(ver Núm 33, 7; Éx 4, 2). El significado de ambos nombres da paso a
una nueva etapa, en la que es capital un nuevo elemento: el tema de
la "atalaya".26 Al ir subiendo de lo pequeño a lo grande (Baal Sefón se
traduce por subida al observatorio o a la torre), la esperanza comien-
za a contrarrestar los esfuerzos del camino, pues "se comienza, en
efecto, a observar, a percibir la esperanza venidera y a medir la altu-
ra de los progresos; y se hace uno poco a poco más grande, siendo
más alimentado por la esperanza que fatigado por los esfuerzos"
(Hom. Núm. 27, 9). Esta esperanza se alimenta de la magnificencia
(que es el significado de Migdol) de las cosas futuras que el alma co-
mienza a entrever, sin por ello olvidar que todavía está en camino y
aún no ha llegado a la perfección (Hom. Núm. 27,9).
e. Las pruebas espirituales del alma
En esta nueva etapa se dan cita dos realidades aparentemente
contradictorias: el saborear el gusto "amargo" de la vida espiritual
por un lado, y el comienzo de las consolaciones espirituales por otro.
Orígenes parte de una constatación: la vida espiritual le resulta
amarga al hombre carnal, que todavía añora los alimentos de Egipto.
26. Este tema de la specula o ascensio speculae que aquí trata Orígenes, también
está presente en Plotino y tendrá su importancia en la obra de Gregario de Nisa, para
quien las cosas terrestres retroceden paulatinamente, en la medida en que los bienes
divinos se toman más cercanos.
ROBERTO PENA
El comentar el paso por medio del Mar Rojo y el campamento en las
Aguas Amargas, le da ocasión para la afirmación de que el tiempo del
progreso es simultáneamente el tiempo de los peligros, pero si segui-
mos al Señor será factible pasar adelante con pie enjuto:
¡Qué prueba tan dura la de pasar a través del mar, la de ver amonto-
narse las olas, la de oír la voz ingente de las olas en furia! Pues si si-
gues a Moisés, es decir, la Ley de Dios, las aguas formarán para ti u n
muro a derecha y a izquierda y hallarás un camino seco en medio
del mar (I?x 14,22) (Hom. Núm. 27, 10).
Después de hacer una nueva presentación escatológica, al decir
que "en el viaje celestial del alma del que ya hemos hablado, puede
ocurrir que también haya aguas, puede ocurrir que se encuentren
oIas; pues una parte de las aguas está encima del cielo (Gn 1, 7), y la
otra está bajo el cielo" (Hom. Núm. 27, lo), Orígenes recuerda que
en nuestro caso, que por ahora sólo tenemos que soportar las olas
que están bajo el cielo, la perseverancia en la fe en Jesucristo, que da
plenitud a la Ley y a los Profetas, es lo que nos puede salvar de mo-
rir ahogados, como les sucedió a los egipcios:
En cuanto a nosotros, en el momento de pasar el mar, incluso si nos
vemos perseguidos por el Faraón y los Egipcios (ver Éx 14, 23), no
temblemos, no tengamos temor ni espanto. Creamos solamente en
u n solo y verdadero Dios y en su enviado Jesucristo ( Jn 17,3). Si el
pueblo, tal como se dice, creyó en Dios y en su servidor Moisés, no-
sotros creemos también de la misma manera en Moisés, es decir, en
la Ley de Dios y en los Profetas. Sé firme y pronto verás a los Egip-
cios yaciendo en la oriUa del mar (Éx 14,30). Y cuando los veas ya-
ciendo, canta cantares al Señor, alaba al que ha amj ado en el mar
caballo y carro (Éx 15, 1) (Hom. Núm. 27, 10).
No deja de ser sugestiva la idea contenida en la última afirmación:
solamente el que creyendo triunfa en la prueba puede entonar cánti-
cos al Señor.27
27. En Homilias sobre el Éxodo VI, 1 encontramos un nuevo significado al hecho
de acompañar los cánticos con panderos en las manos:
TEOLOGIA 74 (1999)
96 ROBERTO PEÑA
El comentar el paso por medio del Mar Rojo y el campamento en las
Aguas Amargas, le da ocasión para la afirmación de que el tiempo del
progreso es simultáneamente el tiempo de los peligros, pero si segui-
rnos al Señor será factible pasar adelante con pie enjuto:
¡Qué prueba tan dura la de pasar a través del mar, la de ver amonto-
narse las olas, la de oír la voz ingente de las olas en furia! Pues si si-
gues a Moisés, es decir, la Ley de Dios, las aguas formarán para ti un
muro a derecha y a izquierda y hallarás un camino seco en medio
del mar (Éx 14, 22) (Hom. Núm. 27, 10).
Después de hacer una nueva presentación escatológica, al decir
que "en el viaje celestial del alma del que ya hemos hablado, puede
ocurrir que también haya aguas, puede ocurrir que se encuentren
olas; pues una parte de las aguas está encima del cielo (Gn 1, 7), y la
otra está bajo el cielo" (Hom. Núm. 27, 10), Orígenes recuerda que
en nuestro caso, que por ahora sólo tenernos que soportar las olas
que están bajo el cielo, la perseverancia en la fe en Jesucristo, que da
plenitud a la Ley y a los Profetas, es lo que nos puede salvar de mo-
rir ahogados, corno les sucedió a los egipcios:
En cuanto a nosotros, en el momento de pasar el mar, incluso si nos
vemos perseguidos por el Faraón y los Egipcios (ver Éx 14, 23), no
temblemos, no tengamos temor ni espanto. Creamos solamente en
un solo y verdadero Dios y en su enviado Jesucristo (Jn 17, 3). Si el
pueblo, tal como se dice, creyó en Dios y en su servidor Moisés, no-
sotros creemos también de la misma manera en Moisés, es decir, en
la Ley de Dios y en los Profetas. Sé firme y pronto verás a los Egip-
cios yaciendo en la oriUa del mar (Éx 14,30). Y cuando los veas ya-
ciendo, canta cantares al Señor, alaba al que ha arrojado en el mar
cabaUo y carro (Éx 15, 1) (Hom. Núm. 27, 10).
N o deja de ser sugestiva la idea contenida en la última afirmación:
solamente el que creyendo triunfa en la prueba puede entonar cánti-
cos al Señor.
27
27. En Homilias sobre el Éxodo VI, 1 encontramos un nuevo significado al hecho
de acompañar los cánticos con panderos en las manos:
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 97
No obstante el gusto amargo que el hombre camal le encuentra a
la vida espiritual, esta amargura también tiene otra acepción, diga-
mos positiva. Orígenes recuerda que no es posible llegar a la Tierra
Prometida sin pasar por la amargura, es decir, tenemos necesidad de
la amargura de la prueba, no sólo porque aquella es propedéutica, si-
no porque a la vez permite la actuación en nuestras vidas de Cristo,
Médico sabio de nuestras almas:
Del mismo modo que los médicos introducen en los remedios drogas
amargas en previsión de la cura y salvación de los enfermos, así tam-
bién el Médico de nuestras almas, en previsión de nuestra salvación,
quiso que soportemos las amarguras de esta vida a través de pruebas
varias, pues sabía que esta amargura terminaría procurando a nuestra
alma la dulzura de la salvación. Contrariamente, los dulzores que hala-
gan el cuerpo, como lo enseña el ejemplo del rico malo (Le 16, 19 ss.),
terminan amargamente en el infierno de los castigos. Tú sigues el ca-
mino de la virtud: no rehúses acampar en las Aguas Amargas. Saldrás
de ellas como los hijos de Israel (Hom. Núm. 27, 10).28
"Leemos en las divinas Escrituras que se compusieron muchos cánticos. El prime-
ro de ellos es el que cantó el pueblo de Dios después de la victoria, una vez sumergi-
dos los Egipcios y el Faraón. Ciertamente es costumbre de los santos, cuando el ad-
versario es derrotado, ofrecer a Dios un himno de acción de gracias, como hombres
que saben que la victoria obtenida no se debe a la virtud, sino a la gracia de Dios. En-
tonces, mientras cantan el himno, toman panderos en sus manos, como se nos dice de
María, hermana de Moisés y de Aarón (ver Éx 15, 20).
"También tú, si has cruzado el mar Rojo, si ves que los Egipcios son sumergidos y
anegados y que el Faraón es precipitado en el abismo, puedes cantar un himno a Dios,
puedes lanzar tu grito de acción de gracias y decir: Cantemos al Señor, pues se ha cu-
bierto gloriosamente de gloria; caballo y jinete ha arrojado en el mar (Éx 15, 1). Di-
rás estas palabras mejor y más dignamente si tienes un pandero en tu mano, esto es,
si crucificas tu carne con sus vicios y concupiscencia.s (Gál5, 24) Y si mortificas
tus miembros terrenos (Col 3, 5)" (trad. cit., p. 105).
28. En Homilías sobre el Éxodo VII, 1, Origenes hace otra interpretación espiritual
de la amargura, refiriéndola no ya a la prueba sino a la interpretación literal de la Escri-
tura Estas aguas amargas son curadas gracias a la Sabiduria de Cristo que las dulcifica:
"Allí, en el lugar de la amargura, en el lugar de la sed y, lo que es más grave aún,
de la sed en medio de abundantes aguas, allí Dios estableció para eUos preceptos y
juicios (ver Éx 15, 25). ¿No había un lugar más digno, más apto, más fértil que este lu-
gar de amargura? Además se añade: le mostró el Señor una vara, la introdujo en el
agua y el agua se volvió dulce (Éx 15, 25); es ciertamente admirable que Dios mostra-
se una vara a Moisés, que Moisés la introdujese en el agua y que el agua se volviese
dulce. Como si Dios no pudiese volver dulce el agua sin ayuda de la vara. ¿O no cono-
cía Moisés la vara, para que se la mostrase Dios?
TEOLOGIA 74 (1999)
98 ROBERTO PEÑA
El alma que no sucumbió en la tentación de las "aguas amargas",
comienza ahora a ser consolada por medio de las primeras consola-
ciones espirituales, que Orígenes ve representadas por las fuentes y
las palmeras de EUm. Lo central aquí es lo que se afirma respecto al
obrar de Dios en la "economía" de las almas: para llevarlas adelante
en el camino espiritual utiliza la alternancia de trabajos y descansos.
Dicho en palabras del alejandrino:
Ve qué lugares tan deliciosos te acogen, después de las amarguras y de
las dificultades de las tentaciones. No habrías llegado a las palmeras si
no hubieras soportado las pruebas amargas, no habrías llegado a la
dulzura de las fuentes si no hubieras superado las tristezas y las difi-
cultades. No es que éste sea el fmal del viaje y el acabamiento de todo,
sino que Dios, que regula la economía de las almas, coloca en el curso
mismo del viaje, en los intervalos de los trabajos, descansos, gracias a
los cuales, reanimada y refrescada, el alma vuelve dispuesta a afrontar
el resto de los trabajos (Ham. Núm. 27, 11).
La idea anterior descansa en uno de los significados de Elim, el
descanso refrescante que simbolizan las fuentes y las palmeras en el
desierto, pero Orígenes también consigna un segundo significado,
"Debemos ver en estas cosas la belleza del sentido interior. Yo creo que la Ley, si
es interpretada literalmente, es muy amarga y es lo que representa Mará. ¿Qué hay, en
efecto, tan amargo como que un niño tenga que recibir al octavo día la herida de la cir-
cuncisión (ver Gn 17, 12) Y sufra ya en la tierna infancia el rigor de la espada? Bastan-
te amarga, y muy amarga es la copa de esta Ley, tanto que el pueblo de Dios -no el que
fue bautizado en Moisés, en el mar y en la nube (ver 1 Cor 10, 2), sino el que fue bau-
tizado en Espíritu yagua (ver Mt 3, 11)- no puede beber esta agua; no puede gustar
de la amargura de la circuncisión, ni puede soportar la amargura de los sacrificios y
la observancia del sábado. Pero si Dios muestra la vara que ha introducido en esta
amargura para que se vuelva dulce el agua de la Ley, entonces puede beber de ella
"¿Cuál es la vara que Dios muestra? Nos lo enseña Salomón cuando dice de la Sabi-
duna; Ella es un árbol de vida para todos los que la abrazan (Prov 3, 18). Si, pues, la
vara de la Sabiduria de Cristo fuese introducida en la Ley y nos mostrasen cómo deben
ser entendidos la circuncisión y el sábado, cómo se ha de observar la Ley de la lepra, có-
mo hacer el discernimiento entre lo puro y lo impuro, entonces se volvena dulce el agua
de Mará, la amargura de la letra de la Ley sena conveltida en la dulzura de la inteligen-
cia espiritual y entonces podria beber el pueblo de Dios [ ... ]" (trad. cit., pp. 123-124).
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 99
que es "carneros", lo que le pennite hablar de los apóstoles. Estos últi-
mos son como carneros, pues son los conductores del rebaño de Cris-
to (se refiere específicamente a los Doce), pero también son a la vez co-
mo fuentes y palmeras, pues el Señor también eligió a otros setenta y
dos discípulos. ¿A qué quiere llegar Orígenes con esto? Simplemente a
afirmar que hubo otros apóstoles además de los Doce (Hom. Núm. 27,
11).29 Más adelante tendremos ocasión de constatar que el alma que
adelanta en el itinerario espiritual también es, en cierta medida, consti-
tuida apóstol, pues recibe el encargo de anunciar a los demás el obrar
de Dios en la vida de los hombres (ver Hom. Núm. 27, 12).
En medio de estas primeras consolaciones espirituales que el al-
ma comienza a recibir, es interesante la próxima acampada a orillas
del mar demoníaco, es decir, el Mar Rojo o Mar de Cañas. Orígenes
subraya el detalle de que a dicho mar se lo atraviesa una sola vez, por
lo que en esta oportunidad sólo se lo contempla sin temer sus peli-
gros, o sea, sus movimientos y sus tempestades (Hom. Núm. 27, 11).
Si tenemos en cuenta que, a düerencia de la tradición cristiana de su
tiempo, para Orígenes el cruce del Mar Rojo simboliza el bautismo y
el inicio del itinerario espiritual, en esta ocasión podemos pensar que
se está refiriendo a la irrepetibilidad del sacramento, pues ya el pue-
blo no se sumerge en las aguas turbulentas que una vez atravesó. Por
otro lado también podemos detectar aquí la presencia de un modera-
do estoicismo o epicureísmo, cuya finalidad era alcanzar la apatheia
completa. .. A esta se llegaba tras la lucha con el pecado y las pasio-
nes; esta es la libertad espiritual alcanzada por medio del desapego
fruto del recogimiento, como lo plantea Orígenes.
29. Dejamos de lado aquí, en razón de la brevedad, la cuestión de si en el desierto
había setenta o setenta y dos palmeras. En esta Homüía el alejandrino escribe seten-
ta y dos, pero en Homüías sobre el Éxodo VII, 3 se inclina por setenta solamente. Con
respecto al número de discípulos, solamente aclaramos que en el texto de Lucas 10,
1.17 algunos manuscritos bíblicos en vez de setenta y dos discípulos dicen setenta. Es-
te número es una posible alusión simbólica a la evangelización del mundo pagano, ya
que tradicionalmente se hablaba de 72 (o 70) naciones en el mundo Oas naciones enu-
meradas en Gn 10 son 70 según el texto hebreo, mientras que en la versión griega de
los LXX se habla de 72).
TEOLOGIA 74 (1999)
100 ROBERTO PEÑA
f. El momento de las ilusiones espirituales
La llegada del alma al desierto de Sin, que significa a la vez "vi-
sión" y "tentación", marca el inicio de esta etapa importante en la vi-
da espiritual, que exige y da paso a un desarrollo particular del dis-
cernimiento de espíritus. Con gran realismo y experiencia, Orígenes
subraya que hay visiones que no son más que tentaciones disfraza-
das, pues el ángel del mal se transfigura en ángel de luz; de aquí la
imperiosa necesidad de analizarlas con hondura.
El significado de Sin como visión hace referencia más bien a la
palabra zarzal, recordando aquella zarza ardiente en la que el Señor
se le apareció a Moisés en el desierto. El comentario de Orígenes al
respecto es lacónico: "He aquí que ya la esperanza de los bienes ver-
daderos empieza a sonreírte" (Ham. Núm. 27, 11). Pero aunque esta
fue la primera aparición del Señor a los hijos de Israel -y muy verda-
dera por cierto-, también existen falsas visiones, lo que deduce del
otro significado de Sin como tentación, lo que abre paso necesaria-
mente a la discreción de espíritus:
Porque en las visiones haya menudo una tentación. A veces el ángel
de iniquidad se transfigura en ángel de luz (2 Cor 11, 14). También
hay que desconfiar y obrar con precaución, para discernir con cien-
cia la naturaleza de la visión, como hizo Josué, hijo de Navé, cuando
tuvo una visión: sabiendo que encerraba una tentación, preguntó en
seguida al ser que se le había aparecido: ¿Eres de los nuestros o de
nuestros enemigos? (Jos 5, 13).30 Por lo tanto, el alma que, en su pro-
30. ORIGENES comenta este pasaje en Homilías sobre Josúe VI, 2. La doctrina so-
bre el "discernimiento de espíritus" está muy presente en la espiritualidad del alejan-
drino. En el Tratado sobre los principios III, 2, 4, donde desarrolla largamente el te-
ma, dice: "Comprobamos que los pensamientos que proceden de nuestro corazón se
originan a veces en nosotros mismos, a veces son provocados por las potencias con-
trarias, otras, en fin, son enviados por Dios los santos ángeles. Esto pudiera parecer
una fantasía, si no estuviese establecido por el testimonio de la Escritura" (SCh 268,
1980, p. 169).
Este es uno de los aspectos de la vida espiritual que Orígenes finamente elaboró
y que, como tal, pasará a los Padres del desierto. En la mística de Evagrio Póntico de-
sempeña un papel importante y la Vida de San Antonio, de Atanasia de Alejandría, le
concede una amplia recepción (ver caps. 21 - 44).
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 101
greso, ha llegado al punto de tener el discernimiento de las visiones,
probará que es espiritual discerniéndolo todo (l Cor 2, 15). Por eso,
entre los dones espirituales se cita como un don del Espíritu Santo el
discernimiento de los espíritus (l Cor 12, 10) (Hom. Núm. 27, 11).
A partir de este texto podríamos afirmar que la presencia del don
de discernimiento en un alma avala su calidad espiritual.
g. La curación del alma y su ingreso en las sendas místicas
A partir de este momento, las etapas siguientes serán intérpretes
de la destrucción de la concupiscencia en el alma y su posterior in-
greso en el camino místico. En adelante Orígenes dejará claramente
explicitado que la sanación del alma que se dará en las próximas eta-
pas del desierto no es un fin en sí, sino un medio que la prepare pa-
ra seguir asumiendo los trabajos del camino hasta el final (recorde-
mos su idea básica del progreso espiritual continuo).
Al comentar la parada en Dofcá, cuyo nombre significa salud, el
maestro alejandrino asegura que "cuando el alma se vuelve espiri-
tual y empieza a recibir el discernimiento de las visiones celestiales,
alcanza la salud" (Ham. Núm. 27, 12), es decir, el don de discerni-
miento es simultáneamente signo de adelantamiento espiritual y
don que cura. En el alma sanada brota naturalmente el agradeci-
miento, por esto según Orígenes, prorrumpe en alabanzas a Cristo
Médico que cura las enfermedades del alma, entre las que enumera
la avaricia, el orgullo, la cólera, el temor, la inconstancia, la pusila-
nimidad y todo lo que se asemeje a esto. En este lugar de la Homi-
lía encontramos sorpresivamente una tierna oración del autor, que
vale la pena citar:
¿Cuándo, Señor Jesús, cuidarás de mí para todas estas enfermedades?
¿Cuándo me curarás para que diga: Bendice alma mía al Señor, que cu-
ra todas tus enfermedades (Sal 103 [102] 1-3), Y para que pueda, tam-
bién yo, cubrir etapa en Dofcá, que es la salud? (Ham. Núm. 27, 12).
Si tenemos en cuenta que las Homilías sobre los Números fueron
pronunciadas de viva voz frente al público que lo escuchaba en Ce-
TEOLOGIA 74 (1999)
102 ROBERTO PEÑA
sarea de Palestina (aunque la versión escrita que conocemos haya si-
do posteriormente revisada por el predicador), entendemos mejor el
buen recurso al que echa mano Orígenes en este momento de esta
Homilía, que ya es bastante extensa:
Seria fastidioso ir de etapa en etapa y revelar en cada una de ellas lo
que sugiere el estudio de los nombres; las cubriremos sin embargo en
un breve recorrido, a fm de proporcionarles, no tanto un comentario
completo, cuanto unas ocasiones de penetrar su sentido (Hom.
Núm. 27, 12).
Otro tanto podríamos imitar nosotros en este estudio que ya es
extenso ...
La acampada en Alús -cuyo nombre significa trabajos- le da oca-
sión para afirmar que los trabajos suceden a la salud, don que Dios
otorga como un medio y no como un fin: el alma es sanada para que
en adelante siga cargando con los trabajos que vendrán, pero -nóte-
se bien el agregado de Orígenes- con alegría y buen humor. Es difícil
no recordar aquí, aunque el texto no lo explicita, la exhortación es-
tén siempre alegres de Pablo a los Filipenses (4,4) que, el alejandri-
no conocía muy bien ...
Acampar en Refidim, que se traduce por alabanza del juicio, nos
recuerda que quien triunfa de la tentación adquiere un juicio que me-
rece alabanza.
31
Este juicio es propio del alma discreta y espiritual,
31. ORIGENES, en Homilías sobre el Éxodo XI, 1, escribe:
"Tú, si siempre vigilas y siempre estás armado y si sabes que militas en los cam-
pamentos del Señor, observa aquel mandamiento: nadie que milita al servicio de
Dios se mezcle con los negocios de este mundo, para poder agradar a aquel que lo
ha enrolado (2 Tim 2, 4), porque, si militas de tal modo que te mantienes libre de los
negocios de este mundo y haces siempre guardia en los campamentos del Señor, tam-
bién se dirá de ti que por la Palabra del Señor sales del desierto de Sin y llegas a Re-
fidim (ver Éx 17, 1); "Sin" significa "tentación", "Refidim" significa "salud del juicio".
Quien triunfa en la tentación, quien ha sido fortalecido en la prueba gracias a la tenta-
ción, este llega a la salud del juicio; en efecto, en el día del juicio será sano, y la salud
estará con aquel que en la tentación no fue herido, como está escrito en el Apocalip-
sis: Al que venza, yo le daré del árbol de la vida que está en el paraíso de mi Dios
(Apoc 2, 7). Llega a la salud del juicio el que prepara bien sus palabras en el juicio
(ver Sal 112 [111], 5)" (trad. cit., pp. 185-186).
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 103
pues "el alma se vuelve digna de alabanza cuando juzga bien, cuan-
do discierne bien, cuando juzga espiritualmente todo y no es juzga-
da por nadie (1 Cor 2, 15)" (Hom. Núm. 27, 12).
Hemos señalado anterionnente que Orígenes no se interesa por la
ascensión al Monte Sinaí, sino que más bien pasa de largo, después de
una breve acampada en esta montaña que está en el desierto. Esta es-
tación le pennite recordar que Dios no da su Ley a cualquiera, pues no
la podría cumplir, sino al alma que ha adquirido por la superación de
las pruebas anteriores un juicio recto. Este momento de la donación
de la Leyes también para el alma "el momento en que empieza a ser
capaz de recibir los secretos divinos y las visiones celestiales" (Hom.
Núm. 27, 12). Conviene hacer notar que estas visiones de inteligencia
de las que aquí habla Orígenes son diferentes de aquellas otras que
eran tentaciones, recibidas anterionnente en el desierto de Sin.
Después de la estación en el Sinaí, el pueblo acampa en los Sepul-
cros de la Concupiscencia. Su significado es obvio: se vence la con-
cupiscencia, que es extinguida, pero no por propia fuerza sino gra-
cias a la muerte de Cristo; con esto, efectivamente, la apatheia ha
llegado a la cima:
¿Qué son los Sepulcros de la Concupiscencia? Sin duda alguna ellu-
gar donde son sepultadas y ahogadas las concupiscencias, donde to-
do deseo es apagado y donde la carne no codicia más contra el es-
píritu (Gál 5, 17), mortificada por la muerte de Cristo (Rom 7, 4)
(Hom. Núm. 27, 12).
Es propiamente a partir de este momento que el alma curada de
sus concupiscencias comienza a entrar por las sendas místicas. La
estación en Jaserot (atrio acabado o bienaventuranza) pone de ma-
nifiesto que la muerte de las concupiscencias de la carne y la sana-
ción del alma da paso a la bienaventuranza. ¿Cuál? .. Orígenes sen-
tencia simplemente: "dichosa es el alma que no es oprimida por
ningún vicio carnal" (Hom. Núm. 27, 12).
Llegada a este nivel del progreso espiritual no es de extrañar que el
alma acampe en Ritmá o Parán, cuyos significados son visión consuma-
da y rostro visible, respectivamente. Aquí Orígenes describe lo propio
del alma que alcanzó la apatheia y lo hace en forma de pregunta:
ROBERTO PENA
¿Por qué el alma no iba a crecer hasta el punto de que, insensible a
los dolores de la carne, tenga visiones consumadas, comprenda el
perfecto significado de las cosas, conozca con más plenitud y profun-
didad las razones de la Encarnación del Verbo de Dios y las formas
que reviste la economía de este misterío? (Hom. Núm. 27, 12).
h. Se alcanza l a gnosis o conocimiento de las realidades
divinas
Esta gnosis "consiste en el conocimiento de Dios y abarca la cien-
cia de las cosas divinas y humanas y sus causas" (OR~GENES, Comen-
tario al Evangelio de Mateo XII, 5; texto citado por J. DANIÉLOU en ob.
cit., p. 369). Gracias a ella, el alma comprende lo relacionado con las
criaturas espirituales y sus diversas moradas, los orígenes y los fines
del destino del hombre. Lo propio de la gnosis, según el alejandrino,
es constituir un conocimiento transformador que introduce en las
realidades de las cuales es conocimiento. Queremos destacar que no
deja de ser reveladora la unión entre conocimiento y vida que se da
en su pensamiento.
Por medio de la gnosis el alma se aparta de las cosas terrenas y
caducas y se introduce en el mundo inteligible. Un primer signo de
que se ha llegado a ella es la facultad para distinguir entre lo que es
eterno y lo que es pasajero, facultad que está simbolizada en el cam-
pamento en Rimmón Peres (corte elevado), "que es el lugar donde se
hace una separación y una distinción entre las cosas nobles y celes-
tiales y las cosas bajas y terrenas". Orígenes aclara esto diciendo que
a medida que la inteligencia del alma va creciendo, va siendo dotada
del conocimiento de las realidades de las cosas de arriba y del juicio
para que sepa dividir lo eterno de lo temporal y separar lo transitorio
de lo que dura para siempre (Hom. Núm. 27,12).
El alma que llega a la gnosis es "blanqueada" o lavada en la próxi-
ma estación, Libná, nombre que se traduce por blancura. No solamen-
te nosotros utilizamos actualmente esta expresión en sentido peyora-
tivo para designar operaciones comerciales y de otro tipo de dudosa
honestidad, sino que ya Orígenes captó que, incluso desde los textos
TEOLOGIA 74 (1999)
104 ROBERTO PEÑA
¿Por qué el alma no iba a crecer hasta el punto de que, insensible a
los dolores de la carne, tenga visiones consumadas, comprenda el
perfecto significado de las cosas, conozca con más plenitud y profun-
didad las razones de la Encarnación del Verbo de Dios y las fonnas
que reviste la economía de este misterio? (Hom. Núm. 27, 12).
h. Se alcanza la gnosis o conocimiento de las realidades
divinas
Esta gnosis "consiste en el conocimiento de Dios y abarca la cien-
cia de las cosas divinas y humanas y sus causas" (ORíGENES, Comen-
tario al Evangelio de Mateo XII, 5; texto citado por J. DANIÉLOu en ob.
cit., p. 369). Gracias a ella, el alma comprende lo relacionado con las
criaturas espirituales y sus diversas moradas, los orígenes y los fmes
del destino del hombre. Lo propio de la gnosis, según el alejandrino,
es constituir un conocimiento transformador que introduce en las
realidades de las cuales es conocimiento. Queremos destacar que no
deja de ser reveladora la unión entre conocimiento y vida que se da
en su pensamiento.
Por medio de la gnosis el alma se aparta de las cosas terrenas y
caducas y se introduce en el mundo inteligible. Un primer signo de
que se ha llegado a ella es la facultad para distinguir entre lo que es
eterno y lo que es pasajero, facultad que está simbolizada en el cam-
pamento en Rirnmón Peres ( corte elevado), "que es el lugar donde se
hace una separación y una distinción entre las cosas nobles y celes-
tiales y las cosas bajas y terrenas". Orígenes aclara esto diciendo que
a medida que la inteligencia del alma va creciendo, va siendo dotada
del conocimiento de las realidades de las cosas de arriba y del juicio
para que sepa dividir lo eterno de lo temporal y separar lo transitorio
de lo que dura para siempre (Hom. Núm. 27, 12).
El alma que llega a lagnosis es "blanqueada" o lavada en la próxi-
ma estación, Libná, nombre que se traduce por blancura. No solamen-
te nosotros utilizamos actualmente esta expresión en sentido peyora-
tivo para designar operaciones comerciales y de otro tipo de dudosa
honestidad, sino que ya Orígenes captó que, incluso desde los textos
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 105
bíblicos, esta expresión se podría prestar a equívocos. Por eso aclaró
que aquí no se trata de blanquear al alma como a los "sepulcros blan-
queados" o las "paredes blanqueadas" que criticaban Jesús o los após-
toles (ver Mt 23, 27; Hech 23, 3), sino más bien que el alma es lavada
como lo son los pecados por el Señor, hasta quedar blanca cual la nie-
ve, según lo encontramos en Isaías, Daniel o algunos Salmos. Ahora
bien, ¿qué es lo que blanquea o lava al alma que ha llegado a la gno-
sis? El alejandrino dirá que es el brillo de la Luz verdadera que la
alumbra y que desciende de la claridad de la visiones celestiales de
las que ya goza (Hom. Núm. 27, 12).
Al considerar que el alma llegó a la apatheia y a la gnosis, natural-
mente se tiende a pensar que se terminó el camino ... , pero no obstan-
te haber alcanzado estas cimas, Orígenes subraya que el alma ni si-
quiera ahora escapa a las tentaciones, las cuales a partir de este
momento le son dadas a modo de protección. Varias etapas designa-
rán estas tentaciones laudables: por un lado ponen a prueba su pa-
ciencia; una vez que el alma ya está armada con tantas virtudes, se
adelanta necesariamente al combate espiritual contra los principa-
dos, las dominaciones y las potestades del mundo.
El campamento en Rissá nos pone frente a lo que este nombre
significa: la tentación visible o laudable. Con gran realismo y expe-
riencia interior Orígenes asegura que, por muchos progresos que ha-
ya hecho el alma, no le son suprimidas las tentaciones, sino que por
el contrario las mismas le son enviadas pedagógicamente como guar-
da y protección. Para disipar toda extrañeza al respecto, ilustra esta
aseveración con un ejemplo gráfico común en su tiempo: la tentación
es al alma como la sal a la carne, porque "en efecto, del mismo modo
que la carne se echa a perder, sea cual sea su calidad, si no está baña-
da de sal, también el alma, si no es de alguna manera sazonada por
tentaciones continuas, se disuelve en seguida y se relaja" (Hom.
Núm. 27, 12).
En la estación en Macelat (nombre que significa principado o va-
ra), Orígenes encuentra una idea de poder o de dominio con doble
significado: el alma a esta altura del camino espiritual ha progresa-
do tanto que domina (imagen del cetro) por un lado el cuerpo y por
otro la naturaleza o el mundo entero. Este doble poder lo ilustra con
TEOLOGIA 74 (1999)
106 ROBERTO PEÑA
la frase paulina de Gál6, 14: El mundo está crucificado para mí y
yo para el mundo (ver Hom. Núm. 27, 12).
Acampar en el Monte Séfer (que significa toque de trompetas)
nos recuerda que la vida espiritual, aunque se haya llegado a la
apatheia, es a la vez dinámica, activa. Partiendo Lel hecho de que
la trompeta es el instrumento con el que suele darse la señal para
la guerra, Orígenes sostiene que "cuando el alma se siente adorna-
da de tantas bellas virtudes, debe tomar la ofensiva en la guerra que
sostiene contra los principados y potestades y contra los prínci-
pes de este mundo (Ef 6, 12)"; pero no sólo esto, sino que también
se siente obligada a cometear (nótese el verbo) la palabra de Dios
de dos maneras: mediante la trompeta de la predicación y median-
te la doctrina. Este "cometeo" no responde solamente a la respon-
sabilidad individual del alma, sino que tiene también una dimensión
diríamos eclesial: "hacer que quien lo oye se prepare para la guerra"
(Hom. Núm. 27, 12). Acá podemos también apuntar que el progre-
so espiritual del cristiano no es un caminar en solitario, sino que in-
volucra a todo el pueblo de Dios que, en el que camina, progresa o
retrocede.
La próxima estación en Jaradá (cuyo significado es hecho ca-
paz) aporta un elemento nuevo propio del pensamiento origeniano.
El alma que "cometea" la palabra de Dios es capacitada (recibe la
aptitud) para el apostolado, es decir, somos hechos capaces de ser
los ministros del Nuevo Testamento (Hom. Núm. 27, 12). Para en-
tender la peculiaridad de Orígenes al respecto conviene tener en
cuenta que, para él, lo espiritual no tiene por fin último la contem-
plación, sino que Dios regala al alma con sus luces y su fuerza para
que, en su nombre, emprenda los grandes combates que son los del
apostolado. El mismo combate contra las potestades es también
una participación en la Redención, ya sea que lo realicen los márti-
res o lo lleven a cabo los ascetas.
"El que tiende a la contemplación contempla el principio de las
cosas o más bien refiere todo al que era en el principio (Jn 1, 1) y
en ningún momento se aparta de ese principio" (Hom. Núm. 27, 12)
escribe Orígenes al comentar la parada en Maqhelot, con lo que
quiere indicar que el alma contemplativa jamás se aparta de Cristo,
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 107
principio de todo, quien no sólo le concede la gracia para el camino
espiritual, sino que da sentido y explicación a todas las cosas.
Una última estación en esta etapa nos vuelve a recordar la dimen-
sión eclesial del camino espiritual, además de que es buena muestra
de la propia experiencia de Orígenes. Acampar en Tájat, nombre que
tiene el doble significado de la confirmación o la paciencia, nos ha-
bla del servicio a los demás que es propio de toda alma contemplati-
va, así como fue la nota distintiva del Señor Jesús. Ahora bien, este
servicio tiene su lado "penoso", es decir, implica por un lado sufri-
miento real y, por otro, que sea asumido por medio de la virtud de la
paciencia. En palabras de Orígenes:
Quien quiere ser útil a los demás debe sufrir mucho y sobrellevar to-
do con paciencia, como lo prueba lo que se dijo de Pablo: Yo le mos-
traré todo lo que tiene que sufrir por mi nombre CHech 9, 16) CHom.
Núm. 27, 12).
i. Las últim.as cimas de la vida contemplativa
La estación del pueblo de Israel en Táraj, nombre que significa
contemplación de estupor, marca el inicio de la última etapa del lar-
go camino purificativo que ha ido recorriendo el alma desde que sa-
lió del Egipto del pecado. Esta contemplación de estupor se refiere
al "éxtasis" origeniano, que él explica diciendo que "se produce cuan-
do el alma queda atónita en la admiración de algún objeto. Este esta-
do, llamado contemplación de estupor, se produce, pues, cuando la
inteligencia se queda estupefacta por el conocimiento de objetos
grandes y admirables" (Hom. Núm. 27, 12). Para entender lo impli-
cado conviene hacer notar que la experiencia del "éxtasis" que Orí-
genes describe aquí, hace referencia más a la admiración que surge
en el alma ante un acontecimiento inesperado, que a una experiencia
de carácter "extático". Por otro lado no debemos olvidar que en el si-
glo ID existía cierta desconfianza -debido a los excesos del montanis-
mo- hacia las manifestaciones extáticas dudosas. Pero más decisivo
es el hecho de que la mística de Orígenes está orientada primordial-
mente hacia la contemplación intelectual, que hacia la transforma-
TEOLOGIA 74 (1999)
108 ROBERTO PEÑA
ción del alma por el amor y la experiencia de la presencia de Dios,
tal como más adelante la describirá Gregorio de Nisa. Al menos la
descripción origeniana se detiene en el dominio de la gnosis.
Cuando se habla de éxtasis, generalmente se tiende a pensar en
un estado cuasi etéreo, desconectado de la realidad. Las próximas
estaciones del desierto que Orígenes comenta nos indican precisa-
mente lo contrario. Es sumamente significativo que a continuación
de la contemplación de estupor, la acampada en Mitcá -que quiere
decir muerte nueva- nos remita al corazón del Misterio Pascual. Es-
tamos llamados a una nueva muerte, que no es otra que morir con
Cristo, ser consepultados para revivir con él (Hom. Núm. 27, 12). Es
decir, el alma contemplativa lejos de desentenderse, sigue compar-
tiendo y completando la pasión del Señor, por ella misma y por el
bien de la Iglesia. Otros místicos posteriores subrayarán también es-
te aspecto; por ejemplo, para Gregorio de Nisa, la mayor alegría de
quien ha escalado las altas cumbres de la mística es compartir la pa-
sión de Cristo,32 y otro tanto asegura Teresa de Ávila en sus últimas
Moradas.
33
Pero para esto último es necesaria la virtud y la fuerza de
la paciencia que sugiere llegar a Jasmoná, cuyo significado es el (o
los) hueso (s) [ver Hom. Núm. 27, 12].
32. En la Enseñanza sobre la vida cristiana 96, escribe: "Y cuando el alma ha re-
cibido la gracia del Espíritu y se ha adherido al Señor hecha un sólo espíritu con Él,
cumple con facilidad las obras de la virtud, que le es ya familiar, y ni siquiera tiene que
luchar contra el enemigo por encontrarse más fuerte que sus maquinaciones. Y lo que
es más grande que todo esto: toma sobre sí misma los padecimientos del Salvador, y
se deleita en ellos más que se deleitan los amadores de esta vida en las muestras de
honor, gloria y dominio que reciben de los hombres" (trad. de LucAS MATF:O SECO en
Gregorio de Nisa. Sobre la vocación cristiana, Madrid, 1992, pp. 123-124 [Biblioteca
de Patrística, 18]).
33. En sus Moradas VII, 3, 4, dice: "Lo que más me espanta de todo, es que ya ha-
véis visto los trabajos y aflicciones que han tenido por morirse, por gozar de Nuestro
Señor; ahora es tan grande el deseo que tienen de servirle y que por ellas sea alabado
y de aprovechar algún alma si pudiesen, que no sólo no desean morirse, mas vivir muy
muchos años padeciendo grandísimos trabajos, por si pudiesen que fuese el Señor ala-
bado por ellos ... Su gloria tienen puesta en si pudiesen ayudar en algo al Crucificado"
(SANTA TERESA DE JESÚS, Obras Completas JI, Madrid, 1954, p. 484 [BAC 120]).
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 109
Sabemos por la Escritura que el Adversario no duerme ni reposa
y no solamente ataca a los principiantes, sino también a los adelan-
tados. Con sano realismo Orígenes apunta que Moserot -el que re-
chaza- recuerda que aquí el alma sigue siendo asediada por el demo-
nio y debe rechazar "las malas sugestiones que el espíritu del mal
presenta a sus pensamientos" (Ham. Núm. 27, 12). ¿Qué hacer fren-
te a estas malas sugerencias o, como las ha llamado la tradición mo-
nástica, lagismai? Orígenes, cual sabio director de espíritus, aconse-
ja dos cosas: conservar el puesto alcanzado y rechazar al adversario,
por temor a que encuentre sitio en nuestro corazón ...
Nunca abandona Orígenes una nota característica de su pensa-
miento como es la centralidad de la palabra de Dios. Esta no sola-
mente está presente en los inicios del itinerario espiritual, sino que
también tiene su importancia capital en estas altas cimas de la vida
contemplativa. Así el acampar en Bene Yaacán, que significa fuentes
o filtraciones, le da la oportunidad de señalar la utilidad insoslayable
que la palabra tiene para el alma que ha llegado hasta aquí: "el alma
bebe en las fuentes de las palabras divinas hasta filtrarlas bebiéndo-
las" (Ham. Núm. 27, 12). Este filtrar la palabra significa no desechar
ninguno de sus mandamientos, ni descuidar con la inteligencia nin-
guno de sus mínimos detalles.
Llama la atención en este estadio de la travesía espiritual que, in-
cluso después de haber alcanzado el conocimiento de las realidades
divinas, el alma sigue acompañada por las tentaciones. Por eso, al
acampar en Galgal-que se traduce por tentación o estrechamiento-,
la tentación que asedia al alma se le convierte a la vez en fuerza y en
muralla, pues sazona la virtud, la embellece y la completa. Al afirmar
que "en el progreso hacia la virtud, frecuentemente se cubren diver-
sas etapas en medio de las tentaciones" (Ham. Núm. 27, 12), nueva-
mente subyace la idea del progreso espiritual continuo, donde la ten-
tación sirve para aquilatar más aún la virtud lograda.
Quien acepta y supera el "condimento" de las tentaciones, acampa
en Yotbatá, que se traduce por bienes, pues "sólo se alcanzarán los bie-
nes después de las pruebas de las tentaciones" (Ham. Núm. 27, 12).
Incluso si el alma llega a recibir estos bienes, también de ellos de-
be desprenderse (desapegarse) y pasar a otros mayores, "hasta que
110 ROBERTO PERA
se llegue al Bien en el cual se debe permanecer siempre" (Hom.
Núm. 27, 12). Esto significa hacer parada en Abroná, que quiere de-
cir paso. Acá debemos notar la reaparición del tema de la búsqueda
de Dios, el único Bien que es nuestra meta y nos sacia.
Necesariamente el alma que ha ido creciendo puede parar en Es-
yón Guéber, que se traduce por consejos de hombre. Al recorrer
provechosamente el camino espiritual, el alma deja de ser niño pa-
ra los pensamientos y comienza a pensar como hombre maduro,
con lo que podrá en adelante dar consejos de gran valor que se ase-
mejan al agua profunda (ver Prov 20,5; Hom. Núm. 27,12). Una vez
más se pone de manifiesto la dimensión social o eclesial del creci-
miento en el espíritu.
Fiel a su pensamiento sobre el progreso espiritual continuo, para
Orígenes el hombre crecido que ya goza de consejos juiciosos, nece-
sita ser nuevamente sazonado por medio de las tentaciones (repre-
sentadas por la vuelta a Sin), pues "no es bueno hacer este viaje en
otras condiciones" (Hom. Núm. 27, 12). Para ilustrar esta constante
de su pensamiento acude al ejemplo del orfebre quien, para lograr
una vasija útil y de bellas formas, la acerca al fuego con frecuencia,
la trabaja con el martillo y la lima a menudo.
A estas tentaciones sucede una santa fertilidad, simbolizada por
el campamento en Phramcadés. Lo interesante aquí es que el alma ve
de dónde viene y hacia dónde va, es decir, es consciente de las alter-
nancias del camino y, en cierto sentido, preside su propio itinerario
(Hom. Núm. 27,12).
Sigue a esta estación una parada en el monte Hor, que quiere de-
cir montañés, lo que nos pone frente a otro tema importante en la
mística origeniana: el tema de las subidas espirituale~. ~~ Aquí el alma
34. Conviene tener en cuenta que, para Ongenes, toda subida que relata la Escri-
tura es un símbolo del progreso espiritual del alma (de la misma manera como toda
bajada representa -espiritualmente hablando- un volver hacia atrás). Aunque en esta
Homilía es donde el alejandnno aprovecha al máximo esta idea, será la subida de Je-
sús al Tabor con sus tres discípulos predilectos la que constituya el símbolo, en la luz,
del más alto conocimiento de Dios en estavida, de la contemplación. Por esto será ne-
cesario subir esta montaña para contemplar allí la divinidad de Jesús, el Logos de
TEOLOGIA 74 (1999)
110 ROBERTO PEÑA
se llegue al Bien en el cual se debe pennanecer siempre" (Hom.
Núm. 27, 12). Esto significa hacer parada en Abroná, que quiere de-
cir paso. Acá debemos notar la reaparición del tema de la búsqueda
de Dios, el único Bien que es nuestra meta y nos sacia.
Necesariamente el alma que ha ido creciendo puede parar en Es-
yón Guéber, que se traduce por consejos de hombre. Al recorrer
provechosamente el camino espiritual, el alma deja de ser niño pa-
ra los pensamientos y comienza a pensar como hombre maduro,
con lo que podrá en adelante dar consejos de gran valor que se ase-
mejan al agua profunda (ver Prov 20, 5; Hom. Núm. 27, 12). Una vez
más se pone de manifiesto la dimensión social o eclesial del creci-
miento en el espíritu.
Fiel a su pensamiento sobre el progreso espiritual continuo, para
Orígenes el hombre crecido que ya goza de consejos juiciosos, nece-
sita ser nuevamente sazonado por medio de las tentaciones (repre-
sentadas por la vuelta a Sin), pues "no es bueno hacer este viaje en
otras condiciones" (Hom. Núm. 27, 12). Para ilustrar esta constante
de su pensamiento acude al ejemplo del orfebre quien, para lograr
una vasija útil y de bellas fonnas, la acerca al fuego con frecuencia,
la trabaja con el martillo y la lima a menudo.
A estas tentaciones sucede una santa fertilidad, simbolizada por
el campamento en Phramcadés. Lo interesante aquí es que el alma ve
de dónde viene y hacia dónde va, es decir, es consciente de las alter-
nancias del camino y, en cierto sentido, preside su propio itinerario
(Hom. Núm. 27, 12).
Sigue a esta estación una parada en el monte Hor, que quiere de-
cir montañés, lo que nos pone frente a otro tema importante en la
mística origeniana: el tema de las subidas espirituales.
34
Aquí el alma
34. Conviene tener en cuenta que, para Origenes, toda subida que relata la Escri-
tura es un símbolo del progreso espiritual del alma (de la misma manera como toda
bajada representa -espiritualmente hablando- un volver hacia atrás). Aunque en esta
Homüía es donde el alejandrino aprovecha al máximo esta idea, será la subida de Je-
sús al Tabor con sus tres discípulos predilectos la que constituya el símbolo, en la luz,
del más alto conocimiento de Dios en esta vida, de la contemplación. Por esto será ne-
cesario subir esta montaña para contemplar allí la divinidad de Jesús, el Logos de
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ...
se acerca a la montaña de Dios para habitar siempre con él y volver-
se "maciza", es decir, espiritual (Hom. Núm. 27, 12).
La próxima parada en Salmoná (sombra de la porción) introduce
un elemento nuevo. Aquí el alma es protegida de todos los calores de
las tentaciones que hasta el final no dejarán de cercarla- por la co-
bertura de la sombra de Cristo y del Espíritu Santo (Hom. Núm. 27,
12). Es iluminador reparar en los dos textos bíblicos que emplea el
maestro alejandrino para apoyar su pensamiento: por un lado el de
Lam 4, 20: El aliento de nuestra boca, Cristo el Señor, a quien diji-
mos: viviremos a su sombra entre las naciones;35 y por otro el de Lc
1, 35 que el ángel dijo a Man'a: El Espíritu del Señor te cubrirá con
SU
Dios, a través de su humanidad transfigurada. También esto es expresión de la omni-
presente ley del progreso espiritual en el pensamiento origeniano, además de la reali-
dad de que para él la transfiguración es como una manifestación en plenitud del mis-
terio de la encarnación del Verbo:
"Se hizo, pues, carne y, hecho carne, puso su tienda entre nosotros (Jn 1, 14), y no
estuvo fuera de nosotros. Si embargo, puesta su tienda y estando entre nosotros, no
conservó su primera forma; pero, levantándonos al espiritual monte elevado, nos mostró
su forma gloriosa y la brillantez de sus vestiduras. Y no sólo de sí mismo, sino también
de la ley espiritual, que es Moisés, aparecido glorioso junto con Jesús; y nos mostró tam-
bién toda profecía, que no murió después de su encarnación, sino que fue levantada al
cielo, de lo que fue símbolo Elías (ver Mt 17, 1-3). Ahora bien, el que esto contemplara
pudo decir: Vimos su gloria, una gloria como de Unigénito del Padre, lleno de &a y
de verdad (Jn 1, 14)" (OR~GENES, Contm Celso Vi, 68; trad. cit., pp. 448449).
35. Este texto de Jeremías es particularmente apreciado por OR~GENES. Ver, por
ejemplo: Comentario al Cantar de los Cantares 111; Homilías sobre Josúe ViII, 4; Da-
tado sobre los principios IV, 3, 13.
36. Este tema de la "sombra" lo desarrolla OR~GENES con más detenimiento en el
Comentario al Cantar de los Cantares El (cuando comenta el versículo 2, 3: [...] a su
sombra deseé estar y me senté...):
"La esposa, pues, desea sentarse a la sombra de este manzano, esto es, la Iglesia,
como dijimos, bajo la protección del Hijo de Dios, o bien el alma que rehuye todas las
demás doctrinas y se abraza exclusivamente al único Verbo de Dios, cuyo dulce fruto
conserva en la boca, a saber, meditando sin cesar la ley de Dios y rumiándola siempre
como animal puro [los judíos colocaban a los rumiantes que para Ongenes represen-
tan al que estudia y medita continuamente la ley de Dios- entre los animales puros].
Sin embargo, por lo que se refiere a esta sombra bajo la cual la Iglesia dice que deseó
sentarse, no creo fuera de lugar el citar aquí lo que hemos podido encontrar en las sa-
gradas Escrituras, con el fin de conocer de manera más digna y más excelente qué
sombra es esa del manzano. Dice Jeremías en sus Lamentaciones: El espíritu de
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 111
se acerca a la montaña de Dios para habitar siempre con él y volver-
se "maciza", es decir, espiritual (Hom. Núm. 27, 12).
La próxima parada en Salmoná (sombra de la porción) introduce
un elemento nuevo. Aquí el alma es protegida de todos los calores de
las tentaciones -que hasta el fmal no dejarán de cercarla- por la co-
bertura de la sombra de Cristo y del Espíritu Santo (Hom. Núm. 27,
12). Es iluminador reparar en los dos textos bíblicos que emplea el
maestro alejandrino para apoyar su pensamiento: por un lado el de
Lam 4, 20: El aliento de nuestra boca, Cristo el Señor, a quien diji-
mos: viviremos a su sombra entre las naciones;35 y por otro el de Le
1,35 que el ángel dijo a María: El Espíritu del Señor te cubrirá con
su sombra.
36
Dios, a través de su humanidad transfigurada. También esto es expresión de la omni-
presente ley del progreso espiritual en el pensamiento origeniano, además de la reali-
dad de que para él la transfiguración es como una manifestación en plenitud del mis-
terio de la encarnación del Verbo:
"Se hizo, pues, carne y, hecho carne, puso su tienda entre nosotros (Jn 1, 14), Y no
estuvo fuera de nosotros. Sin embargo, puesta su tienda y estando entre nosotros, no
conservó su primera forma; pero, levantándonos al espiritual monte elevado, nos mostró
su forma gloriosa y la brillantez de sus vestiduras. Y no sólo de sí mismo, sino también
de la ley espiritual, que es Moisés, aparecido glorioso junto con Jesús; y nos mostró tam-
bién toda profecía, que no murió después de su encarnación, sino que fue levantada al
cielo, de lo que fue símbolo Elías (ver Mt 17, 1-3). Ahora bien, el que esto contemplara
pudo decir: Vi'mOS su gloria, una gloria cxmw de Unigénito del Padre, Ueno de gracia Y
de verdad (Jn 1, 14)" (ORtGENFS, Contra Celso V1, 68; trad. cit., pp. 448-449).
35. Este texto de Jeremías es particularmente apreciado por OHIGENES. Ver, por
ejemplo: Comentario al Cantar de los Cantares m; Homüías sobre Josúe vm, 4; Tra-
tado sobre los principios IV, 3, 13.
36. Este tema de la ·sombra" lo desarrolla ORtGENES con más detenimiento en el
Comentario al Cantar de los Cantares m (cuando comenta el versículo 2, 3: [ ... ] a su
sombra deseé estar y me senté ... ):
"La esposa, pues, desea sentarse a la sombra de este manzano, esto es, la Iglesia,
como dijimos, bajo la protección del Hijo de Dios, o bien el alma que rehuye todas las
demás doctrinas y se abraza exclusivamente al único Verbo de Dios, cuyo dulce fruto
conserva en la boca, a saber, meditando sin cesar la ley de Dios y rumiándola siempre
como animal puro [los judíos colocaban a los rumiantes -<lue para Orígenes represen-
tan al que estudia y medita continuamente la ley de Dios- entre los animales puros].
Sin embargo, por lo que se refiere a esta sombra bajo la cual la Iglesia dice que deseó
sentarse, no creo fuera de lugar el citar aquí lo que hemos podido encontrar en las sa-
gradas Escrituras, con el fin de conocer de manera más digna y más excelente qué
sombra es esa del manzano. Dice Jeremías en sus Lamentaciones: El espíritu de
ROBERTO PENA
El alma que ha progresado hasta aquí, no solamente está adorna-
da por la discreción o discernimiento de espíritus, sino que ahora re-
cibe el don de la discreción en la revelación a otros de los misterios.
Esto significa la parada en Punón, que se puede traducir por sobrie-
dad de la boca, pues:
Quien haya podido contemplar el misterio de Cristo y del Espíritu
Santo, y quien haya visto u oído lo que no está permitido a los hom-
bres decir (2 Cor 12, 4), deberá tener la sobriedad de boca y saber a
quién, cuándo y cómo hay que hablar de los misterios divinos (Hom.
Núm. 27, 12).
Esta discreción en el hablar nos recuerda la distinción origeniana
de los fieles en simples y perfectos: se impone la prudencia porque
no todos están preparados lo que no equivale a &miar que no estén
llamados- para entender la revelación de las cosas divinas.
Ya casi al final de esta larga Homilia, es elocuente encontrar un
gesto de humildad personal del autor y una muestra de su profundo
respeto a la Sagrada Escritura en la acampada en Obot. Orígenes, al
reconocer que no ha encontrado ninguna interpretación de este
nombre, se cuida bien de inventarlo, pero a la vez no duda de que, co-
mo la Escritura está inspirada en toda su extensión, también en esta
etapa existe continuidad de progreso espiritual (Hom. Núm. 27, 12).
La próxima estación en Gai, que se traduce por abismo, nos pre-
senta un detalle b%lico un poco curioso. Según Orígenes, por medio
nuestro rostro, Cristo el Señor, fue apresado a nuestras corrupciones: a él había-
mos dicho: A t u sombra viviremos entre los gentiles (Lam 4,20). ¿Estás viendo, pues,
cómo el profeta, movido por el Espíritu Santo, dice que la sombra de Cristo presta vi-
da a los gentiles? ¿Y cómo su sombra no va a darnos vida a nosotros, cuando en la con-
cepción de su cuerpo se duo a María: El Espíritu Santo vendrá sobre t i y la fuerza
del Altísimo te cubrirá con su sombra (Lc 1,35)? Por lo tanto, si en la concepción de
su cuerpo actuó la sombra del Altísimo, es la razón que la sombra de Cristo dé vida a
los gentiles (ver Lam 4, 20), y razón tiene su esposa, la Iglesia, para desear sentarse
bajo la sombra del manzano, con la indudable finalidad de participar de la vida que
hay a su sombra. En cambio, la sombra de los restantes árboles del bosque es tal que
quien se sienta bajo ella parece estar sentado en región y sombra de muerte (ver Mt 4,
16)" (trad. cit., pp. 202-203).
TEOLOGIA 74 (1999)
112 ROBERTO PEÑA
El alma que ha progresado hasta aquí, no solamente está adorna-
da por la discreción o discernimiento de espíritus, sino que ahora re-
cibe el don de la discreción en la revelación a otros de los misterios.
Esto significa la parada en Punón, que se puede traducir por sobrie-
dad de la boca, pues:
Quien haya podido contemplar el misterio de Cristo y del Espíritu
Santo, y quien haya visto u oído lo que no está permitido a los hom-
bres decir (2 Cor 12, 4), deberá tener la sobriedad de boca y saber a
quién, cuándo y cómo hay que hablar de los misterios divinos (Hom.
Núm. 27, 12).
Esta discreción en el hablar nos recuerda la distinción origeniana
de los fieles en simples y perfectos: se impone la prudencia porque
no todos están preparados lo que no equivale a afirmar que no estén
llamados- para entender la revelación de las cosas divinas.
Ya casi al final de esta larga Homilía, es elocuente encontrar un
gesto de humildad personal del autor y una muestra de su profundo
respeto a la Sagrada Escritura en la acampada en Obot. Orígenes, al
reconocer que no ha encontrado ninguna interpretación de este
nombre, se cuida bien de inventarlo, pero a la vez no duda de que, co-
mo la Escritura está inspirada en toda su extensión, también en esta
etapa existe continuidad de progreso espiritual (Hom. Núm. 27, 12).
La próxima estación en Gai, que se traduce por abismo, nos pre-
senta un detalle bíblico un poco curioso. Según Orígenes, por medio
nuestro rostro, Cristo el Señor, .fue apresado en nuestras corrupciones: a él había-
'l7WS dicho: A tu sombra viviremos entre los gentiles (Lam 4, 20). ¿Estás viendo, pues,
cómo el profeta, movido por el Espíritu Santo, dice que la sombra de Cristo presta vi-
da a los gentiles? ¿Y cómo su sombra no va a darnos vida a nosotros, cuando en la con-
cepción de su cuerpo se dijo a Maria: El Espíritu Santo vendrá sobre ti y lafuerza
del Altísimo te cubrird con su sombra (Le 1, 35)? Por lo tanto, si en la concepción de
su cuerpo actuó la sombra del Altísimo, es la rlUlón que la sombra de Cristo dé vida a
los gentiles (ver Lam 4, 20), Y razón tiene su esposa, la Iglesia, para desear sentarse
bajo la sombra del manzano, con la indudable finalidad de participar de la vida que
haya su sombra. En cambio, la sombra de los restantes árboles del bosque es tal que
quien se sienta bajo ella parece estar sentado en región y sombra de muerte (ver Mt 4,
16)" (trad. cit., pp. 202-203).
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 113
de estos caminos que ha ido recorriendo, el alma se acerca al seno
de Abraham, pues quiere reposar en él como lo hacía el pobre Láza-
ro (Hom. Núm. 27, 12). La mención del abismo está sacada del tex-
to de Le 16, 26, donde el mismo patriarca le dice al rico que entre us-
tedes y nosotros se interpone un gran abismo. Si tenemos en cuenta
que el sentido de la expresión bíblica "estar en el seno de alguien"
significa sentarse a su lado, podemos inferir que el maestro alejandri-
no está señalando aquí la cercanía del alma con Dios al atravesar, en
cierto sentido, el abismo que nos separa por medio del itinerario es-
piritual recorrido.
Hasta este momento el alma ha sido acompañada por tentaciones
de diferente tipo: deseos de volver a Egipto, visiones sospechosas, [0-
gismoi, etc. y con la ayuda de la fuerza de Cristo las ha ido superando
e, incluso, volviéndolas a su favor. No obstante, todavía le queda por
afrontar un tipo nuevo de tentaciones bastante sutiles (previstas por la
Providencia divina en la "economía" de las almas), las cuales encontra-
rá precisamente en aquello que, por otro lado, le sirve de soporte y
compañía en el camino: la Sagrada Escritura. A esto se refiere la acam-
pada en Dibón Gad, que significa colmena de tentaciones:
¡Oh habilidad maravillosa de la divina Providencia! El viajero embarca-
do en este viaje hacia el cielo, se aproxima a la perfección suprema y,
sin embargo, lejos de faltarle ya las tentaciones, yo las encuentro de una
nueva clase: la colmena de las tentaciones (Hom. Núm. 27, 12).
Así como los productos de la abeja -animal útil- son curativos,
igualmente lo son en sentido verdadero las palabras de otras abejas,
es decir, de los profetas, de los apóstoles y de los demás hagiógrafos
contenidas en los Libros Sagrados; por esto el ciclo completo de las
Escrituras (Antiguo y Nuevo Testamento) es llamado por Orígenes
una colmena. Ahora bien, los que tienden a la perfección y se acer-
can a las Escrituras pueden ser asaltados por varias tentaciones, pro-
ductos de una mala interpretación del texto sagrado. ¿Cuáles son es-
tas tentaciones?
Orígenes señala dos tentaciones posibles frente al Antiguo Testa-
mento y dos frente al Nuevo. Ante el Antiguo, una primera tentación
TEOLOGIA 74 (1999)
114 ROBERTO PEÑA
sería la de adoptar la interpretación literal propia de los judíos y mar-
cianitas y en creer que el demiurgo, distinto del Dios bueno, puede
condenar arbitrariamente a las naciones a caer en la idolatría (detrás
de esto subyace el pensamiento origeniano de que el cristiano per-
fecto es el que trasciende la letra y busca el sentido espiritual de las
Escrituras). La segunda sería creer que el Dios de Israel cuida a los
dioses paganos. Las tentaciones que se le pueden presentar al alma
al acercarse al Nuevo Testamento, el maestro alejandrino las ve tam-
bién resumidas en dos: por un lado considerar a Cristo como puro
hombre y, por otro, aceptar la tesis marcionita de la existencia de un
Dios malévolo. Como se ve claramente, Orígenes hace referencia
aquí a diversos errores exegéticas de su tiempo; pero, no obstante el
peligro de tropezar con algunos escollos al frecuentar la Escritura, el
autor afirma que "es preciso que todo santo venga a ella para que se
sepa de este modo también a qué grado de perfección y de piedad ha
llegado su noción de Dios" (Hom. Núm. 27, 12).
Ya hemos visto unas estaciones atrás cómo el alma debía pasar de
los bienes menores, con el deseo de llegar a poseer un día el Bien por
excelencia en el que permanecer para siempre. La llegada a Almón
Diblatáyin, que se traduce por desprecio de los higos, inaugura una
nota más en este camino, pues ahora "se desprecian y se desdeñan
completamente los bienes de la tierra". Con gran realismo Orígenes
subraya que este desapego total es condición sine qua non para ac-
ceder a lo superior, pues "si no se desprecia y desdeña lo que parece
agradable en la tierra, no se puede pasar a las realidades celestiales"
(Hom. Núm. 27, 12).
La última estación de este largo recorrido por el desierto es el cam-
pamento en Abarim frente al Nebó, nombres que se traducen por el pa-
so y separación respectivamente. El alma que ya ha recorrido en sentido
ascendente las cuarenta y dos estaciones del desierto, en sentido inver-
so a las cuarenta y dos generaciones por las que el Verbo de Dios se en-
carnó en la tierra, ya es arrebatada fuera del mundo, según Orígenes:
Cuando el alma ha viajado a través de estas virtudes y ha alcanzado
la cima de la perfección, pasa fuera de este siglo y se separa de él: co-
mo está escrito de Henoe: Y ya no se le hallaba porque Dios le había
llevado (Gn 5, 24) (Hom. Núm. 27, 12).
TEOLOGIA 74 (1999)
EL ITINERARIO ESPIRITUAL ... 115
Pero, ¿qué significa este arrebato, de qué clase es? Evidentemente
no es un arrebato físico, pues todavía sigue viviendo, sino que es más
bien un arrebato de tipo espiritual, al modo del apóstol Pablo que afIr-
maba no soy yo quien vive, es Cristo quien vive en mí (Gál2, 20):
Aunque un hombre de esa clase aparezca todavía presente en el siglo
y habitando en la carne, sin embargo ya no se lo hallará. ¿Dónde no
se lo halla ya? En los actos del mundo, en las realidades carnales, en
los entretenimientos vanos, ahí es donde no se lo halla. Porque Dios
lo ha Uevado lejos de todo eso, y lo ha puesto en un país de virtudes
(Horn. Núm. 27, 12).
IIJ.IIJ. La unión perfecta
Orígenes tennina el comentario de las estaciones en el desierto
retomando el tema de la purificación final que se dará una vez que
salgamos de este mundo, al atravesar el río que nos separa del Paraí-
so. El [mal que perseguimos en todo este largo recorrido espiritual,
según el maestro alejandrino, es triple: llegar al bautismo de fuego,
aproximamos al manantial de la Sabiduría y ser llenados de la cien-
cia divina, pero el efecto es único: merecer entrar, ya purificados, en
la Tierra Prometida. Dicho con sus palabras:
La última etapa está al oeste de Moab, cerca del Jordán (Núm 33, 48;
22, 1). Porque todo este recorrido tiene por fin llegar al Río de Dios,
acercarnos a las corrientes de la Sabiduría, para que seamos inunda-
dos de la ciencia divina; y que así, purificados en todo, merezcamos
entrar en la TIerra Prometida (Hom. Núm. 27, 12).
O sea, llegar a la unión con Dios, consecuencia de la unión con el
Lagos. Como hemos dejado constancia antes, Orígenes considera que
existe una purificación en el fuego previamente a la entrada a la gloria.
La tercera gran etapa del itinerario espiritual del cristiano, la
unión perfecta con el Verbo, el alejandrino la ve simbolizada por el
Cantar de los Cantares, tema que aborda en el comentario que hizo
a este libro bíblico. También en el desarrollo que hace en esta obra
encontramos la ley del progreso espiritual que acompaña al alma no
sólo en el camino de esta vida -con su alternancia de gracias y tenta-
TEOLOGIA 74 (1999)
116 ROBERTO PEÑA
ciones-, sino también más allá de su entrada en la gloria, cuando sin
fin vaya creciendo en el conocimiento y el gozo de su Señor.
Orígenes concluye su larga Homilía XXVII sobre el libro de los
Números con una exhortación final, que incluye una actitud de hu-
mildad al dejar el resto del comentario "a la sagacidad y a la medita-
ción de los sabios", y una oración de deseo con respecto a sus oyen-
tes, que queremos hacer nuestra:
Porque Dios es Espíritu (2 Cor 3, 17), sopla donde quiere (Jn 3, 8).
Nosotros deseamos que sople también sobre ustedes; que puedan
descubrir mejores y más altos pensamientos en las palabras del Se-
ñor, mientras viajan a través de estos países que hemos descrito en la
débil medida de nuestros medios; y que también nosotros podamos
avanzar con ustedes por este camino elevado y sublime, bajo la direc-
ción de Nuestro Señor Jesucristo que es el Camino, la Verdad y la
Vida (Jn 14, 6), hasta que lleguemos al Padre cuando haya entrega-
do el Reino a Dios Padre y le haya sometido todo principado y to-
da potestad (l Cor 15, 24). A Él la gloria y el poder por los siglos de
los siglos. Amén (l Ped 5, 11) (Hom. Núm. 27, 13).
Roberto Peña
TEOLOGIA 74 (1999)
Teología 74 (1999/2) pp. 117-126
PARA UNA LECTURA "ECUMÉNICA"
DE LA HISTORIA DE LAS IGLESIAS ORIENTALES SE-
PARADAS DESPUÉS DEL CONCILIO ECUMÉNICO DE
FLORENCIA (AÑo 1439)
Para que lodos sean católicos
no es necesario que todos sean latinos
Benedicto XIV
Cuando buscamos informaciones históricas de la vida eclesial,
sacramental, misionera, espiritual de las Iglesias Orientales separa-
das, desde la formal separación de las Iglesias Bizantinas de la sede
de Pedro, ocurrida en Constantinopla en el año 1054' y más aún des-
pués del Concilio ecuménico de Florencia (año 1439)2,10s datos de
las mismas se hacen cada vez más pobres y limitados hasta práctica-
mente desaparecer de los manuales de Historia de la Iglesia" que nos
sirven para consultarlos. Lamentablemente los manuales y estudios
que se refieren a la Iglesia Universal, se limitan a la Iglesia Católica-
Latina, ignorando a las Iglesias Católicas orientales y, aún peor, a la
historia de las Iglesias Ortodoxas;4 aunque no gocen de plena comu-
nión en la caridad con la sede de Pedro, son partes de la única Igle-
sia del Señor. Así en los manuales aparece que la verdadera Iglesia es
la Católica pero de "rito latino". Por suerte los documentos del Vati-
cano IP les conceden a las Iglesias separadas el lugar indicado que
ocupan y, además, el actual Romano Pontífice busca continuamente
1. J. GIIL,II Concilio di Firenze, Firenze, 1964. p. 6-7; DVORNIK, K., Gli slavi neUa
storia e neUa civiltá europea, Bari, 1968.
2. J. GILL, Il Concilio di Firenze, f'irenze, 1964, p. 101.
3. H. JEDIN, Mannal de historia de la Iglesia, vol. III-IV, Barcelona, 1981.
4. H. JEDIN, Man'ual de historia de la Iglesia. Fueron consultados otros manuales
de Historia de la Iglesia, donde el estudiante o el estudioso encontrará muy pocas in-
formaciones sobre las Iglesias ortodoxas separadas.
5. Orientalium Ecclesiarum y Unitatis redintegratio, BAC, 1975. Consultar Jos
documentos del Magisterio de Juan Pablo n.
TEOLOGIA 74 (1999)
118 LUISGLINKA
hacer una nueva lectura ecuménica de las Iglesias que constituyen la
sola Iglesia, Santa, Católica y Apostólica.
6
Antes del Concilio de Florencia
Hasta el concilio de Florencia el pulmón eclesial oriental (bizan-
tino y otras Iglesias orientales), se encontraban en su plena riqueza
teológica, espiritual, misionera de unidad en la catolicidad, aunque
entre Roma (latinos) y Constantinopla (bizantinos) las relaciones
fraternas durante el primer milenio no estuvieron en su mejor mo-
mento.
7
Después de la nefasta ruptura en el año 1054,8 a partir de en-
tonces, la mayoría de las Iglesias de rito bizantino mantuvieron sus
relaciones con Roma en una actitud de alejamiento o enfrentamien-
to eclesial.
9
Fueron varios los factores que afectaron la comunión
eclesial entre Roma y Constantinopla: argumentos teológicos, políti-
cos, humanos que han pecado contra la unidad con la sede de Pe-
dro. JO Además de las difíciles relaciones eclesiales y políticas con la
Europa latina, los cristianos orientales soportaban fuertes persecu-
ciones, producidas por la avanzada de los ejércitos de los musulma-
nes en los territorios bizantinos y en los eslavos la presencia de los
6. JUAN PABLO n, carta encíclica sobre el ecumenismo Vt unum sint (que todos sea
uno), 1995.
7. H. JEDlN, Manual de historia de la Iglesia, vol. l-lI, Barcelona, 1980. Durante el
primer milenio del cristianismo la unidad visible de la Iglesia, aunque tuvo sus mo-
mentos difíciles, era generalizado el concepto teológico de que la Iglesia del Señor era
Una y se combatía a los heréticos y cismáticos que atacaban la unidad eclesial.
8. J. GILL, JI Concilio di Firenze, Firenze, 1964, y ALnERlGO, G., Decisioni dei con-
cili ecumenici, Torino, 1978, pp. 474-475; OSTROGORSKY, G., Stona del/'Imperio bizan-
tino, Torino, 1975; HEFELE, J., Histoire des Conciles, Tome VlI·2, Paris, 1916, pp. 951-
1046.
9. !"LICHE, MARTíN, Histona de la Iglesia, vol. XXX, Iglesias Orientales Separadas.
Valencia, 1978; PALMIERl, A., Le divergenze dogmatiche, disciplinan e liturgiche tra
le due chiese in Bessarione, XXIX, 1932, pp. 145-53.
10. JUGIE, M., Theologia dogmatica christianorum orientalium, Paris, 1926, 35,
voll.5; PERICOUNI, R., Oriente cristiano, Roma, 1977.
TEOLOGIA 74 (1999)
PARA UNA LECTURA ECUMÉNICA. .. 119
tártaros, mongoles que no fueron más misericordiosos que los ára-
bes musulmanes. 11
La situación en el Oriente cristiano se complica aún más durante la
mitad del siglo XV cuando, ante un imperio agonizante con los turcos
en la puerta de la capital, la corte bizantina buscó el último desespera-
do apoyo de los occidentales latinos, esperando ayuda a través de una
unión eclesial.
12
Estando así las tratativas entre los latinos y bizantinos
se negó a un diálogo teológico en el concilio ecuménico de Florencia
(año 1439)13 para firmar la paz eclesial entre latinos y orientales, con la
esperanza de una ayuda militar para alejar al turbante turco que se en-
contraba a la puerta santa de la capital del Imperio bizantino.
En verdad se reveló que durante las discusiones en las sesiones
del Concilio, apareció más el humanismo cultural de los bizantinos
que la búsqueda sincera de la unidad en la caridad. 14 Los latinos apre-
ciaron el pensamiento griego de Platón, de los escolásticos, etc., pero
en el campo eclesiástico los resultados formales resultaron letra
muerta.
15
La bula papal Laetentur coeli que admite como optativo pa-
ra las Iglesias el "Filioque" latino, aclara los puntos del primado del Ro-
mano Pontífice en la Iglesia Universal, también el sentido del fuego en
el purgatorio, etc. 16 Aunque la bula fue firmada por el emperador bizan-
tino y los obispos reunidos en el Concilio, 17 fue rechazada por algunos
obispos orientales y por monjes y fieles en la ciudad de Constantino-
pla a instigación del Metropolita de Éfeso, Marco Eugénico.
18
El Emperador buscaba salvar el imperio cristiano oriental para
recibir la ayuda militar de los latinos occidentales; el pueblo, en cam-
11. OSTROGORSKY, G., Storia deil'Impero bizantino, Torino, 1975, p. 145; ZERNOV, N.,
Il cristianismo orientale, Milano, 1990, pp. 96-199.
12. H. WOLTER ET H. HOI.sTEIN, Lyon el Lyon Il, Paris, 1966, pp. 131-159; 1. GUNKA,
Iglesias orientales, Bs. As., 1991, pp. 12-16.
13. J. GILL, ob. cit., pp. 55 ss.
14. J. GILL, ob. cit., pp. 161 ss.
15. J. GILL, ob. cit., pp. 417 ss.
16. J. GILL, ob. cit., pp. 101-362
17. J. GILL, ob. cit., pp. 350-351
18. J. GILL, ob; cit., pp. 345,425,472 ss.
TEOLOGIA 74 (1999)
120 LUIS GLINKA
bio, mentalizado por los rebeldes monjes, prefirió el turbante turco
antes que la unidad católica de la Iglesia. 19
Lamentablemente el turbante turco del sultán Mahomed II sería
una triste realidad para los cristianos. En mayo de 1453 los turcos
ocuparon sin piedad la ciudad imperial. Así se cerrarían las puertas
de un crecimiento integral de las Iglesias orientales bizantinas bajo la
ocupación del turbante musulmán, gracias al orgullo griego de recha-
zar los decretos del Concilio y aislarse de la universalidad católica. 20
La acción divina en las Iglesias separadas
Después de la caída de la capital del Imperio bizantino bajo el po-
der turco-musulmán (año 1453),"1 los cristianos bajo el nuevo poder,
sufrieron no solamente un duro golpe en el campo político y social
sino, lo que es aun peor, en su fe en Dios, en las tradiciones religio-
sas cristianas, que produjo una fuerte crisis espiritual.
22
Solamente en los territorios bajo el poder del imperio moscovita,
los cristianos gozaban de una mayor libertad religiosa.
23
Los patriarcas bizantinos, favorecidos por los turcos, tomaron
una línea anti-unionística y anti-latina, apoyados por los otomanos
turcos, interesados en alinear a las Iglesias orientales separadas en
la política contra el occidente latino.
24
Con la teocracia turca los cris-
tianos bizantinos no pudieron seguir viviendo en las comunidades
eclesiales sui iuris según las tradiciones bizantinas organizadas, a
causa de la nueva legislación musulmana sino que pasaron a depen-
der en todo de las decisiones del gobierno central turco. Así por un
19. J. GILL, ob. cit., pp. 85-487.
20. J. GILL, ob. cit., pp. 417-488.
21. OSTROGORVSKY, G., StO'l-ia dell'Impero bizantino, Torino, 1975, p. 354; ZERNOV,
N., ob. cit., p. 153.
22. DVORNIK, K, Gli slavi nella stona e nella civiltá europea, Bari, 1968, vol. 11,
p.145.
23. A M. AMMANN, Sloria deIla Chiesa Russa, Thrino, 1948, pp. 129 SS.; N. ZERNOV,
ob. cit., pp. 137 ss.
24. N. ZERNOV, ob. cit., p. 157; AMMANN, ob. cit., p. 356.
TEOLOGIA 74 (1999)
PARA UNA LECTURA ECUMÉNICA. .. 121
lado los bizantinos, dominados bajo la presión turca y la actividad
anti-latina, se cerraron a todo contacto con la catolicidad occidental,
salvo casos raros de intelectuales que buscaban conocer el pensa-
miento católico latino;25 un segundo bloque existía en los territorios
dominados por el imperio ruso que también mantuvo una actitud an-
ti-latina, anti-católica y polémica.
26
El Patriarca moscovita autopro-
clamado y sostenido por el Zar ruso pretendía ser la cabeza de la
Iglesia del Señor (la tercera Roma). Así el poder del Patriarca ruso
crecía en poder y autoridad ante las demás Iglesias Orientales sepa-
radas, sometidas a un control estricto de la legislación musulmana.
27
De esta manera la incomunicabilidad entre el Oriente y el Occidente
cristiano llegó a un punto de indiferencia y enfriamiento tal que des-
de siglo XV en adelante se llegó a dudar de la validez de la adminis-
tración de los sacramentos tanto de la Iglesia ortodoxa como de la
católica. Hubo mutuas acusaciones de "cismáticos, heréticos", etc.
Los misioneros católicos latinos llegaron a afirmar que la verdadera
Iglesia Católica era la "latina" y que fuera de la misma no existía sal-
vación.
28
Se identificaba el rito "latino" con la catolicidad. Se busca-
ba fundar comunidades religiosas latinas para la conversión de los
"cismáticos".20 A través de contactos diplomáticos y misiones latinas,
la Santa Sede buscaba que las Iglesias separadas renovaran la comu-
nión católica con la sede de Pedro, que a veces fueron parciales y no
completas, dividiendo lamentablemente en dos partes a la Iglesia
particular: una católica y otra ortodoxa.
30
Por otro lado aparecían
afirmaciones de los círculos romanos de que las uniones eran sola-
mente un puente para imponer el rito latino, una manera segura de po-
25. AMMANN, ob. cit., 133 ss, ZERNOV, ob. cit., p. 160.
26. OSTROGROSKY, Storia deU'Impero bizantino, Torino, 1975, p 348.
27. ZERNOV, ob. cit., 140. AMMANN, ob. cit., p. 145.
28. GATTI-KoROLEVSKYJ, 1 tití e le chiese orientalí, Genova, 1942, p. 17 Y ZERNOV, ob.
cit., p. 170.
29. J. GILL, ob. cit., pp. 477 ss.
30. Gl1NKA L., Breve historia de la Iglesia de Ucrania, Bs. AB., 1986, p. 134; IDEM,
Iglesias orientales, Bs. AB., 1991, pp. 10-39.
TEOLOGIA 74 (1999)
122 LillSGLINKA
der salvarse.
31
Aunque en los documentos pontificios se defendía el
respeto de las tradiciones orientales, en la práctica se pretendía impo-
ner el "hibridismo ritual" para llegar a la uniformidad total del rito.
32
Para la historia de la Iglesia es importante tener presente el flore-
cimiento de sectas y errores teológicos y espirituales que se multipli-
caban en las comunidades cristianas, así como también la influencia
protestante que tuvo un gran efecto negativo en la fidelidad a la gran
Tradición Oriental.
33
La pregunta surge ahora, después del aislamiento de las Iglesias
Orientales de la catolicidad de la Sede de Pedro, sometidas a tantas
pruebas y persecuciones, privaciones y tradiciones: ¿cuál fue la vida
eclesial, espiritual, sacramental de los fieles cristianos? Si han desa-
parecido completamente, aceptando la religión musulmana y sus tra-
diciones, ¿han llegado a conservar la fidelidad a la Iglesia?, ¿en qué
forma y con cuál identidad espiritual?34
Es importante rescatar estos elementos de inculturación del Evan-
gelio y de la Iglesia en los pueblos orientales que después de tantos si-
glos de persecuciones, luchas, no sólo no han desaparecido sino que,
por el contrario, han conservado con toda su vitalidad espiritual la ri-
queza oriental siendo, aún ahora, un pulmón vivificante.

Iglesias autocéfalas
Por Iglesias de rito bizantino se entiende toda la cristiandad que
durante el transcurrir de los siglos han aceptado el complejo de la
31. GORDILW M., Gompendium theologiae orientaJ.is, Romae, 1939, pp. 20-23.
32. M. WASYLYK, Breve historia de Ucrania, Bs. As., 1991; Al encuentro de la uni-
dad, BAC, 1973; GATl'I-KoROLEVSKLI, ob. cit., p. 12l.
33. AMMANN, ob. cit., pp. 283 Y 300.
34. JUAN PABLO n, Ecumenismo, Ut unum sint, Roma, 1995, 49 ss.
35. ZERNOV, ob. cit., pp. 205 ss.; CONCILIO ECUMÉNICO VATICANO n, Unitatis redinte-
gratio, nn. 3-4; GIJNKA , L., De Gultu mariano saeculo XVI, Romae, 1985, pp. 403-423.
Existe un gran material escrito sobre la vida interna de las Iglesias Orientales ortodo-
xas en el idioma italiano, inglés, francés, alemán, ruso, griego, ucraniano, pero lamen-
tablemente en castellano disponemos muy poca bibliografía.
TEOLOGIA 74 (1999)
PARA UNA LECTURA ECUMÉNICA. .. 123
tradición doctrinal, cultural y jurídica perteneciente al patriarcado
de Constantinopla, que había heredado de la gran tradición de los
Santos Padres orientales.
M
La misma sería cristalizada con el pasar
de los siglos IV_V.
37
Las costumbres orientales y los rituales bizantinos de la nueva
Roma fueron aceptados por asimilación gradual, conforme a la espi-
ritualidad y a la cultura de los pueblos orientales y eslavos. También
fueron absorbidas por comunidades cristianas que se encontraban
fuera del Imperio bizantino, aceptando la ortodoxia de la fe, los cá-
nones fijados en los concilios ecuménicos de Éfeso y de Calcedonia,
que fueron llevados por misioneros bizantinos. El idioma oficial era
el griego pero luego gradualmente fue reemplazado por idiomas lo-
cales de cada pueblo, tales como el árabe en el Cercano Oriente y el
eslavo en el este-europeo.
ss
Las relaciones entre las Iglesias separadas se fundamentaron en
el principio de la "Autocefalía".39 Cada Iglesia existente en un estado
civil independiente pretende tener derecho a la independencia de la
autoridad patriarcal de Constantinopla y se actualiza en la autoridad
resolviendo por sí misma los problemas internos y nombrando en el
poder a su propia autoridad eclesial, comprendiendo al Patriarca, pe-
ro aceptando y conservando la fe y el credo definido en los primeros
Concilios ecuménicos.
40
El patriarcado bizantino reivindicó siempre el derecho de aproba-
ción última de la existencia de la autocefalía de una Iglesia nacional,
pero en varias ocasiones entró en conflicto con el patriarcado mos-
covita que siempre reivindicó para sí el derecho de reconocimiento
de las autoridades de las Iglesias auto céfalas del grupo eslavo.
41
36. JUGIE, ob. cit., vol. 1, p. 375; PALMIERI, A., ob. cit., pp. 176-179.
37. PATROLGIA vol. 1-1II. F. M. HERNÁNDEz, La Iglesia en la historia, Madrid, 1984,
vol. I; JEDIN, ob. cit., vol. I-n.
38.1. DALMAIS, Las liturgias Orientales, Bilbao, 1991; GATTI, KOROLEVSKYJ, ob. cit.,
p. 25; HERNÁNDEZ, A. S., Iglesias orientales separadas, vol.XXX, en la colección Histo-
ria de la Iglesia, Valencia, 1978. Este volwnen contiene importantes datos sobre la
constitución de las Iglesias separadas.
39. AMMANN, ob. cit., p. 133; GUNKA, L., Introducción a la liturgia bizantina-ucra-
nia, Bs. As., 1997; IDEM., Iglesias orientales, p. 26.
40. Orientalium ecclesiarum, nn. 7.11; L. G., Iglesias orientales, p. 38.
41. ZERNOV, ob. cit., pp. 157-200.
TEOLOGIA 74 (1999)
124 LUIS GLINKA
Jurídicamente el patriarcado de Constantinopla reivindicó el de-
recho de autoridad sobre los Patriarcas de Antioquía, de Jerusalén,
de Alejandría, el Moscovita, Serbio, Búlgaro, etc. Pero en la realidad
mantiene un simple primado de honor. Aunque lleve el título de "ecu-
ménico", es un primus inter pares y cada Iglesia auto céfala se con-
sidera corno "hermana" una de otra, pero no con aquel reconoci-
miento de autoridad jurídica que conserva el Papa sobre las Iglesias
locales latinas y orientales católicas sui iuriS.
42
Si jurídicamente no existe una plena comunión corno entre los ca-
tólicos, sin embargo las Iglesias ortodoxas mantienen el fundamento
de comunión espiritual de Fe entre las mismas, del Credo de los Con-
cilios ecuménicos que se ratifica en la unidad del Credo, en los dogmas
de los 8 Concilios ecuménicos, en la misma Sagrada Escritura, en la
gran Tradición de los Padres (especialmente los ocho primeros Conci-
lios ecuménicos), en las enseñanzas de los santos Padres, en la fideli-
dad de las celebraciones litúrgicas que es la síntesis de la espirituali-
dad, en el monaquismo y la oración litúrgica y personal.
43
Así estas Iglesias, según los cánones de las mismas y de una auto-
ridad visible, conservan fielmente el fundamento de comunión de fe y
de fidelidad a los dogmas de los grandes Concilios ecuménicos. Si bien
con el pasar del tiempo han sufrido profundos cambios internos, adap-
tándose a las urgencias de lugar y de tiempo, sufriendo el riesgo de
errores, sectas, confusiones y desorientaciones, el Espíritu Santo, con
su acción divina, no ha permitido su completa desaparición, sino que
ha suscitado grandes hombres y mujeres, santos y sabios que han sa-
bido defender la verdadera fe con coraje y con fidelidad a la tradición
oriental y católica. Muchos hombres y mujeres han sido martirizados
por la fe y la caridad por obra de los musulmanes o, últimamente, por
el régimen ateo comunista, dejando un perfume de martirio y de san-
tidad espiritual, ignorado por muchos católicos latinos y por la histo-
ria de la Iglesia occidental.
44
42. Al encuentro de la unidad, ob. cit., atti; KOROLEVSKYJ, ob. cit., pp. 181 ss.
43. ZERNOV, ob.cit., pp. 282-382; Ut unum sint, 53; L. Glinka, Introducción a la li-
turgia ... , pp. 8. 10.
44. El occidente católico desconoce la riqueza espiritual y la santidad en las Igle-
sias rientales católicas y ortodoxas, su fidelidad a las tradiciones y a la fe del Señor,
TEOLOGIA 74 (1999)
PARA UNA LECTURA ECUMÉNICA ... 125
El patriarcado bizantino, después del Concilio de Florencia admi-
tió en su territorio ritual la existencia de otras hijas, Iglesias particu-
lares, que conservan la unidad de fe y las tradiciones espirituales co-
mlmes a todas, pero que también se diferencian entre ellas.
Actualmente existen más de 19 Iglesias nacionales que tienen su
presencia en casi todos los territorios eslavos, también en China, Ja-
pón, Finlandia e Italia, etc.
45
La Iglesia sui iuris de Antioquia, a su
vez, tiene dos Iglesias hijas que son las Iglesias de Siria y las de los
Maronitas.
46
La Iglesia de Alejandría es conocida hoy como la Iglesia
de los Coptos (egipcios) y la de Etiopía-Eritrea.
47
Finalmente existen la Iglesia de Armenia con rito y tradición pro-
pia,48la de los Caldeas, la Malabaresa (católicos) y Malankaresa (or-
todoxos), llamadas también las Iglesias de santo Tomás, que habría
sido el misionero de la India.
49
Sería importante hacer una investigación histórica sobre la vida
interna y misional de estas Iglesias, pero por falta de documentos y
fuentes de las mismas, se hace imposible delinear objetivamente una
historia de las Iglesias separadas después del Concilio de Florencia.
Un dato importante para destacar es que, a lo largo de la historia de
las Iglesias orientales, el Espíritu Santo actuó y sigue actuando con di-
versos carismas en las distintas comunidades y lugares de las Iglesias
separadas. En muchos casos, la centralidad hegemónica eclesiástica la-
tina no permite percibir más allá, es decir la acción divina de Dios en
los fieles cristianos que son parte del Cuerpo de Cristo, de la Iglesia, pe-
ro que no son considerados católicos según nuestra actual concepción
y mentalidad latina y la definición dogmática del Primado petrino ...
Las Iglesias orientales separadas, aunque en su momento y lugar
han tenido momentos frágiles en la doctrina del Señor, espiritualidad,
padeciendo martirios, deportaciones y cárceles. Los historiadores aun no han escrito
una historia sistemática de la vida interna de las Iglesias mencionadas.
45. L. GLINKA, Iglesias orientales, p. 44.
46. IDEM, ob. cit., p. 43.
47. IDEM, ob. cit., p. 44.
48. J. GILL. ob. cit., pp. 363-369.
49. DALMAlS, ob. cit., pp. 15-18.
TEOLOGIA 74 (1999)
126 LUIS GLINKA
vida sacramental y eclesial, han conservado, como reconoce el docu-
mento del Vaticano TI "Sobre el Ecumenismo",5o el episcopadojerárqui-
co, los sacramentos, es capaz de transmitir la gracia para la salvación,
especialmente en los sacramentos de la Iniciación Cristiana (bautis-
mo, confinnación y eucaristía), la celebración litúrgica que es el san-
tuario de la espiritualidad cristiana con sus ritos y tradiciones:!
Es necesario hacer una nueva lectura ecuménica de la historia de
las Iglesias Orientales católicas y separadas con su tipología eclesial
(pensamiento teológico, condición jurídica, áreas geográficas, diver-
sidad de idiomas, idiosincrasia de los pueblos, culturas, etc.) para re-
mover los obstáculos, a través de una comprensión fraterna de los
desacuerdos y encontrar una nueva base teológica, jurídica de una
unidad eclesial católica, es decir, unidad en el único Credo de la fe y
diversidad en las tradiciones de las Iglesias particulares, que forman
la Iglesia "UNA, SANTA, CATÓLICA Y APOSTÓLICA". Además es im-
portante que los hermanos ortodoxos, particularmente la jerarquía
ortodoxa, sepa aceptar el derecho y la legitimidad de la existencia de
las Iglesias particulares católicas Orientales, aunque sean parciales o
que renovaron la unidad eclesial por motivos políticos como se sue-
le atribuir. Sería injusto pretender que los Orientales católicos se
pasen al rito latino o retomen a las Iglesias ortodoxas, antes de co-
menzar un diálogo ecuménico.
5
'
P. Luis Glinka ofm
50. Vnilatis redintegratio, nn. 14-17; CCEO, can. 17-41.
51. ZERNOV, ob. cit., 282-321; DALMAls, ob. cit., pp. 91-156.
52. JUAN PABLO n, encíclica Vt unum sint, nn. 87-105 y carta pastoral Orientole lumen,
p. 142-159; Al encuentro de la unidad, BAC, Madrid, 1973; ANORONIKOF, C., El sentido de la
Liturgia, Valencia, 1988, pp. 321 SS.; MANZONI, G., La spiritualitá della Chiesa Ortodossa
Russa, B%gna, 1993, p. 593 ss.; Coder Canonum Orientalium, Vaticano, 1990.
TEOLOGIA 74 (1999)
Teología 74 (1999/2) pp. 127-144
LA PATERNIDAD DE CRISTO SEGÚN SAN BENITO.
UNA APROXIMACIÓN A LA FIGURA DE CRISTO A
PARTIR DE LA REGLA
Una regla de vida no es un tratado de teología, sino un texto legisla-
tivo. Sin embargo, contiene una teología viva: una regla es "el Evange-
lio vivido, la vida del discípulo, la imitación de Cristo'" En el presente
artículo, se ensaya una aproximación al tema de Cristo en la Regla de
San Benito (RB), con especial atención a la figill'a de Cristo como Pa-
dre. Se trata, sin duda, de un aspecto distintivo en la regla benedictina
y este año (1999), dedicado a la meditación y al estudio de la persona
del Padre, ofrece una ocasión oportuna para su consideración.
1. Cristocentrismo de la Regla
Ya en las primera líneas y en la conclusión de la RB, Benito pre-
senta a Cristo como el Señor y Rey a quien se debe prestar el servicio
de la obediencia (cf. RB, Pról. 1-3; 73, 8-9). Sin duda, como afirma Vo-
güé, Cristo es "el Alfa y el Omega de la obra".2 Todo está referido a
Cristo: el monasterio es una escuela a su serV1:cio, el abad es el vica-
rio de Cristo en el monasterio, la obediencia del monje es para no
anteponer nada a Cristo, los títulos dados al superior son en honor
y por amor a Cristo. El autor de la regla no se propone tanto ilustrar
quién es Cristo, sino indicar cómo realizar la unión con él.
Según Barias, San Benito, animado por un amor ardiente a Cris-
to, le da un lugar central en la RB.3 Cristo está presente en el corazón
1. H. U. VON BALTIlASAR, Die johanneischen Themen in der Regel Sto Benedikts
und ihre Aktualítiit, Collectanea Cisterciensia 37/1, (1975), 3-14. Se cita según la tra-
ducción castellana de P.M. Alexander, Los temas joánícos en la Regla de San Benito
y su actualidad, Proyecto 30, (1998), pp. 87-100,88.
2. ef. A. DE VOGÜÉ, Saínt Benoit. Sa vie et sa Regle. Études choisies, Abbaye de
Bellefontaine, 1981, pp. 111-120, 111. Editado originalmente como: La paternité du
Christ dans la Régle de saint Benoit el la. Regle du MaUre, La Vie spirituelle 110,
(1964), pp. 55-67.
3. A. BORlAS, Le Christ dans la Regle de Saint Benoit, Revue Bénédictine 82,
(1972), pp. 109-139, 109-110.
VIRGINIA R. AZC W
mismo de la vida monástica, que es comunión con su propia vida:
desde su entrada en el monasterio, el monje se une enteramente a
Cristo, quien lo conduce, junto a sus hermanos, al Padre. Este carác-
ter cristoc&trico es más remarcable en tanto que el autor no escri-
be un tratado de cristología sino una regla de vida. Nunca se habla
de Cristo por sí mismo, sino siempre en función de la vida monásti-
ca y, a menudo, en forma de alusiones breves.
Los textos de la RB en los que se habla expresamente de Cristo
muestran claramente una verdaderapiedad hacia Cristo. En prácti-
camente todos los pasajes en los que se trata de él se lo presenta co-
mo Señor y Dios; en cambio, sólo una vez se alude al Salvador su-
fhente: "participemos de los sufrimientos de Cristo por la paciencia,
a fin de merecer también acompañarlo en su reino" (RB, Pról. 50). El
pensamiento del sufrimiento del Señor debe mover al monje a no
abandonar la escuela de Cristo sino a permanecer en su doctrina en
el monasterio hasta la muerte; porque él participa del sufrir de Cris-
to por medio de su paciencia. Sin embargo, esta idea no está muy su-
brayada; es más insistente la que destaca el Reino del Señor "a fin
de merecer también acompañarlo en su reino".
Es interesante destacar que, en toda la regla, nunca aparece el
nombre Jesús, sino sólo Cristo y Señor, lo cual distingue la devo-
ción propia de la RB de aquella de Orígenes, quien con frecuencia en
sus homilía utiliza fórmulas como "mi Jesús" o "mi Señor Jesús". La
diferencia se explica porque este tono íntimo no concuerda con un
texto de legislación monástica como es la regla. Pero además, proba-
blemente, esta fuerte acentuación de la divinidad de Cristo en la RB
tiene su origen en una actitud antiarriana que, en el contexto del au-
tor, estaba presente.
l. l. Devoción a Cristo
Acerca de la devoción a Cristo en la RB, se presenta como carac-
terística la exhortación del capítulo 4 sobre los instrumentos de las
buenas obras: "No anteponer nada al amor de Cristo." (RB 4,21). El
mismo pensamiento vuelve, de otra forma, en el capítulo siguiente
que trata de la obediencia si n demora: "Esta es la que conviene a
TEOLOGIA 74 (1999)
128 VIRGINIA R. AZCUY
mismo de la vida monástica, que es comunión con su propia vida:
desde su entrada en el monasterio, el mOl\Íe se une enteramente a
Cristo, quien lo conduce, junto a sus hermanos, al Padre. Este carác-
ter cristocéntrico es más remarcable en tanto que el autor no escri-
be un tratado de cristología sino una regla de vida Nunca se habla
de Cristo por sí mismo, sino siempre en función de la vida monásti-
ca y, a menudo, en forma de alusiones breves.
Los textos de la RB en los que se habla expresamente de Cristo
muestran claramente una verdadera piedad hacia Cristo. En prácti-
camente todos los pasajes en los que se trata de él se lo presenta co-
mo Señor y Dios; en cambio, sólo una vez se alude al Salvador su-
friente: "participemos de los sufrimientos de Cristo por la paciencia,
a fin de merecer también acompañarlo en su reino" CRB, Pról. 50). El
pensamiento del sufrimiento del Señor debe mover al mOl\Íe a no
abandonar la escuela de Cristo sino a permanecer en su doctrina en
el monasterio hasta la muerte; porque él participa del sufrir de Cris-
to por medio de su paciencia. Sin embargo, esta idea no está muy su-
brayada; es más insistente la que destaca el Reino del Señor. "a fm
de merecer también acompañarlo en su reino".
Es interesante destacar que, en toda la regla, nunca aparece el
nombre Jesús, sino sólo Cristo y Señor, lo cual distingue la devo-
ción propia de la RB de aquella de Orígenes, quien con frecuencia en
sus homilías utiliza fórmulas como "mi Jesús" o "mi Señor Jesús". La
diferencia se explica porque este tono íntimo no concuerda con un
texto de legislación monástica como es la regla. Pero además, proba-
blemente, esta fuerte acentuación de la divinidad de Cristo en la RB
tiene su origen en una actitud antiarriana que, en el contexto del au-
tor, estaba presente.
1.1. Devoción a Cristo
Acerca de la devoción a Cristo en la RB, se presenta como carac-
terística la exhortación del capítulo 4 sobre los instrumentos de las
buenas obras: "No anteponer nada al amor de Cristo." (RB 4,21). El
mismo pensamiento vuelve, de otra forma, en el capítulo siguiente
que trata de la obediencia sin demora: "Esta es la que conviene a
TEOLOGIA 74 (1999)
LA PATERNIDAD DE CRISTO ... 129
aquellos que nada estiman tanto como a Cristo" (RB 5, 2). El tema
aparece una vez más en el capítulo 72, en el que se afirma entre las
características del buen celo que ha de tener todo monje: "y nada ab-
solutamente antepongan a Cristo." (RB 72, 11) En las tres exhorta-
ciones citadas, puede descubrirse una actitud fundamental de la RB
que ilumina el íntimo amor a Cristo del autor. En otras muchas opor-
tunidades, la regla alude a este amor a Cristo como motivo del obrar
del monje. En el capítulo 4, por ejemplo, se invita a "Orar por los ene-
migos en el amor de Cristo" (RB 4, 72). El monje que ha subido todos
los grados de la humildad, ya no obra el bien por temor al infierno,
sino por amor a Cristo (cf. RB 7, 69).
La referencia al seguimiento de Cristo en el cuarto capítulo es
otro testimonio a favor del cristo centrismo de la regla de San Beni-
to: "Negarse a sí mismo para seguir a Cristo" (RB 4, 10) La obra de la
gracia queda subrayada especialmente en el capítulo final, en el que
el autor exhorta a realizar su regla para principiantes "adiuvante
Christo" (con la ayuda de Cristo), a lo que luego añade "Deo prote-
gente" (con la protección de Dios), que ha de entenderse también
de Cristo (RB 73, 8-9).
1.2. El Abad representa a Cristo
Los estudios que abordan el terna de Cristo en la RB no desarro-
llan directamente la relación entre Cristo y el abad, sino que prefie-
ren asumirla a la hora de presentar las distintas funciones de Cristo
en el monasterio: Padre, Maestro, Pastor, Médico, etc. Sin embargo,
parece oportuno destacar el tema por sí mismo, para indicar la cohe-
rencia teológica del autor de la regla al descubrir la presencia de
Cristo. Tal como lo hace la tradición, Benito sabe claramente que
Cristo está presente en la autoridad, en la Eucaristía y en el pobre y
necesitado. De este modo, se puede afirmar que la cristología de la
RB se reviste de un sentido "sacramental", es decir, Cristo se presen-
ta a través de sus mediaciones y sacramentos, bajo la figura del sa-
cramento y del signo. Aquí se podría ver la contrapartida del aspecto
divino de su presentación de Cristo: lo sacramental es precisamente
lo visible y humano de este "Dios y Señor" que es Cristo.
TEOLOGIA 74 (1999)
130 VIRGINIA R. AZCUY
Con respecto a la presencia "sacramental" de Cristo en el abad,
son muy iluminadoras las reflexiones de Vogüé acerca de la unión del
monje con Cristo:' esta se realiza en la obediencia al superior, ya que
este tiene la función de significar objetivamente la voluntad del Se-
ñor. Por otra parte, es el mismo Cristo el que está presente en el que
obedece, con lo cual la presencia del Señor se hace extensiva a toda la
comunidad.
De modo que, aunque el tema del abad reaparezca al tratarse de
las diversas figuras de Cristo, se pueden sintetizar aquí las claves de
esta relación. La importancia que tiene el abad en la RB le viene dada
por Cristo: porque el abad representa el lugar de Cristo, debe ser lla-
mado Señor y Abad, no a causa de su propia capacidad, sino por ho-
nor y amor a Cristo (cf. RB 63,13).
El gran tema que une a Cristo y al abad es la idea de paternidad
pensada especialmente a partir del pasaje de Rom 8, 15: "Se cree, en
efecto, que hace las veces de Cristo en el monasterio, puesto que se
lo llama con ese nombre, según lo que dice el Apóstol: Recibieron el
espíritu de adopción de hijos, por el cual clamamos: Abba, Padre."
(RB 2, 2-3). El Espíritu nos hace clamar AMa a Cristo y este Cristo es-
tá presente en el abad. Así, Cristo se presenta como padre de los hom-
bres, nuestro padre; nuestra relación con él es análoga a la de Cristo
con su Padre: es una relación filial. Los rasgos de dulzura y piedad del
abad son interpretados por Vogüé como el carácter maternal de su
paternidad: "debe actuar según las circunstancias, ya sea con severi-
dad o con dulzura, mostrando rigor de maestro o afecto de padre pia-
doso" (RB 2, 24).
1.3. Atención al Enfermo y al Huésped
La importancia dominante que tiene Cristo en la RB se pone de
manifiesto no sólo por las referencias expresas a él, sino por las con-
sideraciones hechas en tomo al cuidado del enfermo y a la recepción
4. Cf. VOGUÉ, Saint Benoit. Sa vie et sa Regle, pp. 119-120.
TEOLOGIA 74 (1999)
LA PATERNIDAD DE CRISTO ... 131
de los huéspedes. Hoy diríamos que se trata de una "opción preferen-
cial" por ellos (según el lenguaje acuñado en Puebla por los obispos
latinoamericanos), cuya fundamentación es claramente cristológica:
la razón de la opción es que Cristo está presente en ellos. Con exac-
ta percepción de este argumento teológico, Benito inicia su exhorta-
ción en el capítulo 36 que trata sobre los hennanos enfennos: "Ante
todo y sobre todo se ha de atender a los helTIlanOS enfennos, sirvién-
dolos como a Cristo en persona, pues Él mismo dijo: Estuve enfer-
mo y me visitaron y Lo que hicieron a uno de estos pequeños, a mí
me lo hicieron" (RB 36,1-3) Los enfermos, por su parte, han de pen-
sar que a ellos se les sirve "para honrar a Dios", vale decir, a Cristo
(cf. 36, 4). Del mismo modo, los huéspedes han de ser recibidos co-
mo al mismo Cristo porque: "Huésped fui y me recibieron" (53, 1).
Esta actitud debe mostrarse también de manera externa, mediante la
inclinación de la cabeza o la postración de todo el cuerpo, de modo
que Cristo sea adorado en el huésped que es recibido (53, 7).
A la acogida de los pobres y los peregrinos se le da un relieve es-
pecial: "Al recibir a pobres y peregrinos se tendrá el máximo de cui-
dado y solicitud, porque en ellos se recibe especialmente a Cristo"
(RB 53,15).
2. La Figura de Cristo en La Regla"
Como ya se ha indicado, un estudio de la RB muestra que Cristo
tiene en ella un lugar destacado. Esta centralidad de Crist0
6
se pre-
senta bajo figuras diversas. Él aparece no sólo como Rey y Maes-
tro de los monjes, sino también como su Padre; por el contrario,
no aparece su posición como Mediador entre Dios y los hombres.
Muchos de los salmos citados en la regla se presentan como referi-
dos a Cristo y, en otros casos, se observa con claridad que el autor
5. Para esta sección se sigue básicamente la exposición de: A. KEMMER, "Christus
in der Regel St. Benedikts", en: B. STEIDLE, Commentationes in Regulam S. Benedic-
ti, Roma, Herder, 1957, pp. 1-14; Y BORlAS, Le Christ dans la Regle.
6. Cf. B. STElDLE, Abba Valer!, Benediktinische Monatschrift 16, (1934), pp. 89-101.
TEOLOGIA 74 (1999)
132 VIRGINIA R. AZCUY
contempla a Cristo en el Dios de los salmos. El amor de Benito por
Cristo se pone de manifiesto en la presentación que él hace de Cris-
to como motivo del obrar de los moI\ies o cuando caracteriza al Se-
ñor como Buen Pastor, aunque el nombre "Jesús" no aparece. Las ex-
presiones "Señor" y "Dios ", que a menudo describen a Dios, se
dicen con frecuencia y con mayor naturalidad de Cristo. Como ya se
ha señalado antes, el hecho de que Cristo sea visto casi exclusiva-
mente como Dios y no como hombre (a excepción de RB 7, 32.34 y
4, 10), está en relación con la posición antiarriana vigente en la época.
2.1. Cristo Señor
Desde las primeras líneas del prólogo se presenta a Cristo como
Señor: "para militar por Cristo Señor, verdadero Rey" (RB, Pról. 3).
San Benito prefiere este título, Señor, al de Cristo (l9v), como lo
muestran las reiteradas veces que aparece en la regla (64v).1 Como
también lo utiliza para designar a Dios de un modo general, queda su-
brayada, desde el comienzo, su fe en la divinidad de Cristo, que es el
fundamento de su señorío.
Dominus (Señor) evoca también, en esta época, la realidad de la
esclavitud de un modo muy vivo: dominus es el jefe de la casa, a
quien le pertenece una familia, un grupo de esclavos, sobre los cua-
les él posee todos los derechos. En la visión de la RB, Cristo es el úni-
co y verdadero Señor de todos los monjes; desde que ellos entran en
la comunidad, devienen uno en Cristo y le pertenecen totalmente:
"tanto el siervo como el libre, todos somos uno en Cristo, y servimos
bajo un único Señor en una misma milicia, porque no hay acepción
de personas ante Dios" (RB 2, 20).
A esta concepción de Cristo como Señor, va unida la idea de la
pobreza del monje según San Benito. El monje renuncia a todo bien
y a su propia voluntad, mediante su profesión. Su condición es toda-
7. Para un estudio de detalle, cf. A. BORlAS, Dominus et Deus dans la Regle de
saint Benoit, Revue Bénédictine 79, (1969), pp. 414-423.
TEOLOGIA 74 (1999)
LA PATERNIDAD DE CRISTO ... 133
vía más despojada que la del pobre (mendigo); como el esclavo, él ha
perdido hasta su capacidad de poseer: no se pertenece más, ha deve-
nido de su Señor (cf. RB 33, 3; 58, 24-25).
Cristo ejerce su señorío por intermedio del abad, quien es llama-
do "señor" por esta razón (RB 63, 13) Y permanece a su servicio (64,
21). Como todo padre de familia, Cristo asegura, por su representan-
te, la subsistencia cotidiana y la recreación de los monjes que todo
lo esperan de él (33, 5).
2.2. Cristo como Rey
También en la primera sección del Prólogo aparece Cristo como
Rey, en el cual la vida de los monjes es presentada con el fin de " ... mi-
litar por Cristo Señor, verdadero Rey" (RB, Pról. 3). En el capítulo 2,
el autor fundamenta la exigencia de que ningún monje haga distinción
de personas en el monasterio en el hecho de que "todos somos uno en
Cristo, y servimos bajo un único Señor en una misma milicia" (RB 2,
20). El pensamiento de la milicia de Cristo aquí se relaciona con la
idea paulina de la unidad con Cristo (cf. Gál3, 28). El concepto de mi-
litar por Cristo se repite en RB 61, 10: "puesto que en todo lugar se
sirve al único Señor y se milita bajo el mismo Rey". El fmal del Prólo-
go explica de otro modo lo que significa este militar por Cristo o ba-
jo el mismo Rey: "De este modo, no apartándonos nunca de su magis-
terio y perseverando en su doctrina en el monasterio hasta la muerte,
participemos de los sufrimientos de Cristo por la paciencia, a fm de
merecer también acompañarlo en su reino" (RB, Pról. 50).
Todas las expresiones antes comentadas aclaran la orientación
personal que San Benito quiere dar a su Prólogo. Borias lo sintetiza
con estas palabras: "El ideal monástico que él se propone está cen-
trado en el reino de Cristo".8 Este reinado está asociado al señorío de
Cristo (cf. Pról. 3; RB 61, 10): Cristo es el Rey porque es el Señor (cf.
8. BORlAS, Le Christ dans la Regle, p. 111.
TEOLOGIA 74 (1999)
134 VIRGINIA R. AZCUY
Apoc 17, 14; 19, 16). Con ambas imágenes complementarias y tradi-
cionales, el autor de la regla quiere subrayar la autoridad absoluta de
Cristo y su divinidad.
Por otra parte, el concepto de milicia o militar por Cristo evo-
ca la idea de servicio, de sujetarse a la regla. Según Manning, estas
ideas sugieren incluso un "modo de vivir", una "obediencia". De este
modo, militar incluye la noción de luchar contra la propia voluntad,
es decir, significa vivir la obediencia; aunque hay que destacar que
San Benito prefiere hablar en términos de obediencia y no de milicia.
Así lo hace al comienzo del Prólogo: "a ti [ ... ] que renuncias a tus pro-
pias voluntades y tomas las preclaras y fortísimas armas de la obe-
diencia, para militar por Cristo Señor, verdadero Rey" CPról. 3). En
definitiva, militar implica la idea de este combate espiritual que el
monje libra contra el demonio bajo la conducción de Cristo. 9
Finalmente, para San Benito, la metáfora del esclavo no es sufi-
ciente Ca pesar de toda su energía), para expresar la relación del cris-
tiano con el Señor. Según Vagué, "es preciso añadirle la de solda-
do".lo En este sentido, la forma de referirse al cristiano revela algo de
la imagen de Cristo: Él es el Rey, presentado bajo su aspecto guerre-
ro. Es quien conduce a sus tropas, como general o emperador, a la
guerra contra el demonio y a obtener la victoria que los unirá con él
plenamente en su Reino.
2.3. Cristo Maestro
Con respecto a este título, Borias observa que si bien San Benito
considera al Señor como Maestro, se refiere a este aspecto con una
gran discreción e incluso reserva. El autor de la regla nunca alude di-
rectamente a Cristo como Maestro, sino que atribuye este título al
abad, sin insistir por otro lado en este aspecto de su función. Muy po-
siblemente, estima que se trata de un término demasiado humano y
quiere preservar la trascendencia de Cristo y afirmar su divinidad.
ll
9. Aunque las alusiones al diablo o al maligno son raras en la Regla, no están del
todo ausentes: Pról. 28; RB 1, 4; 38, 8; 43, 8; 53, 5; 54, 4; 58,28; 65, 2.
10. VOGuÉ, La paternité du Chist, p. 63.
11. BORlAS, Le Christ dans la Regle, p. 114.
LA PATERNIDAD DE CRISTO ...
Sin embargo, para él, Cristo también es el Maestro que enseña al
monje. Este rol aparece con evidencia en el Prólogo, en el cual Cris-
to revela a su discípulo el camino que conduce a la verdadera vida.
Incluso, desde el punto de vista del procedimiento literario, el autor
de la regla que se presenta a sí mismo como maestro (Pról. l), cede
la palabra a Cristo para entrar en su escuela.
El Señor instruye al monje, en primer lugar, por medio de la Es-
critura que es su Palabra (cf. Pról. 14-20; 2, 14-16; 5, 5-6). En segun-
do lugar, él enseña más aun por su vida que ofrece al mode el mo-
delo auténtico a imitar. Para San Benito, el monje imitará al Señor
ante todo por su obediencia, que fue la disposición esencial de Cris-
to hacia el Padre y que constituye el fundamento de la vida monásti-
ca (RB 5,13 y 7,32). En cuanto al abad, lo que se le propone es la mi-
sericordiosa solicitud del Buen Pastor (27,8). El abad es el intérprete
autorizado de la regla: escuchar a este doctor es escuchar al mi smo
Cristo (5, 6).12
Kemmer añade que la idea de Cristo como Maestro se presenta,
ya en el prólogo, unida a la intención de "instituir una escuela del ser-
vicio divino" (RB, Pról. 45). También en la primera oración del pró-
logo, el nombre pius pater (padre piadoso) que está en correspon-
dencia con Magister (Maestro) designa más bien a Cristo que a Dios
(cf. Pról. 1). De tal modo que, con él, se relaciona tanto el magiste-
rium que ha de ser escuchado por el monje, como la doctrina en la
que ha de permanecer hasta su muerte (cf. Pról. 50). Con todo hay
que destacar, siguiendo a Borias, que en la regla no se le quiere dar
un acento especial al rol doctrinal de Cristo, como lo indica por
ejemplo el uso poco frecuente del término schola. San Benito parece
reaccionar contra una concepción demasiado centrada en el aspecto
educativo de la regla.I3
12. Ibid., p. 115.
13. Ibid., p. 116.
TEOLOGIA 74 (1999)
LA PATERNIDAD DE CRISTO ... 135
Sin embargo, para él, Cristo también es el Maestro que enseña al
monje. Este rol aparece con evidencia en el Prólogo, en el cual Cris-
to revela a su discípulo el camino que conduce a la verdadera vida.
Incluso, desde el punto de vista del procedimiento literario, el autor
de la regla que se presenta a sí mismo como maestro (Pról. 1), cede
la palabra a Cristo para entrar en su escuela.
El Señor instruye al monje, en primer lugar, por medio de la Es-
critura que es su Palabra (cf. Pról. 14-20; 2, 14-16; 5, 5-6). En segun-
do lugar, él enseña más aun por su vida que ofrece al monje el mo-
delo auténtico a imitar. Para San Benito, el monje imitará al Señor
ante todo por su obediencia, que fue la disposición esencial de Cris-
to hacia el Padre y que constituye el fundamento de la vida monásti-
ca (RB 5, 13 y 7, 32). En cuanto al abad, lo que se le propone es la mi-
sericordiosa solicitud del Buen Pastor (27, 8). El abad es el intérprete
autorizado de la regla: escuchar a este doctor es escuchar al mismo
Cristo (5, 6).12
Kemmer añade que la idea de Cristo como Maestro se presenta,
ya en el prólogo, unida a la intención de "instituir una escuela del ser-
vicio divino" (RB, Pról. 45). También en la primera oración del pró-
logo, el nombre pius pater (padre piadoso) que está en correspon-
dencia con Magíster (Maestro) designa más bien a Cristo que a Dios
(cf. Pról. 1). De tal modo que, con él, se relaciona tanto el magiste-
rium que ha de ser escuchado por el mOI\Íe, como la doctrina en la
que ha de permanecer hasta su muerte (cf. Pról. 50). Con todo hay
que destacar, siguiendo a Borias, que en la regla no se le quiere dar
un acento especial al rol doctrinal de Cristo, como lo indica por
ejemplo el uso poco frecuente del término schola. San Benito parece
reaccionar contra una concepción demasiado centrada en el aspecto
educativo de la regla 13
12. Ibid., p. 115.
13. Ibid., p. 116.
136 VIRGINIA R. AZC W
2.4. Cristo como Padre
En la regla, San Benito da a Cristo el nombre de Padre refiriéndo-
se, explícita o implícitamente, a la Escritura. Lo importante es escla-
recer en qué sentido él entiende este título cuando lo aplica a Cristo.
Borias se pregunta si es simplemente en razón de su rol de maestro
espiritual y de educador o si él quiere significar una paternidad adop-
tiva real de Cristo en relación con el monje, al modo como Cristo es-
tá unido al Padre o si se trata de ambos sentidos al mismo tiempo.
Para la comprensión de la cuestión, se propone primero una contex-
tualización del tema y luego un análisis detallado de los pasajes más
importantes de la regla.
A. El contexto del planteo
La fe ve en el abad al representante del Señor en el monasterio:
"Se cree, en efecto, que (el abad) hace las veces de Cristo en el mo-
nasterio, puesto que se lo llama con ese nombre, según lo que dice el
Apóstol: Recibieron el espiritu de adopción de hijos, por el cual cla-
mamos: Abba, Padre." (RB 2,2-3). La idea de lapaternidad de Cris-
to es familiar en los primeros cinco siglos del cristianismo y especial-
mente entre los monjes. Es un aporte de Fischer14 haber señalado
que esta interpretación de Rom 8, 15 tenía apoyo en la tradición, in-
dependientemente del modo de hablar del autor de la Regla. Por otra
parte, la presentación que hace Benito del pasaje de Romanos no
puede ser caracterizada simplemente como extravagante; el mismo
Fischer señala que se trata de un pensamiento genuinamente pauli-
no, que aquí introduce una interpretación secundaria: porque, en el
fondo, llamar a Cristo Padre es tanto como llamarlo Kyrios, ya que
el Kymos ha devenido para nosotros como el "Nuevo Adan" dispen-
sador de vida (Rm 5,21), es decir, Progenitor (Stammvater). Además,
Pablo afirma lo mismo del clamar "Kyrios" (1 Cor 12,3) que del cla-
14. B. FISCHER, ZU Baedi kt s Znterpretation von Rom 8, 15, Colligere fragmenta,
Beuron, 1952, pp. 124-126, 124-125.
TEOLOGIA 74 (1999)
136 VIRGINIA R. AZCUY
2.4. Cristo como Padre
En la regla, San Benito da a Cristo el nombre de Padre refiriéndo-
se, explícita o implícitamente, a la Escritura. Lo importante es escla-
recer en qué sentido él entiende este título cuando lo aplica a Cristo.
Borias se pregunta si es simplemente en razón de su rol de maestro
espiritual y de educador o si él quiere significar una paternidad adop-
tiva real de Cristo en relación con el monje, al modo como Cristo es-
tá unido al Padre o si se trata de ambos sentidos al mismo tiempo.
Para la comprensión de la cuestión, se propone primero una contex-
tualización del tema y luego un análisis detallado de los pasajes más
importantes de la regla.
A. El contexto del planteo
La fe ve en el abad al representante del Señor en el monasterio:
"Se cree, en efecto, que (el abad) hace las veces de Cristo en el mo-
nasterio, puesto que se lo llama con ese nombre, según lo que dice el
Apóstol: Recibieron el espíritu de adopción de hijos, por el cual cla-
mamos: Abba, Padre." (RB 2, 2-3). La idea de la paternidad de Cris-
to es familiar en los primeros cinco siglos del cristianismo y especial-
mente entre los monjes. Es un aporte de Fischer
14
haber señalado
que esta interpretación de Rom 8, 15 tema apoyo en la tradición, in-
dependientemente del modo de hablar del autor de la Regla. Por otra
parte, la presentación que hace Benito del pasaje de Romanos no
puede ser caracterizada simplemente como extravagante; el mismo
Fischer señala que se trata de un pensamiento genuinamente pauli-
no, que aquí introduce una interpretación secundaria: porque, en el
fondo, llamar a Cristo Padre es tanto como llamarlo Kyrios, ya que
el Kyrios ha devenido para nosotros como el "Nuevo Adan" dispen-
sador de vida (Rm 5,21), es decir, Progenitor (Stammvater). Además,
Pablo afinna lo mismo del clamar "Kyrios" (1 Cor 12, 3) que del cla-
14. B. F'ISCHER, ZU Benedikts Inte?pretation von Rom 8, 15, Colligere fragmenta,
Beuron, 1952, pp. 124-126, 124-125.
TEOLOGIA 74 (1999)
LA PATERNIDAD DE CRISTO ... 137
mar ''Padre'' (cf. Rom 8,15 Y Gál4, 6): nadie puede decir "Jesús es
el Señor", sino guiado por el Espíritu Santo.
Fischer señala como fuente tradicional de esta lectura de Roma-
nos a Origenes, tanto en escritos que refieren a Cristo, el "Nunc dimit-
tis" Y la oración de Simeón, como en otros en los que la descripción
del comportamiento de los cristianos hacia el Señor se presenta co-
mo 1tUPPllmu. También hay que añadir que la misma interpretación
de Rom 8, 15 se encuentra en la RM. Se trata indudablemente de una
referencia a la gracia de adopción, por la cual Cristo nos ha regene-
rado. La gracia bautismal de adopción da a los creyentes la parrhsia
(parresía) de llamar "Padre" a Cristo en la oración. Esta alusión a la
gracia del bautismo proviene de Origenes, quien también caracteriza
larelación de los cristianos con el Redentor como una mo$ECJw.
Afirma Fischer: "porque, en el fondo, llamar a Cristo 'Padre' es tan-
to como considerarlo 'Señor', ya que el Señor ha llegado a ser para
nosotros el Nuevo Adán dador de vida, Progenitor [Stammvater], se-
gún Rom 5, 21"}5
El pensamiento de la paternidad de Cristo ya se encuentra al co-
mienzo del prólogo: " ... para que Aquel que se dignó contarnos en el
número de sus hijos ... " (RB, Pról. 5). De modo que los vocativos si-
guientes, iratus pater (padre airado) y metuendus dominus (señor
temible), también se refieren a Cristo y no a Dios en general. Él de-
bía juzgarnos a nosotros sus hijos y no hallarnos siervos indignos,
merecedores de castigo eterno. También la expresión pius pater
(padre piadoso) se aplica a Cristo,16 aunque esta interpretación no se
deduzca claramente del contexto; al menos se puede observar que el
mismo autor se presenta como representante de Cristo.
15. Ibid., p. 126.
16. En este sentido, vale la posición de Kernmer y de Steidle, ef. KEMMER, Chris-
tus in der Regel, 5.
TEOLOGIA 74 (1999)
138 VIRGINIA R. AZCUY
B. Los cuatro pasajes de la RB: Pról. 1. 6; 2, 3.7
17
Pról. 1-3: [1] Escucha, hijo, los preceptos del Maestro, e inclina el oído
de tu corazón; recibe con gusto el consejo de un padre piadoso, y CÚIU-
plelo verdaderamente. [2] Así volverás por el trabajo de la obediencia,
a Aquel de quien te habías alejado por la desidia de la desobediencia.
[3] Mi palabra se dirige ahora a ti, quienquiera que seas, que renuncias
a tus propias voluntades y tomas las preclaras y fortísimas armas de la
obediencia, para militar por Cristo Señor, verdadero Rey.
La atribución del nombre Padre a Cristo ya aparece en el primer
versículo del prólogo: "Escucha, hijo [ ... ] recibe con gusto el consejo
de un padre piadoso ... " ePról. 1). Los comentadores discuten si este
padre piadoso es Cristo o el autor de la regla.
En atención al texto, Borias señala que el Prólogo pone en esce-
na a tres personajes: Cristo, el monje y el redactor, que se diferencia
claramente del primero. En esta ocasión, la paternidad aparece co-
mo una paternidad de maestro espiritual frente a su discípulo, co-
mo lo indican las fuentes escriturísticas y patrísticas del pasaje:
a) San Benito se inspira en el libro de los Proverbios (1, 8; 4,20-21;
5, 1; 6, 20), en los que el maestro de sabiduría exhorta a su discípulo pre-
sentándose a sí mismo como un padre. Luego retomará la misma idea al
citar Prov 23, 14 a propósito del abad y de su rol en el monasterio.
b) Borias, asumiendo la opinión de Pawlowsky,18 afirma que en
este pasaje los términos pius pater no designan ni de modo inmedia-
to ni explícito a Cristo, sino ante todo al autor de la regla, quien se
presenta ante el monje como un padre espiritual.
En conclusión: este texto no puede ser interpretado en favor de
la paternidad adoptiva de Cristo. La idea de paternidad espiritual,
en cambio, es frecuente en la regla a causa de su ejemplo (18, 25; 42,
3; 48, 8) o por sus escritos (9, 8; 73, 2. 4. 5). Sin embargo, nada obli-
ga a encerrar el pensamiento de la regla en un dilema: o Cristo o San
17. En este punto se sigue básicamente el análisis de BORlAS, Le Christ dans la
Regle, pp. 116·122.
18. Die biblischen Grundlagen der Regula Benedicti, Vienne, 1965, p. 35.
TEOLOGIA 74 (1999)
LA PATERNIDAD DE CRISTO ... 139
Benito; si bien estas dos paternidades no se sitúan en el mismo pla-
no, existe una prolongación de una en la otra: "si San Benito piensa
en sí mismo al hablar de pius pater, él no se designa así sino en re-
ferencia a Cristo. Él es sólo el padre de sus morijes porque tiene el
lugar de Cristo en el monasterio. Él sólo puede hablar como maestro
espiritual en nombre del Señor, el único Maestro".19
RB 2,1-4: [1) Un abad digno de presidir un monasterio debe acordar-
se siempre de cómo se llama y llenar con obras el nombre de supe-
rior. [2) Se cree, en efecto, que hace las veces de Cristo en el monas-
terio, puesto que se lo llama con ese nombre, [3] según lo que dice el
Apóstol: Recibieron el espíritu de adopción de hijos, por el cual cla-
mamos; Abba, Padre.
[4] Por lo tanto, el abad no debe enseñar, establecer o mandar na-
da que se aparte del precepto del Señor ...
Este es el texto fundamental sobre el cual se apoya la tesis de la
paternidad adoptiva de Cristo. Como ya se ha indicado antes, Fis-
cher muestra cómo esta interpretación de Rom 8, 15 tiene apoyo en
la tradición. La finalidad de San Benito en este pasaje es explicar el
rol que tiene el abad de ocupar el lugar de Cristo. En este sentido, el
capítulo 63 aporta una confirmación a partir de una expresión para-
lela: "Al Abad, puesto que se considera que hace las veces de Cristo,
llámeselo señor y abad ... " (63, 13).
En cuanto al valor del texto para el tema cristológico: aun cuan-
do el autor piensa aquí en la paternidad adoptiva de Cristo, esta no
está aquí en su horizonte inmediato. En todo este capítulo, sobresa-
le el tema de la paternidad espiritual y la autoridad moral del abad,
que se apoya sobre la de Cristo. El capítulo 63, que pone en paralelo
Dominus y abbas (63, 13), confirma claramente la paternidad de
Cristo, pero no permite precisar nada de su naturaleza.
RB 63,13: Al abad, puesto que se considera que hace las veces de Cris-
to, llámeselo señor y abad, no para que se engría, sino por el honor y
el amor de Cristo.
19. BORlAS, Le Christ dans la Regle, pp. 118-119.
VIRGINIA R. AZCW
Tanto para Kemmer como para Borias, este texto de la RB que
trata del padre de familia, en referencia al abad que cuida del reba-
ño, también ha de entenderse del mismo Cristo: la tradición interpre-
ta al jefe de familia de Mt 20, 1 SS., como Cristo. Así se puede obser-
var en el prólogo, en el cual se habla de Dominus (Señor): "Y el
Señor, que busca su obrero entre la muchedumbre del pueblo al que
dirige este llamado, dice ..." (RB, Pról. 14).
La expresión padre de familia, ciertamente distinta que la de pa-
dre, evoca la idea de jefe de familia o de la casa. Es bajo este aspec-
to que San Benito contempla aquí a Cristo: Él es el propietario que
administra su dominio, posee una tropa y tiene responsabilidad por
ella. Se trata de las relaciones de maestro a esclavo.
RB, Pról. 4-7: [4] Ante todo pídele con una oración muy constante que
lleve a su término toda obra buena que comiences, [5] para que Aquel
que se dignó contarnos en el número de sus hijos, no tenga nunca que
entristecerse por nuestras malas acciones. [6] En todo tiempo, pues,
debemos obedecerle con los bienes suyos que Él depositó en nosotros,
de tal modo que nunca, como padre airado, desherede a sus hijos, ni
como señor temible, irritado por nuestras maldades, entregue a la pe-
na eterna, como a pésimos siervos, a los que no quisieron seguirle a la
gloria.
La persona de Cristo domina todo el Prólogo. En este pasaje, San
Benito se inspira en la parábola del siervo sin entraiías (Mt 18,21-35),
como lo indica el paralelismo de los términos. El texto escriturístico
permite comprender mejor las ideas de este pasaje de la regla, el lazo
profundo que une a Cristo, la oración del moqje y el temor del juicio.
Lo que sobre todo se pone en claro es l apat mi dad adoptiva de
Cesto: porque es a Cristo que San Benito aplica esta parábola que
concierne a su Padre según San Mateo.
Sin duda, el título de Rey que el autor de la regla ha dado a Cris-
to anteriormente en el Prólogo evoca el recuerdo de esta parábola y
su perspectiva escatológica (cf. Pról. 5).
En conclusión: este pasaje del Prólogo permite resolver de una
manera positiva el problema de la paternidad adoptiva de Cristo y
leer el capítulo 2 en esta perspectiva. Para San Benito, Cristo no es
TEOLOGIA 74 (1999)
140 VIRGINIA R. AZCUY
Tanto para Kernmer como para Borias, este texto de la RB que
trata del padre de familia, en referencia al abad que cuida del reba-
ño, también ha de entenderse del mismo Cristo: la tradición interpre-
ta al jefe de familia de Mt 20, 1 ss., como Cristo. Así se puede obser-
var en el prólogo, en el cual se habla de Dominus (Señor): "Y el
Señor, que busca su obrero entre la muchedumbre del pueblo al que
dirige este llamado, dice ... " (RB, Pról. 14).
La expresión padre de familia, ciertamente distinta que la de pa-
dre, evoca la idea dejefe defamilia o de la casa. Es bajo este aspec-
to que San Benito contempla aquí a Cristo: Él es el propietario que
administra su dominio, posee una tropa y tiene responsabilidad por
ella. Se trata de las relaciones de maestro a esclavo.
RB, Pról. 4-7: [4) Ante todo pídele con una oración muy constante que
lleve a su término toda obra buena que comiences, [5] para que Aquel
que se dignó contarnos en el número de sus hijos, no tenga nunca que
entristecerse por nuestras malas acciones. [6] En todo tiempo, pues,
debemos obedecerle con los bienes suyos que Él depositó en nosotros,
de tal modo que nunca, como padre airado, desherede a sus hijos, ni
como señor temible, irritado por nuestras maldades, entregue a la pe-
na eterna, como a pésimos siervos, a los que no quisieron seguirle a la
gloria.
La persona de Cristo domina todo el Prólogo. En este pasaje, San
Benito se inspira en la parábola del siervo sin entrañas (Mt 18, 21-35),
como lo indica el paralelismo de los términos. El texto escriturístico
permite comprender mejor las ideas de este pasaje de la regla, el lazo
profundo que une a Cristo, la oración del monje y el temor del juicio.
Lo que sobre todo se pone en claro es la paternidad adoptiva de
Cristo: porque es a Cristo que San Benito aplica esta parábola que
concierne a su Padre según San Mateo.
Sin duda, el título de Rey que el autor de la regla ha dado a Cris-
to anteriormente en el Prólogo evoca el recuerdo de esta parábola y
su perspectiva escatológica (cf. Pról. 5).
En conclusión: este pasaje del Prólogo permite resolver de una
manera positiva el problema de la paternidad adoptiva de Cristo y
leer el capítulo 2 en esta perspectiva. Para San Benito, Cristo no es
TEOLOGIA 74 (1999)
LA PATERNIDAD DE CRISTO ... 141
solamente el padre espiritual del monje, sino también su padre adop-
tivo. Esta paternidad es el fundamento de su rol ante el discípulo.
2.5. Cristo Buen Pastor
A la hora de presentar y explicar la función del abad con respec-
to al rebaño que le ha sido confiado, el autor tiene ante sus ojos a
Cristo como Buen Pastor. En esta ocasión, Benito no alude a Jn 10,
pasaje en que Jesús se caracteriza a sí mismo como "Buen Pastor",
sino que propone la parábola de la oveja perdida, de Lc 15: "Imite [el
abad] el ejemplo de piedad del Buen Pastor, que dejó noventa y nue-
ve ovejas en los montes y se fue a buscar una que se había perdido.
y tanto se compadeció de su flaqueza, que se dignó cargarla sobre
sus sagrados hombros y volverla así al rebaño." (RB 27, 8-9) Esta des-
cripción amorosa de la escena evita una consideración personalista
y reitera el estilo austero de la regla. Se trata de uno de los párrafos
que evidencian el Íntimo amor que el autor tiene hacia Cristo.
Para San Benito, es el ejemplo de Cristo y su comportamiento lle-
no de solicitud lo que debe imitar el abad. La parábola de la oveja
perdida está sacada de contexto: Cristo no es solamente el pastor, si-
no el Buen Pastor. Este adjetivo lo diferencia ya del abad y expresa
una vez más la discreción del autor y su interés de destacar la divini-
dad del Señor.
2.6. Cristo Médico
El título de Cristo como Médico no aparece en ningún lado de la
regla explícitamente; sin embargo, en el capítulo 28 es pensado en
estos términos. Allí se le propone al abad que se comporte como un
"sabio médico" ante el hermano incorregible (cf. RB 28, 2). La regla,
luego de mencionar todos los medios que han de ser empleados, ha-
ce referencia al más eficaz que es la oración que invoca la interven-
ción del mismo Cristo: "para que el Señor, que todo lo puede, sane al
hermano enfermo" (RB 28, 5). Que esta alusión al Señor se refiere a
Cristo queda, según Steidle, probado a partir de la tradición.
TEOLOGIA 74 (1999)
142 VIRGINIA R. AZCUY
3. Conclusión
El estudio de los distintos aspectos y figuras cristo lógicas en la
regla pone en evidencia que Cristo se ubica en el centro de la vida
monástica.
20
El monje lo encuentra en todas partes en el monasterio,
descubre en Él la razón, el modelo y el fin de su existencia; vive en
comunión con Él.
Según Borias, estas son afirmaciones profundamente tradiciona-
les; en ellas, San Benito se muestra como un testimonio fiel de las en-
señanzas de la Escritura y de la Iglesia y no hace más que aplicarlas
al monaquismo sin innovar nada. El autor de la regla refleja en parti-
cular la tradición romana, hecha de sobriedad, de medida y de reser-
va. Aun cuando su amor viril por el Señor deja transparentar cierta
dimensión de su ardor, su afección profunda ignora la efusión lírica.
Ve esencialmente en Él al Señor y, voluntariamente, ignora al hom-
bre Jesús.
3.1. El amor de Cristo
A modo de conclusión, parece oportuno repasar el tema del
Amor de Cristo en la regla. Como afirma Borias, "el amor de Cristo
está en el corazón mismo de la regla"" y le comunica su vida y su
calor: es el amor de Cristo por el monje y el amor del monje por
Cristo.
El amor de Cristo al monje
San Benito habla discretamente de este amor, como lo prueba la
rareza y la brevedad de las menciones sobre este punto y lo hace con
frecuencia a través de textos de la Escritura: "Y los discípulos deben
prestarla [la obediencia] de buen grado porque Dios ama al que da
20. Las figuras cristológicas se pueden completar con las de: el Hombre, el GrisÚ)
muerto y resucitado, Dios, el GrisÚ) Eucarístico; para ello d. BORlAS, Le Ghrist dans
le Regle, pp. 124-138.
21. lbid., p. 134.
TEOLOGIA 74 (1999)
LA PATERNIDAD DE CRISTO ... 143
con alegria". O bien: "Pero seguros de la recompensa divina que es-
peran, prosiguen gozosos diciendo: Pero en todo esto triunfamos
por Aquel que nos amó" (RB 5, 16; 7, 39).
A través de la obra se pone de manifiesto que este amor de Cristo
es el amor de un Padre lleno de benevolencia y de misericordia hacia
sus hijos, pero también lleno de tristeza por sus malas acciones (cí.
Pról. 5-6). Es el amor del Buen Pastor, que se consagra todo entero a
la búsqueda de la oveja perdida y que da al abad el ejemplo de la ver-
dadera ternura (27, 8-9). Esta misericordia se presenta también como
compasión por la flaqueza humana (27, 9), siguiendo la imagen del
sumo sacerdote (Heb 4, 15). En este caso, se quiere resaltar el amor de
Cristo como don total de sí mismo en el misterio de la redención.
La descripción dada por San Benito, insiste sobre la ternura y la
grandeza de este amor. Su ternura: pius y pietas expresan el senti-
miento paternal (Pról. 1; 2, 24) Y la fuerza de la misericordia, la pa-
ciencia, y la esperanza (Pról. 20. 38). El abad es el intérprete de es-
ta ternura de Cristo hacia el monje (Pról. 1; 2, 22). Por lo tanto, el
autor de la regla es muy sensible a este aspecto de la responsabili-
dad abacial.
El amor del monje a Cristo
La regla se concentra, sobre todo, en el amor que el monje debe
a Cristo y que es el alma de su vida. La fórmula amor Christi (amor
a Cristo) tiene su preferencia:
e no anteponer nada al amor de Cristo (4, 21);
e orar por los enemigos en el amor de Cristo (4, 72);
e no ya por temor al infierno, sino por amor a Cristo (7, 69);
ellámeselo señor y abad [ ... ] por el honor y el amor de Cristo (63, 13);
e es que el amor los incita a avanzar hacia la vida eterna (5,10).
Este amor a Cristo está unido al amor al prójimo, aunque San Be-
nito distingue claramente entre los dos (cí. Pról. 48; 68, 5). La sobe-
ranía de este amor a Cristo se expresa en esta querida sentencia de
la tradición cristiana: "no anteponer nada al amor de Cristo" (RB 4,
TEOLOGIA 74 (1999)
144 VIRGINIA R. AZClN
21). El autor introduce al final de su obra una afirmación semejante:
"y nada absolutamente antepongan a Cristo" (72, 11).
Otro tema importante es el de la obediencia. La obediencia por
amor es la imagen de la propia sumisión de Cristo a la mirada del Pa-
dre (5, 13; 7, 31-32). Es ante todo por su obediencia que el mor\ie se une
a Cristo: en la obediencia al abad que le descubre la voluntad del Señor,
él obedece al mismo Cristo y funda su voluntad en la de su Señor.
Por último, este amor por Cristo es el fundamento de todas las
relaciones personales en el seno de la comunidad. En la parábola
del juicio final (Mt 25,31-46), él sólo retiene la lección de la caridad
fraternal (cf. 36, 2-3; 53, 2).
Virginia Raquel Azcuy
TEOLOGIA 74 (1999)
Teología 74 (1999/2) pp. 145-158
CRÓNICA 1999
Inauguración del Año Académico
El 8 de marzo se inauguró el Año Académico 1999 con una Santa
Misa concelebrada presidida por el Sr. Decano Mons. Dr. Ricardo Fe-
rrara, en la Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción (Villa De-
voto). Acto seguido se realizó el acto académico cuya apertura estu-
vo a cargo de Mons. Ferrara, quien disertó sobre la Fides et Ratio y
la Filosofía. El Vicedecano Pbro. Dr. Carlos María Galli expuso, a
continuación, algunos datos informativos acerca del año anterior y
del ciclo que comenzaba.
Nuevo Período Decanal
Los nombramientos de Decano y Vicedecano de la Facultad de
Teología, de Mons. Dr. Ricardo Ferrara y del Pbro. Dr. Carlos María
Galli respectivamente, fueron renovados por un nuevo período de
tres años a partir del 01108/99 por el Arzobispo de Buenos Aires, Pri-
mado de la Argentina, Gran Canciller y Presidente de la Comisión
Episcopal para la Universidad Católica Argentina, S.E.R. Mons. Jor-
ge Mario Bergoglio; Mons. Ferrara fue nombrado por Mons. Bergo-
glio de acuerdo al Decreto de la Congregación para la Educación Ca-
tólica de fecha 25/05/99; el Pbro. Galli fue designado por el
mencionado Arzobispo de Buenos Aires, con el "Nihil obstat" de la
Santa Sede.
Con ocasión del inicio del nuevo período decanal, se celebró el 4
de agosto la Santa Misa presidida por el Vicario General del Arzobis-
pado de Bs.As., S.E.R. Mons. Mario Serra, quien recibió las corres-
pondientes profesiones de fe del Pbro. Galli y Mons. Ferrara y el ju-
ramento de éste último como Decano.
TEOLOGIA 74 (1999)
146 CRÓNICA 1999
Nuevo Rector de la Universidad Católica Argentina
La comisión Episcopal para la Universidad Católica Argentina de-
signó como nuevo Rector de la UCA, con fecha 12/08/99, al profesor
de nuestra Facultad de Teología, Mons. Dr. Alfredo Horacio Zecca
quien, además, fuera Secretario Académico y Decano de aquella. Se-
cretario Académico desde el 20/05/85 hasta el 06/06/90 y Decano des-
de 06/06/90 hasta el 01108/96.
El9 de diciembre, con una Misa concelebrada presidida por S.E.R.
Mons. Jorge Bergoglio, Gran Canciller de la UCA y Arzobispo de Bue-
nos Aires, la comunidad universitaria despidió al Rector saliente R.P.
Dr. Domingo Basso y recibió a Mons. Zecca, quien asumió el Recto-
rado haciendo el correspondiente juramento y acompañado por au-
toridades académicas, profesores y alumnos y numeroso público que
adhirió a esta ceremonia, especialmente aquellos que integran el
plantel docente, el personal administrativo y el alumnado de la Fa-
cultad de Teología, recordando con cariño y gratitud su tarea acadé-
mica desarrollada en la Facultad.
Nuevo Obispo
Mons. Dr. José Ángel Rovai, elegido obispo auxiliar de la Arqui-
diócesis de Córdoba, recibió la ordenación episcopal ell de noviem-
bre de 1999, en una ceremonia que tuvo lugar en la Catedral de dicha
ciudad.
Asistió a la misma nuestro profesor el Pbro. Dr. Víctor Manuel
Fernández en representación de la Facultad de Teología. Varios obis-
pos, numerosos sacerdotes y fieles acompañaron a Mons. Rovai en
esta ceremonia. Entre aquellos debemos señalar a Mons. Dr. Estanis-
lao Karlic, Arzobispo de Paraná y Presidente de la Conferencia Epis-
copal Argentina y a Mons. Dr. José María Arancibia, Arzobispo de
Mendoza; ambos fueron obispos auxiliares de Córdoba y son Profe-
sores Eméritos de la Facultad de Teología.
La comunidad integrada por autoridades, profesores, alumnos y
personal de la Facultad de Teología se unió, especialmente con sus
oraciones, pidiendo al Señor bendiga profusamente en su futura la-
bor pastoral a quien, por su dedicación y sacrificio (viajaba expresa-
mente de Córdoba a Buenos Aires, varias veces en el semestre, para
dictar sus clases), fuera durante 17 años, ininterrumpidamente
(1974-1990), generoso y destacado profesor de la misma.
TEOLOGIA 74 (1999)
CRÓNICA 1999 147
IV Curso sobre la Carta Apostólica Mientras se aproxima el
Tercer Milenio
En abril, mayo y junio se realizó el curso Caminando hacia el Ter-
cer Milenio - rv. El trienio trinitario preparatorio al Gran Jubileo del
2000 tuvo su corona en Dios Padre (TMA 49-54). Así, el año 1999, afio
del Padre, brindó a la Facultad la oportunidad de profundizar nuestra
fe en la Primera Persona Divina, principio y fin de la historia de la sal-
vación. Asumiendo este desafío, ofreció esta "catequesis teológica" co-
mo un servicio formativo específico para los distintos miembros del
Pueblo de Dios. Los temas abarcaron 3 puntos: 1 Eje Teologal y Trini-
tario (TMA 49), II Eje sacramental y moral (TMA 50-51) Y IIIEje dia-
logal y espiritual (TMA 51-54). Los temas fueron desarrollados por
profesores de la Facultad de Teología: Mons. Lic. Luis Rivas, Mons. Dr.
Lucio Gera, Mons. Dr. Ricardo Ferrara, Pbro. Dr. Carlos Galli, Pbro. Dr.
Fernando Ortega, Pbro. Dr. Víctor Fernández, Mons. Dr. Alfredo Zec-
ca, Pbro. Lic. Sergio Briglia y Mons. Dr. Antonio Marino.
V Encuentro de Teología Pastoral
El16 Y 17 de agosto tuvo lugar el V Encuentro de Teología Pasto-
ral organizado por la Sociedad Argentina de Teología (SAT), la Orga-
nización de Seminarios de la Argentina (OSAR) y la Cátedra de Pas-
toral de nuestra Facultad de Teología, contando con el auspicio de la
Comisión Episcopal de Ministerios (CEMIN). La finalidad de este En-
cuentro fue evaluar y repensar la nueva evangelización de la Argen-
tina en el próximo milenio. Fueron sus objetivos: a) verificar la apli-
cación y la vigencia de las Líneas Pastorales para la Nueva
Evangelización, de la Conferencia Episcopal Argentina; b) profundi-
zar el contenido central de la Nueva Evangelización en una perspec-
tiva cristológica-trinitaria; c) discernir los elementos de continuidad
y novedad frente al nuevo milenio; d) compartir criterios formativos
a partir de las "Líneas pastorales". Presentó el temario el Pbro. Dr.
Carlos Galli y fueron sus expositores Mons. Dr. Lucio Gera y S.E.R.
Mons. Luis Villalba.
Asistieron a este Encuentro 52 participantes: profesores de teolo-
gía pastoral de centros teológicos y catequísticos, encargados de
pastoral en seminarios, encargados de centros de formación pastoral
y escuelas de ministerio, licenciados en Teología con especialización
en pastoral, responsables de los planes pastorales diocesanos.
TEOLOGIA 74 (1999)
148 CRÓNICA 1999
V Jornadas de Historia de la Iglesia
El 13 Y 14 de setiembre se realizaron las Jornadas de Historia de
la Iglesia organizadas por la Cátedra de Historia de la Iglesia de la Fa-
cultad de Teología, las que se llevaron a cabo en el edificio de la UCA
en Puerto Madero.
Se eligió como tema Iglesia y Edad Moderna - Siglos XVIII-XIX,
en continuidad con las Jornadas de años anteriores dedicadas a la "An-
tigüedad Cristiana", la "Edad Media" y a los comienzos de la "Edad Mo-
derna". La apertura estuvo a cargo del Sr. Rector de la UCA, RP. Dr.
Domingo Basso op y la presentación de las Jornadas a cargo del TItu-
lar de la Cátedra, Mons. Dr. Juan Guillermo Durán. En estas se desa-
rrollaron los siguientes temas:
Los filósofos y Dios. Luces y sombras en el siglo XVIII, por el
Lic. Pablo Etchebehere; San Juan Bosco y los Salesianos: un mode-
lo de congregación religiosa del siglo XIX, por el RP. Enrique Lapa-
dula sdb; La Iglesia y la cuestión social en Europa (s. XIX): cau-
sas, tendencias y soluciones. Su proyección en América Latina,
por S.E.R Mons. Gerardo Farrell; La arquitectura civil y religiosa
europea y su repercusión en la Argentina (s. XIX), por la Arqta.
Graciela Viñuales; El Concilio Plenario Latino Americano (Roma
1899): primer intento de integración de la Iglesia Latinoamerica-
na, por el Dr. Pedro Gaudiano; La Biblioteca y el Archivo Secreto
Vaticano: su importancia para la Historia de la Iglesia, por S.E.R
Mons. Dr. Jorge Mejía. Estas Jornadas finalizaron con comunicacio-
nes y trabajos por comisiones.
Seminario Interdisciplinar sobre la Encíclica Fides et Ratio
Este Seminario se realizó semanalmente en ell". semestre, en 5
jornadas, desde abril a julio. En él se trataron dos temas en cada una
de las cuatro primeras jornadas: uno por un filósofo y el otro por un
teólogo, finalizando en la quinta jornada con un panel integrado por
tres teólogos y tres filósofos.
Este seminario se situó en el marco de actividades de la Comisión
de "Fe y Ciencias" de la UCA, programadas para 1999 y fue organiza-
do por las Facultades de Teología y de Filosofía. En los paneles los
siguientes profesores de la Facultad de Teología tuvieron ponencias
a su cargo: Mons. Dr. Ricardo Ferrara, Mons. Dr. Alfredo Zecca, Pbro.
Dr. Carlos Galli, Mons. Dr. Antonio Marino y actuaron como relato-
TEOLOGIA 74 (1999)
CRÓNICA 1999 149
res: Pbro. Dr. Fernando Ortega, Mons. Dr. Pablo Sudar, Mons. Dr. Gus-
tavo Podestá y Pbro. Dr. Víctor Femández. Mons. Dr. Lucio Gera, Mons.
Dr. Eduardo Briancesco y Mons. Lic. Luis Rivas fueron los tres panelis-
tas teólogos designados para exponer en la quinta jornada sobre Ba-
lances personales acerca de la Encíclica.
Los participantes inscriptos sumaron 136, a los que se agregaron
alrededor de 100 no anotados. Se observó que se mantuvo un alto ni-
vel de asistencia por parte de los docentes. Corolario de este Semi-
nario fue la publicación del libro Fe y Razón. Comentarios a la En-
cíclica, editado por la UCA
111 Jornada de "Fe y Ciencias"
La Comisión Ejecutiva de "Fe y Ciencias" del Consejo Superior de
la UCA organizó en 1999 la III Jornada sobre "Fe y Ciencias" titulada
Fides et Ratio, que tuvo lugar el 20 de octubre en la sede de Puerto
Madero. Fue su objetivo abordar, desde las perspectivas propias de
los docentes de las diferentes unidades académicas de la Universi-
dad, la temática de la Encíclica Fides et Ratio. Para ello se constitu-
yeron ocho paneles, lo que permitió un diálogo fecundo y enriquece-
dor en el orden interdisciplinar. En el panel correspondiente a las
Facultades de Teología, de Filosofía y de Derecho Canónico se pre-
sentó el libro Fe y Razón, fruto de las reuniones llevadas a cabo en
el Seminario Interdisciplinar sobre la Encíclica Fides et Ratio, sobre
el se informa en esta misma crónica.
Instituto de Investigaciones Teológicas
El 31 de julio Mons. Dr. Lucio Gera cesó en su cargo de Director
del ININTE, cargo que le fuera renovado el 28/2/99, solamente por el
término de cinco meses, teniendo en cuenta su solicitud por razones
de salud. Interinamente, hasta fin de año, el Decanato asumió la di-
rección del mismo.
Entre las actividades desarrolladas por el ININTE, además de su
participación en la organización del Seminario Interdisciplinar Fe y
Razón, en el segundo semestre organizó, asumió y recomendó algu-
nas actividades para colaborar con sus profesores en la formación,
la investigación y el diálogo, extendiéndose la invitación a profeso-
res de otras instituciones y a alumnos de posgrado de teología. Sus
propuestas fueron:
TEOLOGIA 74 (1999)
150 CRÓNICA 1999
1) Actividades desarrolladas como ser: a) V Jornadas de Historia
de la Iglesia; b) Nuevas publicaciones; c) III Jornada de Fe y Cien-
cias. Todas ellas son comentadas por separado en esta crónica. A
ellas debe agregarse: d) Teología e Informática, reunión que fue or-
ganizada por la SAT y el ININTE y que estuvo a cargo de los profeso-
res R.P. Lic. Enza Giustozzi y el Pbro. Dr. Fernando Gil; e) Interpre-
tación interdisciplinar de "Rayuela" de Julio Cortázar, organizado
por el ININTE y presentado por Estrella Koira (Letras), el Pbro. Dr.
Marcelo González (Teología).
2) Diálogos Intercátedras: comunicación y debate de cuatro in-
vestigaciones, organizado por el ININTE. Los investigadores -todos
ellos profesores de la Facultad de Teología- y sus trabajos pertene-
cen a 4 disciplinas: filosofía, teología dogmática, teología espiritual y
Sagrada Escritura. Estos diálogos se realizaron en dos jornadas, ca-
da una con dos sesiones, de acuerdo al siguiente programa: A) "Diá-
logo Intercátedra I-II": 1.- Lic. Luis Baliña: Unidad y multiplicidad
del Bien en Platón; ll.- Lic. Silvia Rodríguez Quiroga: Sermones Iné-
ditos del Cardenal J. N. Newman sobre la Iglesia. Transcripción
científica y doctrina. B) "Diálogo Intercátedra IlI-IV": I1I.- Lic. Mar-
cela Mazzini de Wehner: Crisis espirituales. Una aproximación al
estado de la cuestión; Pbro. Lic. Hugo Safa: Mal aj: mensajero - en-
viado - emisario - ángel en el A. T hebreo (texto masorético). Ca-
da una de las sesiones incluyó el informe del expositor, el comenta-
rio de otro profesor y un momento de intercambio.
Profesores Fundadores
En la UCA se llevó a cabo el 27 de octubre el acto de homenaje a
los Profesores Fundadores de la misma, en el que se entregó a los ho-
menajeados un diploma y una medalla recordatoria.
Los profesores de la Facultad de Teología que merecieron este
homenaje por haber desempeñado la docencia durante los años
1958-1963, permaneciendo por lo menos dos años en dicho período
en la categoría de adjunto, protitular, titular o equivalente, fueron los
siguientes: Mons. Jorge Luis BituITo, Mons. Eduardo Briancesco,
Mons. Ricardo Antonio Ferrara, Mons. Lucio Gera, S.E.R. Mons. Car-
mela Giaquinta, Pbro. José Luis Larrabe, S.E.R Mons. Jorge Mejía,
RP. Pedro Moyana, Mons. Rodolfo Luis Nolasco, S.E.R Mons. Jorge
Novak, Mons. Joaquín Sol, RP. Eduardo Perez Bravo y Pbro. Rafael
Adolfo Tello. Recibieron este homenaje "post mortem": el Pbro. Al-
fonso Carballo y el Pbro. Juan Dan.
TEOLOGIA 74 (1999)
CRÓNICA 1999 151
Promoción de Profesores
En 1999 fueron promovidos a la categoría de Profesor Extraordi-
nario Asociado el Pbro. Dr. Carlos Galli y el Pbro. Dr. Fernando Or-
tega. Se recibió el correspondiente "Nihil obstat" de la Congregación
para la Educación Católica, para su designación corno tales, con fe-
cha 07/05/99 y 18/05/99 respectivamente.
El Dr. Joaquín Migliore fue promovido a la categoría de Profesor
Interino Adjunto con fecha 26/02/99 y, en la misma categoría, se de-
signó al RP Lic. Enzo Giustozzi (02/08/99).
Profesores con Dedicación Especial
Fueron renovados en sus cargos corno Profesores con Dedica-
ción Especial por el término de un año (marzo 1999-febrero 2000): a)
de Tiempo Completo: Mons. Dr. Juan Guillermo Durán, Mons. Dr. An-
tonio Marino, Mons. Lic. Luis Rivas y Mons. Dr. Alfredo Zecca; b) de
Medio Tiempo: Lic. Luis Baliña, Pbro. Dr. Víctor Fernández, Pbro. Dr.
Fernando Gil y Pbro. Dr. Fernando Ortega.- A esta lista fue agregado
Mons. Dr. Lucio Gera, de acuerdo a su solicitud de que no fuera re-
novado, por razones de salud, su nombramiento corno Profesor Es-
pecial de Tiempo Completo.
Publicaciones
o Nuestro Padre Misericordioso. Nueve estudios sobre la pater-
nidad de Dios. Libro editado por la Facultad de Teología conjunta-
mente con la Editorial Paulinas, con el apoyo económico de la Fun-
dación Cardenal Antonio Quarracino. Este libro es fruto de las nueve
lecciones que comprendieron el último de los cursos de extensión:
Caminando hacia el tercer milenio - IV, organizado por la Facultad
de Teología en abril-junio 1999 y dedicado a la persona de Dios Pa-
dre. El objetivo que impulsó su publicación fue el de facilitar a aque-
llos que asistieron al curso, la profundización en lo aprendido duran-
te las lecciones orales y contribuir, así, a que el Jubileo, centrado en
la figura de Cristo, llegue a ser un gran acto de alabanza al Padre.
o D'¿os, el Padre de Jesucristo, de Pierre Grelot, traducción de
Mons. Lic. Luis Rivas, Titular de la Cátedra de Sagrada Escritura de
la Facultad de Teología; libro editado por Paulinas.
La presentación de estos dos libros, organizada por la Facultad y
Paulinas, se realizó el 15 de setiembre en el Auditorio "Mons. Derisi"
de la UCA (Puerto Madero).
Presentación -en algunas ciudades del interior- del libro de
Mons. Dr. Juan Guillermo Durán, editado en 1998: El Padre Jorge
Mam'a Salvaire y la Familia Laxos de Villa Nueva. Un Episodio de
cautivos en Leubucó y Salinas Grandes. En los odgenes de la Ba-
silica de Luján. 1866-1875, que el autor llevó a cabo este año en un
plan de difusión del mismo en aquellas ciudades relacionadas con la
trama histórica de la obra: Villa Nueva (10104), Lyján (16/04), Merce-
des (07105), Azul (27105), Olavaría (28/05), Junín (25106), Chivilcoy
(02107), Trenquelauquen (26108), General Pico (27/08), General Ville-
gas (30/08), Carmen de Areco (01110). En cada una de estas ciudades
el acto de presentación fue organizado conjuntamente por la Secre-
taría de Cultura de las Municipalidades, las Parroquias y las Bibliote-
cas Públicas.
Plan Especial para la obtención del Bachillerato en Teología
La Facultad de Teología elaboró en este año un plan especial pa-
ra la obtención del Bachillerato en Teología para quienes, no pose-
yendo el título, al menos, de Profesor en Ciencias Religiosas o en
Ciencias Sagradas o en Teología y Filosofía y análogos, no menor de
4 años, egresados de Institutos Universitarios e Institutos de Profe-
sorado Nacionales, provinciales, oficiales y privados reconocidos
por el Ministerio de Educación, aspiren a concluir universitariamen-
te sus estudios para obtener un grado académico, en este caso, el de
Bachiller en Teologia.
Para la elaboración de este Plan se tuvieron en cuenta la Resolu-
ción 380 (art. 1) del Ministerio de Cultura y Educación (como
antecedente); y las posibilidades otorgadas por la Nueva Ley Uni-
versitaria. La Facultad planificó las materias básicas a exigir pero,
de acuerdo a las necesidades e inquietudes del alumno, se reservó la
potestad de exigir cursar y rendir otras asignaturas del Bachillerato
en Teología. El estudio se extiende durante dos años y, para obtener
el título, se requiere: 1) cursar y aprobar las disciplinas prescriptas;
2) aprobar un Examen Sintético Final.
Este plan fue aprobado por el Consejo Superior de la UCA, el que
se encargó de elevarlo al Ministerio de Cultura y Educación para su
aprobación.
TEOLOGIA 74 (1999)
152 CRÓNICA 1999
La presentación de estos dos libros, organizada por la Facultad y
Paulinas, se realizó el 15 de setiembre en el Auditorio "Mons. Derisi"
de la UCA (Puerto Madero).
• Presentación -en algunas ciudades del interior- del libro de
Mons. Dr. Juan Guillermo Durán, editado en 1998: El Padre Jorge
María Salvaire y la Familia Lazos de Villa Nueva. Un Episodio de
cautivos en Leubucó y Salinas Grandes. En los orígenes de la Ba-
sílica de Luján. 1866-1875, que el autor llevó a cabo este año en un
plan de difusión del mismo en aquellas ciudades relacionadas con la
trama histórica de la obra: Villa Nueva (10/04), Luján (16/04), Merce-
des (07/05), Azul (27/05), Olavarría (28/05), Junín (25/06), Chivilcoy
(02/07), Trenquelauquen (26/08), General Pico (27/08), General Ville-
gas (30/08), Carmen de Areco (01/10). En cada una de estas ciudades
el acto de presentación fue organizado conjuntamente por la Secre-
taría de Cultura de las Municipalidades, las Parroquias y las Bibliote-
cas Públicas.
Plan Especial para la obtención del Bachillerato en Teología
La Facultad de Teología elaboró en este año un plan especial pa-
ra la obtención del Bachillerato en Teología para quienes, no pose-
yendo el título, al menos, de Profesor en Ciencias Religiosas o en
Ciencias Sagradas o en Teología y Filosofía y análogos, no menor de
4 años, egresados de Institutos Universitarios e Institutos de Profe-
sorado Nacionales, provinciales, oficiales y privados reconocidos
por el Ministerio de Educación, aspiren a concluir universitariamen-
te sus estudios para obtener un grado académico, en este caso, el de
Bachiller en Teología.
Para la elaboración de este Plan se tuvieron en cuenta la Resolu-
ción 380 (art. 1) del Ministerio de Cultura y Educación (como
antecedente); y las posibilidades otorgadas por la Nueva Ley Uni-
versitaria. La Facultad planificó las materias básicas a exigir pero,
de acuerdo a las necesidades e inquietudes del alumno, se reservó la
potestad de exigir cursar y rendir otras asignaturas del Bachillerato
en Teología. El estudio se extiende durante dos años y, para obtener
el título, se requiere: 1) cursar y aprobar las disciplinas prescriptas;
2) aprobar un Examen Sintético Final.
Este plan fue aprobado por el Consejo Superior de la UCA, el <Lue
se encargó de elevarlo al Ministerio de Cultura y Educación para su
aprobación.
TEOLOGIA 74 (1999)
CRÓNICA 1999 153
Licenciatura en Teología con especialización en Teología Moral
A partir del año 1984, en cumplimiento del arto 72 de la Constitu-
ción Sapientia christiana promulgada por la Sagrada Congregación
para la Educación Católica, y asumida en el arto 86 de los Estatutos
de la Facultad de Teología, se reorganizó la Licenciatura en Teología
en 4 especializaciones: Teología Dogmática, Sagrada Escritura, Teo-
logía Pastoral e Historia de la Iglesia.
En el año 1999 se resolvió ofrecer al alumnado una nueva espe-
cialización: la de Teología Moral, establecida también en el arto 86 de
los Estatutos, pero que no fuera implementada en la mencionada
reorganización.
Se fundamenta esta resolución en: 1) ante los grandes desafíos
que el mundo contemporáneo plantea en el orden moral, ha de pro-
fundizarse la metodología propia de la teología moral, siguiendo las
orientaciones del Concilio Vaticano TIi 2) acentuar una reflexión más
sistemática y profunda de las cuestiones morales fundamentales y
las cuestiones actuales más destacadas en este ámbito de la teolo-
gía; 3) en el contexto de la Nueva Evangelización formar investiga-
dores y docentes en el ámbito de la teología moral en orden a ilumi-
nar seriamente la praxis eclesial en los aspectos y problemas de la
vida social; 4) favorecer, desde la teología moral, el desarrollo de un
pensamiento teológico interdisciplinar que ayude a integrar las di-
versas ramas de la teología en una dimensión sapiencial.
Este plan fue aprobado por la UCA, que se encargó de elevarlo al
Ministerio de Cultura y Educación para su aprobación.
Nombramiento
El Consejo Superior de la UCA, con fecha 10/3/99, designó interi-
namente por el término de seis meses al Pbro. Dr. Fernando Ortega,
a cargo de la dirección del Instituto de Cultura y Extensión Universi-
taria (ICEU), quien ya fuera nombrado el año pasado Director del
Instituto de Espiritualidad y Acción Pastoral hasta el año 2002. Pos-
teriormente el Consejo Superior prorrogó el cargo de Director Inte-
rino del ICEU, a cargo del Pbro. Ortega, hasta marzo del 2000.
Respecto a la relación Facultad de Teología-ICEU, la Comisión
Episcopal para la UCA, con fecha 11/08/99, aprobó un texto, que
comprende tres puntos, sobre Competencias de la Facultad de Teo-
logía y el Instituto de Cultura y Extensión Universitaria, el cual
tiene vigencia desde la mencionada fecha y por el cual se establece,
en los puntos 1 y 2, que: "Es competencia exclusiva de la Facultad
TEOLOGIA 74 (1999)
154 CRÓNICA 1999
de Teología otorgar títulos, grados y postgrados en Teología ... "y de
" ... llevar a cabo la investigación teológica institucional, tanto la
que le es específica dentro de su propio ámbito, como la investiga-
ción interdisciplinaria a nivel de Profesores, en el correspondien-
te Instituto de Investigación de la Universidad", afirmando así, que
"La investigación teológica institucional o interdisciplinaria no
incumbe a ningún otro órgano de la Universidad".
En lo que respecta al punto 3: Animación y docencia teológica, en
orden a completárselo más, la Facultad de Teología y el ICED llegaron
a un acuerdo para elaborar un proyecto de reglamentación del mismo.
Los puntos de acuerdo se refirieron a las autoridades del ICED, a la ar-
ticulación de ambas instituciones y al procedimiento a seguir para co-
laborar en lo referente a los profesores y los planes de estudios.
Elecciones en la UCA
En las elecciones -realizadas en la DCA los días del 7 al 11 de ju-
nio- de miembros para integrar su Consejo Superior, resultó electo
como Consejero Suplente en representación de los Profesores Titula-
res, Mons. Juan Guillermo Durán, Titular de la Cátedra de Historia de
la Iglesia, de la Facultad de Teología.
Elecciones en la Facultad
El 19 de noviembre se realizaron en la Facultad de Teología las
elecciones de representantes de los profesores extraordinarios y
no-estables en el Consejo Académico, de acuerdo al arto 7 de la regla-
mentación   e ~ arto 16, 2 de sus Estatutos.
Resultaron electos para integrar el Consejo Académico los si-
guientes profesores: 1) titulares por los Profesores Extraordinarios:
Pbro. Dr. Víctor Fernández y Pbro. Dr. Fernando José Ortega y, como
suplente, el R.P. Dr. Juan Carlos Meinvielle; 2) titulares por los Profe-
sores No-Estables: Lic. Cecilia Avenatti, Lic. Luis María Baliña, Pbro.
Lic. Mario Aurelio Poli, Dra. Virginia Azcuy y Lic. Pablo Etchebehere y
como suplentes: Pbro. Lic. Sergio Briglia y Dr. Joaquín Migliore.
Colación de Grados UCA
El 7 de julio de 1999 tuvo lugar la trigésima séptima Colación de
Grados Académicos de la DCA, en la que fueron distinguidos los si-
guientes alumnos de la Facultad de Teología. Con Medalla de Oro:
Lorenzo, Sergio Gastón. Con Diploma de Honor. Mattos, Silvana Ma-
TEOLOGIA 74 (1999)
CRÓNICA 1999 155
bel; Valdez, Rodrigo; Corrado, Ariel Osvaldo; Tello Cornejo, Mariano
Martín; Sivon, Enrique Adolfo; Baez, Carlos Fabián.
Nuevo Doctor en Teología
El Pbro. Gerardo Ramos, quien cursara el doctorado en la Facul-
tad de Teología y defendiera en ella su tesis doctoral, al cumplir con
el requisito de la publicación de la misma, fue proclamado Doctor en
Teología el 09/02199.
Licenciados en Teología
Obtuvieron el grado de Licenciado en Teología, en el año 1999:
José Luis Simionato, Pablo Cerviño y Carlos Alberto González.
Instituto para el Matrimonio y la Familia
El Instituto para el Matrimonio y la Familia entró en 1999 en su
quinto año de actividades, cumpliéndose el Plan de Estudios que
abarca dos años, con clases semanales los martes de 18 a 20 hs., que
se dictan en la subsede de la Facultad de Teología, en Puerto Made-
ro. El RP. Dr. Juan Carlos Menvielle fue renovado en su cargo de Di-
rector del Instituto por un nuevo período de un año (marzo 1999-fe-
brero 2000).
Entre las actividades del Instituto en 1999 se señalan, por la pro-
yección y difusión de su tarea,: a) el RP. Meinvielle participó, en su
carácter de Director del Instituto y de delegado de la Conferencia
Episcopal Argentina, del 3" Congreso de Políticos y Legisladores Ca-
tólicos de América Latina convocado por el Pontificio Consejo para
la Familia, de la Santa Sede, y realizado en la ciudad de Buenos Ai-
res en el mes de julio. En él se trataron temas -sobre los cuales expu-
sieron los participantes su pensamiento-, referentes a la dignidad hu-
mana y a los derechos humanos y de lo que de ellos se deriva: la
inviolabilidad de la vida humana en toda su extensión desde la con-
cepción hasta la muerte natural y el derecho de la familia de ser am-
parada en toda su integridad, lo que implica el derecho a la salud, a
la educación, al trabajo, etc.; b) el RP. Meinvielle fue uno de los ex-
positores en el Encuentro organizado por el Instituto de Ética Bio-
médica de la UCA realizado en el mes de agosto. En él fueron trata-
ron temas sobre cuestiones de bioética médica; el RP. Meinvielle
tuvo a su cargo una ponencia sobre Respeto a la dignidad de la per-
TEOLOGIA 74 (1999)
156 CRÓNICA 1999
sona y el momento del nacimiento y de la muerte; c) asimismo asis-
tió a la reunión organizada por la Comisión Episcopal de Pastoral Fa-
miliar y el Secretariado Nacional de Pastoral Familiar, que se llevó a
cabo en Huerta Grande (Córdoba); d) desde setiembre el R.P. Mein-
vielle participa en las reuniones de la Comisión Técnica constituida
por el Consejo Superior de la UCA, cuyos miembros representan las
diversas disciplinas vinculadas al tercer sector y cuya tarea corres-
ponde a la necesidad de una presencia de la Universidad en las acti-
vidades de dicho sector, tanto en el plano local corno internacional.
El R.P. Meinvielle, en su carácter de Director del Instituto, cumple la
misión de asesorar en todos aquellos ternas vinculados al matrimonio
y la familia; e) el Instituto recibió, el4 de octubre, la visita del Presi-
dente del Area de la Familia, del CELAM, quien solicitó intercambio
docente y tuvo palabras de elogio para nuestro Instituto, señalando
que es el único de esta característica pastoral en toda América Latina,
teniendo en cuenta que, cumplido el curso de 2 años de estudios, se
obtiene el Diploma en Pastoral Familiar.
El Instituto recibió de la Diócesis de Gualeguaychú y de la de Posa-
das una solicitud para que se dicte un Cursillo intensivo sobre Matri-
monio y Familia, en un segundo nivel, que complete el que se dictara
en ambas Diócesis el año pasado, teniendo en cuenta el éxito alcanza-
do por este. El Instituto comenzó a elaborar este año la organización
del mismo y a proyectar, también para el año que viene, uno del primer
nivel, solicitado por la Diócesis de Balúa Blanca y la de Rosano.
Biblioteca
• En el presente año la Biblioteca ha modernizado su sistema de
computación, lo que permitirá un mejor aprovechamiento de los re-
cursos de su base de datos, poniendo a disposición del público una
terminal para consulta del fondo bibliográfico o su utilización corno
procesador de texto. En cuanto a la base de datos, en el mes de di-
ciembre se concluyó el ingreso de todo el patrimonio, tanto el que
pertenece al Seminario Metropolitano, corno el correspondiente a es-
ta Facultad.
• La Biblioteca, siguiendo con su política de compras enfocando
estas a las ediciones críticas de los autores más importantes de la teo-
logía y de la filosofía, adquirió o completó las siguientes colecciones:
Sources d lIistoire Médiévale, Cahiers de la Revue Biblique, Études
Bibliques, Études sur le Vocabulaire Intellectuel du Moyen Age, Stu-
TEOLOGIA 74 (1999)
CRÓNICA 1999 157
di Tomistici, Oeuvres complétes de Ra'issa et Jacques Maritain. En
nuestra Hemeroteca hemos incorporado los siguientes títulos: Neue
Zeitschrift für systematische Theologie und Religionsphilosophie,
Bioethics, Mediaeval Studies, Rivista di Filosofia Neoscolastica, Ri-
cerche Storico Bibliche, Giornale di Metafisica, Kant Studien.
CEFAT
En cumplimiento de objetivos fIjados el año pasado por el CE-
FAT, este año:
• Estatuto: elaboró un proyecto de Estatuto que puso a conside-
ración del Consejo Académico de la Facultad de Teología;
• Jornada de Teología: organizó y realizó una Jornada de Teolo-
gía el 24 de setiembre con ocasión de las elecciones nacionales. El
objetivo era que los alumnos compartieran momentos de reflexión,
dedicándose no a analizar o juzgar posturas política..,>, sino a pensar,
con la profundidad y sabiduría dos veces milenaria que Dios Padre
nos regala en nuestra Iglesia, cuál era el lugar de cada uno y su com-
promiso frente a esa realidad.
El tema a tratar: Una mirada desde lafe sobre el hombre como
ser político, se desarrolló en 4 talleres de exposición -a cargo de pro-
fesores de la Facultad- y de trabajo, mirando: 1) desde la reflexión fI-
losófIca : Donde hay riesgo, hay oportunidad, a cargo del Lic. Luis
Baliña; 2) desde la Sagrada Escritura: Palabra de Dios y dimensión
social, a cargo del R.P. Lic. Enzo Giustozzi; 3) desde el orden eclesio-
lógico-pastoral: Iglesia y comunidad política, a cargo del Pbro. Dr.
Carlos Galli; 4) desde el contexto de una moral social cristiana: La
rehabilitación de la política, a cargo del Pbro. Dr. Rafael Braun.
Asistieron a esta Jornada 110 alumnos, en la que se vivió un clima
fraterno. Todo ello llevó a lo que, en apretada síntesis, la alumna María
Luján Manzotti, Vicepresidenta del CEFAT, expresó en uno de los párra-
fos de sus palabras que clausuraron la Jornada: Se trata, pues, de aten-
der y disponerse, de modo que la realidad no nos resulte ajena ni sea
recibida como "aquello que pasa", sino como "el hoy que somos";
• Boletín: el Centro publicó el Boletín W 1: hoja informativa, ha-
ciendo llegar a los alumnos las noticias del Centro de estudiantes y
abierto a todos aquellos que quisieran compartir algo que considera-
ran apropiado a la comunidad de la Facultad;
• Solidaridad: motivó, impulsó y recogió donaciones -comenza-
das ya el año pasado- para ayudar económicamente a un alumno que
debía afrontar costosos gastos por la enfermedad de un hijo suyo;
TEOLOGIA 74 (1999)
158 CRÓNICA 1999
• Oración: todos los viernes, antes del inicio de las clases, se reu-
nieron en la capilla para compartir la oración de la mañana.
• Elecciones: el 18 de noviembre se realizaron las elecciones con-
vocadas por el CEFAT para elegir los miembros de su Comisión Di-
rectiva. Resultaron electos los siguientes alumnos: Presidenta: Ma-
ria Luján Manzotti, Vicepresidenta: Andrea Hojman; Secretaria:
Elena Mercau.
Fundación Cardenal Antonio Quarracino
Esta Fundación ha prestado un decidido apoyo a las siguientes
iniciativas llevadas a cabo por la Facultad en 1999:
• Enseñanza: ayudó a varios alumnos del Bachillerato en Teolo-
gía con préstamos de honor y a seis alumnos de Licenciatura con be-
cas parciales para sufragar el pago de aranceles;
• Publicaciones: siguió apoyando la nueva política editorial de la
Facultad y sus coediciones con Paulinas, prestando ayuda económi-
ca para la edición del libro Nuestro Padre misericordioso. Nueve es-
tudios sobre la paternidad de Dios.
• Biblioteca: cofinanció el proyecto de la nueva informatización
de la Biblioteca de la Facultad de Teología, concretado en casi toda
la primera etapa, en 1999, poniéndose ya en funcionamiento parte
del nuevo sistema en red.
• Encuentros: contribuyó al financiamiento del programa "Talle-
res para párrocos" que realiza el Secretariado para la Formación
Permanente de los Presbíteros con el auspicio de la Comisión Epis-
copal de Ministerios (CEMIN). La Facultad de Teología coopera aca-
démicamente con esta iniciativa.
La Fundación, además, continuó con el plan de difusión de su
obra, comunicándose con distintos círculos de personas vinculadas
a la Facultad, especialmente con los sacerdotes ex alumnos de la Ca-
pital y del con urbano. Se generaron, así, nuevos donantes que la apo-
yan en el logro de sus objetivos. Es de señalar que varios becarios de
la Facultad contribuyeron en los distintos sistemas de cobranzas im-
plementados para antiguos y nuevos donantes.
TEOLOGIA 74 (1999)
Teología 74 (1999/2) pp. 159-167
NOTAS BIBLIOGRÁFICAS
Coram Deo. Memorial Juan
Luis Ruiz de la Peña, Publicacio-
nes Universidad Pontificia de Sala-
manca, editado por Olegario Gonzá-
lez de Cardedal y Jorge J. Femández
Sangrador, Salamanca 1997, 598
págs.
Este volumen, según indica la pre-
sentación, es el homenaje que com-
pañeros y amigos ofrecen a Juan
Luis Ruiz de la Peña como homena-
je post mortem.
Además de una breve biografía
del autor (Presentación), un detalle
minucioso de sus escritos y las últi-
mas e interesantes anotaciones del
autor (del 28-08-1996), hasta ahora
inéditas, la obra ofrece veintiocho
artículos de diverso valor y más o
menos relacionados con los temas
desarrollados por Ruiz de la Peña en
sus escritos.
Entre los colaboradores se desta-
can Luis Ladaria, X. Picaza y Olega-
rio G. de Cardedal. El aporte de es-
te último, sobre la soledad del
hombre y la soledad de Cristo, pue-
de ser considerado una pequeña jo-
ya literaria y espiritual.
En la presentación de los editores
y en los panegíricos (los dos prime-
ros artículos), se resaltan del home-
najeado su claridad intelectual, su
buen manejo del lenguaje y su sere-
nidad de expresión, su inclinación
hacia la música, amor a la naturale-
za, afición al retiro, la lectura, la es-
critura y peculiarmente su actitud
ante las ciencias, que fue abierta y
crítica al mismo tiempo.
Pero fuera de estos dos artículos,
la variedad y particularidad de las
colaboraciones evidencian que el
aporte de la mayoría de los autores
no ha sido elaborado ad hoc, sino
que se trata de temas que estaban
trabajando en el momento de la re-
copilación. Fuera de cinco artículos
sobre el pecado original o la gracia,
uno sobre la persona, uno sobre el
cuerpo y algunos más o menos rela-
cionados con la escatología o la es-
peranza, más de la mitad de los artí-
culos tiene escasa relación con los
intereses directos del homenajeado.
Las colaboraciones, de todos mo-
dos, se han distribuido en tres par-
tes: el Dios creador y salvador, el
hombre sujeto de la redención, es-
catología y pascua de la creación.
De cualquier manera, creo que es-
ta recopilación de artículos es útil
para obtener una visión general de
la teología actual de Salamanca y
sus orientaciones.
En la preparación de este volu-
men han colaborado, especialmen-
te, los que fueran colegas de Ruiz de
la Peña, de la Facultad de Teología
TEOLOGIA 74 (1999)
160
NOTAS BIBLIOGRÁFICAS
de la Pontificia Universidad de Sala-
manca y del Instituto Superior de
Estudios Teológicos de Oviedo, par-
ticularmente su amigo Ramón Tre-
vijano Echeverría.
Víctor M. Fernández
VI COLLOQUIO INTERNAZIONALE DI
STUDIO, L'esortazione apostólica
di Paolo VI "Evangelii nuntian-
di". Storia, contenuti, ricezione,
Pubblicazioni deU'Istituto Paolo VI,
19, Brescia-Roma, 1998,330 págs.
Este volumen recoge las actas del
VI Coloquio internacional de estu-
dio, promovido por el Instituto "Pa-
blo VI", sobre la Evangelii nuntian-
di, desarrollado en Brescia del 22 al
24 de setiembre de 1995. Luego de
las palabras de saludo del presiden-
te del Instituto y del saludo del obis-
po de Brescia, siguen las palabras
del cardenal Bernardin Gantin y de
Giuseppe Colombo introduciendo el
tema.
El trabajo de ROGER AUBERT (La
situation de l'Eglise au lendemain
des "Golden sixties''), describe el pe-
ríodo histórico en el cual surge la ex-
hortación. Al optimismo que carac-
teriza los años sesenta sigue un
período de profundos cambios que
tocan de cerca a la Iglesia y que no
se deben imputar a la invitación del
Vaticano II a illl aggiornamento.
La intervención de JAN GROOTAERS
(Tensions et médiations au Synode
sur l'evangélization en 1974) se de-
tiene a analizar las tensiones y me-
diaciones verificadas dentro del Sí-
nodo de los obispos de 1974, para no
ignorar la riqueza del pasado inme-
diato a la exhortación.
HERMANN JOSEPH POTTMEYER (Von
der BiscJwfssynode 1974 zum Apos-
tolischen Exhortation "Evangelii
Nuntiandi". Die Entwicklung des
Themas Evangelisierung) subraya
que se trata de un documento inno-
vador en la praxis eclesial, ya que los
temas examinados fueron discutidos
previamente, sea a nivel de Iglesias
locales, sea en el Sínodo episcopal.
Sigue el saludo del cardo CARLO MA-
RIA MARTINI (NeUa linea deUa conti-
nuita), donde expresa su deseo de
que los Coloquios no sólo brinden
illla profundización histórica y teoló-
gica, sino también illla contribución
para entender el proceso actual que
llamamos "nueva evangelización" y
que no puede referirse sólo a los
grandes temas de los años sesenta.
JUAN LUIS RUIZ DE LA PEÑA (Redefi-
nición de la racionalidad como pro-
pedéutica de la evangelización) se
pregilllta con qué estrategia hay que
abordar la tarea evangelizadora en el
marco de las sociedades desarrolla-
das de Europa, considerando que,
mientras Latinoamérica o África de-
ben enfrentar el reto de la justicia,
Europa debe ajustar cuentas con el
desafío cultural e ideológico.
El análisis del contenido de la
Evangelii nuntiandi fue hecho por
JOSEPH DORÉ (L'exJwrtation Evange-
lii nuntiandi et le theme de l'évan-
gélization). El autor se detiene sobre
todo en los métodos generales, los
medios concretos y el espíritu propio
de la evangelización.
Siguen los textos de las comunica-
ciones presentadas en el Coloquio:
MIGUEL GARcÍA-BARÓ (La "Evangelii
Nuntiandi" en la perspectiva de la
problemática de lo.filosofía contem-
poránea de la religión); JosÉ GONZÁ-
LEZ NOVALIN (Liturgia y religiosidad
popular en la vida y doctrina de Pa-
blo VI)i AVERY DULLES (The Recep-
tion of "Evangelii Nuntiandi" in
TEOLOGIA 74 (1999)
NOTAS BIBLIOGRÁFICAS
161
the West. Remarks for Oral Deli-
very); MARIASUSAI DHAVANlONY (Evan-
gelii Nuntiandi and the Meeting of
the Gospel with Asia s Cultures, Re-
ligions and the Socio-Economics
Problems); GUZMÁN CARRIQUlRY LE-
COUR (La exhortación apostólica
"Evangelii Nuntiandi" en la Iglesia
en América Latina. Significación y
repercusiones); GIANFRANCO BETTINI
(Lo stile comunicativo della "Evan-
gelii Nuntiandi''); BERNARD MUNOMO
MUYEMBE (Paul VI et la dynamique
de l'évangélization en Afrique).
Cierran el volumen las Conclusio-
ni del cardo PAUL POUPARD y otros
trabajos de menor valor entregados
por escrito.
El volumen contiene, además,
más de sesenta páginas con los de-
bates del Congreso.
Víctor M. Fernández.
JUAN DURÁN, El Padre Jorge
María Salvaire y la familia La-
zos de Villa Nueva. Un Episodio
de cautivos en Leubucó y Sali-
nas Grandes. En los orígenes de
la Basílica de Luján, 1866.1875,
Buenos Aires, Paulinas-Facultad de
Teología U.C.A., 1998,669 págs., ma-
pas e ilustraciones.
Ya conocemos la extensa produc-
ción literaria del autor -sacerdote, do-
cente e investigador-, en los grandes
temas de la misionología moderna y
los procesos históricos de la evange-
lización latinoamericana. Así pues,
junto al Catecismo del III Concilio
Provincial de Lima y sus Comple-
mentos Pastorales (1584-1585) y la
Monumenta Catechetica Hispanoa-
mericana (siglos XVI-XVIII) -con
dos volúmenes publicados y un terce-
ro en avanzada elaboración-, ahora
estamos en presencia de una obra que
se inserta en la tradición mariana lu-
janense, por muchos motivos valiosa
en sus aportes y novedades documen-
tales.
El libro contempla dos partes. La
primera de ellas presenta los princi-
pales personajes y circunstancias que
intervienen en esta historia: una sem-
blanza del P Salvaire, la vida cotidia-
na de la familia Lazos en vísperas de
la tragedia, el malón y la suerte de los
cautivos para terminar con la libera-
ción de Jacinta Lazos, cuya voluntad
firme de reunir a sus hijos la lleva a
pedir auxilio, primero a Buenos Aires
y luego al Azul. El tiempo de este epi-
sodio abarca los años 1866-1875, ape-
nas una década en el que transcurre
uno de los dramas humanos que pa-
deció la sociedad civil durante la se-
gunda mitad del siglo XIX: el salvaje
avance de los malones y sus conse-
cuencias de violencia y muerte sobre
miles de inocentes.
Precisamente, el nuevo libro que
nos presenta el P Durán tiene su ori-
gen en la interacción de dos coorde-
nadas históricas: un momento de ex-
trema audacia apostólica del
recordado misionero lazarista Jorge
Maria Salvaire y el desgraciado cauti-
verio entre los indios pampas que pa-
deció la familia Lazos -madre e hijos-,
por entonces vecinos del paraje Los
Torromotes, cercano a la localidad ru-
ral de Villa Nueva, al sur de Córdoba.
Ambos sucesos, estuvieron íntima-
mente vinculados a la actual Basílica
de Nuestra Señora de Luján.
Existe, pues, una providencial co-
rrespondencia entre los hechos que
tuvieron lugar en las tolderías de Leu-
bucó -ranqueles- y especialmente en
Salinas Grandes -araucanos-, al Norte
y Sur de La Pampa respectivamente,
con el Santuario Nacional de la Fe. Al
TEOLOGIA 74 (1999)
162
NOTAS BIBLIOGRÁFICAS
respecto, el hilo conductor que llevó
al interior de esta historia fue el Dia-
rio de Viaje a Salinas Grandes (oc-
tubre-noviembre de 1875) escrito por
quien fuera el protagonista principal
de esta misión: el P. Salvaire. Se trata
de un documento fundamental para
comprender el itinerario y las circuns-
tancias que rodearon la redención de
cautivos, y que llevó al joven sacerdo-
te de origen francés -tenía entonces
28 años de edad y cuatro de ordena-
do-, al corazón mismo del reino arau-
cano, donde fue recibido por el Caci-
que General Manuel Namuncurá
-años más tarde, padre del siervo de
Dios Ceferino Namuncurá-. El bravo
guerrero araucano -otrora al servicio
de los intereses patrios-, entrado en
años y último descendiente de la di-
nastía de los Piedras (Curá), había ra-
dicado su comando general en el mi-
lenario bosque de caldenes, chañares
y algarrobos, a orillas de la laguna
Chilhué, enclavada en un valle de sin-
gular belleza Allí, en el inexpugnable
monte pampeano o Mamul Mapú, se
levantaba el solar de sus tolderías, lo
que se había constituido en un el re-
fugio seguro de sus fechorías e incur-
siones delictivas. Tal el escenario
principal de esta obra.
Todo comenzó en 1866, cuando un
malón cambió la suerte de la familia
Lazos. En esa oportunidad, Doña Ja-
cinta Rosales de Lazos y sus cuatro
hijos -Lorenzo, Valerio, NataJia y Cris-
tina- quedaron a merced de los caci-
ques ranquelinos primero, para luego
ser distribuidos, tres de ellos al me-
nos, en distintas tolderías de la confe-
deración araucana, después. Queda-
ba atrás el dolor y la fundada
sospecha de que su segundo esposo,
Eleuterio Cabral, había sido degolla-
do por la indiada en aquel asalto. En
esa desventura, los primeros en lograr
la liberación -muy posiblemente, su-
giere el autor, gracias a las gestiones
del misionero franciscano Marcos Do-
natti- fueron Doña Jacinta con un
nuevo hijo nacido durante su cautive-
rio y su hijo mayor Lorenzo, en 1872.
La madre, deseosa de reunir a sus hi-
jos confinados, llega hasta la persona
del Arzobispo Federico Aneiros,
quien hace suya la causa y solicita la
colaboración de los padres Lazaristas
de Azul para que oficien como media-
dores ante la indiada. De esta manera
comienza el protagonismo de Salvai-
re, quien toma a su cargo la delicada
misión de llegar a las tolderías del ca-
cique salinero para negociar la libera-
ción de los Lazos y de otras víctimas.
La documentación hallada por el P.
Durán, le permitió reconstruir los de-
talles del cautiverio y la posterior ubi-
cación de cada uno de los hijos de la
familia en desgracia. Según el autor,
esa infonnación era conocida por el
P. Salvaire y le fue muy útil a la hora
de "reclamar al cacique Namuncurá
cuando, a fines de octubre de 1875,
llegó a Salina" Grandes"(l23).
La segunda parte del libro, está
consagrada a las alternativas de los
viajes que emprendiera Salvaire para
cumplir el encargo episcopal, rescate
de algunos cautivos, regreso al fuerte
de Azul y al análisis del conocido vo-
to que hiciera a la Virgen de Lllián, en
momentos de extremo peligro de su
vida, durante su estadía en las tolde-
rías. Pues bien, desde Azul, donde la
Congregación de los Padres Vicenti-
nos habían establecido una misión in-
dígena, Salvaire preparó su viaje a las
tolderías de Namuncurá, pero cir-
cunstancias ajenas a su cometido, só-
lo le permitieron llegar al fuerte
Lavalle Sur o Sanquillcó. Después de
ese primer fracaso, el joven sacerdo-
te organizó una segunda excursión a
TEOLOGIA 74 (1999)
NOTAS BIBLIOGRÁFICAS
163
las toldenas de Chilhué, esta vez par-
tiendo desde Olavarna, siguiendo la
huella de "la rastrillada del secular ca-
mino de los chilenos". Los asientos
meticulosos que hiciera en su Diario
de Viaje, con escrupulosa fidelidad a
los toponímicos de parajes, estriba-
ciones naturales -cerros, médanos y
valles-, lagunas y afluentes, etc., le
permitieron al P. Durán desandar el
itinerario que siguió el misionero
cuando se internaba en las ignotas
parcialidades araucanas, "en la espe-
sura del caldenar pampeano".
En lo que se refiere a la promesa
del misionero, "una tradición firme y
constante -afirma Durán-, interior a la
Congregación, atestiguada con unani-
midad por su historiografía, sostiene
que Salvaire durante su permanencia
en Chilhué, en un momento aciago de
la visita, pronunció su famoso voto
mariano, que luego lo asociarla tan
estrechamente con el culto y el san-
tuario de Ntra Sra de Ltiján. En aquel
amargo trance, el joven sacerdote
(que tan sólo contaba 28 años), presa
del temor y la angustia, acudió con
sus oraciones a la Santísima Virgen
bajo esta advocación, implorándole
que intercediera para que los indíge-
nas le respetaran la vida. Así pronun-
ció un voto o promesa que incluía el
cumplimiento de un triple compromi-
so: 1) escribir la historia de Ntra Sra
de Ltiján; 2) propagar su culto y 3) le-
vantarle un templo digno de Ella"
(75).
No está demás decir que, al supe-
rar el peligro de una manera que el
misionero no pudo sino atribuirlo a la
intervención de la Virgen, los hechos
se sucedieron providencialmente pa-
ra suerte de los hermanos Lazos, a
quienes finalmente pudo rescatar,
junto a un pequeño grupo de VÍcti-
mas. Los años que sucedieron a esta
hazaña, le permitieron al agraciado
sacerdote cumplir meritoriamente
con lo que había prometido en el va-
lle de Chilhué.
En efecto, a los sucesos reales, le
siguen otros menos constatables, que
constituyen la trama interna de esta
obra y que va revelando cómo la Divi-
na Providencia permitió que sinuosas
causas segundas dieran lugar a un in-
sospechable hecho religioso: la actual
Basílica de Ltiján. En sus páginas, la
Virgen permanece como silencioso
testigo maternal detrás del doloroso
drama humano que significó el cauti-
verio entre los pampas y el epílogo de
este episodio muestra su intervención
en la historia argentina, como un sig-
no de esperanza y cercanía de Dios.
La narrativa histórica es el género
dominante que asumió Durán para
transmitir con pasión y belleza litera-
ria uno de los capítulos más violentos
de la vida nacional. La seriedad de la
obra está acreditada por el constante
recurso a las fuentes documentales
-en su mayona inéditas-, a lo que su-
ma una abundante bibliografía que,
paso a paso, le sirve de apoyo sólido
para sus aciertos y conclusiones. De
ese modo, entre otros autores de la
época, recurre a la autoridad de: E.
Zevallos, A. Alsina, A. Ébélot, L. V.
Mansilla, P. Obligado, F. Meister, N.
Oroño y el mismo J. M. Salvaire. Las
semblanzas de los principales prota-
gonistas y un apéndice documental,
aumentan el interés de esta obra.
Una edición muy cuidada, con abun-
dantes ilustraciones y dos mapas a
color, hacen de este libro un ejemplo
de la diagramación e imprenta mo-
dernas.
Mario Aurelio Poli
TEOLOGIA 74 (1999)
164
NOTAS BIBLIOGRÁFICAS
JOSÉ LUIS ILLANES, Iglesia en la
historia. Estudios sobre el pen-
samiento de Juan Pablo II.ED!-
CEp' Valencia, 1997, 272 pp.
Esta obra del Prof. José Luis lIla-
nes, prologada por Mons. Agustín
García Gasco, Arzobispo de Valencia,
constituye en realidad la recopilación
de una serie de artículos del autor so-
bre el pensamiento de Juan Pablo 11
que incluye algunos previos a su ele-
vación al pontificado y cuya lista y re-
ferencias de publicación original fi-
guran al final del libro (p. 273).
Una primera observación del ín-
dice permite constatar que el volu-
men consta de cuatro partes: la pri-
mera lleva por título "escritos de
Karol Wojtyla" (pp. 21-90) y recoge
escritos primitivos, pertenecientes
a su vida de presbítero y de obispo;
la segunda se titula "cuestiones teo-
lógico-dogmáticas (pp. 91-152); la
tercera, "aspectos del magisterio so-
cial"(pp. 153-224), representa un ám-
bito complementario al dogmático;
por último, la cuarta parte, cierra la re-
flexión con "un diagnóstico de nues-
tra coyuntura cultural" (pp. 225-272).
Como expresa el mismo autor, la
obra sigue un camino intermedio en-
tre lo cronológica y lo sistemático.
Se distingue entre lo previo al ponti-
ficado y lo perteneciente al mismo.
Al mismo tiempo las cuestiones teo-
lógico-dogmáticas de la segunda par-
te "con un claro acento metodológi-
co" giran en torno a la conexión
entre anuncio de Dios y desvela-
miento del ser del hombre, tan carac-
terísticos de toda la enseñanza del
actual pontífice. Los incluidos en la
tercera parte tratan del magisterio
social mientras que los de la cuarta
-al decir del autor-", prolongan de al-
gún modo esta perspectiva, situándo-
nos ante la actitud a la vez intelec-
tual y existencial que Juan Pablo n,
ya desde sus primeros escritos,
adopta ante la presente coyuntura
cultural" (p. 16).
La primera parte, que lleva un su-
gestivo subtítulo: "Fe en Dios, amor
al hombre: la antropología teológica
de Karol Wojtyla", recoge dos de los
escritos más conocidos de Karol
Wojtyla: "Amor y Responsabilidad",
publicado en Lublin en 1960 y, poste-
riormente, retocado y ampliado en
una segunda edición en Cracovia en
1962 (p. 14) y "Signo de Contradic-
ción", el texto de las homilías y me-
ditaciones que, el entonces Cardenal
Wojtyla, pronunció con ocasión de
los ejercicios espirituales a la Curia
Romana para los que fuera invitado,
en 1976, por el Papa Pablo VI. El tex-
to, separado 16 años del anterior, fue
publicado en polaco, en Varsovia,
ese mismo año y, ya en 1977, tradu-
cido al italiano (p. 64). En el medio
de esta primera parte de la obra de
Illanes y, con el título de "La fe de la
Iglesia", son presentados y analiza-
dos tres escritos recogidos en una
edición castellana de la Universidad
de Navarra de 1979 que "son diversos
por su fecha -el primero data de
1971, el segundo de 1974, el tercero
de 1976- [ ... ] por naturaleza [ ... ] e in-
cluso por la ciudad en que vieron la
luz". Pero, justamente, -en opinión de
manes- "esa variedad hace que "La fe
de la Iglesia" ofrezca una buena pa-
norámica del tono y del estilo pro-
pios de la enseñanza y la predicación
del Cardenal Wojtyla" (p. 55).
TEOLOGIA 74 (1999)
NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 165
El P. Illanez confiesa que su interés
por la lectura de estos escritos se des-
pierta, como es lógico, a partir de su
elección al Pontificado y que la selec-
ción de los mismos está determinada
por su traducción al castellano. Pero,
ciertamente, el interés de los escritos
está, fundamentalmente, en que en
ellos "se refleja muy claramente el
temple filosófico y espiritual del au-
tor" y en que "al provenir de épocas
distintas, nos permiten además, toma-
dos en conjunto, asomamos de algún
modo a su itinerario intelectual. De
ahí que, a pesar del tiempo transcurri-
do, el presente escrito continúe con-
servando interés" (p. 22).
Pasando ya al contenido de esta pri-
mera parte de la obra conviene desta-
car, en primer lugar que, en ''Amor y
Responsabilidad", la manera de abor-
dar la cuestión antropológica une, en
el itinerario intelectual de Karol
Wojtyla, personalismo y realismo:
"porque el hombre es persona, puede
hablarse de amor y porque su subjeti-
vidad lo abre a la realidad de los se-
res, el amor no es mera actitud subje-
tiva sino relación cn la que el hombre
debe respetar lo que constituye y de-
fine a aquellos con quienes se relacio-
na y, por tanto, implica responsabili-
dad" (p. 26). En segundo lugar, Illanez
subraya que "Amor y Responsabili-
dad" está influenciado por su estudio
de la fenomenología de Max Scheler,
si bien, "ese recurso a la fenomenolo-
gía y ese reconocimiento del valor del
método fenomenológico, están acom-
pañados por la conciencia de sus lí-
mites y la consiguiente búsqueda de
una fundamentación en la verdad del
ser. En esa tarea -concluye IlIanes- la
psicología metafísica de Aristóteles y
de Santo Tomás de Aquino le ofrecen,
en muchos puntos, luz y estímulo" (p.
46; cf. 57, 68). Por último, al final de
la primera parte del libro, Illanez re-
toma las reflexiones ya previamente
apuntadas acerca del método y del
contenido de las reflexiones de Wojty-
la (cf. pp. 67, 75) diciendo que "se po-
drían resumir con dos palabras: antro-
pología teocéntrica" entendiendo por
ello el "carácter antropológico o in-
cluso antropocéntrico de la Revela-
ción, ofrecida a los hombres en Cris-
to" que, por cierto, nada tiene que ver
con el "giro antropológico de la teolo-
gía" y tampoco con la "reducción an-
tropológica" de la obra de Feuerbach
(p. 88). Por el contrario, "Cristo ma-
nifiesta plenamente el hombre al
propio hombre, pero lo hace median-
te la revelación del Padre y de su
amor" (p. 89).
Conviene recordar, antes de pasar
a la segunda parte del libro, de carác-
ter teológico-dogmático, que el texto
que presentamos es, como ya se ha in-
dicado, una recopilación de estudios
publicados por el autor a lo largo de
muchos años, lo que explica que no
pueda hablarse, rigurosamente, de
una unidad textual. Por lo mismo, nos
limitaremos a describir someramente
su contenido. La segunda parte reco-
ge cuatro trabajos de IlIanez: "Dios y
el hombre: Introducción a la Re-
demptor hominis"; "Antropocentris-
mo y teocentrismo"; "Revelación y
encuentro con Cristo" y, por último,
"Fe, Iglesia y Cultura".
El segundo de estos trabajos se pre-
gunta, en realidad, cómo se relacio-
nan entre sí antropocentrismo y teo-
centrismo según el Magisterio de
Juan Pablo II y, más concretamente,
166 NOTAS BI BLI OGR~I CAS
según sus tres encíclicas trinitarias. IlIanes- el Papa subraya, en consonan-
Pero lo interesante es que Illanez no cia a lo ya expresado en Redemptor
se limita al análisis de los textos sino hominis, la dimensión evangelizado-
que le antepone, como introducción, ra de la teología que, si por una parte
una consideración de "las raíces que debe profundizar el estudio sistemáti-
esta cuestión ha tenido en Juan Pablo co de los contenidos de la fe, por otra,
11, ya que se trata de una actitud y una debe empeñarse "en el análisis, inter-
doctrina que vienen de muy atrás" (p. pretación y discernimiento de los pro-
97). En el escrito "Revelación y en- blemas y valores implicados en el pro-
cuentro con Cristo", publicado origi- pio momento cultural". De ahí
nalmente en "Salmanticensis" 30 -continúa- "una doble exigencia, cla-
(1983), el autor se propone -según él ramente formulada por Juan Pablo 11
mismo lo expresa- sobre la base de las en su discurso de Salamanca: fideli-
alocuciones de Juan Pablo 11 en su dad y creatividad" (p. 151). Estas son
viaje a España en 1982, el proyecto o
línea de fondo que unifica las diver-
sas actuaciones del Papa más allá de
las circunstancias diversas que sur-
gen de la adecuación a los distintos
ambientes, a las personas a las que se
dirige y al país concreto que visita. En
este sentido se destaca que el Pontifi-
cado de Juan Pablo 11resulta "enor-
memente unitario, surcado, desde el
primer momento, por un proyecto o
línea de fondo que unifica las diver-
sas actuaciones, proyecto que nos re-
mite, por una parte, al hombre con-
temporáneo y, por otra, como punto
fundamental de referencia o clave
hermenéutica, a Cristo, en quien Dios
se ha revelado a los hombres, mani-
festándoles así su amor y, en conse-
cuencia, la dignidad a que los destina"
(p. 121). Resta, finalmente, decir algu-
na palabra acerca del Último de los es-
critos de esta segunda parte: "Fe, Igle-
si a y Cultura". El mismo intenta
exponer las líneas centrales del men-
saje que Juan Pablo 11 dejó, a partir de
diversos discursos y alocuciones, so-
bre el tema del diálogo entre Iglesia y
cultura en su visita a España en 1982
(cf. p. 137). En este sentido -destaca
las condiciones que se requieren en el
teólogo de hoy.
La parte tercera está dedicada, co-
mo ya se ha señalado, a los aspec-
tos del Magisterio social y allí son
tres los documentos pontificios
analizados en diversos escritos.
Laborem exercens, del que se des-
taca lo que Illanez llama l a línea
fuerza o, más bien, el trasfondo
teológico de l a misma, el núcleo
del mensaje que J uan Pablo 11
quiere transmitir: "las cuestiones
sociales han de ser enfocadas des-
de el hombre y desde el hombre
considerado como sujeto y actor
del trabajo, factor determinante
del vivir social" (p. 160). Sollicitu-
do rei socialis, en s u análisis Illa-
nez destaca l a profundidad del
análisis a l a vez metafísico y epis-
temológico que permite afirmar al
Papa que la Doctrina Social de l a
Iglesia "pertenece al ámbito de l a
teología y, especialmente, de l a
teología moral" (SRS n. 41) lo que,
ciertamente, "no implica en modo
alguno concebirla como un mensa-
je o discurso válido sólo para cris-
tianos y menos aún renunciar a l a
racionalidad de esa doctrina y a la
universalidad que de esa raciona-
lidad deriva" (p. 165). La alusión
TEOLOGIA 74 (1999)
166
NOTAS BIBLIOGRÁFICAS
según sus tres encíclicas trinitarias.
Pero lo interesante es que Illanez no
se limita al análisis de los textos sino
que le antepone, como introducción,
una consideración de "las raíces que
esta cuestión ha tenido en Juan Pablo
11, ya que se trata de una actitud y una
doctrina que vienen de muy atrás" (p.
97). En el escrito "Revelación y en-
cuentro con Cristo", publicado origi-
nalmente en "Salmanticensis" 30
(1983), el autor se propone -según él
mismo lo expresa- sobre la base de las
alocuciones de Juan Pablo II en su
viaje a España en 1982, el proyecto o
línea de fondo que unifica las diver-
sas actuaciones del Papa más allá de
las circunstancias diversas que sur-
gen de la adecuación a los distintos
ambientes, a las personas a las que se
dirige y al país concreto que visita. En
este sentido se destaca que el Pontifi-
cado de Juan Pablo II resulta "enor-
memente unitario, surcado, desde el
primer momento, por un proyecto o
línea de fondo que unifica las diver-
sas actuaciones, proyecto que nos re-
mite, por una parte, al hombre con-
temporáneo y, por otra, como punto
fundamental de referencia o clave
hermenéutica, a Cristo, en quien Dios
se ha revelado a los hombres, mani-
festándoles así su amor y, en conse-
cuencia, la dignidad a que los destina"
(p. 121). Resta, finalmente, decir algu-
na palabra acerca del último de los es-
critos de esta segunda parte: "Fe, Igle-
sia y Cultura". El mismo intenta
exponer las líneas centrales del men-
saje que Juan Pablo II dejó, a partir de
diversos discursos y alocuciones, so-
bre el tema del diálogo entre Iglesia y
cultura en su visita a España en 1982
(cf. p. 137). En este sentido -destaca
Illanes- el Papa subraya, en consonan-
cia a lo ya expresado en Redemptor
hominis, la dimensión evangelizado-
ra de la teología que, si por una parte
debe profundizar el estudio sistemáti-
co de los contenidos de la fe, por otra,
debe empeñarse "en el análisis, inter-
pretación y discernimiento de los pro-
blemas y valores implicados en el pro-
pio momento cultural". De ahí
-continúa- "una doble exigencia, cla-
ramente formulada por Juan Pablo 11
en su discurso de Salamanca: fideli-
dad y creatividad" (p. 151). Estas son
las condiciones que se requieren en el
teólogo de hoy.
La parte tercera está dedicada, co-
mo ya se ha señalado, a los aspec-
tos del Magisterio social y allí son
tres los documentos pontificios
analizados en diversos escritos.
Laborem exercens, del que se des-
taca lo que Illanez llama la línea
fuerza o, más bien, el trasfondo
teológico de la misma, el núcleo
del mensaje que Juan Pablo 11
quiere transmitir: "las cuestiones
sociales han de ser enfocadas des-
de el hombre y desde el hombre
considerado como sujeto y actor
del trabajo, factor determinante
del vivir social" (p. 160). Sollicitu-
do rei socialis, en su análisis Illa-
nez destaca la profundidad del
análisis a la vez metafisico y epis-
temológico que permite afirmar al
Papa que la Doctrina Social de la
Iglesia "pertenece al ámbito de la
teología y, especialmente, de la
teología moral" (SRS n. 41) lo que,
ciertamente, "no implica en modo
alguno concebirla como un mensa-
je o discurso válido sólo para cris-
tianos y menos aún renunciar a la
racionalidad de esa doctrina y a la
universalidad que de esa raciona-
lidad deriva" (p. 165). La alusión
TEOLOGIA 74 (1999)
NOTAS BIBLIOGRÁFICAS
167
a los profundos análisis de la si-
tuación contemporánea y la pro-
fundización del concepto "clave"
de "estructuras de pecado" culmi-
nan el intento de "ir al fondo de los
problemas y situaciones humanas
que es consubstancial a la teolo-
gía" (cf. pp. 166 ss.). El último do-
cumento analizado es Centesimus
annus, que representa no sólo una
relectura de la Rerum Novarum
sino también -y fundamentalmen-
te- una profundización (cf. p. 189).
Illanez muestra cómo la dignidad
humana se constituye en el verda-
dero centro de la reflexión con lo
que, de facto, queda claro que la
antropología se convierte en la
verdadera clave hermenéutica de
los sistemas económicos sociales.
He ahí -afirma el autor- la idea o
pensamiento que gobierna todo el
entramado de la encíclica (cf. pp.
190-191). Cabe observar, en este
sentido, la decidida afirmación de
la p. 200: "El análisis de la situa-
ción contemporánea que nos ofre-
ce Juan Pablo II [ ... 1 llega así a su
punto culminante: nuestra cultu-
ra está afectada por una carencia
antropológica que reclama, para
ser superada, una decidida radi-
cación en la verdad del hombre".
Esta tercera parte dedicada al
Magisterio social culmina con un
trabajo titulado "Capitalismo, eco-
nomía de mercado e ideología".
Ante la pregunta sobre si ha habi-
do una evolución en el pensamien-
to de Juan Pablo II respecto al ca-
pitalismo a la que se da, en
muchos casos, una respuesta afir-
mativa, el autor prefiere remitir-
se a un análisis prolijo de las rela-
ciones acerca de estos tres
términos para, recién luego, de-
sembocar en el interrogante de re-
ferencia (cf. p. 206).
El libro culmina con una última
parte dedicada al diagnóstico de
nuestra coyuntura cultural. En
ella se contienen dos últimos tra-
bajos: "Verdad moral y dignidad
del hombre en la Veritatis splen-
dar" y "La vida, substancia y meta
de la historia". En cuanto al análi-
sis de Veritatis splendor Illanez lo
enfoca desde la triple realidad a la
que, según su visión, el documen-
to intenta responder: la historia
reciente de la teología moral cató-
lica, sus luces y sombras y también
-por qué no decirlo-, su crisis; la
evolución del pensamiento ético-fi-
losófico que ha influido sobre la
teología moral y sobre el que esta
ha influido; la encrucijada actual
de la cultura occidental (cf. p. 228).
Finalmente, el último trabajo,
constituye en realidad un comen-
tario a la Evangelium vitae, un do-
cumento que aspira "a aportar a la
civilización contemporánea, pletó-
rica de realizaciones pero amena-
zada por la tentación del nihilismo
y de la desesperanza, aquello que
más profundamente necesita: la
buena nueva del valor de la vida y,
por lo tanto, del existir" (p. 272).
Concluyamos esta presentación
de la obra de Illanez destacando
que la misma tiene, a pesar del ca-
rácter recopilatorio de aportacio-
nes que el autor ha hecho a lo lar-
go de muchos años, el indudable
valor de plantear las líneas pro-
fundas del pontificado de Juan Pa-
blo II en puntos verdaderamente
decisivos. Su lectura será, por lo
mismo, ciertamente fructuosa pa-
ra quien desee aproximarse al
pensamiento del Papa de la mano
de un gran teólogo.
Alfredo Horacio Zecca