Módulo2

Operaciones y
Contratos
Bancarios




1

Contratos Bancarios

7.1 – Contrato de Depósito
Introducción:
Las operaciones de depósito no pueden disociarse de la actividad bancaria,
por tratarse de una práctica que la ha precedido y luego caracterizó el
desenvolvimiento y evolución de la banca.
El depósito de valores reconoce sus antecedentes en la práctica de confiar
su custodia a los templos babilónicos, griegos y romanos.
La guarda, factor motivante de los antecedentes reseñados, reconoce
luego una evolución alentada por la compensación otorgada a cambio de la
facultad de uso acordada al depositario. Posteriormente se hizo de esto el
ejercicio habitual. Con el tiempo esta práctica se homogeniza y las
operaciones se empiezan a anotar en libros.
En el siglo XV se corporativiza la actividad y se fundan las primeras
instituciones de crédito, ya de mayor solvencia, que disipa la desconfianza
en la actividad precaria.
Con el advenimiento de la modernidad el Estado empieza a intervenir y fija
reglas estrictas para la actividad.
El siglo XX marca el gran desarrollo de los depósitos bancarios de dinero,
fundamentalmente por la expansión industrial y la posibilidad de
simplificar pagos a partir de los depósitos. Fue así que el depósito queda
incorporado al elenco de operaciones bancarias, transformándose en la
más importante de ellas ya que sin ésta no se concibe la posibilidad de que
los bancos operen.
Los depósitos no sólo dan vida a la actividad bancaria, sino que también
constituyen el eje alrededor del cual se desenvuelven buena parte de los
servicios que presta como lo son pagos de servicios, transferencias
electrónicas, cajeros automáticos, etc.
Pretendiendo conceptualizar el depósito bancario se ha dicho que es un
contrato por el cual el cliente transfiere dinero al banco y este se obliga a




2

devolverlo en el tiempo convenido o cuando el depositante lo requiera
dependiendo de la modalidad.
En este sentido hay que distinguir lo que son los depósitos a la vista de
aquellos que son a plazo. En el primero de los casos, que están
representados básicamente por la caja de ahorro y la cuenta corriente, el
depositante conserva la disponibilidad total de los recursos, pudiendo
requerir su reembolso en cualquier momento. A la inversa, los depósitos a
plazo se caracterizan por que el cliente renuncia a la disponibilidad
inmediata y lo compromete a un tiempo determinado.

7.2 - Depósito en caja de ahorro:
Tal como ya lo hemos reseñado esta es una modalidad de depósito a la
vista donde el factor guarda y los servicios de caja son los determinantes
para su realización.
Son características de esta modalidad contractual:
Es real, por cuanto se perfecciona a partir de la entrega de la cosa, vale
decir de la imposición que realiza el ahorrista.
Es de tracto sucesivo, puesto que es una modalidad contractual que tiende
a sostenerse en el tiempo a través de su operatoria que es continua.
La mayoría de la doctrina sostiene que es unilateral asimilándolo al
depósito irregular común. Pero en realidad este es un contrato con su
propia naturaleza y particularidades y que no puede, sin más, subsumírselo
a las características de dicha modalidad contractual puesto que lo único
que tienen en común es el nombre y prueba de lo dicho es que dentro de
esta operatoria existen obligaciones de parte del depositante y es de allí
que nosotros lo consideramos bilateral.
Lo mismo ocurre con la formalidad, puesto que hay autores que sostienen
que es no formal, empero reconocen que reglamentariamente existen
recaudos que el banco debe cumplir para celebrar dicha operación, lo que
en definitiva deja a la vista que se trata de un contrato que es formal.
Por último, cabe señalar que también es de adhesión por cuanto viene
predispuesto con condiciones generales a las cuales adhiere.







3

Objeto y Causa:
En este negocio jurídico el objeto inmediato es la entrega de dinero por
parte del ahorrista y la recepción por parte de la entidad para su guarda.
La causa puede tener distintas lecturas pero en términos generales
podríamos identificarla en acrecentar un capital que se va integrando con
nuevas imposiciones y los intereses devengados. No obstante ello, el
principal móvil esta dado por el presupuesto de seguridad que aporta la
intervención bancaria.
En correspondencia con lo dicho, coincidimos con quienes afirman que
actualmente hablar de caja de ahorro como una modalidad de depósito no
se adecua a la realidad.
Naturaleza Jurídica:
Acerca de la naturaleza de este contrato hay quienes lo asimilan a un
préstamo que y otros a un depósito irregular, sin embargo y pese a sus
similitudes, las diferencias también son claras.
Del depósito difiere por que quién debe pagar es el depositario y no el
depositante tal como ocurre naturalmente con dicho contrato. Es este
sentido aquí el banco paga por recibir el dinero.
Con el mutuo se diferencia por que el beneficio de lucro es secundario con
relación al objeto principal de la operación que está en la guarda y en el
servicio de caja.
Es de allí que la mayoría de la doctrina se ha inclinado en considerar que se
trata de un contrato “sui generis” que participa de ambas características.
Obligaciones de las partes:
Del Banco:
- Devolver el dinero en la moneda recibida. Respecto a quienes pueden
requerir el dinero hay que distinguir si se trata de cuentas a la orden de
una o más personas, en este último caso, verificar si es en forma conjunta o
indistinta. Si es conjunta deberán concurrir todos, en la otra modalidad a
cualquiera que lo solicite.
- Pagar los intereses en la misma moneda depositada en los términos
convenidos y con las limitaciones impuestas por el Banco Central.
- Entregar contra recibo las normas que reglamenta la operación y sus
actualizaciones.
- Entregar la tarjeta o credencial que lo habilite a operar y la clave.




4

- Emitir constancia de las extracciones.
- En el caso de que el banco hubiese convenido la posibilidad de efectuar
débitos de la cuenta, requiere conformidad expresa por escrito.
- De igual forma, cualquier modificación que implique alterar las condicione
de funcionamiento deberá informar al cliente de su contenido por lo
menos con cinco días de antelación.
Del Cliente:
- Debe mantener saldos mínimos en la cuenta.
- Custodiar la tarjeta, al igual que la clave y denunciar en caso de robo o
extravío.
- Actualizar la firma.
- Abonar los cargos convenidos.
- Comunicar los cambios de domicilio al igual que las condiciones que
pudieren implicar un cambio de responsabilidad.

7.3 - Depósito a plazo fijo:
Son depósitos cuya disponibilidad está sujeta a una determinada fecha
previamente establecida.
Las modalidades básicas del depósito a plazo fijo son: transferibles e
intransferibles.
El intransferible es la modalidad clásica en la cual sólo el titular puede
retirar los fondos al vencimiento.
Los transferibles fueron establecidos por la ley 20.663 y ofrecen la
posibilidad de circular.
Representan un título de crédito negociable por vía de endoso pero a
diferencia de los otros títulos de créditos corrientes es causado.
El endoso debe ser puro y simple, vale decir no condicionado. A su vez
debe ser nominado es decir a favor de determinada persona.
Retribución:
En ambos casos el interés se fija al momento de la imposición, vale decir de
perfeccionarse el depósito.




5

La normativa establece dos tipos de retribuciones, una básica que fija el
mismo Banco Central y otra optativa a criterio de la entidad.
La cantidad de puntos que libremente convengan las entidades con sus
clientes deben mantenerse invariables a lo largo de todo el plazo pactado
del depósito. Es de allí que se estableció, reglamentariamente, que en el
cuerpo del documento deben especificarse los datos concernientes al
interés.
La liquidación deberá efectuarse desde el día de la recepción de los fondos
hasta el vencimiento del plazo.
El Plazo mínimo es de treinta días.
Forma y Régimen:
La forma y régimen del contrato de depósito a plazo fijo resulta de las
circulares que emite el Banco Central y de la ley 20.663.-
Al respecto se sugiere ver: Castellano y D`Felice, Pág. 311 y ss.

7.4 - La Cuenta Corriente:
Concepto y Elementos:
La cuenta corriente bancaria es la operación tradicional de la banca
comercial y la que le permite a su vez disponer de lo que se conoce como
segunda moneda que es el cheque. Ésta es la única operación típicamente
bancaria regulada en nuestro Código de Comercio (Art. 791 a 797).
Esta operación se estructura en base a tres elementos: 1.) Contable: como
soporte de la cuenta; 2.) Un régimen de compensación de créditos y
débitos en la cuenta; 3.) Servicio de Caja que consiste en la actuación del
banco en los cobros y pagos que efectúa.
Intentando definirlo podemos decir que es un contrato bilateral, realizado
entre un banco comercial y un cliente, por el cual este último se obliga a
mantener suficiente provisión de fondos o en su caso contar con la
correspondiente autorización para girar en descubierto. El banco a su vez,
se obliga a prestar el servicio pasivo de conservar la suma depositada o
acreditada y el servicio activo de pagar atendiendo a las órdenes del cliente
relativas al movimiento del dinero, conforme a las modalidades
convenidas.





6

El contrato:
El contrato se instrumenta a través de lo que se conoce como una solicitud
de cuenta corriente. La reglamentación (OPASI 2) preceptúa el contenido
mínimo de dicha solicitud, pero al mismo tiempo prevé la posibilidad de
que las partes amplíen ese contenido.
Las reglas del Código de Comercio son insuficientes y dejan un amplio
margen a la libertad de las partes para realizar sus estipulaciones. Además
muchas de estas normas remiten a esas convenciones tal como sucede con
el Art. 791.
Es una exigencia de las normas que regulan el contenido mínimo helecho
de que la cuenta cuente con la posibilidad del uso del cheque resultando
invalida cualquier tipo de limitación al respecto.
La solicitud debe tener al menos:
1.) La identificación del cliente;
2.) Referencias sobre solvencia moral y material;
3.) Compromiso de no librar cheques sin fondo;
4.) Conformidad para efectuar débitos;
5.) Las estipulaciones sobre comisiones y gastos;
6.) En ciertos casos la obligación de declarar el origen de los fondos.

Caracteres del Contrato:
Las características más aceptadas de este contrato son las siguientes:
1.) Típico,
2.) Consensual,
3.) Bilateral,
4.) De adhesión,
5.) Ejecución continuada,
6.) Intuitupersonae,
7.) Oneroso.

Modalidades de cuenta:
La cuenta corriente puede estar a nombre de una o más personas y a su
vez podría estar también a la orden de otra u otras y a partir de allí se
clasifican:
1.) A nombre de una y a la orden de otra.
2.) Cuenta a orden recíproca o indistinta.
3.) Cuenta a orden conjunta




7


Por otro costado, tenemos las cuentas abiertas a nombre de las sociedades
o de una persona jurídica y en tal supuesto a de estar a la orden de la
persona que la sociedad establezca.
Estas modalidades poseen consecuencias en orden a la extracción de los
fondos, los fallecimientos, las inhabilitaciones, la responsabilidad y el cierre
de la cuenta.
Al respecto se sugiere ver: Castellano y D`Felice, Pág. 393 y ss.

Obligaciones de las Partes:
Del Cliente:
- Mantener provisión de fondos.
- Presentar al banco las observaciones que tuviere sobre los resúmenes.
- Actualizar la firma.
- Denunciar el extravío o sustracción de cheques.
- Informar el cambio de domicilio.
- Integrar correctamente los cheques.
- Devolver la chequera y los cheques frente al cierre de la cuenta.
- Las personas jurídicas deben informar las modificaciones estatutarias.
- Luego del cierre debe informar los cheques emitidos.

Del Banco:
- Tener la cuenta al día (Art. 797)
- Acreditar en el día las imposiciones.
- Enviar resúmenes mensuales.
- Pagar los cheques.
- Informar sobre el registro de los cheques de pago diferido.
- Controlar los formularios.
- Controlar los endosos.
- Informar al Central el rechazo de los cheques y las multas no pagadas.

Cierre de la Cuenta y Suspensión del Servicio de Cheque:
La reglamentación alude a la suspensión del servicio de cheque como una
medida previa al cierre de la cuenta, lo cual es razonable si se analiza que
en una cuenta que viene operando, lo natural es que existan cheques
librados a fecha y por ende la cuenta debe permanecer activa hasta que




8

venza el último de los valores librados. Sin perjuicio de ello para ir
desactivándola se requiere que no se libren más cheques.
Son causales de cierre:
- La decisión de las partes, con el correspondiente preaviso.
- La inhabilitación del cuentacorrentista.
- Cuando hubiere una decisión judicial o administrativa en tal
sentido.
- Por rechazo de cheques sin fondo.
- Por rechazo de cheques por defectos formales.
- Por quiebra.

En función de la causal de cierre son las consecuencias que resultan. Al
respecto se sugiere ver la bibliografía básica.
Efectos del cierre:
Producido el cierre, de existir saldos disponibles, los mismos pasan a una
cuenta especial de saldos inmovilizados. En caso de saldo deudor, éstos
generan los intereses moratorios y compensatorios convenidos, frente al
cual responden todos los titulares de la cuenta en forma solidaria.
A su vez, el Art. 793 del Código de Comercio le acuerda a dicho saldo un
tratamiento privilegiado puesto que habilita a que la entidad pueda emitir
un certificado de dicho saldo y proceder al cobro por la vía ejecutiva.