Materia: Derecho Privado VII. Sucesiones – Profesor: Esp. Ab.

Adriana María Warde | 1



Módulo 4
Unidad 9
Lectura 9



















Materia: Derecho Privado VII. Sucesiones
Profesor: Esp. Ab. Adriana María Warde







Materia: Derecho Privado VII. Sucesiones – Profesor: Esp. Ab. Adriana María Warde | 2



9. MASA HEREDITARIA

9.1. MASA

La masa es el conjunto de bienes que se reúnen con un fin determinado. Ese conjunto
constituye un todo sometido a reglas propias y se forma con tales o cuales bienes, según el
propósito que se tenga en vista. Por ello, en materia sucesoria podemos decir que, masa es el
conjunto de bienes y objetos materiales trasmitidos por el causante.

Se debe diferenciar la masa indivisa de la que se forma para determinar las porciones de
cada heredero.

En la masa indivisa son ajenos los créditos divisibles, los que se fraccionan ipso iure
desde la muerte del causante; el activo puede modificarse aumentando o disminuyendo en su
cuantía durante el tiempo que dure la indivisión; y así habrá de incrementarse con los aumentos
experimentados por las cosas por accesión como también con los frutos que ellas produzcan, y
por los que pudiesen provenir de la acción de reducción de una donación inoficiosa del causante.

También formarán parte de la masa los bienes que los herederos adquieran por compra
que hicieren con dinero de la sucesión (subrogación real).

La masa hereditaria propiamente dicha: incluye los créditos divisibles y servirá para
determinar en el acto de la partición, los valores o bienes adjudicables a cada heredero, según las
normas de concurrencia (créditos a favor de la sucesión, contra extraños y contra los mismos
herederos).

Al hablar de masa distinguimos:

a) Masa hereditaria

- Conjunto de bienes que componen la herencia, todo cuanto el causante tenía cuando murió y
que pasa a sus herederos.

- En ella entra toda la actividad patrimonial del difunto con excepción de aquellos derechos que se
extinguen con su persona.

b) Masa indivisa

- Es la misma masa hereditaria excluidos los créditos divisibles.

- Éstos entran a formar parte del patrimonio particular de los herederos desde la muerte del
causante, porque se dividen de pleno derecho.

c) Masa partible

- Comprende la masa hereditaria, reuniendo las cosas existentes, los créditos, tanto de extraños
como de los mismos herederos, a favor de la sucesión, y

- Debe comprender no sólo la masa hereditaria (detallada anteriormente) sino también los valores
a colacionar (art. 3469).





Materia: Derecho Privado VII. Sucesiones – Profesor: Esp. Ab. Adriana María Warde | 3




d) Masa a los efectos de determinar la legitima

- Tiene por finalidad saber si la legítima de los herederos forzosos ha sido lesionada por el difunto
con donaciones hechas en vida.

- El Art. 3602 determina cómo se forma esa masa, estableciendo: “Para fijar la legítima se
atenderá al valor de los bienes quedados por muerte del testador. Al valor líquido de los bienes
hereditarios se agregará el que tenían las donaciones, aplicando las normas del Art. 3477. No se
llegará a las donaciones mientras pueda cubrirse la legítima reduciendo a prorrata o dejando sin
efecto, si fuere necesario, las disposiciones testamentarias.”



9.2. INDIVISIÓN HEREDITARIA


El llamamiento de varias personas, sea por la ley o por testamento, a una herencia y la
aceptación de éstas convierte a los sujetos en coherederos. Es decir que queda instaurada entre
ellos una comunidad referida a los bienes de la herencia; la cual se constituye por el hecho de ser
varios los llamados a suceder.
De allí que frente a la apertura de la sucesión, acaecen o pueden acaecer dos fenómenos:
uno de división y otro de aglutinación.
- el primero tiene lugar respecto a los créditos y deudas divisibles
- el segundo sobre el resto de los bienes o derechos que integran el haber de la sucesión
La producción de estos fenómenos depende de:
- que hayan quedado varios herederos, y
- que el patrimonio trasmitido esté‚ integrado por las dos clases de bienes antes mencionadas


Qué ocurre si quedó un solo heredero

→ Éste adquiere en forma simultánea su derecho a la herencia y la propiedad de los bienes que
componen el acervo.

Existencia de varios herederos

→ Normalmente produce los fenómenos nombrados.

→ Excepto que el ascendiente realice la partición entre sus descendientes y ésta no es objetada
después de la muerte del ascendiente.

Por qué se produce la indivisión o comunidad hereditaria

- La ley establece en la sucesión intestada dos criterios para la distribución de los bienes; uno
referido a los órdenes hereditarios que deben concurrir a la sucesión, otro relacionado con la
participación de cada uno de esos ordenes en la masa de bienes trasmitidos y en su distribución
entre los integrantes de cada orden.

- En la sucesión testamentaria si se instituyen varios herederos, cada uno recibirá lo que haya
dispuesto el testador. Si nada dijo la distribución se hará por partes iguales.





Materia: Derecho Privado VII. Sucesiones – Profesor: Esp. Ab. Adriana María Warde | 4




Ello pues, cuando los bienes dejados no se adjudican inmediatamente quedan éstos en
una situación de comunidad, de la que se sale con la partición.
El llamamiento de varias personas, por ley o testamento a una herencia, y la aceptación de
estas, convierten a los sujetos en coherederos. Es decir, queda instaurada entre ellos una
comunidad referida a los bienes de la herencia, comunidad incidental puesto que no se constituye
por voluntad de sus integrantes sino por el hecho de ser varios a suceder.
La comunidad hereditaria implica como supuesto necesario, la aceptación del llamamiento
por parte de dos o más sucesores universales, esa universalidad es la neta diferencia con otras
comunidades.

Contenido

La comunidad hereditaria tiene por contenido los bienes y objetos materiales trasmitidos
por el causante, los cuales concentrados, han de constituir la masa sucesoria, en dicha masa son
ajenos los créditos divisibles, los que se fraccionan ipso iure desde la muerte del causante.
Su activo aumenta y disminuye en su cuantía durante el tiempo de la indivisión, y así se
incrementar por accesión de las cosas, por los frutos que produzcan, por los bienes comprados
con dinero de la sucesión y los que provengan de una acción de reducción de una donación
inoficiosa del causante.
Y debe distinguirse esta masa indivisa de la formada para determinar las porciones de
cada heredero, en la que a los bienes dejados por el causante habrán de agregarse los valores de
lo recibido por los herederos en vida de aquél (Art. 3469).

Duración

La comunidad es una situación accidental y pasajera que la ley en forma alguna fomenta y
los interesados en la partición podrán pedirla en todo tiempo, no obstante cualquier prohibición del
testador o convenciones en contrario. Aunque una parte de los bienes hereditarios no pueda ser
objeto de división inmediata, se puede demandar la partición de aquellos que son actualmente
partibles.

Extinción

- Modo normal → Partición

- Cuando desaparece la comunidad →

1.-Porque no han quedado bienes.
2.-Por no haber quedado entre quienes repartir la herencia.
3.-Por constituir los herederos una Sociedad aportando sus partes alícuotas.
4.-Cuando se adjudican pro-indiviso los bienes hereditarios: condominio.


Del estado de indivisión

Si hay varios la posesión de la herencia por uno aprovecha
herederos a los otros (Art. 3449)








Materia: Derecho Privado VII. Sucesiones – Profesor: Esp. Ab. Adriana María Warde | 5



indiviso puede reivindicar contra los terceros
Cada heredero detentadores de inmuebles de la herencia y
ejercer hasta la concurrencia de su parte, las
acciones que tiendan a conservar sus derechos,
bajo reserva del resultado de la partición (Art. 3450)



Ningún Heredero tiene derecho de administrar la sucesión y la
decisión del mayor número no obligan a los
que no han consentido.



El Juez resolverá sobre la administración (Art. 3451)




Casos de indivisión forzada temporaria

La ley 14394 establece cinco casos de indivisión forzada:

1. Indivisión hereditaria impuesta por el causante
Conforme el art. 51 de la ley 14.394, toda persona puede imponer a sus herederos, aún
forzosos, la indivisión de los bienes hereditarios por un plazo no mayor de diez años.

2. Indivisión hereditaria pactada por los herederos.
El art. 52 de la ley 14.394 posibilita que la indivisión sea pactada por los herederos,
estableciendo: Los herederos podrán convenir que la indivisión entre ellos perdure total o
parcialmente por un plazo que no exceda de diez años, sin perjuicio de la partición temporaria del
uso y goce de los bienes entre los copartícipes.
Si hubiere herederos incapaces, el convenio concluido por sus representantes legales no
tendrá efecto hasta la homologación judicial.
En lo que respecta a la duración, la norma permite dos posibilidades: 1) se autoriza la
renovación de los convenios, a su vencimiento, por el mismo lapso, y 2) la parte final de la norma
dispone que cualquiera de los herederos podrá pedir la división antes del vencimiento del plazo,
siempre que mediaren causas justificadas.

3. Indivisión de un bien determinado o de un establecimiento impuesto por el causante.
Cuando se tratase de un bien determinado o de un establecimiento comercial, industrial,
agrícola, ganadero, minero, o cualquier otro que constituya una unidad económica, el lapso de la
indivisión impuesta por el causante podrá extenderse hasta que todos los herederos alcancen la
mayoría de edad, aún cuando ese tiempo exceda los 10 años. (art. 51 – ley 14.394)

4. Indivisión de un establecimiento impuesta por el cónyuge supérstite.
Dispone el art. 53 de la ley 14.394 que cuando en el acervo hereditario existiere un
establecimiento comercial, industrial, agrícola, ganadero, minero o de otra índole, tal que
constituya una unidad económica, el cónyuge supérstite que lo hubiese adquirido o formado en
todo o en parte podrá oponerse a la división del bien por un término máximo de diez años.
El mismo artículo establece que, a instancia de cualquiera de los herederos, el juez podrá





Materia: Derecho Privado VII. Sucesiones – Profesor: Esp. Ab. Adriana María Warde | 6



autorizar el cese de la indivisión antes del término fijado, sin concurriesen causas graves o de
manifiesta utilidad económica que justificasen la decisión. Durante la indivisión, la administración
del establecimiento competerá al cónyuge sobreviviente.

5. Indivisión de la casa habitación impuesta por el cónyuge supérstite.
La parte final del art. 53 de la ley 14.394 autoriza al cónyuge supérstite a pedir la indivisión,
también por el término de diez años, de la casa habitación construida o adquirida con fondos de la
sociedad conyugal formada con el causante, si fuera la residencia habitual de los esposos.

Relaciones que determina la comunidad hereditaria

a) Relaciones externas: las que frente a terceros, permiten a cada coheredero oponer la
cotitularidad sobre la comunidad hereditaria como objeto único.

b) Relaciones internas: las que, entre coherederos, permiten a cada uno asumir frente a los
demás la cotitularidad sobre la cuota que le pertenece en la comunidad.


RELACIONES EXTERNAS: Regulación Legal

El Art. 3449 establece que si hay varios herederos de una sucesión, la posesión de la herencia
por alguno de ellos, aprovecha a los otros. Cuando cualquiera de los herederos, a título de tal,
posee un bien particular comprendido en la comunidad, no lo hace en concepto de dueño
exclusivo sino como miembro de la comunidad a la que corresponde el derecho sobre la cosa.

El Art. 3450 dispone que cada heredero, en el estado de indivisión, puede reivindicar contra
terceros detentadores los inmuebles de la herencia y ejercer hasta la concurrencia de su parte,
todas las acciones que tengan por fin conservar sus derechos en los bienes hereditarios, sujeto
todo al resultado de la partición.

DE PROTECCIÓN A LA INTEGRIDAD DE LA MASA TRASMISIBLE

Acción Reivindicatoria - Art. 3450 - Condición en que actúa el accionante:

Cuando un bien hereditario se encuentra en poder de un tercero, cualquiera de los
coherederos puede ejercer la acción reivindicatoria para procurar que dicho bien reingrese a la
comunidad hereditaria.
El art. 3450 concede este derecho: “Cada heredero, en el estado de indivisión, puede
reivindicar contra terceros detentadores los inmuebles de la herencia, y ejercer hasta la
concurrencia de su parte, todas las acciones que tengan por fin conservar sus derechos en los
bienes hereditarios, sujeto todo al resultado de la partición.”
La mentada acción reivindicatoria que tiene el coheredero contra terceros, como las
medidas conservatorias lo son sólo en la medida de su internes, de su alícuota y no más allá.
"Algunos autores sostuvieron que la norma sólo da derecho a reivindicar la parte del
heredero demandante pero, en la actualidad, la doctrina y la jurisprudencia se inclinan
decididamente por la admisión de la reivindicación del inmueble en su totalidad".
1

"Para llegar a esta conclusión se fundan en que el art. 3416 dispone que la propiedad y la
posesión son indivisibles y que la limitación de la acción “hasta la concurrencia de su parte” debe

1
Azpiri, Jorge O.: “Manual de derecho sucesorio”, 3ra. Edición ampliada, Ed. Hammurabi, Bs. As. 1998,
pág. 206.





Materia: Derecho Privado VII. Sucesiones – Profesor: Esp. Ab. Adriana María Warde | 7



ser entendida como que alude a que la acción no da derecho a considerarse propietario ya que la
parte proporcional del bien sino que su resultado se definirá con la partición. La acción de
reivindicación, no puede ejercerse en cuotas ideales sino sobre la totalidad de los bienes que se
encuentren en poder de terceros. El bien reivindicado se incorpora a la comunidad hereditaria y su
destino final se determinará con la partición".
2


Alcances:
Durante el estado de indivisión, ninguno de los coherederos es cotitular en el dominio de
los bienes de la herencia, singularmente considerados, su sucesión tiene por objeto un todo ideal
sin consideración a su contenido particular.
De acuerdo a dicho artículo, el coheredero reivindica para la comunidad y si dicha acción
progresa, el bien es reivindicado en su totalidad para la comunidad.
Pero si la demanda del coheredero es rechazada, la sentencia no hace cosa juzgada
contra los restantes coherederos que no fueron parte en el juicio, pues es evidente que la
sentencia desfavorable que se dictara en la reivindicación, no podrá ser opuesta a los que no
participaron en el juicio, precisamente porque el copropietario reivindicante actúa en su propio
interés y no en representación de los demás.


9.3. DIVISIÓN DE LOS CRÉDITOS Y DEUDAS DE LA SUCESIÓN

Es preciso distinguir entre Deuda y Cargas de la Sucesión:
Cuando se habla de Deudas se hace referencia a la obligación que asumió el causante en
vida y que se trasmiten por causa de muerte. En cambio las Cargas de la Sucesión son
obligaciones que nacen una vez producido el fallecimiento y que son necesarias desde la apertura
de la sucesión.

División de los créditos hereditarios (producida la apertura de la sucesión)

Como dijimos, producida la apertura de la sucesión y existiendo pluralidad de herederos se
opera una polarización entre los elementos que constituyen el acervo hereditario:
Las cosas corporales pasan a integrar el objeto de la indivisión mientras que los créditos
(con tal que sean divisibles) se dividen de pleno derecho entre los comuneros, desde el momento
mismo de la muerte del causante, tal como lo dispone el Art. 3485, en proporción de la parte por la
cual uno de ellos es llamado a la herencia.
De allí que las cosas queden transitoriamente indivisas, porque su divisibilidad debe
determinarse previamente y configurarse luego en el acto de la participación, mientras que los
créditos divisibles se heredan ya divididos, dado que corresponden, a prestaciones que pueden
ser objeto de ejecución parcial. Y decimos que los créditos se dividen de pleno derecho; porque
están representados por una cantidad del signo monetario y por tanto no hay peligro de repartición
desigual.

Consecuencias de la división de pleno derecho

1.-Desde la muerte del autor de la sucesión, cada heredero está autorizado para exigir hasta la
concurrencia de su parte hereditaria, el pago de los créditos a favor de la sucesión. (Art. 3486)

2.-El deudor de un crédito hereditario se libra en parte de su deuda personal, cuando paga a uno
de los herederos la parte que este tiene en ese crédito. (Art. 3488)

2
Azpiri, Jorge O.: Ob. cit. pág. 206.





Materia: Derecho Privado VII. Sucesiones – Profesor: Esp. Ab. Adriana María Warde | 8



3.-La deuda que uno de los herederos tiene a favor de la sucesión, lo mismo que los créditos que
tuviere contra ella, no se extinguen por confusión, sino hasta la concurrencia de su parte
hereditaria, excepto si hubiese aceptado la herencia bajo beneficio de inventario. (Art. 3494)

4.-Todo heredero puede ceder su parte en cada uno de los créditos de la herencia. (Art. 3487)

5.-Los acreedores personales de uno de los herederos pueden embargar su parte en cada uno de
los créditos hereditarios, y pedir que los deudores de esos créditos sean obligados a pagarlos
hasta la concurrencia de esa parte. (Art. 3489)


Insolvencia del deudor

En caso que después del pago parcial hecho a uno de los coherederos, el deudor cayere
en la insolvencia, los que no cobraron deberán soportar la insolvencia, pero esto no indica que el
importe percibido por el heredero que cobró sea descontado en su hijuela y que en la masa de
cálculo particional se excluya debido a la insolvencia del deudor: el valor total del crédito.
Si con posterioridad a la partición, el crédito pudiera ser satisfecho en la parte no cobrada,
el valor aprovechara exclusivamente a los herederos que tuvieron que soportar la anterior
insolvencia del deudor.


Consecuencias de la división de las deudas

Las deudas se dividen de pleno derecho entre los herederos en proporción a la parte por la
cual ha sido llamado a la herencia, desde el momento mismo del fallecimiento del causante.

Sus consecuencias son:

- Cada uno de los herederos puede librarse de su obligación pagando su parte en la deuda. (Art.
3491)

- Si muchos sucesores universales son condenados conjuntamente en esta calidad, cada uno de
ellos será solamente considerado como condenado en proporción de su parte hereditaria. (Art.
3492)

- La interpelación hecha por los acreedores de la sucesión a uno de los herederos de la deuda, no
interrumpe la prescripción respecto de los otros. (Art. 3493)

- La insolvencia de uno o de muchos de los herederos no grava a los otros y los solventes no
pueden ser perseguidos por la insolvencia de sus coherederos. (Art. 3495)

- Si uno de los herederos muere, la porción de la deuda que le era personal en la división de la
herencia se divide y se fracciona como todas las otras deudas personales entre sus herederos en
la porción en que cada uno de ellos está llamado a la sucesión de este último. (Art. 3496)

- Si uno de los herederos ha sido cargado con el deber de pagar la deuda por el título constitutivo
de ella, o por un título posterior, el acreedor autorizado a exigirle el pago conserva su acción
contra los otros herederos para ser pagado según sus porciones hereditarias. (Art. 3497)







Materia: Derecho Privado VII. Sucesiones – Profesor: Esp. Ab. Adriana María Warde | 9



Conflicto con la obligación de colacionar y con la partición

Aquí el interrogante que se plantea es el siguiente: ¿Corresponde imputar la deuda en la
hijuela del deudor heredero compensando dicha deuda en la adjudicación en favor de los demás
coherederos?

El asunto es importante cuando el heredero deudor es insolvente, porque:

a) De admitirse la colación de la deuda en la liquidación los coherederos no soportarán su
eventual insolvencia pues gozarán de un verdadero derecho de preferencia para satisfacer
el crédito que adquieren en su carácter de sucesores del causante acreedor, descontando
en la hijuela del deudor el importe de la deuda.

b) Si por el contrario, la colación no fuere admitida a los coherederos en su calidad de
acreedores del heredero deudor, no les será dado sino que concurrirán con los demás
acreedores personales de este a cobrar a prorrata, o a soportar su insolvencia.

Ahora bien, debemos tener presente, que dentro del ámbito de las relaciones internas, la
colación es perfectamente viable, pues por un acuerdo pueden resolverla imputando en el importe
del crédito que contra el causante tiene ya como recibido, en su hijuela; y si hubiere oposición sólo
del deudor, el juez podrá aprobar la colación en la medida que ella preserva la igualdad de todos
los herederos forzosos.

Pero si los acreedores personales del heredero insolvente que deberá colacionar se
oponen porque de ese modo adjudicaran menor cantidad de bienes a ese heredero, los otros
herederos no podrán imponerla y deberán concurrir con aquellos y soportar a prorrata la
insuficiencia de los bienes que se le adjudiquen al deudor, pues los acreedores son extraños a las
relaciones que crea la comunidad hereditaria.

En el acto de la partición puede adjudicarse la deuda hereditaria, por entero a uno de los
coherederos. El acreedor podrá ejecutar a aquel que asume la responsabilidad, no obstante, la
adjudicación no implica que los demás herederos queden exonerados de responsabilidad pues el
Art. 3497 dispone que el acreedor conserva su exigencia de pago contra los otros herederos
según sus porciones hereditarias aunque en la partición hubiesen recibido una fracción inferior a
esa parte, excepto sus derechos contra sus coherederos.

Los acreedores de la herencia, reconocidos como tales, pueden exigir que no se entreguen
a los herederos sus porciones hereditarias, ni a los legatarios sus legados, hasta no quedar
pagados de sus créditos (Art. 3475).


Situación de los Legatarios

El Art. 3501 establece: Los legatarios de objetos particulares, o de sumas determinadas de
dinero, sólo son responsables de las deudas de la herencia cuando los bienes de ésta no
alcanzasen, y lo serán entonces por todo el valor que recibieren, contribuyendo entre ellos en
proporción de cada legado.

Asegurando la contribución de los legatarios y para evitar los posibles perjuicios que la
insolvencia de aquéllos puede ocasionar al heredero, se establece en el art. 3500: Los herederos,
para sustraerse a las consecuencias de la insolvencia de los legatarios, pueden exigir de ellos el





Materia: Derecho Privado VII. Sucesiones – Profesor: Esp. Ab. Adriana María Warde | 10



pago inmediato de la parte con que deban contribuir a satisfacer las deudas de la sucesión.

En cuando a los legatarios de cuota están obligados a responder por las deudas en
proporción a su parte, y se confiere a los acreedores la opción de dirigirse contra el legatario
reclamando la parte por la cual está obligado a ejecutar directamente a los herederos con
prescindencia de aquél, en cuyo caso‚ éstos podrán exigirle la parte correspondiente. (Art. 3499)


9.4. RELACIONES DE LOS COHEREDEROS ENTRE SÍ

ADMINISTRACIÓN DE LA HERENCIA

El Art. 3451 dispone: Ninguno de los herederos tiene el poder de administrar los intereses
de la sucesión. La decisión y los actos del mayor número no obligan a los otros coherederos que
no han prestado su consentimiento. En tales casos el juez debe decidir las diferencias entre los
herederos sobre la administración de la sucesión.

DESIGNACIÓN DE ADMINISTRADOR

Hay dos posibilidades:

1. Si aún no se hubiera dictado la declaratoria de herederos, el juez podrá designar en una
audiencia un administrador provisional, recayendo tal nombramiento sobre el cónyuge
supérstite o en el heredero que prima facie hubiere acreditado mayor aptitud para el
desempeño del cargo. Si no hubiere nadie en esas condiciones, el juez nombrará a un
abogado.
El administrador así nombrado o designado continuará hasta que se nombre uno definitivo
o los herederos resuelvan su cese.

2. Pero si la declaratoria hubiese sido dictada o se hubiese declarado válido el testamento, el
juez convocara a audiencia para designar a un administrador definitivo, que podrá ser el
cónyuge supérstite o el propuesto por la mayoría.


FACULTADES DEL ADMINISTRADOR

El administrador de la sucesión sólo podrá realizar actos conservatorios de los bienes
hereditarios. Con respecto a la retención o disposición de fondos, podrá hacerlo sólo para pagar
gastos normales de administración, y los gastos extraordinarios deberán ser autorizados por el
juez. No podrá arrendar inmuebles sin el consentimiento de todos los herederos.
Cuando no mediare acuerdo entre los herederos, el administrador podrá ser autorizado por
el juez para promover, proseguir o contestar las demandas de la sucesión.
Si existieren razones de urgencia podrá prescindir de dicha autorización, pero deberá dar
cuenta al juzgado en forma inmediata.

Obligaciones del Administrador

Se le impone la rendición de cuentas trimestralmente, excepto que la mayoría de los
herederos hubiesen acordado fijar otro plazo. Al terminar sus funciones remitirá una cuenta final.







Materia: Derecho Privado VII. Sucesiones – Profesor: Esp. Ab. Adriana María Warde | 11



Derechos del Administrador

No podrá recibir honorarios hasta que la rendición de cuentas fuese aprobada, pero sí
sumas periódicas como adelantos, cuando la cuenta final excediera los seis meses.
Podrá nombrar auxiliares para su gestión si cuenta con autorización judicial.

Fin de las funciones

Normalmente, habrán de concluir al poner fin a la comunidad hereditaria, pero podrá ser
removido de oficio o a pedido de parte por el mal desempeño.


POSESIÓN

Según el Art. 3449, si hay varios herederos de una sucesión, la posesión de la herencia
por alguno de ellos aprovecha a los otros.


9.5. LOS ACREEDORES DEL CAUSANTE FRENTE A LOS HEREDEROS

La separación de patrimonios - Acreedores del Causante

Hemos estudiado que en virtud del principio de continuidad en la persona del causante por
el heredero y de la confusión de patrimonios, el heredero se transforma en acreedor o deudor
personal de todo lo que el difunto era acreedor o deudor (art. 3417).

En ese contexto, la legislación ha implementado medios para evitar que los acreedores de
la sucesión (es decir del causante) concurran con los acreedores personales del heredero, viendo
así menguada la garantía patrimonial que, para aquéllos, representaba el patrimonio del causante.
Esto se debe a que el patrimonio del causante es la garantía de sus acreedores, que han tenido
en vista, al concederle el crédito, su capacidad, su integridad, su prudencia en el manejo de los
negocios.

Surge de este modo la institución de la llamada separación de patrimonios, que podemos
conceptualizar diciendo que:

Es una institución que permite a los acreedores del causante o acreedores de la sucesión,
oponer un derecho de preferencia a cobrar ellos antes que los acreedores del heredero con los
bienes que éste haya recibido de la herencia del causante.

Puede solicitarla todo acreedor de la sucesión o los legatarios (arts. 3433-3436) siendo el
único requisito necesario, la presentación de la documentación donde consta el crédito.













Materia: Derecho Privado VII. Sucesiones – Profesor: Esp. Ab. Adriana María Warde | 12




contra todo del heredero por privilegiado que sea su crédito, la
Los acreedores acreedor formación del inventario a su costa y la separación
de la sucesión de los bienes de la herencia de los del heredero, a
pueden demandar fin de hacerse pagar sobre los bienes de la sucesión
con preferencia de aquél. (art. 3433)



de los patrimonios aunque sus créditos no sean exigibles,
la separación sean eventuales o condicionales pero los acreedores
personales del heredero pueden ser pagados de la
sucesión, otorgando fianza de devolver lo recibido si la
condición no se cumple a favor del acreedor de la
sucesión. (art. 3434)


del patrimonio del deudor, del patrimonio del fiador, si
el deudor ha heredado al fiador y recíprocamente. (art.
3444)







Los Acreedores no pueden demandar la separación si han aceptado al heredero como
de la Sucesión deudor, abandonando los títulos conferidos por el difunto (art. 3447) sin
juzgarse tales por haber recibido, del heredero intereses vencidos de
sus créditos. (art. 3448)


que sólo son herederos en una parte de la herencia, pueden demandar la
separación de los patrimonios. (art. 3435)






Los Legatarios pueden demandar la separación de los patrimonios para ser pagados del
patrimonio del difunto antes que los acreedores personales del heredero.
(art. 3436)










Materia: Derecho Privado VII. Sucesiones – Profesor: Esp. Ab. Adriana María Warde | 13





Los Acreedores pueden pedir las medidas conservatorias antes de demandar la separación.
y Legatarios (art. 3443)


que han demandado la separación, pueden concurrir sobre los bienes
personales del heredero con los acreedores particulares de éste y, aún
con preferencia si la calidad de sus créditos les hace preferibles. (art. 3446)





Los Acreedores no pueden pedir la separación de patrimonios contra los acreedores de la
del Heredero sucesión. (art.3437)


conservan sus derechos sobre lo que resta de los bienes de la sucesión,
una vez pagados los créditos del difunto. (art. 3446)







La Separación de Patrimonios



Puede ser colectivamente contra todos los acreedores del heredero o individualmente
demandada contra alguno de ellos, o colectivamente contra la herencia o respecto de cada
uno de los bienes de ella. (art.3438)

mientras los bienes estén en poder del heredero o del heredero de éste. (art.
3443)


en todos los casos que convengan al derecho de los acreedores. (art. 3444)





Es a los frutos naturales o civiles que los bienes hereditarios hubiesen producido
aplicable después de la muerte del autor, si son bien identificados en su origen. (art. 3439)








Materia: Derecho Privado VII. Sucesiones – Profesor: Esp. Ab. Adriana María Warde | 14




sino a los bienes que han pertenecido al difunto y no a los dados en vida al
No puede heredero, aún colacionables, ni a los bienes que provienen de una acción de
aplicarse reducción de donación entre vivos. (art. 3441)

a los muebles de la herencia confundidos con los del heredero sin que se pueda
distinguirlos. (art. 3442)




crea a de los acreedores un derecho de preferencia en los bienes hereditarios sobre
favor cualquier acreedor del heredero. (art. 3445)





Forma de ejercitar el Derecho

La forma de la petición no configura una demanda. Se trata de una facultad, libre en su
ejercicio que no presupone condiciones ni controversias.

El acreedor hereditario puede limitarse a ejercer su acción contra otro u otros herederos
personales de los herederos individualizando un bien en especial, o diversos bienes adjudicados
al heredero, oponiendo su preferencia para ser pagado con su ejecución.

No es indispensable la necesidad de la confección del inventario. Si se hiciera el inventario
será a costa del acreedor que lo solicite.


Bienes a los que se aplica

La separación comprende todos los bienes que integraban el acervo del causante.

El Art. 3440, reza: Si el heredero hubiese enajenado los inmuebles o muebles de la
sucesión, antes de la demanda de separación de patrimonios, el derecho de demandarlos no
puede ser ejercido respecto de los bienes enajenados, cuyo precio ha sido pagado. Pero la
separación de patrimonios puede aplicarse al precio de los bienes vendidos por el heredero
cuando aún es debido por el comprador; y a los bienes adquiridos en reemplazo de la sucesión,
cuando constase el origen y la identidad.

Se aplica también a los frutos naturales y civiles de los bienes hereditarios.


Efectos de la Separación

Principio General: los efectos jurídicos de la separación de patrimonios se reducen a
establecer una preferencia en favor de los acreedores y legatarios del causante sobre los demás
acreedores del heredero.






Materia: Derecho Privado VII. Sucesiones – Profesor: Esp. Ab. Adriana María Warde | 15



A su vez, la preferencia tiene efectos individuales, circunscriptos al solicitante y que no
alcanzan colectivamente a los demás acreedores.

Hablamos de Extinción:

a.- Cuando se acepta al heredero como deudor, abandonando los títulos conferido por el difunto.

b.- Cuando se produce la confusión de los bienes hereditarios con los propios del heredero, sin
que sea posible su individualización.