Manual para la Enseñanza de la

“Supervivencia”
en Campamentos Cristianos

Campamento Guayamba - Iglesia Cristiana Evangélica
Alvear esq. San Luis - Frías - Santiago del Estero - Argentina
© 1996 – Germán Freille


Introducción a la Supervivencia

Una de las necesidades mas antiguas del hombre ha sido la de alejarse
periódicamente de su residencia habitual. Lo hace impulsado por esas
ansias de cambiar lo rutinario de las grandes ciudades por un clima
sano, un poco de relax, diversión y porque no también dar rienda suelta a
ese espíritu aventurero que todos llevamos dentro. Muchas de estas
personas, jóvenes, adolescentes y niños concurren a campamentos
cristianos en busca estas cosas, pero pronto cumplen sus expectativas, y
directivos e instructores se ven en dificultades para innovar en sus
programaciones de manera que incluyan nuevas actividades que
atraigan la atención de los acampantes.
La enseñanza de la supervivencia en campamentos cristianos no es
nueva, puesto que un gran numero de campamentos en Canadá, USA, y
varios países de Europa la han incorporado como actividad para sus
acampantes, no siendo así en la gran mayoría de los campamentos
sudamericanos. Por consiguiente es nuestra finalidad, poner a
disposición de quienes deseen incorporar a sus campamentos una
actividad novedosa y a quienes deseen realizar campamentos
exclusivamente dedicados a la supervivencia, este manual que no
pretende abarcar la totalidad de esta materia, pero que les servirá para
introducirse en la supervivencia, disponer de un pequeño material de
consulta e incorporar algunas ideas prácticas a su campamento.

Generalidades

La supervivencia estudia como salir vivo en casi cualquier tipo concebible
de accidente o desastre que el entorno en que vivimos pudiera generar,
pero en el lenguaje actual y en el sentido que le daremos a su enseñanza
en campamentos, significa algo mas: es el arte de sobrevivir, el hallarse
siempre dispuesto a poder improvisar, sirviéndose de cualquier cosa. Se
trata de una ciencia, un deporte, o un desafío constante, según se la
considere, pudiendo ser mas emocionante que una novela de suspenso,
ya que aquí es a uno mismo a quien se le exige, uno mismo debe
resolver los problemas, somos nosotros mismos quienes debemos ser
astutos, y nosotros quienes tendremos que salir de los problemas, ya sea
mediante trucos, basado en golpes, o usando nuestra inteligencia.
Los accidentes acechan por todas partes, ya se halle uno en un avión, en
la selva amazónica, o cómodamente sentados en nuestra oficina.
Precisamente es en la civilización donde tenemos múltiples posibilidades de sufrir
accidentes: la calle, el hogar, el trabajo, o caminando rodeado de miles de
personas por la gran ciudad.

¿Por qué la enseñamos?

Por que lo único que podemos hacer cuando los problemas llegan
inesperadamente, es estar listos y preparados. Una vez que uno se ha esforzado
por aprender o practicar lo necesario, el cerebro se aferra a lo aprendido y el
subconsciente recurre automáticamente a los conocimientos adquiridos con el fin
de utilizarlos. Esto es, lo que intentamos inculcarles a nuestros campamentistas,
no solamente el conocimiento teórico acerca de temas tales como la alimentación
de emergencia o la defensa personal sino también brindarles la posibilidad de
realizar diferentes actividades prácticas relacionadas con la supervivencia.

Pentágono de la Supervivencia

Este pentágono es una buena ayuda para memorizar cuales son las
principales prioridades para sobrevivir. Sus ángulos representan cuales
serán los objetivos inmediatos, y depende de nosotros a cual de ellos le
otorgaremos mayor importancia. Por ejemplo en el desierto o en el
océano nuestra prioridad será el agua, pero en la montaña será el refugio
y en un accidente aéreo los primeros auxilios.



Como Enseñarla

Dividimos a la supervivencia en dos grupos de temas: Los teóricos y las
actividades prácticas. En los primeros tratamos de ofrecerles
conocimientos útiles acerca de temas que incluyen: primeros auxilios,
señales, defensa personal, orientación, alimentación, ofidismo,
accidentes el hogar, etc. Estos son ideales para los días de lluvia o de
mal tiempo (en los que no podemos realizar muchas actividades al aire
libre) puesto que pueden realizarse en el salón comedor o en las galerías
del campamento. Mas adelante haremos un breve comentario acerca de
algunos de estos temas.
Las actividades prácticas por lo general les encantan a los acampantes,
ya que no solo los divierte sino que también les brindan un entrenamiento
físico y psicológico. Siempre tratamos que con cada una de estas
actividades prácticas ellos reciban una enseñanza espiritual relacionada
con la temática de dicha actividad.
No siempre se necesita gran cantidad de materiales para
improvisar una actividad práctica, pues solo se necesitan
conocimientos y destreza para enseñar defensa personal,
y con solo unas pocas ramas secas puede enseñárseles a prender
una fogata. Mencionamos en estas paginas algunas actividades que
implican una mayor preparación y disponibilidad de materiales, pero
tendremos en cuenta que cada uno podrá adaptarlas a sus
disponibilidades de espacios y materiales, sabiendo que el único limite,
además de la seguridad es la imaginación
Es necesario que el instructor o maestro halla preparado y realizado con
anterioridad todas las actividades, de este modo evitara que los
acampantes pudieran sufrir algún accidente.
Generalmente nos manejaremos con dos tipos de riesgos: El RIESGO
REAL que es el que nosotros conocemos y que siempre trataremos que
sea el menor posible y el RIESGO APARENTE que es el que percibirán
los alumnos y que no interesa si es elevado ya que esto le dará mayor
emoción a la actividad y redundara en mayores beneficios, al prepararlos
para enfrentar mejor sus miedos y prejuicios.
Siempre es conveniente trabajar con grupos reducidos, lo ideal son
pequeños grupos de no mas de 15 o 20 personas pues de esta forma es
mas fácil relacionarse con ellas y permitir que todas realicen la actividad.
Ciertas actividades pueden requerir una vestimenta adecuada (zapatillas,
pantalones, malla de baño, etc.) y conviene prevenirles de antemano
para evitar la perdida de tiempo.
La mayoría de las reglas de supervivencia son validas en todas partes,
sin embargo cada cual podrá utilizarlas según sus necesidades y cual
sea la situación en que uno se encuentre.

Salvamento y Señales

El uso correcto de una señal puede ser sinónimo de pronto rescate. Una
persona o grupo aislado no siempre podrá ser localizado, especialmente
en zonas selváticas, por lo tanto el uso de señales se torna fundamental.
El sistema de reflejos con espejos ocupa el primer puesto entre las
señales visuales. El destello intermitente que produce un espejo,
correctamente dirigido en forma de señal, es imposible de ignorar o ser
confundido, ya sea por un observador terrestre o aéreo y puede ser
detectado a mas de 20 kilómetros de distancia en circunstancias
especiales. Los espejos de señales poseen una pequeña abertura para
poder apuntar hacia donde se desea. Puede improvisarse fácilmente uno
de ellos practicando una abertura en el centro de una superficie metálica
brillante (que puede ser una lata de gaseosa o alimentos). Sosténgala a
pocos centímetros del rostro y apunte al blanco a través del agujero.

Codigo Morse




El humo durante el día y el fuego durante la noche pueden ser
observados desde muy lejos. El humo negro señala mejor en días claros
y se puede obtener agregando al fuego gomas, trozos de algún tapizado,
aceite de motor o trapos engrasados. El humo claro, en cambio, es
apropiado para los días oscuros y se consigue agregando al fuego hojas
verdes, musgo o un poco de agua.
Una señal internacional de auxilio son 3 fogatas colocadas a varios
metros de distancia entre si, formando un triángulo equilátero También
pueden reemplazarse por 3 trapos rojos o 3 cúmulos de piedras, pero
siempre procurando hacer contrastes de colores y sombras que faciliten
la ubicación.
Haga todo lo posible para llamar la atención cambiando el aspecto de
lugar. Ello podrá consistir en pasto quemado, ramas quebradas o tierra
removida. Escriba un S.O.S. cavando en el terreno de forma tal que al
colocar la tierra extraída al rededor de las letras, estas arrojen una
sombra aumentada a la caída del sol. Estas letras podrán ser moldeadas
en grueso tamaño con dimensiones aproximadas a los 30 mts. de
longitud para asegurar su visualización desde una aeronave. Si se
cuenta con combustible suficiente esta señal será rociada y encendida en
el momento oportuno. En la nieve lo mas indicado son los tintes
especiales de color fluorescente.
Emplee el código internacional I.C.A.O. (Internacional Civil Aviation
Organization) que es ampliamente reconocido por los aviadores civiles
de mas de cien países, y que consiste en construir señales en el suelo en
forma geométrica, en medidas superiores a los tres metros. Cuanto más
grande sea una señal, mas posibilidades tendrá de ser vista e
interpretada. Para configurarla se pueden utilizar piedras, troncos, telas,
tierra removida, personas acostadas, o cualquier cosa que pueda
distinguirse de la aeronave de rescate.



Otro ingenioso sistema utilizado para señalar la posición de una pe
rsona extraviada o accidentada en zonas de densa vegetación, consiste
en un globo de brillantes colores, provisto de un largo cordel, que se infla
merced a un pequeño tubo de gas comprimido. De esta forma, al
elevarse el globo sobre el follaje, indica por un tiempo
prolongado el sitio que se desee.
En lo que se refiere a señales acústicas, diremos que tres disparos
seguidos significan una llamada de auxilio, sobre todo de noche. A esas
horas el sonido se propaga con mayor claridad y alcanza mayores
distancias. Dispare su arma cuando escuche o divise a quienes lo estén
buscando. De lo contrario, si dispone de una buena cantidad de
municiones, habrá que hacerlo cada hora, aunque ello no significa que
pronto se obtenga auxilio. Un silbato, en esas circunstancias, puede ser
igualmente eficaz y su alcance optimo se estima en el orden de los 1000
metros. No se agote gritando ni silbando con los labios.
Cuando de bengalas y señales luminosas se trata, se recomienda tener
presente alguno de estos consejos: Lea antes las instrucciones de
empleo escritas en la cubierta exterior de la señal. Conserve los
fumígenos y bengalas secas, limpias y a mano. Cuando las dispare
hágalo con el brazo extendido hacia arriba y cuidando de no quemarse ni
quemar a nadie. No los malgaste inútilmente, elija el momento exacto, sin
apresuramientos. Las barras de luz fría quimioluminiscentes son útiles a
corta distancia, duran entre 8 y 12 horas, son inofensivas y se venden en
distintos colores. En la oscuridad sirven para leer, marcar un lugar,
inclusiva para pescar atando una barra cerca del anzuelo.

Orientación y Mapas

Para orientarse resulta muy importante determinar 2 cosas ¿ Donde
estoy ? ¿ Hacia donde quiero ir ?
Si se dispone de una brújula, estas preguntas pueden responderse con
facilidad, pues la brújula señala un punto relevante, por ejemplo una
montaña que se halla exactamente al norte. De esta manera uno se
encuentra a su vez al sur de la montaña y a nuestros
costados se encuentran el este y el oeste. Nunca marche sin rumbo
definido, invariablemente terminara extraviado y extenuado.
Mucho mas importante es orientarse sin brújula lo esencial en este tipo
de orientación es establecer los puntos cardinales, que constituyen el
fundamento de la orientación. Un truco que recomiendan las Fuerzas
Aéreas de los Estados Unidos es la brújula del vaso de agua. Se llena un
vaso con agua; luego se frota la punta de una aguja de coser con lana,
seda, cabello o un imán para magnetizarla. Con un poco de grasa
(cera de los oídos, medula ósea, etc.) se cubre ligeramente toda la
aguja, que se coloca con mucho cuidado sobre la superficie del agua.
Esto se puede hacer con muy buenos resultados utilizando dos lacitos de
hilo. Si todo se ha hecho correctamente, la aguja no se hunde, sino que
flota, indicando su punta al norte y su ojo al sur.
Método del sol: el sol se encuentra a su salida, con bastante exactitud al
Este; a las 9 h. hacia el Nordeste: a las 12 h. hacia el Norte: a (as 15 h.
hacia él Noroeste y a su puesta hacia el Oeste. (En el hemisferio norte el
sol sé encuentra hacia el Sur al mediodía y en las zonas ecuatoriales
se halla perpendicular a nuestra posición).
Método del reloj: Coloque horizontal la esfera del reloj, ponga en las 12
un palito o algo similar y procure que la sombra que arroje
se proyecte en la línea 12-6 de la esfera. La bisectriz del ángulo
formado por esta línea y la aguja horaria le indicara el Norte con
aceptable aproximación.
Método de la Cruz del Sur (solo latitud sur): Corresponde a un grupo de
cuatro estrellas que pueden verse perfectamente en toda época del año y
en especial a mediados de mayo. Están dispuestas en forma de cruz, y
prolongando imaginariamente el eje mayor de estas, tres voces hacia
abajo, se obtendrá el rumbo Sur. En el hemisferio norte podemos utilizar
la Estrella Polar (luz principal de la Osa Menor) que se halla justamente
en el Norte geográfico.
Podemos definir a un mapa como la representación grafica de una
porción de superficie terrestre. Lo mas preciso para estudiar
una zona son las cartas topográficas las cuales constituyen
maravillosos pianos de absoluta precisión Para determinar su
posición haga coincidir el norte del mapa, que siempre se
encuentra arriba de la hoja impresa, con el norte del lugar.

Alimentación de Supervivencia:

Diariamente, mas de dos mil millones de personas (el 40% de la
población mundial), tienen problemas para conseguir agua potable y
alimentos de forma que se ven obligados a utilizar lo poco que tienen a
mano. En determinados casos nosotros podemos encontramos entre
estos, entonces algunos de estos consejos nos serán de gran utilidad.
En las situaciones extremas la comida es obviamente muy importante,
pero no en la magnitud que habitualmente se cree. Se sabe de casos en
que individuos sometidos imprevistamente a emergencias, pudieron
soportar varias semanas sin probar alimento alguno. Podría ser de
gran utilidad racionar los alimentos disponibles en caso que estos
fueran escasos. En el transcurso del primer día se consumirá la habitual
ración prevista como en circunstancias normales, luego
(progresivamente) podrá racionarse el consuno de alimentos con el
fin de acostumbrar al organismo a una menor ingestión de alimentos, en
previsión que estos pudieran llegar a escasear.
Es importante conocer que a medida que desciende la temperatura
ambiente, aumentan los requerimientos alimenticios, principalmente de
los que poseen un alto contenido calórico (carnes, leche, chocolate etc.)
En primer lugar debemos observar a nuestro alrededor tratando se hallar
cualquier vestigio de alimento que la naturaleza pudiera proveernos. Tal
vez muy cerca de nuestro emplazamiento, podrían hallarse árboles con
frutos comestibles, nidos de aves con huevos o pichones en su
interior, cursos de agua con peces, zonas apropiadas para cazar
animales silvestres, etc. En tal caso guarde los alimentos deshidratados
o conservas tanto como pueda, a modo de reserva para jornadas de
caza poco favorables.
Prácticamente todos los mamíferos y cuadrúpedos americanos, recién
muertos, pueden ser ingeridos luego de ser cocinados, hervidos, o
asados directamente a
las brasas. En este sentido algunos autores recomiendan absteners
e de consumir ratones y animales carroñeros (buitres, águilas, chacales,
cuervos, etc.) debido a los parásitos que contienden, aunque de no existir
otra alternativa, prudentemente preparada su carne, y puesta a cocinar
durante un considerable lapso de tiempo, pueden ser consumidos sin
otras consecuencias que un sabor desagradable.
Desangre y descuartice rápidamente todo animal que vaya a ser
consumido. Los cortes serán hechos sobre las venas del pescuezo,
estando suspendido el animal sobre sus patas traseras, luego
podrá quitarse el cuero, eviscerarse y trozarse, lo
que acelera el necesario proceso de enfriamiento de la carne.
En general todos los peces de mares, ríos o lagunas que tengan
escamas sobre su cuerpo no presentan inconvenientes para su
consumo, inclusive unas cuantas variedades de los que no las poseen no
provocan ningún riesgo para su ingestión. Desconfíe de los peces que
posean los ojos hundidos, que le falten escamas, o que estas aparezcan
deslucidas y despegadas del cuerpo.
En los casos mas extremes tendremos que conformarnos simplemente
con
atrapar algunos insectos, entonces optaremos por aquellos que pres
enten colores menos llamativos, puesto que la naturaleza es sabia y nos
advierte con estos colores cuates animales pueden presentar un riesgo
para nosotros.
Por este motivo trataremos de elegir los que presenten colores
uniformes principalmente el verde, marrón, gris, negro o alguna
combinación de estos. Las culebras y batracios (principalmente ranas)
constituyen una importante fuente de
alimentos, inclusive las serpientes venenosas pueden ser ingeri
das, descartándose en este caso el tercio delantero del ofidio.
Mucho mas sencillo resulta encontrar alimentos de origen vegetal para
satisfacer nuestro hambre. Entre las plantas elegiremos aquellas que no
poseen un sabor jabonoso, amargo, que pueda oler mal y que al
realizarles un pequeño corte, no destilen un zumo o liquido aspecto
lechoso (algunas plantas comestibles podrían no pasar esta prueba, pero
la mayoría lo hará).
Aquellas plantas que suelen comer las aves u otros animales, no siempre
son seguras para los seres humanos. Pruebe comer aquellas partes de
las plantas que suelen ser mas nutritivas: Brotes, raíces, semillas, hojas
tiernas, tallos y
frutos. Muerda trozos pequeños, manténgalos dentro del labio inferio
r durante cinco minutos, luego tráguelo y si al cabo de un par de horas
no se presentan síntomas de enfermedad, dicha planta es segura para
comer.

Agua Potable

El agua constituye alrededor de las dos terceras partes del cuerpo
humano. Es un componente vital de la sangre, así como de todas las
células, y es indispensable para la digestión de los alimentos. Asimismo,
el agua elimina los desechos metabólicos y distribuye y regula la
temperatura del cuerpo. Por esto es mucho mas importante, en una
situación limite, que la comida. Se puede pasar muchos días sin
alimentos, pero no es posible vivir mucho tiempo sin agua, procure
encontrarla de inmediato.
En zonas cálidas, el cuerpo necesita de grandes cantidades de agua
para reponer la que se pierde con la transpiración Un hombre de peso
normal necesita como mínimo 2 litros de agua diarios para mantener el
nivel adecuado de ese liquido en el cuerpo. Es muy importante
mencionar que dicha cantidad oscilara según la temperatura ambiente, la
actividad física, el estado general de salud y la edad. La ingestión de una
cantidad menor de agua a la necesaria disminuirá nuestra eficiencia y
uno se encontrara con un déficit que se ira agravando
paulatinamente.
Si la reserva de agua es reducida y no se la puede hallar pronto, habrá
que
privarse de ella las primeras 24 horas, porque los líquidos que se
beben después serán aprovechados mas económicamente por el
organismo. Si la provisión de agua no llegara a alcanzar a medio litro por
día, absténgase de toda la comida, pues si usted se alimenta necesitara
agua para digerirla cuanto mas coma, mas sed tendrá. En especial
recuerde que tos alimentos enlatados acrecientan mas la sed. Por mas
desesperada que sea su situación, no beba agua de mar ni orina, pues
son tóxicas. Las bebidas alcohólicas y los fluidos corporales (sangre,
liquido ocular, liquido cefalorraquídeo) solo aumentan la deshidratación.
Purifique toda el agua para consume humano antes de ingerirla, excepto
la de
lluvia o deshielo, u otra cuya procedencia no permita ninguna duda.
Existen varios sencillos procedimientos para lograr este propósito y
estos dependen de los elementos de que se disponga. Los mas
comunes son los siguientes: Hervir el agua
durante 15 minutos, agregar 10 gotas de lavandina por cada litro de
agua, agregar 5 gotas de tintura de yodo por litro de agua (el color rojo
que adquiere el agua no causa otro efecto que un gusto ligeramente
amargo),
inclusive agregándole un par de pastillas antibióticas a cada recipie
nte. No
adoptar precauciones como las indicadas puede significar contraer
alguna enfermedad, sobre todo cólera, diarrea, fiebre tifoidea y
disentería. Busque agua de lluvia en la base de las plantas, en la
superficie de las hojas, en huecos de árboles y en las grietas de las
rocas.
El agua de lluvia puede ser recogida cavando un
hueco o pozo y forrándolo preferentemente con un
trozo de plástico. Recuerde que los rastros de
animales generalmente conducen a lagunas, ríos y
estanques. Con un poco de ingenio se puede
improvisar un filtro de agua. Simplemente habrá
que conseguir una botella o recipiente adecuado y
acondicionarlo como se muestra en el recuadro
situado a la par de estas líneas.
Existe un practico sistema para obtener agua del
suelo y de las plantas. Proceda a cavar
un pequeño pozo, de no mas de 30
centímetros de boca, por unos 60 centímetros de
profundidad. Coloque un recipiente en el
fondo de dicho pozo y luego recubra las
paredes del mismo con vegetales
preferentemente verdes y carnosos. Luego tape
la boca de la cavidad con un plástico y
coloque un peso en el centro. Los rayos
solares, al recalentar la cámara donde están los
vegetales, harán evaporar sus líquidos que
se condensaran en la cara interior del
plástico. Otro tanto ocurrirá con la humedad del
terreno, y todo goteara en un recipiente
oportunamente colocado en el centro del pozo.
Este improvisado destilador puede rendir
mayor utilidad si se lo deja durante la noche. Si se
siguen todos los pasos, y se cambian los vegetales
cada día rendirá hasta medio
litro de agua diario.


Como encender fuego

Es fantástico lo que significa encender una fogata: comida caliente,
bebidas calientes, ropa seca, ambiente cálido y señalización.
Pero este preparado para las desilusiones. Si las condiciones no ayudan
y uno no posee la experiencia y habilidad necesaria, lo más probable es
que fracase. La paciencia es esencial, y otro tanto el sentido común. No
trate de encender fuego en mal tiempo, a menos de serle absolutamente
esencial.
Todo acampante de cierta experiencia siempre tiene a mano una caja de
fósforos, cerillas o un buen encendedor. Para los primeros existe un truco
que consiste en recubrirles las cabezas con una gota de cebo y así
impedir que se humedezcan. Siempre es útil mantenerlos en un
recipiente hermético.
Se necesita mucha practica e ingenio para encender fuego sin utilizar
ninguno de los elementos anteriores. Probablemente lo más sencillo de
utilizar sea una lupa, que nos permitirá concentrar la luz solar y de este
modo generar el calor necesario para lograr una primera llama. Si se
quiere empezar una fogata golpeando dos piedras o frotando dos trozos
de madera recomendamos tener mucha paciencia pues este es uno de
los modos más difíciles de lograr una pequeña chispa.
Téngalo todo a mano, como cuando el cirujano se dispone a operar.
Nunca debe lograr una llama, para luego correr en busca de combustible
que la mantenga viva. Prepare el material en forma de semi-pirámide y
deje algunas hendiduras y resquicios para que halla buen tiro. Aplique la
llama en la parte inferior del lado favorable al viento. Agregue los trozos
más pequeños al principio y luego vaya agregando los de mayor tamaño.
Con la batería del coche se pueden producir chispas simplemente
frotando entre sí el polo positivo y el negativo. Use también algunas
gotas de gasolina.
También si se dispone de un arma y de cartuchos la cosa es mucho más
simple que si solo se cuenta con las manos desnudas. Se abre el
cartucho y se esparce la mitad de la pólvora sobre la yesca (pequeñas
briznas y pajillas). El resto se comprime en el casquillo con un jirón de
algodón o de tejido artificial que arda bien. Luego se dispara este
"cohete". Los jirones de tela se encienden y caen prendidos e incluso
ardiendo sobre el suelo.

Supervivencia en la Ciudad

Es en las ciudades y en la civilización, donde la mayoría de las personas
se ven expuestas a diversos tipos de peligros. Tal vez muchas de estas
personas nunca vayan a explorar la selva virgen o a escalar el monte
Everest, tal vez ni siquiera piensen en subirse alguna vez a barco o a un
avión, entonces piensan que la supervivencia no es materia de gran
utilidad para ellos.
Para demostrarles que se hallan en una gran equivocación aquí les
recomendamos algunos trucos sencillos para afrontar algunos de los mas
frecuentes problemas a los que nos enfrentamos estando cerca de casa.
Conductor enfurecido: evite ser extraído del propio coche, y golpeado por
el taxista, chofer de camión, o simple conductor, que esta enloquecido
por la maniobra que usted acaba de hacer en sus narices, y le sigue para
alcanzarle en el próximo semáforo. Eche seguro a las puertas y niéguese
a salir de su coche. Si la puerta del lado del conductor es forzada,
escape por la situada a la derecha. Retírese del lugar del incidente con
prudencia y rapidez. Nunca abandone a un herido en la calle.
Aplastado por la muchedumbre: a la salida de un estadio de fútbol,
caminando por el centro de la ciudad, o presenciando un espectáculo
teatral, pueden producirse avalanchas de personas intentando alejarse
del lugar o tratando de escapar de algún peligro (incendios, amenazas de
bomba, animales sueltos). Esto produce mareas de personas que no
tienen ningún reparo en avanzar, aun cuando para hacerlo tengan que
pisotear y pasar por sobre otras personas. En estos casos intente flotar
como una boya en un mar embravecido, hundirse ahí supone ahogarse
por asfixia y pisoteamiento. Junte los brazos por delante del estomago
para evitar que lo aprisionen y permitirle a los pulmones distenderse en la
respiración Retírese de cualquier obstáculo sólido, como muros, barreras
o columnas. Siga en movimiento hacia donde le sea factible. Nunca se
olvide de las salidas de emergencia (suelen estar menos congestionadas
que la salida principal).
Enfrentándose a un Arma: siempre evite un enfrentamiento directo con
su circunstancial oponente, no realice movimientos bruscos, y siga las
indicaciones del ladrón o asaltante. Si a pesar de esto, insistiera en la
agresión intente huir, llamar la atención y en ultimo caso trate de
arrebatar el arma del agresor. Pero nunca se precipite, sobre todo si se
trata de un arma blanca. Mantenga a su atacante a distancia, distraiga su
atención, y en un momento de descuido, atrape la muñeca que sostiene
el arma y golpéela contra una pared, mesa, u otro objeto sólido. También
es posible morder la mano del atacante y obligarlo a soltar el arma. Con
las armas de fuego actúe de la misma manera, pero en este caso tenga
en cuenta que deberá alejarse de la línea de fuego de dicha arma,
evitando ser alcanzado si esta se disparase accidentalmente.
Dedos que le estrangulan por la espalda: aferré cualquiera de ellos y
dóblelo hacia atrás; luego, aparte con energía las manos, en sentido
lateral, alejándolas de su cabeza.
Presa sobre las muñecas: Escape a través de los pulgares, que son la
parte más débil de la presa. Si lo que le han agarrado son las manos,
levántelas como para proteger el rostro, mueva inmediatamente ambos
brazos en sentido descendente y hacia afuera, y luego deshágase del
apretón por los pulgares. Asimismo, cuando las circunstancias lo
permitan, golpee al atacante con el puño libre en su cara, plexo solar, o
estomago.
Amordazado: Tense bien la barbilla hacia adelante, apriete los dientes,
hinche las mejillas, antes de ser amordazado. Trate de liberarse frotando
el rostro contra la pared, algún mueble, cualquier cosa que sobresalga.
Lucha con un borracho: hay que servirse del buen humor, de la broma.
Pero si usted se ve involucrado en una pelea, recuerde que los borrachos
pueden desarrollar una increíble fuerza. Dele fuerte en él estomago, y
eso le pondrá a vomitar.
Criaturas venidas del espacio: no existe ninguna evidencia bíblica o
científica de que extraterrestres visiten periódicamente la tierra. Hay
docenas de miles de objetos voladores no identificados pero hasta el
momento ninguno ha sido equiparado exactamente con un platillo
volador. Tanto como si se presencia un desembarco de los
extraterrestres, como si constituyera una mera alucinación, el rumbo mas
seguro a tomar es el de salir corriendo de allí. (Un poco de humor).

Montañismo aplicado a la Supervivencia

Muchas veces creemos que el montañismo es un arte que esta fuera del
alcance de personas que como nosotros viven en las ciudades o en la
llanura, y si uno no ha crecido en una región montañosa o no se ha
aficionado al alpinismo durante unas vacaciones en la montaña, no
conoce las emociones que este deporte provoca.
Ningún muro, ningún árbol, ningún torrente, y desde luego ningún risco,
cualquiera sea su forma (desde una peña saliente hasta una losa vertical
cubierta de hielo bajo la tormenta), representa un obstáculo insuperable
para un alpinista experimentado.
El alpinismo fortalece el cuerpo y el espíritu, ya que no se necesita
únicamente fuerza, sino también, inteligencia, reflejos y capacidad de
reacción Se aprende a utilizar óptimamente las cuerdas, los anclajes, los
aparejos, las escalas, así como a aprovechar las grietas, escalones,
hendiduras y las fisuras mas diminutas.
Esto puede ser útil incluso en la llanura, cuando vivimos en el sexto piso
de un edificio y queremos escapar debido a una emergencia, cuando hay
que rescatar a un niño subido en lo alto de un árbol o cuando uno vegeta
solitario tras el alto muro de una prisión extranjera. Incluso una lección de
una sola mañana bajo la dirección de un buen instructor proporciona
grandes conocimientos. De pronto, los gigantescos muros escarpados ya
no representan un obstáculo para ti, sino un desafío, un problema
mental, un apasionante deporte.
Adquiriendo las técnicas de movimientos, equilibrio y soltura de
desplazamiento, el montañista, lograra una facilidad de impulsos rítmicos
y luego la escalada se convertirá en un gesto dinámico, transformándose
en el arte del movimiento vertical.
Entre las cosas que podemos incorporar acerca del montañismo y que
luego podremos utilizar en nuestras actividades, se encuentran los
nudos, los anclajes y el equipamiento. Los alpinistas y los marinos son
prácticamente los máximos expertos en lo que al tema nudos se refiere,
pero en realidad es suficiente con conocer a un par, entre ellos: el nudo
simple, el ocho, el as de guías, el balestringe y el prusik. (recomendamos
leer "Ideas sin Limites 1/94"), todos ellos son simples de realizar y
siempre es posible encontrar un amigo o conocido que nos enseñe a
realizar alguno de estos.


Anclajes son todos aquellos elementos de seguridad que colocamos (a
manera de un ancla) en el terreno, ya sea para detener una caída, para
auto asegurarse, o para descender. Existen diferentes variedades y se
clasifican en: empotradotes (nueces, hexagonales, stoppers, friends,
etc.), por expansión (spits, brocas) y por golpe (clavos "U", clavos planos,
pitones, clavos ele, etc.). También pueden utilizarse a manera de
anclajes naturales los accidentes del terreno, por ejemplo un árbol, un
espolón, o un saliente.
Las cuerdas que se utilizan en el montañismo son cuerdas dinámicas
(que se estiran) de 50 metros de longitud y 10.5 milímetros de diámetro.
También se utilizan cordines (cuerdas de menor espesor), cintas,
arneses, mosquetones y elementos diversos para la aseguración. Mas
adelante mencionaremos la forma en que se utilizan algunos de estos
elementos.

“Actividades Prácticas”

Definiremos como Actividades Prácticas a todo aquel entrenamiento o
actividad física, que brinde al acampante la posibilidad de desarrollar una
determinada destreza y adquirir un conocimiento, que luego pueda ser
utilizado en situaciones de la vida real.
Este tipo de actividades además de ser entretenidas, brindan al
acampante la posibilidad de aprender a desenvolverse correctamente en
situaciones extremas. Uno de los principales objetivos que intentamos
superar mediante estas actividades son los temores. El miedo es el
principal enemigo de la supervivencia, convierte a los fuertes en débiles,
a los sabios en necios y a los valientes en cobardes. El miedo impide que
desarrollemos al máximo nuestras capacidades y no permite que las
personas rindan al 100% de sus posibilidades. Existen tantos tipos de
miedos como personas concurren a nuestros campamentos, existe el
miedo a las alturas, el miedo a la oscuridad, el miedo al fracaso y
muchos otros mas. La única forma de derrotarlos es conocerlos,
enfrentarlos, y luego superarlos. La Biblia dice:

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; No temas ni desmayes
porque J ehová tu Dios estará contigo donde quiera que vayas.
J osué 1:9

Las actividades prácticas deben ser preparadas y practicadas con
anterioridad, y en lo posible deben ser supervisadas por un experto en
seguridad. En todos los casos se necesita por lo menos una persona que
prepare la actividad y otra que controle que todo se halla realizado
correctamente.
Muchas veces pensamos que si los acampantes siguen todas las reglas
y cumplen todas las normas, será poco probable que surja algún
accidente. Esto constituye un grave error. Lo correcto es proyectar todas
las cosas de manera que no importa lo que haga el campamentista, no
exista forma alguna en que este pueda verse involucrado en un
accidente.
Suele ser conveniente permitir que las mujeres realicen primero la
actividad, ya que de esta forma se evitara la idea de que es una actividad
que necesita demasiada fuerza o destreza y que solo un hombre la podrá
realizar. (No somos machistas, somos caballeros).
Las actividades prácticas no son el lugar apropiado para demostrar cuan
hábiles o fuertes podemos ser, y debe explicárseles a los acampantes
que están aquí para aprender y no para hacer alarde de su capacidad.
Generalmente cuando se rebasan ciertos limites es cuando ocurren los
accidentes.
Reiteramos la sugerencia acerca de la vestimenta, recomendando
concurrir a las actividades, con ropa tipo sport, que sea cómoda y suelta.
El calzado ideal son las zapatillas. De ser posible las mujeres concurrirán
de pantalones y con el pelo recogido. Es conveniente evitar los relojes,
collares, y objetos en general que pudieran enredarse con las cuerdas y
provocar algún accidente.

Puente Colgante:

Objetivo
El puente colgante es una actividad practica en la que el acampante
aprenderá y practicara la forma de utilizar un puente de emergencia. En
situaciones reales será utilizado para salvar las distancias entre los
techos de dos edificios de gran altura (durante un incendio o luego de un
terremoto). Otra forma en se suele usar es para trasladarse hacia el
margen contrario de un río o arroyo que no pueda cruzarse mediante la
natación.

Materiales
Dos tramos de cuerda de 30 metros de longitud y por lo menos 10.5 mm.
de espesor - 12 mosquetones sin seguro - 2 mosquetones con seguro - 2
ochos tipo rappel - 2 cintas express de 60 cm. - 4 cintas express de 40
cm. (para armar anclajes polidireccionales) - Anclajes varios - Cordines
Varios (tramos de cuerda de poco espesor y de mas o menos 1.50 mts.
de longitud) - Arneses de Seguridad - Escalera colgante (opcional)

Desarrollo
En primer lugar se procederá a seleccionar el lugar en el que se realizara
la actividad. Puede practicarse entre dos árboles de cierta altura y
también puede realizarse entre dos postes clavados firmemente en el
suelo o entre los dos bordes de un pequeño cañadón o precipicio. Lo
ideal es situarlo entre las dos márgenes de un río o pequeño
arroyo, principalmente si este corre diez o quince metros por debajo del
nivel de ambas orillas. Luego se colocaran los anclajes que sostendrán el
puente. Si es en un árbol se recomiendan cordines o cintas express
colocadas alrededor del tronco o rama. En la roca lo mejor son los
anclajes spit o los clavos tipo escalada deportiva colocados en
pequeñas grietas y fisuras. En cada extremo de la cuerda se colocaran
dos anclajes y luego se unirán mediante mosquetones sin seguro y cintas
express de 40 cm. para lograr concentrar la fuerza de ambos anclajes en
un solo punto (anclajes polidireccionales). La distancia entre la soga
superior y la inferior dependerá de la edad de los acampantes, pero
aconsejamos mantenerla entre 1.70 y 2 metros. Se recomienda que los
acampantes e instructores utilicen al realizar esta actividad arneses de
seguridad. Con la ayuda demosquetones y cintas de 60 cm. o cordines
se procederá a atar ambas sogas al arnés de seguridad (ver ilustración).
En cada orilla se encontrara un instructor para auxiliar al acampante en
caso de necesidad y controlar que todo marche correctamente. Debido al
alto riesgo que presenta esta actividad recomendamos que sea
preparada con suficiente anterioridad y que sea probada reiteradamente
por los instructores para evitar de esta manera que los campamentistas
pudieran sufrir algún accidente.



El Descenso por la Roldana

Objetivo
Se utiliza para cubrir la distancia entre dos puntos distantes existiendo
entre ellos una diferencia de altura. Un ejemplo de esto es el descender
desde un balcón de un edificio, desde una torre, un precipicio, o desde la
copa de un árbol.

Materiales
50 metros de cuerda de 20 mm. de espesor - Una roldana de 25 cm. de
diámetro con una manija triangular soldada a su cuerpo o una roldana
especifica para tal fin la cual se consigue en comercios dedicados al
montañismo - Anclajes adecuados - Chalecos salvavidas (opcional
aterrizaje en el agua)

Desarrollo
Para practicar esta actividad es fundamental la correcta elección del
campo de practicas. Primero elegiremos el lugar apropiado para el
despegue; podrá ser un árbol, una torre, el techo de un edificio, el borde
de un precipicio, etc. Recomendamos una altura 10 o 15 metros y una
inclinación de 20 grados con respecto al punto de aterrizaje. Este será en
la arena o en el agua, siendo posible en este ultimo caso aumentar la
inclinación de la cuerda hasta los 30 grados. El campamentista tomara la
manija triangular con ambas manos, manteniendo el nivel de la cabeza
por debajo del nivel inferior del aparato, evitando realizar un salto al
vacío, y simplemente nos dejándose llevar por la roldana. Para el
aterrizaje en el agua los pies irán por delante del cuerpo de forma que
permanezcan paralelos a la superficie del agua. En el aterrizaje sobre la
arena los pies irán recogidos, listos para disminuir la velocidad y
amortiguar la caída. Existen otras variantes para el aterrizaje que
incluyen el soltarse del aparato segundos antes de tomar contacto con la
arena o el agua. Para esta actividad los anclajes también dependerán del
lugar elegido, recomendando siempre colocar por lo menos dos anclajes
en cada extremo de la cuerda. (Ver Montañismo aplicado a la
Supervivencia - Anclajes).

Escalada Deportiva

Objetivo
Las técnicas de escalada deportiva podrán ser utilizadas, tanto como
para escalar una roca como para subir un árbol, descender de un edificio,
o para traspasar un muro.

Materiales
Una soga dinámica de 50 metros de longitud y 10.5 mm. de diámetro -
Anclajes varios - Arneses de seguridad - Mosquetones sin seguro -
Mosquetón con seguro y Ocho para rappel -

Desarrollo
Se seleccionara una roca, de mas o
menos 15 metros de altura con una
inclinación cercana a los 90°. En la parte
superior de la roca se colocara un
anclaje polidireccional. Luego se pasara
la soga por el mosquetón del anclaje. El
acampante anudara un extremo de la
cuerda a su cuerpo o a su arnés de
seguridad y por el otro extremo un
compañero ira recogiendo la soga a
medida que este vaya ascendiendo. Al
llegar al tope el compañero que esta
brindando seguro lo hará descender con
mucha precaución. Podemos definir dos
tipos de seguros:
Seguro Estático: es el que se realiza
bloqueando la cuerda en el momento de
la caída. La cuerda procedente del
anclaje pasa por debajo de una de las
axilas de las que asegura, y después de
cruzar por la espalda, pasa por arriba del
hombro opuesto. El bloqueo se produce
por rozamiento de la cuerda sobre el
cuerpo y manos.
Seguro Dinámico: la solución a los
inconvenientes del seguro estático se
puede alcanzar usando un sistema que
tenga la misma efectividad para bloquear
la cuerda, pero no tan bruscamente, sino
que permita frenar en forma progresiva
la caída, amortiguando así el esfuerzo
de tracción a que se somete el conjunto.
Por esto es conveniente usar el sistema
de seguro dinámico, que bloquea
progresivamente la cuerda y se forma
pasando esta por un mosquetón con
seguro y por un "ocho" de rappel. Este
conjunto va unido al arnés de seguridad
y tiene una gran capacidad de absorción
de energía con reducida superficie de
roce de la cuerda sobre si misma. La
técnica de escalada consiste en
mantener constantemente tres puntos de
apoyo, trabar los miembros inferiores, no
cruzar los puntos de apoyo y separarse
de la roca (para obtener seguridad y



observación). Existen cuatro tipos de
movimientos de escalada que podemos
llamar básicos: La tracción que es el
restablecimiento del movimiento, la
fricción y la adherencia a la piedra , la
oposición que se usa en chimeneas y
fisuras, y la obturación usada en
empotramientos y encajonamientos.


Rappel

Objetivo
Es una técnica utilizada para descender desde un lugar elevado, con la
ayuda de un tramo de cuerda. Suele ser un complemento para la
escalada deportiva.

Materiales
Una cuerda de 10 mm. de diámetro - Anclajes - Arnés de seguridad
(opcional) - Mosquetón con seguro y "ocho" para rappel (opcional)


.
Desarrollo
Se puede realizar de dos formas, sin
usar ningún equipo, y usando el
equipo de escalada. En el primer caso
se pasa la cuerda a través de las
piernas, pasando por el pecho y por
arriba del hombro izquierdo para luego
tomar el extremo de la cuerda con la
mano izquierda que hará las veces de
freno. La mano derecha servirá para
controlar el descenso. La fricción que
detiene la caída se realiza sobre las
manos y el cuerpo. En caso de contar
con el equipo apropiado, se pasara la
cuerda a través del mosquetón y del
"ocho" logrando que la fricción se
realice sobre el equipo. Es
sorprendente la facilidad con que se
maneja la cuerda por medio de este
sistema. La velocidad de descenso se
puede regular sin necesidad de utilizar
mucha fuerza.
A pesar de lo sencillo que resulta
dominar esta técnica, debemos tener
mucha precaución, pues en caso de
ocurrir algún imprevisto nos
encontraremos a varios metros de
altura, de espalda al piso y sin
posibilidades de aferrarnos a ningún
objeto que pudiera detener nuestra
caída. Siempre es preferible practicarlo
primero a solo un par de metros de
altura. También se puede usar esta
técnica para descender de un árbol o
de una torre de agua

Puente Tiroles (Tirolina)

Objetivos
Similares a los del puente de emergencia, solo que en este caso se
utiliza una sola cuerda, y se puede realizar con un cierto grado de
pendiente.

Materiales
Una cuerda de 10 mm. de diámetro por 50 de largo - Anclajes varios -
Arnes de Seguridad - Polea de Escalada (roldana) - Cintas express
suficientes - Mosquetones con y sin seguro -

Desarrollo
La elección del lugar y la colocación de los anclajes son similares a la del
puente de emergencia.
Se colocan los anclajes
(por lo menos dos en
cada extremo de la
cuerda. Se coloca la
polea en la cuerda y se
cierra con un mosquetón
de seguridad. Luego se
coloca una cinta entre el
mosquetón de seguridad
y el arnes. La progreción
horizontal se realiza
traccionando hacia
adelante con los brazos.
Es muy importante el calculo correcto de la tensión de la cuerda, si
estuviera demasiado tensa (jamas use cuerdas comunes o cables para
esta actividad) ejerceria demasiada tensión sobre los anclajes. Si esta
muy poco tensa aumenta el esfuerzo que debe realizar la persona a
medida que se aproxima al extremo opuesto. Tenga mucho cuidado pues
debido a las utilizaciones sucesivas la cuerda se va destensando y si se
tensa cada vez mas, se va aumentando regularmente los esfuerzos
sobre los anclajes y deteriorando el sistema. Como elemento extra de
seguridad se recomienda el uso de una segunda cuerda a manera de
seguro extra. Tambien se pueden colocar cintas o cordines que vayan
del arnes a las cuerdas, colocandoles un mosqueton en el extremo
corresponiente a la cuerda para facilitar el desplazamiento. (Ver
fotografia)



Autor

Germán Freille: Instructor de Supervivencia "Campamento Guayamba"
Miembro del Club Andino Córdoba
Miembro de la Federación Argentina de Montañismo
E-mail: gfreille@hotmail.com


Bibliografía

Manual del Aventurero - Rudiger Nehberg
Manual de Supervivencia - Walter A. Martínez
Manual para la Supervivencia - Anthony Greenbak