LA TERAPIA CORPORAL

La Terapia Corporal combina a través de diferentes
técnicas terapéuticas, laexploración del cuerpo, la
mente y las emociones, para conocer las causas del
malestar físico y emocional. Observando las
necesidades profundas del cliente, accedemos través
de la sabiduría del cuerpo a los conflictos reprimidos
y a las experiencias traumáticas que no se han podido
elaborar y que han quedado retenidas y envueltas en la
coraza muscular. Se trata de reestablecer el equilibrio
y la flexibilidad a través del reordenamiento corporal.
Los procesos energéticos del cuerpo están
relacionados con los estados vivenciales. Lo que
pensamos afecta a como nos sentimos y cuanto mas
vivo esta alguien, mas energía tiene. La tensión y
rigidez crónica disminuye la vivacidad y el flujo
energético hasta enfermar.
Durante la infancia reprimimos todos aquellos afectos que pueden poner en peligro nuestra
estabilidad afectiva y la perdida del amor de las figuras parentales. .Aprendemos a reprimir
nuestras necesidades, con mecanismos de supervivencia inconscientes y el cuerpo vaperdiendo
espontaneidad y autoexpresión, se desarrollan determinados patrones corporales
aprendidos que se cronifican y perturban la salud emocional y física de la persona.
La estructura del proceso terapéutico en la terapia corporal, posee las características propias de
una investigación arqueológica .A medida que vamos profundizando encontramos vivencias y
episodios mas antiguos, vamos de lo superficial a lo profundo


EL VINCULO TERAPEUTICO
La observación de la estructura física del paciente
es una información de suma importancia para el
terapeuta, dado que le permite poseer una idea
general de la problemática central .Observando las
compensaciones del cuerpo, las
desviaciones respecto a su eje anatómico, los
cortes energéticos, las tensiones crónicas en
la musculatura, podemos conocer algo sobre su
historia.

El establecimiento del vínculo terapéutico es la parte más delicada del procesoterapéutico,
ya que tenemos que pensar que básicamente todos los conflictos psicocorporales fueron
generados dentro del marco relacional entre el cliente y las figuras parentales o relacionales.
Solamente dando la bienvenida a lo que aparezca, sean emociones, sensaciones o sentimientos,
dejando que el cuerpo hable y encuentre el camino, sin forzar y sin jugar, solo estando
presentes , podremos ayudar a una ampliación de la conciencia ,al alivio del dolor y a un
crecimiento y desarrollo personal genuino.

TECNICAS
Se trabaja a través de:
 Respiración
 Estiramientos
 Masajes
 Visualizaciones
 Focusing
 Movimientos.
 Bioenergética.
 Otras Técnicas.


OBJETIVOS
 Eliminar tensiones musculares crónicas.
 Reestablecer el flujo energético.
 Aumentar la conciencia corporal.
 Liberar la rigidez respiratoria
 Reconexión corporal.
 Conectar los bloqueos musculares con emociones reprimidas.
 Fluir y favorecer los cambios internos.

El Universo entero esta en ti, esta en todos nosotros, tú contribuyes a el con la mejor de tus
sonrisas y con tu peor noche,…pero Dios esta enamorado de ti, como de todas sus criaturas
.Date permiso para abrazar lo que eres.



PSICOTERAPIA CORPORAL

Wilhelm Reich
Fuente: Teorías de la personalidad, Fadiman, J. Y Frager, G., Edit. Harla, 1979
Wilhelm Reich fue miembro del Círculo Interno de Psicoanálisis de Viena y dirigía el Taller de
Adiestramiento Técnico para psicoanalistas jóvenes. En sus trabajos terapéuticos fue poniendo
cada vez más énfasis en la importancia de tratar los aspectos físicos del carácter de un individuo,
particularmente aquellos patrones de tensión muscular crónica que el denominó coraza corporal.
Se preocupó también por el papel que tenía la sociedad en la creación de las inhibiciones (en
especial las sexuales) instintivas en el individuo. Según un comentarista, Reich, tal vez con más
consistencia que ningún otro, eterminó las implicaciones críticas y revolucionarias de la teoría
psicoanalítica. (Robinson, 1969, p.10).
BIOGRAFIA
Wilhelm Reich nació el 24 de marzo de 1897 en Galitzia, región germano-ucraniana de Austria. Era
hijo de un granjero judío de clase media. Su padre era un hombre celoso, autoritario, de un
temperamento fuerte y que aparentemente dominaba por completo a su muy atractiva esposa. El
padre era un judío naturalizado que no proporcionó ninguna formación religiosa a sus hijos. Como
alemán, profundamente nacionalista, aparentemente insistía en que sólo se hablara alemán en su
casa. Wilhelm fue aislado tanto de los niños campesinos de Ucrania como de los niños judíos que
hablaban yiddish. Tenía un hermano tres años menor, que fue a la vez su compañero y su rival.
Reich idolatraba a su madre, quien se suicidó cuando él tenía catorce años, aparentemente
después de que éste le reveló a su padre que ella tenía relaciones con su tutor. Su padre quedó
desolado ante la muerte de su esposa. Poco después contrajo una neumonía que se convirtió en
tuberculosis murió tres años más tarde. Su hermano también murió de tuberculosis a la edad de
veintiséis.
Después de la muerte de su padre, él tuvo que administrar la granja de la familia y continuó sus
estudios. En 1916, la guerra se extendió por su patria y destruyó la propiedad familiar. Reich
abandonó su granja para ingresar en el ejército austriaco, se hizo oficial y luchó en Italia. En 1918,
ingresó a la escuela de medicina de la Universidad de Viena y al cabo de un año se hizo miembro
de la Sociedad Psicoanalítica de Viena y empezó a practicar el psicoanálisis; en 1922 se graduó de
médico.
Cuando era estudiante participó en la política y posteriormente llegó a ser uno de los numerosos
psicoanalistas que trataron de reconciliar las teorías de Freud y de Marx. En la universidad conoció
a su primera esposa, Annie Pink, quien también era estudiante de Medicina y luego se dedicó al
Psicoanálisis.
En 1922, Freud fundó una clínica psicoanalítica en Viena y Reich fue su primer asistente clínico, y
más tarde el subdirector. En 1924, se convirtió en el director del taller de Terapia Psicoanalítica, el
primer instituto de formación en esta especialidad. Muchos psicoanalistas jóvenes lo visitaron con
el propósito de consultarlo y de recibir entrenamiento.
El mismo se sometió a análisis personales con varios psicoanalistas, pero, por diversas razones,
tuvo que interrumpirlos. en 1927, trató de ser analizado por Freud, quien rehusó hacer una
excepción dentro de su política de no tratar a los miembros del círculo interno de psicoanálisis.
Por esa época se le presentó un serio conflicto con Freud, el cual se originó, en parte, por su
negativa a analizarlo y en parte, por las grandes diferencias teóricas que provenían de las ideas
marxistas de Reich y de su fuerte insistencia en la teoría de que toda neurosis se basaba en una
falta de satisfacción sexual. Por esa época se enfermó de tuberculosis pulmonar y tuvo que pasar
varios meses recuperándose en un sanatorio de Suiza.
A su regreso a Viena, Reich volvió a sus anteriores actividades y también tomó parte muy activa en
la política. En 1928, se afilió al partido comunista. En 1929, colaboró en la fundación de las
primeras clínicas de higiene sexual para obreros, las cuales suministraban información sin costo
alguno, sobre el control de la natalidad, la educación del niño y la educación sexual.
En 1930, se trasladó a Berlín con el fin de iniciar un análisis personal con Rado, un psicoanalista
prominente, y también porque sus actividades políticas habían incomodado a muchos
psicoanalistas de Viena. Allí participó más activamente en el movimiento de higiene mental de
tendencia comunista; viajó por toda Alemania dictando conferencias y ayudando a establecer
centros de salud.
Con todo, sus prácticas políticas lo habían hecho inaceptable para los psicoanalistas y los
comunistas no podían tolerar su insistencia en los programas radicales de educación sexual. En
1933, fue expulsado del Partido Comunista alemán y en 1934, de la asociación Psicoanalítica
Internacional.
En 1933, a raíz del ascenso de Hitler al poder, W. Reich emigró a Dinamarca. Una vez que salieron
de Berlín se separó de su primera esposa, debido a diferencias de orden personal, político y
profesional. Un año antes había conocido, en Berlín. A Elsa Lindenberg una bailarina de ballet y
miembro de su célula comunista; posteriormente, ella se reunió en Dinamarca con Reich y se
convirtió en su segunda esposa. Por causa de sus controvertidas teorías, fue expulsado de
Dinamarca y de Suecia. En 1934, él y Elsa se trasladaron a Oslo, donde dictó conferencias y dirigió
investigaciones en Psicología y Biología durante cinco años.
En un periodo de seis meses, Reich había sido expulsado de sus dos principales asociaciones
profesionales, políticas y sociales el partido comunista y el movimiento psicoanalista- y también
desterrado de tres países diferentes. No es sorprendente que sus escritos posteriores tiendan a
ser algo defensivos y polémicos. En el caso de Reich, cierta cantidad de paranoia representaba una
comprobación bastante realista de su situación más que una actitud irracional o injustificada.
Después de tres años de relativa paz y quietud en Noruega, se convirtió en el blanco de una nociva
campaña periodística que atacaba su insistencia en el fundamento sexual de la neurosis y sus
experimentos de laboratorio con la bioenergética. Cada día se sentía más aislado y naturalmente
sus relaciones empeoraron con Elsa, quien finalmente se separó de él.
En 1939, le ofrecieron el cargo de profesor asociado de psicología médica en la Nueva Escuela de
Investigación Social de Nueva York. Empacó su laboratorio y se trasladó a los Estados Unidos. Ahí
conoció a Ilse Ollendorf, una refugiada alemana que primero fue su asistente de laboratorio y
luego su tercera esposa.
Fundó el Instituto del Orgón para cimentar sus investigaciones sobre la energía orgónica o energía
vital. De sus experimentos de laboratorio concluyó que había una energía vital básica, presente en
todos los organismos vivientes y que dicha energía era la fuerza biológica en que se fundamentaba
el concepto de la libido de Freud. En 1950, empezó a hacer experimentos con acumuladores de
energía orgónica: cajas y otros aparatos que, según Reich, almacenan y concentran la energía
orgónica. Reich descubrió que varias enfermedades, provenientes de trastornos del aparato
automático, se podían tratar, con diferentes grados de éxito, mediante el restablecimiento de un
flujo normal de energía orgónica en el individuo. Esto se podía llevar a cabo por medio de la
exposición a altas concentraciones de energía orgónica en los acumuladores. Tales enfermedades
incluían el cáncer, la angina de pecho, el asma, la hipertensión y la epilepsia.
En 1954, debido a que sus anuncios sobre el éxito de su tratamiento de varias enfermedades, con
los acumuladores energía orgónica, resultaron falsos, la Administración de Drogas y Alimentos
(ADA) logró la prohibición de la distribución de acumuladores orgónicos y cualquier uso de ellos,
con ella también se prohibía la venta de la mayor parte de los libros y revistas de Reich. Violó la
prohibición y continuó sus investigaciones; insistía en que los tribunales no eran competentes para
emitir juicios sobre asuntos científicos. Finalmente se le acusó de desacato a la autoridad y fue
condenado a dos años de prisión. La ADA quemó sus libros y otras publicaciones relacionadas con
la venta o fabricación de acumuladores de orgón. En 1957, murió de una enfermedad cardiaca en
la cárcel federal.

ANTECEDENTES INTELECTUALES
PSICOANÁLISIS
Gran parte de las obras de Reich tiene su origen en la teoría psicoanalítica. Sus primeras
aportaciones se basaban principalmente en sus conceptos sobre el carácter y su coraza, los cuales
desarrolló a partir del concepto psicoanalítico de la necesidad que tiene el ego de defenderse
contra las fuerzas del instinto. Según la teoría de Reich, el carácter de un individuo contiene
patrones de defensa, consistentes y habituales. Primero analizó este patrón en términos
psicológicos y, poco a poco, fue asociando diferentes formas de la resistencia del carácter con
patrones específicos de coraza muscular. Ponía mucho énfasis en la importancia de aflojar y
disolver la coraza muscular, además de tratar analíticamente el material psicológico.
Sus posteriores trabajos con la energía vital y la energía orgónica se originaron, en gran parte, en
el concepto de Freud sobre la libido. Los psicoanalistas teóricos posteriores han tratado de
restarle importancia al concepto freudiano de la libido; para Freud, especialmente en sus primeros
escritos, la libido era una energía psíquica real que se podía medir. (La libido) posee todas las
características de la cantidad (aunque no tengamos forma de medirla), la cual es capaz de
aumentar, disminuir, desplazarse y descargarse y la cual está dispersa, entre los vestigios del
recuerdo de las ideas, más o menos en la forma en que una carga eléctrica se dispersa sobre la
superficie de un cuerpo (Freud, 1904; citado en Rycroft, 1971, pp. 14-15).
Reich extendió la teoría freudiana de la libido hasta incluir todos los procesos fundamentales
biológicos y psicológicos. Consideraba el placer esencialmente como un movimiento libre de la
energía desde el centro del organismo hacia la periferia y el mundo exterior; la ansiedad es como
una retracción de energía al contacto con el mundo exterior. Reich llegó a considerar la terapia
como un proceso dirigido a permitir el flujo libre de energía a través de todo el cuerpo, mediante
la disolución sistemática del bloqueo ocasionado por la coraza muscular. Reich descubrió que esos
bloques sirven para distorsionar y destruir el sentimiento natural y, particularmente, para inhibir
las sensaciones sexuales y evitar el orgasmo total y satisfactorio.
SEXUALIDAD HUMANA
El interés de Reich por la sexualidad humana estructuró una tesis importante que se extendió a
través de toda su carrera. Cuando era un joven estudiante de Medicina visitó primero a Freud en
busca de ayuda para establecer un seminario sobre sexología en la escuela de Medicina donde
estudiaba (Higgen y Raphael, 1967). La principal actividad política de Reich consistió en ayudar a
fundar clínicas de higiene sexual, auspiciadas por el comunismo, para los obreros austriacos y
alemanes.
Las ideas de Reich y sus clínicas se adelantaron mucho a su época. En la misma década de los
treinta (cuando Margaret Sanger había sido recientemente encarcelada por defender la
paternidad planificada entre las parejas casadas), el programa de Reich, para sus clínicas, ya incluía
características que actualmente son maravillosamente modernas y aún se discuten:
1. Distribución libre de anticonceptivos a todo el que los desee y una educación intensificada
sobre el control de la natalidad.
2. Abolición total de las prohibiciones de aborto.
3. Abolición de la discriminación legal entre el casado y el no casado; libertad para el divorcio.
4. Eliminación de enfermedades venéreas y prevención de problemas sexuales mediante una
educación sexual completa.
5. Adiestramiento de médicos, maestros y demás profesionales, en todas las materias
correspondientes a la higiene sexual.
6. Tratamiento y no castigo, para los ofensores sexuales. (Boadella, 1973).
En sus propias obras de Psicología, Reich llegó a dar gran énfasis al desarrollo de la expresión
libre de los sentimientos sexuales y emocionales dentro de una relación de amor madura. Dio
importancia a la naturaleza esencialmente sexual de las energías de que se ocupó y descubrió que
la bioenergía era bloqueada más fuertemente el área pélvica de sus pacientes. Reich llegó a
pensar que la meta de la terapia tenía que consistir en dejar en libertad todos los bloques del
cuerpo y lograr la capacidad total para el organismo sexual (que según él estaba bloqueado en la
mayor parte de los hombres y de las mujeres).
Sus conceptos radicales sobre la sexualidad produjeron un considerable malentendido y una
seria distorsión de su obra y le acarrearon también muchos ataques maliciosos e infundados en su
contra, y en contra de su trabajo terapéutico y de sus investigaciones.
CONCEPTOS PRINCIPALES
Carácter
De acuerdo con Reich, el carácter está compuesto por las actitudes habituales de una persona y
por un patrón permanente de respuestas a diferentes situaciones. Incluye las actitudes y valores
conscientes, el estilo de conducta (timidez, agresividad, etc.) y las actitudes físicas (postura,
hábitos en la forma de sostener y mover el cuerpo).
El concepto de carácter fue estudiado primero por Freud en 1908, en su obra Carácter y erotismo
anal. Reich estudió detalladamente este concepto y fue el primer psicoanalista que trató a los
pacientes, interpretando la naturaleza y función de su carácter más que analizando sus síntomas.
Coraza del carácter
Según la opinión de Reich, el carácter forma una especie de defensa contra la ansiedad creada por
los sentimientos sexuales del niño y el correspondiente temor al castigo. La primera defensa
contra el temor es la represión, la cual reprime temporalmente los impulsos sexuales. Como las
defensas del ego llegan a ser crónicamente activas y automáticas, se transforman en rasgos del
carácter o en una coraza del carácter. La concepción que Reich tiene sobre esta coraza incluye la
suma total de todas las fuerzas defensivas de represión, que están organizadas en un patrón más o
menos coherente dentro del ego. El establecimiento de un rasgo característico...indica la solución
de un problema de represión: hace innecesario el proceso de la represión o cambia una represión
en una formación relativamente rígida aceptada por el ego, una vez que se ha establecido (Reich,
1949, p. 161).
Los rasgos característicos no son síntomas neuróticos. Según Reich, la diferencia estriba en el
hecho de que los síntomas neuróticos (tales como los temores irracionales o fobias) se
experimentan como ajenos al individuo, como elementos extraños a la psique, en tanto que los
rasgos característicos neuróticos (orden llevado al extremo, timidez angustiosa, por ejemplo) se
experimentan como partes integrantes de la personalidad. Uno puede quejarse de ser tímido,
pero esa timidez no parece tener sentido o ser patológica, como sucede con los síntomas
neuróticos. Las defensas del carácter son particularmente efectivas e igualmente difíciles de
erradicar porque están bien racionalizadas por el individuo y son experimentadas como parte de
su auto concepto.
Reich trató siempre de hacer que sus pacientes se dieran cuenta de sus rasgos característicos.
Frecuentemente imitaba sus gestos o sus posiciones características y hacía que exageraran algún
comportamiento habitual; por ejemplo, una sonrisa nerviosa. Cuando los pacientes dejaban de
considerar su modo de ser característico como algo inmodificable, su motivación para cambiar
aumentaba.