MATERIA

:
HISTORIA DE LA EDUCACIÓN EN MÉXICO.

LA EDUCACIÓN EN LA ÉPOCA COLONIAL.




Los colegios en la Nueva España formaron parte del proyecto humanista de
convertir a los indígenas al cristianismo, y estas actividades contribuyeron a la
conservación de la paz y la tranquilidad del reino.

Para este proyecto humanista los frailes destinaron un tiempo y un local al lado de
la iglesia para iniciar a los niños en la doctrina cristiana, además les enseñaban a
leer, escribir, cantar, tocar instrumentos musicales, ayudar a la misa, atender la
sacristía y, en especial de acuerdo a Torquemada (1975), llevar una vida en
común y fabricar cuerpos sanos que garantizaran la sumisión y obediencia para la
limpia reproducción del reino. Los colegios marcaron enfáticamente la división
para atender a los hijos de los conquistadores y a los hijos de los conquistados,
pero además en éstos últimos existió la separación para educar a los hijos de los
pudientes y a los de los indigentes.

Prueba de lo anterior es que entre 1526 y 1527 se fundaron dos tipos de colegios;
uno para transformar a los hijos de la nobleza indígena en caballeros de la
nobleza novohispana y otro para que los hijos de labradores y gente plebeya
aprendieran la doctrina cristiana, las artes y los oficios. En el mismo lugar donde
había funcionado el Calmecac o escuela de los hijos de los principales mexicanos
y de donde había partido la más feroz oposición militar contra los españoles, se
fundó en 1536 el colegio de Tlaltelolco, que fue un modelo de conversión abrigado
por los franciscanos.

En Tlaltelolco se reclutó a jóvenes de las distinguidas familias de los tiempos
precoloniales y se formaron a los primeros religiosos cristianos indígenas
imponiéndoles una rigurosa disciplina. Con relación a las mujeres se inició con las
hijas de la nobleza indígena para enseñarles la doctrina cristiana y las buenas
costumbres como si fueran monjas, pues sólo salían de la clausura para enseñar a
otras mujeres en los patios de las iglesias o en las casas de las señoras.

El colegio de la Caridad se fundó en 1538 para españolas y mestizas de todas las
edades, con la idea de que salieran directamente a la boda, se les enseñaba a
cantar, rezar, los salmos, la misa y en especial el taller de labores femeninas, todo
esto se realizaba en silencio y devoción.

En este colegio se debían tratar las alumnas entre sí con amor y caridad,
procurando que no hubiera disensiones ni palabras injuriosas. Si no obedecían a
su rectora se le informaba al cabildo y podían recibir castigos, perder su dote y ser
expulsadas.

Mención especial merece la educación que impartieron en la Nueva España los
jesuitas, quienes introdujeron la idea tridentina de la educación integral: de la
mente, el espíritu y la conducta; más escolarizada para las familias novohispanas
acomodadas, como los hijos de hacendados, mineros, ganaderos, comerciantes y
altos funcionarios. Menos escolarizada para los indígenas, las mujeres, los
enfermos, los presos, campesinos y los negros.

Para los jesuitas, lo más importante era el fin y no los medios, lo sustancial y no lo
periférico, de modo que la elocuencia, el cálculo, la casuística, la simulación y el
disimulo constituyeron valiosos instrumentos en la educación de los futuros
dirigentes.

En ceremonias y días especiales los estudiantes se distinguían por sus
escenificaciones teatrales, sus diálogos y declamaciones en latín y romance, en
prosa y verso, lo cual animaba a muchos padres a enviar a sus hijos a estudiar
con la compañía de Jesús. Por otra parte es importante señalar que en el colegio
de San Pedro y San Pablo se formaron a los futuros sacerdotes y rectores de las
iglesias, y en el colegio de San Ildefonso a los futuros integrantes de los
ministerios de la república.

A inicios del siglo XVI antes del concilio de Trento, en España había existido cierta
libertad para criticar a las instituciones y a las personas que las integraban,
después de este concilio, el clima cambió y la apatía intelectual, el moralismo
fanático y el amaneramiento barroco fueron predominantes en la religión.

En los centros educativos se impusieron las reglas, los programas y los materiales
de estudio. La reflexión e incluso el uso del sentido común quedaron anulados, en
su lugar se instaló la práctica de la memorización, la repetición y la erudición
consistente en manejar alusiones a la mitología y a la antigüedad grecorromana.