María Victoria Chapeta Sosa

Carné: 200742424
Derecho Notarial IV
Lic. Jaime Rodas Mazariegos.
Decimo Semestre


LA FORMA NOTARIAL EN LA REPRESENTACIÓN


Contrato de Mandato

Concepto
Es el contrato por el cual una persona confía la gestión de uno o más negocios a otra,
que se hace cargo de ellos por cuenta y riesgo de la primera (Alessandri y Somarriva)

El contrato por el cual una parte (mandatario), asume la obligación de cumplir actos
jurídicos por cuenta de otra (mandante) (Doménico Barbero)

Contrato consensual por el que una de las partes confía su representación personal o
la gestión o desempeño de uno o más negocios a la otra, que lo toma a su cargo.

Contrato de mandato es aquel en cuya virtud una persona (mandatario) con
retribución o sin ella, se obliga a llevar a cabo por cuenta o encargo de otra
(mandante) la gestión de uno o varios negocios de la misma.

Clases de mandatos:

1. Mandato con representación: en este tipo de mandato se considera que el
mandatario actúa en nombre del mandante, por lo que todo lo que deba
realizar en cumplimiento de las facultades que se le hubieren conferido tienen
por consecuencia obligar de manera directa al mandante.
2. Mandatos sin representación: este se caracteriza por que el mandatario actúa
en nombre propio, por lo que no existe posibilidad de acción por parte de
terceros en contra del mandante.

Clasificación desde el punto de vista jurídico:

1. Mandato general: a través de este mandato el mandante encomienda al
mandatario todos sus negocios.
2. Mandato general con cláusula especial: se refiere a la encomienda de todos los
negocios del mandante al mandatario, y además confiere a éste los poderes
específicos, en clausula especial, a efecto de enajenar, hipotecar, afianzar,
transigir gravar o disponer de cualquier otro modo la propiedad del mandante
y para todos los demás actos en que la ley lo requiera.
3. Mandato especial: comprende varios negocios determinados del mandante que
deben ser gestionados por el mandatario
4. Mandato judicial: a través de este una persona contrata los servicios
profesionales de un Abogado, a efecto de que le represente en juicio. El
mandante también puede ser representado por su cónyuge o conviviente, así
como familiares en asuntos que no excedan de quinientos quetzales. O cuando
no ejerzan más de tres abogados en la circunscripción municipal de que se
trate.


Características del Mandato

a) La existencia de un encargo o una encomienda que una persona hace a otra.
Dicho encargo o encomienda puede ser especifico, en el sentido de limitarse a
la realización de un acto determinado, cuyas características se identifican en el
propio contrato; amplio de manera que incluya la realización de determinado
tipo o clase de actos; o amplísimo al encargarse al mandatario la atención
general de los asuntos y negocios del mandate. El encargo o encomienda debe
referirse a actos y negocios jurídicos.
b) Se establece, por el mandato, una situación preparatoria, pues dicho contrato
tiene como fin que el mandatario realice y lleve a cabo otros actos y negocios
jurídicos por cuenta del mandante. El fin y objeto del contrato lo constituye la
actuación futura del mandatario, de modo que el mandato es el instrumento
jurídico habilitante y esencial, para que el mandatario pueda entablar
relaciones jurídicas con terceros, por cuenta del mandante. El contrato de
mandato no es de los que se agotan y cumplen en el momento de otorgarse,
sino que se otorga precisamente con la intención de que produzca efectos
jurídicos, en el futuro, cuando el mandatario lo ejercite y cumpla el o los
encargos que se le hicieron. En el mandato especifico, la realización por el
mandante del acto o negocio previsto, no agotan, ni extinguen la relación
contractual entre mandante y mandatario, sino persiste en tanto se liquidan
entre ellos, las consecuencias del acto o negocio realizado. En el mandato que
no es especifico, la relación contractual entre mandante y mandatario,
normalmente tampoco se agota, consume o extingue, cuando éste realiza unos,
algunos o todos los actos que se le han encomendado, pues el mandato
ordinariamente mantiene su plena vigencia y el mandatario puede seguir
realizando, en ejercicio del mismo, nuevos actos iguales o diferentes de los ya
consumados, aparte de la obligación contractual que tiene el mandatario de
rendir cuentas al mandante, como una consecuencia necesaria del contrato.
c) El mandatario actúa siempre por cuenta del mandante, de modo que los efectos
y consecuencias económicas y jurídicas de los actos y negocios que aquel
realiza, se reflejan finalmente sobre el patrimonio del mandante. Este es el
efecto más especial y característico del mandato, pues trasciende de las
relaciones entre las partes del contrato y se habilita y faculta al mandatario
para que entable y realice relaciones con terceros, en las que él ordinariamente
no adquiere derechos u obligaciones frente a éstos, sino que lo hace para
beneficio del mandante, de modo que resulta una relación jurídica entre el
mandante y el tercero.
d) Principal, ya que su validez no depende de ningún otro, tiene fines y vida
propia.
e) Intuito personae: este contrato se celebra con base en la calidad de la persona
del mandatario, a quien se le encomienda la realización de determinados actos
jurídicos.
f) Unilateral o bilateral: es unilateral cuando por causa del contrato se generan
únicamente obligaciones para una parte, especialmente cuando es gratuito, al
mediar la remuneración para el mandatario es bilateral o reciproco.


Elementos Personales:


Mandatario: Es la persona a quien se hace o dirige el encargo o se encomienda
la realización de actos o negocios por cuenta del mandante o
poderdante y quien se obliga a desempeñarlo o acepta realizarlo
por cuenta del otro contratante. En Guatemala también se le
llama apoderado.
Mandante: Es la persona que da el encargo o encomienda la realización de
actos o negocios y por cuya cuenta actúa el mandatario. En
Guatemala también se le llama poderdante.

Tanto el mandante, como el mandatario, deben tener capacidad de ejercicio (contraer
obligaciones), pues el mandato establece entre ellos una relación contractual
(interna) que les otorga derechos y les impone obligaciones recíprocas, que no
podrían válidamente celebrarse si alguna de las partes careciere de capacidad. El
artículo 1717, inciso 5º. Del Código Civil, señala que el mandato termina por
interdicción del mandante o del mandatario.

Consentimiento:

Para que el mandato exista y produzca efectos jurídicos, se requiere no sólo la
manifestación de voluntad del mandante, al designar su mandatario y señalarle el
encargo que le hace y las facultades que para ello le otorga, sino que también es
esencial la aceptación del mandatario. Este no queda vinculado ante su mandante por
el contrato, si no acepta el mismo. La aceptación del mandatario puede constar
expresamente, en el propio documento en que se otorga el mandato o puede ser tácita,
de conformidad con lo que establecen los artículos 1252 y 1687 del C.C. La aceptación
tácita del mandato, resultaría del ejercicio del mismo o de la realización, por parte del
mandatario, de los actos o negocios objeto del mandato. Existen dos casos en nuestra
legislación, en que se requiere la aceptación expresa del mandatario: a) si el mandato
es aceptado gratuitamente (1689 C.C.); y b) para levantar el arraigo del mandante, si
se apersona a juicio el mandatario (524 CPCYM).

Objeto:

El objeto del mandato lo constituyen los actos y negocios jurídicos que el mandatario
queda autorizado a celebrar, por cuenta de su mandante.
De conformidad con las normas generales relativas al objeto de los contratos que
contiene el artículo 1538 del C.C., aquel debe ser posible, lícito, determinado y en su
cumplimiento, los contratantes deben tener un interés legítimo. El objeto del
mandato (o sea las facultades o poderes que se otorgan al mandatario) deben llenar
esos requisitos, pues por objeto imposible sería nulo el mandato que se otorga para
comprar un lote en la luna; por objeto ilícito lo sería el que se otorga para que el
mandatario adquiera un esclavo para su mandante; por objeto indeterminado, el que
se confiere para que el mandante otorgue donación o contraiga matrimonio en
nombre del mandante; y por falta de interés legítimo, el que se otorga para que el
mandatario venda bienes ajenos.

Forma:

El contrato de mandato es solemne, ya que se requiere, como requisito esencial para
su existencia, que se otorgue en escritura pública (art. 1687 C.C.) Otra formalidad
esencial del mandato, sin la cual no puede surtir efectos, es la inscripción del mismo
en el Registro de Mandatos que se lleva en el Archivo General de Protocolos y, en su
caso, en el Registro Mercantil (Artos. 1704 CC., 189 LOJ y 338 inciso 1 C de C.) Sin
embargo, el art. 1687 permite que algunos mandatos puedan otorgarse en forma que
no sea la escritura pública, tales como: 1. Cuando se trate de asuntos cuyo valor no
exceda de mil quetzales, en cuyo caso puede otorgarse el mandato en documento
privado, legalizado por notario, o en acta levantada ante el alcalde o juez local, con las
formalidades legales. Sin embargo, si el mandato se refiere a la enajenación o
gravamen de bienes inmuebles o derechos reales sobre los mismos, es obligatorio el
otorgamiento del poder en escritura pública; y 2. Cuando la representación se
confiere por cartas poderes para la asistencia a juntas y demás actos en que la ley lo
permite.
Mandato General

El mandato General, es aquel que se otorga a fin de que el mandatario atienda todos
los negocios del poderdante y autoriza al mandatario para la administración de los
bienes del mandante. Es el típico poder de administración, por el cual el mandatario
queda encargado de velar por los intereses del mandante y efectuar todos los actos
que tiendan a la preservación, mantenimiento y explotación productiva de tales
bienes. Nuestro Código Civil no define, ni describe con claridad las facultades que
derivan del mandato general para el mandatario y se limita a indicar que “....
comprende todos los negocios del poderdante...” (Art. 1690 C.C.), sin concretar qué
tipo de actos puede realizar el mandatario en relación a tales negocios.

ARTICULO 1693. El poder general necesita cláusula especial para enajenar, hipotecar,
afianzar, transigir, gravar o disponer de cualquier otro modo la propiedad del
mandante, y para todos los demás actos en que la ley lo requiera. La facultad para
celebrar negocios o contratos implica la de otorgar los correspondientes documentos.

Mandato especial para asunto determinado (para donar entre vivos; para contraer
matrimonio; para otorgar capitulaciones matrimoniales; para pactar las bases
referentes a la separación o al divorcio; para demandar la nulidad o insubsistencia del
matrimonio; para constituir patrimonio familiar; para reconocer hijos; para impugnar
la paternidad)

Es el mandato que tiene un objeto muy bien determinado y que por la trascendencia o
importancia de éste, se limita a ese asunto. Nuestro Código Civil (art. 1692) requiere
el otorgamiento de un mandato específico (la ley lo llama especial) para donar entre
vivos y contraer matrimonio (art. 1860 y 85 CC), para otorgar capitulaciones
matrimoniales, pactar las bases referentes a la separación o al divorcio, para
demandar la nulidad o insubsistencia del matrimonio, constituir patrimonio de
familia, reconocer hijos y negar paternidad. Los mandatos específicos que se
otorguen para los actos y negocios antes descritos, deben (I) limitarse exclusivamente
al asunto específico de que se trata y a sus incidencias directas; (II) identificar con
todo detalle el asunto de que se trata, indicando nombre de la otra parte, el contenido
de contrato o negocio a celebrarse y la posición a adoptarse por el mandatario y (III)
ser tan completos en su exposición del asunto, que la función del mandatario sea
únicamente expresar la voluntad del mandatario contenida en el mandato.

Para actos tan personales como contraer matrimonio, sí es posible otorgar mandato,
pero de conformidad con el artículo 85 del C.C., éste debe ser específico e identificar la
persona con la que el mandante desea casarse y contener declaración jurada
personalmente otorgada por el mandante sobre los hechos que detalla el artículo 93
del C.C. Vemos así que un acto trascendental como es el matrimonio, puede
celebrarse por medio de mandato específico y completo, de modo que la función del
mandatario es simplemente manifestar verbalmente frente al otro contrayente y el
funcionario celebrante, la voluntad que el mandante ya expreso en el mandato.

Igualmente, para donar entre vivos, se requiere un mandato específico en el que no
sólo se identifique la persona del donatario, sino que los bienes que van a ser objeto
de donación y las condiciones a que quedará sujeta la donación (art. 1860 C.C.), de
modo que el mandatario simplemente externará ante el notario autorizante, una
voluntad claramente manifestada por el mandante.

ARTICULO 1692. Se necesita poder especial para donar entre vivos, contraer
matrimonio, otorgar capitulaciones matrimoniales, pactar las bases referentes a la
separación o al divorcio, demandar la nulidad o insubsistencia del matrimonio,
constituir patrimonio de familia, reconocer hijos y negar la paternidad.

ARTICULO 1860. La donación puede hacerse por medio de apoderado; pero el poder
debe designar la persona del donatario y especificar los bienes objeto de la donación y
condiciones a que queda sujeta.

ARTICULO 85. El matrimonio podrá celebrarse por poder. El mandato debe ser
especial, expresar la identificación de la persona con que debe contraerse el
matrimonio y contener declaración jurada acerca de las cuestiones que menciona el
artículo 93. La revocatoria del poder no surtirá efecto si fuere notificada legalmente al
mandatario cuando el matrimonio ya estuviera celebrado.

Diferencias del mandato general, especial o específico, son las cláusulas o facultades
especiales que, según el Código Civil y la Ley del Organismo Judicial, necesita el
mandatario general o el mandatario judicial, para ejecutar determinados actos o
negocios. Cuando tales leyes hablan de cláusula especial o facultad especial, se
pretende que el instrumento de mandato, detalle o mencione específicamente
determinados actos o negocios jurídicos, para que el mandatario se considere
facultado para realizar por cuenta del mandante. Se requiere así, que el mandante
específicamente otorgue tales facultades o cláusulas a su mandante, para que éste se
considere investido de ellas.


ARTICULO 1693. El poder general necesita cláusula especial para enajenar, hipotecar,
afianzar, transigir, gravar o disponer de cualquier otro modo la propiedad del
mandante, y para todos los demás actos en que la ley lo requiera. La facultad para
celebrar negocios o contratos implica la de otorgar los correspondientes documentos.

ARTICULO 1707. El apoderado debe desempeñar personalmente el mandato y sólo
podrá sustituirlo si estuviere facultado expresamente para hacerlo. Queda libre de
responsabilidad el apoderado cuando hace la sustitución en la persona designada por
el mandante. Si la designación se hiciere por el apoderado, éste es responsable si la
sustitución recayere en persona notoriamente incapaz o insolvente.

ARTICULO 1384. El pago debe hacerse al acreedor o a quien tenga su mandato o
representación legal. El pago hecho a quien no tuviere facultad para recibirlo, es
válido si el acreedor lo ratifica o se aprovecha de él.

ARTICULO 2152. Para que la transacción sea válida se requiere: ...... 4. Que, cuando se
celebre por medio de mandatario, éste tenga facultad especial, no sólo para transigir,
sino para los actos y contratos derivados de la transacción que necesiten facultad
especial.

Obligaciones del mandatario respecto del mandato:

a) Cumplir el contrato con exactitud, diligencia y fidelidad
b) Sujetarse a las restricciones establecidas en el mandato
c) Debe dar cuenta de su administración
d) Desempeñar el mandato personalmente, solo puede sustituirlo si estuviere
expresamente facultado para hacerlo
e) Responder de los daños y perjuicios que, de no ejecutar el mandato, se
ocasionen al mandante

Obligaciones del mandante:

a) Cumplir con todas las obligaciones que el mandatario haya contraído dentro de
los límites del mandato
b) Anticiparle al mandatario en fondos respectivos para realizar el mandato o
reembolsarle los gastos que este hubiere hecho
c) Pagar los honorarios del mandatario

Obligaciones previas:
1. Identificación de los comparecientes mediante DPI
2. Acreditación del derecho de propiedad del mandante, si fuere el caso

Obligaciones posteriores:
1. Remisión de testimonio especial al Director del Archivo General de Protocolos
2. Extender testimonio a la parte interesada para su inscripción en el registro
electrónico de poderes

Impuestos:
1. Testimonio especial: timbre fiscal de Q. 0.50 por hoja y timbre notarial de Q.
10.00
2. Testimonio: timbre fiscal de Q. 0.50 por hoja.

Cobro de honorarios: artículo 109 arancel del Codigo de Notariado.


Mandato General Con Clausula Especial

Es el mandato general en el que se establece, de manera expresa y en cláusula, las
facultades necesarias para que el mandatario pueda enajenar, hipotecar, afianzar,
transigir, gravar o disponer de cualquier otro modo la propiedad del mandante y para
todos los demás actos en que la ley lo requiera, dentro de lo cual se incluye el
otorgamiento de los correspondientes documentos.

Elementos:
 Personales: mandante, es la persona que encarga a otra la gestión o desempeño
de sus negocios. También llamada poderdante. Mandatario: es la persona que
toma a su cargo el desempeño o administración de los negocios que otro le
confía. También denominado apoderado, deben poseer ambos capacidad
general para contratar.
 Reales: actos y negocios jurídicos.
 Formales: el mandato debe constar en escritura pública como requisito
esencial para su existencia. Al no exceder el asunto de mil quetzales, se acepta
documento privado legalizado por notario.

Obligaciones previas:

1. Identificación de los comparecientes a través de DPI
2. Acreditación del derecho de propiedad del mandante, mediante testimonio o
certificación registral.

Obligaciones posteriores:

1. Remisión del testimonio especial al Archivo General de Protocolos
2. Extender testimonio al mandatario para su inscripción y registro en el Registro
Electrónico de Poderes

Impuestos:

1. Testimonio especial: timbre fiscal de Q 0.50 por hoja y el timbre notarial es de
Q. 10.00 por ser contrato de valor indeterminado
2. Testimonio: timbre fiscal de Q. 10.00 por ser mandato general, artículo 5,
numeral 8 literal a, Dto. 37-92

Honorarios: conforme arancel, artículo 109 Código de Notariado.



Mandato Especial O Poder Especial, Con Representación Y Sus Modalidades

Definición: es el mandato en virtud del cual, y con base en lo previsto en la ley, el
mandatario puede actuar en representación del mandante en los siguientes actos
personalísimos: donar entre vivos, contraer matrimonio, otorgar capitulaciones
matrimoniales, pactar las bases referentes a la separación o al divorcio, demandar la
nulidad o insubsistencia del matrimonio del matrimonio, constituir patrimonio de
familia, reconocer hijos y negar la paternidad.

Características:

1. Principal: su validez no depende de ningún otro, tiene fines y vida propios
2. Gratuito u oneroso: cuando el mandatario no cobra honorarios por la
representación, se da gratuito.
3. Unilateral o bilateral: es unilateral cuando por causa del contrato se generan
únicamente obligaciones para una parte, especialmente cuando es gratuito
4. Formal: debe de constar en escritura pública, ya que debe ser inscrito en el
registro correspondiente.

Regulación legal: artículo 1692 Código Civil.

Obligaciones previas:

1. Identificación de los comparecientes por medio de DPI
2. Definir sobre qué asunto, de los establecidos en el artículo 1692 del Código
Civil versara el contrato

Obligaciones posteriores:

1. Remisión del testimonio especial al Archivo General de Protocolos
2. Extender al mandatario o apoderado para s inscripción en el Registro
Electrónico de Poderes

Impuestos:

1. Testimonio especial: timbre fiscal de Q. 0.50 por hoja; timbre notarial Q. 10.00
por ser contrato de valor indeterminado
2. Testimonio: Impuesto fiscal de Q. 2.00 por ser mandato especial.

Honorarios: artículo 109, numeral 1 del Código de Notariado es de Q 200.00 a Q.
5,000.00 según la importancia del contrato.


Mandato Judicial

Definiciones:

Contrato por medio del cual una persona, individual o jurídica, contrata los servicios
profesionales de un abogado, a efecto de que le represente en juicio.

Es el que faculta para actuar ante los tribunales, con carácter contencioso o voluntario,
para ejercer acciones, oponer defensas o cumplir cualesquiera trámites que las causas
requieran en representación de una de las partes.

El artículo 190 de la LOJ, señala que los mandatarios jurídicos por el todo hecho de
su nombramiento, tendrán las facultades suficientes para realizar toda clase de actos
procesales. Necesitan facultades especialmente conferidas para: a) Prestar confesión
y declaración de parte; b) Reconocer y desconocer parientes; c) Reconocer firmas;
d) Someter los asuntos a la decisión de arbitrios, nombrarlos proponerlos; e)
Denunciar delitos y acusar criminalmente; f) Iniciar o aceptar la separación o del
divorcio, para asistir a las juntas de reconciliación y resolver lo más favorable a su
poderdante; y para intervenir en juicio de nulidad de matrimonio; g) Prorrogar
competencia; h) Allanarse y desistir de juicio, de los ocursos, recursos, incidentes,
excepciones y de las recusaciones, así como para renunciarlos; i) Celebrar
transacciones y convenios son relación al litigio; j) Condonar obligaciones y conceder
esperas y quitas; k) Solicitar o aceptar adjudicaciones de bienes en pago; l) Otorgar
perdón en los delitos privados; m) Aprobar liquidaciones y cuentas; n) Sustituir el
mandato total o parcialmente reservándose o no su ejercicio y otorgar los mandatos
especiales para las que estuviere facultado; ñ) Los demás casos establecidos en las
demás leyes”.

En el mismo cuerpo legal citado en sus artículos del 191 al 194 está regulado lo
relacionado con las obligaciones de los mandatarios judiciales, las prohibiciones y
responsabilidades, impedimentos y la revocatoria de dicho mandato, los cuales se
transcriben a continuación:

ARTICULO 191. Obligaciones de los mandatarios judiciales. Son obligaciones de los
mandatarios judiciales: a) Acreditar su representación; b) No desamparar el
asunto en que hubiesen gestionado mientras no hayan sido reemplazados en su
ejercicio; c) Satisfacer los gastos necesarios que les corresponda para, el curso del
asunto; d) Cumplir con las demás obligaciones de los mandatarios en general y las
que les impongan otras leyes y los reglamentos respectivos.

ARTICULO 192. Prohibiciones y responsabilidades. Los mandatarios están sujetos a
las prohibiciones de los abogados e incurren en igual responsabilidad que ellos.

ARTICULO 193. Impedimentos. No pueden ser mandatarios judiciales: a) Los que
por sí mismos no pueden gestionar en asuntos judiciales; b) Los que tengan auto de
prisión o condena pendiente, por cualquier delito, por el tiempo fijado en la
sentencia; c) Quienes no sean abogados salvo cuando se trate de la representación
del cónyuge, de su conviviente cuya unión de hecho estuviere inscrita en el Registro
Civil respectivo, y de sus parientes dentro de los grados de ley o cuando el mandato
se otorgue para ejercitarlo ante los juzgados menores y únicamente en asuntos que
no excedan de quinientos (Q. 500.00) quetzales o ante jueces o tribunales en cuya
jurisdicción no ejerzan más de tres abogados; d) Los magistrados, jueces,
funcionarios y empleados del Organismo Judicial y los pasantes y meritorios de los
tribunales; e) Los funcionarios y empleados remunerados del Organismo Ejecutivo,
con excepción de los que ejercen la docencia o desempeñen cualquier cargo que no
sea de tiempo completo.

Elementos:
1. Personales: mandante, es la persona que encarga a un abogado que le represente
en juicio; mandatario: es el abogado, colegiado activo, que legalmente puede
representar al mandante
2. Reales: gestionar ante los tribunales
3. Formales: el mandato debe constar en escritura pública ya que debe ser inscrito
en el registro correspondiente



Obligaciones previas:

1. Identificación de los comparecientes mediante DPI
2. Acreditar la calidad de abogado, colegiado activo, o de pariente, dentro de los
grados de ley

Obligaciones posteriores:

1. Remisión de testimonio especial al Archivo General de Protocolos
2. Extender testimonio al mandatario
3. Inscripción del testimonio en el Registro Electrónico de Poderes

Impuestos:

1. Testimonio especial: timbre fiscal de Q. 0.50 por hoja; timbre notarial de Q.
10.00 por ser contrato de valor indeterminado
2. Testimonio: impuesto fiscal Q. 2.00 artículo 5, numeral 8, literal b Dto. 37-92

Honorarios: será de Q. 200.00 a Q. 5,000.00 dependiendo de la importancia del
contrato.

Revocación De Mandato

En Guatemala, el mandato es esencialmente revocable, aun si se ha conferido por
plazo o para asunto determinado. La revocación del mandato es el acto unilateral,
por el cual el mandante, sin incurrir en responsabilidad alguna, terminan el mandato y
rompe el vínculo contractual con el mandatario.

ARTICULO 194. Revocatoria de mandato. La revocatoria de un mandato no surtirá
efecto en un asunto en que estuviere actuando el mandatario, mientras el manante
no manifieste en forma legal al juez, que se apersona en el asunto y que fija para
recibir notificaciones una casa en la población donde el Tribunal tiene su asiento o
mientras otra persona no compruebe en el proceso que ha subrogado al mandatario
y fije la residencia a que se refiere este artículo. Si el mandatario cuyo mandato ha
sido revocado quedare inhabilitado, se ordenará la inmediata presentación del
sustituto, con el apercibimiento de nombrar defensor judicial, si no se verifica.

La revocabilidad del mandato, en nuestro medio, es un derecho irrenunciable que
tiene el mandante y su ejercicio se sujeta a determinadas normas: (I) sólo produce
efectos desde el momento en que se notifica al mandatario y a los terceros interesados
en el negocio o asunto pendiente (artos. 1699, 1718 y 1720 C.C.), notificación que
debe constar en instrumento, acta notarial o notificación judicial; (II) la revocación
puede ser expresa o tácita. Es expresa, la que se formaliza en escritura pública y, para
que surta efectos, debe además inscribirse en el Registro de Mandatos, y en su caso en
el Registro Mercantil (artos. 1704 C.C. y 338 inciso 2 del C. de C.) El artículo 1720 del
C.C. establece que si el mandante designa un nuevo mandatario para que se encargue
del mismo o de los mismos asuntos o negocios, sin expresar que queda vigente al
anterior, ocurre una revocatoria tácita del anterior. La inscripción del nuevo mandato
en el Registro de Mandatos y, en su caso, en el Registro Mercantil, provoca la
revocación; pero en todo caso es obligatoria, además la notificación al mandatario,
como antes se ha señalado; (III) la revocación del mandato primario, provoca
necesaria y automáticamente, la revocación de las sustituciones y mandatos que el
mandatario primario hubiera otorgado, salvo que el mandante los confirme
expresamente y, por ello, es también necesario notificar la revocatoria a los
apoderados substitutos y a los apoderados instituidos por el mandatario primario
(art. 1721 C.C.) la revocatoria del mandato judicial no surte efectos en tanto, además
de la inscripción en los registros y de la notificación al mandatario, el mandante o un
nuevo apoderado suyo se apersone en el proceso y señala nuevo lugar para recibir
notificaciones (art. 194 LOJ)

Definición: es una declaración unilateral de voluntad que tiene por fin inmediato
extinguir una relación jurídica con efectos hacia el futuro sin perjuicio de que las
consecuencias ya producidas quedan firmes entre las partes y respecto de terceros.

Es el acto legal por el que una persona (mandante) deja sin efecto otorgado a otra
(mandatario) y que para los plenos efectos subsiguientes debe ser notificado tanto al
mandatario como a los terceros interesados.

Causas de revocatoria:

1. Por vencimiento del término para el que fue otorgado
2. Por concluirse el asunto para el que se dio
3. Por revocación
4. Por renuncia del mandatario
5. Por muerte o interdicción del mandante o del mandatario
6. Por quiebra del mandante o porque sobrevenga el mandatario causa que
conforme a la ley lo inhabilite para ejercer mandatos; y,
7. Por disolución a la persona jurídica que lo hubiere otorgado.


Formas de revocación:

1. Directa: el mandante de manera expresa e indubitable, hace del conocimiento
de su mandatario que deja sin efecto el encargo del asunto o asuntos que
oportunamente le encomendó.
2. Por sustitución: esta modalidad de revocatoria del mandato ocurre cuando el
mandante nombra a otra persona como mandatario, y al no expresarse en el
documento en el que se constituye este nuevo mandato que queda vigente el
anterior legalmente deberá entenderse que revoca el que fue otorgado
primero.
En todo caso, siempre deberá notificarse la revocación del contrato de mandato al
mandatario, el que produce efecto desde la fecha y hora en que se le notifique.

Regulación legal: artículos 1717 al 1727 del Código Civil.

Obligaciones previas:

1. Identificación de los comparecientes mediante DPI
2. Tener a la vista el testimonio registrado del mando que originalmente se
otorgó.

Obligaciones posteriores:

1. Razonar el testimonio del mandato originalmente otorgado, si se tuviere a la
vista (se aplica supletoriamente art. 36 CN)
2. Remisión de testimonio especial al Archivo General de Protocolos
3. Extender testimonio a la parte interesada
4. Presentar el testimonio para su registro en el Registro Electrónico de Poderes
5. Notificar la revocatoria del mandato al mandatario, artículo 1699, 1718 y 1726
del Código Civil

Impuestos:

1. Testimonio especial: timbre fiscal de Q. 0.50 por hoja; timbre notarial de Q.
10.00 por ser contrato de valor indeterminado.
2. Testimonio: se debe pagar por la tarifa correspondiente la cual es menor a la
originalmente pagada al momento de la primera inscripción.

Honorarios: conforme al artículo 109 numeral 1 Código de Notariado, será entre Q.
200.00 a Q. 5,000.00 según la importancia del mandato.


Protocolación De Mandato Otorgado En El Extranjero

Los mandatos otorgados en el extranjero, para ser ejercidos en Guatemala, se
otorgarán de conformidad con las formalidades externas del lugar en donde el
mandato es otorgado (art. 29 LOJ); pero, en cuanto a su objeto y contenido, el
mandato se rige por las leyes de Guatemala (art. 1700 C.C.). El mandato debe
autenticarse mediante una cadena de legalizaciones que culmina con la del Ministerio
de Relaciones Exteriores de Guatemala y si ha sido otorgado o contiene pasajes en
lenguas extranjeras, debe ser traducido en lo pertinente, bajo juramento, por
Traductor Jurado o, en defecto de éste, por dos personas conocedoras del español y
del idioma del documento, bajo juramento y con legalización notarial de firmas (art.
37 LOJ). Cumplidos los requisitos anteriores, el documento que contiene el mandato,
debe ser protocolado por notario en Guatemala y el testimonio del acta de
protocolación (que debe incluir al documento protocolado), se inscribe en el Registro
de Mandatos y, en su caso en el Registro Mercantil.

Obligaciones previas:

1. En el caso que hubiere sido autorizado por notario extranjero, deberá
consignarse en la introducción del instrumento que se cumplieron con los
respectivos pases de ley que culminan con la auténtica del Ministerio de
Relaciones Exteriores en Guatemala
2. Si el mandato hubiere sido redactado en idioma extranjero, deberá verterse
previamente a su protocolación, al idioma español, bajo juramento por
traductor autorizado en la república.
3. Impuestos: deberá satisfacerse lo referente al impuesto de timbres fiscales que
corresponda en el documento original. Artículo 41 de la Ley del Organismo
Judicial; artículo 5 numeral 8 literales a y b; timbre fiscal de Q. 2.00 o de Q.
10.00 según se trate de un mandato especial o general.
4. Si el mandato hubiere sido autorizado por notario guatemalteco en el
extranjero, el mismo deberá constar en papel simple, produciendo sus efectos
plenos sin necesidad de que se realicen los pases de ley, bastando únicamente
la protocolación por parte de un notario que se encuentre ejerciendo en el
territorio nacional.

Obligaciones posteriores:

1. Remisión del testimonio especial del acta de protocolación al Archivo General
de Protocolos
2. Entrega del testimonio al interesado o mandatario, para lo cual deberá hacer
constar el Notario que el impuesto fiscal correspondiente ya fue cubierto en el
documento original
3. Inscripción del testimonio en el Registro Electrónico de Poderes
4. Remitir aviso al Archivo General de Protocolos dentro de los 10 días siguientes
al otorgamiento de la protocolación del documento proveniente del extranjero,
artículo 40 de la Ley del Organismo Judicial.




Impuestos:

1. Testimonio especial: impuesto notarial de Q. 10.00 por ser una protocolación,
artículo 3 numeral 2 literal b Dto. 82-96; timbre fiscal de Q. 0.50 por hoja
artículo 5 numeral 6 Dto. 37-92.
2. Inscripción en el registro electrónico de poderes cuya tarifa es de Q. 130.00

Cobro de honorarios: conforme artículo 109, numeral 1 Código de Notariado será de
Q. 200.00 a Q. 5,000.00 según la importancia del mandato.


Mandato Sin Representación

Del mandato nacen dos tipos de relaciones: una, que podríamos llamar la interna, que
existe entre el mandante y el mandatario y otra, externa, entre el mandatario y los
terceros con quienes se relaciona en ejercicio del mandato.

En el mandato sin representación la calidad con que actúa el mandatario se mantiene
reservada y puede no ser del conocimiento del otro contratante, sin que tenga
trascendencia jurídica alguna el conocimiento o desconocimiento del otro contratante
de la relación del mandato. Es ese caso, el mandatario será el titular de los derechos y
el responsable del cumplimiento de las obligaciones derivadas del acto o contrato y de
la gestión del mandatario sin representación nacen vínculos entre el mandatario y el
tercero, de los que el mandante es formalmente ajeno, requiriéndose de un negocio
jurídico posterior, para que el mandatario le traslade los efectos de dicho negocio.

Las relaciones internas (entre mandante y mandatario), no sufren cambio, según si el
mandato es con representación o sin ella, pues el mandatario siempre actúa por
cuenta del mandante, de modo que el efecto jurídico y económico de los actos y
contratos que realice, siempre afectarán finalmente el patrimonio del mandante. Las
obligaciones y derechos del mandatario frente al mandante, son los mismos.

Son las relaciones externas las que cambian, según si el mandatario tiene o no la
representación del mandante, pues en un caso, se establece una relación directa entre
éste y el tercero y, en el otro, la relación directa existe entre el mandatario y el tercero
y el mandante puede llegar a ser parte de la misma, como sucesor del mandatario y en
virtud de otro negocio jurídico.

Sustitución De Mandato

El mandatario solo puede sustituir el mandato que le ha sido encomendado si se
encuentra expresamente facultado para hacerlo por el mandante, en el contrato
original. Pudiendo ser la sustitución total o parcial.

Definición: acto por medio del cual el mandatario, con base en la autorización expresa
del mandante, contenida en el correspondiente contrato, transfiere sus facultades, en
forma total o parcial, a otra persona, como producto de lo cual esta última se
constituye en nuevo mandatario.

Regulación legal: artículo 1576, 1577, 1578, 1702, 1707 del Código Civil.


Obligaciones previas:
1. Identificar en forma legal a los otorgantes, conforme a lo establecido en el
artículo 29, numeral 4 del Código de Notariado
2. Tener a la vista el testimonio del mandato, el cual debe estar registrado en el
Registro de Poderes del Archivo General de Protocolos
3. Verificar que en cláusula específica, el mandante haya facultado a su
mandatario para efectuar sustitución parcial o total del mandato, en las
mismas condiciones del contrato originalmente otorgado, pues lo único que
variara se refiere a la persona del mandatario

Obligaciones posteriores:
1. Remisión del testimonio especial al archivo general de protocolos, dentro del
plazo de 25 días hábiles siguientes a su otorgamiento
2. Entrega del testimonio al interesado o mandatario sustituto
3. Inscripción del testimonio en el Registro Electrónico de Poderes conforme
acuerdo 38-2004 de la Corte Suprema de Justicia
4. Notificar al mandante o al representante legal, en forma notarial o judicial,
adjuntando para el efecto una copia legalizada de la escritura de sustitución de
mandato.

Impuestos:
1. Testimonio especial: timbre fiscal de Q. 0.50 por hoja; timbre notarial de
Q.10.00 por tratarse de contrato de valor indeterminado.
2. Testimonio: timbre fiscal de Q. 2.00 artículo 5, numeral 8, literal b Dto. 37-92.

Honorarios: deberá ser de Q. 200.00 a Q. 5,000.00 según la importancia del contrato.