RESISTENCIA AL FUEGO

TEMPERATURAS ORDINARIAS DE SERVICIO.

En condiciones de exposición a la intemperie, las temperaturas ordinarias de servicio del
concreto pueden ser muy variables, pues dependen de las características climatológicas
del lugar. Sin embargo el concreto posee una moderada conductividad térmica, estas
temperaturas extremas son más bien superficiales, de modo que en el interior de la
estructura los límites en que fluctúan las temperaturas ordinarias de servicio abarcan un
intervalo más reducido.

Los efectos inmediatos que producen en el concreto las variaciones de temperatura
dentro de los límites operativos ordinarios, corresponden a los cambios de volumen de
origen térmico que se manifiestan como expansiones cuando la estructura se calienta y
como contracciones cuando se enfría. Las expansiones restringidas provocan en el
concreto esfuerzos de compresión en tanto que las contracciones restringidas los
producen de tensión.

Con lo anterior, mediante un diseño adecuado que tome en cuenta las condiciones
térmicas de exposición y servicio y las características de la estructura y del concreto, es
factible paliar los efectos de los cambios de temperatura que ocurren dentro del intervalo
ordinario, de modo que la estructura no sufra daño; por este motivo pero esto no se
cumple si la temperatura del concreto se ubica fuera de los limites ordinarios; en cuyo
caso el concreto y la estructura pueden sufrir efectos detrimentales.


TEMPERATURAS EXTRAORDINARIAS.


Al referirse a la predicción del coeficiente de expansión térmica del concreto, el informe
del coeficiente ACI considera que este solo varía linealmente con la temperatura en el
intervalo de 0° a 60°C, con la condición adicional que el contenido de humedad en el
concreto sea estable.

DAÑOS A LAS ESTRUCTURAS POR EL FUEGO.

Existen diversos factores influyen en el comportamiento de una estructura de concreto al
ser expuesta a elevadas temperaturas de un incendio.
1. Proceso térmico a que se expone la estructura, definido por la velocidad, duración
y temperatura máxima de calentamiento.
2. Nivel de esfuerzo a que se encuentra sometido el concreto durante la acción del
proceso térmico.
3. La naturaleza y porosidad de los agregados
4. El estado de humedad del concreto, previo al calentamiento.


A estos factores deben añadirse otros que son propios de cada estructura en lo individual,
tales como las dimensiones, condiciones de refuerzo, espesores de recubrimiento y
restricciones para el cambio de volumen de los elementos estructurales. En estas
circunstancias
Después de un incendio, es verificar el estado del concreto, el acero de refuerzo y las
deformaciones de cada uno de los elementos que resistieron el fuego y con esta
información hacer una revisión estructural permita dilucidar si l estructura:
1. Puede continuar prestando el servicio requerido en su estado actual, con una
simple restauración.
2. Se requiere su rehabilitación estructural y esta es factible
3. Su grado de afectación es tal que debe ser demolida, parcial o totalmente.
En un elemento de concreto reforzado expuesto al fuego, el concreto es mas susceptible
de sufrir daño que el acero de refuerzo por varias razones:
1. La acción del fuego es directa sobre el concreto, en tanto que sobre el acero de
refuerzo es amortiguado por el espesor del recubrimiento.
2. A igualdad de temperaturas, el concreto se demerita mas en sus propiedades
mecánicas al calentarse es prácticamente irreversible.
Las primeras indagaciones acerca de los daños por incendio se orienten hacia la
verificación experimental del estado del concreto que estuvo al fuego
En el caso de la verificación del concreto, resulta particularmente útil definir si su
temperatura no sobrepaso los 300°C.
Para evaluar el estado del concreto a diferentes profundidades, el medio usual consiste en
extraer núcleos por barrenacion conforme al método ASTM C42 (NOM C-169), en los
cuales pueden aplicarse tres procedimientos complementarios para la obtención de datos
que sirvan como elementos de juicio:
1. Examen visual
2. Determinación de la resistencia mecánica
3. Petrográfico.
En la ejecución del examen visual un aspecto de importancia se refiere a la identificación y
delimitación del concreto por zonas de acuerdo por zonas de acuerdo con su coloración.
Esto resulta útil porque se sabe que al aumentar la temperatura de calentamiento por
fuego, el concreto cambia de color y pierde resistencia a compresión.
INTERVALO APROX. DE LA
TEMPERATURA °C.
COLORACION DEL
CONCRETO
RESISTENCIA RESIDUAL DEL
CONCRETO A COMPRESION
% DE LA ORIGINAL
Menos de 300
300 a 600
600 a 900
más de 900
Sin cambio
Rosa o rojo
Gris
ocre
100 a 80
80 a 40
40 a 20
20 a 0.

Observando el color del concreto la profundidad en que se halla colocado el acero de
refuerzo, es también posible hacer una estimación gruesa de la temperatura a que este
fue sometido durante un incendio.
Color del concreto Temperatura °C
Normal (sin cambio)
Rosado a rojo
Gris
ocre
Menos de 230
De 290 a 590
De 590 a 900
Más de 900


Mediante el examen petrográfico se determina, además de los cambios de coloración,
otras características del concreto relacionados con las temperaturas que soporto durante
el incendio.
Para complementar las observaciones y resultados del examen petrográfico, son
aplicables las pruebas no destructivas del índice de rebote con esclerómetro (ASTM C
597/NOM C-192), de velocidad de pulso con ultrasonido (ASTM C 597/NOM C- 275) y de
resistencia mecánica en núcleos de barrenacion (ASTM C 42/NOM 169). Al efectuar la
determinación de esta última es conveniente obtener no solamente la resistencia a
compresión, sino también la resistencia del concreto.






PERMEABILIDAD A LAS RADIACIONES
 EMISIONES RADIOACTIVAS.


En las plantas generadoras de electricidad cuya fuente de energía primaria es nuclear,
resulta indispensable proveer a los reactores con un sistema de blindaje que bloquee las
radiaciones emitidas, a fin de que no se propaguen al medio extremo y ocasiona dalos
biológicos.
Como consecuencia de la fisión del átomo se origina dos tipos: emisiones radioactivas y
rayos gamma.Ambas emisiones son biológicamente dañinas por lo que se hace
imprescindible bloquearlas por igual, si bien su bloqueo se produce por diferentes
fenómenos y por tanto las medidas que