Eliminacion HCFC Colombia

http://portalapp.minambiente.gov.co/index.php?option=com_content&view=article&id=258:plan
tilla-asuntos-ambientales-y-sectorial-y-urbana-sin-galeria-24&catid=10:asuntos-ambientales-y-
sectorial-y-urbana-articulos&Itemid=436#documentos

Etapa I – HPMP
Información General
Los hidroclorofluorocarbonos (HCFC) se encuentran entre las SAO controladas por el Protocolo de
Montreal, listados en el Anexo C, grupo I, del Protocolo de Montreal. Estas sustancias son
utilizadas en los sectores de fabricación y mantenimiento de equipos de refrigeración y aire
acondicionado, manufactura de espumas de poliuretano, solventes, extinción de incendios y
aerosoles comerciales.
La XIX Reunión de las Partes del Protocolo de Montreal aceleró el calendario de eliminación de los
HCFC y decidió requerir al Comité Ejecutivo del Fondo Multilateral, que proveyera asistencia
técnica y financiera, y prestara especial atención a las Partes del Artículo 5. El Plan de Manejo
para la Eliminación del Consumo de Hidroclorofluorocarbonos - HPMP es una estrategia de
mediano plazo para habilitar al país al cumplimiento de la eliminación de la mayor parte del
consumo de los HCFC en 2030 y se definen las acciones necesarias para que su consumo no
supere los siguientes límites:
 Congelación de su consumo en el promedio 2009-2010 (denominado línea de base) para
el año 2013.
 Reducción del 10% de la línea de base para el 2015.
 Reducción del 35% de la línea de base para el 2020.
 Reducción del 62,5% de la línea de base para el 2025
 Reducción del 97.5% de la línea de base para el 2030.
 La eliminación completa en el 2040.
En el país no existe producción de HCFC y las exportaciones son mínimas, por lo tanto el consumo
del país, atendiendo la definición del Protocolo de Montreal, puede asumirse como el total de las
importaciones, tanto de sustancias puras como mezclas.
El uso de HCFC en Colombia se ha incrementado desde la década de los 90 cuando se dio inicio
al proceso de eliminación del consumo de los CFC. El HCFC-141b ha sido utilizado como el
sustituto por excelencia del CFC-11 como agente soplante en la fabricación de espumas de
poliuretano, el HCFC-123 ha reemplazado el Halon-1211 en el sector de extinción de incendios y el
HCFC-22 es actualmente el gas refrigerante de mayor uso en el sector de refrigeración y aire
acondicionado doméstico, así como en refrigeración comercial, donde reemplazó al CFC-12.
La distribución del consumo en los diferentes sectores para el año 2009 se presenta en la tabla 1.
La Etapa I del Plan de Manejo para la Eliminación del Consumo de HCFC en Colombia
denominado HPMP (en sus siglas en inglés) para el período 2011 - 2015, fue aprobada en la
reunión 62ª del Comité Ejecutivo del Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal, en diciembre de
2010 .
El HPMP comprende la estrategia nacional para el cumplimiento de las dos primeras metas de
eliminación de HCFC en el marco del Protocolo de Montreal, correspondientes al congelamiento
del consumo al nivel de la línea base (promedio consumo 2009 - 2010) en el año 2013 y la
reducción del 10% de la línea base en el año 2015.
La estrategia a ser implementada consta de 5 programas, los cuales incluyen 12 proyectos
específicos, enfocados a los diferentes sectores consumidores de HCFC. Estos programas
permitirán el fortalecimiento de las capacidades nacionales necesarias para lograr las metas de
reducción del consumo de HCFC para el período 2011 - 2015.
Objetivo
El objetivo de la Etapa I del Plan de Manejo para la Eliminación del Consumo de
Hidroclorofluorocarbonos en Colombia, es el cumplimiento de las metas de congelamiento al nivel
de la línea base y reducción del 10% del consumo de los HCFC para los años 2013 y 2015,
respectivamente.
Este objetivo se alcanzará a través de:
 Eliminación del consumo de HCFC-141b y HCFC-22 en el subsector de manufactura de
refrigeración doméstica.
 Eliminación del consumo de HCFC-141b y HCFC-22 en usos emisivos (limpieza de equipo
electrónico, aerosoles y recubrimiento de agujas y catéteres).
 Eliminación del uso de HCFC-141b para barrido en el mantenimiento de equipos de
refrigeración.
 Reducción del consumo de HCFC-22 (comparado con el nivel de línea base) en el
mantenimiento de equipos de refrigeración y aire acondicionado para alcanzar las metas
de reducción del 2015.
Bloques Estratégicos del Proyecto
Basados en la experiencia exitosa de la implementación del Plan Nacional de Eliminación del
consumo de CFC y halones, la estrategia para el presente proyecto se basará en los siguientes
bloques estratégicos:
 Control del suministro de bienes y servicios que utilizan HCFC, a través de asistencia
técnica y financiera directa a la industria consumidora de HCFC con el propósito de
facilitar su cambio tecnológico.
 Control de la demanda de bienes y servicios que usan HCFC por medio de campañas de
divulgación al público general y a los usuarios finales de HCFC con el fin de promover
cambios en los patrones de consumo de estas sustancias.
 Regulación de la importación, distribución, comercialización y uso de HCFC a través del
fortalecimiento del marco legal con el ánimo de mantener el cambio tecnológico.
 Promover un mercado de equipos con sustancias alternativas y la recuperación, reciclaje y
regeneración de refrigerantes enfocado en el HCFC-22.
 Monitoreo permanente y control de la actividades propuestas bajo la estrategia con el
propósito de asegurar los resultados deseados.
http://portalapp.minambiente.gov.co/index.php?option=com_content&view=article&id=364:plan
tilla-asuntos-ambientales-y-sectorial-y-urbana-sin-galeria-35&catid=10:asuntos-ambientales-y-
sectorial-y-urbana-articulos&Itemid=436

 La búsqueda de soluciones alternativas para los refrigerantes que deterioran la capa de
ozono dentro del Protocolo de Montreal, llevó a utilizar sustancias transitorias que
presentan bajo impacto a la capa de ozono pero una alta influencia en el calentamiento
global, estas sustancias se clasifican como HCFC, un ejemplo claro es el R-22,
seguidamente se da a conocer otra familia de refrigerantes los cuales por la ausencia de
cloro dentro de sus componentes ya no deterioraban la capa de ozono pero continúan
siendo una fuerte amenaza para el equilibrio de la temperatura en el planeta, ellos son los
HFC, para mencionar el R-134a, ampliamente utilizado en la refrigeración doméstica y el
aire acondicionado automotriz y las mezclas zeotrópicas y azeotrópicas (R-404A, R-410A,
R-407C, R-507, R-417A, R-413A, R-422D, entre otras). A estos últimos se les conoce en el
mercado como refrigerantes "ecológicos" o "definitivos", desconociendo su alto impacto en
el efecto invernadero. Ante esta realidad, este documento tratará de dar respuesta a
preguntas frecuentes hechas por los técnicos y empresarios frente a esta situación:
 Pregunta: Los HFCs son una buena alternativa para reemplazar los HCFCs?
 R/ Ambientalmente, a pesar de no deteriorar la capa de ozono, los HFCs poseen un alto
potencial de calentamiento global (PCG), razón por la cual nos arriesgamos, a medida que
aumenta el uso de estas sustancias, a crear un problema ambiental tal vez más grave que
el que tratamos de solucionar, como es el cambio climático, hecho que pone de manifiesto
la necesidad de buscar alternativas verdaderamente amigables con el entorno.
 Pregunta: Si hago mantenimiento o reparo un equipo de refrigeración o aire
acondicionado que contenga refrigerantes como R-134a, o de la línea del 400 o 500,
puedo liberarlos a la atmósfera?
 R/ Los refrigerantes halogenados (CFC, HCFC, HFC) NO pueden emitirse a la atmósfera,
por lo tanto deben recuperarse para su tratamiento, reutilización o destrucción utilizando
métodos autorizados.
 Pregunta: Mi proveedor me dice que el R-407C y el R-410A, no deterioran la capa de
ozono y tiene un bajo impacto en el calentamiento global, ¿esto es cierto?
 Pregunta: Si tengo un equipo de refrigeración o aire acondicionado trabajando con R-22,
es obligatorio hacer reconversión a otro refrigerante que no posea cloro como R-407C, R-
417A, R-422D, R-410A o R-404C?
 R/ Definitivamente NO, el cronograma de eliminación dá un margen de tiempo para uso del
R-22 en los países en vía de desarrollo, hasta el 2030, razón por la cual los equipos
existentes pueden continuar operando con la sustancia en mención, sin restricciones en
nuestro país aún.
 Adicionalmente, de la misma forma, como se he considerado su impacto ambiental, es
necesario tener en cuenta que estas sustancias clasificadas como Mezclas Zeotrópicas
(Serie 400), poseen el problema de deslizamiento, lo que quiere decir que a la misma
presión la temperatura es diferente si está en estado gaseoso o en estado líquido, por lo
que se recomienda cargar los equipos en fase líquida y prestar especial atención a las
fugas de refrigerante, puesto que en los casos de fuga grande o repetida es aconsejable la
sustitución completa de la carga, situación que genera una problemática ambiental más
grave, además de costosa, si se tiene en cuenta su costo en el mercado y el hecho que
han sido consideradas como "ecológicas", desconociendo su alto PCG. Esta creencia, ha
llevado al personal de mantenimiento del sector de la refrigeración y el aire acondicionado,
a liberar indiscriminadamente estos refrigerantes, desconociendo su alto aporte al cambio
climático.
 Pregunta: Los fabricantes de equipos argumentan que los sistemas que operan con
mezclas de HFCs (R-410A, R-407C, R-422D, etc) son más eficientes energéticamente,
es esto cierto?, si es así, ésto mitiga su impacto negativo al ambiente?
 R/ Responder a esta pregunta no es sencillo, todo depende de las condiciones de
operación del sistema. Para verificar ésto se debe prestar especial atención al EER (Rata
de eficiencia energética) o al COP (Coeficiente de operación) del equipo y a sus consumos
de voltaje y amperaje en condiciones de marcha y operación, además de su capacidad de
enfriamiento. De igual manera, si se realiza reconversión del equipo, este será un
momento propicio para verificar los parámetros de operación antes y después de la
reconversión, y sacar las conclusiones pertinentes relacionadas con la disminución o no
del consumo energético.
 De la misma forma, si el refrigerante no causa deterioro de la capa de ozono, hay dos
aspectos relacionados con el calentamiento global que deben tenerse en cuenta al realizar
su selección. Uno es el potencial de calentamiento global (PCG) del compuesto
refrigerante mismo si se emite, el "efecto directo" y el otro es el CO2 liberado a la
atmósfera a causa de la energía consumida por el equipo durante su ciclo de vida útil, el
"efecto indirecto". Estos dos aspectos considerados conjuntamente representan lo que se
ha denominado TEWI (Total equivalent warming impact) o más recientemente LCCP (Life
Cycle Climate Potencial), en el que se incluyen, además los impactos indirectos de
emisiones de subproductos durante la manufactura del refrigerante en cuestión. En
conclusión, estos dos análisis, TEWI o LCCP, sugieren que es primordial la evaluación de
la eficiencia energética en la toma de decisiones para salvaguardar el medio ambiente,
preocupación de la mayoría de fabricantes de sus equipos, pero es más importante aún la
formación y realización de buenas practicas de las persona o empresas a cargo del
mantenimiento o reparación de los sistemas de refrigeración o aire acondicionados, de
quienes dependerá que las emisiones directas se vean reducidas.
 Aspectos generales para la eliminación de los HCFC en Colombia.
 ¿Cuáles son los sectores productivos en los que Colombia ha sustituido el uso de CFC
por HCFC?
 El año 2010, es un año clave para el Protocolo de Montreal, pues culmina, la primera fase
de cumplimiento de este Protocolo, con lo cual Colombia y los demás países en vías de
desarrollo, denominados países Articulo 5, se comprometieron a eliminar el consumo de
los clorofluorocarbonos (CFC) y otras Sustancias Agotadoras de Ozono (SAO) que tienen
alto Potencial de Agotamiento de Ozono (PAO).
 Para eliminar el consumo de estas SAO, el Protocolo de Montreal promovió el uso de
sustancias de transición, que tienen bajo PAO, como son los Hidroclorofluorocarbonos
(HCFC). Colombia ha sustituido el uso de CFC por HCFC en los siguientes sectores:
 Fabricación de espumas de poliuretano y poliestireno: Se eliminó el uso de CFC - 11 y
CFC -12, substituyéndolo por HCFC -141b.
 En algunos equipos de refrigeración comercial y aires acondicionados el CFC - 12,
utilizado como refrigerante, fue sustituido por el HCFC -22.
 Extinción de incendios para proteger equipos electrónicos: El Halon - 1211, fue sustituido
por el HCFC ? 123.
En el sector Solventes: Se sustituyó el uso de CFC - 113 por HCFC - 141b
 En el año 2008, el Comité Ejecutivo del Fondo Multilateral, como resultado del mandato de
las Partes del Protocolo, aprobó proyectos para los países artículo 5, con el objetivo de
realizar la preparación de la estrategia nacional de eliminación de los HCFC. Esta tarea,
corresponde a la elaboración del programa nacional para la eliminación del consumo de
HCFC, cuyas siglas en inglés son HPMP (HCFC Phase - out Management Plan)
 ¿Cómo se hará la eliminación de los HCFC en los países Artículo 5?
 Para la interpretación del cronograma de eliminación de SAO, es necesario precisar las
siguientes definiciones:
 Línea base: Cantidad de una SAO consumida en un periodo de tiempo determinado. A
partir de esta línea base, se calculan las disminuciones graduales de consumo.
 Fecha de Congelación: Es la fecha a partir de la cual un país, no debe seguir
incrementando el consumo de una SAO con respecto a la línea base. A partir de la fecha
de congelación, se inicia la reducción del consumo, conforme a los plazos establecidos en
el cronograma que le corresponde al país, hasta llegar a la eliminación total.
 Eliminación total: Fecha en la cual el país no podrá consumir más una SAO.
 Consumo: Debido a que difícilmente se podría medir el consumo real de SAO en un país,
el Protocolo de Montreal define la fórmula para el cálculo del mismo, así:
 Consumo = Producción + Importación - Exportación
 Como en Colombia no se producen SAO y prácticamente no se realizan exportaciones de
estas sustancias, el consumo está determinado por las importaciones. Lo anterior significa
que cuando el Protocolo de Montreal establece compromisos de reducción y eliminación
del consumo, para Colombia, debe interpretarse como compromisos de reducción y
eliminación de las importaciones de las SAO.
 En la reunión XIX de las Partes que integran el Protocolo de Montreal, llevada a cabo del
17 al 21 de septiembre de 2007 en Montreal, se acordó lo siguiente:
 1. Establecer una línea base de consumo nacional que será el promedio de los años 2009
y 2010.
 2. El año 2013 como fecha de congelación del consumo.
 3. La primera medida de control de eliminación del consumo será el año 2015, en el cual
se deberá eliminar el 10% del consumo de la línea base. Las siguientes fechas de control
son los años 2020 y 2025, en los cuales se deberá eliminar el 35% y el 67.5% de dicho
consumo, respectivamente. Así mismo, para el año 2030, se deberá reducir el consumo en
97.5% de la línea base, y para el periodo comprendido entre los años 2030 y 2040, se
permitirá, a cada país, el uso de 2.5% del consumo de la línea base, para actividades de
mantenimiento. En resumen:
http://portalapp.minambiente.gov.co/index.php?option=com_content&view=article&id=255:plantilla-
asuntos-ambientales-y-sectorial-y-urbana-sin-galeria-21&catid=10:asuntos-ambientales-y-sectorial-
y-urbana-articulos&Itemid=436

De SAO
Colombia ha logrado un avance muy significativo en la eliminación del consumo de las sustancias
agotadoras de la capa de ozono (SAO), lo cual ubica al país en una posición de privilegio en el
cumplimiento de los compromisos establecidos en el Protocolo de Montreal.
Un resumen de los principales logros sectoriales se presenta a continuación:
1. Refrigeración doméstica: Se reconvirtió el 100% de las empresas fabricantes de neveras
domésticas, sustituyendo el gas refrigerante CFC-12 por HFC-134a y el agente
espumante CFC-11 por HCFC-141b. Como herramienta jurídica complementaria se
expidió la Resolución 0528 de 1997 y luego la Resolución 1652 de 2007, que prohíbe la
fabricación e importación de neveras domésticas en Colombia, que contengan CFC-12 o
CFC-11.
En estos proyectos se han gestionado recursos de donación por US$3.869.302 y han permitido
la eliminación de 243 toneladas de CFC.
1. Refrigeración comercial: Se reconvirtieron directamente 12 empresas de fabricación, que
equivalen aproximadamente al 80% del consumo nacional. Al igual que en la refrigeración
doméstica, se sustituyó el gas refrigerantes CFC-12 por HFC-134a y el agente espumante
CFC-11 por HCFC-141b. En instalaciones de frío mayores, como cuartos fríos, se ha
reemplazado el CFC-12 y el R-502 (mezcla de HCFC-22 y CFC-115) por HCFC-22, un
Hidroclorofluorocarbono (HCFC) y por R-404A, una mezcla de Hidrofluorocarbonos (HFC).
La Resolución 1652 de 2007 prohíbe la manufactura e importación de equipos de
refrigeración con CFC, cerrando de esta manera el consumo nacional en este sector.
En estos proyectos se han gestionado recursos de donación por US$1.577.425 y han llevado a
la eliminación de 123 toneladas de CFC.
1. Aire acondicionado móvil: Se desarrolló un proyecto piloto de recuperación y reciclaje de
CFC-12, en las ciudades de Bogotá y Barranquilla. Se desarrolló un proyecto grupal para
sustituir el CFC-12 por HCF-134a como gas refrigerante, en este proyecto participaron
empresas de Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla.
Este proyecto recibió US$1.344.742 y eliminó el consumo de 137 toneladas de CFC-12.
1. Solventes: Se desarrolló un proyecto para sustituir CFC-113 por HCFC-141b en la
fabricación de agujas y catéteres para la industria médica. La función del CFC-113 era
disolver la silicona que recubre las agujas y de esta manera reducir el coeficiente de
rozamiento para que el paciente sienta menos dolor al momento de la inyección. También
se implementó un programa de asistencia técnica para los usuarios de Tetracloruro de
Carbono con el objetivo de divulgar las alternativas a su uso y evaluar el nivel nacional de
consumo.
Estos proyectos eliminaron el uso de 7.6 toneladas de CFC y TCC y se gestionaron US$81.579.
1. Espumas de poliestireno: Se reconvirtió el mayor fabricante del sector, sustituyendo CFC-
12 como agente espumante en su proceso por butano, la elección de butano se basó en
que es una sustancia con 0 potencial de agotamiento del ozono (PAO) y un muy bajo
potencial de calentamiento global (PCG).
Este proyecto eliminó el uso de 190 toneladas de CFC-12 y recibió recursos por US$669.075.
1. Espumas de poliuretano: Se han desarrollado 12 proyectos con el fin de sustituir el CFC-
11 como agente soplante por el HCFC-141b. Adicionalmente, se desarrolló un proyecto de
cierre del sector en el cual se adelantaron dos proyectos sombrilla (proyectos donde el
proveedor común ayuda en la implementación del proyecto) en los que participaron 40
medianas y pequeñas empresas.
Los proyectos de este sector eliminaron 333,75 toneladas de CFC y se gestionaron recursos
por US$2.670.058.
1. Mantenimiento de refrigeración y aire acondicionado: Este sector reviste una importancia
primordial, pues allí circula una gran cantidad de gas que muchas veces no es bien
utilizado por los técnicos en mantenimiento. Se ha implementado un proyecto de
recuperación y reciclaje de refrigerantes. Este proyecto ha pretendido generar una cultura
de manejo adecuado del refrigerante por parte de los técnicos en refrigeración, con el
objetivo de disminuir las pérdidas de gas en los procesos de mantenimiento. Se
distribuyeron en la primera fase cerca de 300 máquinas de reciclaje y 14 de recuperación.
Actualmente se encuentra en implementación la segunda fase cuya información se incluye
en el menú Estrategias del País: Recuperación, reciclaje y regeneración.
2. Halones: Las empresas usuarias de halones en el país se han reconvertido por su propia
cuenta, atendiendo las recomendaciones de sus proveedores y las tendencias del
mercado mundial. Dentro del Plan Nacional de Eliminación se propuso el establecimiento
de un Banco de Halon, pero este subproyecto no tuvo acogida pues estas sustancias ya
no se estaban utilizando en el país. El objetivo de este subproyecto se orientó entonces
hacia la gestión de las existencias de estas sustancias, con el propósito de asistir
técnicamente a cada empresa o entidad, en la búsqueda y definición de alternativas
viables, desde los puntos de vista ambiental y económico para la disposición de las
existencias de halones, promoviendo el intercambio comercial con bancos de Halon ya
establecidos. Adicionalmente, mediante la Resolución 901 de 2006 se restringió el uso de
Halon, permitiendo únicamente ser utilizado para el mantenimiento de sistemas
contraincendio ya instalados.
3. Bromuro de Metilo: Desde 1996, con la expedición de la Resolución 2152 del entonces
Ministerio de Salud, el país ha restringido el uso del Bromuro de Metilo, permitiendo
únicamente la importación de esta sustancia para utilizarla en tratamientos cuarentenarios
bajo condiciones controladas de aplicación. En 1998 el Fondo Multilateral aprobó el
proyecto "Demostración del control del Moko del banano "Alternativas al Bromuro de
Metilo", desarrollado por CENIBANANO con la ONUDI. El objetivo general era demostrar
la existencia de alternativas técnica y económicamente viables al Bromuro de Metilo,
mediante la adopción de un sistema integrado de control, que incluía un fumigante
(dazomet) y un herbicida (glifosato), solos y en combinación. Los ensayos fueron
realizados en las dos zonas productoras principales (Urabá y Magdalena) durante dos
ciclos completos de producción, cada uno con dos réplicas. El proyecto contribuyó de
manera decisiva a sustituir el BM en el sector bananero, mediante la validación de
alternativas y el fortalecimiento de los programas de mejoramiento técnico que siguieron
vigentes años más tarde.
Actualización del Programa País
Después de casi 10 años de implementación de las actividades propuestas en el primer PP, se
consideró necesario revisar los alcances y analizar la nueva situación a la luz de la modificación
ocurrida en los diferentes sectores productivos y de los hechos generados tanto al interior del país
como en el Protocolo. De esta forma, Colombia decidió hacer una actualización del PP, que
además le sirviera como fundamento para la estructuración de un Plan Nacional de Eliminación del
consumo de SAO (PNE), que facilitara el cumplimiento de los acuerdos de eliminación hasta el año
2010.
Colombia solicitó fondos para preparar el proyecto de Actualización del Programa País, al Fondo
Multilateral del Protocolo de Montreal. Estos fondos fueron aprobados en la reunión 36 del Comité
ejecutivo, realizada en marzo del año 2002.
El objetivo de la actualización del PP, fue determinar la situación del país con respecto al consumo
de SAO, con el fin de establecer las estrategias futuras para asegurar el cumplimiento del
cronograma de eliminación. El levantamiento de la información para el desarrollo de este trabajo,
se realizó mediante la coordinación de la UTO con el apoyo técnico del PNUD.
Para determinar el consumo de SAO por regiones se desarrollaron 5 consultorías en igual número
de regiones del país. Igualmente se trabajó con información secundaria suministrada por la ANDI,
la DIAN, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, y mediante el análisis de la Encuesta Anual
Manufacturera del DANE. Los resultados principales de la actualización del PP se describen a
continuación:
Consumo: Exactamente diez (10) años después del primer PP, en el año 2002, el consumo
reportado correspondió a 1.037,04 Ton PAO de sustancias CFC Anexo A; 4,4 Ton PAO de halones
y 0,92 Ton PAO de TCC. Los datos anteriores indican una reducción neta, desde el año 1992, de:
666,96 Ton PAO de sustancias CFC Anexo A; 205,60 Ton PAO de halones; 20 Ton PAO de
Metilcloroformo; 38,68 Ton PAO de Tetracloruro de Carbono y 250 Ton PAO de Bromuro de Metilo.
Caracterización del Sector Aerosoles: El país prohibió tempranamente el uso de CFC como
propelente en aerosoles de uso comercial. Aún antes de que Colombia ratificara el Protocolo de
Montreal, la Superintendencia de Industria y Comercio del entonces Ministerio de Desarrollo
Económico emitió la Resolución 526 de 1989, mediante la cual prohibió el uso de estos
compuestos en los aerosoles comerciales.
Por otro lado, el país continuaba usando Inhaladores de Dosis Medida (IDM) para los tratamientos
de enfermedades respiratorias, los cuales en un gran porcentaje usaban CFC como propelente. El
mercado total de IDM en Colombia fue estimado en 1,6 millones de unidades, con un consumo
aproximado de 31 Ton de Potencial de Agotamiento de Ozono (PAO) de CFC en el año 2002. Esta
cantidad no se incluye en el reporte nacional de SAO consumidas, debido a que ya fue
contabilizada por el productor en el país de origen. Sin embargo, cualquier nuevo consumo
derivado de una posible fabricación nacional, sí haría parte del consumo de SAO que Colombia
debe reportar y eliminar. Con base en esta información se plantearon algunos componentes para la
estrategia de eliminación de los IDM dentro del Plan Nacional de Eliminación.
Caracterización del Sector Halones: El consumo de SAO en el sector de extintores de fuego para
el año 2002 fue de 4.4 Ton PAO de Halon-1301. No se detectó consumo de Halon-1211. Con base
en esta información se decidió proponer una estrategia de Banco de Halones, que permitiera llegar
a una eliminación paulatina de la cantidad instalada, prescindiendo de importaciones nuevas de
estas sustancias.
Caracterización del Sector Espumas: El Comité Ejecutivo No. 38 del Fondo Multilateral aprobó un
proyecto de finalización del sector espumas, para la eliminación del uso del CFC-11 en la
manufactura de espumas de poliuretano en Colombia en noviembre de 2002. Este proyecto
cubriría entonces todas las actividades nacionales que permitieran la eliminación de CFC-11 en
este tipo de actividad. El impacto esperado de este proyecto era de 123,2 Ton PAO.
Caracterización del Sector Refrigeración y Aire Acondicionado: Este sector fue considerado como
el más importante, desde el punto de vista del consumo de SAO en Colombia, en la actualización
del PP. Para el año 2002, el consumo de CFC en este sector estaba distribuido de acuerdo con la
tabla siguiente:
El sector de servicio (mantenimiento) es el que más consumía CFC, con lo cual los esfuerzos de
eliminación debían concentrarse en este sector.
Caracterización del Sector Solventes: El consumo de SAO en el sector de solventes en el año
2002 fue de 11,27 Ton PAO de CFC-113 y de 0,92 Ton PAO de Tetracloruro de Carbono (TCC).
El Fondo Multilateral en la Reunión 31 del Comité Ejecutivo en julio de 2000, aprobó el proyecto
para sustituir el CFC-113 como solvente en el proceso de recubrimiento de agujas y catéteres.
El TCC era utilizado como reactivo para análisis de laboratorio y como agente de proceso para
evitar explosiones causadas por impurezas de nitrógeno contenido en la corriente del cloro en un
proceso industrial de fabricación de derivados de la sal.
Caracterización del Sector Bromuro de Metilo: La legislación nacional vigente en el año 2002,
únicamente permitía la importación de Bromuro de Metilo para tratamientos cuarentenarios, luego
no existía consumo para las demás aplicaciones.
Implementación del Programa País
La implementación del PP para la eliminación del consumo de SAO en Colombia puede ser
considerada como exitosa. Los factores que pueden ser considerados como cruciales en la
determinación del resultado del proceso de implementación, se presentan a continuación:
 Relación entre las políticas y reconversión de la industria: las políticas diseñadas han
dependido en gran manera del proceso consultivo llevado a cabo con la industria
potencialmente afectada. Este proceso ha brindado una correcta información sobre las
características de la industria y los posibles efectos y reacciones provocadas por estas
políticas, lo cual a la vez ha facilitado el diseño.
 Interacción entre actividades de no inversión y actividades de inversión: las actividades de
no inversión llevadas a cabo por el Gobierno han sido direccionadas principalmente a: 1)
Generación de la percepción correcta en el público en general y la industria acerca del
programa. 2) Necesidad de un marco legal que soporte cualquier iniciativa. 3) Incremento
del nivel de conocimiento técnico necesario para el uso de nuevas tecnologías y
procedimientos técnicos a través de asistencia técnica para la industria. Todas estas
actividades han sido instrumentos para la generación de iniciativas y el mantenimiento de
la credibilidad del programa.
 Las agencias implementadoras han tenido un importante papel en la implementación del
Programa País. Estas han proporcionado asesoría en los procesos administrativos,
experiencia técnica y una invaluable retroalimentación, producto de la experiencia en otros
proyectos.