You are on page 1of 109

1/109

Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal
















MANUAL DE PRÁCTICAS DE
LABORATORIO DE
PATOLOGÍA GENERAL








2/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal



CONTENIDO



Introducción………………………………………………………………………………….


3

Presentación…………………………………………………………………………………

4


Unidad I
Práctica 1: Historia clínica………………………………………………………………….
Práctica 2: Sacrificio humanitario (eutanasia)…………………………………………...
Práctica 3: Técnicas de necropsia………………………………………………………..
Práctica 4: Toma, conservación y envío de muestras al laboratorio………………….



8
11
14
24

Prácticas de la unidad II
Práctica 5: Degeneración, necrosis, apoptosis y autolisis……………………………..
Práctica 6: Gangrena, infiltraciones, pigmentos y cristales…………………………….
Práctica 7: Anormalidades en el crecimiento celular (neoplasia)………………...……



32
36
39

Prácticas de la unidad III
Práctica 8 Trastornos circulatorios………………………………………………………..
Práctica 9: Inflamación y reparación tisular……………………………………………...



43
49

Práctica de la unidad IV
Práctica10: Práctica de integración de diagnóstico……………………………………..

Anexo 1. Norma Oficial Mexicana NOM-051-Z00-1995. Trato humanitario en la
movilización de animales…………………………………………………………………..

Anexo 2. Norma Oficial Mexicana NOM-033-ZOO-1995. Sacrificio humanitario de los
animales domésticos y silvestres……………………………………………………..



55


58


89







3/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


INTRODUCCIÓN

La patología estudia la naturaleza esencial de las enfermedades, especialmente incide en
conocer las alteraciones morfológicas y funcionales que de ella se derivan; por ello, el
estudio de la patología en el área médica es fundamental para conocer los niveles de
salud del individuo o el nivel de salud en una población animal.

Las diversas enfermedades ocasionan alteraciones en los tejidos, órganos, aparatos y
sistemas. La patología general estudia los mecanismos por los que se producen las
diversas lesiones. La identificación de lesiones macroscópicas y microscópicas es
importante para establecer el diagnóstico de enfermedad. La patología constituye el
puente con las asignaturas clínicas para conocer sobre la enfermedad, y llevar acciones
de prevención, control y tratamiento.

La herramienta fundamental de la patología es la necropsia, que es la disección anatómica
sistemática del cadáver para exponer las lesiones macroscópicas por aparatos y sistemas;
con ello se podrá emitir el diagnóstico presuntivo de la causa de muerte. A través de la
histopatología se profundiza sobre la naturaleza de la enfermedad y se podrá emitir un
diagnóstico más certero de la causa de muerte. Con la toma de muestras y el estudio de
ellas con otras técnicas de laboratorio se elabora el diagnóstico integral; lo cual constituye
el punto importante de la patología.

La formación del estudiante en la Unidad de Aprendizaje de Patología General para la
identificación de lesiones y los mecanismos de patogénesis, le será de gran utilidad en
asignaturas consecuentes como patología por sistemas, las diversas asignaturas clínicas.










4/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


PRESENTACIÓN

La evolución del conocimiento en Patología podría esquemáticamente ser dividido en
cuatro períodos a) humoral; b) tisular; c) celular y d) subcelular y molecular. La época
humoral se extiende desde el comienzo del conocimiento médico hasta el Renacimiento
en el que la nueva mentalidad predominante en el mundo occidental se atrevió a poner en
orden las enseñanzas, hasta entonces dogmáticas, provenientes de Egipto, India y Grecia.
Dentro de este periodo se destaca la medicina griega con Hipócrates y Galeno.
La época orgánica comienza fundamentalmente con el Renacimiento en el que surgieron
una serie de figuras, especialmente en Italia, que dieron un gran impulso a la Patología por
intermedio de disecciones en cadáveres y de la correlación clínico-patológica en las
autopsias. Dentro de estas personalidades merecen ser destacados los nombres de
Beniviene (1440-1502), considerado por algunos como el padre de la Anatomía Patológica
Vesalio (1514-1564), al que se debe en gran parte poner en duda los dogmas de Galeno,
Morgagni (1682-1771), quien estudió unas 700 autopsias tratando de establecer una
correlación clínico-patológica. En los escritos de Morgagni "La historia de la vida del
paciente, así como la de su enfermedad son narradas en detalle. El estado de los órganos
en la necropsia es descripto cuidadosamente y se realiza un intento de correlacionar los
síntomas con las alteraciones morfológicas encontradas. Se dice con justicia que
Morgagni introdujo el "concepto anatómico en Medicina. Este concepto es uno de los
principales elementos en el diagnóstico moderno, y un médico de nuestros días, en la
consideración de un paciente, piensa primero si él es capaz de expresar los síntomas en
términos de la lesión".
Hacia fines del siglo XVIII la Anatomía Patológica macroscópica está bien establecida
como una rama de las ciencias médicas. La figura fundamental del período que se puede
considerar como patología tisular es el francés Bichat (1771-1802) quien puede ser
considerado uno de los fundadores de la patología moderna. Estableció el concepto que
los órganos están formados por tejidos (es curioso que para llegar a este concepto no
empleó el microscopio) y dividió la anatomía mórbida 5 partes: a) alteraciones comunes a
cualquier sistema, independientemente de su localización (patología general) y b)
enfermedades peculiares de los distintos órganos (patología especial). Aunque
observaciones microscópicas habían sido ya efectuadas por Malpighi (1628-1694) y por
van Leeuwenhock (1632-1723), no fue hasta el siglo XIX que el mejoramiento en la
construcción de los microscopios, especialmente el desarrollo de lentes acromáticas,
permitió que el uso de dicho instrumento diese un nuevo y fundamental impulso a la
patología que entró en lo que podría denominarse período de la patología celular.





5/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Los estudios de Virchow (1821-1905) abrieron las puertas a la idea de que los cambios
fundamentales inducidos por la enfermedad pueden ser interpretados como alteraciones
de las células constitutivas del organismo. En 1858 publicó "Patología celular basada en
histología fisiológica y patológica" que estableció los principios para la investigación y la
práctica de la Patología durante casi un siglo.
Por la importancia que tiene Virchow y su escuela en la historia y evolución de la Patología
en todo el mundo, es importante que nos detengamos un poco sobre su figura. Las teorías
de la enfermedad de acuerdo con Virchow, descansa en seis proposiciones 1) Las células
son las unidades de la vida; 2) Los tejidos de los seres vivos están constituidos por células
y a su vez los órganos por tejidos. Pero el organismo es, esencialmente, un estado celular.
3) Las células reciben su nutrición a través de los vasos sanguíneos; 4) Las células
también son la unidad de la enfermedad. Las células enfermas tienen alterada su
capacidad nutricional y eliminan productos tóxicos a la sangre produciendo así discrasias y
enfermedades a distancia; 5) Las células poseen irritabilidad en tanto están vivas. La
respuesta a la irritación puede ser funcional, nutritiva o formativa; 6) Los disturbios en la
función pueden terminar en agotamiento, fatiga; trastornos en la nutrición se muestran
como hipertrofia, tumefacción turbia, inflamación o cambios pasivos tales como
degeneraciones y necrobiosis. Las displasias formativas dan hiperplasias, formación de
pus, tuberculosis y neoplasias. De acuerdo con el concepto de Virchow la Medicina no era
solamente una de las ciencias naturales, sino también la principal de las ciencias
humanísticas. Por tal razón, a sus ojos no era disparatado su interés por la medicina,
salud pública, etnología, antropología y política. De él son las siguientes palabras
"Finalmente, recordemos las palabras de Descartes que dijo que si de alguna manera
fuese posible ennoblecer la raza humana, los medios para esto solamente podrían ser
hallados en la medicina. En realidad, si la medicina es la ciencia del hombre sano así
como del enfermo (que él lo que debería ser), que otra ciencia está mejor dotada para
proponer leyes para bases de la estructura social, con el propósito de hacer efectivas
aquellas que son inherentes al hombre mismo. Una vez se establece la medicina como
antropología, y una vez que los intereses de los privilegiados no determinan más el curso
de los acontecimientos públicos, el fisiólogo y el médico práctico, estarán entre los más
viejos hombres de estado que sostienen la estructura social. La medicina es una ciencia
social en su esencia, como Neumann con su aguda lógica lo destaca en su ensayo sobre
las relaciones entre la salud pública y la propiedad. Ningún fisiólogo o médico práctico
debería jamás olvidar que la medicina une en si misma todo el conocimiento de las leyes
aplicables al cuerpo y al pensamiento. Schlosser está equivocado cuando intenta mostrar
en su historia del siglo XVIII que solamente la literatura y la literatura histórica cambian su
fisonomía con los cambios políticos; es también equivocado creer que, en contraste con
las ciencias políticas y religiosas las ciencias naturales pueden contemplar en lo más
profundo de su conocimiento sin tener el deseo de aplicar lo que ellas conocen.
Recordemos el refrán de Lord Bacon de que el conocimiento es poder, y no nos
satisfagamos con nada menos de nuestra grande y prometedora ciencia de la que
Hipócrates una vez dijo: Quae ad sapientiam reguiruntur, in medicina insuntomnia."





6/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Ya veremos cómo estos conceptos se grabaron profundamente en uno de sus alumnos
argentinos, el Dr. Telémaco Susini. El siglo XIX vio el desarrollo completo de la Anatomía
Patológica mórbida tanto macro como microscópica. Esto se debió en gran parte a los
adelantos técnico de los microscopios así como también en las técnicas de inclusión, corte
y coloración de los tejidos.
Aunque Galeno y otros ya habían llevado a cabo algunos experimentos, era necesario un
cambio de mentalidad y de actitud frente a la enfermedad para que se creasen las
condiciones necesarias para el desarrollo de la patología experimental, lo que explica que
los primeros intentos serios de buscar la explicación para distintos fenómenos biológicos
ocurrieran en el Renacimiento, y así van surgiendo una serie de fisiólogos experimentales
que servirán de base a los patólogos en los años subsiguientes. Merecen ser citadas las
siguientes palabras de Claudio Bernard "La mente humana durante los diversos períodos
de su evolución, ha pasado sucesivamente por el sentimiento, la razón y el experimento".
Primero el sentimiento, imponiéndose a la razón, creó las verdades de la fe, es decir la
teología. La razón o filosofía, señora inmediata de la ruta, originó la escolástica. Por fin, el
experimento, es decir el estudio de los fenómenos naturales enseñó al hombre que las
verdades del mundo exterior no se hallan ni en el sentimiento ni en la razón. Estos son
solamente guías indispensables pero, para obtener estas verdades es necesario ir a la
realidad objetiva de las cosas donde ellas se encuentran escondidas en su forma
fenomenológica.
Es así que por el progreso natural de los hechos aparece el método experimental que
resume todo y que se apoya sucesivamente sobre el sentimiento, la razón y el
experimento. En la búsqueda de la verdad, por este método, el sentimiento tiene siempre
la iniciativa, engendra la idea a priori o intuición; La razón o el razonamiento desarrolla
enseguida la idea y deduce sus consecuencias lógicas. Pero, así corno el sentimiento
debe ser aclarado por la razón, la razón a su vez debe ser guiada por el experimento.
Dentro de las figuras pioneras de la Biología experimental merecen ser destacados Harvey
(1578-1657), Magendie (maestro de Claudio Bernard) y muy especialmente Claudio
Bernard (1813-1878), considerado con justeza como el fundador de la Medicina
Experimental. Sus conceptos sobre experimentación aparecen en su "Introducción al
estudio de la Medicina Experimental" publicado en 1865, de la que Henry Bergson ha
dicho que fue comparable en su tiempo, por la influencia que ejerció, a la que había tenido
dos siglos antes el "Discurso del Método" de Descartes.
Aunque la mayoría de los patólogos del siglo XIX estudiaron fundamentalmente la
patología de autopsias (Rokitansky, etc.), capaces experimentados surgieron tales como
Conheim (1839-1884). Por otra parte, es necesario destacar que Virchow fue un propulsor
de la patología experimental.





7/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

En el siglo XX se perfeccionan las técnicas de estudio anteriores y aparecen nuevos
métodos tales corno la histoquímica enzimática. autoradiografía, microscopía electrónica,
etc. que permiten importantes y rápidos progresos en el estudio de la enfermedad.
Por otra parte, además de continuarse profundizando el estudio de las autopsias y su
correlación clínico -patológica, cobra auge la biopsia, quirúrgica y aparecen métodos
biópsicos para el estudio de diversas vísceras tales como riñón, hígado, intestino, etc. que
permiten un gran adelanto a la patología.
Surge además como un importante centro en el estudio de la Patología hasta entonces
afincado fundamentalmente en Europa, Estados Unidos de Norte América que le da un
nuevo, poderoso y distinto enfoque a la Patología.
Dentro de las figuras más importantes de la Patología mundial de las últimas décadas, y
que contribuyeron ya sea directamente a través de la formación de discípulos o
indirectamente por intermedio de sus libros y publicaciones en el desarrollo de la patología
latinoamericana podemos mencionar algunos nombres tales como Letulle, Cajal, Aschoff,
Borst, Rössle, Roussy, Cameron, Willis, Pearse en Europa y a Nallory, Moore Ackerman,
Hartroft, Pirani, en EE.UU. y Canadá.

















8/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


UNIDAD I

Práctica 1: historia clínica.

Introducción:

La historia clínica es el conjunto de documentos surgidos de la relación entre el médico y
el dueño del paciente; recoge los datos clínico-patológicos y zootécnicos referentes a la
salud o enfermedad del animal o del rebaño.
Es un documento privado con características: legales, éticas, docentes, estadísticas,
médicas o clínicas. Los datos deben ser consignados en términos adecuados y en forma
lógica, ordenada o secuencial ya que debe convertirse en una narración escrita, clara,
precisa, detallada y ordenada de todos los datos y conocimientos, remotos y actuales,
relativos al paciente, que sirven como base para el conocimiento de la enfermedad.
La historia general es para obtener información objetiva y subjetiva. Los datos objetivos
consisten en la reseña, el ambiente, la dieta y la historia médica. Los datos subjetivos
incluyen una descripción de la anormalidad clínica y un panorama histórico de la salud
general del paciente; el dueño del paciente a menudo no se da cuenta que una
observación aparentemente sin importancia puede estar relacionada con un problema
primario.

Objetivo:

Elaborar la historia clínica de una animal para establecer el diagnóstico clínico presuntivo.

Duración de la sesión: 2 horas.

Material:

Animal vivo o cadáver de un animal doméstico o silvestre.
Formato de historia clínica.

Técnica:

Método para la obtención de la historia clínica. La historia clínica está compuesta por
dos partes fundamentales: Anamnesis y revisión por aparatos y sistemas.
Anamnesis: Es el conjunto de datos o la información que aporta el interrogatorio. Es la
forma en que se inicia la relación Médico Veterinario y el dueño del paciente; además
obliga al Médico Veterinario Zootecnista a comprender las características del paciente.





9/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Identificación del paciente. En esta parte se identifica al paciente en cuanto a su
especie, raza, sexo, edad, fin zootécnico y marcas particulares. Cabe la posibilidad de
agregar más información como: nombre, teléfono y dirección de su propietario.
Problema principal o motivo de consulta. Esta sección es sólo una mención muy corta
del motivo por el que se remite al paciente. Por ejemplo: "El motivo de la consulta es por
llevar 5 días con fiebre", "el paciente presenta diarrea acuosa”. Esta sección puede ser
una ayuda adicional para entender más rápido cuál va a ser el problema principal del que
tratará el diagnóstico final (Birchard y Shering, 1994). El comportamiento antes de morir y
el tiempo transcurrido entre los primeros signos de la enfermedad y la muerte constituyen
fuentes importantes de información (Blood y Radostitis, 1992). Se deben señalar los
signos y manifestaciones de enfermedad que él paciente ha presentado, como han
evolucionado en el tiempo, y en la práctica, que ha ocurrido.
Inmunizaciones, desparasitaciones y/o medicaciones. Según el cuadro clínico que
presente el paciente puede ser importante señalar las inmunizaciones, desparasitaciones
y medicaciones que el paciente ha recibido.

Ambiente.Tomar información del ambiente como parte sistemática de la historia clínica
del paciente; bajo muchas circunstancias saber dónde se mantiene al paciente es un dato
importante en el diagnóstico.

Historia clínica sobre la alimentación. Siempre debe incluirse información de la
alimentación. Se pregunta al propietario acerca del apetito del paciente y sobre pérdida o
ganancia de peso. Se debe determinar los siguientes datos: Tipo de dieta, Nombre
comercial del alimento, Método de alimentación y Cantidad de alimento.
Revisión por aparatos y sistemas.
A pesar de toda la información que se ha recogido en la anamnesis y los antecedentes,
conviene tener algún método para evitar que se escape algo importante. Una breve
revisión de los sistemas que todavía no se han explorado da más seguridad que la
información está completa. Esta revisión no debe ser muy larga ya que los principales
problemas ya fueron identificados en la anamnesis. Si al hacer este ejercicio aparecen
signos que resultan ser importantes y que todavía no habían sido explorados, es posible
que el conjunto de estas nuevas manifestaciones deban ser incorporadas a la anamnesis.
Una forma de ordenar esta revisión es llevarla a cabo por aparatos y sistemas y en cada
uno de ellos se investigan manifestaciones que podrían darse:
Signos generales: Sistema respiratorio, Sistema cardiovascular, Aparato gastrointestinal
o digestivo, Aparato reproductor, aparato urinario, Sistema endocrino, Sistema





10/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

neurológico. Es importante anotar en la historia clínica aspectos como: Impresiones
diagnósticas, exámenes complementarios y diagnósticos definitivos.

Interpretación u observaciones:

El alumno llenará el formato de historia clínica disponible en la Sala de necropsias del
Centro de Investigación y Estudios Avanzados en Salud Animal (CIESA) de la FMVZ.
UAEM.

Preguntas para discusión:

¿Qué importancia tiene la historia clínica para el diagnóstico de la causa de muerte?
¿En base a qué aspectos de la historia clínica puede fundamentar el diagnóstico
presuntivo?
¿Qué utilidad tiene conocer si se han realizado exámenes complementarios?

Evaluación:

Se verificará el cumplimiento de la práctica mediante lista de cotejo.

Lugar donde se llevará a cabo:

La práctica podrá llevarse a cabo en la posta zootécnica o en la Sala de necropsias del
CIESA de la FMVZ. UAEM.

Bibliografía

 Aluja, Aline. (2002). Técnicas de necropsia en animales domésticos. 2ª ed. Ed. El
manual moderno. México.
 Balcells, A. (1990). La clínica y el laboratorio. 15ª ed. Ed. Salvat. México. Balows,
Albert; Hauster, Willian J.; Herrman, Kenneth. Isemberg, Henry d.; Shadomy, Jean.
(1991) Manual of Clinical Microbiology 5ª ED. Library of Congress., U.S.A.
 Blood, D. C. y Radostitis, O. M. (1992). Medicina Veterinaria. 7ª ed. McGraw-Hill
interamericana. México.
 Ettinger J., Stephen, Feldman. (1998). Tratado de medicina interna veterinaria.
Enfermedades del perro y gato. Intermédica. Argentina.
 Lorenz, D. Michael. (1990). Diagnóstico médico de los pequeños animales. Ed.
Acribia. Zaragoza, España.
 Taylor, F. G. R. (1999). Técnicas diagnósticas en medicina equina. Ed. Acribia.
Zaragoza. España.






11/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

PRÁCTICA 2: Sacrificio humanitario (eutanasia)

Introducción:

La palabra eutanasia tiene un origen griego “Ew” que significa bueno, y “thanatos”, se
refiere a la muerte, por lo tanto es la técnica empleada para el sacrificio de los animales
sin causarles dolor ni estrés o reducirlo al máximo. Debido a situaciones con motivos
médicos, económicas u otras, los propietarios y Médicos Veterinarios se ven
imposibilitados para hacer otra cosa por la salud o bienestar del animal, por esta razón el
único recurso que tienen es brindarle una muerte tranquila y sin dolor al animal,
cumpliendo con lo señalado en la norma oficial que establece los métodos para la
realización de la eutanasia.

Todos los animales deben ser tratados humanitariamente según lo establecido en la NOM
que establece que el trato humanitario es un conjunto de medidas para disminuir la
tensión, sufrimiento, traumatismos y dolor de los animales durante su captura,
movilización, exhibición, cuarentena, comercialización, aprovechamiento, entrenamiento y
sacrificio (NOM-ZOO-051, 1995, anexo 1).

El sacrificio humanitario que se realice en los animales que no sean destinados para el
consumo humano, solamente podrá realizarse con los métodos autorizados para la
especie de que se trate y en razón del sufrimiento que le cause un accidente, enfermedad,
incapacidad física o vejez extrema, imposibilidad para su manutención, riesgo zoosanitario
o por exceso en el número de los de su especie, cuando signifiquen un peligro
comprobado para la salud pública (NOM-ZOO-033-1995, anexo 2).

Si no se realiza adecuadamente el método de sacrificio humanitario en los animales se
puede provocar dolor y por lo tanto estrés, lo que conlleva a provocar cambios fisiológicos
en los animales, al suceder lo anterior se ve reflejado en las condiciones del cadáver al
momento de realizar la necropsia, ya que algunos cambios post-mortem se modifican y
pueden provocar errores en el diagnóstico.

Objetivo:

Realizar el sacrificio de los animales destinados para la necropsia de acuerdo a las
normas NOM-ZOO-051, 1995 y NOM-ZOO-033, 1995.

Duración de la sesión: 2 horas.

Material:

Solo se realizará la eutanasia en animales que realmente requieren ser eutanasiados; de
preferencia se trabajará con animales muertos por causas naturales o de enfermedad que





12/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

sean remitidos al CIESA. Pentobarbital sódico. Jeringas de 10 o 20 ml. Ligadura de
caucho. Pistolete con perno Oculto (disponible en el CIESA).

Técnica:

Técnica de eutanasia para perros y gatos:
Sobre dosis de pentobarbital sódico: Inyectado por vía intravenosa, este agente
proporciona eutanasia rápida y humanitaria. Las vías de inyección intracardiaca e
intrapulmonar no se deben utilizar ya que son extremadamente dolorosas, a menos que se
haga bajo anestesia profunda. Todo el personal debe estar entrenado en estas técnicas.

Técnica de eutanasia para grandes especies.
Insensibilización de razas europeas y becerros cebuinos: Se debe utilizar una pistola de
perno cautivo de penetración. El punto de aplicación se calcula trazando dos líneas
imaginarias a partir de la base inferior de los cuernos, que se dirijan cada una de la
comisura externa del ojo opuesto; donde se cruzan las líneas se hará el disparo,
colocando el cañón del pistolete en posición perpendicular al hueso frontal.
Insensibilización para ganado cebú adulto:
Se debe utilizar una pistola de perno cautivo de penetración, cuyo punto de aplicación en
la línea mediana será de 2 a 3 cm abajo y detrás de la cresta nucal. El cañón del pistolete
será dirigido hacia la cavidad bucal. La potencia de los cartuchos dependerá del tipo de
equipo utilizado y de la recomendación del fabricante.
Sacrificio humanitario:
Desangrado por corte de yugular. Se deberá realizar dentro de los 30 segundos después
de la insensibilización.
Técnica de eutanasia para ovinos
Insensibilización:
Se debe utilizar una pistola de perno cautivo de penetración de calibre utilizado para
ganado bovino pequeño. El disparo se realizara 4cm arriba de la línea mediana de la
cabeza entre los 2 ojos, colocando el cañón de la pistola apuntando hacia el hueso frontal.
La potencia de los cartuchos que se deban elegir dependerá del equipo utilizado y de las
recomendaciones del fabricante.

Interpretación u observaciones:

El cese de la respiración, del latido cardiaco y la pérdida de reflejos son buenos
indicadores de la muerte. Antes del proceso de necropsia se debe confirmar la muerte del
animal y en especies mayores realizar la exanguinación.

Preguntas para discusión

¿Qué es eutanasia?
¿Qué es dolor?
¿Cuáles son los inconvenientes de emplear el método químico?





13/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

¿En anatomía patológica, cual es el inconveniente del empleo del uso de pistolete con
perno oculto?

Evaluación:

Lista de cotejo.

Lugar donde se llevará a cabo:

Sala de necropsia del CIESA

Bibliografía:

Aluja, Aline. (2002). Técnicas de necropsia en animales domésticos. 2ª ed. Ed. El
manual moderno. México.
Gazquez, O. A. (1988). La necropsia en los mamíferos domésticos. Interamericana.
España.
Lorgue, et al. (1997). Toxicología clínica veterinaria. Ed. Acribia. Zaragoza. España.
Medway, W.; Prier, J.E.; Wilkinson, J.S. (1986). Patología Clínica Veterinaria. UTEHA,
México.
Norma Oficial Mexicana NOM-033-ZOO-1995. Sacrificio humanitario de los animales
domésticos y silvestres.
Sumano, López Héctor. (1997). Farmacología veterinaria. 2da ed. Ed. McGraw-Hill
Interamericana. México.
Thomson, R. G. (1986). Anatomía patológica general veterinaria. Ed. Acribia.
Zaragoza, España.






14/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

PRÁCTICA 3: Técnicas de Necropsia

Introducción:

La necropsia o estudio postmortem es el estudio médico de un cadáver, incluidos los
tejidos y órganos internos, con el objeto de determinar la causa de muerte mediante el
análisis de los cambios patológicos. Un médico veterinario especialista en patología es
quien realiza la necropsia; después de analizar el exterior del cadáver se practican las
incisiones para observar los órganos internos, se extraen para su análisis visual y estudio
microscópico. La necropsia se suele practicar inmediatamente después de la muerte, y
para realizarla es necesaria la autorización del dueño del animal. Para el caso de la
práctica, los alumnos realizarán la necropsia bajo la supervisión del profesor.

Objetivo:

Realizar la necropsia con el objeto de poner en evidencia lesiones macroscópicas que le
permitan al alumno con la ayuda del profesor emitir un diagnóstico de la causa de muerte,
tomar muestras y remitirlas al laboratorio y realizar el diagnóstico integral.

Duración de la sesión: 2 horas.

Material:

Material y equipo de protección personal: La bata u overol son básicos para la protección
de la vestimenta de calle del prosector, y limita el contacto directo con material
infectocontagioso, sangre y alimento. Se debe de portar un mandil de plástico tipo
“carnicero” este asegura una mayor protección contra los líquidos derivados del proceso
de necropsia. Debe ser largo, que cubra preferentemente hasta el tobillo, de material
suave, resistente y fácilmente lavable. El empleo del cubre bocas, permite proteger las
vías respiratoria y digestiva, las cuales se exponen de forma importante cuando se trabaja
con un cadáver con un padecimiento sugestivo de constituir una enfermedad zoonótica y
de fácil contagio al ser humano. Los guantes de hule protegen las manos del operario, ya
que son las que más están en contacto con el cadáver y residuos peligrosos biológicos
infecciosos. Los guantes serán de hule flexible, pero lo suficientemente resistentes para
realizar tracción, con áreas de superficie rugosa para una mayor fijación de los materiales
y equipo que se manipula. El uso de lentes tipo industrial y careta de policarbonato son
muy útiles para proteger la cara y los ojos del prosector de patógenos que tienen una
importante diseminación, protegen del mal uso del formol y de material y residuos
peligrosos biológico infecciosos que pueden impactar en la cara del patólogo. Botas de
plástico que cubran perfectamente.
Equipo y Materiales para la necropsia: Afilador de cuchillos, Sierra eléctrica, Cuchillos de
acero inoxidable, Tijera recta de cirugía de punta roma, Tijera curva de cirugía de punta
roma, Pinzas de disección, Pinzas de dientes de ratón, Serrucho, Costotomo, Ganchos,
Estilete, Hacha, Hilo de cáñamo, Frascos de plástico de boca ancha, Medios de transporte





15/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

de Stuart, Tubos, Agujas vacutainer, Jeringas. Formol al 10%.

Técnica:

Por ser una técnica más sofisticada, se describe la técnica en bovinos.
Examen físico: debe seguir el mismo patrón lógico de la historia clínica. Se hace un
análisis consistente de manera que no se pase por alto ninguna parte del examen. Se
debe iniciar explorando la cabeza del paciente y se procede en dirección caudal.
Los datos más importantes a tener en cuenta son:
 Temperatura rectal
 Estado de las mucosas aparentes y aberturas naturales
 Estado de la piel, pelo o lana
 Condición corporal
 Estado de las articulaciones
 Reflejos
 Frecuencia cardiaca y respiratoria
Antes de proceder a la apertura del cadáver, se debe examinar detenidamente la
superficie corporal, los orificios naturales, buscando alguna alteración, presencia de
parásitos, traumatismos, exudados, signos de diarrea, cambios de coloración, fracturas o
lesiones en mucosas. Este examen se realiza durante la elaboración de la historia clínica.
Observar sistemáticamente desde la cabeza hasta la cola incluyendo las extremidades.
Pelo: observar su pigmentación, la textura y la presencia o no de parásitos.
Piel: examinar su coloración, presencia de lesiones traumáticas o de cualquier otro tipo,
parásitos.
Mucosas: se observa principalmente su coloración, esta debe tener una coloración normal
rosa, en casos específicos esta puede estar pálida.

Inspección de orificios naturales externos
 Oído: examinar la parte interna y externa del oído, así como las áreas circundantes a
este, en busca de parásitos o algún tipo de exudado o lesión.
 Ojos: examinar la zona periocular por si existen restos de exudados, así como la
conjuntiva y globos oculares.
 Nariz: observar la coloración de la mucosa de los ollares; se puede comprimir desde la
parte ósea a la cartilaginosa y detectar si hay algún tipo de contenido que salga por la
presión.
 Boca: examinar la coloración de la mucosa bucal esta generalmente debe estar de un
color rosa, la temperatura disminuye dependiendo el tiempo que tenga de muerto. Se
revisa la posición y número de dientes.
 Ano: observar si está cerrado o abierto y si sus alrededores están sucios, por algún
signo de diarrea, presencia de sangre o un proceso de prolapso rectal.
 Aparato reproductor:
 Macho: palpar los testículos y examinar la mucosa del pene y prepucio.
 Hembra: examinar tamaño y coloración de la mucosa vulvar, así como el tipo
de secreción que esta tenga. Revisar la glándula mamaria externamente





16/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

(Winter, 1968).
Posición del cadáver
El cadáver de rumiantes adultos se coloca en decúbito lateral izquierdo con el abdomen
hacia el prosector. Si se trata de animales jóvenes, estos se colocan en decúbito dorsal,
con la cabeza del animal del lado derecho del operario.
Incisión primaria
Se comienza por la sínfisis mandibular en dirección caudal, sobre línea media hasta llegar
a la sínfisis púbica.
La línea de corte debe evitar las cicatrices operatorias, el pene, la glándula mamaria y en
animales jóvenes el ombligo (Aluja, 2002).
Desollado de piel
Realizar una incisión en la línea media desde el periné pasando aún lado del pene o de la
ubre hasta la sínfisis mandibular y separar piel hacia arriba hasta la línea dorsal sobre el
lado derecho de las cavidades abdominal y torácica, cuello y cabeza. Observar estructuras
expuestas, glándulas salivales y nódulos linfáticos.
Para realizar la separación de la piel en animales adultos, se efectúan cortes en el costado
superior cortando los músculos pectorales entre la extremidad derecha y el tórax.
En el caso de animales jóvenes se hacen cortes perpendiculares a la línea media en las
regiones axilar e inguinal y se comienza a debridar.
Desarticulado de articulación coxofemoral y escapular
Levantar la extremidad torácica derecha y realizar un corte a lo largo de la axila
despegando la escápula y dejando el miembro unido al cuerpo solamente por la piel.
Realizar la misma operación con el miembro pelviano derecho, desarticulando la
articulación coxofemoral. Revisar la piel por su lado interno y evaluar la cantidad y el
estado de la grasa subcutánea.
Inspección de tejido subcutáneo
Una vez quitada la piel total o parcialmente se examina el tejido subcutáneo, músculos y
nódulos linfáticos. Se debe observar el aspecto microscópico de la sangre examinando la
coloración y lo rápido que coagula.
Inspección de nódulos linfáticos superficiales
Revisar los nódulos linfáticos esternales craneales, mediastínicos craneales, intercostales,
subilíaco y poplíteo examinando el tamaño, color, textura y se realiza un corte transversal,
para revisar el interior del nódulo, en el animal vivo se revisa la temperatura, superficie y
tamaño de los nódulos linfáticos superficiales.
Inspección de músculos superficiales
Se inspeccionan los músculos superficiales para detectar alguna marca que indique algún
golpe.
Cavidad ocular:
Los cambios posmortem se establecen rápidamente en el globo ocular, cuando se
requiere un estudio de ojos estos deben extraerse antes de iniciar los demás pasos de la
necropsia.
 Enucleación del ojo
Para la enucleación del globo ocular se debe separar la piel por medio de una incisión oval
que se hace alrededor de los parpados, así se expone la órbita, con pinzas se fija la





17/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

conjuntiva y se corta hasta permitir la introducción de tijeras curvas de punta roma para
separar los músculos y el nervio óptico, se extrae el globo con todas sus estructuras,
posteriormente se separan y se examinan.
Cavidad auricular:
 Inspección. Se observan los conductos externos en busca de parásitos, eritema,
secreción y olor.
Cavidad oral
 Encías
Se revisa la coloración de las encías y si existe algún tipo de traumatismo.
 Lengua
Para la extracción de la lengua se realiza un corte por la cara interna de las mandíbulas
hacia la entrada del tórax (Winter, 1968). Se desarticulan los huesos hioides y disecar la
tráquea a lo largo. Observar estructuras expuestas, glándulas salivales y nódulos
linfáticos.
 Dientes
Las características más destacadas de la dentición bovina son la ausencia de dientes
incisivos y caninos en la arcada dentaria superior y la asimilación de los caninos a los
incisivos en la arcada dentaria inferior. Como el primer diente premolar, tanto superior
como inferior no se desarrolla.
Paladar: En animales neonatos se examina el paladar duro en busca de hendiduras.
Faringe y laringe: Se examinan la faringe y laringe, para cerciorarse de que estén libres de
alguna secreción u objeto extraño. Revisar tiroides y nódulos linfáticos.
Cavidad articular:
Estas se examinan preferentemente antes de abrir las demás cavidades. Se incide la piel
teniendo el miembro por examinar en flexión; deberá observarse su tamaño, aspecto
externo y consistencia; posteriormente se practica un corte para examinar fascias y
superficies óseas).
Cápsula sinovial. Una vez realizado el corte de piel y separación de ligamentos se expone
la membrana sinovial, examinando su color y textura.
 Liquido sinovial. Se realiza una incisión a la cápsula para examinar el líquido
sinovial revisando la cantidad, viscosidad y color.

Aparato respiratorio:
Apertura de cavidad torácica
Antes de realizar su abertura se introduce la punta de cuchillo en diafragma para verificar
si se escucha el ruido que ocasiona cuando el pulmón colapsa, en caso contrario debemos
tomar en cuenta la posibilidad de encontrar alguna alteración en pulmón o bien en cavidad
torácica.
Antes de la extracción de los órganos se deben observar las estructuras en su posición
para verificar si corresponde a lo normal, después se procede a la extracción de los
órganos para ser examinados.
La cavidad torácica se abre separando el diafragma de su unión costal y luego cortando
hacia adelante por las uniones costoesternales. Seguidamente separar las costillas entre
sí cortando los músculos intercostales e ir rompiéndolas una a una a nivel de la unión





18/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

costovertebral, una vez descubierto el tórax se observa la posición de los órganos para
verificar si corresponde a lo normal.
Si se trata de un animal adulto las costillas se pueden retirar haciendo uso de un
costotomo y se realiza un corte en la unión costoesternal y después lo más cerca de la
unión costovertebral para retirar de tajo la pared costal.

Tráquea. Despegar los pulmones, tráquea y corazón y cortar las estructuras cerca del
diafragma, la única estructura que no se corta es el esófago. Abrir la tráquea a lo largo y
examinarla. Si hay presencia de espuma se deben de tomar en cuenta cuatro posibles
causas:
1. Debido al avanzado cambio posmortem
2. Método de eutanasia usado
3. Posible problema respiratorio
4. Posible problema cardiaco
Pulmones. Palpar los pulmones, abrir la bifurcación bronquial y continuar cortando a lo
largo de los bronquiolos. Examinar y cortar los pulmones en varias áreas. Revisar nódulos
linfáticos mediastínicos.

Arteria pulmonar. La arteria pulmonar se corta en el hilio del pulmón y se revisa el grosor
de su pared.

Venas pulmonares. Las venas pulmonares se cortan en el hilio del pulmón, revisar el
grosor de su pared.

Nódulos linfáticos. Se extraen los nódulos linfáticos cervicales mediastínicos medios,
nódulos linfáticos mediastínicos caudales, los traqueobronquiales y se examinan.

Diafragma. Una vez separado el diafragma se examina su coloración y textura, revisando
cuidadosamente que no tenga alguna ruptura o perforación principalmente cuando se
sospecha de retículo pericarditis traumática.

Aparato digestivo:
Apertura de cavidad abdominal. Para la exposición de las vísceras abdominales, se hace
un corte, siguiendo la línea medía, desde la apófisis xifoide hasta la sínfisis púbica. Se
separan todos los órganos digestivos de la cavidad y se extraen.
Esófago. El esófago queda en cavidad torácica y solo se separa del diafragma, este se
abre a lo largo para revisar su interior.
Rumen. Se separa el epiplón y se expone el rumen en una superficie para examinar su
contenido.
Retículo. Se realiza un corte para revisar su contenido, especialmente este compartimiento
sufre alteraciones por algún cuerpo extraño que puede causar la perforación del mismo
(Retículo pericarditis traumática).
Omaso. El omaso se abre y se inspecciona su interior.
Abomaso. Se realiza una incisión para revisar interior y contenido en busca de parásitos.





19/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Intestino delgado. El intestino se separa a todo lo largo del mesenterio, para
posteriormente abrirlo a lo largo, identificando y examinando sus porciones: duodeno,
yeyuno e íleon.
Ciego. Se revisa que su superficie sea lisa y se realiza una incisión para revisar contenido
y la presencia de gas y parásitos.
Válvula Ileocecal. Se revisa su coloración y textura.
Intestino grueso. Se realiza el mismo procedimiento descrito para el intestino delgado en
sus porciones: colon y recto.
Hígado. Liberar el hígado de sus ligamentos falciforme, redondo, triangular derecho e
izquierdo, coronario, hepatorrenal, hepatogátrico, hepatoduodenal; se corta la vena cava,
se inspecciona su textura, tamaño, color y se realizan varios cortes para examinar el
parénquima hepático. Se deja una porción de duodeno pegado al hígado para luego
cortarlo longitudinalmente y verificar la permeabilidad del conducto colédoco. Se
inspecciona inicialmente la cápsula fibrosa perivascular, ésta debe estar lisa, su color
normal es de diferentes tipos de rojo. El tamaño es difícil de evaluar dado el tamaño del
animal, pero cuando se encuentra aumentado de tamaño, por lo general los bordes se
notan redondeados. Los conductos hepáticos se abren para la búsqueda de parásitos
principalmente en rumiantes la presencia de Fasciola hepática. Se examinan los nódulos
linfáticos portales.
Vesícula biliar. La vesícula biliar se oprime un poco para revisar que la salida de bilis se dé
hacia duodeno por el conducto colédoco, luego se procede a abrir y revisar su interior.
Bazo. El bazo una vez separado del rumen se inspecciona su tamaño, color, textura y se
secciona en varios cortes para revisar el parénquima.
Páncreas. Este órgano esta junto con el duodeno y al separarlo se revisa alguna
anormalidad. Este órgano es uno de los que sufren autolisis rápidamente, esto debe
tenerse presente al interpretar los cambios encontrados.
Nódulos linfáticos mesentéricos. Se revisa el mesenterio que fue separado del intestino
delgado y del grueso ya que unido a este se encuentra la cadena de nódulos linfáticos
mesentéricos yeyunales y se examinan su tamaño, consistencia y coloración.

Aparato circulatorio:
Pericardio. Abrir el saco pericárdico y examinar las superficies peri y epicárdicas, una vez
abierto el pericardio se buscan adherencias del mismo con el epicardio.
Miocardio. Para exponer las cavidades junto con sus orificios se procede a abrirla, con
tijeras o cuchillo siguiendo la dirección de la corriente sanguínea.
El estudio del miocardio se realiza mediante un corte en el septo interventricular, en donde
se debe apreciar el color y la consistencia, que en caso de infarto se verá aumentada.
Endocardio. Aquí se deben revisar las válvulas mitral o bicúspide y la tricúspide ó
atrioventricular derecha; en las superficies se debe buscar cambios de color, grosor y
consistencia. Revisar las cuerdas tendinosas.
Aurículas. Las aurículas se inspeccionan externa e internamente.
Ventrículos. Para el corazón derecho, se hace un corte longitudinal en vena cava y se
entra a aurícula derecha, pasando por la válvula tricúspide se llega a ventrículo derecho y
se corta a lo largo del borde que forma el miocardio derecho con el septo interventricular





20/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

hasta llegar al orificio de la arteria pulmonar. Para abrir el corazón izquierdo, se entra por
venas pulmonares para llegar a aurícula y de ahí a ventrículo izquierdo, pasando por la
válvula bicúspide.
Válvula mitral o bicúspide. Si se sospecha de alguna alteración en las válvulas como lo es
una estenosis la abertura del corazón debe ser diferente, este se realiza en la unión de la
aurícula y el ventrículo y así quedaran expuestas y se verificara su buen cierre retirando
todo el contenido de sangre y colocando agua simulando los movimientos de sístole y
diástole, se debe examinar su textura y si están engrosadas.
Válvula tricúspide. Para la revisión de esta válvula se hace siguiendo el mismo
procedimiento que para la válvula mitral.
Válvulas semilunares. Para la revisión de estas válvulas se hace siguiendo el mismo
procedimiento que para la válvula mitral.
Vena cava craneal y caudal. Se revisa su inserción con la aurícula derecha y se abre a lo
largo para revisar su interior.
Arteria aorta. Se inspecciona su diámetro, grosor de las paredes, el endotelio y las
válvulas semilunares.

Sistema nervioso:
Desarticulación atlanto-occipital. La cabeza se separa del tronco del animal practicando un
corte a nivel del agujero magno y separando el cráneo de las estructuras que lo unen con
la vértebra atlas, se secciona la musculatura del cuello y la piel.
Cerebro. Para abrir el cráneo óseo se desprende la piel y los planos musculares y tejidos
blandos epicraneales, realizando cortes desde el agujero magno hasta la cresta temporal
adyacente a la base de la oreja; un segundo corte se prolonga hasta las inmediaciones de
la apófisis cigomática del frontal y por último, un tercer corte se lleva hasta la sutura
interfrontal en dirección del ángulo lateral, haciendo esto en ambos lados del cráneo con
una sierra circular.
Se puede emplear una sierra de mano, haciendo un corte en la cabeza a través de los
huesos frontales en un punto justo caudal a los arcos cigomáticos.
Se pueden realizar cortes de los límites laterales del foramen occipital hasta la cara interna
de la apófisis corneal.
La evisceración del encéfalo se realiza mediante la abertura de la cavidad craneal,
retirando los huesos planos y dejando al descubierto meninges, cerebro, epífisis.
Realizada la craneotomía se pueden apreciar las meninges y sus adherencias con sus
huesos craneales, en caso de que las hubiese; se realiza un corte longitudinal de las
meninges para la observación del encéfalo y su evisceración, con un previo corte de los
nervios craneales.
El examen interno del encéfalo se realiza mediante cortes paralelos a la cisura
longitudinal, a nivel del surco marginal, evidenciando las cavidades ventriculares y su
contenido.
Cerebelo. El cerebelo se separa del encéfalo y se realizan cortes en rodajas para su
inspección microscópica.
Médula espinal. El método elegido para extraer la médula espinal se determina por el tipo
de la lesión de la que se sospeche, la experiencia del prosector y el equipo disponible.





21/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Para extraer la médula, se secciona la columna vertebral a lo largo de un plano vertical
perpendicular a las apófisis transversas, a uno de los lados de la columna. Una sierra
eléctrica es la que permite que los cortes sean más limpios y controlados. En cada
segmento se extrae la médula espinal tomando la dura madre con pinzas y cortando a
través de las raíces de los nervios espinales con un par de tijeras. Las secciones
asociadas de vértebras se pueden volver a cortar longitudinalmente para examinar el
canal medular y las articulaciones intervertebrales. Los cortes se realizan a distintos
niveles: en las regiones cervicales, torácicas y abdominales.
Nervios periféricos. Los cortes se deben dar a distintos niveles: en las regiones cervicales,
torácicas y abdominales. Por regla general, nos referimos, como descripción macroscópica
a la consistencia y coloración.

Cavidad pélvica:
Se abre una vez extraídas las vísceras abdominales, con el fin de tener una buena
visibilidad, se recomienda hacer dos cortes con sierra o hacha a cada lado de la sínfisis
púbica, atravesando el pubis y la arcada isquiática.
Riñones. El riñón derecho se encuentra frecuentemente debajo de la última costilla y de
las apófisis transversas de las dos o tres primeras vértebras lumbares, mientras que el
izquierdo está situado más ventralmente y bajo la segunda y cuarta vértebras lumbares.
Una vez abierta la cavidad pélvica se examinan los riñones que se encuentran adosados a
la pared lumbar, se extraen desgarrando la grasa circundante sin separarlos de los
uréteres. Se liberan junto con las adrenales, hasta llegar a la vejiga urinaria.
Posteriormente se abren los riñones por la curvatura mayor a lo largo por el centro o
mediante unos cortes en forma de rodaja, se retira la cápsula y se examina la superficie
exterior.
Uréteres. Los uréteres se inspeccionan introduciendo un estilete en su luz, con el fin de
comprobar la continuidad de los conductos. Luego se cortan longitudinalmente para
observar la mucosa.
Vejiga. La vejiga se inspecciona practicando un corte desde el fondo de saco ciego hasta
el cuello de la vejiga, se limpia la mucosa para apreciar su coloración, erosiones,
cicatrices, ulcera y finalmente se estudia la pared, especialmente su grosor.

Aparato reproductor de la hembra
La inspección externa debe incluir la observación de la posición, especialmente en
animales en estado de gravidez o con posibles patologías.
Después de su inspección se retiran juntos los ovarios, cuernos uterinos, riñones,
uréteres y vejiga. La evisceración del aparato genital en las hembras se realiza
seccionando los ligamentos y adherencias con la cavidad pélvica (mesovario, mesosalpix
y mesometrio) y extraemos todo el aparato genital en dirección cráneo caudal.
Vulva. Se realiza la inspección de la mucosa así como su coloración textura y tipo de
secreción.
Vagina. Se revisa el color, grosor y aspecto de la mucosa.
Ovarios. Después de su palpación se realizan cortes longitudinales para revisar el
parénquima.





22/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Glándula mamaria. Al hacer una incisión primaria en la piel se separa la glándula con piel
y nódulos mamarios o inguinales superficiales.
Palpar y cortar ambos cuartos. Abrir los pezones y cisternas en caso de que se sospeche
de mastitis.

Aparato reproductor del macho:
Se incide entre el escroto y el dartos y en dirección craneal se van separando los
testículos, epidídimo y el cordón espermático. Posteriormente se separan las glándulas
accesorias de la cavidad pélvica, previa sección del músculo isquiouretral y pliegue
urogenital.
Extraemos en bloque: testículos, conductos deferentes y glándulas sexuales accesorias.
Escroto. Estos ya han sido examinados en el examen externo.
Testículos. Los testículos se observan y se palpan examinando el grosor de las envolturas,
registrando cambios en forma, tamaño y consistencia. Luego, se practican cortes
longitudinales para buscar cambios en el parénquima.
El examen del epidídimo debe incluir un corte de su cola para verificar la salida de líquido
seminal, y también deben buscarse procesos inflamatorios. Hay que identificar las
glándulas vesiculares, el conducto deferente y la próstata para observar cambios en ellos.
Pene. Se examina al hacer una incisión primaria en la piel, se expone el pene y se revisa
la mucosa.

Sistema músculo-esquelético
Las masas musculares también deberán ser palpadas y examinadas mediante cortes
transversales y longitudinales. Inspección de senos nasales y frontales
Se divide la cabeza longitudinalmente en dos partes con la ayuda de una sierra, se revisa
el contenido.

Interpretación u observaciones:

Realizar el diagnóstico presuntivo. Llenar el formato de necropsias disponible en el CIESA.



Preguntas para discusión:

¿Cuál es la posición del cadáver para la necropsia?
¿Qué procedimiento de implementará para evaluar al corazón?
¿En base a qué se establece el diagnóstico anatomopatológico?


Evaluación:

Se tomará lista de cotejo






23/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Lugar donde se llevará a cabo:

La necropsia se realizará en la sala de necropsias del CIESA; se podrá realizar la
necropsia en campo.

Bibliografía:

Aluja, Aline. (2002). Técnicas de necropsia en animales domésticos. 2ª ed. Ed. El
manual moderno. México.
Gazquez, O. A. (1988). La necropsia en los mamíferos domésticos. Interamericana.
España.
Lorgue, et al. (1997). Toxicología clínica veterinaria. Ed. Acribia. Zaragoza. España.
Medway, W.; Prier, J.E.; Wilkinson, J.S. (1986). Patología Clínica Veterinaria. UTEHA,
México.
Norma Oficial Mexicana NOM-033-ZOO-1995. Sacrificio humanitario de los animales
domésticos y silvestres.
Sumano, López Héctor. (1997). Farmacología Veterinaria. 2da ed. Ed. Mcgraw-Hill
Interamericana. México.
Thomson, R. G. (1986). Anatomía patológica general veterinaria. Ed. Acribia.
Zaragoza, España.





24/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Práctica 4: Toma, conservación y envío de muestras al laboratorio.

Introducción:

Muestra es todo aquel material biológico obtenido del individuo vivo o muerto, de la
población susceptible o de su ambiente y representativa del problema de estudio.
La consulta de laboratorios privados u oficiales para el control de enfermedades, a través
del envío de muestras es una herramienta auxiliar para el Médico Veterinario en la
solución de problemas. Con frecuencia este esfuerzo es inútil por una mala colección de la
muestra o un manejo inadecuado de la misma.
Para lograr los mejores beneficios en cuanto al apoyo de los laboratorios de diagnóstico,
es necesario tener en cuenta los principios básicos sobre la correcta selección,
empaquetado y envío de muestras.
El procedimiento que se requiere para elegir el material a analizar a partir de la totalidad
de los individuos u objeto de estudio, dependerá del tipo de producto y de la finalidad del
examen.
En procesos de enfermedad, la selección de la muestra debe recaer en el animal que se
encuentre en etapa temprana de la fase aguda de la enfermedad y acorde a los datos de
la historia clínica. Es preferible remitir varios especímenes de la población, sobre todo en
brotes epizoóticos y en animales cuyo costo por unidad no sea tan elevado, deben
elegirse animales recientemente muertos y varios en diversos estadios de la enfermedad.
Es conveniente señalar que el envío de las muestras al laboratorio deberá realizarse tan
rápido como sea posible, ya que se corre el riesgo de su inutilización por descomposición.

Objetivo:

Realizar la toma de muestras para los diferentes exámenes de laboratorio.

Duración de la sesión: 2 horas.

Material:
 Bolsas de plástico estériles.
 Frascos estériles.
 Etiquetas.
 Jeringas de 5, 10 y 20 ml. (desechables).
 Agujas para jeringa (desechables).
 Tubos de vacío tipo vacutainers, con EDTA, heparina, con o sin vacío.
 Agujas para tubos vacutainer.
 Hisopos bacteriológicos.
 Etiquetas para frascos.
 Marcadores a prueba de agua.
 Hielo natural.
 Hielo seco.





25/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

 Líquido refrigerante.
 Formalina al 10 %.
 Fenol al 0.5 %.
 Tolueno.

Técnica:

Toma y envío de muestras para estudio histopatológico

Obtención: La obtención de muestras implica tener conocimiento de anatomía
patológica macroscópica. Una vez que se identifica la muestra deseada, debe
obtenerse de modo atraumático, ya que su morfología puede cambiar si se manipula
excesivamente y mediante técnicas inadecuadas de obtención. La muestra debe ser
representativa del tejido dañado, debe extraerse con rapidez y destreza, sobre todo,
deben colocarse de inmediato en un buen fijador para inactivar las enzimas autolíticas.
Fijación: La fijación química se usa en especímenes histológicos, con el fin principal de
detener la autólisis postmortem. Los fijadores inactivan por desnaturalización de
proteínas las enzimas autolíticas que causan los cambios postmortem. Los fijadores
que se utilizan con más frecuencia son formaldehído, glutaraldehído,
paraformaldehído, alcohol etílico, cloruro de mercurio o ácido crómico. Cada uno de
ellos tiene propiedades específicas que a su vez confieren ventajas y desventajas. La
proporción entre fijador y tejido deberá ser por lo menos de 10:1 en volumen. El tiempo
para la fijación completa de los tejidos varía según las propiedades de difusión, la
concentración del fijador, de acuerdo con la densidad del tejido, que por lo general se
fija en 24 hrs.

Toma y en envío de muestras al laboratorio para examen toxicológico
La elección de la muestra es importante en la ejecución del análisis químico. Las muestras
deberán obtenerse exentas de contaminación y residuos químicos, no deben ser lavadas
para evitar la posibilidad de arrastrar residuos del agente químico o de contaminación con
el agua. Debe considerarse que frecuentemente se trabajara con cantidades vestigiales
de un determinado producto químico y que incluso la contaminación más ligera puede
originar resultados erróneos.
Entre los productos enviados para el análisis debe incluirse una muestra del material
sospechoso, muestra de contenido del aparato gastrointestinal como prueba de que el
material ha sido ingerido y otra de un tejido, casi siempre hígado, riñón, sangre y orina; por
lo menos 250 gr. de cada órgano, que garantice que se ha producido la absorción del
veneno. Cada órgano debe enviarse por separado en un recipiente claramente etiquetado.
Los recipientes mejores son los bocales de polietileno con tapa roscada. Las bolsas de
polietileno son útiles para órganos como el hígado y riñón. Si se efectúan diversas tomas
de muestras; colocar obligatoriamente cada muestra en un envase diferente. En





26/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

circunstancias ideales, se ha de conservar material para duplicar los análisis o hacer otros
alternativos, si es necesario.
Las muestras deben conservarse en congelación a bajas temperaturas mientras esperan
su envío al laboratorio, y es preferible no utilizar ningún conservador, antiséptico o fijador,
aunque no siempre es posible debido a la temperatura ambiente y la distancia al
laboratorio. Tomando en cuenta la Norma Oficial Mexicana NOM-004-ZOO-1994, Control
de residuos tóxicos en carne, grasa, hígado y riñón de bovinos, equinos, porcinos y ovinos
se hace mención de los requisitos a cumplir en la recolección y envió de muestras al
laboratorio, siendo puntos importantes.

Toma y en envío de muestras al laboratorio para el estudio virológico

Con la aparición y reaparición de enfermedades virales en todo el mundo es indispensable
garantizar la no presencia de estas en los animales que se comercializan en todo el
mundo. El diagnóstico virológico en el laboratorio se realiza por medio de:
 Citología e histopatología: estás técnicas son utilizadas para examinar tejidos
sospechosos infectados, con la finalidad de identificar lesiones resultado de la
presencia viral o bien son utilizados para detectar virus presente en los tejidos a
través de inmunofluorescencia.
 Aislamiento e identificación del agente viral.
 Demostración del incremento significativo del título de anticuerpos.
Las muestras en animales muertos o sometidos a necropsia deben obtenerse en términos
de pocas horas, ya que en caso contrario los virus pueden ser destruidos por desecación,
inactivación térmica o descomposición bacteriana. La recomendación general para la
colección de los especímenes para estudio virológico es que éstos deben ser colectados
en la fase aguda de la enfermedad, es decir, los primeros días. La muestra se envía con la
historia clínica y el diagnóstico presuntivo.

Toma y en envío de muestras al laboratorio para micología.

Micosis superficiales: Raspados cutáneos del borde de una lesión activa y pelo son las
muestras preferidas para el aislamiento de dermatofitos. Deben ser enviados al laboratorio
en un tubo estéril tapado con algodón, un vial o sobre de celofán. Los hongos saprofitos
frecuentemente proliferan si las muestras son enviadas en medio de cultivo.
Micosis profundas: Las muestras (tejidos y órganos) deben ser enviadas en condiciones
semejantes a las de bacteriología.
Muestras de alimentos: Granos forrajeros, balanceados o cama deben ser enviados en
bolsas de papel al laboratorio, si existe demora para su envío debe refrigerarse.

Toma y en envío de muestras al laboratorio de bacteriología





27/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

El éxito y valor final de examinar una muestra clínica en el laboratorio de bacteriología,
depende inicialmente del cuidado ejercido en la selección, recolección y envío de la
muestra. La muestra seleccionada debe ser la que sea más probable de contener el
agente causal y se debe hacer un esfuerzo para evitar su contaminación con organismos
del medio ambiente.
Muestras para cultivo bacteriológico
Sangre:
Tomar la muestra de sangre (5 a 10 mL) y colocarla en un tubo con anticoagulante; se
prefiere el polyanetosulfonato de sodio (SPS) al 0,05 - 0,25%. El oxalato, citrato y EDTA
no se recomiendan por inhibir el crecimiento de microorganismos*.
* Si se posee botella de hemocultivo, recolecta la sangre directamente en esta. Todos los
procedimientos mencionados deben realizarse de manera aséptica y enviarse evitando
contaminar la muestra.
Tejidos y órganos: Su tamaño debe ser mínimo de 3 x 3 cm., colocadas en bolsas
individuales de polietileno u otros recipientes estériles. También es posible esterilizar los
frascos o tubos de ensayo, poniéndolos a hervir con sus tapas, por espacio de 30 minutos.
En caso de porciones de intestino deberán enviarse con los extremos atados y empacados
individualmente.
Hisopos: Son la forma preferida para enviar muestras de secreciones (nasal, faríngea,
ocular, cutánea, cervical, vaginal, etc.), exudados, contenido de abscesos, etc.,
introducidos en medio de transporte adecuado y enviados en refrigeración.
Heces: Las muestras fecales deben ser recolectadas directamente del recto del animal
para evitar contaminación, puestas en un envase hermético y enviadas en refrigeración.
Se debe evitar el envío de excretas expuestas a medio ambiente. En caso de animales
grandes, la muestra puede ser enviada dentro del mismo guante plástico que se utilice
para su recolección.
Leche: Las muestras se deben recolectar asépticamente en envases estériles con tapa de
rosca. Se debe esperar resultados negativos si estas se toman durante el tratamiento. Las
muestras se deben refrigerar inmediatamente y enviarlas al laboratorio lo antes posible.
Orina: Se utiliza un recipiente estéril; el sondeo vesical es la forma ideal para evitar la
contaminación, en su defecto, la micción espontánea es la técnica aconsejable. La
muestra debe enviarse al laboratorio en refrigeración...





28/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Cerebro: Coloque la mitad del cerebro en una funda de polietileno y envíe al laboratorio
en refrigeración.
Hemocultivo: En la mayoría de infecciones, tres a cuatro muestras de sangre (2 a 5 mL)
tomadas en un período de 24 horas, deben enviarse tanto para cultivo aerobio como
anaerobio. El 90% de los cultivos positivos se obtendrán con este número de muestras;
animales con infección severa y bajo quimioterapia pueden requerir más muestras. Estas
deben ser recolectadas en botellas con 50 ml. de medio de cultivo y en animales
pequeños 20 ml. son suficientes.
Si la sangre se coloca inmediatamente en el medio de cultivo no debe usarse
anticoagulante; en caso contrario, el uso de SPS en más recomendable (no se recomienda
el uso de citrato y oxalato). Una vez recolectada la muestra, debe ser inoculada en la
botella e incubada a 37°C. Nunca refrigere la muestra una vez inoculada en la botella.
Análisis de agua: Una muestra de agua (50 mL aprox.) sin preservativos debe ser
enviada al laboratorio en un frasco estéril en condiciones de refrigeración.
Cultivos anaerobios: La muestra es obtenida aspirando con una jeringa sin introducir aire
en ésta; el contenido de la jeringa es entonces transferido a un frasco con medio de
transporte anaerobio.
Toma y en envío de muestras al laboratorio para exámenes relacionados con
patología clínica. La mayoría de estos se efectúan con muestras de sangre sin coagular,
por lo que se recomienda agregar alguna sustancia anticoagulante que no disminuya o
enmascare la confiabilidad del estudio.
Consideraciones generales para la toma de muestras de sangre.
 Evitar colocar el bisel de la aguja hacia abajo pues imposibilita el paso de sangre.
 No usar agujas húmedas ya que se hemolizan los glóbulos rojos.
 Evitar usar el anticoagulante en solución pues se diluye la sangre.
 El no retirar la aguja de la jeringa antes de llenar el tubo donde se depositará la
sangre, provoca la ruptura de los glóbulos rojos (hemólisis).
 El no mezclar en forma homogénea la sangre con el anticoagulante, ocasiona la
formación de coágulos.
Para la extracción de sangre puede utilizarse el sistema de tubos al vacío (tipo vacutainer),
que presentan mayor facilidad de uso y garantía en cuanto a la asepsia y preservación de
las muestras; este sistema manejado en forma adecuada presenta un menor riesgo de
hemólisis de las muestras, con respecto al sistema de extracción con jeringa. La sangre
para análisis puede obtenerse de las venas, las arterias o los capilares. La mayoría de las
muestras de sangre se obtienen por punción venosa.





29/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


La orina. Se obtiene inmovilizando al animal, utilizando sonda o bien recolectarla en el
momento de la micción, de acuerdo con el análisis que se va a realizar en ella. Debe
señalarse que una correcta obtención de orina condicionará la adecuada interpretación de
los datos obtenidos. En el pasado y hoy en día, se utilizan todo tipo de recipientes para su
colección, lo que origina un gran número de errores, debido a las interferencias producidas
por contaminantes contenidos en los recipientes. Para evitar estos problemas, conviene
usar recipientes limpios de plástico desechable, de un solo uso.

Las heces. Se recogen para diferentes tipos de análisis: determinación de sangre oculta,
estudios de contenido de nitrógeno y grasas. El análisis de sangre oculta se realiza con
pequeñas cantidades de heces, recogidas con una espátula. Las heces se aplican
directamente sobre las películas reactivas y se llevan al laboratorio para su análisis. Los
estudios microbiológicos (coprocultivo) requieren la recogida de las heces en condiciones
estériles. Los recipientes de recogida suelen tener unido al tapón una pequeña cucharilla
para extraer las heces en el laboratorio. Para los análisis parasitológicos deben llevarse
las muestras lo más rápidamente posible al laboratorio, pues el examen conviene
efectuarlo sobre heces frescas, recién emitidas. Cuando no pueda hacerse así, se debe
utilizar un medio de conservación que fije y conserve los protozoos.

El líquido cefalorraquídeo. Se obtiene normalmente por punción lumbar y en la cisterna
Magna, que debe ser hecha siempre por un médico capacitado y con el animal
inmovilizado. En caso de punción hemorrágica, la primera muestra es la más hemática,
pero si ya existe hemorragia, las muestras son igualmente hemáticas. El LCR se utiliza, en
parte, para el recuento de células y el resto se centrífuga y se hace una extensión del
sedimento, que se tiñe con Wright o Giemsa para determinar la fórmula leucocitaria y con
tinción de Gram para observar la presencia de microorganismos. El líquido también se
emplea para los cultivos microbiológicos. El LCR debe cultivarse lo antes posible; cuando
no pueda hacerse, debe mantenerse a 4ºC en refrigerador hasta que pueda realizarse el
cultivo.

Efusión o derrame. Es la acumulación patológica de líquido o gases en una cavidad,
entre los que se incluyen el saco pericárdico, el espacio pleural, el espacio peritoneal y los
espacios articulares. Los líquidos de estos espacios se denominan, respectivamente,
líquido pericárdico, pleural, peritoneal (ascítico) y articular (sinovial). En condiciones
normales, el volumen de estos líquidos es muy escaso, pero en situaciones patológicas
puede acumularse en grandes cantidades. Los principales análisis que se realizan en las
efusiones serosas son: examen físico, estudio bioquímico, estudio bacteriológico y estudio
citológico.
Los líquidos se obtienen en varios recipientes estériles, uno de los cuales debe llevar un
anticoagulante para el recuento celular y el diferencial leucocitario. La técnica de
obtención del líquido pericárdico se denomina pericardiocentesis; la del líquido pleural,
toracocentesis; la del peritoneal, laparocentesis y la del articular, artrocentesis.






30/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

El líquido amniótico. Se obtiene por punción abdominal, mediante una técnica
denominada amniocentesis.

Hisopados. Las muestras de material de superficies o exudados para los análisis
microbiológicos se recogen con un hisopo. Actualmente existe una gran cantidad de
hisopos con medios de transporte adecuados. Los hisopos existentes en el mercado
consisten en un recipiente cilíndrico, cerrado y esterilizado, que contiene el medio de
transporte. Una vez usado el hisopo, se introduce en la cámara que contiene el medio,
quedando la muestra sumergida en éste. De esta forma puede mantenerse durante varios
días, aunque lo más adecuado es llevarlo cuanto antes al laboratorio para su análisis.

Interpretación u observaciones:

Llenar las distintas hojas para los estudios complementarios disponibles el CIESA.

Preguntas para discusión:

¿Cuáles son las consideraciones generales y específicas para la toma de muestras para el
estudio histopatológico?
Si el formol viene a una concentración del 40%, ¿cómo debe de hacer la dilución para
prepararlo al 10%?
Durante la necropsia, ¿cuál es la muestra más adecuada para enviar al laboratorio en el
caso de una intoxicación en donde la vía de entrada fue la digestiva?

Evaluación:

Se tomará lista de cotejo para verificar que se hayan tomado las distintas muestras.

Lugar donde se llevará a cabo:
Sala de necropsias del CIESA

Bibliografía:

Alamargot, Jacques. (1986). Manual de anatomía y de necropsia de las aves. Ed.
CECSA. México.
Aluja, Aline. (2002). Técnicas de necropsia en animales domésticos. 2ª ed. Ed. El
manual moderno. México.
Balcells, A. (1990). La clínica y el laboratorio. 15ª ed. Ed. Salvat. México. Balows,
Albert; Hauster, Willian J.; Herrman, Kenneth. Isemberg, Henry d.; Shadomy, Jean.
(1991) Manual of Clinical Microbiology 5ª ED. Library of Congress., U.S.A.
Coffin, D.L. (1987). Laboratorio Clínico en Medicina Veterinaria. La Prensa Médica
Mexicana, México.
Coles. H, Embert. (1986). Diagnóstico y patología en veterinaria. 4ª ed. Ed.
Interamericana. México.





31/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Couto, Jurado. (1989). Toxicología veterinaria. 2ª ed. Ed. Salvat. Barcelona. España.
De Buen de Argüero, Nuria. (2001). Citología diagnóstica veterinaria. Ed. Manual
Moderno. México.
Doxey, D.L. (1987). Patología Clínica y procedimientos de Diagnóstico en Veterinaria.
El Manual Moderno, México.
Garner. R. J. (1970). Toxicología veterinaria. 3ª ed. Ed. Acribia. Zaragoza, España.
Gazquez, O. A. (1988). La necropsia en los mamíferos domésticos. Interamericana.
España.
Kraft, H. (1998). Métodos de laboratorio clínico en medicina veterinaria de mamíferos
domésticos. 3ª ed. Ed Acribia. Zaragoza, España.
Lorenz, D. Michael. (1990). Diagnóstico médico de los pequeños animales. Ed. Acribia.
Zaragoza, España.
Thrusfield, M. (1990). Veterinary epidemiology. Butterworths, London.
Tizard, Ian. (1992). Inmunología veterinaria. 4ª ed. Ed. McGraw-Hill Interamericana.
USA.






32/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


Unidad II

Práctica 5: Degeneración, necrosis, apoptosis y autolisis

Introducción:

La identificación de lesiones macroscópicas y microscópicas es fundamental para
entender el proceso patológico en los diferentes aparatos y sistemas; y así determinar la
causa de muerte en los animales. La degeneración, la necrosis, la apoptosis y la autolisis
son lesiones básicas que debe conocer el estudiante.

Objetivo:

Identificar las características macroscópicas y microscópicas de las degeneraciones,
necrosis, apoptosis, autolisis en los tejidos animales.

Duración de la sesión: 2 horas.

Material:

Piezas preservadas, cadáver y órganos de decomiso para identificar las lesiones
macroscópicas. Laminillas obtenidas de la colección de patología y laminillas de los casos
procesados por los estudiantes durante los procesos de necropsia. Microscopio óptico con
sistema de pantalla para la discusión de lesiones microscópicas.

Técnica:

Los tipos de lesiones son poco numerosas y cada una de ellas presenta características
por las que se les puede identificar; por ejemplo las características de la inflamación, que
es la lesión más frecuentemente observada son: rubor, dolor, calor, aumento de volumen y
pérdida de la función.

Se les denomina lesiones macroscópicas, a las lesiones que pueden ser apreciadas a
simple vista, son suficientemente grandes y se encuentran en las estructuras anatómicas
superficiales o, por auscultación, percusión o radiografía si se encuentran en órganos
internos. Se requiere una considerable experiencia y una observación cuidadosa para el
reconocimiento de los aspectos macroscópicos en los diversos tejidos.

En otros casos las lesiones son tan pequeñas que son apreciadas solo a través del
estudio histológico de cortes titulares observándolos con un microscopio de luz,
electrónico o con uno de barrido. El estudio de las lesiones microscópicas se puede
realizar en muestras obtenidas durante la necropsia o a través de biopsias. La producción





33/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

de las lesiones no es un hecho estático, sino un proceso dinámico que se estudia a través
de la patogenia la cual explica el cómo y por qué se dañan los tejidos. La comprensión de
la patogenia de las lesiones es primordial para que el médico veterinario logre
diagnosticar, tratar, prevenir e impedir el desarrollo de los padecimientos que aquejan a
los animales. Desde el punto de vista clínico, el desarrollo de una enfermedad puede ser
un proceso agudo cuando el animal sana completamente o muere en un lapso corto o
bien, puede ser un proceso crónico cuando las lesiones se desarrollan durante un tiempo
muy prolongado y las disfunciones que provocan son compensadas por los sistemas de
homeostasis que las vuelven compatibles con la vida. Sin embargo en el estudio
histológico, los conceptos de crónico y agudo varían un poco.

Terminología de la inflamación

El proceso inflamatorio se definirá en base a diversos criterios de clasificación en cuanto a:
 Órgano: se agrega la terminación itis al sufijo griego o latino con que se denomina
al órgano (encefalitis, enteritis…). en algunos casos se utiliza un prefijo u otra
palabra para denotar con mayor precisión el sitio anatómico afectado
(bronconeumonía, otitis media etc.).
 Tipo de exudado o lesión: Los tipos de exudado califican al órgano que sufre la
inflamación con información sobre las características del proceso que a su vez tiene
implicaciones de duración, daños a vasos sanguíneos, etc. Se utilizan los términos
de inflamación serosa, catarral o mucosa, fibrinosa, hemorrágica, purulenta, etc. Así
como sus formas mixtas como por ejemplo: rinitis fibrinopurulenta. En algunas
ocasiones en lugar del tipo de exudado se utiliza un término que denote el daño o
alteración causada en el sitio de la inflamación, por ejemplo: enteritis ulcerativa,
estomatitis necrótica, etc.
 Distribución: Aquí se intenta implicar la extensión del proceso inflamatorio en un
órgano; los términos más utilizados son:
- Focal, que denota un solo sitio afectado generalmente con bordes bien definidos
en el órgano.
- Multifocal, cuando son varios los sitios donde se desarrolla el proceso y que se
encuentran separados por tejido normal. Cuando estas zonas crecen y llegan casi
a juntarse puede agregarse el término coalescente.
- Zonal, para implicar que un área del órgano está afectada.
- Extensiva, cuando existe un aumento de tamaño de la lesión inicial, que pudo
haber sido focal o zonal y que en sus bordes se evidencia actividad.
- Difusa, cuando la totalidad del órgano está en mayor o menor grado afectado.
 Duración: La denominación de acuerdo con el tiempo o edad de una reacción
inflamatoria se basa en los siguiente:
- Aguda, que se caracteriza por cambios vasculares, principalmente congestión,
trombosis, edema, hemorragia, además de fibrina y presencia de neutrófilos. La
reacción aguda se considera de 4 a 6 horas hasta 3 días.





34/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

- Subaguda, donde no existe una separación drástica y precisa entre la inflamación
aguda y subaguda, sin embargo en la subaguda existe la disminución de cambios
vasculares y exudación de neutrófilos así como el predominio de células
mononucleares. La duración de este proceso va de 3 días a pocas semanas.
- Crónica, cuando ya existe evidencia de respuesta reparativa por parte del
hospedador. En la mayoría de los casos, la inflamación crónica presenta las
siguientes características: persistencia del estímulo dañino por incapacidad del
organismo para destruirlo; generalmente el proceso se acompaña de una
respuesta inmune; existe evidencia del proceso de reparación por parte del
hospedador.
Se toma como ejemplo la descripción macroscópica y microscópica de la necrosis.
La muerte de los tejidos se conoce como necrosis, que es la muerte rápida de una porción
limitada de un organismo, la cual incluye la subsiguiente degeneración del tejido muerto.
El tejido muerto se denomina necrótico y al agente que promueve o causa el estado de
necrosis se denomina necrotizante.
La necrosis para el anatomopatólogo se entiende como una muerte de los tejidos que
ocurre con anterioridad al momento de su sustitución normal en el organismo vivo, o al de
la muerte del individuo: de ahí la definición de muerte rápida de una porción limitada de
tejido.
Las causas de la necrosis son: factores fisiológicos como ocurre en la desecación del
cordón umbilical; agentes químicos exógenos como toxinas bacterianas, hongos,
cáusticos o corrosivos; agentes químicos endógenos que son resultado de la elaboración
por el propio organismo; la insuficiencia circulatoria y los agentes físicos como los rayos
ultravioletas emitidos por el sol.

Aspectos macroscópicos
Los caracteres macroscópicos generales de la necrosis son:
 Pérdida de color o palidez: el tejido muerto es uniformemente más pálido que el
tejido vivo, excepto cuando aún contiene sangre.
 Pérdida de resistencia.
 Olor: el olor es putrefacto, aunque puede deberse a otras causas.

Aspectos microscópicos
Se distinguen cuatro tipos de alteraciones nucleares:
 Picnosis. Condensación de la cromatina nuclear en una masa oscura, circular y
homogénea, el núcleo se reduce de tamaño. Aunque no debe suponerse que toda
célula muerta presentará picnosis.
 Cariorrexis. Es la dispersión del núcleo en varios fragmentos; el término se utiliza
para designar al núcleo muerto que ha quedado reducido a delgados fragmentos,
esta característica se observa ocasionalmente y es una de los pasos en el
desarrollo de la necrosis caseosa.
 Cariolisis. La disolución de la cromatina nuclear, permaneciendo una sola sombra
nuclear grande y circular y que se desarrolla tras la condensación previa de la





35/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

cromatina. Se utiliza cuando el núcleo se observa como una esfera vacía, donde
solo queda la membrana nuclear.
 Cromatolisis. Es la disolución de la cromatina.
En el citoplasma se puede observar incremento de la acidofilia en la mayoría de los
casos, o bien la lisis del citoplasma, adquiriendo este un aspecto pálido y vacuolizado
llamado citoplamolisis.
Es importante señalar que todas estas modificaciones nucleares y citoplásmicas, pueden
ocurrir también en la autolisis, por lo que, para reconocer una necrosis, resulta necesario
disponer de una porción de tejido no necrótico, para establecer un diagnóstico por
comparación.

Interpretación u observaciones:

El estudiante diferenciará los procesos de degeneración, necrosis, apoptosis y autolisis.

Preguntas para discusión:

¿Qué diferencias macroscópicas y microscópicas existen entre los diferentes tipos de
degeneración?
¿Qué diferencias macroscópicas y microscópicas existen entre los diferentes tipos de
necrosis?
¿Qué diferencias microscópicas existen entre la necrosis y la apoptosis?
¿Qué diferencias macroscópicas y microscópicas existen entre los la autolisis y la
necrosis?

Evaluación:

Se entregará reporte individual de la práctica.

Lugar donde se llevará a cabo:

Las lesiones macroscópicas serán identificadas en la sala de necropsia del CIESA; las
lesiones microscópicas en los laboratorios de prácticas de la FMVZ.

Bibliografía:

Blood, D.C.; Henderson, J.A; Radostits, O.M.: (1986). Medicina Veterinaria. 6a. Ed.
Interamericana México.
Cheville, N.: (1988). Introduction to veterinary pathology. Iowa State U.P. U.S.A.
Jones, C.T. And Hunt, D.R.: (1983). Veterinary pathology 5th Ed Lea  Febiger U.S.A.
Jubb. K.V.F.; Kennedy, P.C. And Palmer, N.: (1993). Pathology of Domestic Animals. 4th
Ed Academic Press. U.S.A.
Robbins, S.L.: (1975). Patología Estructural Y Funcional México.
Trigo, T.F.J.: (1987). Patología Sistémica Veterinaria, Vol.1 Unam México.





36/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Práctica 6: Gangrena

Introducción:

La gangrena húmeda es un estado en el cual el tejido necrótico se ve invadido por bacterias
saprófitas y putrefactivas. Esta invasión se presenta generalmente en los tejidos necróticos
que tienen acceso a las bacterias del aire, y por ello rara vez hablamos de necrosis de los
miembros, orejas, cola, pulmones, intestinos o ubre, sino que más bien hablamos de
gangrena de los mismos. Microscópicamente la lesión se reconoce por la existencia de una
mezcla de necrosis de coagulación y licuefacción donde, además, puede demostrarse la
presencia de grandes bacilos. No es necesario que éstos sean numerosos. Con la tinción
común de hematoxilina y eosina, las bacterias se colorean de azul, pero mucho menos
intensamente que los núcleos, y su contorno es menos definido. Como muchas de las
especies de bacterias saprófitas son formadoras de gas, el tejido gangrenoso puede
contener burbujas del mismo, las cuales se reconocen como espacios vacíos de diversos
tamaños, carentes de pared propia y con tendencia a ser esféricos, aunque pueden estar
sujetos a distorsiones por la posible presión de las estructuras histológicas adyacentes. En la
gangrena húmeda, sea ésta en un miembro o en una zona del pulmón o intestino, la porción
afectada se presenta tumefacta, blanda, pastosa y en general de color oscuro o negro.
Dependiendo de la clase de bacteria presente, puede existir un desagradable olor putrefacto.
Durante la vida, la parte afectada carece del calor corporal y le falta la sensibilidad táctil y al
dolor. Este tipo que es el más común, se produce en aquellos tejidos que presentan una
buena irrigación sanguínea en el momento en que comienza el fenómeno de necrosis. La
gangrena seca se produce en los tejidos con pobre irrigación sanguínea y poco contenido
de líquido, o en aquéllos donde la necrosis se ha desarrollado lentamente produciendo un
retardo de la circulación normal. Como el tejido seco no es un medio de cultivo favorable, la
multiplicación y difusión de las bacterias es más lenta. Los tejidos se desnaturalizan o
coagulan y la parte se torna fría, arrugada, descolorida y con aspecto de cuero. Todas las
zonas de gangrena se encuentran separadas del tejido contiguo por una línea de
demarcación, evidente macroscópicamente tanto durante la vida como después de la
muerte; aparece como una zona tumefacta, rojiza o azulina de hiperemia e inflamación.

Objetivo:

Identificar las características macroscópicas y microscópicas de la gangrena en los tejidos
animales.

Duración de la sesión: 2 horas.

Material:

Piezas preservadas, cadáver y órganos de decomiso para identificar las lesiones
macroscópicas. Laminillas obtenidas de la colección de patología y laminillas de los casos





37/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

procesados por los estudiantes durante la necropsia. Microscopio óptico con sistema de
pantalla para la discusión de lesiones microscópicas.

Técnica:

Los alumnos examinarán las piezas preservadas, cadáveres y órganos de decomiso con
la finalidad de identificar las lesiones macroscópicas presentes en los tejidos con
gangrena. Con ayuda de laminillas de casos previamente seleccionados por el profesor,
se realizará la explicación de los diferentes tipos de gangrena, con el uso del microscopio
óptico con sistema de pantalla. Posteriormente los alumnos revisarán sus juegos de
laminillas para identificar lesiones microscópicas de gangrena.

Interpretación u observaciones:

El discente describirá las lesiones presentes en la gangrena. Posteriormente los alumnos
observarán en equipos las lesiones en órganos preservados y laminillas seleccionadas.

Preguntas para discusión:

¿Cuál es la apariencia macroscópica de los tejidos con gangrena?
¿Qué elementos celulares están presentes a nivel microscópico en la gangrena seca?
¿Qué elementos celulares están presentes a nivel microscópico en la gangrena húmeda?

Evaluación:

La práctica será acreditada por asistencia, participación y entrega de reporte escrito. El
reporte debe incluir portada de identificación, descripción de los diferentes tipos de
gangrena, con su correspondiente imagen (consultar páginas web) y etiologías asociadas.

Lugar donde se llevará a cabo:

La sesión de lesiones macroscópicas será en la Sala de Necropsias del Centro de
Investigación y Estudios Avanzados en Salud Animal, FMVZ, UAEM.
La observación de lesiones microscópicas será en el Laboratorio de Prácticas de la FMVZ
UAEM.

Bibliografía:

Blood, D.C.; Henderson, J.A; Radostits, O.M.: (1986). Medicina Veterinaria. 6a. Ed.
Interamericana México.
Cheville, N.: (1988). Introduction to veterinary pathology. Iowa State U.P. U.S.A.





38/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Jones, C.T. And Hunt, D.R.: (1983). Veterinary Pathology 5th Ed Lea  Febiger U.S.A.
Jubb. K.V.F.; Kennedy, P.C. And Palmer, N.: (1993). Pathology of domestic Animals. 4th
Ed Academic Press. U.S.A.
Robbins, S.L.: (1975). Patología Estructural Y Funcional México.
Trigo, T.F.J.: (1987). Patología Sistémica Veterinaria, Vol.1 UNAM México.





39/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Práctica 7: Anomalias del crecimiento celular (Neoplasias)

Introducción:

Definición de neoplasia: es un crecimiento celular que prolifera sin control, guarda una
considerable semejanza con las células sanas de las cuales se originó, pierde el
ordenamiento estructural del tejido, no cumple ninguna función y por lo menos hasta el
presente sus causas se desconocen con exactitud. Han existido muchas definiciones de
neoplasia, pero la que se describe anteriormente cuyo autor es Mallory, es posible sea la
más exacta para ilustrar sobre lo que se designa genéricamente como "cáncer". El término
"tumor" es menos preciso, pero generalmente se utiliza como sinónimo; originalmente se
empleaba para designar tumefacción, pero en la actualidad se reserva casi exclusivamente
para designar los agrandamientos de naturaleza neoplásica. Los puntos claves en cualquier
definición de neoplasia son la "proliferación incontrolada" y la "carencia de utilidad". En la
mayoría de los procesos que hemos tratado en las unidades anteriores, los mecanismos que
controlan las reacciones que tienen alguna finalidad, muchas veces destinada a salvaguardar
al organismo, como por ejemplo, los abscesos, granulomas, hipertrofia e hiperplasia. Las
células de la neoplasia son descendientes de células del tejido en que se origina, las que
en algún momento expresan una alteración interna mediante la proliferación
descontrolada. Si el aporte nutricional y de oxígeno son adecuados puede alcanzar varios
kilos de peso, aunque esto es infrecuente.
Aspecto macroscópico. El aspecto macroscópico de las neoplasias es mucho menos
informativo de lo que se podría suponer, aunque algunas características pueden ser de
utilidad. Cabe aplicar el concepto general de neoplasia como agrandamiento, pero existen
excepciones. Algunos de los carcinomas más malignos y melanomas nunca alcanzan un
tamaño considerable antes de matar al paciente como consecuencia de las metástasis o
interfiriendo alguna de sus funciones vitales, como podría ser el pasaje de los alimentos a
través del intestino. Estos conceptos son referidos a los tumores primarios u originales. Los
tumores metastásicos originados por transferencias de células desde los tumores primarios,
con frecuencia se designan como tumores secundarios. Los tumores de un tamaño
considerable producen un abultamiento del órgano o parte comprometida; esto es
especialmente evidente en aquéllos que se originan en la piel o inmediatamente por debajo
de ella. Estas masas que hacen protrusión, eventualmente sufren necrosis por presión,
ulcerándose su cubierta de piel o mucosa, y sangran. Algunos tumores malignos
(carcinomas) suelen ulcerarse antes de alcanzar tamaños observables macroscópicamente.
En tales casos, el único signo evidente será la úlcera. Los tumores epiteliales benignos
(papilomas) hacen protrusión adoptando formas simples o más o menos complicadas. El
corte transversal de la masa tumoral pone en evidencia que está constituida por tejido
extraño, de distinto color y consistencia del que lo rodea. El color suele ser blanco o casi
blanco. Los melanomas suelen ser típicamente negros, aunque los tipos "amelanómicos" son
blancos. Unos pocos, como el caso de los tumores testiculares de células intersticiales, son
amarillos. Respecto a la consistencia, ésta puede ser más dura o más blanda que la del
tejido circundante; se aprende a reconocer el tejido de los linfomas por su carácter más bien
blando, homogéneo y blanquecino. No es raro encontrar, al corte, hemorragias, quistes, otras





40/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

estructuras especiales y zonas de tejido necrótico. Los tejidos neoplásicos que se presentan
como protrusiones ulceradas o con otras características deben diferenciarse de los
granulomas tisulares inflamatorios, como los de la actinomicosis, tuberculosis y granulación
exuberante de las heridas. En algunas oportunidades esto puede hacerse tomando como
base la anamnesia, la localización, la presencia de abscesos, de "gránulos de azufre" u otras
características especiales, pero en la mayoría de los casos la decisión final debe sustentarse
en el examen microscópico.
Aspecto microscópico. Las células neoplásicas son semejantes a las células de las cuales
se originan, situación que proporciona la base para el sistema de clasificación y
nomenclatura. En general, las células neoplásicas casi siempre son de un solo tipo. Sin
embargo, aunque muy raramente, una neoplasia puede ser compuesta por dos o más tipos
celulares neoplásicos, como por ejemplo los tumores mixtos de la glándula mamaria. En
proporción directa a su malignidad, las células se parecen cada vez menos a sus
precursoras, a un punto tal que puede no llegar a identificarse el tejido de origen. Esta
cualidad de no conformar ningún prototipo histológico en los aspectos estructurales, de
ordenamiento o de propiedades tintoriales, se denomina anaplasia. Dichas células se
denominan anaplásicas o indiferenciadas. Las bandas fibrosas de un tumor fibroblástico
corren desordenadamente en todas direcciones y el epitelio de un tumor epidérmico está
rodeado por un estroma de tejido conectivo, todo ello en franca oposición con la arquitectura
tisular normal. Esta "actitud disconformista" no queda restringida solamente a su aspecto
físico, sino que se extiende también a todo su comportamiento y forma de vida, lo que se
demuestra ampliamente por su crecimiento rápido e incontrolado y su poca ordenada
manera de reproducirse. Puede suponerse también que dichas células son poco ortodoxas
en muchos de sus procesos metabólicos; realmente, deben existir ciertas aberraciones
metabólicas básicas que les permitan burlarse exitosamente de lo que para otras células son
leyes básicas. Al respecto, los químicos encontraron muy pocas diferencias, dentro de las
cuales se destaca como más importante la mayor capacidad de los tejidos neoplásicos para
obtener energía a partir del metabolismo de la glucosa hacia ácido láctico (glucólisis). Esto
aparentemente hace a dichos tejidos más o menos independientes de un adecuado aporte
de oxígeno, el cual es esencial para los tejidos adultos comunes. Carecen también las
células neoplásicas de la inhibición por contacto que presentan las células normales, tanto in
vivo como in vitro, y se encuentran menos adheridas entre sí que las células normales. Estas
situaciones están relacionadas con la disminución en el contenido de calcio en las
membranas de las células neoplásicas, y con un incremento en la carga negativa de la
superficie celular, lo que provocaría un mayor rechazo entre célula y célula. Sin embargo, la
base bioquímica de la capacidad invasora permanece en la oscuridad. A la fecha, el único
medio de evaluar el grado de malignidad o de diferenciar entre neoplasias benignas y
malignas consiste en el examen microscópico.


Objetivo:

Identificar las características macroscópicas y microscópicas de las neoplasias en los
tejidos animales.





41/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


Duración de la sesión: 2 horas.

Material:

Piezas preservadas, cadáver y órganos de decomiso para identificar las lesiones
macroscópicas. Laminillas obtenidas de la colección de patología y laminillas de los casos
procesados por los estudiantes durante la necropsia. Microscopio óptico con sistema de
pantalla para la discusión de lesiones microscópicas.

Técnica:

Los alumnos examinarán las piezas preservadas, cadáveres y órganos de decomiso con
la finalidad de identificar las lesiones macroscópicas presentes en los tejidos con
neoplasias. Con ayuda de laminillas de casos previamente seleccionados por el profesor,
se realizará la explicación de los diferentes tipos de gangrena, con el uso del microscopio
óptico con sistema de pantalla. Posteriormente los alumnos revisarán sus juegos de
laminillas para identificar lesiones microscópicas de neoplasias.

Interpretación u observaciones:

El discente describirá las lesiones presentes en las neoplasias. Posteriormente los
alumnos observarán en equipos las lesiones en órganos preservados y laminillas
seleccionadas.

Preguntas para discusión:

¿Cuál es la apariencia macroscópica de los tejidos con neoplasias?
¿Cuál es la apariencia microscópica de las neoplasias?
¿En caso de metástasis, en qué estructuras debemos buscar la migración de células neoplásicas?

Evaluación:

La práctica será acreditada por asistencia, participación y entrega de reporte escrito. El
reporte debe incluir portada de identificación, descripción de los diferentes tipos de
neoplasias, con su correspondiente imagen (consultar páginas web) y etiologías
asociadas.
Lugar donde se llevará a cabo:

La sesión de lesiones macroscópicas será en la Sala de Necropsias del Centro de
Investigación y Estudios Avanzados en Salud Animal, FMVZ, UAEM.





42/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

La observación de lesiones microscópicas será en el Laboratorio de Prácticas de la FMVZ
UAEM.

Bibliografía:

Blood, D.C.; Henderson, J.A; Radostits, O.M.: (1986). Medicina Veterinaria. 6a. Ed.
Interamericana México.
Cheville, N.: (1988). Introduction to Veterinary Pathology. Iowa State U.P. U.S.A.
Jones, C.T. And Hunt, D.R.: (1983). Veterinary Pathology 5th Ed Lea  Febiger U.S.A.
Jubb. K.V.F.; Kennedy, P.C. And Palmer, N.: (1993). Pathology of domestic animals. 4th
Ed Academic Press. U.S.A.
Robbins, S.L.: (1975). Patología estructural y funcional. Ed. Interamericana. México.
Trigo, T.F.J.: (1987). Patología Sistémica Veterinaria, Vol.1 UNAM México.






43/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


UNIDAD TRES

Práctica 8: Trastornos circulatorios

Introducción:

La interferencia de la circulación, y con ello del abastecimiento sanguíneo a los órganos
vitales, puede originarse por una gran variedad de mecanismos. Las alteraciones
hemodinámicas son trombosis, hemorragia, edema y shock. Las alteraciones circulatorias
forman parte de entidades tales como insuficiencia cardíaca, enfermedad vascular primaria y
anemia; las modificaciones circulatorias son también componentes del proceso inflamatorio.
Coágulos post mortem. Salvo cuando la muerte se produce como resultado de ciertas
septicemias o estados anóxicos, la mayor parte de la sangre coagula rápido en los vasos
venosos ni bien se produce la muerte. Las arterias se contraen por el rigor mortis de tal forma
que en ellas permanece muy poca sangre. Los coágulos formados de esta manera, al igual
que los observados fuera de los canales vasculares, cuya naturaleza es obvia, deben
diferenciarse de los trombos. Aspecto microscópico. Los componentes visibles de estos
coágulos son los eritrocitos, leucocitos, fibrina y proteínas precipitadas, principalmente
albúmina. En los coágulos post mortem, estos elementos pueden encontrarse
uniformemente mezclados, o los eritrocitos pueden haber sedimentado por acción de la
fuerza de gravedad hacia las partes más declives de los vasos, observándose superpuestos
los leucocitos y las proteínas plasmáticas precipitadas. Sin embargo, no suele notarse la
laminación que exhiben los trombos. Un carácter diferencial de utilidad es el tamaño de las
fibrillas de fibrina, las cuales, en este tipo de coágulo, son uniformemente finas y
escasamente visibles en forma individual a bajo aumento. Aspecto macroscópico. El
coágulo post mortem es rojo oscuro, liso y brillante en su superficie, y moldeado al vaso en el
cual se formó, como la jalea a su envase; a simple vista presenta una estructura homogénea
y se encuentra completamente libre dentro del vaso. El coágulo en grasa de pollo es el
resultado de la sedimentación y separación de los glóbulos rojos de la fase fluida de la
sangre. Esta sedimentación no es distinta de la que ocurre en el tubo de ensayo. Este tipo de
coágulo post mortem se observa con mayor frecuencia en las cámaras cardíacas y cuando la
coagulación post mortem se encuentra retardada. Tiene la superficie lisa y lustrosa de la
jalea de grosella de los coágulos post mortem, pero presenta el color amarillo del plasma. En
realidad no se encuentra adherido a la cubierta vascular, pero sí inmovilizado por estar
enredado en las válvulas y cuerdas tendinosas cardíacas.
Coágulos ante mortem, trombosis. Los trombos son coágulos formados en la sangre
circulante. Este proceso relativamente lento produce coágulos algo diferentes de los ya
descritos. Aspecto microscópico. Además de los componentes mencionados para los
coágulos post mortem, las plaquetas sanguíneas o trombocitos se acumulan en el lugar de la
trombosis, constituyendo una porción importante de los coágulos de este tipo. Las plaquetas
tienden adherirse fuertemente unas con otras y de la misma forma a la pared vascular,
formando una masa más o menos amorfa de color rosado o gris constituida por capas





44/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

alternadas más o menos irregulares, donde predominan fibrina y leucocitos, fibrina y
eritrocitos o fibrina sola. Por ello, una sección a través del trombo aparece como
irregularmente laminada. Si la sección es adecuada puede observarse el punto de
adherencia del trombo. Por otra parte, si la sección toma la parte posterior del trombo, puede
aparecer como una isla dentro de la luz de un vaso. Las fibrillas de fibrina son relativamente
gruesas y fuertes, una característica de gran importancia para la diferenciación entre trombos
y coágulos post mortem. Aspecto macroscópico. Como se ve en la mesa de necropsia, el
trombo es friable y presenta superficie opaca, irregularmente rugosa o fibrosa, en contraste
con la característica lustrosa y de aspecto de jalea de grosella de los coágulos post mortem.
El color generalmente es rojo y gris, formándose láminas o capas irregulares. Por lo menos
en uno de los lados del trombo debe encontrarse la adhesión de la pared del vaso
sanguíneo. Si el trombo obtura enteramente la luz del vaso, es el caso de un trombo
oclusivo. Es mucho más raro que puede ocluir la luz, salvo por la existencia de una o varias
pequeñas aberturas que permiten el pasaje de cierta cantidad de sangre. Esto constituye un
trombo canalizado. Los canales se tapizan con endotelio, que es continuo con el del vaso
sanguíneo adyacente. No es raro que el proceso de coagulación continúe en la parte distal
del lugar de adherencia del trombo, sin presentar ningún tipo de conexión, con la pared
vascular. Este extremo libre queda a merced de la corriente sanguínea y puede adquirir
longitudes sorprendentes. Dicho tipo de trombo se designa como obturante.
Coagulación intravascular diseminada. Una situación que pone en serio problema la vida,
reconocida en el hombre y en forma cada vez más frecuente en los animales, es la
coagulación simultánea dentro de varios vasos sanguíneos del organismo. Esta situación se
asoció con complicaciones obstétricas, enfermedades neoplásicas malignas, infecciones
sistémicas severas, preñez, lupus eritematoso sistémico, anemia hemolítica microangiopática
trombótica y enfermedades granulomatosas. Las especies en las cuales se reconoció este
estado incluyen la canina, porcina, equina, las ratas y el visón aleutiano. En general, los
signos hemorrágicos son severos, con la presencia de grandes equimosis confluentes,
hemorragia prolongada desde las mucosas, incisiones quirúrgicas y lugares de punción
venosa. Las lesiones descritas semejan las observadas en la reacción de Schwartzman, que
sigue a la repetida inyección de endotoxinas bacterianas. Además, se observó que el
síndrome sigue a la inyección de trombina, tromboplastina y otras sustancias
precoagulantes.
Émbolos. Los émbolos son cuerpos extraños que flotan en la sangre y de los cuales existen
varios tipos. Los émbolos simples o émbolos fibrinosos son pedazos de trombos que se han
desprendido por la fuerza de la corriente sanguínea. Tanto en su aspecto macroscópico
como en el microscópico, semejan a los trombos. Casi siempre se observan alojados en una
bifurcación arterial o en algún otro punto donde la luz de la arteria se hace demasiado
pequeña para permitir su pasaje. La causa es obvia. Cuando un émbolo de fibrina se detiene
en un vaso, generalmente lleva consigo cierta cantidad de trombina, lo que permite que se
inicie el proceso de trombosis, y por ello, si el émbolo mismo no obstruye enteramente el flujo
de sangre en ese vaso, lo hará el trombo que se forma alrededor de éste.
Hemorragia. La hemorragia es la salida de sangre desde un vaso, ya sea al exterior, a una
cavidad orgánica o a los tejidos adyacentes. El flujo rápido de sangre o a través de un corte o
solución de continuidad de un vaso se denomina hemorragia por rexis. Considerable





45/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

cantidad de sangre puede perderse también a través del leve escurrimiento de los fluidos y
lento escape de las células sanguíneas, una a una, a través de imperceptibles
imperfecciones de las paredes vasculares. Esta forma se denomina hemorragia por
diapédesis. Las pequeñas hemorragias que dejan puntos de sangre no mayores que la
cabeza de un alfiler se denominan petequias. Los puntos hemorrágicos algo más grandes
sobre la superficie corporal o en la intimidad de los tejidos se denominan equimosis. Se
habla de extravasamientos cuando la hemorragia en un tejido compromete áreas
considerables. Cuando la sangre escapa hacia los tejidos y produce una deformación de tipo
tumoral, dicha masa recibe el nombre de hematoma, aunque la denominación de
hematoquiste es más apropiada.
Hiperemia activa. Esta situación puede producirse en cualquier órgano o parte del cuerpo.
Aspecto macroscópico. Dependiendo en mayor o menor grado de su color original, la parte
toma el color rojo brillante de la sangre arterial. Durante la vida, dicha parte se presenta
también más caliente pudiendo, en oportunidades, percibirse la pulsación arterial en lugares
donde normalmente no es apreciable. Aspecto microscópico. Los capilares aparecen
ingurgitados y repletos de sangre. Además se encuentra un mayor número de capilares,
dado que en condiciones normales muchos de ellos permanecen vacíos y colapsados la
mayor parte del tiempo. Las arterias y arteriolas también se presentan dilatadas, pero este
dato es muy difícil de detectar luego de la muerte, porque la contracción post mortem de su
musculatura las vacía, cerrando su luz.
Congestión pasiva. La congestión pasiva puede producirse en cualquier parte del cuerpo y
puede tener un curso agudo o crónico. Aspecto macroscópico. La parte congestionada se
encuentra levemente tumefacta, tiende a adoptar un tinte rojo azulado. Durante la vida, la
temperatura de esa parte puede estar claramente más baja que lo normal, dado que la
sangre se renueva con dificultad. Luego de la muerte, y en la medida en que avanza la
hemólisis, el color rojo azulado se oscurece. De la superficie de corte escurre una abundante
cantidad de sangre; éste es un dato de importancia en órganos de las características del
hígado y pulmón. Aspecto microscópico. Los capilares y las venas se observan dilatados y
repletos de sangre. En el caso de la congestión del hígado o bazo, los espacios sinusoidales
se encuentran también repletos de sangre. Si la congestión es crónica existe un incremento
de leve a moderado del tejido fibroso en las paredes de las venas, lo que las engrosa y
refuerza (un fenómeno de hipertrofia compensatoria). Con frecuencia la congestión aguda
pasiva del hígado se evidencia por la conspicua dilatación de los capilares sinusoidales y
venas centrales, aunque se observan vacías. Esto ocurre puesto que al realizar la fijación de
la pieza en su preparación para realizar los cortes microscópicos, la sangre escurre hacia la
solución fijadora, pero los espacios mantienen su dilatación y forma original. Además, las
células centrales de los cordones hepáticos tienden a desaparecer, dejando un mar central
de sangre.
Edema. El edema es una alteración que se caracteriza por una excesiva acumulación de
líquido (agua) en los espacios intercelulares, incluyendo las cavidades corporales. Ya se
definió el incremento del líquido dentro como hidropesía o degeneración hidrópica, y esta
definición se respetará aquí, a pesar de que existe cierta vaguedad en la distinción entre
edema e hidropesía. El tema del edema se ha mantenido confuso durante mucho tiempo, y
se propusieron muchas teorías conflictivas respecto de sus mecanismos de producción.





46/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Aspecto macroscópico. La parte edematosa se encuentra tumefacta. La tumefacción
edematosa de la porción ventral del abdomen suele tener varios centímetros de espesor y su
límite es bien definido por dos líneas longitudinales a cada lado. En los machos, la
tumefacción comúnmente se difunde hacia la región prepucial y se borra paulatinamente
hacia adelante, al llegar a la región esternal. Algunas veces el edema es importante
externamente, solo por una protrusión de los tejidos submandibulares. Esto es muy notable
en los ovinos que padecen de parasitosis gastrointestinales, enfermedad conocida entre los
ganaderos como "mandíbula de botella". El tejido tumefacto tiene consistencia firme. Si se
presiona con el dedo en el tejido edematoso, el líquido se desplaza hacia los tejidos vecinos
y, cuando éste es retirado, queda una depresión que persiste por un tiempo (signo de
Godet), el necesario para que el líquido eliminado vuelva a embeber el tejido a través de
fibrillas y células. En los casos bien marcados, la superficie de corte muestra un líquido
amarillo pálido que impregna los tejidos; puede presentar cierto grado de coagulabilidad,
pero en la generalidad de los casos escurre por la superficie de corte. Si se aplica presión
puede escurrirse del tejido una gran cantidad de líquido. Durante la vida, si la parte
edematosa es externa, además de tumefacta está fría, y no presenta enrojecimiento ni
signos de dolor. El edema de los pulmones, durante la necropsia, se observa mejor
efectuando un corte a través de un lóbulo y escurriendo los bordes. Si exuda un líquido
acuoso, levemente teñido con sangre, el tejido es de mayor consistencia y aparece
distendido, padece edema. En cambio, si lo que escurre es un líquido decididamente
sanguinolento, el pulmón estaba congestivo. Si aparecen gotas de pus, existía neumonía. En
el edema de las cavidades peritoneal, pleural y otras cavidades serosas, éstas aparecen
distendidas y llenas de un líquido acuoso claro. El edema cerebral se reconoce mejor por el
aplanamiento de sus circunvoluciones a raíz de la presión sobre el cráneo, que por lo acuoso
del tejido. La decisión respecto de si el edema es o no de origen inflamatorio solo puede
adoptarse, en oportunidades tomando en consideración todas las circunstancias
acompañantes. El líquido de los edemas no inflamatorios se denomina trasudado, debido a
que se ha formado exclusivamente a partir de la alteración de un mecanismo fisiológico. El
líquido de los edemas inflamatorios se denomina exudado, siendo uno de estos tipos de
exudados (seroso) el que caracteriza la inflamación aguda. Si es accesible al examen físico,
el trasudado puede diferenciarse del exudado mediante la determinación de la densidad. La
densidad de un trasudado es casi invariablemente menor de 1.017 y casi siempre menor de
1.015, mientras que la de un exudado es de 1.017 o mayor. Esta diferencia se debe a la
menor concentración de sales y coloides, especialmente albúmina, que contiene el
trasudado. La determinación de la proteína total revela que los trasudados en general
muestran menos del 3%, mientras que los exudados inflamatorios presentan porcentajes
mucho más altos. Como puede esperarse, los exudados dejan un precipitado proteico mucho
mayor, especialmente de albúmina, en los cortes microscópicos, lo que permite hacer el
reconocimiento de los edemas inflamatorios tomando como base este hecho. Los exudados
presentan también un número considerable de leucocitos y frecuentemente algo de fibrina,
mientras que los trasudados a lo sumo presentan trazas de estos elementos.
Macroscópicamente el exudado con frecuencia incluye algunos coágulos de fibrina, pudiendo
observarse en ciertas superficies involucradas franca inflamación fibrinosa. Aspecto
microscópico. Cuando el tejido está edematoso, los espacios entre las células adyacentes,





47/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

fibrillas u otras estructuras elementales se encuentran agrandados. Durante la vida sin duda
se mantenían llenos de líquido, mientras que en los cortes microscópicos dicho líquido puede
permanecer o no, tomando una suave coloración rosada debido a los residuos de albúmina
precipitada; esto dependerá fundamentalmente de la cantidad de albúmina (u otras
proteínas) que contenga el fluido edematoso. Si se sigue la técnica común para fijar el corte
al portaobjetos con albúmina de huevo, el principiante deberá tener cuidado de no confundir
la albúmina de fijación, que se hace visible cuando se coloca un leve exceso, con la
correspondiendo a un residuo de líquido edematoso. En el caso de que se haya utilizado
este fijador, el color rosado de la albúmina se observará también por fuera de los límites de
corte. También se necesita mucho juicio para interpretar los espacios intercelulares vacíos.
Una cantidad variable de espacio queda entre las células como consecuencia de la
retracción que se produce durante los procedimientos de fijación con parafina o similares.
Estos espacios artificiales tienden a ser menos numerosos, de tamaño menos uniforme y
distribuidos más irregularmente que los producidos por el edema. La retracción sigue las
líneas naturales del clivaje, las cuales generalmente se encuentran entre los distintos tejidos,
aunque no separan al epitelio de su base de tejido conectivo. Pueden estar presentes unos
pocos eritrocitos, leucocitos o fibrillas de fibrina, y una cantidad más abundante de estos dos
últimos elementos indica inflamación. El edema cerebral se revela por la distensión de los
espacios perivasculares y aun los perineurales, pero la excesiva retracción puede llevar a
engaño. Los surcos son comprimidos y las circunvoluciones aplanadas contra la pared del
cráneo debido a la presión, situación que se observa más fácilmente por el estudio
macroscópico que al microscopio. Si existe edema en los pulmones, los alvéolos se
encuentran llenos de líquido; hay habitualmente suficiente cantidad de residuo albuminoso
como para que este estado se haga evidente al microscopio.

Objetivo:

Identificar las características macroscópicas y microscópicas de los trastornos circulatorios
en los tejidos animales.

Duración de la sesión: 2 horas.

Material:

Piezas preservadas, cadáver y órganos de decomiso para identificar las lesiones
macroscópicas. Laminillas obtenidas de la colección de patología y laminillas de los casos
procesados por los estudiantes durante la necropsia. Microscopio óptico con sistema de
pantalla para la discusión de lesiones microscópicas.

Técnica:

Los alumnos examinarán las piezas preservadas, cadáveres y órganos de decomiso con
la finalidad de identificar las lesiones macroscópicas presentes en los tejidos por los
trastornos circulatorios. Con ayuda de laminillas de casos previamente seleccionados por





48/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

el profesor, se realizará la explicación de los diferentes tipos de gangrena, con el uso del
microscopio óptico con sistema de pantalla. Posteriormente los alumnos revisarán sus
juegos de laminillas para identificar lesiones microscópicas de los trastornos circulatorios

Interpretación u observaciones:

El discente describirá las lesiones presente en los trastornos circulatorios.

Preguntas para discusión:

¿Cómo se deferencia macroscópicamente un trombo de un coágulo?
¿Cómo se diferencia microscópicamente un trombo de un coágulo?
¿Cómo se distingue macroscópica y microscópicamente la hiperemia de la congestión?

Evaluación:

La práctica será acreditada por asistencia, participación y entrega de reporte escrito. El
reporte debe incluir portada de identificación, descripción de los diferentes trastornos
circulatorios, con su correspondiente imagen (consultar páginas web) y etiologías
asociadas.

Lugar donde se llevará a cabo:

La sesión de lesiones macroscópicas será en la Sala de Necropsias del Centro de
Investigación y Estudios Avanzados en Salud Animal, FMVZ, UAEM.
La observación de lesiones microscópicas será en el Laboratorio de Prácticas de la FMVZ
UAEM.

Bibliografía:

Blood, D.C.; Henderson, J.A; Radostits, O.M.: (1986). Medicina Veterinaria. 6a. Ed.
Interamericana México.
Cheville, N.: (1988). Introduction to veterinary pathology. Iowa State U.P. U.S.A.
Jones, C.T. And Hunt, D.R.: (1983). Veterinary pathology 5th Ed Lea  Febiger U.S.A.
Jubb. K.V.F.; Kennedy, P.C. And Palmer, N.: (1993). Pathology of domestic animals. 4th
Ed Academic Press. U.S.A.
Robbins, S.L.: (1975). Patología Estructural Y Funcional. Ed. Interamericana. México.
Trigo, T.F.J.: (1987). Patología Sistémica Veterinaria, Vol.1 UNAM México.





49/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Práctica 9: Inflamación y reparación celular

Introducción:

Definición de inflamación: Es un proceso que comienza luego de la agresión subletal de
tejidos y termina con la curación completa. Los signos clínicos que caracterizan la
inflamación, según lo establecido por Celso son enrojecimiento, tumefacción, calor y dolor.
Estos signos y síntomas se conocen como signos cardinales de la inflamación. El
enrojecimiento se debe al incremento de sangre en la parte inflamada. La tumefacción ocurre
también por el aumento de flujo sanguíneo y la presencia adicional de sustancias, que
salieron de los vasos sanguíneos hacia los tejidos circundantes y se designan exudados. El
calor asimismo resulta de la mayor afluencia de sangre que lleva a la superficie la
temperatura más alta del interior del cuerpo. El dolor se atribuye al aumento de la presión
sobre las terminaciones nerviosas, aunque es posible que el efecto tóxico de las sustancias
irritantes sea de mayor importancia, dado que el grado de dolor que acompaña a
inflamaciones de igual apariencia en extensión y severidad puede ser muy variable.
Posteriormente el médico griego Galeno agregó la pérdida de función como quinto signo
cardinal. El dolor, que inicia la inhibición refleja de los movimientos musculares, la
tumefacción mecánica y la destrucción tisular, son elementos que contribuyen a la pérdida de
función como quinto signo cardinal. La inflamación es un fenómeno beneficioso cuando
evoluciona hacia la curación.
La inflamación aguda puede seguir una de las siguientes evoluciones:
 Resolución completa, con recuperación normal de la zona inflamada; ésta es la
evolución habitual cuando la lesión es leve, como en una quemadura superficial y
cuando ha habido escasa destrucción tisular.
 Curación por cicatrización, que ocurre cuando ha habido una sustancial destrucción
tisular, cuando la inflamación ha ocurrido en tejidos que no se regeneran y si ha habido
una abundante exudación de fibrina.
 Abscedificación, que se produce principalmente en las infecciones por
microorganismos piógenos.
 Progresión a la inflamación crónica.
Las características histológicas de la inflamación crónica son: 1) infiltración de células
mononucleadas, principalmente macrófagos, linfocitos y células plasmáticas; 2)
proliferación de fibroblastos y en muchos casos, de pequeños vasos sanguíneos, 3)
incremento del tejido conectivo (fibrosis), y 4) destrucción tisular. La infiltración de
monocitos y macrófagos es un componente particularmente importante de la inflamación
crónica. Los monocitos comienzan su emigración precozmente en el curso de la
inflamación aguda, y a las 48 horas constituyen el tipo celular predominante. Cuando el
monocito llega a los tejidos extravasculares se transforma en una célula mucho más
grande, el macrófago, que puede ser “activado”. En la inflamación aguda de corta
duración, si se elimina el agente irritante, los macrófagos terminan desapareciendo
(porque se destruyen o porque pasan a los linfáticos y de allí a los ganglios linfáticos). Si el
agente lesivo no es eliminado, como ocurre en la infección tuberculosa, en algunas





50/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

reacciones inmunitarias o cuando existe un irritante crónico, el cumulo de macrófagos
puede persistir durante largo tiempo.
Debido al gran número de sustancias con actividad biológica que produce, el macrófago
es una figura central en la inflamación crónica. Algunos de estos productos son tóxicos
para los tejidos (por ejemplo, los metabolitos del oxígeno, las proteasas), otros producen la
entrada de otros tipos celulares (por ejemplo, linfocitos, fibroblastos), y otros producen
proliferación fibroblástica y depósito de colágeno. Todos estos efectos contribuyen a una
progresista lesión tisular con la consiguiente alteración funcional.
En la inflamación crónica, los mecanismos de reclutamiento y proliferación de fibroblastos,
proliferación vascular y depósito de colágeno y fibrosis, son similares a los que
contribuyen a la curación de las heridas. Otros tipos celulares presentes en la inflamación
crónica son los linfocitos, células plasmáticas, eosinófilos y células cebadas. Las células
plasmáticas producen anticuerpos dirigidos directamente contra antígenos persistentes
en el foco inflamatorio o contra componentes tisulares alterados. Los linfocitos son
movilizados en las reacciones inmunitarias mediadas por anticuerpos o por células, y
también por razones desconocidas, en reacciones no inmunitarias. Estas células tienen
una exclusiva relación con los macrófagos en la inflamación crónica mediada
inmunológicamente. Los linfocitos activados producen linfocinas y estas son importantes
estimuladores de los monocitos y macrófagos; producen quimiotactismo sobre los
monocitos y activación y diferenciación de los macrófagos. Los productos de los
macrófagos activados a su vez, influyen sobre la función de las células T y B. Los
eosinófilos son característicos de las reacciones inmunitarias mediadas por la IgE y de
las infecciones parasitarias. Los eosinófilos responden a los agentes quimiotácticos
derivados principalmente de las células cebadas. Aunque sus funciones precisas son aún
especulativas, sus gránulos contienen proteína básica principal (MBP), una proteína
altamente catiónica que es tóxica para los parásitos y también produce lisis de las células
epiteliales. Por lo tanto, son beneficiosos en las infecciones parasitarias, pero contribuyen
a la lesión tisular en los estados de hipersensibilidad.
Aunque los leucocitos polimorfonucleares suelen ser considerados el rasgo característico
de la inflamación aguda, muchas formas de inflamación crónica, que duran varios meses,
continúan conteniendo grandes cantidades de neutrófilos y forman pus. En la inflamación
crónica del hueso (osteomielitis), el exudado de neutrófilos puede persistir durante meses.
En la actinomicosis, una infección por microorganismos con una particular capacidad para
atraer a los neutrófilos, el centro de la lesión muestra abundantes neutrófilos meses y años
después de la infección inicial. Por lo tanto, en este caso coexiste la respuesta aguda y
crónica. Por el contrario, la presencia de linfocitos no siempre significa que la inflamación
ha estado presente durante un largo período. Esto es especialmente cierto en las
infecciones virales. En la hepatitis aguda o en las miocarditis virales, por ejemplo,
predominan los linfocitos incluso en los primeros días de la enfermedad aguda.
Inflamación serosa. Se caracteriza por la exudación de suero sanguíneo, un líquido
albuminoso y claro. Esta es la forma equivalente al edema inflamatorio. Este tipo de
inflamación es especialmente frecuente en las cavidades serosas, debido a las grandes
áreas de superficie bien vascularizadas que las limitan y a la delgadez del mesotelio. La
inflamación serosa también ocurre en los pulmones, en los estadios iniciales de ciertas





51/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

neumonías, como respuesta a la inhalación de químicos irritantes y como resultado de por lo
menos un irritante, la alfanaftiltiurea que es ingerido y presumiblemente eliminado a través de
los pulmones. Las ampollas y vesículas, como las que aparecen en la piel después de la
picadura de abejas, quemaduras de segundo grado o que afectan las mucosas en
enfermedades como fiebre aftosa, estomatitis vesicular y exantema vesicular, son ejemplos
de inflamación serosa localizada.
Aspecto macroscópico. El líquido acuoso llena las cavidades orgánicas o los espacios
tisulares son muy semejantes al plasma sanguíneo y no se distingue con facilidad del líquido
correspondiente al edema verdadero. La presencia de pequeñas cantidades de fibrina
adherida a las superficies comprometidas y la opacidad debida a la presencia de escasos
leucocitos, indica su origen inflamatorio. El tinte rojizo, proviene de un pequeño número de
eritrocitos, también sugiere pero no prueba su origen inflamatorio. Aspecto microscópico.
Se observa un precipitado homogéneo y teñido de rosa, los espacios naturales están
distendidos por el mismo y, en otros casos dichos espacios son creados artificialmente, como
en vesículas. En el precipitado existen diseminados algunos leucocitos de distintas clases y
vestigios de fibrina. Hay además vasos hiperhémicos y congestivos.
Inflamación fibrinosa. Se caracteriza por la formación de un exudado que contiene gran
cantidad de fibrinógeno, que coagula de tal forma que el componente más importante es la
fibrina, aunque en cierto grado están presentes los constituyentes de otros tipos de exudado.
Afecta principalmente a las serosas y mucosas y es frecuente en el saco pericárdico. Las
mucosas del tracto respiratorio, desde la faringe hasta los alvéolos pulmonares, la pleura y el
peritoneo, las sinoviales y la mucosa de la porción más baja del intestino, son localizaciones
donde puede también presentarse este tipo de inflamación. Aspecto macroscópico. Al
comienzo lo que se observa es una superficie opaca y turbia en vez de lisa y brillante, a
medida que el proceso avanza aparece una cubierta blanquecina y velluda de material
filamentoso. A veces la fibrina se presenta enrojecida por la presencia de sangre, o densa y
dura y se denomina seudomembranosa. Aspecto microscópico. La fibrina se observa
adherida a la superficie que la produce. Algunas veces las fibrillas de fibrina pueden aparecer
entre las células epiteliales o mesoepiteliales de la zona que la generan. Estas últimas sufren
necrosis debido a la acción tóxica del irritante que promueve la aparición de fibrina. Con la
fibrina existe una pequeña y variable cantidad de suero precipitado, leucocitos y aún
eritrocitos.
Inflamación fibrinosa. Se caracteriza por la formación de un exudado que contiene gran
cantidad de fibrinógeno, que coagula de tal forma que el componente más importante es la
fibrina, aunque en cierto grado están presentes los constituyentes de otros tipos de exudado.
Afecta principalmente a las serosas y mucosas y es frecuente en el saco pericárdico. Las
mucosas del tracto respiratorio, desde la faringe hasta los alvéolos pulmonares, la pleura y el
peritoneo, las sinoviales y la mucosa de la porción más baja del intestino, son localizaciones
donde puede también presentarse este tipo de inflamación. Aspecto macroscópico. Al
comienzo lo que se observa es una superficie opaca y turbia en vez de lisa y brillante, a
medida que el proceso avanza aparece una cubierta blanquecina y velluda de material
filamentoso. A veces la fibrina se presenta enrojecida por la presencia de sangre, o densa y
dura y se denomina seudomembranosa. Aspecto microscópico. La fibrina se observa
adherida a la superficie que la produce. Algunas veces las fibrillas de fibrina pueden aparecer





52/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

entre las células epiteliales o mesoepiteliales de la zona que la generan. Estas últimas sufren
necrosis debido a la acción tóxica del irritante que promueve la aparición de fibrina. Con la
fibrina existe una pequeña y variable cantidad de suero precipitado, leucocitos y aún
eritrocitos.
Inflamación purulenta. Se caracteriza por la presencia de pus de color y consistencia
cremosos. Su color amarillento cremoso varía al azulado o verdoso cuando entre las
bacterias se encuentra Pseudomona aeruginosa y toma color negruzco si proviene del casco
negro del equino, debido a los sulfuros. La característica definitoria del pus es la presencia
de granulocitos polimorfonucleares netrófilos. Sus elementos constituyentes son neutrófilos
vivos o necróticos junto con células muertas del tejido preexistente, más o menos
licueificadas y en menos cantidad otros componentes del exudado inflamatorio, incluyendo el
suero. El absceso se define como una colección de pus circunscrito. Cuando está bien
desarrollado posee una cápsula o pared de tejido fibroso que lo separa de los tejidos
vecinos. Aspecto microscópico. La presencia de un considerable número de leucocitos
neutrófilos dentro o sobre un tejido justifica el diagnóstico de inflamación purulenta. Se
observan en abundancia pero es necesario que sean más numerosos que los linfocitos
acompañantes para aplicar la designación de purulento.
Inflamación hemorrágica. Se caracteriza por la gran cantidad de eritrocitos que
abandonaron sus canales normales por diapédesis para exudar a una superficie corporal o
hacia tejidos cercanos. Con ellos se encuentran la mayoría de los componentes de los otros
tipos de exudados de tal forma que el exudado en conjunto tiene cierta semejanza con la
sangre coagulada o no. Este tipo de inflamación ocurre en la intimidad de los tejidos en
enfermedades tales como carbunco, pasteurelosis y púrpura hemorrágica, también involucra
superficies mucosas. Los pulmones la pueden presentar. Dentro de las manifestaciones más
comunes de este tipo de exudado están la gastritis y enteritis hemorrágica. Aspecto
macroscópico. Un material de coloración sanguínea, fluido o semisólido pero generalmente
coagulado y de consistencia gelatinosa, se observa sobre una superficie o en la intimidad de
los espacios tisulares. Aspecto microscópico. En el exudado los distintos elementos de la
sangre no están presentes en proporciones normales y los constituyentes más
característicos de un exudado, tal el caso de la fibrina, leucocitos o ambos son siempre más
abundantes que en la sangre normal. El exudado presenta una distribución más difusa,
proviene de una zona y no de uno o varios puntos como sería el caso de una simple
hemorragia.
Inflamación catarral o mucosa. El componente característico de este tipo de exudado es el
mucus, el cual proviene más de las células que de la sangre. El mucus es producido por las
células epiteliales, por eso es que la inflamación catarral o mucosa está limitada a las
mucosas que se abren en las membranas o por las glándulas mucosas unicelulares.
Aspecto macroscópico. Se reconoce por la presencia de un fluido claro y viscoso que
contiene mucina. Aspecto microscópico. La cantidad de mucus es rápidamente visible
como bandas de mucina azuladas o grisáceas adheridas a la mucosa que lo produce. El
incremento de células caliciformes puede ser muy evidente.
Inflamación linfocítica. Se presenta en numerosas infecciones del sistema nervioso central,
en los islotes de Glisson (espacios portales) del hígado con o sin hepatitis y en el riñón, en
infecciones tales como la leptospirosis aguda. Aspecto macroscópico. Cuando el único





53/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

componente es la infiltración linfocítica el proceso no puede reconocerse
macroscópicamente. Aspecto microscópico. Los linfocitos se acumulan en los tejidos, en
forma aislada o formando cúmulos, en otros aspectos estos tejidos son normales o muestran
algo de hiperemia. Con frecuencia dichos linfocitos forman una corona más o menos
completa alrededor de los vasos sanguíneos de los cuales migraron.
Inflamación granulomatosa. Un granuloma es una reacción inflamatoria crónica que
consiste principalmente en un cúmulo de macrófagos, que pueden clasificarse en dos tipos
principales, los granulomas por cuerpo extraño (suturas de seda, astillas y aceite) y los
granulomas por hipersensibilidad (Mycobacterium tuberculosis, hongos, helmintos y sus
huevos).Histológicamente consisten en una colección de macrófagos, muchos de los cuales
presentan abundante citoplasma eosinófilo y grandes núcleos pálidos que los asemejan con
células epiteliales.
Tejido de granulación. Un proceso importante dentro de la inflamación es la formación de
tejido de granulación que no se debe confundir con el proceso de inflamación
granulomatosa. El nombre deriva del aspecto macroscópico del tejido, su superficie a simple
vista parece compuesta por muchos gránulos rojos, siendo en realidad los extremos romos
de los ramilletes de nuevos capilares que crecen perpendicularmente a la superficie.

Objetivo:

Identificar las características macroscópicas y microscópicas de la inflamación y
reparación tisular en animales.

Duración de la sesión: 2 horas.

Material:

Piezas preservadas, cadáver y órganos de decomiso para identificar las lesiones
macroscópicas. Laminillas obtenidas de la colección de patología y laminillas de los casos
procesados por los estudiantes durante la necropsia. Microscopio óptico con sistema de
pantalla para la discusión de lesiones microscópicas.

Técnica:

Los alumnos examinarán las piezas preservadas, cadáveres y órganos de decomiso con
la finalidad de identificar las lesiones macroscópicas presentes en los tejidos con
inflamación y en la reparación tisular. Con ayuda de laminillas de casos previamente
seleccionados por el profesor, se realizará la explicación de los diferentes tipos de
inflamación y en la reparación tisular, con el uso del microscopio óptico con sistema de
pantalla. Posteriormente los alumnos revisarán sus juegos de laminillas para identificar las
características microscópicas de inflamación y de reparación tisular.

Interpretación u observaciones:






54/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

El discente describirá las lesiones presentes en inflamación y reparación tisular.

Preguntas para discusión:

¿Cuál es la apariencia macroscópica de los tejidos inflamados?
¿Qué elementos celulares están presentes a nivel microscópico en la inflamación crónica?
¿Qué elementos celulares están presentes a nivel microscópico en la inflamación aguda?
¿Qué elementos celulares constituyen un granuloma?

Evaluación:

La práctica será acreditada por asistencia, participación y entrega de reporte escrito. El
reporte debe incluir portada de identificación, descripción de los diferentes tipos de
gangrena, con su correspondiente imagen (consultar páginas web) y etiologías probables.

Lugar donde se llevará a cabo:

La sesión de lesiones macroscópicas será en la Sala de Necropsias del Centro de
Investigación y Estudios Avanzados en Salud Animal, FMVZ, UAEM.
La observación de lesiones microscópicas será en el Laboratorio de Prácticas de la FMVZ
UAEM.

Bibliografía:

Blood, D.C.; Henderson, J.A; Radostits, O.M.: (1986). Medicina Veterinaria. 6a. Ed.
Interamericana México.
Cheville, N.: (1988). Introduction to Veterinary pathology. Iowa State U.P. U.S.A.
Jones, C.T. and Hunt, D.R.: (1983). Veterinary pathology 5th Ed Lea  Febiger U.S.A.
Jubb, K.V.F.; Kennedy, P.C. And Palmer, N.: (1993). Pathology of domestic Animals. 4th
Ed Academic Press. U.S.A.
Robbins, S.L.: (1975). Patología estructural y funcional. Ed. Interamericana. México.
Trigo, T.F.J.: (1987). Patología sistémica veterinaria, Vol.1 UNAM México.






55/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


UNIDAD CUATRO

Práctica 10: Integración del diagnóstico

Por diagnóstico integral entendemos una formulación breve que hace el médico
veterinario, a partir de:
 La información aportada por el encargado del paciente, obtenida en el proceso de
entrevista, en la evaluación médica y la elaboración de la historia clínica.
 Del proceso de correlación y el análisis de los elementos más relevantes de la
información obtenida en todas las áreas.

Este diagnóstico da cuenta no sólo de la fisiopatología, sino de la condición de salud o
enfermedad y las circunstancias relevantes de cada animal o grupo de animales en
particular.

El diagnóstico integral incluye:

 Ubicación de la edad y etapa de desarrollo del animal.
 Condición de su proceso de crecimiento y desarrollo.
 Presencia o no de factores de riesgo y protección.
 Hallazgos relevantes en lo físico, ambiental, función zootécnica, vacunaciones,
desparasitaciones, alimentación, instalaciones y resultados de pruebas
complementarias.

Un buen diagnóstico integral permite, además, que otro profesional que lo lea, tenga una
imagen clara e integrada de quién es el paciente que acudió o acude a la consulta y cuál
es su condición de salud o enfermedad.

El diagnóstico integral es el análisis final de: Historia Clínica, la enumeración de los
hallazgos anatomopatológicos e histopatológicos, de los distintos diagnósticos
diferenciales, del análisis de pruebas complementarias que permitan emitir un diagnóstico
morfológico y en el mejor de los casos etiológico.

Objetivo:

Integrar un diagnóstico final, basados en la historia clínica y estudios complementarios.

Duración de la sesión: 2 horas por caso clínico.









56/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Material:

Historias clínicas con resultados de pruebas complementarias de casos de animales
remitidos al CIESA para diagnóstico. Laminilla correspondientes a los casos.

Técnica:

El discente elaborará un diagnóstico morfológico a través de la historia clínica, resultados
de estudios complementarios y la observación de lesiones microscópicas de las laminillas
correspondientes al caso.

Interpretación u observaciones:

El alumno elaborará diagnósticos morfológicos, diferenciales y etiológicos previos a su
diagnóstico integral de los casos estudiados

Preguntas para discusión:

¿Qué elementos de la historia clínica fueron determinantes para solicitar las pruebas de
diagnóstico complementarias?
¿Cuál de las pruebas complementarias empleadas fue la más importante para llegar al diagnóstico
integral?
¿Qué pruebas faltaron, en caso de que no se lograra llegar al diagnóstico etiológico?

Evaluación:

La práctica será acreditada por asistencia, participación y entrega de reporte escrito. El
reporte debe incluir portada de identificación y descripción de los diferentes diagnósticos
elaborados para llegar al diagnóstico integral.

Lugar donde se llevará a cabo:

La sesión de lesiones macroscópicas será en la Sala de Necropsias del Centro de
Investigación y Estudios Avanzados en Salud Animal, FMVZ, UAEM.
La observación de lesiones microscópicas será en el Laboratorio de Prácticas de la FMVZ
UAEM.

Bibliografía:

Blood, D.C.; Henderson, J.A; Radostits, O.M.: (1986). Medicina Veterinaria. 6a. Ed. Interamericana
México.





57/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Cheville, N.: (1988). Introduction to veterinary pathology. Iowa State U.P. U.S.A.
Jones, C.T. and Hunt, D.R.: (1983). Veterinary pathology 5th Ed Lea  Febiger U.S.A.
Jubb, K.V.F.; Kennedy, P.C. And Palmer, N.: (1993). Pathology of domestic animals. 4th Ed
Academic Press. U.S.A.
Robbins, S.L.: (1975). Patología estructural y funcional. Ed. Interamericana. México.
Trigo, T.F.J.: (1987). Patología sistémica veterinaria, Vol.1 UNAM México.







58/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


ANEXO 1

SECRETARIA DE AGRICULTURA, GANADERIA Y DESARROLLO
RURAL
NORMA Oficial Mexicana NOM-051-ZOO-1995, Trato humanitario en la
movilización de animales.
Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos
Mexicanos.- Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural.
NORMA OFICIAL MEXICANA NOM-051-ZOO-1995, TRATO HUMANITARIO EN LA MOVILIZACION DE ANIMALES.
La Dirección General Jurídica de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, con fundamento en los
artículos 35 fracción IV de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; 4o. fracciones I y III, 12 fracción XIV, 17
y 47 de la Ley Federal de Sanidad Animal; 1o., 38 fracción II, 40 fracciones III y XI, 41 y 47 fracción IV de la Ley Federal
sobre Metrología y Normalización; 12 fracciones XXIX y XXX del Reglamento Interior de esta Dependencia, y
CONSIDERANDO
Que es función de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural fomentar programas y elaborar normas
oficiales de sanidad animal, así como atender, supervisar y fomentar el trato humanitario a los animales durante su
aprovechamiento, movilización y sacrificio.
Que los animales, cualquiera que sea su función (abasto, trabajo, compañía, exhibición u otra) o el motivo para su
movilización (destino al sacrificio, cambio de instalaciones, traslado a exposiciones o atención médica), indistintamente
de su edad, raza, sexo o condición física, se requieren movilizar bajo las mejores condiciones posibles que permitan su
bienestar.
Que cuando las maniobras para la movilización de animales (desde el arreo, embarque, traslado y desembarque) son
adecuadas según el caso, se disminuyen los factores de estrés que los hacen susceptibles a contraer enfermedades
infecciosas.
Que los animales de abasto movilizados bajo condiciones mínimas de estrés y que favorezcan su bienestar, sufrirán
menos traumatismos o golpes y habrá menos riesgo de muerte, y la calidad de sus productos y subproductos será mejor,
evitándose pérdidas económicas por decomiso de canales provenientes de animales maltratados.
Que el objeto de las disposiciones señaladas en esta Norma es la implantación de sistemas y diseños para equipos de
arreo, rampas, contenedores vehículos especializados para movilización de animales, que permitan cumplir cada vez
mejor con todos los propósitos aquí mencionados y los que se adicionen en el futuro.
Que para alcanzar los objetivos señalados en los párrafos anteriores, con fecha 31 de octubre de 1996, se publicó en el
Diario Oficial de la Federación el Proyecto de Norma Oficial Mexicana NOM-051-ZOO-1995, Trato humanitario en la
movilización de animales, iniciando con ello el trámite a que se refieren los artículos 45, 46 y 47 de la Ley Federal sobre
Metrología y Normalización, por lo que el 2 de enero de 1998, se publicaron las respuestas a los comentarios recibidos
en relación a dicho Proyecto.





59/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Que en virtud del procedimiento legal antes indicado, se modificaron los diversos puntos del proyecto que resultaron
procedentes, por lo que a petición del Presidente del Comité Consultivo Nacional de Normalización de Protección
Zoosanitaria se expide la presente Norma Oficial Mexicana, NOM-051-ZOO-1995, Trato humanitario en la movilización
de animales, para quedar de la siguiente manera:
INDICE
1. Objetivo y campo de aplicación
2. Referencias
3. Definiciones
4. Requisitos generales para la movilización de animales domésticos
5. Requisitos particulares de movilización por especie
6. Requisitos para la movilización de fauna silvestre
7. Movilización de abejas productoras de miel (Apis mellifera l.)
8. Sanciones
9. Concordancia con normas internacionales
10. Bibliografía
11. Disposiciones transitorias
Apéndices normativos
1. Objetivo y campo de aplicación
1.1. La presente Norma Oficial Mexicana tiene como objetivo primordial establecer los sistemas de movilización de
animales que disminuyan su sufrimiento, evitándoles tensiones o reduciéndolas durante todo el proceso.
1.2. La presente Norma Oficial Mexicana es de observancia obligatoria en todo el territorio nacional y es aplicable a la
movilización de animales.
1.3. Las responsabilidades derivadas de esta Norma recaerán sobre el propietario de los animales que se movilicen, así
como en la persona o empresa comercializadora, el transportista, el encargado de los animales o cualquier persona
responsable de su movilización, según sea el caso.
1.4. La vigilancia de esta Norma corresponde a la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural y a los
Gobiernos de los Estados, en el ámbito de sus respectivas atribuciones y circunscripciones territoriales, y de
conformidad con los acuerdos de coordinación respectivos.
1.5. La aplicación de las disposiciones contenidas en esta Norma, compete a la Dirección General de Salud Animal, así
como a las Delegaciones Estatales de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural y a los Gobiernos de
los Estados, en el ámbito de sus respectivas atribuciones y circunscripciones territoriales.





60/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

2. Referencias
Para la correcta aplicación de esta Norma deben consultarse las siguientes normas oficiales mexicanas:
NOM-024-Z00-1995, Especificaciones y características zoosanitarias para el transporte de animales, sus productos y
subproductos, productos químicos, farmacéuticos, biológicos y alimenticios para uso en animales o consumo por éstos.
NOM-033-Z00-1995, Sacrificio humanitario de los animales domésticos y silvestres.
NOM-045-Z00-1995, Características zoosanitarias para la operación de establecimientos donde se concentren animales
para ferias, exposiciones, subastas, tianguis y eventos similares.
NOM-059-ECOL-1994, Que determina las especies y subespecies de flora y fauna silvestre, terrestre y acuática,
amenazadas, raras y aquellas sujetas a protección especial y que establece especificaciones para su protección.
NOM-011-SSA2-1993, Para la prevención y control de la rabia.
3. Definiciones
Para efectos de la presente Norma, se entiende por:
3.1. Abeja: Insecto himenóptero, Apis mellifera l.
3.2. Acopio: Acción de reunir o juntar a los animales.
3.3. Animales: Seres orgánicos que viven, sienten y se mueven voluntariamente o por instinto.
3.3.1. Anfibios: Clase de vertebrados que pueden vivir en medio terrestre o acuático de manera indistinta.
3.3.2. Domesticado (amansado o adiestrado): Animal sacado de su medio ambiente natural y que requiere del hombre
para su subsistencia.
3.3.3. Domésticos: Todas aquellas especies que están bajo el cuidado del hombre.
3.3.4. Invertebrados: Aquellos animales que carecen de columna vertebral.
3.3.5. Mamíferos: Vertebrados que tienen glándulas mamarias para criar a su prole.
3.3.6. Reptiles: Clase de los vertebrados de respiración pulmonar que se desplazan arrastrándose y que poseen
escamas en el cuerpo.
3.3.7. Venenosos: Aquellos que por contacto, piquete o mordida ocasionan trastornos al hombre y hasta pueden
causarle la muerte.
3.4. Amarre: Diferentes nudos que se realizan para sujetar animales.
3.5. Arreo: Procedimiento por medio del cual se moviliza a los animales de un sitio determinado a otro.
3.6. Aves: Clase de vertebrados que se reproducen por medio de huevos, con cuerpo recubierto de plumas y que en su
mayoría se desplazan volando.





61/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

3.6.1. Canoras: Las aves que se mantienen cautivas por lo melodioso de su canto.
3.6.2. De ornato: Aquellas aves que se mantienen cautivas por lo vistoso de su plumaje.
3.6.3. De presa: Especies de aves que poseen poderosas garras o picos para poder cazar su alimento; se incluyen
todas las rapaces.
3.6.4. De corral: Aquellas aves que se crían para abasto, tales como gallinas, gansos, patos, guajolotes, entre otras.
3.7. Cama: Material que se pone en el suelo para que los animales pisen o se echen.
3.8. Certificado de salud: Documento en el que se asienta que un animal se encuentra clínicamente sano. Debe estar
firmado por un médico veterinario que posea cédula profesional.
3.9. Certificado zoosanitario: Documento oficial expedido por la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo
Rural o por quienes estén aprobados o acreditados para constatar el cumplimiento de las normas oficiales mexicanas.
Tratándose de animales, será signado por un médico veterinario de la Secretaría o aprobado o acreditado.
3.10. Contenedores: Receptáculos con piso, paredes y techos sólidos, independientes del vehículo de transporte,
diseñados para movilizar animales.
3.11. Corrales de descanso: Instalaciones bien acondicionadas para el reposo de los animales, con facilidades para
alimentarlos y darles de beber y, en su caso, contar con los medios para realizar sacrificios de emergencia
3.12. Cuarentena: Medida zoosanitaria de control, basada en el aislamiento temporal, observación y restricción de la
movilización de animales como medida profiláctica por sospecha o existencia de una enfermedad o plaga de los mismos.
3.13. Densidad de carga: Número de animales que se movilizan en condiciones óptimas en relación al volumen
disponible del vehículo.
3.14. Duración del transporte: Tiempo total empleado en el traslado de los animales.
3.15. Embarcar: Acción de introducir a los animales en los vehículos o contenedores, para su movilización.
3.16. Embarcadero: Sitio destinado para embarcar.
3.17. Embarque: Número total de animales movilizados durante una maniobra de traslado.
3.18. Excreciones: Descarga o deposición de materia fecal, orina, vómito u otros.
3.19. Fauna silvestre: Todos aquellos animales que no son domésticos.
3.20. Fleje: Tira o banda de material resistente para sellar un contenedor.
3.21. Gestación: Tiempo que dura la preñez o embarazo.
3.22. Hacinamiento: Amontonamiento.
3.23. Haces luminosos: Conjunto de rayos emitidos o reflectados por una fuente luminosa.
3.24. Huella: Señal que deja un pie o pata o espacio para pisar.





62/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

3.25. Insensibilización: Acción con la que se induce rápidamente a un animal a un estado en el que no sienta dolor.
3.26. Jareta: Dobladillo donde pasa una cinta que amarra un costal.
3.27. Jaula: Armazón de madera, mimbre, alambre o barras de metal que sirve para encerrar animales y poderlos
movilizar.
3.28. Jaula de abejas a granel: Embalaje para transporte cubierto en dos de sus caras con malla mosquitera.
3.29. Lesión: Daño o alteración morbosa, orgánica o funcional de los tejidos.
3.30. Manejo: Actividades o manipulación de los animales desde el acopio, embarque, movilización, hasta el
desembarque.
3.31. Movilización: Traslado de animales de un lugar a otro por medio de un vehículo destinado para este fin, ya sea
por vía terrestre, marítima, aérea o a pie.
3.32. Núcleos de abejas: Conjunto de abejas en desarrollo que consta de 2 a 5 bastidores, cría, abejas adultas y
reservas alimenticias.
3.33. Peralte: Altura en relación con el piso.
3.34. Perchas: Barras de madera o cualquier otro material que imite superficies naturales para que las aves posen sus
patas y descansen sobre ellas. Deben atravesar de un lado a otro del contenedor o jaula y tener un diámetro que
corresponda al tamaño de las patas de las aves movilizadas, para las aves que así lo requieran.
3.35. Periodo de descanso: Comprende desde el momento en que ha sido desembarcado el último animal, hasta el
momento en que se embarca de nuevo al primero. Si los vehículos están construidos para fines de traslado, el descanso
de los animales puede permitirse en el interior de los mismos.
3.36. Periodo de movilización: Tiempo de permanencia de los animales dentro del vehículo durante su movilización.
3.37. Persona o empresa comercializadora: Persona física o moral que realiza actividades de compra y venta de
animales, que para lo cual tiene que movilizarlos.
3.38. Propietario: Dueño de un animal.
3.39. Punto de verificación: Sitio aprobado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, donde se
constata el cumplimiento de las normas oficiales mexicanas vigentes en materia de salud animal a través de la
inspección documental y/o física.
3.40. Sacrificio de emergencia: Sacrificio necesario con métodos humanitarios que se practica en cualquier animal que
haya sufrido lesiones traumáticas o afecciones que le causen dolor y sufrimiento; o bien para aquellos animales que al
estar fuera de control puedan causar algún daño o lesión al hombre u otros animales.
3.41. Salud: Estado normal de las funciones orgánicas de los animales.
3.42. Secretaría: La Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural.
3.43. Trato humanitario: Conjunto de medidas para disminuir la tensión, sufrimiento, traumatismos y dolor de los
animales durante su captura, movilización, exhibición, cuarentena, comercialización, aprovechamiento, entrenamiento y
sacrificio.





63/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

3.44. Traumatismo: Acción violenta del exterior que produce una lesión local o general y que puede causar hasta la
muerte.
3.45. Trayecto: Espacio a recorrer entre un punto y otro.
3.46. Toldo: Cubierta de lona o hule sostenida sobre un camión por medio de arcos para resguardar su contenido del sol
o la lluvia.
4. Requisitos generales durante la movilización de animales
4.1. Referente a los animales.
4.1.1. Durante todas las maniobras de movilización, la seguridad y comodidad con que se manejen y viajen los animales,
son factores de atención prioritaria.
4.1.2. Por lo general no se debe restringir a los animales el consumo de alimento y agua antes de su movilización, a
excepción de los casos mencionados en los capítulos que tratan de cada especie.
4.1.3. No debe ser movilizado ningún animal que no pueda sostenerse en pie, que se encuentre enfermo, herido o
fatigado, a menos que la movilización sea por una emergencia o para que los animales reciban tratamiento médico y
siempre que su movilización no represente un riesgo zoosanitario. En caso de hembras no se movilizarán cuando se
tenga la certeza de que el parto ocurrirá durante el trayecto.
4.1.4. No deben movilizarse crías de animales que para su alimentación y cuidados aún dependan de sus madres, a
menos que viajen acompañadas por ellas.
4.1.5. Cuando los animales se movilicen en grupos no homogéneos se deben subdividir en lotes, ya sea según especie,
sexo, edad, peso o tamaño, condición física, función zootécnica o temperamento, y si se alojan en el mismo vehículo se
usarán divisiones en su interior.
4.1.6. En el caso de las especies ectotermas como invertebrados, anfibios y reptiles, se tomarán las precauciones
necesarias para facilitar la ventilación y mantenimiento de los animales en temperaturas cercanas al rango óptimo para
cada caso en particular. En el caso de las especies endotermas como las aves y mamíferos, no serán transportadas en
condiciones climáticas extremas.
4.2. Referente al manejo.
4.2.1. El manejo comprende todas las maniobras necesarias para la movilización de los animales, que incluyen: el
acopio, arreo, enjaulado, embarco, traslado y desembarco, que en todos los casos se realizarán con precaución y con
calma.
4.2.2. El periodo de movilización comprende desde el momento en que se embarca al primer animal, hasta el momento
en que se ha desembarcado al último. Los periodos máximos de confinamiento de los animales en vehículos equipados
con bebederos o comederos, o que permitan el descanso en su interior, están recomendados en los capítulos de la
especie que se trate.
4.2.3. En los puntos de inspección sanitaria los trámites de inspección deberán ser expeditos, ya que si hay
aglomeración de vehículos, el periodo de espera afecta la condición de los animales.
4.2.4. De preferencia, los responsables del manejo serán cuidadores o vaqueros a los que estén acostumbrados los
animales y los reconozcan fácilmente.





64/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

4.2.5. Los responsables del manejo para la movilización de los animales, deben mantenerlos tranquilos en todo
momento, actuando sin brusquedad, evitando hacer ruido excesivo o dar gritos o golpes, para que los animales no
sufran tensión ni se lastimen, agredan o peleen.
4.2.6. Durante el arreo no debe golpearse a los animales con ningún objeto que pueda causarles traumatismos.
4.2.7. Las maniobras de embarco y desembarco de animales deberán hacerse bajo condiciones de buena iluminación,
tanto dentro como fuera del vehículo. Se debe evitar durante estas maniobras el contraste brusco entre la luz y la
oscuridad, o dirigir haces luminosos de luz directamente a los ojos de los animales.
4.2.8. Para la maniobra de embarco y desembarco de animales, el vehículo se debe retroceder lentamente, cuidando
que no quede espacio entre su piso y la rampa, donde puedan quedar atrapadas las patas de los animales, evitando así
que se caigan o fracturen.
4.2.9. No deben sobrecargarse con animales los vehículos de movilización, debiendo respetarse las densidades de
carga indicadas para cada especie animal en el capítulo correspondiente.
4.2.10. Para movilizar en el mismo vehículo a uno o varios animales de diferente procedencia, tamaño, condición física,
edad o sexo, se debe contar con suficientes divisiones que permitan separarlos dentro del vehículo, según sea el caso.
4.2.11. En caso de tener que amarrar a los animales para su movilización, nunca se sujetarán por las patas ni se
utilizarán nudos corredizos que puedan causar su estrangulación.
4.2.12. Deben inspeccionarse los animales periódicamente a lo largo del recorrido, para detectar aquellos que estén
echados o caídos, tratando de evitar que sean pisoteados o sufran mayores lesiones, como hematomas o fracturas.
4.2.13. Cuando se amerite un sacrificio de emergencia deberá procederse conforme a la Norma NOM-033-ZOO-1995,
Sacrificio humanitario de los animales domésticos y silvestres, en los capítulos correspondientes.
4.2.14. Si el trayecto durante la movilización es largo, se recomiendan periodos de descanso, con o sin desembarco de
los animales para que reciban agua o alimento periódicamente, según lo señalado en los capítulos correspondientes.
4.2.15. En el caso de vehículos equipados adecuadamente para abrevar y alimentar a los animales en su interior, los
periodos de descanso durante el trayecto se deben cumplir siempre con el vehículo estacionado bajo la sombra.
4.2.16. Solamente se desembarcan a los animales para que descansen durante el trayecto cuando el certificado
zoosanitario vigente para esa movilización así lo permita, y si además existen lugares apropiados o corrales de descanso
a lo largo del camino, que estén aprobados por la Secretaría.
4.2.17. Los tiempos de espera de animales de abasto en los rastros, deberán cumplirse con los vehículos estacionados
bajo la sombra, y para disminuir los tiempos de espera en los rastros:
a) El arribo de los animales deberá programarse cada vez que sea posible.
b) Los rastros deberán contar con suficientes corrales de desembarco.
4.2.18. Para movilizar ganado que recientemente haya sido sumergido en agua o baño garrapaticida, deberá dejarse
escurrir a los animales antes de ser embarcados. No deben embarcarse nunca animales aún mojados cuando se vayan
a movilizar bajo condiciones de clima frío.
4.2.19. Nunca se deben movilizar animales junto con sustancias en el mismo vehículo, y especialmente cuando éstas
sean tóxicas o peligrosas.





65/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

4.3. Referente a los vehículos, contenedores y jaulas.
4.3.1. La movilización de los animales, ya sea por vía terrestre carretera o ferrocarril, aérea o marítima, debe realizarse
con vehículos y/o contenedores diseñados o adaptados para este fin.
4.3.2. La movilización aérea de cualquier especie animal se hará de acuerdo con las normas establecidas por la
International Air Transport Association (IATA).
4.3.3. La selección del tamaño, diseño, material y resistencia del vehículo, contenedor o jaula más apropiado, debe
hacerse con base en la especie, número, tamaño, edad, sexo, fin zootécnico o comportamiento de los animales que se
vayan a movilizar, incluyendo un método seguro para mantenerlo cerrado para evitar escapes de los animales o
accidentes a terceras personas.
4.3.4. Los contenedores o jaulas deberán sujetarse firmemente a los vehículos durante su movilización, para evitar:
a) Que se muevan durante el viaje y se lesionen los animales ocupantes.
b) Que cualquier objeto alrededor obstaculice su ventilación o caiga sobre ellos.
Ejemplo: Jaulas de aves u otros animales que van sobre plataformas.
4.3.5. En el interior de vehículos, contenedores o jaulas no deben existir clavos, alambres, salientes, pasadores o
cualquier objeto punzocortante que pueda lesionar a los animales durante el manejo.
4.3.6. Los vehículos para la movilización de animales deberán contar con mantenimiento adecuado para evitar
descomposturas durante el trayecto.
4.3.7. Los vehículos o contenedores estarán diseñados y construidos de manera que:
a) Los animales sean embarcados y desembarcados fácilmente.
b) La ventilación sea de acuerdo con el clima y requerimientos de las especies animales de que se trate.
c) Sean fáciles de limpiar.
d) Estén equipados con rampas portátiles o dispositivos de emergencia que permitan el desalojo rápido de los animales.
4.3.8. El piso deberá ser antiderrapante y estar en buenas condiciones; si no permite el drenaje y para absorber las
excreciones, antes de embarcar a los animales, se acondicionará cubriéndolo con un material de cama limpio y seco,
como arena, paja o aserrín, cuya cantidad será proporcional a la duración del viaje para prevenir superficies húmedas o
lodosas antes de concluirlo.
4.3.9. Si no tienen techo, deben contar con sistemas de cobertura como lonas o toldos, con la finalidad de proteger a los
animales del sol, del frío y la lluvia, cuando se requiera.
4.3.10. Las separaciones físicas en el interior de los vehículos, para la movilización de lotes de animales, deben ser de
material resistente y estar bien sujetas en el interior para evitar que se muevan o sean derribadas fácilmente por los
propios animales.
4.3.11. Los interiores de los vehículos deberán tener la altura suficiente para prevenir golpes en la cabeza y el dorso de
los animales que viajan, y además deben estar diseñados de tal forma que no haya escurrimientos de orina, estiércol,





66/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

vómitos u otras excreciones. En el caso de vehículos de 2 pisos, los animales más pesados se colocarán en el piso de
abajo y los más ligeros en el piso superior.
4.4. Referente a las rampas y embarcaderos.
4.4.1. Los embarcaderos deben estar ubicados en lugar accesible en el corral de manejo o cerca de éste, para evitar
arreos innecesarios y manejo excesivo.
4.4.2. En aquellos lugares donde no coincidan la altura del piso del vehículo y de las rampas fijas de embarcaderos,
deberán existir rampas móviles.
4.4.3. Características de las rampas fijas:
a) En el extremo más alto debe haber una plataforma de aproximadamente 2 metros de largo.
b) La altura de los pisos de la rampa y del vehículo deben coincidir.
c) Las paredes serán muy sólidas y el piso firme y antiderrapante.
d) El ancho de la plataforma y las rampas, entre las paredes, será aproximadamente de 2.5 m para desembarcar y guiar
al ganado cómodamente.
e) Las rampas de concreto se recomienda que tengan escalones aproximadamente de 10 cm de altura o peralte y 30 cm
de ancho o huella. Cada escalón debe tener algunas canaladuras profundas o el piso antiderrapante.
f) Su inclinación no debe exceder los 20 grados.
4.5. Referente al transportista, el recorrido y la documentación.
4.5.1. El chofer debe contar con experiencia para manejar el vehículo y la carga que transporta, conduciendo con
precaución, evitando arrancar y detenerse bruscamente y siempre deberá ir acompañado de un asistente.
4.5.2. Debe llevar consigo la siguiente documentación:
a) Licencia de manejo vigente, que corresponde al tipo de vehículo que conduce y acorde al servicio prestado.
b) Los datos y dirección completos del destinatario del embarque.
c) Los datos y manera de comunicarse, ya sea con el propietario o el destinatario de los animales que moviliza, para
avisar sobre cualquier emergencia.
d) Todos los documentos o certificados correspondientes a los requisitos de la normatividad oficial vigente de la especie
animal que se moviliza.
e) Debe contar con un registro para el control de los tiempos de recorrido durante la movilización.
4.5.3. El chofer se debe cerciorar de que las chapas o pasadores de las puertas del vehículo sean seguros y estén bien
cerrados antes de iniciar la marcha.
4.5.4. El transportista debe evitar las paradas innecesarias. En caso de que el vehículo se detenga por causas de fuerza
mayor y el viaje no pueda reanudarse, se debe desembarcar a los animales o solicitar un reemplazo de vehículo,





67/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

siempre y cuando el certificado zoosanitario de movilización lo permita. Cuando las disposiciones zoosanitarias impidan
el desembarco de los animales por viajar en un vehículo con fleje, se dará aviso a la autoridad de sanidad animal más
próxima para observar las normas correspondientes.
4.6. Referente a las condiciones durante estancias de animales en terminales de viaje, puertos y aduanas.
4.6.1. En el caso de animales que sean retenidos por más de 12 horas durante el trayecto de su movili zación o al arribar
a su destino, ya sea por razones fortuitas de decomiso, administrativas o accidentales, se les debe proporcionar
alojamiento amplio y ventilado, agua suficiente para beber y alimentación propia de su especie hasta que sea
solucionado el problema y puedan proseguir su destino, o sean rescatados y devueltos, o bien entregados a instituciones
autorizadas para su custodia y disposición.
4.6.2. Estos animales, en ningún caso deben alojarse junto a la carga general, debiendo habilitarse en los lugares
mencionados un espacio previsto para su estancia, en el cual existan las condiciones arriba señaladas.
5. Requisitos particulares de movilización por especie
En todos los casos que aplique, habrán de considerarse además los incisos correspondientes a los puntos 4.1., 4.2.,
4.3., 4.4. y 4.5. de esta Norma.
5.1. Movilización de aves domésticas.
5.1.1. Para su manejo y movilización no se colgará nunca a las aves de sus alas, ni se les mantendrá amarradas de las
patas.
5.1.2. Las jaulas o contenedores con aves no se deben arrojar ni azotar, evitando su excesiva manipulación, procurando
manejarlas con sistemas mecánicos.
5.1.3. Cuando se movilicen grupos de aves en una misma jaula, deberá evitarse en todos los casos su hacinamiento
dentro de la misma.
a) La mayoría de las jaulas para movilizar aves tienen una altura en su interior que impide que viajen paradas, deberán
contemplarse diseños más altos para permitir que puedan pararse sin que tope su cabeza con el techo de la jaula.
b) Si el piso de la jaula cuenta con orificios, éstos tendrán una forma y tamaño que impida que los dedos y patas de las
aves se atoren en ellos.
5.1.4. Pollos y gallinas: La mayor proporción de aves que se movilizan son los pollos y gallinas con destino al rastro.
a) Previo al momento del sacrificio se deberá considerar un tiempo de ayuno de 10 horas en promedio, para disminuir la
contaminación de las canales por el contenido de alimento aún presente en el aparato digestivo.
b) El tiempo de ayuno incluye:
- Periodo de restricción al acceso de alimento en la granja.
- Tiempo que dure el acopio de las aves.
- Enjaulado.
- Traslado y tiempo de espera del vehículo en andén del rastro.





68/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

- Desembarco y periodo de sacrificio.
c) El periodo de movilización para estas aves no debe ser mayor de 12 horas.
No se recomiendan periodos de descanso durante la movilización de aves, ya que no se obtienen beneficios.
d) Las jaulas para movilización de pollos y gallinas por lo general son de las siguientes dimensiones: 96 cm de largo, 57
cm de ancho y 23-26 cm de altura libre en el interior. En este tipo de jaulas no deberán introducirse más de 10 pollos o
gallinas (con promedio de peso de 2.5 Kg).
e) Las jaulas con pollos y gallinas se movilizarán siempre sobre plataformas planas y se acomodarán apiladas en
columnas, ya que por su diseño se ensamblan unas con otras, lo que favorece que se mantengan fijas y se muevan
menos durante el trayecto.
f) Si se movilizan jaulas apiladas, éstas deberán tener un diseño con salientes a los lados, de manera que al
ensamblarlas queden espacios de cerca de 4 cm a todo su alrededor para permitir el paso del aire entre ellas y hacia su
interior.
g) Para favorecer aún más la ventilación no se formarán columnas de más de 4 jaulas de ancho y entre cada columna se
respetarán espacios por lo menos de 15 cm de separación.
5.1.5. Pollitos recién nacidos.
Al salir de las plantas de incubación se movilizan gran cantidad de pollitos de 1 a 2 días de nacidos, en cajas que varían
en tamaño y construcción.
a) No deben movilizarse más de 100 pollitos/caja.
b) El interior de cada caja contará con separadores fijos que permitan subdividirla al menos en cuatro compartimentos
para evitar que se hacinen en las esquinas.
c) Las dimensiones mínimas en centímetros para las cajas serán: 56 X 46 X 15.
d) El fondo de las cajas se debe recubrir de un material inocuo y absorbente.
e) La movilización más frecuente se hace en camiones y por vía terrestre, debiendo contar los vehículos, en todos los
casos, con ventiladores especiales con tomas y salidas de aire, o con sistema de aire acondicionado, pudiendo
requerirse en verano hasta sistemas de refrigeración para contrarrestar la generación de calor cuando el embarque es
de miles de pollitos.
f) No se recomienda movilizar pollitos recién nacidos por periodos más largos de 16 horas.
g) Para movilización aérea de pollitos se usan las mismas cajas y solamente viajarán un máximo de 85 pollitos/caja.
5.1.6. Pavos, patos, gansos, codornices y otras aves de corral.
Para su movilización se requieren jaulas con diseño y dimensiones de acuerdo al tamaño y número de aves a movilizar,
evitando en todos los casos el hacinamiento.
5.2. Movilización de ganado bovino.





69/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

5.2.1. El periodo de movilización para el ganado bovino no debe exceder de 18 horas sin descanso y sin darles agua de
bebida.
a) Los periodos de descanso sin desembarcar al ganado durante los viajes por vía terrestre, deben ser por lo menos de
3 horas y conforme a los incisos 4.2.13. y 4.2.14. de esta Norma.
b) En el caso de movilizaciones más prolongadas de 24 horas, además de los descansos cada 18 horas, se les ofrece
alimento a los animales.
c) Las vacas en producción o recién paridas deben ser ordeñadas cada 12 horas.
5.2.2. En el caso de vacas gestantes dentro de los dos primeros tercios de la gestación y de becerros hasta de 6 meses
de edad, no deben movilizarse por más de 8 horas sin descanso, y sin ofrecerles agua y alimento.
5.2.3. Los sementales deben movilizarse individualmente o separados del resto de los animales por medio de divisiones
en el interior del vehículo.
5.2.4. En vehículos o contenedores con techo, el espacio mínimo entre el piso y techo será de aproximadamente un
tercio más alto de la altura promedio a la cruz de los animales del embarque (ejemplo: altura promedio a la cruz: 1.50 m
= 2.00 m espacio interior del piso al techo).
5.3. Movilización de ovinos y caprinos.
5.3.1. No debe usarse el bastón eléctrico para el arreo de ovinos y caprinos, y durante su manejo se evitará en todos los
casos levantarlos tomándolos de la lana.
5.3.2. Las jaulas o contenedores para movilizarlos deben tener una altura mínima en el interior de 1.10 m.
5.3.3. Los ovinos machos o moruecos y los machos cabríos adultos, deben movilizarse individualmente y si
corresponden al mismo hato pueden viajar en grupo.
5.3.4. Todas las maniobras de embarque de ovinos o caprinos deben hacerse utilizando rampas con las características
señaladas en el inciso 4.4. de esta Norma.
5.3.5. El periodo de movilización no debe exceder de 18 horas sin periodos de descanso y sin dar de beber a los
animales.
a) Los periodos de descanso sin desembarcar al ganado durante los viajes por vía terrestre, deben ser por lo menos de
2 horas y conforme a los incisos 4.2.13 y 4.2.14 de esta Norma.
b) Los corderos y cabritos deben recibir agua y alimento cada 8 horas durante los periodos de movilización.
5.4. Movilización de porcinos.
5.4.1. La mayoría de los cerdos que se movilizan son animales para pie de cría o de abasto con destino al rastro, si son
adultos, toleran bastante bien las temperaturas frías, en cambio el calor resulta un inconveniente, y si es extremo, se
recomienda darles un baño de aspersión durante viajes largos, y aquí la presencia de lluvia resultaría conveniente, como
una excepción de lo recomendado en el inciso 4.1.5.
5.4.2. El periodo de movilización en cerdos no debe exceder de 20 horas.
a) El periodo de movilización sin descanso no debe exceder de 8 horas.





70/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

b) Los periodos de descanso durante el trayecto se cumplirán por lo menos cada 8 horas con los animales dentro del
vehículo, estacionándolo bajo la sombra por periodos que no excederán de 1 hora.
5.4.3. Los pisos de vehículos para movilización de cerdos se recomienda que cuenten con una serie de soleras o tiras de
metal con bordes redondeados de 2-3 cm de alto bien fijas y que corran a lo ancho y largo del camión, con la finalidad de
favorecer el apoyo de las patas para evitar que resbalen y para favorecer que se levanten, disminuyéndose así las
pérdidas por fracturas y golpes.
5.4.4. El espacio mínimo recomendado para movilizar cerdos es de 0.45 m2 por cerdo con promedio de 100 Kg de peso
vivo.
5.5. Movilización de equinos.
5.5.1. No se permite la utilización de vehículos de 2 pisos para su movilización.
5.5.2. Los vehículos o remolques deben ser lo suficientemente largos para que los animales quepan cómodamente.
5.5.3. El ancho y largo de las paredes de los remolques para la movilización de equinos será:
Peso promedio del animal en
kgs
Espacio entre las paredes en
cm
Largo mínimo del remolque
en cm
menos de 500 67 2.50
más de 500 81 3.00
5.5.4. La altura mínima del techo de los vehículos para movilizar equinos será de 75 cm por encima de la cruz de los
animales más altos.
5.5.5. La altura mínima de las paredes de vehículos sin techo debe ser suficiente para evitar en todos los casos que los
animales puedan brincar. Se recomienda que las paredes lleguen a la altura del cuello.
5.5.6. Para arrear a los equinos nunca se debe usar el bastón eléctrico.
5.5.7. Los garañones deben ser movilizados en forma individual o separados por medio de divisiones del resto de los
animales.
5.5.8. Los burros deben ser movilizados separadamente de los caballos y las mulas.
5.5.9. Los equinos deben ser movilizados por periodos máximos de 18 horas, seguidos de un periodo de descanso de 8
horas realizado de preferencia en instalaciones adecuadas.
5.5.10. Si la movilización es más prolongada, los equinos deben viajar por periodos hasta de 12 horas, permiti éndose
paradas cada 6 horas, con duración de una hora, para proporcionarles agua y alimento.
5.5.11. Para la movilización de grupos de equinos sueltos, se dividirán en lotes homogéneos según el sexo, peso o
alzada.
5.5.12. A los equinos movilizados en grupo para su venta y/o sacrificio, se les deben quitar las herraduras de los cuatro
cascos antes de iniciar el viaje para que no se resbalen o evitar que se dañen unos a otros.
5.6. Movilización de perros y gatos.





71/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

5.6.1. Todos los perros y gatos deben ser movilizados en jaulas adecuadas excepto cuando van acompañados de sus
dueños en vehículo particular evitando movilizarlos en espacios muy reducidos o en posturas incómodas.
5.6.2. Es una práctica frecuente que los dueños dejen a sus perros y/o gatos en el interior de sus vehículos
estacionados. En estos casos se sugiere lo siguiente:
a) Procurar que el tiempo de permanencia del animal en el vehículo sea mínimo.
b) Siempre que sea posible, estacionar el vehículo en la sombra.
c) Abrir por lo menos dos ventanas del vehículo a una altura que permita la entrada de aire y a la vez evite que el animal
escape.
5.6.3. Queda prohibido movilizar perros o gatos dentro de cajuelas, aun en trayectos muy cortos para evitar cualquier
riesgo de asfixia o sobrecalentamiento.
5.6.4. El tamaño de las jaulas debe ser suficiente para que el animal pueda moverse libremente en su interior y
recostarse en una posición natural.
Tipo de animal Dimensión mínima establecida de
la jaula
Gatos Perros Ancho Largo Altura
chicos muy chicos 30 cm 50 cm 37 cm
grandes chicos 42 cm 60 cm 30 cm
medianos 52 cm 75 cm 50 cm
grandes 57 cm 87 cm 65 cm
muy grandes 65 cm 1.10 m 75 cm
5.6.5. Las jaulas deben estar construidas con materiales resistentes e impermeables, provistas de orificios en las
paredes y/o techo que permitan una suficiente ventilación, con una puerta de acceso fuerte y resistente, cerrada
firmemente para evitar que el animal escape.
5.6.6. El piso debe cubrirse durante la movilización con varias capas de papel periódico que permitan la absorción de las
excretas y su eliminación periódica.
5.6.7. Los perros y gatos no deberán permanecer más de 24 horas sin ingerir alimento durante los periodos de
movilización.
5.6.8. En el caso de movilizaciones durante más de 6 horas, se debe fijar fuertemente al interior de la jaula un
receptáculo que contenga agua potable. La forma y material del bebedero deben impedir que el agua se vacíe y que el
animal se lastime.
5.6.9. En el caso de perros capturados en cercos epidemiológicos, su transporte se hará de acuerdo a los reglamentos
que sobre los centros de control canino, expidan los servicios estatales de salud.
5.7. La jaula o contenedor debe contar siempre con una identificación o etiqueta visible y bien adherida que cuente con
la siguiente información:
* Datos del destinatario y del remitente.
* Contenido: nombre común y científico del animal y número de ejemplares.





72/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

* Datos relevantes acerca de la temperatura o alimentación para el mantenimiento de los ejemplares durante el periodo
de movilización.
* Indicaciones especiales, como ejemplo: productos utilizados para sedación.
* Documentación que se acompaña.
* Flechas dibujadas que señalen la posición correcta de la jaula o contenedor.
* Leyendas de importancia como: "Animales vivos", "Manejar con cuidado".
6. Movilización de fauna silvestre
Se ubican dentro de la fauna silvestre los siguientes:
Invertebrados: terrestres como tarántulas, alacranes, escarabajos, entre otros.
Anfibios: como ranas, salamandras, ajolotes, entre otros.
Reptiles: como víboras, cocodrilos, tortugas, saurios, entre otros.
Aves: canoras y de ornato, de presa, palmípedas y corredoras.
Mamíferos: carnívoros, herbívoros, insectívoros tanto terrestres como voladores.
a) Para evitar que los animales escapen o produzcan lesiones al personal que los maneja, en todos los casos deberán
tomarse las medidas de seguridad pertinentes.
b) Cualquier contenedor donde se movilicen animales silvestres de preferencia se colocará en lugares oscuros o con
poca luz para disminuir el estrés durante el viaje, pero siempre evitando los objetos que obstaculicen su ventilación o que
pudieran caer sobre él.
c) Cualquier caja, jaula o contenedor donde se movilicen animales silvestres debe permitir una abundante ventilación de
los ocupantes en su interior; deben contar con orificios en la tapa y en las paredes, los cuales serán de un diámetro tal
que impida la salida de la cabeza o de alguna extremidad.
d) En todos los casos cuando se movilicen animales silvestres en grupo deberá evitarse el hacinamiento.
e) La jaula o contenedor debe contar siempre con una identificación o etiqueta visible y bien adherida que cuente con la
siguiente información:
* Datos del destinatario y del remitente.
* Contenido: nombre común y científico del animal y número de ejemplares.
* Datos relevantes acerca de la temperatura o alimentación para el mantenimiento de los ejemplares durante el periodo
de movilización.
* Indicaciones especiales, como ejemplo: productos utilizados para sedación.
* Documentación que se acompaña.





73/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

* Flechas dibujadas que señalen la posición correcta de la jaula o contenedor.
* Leyendas de importancia como: "Animales vivos", "Manejar con cuidado" u otros.
* Cuando se movilizan animales venenosos, debe incluirse una leyenda visible que diga: "Peligro Venenoso", como se
indica en el Apéndice A (Normativo)
* En su caso, incluir una leyenda de "animales peligrosos".
* Incluir una leyenda de "fauna silvestre".
6.1. Invertebrados terrestres, como se indica en el Apéndice B (Normativo)
a) Deben movilizarse en cajas con divisiones para cada uno de los individuos, ya que la mayoría de estas especies son
de hábitos carnívoros.
b) Si el viaje es prolongado de más de 24 horas, se debe colocar en una esquina de cada división de la caja una esponja
con tamaño similar al del cuerpo del animal, embebida con agua potable colocada sobre una superficie impermeable
para que puedan beber.
c) En el caso de caracoles para consumo, se deben transportar en cajas con cama de salvado o aserrín debidamente
ventiladas y permitiéndoles libertad de movimiento.
6.2. Anfibios de abasto (Ranas, ajolotes).
6.2.1. Pueden viajar en cajas de unicel o de madera que tengan en las paredes y la tapa un buen número de orificios
para lograr la mayor ventilación posible. El piso debe ser de consistencia suave o lisa e impermeable cubierta la mitad de
una capa de hule espuma húmedo para que los animales se posen en la parte seca o húmeda cuando deseen. Sólo se
introducirá el número de animales que ocupe la mitad de la superficie del suelo. Los animales deben movilizarse con
ayuno de 24 horas, para disminuir la cantidad de excretas. Las cajas deben estar firmemente cerradas, como se indica
en el Apéndice C (Normativo).
6.3. Reptiles.
Deben movilizarse con ayuno de 24 horas cumpliendo con lo indicado en el punto 4.1.6. de esta Norma.
6.3.1. Tortugas y saurios: Se colocan en cajas de unicel o madera con piso liso de textura suave. Si se movilizan
animales muy grandes, de preferencia deben viajar en forma individual, la caja debe contar con varios orificios, como se
indica en el Apéndice D (Normativo).
6.3.2. Serpientes y saurios venenosos: Deben colocarse primero en una caja de acrílico transparente con orificios más
pequeños que el diámetro de su cabeza para una ventilación adecuada; esta caja se colocará dentro de otra caja de
madera o unicel, también con numerosos orificios que permitan la ventilación de la primera. La utilización de doble caja
es muy importante para evitar que escapen y por la seguridad del personal que los maneja.
6.3.3. Serpientes no venenosas: Pueden estar contenidas en cajas de madera, unicel o acrílico con orificios para su
ventilación. También pueden estar contenidas en sacos de tela resistente y permeable que permita el intercambio de
aire, manteniendo dichos sacos en ambiente ligeramente húmedo. Los ejemplares se colocan de preferencia
individualmente en sacos con la parte superior cerrada firmemente a manera de jareta con un cordón y para evitar la
salida del ejemplar se debe hacer un segundo nudo bajo la jareta; posteriormente se colocan los sacos en cajas que
contengan en el techo y paredes suficientes orificios. Las cajas deben estar bien cerradas.





74/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

6.3.4. Cocodrilos, lagartos, caimanes y gaviales: No deben movilizarse animales de diferentes especies en la misma
caja. Los animales de gran tamaño deben viajar de manera individual; las cajas deben tener las dimensiones necesarias
para que el animal permanezca ahí de manera estática, pero cómodo; evitándose al mismo tiempo que gire su cuerpo de
modo circular o sobre su propio eje. La caja debe ser de madera o de otro material resistente, con orificios en paredes y
tapa como se indica en el Apéndice E (Normativo). No se requiere alimentar animales adultos durante movilizaciones
menores a 72 horas. El ayuno máximo para crías y animales en desarrollo deberá ser de 24 horas y se recomienda
colocar cama de aserrín o viruta de madera en la caja.
6.4. Aves silvestres.
Para estas especies debe referirse al punto 4.1.6. de esta Norma.
- Punto 6.4.1.
a) Canoras, de ornato y en general aves de talla pequeña como canarios, pinzones, palomas, periquitos y loros
pequeños. Se les confina en cajas o jaulas que pueden contar o no con perchas de un diámetro adecuado para que
posen sus patas cómodamente durante el viaje. Las cajas deben contar con bebederos y comederos adecuados,
dispuestos de tal forma que no puedan vaciarse mojando la jaula o a los animales.
La altura de la caja depende del tamaño de las aves, considerando siempre que tengan libertad para mantenerse erectas
cuando existen perchas, como se indica en el Apéndice F (Normativo). Los barrotes de las jaulas o los orificios de las
cajas cumplirán con las especificaciones del punto 6. inciso c). Cuando sea necesario se colocará en el piso una cama
inocua y absorbente para que retenga la humedad de las deyecciones.
El transporte de palomas debe realizarse en cestas o jaulas adecuadas para ellas, ya sean individuales o en grupo y
podrá llevarse a cabo por particulares o por agrupaciones dedicadas a las competencias o exhibiciones de estos
animales.
Cuando se trate de agrupaciones, éstas realizarán el transporte de las palomas en vehículos con ventilación adecuada y
se les proporcionará agua y alimento suficiente para el número de animales que transporta, cuando no se pueda realizar
la suelta como el caso de las palomas mensajeras.
b) Aves de talla grande, psitácidos como loros, guacamayas, cacatúas u otras. Cuando las aves son muy grandes
deben viajar en forma individual o cuando mucho 2 o 3 animales de la misma especie por caja. Las cajas o jaulas
pueden contar o no con perchas de un diámetro adecuado para las patas de los animales, con la finalidad de que se
posen cómodos durante el viaje, como se indica en el Apéndice F (Normativo). Los barrotes de las jaulas o los orificios
de las cajas cumplirán con las especificaciones marcadas en el punto 6. inciso c). Cuando sea necesario se colocará en
el piso una cama inocua y absorbente para que retenga la humedad de las deyecciones.
6.4.2. Aves de presa, como halcones, búhos, zopilotes, águilas, entre otras: Deben viajar en cajas que tengan o no
percha con el diámetro correspondiente a la medida de la pata del ave para que pueda viajar cómodamente posada
sobre ella, como se indica en el Apéndice F Normativo. Las cajas contarán con las especificaciones del punto 6. inciso c)
y según la longitud del trayecto contarán o no con bebedero en su interior. El piso debe ser liso y de una textura que no
lesione las patas de los animales. Cuando sea necesario se colocará en el piso una cama inocua y absorbente para que
retenga la humedad de las deyecciones.
6.4.3. Aves palmípedas como gansos, pelícanos, patos, garzas y otras: Para movilizarlas durante periodos no
mayores de 8 horas, se recomiendan pisos lisos sobre los que se posen los animales, y en el caso de movilizaciones
prolongadas se recomiendan pisos de rejilla, en cuyas separaciones no puedan atorarse las patas de los animales y para
que a través de esa rejilla drenen las excretas, las cuales deben caer en una charola, para poderlas limpiar sin molestar
a los animales. Las paredes y techo deben tener numerosos orificios como se indica en el Apéndice G Normativo. Se les
debe colocar comedero y recipientes para agua, los cuales estarán fijos a una de las paredes.





75/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

6.4.4. Aves grandes o corredoras como avestruz, emú, rhea, casuarios, entre otras: Deben movilizarse en cajas
con muy buena ventilación, al igual que se menciona en incisos anteriores, y se recomienda que el interior esté oscuro
para disminuir el estrés. El espacio por dentro debe ser suficiente para que el animal pueda moverse, no se deben
colocar más de 2 aves por contenedor; o bien, pueden movilizarse en grupo, el piso será de un material suave y
absorbente para evitar que se lastimen las patas, preferentemente no se utilizará material de cama ya que los animales
pueden ingerirlo; si la movilización no es mayor de 24 horas, no se requiere darles alimento; si la movilización es más
prolongada debe haber comedero y bebedero en el interior del contenedor para ofrecerles agua y comida. También
pueden movilizarse en camiones para transporte de equinos, siempre y cuando tengan buena ventilación y el piso sea
antiderrapante, como se indica en el Apéndice G (Normativo).
6.5. Mamíferos terrestres.
6.5.1. Primates no humanos: Deben movilizarse en cajas o jaulas con poca separación entre los barrotes, o bien, en
cajas individuales de madera totalmente cerradas con orificios de acuerdo al punto 6. inciso c) de esta Norma, con
abundante cama sin charola y con cerrojos seguros.
La caja debe tener una pequeña puerta o ventana como se indica en el Apéndice H (Normativo), por la que se pueda
observar al animal y darle agua y alimento con la frecuencia que se requiera, en viajes mayores de 8 horas
generalmente es necesario.
6.5.2. Carnívoros: Las cajas para movilizarlos deben ser lo suficientemente amplias para que los animales se puedan
mover y darse vuelta cómodamente. En su diseño se debe considerar una doble puerta de preferencia y los implementos
necesarios para cargar o mover la caja en forma segura, como se indica en el Apéndice H (Normativo). El material de
construcción debe ser lo suficientemente resistente y seguro, de acuerdo con el tamaño del animal que se desea
movilizar, para que resista los movimientos bruscos del mismo, así como la acción de colmillos o garras que puedan
dañar esos materiales. Cuando viajen hasta 24 horas no requieren de alimento ni agua, excepto para animales en
crecimiento o especies de tamaño pequeño que por lo menos requieren agua, pero si la movilización es de mayor
duración siempre se les ofrecerá comida y agua.
6.5.3. Animales de circos y espectáculos: Para su movilización se debe cumplir con los requisitos señalados en esta
Norma para cada una de las especies que corresponda.
Los osos entrenados pueden viajar en un contenedor resistente o en la caja del camión, siempre y cuando estén sujetos
por el cuello con un collar, el cual se debe sujetar unido a una cadena que se debe fijar a una estructura interna
firmemente, como se indica en el Apéndice J (Normativo).
6.5.4. Herbívoros pequeños y grandes como camélidos, cebras, cérvidos y antílopes, entre otros: El transporte
puede ser individual o en grupo tomando en cuenta sexos y tamaño de los individuos, los contenedores deben ser
resistentes, separados interiormente por divisiones, que ni los compriman ni les permitan moverse en grandes espacios,
para evitar que se agrupen en las esquinas. El largo de la caja no debe exceder de 40 cm del largo del cuerpo del animal
para sólo permitir que se coloque agua o alimento en caso necesario. Si se trata de cajas individuales se debe
considerar el uso de puerta en ambos extremos. Debe colocarse abundante cama sobre el piso no derrapante en
cualquiera de los casos, sin separaciones para evitar que los animales se atoren en ellas.
A los cérvidos se les puede o no cortar las astas antes de movilizarlos. No se deben transportar durante la etapa en que
las astas están cubiertas por terciopelo (velvet). En el caso de los antílopes se les deben proteger los cuernos para evitar
que se fracturen. La altura de la caja será suficiente para que tengan libertad de enderezar la cabeza en forma cómoda,
como se indica en el Apéndice J (Normativo).
6.5.5. Jirafas: Los contenedores pueden estar fabricados sin techo para animales adultos ya que así pueden ver a su
alrededor y se estresan menos, deben tener una anchura ligeramente mayor a la del cuerpo del animal y una altura que
permita que sólo quede libre la cabeza y un tercio del cuello de la jirafa; para crías o animales jóvenes se utilizan cajas o
contenedores preferentemente con techo; como se indica en el Apéndice L (Normativo). Debe colocarse abundante
cama en el piso no derrapante. Las maniobras de movilización se deben hacer con delicadeza para evitar cualquier
riesgo de fracturas en las extremidades o cuellos tan largos.





76/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

6.5.6. Rinocerontes, hipopótamos y elefantes: Para movilizar a estos animales se emplean cajas fuertemente
construidas con materiales muy resistentes y preferentemente cerrados con puerta en ambos extremos, con piso
antiderrapante y suficiente cama. Deben medir sólo un poco más del ancho del cuerpo de cada animal para evitar que
puedan darse la vuelta adentro. La longitud de la caja solamente será cerca de medio metro más que el largo del cuerpo
del animal para que en viajes largos se les pueda proporcionar alimento y agua. En el caso de la movilización de uno o
varios elefantes a la vez, pueden viajar libres en la caja del contenedor siempre y cuando dos de sus patas, una
delantera y la contraria trasera, se encuentren sujetas a una cadena sin lastimarlos, las cuales a su vez se fijen en
argollas fuertemente sujetas al piso del vehículo como se indica en el Apéndice L Normativo. Cuando se transportan
varios animales juntos, se debe considerar siempre la compatibilidad de carácter, talla y sexo.
Los animales muy jóvenes y de talla pequeña pueden viajar en grupo y sin sujeción.
7. Movilización de abejas productoras de miel (Apis mellifera l)
Las abejas productoras de miel son susceptibles de movilizarse en: colmenas pobladas para producción de miel, para
polinización, núcleos de abejas, paquetes o jaulas con abejas a granel.
Se deben movilizar con suficiente ventilación y proporcionarles agua limpia diariamente, en especial en climas cálidos.
No se expondrán a productos tóxicos como pesticidas, substancias derivadas del petróleo y los gases del escape de los
camiones de transporte de carga.
En el caso de las colmenas pobladas, se pueden transportar con tapas de viaje y piqueras cerradas, también con
piqueras abiertas sin tapas de viaje, en transportes con cajas refrigeradas con ventilación restringida o en camiones
abiertos, en el que el conjunto de colmenas se cubran con una malla resistente que les impida salir.
8. Sanciones
El incumplimiento a las disposiciones contenidas en la presente Norma, se sancionará conforme a lo establecido en la
Ley Federal de Sanidad Animal y la Ley Federal sobre Metrología y Normalización.
9. Concordancia con normas internacionales
Esta Norma Oficial Mexicana no es equivalente con ninguna norma internacional.
10. Bibliografía
Animal and Plant Health Inspeccion Service (APHIS), USDA 9 CFR.CH.1 (1-1-92 edition).
Australian National Code of Practice for Welfare of Animals. Land Transport of Horses-1995. Standing Committee on
Agriculture and Resource Management.
Arzave Barrera Alfonso. Miembro de la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios Especialistas en Equinos.
Comunicación personal.
Commission of the European Communities. Directorate General for Agriculture VI B11.2.
Council of Europe, Committe of Ministers to Member States on the Transport of Horses-1987.
Editorial El Manual Moderno S.A de C.V. Manual de Producción Avícola 1993.





77/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Grandin, T.; 1979. Understanding animal psychology facilitates handling livestock. Vet. Med. Small Anim. Clin. 74:697-
706.
Grandin, T.; 1980a. The effect of stress on livestock and meat quality prior to and during slaughter. Int. J. Stud. Anim.
Prob. 1:313-337.
Grandin, T.; 1982b. Understanding hog psychology simplifies handling. Vet. Med. Small Anim. Clin. 77:267-271.
Grandin, T.; Applied Animal Behaviour Science. 1990; 28:187-201. Animal Science Department, Colorado State
University, Fort Collins, CO 80523, USA.
González Orijel Antonio. Confederación Nacional Ganadera. Comunicación personal.
Guideline for transport and preparation for shipment of live wild animals and plants. CITES.
López Coello Carlos. Departamento de Producción Animal; Aves. FMVZ-UNAM. Comunicación personal.
Nostrand van Reinhold. Commercial Chicken Production Manual ISBN 0-0442-31882-2.
Report of the Scientific Veterinary Comitee.; Animal Welfare Section. On the Transport of Farm Aminals. VI/3404/92-EN
Brussels, 18 May 1992.
SAGAR.; Instituto Nacional de Investigaciones Forestales y Agropecuarias. División de Investigación Pecuaria.
Recomendaciones para el acondicionamiento del ganado, su transportación y recepción. CENID Fisiología y
Mejoramiento Animal-1996.
Stephens, D.B.; Perry, G.C.; Applied Animal Behaviour Science, 1990;28: 1-2, 41-55-44. Royal Veterinary College,
Hawskhead Lane, North Mymms, Hatfield, AL9 7TA.UK.
11. Disposiciones transitorias
Las disposiciones contenidas en la presente Norma Oficial Mexicana entrará en vigor al día siguiente de su publicación
en el Diario Oficial de la Federación, excepto los siguientes puntos que a continuación se indican:
11.1. Los puntos 4.3.10.; 4.4.2.; 4.4.3. inciso d) y 5.1.3. inciso a), entrarán en vigor un año después, contado a partir de
la fecha de publicación en el Diario Oficial de la Federación.
11.2. Los puntos 4.3.7. inciso d); 4.6.1.; 5.3.4 y 5.4.3,: entrarán en vigor tres años después, contados a partir de la fecha
de publicación en el Diario Oficial de la Federación.
Sufragio Efectivo. No Reelección.
México, D.F., a 24 de febrero de 1998.- Con fundamento en lo dispuesto por el artículo 65 del Reglamento Interior de
esta Dependencia, el Director de Coordinación Jurídica, Sergio Guerra Beltrán.- Rúbrica.







78/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal










79/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal









80/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal










81/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal








82/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal








83/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal










84/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal








85/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal








86/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal







87/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal












88/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal







89/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


ANEXO 2

07-16-96 NORMA Oficial Mexicana NOM-033-ZOO-1995, Sacrificio humanitario de los animales domésticos
y silvestres.


Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.- Secretaría de Agricultura,
Ganadería y Desarrollo Rural.
NORMA OFICIAL MEXICANA NOM-033-ZOO-1995, SACRIFICIO HUMANITARIO DE LOS ANIMALES
DOMESTICOS Y SILVESTRES.
ROBERTO ZAVALA ECHAVARRIA, Director General Jurídico de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo
Rural, con fundamento en los artículos 35 fracción IV de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; 4o.
fracciones I, III y V, 12, 16, 17 y 44 de la Ley Federal de Sanidad Animal; 1o., 38 fracción II, 40 fracciones III y XI, 41 y 47
fracción IV de la Ley Federal sobre Metrología y Normalización; 12, fracciones XXIX y XXX del Reglamento Interior de
esta Dependencia, y
CONSIDERANDO
Que actualmente en México no existen normas que regulen las técnicas de sacrificio humanitario en los animales.
Que se requiere una uniformidad en los métodos de insensibilización humanitaria que garanticen una muerte rápida,
sin sufrimiento y dolor para los animales.
Que en ocasiones es necesario aplicar el sacrificio de emergencia a animales que sufren lesiones u afecciones que
les causen dolor y sufrimiento incompatibles con su vida y este sacrificio debe realizarse con métodos humanitarios.
Que no solamente los animales de abasto se sacrifican en grandes cantidades, sino también todos aquéllos
utilizados en pruebas de constatación, peletería y cualquier otro tipo de aprovechamiento, siendo en todos los casos
necesario que el personal responsable de su manejo conozca perfectamente las técnicas, sustancias y su efecto, vías de
administración y las dosis, así como métodos alternativos para la eutanasia.
Que para alcanzar los objetivos señalados en los párrafos anteriores, con fecha 7 de julio de 1995, se publicó en el
Diario Oficial de la Federación el Proyecto de Norma Oficial Mexicana NOM-033-ZOO-1995, Sacrificio humanitario de
los animales domésticos y silvestres, iniciando con ello el trámite a que se refieren los artículos 45, 46 y 47 de la Ley
Federal sobre Metrología y Normalización, por lo que con fecha 22 de mayo de 1996, se publicaron las respuestas a los
comentarios recibidos en relación a dicho Proyecto, a través del mismo órgano informativo.
Que en virtud del proceso legal señalado en el párrafo anterior, he tenido a bien expedir la Norma Oficial Mexicana
NOM-033-ZOO-1995, SACRIFICIO HUMANITARIO DE LOS ANIMALES DOMESTICOS Y SILVESTRES.
INDICE
1. OBJETIVO Y CAMPO DE APLICACION
2. REFERENCIAS
3. DEFINICIONES
4. DISPOSICIONES GENERALES
5. TRATO HUMANITARIO EN EL SACRIFICIO DE LOS ANIMALES DE ABASTO
6. TRATO HUMANITARIO PARA EL SACRIFICIO DE LOS ANIMALES DE COMPAÑIA
7. SACRIFICIO DE EMERGENCIA EN TODAS LAS ESPECIES
8. SACRIFICIO HUMANITARIO DE FAUNA SILVESTRE





90/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

9. SANCIONES
10. CONCORDANCIA CON NORMAS INTERNACIONALES
11. BIBLIOGRAFIA
12. DISPOSICIONES TRANSITORIAS
APENDICES NORMATIVOS
1. Objetivo y campo de aplicación
1.1. Esta Norma es de observancia obligatoria en todo el territorio nacional y tiene por objeto, establecer los métodos
de insensibilización y sacrificio de los animales, con el propósito de disminuir su sufrimiento, evitando al máximo la
tensión y el miedo durante este evento.
1.2. La vigilancia de esta Norma corresponde a la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, así como
a los gobiernos de los estados en el ámbito de sus respectivas atribuciones y circunscripciones territoriales, de
conformidad con los acuerdos de coordinación respectivos.
1.3. La aplicación de las disposiciones previstas en esta Norma compete a la Dirección General de Salud Animal, así
como a las Delegaciones de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, en el ámbito de sus respectivas
atribuciones y circunscripciones territoriales.
2. Referencias
Para la correcta aplicación de esta Norma deben consultarse las siguientes normas oficiales mexicanas:
NOM-008-ZOO-1994, Especificaciones zoosanitarias para la construcción y equipamiento de establecimientos para
el sacrificio de animales y los dedicados a la industrialización de productos cárnicos, publicada en el Diario Oficial de la
Federación el 16 de noviembre de 1994.
NOM-009-ZOO-1994, Proceso sanitario de la carne, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 16 de
noviembre de 1994.
3. Definiciones
Para efectos de esta Norma, se entiende por:
3.1. Agresión: En biología, todo cuanto atenta contra el equilibrio o integridad orgánica.
3.2. Anfibio: Clase de vertebrado que puede vivir en medio terrestre o acuático de manera indistinta.
3.3. Animal: Conforme a su utilización o características se clasifican de la siguiente manera:
3.3.1. De abasto: Todo animal que de acuerdo a su función zootécnica produce un bien o sus derivados destinados a
la alimentación humana y animal.
3.3.2. Invertebrados: Aquellos animales que carecen de columna vertebral.
3.3.3. De compañía: Aquél que es mantenido por el hombre para su disfrute y que vive bajo sus cuidados.
3.3.4. Venenosos: Aquellos que por contacto, piquete o mordida ocasionan graves transtornos al hombre, inclusive la
muerte.
3.4. Aves: Se clasifican en:
3.4.1. De ornato: Aquellas aves que se mantienen cautivas por lo vistoso de su plumaje o lo melodioso de su canto.
3.4.2. De presa: Especie de aves que poseen poderosas garras o picos para poder cazar su alimento.
3.4.3. De corral: Tales como gallinas, patos o guajolotes.
3.5. Cajón de sacrificio: Espacio para un solo animal, donde se insensibiliza a los animales de abasto.
3.6. Corrales: Locales destinados a la recepción, alojamiento y mantenimiento de los animales de abasto dentro de
un rastro. Estos se dividen en corrales de recepción, de estancia y de prematanza.
3.7. Decapitación: Separación de la cabeza del cuerpo por medio de un golpe certero.
3.6. Electroinsensibilización: Inducción de la pérdida de la conciencia por métodos eléctricos.





91/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

3.7. Enfermedad: Ruptura del equilibrio en la interacción entre un animal, agente biológico y medio ambiente, que
provoca alteraciones en las manifestaciones vitales del primero.
3.8. Especie: Unidad básica de clasificación taxonómica, formada por un conjunto de individuos que presentan
similares características y que son capaces de reproducirse entre sí.
3.9. Eter etílico: Anestésico inhalado, líquido incoloro, altamente volátil y flamable, explosivo al mezclarse con el aire,
oxígeno y óxido nitroso; tóxico e irritante al aparato respiratorio. Debe almacenarse a temperaturas de 10 a 15°C.
3.10. Etiología: Parte de la medicina que tiene por objeto el estudio de las causas de las enfermedades.
3.11. Etorfina: Es un derivado alcaloide semisintético del opio, mil o dos mil veces más potente que la morfina.
3.12. Fauna: Designa a las especies animales.
3.13. Fauna doméstica: Todas aquellas especies que se han logrado domesticar y están bajo el cuidado del hombre.
3.14. Fauna silvestre: Son todos aquellos animales no considerados domésticos.
3.15. Género: Unidad de categoría taxonómica superior a la especie.
3.16. Insensibilización: Acción por medio de la cual se induce rápidamente a un animal a un estado de inconciencia.
3.17. Ketamina: Hipnótico general de acción ultracorta derivado de la fenciclidina.
3.18. Lesión: Daño o alteración morbosa, orgánica o funcional de los tejidos.
3.19. Mamífero: Clase de vertebrado que tiene glándulas mamarias para criar a su prole.
3.20. Pentobarbital sódico: Derivado del ácido barbitúrico, pertenece al grupo de los anestésicos de acción corta. Su
vía de administración es intravenosa y en sobredosis se utiliza para la eutanasia.
3.21. Pentotal sódico: Barbitúrico de acción ultracorta, su administración es por vía intravenosa.
3.22. Pistolete: Pistola de perno cautivo.
3.23. Rifle neumático: Detonador que funciona con aire comprimido para proyectar un émbolo penetrante o de
percusión.
3.24. Reptiles: Clase de los vertebrados poiquilotermos de respiración pulmonar que se desplazan arrastrándose y
poseen escamas en el cuerpo.
3.25. Sacrificio: Acto que provoca la muerte de los animales por medio de métodos físicos o químicos.
3.26. Sacrificio de emergencia: Sacrificio necesario que se realiza por métodos humanitarios para cualquier animal
que haya sufrido recientemente lesiones traumáticas incompatibles con la vida o sufra una afección que le cause dolor y
sufrimiento; o bien, para aquellos animales que al escapar, puedan causar algún daño al hombre u otros animales.
3.27. Sacrificio humanitario: Acto que provoca la muerte sin sufrimiento de los animales por métodos físicos o
químicos.
3.28. Sacrificio zoosanitario: Sacrificio humanitario que se realiza en uno o varios animales como medida profiláctica.
3.29. Salud: Estado normal de las funciones orgánicas de los animales.
3.30. Secretaría: Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural.
3.31. Tranquilización: Efecto que se produce con la aplicación de un sedante por vía oral, intramuscular o intravenosa
en un animal.
3.32. Trato humanitario: Conjunto de medidas para disminuir la tensión, sufrimiento, traumatismos y dolor a los
animales durante su captura, traslado, exhibición, cuarentena, comercialización, aprovechamiento, entrenamiento y
sacrificio.
3.33. Xilacina: Es un fármaco analgésico, tranquilizante, no narcótico y relajante muscular, que se administra por vías
intramuscular o intravenosa.
4. Disposiciones generales
4.1. Durante el manejo de los animales, los responsables deberán mantenerlos tranquilos, evitando los gritos, ruidos
excesivos y golpes que provoquen traumatismos.





92/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

4.2. Para el arreo, nunca deberá golpearse a los animales con tubos, palos, varas con puntas de acero, látigos,
instrumentos punzocortantes u objetos que produzcan traumatismos.
4.3. Los instrumentos, equipo e instalaciones para insensibilizar y sacrificar a los animales serán diseñados,
construidos, mantenidos y usados de manera tal que se logre un rápido y efectivo resultado de su uso. Estos deberán
ser inspeccionados por lo menos una vez antes de su uso, para asegurar su buen estado.
4.4. Los instrumentos y equipo adecuado para el sacrificio de emergencia, deberán estar siempre disponibles para su
uso en cualquier momento. En el caso de no contar con estos instrumentos y equipo adecuado, ya sea en los sitios de
producción, durante la movilización o en corrales, podrán utilizarse armas de fuego de suficiente calibre para provocar
muerte inmediata, según el animal del que se trate como se indica en el punto 7.
4.5. La instalación, uso y mantenimiento de los instrumentos y equipo para el sacrificio humanitario, deberá realizarse
de acuerdo a las recomendaciones del fabricante.
4.6. Ninguna persona intervendrá en el manejo, insensibilización y sacrificio de los animales, a menos que cuente
con la capacitación específica.
4.7. Los métodos, sustancias y aparatos de insensibilización y sacrificio mencionados en la presente Norma, así
como los métodos, sustancias y aparatos alternativos que en un futuro se recomienden, solamente podrán utilizarse
cuando su efectividad esté demostrada con estudios avalados por instituciones científicas reconocidas y además cuando
cuenten con una patente registrada y la autorización oficial de la Secretaría.
4.8. Ningún animal se sacrificará por envenenamiento, ahorcamiento, ahogándolo, por golpes o algún otro
procedimiento que cause sufrimiento o prolongue su agonía.
4.9. Los requisitos zoosanitarios para instalaciones relacionadas con el manejo de los animales de abasto, se
deberán cumplir conforme a lo establecido en la NOM-008-ZOO-1994, Especificaciones zoosanitarias para la
construcción y equipamiento de establecimientos para el sacrificio de animales y los dedicados a la industrialización de
productos cárnicos, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 16 de noviembre de 1994.
4.10. El tiempo de descanso de los animales de abasto en los corrales después del transporte, será de acuerdo a lo
establecido en la NOM-009-Z00-1994, Proceso sanitario de la carne, publicada en el Diario Oficial de la Federación el
16 de noviembre de 1994.
4.11. Los propietarios, transportistas, encargados, administradores o empleados de expendios de animales, deben
sacrificar inmediatamente en forma humanitaria a los animales que por cualquier causa se hubiesen lesionado
gravemente, utilizando los métodos descritos en esta Norma para cada caso, como se indica en el punto 7.
4.12. Se autorizará el aplazamiento del sacrificio:
a) Si se sospecha que el animal de abasto sufre o padece una afección que lo hace temporalmente inadecuado para
el consumo.
b) Si existe la sospecha de que el animal presenta residuos o trazas de sustancias farmacológicamente activas en
sus tejidos, que lo hagan inadecuado para el consumo humano.
c) En ambos casos se mantendrá a los animales en locales y con los cuidados adecuados durante el tiempo
requerido.
4.13. Todos los animales de abasto llevados al cajón de sacrificio deben ser sacrificados humanitariamente sin
demora alguna, previa insensibilización.
4.14. No deberá permitirse que las operaciones de insensibilización y sacrificio de los animales se efectúe con más
rapidez que aquella con la que pueden aceptarse las canales para las operaciones de faenado.
4.15. El sacrificio humanitario que se realice en animales que no sean destinados para el consumo humano,
solamente podrá realizarse con los métodos autorizados en esta Norma, para la especie de que se trate y en razón del
sufrimiento que le cause un accidente, enfermedad, incapacidad física o vejez extrema, imposibilidad para su
manutención, riesgo zoosanitario o por exceso en el número de los de su especie, cuando signifiquen un peligro
comprobado para la salud pública. Las escuelas de educación superior, institutos e instituciones científicas y de
investigación nacionales, podrán realizar el sacrificio humanitario de animales de experimentación, exclusivamente con
fines didáctico y de investigación para uso dentro del territorio nacional.
5. Trato humanitario en el sacrificio de los animales de abasto





93/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Métodos de insensibilización y sacrificio por especie.
5.1. Bovinos.
a) Insensibilización de razas europeas y becerros cebuínos.- Se debe utilizar una pistola de perno cautivo de
penetración. El punto de aplicación se calcula trazando dos líneas imaginarias a partir de la base inferior de los cuernos,
que se dirijan cada una de la comisura externa del ojo opuesto; donde se cruzan las líneas se hará el disparo, colocando
el cañón del pistolete en posición perpendicular al hueso frontal como se indica en el "APENDICE A" (Normativo).
b) Insensibilización para ganado cebú adulto.- Se debe utilizar una pistola de perno cautivo de penetración, cuyo
punto de aplicación en la línea mediana será 2 a 3 cm abajo y atrás de la cresta nucal. El cañón del pistolete será
dirigido hacia la cavidad bucal como se indica en el "APENDICE B" (Normativo).
c) La potencia de los cartuchos dependerá del tipo de equipo utilizado y de la recomendación del fabricante.
d) Sacrificio humanitario.- Desangrado por corte de yugular. Se deberá realizar dentro de los 30 segundos después
de practicada la insensibilización.
5.2. Equinos.
a) Insensibilización.- Se debe utilizar una pistola de perno cautivo de penetración que se aplica 2 cm arriba del punto
donde se cruzan dos líneas imaginarias, que parten del borde anterior de la base de la oreja y dirigidas cada una de ellas
a la comisura posterior del ojo opuesto. El cañón del pistolete será colocado en posición perpendicular al hueso frontal
como se indica en el "APENDICE C" (Normativo).
La potencia de los cartuchos dependerá del tipo de equipo utilizado y de la recomendación del fabricante.
b) Sacrificio humanitario.- Desangrado por corte de yugular. Este se debe realizar dentro de los 30 segundos
después de la insensibilización.
5.3. Porcinos.
a) Electroinsensibilización.- Se puede realizar en cuatro diferentes posiciones para los 2 electrodos, como se indica
en el "Apéndice D" (Normativo), la aplicación de los electrodos no deberá hacerse colgando a los animales, se realizará
dentro de un cajón de sacrificio con piso de material aislante para evitar la electrificación del piso.
I.- Cada electrodo colocado atrás de la oreja.
II.- Cada electrodo colocado debajo de cada oreja.
III.- Cada electrodo colocado en el espacio entre ojo y oreja.
IV.- Un electrodo entre los ojos y el otro atrás de una oreja.
El voltaje aplicado deberá ser de acuerdo con las recomendaciones del fabricante.
b) Sacrificio humanitario.- Desangrado por corte de vena cava anterior (vena cava craneal) introduciendo el cuchillo
abajo del brazuelo izquierdo. Este se deberá realizar dentro de los 20 segundos después de la insensibilización. Debe
asegurarse que el animal se encuentra muerto antes de introducirlo al escaldado.
c) Sacrificio.- Desangrado por corte de vena cava anterior. Este se deberá realizar antes de 30 segundos después de
la insensibilización. Debe asegurarse que el animal se encuentra muerto antes de ingresar al escaldado.
5.4. Ovinos, caprinos y venados de abasto.
a) Insensibilización para ovinos, caprinos y venados.- Se debe utilizar una pistola de perno cautivo de penetración del
calibre utilizado para ganado bovino pequeño. El disparo se realiza 4 cm arriba de la línea mediana de la cabeza entre
los 2 ojos, colocando el cañón de la pistola perpendicular al hueso frontal, como se indica en el "APENDICE E"
(NORMATIVO).
La potencia de los cartuchos que se deban elegir dependerá del equipo utilizado y de las recomendaciones del
fabricante.
b) Electroinsensibilización para ovinos y caprinos.- La colocación de los electrodos será: cada uno de ellos debajo de
la oreja respectiva o uno entre los ojos y el otro detrás de una oreja, como se indica en el "APENDICE F" (NORMATIVO)
el tiempo de aplicación, el voltaje y amperaje dependerán del tipo de aparato utilizado y de la recomendación del
fabricante.





94/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

c) Sacrificio humanitario.- Desangrado por corte de yugulares. Este se deberá realizar dentro de los 30 segundos
después de aplicada la insensibilización.
5.5. Aves.
a) Insensibilización.- Se deberá realizar por inmersión de la cabeza en baños electrificados o arcos eléctricos. El
tiempo de aplicación, el voltaje y amperaje dependerán del tipo de aparato usado y de las recomendaciones del
fabricante.
b) Sacrificio humanitario.- Desangrado por corte de carótidas, a través de la cavidad bucal inmediatamente después
de la insensibilización. Debe asegurarse que las aves se encuentren desangradas y muertas antes de introducirlas al
escaldado.
c) Decapitación.- Separación de la cabeza del cuerpo, por medio de un objeto cortante, a través de un solo
movimiento firme y certero.
5.6. Conejos.
a) Insensibilización.- Se deberá realizar por desnucamiento como se indica en el "APENDICE G" (NORMATIVO).
b) Sacrificio humanitario.- Desangrado por corte de yugular dentro de los 30 segundos después de la
insensibilización.
6. Trato humanitario para el sacrificio de los animales de compañía
6.1. Perros y gatos.
a) Electrosensibilización y sacrificio para perros, a excepción de cachorros menores de cuatro meses.- Deberá
utilizarse un aparato eléctrico especialmente concebido para el uso en esta especie. Se colocan las dos pinzas no
traumatizantes que corresponden a cada uno de los electrodos: uno en la piel previamente humedecida a la altura de la
base de la cola al final del lomo y el otro, en la piel previamente humedecida, que cubre la base de la nuca. La
insensibilización se produce en el instante en que se hace pasar la descarga eléctrica y la muerte se provoca dejando de
30 a 40 segundos las pinzas conectadas en el animal, como se indica en el "APENDICE H" (NORMATIVO).
b) Sacrificio humanitario para perros adultos y cachorros.- Se utilizará una sobredosis de barbitúrico vía intravenosa
o cualquier otro anestésico fijo, que produzca primero inconsciencia y después paro respiratorio y cardíaco hasta la
muerte del animal, sin causarle angustia, convulsiones o cualquier otro sufrimiento.
c) Sacrificio humanitario para cachorros menores de cuatro meses y gatos.- Sobredosis de barbitúricos por vía
intracardiaca, previa tranquilización profunda en todos los casos.
6.1.1. El sacrificio humanitario de perros y gatos entregados voluntariamente, recogidos en la vía pública y después
de haber cumplido con un periodo de observación en centros de acopio o control canino, será efectuado con métodos
autorizados y bajo la supervisión del médico veterinario responsable del centro.
7. Sacrificio de emergencia en todas las especies
7.1. En el caso de que los animales al ser transportados sufran un accidente que les ocasione lesiones graves,
deben atenderse a la brevedad posible, dándoles tratamiento médico, si esto no es posible y el sufrimiento del animal es
intenso, debe realizarse el sacrificio de emergencia.
7.2. Para el sacrificio de emergencia, se utilizará cualquiera de los métodos que se han descrito en esta Norma en
cada uno de los puntos que corresponden a la especie de que se trata o podrán utilizarse los métodos que a
continuación se indican y que como requisito produzcan insensibilización inmediata, para que sólo bajo inconsciencia
sobrevenga la muerte.
7.2.1. Aves
a) El sacrificio zoosanitario o de emergencia en parvadas de aves de postura o engorda, se realizará confinando a
los animales en jaulas dentro de cámaras de gas o contenedores herméticos a los que se haga llegar monóxido de
carbono proveniente de un motor de combustión interna, procurando el enfriamiento simultáneo de emanaciones que las
aves deben respirar el tiempo necesario, hasta que pierdan la conciencia y mueran.
b) Sacrificio de emergencia individual de aves.- Dependiendo del tamaño y de la especie se podrá aplicar
decapitación, dislocación cervical o disparo de arma de fuego (abajo del ala izquierda).
7.2.2. Bovinos, ovinos y caprinos





95/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

a) Se utilizará el pistolete según indicaciones de incisos correspondientes para cada especie.
b) Disparo de arma de fuego en la región frontal o atrás del codillo izquierdo en dirección del corazón.
7.2.3. Equinos.
a) Se utilizará el pistolete según indicaciones de incisos correspondientes.
b) Disparo de arma de fuego en la región frontal.
7.2.4. Cerdos
a) Disparo de arma de fuego en la región frontal o atrás del codillo izquierdo en dirección del corazón.
b) Se utilizará el pistolete según indicaciones de incisos correspondientes.
7.2.5. Perros y gatos
a) Sobredosis de barbitúricos vía intravenosa o intracardiaca, previa tranquilización profunda.
b) Disparo de arma de fuego en la línea media de la cabeza, sobre el hueso frontal.
7.2.6. Conejos y otros roedores.
a) Insensibilización y muerte por desnucamiento.
8. Sacrificio humanitario de fauna silvestre
Este punto es aplicable a fauna silvestre en cautiverio, específicamente bioterios, zoológicos y granjas cinegéticas.
ESPECIE SUSTANCIAS Y/O DOSIS METODOS Y/O
MEDICAMENTOS PROCEDIMIENTOS
(VER APENDICES)
AVES
Ej:
Canarios, Sobredosis Vía intramuscular
pericos, Sobredosis Vía intramuscular
palomas Xilacina Dislocación cervical
patos, Ketamina o decapitación en
garzas, aves pequeñas.
búhos, "APENDICE J"
águilas, (NORMATIVO),
avestruces, etc. Utilización de armas
de fuego en aves
grandes, disparo.
dirigido bajo el ala
izquierda, apuntando
al corazón
CARNIVOROS
Ej:
Leones,
tigres, pumas, Ketamina Sobredosis Vía intramuscular
lobos, osos, Xilacina Sobredosis Vía Intramuscular





96/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

leopardos, Barbitúricos Sobredosis Vía intravenosa o
coyotes, etc. intracardíaca previa
tranquilización.
Armas de fuego de
calibre según
especie. "APENDICE
K" (NORMATIVO)
Método electroinsen-
sibilización
(lobos y coyotes).
"APENDICE H"
(NORMATIVO)
GRANDES Y
MEDIANOS
HERBIVOROS
Ej.
Jirafas,
rinocerontes,
elefantes, Xilacina Sobredosis Vía intramuscular.
hipopótamos, Ketamina Sobredosis Vía intramuscular.
antílopes, Barbitúricos Sobredosis Vía intravenosa o
bisontes, etc. intracardíaca,
previa
tranquilización.
Armas de fuego de
alto calibre
380-9mm.
"APENDICE L"
(NORMATIVO)
HERBIVOROS
PEQUEÑOS
Ej:
Cabras, Xilacina Sobredosis Vía intramuscular.
borregos y Ketamina Sobredosis Vía intramuscular.
venado Barbitúricos Sobredosis Vía intravenosa o
intracardíaca,
previa
tranquilización.





97/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Armas de fuego
disparo en
zona cardíaca.
Electroinsensibili-
zación.
"APENDICE F"
(NORMATIVO)
PRIMATES
NO HUMANOS
Ej:
Monos Barbitúricos Sobredosis Vía intravenosa o
grandes y Ketamina Sobredosis intracardíaca,
pequeños previa
tranquilización.
Armas de fuego de
calibre .22 o .380 o
9 mm. Según tamaño
del animal.
En animales pequeños
en la cabeza.
En animales mayores
zona cardíaca.
REPTILES
Ej:
Víboras, Xilacina Sobredosis I.M. e I.C.
cocodrilos, Ketamina Sobredosis I.M. e I.C.
iguanas, Barbitúricos Sobredosis I.M. e I.C.
camaleones y Doble descerebración,
lagartijas pistolete émbolo
oculto, arma de
fuego.
Vía intramuscular = I.M. Vía intracardíaca = I.C.
INVERTEBRADOS
Ej:





98/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

pesados
9. Sanciones
El incumplimiento a las disposiciones contenidas en la presente Norma, será sancionado conforme a lo establecido
en la Ley Federal de Sanidad Animal y la Ley Federal sobre Metrología y Normalización.
10. Concordancia con normas internacionales
Esta Norma Oficial Mexicana no es equivalente con ninguna norma internacional.
11. Bibliografía
ALUJA ALINE S., NECROPSIAS EN ANIMALES DOMESTICOS. CECSA, 1985.
ANIMAL AND PLANT HEALTH INSPECTION SERVICE, USDA, USA 1993.
AYALA, F; PADILLA, G; URIBE, E. Y ALUJA, A.: SACRIFICIO HUMANITARIO DE PERROS POR MEDIO DE
ENERGIA ELECTRICA. VET. MEX., 25:51-54 (1994). ag
FOWLER, M.E.: RESTRAINT AND HANDLING OF WILD AND DOMETIC ANIMALS. AMES, IOWA, IOWA STATE
UNIVERSITY PRESS 1978.
FOWLER, M.E.: ZOO AND WILD ANIMAL MEDICINE. WB SAUNDERS COMPANY, 1989.
INTERNATIONAL AIR TRANSPORT ASOCIATION LIVE ANIMAL REGULATION 1975.
REPORT OF THE A.V.M.A. PANEL OF EUTHANASIA, JOURNAL OF THE AMERICAN VETERINARY MEDICAL
ASSOCIATION, VOL. 202 No. 2 PP.229-249 JANUARY 15, (1993).
12. Disposiciones transitorias
Esta Norma entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.
Sufragio Efectivo. No Reelección.
México, D.F., a 24 de junio de 1996.- El Director General Jurídico, Roberto Zavala Echavarría.- Rúbrica.


Tarántulas, Eter etílico Sobredosis En caso de animales de
alacranes, Dosis-efecto experimentación colocar
escarabajos, compresas con éter
caracoles, etc. dentro de un recipiente
hermético, donde se
introduce el animal.
(Constatar la pérdida
de los signos vitales).
Golpe certero con
objetos romos y





99/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


Ver imagen (dar doble click con el ratón)





100/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


Ver imagen (dar doble click con el ratón)





101/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


Ver imagen (dar doble click con el ratón)





102/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


Ver imagen (dar doble click con el ratón)





103/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


Ver imagen (dar doble click con el ratón)





104/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


Ver imagen (dar doble click con el ratón)





105/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


Ver imagen (dar doble click con el ratón)





106/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


Ver imagen (dar doble click con el ratón)






107/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal

Ver imagen (dar doble click con el ratón)

Ver imagen (dar doble click con el ratón)

Ver imagen (dar doble click con el ratón)





108/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


Ver imagen (dar doble click con el ratón)

Ver imagen (dar doble click con el ratón)







109/109
Manual de Prácticas de Laboratorio
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Subdirección Académica
Área de Docencia de Salud Animal


ACTUALIZACIÓN

Manual de Prácticas de Patología General. Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la
Universidad Autónoma del Estado de México. Toluca, México; 28 de octubre de 2011.

Primera Edición


FACULTAD DE MEDICINA VETERINARIA Y ZOOTECNIA

Director:
Dr. en C. José Mauro Victoria Mora

Elaboró:
Dra. en C. Adriana del Carmen Gutiérrez Castillo
Dr. en C. Roberto Montes de Oca Jiménez

Revisó:
Dr. en C. Valente Velázquez Ordoñez

Fecha de aprobación de los HH Consejos Académico y de Gobierno de la FMVZ UAEMEX:
28 de octubre de 2011.