You are on page 1of 8

El Futbol 7 ha venido tomando bastante fuerza en los últimos años, y Sonora Green no se queda

atrás en la instalación novedosa de canchas de primer nivel para practicarlo. En Sonora Green
contamos con todo lo necesario para echar a andar una cancha de Futbol 7 completa y de
excelente calidad en menos de lo que te imaginas.
Sonora Green ofrece pasto artificial para canchas de futbol de las medidas oficiales en cuanto al:
peso de fibra, peso total, dtex, alturas y composiciones de las fibras; que de no ser las adecuadas,
el desarrollo del juego deja de ser óptimo. Sonora Green cuenta con más de 750 instalaciones de
pasto sintético desde que inició operaciones en el año de 2006 en la ciudad de Hermosillo Sonora.
En Sonora Green trabajamos en base a
normas de la mayor calidad para ofrecer productos y servicios que nos distingan por su eficiencia y
respaldo en la práctica del deporte sonorense.
Conocemos la importancia de la práctica de disciplinas deportivas entre los jóvenes, por eso
hacemos un trabajo de excelente calidad para que éstas actividades se realicen en un ambiente
adecuado y con instalaciones de primer nivel que cuenten con las medidas necesarias para que el
juego sea seguro y siempre fiel a como debe ser. Somos los instaladores originales de los campos
de pasto artificial de Futbol de La Sauceda y de Beisbol de Las Lomas.
Dimensiones
El campo de juego será un rectángulo de una longitud máxima de 65 metros y mínima de 50
metros, y de una anchura no mayor de 45 metros ni menor de 30.
Marcación del terreno
El terreno de juego se marcará con líneas. Dichas líneas pertenecerán a las zonas que demarcan.
Las dos líneas de marcación más larga se denominan líneas de banda. Las dos más cortas se llaman
líneas de meta. El terreno de juego estará dividido en dos mitades por una línea media. El centro
del campo estará marcado con un punto en la mitad de la línea media, alrededor de la cual se
trazará un círculo con un radio de 6 metros. Todas las líneas tendrán una anchura de 12
centímetros, como máximo.
En cada esquina del campo se colocará una banderola cuya asta, que no será puntiaguda, tendrá
una altura de 1.50 metros, como mínimo.
Área de meta
El área de meta, situada en ambos extremos del terreno de
juego, se determinará de la siguiente manera:
• Se trazarán dos líneas perpendiculares a la línea de meta, a 3 metros de la
parte interior de cada poste de meta. Dichas líneas se adentrarán 3 metros
en el terreno de juego y se unirán con una línea paralela a la línea de meta.
El área delimitada por dichas líneas y la línea de meta será el área de meta.
Área de Penalty
El área de penalti, situada en ambos extremos del terreno de juego, se determinará de la siguiente
manera:
1. Se trazarán dos líneas perpendiculares a la línea de meta, a 9 metros de la parte interior de cada
poste de meta. Dichas líneas se adentrarán 9 metros en el terreno de juego y se unirán con una
línea paralela a la línea de meta. El área delimitada por dichas líneas y la línea de meta, será el
área de
penalti.
2. En cada área de penalti se marcará un punto (punto de penalti) a 9 metros de distancia del
punto medio de la línea entre los postes y equidistantes entre éstos. Al exterior de cada área de
penalti se trazará un semicírculo con un radio de 6 metros desde el punto de penalti.
Zona de fuera de juego
La zona de fuera de juego situada en ambos extremos del terreno de juego, se delimitará de la
siguiente manera:
• Se trazará una línea paralela a la línea de meta adentrándose 12 metros en
el terreno de juego y que unirá las dos líneas de banda.
La superficie comprendida entre esta línea y la línea de meta se llamará
zona de fuera de juego.
Área de esquina
Con un radio de 0.6 metros, medido desde cada banderola de esquina, se marcarán cuatro arcos
de circunferencia en la parte interior del terreno.
Porterías
1. En el centro de cada línea de meta se colocarán los marcos, que estarán formados por dos
postes verticales, equidistantes de las banderolas de esquina, separados 6 metros entre sí (medida
interior) y unidos en sus extremos por un larguero horizontal cuyo borde inferior estará a 2 metros
del suelo. La anchura y el grueso de los postes y del larguero transversal no podrán exceder de 12
centímetros. Los postes y el larguero transversal deberán tener el mismo ancho.
2. Podrán ponerse redes enganchadas a los postes, al larguero y al suelo por detrás de los marcos,
debiendo estar sujetas en forma conveniente y colocadas de manera que no estorben al
guardameta.
Está permitido el uso de redes hechas de cáñamo, yute o nylon. Sin embargo, las cuerdas de nylon
no pueden ser más delgadas que aquéllas hechas de cáñamo o yute.
3. Los postes y travesaños deberán ser de color blanco, de madera, metal u otro material
aprobado y homologado oficialmente. Pueden tener forma cuadrada, rectangular, redonda o
elíptica y deberán estar anclados firmemente en el suelo. Se podrán utilizar metas portátiles en
caso de que se cumpla esta última condición.
El balón
El balón será esférico, su cubierta será de cuero u otro material homologado al efecto. En su
confección, no se empleará ningún material que pueda constituir un peligro para los jugadores. El
balón tendrá una circunferencia no superior a 66 centímetros ni inferior a 62 centímetros.
El balón, al inicio del partido, tendrá un peso no superior a 390 gramos ni inferior a 340 gramos, y
un presión equivalente a 0,4 – 0,6 atmósferas (400 – 600 g/cms) al nivel del mar. De acuerdo con
las descripciones técnicas que anteceden, dicho balón
corresponde, precisamente, al número 4 de fútbol, siendo de uso obligatorio
para esta modalidad.
El futbol es el juego que más se practica en México, donde por muchos es
considerado como el deporte nacional por excelencia.

―Esta actividad genera un sentido de pertenencia. Es por eso que hasta en las
poblaciones más pequeñas encontramos una cancha de futbol y el potencial para
instalar complejos más profesionales es enorme‖, dice Nancy Martín del Campo,
directora de operaciones de Soccer City.

Por su parte, el indoor soccer surgió en Estados Unidos a finales de la década
de 1980. Al poco tiempo de instalarse las primeras canchas cerradas en ese país
llegó a México bajo las modalidades de lo que hoy se conoce como futbol
rápido y futbol siete.La popularidad que ganó entre los aficionados de inmediato
clasificó a la Federación Nacional de Futbol Rápido (FNFR) como la de mayor
crecimiento en la historia de las federaciones mexicanas. Esto al llegar al
segundo lugar en número de jugadores afiliados a la Confederación Deportiva
Mexicana (Codeme), tan sólo superados por los de futbol soccer.

Ante la escasez de espacios adecuados, la oferta creció rápidamente, pasando de
10 canchas en 1992, a las más de 2,500 que hoy existen en el país, señala el
presidente de la FNFR, Alfredo Maccise Saade.

La preferencia por este concepto también se debe a que se trata de canchas de
menor tamaño. Esto permite a los jugadores tocar más veces la pelota, con lo que
disfrutan más del juego (a diferencia del soccer, que por sus dimensiones puede
ser pasivo para ciertas posiciones).

Además de contribuir al beneficio de la sociedad a través de un sano
esparcimiento, las canchas siguen representando una de las mejores opciones
comerciales. Sus ganancias provienen de la organización de competencias
deportivas, de las que el emprendedor recibe pagos por los dos equipos, mientras
que a cada jugador le resulta más barato participar en torneos. Bajo este modelo,
las cuotas van desde $330 hasta $650 (cada jugador paga entre $50 y $100 por
partido) y, dependiendo del nivel económico de la zona, algunas rebasan los
$1,000. En condiciones óptimas, estos negocios registran un flujo de hasta 2,000
jugadores a la semana y generan ingresos de $600,000 a $1.5 millones al año.
Cómo funciona
El objetivo es llenar la mayor cantidad de horarios mediante la operación de
ligas, convocando a los jugadores para que conformen equipos y que se inscriban
en un torneo que dura unas 18 o 20 semanas. Las jornadas se programan para que
cada equipo juegue un partido a la semana y así cada liga tiene un día fijo.

Dado que estos negocios explotan el tiempo disponible de las personas, deben
funcionar bajo horarios vespertinos y nocturnos entre semana (de 6:00p.m. a
12:00a.m.) y permanecer abiertos todos los sábados y domingos. Como los
partidos duran alrededor de una hora, la capacidad instalada permite tener
inscritos a un máximo de 150 equipos, que sería la meta a alcanzar en los
primeros años de operación.

Así, con una aguerrida promoción al arranque, las canchas rebasan el punto
de equilibrio a los seis meses, cuando ya están recibiendo hasta 40 equipos. Para
empezar a obtener ganancias se necesita captar un mínimo de 80.
Áreas complementarias
Otra parte del negocio son las clases de futbol que se vayan a impartir, donde
asociarse con los especialistas es un factor de éxito. Las filiales oficiales de los
equipos de primera división representan al mejor aliado porque ya cuentan con la
experiencia y el nombre, lo que atrae más clientes y aficionados. Con ellos
puedes recibir una renta por la exclusividad del uso de la cancha en ciertos
horarios o bien, crear una sociedad de la que podrías participar de un porcentaje
de las ganancias.

Lo mismo aplica para la cafetería, por lo que la clave es darla en concesión.
Usualmente los concesionarios también se encargan de otros servicios
complementarios como la venta y renta de casacas, zapatos, balones, etc. Ésta es
la opción que permite brindar un mejor servicio sin que se descuide el core
business del proyecto, recomienda Juan Félix Fragoso, director de la firma Planet
Gol México.
Si operas estas áreas con terceros, contarás con ingresos constantes, lo que te
ayudará a cubrir una parte de tus gastos fijos, como renta, luz y nómina (que son
los más fuertes).
Aumenta tus ingresos
Como afiliado de la FNFR puedes obtener muchos beneficios. Si avivas tu plaza,
la cancha puede ser seleccionada para participar de los eventos de las grandes
trasnacionales que, por tradición, son las anunciantes del mercado deportivo.
También podría ser sede de un campeonato nacional y, por ende, tus clientes
tendrían la oportunidad de viajar a otras ciudades dentro (incluso fuera) del país.

Maccise Saade explica que, como miembros activos, tus jugadores tendrían
acceso a las eliminatorias de todos los niveles y hasta podrían ser candidatos para
la Selección Mexicana de Futbol Rápido y de Futbol Siete en sus
diferentes categorías. Por lo que, si ofreces la opción de participar en interligas o
interregionales, darás un mayor valor agregado a tus clientes. Y lo mejor es que
lograrás diferenciarte de tu competencia.

Si bien hay que acudir a los grandes patrocinadores, es importante que
diversifiques tus opciones. A las empresas locales son a quienes más les conviene
patrocinarte para posicionar sus marcas. Ofréceles pintar bardas o colgar mantas
con sus logos e invítalos a que cubran las premiaciones. A cambio, podrán
promover sus productos entre los asistentes a los juegos.

Otra estrategia para captar más clientes es ofrecer tus servicios a negocios de un
mismo sector o giro, a modo que la competencia del mercado la trasladen a las
canchas, lo que alentará su ímpetu de participar. La siguiente recomendación es
buscar a las Pymes proveedoras, ya que son quienes normalmente absorben
el costo de los torneos como parte de los incentivos que dan a su red de
distribuidores.
Adecuación de instalaciones
La inversión total oscila entre $1.5 y $2 millones, con un retorno promedio
anual del 33%, que puede llegar hasta el 50% en el mejor escenario; así, la
inversión se recupera en unos dos años. Para habilitar una cancha de futbol siete
de 55m x 33m se necesita una superficie de 2,000m2, para que también cuente
con áreas de baños, vestidores, oficina, cafetería y estacionamiento. Igualmente
habrá que equiparla con alumbrado, porterías, redes, gradas, enrejado y pasto
sintético, que es el único capaz de resistir el uso intensivo que se le da.

Antes de instalarlo se tiene que preparar el terreno, a fin de evitar posibles
ondulaciones o encharcamientos. Además, hay que tomar en cuenta que la
calidad del pasto está en función de los gramos de fibra que tenga por metro
cuadrado, es decir, se contará con una superficie más tupida y de mayor aguante
entre mayor sea su gramaje. De esta manera, para que la superficie soporte los
ocho partidos que se jugarían diariamente y dure al menos cinco años, se
recomienda un pasto de mínimo 1.2 a 1.3g/m2 (una inversión de $500,000).

Existen varias empresas proveedoras como Sporturf International o Soccer City
que pueden llevar a cabo el proyecto integral ―llave en mano‖ o vender sólo el
pasto, brindando asistencia técnica en todo momento.
La mejor ubicación
Como esta clase de negocios explota la falta de espacios en áreas densamente
pobladas, aquí la clave es rentar el terreno que esté mejor localizado, advierte
Fragoso, de Planet Gol México. Este empresario logró que en poco más de 20
años su marca creciera a 15 unidades, tan sólo en el Valle de México.

Las zonas más apropiadas son aquellas próximas a fraccionamientos, oficinas y/o
escuelas, o bien, a una distancia mayor siempre y cuando se localice dentro de la
ruta hogar–escuela–trabajo, ya que el tiempo de traslado llega a ser un factor
decisivo para que la gente decida inscribirse. Otro aspecto a cuidar es la cercanía
a las rutas de transporte, así como la seguridad que exista en los alrededores,
debido a que buena parte de los jugadores estarían saliendo del lugar a media
noche.

Por último, para atacar mejor a estos nichos o crecer el negocio con sucursales,
puedes contratar las instalaciones deportivas tanto de parques públicos como de
escuelas, a quienes les conviene arrendarlas cuando no las ocupan. Toma nota de
que, incluso, esta es otra de las fórmulas para arrancar, especialmente cuando te
encuentres con zonas que tengan alto número de público objetivo, pero con
escasez de lugares para juego.
Futbol de Salón
El futbol rápido fue el que detonó el boom para practicar soccer en espacios
reducidos promovidos con fines comerciales. Las modalidades que se derivaron
fueron: primero, la de futbol de salón (futsal) en espacios cerrados y, desde hace
unos 10 años, la de futbol siete al aire libre. Aunque no es un deporte olímpico, el
futbol de salón sí tiene participación en los juegos panamericanos.

Sin embargo, Sergio del Río, presidente ejecutivo de la Federación Internacional
de Futbol Rápido, A.C. (Fifra), advierte que esta modalidad es la menos
explotada a nivel comercial. Esto debido a que suele jugarse en el interior de los
centros deportivos, como en las canchas de básquet. En consecuencia, son pocos
los promotores privados que lo manejan —y si lo hacen, rentan espacios
públicos—, siendo las autoridades quienes más promueven su práctica.
Lecciones de Recursos Humanos
Se trata de uno de los pocos giros en que dar un buen servicio también
equivale a sancionar al cliente, cobrarle multas y hasta expulsarlo por su
comportamiento. Dado que el personal es pieza clave para transmitir los valores
del negocio, el perfil para todos los puestos es de respeto al reglamento y la
firmeza de carácter, sobre todo, para minimizar los riesgos que existen en un giro
donde fácilmente se caldean los ánimos.

Para operar una cancha se necesita: un administrador, un auxiliar para el campo
de juego y un responsable de mantenimiento. Si al arranque optas por el
outsourcing, el arbitraje cuesta un promedio de $120 por partido.