You are on page 1of 9

1

Las confesiones de un antiguo masón:

La Masonería es contra
Nuestra Señora de Fátima

por John Salza

Conociendo los rituales masónicos practicados en la Masonería, John Salza es
especialmente calificado para indicar que la Masonería es, en verdad, una religión pagana
– que adora el demonio – al mismo tiempo que pretende, ante el mundo, que es sólo una
organización fraternal más. Esta parte de la alocución de John Salza nos ayuda a
comprender mejor los peligros graves de que Nuestra Señora de Fátima nos avisó en el
Tercer Secreto, como fue explicado por Padre Kramer en su alocución, que comienza en la
página 32.


La Masonería es enemiga de la Iglesia; y, como veremos hoy, Nuestra Señora
nos avisó hace siglos que la Masonería penetraría en la Iglesia, corrompiendo la
jerarquía, y llevando almas a su condenación. En esta presentación, voy a hablar
primero sobre algunos puntos históricos muy importantes que muestran que la
Masonería es contra Nuestra Señora, hablaré de los rituales masónicos, y concluiré
finalmente con el efecto que la Masonería ha tenido sobre la Iglesia católica.

Yo fui MASÓN

¿Por qué estoy calificado para hablar de esto? Bueno, aunque fuese católico de
cuna, católico toda la vida, también fui masón. Habiendo salido la Facultad de Derecho,
fui solicitado por muchos hombres católicos para adherir a la Masonería, lo que es muy
común en América. Me dijeron que era sólo un club social, una organización que me
ayudaría a desarrollar contactos profesionales. Yo tenía la idea que la Masonería
americana era diferente de la Masonería europea, y fue así que me explicaron. En
efecto, cuando pedí a los curas que me aconsejasen, ellos me dijeron la misma cosa. Y
por eso no vi la necesidad de investigar más. En este período de mi vida, subí a Maestro
masón, masón de grado 32, un miembro de los Shriners; miembro de dos Logias
masónicas; serví como funcionario principal en una de esas Logias; estuve casi elegido
Venerable Maestro, antes de salir; y recibí una credencial muy rara, llamada Carta de
Pericia, que me autorizaba a instruir otros masones en rituales masónicos. Requiere
literalmente que se haya memorizado todos los rituales de la Masonería de la Logia
Azul, todas las posiciones, y es lo que yo podría hacer; por lo tanto sé lo que la
Masonería enseña porque yo mismo también lo enseñé.

América y el error masónico

Como dije, en América la Masonería no es considerada prejudicial, es sólo
considerada como una organización social; y muchas veces pregunté a mí mismo, ¿por
qué sería así? ¿Por qué es vista de manera diferente en Europa? Y la razón es que, para
empezar, América nunca fue un país católico. América fue fundada por masones, y la
ideología de la Masonería está integrada en la Constitución de los Estados Unidos, por
ejemplo, la cláusula establecida en como el Gobierno no respectará cualquier religión.
http://www.fatima.org/span/crusader/cr95/cr95pg56.pdf
2

Es una negación del Reino Social de Nuestro Señor Jesucristo. La cláusula de libre
ejercicio, que da el derecho a practicar cualquier religión – una vez más, es contraria a
la Fe católica. América vive la religión de la Masonería, y por eso es que la Masonería
no es considerada como una amenaza. En verdad, fueron los Jueces del Supremo
Tribunal de los Estados Unidos que crearon la doctrina de separación de la Iglesia y del
Estado en los Estados Unidos bajo los Presidentes Roosevelt, Truman y Eisenhower
(todos ellos eran masones). Ellos nombraron, colectivamente, doce Jueces del Supremo
Tribunal, y todos ellos eran masones. De 1941 a 1971 los masones dominaron el
Supremo Tribunal, y a través de decisiones judiciales, crearon la doctrina masónica de
separación de la Iglesia y del Estado.

La Masonería fue condenada 23 veces

Claro que los católicos deberían estar mejor informados, porque hubo
condenaciones muy infrecuentes de algunos otros errores, aunque no tantas como las de
la Masonería. En mi investigación, descubrí doce Papas que hicieron nada menos que
veinte y tres condenaciones separadas de la Masonería. Y estas enseñanzas son
consideradas parte del Magisterio Universal Ordinario de la Iglesia. Obligan las almas
de todos los católicos. La Iglesia fue siempre muy clara acerca de su posición sobre la
Masonería.

Fátima nos avisa contra la Masonería

Ahora voy a hablar sobre Fátima e intentar darles una perspectiva de cómo
Fátima y la Masonería están ligadas. Ya sabemos de los tres Secretos, o las tres partes
del Secreto. En primer lugar, tenemos una visión del infierno; en segundo lugar, Nuestra
Señora reveló, o antes, nos avisó sobre los errores de Rusia y sobre la necesidad de
consagrar a Rusia a Su Inmaculado Corazón; y en tercer lugar, hay la visión del Obispo
vestido de blanco. Por lo tanto aun sin más información, lo que vemos es un aviso de
errores, de personas yendo al infierno y de la Iglesia estando de algún modo implicada,
porque el Papa está envuelto en la tercera parte.

Después, en su Cuarta Memoria, Sor Lucía escribió estas palabras de Nuestra
Señora: “En Portugal se conservará siempre el dogma de la Fe etc.”, a implicar,
evidentemente, que el dogma de la Fe no se conservará en otros países.

¿Por qué? A causa de estos errores de Rusia envenenando el mundo y la Iglesia,
y llevando las almas al infierno.

¿Entonces cuáles son los errores de Rusia? Son los mismos errores de la
Masonería, son exactamente los mismos. Resumiendo, son un rechazo de Jesucristo y
de Su Santa Iglesia católica. El rechazo de Dios hecho hombre y la exaltación del
hombre hecho Dios. El rechazo del sobrenatural y la exaltación del natural. Por eso la
Masonería es una religión del naturalismo. Podemos ser todos hermanos en un nivel
natural, pero si rechazamos el nivel sobrenatural, no podemos ser hermanos en la orden
de gracia. Sólo somos hermanos y hermanas cuando estamos unidos por la gracia a
Cristo y al Su Cuerpo Místico. Por último, es una cuestión de Dios contra satanás, y fue
así que Sor Lucía la vio. Dijo que satanás estaba librando una batalla decisiva contra la
Virgen, y que debemos elegir de cual lado estamos…

http://www.fatima.org/span/crusader/cr95/cr95pg56.pdf
3

La Masonería es una falsa religión

En general, los masones pretenden que sus prácticas derivaron de los pedreros
libres operativos que construyeron las estructuras físicas, las Catedrales de Europa, y
durante el período de Iluminismo (una época en que hubo un movimiento para separar
los hombres de la autoridad eclesiástica y de la revelación sobrenatural) hubo un
movimiento para invitar ciertas personas a la Masonería: banqueros, abogados,
comerciantes, etc; y esto se llamó la Masonería Especulativa.

Por lo tanto, la Masonería, tal como hoy se practica, es sobre todo una
organización espiritual, porque tal como los masones operativos construyeron las
estructuras físicas, los masones de hoy procuran construir estructuras espirituales, y sus
verdades espirituales de la Fe y promoción del naturalismo están claramente
incorporadas en los rituales masónicos, de que ahora voy a dar algunos ejemplos.

El ritual masónico es blasfemador
y presta culto a una serie
de dioses paganos

En el primer grado de la Masonería – y estos rituales son universales – todos los
hombres que entran en la Masonería experimentan lo que les voy a contar. En el primer
grado, el candidato a la Masonería tiene que desnudarse, de quitar toda la ropa con la
excepción de su ropa interior, pero esto no es todo. También tiene que quitar el
crucifijo, el escapulario, hasta el anillo de casamiento, porque, como el ritual dice
expresamente, no se debe llevar nada “ofensivo o defensivo a la Logia” Ofensivo,
porque el Catolicismo ofende la Masonería, y defensivo porque quieren que el hombre
esté vulnerable. No quieren que tenga una defensa espiritual.

Blasfemia masónica

Además de esto, pasan un dogal alrededor del cuello del hombre. Este dogal
simboliza su ligación al mundo profano, o sea, a su antigua religión. Como verán, el
dogal es quitado cuando el hombre entra finalmente en alianza con la Masonería. Le
cubren también los ojos con una venda, y declaran que él está en un estado de tinieblas
espirituales. Y dicen: “Este es el Sr. John Salza, que durante mucho tiempo ha estado en
las tinieblas y ahora quiere ser llevado a la luz.” Sólo tuve los ojos vendados durante
unos dos minutos. Estaban obviamente refiriéndo al hecho de, aunque hubiese sido
bautizado en la luz de Jesucristo, estaba en un estado de tinieblas espirituales.

Amenazas y secretos
masónicos

Y después, cuando el hombre entra en la Logia, es recibido con la punta de un
instrumento agudo tocándole en el lado izquierdo del pecho nudo, y dicen: “Así como
esto es un instrumento de tortura para la carne, que su recordación se grave en su
conciencia, si alguna vez viola sus secretos en la Masonería”. Esto es una táctica de
intimidación que se usa hasta en rituales satánicos. La Masonería inmediatamente da de
entender que es una organización secreta.

http://www.fatima.org/span/crusader/cr95/cr95pg56.pdf
4

Oraciones masónicas satánicas

Cuando el candidato es llevado a la Logia, lo hacen arrodillarse para una
oración, y es aquí que él empieza a ser condicionado a ver Dios como la divinidad de
toda y cualquier religión. La Masonería reza a un dios que le llaman el Gran Arquitecto
del Universo, un título en el cual, según la Masonería, se pueden encontrar todos los
dioses. Por eso, aunque San Pablo diga que el Nombre de Jesús está encima de todos los
nombres, la Masonería dice que Dios es sin nombre y con cien nombres. San Pablo
enseña que no podemos subyugarnos a no-creyentes – conocemos el axioma espiritual
lex orandi, lex credendi – y eso es porque si rezamos con masones, comenzaremos a
creer como masones.

La Masonería no sólo invoca la divinidad en las oraciones, sino que tiene
símbolos y nombres especiales para Dios. Ya mencioné el Gran Arquitecto del
Universo; en la Logias de los países angloparlantes, el dios de la Masonería es
representado por la letra “G”. Y en la Biblia masónica que dan a los iniciados, que es la
versión llamado del Rey Jaime, pero con un apéndice masónico, se dice que la letra “G”
representa “el gran dios de todos los masones”. La Masonería, como también el dios de
la Masonería, es representada por el ojo que todo ve, que es claramente un símbolo
pagano, ya usado para Osiris. Y todos los masones son obligados a inclinarse ante estos
símbolos en acto de idolatría en los rituales masónicos.

Mentiras de los rituales masónicos

Así, la Masonería – a través del uso de estos nombres particulares, símbolos
particulares y oraciones particulares – busca unir a los hombres en una fraternidad
espiritual, tanto como unir las divinidades de todas las religiones bajo una divinidad
espiritual. Esto es una forma monstruosa de sincretismo. Porque el dios de la Masonería
no es la Santísima Trinidad, es un falso dios, y es una abominación a los ojos del Dios
verdadero. Como dice San Pablo, hay muchos dioses y muchos señores, pero sólo un
Dios verdadero y un solo Señor verdadero, Jesucristo.

David nos dice en los Salmos que todos los dioses de los paganos son
demonios, y por lo tanto el dios de la Masonería es el demonio. Después que el hombre
haya estado envuelto en esta oración a la divinidad, el Venerable Maestro, que es el
funcionario principal de la Logia, lo hace orar una profesión de fe, preguntándole: ¿“En
quién pone su confianza”? Y sea cual sea la divinidad que el candidato profesa, en la
Masonería recibe la contestación: “Ha puesto su confianza en Dios, su fe está bien
fundada”. Y para los que rechazan a Jesucristo, la Masonería miente explícitamente. Y
esto es porque el autor de la Masonería es el padre de las mentiras.

Efectivamente, esta posición no es sólo contraria a la revelación, tampoco a la
razón misma. Es evidente que tanto las religiones cristianas como no-cristianas no
pueden estar ambas correctas sobre este punto. Algunas tienen que ser falsas. Las
enseñanzas de la Masonería obviamente niegan por completo la verdad objetiva, porque
la Masonería dice a los dos que ambos ellos confían en el Dios verdadero. El Beato Pio
IV dijo que no hay cosa más loca que la mente humana ha inventado. Y por lo tanto la
Masonería presenta esta noción, esta falsa noción de dignidad humana, de libertad,
igualdad, fraternidad, todo encima de la verdad, exaltando el hombre por encima de
Dios – los cuales son los errores de Rusia y los errores de la Masonería.
http://www.fatima.org/span/crusader/cr95/cr95pg56.pdf
5

John Salza es un joven abogado que
fue mal orientado por sacerdotes
católicos, que le dijeron que no había
problema en él, un católico, adherir a
los masones. Gracias a Dios, consiguió
librarse de la Masonería y señala
claramente a los católicos los peligros
de la Masonería



Los sangrientos juramentos
masónicos son maldiciones
contra quien los hace

Después se pide al hombre que haga un
juramento ante el altar masónico, que en la
Masonería se llama “el lugar del sacrificio”. Y
le llaman lugar del sacrificio porque, en primer
lugar, el hombre hace un juramento de sangre
que voy a describir; y en segundo lugar, porque
sacrifica su antigua religión a favor de la
religión de la Masonería.

Si el hombre profesa ser cristiano, hace
el juramento sobre la Biblia, y jura que quería
antes que le cortasen la garganta, que le
arrancasen la lengua por la raíz, que le abriesen
el pecho y le arrancasen el corazón, que le
cortasen el cuerpo en medio, que le extrajesen
las entrañas y que las quemasen hasta quedaren en cenizas, que violar su juramento
masónico. Estos juramentos son maldiciones de sí mismo, y, como es obvio, juramentos
de este tipo constituyen un pecado grave, además de representar una ofrenda de sangre.
Las descripciones de estas penalidades se llaman “juramentos de sangre” y confirman la
naturaleza de la alianza de estos juramentos.

Rituales masónicos:
Alianzas con el demonio

Como saben, una “alianza” es considerada como una comunión interpersonal –
sabemos esto de nuestra teología – y la sangre simboliza desde siempre la ratificación
de una alianza, sea ofrecida en realidad o sólo simbólicamente. Cuando el hombre hace
el juramento de sangre en el altar masónico, está a sellar la alianza de la Masonería en
que ahora está comprometido. Es en este momento que le quitan el dogal del cuello y le
llaman Hermano por primera vez. ¿Por qué? Porque a partir de aquel momento está en
comunión de alianza con la Masonería.

Estos juramentos son portales que abren a satanás y el oculto, y son obstáculos a
la gracia. Con estas maldiciones, los masones juran violar el templo del Espíritu Santo
sobre las Sagradas Escrituras que Él inspiró. Después de hacer el juramento, le quitan la
venda y él es “llevado a la luz”. Y lo que ve a su frente son el escuadro y el compaso
masónicos y el volumen de la ley sagrada. Si profesa el Cristianismo, será la Biblia
Sagrada, pero no es necesario que lo sea. La Biblia puede ir acompañada, o sustituida,
por cualquier escrito religioso: el Zend Avesta, el Zohar, el Alcorán, el Libro de
Mórmon, u otro cualquier.

Tal como la Masonería considera todos los dioses como iguales a la Santísima
Trinidad, considera todos los escritos religiosos como iguales a la Biblia. Y esto es, una
http://www.fatima.org/span/crusader/cr95/cr95pg56.pdf
6

Y así la Masonería presenta esta noción,
esta falsa noción de dignidad humana, de
libertad, igualdad, fraternidad, todo encima
de la verdad, exaltando el hombre por
encima de Dios – los cuales son los errores
de Rusia y los errores de la Masonería.

vez más, contrario a la razón. La Biblia afirma la divinidad de Cristo, el Alcorán
rechaza la divinidad de Cristo, y a pesar de esto la Masonería considera que ambos
reflejan la voluntad de Dios. Idea que sólo puede ser producto del demonio.

El culto masónico del hombre

Este culto del hombre continúa cuando dan al masón su mandil blanco. Tal vez
Ustedes sepan que los masones usan mandiles en sus rituales. Y ellos dicen al masón
que el mandil blanco representa la pureza de vida y de conducta, lo que es
esencialmente necesario para ganar la admisión en la Logia celestial. También le dan un
vulgar martillo, y le dicen que, así como una vez los masones operativos usaron el
martillo para romper bocados de piedras, él, por sus esfuerzos naturales puede
perfeccionarse y hacerse digno de Dios como una piedra viva para el edificio espiritual
del Cielo.









Claro que el Concilio de Trento condenó esta noción de que el hombre puede
hacer algo espiritualmente provechoso solo, por sus esfuerzos naturales; esto fue
anatema, y por lo tanto las enseñanzas de la Masonería son anatema.

La Masonería se burla de Cristo

En el grado de Maestro Masón, que es el tercer grado de la Masonería, la
Masonería enseña su doctrina de la resurrección de la carne. Y en la Biblia masónica
dice, y voy a citar: “La resurrección del cuerpo constituye un dogma esencial de la fe
religiosa de la Masonería”.

En este grado, que es llamado la legenda del tercer grado, muchas veces llamada
la Leyenda Hirámica, el candidato participa en una alegoría. Lo hacen representar una
persona llamada Hiram Abiff, que, históricamente trabajó en el templo del Rey
Salomón; pero esta leyenda es creada, es una ficción, es algo inventado por la
Masonería. Esencialmente, se dice que el candidato tiene conocimiento secreto,
conocimiento gnóstico, que sus colegas masones procuran conocer. Es abordado dentro
de la Logia, se rechaza a dar el conocimiento masónico, y es martirizado. Literalmente,
le baten en la cabeza, es colocado en un saco, le dicen a echarse y es simbólicamente
asesinado. El Rey Salomón procura el cuerpo; y para resumir la historia, el cuerpo es
eventualmente descubierto a causa de una ramita de acacia plantada cerca del túmulo. Y
dice el ritual que Hiram Abiff fue ejecutado fuera de las puertas de la ciudad, tal como
Nuestro Señor, una sátira de la muerte de Nuestro Señor.

Los rituales masónicos también dicen que Hiram fue enterrado en lo alto de una
colina, al oeste del Monte Moriah. Una vez más, es una sátira de Nuestro Señor. El
ritual también dice que, cuando se aproximan del cadáver en la ceremonia, hacen
http://www.fatima.org/span/crusader/cr95/cr95pg56.pdf
7

aquello que se llama el gran señal de salutación y lamentación, y dicen: “Oh Señor mi
Dios, ¿no habrá ayuda para el Hijo de la Viuda? ¿No habrá ayuda para el Hijo de la
Viuda?” La Viuda es Nuestra Señora, y el Hijo es Nuestro Señor Jesucristo. Esto es una
parodia satánica de la muerte, deposición y resurrección de Nuestro Señor. Después el
candidato es levantado por el venerable Maestro, que le dice que este levantamiento
simbólico da testimonio de la creencia de la Masonería en la vida eterna.

Cuando el hombre muere, literalmente, llega a su muerte natural, puede tener un
funeral masónico, en que va vestido con su mandil masónico, semejante a un vestido
bautismal, y todos sus hermanos masónicos depositan la ramita de acacia por la cual fue
descubierto el cuerpo de Hiram. Lo depositan sobre el pecho y después le recomiendan
el alma al Gran Arquitecto del Universo.

La Masonería es la sinagoga de satanás

Los Papas y Nuestra Señora llamaron la Masonería una religión, una secta y un
culto. ¿Ahora Ustedes pueden ver por qué? La Masonería tiene sus doctrinas religiosas,
sus rituales, sus oraciones propias, sus nombres para Dios, sus símbolos para Dios, sus
nombres para el Cielo, sus símbolos para el Cielo, su propia teología, sus ritos fúnebres,
sus alianzas; tiene un capellán, tiene vestiduras, tienen locales de reunión a que llaman
templos, tiene ritos de consagración para las Logias, tienen música, tienen días festivos
que se burlan del Cristianismo – El Día Festivo de Juan Bautista el 24 de junio y de
Juan Evangelista el 27 de diciembre. Tienen su propio calendario. La Masonería no usa
el anno domini, usa el anno lucis, lucifer, el año de satanás. Añaden 4000 años a 2010,
por lo tanto este año es 6010 para la Masonería. Las autoridades masónicas también
dicen que la Masonería es una religión, y los Papas llamaron la Masonería la sinagoga
de satanás. Y ahora ya sabemos por qué.

Quito y Fátima

Recordemos ahora los avisos de Nuestra Señora en Quito, que prefiguraron
Fátima. Recordemos que Ella dijo: “La Masonería reinará, satanás reinará, casi
exclusivamente a través de la Masonería en el Siglo XX”. Y la Iglesia será castigada,
por herejía, impiedad e impureza. Y estas cosas fueron confirmadas por Nuestra Señora
en Fátima.

¿Qué hemos visto desde 1960, el año en que el Tercer Secreto debería haber sido
revelado? Pues bien, tuvimos un Concilio que decidió, por primera vez, no condenar
errores. Para confirmar la doctrina, la Iglesia siempre condenó los errores que afectan
esa misma doctrina. Lo que esta vez no sucedió. Especialmente los errores de Rusia, del
Comunismo, del ateísmo. Una vez más, al mismísimo tiempo en que el Tercer Secreto
debería haber sido revelado.

Hubo un fracaso en la expresión de la doctrina a nivel pastoral. Como sabemos,
nada a nivel pastoral es dogmático o definitivo. En vez de usar la precisión que la
Iglesia siempre usó, usaron fraseología ambigua. Podría darse muchos ejemplos de esto;
por ejemplo, la palabra “subsiste”, que la Iglesia de Cristo subsiste en la Iglesia católica,
da la impresión que la Iglesia de Cristo es, de alguna manera, más grande que la Iglesia
católica, que también incluye los herejes que rechazan el Papado. No fue esto lo que el
http://www.fatima.org/span/crusader/cr95/cr95pg56.pdf
8

Concilio dijo, pero este género de expresiones ambiguas se prestan a interpretaciones
modernistas.

El Concilio también dio opiniones favorables, sin precedentes, de las religiones
no-católicas, que son obstáculos a la salvación, lo que traduce un espíritu masónico de
unidad a costa de la verdad. Efectivamente, podríamos decir aun que el Concilio
introdujo una doctrina nueva. Una vez más, no dogmatica o definitiva, pero una política
o actitud sobre la libertad religiosa. Dice el Concilio, por primera vez, que el hombre
tiene un derecho – no sólo la libertad, no sólo una libertad subjetiva (libertad
psicológica), antes un derecho natural objetivo, basado en su dignidad y naturaleza – a
la libertad religiosa. ¿Cómo puede ser? El hombre no tiene el derecho, un derecho dado
por Dios, a desobedecer a Dios. El hombre no tiene el derecho al culto fuera de la
Iglesia. Rusia adoptó esta idea de la libertad religiosa en 1997, lo que impidió los
católicos de poder evangelizar a Rusia.

La falsa libertad religiosa
es una doctrina masónica

Pienso que la libertad religiosa es lo esencial del problema en la Iglesia, y, sin
cualquier duda, es lo esencial de las enseñanzas de la Masonería. En efecto, tenemos
masones alabando las enseñanzas del Concilio Vaticano II. El masón francés Yves
Marsaudon escribió un libro llamado El ecumenismo visto por un masón tradicional,
donde dijo, y voy a citarlo: “Los católicos… no deben olvidar que todos los caminos
llevan a Dios. Y tendrán que admitir que esta audaz idea del librepensamiento, a la que
sin duda podemos llamar una revolución, que emana de nuestras logias masónicas, se ha
diseminado magníficamente sobre la cúpula de San Pedro”. Cuando se ve los masones
alabando las enseñanzas de un concilio ecuménico, es porque hay algo mal en ese
concilio ecuménico.

Tuvimos también una expresión diferente de la Fe católica en el Siglo XX.
Tuvimos una nueva Misa, creada de la nada por Annibale Bugnini, cuya propia
autobiografía proporciona evidencia de que era masón. Y no sorprende que la
Intervención de Ottaviani haya dicho que la Misa de Bugnini no refleja la teología de la
Misa, tal como fue dogmatizada por el Concilio de Trento. El Papa permitió también
que seis herejes objetivos – protestantes, que rechazan la teología de la Misa – diesen su
opinión en la construcción de la nueva Misa. Una confusión total en la Iglesia.

Recordemos que Nuestra Señora nos avisó en Quito sobre la corrupción de los
costumbres. ¿Y qué decir de las novedades que se introdujeron en la Iglesia en el Siglo
XX? La Comunión dada en la mano y de pie. El padre vuelto al pueblo. Acólitos
femeninos. El Canon dicho en voz alta y en el vernáculo. Himnos protestantes. Una vez
más, la corrupción de los costumbres eclesiásticos de la Iglesia. Vemos ahora altos
personajes de la Iglesia orando juntamente con los protestantes, judíos y paganos, como
si estuviésemos todos al mismo nivel, y sin cualquier exhortación para convertirse a la
Iglesia católica para salvar sus almas. Y estos altos personajes son los mismos que
consideran el Padre Gruner, y los padres de la Sociedad San Pio X u otros fieles
católicos que mantienen la fe de todos los tiempos, “fuera” de la Iglesia. Sólo el
demonio es autor de una tal confusión. Y en tercer lugar, tenemos la moral. Recordemos
los avisos en Quito: herejía, impiedad e impureza.

http://www.fatima.org/span/crusader/cr95/cr95pg56.pdf
9

¿Entonces qué tenemos en el Siglo XX? Tenemos una crisis de abusos sexuales
del clero en la Iglesia, sin cualquier precedente anterior, en que sacerdotes pedófilos y
sodomitas están libres para circular y cometer crímenes contra niños. El Santo Padre,
Papa Benedicto XVI, a pesar de lo que la comunicación social ha dicho, está
ciertamente haciendo algo sobre esta situación. Esto me hace recordar el aviso del
futuro Papa Pio XII sobre el suicidio de alterar la Fe de la Iglesia en su liturgia, en su
teología, y en su propia alma.

Una revolución masónica
en la Iglesia desde 1960

Hubo una revolución masónica en la Iglesia católica en el Siglo XX. Hubo una
reorientación de la Iglesia en relación al mundo desde 1960, el año en que el Tercer
Secreto debería haber sido revelado. Estoy siendo caritativo al llamarle reorientación,
porque Sor Lucía le llamó “desorientación diabólica”. Ella utilizó esa expresión tantas
veces que nos preguntamos si hace parte del Tercer Secreto. Todo esto está ligado al
Mensaje de Fátima y el fracaso de atender a los pedidos de Nuestra Señora.

Por lo tanto, en conclusión, ahora sabemos por qué Nuestra Señora nos avisó
sobre la Masonería; estos mensajes son lo esencial de Quito y de Fátima. Sabemos
también, fuera de toda duda, que hay una parte del texto que no fue revelado. Sabemos
tanto la naturaleza del texto como las características suyas: veinte y cinco líneas, con
expresiones portuguesas difíciles. Van a oír de todo esto durante esta semana. Pero
fuimos avisados, tanto en Fátima como en Quito, que la ideología masónica entraría en
la Iglesia, presumiblemente a través de un concilio ecuménico, y que inspiraría sus
dirigentes a abandonar la tradición y conducir almas a su condenación. Y también
hemos tenido de varias personas testimonio consistente y explícito sobre el significado
del Tercer Secreto.












http://www.fatima.org/span/crusader/cr95/cr95pg56.pdf