You are on page 1of 21

Los mitos, más allá del tiempo

En nuestra vida cotidiana empleamos a
menudo expresiones con un significado
concreto, sin pararnos a pensar en su
lejana procedencia ni en su sentido
originario. Así, cuando decimos de un
joven vigoroso que “está hecho un
hércules” o que hemos visto a tal persona
enfadada y “parecía una furia”; cuando par
resumir los atributos físicos de una mujer
afirmamos que “es una venus” o cuando
hablamos de las excelentes cualidades de
anfitrión que posee un amigo nuestro,
estamos utilizando, probablemente sin ser
conscientes de ello, unos nombres que la
imaginación de un pueblo creó hace
muchos años para designar a sus dioses y
héroes; estamos recurriendo, en suma, la
mitología clásica, ese impresionante
legado de la cultura grecolatina, cuyo
influjo llega hasta nuestro días.

En el terreno de la literatura y las bellas artes las referencias a los mitos
clásicos y a los de otras culturas aparecen unas y otra vez, bajo formas
diversas, en todas las épocas.
La ciencia ha encontrado en algunas de estas narraciones el punto de partida
no solo para denominar un fenómeno atmosférico, un astro de nuestro
espacio exterior o una parte del cuerpo humano, sino también para encausar
la interpretación de un determinado comportamiento del hombre.

Una de las obras más importantes de la narrativa contemporánea es Ulises y su
autor el irlandés James Joyce quien se inspiro en el héroe griego para escribir la
epopeya de un hombre del siglo XX.


















MITOLOGÍA GRIEGA
La mitología griega está formada por un conjunto de leyendas que provienen de la religión de esta
antigua civilización del Mediterráneo oriental. Los griegos, aunque no practicasen la religión, conocían
estas historias, las cuales formaban parte de su acervo cultural.
Los dioses del panteón griego adoptaban figuras humanas y personificaban las fuerzas del Universo; al
igual que los hombres, los dioses helenos eran impredecibles, por eso unas veces tenían un estricto
sentido de la justicia y otras eran crueles y vengativos; su favor se alcanzaba por medio de los sacrificios
y de piedad, pero estos procedimientos no eran siempre efectivos puesto que los dioses eran muy
volubles.
La mitología griega es absolutamente compleja, llena de dioses, monstruos, guerras y dioses
entrometidos. Algunos estudiosos afirman que llegó a haber hasta 30.000 divinidades en total.
La familiaridad con los grandes mitos de la antigüedad clásica es tan esencial a la cultura de una persona
moderna como pueda serlo el conocimiento de la historia o el de las ciencias físicas. ¿Puede creerse
medianamente culta una persona que no conozca la leyenda de Prometeo, que no haya oído hablar de la
culpa y expiación de Edipo, de la inmensa pasión de Fedra, de las heroicas hazañas de Hércules o de las
interesantes aventuras de Ulises?





















































¿Por qué surgen los mitos?
De la necesidad del hombre de comprender el mundo que lo
rodea, saber por ejemplo hasta donde se extiende la comarca en
que habita.

En lingüística el termino mito significa
“palabra” se preocupara por la forma en
que el mito aparece narrado.

Según su contenido pueden
clasificarse en:

Cosmogónicos


Teogónicos


Antropogónicos



Etiológicos



Escatológicos



Morales



Cuando intenta explicar la creación del mundo.
Relativos a la aparición del hombre.
Explica el porqué de determinadas instituciones políticas,
sociales o religiosas.
Tratan de imaginar la vida de ultratumba o el fin del
mundo.

Cuyo contenido suele referirse a la lucha del principio
contrarios entre el bien y el mal, ángeles y demonios, etc.

Cuando se refieren al origen de los dioses.




































Mitología griega, creencias y observancias rituales de los antiguos griegos, cuya civilización se fue configurando hacia el año 2000
a.C. Consiste principalmente en un cuerpo de diversas historias y leyendas sobre una gran variedad de dioses. La mitología griega
se desarrolló plenamente alrededor del año 700 a.C. Por esa fecha aparecieron tres colecciones clásicas de mitos: la Teogonía del
poeta Hesíodo y la Iliada y la Odisea del poeta Homero.
Probablemente la mitología griega se desarrolló a partir de las primitivas religiones de los habitantes de Creta, una isla en el mar
Egeo donde surgió la primera civilización de la zona alrededor del año 3000 a.C. Creían que todos los objetos naturales tenían
espíritus y que ciertos objetos, o fetiches, tenían poderes mágicos especiales. Con el tiempo, estas creencias se desarrollaron a
través de una serie de leyendas que abarcaban objetos naturales, animales y dioses con forma humana. Algunas de ellas
sobrevivieron como parte de la mitología clásica griega.
Los antiguos griegos ofrecían algunas explicaciones del desarrollo de su mitología. En la Historia sagrada, Euhemero, un mitógrafo
que vivió hacia el año 300 a.C., registra la difundida creencia de que los mitos eran distorsiones de la historia y que los dioses eran
héroes a los que se había glorificado con el tiempo. En el siglo V a.C., el filósofo Pródico de Ceos enseñaba que los dioses eran
personificaciones de fenómenos naturales, tales como el sol, la luna, los vientos y el agua. Herodoto, un historiador griego que
también vivió en el siglo V a.C., creía que muchos rituales griegos procedían de Egipto.
Cuando la civilización griega se desarrolló, especialmente durante el periodo helenístico, en torno al 323 a.C., la mitología ya había
evolucionado. Nuevas filosofías y la influencia de las civilizaciones vecinas produjeron una gradual modificación en sus creencias.
Sin embargo, las características esenciales de los dioses griegos y sus leyendas permanecieron inmutables.

























































Modos de composición de la literatura griega
Su composición se cierra entre la oralidad y la escritura, y que este problema se proyecta también en distintos modos de la
ejecución y la observación, puede ser igual a transmisión cuando este se hubiere producido a través de la escritura.

Épocas de la literatura griega
Época Arcaica
Comprende tres periodos, no solo en la literatura sino
también en el arte.

Se inicia a caballo entre los siglos VIII y VII.

Homérico:
Propiamente arcaico:
El tardo arcaico
Época Clásica
Época de alejandrino
Caracterizada por la hegemonía política y cultural de
Atenas.
Porque Alejandría resulta uno de sus centros
principales de cultura.

Porque Grecia es una provincia del imperio romano.


Época Romano


































Poesía y Prosa

Aparece en el periodo tardo arcaico y coexiste, a partir de entonces con la poesía en la época romana.

La prosa establece desde sus orígenes discursos especializados o técnicos que pueden considerarse
géneros: el discurso histórico, el científico, el filosófico, el ensayo y la novela.

La poesía, en la época en que no hay todavía prosa, puede ser en líneas generales épica, comprende la
poesía examétrica, catalógica o didácticomoral.

La poesía lírica se divide en elegiaca, poesía coral y monólica.

La poesía arcaica tenía una ejecución oral, con el apoyo de la música y una recepción auditiva.
A la poesía corresponde, pues, esquemáticamente el mito. A la prosa, en cambio corresponde el logos y
la realidad.



































Mito y Logos
El mito es relato, palabra que fluye, que se remansa en la leyenda y en el cuento.

Logo discurso que asedia un objeto, que va y viene.


Civilización de la escritura
Se impone en la época helenística.


Al asimilar en lo anterior deja la falsa impresión de que siempre las cosas
fueron igual.


Tras el drama, la poesía retoma modelos arcaicos para convertirlos en
literatura. Importa, en general, la contención y no la extensión, la calidad
y no la cantidad.


La retorica sienta sus reales en las letras griegas.


Con la poesía sin lugar a duda surge la literatura
moderna, la latina y luego a occidental.

En los griegos antiguos, en su literatura y en la cultura que
esta representaba buscaron los romanos, y se ha buscado sin
cesar luego, por lo menos desde el renacimiento, el modelo, el
patrón ideal del que enriquecerse y con el que confrontarse.

Este hecho ha marcado profundo y globalmente la
cultura occidental, el humanismo tradicional, desde
la educación a la política.





































































La prosa
Nació, para permitir una comunicación más directa y práctica a la hora de escribir textos que debieran ser fijados por escrito y leídos de esa
misma manera. En general, este tipo de textos estaban casi siempre relacionados con el estudio y el conocimiento, ya sea científico o
filosófico. Es decir, la prosa se utilizaba cuando el objetivo de la obra no era generar placer estético sino perpetuar el conocimiento adquirido
en una determinada materia.

La filosofía fue sin duda la primera gran aliada de la prosa. Si bien los primeros filósofos (los presocráticos) habían utilizado el verso, y
aunque Sócrates no llegó a escribir ninguna obra, Platón y Aristóteles sí fueron escritores prolíficos, y siempre recurrieron a la prosa para
argumentar sus idearios filosóficos.

Hipócrates, por su parte, es el padre de la medicina y el ejemplo perfecto de la prosa científica griega, que legó a la posteridad en su Corpus
Hippocraticum. Otro género que se valió de la prosa fue el de la oratoria, o el de los consejos a los políticos que debieran ganarse en público,
por medio de los discursos, el favor de sus ciudadanos. Particularmente importante en las ciudades, como Atenas, donde se desarrollaron las
formas de gobierno democráticas. Demóstenes fue tal vez el escritor de discursos más reputado de Atenas, y sus famosas Filípicas, arengas
contra Filipo de Macedonia, su obra más conocida.
.

La historiografía tuvo con Heródoto a su fundador, y como los demás autores que venimos estudiando en este artículo, Heródoto también
escribió en prosa sus nueve libros de historia, que eran más bien un informe de sus viajes por los distintos pueblos del Mediterráneo. Más
disciplinado y más estrictamente historiador fue Tucídides, que dotó a sus escritos de una concepción realista en su gran obra, Historia de la
guerra del Peloponeso, donde analizaba las causas y consecuencia de la guerra con auténtico rigor historiográfico..



INTRODUCCIÓN


La influencia del arte, la ciencia, la literatura y la filosofía griegas ha tenido una enorme influencia en nuestras sociedades actuales y su explicación a
los fenómenos naturales, sociales e incluso de las particularidades del ser humano, la han hecho trascender mas allá del tiempo. Una muestra de ello son
sus fascinantes mitos y relatos de sus deidades y personajes heroicos.
En la mitología Griega los dioses celestes habitaban en el monte Olimpo y llevaban una vida como la de los humanos; en ocasiones eran egoístas y torpes,
pero en ellos se puede encontrar también grandes expresiones de inteligencia, voluntad y belleza, los cuales eran los mas altos ideales de la cultura griega.
Las genealogías de los dioses griegos son muy complejas y es muy común encontrar distintas versiones de las historias de padres e hijos, quizá una causa
sea la numerosa cantidad de hijos que engendrara Zeus muy a pesar de Hera, con sus frecuentes nupcias con mujeres mortales. Otra causa es que también
encontramos las mismas historias pero adaptadas por los romanos luego de la invasión a Grecia, entonces hallamos variaciones en nombres y acciones.
Destaca el papel de las Diosas, aunque generalmente enfocadas en la fertilidad, juegan un papel más variado de lo que podríamos apreciar en otras
culturas, aún con el marcado machismo de la sociedad griega de entonces, debido al carácter humano que se les confiere.
Dioses y Héroes fueron quienes educaron a la sociedad griega de entonces y enfocaban a los jóvenes y a la población en general de llevar una vida en base a
la belleza y la sabiduría.



CONCLUSIÓN


La mitología griega, como ya vimos, está llena de historias sobre hombres y mujeres cuyas acciones, buenas o malas, se recordaban como modelos de
conducta; los Dioses imponían su ejemplo en la vida cotidiana. Así mismo se entretejen multitud de explicaciones a fenómenos naturales e incluso
sobrenaturales.
Muchos de los relatos, pudieron ser verdaderos, pero con ese toque de fantasía que le imprime el misticismo que exalta las cualidades de los personajes.
El reconocimiento de la dignidad y de los logros individuales entre los griegos buscaba trascender mediante sus victorias, así, los hombres podían
elevarse a héroes y al quedar plasmados en estos relatos se lograba su ambicionada inmortalidad.
Además de la belleza de sus relatos lo que le ha permitido trascender hasta nuestros días son los valores ( y también defectos) que se transmiten con
ellos, sus mensajes que aún tienen vigencia, pues siempre se destaca al hombre como modelo y aún cuando las sociedades cambian y evolucionan
seguirán existiendo toda esa clase de defectos, virtudes, aciertos y desaciertos, pasiones que nos hacen seres humanos; incluso me aventuraría a decir que
fueron los hombres quienes crearon a su imagen y semejanza a los dioses.























UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA
FACULTAD DE HUMANIDADES
DEPARTAMENTO DE LETRAS
SECCIÓN MORALES IZABAL



CURSO: Literatura Grecolatina
CATEDRÁTICO: Lic. Juan Pablo González





Silvia Karina Vega Amador
Carné 200922611
09 de agosot de 2014