You are on page 1of 1

HISTORIA DEL ENSAYO.

Es difícil dar una fecha exacta de cuando surgió el ensayo, ya que desde edades antiguas se
pueden decir que ciertos escritos corresponden al ensayo como el "Libro de Proverbios" de la
Biblia, en los Diálogos de Platón o en la Poética de Aristóteles. En contraste con la cultura
griega el ensayo latino nace con Horacio, Jenofonte y Plutarco en los libros Arte Poética,
Memoralia y Vidas paralelas, respectivamente. Sin embargo consideran a Séneca como el
precursor del ensayo moderno porque sus escritos (Epístolas morales a Lucilo) manifiestan la
reflexión y la polémica.
Fue Montaigne quien empleó por primera vez la palabra ensayo para nombrar aquellas breves
composiciones publicadas en 1580, se trata, dice el escritor francés, de "… el ensayo de mis
facultades". Si bien el término essais no representa género literario en sus inicios, muestra
"una noción de método" y "de desarrollo de un proceso intelectual" (García Berrio, 1992:
225), ya que el concepto ensayo como género literario en la actualidad corresponde a la forma
literaria de la reflexión, la polémica y la argumentación donde se busca un proceder didáctico,
un probar y comprobar un asunto, una puesta en escena de nuevas formas de meditación
sobre el conocimiento y la cultura del hombre.
Bacon en Inglaterra es considerado como el “padre" del ensayo, en España el honor
corresponde a Antonio de Guevara con el libro El menosprecio de la corte y alabanza de la
aldea publicado en 1539. Guevara reflexiona los problemas nacionales y especula acerca de la
esencia e identidad de la cultura. Pilar San Juan (1954) anotó que la práctica ensayística de
Guevara lleva imbíbito la polémica de lo que debe ser el estado y como apartarse de la
religión.
De manera semejante a la tradición europea y la española, los orígenes del ensayo
hispanoamericano son inciertos, aunque muchos estudiosos acuerdan que el ensayo data de
las guerras de independencia. Luchas no sólo en el campo de batalla, sino también en el plano
ideológico, por tanto, el género inicia como tal en las obras de Simón Bolívar y José Joaquín
Fernández de Lizardi, cuya constante temática es la búsqueda de la identidad nacional y la
soberanía de los pueblos de América.
Lo cierto es que el ensayo siempre ha acompañado el hacer literario del hombre, desde el
Antiguo Testamento hasta las Confesiones de San Agustín. Sin olvidar a Erasmo de Rótterdam
y El elogio de la locura, Descartes y el Tratado de las pasiones, a E. A. Poe y el famoso ensayo
Filosofía de la composición y muchos otros nombres en la historia del género ensayístico. En
Hispanoamérica los ensayistas en el siglo XX merecen un estudio por separado, sólo
nombremos a José Vasconcelos, Alfonso Reyes, Leopoldo Zea, Samuel Ramos, Emir Rodríguez
Monegal, Octavio Paz, José Revueltas, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, José Lezama Lima y
una lista interminable de ensayistas que vinieron a consolidar y a establecer las
características y funciones del ensayo actual.