You are on page 1of 5

LA ETICA PROFESIONAL

La palabra Ética viene del griego Ethika de Ethos, comportamiento y costumbres
de la conducta humana, a menudo y de forma impropia llamada moral del latín
mores. El filósofo español José Luis López, define ética como parte de la filosofía
que trata de los actos morales, de allí es de donde relacionamos la ética con la
moral; teniendo en cuenta que la moral es una derivación de la ética y que esta
varía dependiendo de factores externos. Ahora bien el objeto de esta relación es el
darnos las pautas dentro de nuestra libertad para así conseguirlo.
La ética profesional tiene como objeto crear conciencia de responsabilidad, en
todos y cada uno de los que ejercen una profesión u oficio, se sustenta con bases
fundamentalmente en la naturaleza racional del hombre, pues esta es libre y por
consiguiente tiene voluntad que apetece al bien moral. Todo trabajador tiene o
debe desarrollar una ética profesional que defina la lealtad que le debe a su
trabajo.
Muchos autores catalogan la ética como “la ciencia de los actos humanos” ya
que se orienta en actos y obras, y va encaminada a la realización del hombre
como persona; esta nos proporciona principios como la solidaridad, puesto que
somos seres sociables y tenemos la obligación de promover el bienestar de las
personas y no solo el nuestro, sin destruir la identidad de los demás.
La ética juega un papel importante en nuestras vidas, por ser más aplicable debido
a su contenido práctico, derivado de nuestras costumbres y de cómo nos
comportamos; siendo esta la perfeccionista y ayudante de nuestra realización
como personas. Debido a que la ética no nos proporciona una lista o un conjunto
de reglas a seguir para cada una de las situaciones que se nos presentan en el
transcurrir diario o de nuestras vidas, debemos apegarnos exclusivamente a las
bases del actuar ético, como son la inteligencia y el ser consecuentes de cómo
nuestras actuaciones perjudican a los demás.
El vocablo ética proviene del griego “"Ethos&quot “que significa costumbre;
su sinónimo latino es la voz “"More"” de donde deriva el término moral,
pues ambas voces aluden a un comportamiento humano ordenado conforme a
ciertos principios, postulados y normas prescritos por la cultura imperante en cada
sociedad. Ellos señalan la línea demarcatoria entre lo lícito y lo ilícito, lo correcto y
lo incorrecto, lo aceptable y lo inaceptable.
Todos tenemos una noción aproximada acerca de la ética, del mismo modo que
hasta la persona menos ilustrada es capaz de percibir la diferencia entre lo bueno
y lo malo. Aunque los conceptos básicos de la ética general y de la ética
relacionada con la educación son racionales, universales e intemporales, de igual
manera, la interpretación de algunos aspectos de aplicación cotidiana pueden
variar en el tiempo y en los diferentes lugares, de acuerdo principalmente a
cambios culturales.
El humano produce sus actos por impulsos provenientes de su naturaleza, de su
espíritu y de su intelecto. Los impulsos naturales surgen de sus instintos, como
sucede con cualquier animal de nuestro entorno. Estos impulsos responden a la
satisfacción de necesidades instintivas y no se sujetan por sí mismos a ninguna
norma moral, sólo a las de la naturaleza. Así, en el humano el control de sus
instintos proviene del espíritu y de la razón de su intelecto, facultades propias que
le permiten la percepción del entorno natural donde habita y le facilitan la
vinculación intelectual con ese entorno.
De esta manera, se obtiene el don en el que permite al hombre sujetar sus
impulsos instintivos mediante la observancia de ciertas normas de carácter social,
cultural, moral y legal. Al conocer las normas se implica implica la regulación de su
conducta mediante un respeto a lo considerado por él como conveniente, es decir,
aquello que su conciencia le dicta como un “debe ser”.
¿Por qué es importante cultivar la ética profesional?
Es de mucha importancia cultivarla ya que facilita y permite que los actos de una
persona se basen en principios y valores, lo que redunda en beneficio propio y de
la sociedad. Se conoce como ética, a la conducta fundamental en toda actividad
humana que promueve los comportamientos moralmente correctos que deben
tener los individuos entre sí. En el ámbito profesional, la ética busca regular las
actividades que se realizan en el marco de una profesión pero cuando ésta no se
aplica de manera correcta, puede afectar negativamente a otros. Por ello, la
instauración de códigos deontológicos o disciplinarios en el trabajo resulta claves.
"Un profesional que no es ético puede generar consecuencias negativas en
la vida de otras personas”. El no ser ético o trabajar en un entorno que no lo es
si puede generar en grado variable consecuencias de todo tipo como problemas
personales o de conciencia, falta de sentido del propio trabajo y, por supuesto,
perjuicios de reputación para con colegas, clientes o la sociedad en su conjunto.
Día con día, la ética se aplica en la actividad laboral, es muy difícil afirmar que el
comportamiento moralmente correcto de los profesionales más allá de lo que
digan los códigos deontológicos-es frecuente.
"En general la ética profesional sí se aplica, dado que si existiera una inaplicación
generalizada, es decir, si los profesionales actuaran por definición de manera
inmoral, sería muy difícil que las profesiones pudieran ni siquiera funcionar",
Por ejemplo tenemos a las profesiones que su contenido exige al profesional
actuar de una manera que por lo general pueden ser éticamente problemáticas,
como uno de los más claros ejemplos son los abogados donde su principal deber
es la defensa de los interés de su cliente, donde ese tipo de interés pueden estar
en discusión sobre todo, con el interés general de la administración de justicia.
La Ética Profesional es importante porque ayuda a los profesionales a reflexionar
los dilemas éticos específicos que le plantea su práctica y constituye además un
aporte a toda persona que descubra la necesidad de emprender este camino de
progresiva humanización.
Villarini (1994) describe que "la ética de una profesión es un conjunto de normas,
en términos de los cuales definimos como buenas o malas una práctica y
relaciones profesionales. El bien se refiere aquí a que la profesión constituye una
comunidad dirigida al logro de una cierta finalidad: la prestación de un servicio".
En la ética profesional vemos que han varios aspectos en los cuales tenemos que
tomar en cuenta al hablar de ellos; la formación profesional, la cual nos dice que
es lo que nosotros vamos aprendiendo durante toda nuestra vida en la sociedad y
que nos va forjando; luego vamos con el carácter profesional la cual nos moldea
en nuestra profesión y nos va a dar la diferencia entre la perfección y la
mediocridad, luego hablamos de vocación la cual es como las destrezas y/o
habilidades que la persona tiene hacia determinada profesión para lo cual pienso
que s importante pero no determinante al momento de verlo sede el punto de vista
de la ética, hace mas difícil el aprendizaje en la persona; la orientación profesional
pienso que es la importante ya que en mi opinión el problema en muchos casos no
seria la vocación sino la orientación que la persona a tenido la cual la profesión
que a escogido pueda que no haya sido lo que esperaba; costumbre es el marco
de referencia de la persona además de su código de ética, la cual depende de la
sociedad en la que sé esta viviendo y la época; y la responsabilidad y libertad es
cuando nosotros mismo somos conscientes e nuestros actos y podemos tomar
decisiones concretas, La libertad nos lleva a la responsabilidad de elección, acto
voluntario, como liberación frente a algo, como realización de una necesidad
Una de las dificultades de la ética empresarial, es aclararse con los diversos
enfoques éticos que se presentan cómo válidos. Vemos las tres versiones de la
ética empresarial:
La primera el conomicismo limitado no va mucho más lejos de la legalidad vigente
en cada país. Los efectos de las decisiones empresariales en forma de impacto
humano, social o medioambiental, estos recursos dan garantía de calidad ética.
Todo dependerá de la sensibilidad de cada sociedad a diversos aspectos éticos,
de quienes realicen el consenso, y de lo que pueda ser objeto de confianza
calculativa.
La segunda versión la dualidad racionalista se considera las acciones que pueden
ser ilícitas. La ética empresarial adquiere así un estilo básicamente prohibitivo que
va más a evitar la corrupción y demás actuaciones inmorales que ser una
invitación a la excelencia, por eso esta teoría nos dice que ya no cabe buscar la
ética en la realidad del ser humano y en aquello que contribuye a su plenitud
humana, sino en lo que la razón piensa que es correcto. De este modo, la razón
se orienta a buscar o crear principios o valores para actuar "correctamente".
Y por último la tercera versión el realismo moderado, la ética aparece como parte
integrante de la acción. Se intuye, además, que los futuros resultados dependerán
en cierto modo de la bondad y calidad de la acción, aunque en función de la
percepción de quien recibe sus efectos.
Lo anterior nos enseña la necesidad de un debate sobre el lugar de la ética en la
acción humana, y en la que se lleva a cabo en la empresa. Y no usar el debate
usual de deberes-consecuencias con otros añadidos teóricos y centrar la discusión
en la dinámica de la acción. Pienso que con lo que se ha expuesto, se debe de
tomar en consideración de la tercera versión, basada en un realismo moderado.


Leer más:
http://www.monografias.com/trabajos14/respprof/respprof.shtml#ixzz35u4r6WjY