You are on page 1of 10

eUAD6RNOS7éeN3eos

Cons(jo
Superior de
De portes
"Collstl·ueeióll (Iel ata(IUe
Francisco Manuel Ávila Moreno
Entrenador Nacional de Balonmano
Resumen
La construcción de una fase del juego, ataque posicional, requiere de materiales diversos. En una pri-
mera parte se organi zan los medi os técnico - tácticos en función de una idea estructural y bajo una ter-
minol ogía intencional. Posteriormente, en un segundo paso, se abordan ideas y conceptos que apuntalan
la acción práctica : principios del juego, la colocación del pi vote como referencia, el modelo de juego, bús-
queda de patrones habituales, secuencia t emporal del ataque, y el análisis de tu equipo. A ellos se recurre
para la toma de deci siones estratégicas y durante la acción. Para finalizar, un tercer esfuerzo de concreción
y síntesis de cómo guíar el ataque contra si st emas defensivos, 6:0 y 5:1.
Los ejemplos son referencia insustituible y descubren el proceso de observación que sustenta el escrito.
Junto a éstos, apuntes metodol ógicos y reflexiones prácticas para el entrenador se distribuyen por todo
el texto en la intención de ofrecer una información lo más integrada y útil.
Palabras clave: ataque, modelo, principios, medios, procedimientos.
O. I NTRODUCCIÓN.
Existen di versas razones para escri bir, el ori gen de este docu-
mento no es otro que el de seguir entrenando. En la vorágine del
día a día olvidamos lo importante de re ferencial' nuestra prácti ca
a un modelo de ent ender el j uego y el entrenami ento. Montessor i
afi rmaba que "el escribir nos hace precisos", después de algunos
<liloS entrenando, observando y por supuesto aprehendi endo ideas
me pregunté si de verdad era capaz de extraer un pensami ento
claro, de fi nido, que gui ara mi acti vidad como cl1Ircnador. Co-
mencé a intentar responderme sobre el papel, luego sobre el or-
denador, comprendí que estaba fuera de forma, el esFuerzo iba a
ser mayor de lo previsto, pronto empecé a competir conmi go
mi smo.
Posteri ormente ent endí que si se publi caba podría ser crit i-
cado, tendría el feedback necesario para mejorar, y una competi -
ción detí nida en términos concretos. Este motivo era
circunst ancial, lo pri orit ari o seguía siendo la idea ini cial. Debía
int ent ar no perderme y seguir extrayendo ideas propi as, las refe-
rencias serían escasas y sólo aquell as que marquen mi pensa-
mi ento. Por si se publi caba debí a int entar encontrar un lugar
común, un término medi o entle lo académi co y el cement o - no
siempre hemos entrenado en parquet-, que merec iera el respeto
del uni versit ari o y captara la atención del entrenador de a pi e.
Lenguaj e correcto pero cercano, coherencia est ructural y de con-
tenido es la fórmula que elegí.
Como manual que pretende ser, lo escrit o en este documento
es sólo una parte del trabajo que al final tendrá otra estructura. Es
además dinámi co, así es el pensami ent o, las afirmaciones no son
inamovibles, los ej emplos deben seguir ampli ándose, y la est ruc-
tura se adapt ará en consecuencia.
En el escrit o el lector podrá caminar por tres partes, en la pri-
mera clasificamos los medi os para el ataque, en una segunda pro-
ponemos ideas sobre la organi zación, y finali zamos con ej empl os
10
cont ra dos sistemas defensivos. En todo el camino se encontrará
conceptos sobre metodología, la int erpretación dcl juego y la di-
rección de equipo, además de ejempl os que refuerzan el desarro-
ll o.
1. BLOQUES DE MEDIOS.
Cont cnidos, clasificación.
Ant e el elevado número dc contenidos susceptibl es de incor-
porar a los entrenami entos corremos el peligro de caer en la acu-
mul ación de trabaj o sin sentido, además de difi cult ar cualqui er
análi sis de lo reali zado. Es obli gado generar una organi zación
que nos permita manipularl os ordenadamente. Es útil di sponer
de una imagen que refl ej e su estructura, que nos aclarc las rela-
ciones en la organi zac ión. La terminología utili zada tambi én
debe colaborar en aclarar y recordar lo import ante' .
Construir el ataque es un proceso por fa ses, si seguimos una
obra, lo primero que aparece son los cimi ent os y el fOlj ado, al
pasar un ti empo podremos ver la estructura de pilares y correas
que elevan el edi ficio, por último el revestimi ento dibuja el re-
sult ado final. A I trasladar esta analogía al juego debemos mat izar
diferencias sustanciales. La vivienda, en el caso del juego debe
estar hab itable pront o, posteriormente se van haciendo ampli a-
ciones y modifi caciones, requi cre ullll1antenimi ent o continuo, y
ant e cualqui er inclemencia hay que reconstruir las part es afecta-
das e incluso modifi car la construcc ión.
Tres bl oques de cont enidos se ensambl an de forma j erár-
qui ca, podemos asemej arl os a los cimi ent os, los pilares y la ter-
minac ión. Insistimos que no podemos esperar a compl etar los
cimientos y luego elevar totalment e los pilares ant es de darl e la
finalización. Sobre los cimi entos que ya tenemos, levantamos
los pil ares posibl es y adapt amos la terminac ión, conforme avan-
zamos vamos a ir mej orando y ampli ando los cimi ent os, acorde
a ell o el resto. La obra nunca está terminada, ni es definiti vo lo
rea li zado, las incidencias modifi can toda la estructura .
Sigui endo esta anal ogía de construcción los medi os se agru-
pan en los sigui ent es bl oques:
1. 1. Condicionantcs
Cimientos, limitan, dan forma, mejorables, inestabl es.
La circulación de balón y la cnpacidad de finalización ci-
mi entan el ataque del equipo. Defi nen la geometrí a de la cons-
trucción. Zonas y di stancias de fi nali zación de la primera línea,
ángul os efi caces de los extremos, nivel de oposición que puede
superar el pivote, ca lidad de relac ión con el resto de jugadores,
posibilidades de pase a los extremos, ... conducen a di seil os di fe-
rent es.
Como cimi entos que son necesitamos un nivclmínimo para
construir el ataque.
Es un axioma impresci ndible para el entrcnamiento tratar
ambos element os como mejorables e incstabl es:
a) Son mejorables. La edad y ni vel de los jugadores detenni -
nan la dirección, velocidad y grado de esta mej ora. Pero siempre
existe unmargcn de entrenabil idad. Por supuesto que no podemos
lograr trall sfonllaciones radi ca les, pero pequciias mejoras pueden
transFormarse en grandes sa lt os de rendimi ent o competiti vo. Por
ejemplo, si un extrcmo aument a de dos a tres sus recursos de lan-
zamient o aumcntan mucho sus posibilidades en el cnfrentami ento
con el port ero. Parafraseando a Laguna, ¡vI.   11 0 S adhcri -
mas al siguiente axioma .... . HIIestra misión es doble: además de
coordill ar a losj/lgadores para (/facar seglÍlI nos cOI/ veJI ga. Illf eS-
l ro trabajo COllsiste ell jormarjl/gadores poderosos. ".
b) Son inestables . Están suj etos a las variaciones apl icabl es
al estado dc forma, muy influi das por el momento fi sico y psico-
lógico del jugador. iVluy atentos al fluj o bidireccional entre el mo-
ment o de forma colecti vo e individual.
Tendrán, en consecuencia, un peso import ant e en el entrena-
mi ento y se ajustarán adecuadament c con la carga fí sica y psico-
lógica de entrenamient os y competi ción. Será important e de finir
adecuadament e los ej ercic ios según su predomini o para poder
ubi carl os) : de aprendi zaj e técni co, táct ico (pcrcepti vo-dec isio-
nal), predomini o fi sico - Fuerza, ve locidad o ell fati ga -, de me-
jora competiti va en estrés.
a. Capacidad de finalización.
Desde dónde y en qué condi ciones puedo ser e fi cient e. El
mapa de la eficac ia de un equi po es decisivo. Debcmos mati zar
el análi sis estadísti co con otros atributos de la e jecución: despl a-
zamientos previos en los que el jugador es efi caz, nivel de opo-
sición que es capaz de superar, y acc iones precedentes que le
ayudan.
En ese mapa de efi cacia debemos valorar dos aspectos: el área
resultante y su fi gura. El área dependerá en un ej e de los ángul os
eficaces de los extremos. En el otro de la distancia efi caz de lan-
zamiento de la primera línea, de su capaci dad de penetración y de
su conexión con el pi vote. A mayor puntos desde donde somos
efi caces mayor área del mapa .
El equili brio en la di stribución es un principi o tacti co que
además condiciona otros como el de vari edad y alt ernancia, o el
de incertidumbre.
Este equilibri o se debe dar además en los atri but os de IH ej e-
cución y en los medi os. Los extremos deberán ser efi caces no
sólo cuando les ll ega el balón con espacio, sino también sali endo
del Ixl , igualment e esas zonas deben se ocupadas esporádica-
mente por otros j ugadores - laterales o pi vote-, las finali zaciones
en 6 111 110 pueden ser sólo atribuibl es al pivote, la primera linea
11
debe scr capaz de penet rar y superar el I x l . Siempre será mas
fác il la adapt ación defensiva si puede cent rar su atención en un
probl ema: ull a zona, un jugador, pase a pi vote, .
Debemos establ ecer un pcrtil de rendimi ent o alcanzabl e por
el eq uipo, basándonos en el modelo ext raído de la competi ción -
la n0l111 a que proponen las estadi sticas-, y conoc iendo cual es el
perfil actual de mi equipo. Tcndrá además que ser coherente con
el estil o de juego que deseamos para nuestro equipo.
b. Nivcl en la circulación del balón.
Scnti do tácti co. velocidad cont rolada. variable. ajustada.
Habl amos de la resultante de equipo en el ataque posicional
del trabajo indi vidual del pase. Esta dobl e verti ent e estará sicm-
pre present e. El pase tiene que estar contextuali zado en su sentido
colect ivo, en la otra di rección la técni ca indi vidual tiene que scr
la adecuada a la idea colecti va. Ajustemos nuestro trabajo a esto.
Si bi en por sí sola es capaz de crear situacioncs favorabl es
para finali zar, su obj eti vo más asequibl e es el de conseguir ven-
taja di námi ca para el ataque, ganar la ini ciati va. Iniciar el ataq ue
desde una situación estát ica y con los de fensores incólumes es
una desvent aja.
Observamos que no todos los equi pos le conceden cl mi smo
peso en su idea de juego, ni la tratan de la mi sma fo rma. Ell o está
íntimamente relacionado con su concepción del j uego, con su cul -
tura de balonmano.
Se di fe rencian di stint os moment os de apli cación: inicio del
ataque, inmediatament e previa a la apli cación del procedimi ento
o como parte de él, y como continuidad ant e la respuesta defen-
siva.
En cualqui era de los casos, el a juste de di stancias v el gesto
deben garantizar la movili zac ión de los defensores v la continui-
dad en el pase, así como su int crrupción a favor del lanzami ent o
o la penctración si es adecuado.
La circul ación ti ene un sentido tácti co y unos principios que
respetar. Trasladémos lo a los entrenamient os"' . La veloc idad y
precisión son atributos exigibl es pero no el motivo del juego. La
vari edad cn las posibilidades de pases - cambi o de sentido, pase
al interi or, puesto no colindante- una necesidad. La ve locidad
asociada al cont rol, la precisión a la seguri dad y la variedad per-
mit ir ajustarse al entorno. Como cualqui er otro gesto debemos
utili zar el pase cOllnaturalidad y sinll ecesidad de otorgarl e nues-
tra atención en detriment o de la observación del j uego.
Valorar todos los componentes del gesto desde la recepción al
pases. Evitar int eriori za r errores por pl antear ej ercic ios sólo
sobre un crit erio. Por ej empl o, si pl anteo un ejercicio para elevar
la velocidad, sin opos ición y referencias a portería no puedo ad-
mitir ori ent ac iones corpora les incorrectas.
La mctodología se basa en cl contraste ent re el trabaj o técni co
y tácti co, su tratamient o independient e y asociado a otros medi os,
y una peri odi zación que prime la frec uencia. trabaj os cortos y
exigentes en muchas ses iones.
Tomemos como referencia la rea lidad del j uego. En un eslll -
di o reali zado sobre el europeo de 1996 la moda de duración con-
tinuada (sin parada) era de 10 seg. , el 50% entre 7 y 14 seg., con
una media de 6.67 pases
6
. Ya en 2005 Antón, J. L referenc ia ata-
ques con una medi a de durac ión de 25 seg. , oscil ando entre 10
scg. y un minuto (en este caso se contempl a el ciclo de ataque
compl eto
7
) . Trabajemos en la zona próxima, infe rior y superior,
a estos rangos. Con frecuencia conduci mos ent renami ent os can-
sinos e in'eales de este cont enido.
Los jugadores adaptarán la circul ación del ba lón según se jue-
gue ant e defensas cerradas o abiertas. En la sigui ente tabl a apa-
recen las diferencias import antes que se reflejarán en la práctica.
Tabla 1. Diferencias en la circul ación de balón ant e defensas ce-
n'adas y abiert as.
Ante defensas cerradas Ante defensas abiertas
Mayor importancia de ganar Asegurar In continuidad
velocidad
Orientación y gestos relacionados Se necesitan menos gestos
con la posibilidad de lanzami ento
La iniciati va en el aj uste de El defensor modifi ca COIl
di stancias suele ser del atacante. más frecuencin las
distancias
El pase - recepción faci lil a el ar- El pase- recepción evita el
mado. golpe franco o la falta de
ataque
Ot ra exigencia es la de adaptarse a las variaciones espaciales
de los di stintos sistemas ofelisivos, 3:3, 3:3 con dos pi votes, 2:4
y sus transfonnac iones. Tenemos pues una amplia gama de varia-
bles a contemplar en los entrenami entos.
Cuando la acc ión es inmediatamente ant erior a jugar un
medio básico en lo que hemos ll amado una situac ión diana, por
ejemplo tilla situación de 2x2 centra l - pi vote, sc acentúa la fija-
ción previa. Vnrias posibil idades provocan condi ciones diferen-
tes: ampli ar el espacio. ataque al espacio compartido, máxi mn
proximidad con el defensor directo. Ver figura l.
Otras variables que condicionan la acción sigui ente se produ-
cen si le precede un cambio de sentido o un pase de pucsto no
colillClante.
,.
_6
5 @ 4
'l
"-
' {-
/
---
O.
(3
equipo tenga Ull idioma COIllIÍ Il , todos debemos acordar la
mejor/orma de actuflr y lo que cOll sidel"flJllos acerffulo
lo
.
Se requi ere volumen de entrenmnient o y claridad de concep-
tos, un equipo neces it a mirar colecti vamente el j uego, no con di-
ferentes ojos e int erpretac iones . No supongamos que lo
dominamos de fo rma tácita, podemos caer en ese error al juzgarla
como situaciones fáci les para jugadores de alt o ni vel. o que de-
berían de tenerse dominadas porque su aprendizaje corresponde
a otros grupos de edad. hay que trabajarl o y colecti vizarlo - todos
lo entendemos igual-. Pongamos un ejemplo: en superi oridad
conseguida 3x2 central - lateral - extremo priori zar el pase imer-
medio al lateral , sa lt ar el pase como recurso.
Dominarlas impli ca prever la continuidad ant e las tres res-
puestas defensivas posibl es para amorti zar el desequi librio - par-
tiendo de la idea que se encuentra en vent aja el ataque -. Nos
referimos a:
- Anticipación o ruptura. Presión al par o impar por anti cipa-
ción para evi tar afrontar la situación o desajustar los momentos
y di stancias.
" Densidad o agrupamiento. Se acentúan las coberturas y la
predi sposición a las ayudas - basculación-.
- Barrera defensiva. La defensa decide actuar en bloque, ce-
diendo los espacios a distancia y colaborando con la porteria en
blocaje. así como el marcaje en línea de pase al pivote. Asociado
a fintas de salida y ofrec imientos.
Las situaciones se de finen no solo por una di sposición de ju-
gadores y su relación numéri ca sino por otros at ri butos que deta-
ll amos:
-Superioridades numéricas sillll>lcs 4x3, 3x2, 2x 1, con es-
pacio suficiente y distancia efica z. En el j ucgo observamos in-
ferioridades numéri cas moment áneas, en algunos casos asumidas
por el sistema defensivo, si el espacio es reducido o la relación de
di stancia no es la adecuada la finalización no tiene garantías de
eficacia.
Ampliar el espacio. Posibil idad dc movi-
mi ento previo a la recepción en ambos sen-
tidos
Ataque al espacio de responsabilidad COI11-
partida. Define la oricntación del 2x2, re-
trasa la illl ervención defens iva y es
especia lmente interesant e si el centra l es
un buen lanzador. Para inverti r el sentido
se faci lita el uso del cruce.
Di sminuye el ritmo en aras de aumentar la
fijación que provoca la posible relación
con el pivote. Las ori entaciones obl igadas
a los defensores suponen una vent aja.
IFig. 1. Difcrencias entre las diferentes fijac iones previas
1. 2. Situacioncs diana.
Pi lares, objet ivo, dominarlas, idioma común.
Defi nimos como tales aquellas situaci ones favorables al ata-
que. Lo serán siempre que se dominen los medios impli cados en
su resolución. Resolverl as es crear con inmediatez, en un movi-
miento, una clara situación de final izac ión en la que somos efi-
caces
s
. Son objeti vo primario del ataQue
9
.
Domi narl as signifi ca idenrificarlas en el juego y di sponer del
bagaje de medios adecuados. Es aquÍ imprescindible que el
12
"I gualdad numenca simpl e 3x3, 2x2 y I X1 con espa-
cios amplios, mayo res de los de partida en el 6x6. Uno de los
principios ofensivos claves es la acumul ac ión de jugadores en
una zona para crear esos espacios en las contrarias.
Las situaciones 3x3 1as contemplamos como 1Il1idmljill1cio-
l1al. En el juego actual observamos con alta frecucncia como se
resuelven éstas implicando una relación int ensa de dependencia
ent re los tres, más all á de un 2x2 con apoyo. Ambas razones nos
hacen recogerl as y entrenarl as como unidad. En las fi guras 2 a 5
apoyamos nuestra afi rmación con ej emplos II .
6 2
4 @3 I ,
.....
I .
,;
'"
....
'"
....
/ --
---.,-
e ~
G
A real iza una trayectoria ampl ia buscando el bloqueo de S, ante
la sa lida de 4, E continúa el desmarque del bloqueo dimími co.
Fi g 2. Partido Kie l - rvlontpeJlicr. Li ga de Campeones 2007-
2008
Misma situación anteri or part iendo de UIHl di sposición 2:4. En
este caso muy aj ustado a las característ icas de los jugadores A
(Pascal Hens) más eficaz en trayectorias ampl ias, y E (Sert rand
Guill e) que domi na no sólo los bloqueos sino los cambios de
ori entac ión y movimi entos entre líneas.
Fi g 3. Partido Fl ensburg - Hamburgo. Liga de Campeones
2007/2008
t
I
,;
........
-_ ....
El   l o q ~ l e o de E en 6 111 ., juego 2x2, B juega ancho, atrayendo
la atención de 6 ante una posibl e necesidad de ayuda, junto con
el cambi o de orientac ión, se posibilita así el desmarque ell juego
aéreo de A.
Fig 4. Partido Espaila - Yugos lavia. Mundi al Portugal 2003.
13
>
6
5 ,
.....
'"
'"
-------
e
Cortina de B para C y bloqueo a 2. El movimiento con E entre
3 y 4, es habitual jugar con bloqueo a 4, retrasa la intervenci ón
de los defensores y dudas en la asignación.
Fi g. 5 Partido LogrOll0 - Ciudad Rea l. Li ga 2007/ 2008
• Juego 2x2 con el pivote, donde el pivote tiene ganada la
línea de pase y las ayudas defensi vas son ret r asadas, los juga-
dores colindantes están alejados o acaban de intervenir, han sido
fijados por la acción ofensiva.
Es muy frecuent e la búsqueda de estas situac iones tanto con
movimi entos simples - Fi g. 6- o complejos - Fi g. 7-.
• Situaciones a distancia y ángu lo efi caz de lanzami ent o,
con el jugador en equi libri o corporal y ventaja dinámica - su-
peri or al defensor-, y las sa lidas defensivas dificultadas, por
ejemplo por la presencia de un pivote.
"-
"- ,
------
Fig. 6 Movimient os simpl es que conducen al 2x2 con pivote
Partido León - Ciudad Real. Li ga 2007/2008
7
61. 5
  \ J ~ - I  
--
\ ---
0 ... ---- O.
Parti do Torrcvieja - Barcelona. Li ga 2005/2006
Fi g.7 Movimientos simpl es que conducen al 2x2 COIl pi vote
Existen cuatro variabl es fundamental es que delCrlllinanla si-
(unción de lanzami ent o: di stancia, ángul o de tiro, cont ro l mOl or
y oposición. En un est udi o reali zado sobre los primeros cl asifi ca-
dos en el ivl und ial de Francia 200 1
12
comprobamos que el 88%
de los lanzami entos en (l taque organ izado se rea li zan al menos
con un defensor en línca de tiro y/o contacto. Esa nfinnac ión se
obserl'{l el/ cualquier ¡J(frfido de allo l1i l'el hoy día. Será acepta-
ble para l/l/estro maque crear /f il a silllaciólI de lal/:alll i e11lo a
diswllc;a en // 1/0 loca!i:acióll de eficacia, si /0 defel/sa es d(fi-
culrada en Sil acción o /0 obligamos a dividir Sil atenciólI. y n/les-
Ira jl/gador se ellCllel/lra en eqllilibrio dinámico.
1.3. Procedimientos tácticos.
Coordinación de medios, estratégico, adaptabl e. fragmenta-
bl e.
Recurro aquí a la excelente defini ción del profesor Antón, J.L.
( 1998)13 : COI!j/l IlIO de acciolles y medios láClicos ell la:ados y
coordinados seglÍlI /111 orden illiciallllel1le establecido q/le se
({jllsta ala explolaciólI de los plll lfosfllerles o líneas pOlel/ciales
de jiter:a del propio eq/lipo. y enjifllciólI de las resp/lestas pre-
\'isibles del eq/lipo ad\'ersal'io
I4
.
Siguiendo la analogía de la constl1l cción. nos encont ramos en
la fa se de terminación de la obra. donde se une la estruct ura dan-
dale el aspecto fi nal y los servicios que le dan habitabi lidad. Re-
sa lt ar una dobl e fUll ción paradój ica: en el proyecto - ant es de- la
idea fi nal aClúa como agente director, al igual que en el desarroll o
de la cimentación y la colocac ión de los pil ares, en la félse de aCél-
bado pierde esa jerarquí a subordinandose a lo di sponibl e. Expre-
sado de otra forma. los procedimient os como idea final
condi cionan el trabajo sobre la circul ac ión de balón, la final iza-
ción y las situaciones diana, pero luego ti ene que adecuarse a las
caracterí st icas del bagaj e conseguido por el equipo. Recuerdo que
este edifi cio necesi ta ser habitado con prontirud.
Respec to a los procedimi entos anoto algunas reflexiones
prácticas que me auto impongo 11 0 olvidar:
• El número de Qoles conseguidos con procedimi entos tacti cos
es aprox imadament e un lercio del resultado finaJl 5 . Los a iras
dos tercios corresponden a medi os bósicos o acc iones indi vidua-
les. ¿Por qué, a veces, le concedemos mayor peso en nuestro en-
trenamiento y análi sis del equipo? ¿Qui zás porque nos dan
seguridad, pensamos que control amos mós el juego y es parcela
mós exclusiva del entrenador? ¿Tal vez porque es mós fácil que
corregir las acciones individuales de los j ugadores?
En un estudi o propio sobre mi equi poJ6 (B. Rochelamben .
0 .1-1 . B. Temporada 1999/2000) los ataques en sistema osc ilaron
ente el 27 y 54%.
• En muchos casos los procedimi ent os son anál ogos o igual es
en diferentes equipos, a mi entender esto es a veces debido al ex-
ces ivo mimeti smo con el que actuanlOs
l 7
. La ca lidad de la re-
alización. los mati ces. v el ajuste tóclico marcan la diferencia. No
nos perdamos buscando soluciones genial es revolucionari as sino
en aportar ca lidad y sentido a lo que hagamos. Sutil es pero cohe-
rent es avances son el camino.
• Se suele observar el uso reit erado sin justifi cac ión lógica.
de lIllOS procedimientos en detrimentos de otros. Nos ll eva a uti-
lizar en competi ción un número inferior a lo entrenado. en con-
secuencia a desperdi ciar tiempo de entrenami ent o. El gusto, no
siempre argumentado, de entrenador y j ugadores, o de uno u otro,
por determinado número de ell os ti enen en ocasiones más peso
que el anólisis estratégico. Como los jugadores, en situaciones de
tensión, respondemos con automnti slll os tomnndo las mi smas de-
cisiones, aquellas que nos dan más seguridad. Debemos anal izar
el plan de construcción del equipo y el estrnt égico de los partidos,
así C01110 el aná li sis de nuestras respuestas t{¡ cti cas con la seri edad
y perspecti vn adecuadas.
• Coordinar a cinco o se is jugadores, en situaciones de estrés.
tomando dec isiones en poco ti empo, exige claridad en la di stri-
bución de roles, entre ell os determinar quién dec ide qué hacer y
cómo lo cOllluni ca: el entrenador, el cent ral, el cent ral salvo orden
del ent renador. Se debe clarifi car al colectivo y exigir de forma
tajant e el respeto a la di sciplina de juego acordada. Lo contrario
puede proporcionar resultados positi vos moment áneos, a largo
pl azo deteriorará el rendimi ento del grupo.
• Los procedimi entos elegidos ti enen que poder organi zarse
en una estructura que facili te su aprendi za je v recuerdo en cual-
qui er circunstancia. El esfuerzo del j ugador debe centrarse en
adnptarse al entorno cambi ant e del juego, no en no equi vocarse
en cumplir lo previsto. Esa organi zac ión debe colaborar con el
principio de incert idumbre, engall a y sorpresa para el adversa-
n o.
• El juego organi zado favorece la creati vidad del jugador. La
creati vidad bajo la exigencia de la veloc idad del juego se mueve
en el terreno del conocimiento intuiti vo, de la semi consc iencia,
el j ugador no siempre sabrá expli car porque hi zo tal cosa. pero
sa li ó bi en. Esta capac idad se sustenta en una base emocional de
confi anza en la toma de dec isiones. cogniti vo de estrategias de
pensamiento. y percept ivo de interpretac ión del entorno. Pero,
entre otras condi ciones. se ve faci litado por el orden de lo que
percibe y la ant icipación de lo siguient e. Si los movimi entos co-
lectivos no se ordenan no podrá liberar su atención de la ejecu-
ción, el ent orno será compl ejo de interpretar, y los ajustes
demasiado ampli os. Imaginar un pl anteami ento extremo de juego
libre y sin entrenar. Para ell o Iluestras propuestas deberan tener la
fl exibilidad lógi ca y nuestra dirección de equipo otorgar la con-
fi anza necesari a.
14
• Consecuencia de lo ant erior se impone utili zar tina metodo-
logía donde los e jercicios trasladen a la acción los principi os de
juego, convirti endo en hábit o. cn bagaj e del j ugador, conductas
motri ces adaptadas. El principi o de espec ifi ci dad es csencial para
,
crear aut omatismos percepti vos. Las situaciones buscarón pro-
vocar una repeti ción vari abl e, es dec ir frecuencia de apar ición
con cierto grado de aleatori edad necesari a. La exigencia de velo-
cidad en las respuestas es una móxima.
2. CONSIDERACIONES PARA EL DISEÑO DEL
J UEGO.
Normas, referencias, guías.
En el primer apartado hemos agrupado los medi os técni co -
tácti cos segúll tres cal egorí as, en este segundo apartado vamos a
buscar las guí as que nos permitan elaborar el di scil o final del
juego con estos material cs. Los principios túcti cos, la importancia
de la col ocación del pi vote, los patrones de juego, su secuencia
tempora l y la idea de modelo de juego son anclélj cs conceptuales
necesari os para ell o.
2.1. PRI NCIPIOS TÁCTICOS GUÍA.
Ideas ori gen, impregnan. orientan.
En la elecc ión de medios o elaboración del di seilo del j uego
se deben respetar los principios tácti cos del juego, nosotros
vamos a considerar de forma preferent c los sigui entes :
• Cr eación de incertidumbre al rival y di sminuci ón de la
propia. La esencia del cOlllporwl1IielllO láclico eSf(; ell el ellgmlo.
la simulación y la sOlpresa
lS
. Debemos evitar ofrecer seiia les
signifi cati vas que permitan anti ciparse a la defensa - gestos. mo-
vimi entos o cambi os de ritmo -, sobre un mismo indicio percep-
ti vo - un movimiento de ini cio - se propone dominar diferent es
continuidades o variables signifi cati vas, ver fi g. 8. o incluso uti -
lizar seiiales que provoquen el engaiio - finta tócti ca col ecti va·.
fi g. 9. Somos Il1 ÓS seguros aumcntando el conocimi ento de mi s
compaiicrosJ
9
, un vocabulari o común de seiiales y de int erpreta-
ción del juego, ant icipando las pos ibl es respuestas defensivas .
Debemos acertar en el aj uste de la cantidad de propuestas al ritmo
de asimilaci ón del equipo.
• Reducción del nÍlmero de cITares. Nuestro repertorio se
ajustaró a la capacidad de asimil ación del equipo en el ti empo de
trabajo di sponibl e, incluye aquello que dominamos. La competi -
ción es la eva luac ión por excelencia. Esa es la interpretación ca·
rrecta de este pr inci pi o. el equili bri o entre el nivel de nuestro
Contra 5: J. Abre el espacio. Creación de
difi cultades en cambi o de oponente a 4 y
7.
Pi vote en el centro. Centra l se desdobla.
ai sla a 5 y ofrece una dobl e línea de pase
al ext remo.
Con pivote entre lateral y central defensivo.
Ex tremo en cortina o bl oqueo para el
lat eral.
Granollers contra Bidasoa. Li ga ASOBAL
2006/2007
Mi sma situación, extremo alarga el
desdoblami ent o hasta lateral - central
defensivos cOlllrarios o último - penúltimo.
Se ofrece un j uego abierto rompi endo el
bl oque
Mi sma referenci a.
Pi vote entre central y lateral defensivo.
Bloqueo indirccto para el extremo.
Mi sma referencia.
Logroil o contra León. Li ga ASOBAL
2006/2007
Pi vote entre centrales. Central inviert e su
trayectori a aprovechando los bl oqucos
interi ores.
Logroil o contra AITate. Li ga ASOBAL
2006/2007
Mi sma posición. Cruce para el extremo.
Mi sma referencia.
Vall adoli d eontra Altea. Liga ASOBAL
2006/2007
;Vli sma pos ición o bloqueo fron tal del
pi votc sobre 5. Cruce fuert e de lateral es
en el centro, o palllalla para C. Continuidad
con bl oqueos exteriores para B.
Misma referencia.
Misma posición. Bloqueo exterior para B.
Mi sma referencia .
Fi g. 8. Diferentes variant es sobre un mi smo movimi ento de ini cio. Circul ac ión dcl extremo que rec ibe del central, permuta de
éste con lateral (Rusa).
15
I   - ~ ~
~ ~ 6 ~
6 ~ ~
" 5 @ 4 '!I / .; , S@!fjJ
-- - - J-1- 1
'--- - ~ / :Y
- - - ~
------ '"
O _____ <3
O ~ < 3
O· O·
Fig. 9. Finta táctica colecti va.
modifi ca para sorprender ante la anti cipación o relajación defensiva que Sobre un movimient o ini cial habihml del equipo se
cree prever el sigui ente movimi ento.
Alemania. EUrDcopa de Noruega 2008
equipo. la cantidad y comple jidad de lo que le proponemos y el
tiempo que puedo dedi car a entrenarlo. Metodológicamente la re-
peti ción variabl e es insustituible, y sólo concluye la fa se de
aprendizaje cuando lo utili zo con fiabilidad en la difi cultad de
los partidos. No sólo se trata de incorporar una seri e de movi-
mi entos al bagaje de acción del equipo, debemos hablar también
de principios de funcionamiento, de actitud, de hábit os necesarios
en la competi ción.
• Sincronización espacio - temporal de las acciones. Qué,
cómo, dónde y cuándo son las preguntas que definen la acción.
Los ajustes de los ritmos v momentos de intervención requi eren
más ti empo que los ajustes espacia les, una vez conseguido se
eleva exponencia lmente la calidad de lo reali zado. La ocupación
Sistema: Cruce B -C para crear espacios para el 3x2 de A-E-F
(Yugoslavia)
Alargando C su trayectoria posibi lita convert ir el 2x3 en 3x4
defensivo
de espacios no es sólo una cuesti ón de cumplir el gui ón colecti vo,
sino de guiar con sentido las acciones indi vidual es, de rentabilizar
el espacio indi vidual en función del objet ivo colecti vo. Pongamos
el ej empl o en un procedimi ento de superi oridad numéri ca fre-
cuentemente utili zado. Fig. 10. Los jugadores tiencn tendencias
indi vidual es, un ritmo propi o de ej ecución e inclinaciones espa-
ciales. El entrenamiento y el conocimi ento prácti co del compa-
fiero son irreempl azables.
• Ayuda mutua. En el di seii.o y en la ej ecución cada acción
debe crear ventaja al compaii. ero. por mínima que sea. Directa o
indirecta. No siempre cumplimos con este principio tan obvio, es
habinml observar cruces, permutas de puestos o desdoblami entos
que no producen movili zación o desequilibrio defensivo, bi en
Trayectoria abierta de A con la pérdida de espacio para el 3x2
(Diferente es haber previsto un bl oqueo exterior)
Retarda A su ini cio, recibe alejado y permite ti empo a la
basculación defensiva .
Fig. 10. Errores de coordinación espac io - temporal en un procedimi ento sencillo en superioridad númeri ca
16
.,
por la mala ej ecución indi vidual bi cn porque se di seilall como
1l10vimi cl1l os ai slados de la sigui ente acción. Muy relac ionado
con lo comentado es el adecuado moment o de la sigui ent e inter-
vención, las acciones simultáneas a las del poseedor y la elección
correcta del pase. En la sigui ente fi gura podemos observar cómo
un pase de más en movimi entos habitual es reducen la posible
ventaja
20
.
• Respeto a la disciplina táctica. Es norma hablar de juego
libre, diri gido y prefabri cado. Todos ti enen su organi zación y
grado de acuerdo elllrc los jugadores. El grado de libertad lo de-
bemos de asumir todos, este puede y debe ser vari able, lo ideal es
alternarl o y adaptarlo a los momentos de partido. Pero siempre
tambi én hay que buscar el equilibri o en los medi os para ll egar él
6 111.
• Variación y alter nanciu. De medios, zonas, jugadores. rit -
mos y momentos. Relacionado con el principi o de incertidumbre
el objeti vo es ll evar la iniciati va en el juego, evitar la adaptación
defensiva. Es prácti camente un arte, la experi encia es insustitui -
ble, saber explotar una vent aja has ra justo antes que se adapt e el
ri val, guardarla para otro momento, utili zar un seii.uelo, sacrifí car
una pi eza, nos sumerge en un estimulante juego. El eq uipo pre-
visibl e se conviene en débil. Observamos constan tes en el com-
port ami ento de los equipos ant e determinadas vari abl es del juego:
si están por debajo, después de dos goles, si cambia el sistema
,
,
--
----
Fig .. 11. Movimi entos donde un pase int ermedi o permi te la reest ructuración defensiva. No se rentabili za al máximo la acción
Jrevla .
debe ser una decisión estrat égica
21
conocida por todos. Una di s-
tribución de roles aceptada previament e se debe respetar en su
int egridad por todos, inclu ido el entrenador. Nos sucede con de-
masiada frecuencia que una ruptura de lo pactado con éxito es
obviada, o que an te una toma de decisiones permitida sin éxi to le
es retirada la confianza al jugador. Exigencia con nosotros mi s-
mos, fidelidad a una idea, coherencia con el grupo.
• Equilibrio. Me da la impresión que es uno de los principi os
mús recurrentes, estamos todos de acuerdo en apli carl o a los es-
pacios ocupados, zonas de finali zac ión, medi os utili zados, o es-
fuerzo invertido. Pero para interpretarlo correctamente debemos
mati zar algunos aspectos:
• Este principi o no es asépti co. debe ponderarse con las carac-
terí sti cas propias y del ri va l. No podemos repartir por igual las
zonas de fina li zación frent e a una de fensa 3:2: I que contra un
6:0 con poca salida. Si en nuestro equipo destaca la eficacia de
nuestro pi vote la di stribución debe ajustarse a esa cual idad. Lo
importante de ese ajuste es determinar la desviación típi ca admi-
sibl e, el mínimo necesari o para el rendimi ent o y el abuso contra-
producente.
• Det erminemos la unidad de referencia a la que apli camos
los valores elegi dos. ¿Cada ataque? ¿cada encuentro? ¿una part e
de la competi ción? El crit eri o de interpretación lo marcamos no-
sotros, con lógica, desde la comprensión profunda del juego y la
dimími ca de la compet ición.
• Especial tratami ento al concepto de simetría.
En anchura. El ataque debe ofrecer soluciones en ambos sen-
tidos. Dos anotaciones important es:
• Es un concepto colectivo muy relacionado con el trabajo in-
di vidual. Saber y querer jugar en ambos sentidos es exigible al
equipo y a cada jugador.
• Hace referenc ia a la frecuencia de uso y a la efi cacia. Amor-
tiguar el lado débi l requi ere UIl trabaj o y atención continua.
En profundidad. El lanzami ento a di stancia y las sol uciones
en 6m. SOIl complement arias, se ayudan recí procamente. Como
comentamos en el apartado sobre la capacidad de fínali zación,
17
defensivo, en las rotaciones, etc. No olvidemos que manejamos
recursos humanos, la estrate2ia no debe raptar nuestras dec isio-
nes. las ori enta. Los jugadores suj etos a vari aciones emocionales
y tl sicas nos conducen a un juego dondc las pi ezas y posiciones
del tablero mutan constantemente, tenemos que leer cada sillla-
ción y adapt ar nuestros 1l10vimi entos
22
.
• Adaptabi lidad. Como expusimos en la fi gura S nuestras
propuestas deben tener sufi cientes vari ant es que permitan adaptar
el di seli o estratégico para cada partido, no podemos crear siste-
mas nuevos cada semana o cada tres (Has. Igualment e debemos
saber romper el di seilo previo para adaptarnos a circunstancias
concretas no previstas del partido. Ver figura 12. Para poder adap-
tarnos tácti camente, sobre e l juego, los procedimi ent os deben
dejar abiert as dos - mínimo - o tres - ideal - opciones de conti-
nuidad en cada movimi ento
23
. Ver ej empl o de la figura 13.
2.2. LA COLOCACIÓN DEL PIVOTE.
Referencia, di stribuye, organi za.
Lugar preferente en el di seil o del j uego y en su análi sis ocupa
la colocación del pi vote. Impli ca Ull a elecc ión sobre la di stribu-
ción del equipo, los espacios y los emparejami entos, y marca las
opciones de juego. En el juego actual se concede al pi vote una
elevada import ancia como ej e del juego. No hay equipo dc ni vel
que no di sponga de un gran jugador en esta posición, una de las
caracterí sti cas funda mentales de estos es la capacidad para ganar
la posición - bloqueos - en 6m, huelga hablar de su ca lidad en la
recepción y efi cacia en sus acc iones con bal ón - exc lusiones,
7 m, goles -. El sentido táctico de su posición difi ere según se re-
laciona con una propuesta de juego directo o indirecto sobre o a
partir de él. Lo expli camos en la sigui ent e tabla (Tabla 11 ):
'Jo
6
5
'l
"
4 /
,
-"
-
..-
--- ---
a
G
En esta situación de superioridad se produce un emparejamiento
fa vorabl e pClra B - fintador - frente a 4 - probl emas en el 1 x l .
Parece lógico fijar a 2° y crear espacios para el enfrelami cnl o
'Jo
6 'l )
" 5
t
4.....- /
'-- ---... L-"
a -- ;¡-.:-- G
El equipo se cmpei'ió en jugar el sistema preparado, habitualmente
el primero que utili zan, para superioridad numérica ignorando la
circunstancia creacla, ccrrando espacios y habilitando a 4 - alto
y bueno en blocaj e - fr ente a lanzador. Perdi ó el balón en pase a
E.
Fi g. 12. Li ga ASOBAL 2007/2008. Error táctico de adaptación por seguir el di sella estrategico.
Contra 6: 0
7'--.
  3 /
& ..--"

..... O
Procedimi ent o base conlra 6:0.
Esloveni a cont ra Alemania. Europeo 2008.
Antequera contra Torrevieja. Li ga ASOBAL 2007/2008
Contra 6: 0
l . Pase a pi vote
2. Cruce con bl oqueo para C.
3. Lanzami ento.
4. Amago pase y penetración ant e presión.
5. Superi oridad.
Contra 6: 0
7 _ c I

3 ..--,,/
¿- -
::: ::: :. .. -p --..
G
..... O
l . Pase a B.
2. Juego 1 x 1 y opciones de pase a pi vote.
3. Pase a lateral contrario por presión.
4. Continuar y usar bloqueo pi vote por presión.
Contra 6: 0
l . Dos espacios de lanzami ento según 5.
2. Opciones de pase a E o B según defensores.
3. Continuidad con A en cruce o penetración.
Fig. 13. Ejemplo de opciones de continuidad en cada fase del procedimi ento.
Tabla 11. Opciones dej uego en relación a la posición del pivote
SOBRE PIVOTE DESDE PIVOTE
Movimi entos fuertes sobrc su zona, generalmente El pi vote general difi cultades en la intervención
JUEGO DIRECTO cruces. Se presupone ventaja en la relación que se defensiva. Despl azamicnt os cn la zona: salidas di·
propone. námi cas de bl oqueos, cortinas, desmarques.
JUEGO
Movimi ento de fijación en zona contrari a, recia· Movimientos en la zona de pivote para crear espa-
man ori entación defensiva. Situaciones con espa- cios en la contrari a.
INDIRECTO
cios para 2x2 o bloqueos facilitados.
18
JUEGO DIRECTO
JUEGO
INDIRECTO
SOBRE PIVOTE
Contra 6: 0
Contra 6: 0
6 5
+
-
Contra 6: 0
/
-"
..-
G
Contra 6:0
Fi g. 14. Ejempl o de diferentes opcioncs dc juego de un movimi ento según posición del pi vote
DESDE PIVOTE
____ 2
3
/
-"
-
..-
G
Ell la fi gura 14 se traduce la tabl a 11 a un cj cmplo donde un mi smo movimi ento se ve modifi cado según la posición del pi vote y
la intención del juego.
¡'Iemos hablado del sentido del juego según la posición del pi vote, en la sigui ente fi gura realizamos Ull análi sis de las consecuencias
de ésta sobre otro movimient o simple.
Pivote entre 3 y 4 PIVO:rE ENTRE CENTRAL Y LATERAL DEFENSIVOS ZONA CONTRARJ A A
BALON.

Opciones:
< Jugar 2x2 C-E. Directo o previa fij ación de A. Bl oqueo a 3, salida dinámi ca buscar
6 5 /
pases de B.
< Bl oqueo largo para A.
,
..-
< Fij ac ión de A y 2,2 bloqueo a 4 .

< Fint a a punt o fuerte de A, pase a E.
< Si hay sa lidas de 5, desmarques de E.
O· G < Cruce y pantalla para A. Trayectori a larga.
< Cambio de dirección a punto débil de A o pase a B para jugar con espacios.
Pivote entre 2 y 3
1"7
PI VOTE ENTRE PRJ MERO y SEGUNDO ZONA DEL BALÓN.
Opciones:

< Liberación máxima de espacios lado cont rari o.
< Trayectoria al int eri or de C.
"6 /
< Juego hac ia el exterior (fint as, bl oqueos). Conexión con el extremo .
...... __ 5 _ .....
< Cruces y pant all as para A en trayectori a larga.

< Juego sin balón de F.
O· G
Pi vote entre 4 y 5

/
PI VOTE ENTRE CENTRALES DEFENSIVOS
Opciones:


< Densidad en el centro. Libera espacios exteri ores.
< Exigible capacidad de lanzami ento de A y C.
"
/
< Coordinación de pi vote en bloqueos y dcsmarques. Va lorar salidas de 4 o 5. ,
..-

< Cruce entre lateral es. Continuidad de B por exteri or.
O· G
Fig. 15. Incidencias de la colocación del pivote cllun procedimi ento simpl e.
19
Pivote entre 5 y 6

PIVOTE ENTRE CENTRAL Y LATERAL DEFENS IVOS ZOI A COI TRARIAA
BALÓN
Opciones:
6 5 4 3 < Recorri dos de E si existe sali da de 5 ó 4
" ,/ < Opciones de pase directo C - B, juego 2x2 B - E.
--

--
< Espacios para A.

< Fijación de 4 por A libera espacios en zona de latera l. Cambio dc sent ido de l balón
0 - e
A-B. Cruce con C. posibilidad de penetración, juego con E.
Pivote entre 6 y 7

PI VOTE ENTRE ÚLTIMO y PENÚLTIMO ZONA CONTRARi A A BA LÓN.
< Juego de espacios para 2x2 ó 3x3.
< Bloqueo exterior o desmarques a la vuclt a del ba lón.
" 5
4
,/
< Fijaciones para pase a E.
--


e
Fig. 15. Incidencias de la colocación del pivote en un procedimiento simple.
2.3. I'ATRONES HABITUALES. 2.4. SECUENCIA TEMPORAL DEL ATAQUE POSI-
Situaciones comunes, síntesis. CI ONAL.
Con demasiada frecuencia di seiiamos Iluestro ataque como
suma de procedimientos, éstos son el resultado de ensamblar me-
dios de forma simultánea o suces iva, coordinaciones más o
menos complejas. El entrenador y el equipo necesitan tener una
visión globa l de su juego, una síntesis manejable. Una relac ión
descript iva de los procedimient os, sus coordi nac iones de medios
no es abarcable durante la acción y en ocasiones tampoco en la
renexión fuera de la pi sta. Debemos encontrar formulaciones úti -
les. descripc iones más sint éticas de lo que se realiza, lo que de-
finimos como patrón de j ueg0
2
"".
Parti endo de la observación de la competición de alto nivel
hemos extraído una seri e de patrones que nos permi ten cont em-
plar una síntesis del juego actual. En la tabla IJl podemos
comprobar como esos patrones emergen en los di stintos procedi-
mientos. y nos permiten realizar una observación susceptible de
clasificarse. organi zarse y manipularse. En la tabla se hace refe-
rencia a ejemplos expuestos en la figura 16 recogidos de la liga
ASOBAL. Es una muestra representativa de lo observado
para elaborar los ít elll s, patrones. de la clasificación.
Ta bl a 111. Patrones de funcionami ento de los IHocedimi entos
SITUACIÓN / EJ EMPLOS
Conti nuo. fá sico. fragmentable.
Por deducción lógica la secuencia tempora l dcl maque po-
siciona l seria la sigui ent e: circulación de balón ....
mient o .... sitllación diana .... fina li zación. Siendo esto así
hay que ai'tadi r UlHl seri e dc puntuali zacioncs sin las cuales se
convert iría el1una especulación teóri ca dificil de cncaj ar en la
alidad del jucgo y poco útil para el entrenador, incluso le podría
hacer errar en sus planteamientos.
<> Esta secuencia cs una exigcncia para el equipo cuando
existe equi libri o entre los contendientes, lo habitllal cn alto ni vcl.
Si la diferencia es clara puede ser sufi cient e hacer ll egar el ba lón
a un emparejamiento con ventaja, superar al contrario sin gran
dinamismo o mancjando medios tácticos básicos aislados.
<> Si no se alcanza el objeti vo de eficacia plantcado como
modelo de rendimi ento del equipo es neccsario anali zar cada fase
por separado y las secuencias. Se puede fa ll ar en la finali zación
y el resto eSlar cOITeclo, o realizar el proccdimiento sobre una
mala circulación, o estar todo correcto pero mal cnlazado.
<> Se observarán fina lizacioncs en diferent es momcntos
del maque, cuando es fr uto de aprovechar un error defensivo ob-
servado el ataque es fl exible y se adapta al juego, cuando no es
así debemos averiguar las causas para intervenir. Para ell o debe-
I 2 3 4 5 6 7 8 9
1. TRAYECTORI AS LARGAS. (Mas alla del puesto colindant e) X X X X
TRAYECTORI AS PARALELAS DOS J UGADORES X X X
CORTINAS X X X X
2. PERMUTAS (Ori gen o respuesta) X X X
3. CRUCES ZONA DE PI VOTE X
ZONA SIN PIVOTE X X
4.BLOQUEOS 1" LÍNEA DEFENSIVA (di rectos e indi rectos) X X X X X
5. COORDINACIONES CON PI VOTE (cruces. pase y va.
X X X X X
bloqueos en 2
a
linea
6. TRANSFORMACIONES DEL SISTEMA:
EXTEMOS SIN BALÓN X
CON BALÓN
PRIMERA Li NEA SIN BALÓN X X X
CON BALÓN
20
Ejemplo 1: Ejemplo 2:
Algeci ras contra Val ladolid. ASOBAL
200612007. Defensa 5: I
Torrevieja contra Bidasoa. ASOBAL
2006/2007. Defensa 5: I
Ejemplo 3:
León contra Ciudad Rea l. ASOBAL
2007/2008. Defensa 5: I
" ,/
6 S   Z .
e
o {}7:J -
Ejemplo 4: Ej emplo 5: Ejemplo 6:
Altea contra Bidasoa.ASOBAL
2006/2007. Defensa 5: I
Zaragoza contra Algeciras. ASOBAL
2005/2006. Defensa 6:0
Almcría contra Portlancl . ASOBAL
200612007. Defensa 6:0
7

5 4\ '!> ,/
V-= -
O'" 0 - e
Ejemplo 7: Ejemplo 8: Ejemplo 9:
Zaragoza contra Va ll adolid. ASOBAL
200612007. Defensa 6:0
Torrevicja contra Barcelona. ASOBAL
200512006. Defensa 6:0
Arrate contra Bidasoa. ASOBAL
200512006. Defensa 6:0
Fi g. 16. Ejempl os de procedimientos ana lizados cn la Tabla 11 1. Tomados de la Liga ASOBAL. Elccción aleatoria, mitad cont ra
5: l y mitad contra 6:0
mos contemplar los diferentes planos de la acción: motri z, lécnico
y decisional.
<> Si afirmHmos que sólo un tercio de los goles se consi-
guen complctando el procedillli enlo debemos adecuar nuestra
evaluación a ell o. Establecer la di stri bución propia de nuest ro
equipo y el perfil que pretendemos alcanzar.
<> Si el desarrollo de la secuencia es completa las opciones
de alcanzar nuestros porcentaj es de efi cacia deben aumentar. Si
no es así debemos pensar en un error estratégico o de apli cación,
en la ej ecución o en la elección de los medi os.
<> Los goles conseguidos con la impli cación de todo el
equi po según un plan trazado y entrenado, completando todas las
fases , ti enen un valor aiiadido dc cohesión del grupo y refuerzo
del trabajo.
<> Las diferent es fases se condicionan recíproca mente.
Como si de un gesto técni co se tratara lo inmediatamente anterior
y posterior modifican cada fa se.
<> Por este razonami ento la circulación de balón condi-
ciona toda la cadena de acontecimi entos. No puede perdcr el sen-
tido táctico, mover el balón por moverl o son más oportunidades
de perderlo. Repasemos los índi ces de nuestro equipo como
punto de partida
25
.
En la fi gura 17 se realiza una aproximación representativa
de lo expresado.
21
2.5. MODELO DE J UEGO DE ATAQUE POSICIONAL.
Estil o, elección, consi stencia
No podemos dominar el espectro completo de posibil idades
que nos ofrece el juego, para compet ir selecci onamos un níl -
mero de opci ones que creemos ajustadas a nuestra pl antill a.
Esta elección ca r acteri za a nuestro equi llO y lo diferencia de
otros, gener a un perfil, un estil o. Véase, por ej emplo, como ante
la defensa 5: I del Ciudad Real el GUl11mersbachjuega explotando
los espacios laterales sin liSO de desdoblami entos
26
, mi entras Lo-
groiio contra la mi sma defensa y el mi smo riva l prima los desdo-
blamientos de extremos; equipos como Alemania o Polonia se
caracterizan por movi mientos largos de pri mera línea, permutas
y cortinas, mi entras Eslovcnia o Croacia acrúan más
ment e.
El esti lo 11 0 es sólo una cuestión de elección de medi os sino
de un cngranaj e de principios y formas de conducirse que tt·asla-
dan una int erpretación común de l juego. Cuando esto es así se
observan constantes que dibujan las huell as dactil ares del equipo.
Pongamos un cjemplo si se prima la corrección táct ica sobre el
ritmo o viceversa se está realizando una elección importante,
estos equipos jugarán a di ferente velocidad, en los tiempos
tos oiremos comentarios diferent es, su flujo en los part idos tell -
drán momentos diferentes, en definit iva cul turas di slintas que se
* El centro está ocupado por el % de efi cacia referencia.
,;c EI puente más ancho es el más seguro.
>1< A más amplitud en la base ci rcular más anchura en los puentes.
>1< Exi ste un límite en la modi ficación de la fi gura, tras el cual
la relación se uede in vert ir
Fig. 17. Fases del juego de ataque posicional
plasma r{¡ n en el cnmpo y en las relaciones.
Los condi cionant es que se valoran para esta elección son va-
rios: mi equipo, los adversarios, la competi ción. las posibilidades
de eIll renamieIllo. Como en toda decisión tambi én están implica-
das las caracterí sticas propias del que la realiza, el entrenador. Es
muy difi cil pretender sacar el máximo rendimi ento a un equipo
en contra de nuestras propias tendencias, si no has podido elegir
tu plantill a, debes buscar el espacio común en el que ambos os en-
contréis cómodos dent ro de la exigencia. No estoy hablando de
negociac ión sino de incorporar la cultura ba lolll1l anisti ca de nues-
tros j ugadores como un elemento imprescindible a considerar. El
obj et ivo es el máxi mo rend imi ento en competición, sacar el
múx imo de cada indi viduo impli cado, jugadores y técnicos,
y la res ul ta nte del colecti vo. Cada entrenador tenemos unas ca-
racterí sti cas úni cas, nos vemos infl uenciados por otros durante
nuest ro crec imiento, pero no existen las clonaciones, son dema-
siadas facetas las que se mezc lan en nuestras int ervenciones.
Existen ent renadores capaces de impregnar a cada equipo que di-
ri gen con sus for mas. su idea de juego y de comportamient o. po-
demos hablar eIll Ollces de "balonmano de aut or,·n . para mí es UIl
esca lón superior de nuestra profesión
1s
.
Para poder competir es impresc indibl e tener confi anza. El
grupo debe creer en lo que hace, y esto impl ica que lo que se pro-
ponga debe ser coherent e y asequible. La coherencia inter na
del modelo nos ay udará a tra nsmit irl o y conseguir que el
gr upo lo as uma como suyo.
En todos los equillOs que he entrenado 11 0 he encontrado
fu erza más positi va que el orgull o de pcr tenenci a
29
• El estil o
de juego es ta mbi én una seila de identidad. Un argumento
emocional pél rH el entrenador .
Si bien ésta es una elecc ión a reali zar previamente al co-
mienzo del trabaj o nunca se dej a totalmente cerrada, ya que el
conoci mi ent o más profundo del equipo que emana de los entre-
namientos y la competición casi siempre nos recomi enda reali zar
madi fi caciolles.
C0l11 0 refl eja GARCiA, J.A. (2005)30 el entrenador debe
22
concretar y definir con rigurosidad la forma de j uego, ell o le fa-
cilita identificar los contenidos de trabaj o, el ti emllO es limi-
tado, y ayuda a eva luar a l equipo. Para evaluar algo debe estar
delimit ado, defin ido. El concepto de j uego no es nada si no im-
pregna cada acti vidad del equipo, Ull ej ercicio de ent renamiento
no puede obviarl o, en ese proceso de concrecióll . de operati vizar
radi ca la difi cultad y la aportación funda ment al de cada entrena-
dor. La fi gura 18 int ent a resumir lo expuesto.
-
~
/ I RJ VALES I
I EQUIPO IICOMPETICIÓNI I ENTRENADOR I
~ I
ENTORNO
I
/
..
I CONCEPTO DE JUEGO DE ATAQUE POSICIONAL
I
...... ......
I PRINCIPIOS I

IMODELO DE JUEGQI
I I
-- ---
I
METODOLOGÍA
I
I MEDIOS TÁCTICOS COLECTI VOS I
.¿}..
<===>
.¿}..
EJERCICIOS DE MEDIOS TÉCNICO-
ENTRENAMIENTO TÁCTI COS INDIVIDUALE<
"Sejffega como se elllrel1{/"
Fig. 18. Génesis y consecuencias del modelo el e j uego
La experiencia me permit e ident ifi car Hlgunos errores de con-
cept o y de práctica que pueden minimizarse si tenemos siempre
presente los siguient es axiomas:
<> Los principios del juego se entrenan. I o sólo entrena-
mos movimi entos. Los incorporamos a todos los ejercicios y ela-
boramos específi cos para ell os. Hay que interi ori zarl os en la
acción.
No ca igamos en el error de pensar que la información verbal.
la refl exión, puede sustitui r a las vivencias en la acción. Si el prin-
ci pi o de altemancia es básico para nuestro j uego exij amoslo en
los ej ercicios. plant eemos ej ercicios donde su observancia con-
duzca al éxito. Si la idea di rectri z contra 6:0 es la de ut ili zar los
espac ios exteri ores, además de incorporarlo en los procedimi en-
tos ent renémoslo especí fi camente.
<> No se aprende sobre el vacío. Jerarquizar y relacionar.
Buscar patrones de inclusión.
En la comuni cación utilizamos los conceptos que ya posee-
mos para interpretar los mensajes - anclajes conceptuales-, al
aprender movimi emos nuevos lo hacemos sobre lo que domina-
mos - patrones motores-, al resolver situac iones aplicamos nues-
tros mecani smos de respuesta. Desde una perspectiva motri z
todos vemos la lógica de dominar la habilidad del desplazami ento
C0l11 0 patrón que sustent a al desmarque y la fin ta, y éstos al pase
y va. penetraciones o cruces. Lo que parece más simpl e comi ene
además lo común a otros medios,l lo entendemos C0l110 el co-
mi enzo de la progresión y el catali zador. Apliquemos esa idea al
construir el j uego de ataque, busquemos uno. dos o tres pat rones
~  
que contengan al modelo, y comencemos por ahí. Es un grave Tabla IV. Análisis básico de los jugadores del equipo.
error, yo lo he cometido, ir sumando procedi mi emos C0l11 0 co-
mi enzo, agruparl os según la defensa a atacar, parar cuando pen-
samos que son sufi cient es y entonces pensar en otras cosas. El
aprendizaj e no funciona por acumul ac ión, necesit a sus chuletas.
A mi entender hay que buscar esos patrones en los principi os e
ideas di rectr ices del juego, inclui r los movimientos basicos de
inicio y las siruac iones diana a las que nos conducimos, y sobre
lo asentado los medios que utili zaremos engarzados en los pro-
cedimi eI1l os.
Conseguimos así liberar la atenc iónlllejorando la posibi li dad
de cent rarse en las variabl es del ent orno, aumentamos la veloci-
dad de respuesta y reducimos la fat iga del j ugador.
<> Lo q ue no se incor pora di spersa. Incorporar lo que se
puede asimil ar. Borrar los registros a medias.
Cuando intentamos aliadi r o probar algo nuevo hay que garan-
tizar que 110 interfi ere en lo que tenemos, ni nos distrae de ell o,
esto ocurre cuando no ll egamos a dominarl o o cuando a pesar de
ell o el equipo 110 lo utili za lo previsto. Debemos va lorar bi en la
capacidad y tendencias de mi equipo. por lo general los entrena-
dores solemos pecar de exceso. A veces puedo probar cosas o
equivocarme en mi s propuestas, si esto es así no puedo dej ar que
estén latentes, que se recurra inefi cazmente a ell as a veces, o in-
tentar meterl as en alguna ocasión. erradiquémoslas de lluestro re-
pertori o.
<> El j uego es sistémi co. Un cambio reestructura el todo.
Cuando se produce una modifi cación se altera todo el sistema,
del mismo modo que lo incorporado toma elementos de éste.
Pongamos un ej emplo expl icat ivo, si en una partida de aj edrez
colocamos una pi eza nueva, esta modifi ca lOda la part ida, según
qué pi eza sea y donde la coloquemos las posibil idades del resto
y sus combinaciones cambian, además la relación de fuerzas, y en
espec ial la est ructura de pensamiento estratégico del j ugador. Lo
mismo ocurre cuando incorporamos un nuevo procedimi ent o, a
lo que se mi ade que éste se construye tomando los elementos de
un patrón existent e, así di spone de la automati zac ión de princi-
pi os y medi os ya di sponibles.
2.6. ANÁLI SI S DE NUESTRO EQUIPO.
Es evidente que para el diselio del juego es necesario acert ar
en la evaluación de nuestro equipo. Un anúli sis formal sobre
Il uestros jugadores, puestos, se expone en la tabla IV, donde asig-
naremos un valor a cada capacidad que se cuestiona.
Otra fó rmula de análisis se reOeja en la tabla V, ent iendo que
es un anál isis más ajustado a nuestro estilo de trabaj o, esta mas
ori entada al alto nivel, ya que damos por supuesto ciertas cues-
ti ones que se analizan en la ant erior, como por ej emplo el domi-
nio del j uego con el pi vote por el central. o un mínimo de
capacidad de lanzami ento de nuestros laterales. En este anali sis
las respuestas a las cuesti ones es dicotómi ca y se refl ejan las con-
secuencias de una respuesta u otra para el juego.
3. PROPUESTAS DE ATAQUE CONTRA 5: 1.
Parti endo de lo observado en competi ción vamos a ordenar
las variables que se muestran decisivas en las defensas a superar,
las ideas a aplicar y recopi lar algunos ej emplos. En la cercanía al
lenguaj e de la pista intent o orientarme con las pregunt as más fre-
cuent es que se hacen los jugadores y las ideas que intentamos
trasladarl es. Es verdad que podemos ent rar en confli ctos termino-
lógicos al describi r las variabl es defensivas, o al rea lizar el aná-
23
Puesto Observación Va lor
Antropometría. X
Efi cacia ¿zonas? ¿simetría? X
Desmarques en 6 Ill . X
E
Juego ent re lineas X
Bloqueos en 2" li nea X
Bloqueos en 1" lí nea X
Lanzamienl to. Efi cacia. Di stancia. Condiciones. X
Capacidad penetración. X
Capacidad 1 x l . X
CoA
Juego con cl pivot e. X
Jucgo con el pivot e X
Si melrí a. Punto débil - Punt o fuert e. X
Mismas consideraciones que lalerales. X
Nivel de conl rol emocional y dirección del equipo. X
B
Capacidad de crear sinmciones para los puestos X
coli ndantcs.
Anlropomclria. X
Angulos de efi cacia. X
Condi ciones. Desplazamienlos . Oposición. X
D-F Calidad en Ix 1. X
Juego con el pivote. Pase. Benefi ciario bloqueos. X
Creación de j uego enlre lincas. X
COIllO pivote. Bloqueos. Desmarques. Efi cacia. X
1:1 Resuhante de las combinaciones posibl es X
lisis de nuestro equi po, soy conscient e de ell o.
3. 1. VARI ABLES DEL SI ST EMA DEFENSI VO 5:1.
El lector puede pensar que enl azando algunas vari ables no
estaríamos hablando de 5: 1, sino de 3:2: 1, o que existen defin i-
das sufi cientement e var iantes de 5: l . Estamos de acuerdo con
ell o. Pero int ent amos mantener nuestro discurso, nos interesa lo
que le tengo que trasladar al jugador, lo que va a modi fi car sus-
tancia lmente su comportami ento en ataque, asegurándonos la
comunicación. Con j ugadores formados te encuent ras di fe rent es
interpretaciones de sistemas con la mi sma denomi nación, por
eso nos vamos a referi r a variabl es concretas. Las vari abl es sig-
nifi cat ivas se extraen de las respuestas a las siguientes cuesti o-
nes:
• Sobre el bloque central defensivo - central y laterales-.
o ¿Cuál es el nivel de basculación y salidas?
o Responsabilidades en la zona centro: ¿Quién defi ende si
ataco diagonales por detras del avanzado? ¿Cómo solucionan los
bloqueos al avanzado?
o ¿Cómo defi ende el 2x2 con pivote entre lateral - central?
Grado de anti cipación de los segundos y de sal idas del central.
• Tendencias del avanzado:
o ¿Qué ca lidad expresa en el marcaj e Ix l ?
o ¿Con qué frecuencia y ca li dad rea li za acciones de di sua-
sión- int ercept ac ión? ¿Sobre central , sobre laterales, simétri cas
o más sobre una zona?
o ¿Qué profundidad tienen sus intervenciones hacia delante?
o ¿Colabora en los espacios hacia atrás o se indi viduali za del
bloque?
o Ante desdoblami ento de extremo, ¿cómo reacciona, man-
tiene elmi slllo func ionamiento, se retrasa o aumenta su presión?
o Ante desdoblamient o de pri mera lí nea: ¿manti ene el fun-
cionamiento en el centro? ¿Baj a a 6:0? ¿Presiona al lateral con
balón II ocupa esa zona sin presionar? ¿Se desplaza a lateral con-
u'ari o de zona de balón? ¿Cuándo, inmediat amente, tempori za
fl otando?
Preguntas esenciales
Gana y mantiene la posición
Valor
Si. Referencia en los procedimientos, vari abilidad según posición.
No. Coordinar con balón, movimi entos liberando espacios" delimi-
r.¡ tal' posibilidades.
__
Sabe jugar lejos de 6 m. Si. Procedimi entos coordinados con él, posibili dad de permutas.
______ ______ __ ________________________________
Juega por detrás o por delante Aj ustar el tipo de bl oqueos y de pases.
de la defensa
Autocontrol. Jerarquí a.
Adaptación. Vocación colectiva.
Z
r.¡
U
Peso impOliante en los goles del
equipo. Genera juego a partir de
él.
Son capaces de crear sirrl aciones
por ellos mi smos
Si. Dar mayor parti cipaci ón en la toma de decisiones estratégicas.
Reforzando frente al grupo. No. Tener muy estructurado el ataque,
mayor directividad del entrenador, aumenta la exigencia de disciplina
a todos.
Si.Liberarl e espacios, cambios de posición, inicio de procedimientos
en otros puestos. Garanti zar la continuidad. Equilibrio en la elecciónde
procedimientos. No. Asegurar la fijación, intercambio de posición
Si. Menos prefabricado, más posicional , potenciar rel aciones 2x2 con
puestos colindantes. No. crear soluciones más cerradas, vari ar espacios,
uso de cruces asoci ado a bloqueos y pantall as.
Si. Distribuir las zonas y opciones de fina li zación. No. asegurar estra-
en Equilibrio en el juego de lanza-
r.¡ tégicamente la variedad y el equilibri o. Proponer continuidades a partir
'=ª miento, penetración, pivote
de sus puntos fuertes - suponer la amorti zación defensiva-
r.¡ Si. Habi litarlos con unjuego que le facilite los movimientos. Equi librar
Necesita espacios amplios. los espacios. No. Explotar el juego posicional. Aprovechar sus fijacio-
r-______________________ __
Domina varios puestos.
Si. Explotar el juego dinámico con permutas de puestos, maximi zar el
dinami smo. No. Juego más posicional , cerrar las acciones en los pues-
tos cambiados, organi zar la recuperación.
Generan peligro en Ix I ell Si. Mantener en puestos. Inicio de procedimientos. Modular la frecuen-
sus. .
en puestos. Cla de ll1tervención. No. Valorar su calidad de finali zación. Jugar para
O él o transformar a ni vote.
__
"'" Creati vidad y eficacia en circula- Si. Procedimientos ajustados, valorar zonas y tipo de acrr13ción.
ción No. El juego de transformaciones como colaborador.
____ --______
Si. Potenciar juego hacia el exteri or. Juego de peneh'ación, superiori-
Ánl!ulos de eficacia reducidos.
dades. No. Garantizar la anchura. Exigencia de fijaciones de segundo
<:
r.¡
Gran capacidad de lanzamiento.
  Capacidad de creación y conti-
nuidad de juego.

I
Capacidad de ll egar a 6 m. Pase a
pivote y penetración.
para poder jugar hacia el interior.
Si. Dificultar y aprovechar las salidas defensivas. Prever continuidades.
Dar ventaja dinámica a lanzadores. No. Exigencia de dinamismo, con-
trol del ti empo de ataque - incluir entrenar sirr13ciones de pasivo -, ne-
cesidad de bloqueos, vari edad y alternancia indi vidual y colectiva.
Si. Procedimi entos simples abiertos. Juego por principios a entrenar.
Modelar componente emocional. No. Procedimi entos más cerrados.
Roles más determinados. Necesidad de dominar los medios básicos
utili zados (di sminuir errores en lo preparado) . Prever presión sobre
central.
Si. Ritmo y variedad en la circulación del balón. Evitar la densidad
defensiva. Modelar la frecuencia de pase a pivote e intentos de finali zar
- elegir momentos -. Necesidad de entrenar algún recurso alternativo
de lanzamiento. Control de ti empo de ataque. No. El pi vote trabaja
para los demás. Mayor trabajo de ataque indirecto. Exigencia de lan-
zamiento.
Tabla V. Pl egulll as esencial es sabl e IlUcst l O equipo.
24
'.
• Actuación de los exteri ores:
o ¿Cómo es su j Ll ego I x2? Di suasión - ayudas.
o ¿Cómo responde con el pi vote entre últi mo y penúltimo?
¿anre bloqueos?
o Ante desdoblami ento de su extremo: ¿mantiene su posición?
¿si sa le al lateral lo hace inmedi atamente? ¿entrega al oponente
correctamente? ¿cómo responde a los bloqueos?
o Ante desdoblami ento de primera línea: ¿modifi ca su acti vi-
dad?
3.2, IDEAS DIRECTRI CES DEL J UEGO:
Cuando utili zamos el término "ideas directrices" buscamos
un int ento de sínt esis, de conceptos que debemos tener presente,
en él incluimos principi os y obj etivos del juego. Hemos intentado
ll egar a una sint esis sufi ciente y manejable de información para
la práctica. Además de orientar nuestro trabajo puede transmitirse
a los jugadores y ser utili zada por ell os en el juego, la ve locidad
y las emociones limit an el volumen de la inFollllación procesable.
1. Mantener continuidad del balón.
Uno de los objet ivos del avanzado es romper las conexiones
del ataque difi cultando la continuidad. Frente a ell o es funda-
mental:
<> Primar la conti nui dad por encima de la velocidad en la
circul ación.
<> Evitar a.F. innecesarios.
<> Asegurar las conexiones lateral - lateral.
<> Ayudas punlllales del pi vote.
<> Movimi entos del cent ral ofreciéndose.
<> lVlovimientos de extremos para recibir evitando a.F.
2. i\'lovimi cntos del pivote variando su situación.
Concepto común contra cua lqui er defensa es espec ialmente
importante contra 5: l . Sus variaciones de situación obligan a va-
riar las responsabilidades y fUllcionami ent o habitual de los pues-
tos, en 5: I las dife rencias de acti vidad entre puestos es más
acusada.
3. Relacionar t a y 2" línea.
<> Sal idas del pi vote creando problemas de ajustes en el
centro.
<> Asegurar las conexiones.
<> Obli gar al avanzado a defender con el balón detrás.
<> Utili zar los espacios entr e líneas .
4. Ataque a la zona compartida de central y avanzado.
Crear dudas de responsabilidad. Debemos dominar la conti -
nuidad ante la respuesta defensiva, nuestros jugadores deben
saber ident ifi car la acción del avanzado y ajustarse a ell o eli -
giendo cruce o penetraciones, y adapt ando las trayectorias.
5. Retrasar o desplazar al avanzado.
Obli garl e a abandonar zonas cent rales fijando su at ención. El
central debe dominar las fijaciones asociadas a movimi ent os en
todo el espacio de anchura de su puesto.
El cruce centra l - latera l, lateral - central , las permutas de
puestos en primera linea, o los bloqueos cumpl en esa función.
Estos movimi entos le obli gan a impli carse en la zona de balón
y suelen conseguir reducir su profundidad, con ell o anulamos sus
intervenciones de di suasión o int ercept ac ión de balón.
6. Superar al avanzado por el central.
Insistimos en el domini o de todo el puesto específi co. La uti -
li zación de fint as de pase y cambi os de dirección con y sin balón
es obli gada.
Asoc iado a medi os básicos como bloqueos O pase y va, con
lateral es o pi vote.
7. Explotar las zonas lateral es.
Evitar las ayudas del avanzado fij ándolo O despl azándolo.
Es fundamcnt al asegurar la continuidad de balón si 110 existe
fi nalización, debemos ser muy exigentes en el ajuste de di stancias
yen las ori ent aciones. No utili zar movimientos compl ejos que
impliquen demasiado tiempo el balón en la mi sma zona.
8. ModilicHI' la estr uctura. Desdoblamientos y recupera-
ciones.
Es otra fórmul a para modifi car los espacios y las responsabi -
lidades. Las transformaciones en sentido contrari o a ba lón crean
muchas difi cul tades defensivas.
En general nos permit en liberar la zona centra l, difi cult ar las
ayudas en el bloque de atrás o explotar las rclaciones con pi vo-
tes.
Coordinar los desdoblamientos y las recuperaciones con la
circul ación de balón es indi spensable.
3,3. RECOPILACiÓN DE EJEMPLOS,
Los ejemplos han sido seleccionados con idea de ser represen-
tativos de la frecuencia de uso actual. La referencia en cada uno
de ell os no es la única, en la mayoría de los casos ha sido obser-
vado en más encuentros.
En la tabla VI se relacionan los ejempl os con las ideas direc-
trices contra 5: l . Podemos observar la densidad e ideas cubiert as
por los procedimientos, el potenciar una ti otra dependerá de las
variantes en su ejecución. La idea I es un principio, no se refl eja,
está implícit a en todas las propuestas.
TABLA VI. Relación ej empl os recopil ados - ideas que po-
tencian contra 5' 1 , , .
Ejemplolidea 2 3 4 5 6 7 8
1 X X X X X
2 X X X X X
3 X X X X
4 X X X X X X
5 X X X
6 X X X X X X X
7 X X X X X X X
8 X X X X X
9 X X X X X X
10 X X X X X X
11 X X X X
12 X X X X X X
13 X X X X
25
Ej emplo 1:
Algeciras contra Vall adolid. ASOBAL
2006/2007
Vari ante sobre el mismo movimi ent o
anterior.
Ejemplo 3: Granoll ers contra Bidasoa. M OBAL 2006/2007
Ejempl o 5:
Portl and contra Ciudad Real. ASOBAL
2006/2007
Ejemplo 8:
Alemania contra Francia. Europeo 2006
Ejemplo 11: Kiel contra Montpell ier.
Li ga Campeones 2007/2008
Fig. 19. Ejemplos recopi lados contra 5: 1
Ejemplo 6:
Alemania contra Eslovenia. Europeo 2006
Ejemplo 9:
Suecia contra Serbia. Mundial 2005
Ejemplo 12: LogrOllo contra Ciudad Real.
ASOBAL 2007/2008
26
Ejemplo 2:
Granollers contra Bidasoa. ASOBAL
2006/2007
Ejemplo 4:
Granoll ers contra Vall adoli d. ASOBAL
2006/2007
Ejemplo 7:
León contra Ciudad Rea l. ASOBAL
200712008
Ejemplo 10:
León contra Ciudad Real. ASOBAL
2007/2008
Ejempl o 13:
Poloni a contra Eslovenia. Europeo 2008
4. PROPUESTAS DE ATAQUE A 6:0
4.1. VARIABLES DEL SISTEMA DEFENSIVO A CON-
SlDERAR.
En una defensa más cerrada debemos esforzarnos en perci-
bir los matices que diferencian su actuación, para adecuarnos co-
n'cctamcnte a sus caracterí sticas . Debemos respondernos a las
siguientes preguntas C01110 guia de observación:
• ¿Cómo se defi ende el pivote?
o ¿Por detrás o en línea de pase?
o ¿Cómo es técnicamente la lucha por las posiciones: movI-
lidad, giros, empuje, agarres, ant icipan, . .. ?
o ¿Es igual en todas las zonas?
• ¿Cómo resuelve el 2x2 pivote - primera lí nea?
o ¿Tienen fijada la respuesta? ¿Se adaptan?
o ¿Por ant icipación y deslizami ento o conservan el bl oque?
o ¿Es igual en el centro y en zonas lat erales?
• ¿Nivel de salida y fo rma de control?
o ¿Salidas al marcaj e o sólo quitar di stancia?
o ¿Con qué velocidad y qué hacen en la vuelt a?
o ¿Qué di ferencias existen entre centrales y lat erales?
o ¿Reali zan acciones de presión, cómo, qué puestos?
• ¿Cómo es la colaboración con el portero?
• ¿Cuál es el grado de ayudas y colaboración?
• ¿Cómo actúan los exteri ores?
o ¿Se mant ienen en 6 m o salidas?
o ¿Cómo reali zan el I x2?
o ¿Cómo defi endcn con pivote entre últ imo y penúlt imo?
• ¿Cuál es la respuesta ante desdoblami entos?
o ¿Qué ti empo tardan en adaptarse?
o ¿Ante desdobl amientos de extremos cómo rcsponden exte-
riores?
o ¿Ante 2:4 cómo se alt era el reparto de responsabili dades, y
las salidas?
4.2. IDEAS DIRECTRICES DEL J UEGO:
1. Dar r iqueza a la circul ación de bal ón.
Aj ustar la distancia. Uti li zar la técnica correcta. Veloc idad.
Cambi os de sentido. Pases a puestos no coli ndantes.
2. Alternar los espacios de ataque.
Ataque indirecto, cargar y li berar.
Ampliar espacios. Uso del pivote. Atacar con intención,
atraer.
3. Valorar y ori enta r emparej amientos.
Colocación del pi vote, permu tas, transformac iones de sis-
tema.
Valorar no sólo I x 1, también el 2x2.
Considerar las características de los defensores: nivel ante fin-
tas, cali dad de blocaje, marcaje a pivote, capacidad de encadenar
acciones.
4. I-I abilitar sit uaciones a dist ancia y al ter nar con sol ucio-
nes en 6 m.
Lanzami ento, juego con pivote, penetración debelllll anejarse
en equi libri o. Valorar los medi os. Habi litar distancia en situacio-
nes de ángulos efi caces. Prever la anti cipación defensiva.
5. Ataca r las zonas exteri ores.
Valorar toda la anchura.
Impon ante dominar individualmente el juego a punto débil .
6. Uso de bloqueos laterales l a línea defensiva.
Dividir el bl oque, impedir ayudas, ganar lí neas de pase.
7. Uso de bl oqueos frontales.
Facili tar lanzami entos, fij ar defensores, ganar líneas de pase.
Reali zado por jugadores de primera y segunda línea.
8. Uso de trayectorias largas cruzadas y/o paral elas.
Provocar error en cambio de oponentes, ventaj a dinámi ca, fa-
cili tar bl oqueos.
9. Transformaci ones que modifiquen el fun cionamiento
habi tual defensivo.
Cambiar los 2x2, las ayudas, los espacios. Dificult a el bloque
en el centro.
Mayor frecuencia de los extremos, garant ías de continuidad.
4.3. RECOPILACIÓN DE EJ EMPLOS.
Al igual que con anteri oridad contra 5: I en la tabla VII rela-
cionamos los ejemplos recopilados con las ideas directrices pro-
puestas. En este caso las ideas I y 3 no se refl ejan, la riqueza en
la circulación de balón es indispensabl e independient emente del
procedimi ent o, orientar los emparejamientos es una idea estrat é-
gica que no podemos extraer siempre de la observación sin el co-
nocimi ent o del pl an estratégico.
27
TABLA VII . Relación ej emplos recopil ados - ideas que po-
tencian contra 6: 0.
Ej emplolidea 2 4 5 6 7 8 9
1 X X X
2 X X X X X
3 X X X
4 X X X
5
X X X
6 X X X X
7 X X X X X
8 X X X
9 X X X
10 X X X
11 X X X X X
12 X X X X X
13 X X X X X X
14 X X X
15 X X X X



, 54/,
'6_
'- ..-
e
o

. e
o· o·
Ejempl o 1: Ejempl o 2:
Torrevieja conl ra Granoll ers. ASOBAL Zaragoza conlra Va ll adol id. ASOBAL
200512006 2006/2007
__

3 /'

'L /'


O.
Ejemplo 4: Ej emplo 5:
Antequcl'a cont ra Torrevieja. ASOBAL Alcobendas conlra Algeciras. ASOBAL
2007/2008 2005/2006


 
d. e
. ". - -
-.... ..-
e
Ejemplo 7: Ejempl o 8:
Algeciras comra Bidasoa.ASOBAL Torrevieja comra León. ASOBAL
200612007 2006/2007
1\ ,--

  6 4

 
'- ..-
---- ,.. -
\ - e
o e
(:) .
Ejemplo 10.: Ejempl o 11 :
B. Canlabria contra Barcelona. ASOBAL Vall adoli d comra Ali ea. ASOBAL
200512006 200612007
1\, /


'
, 6.::
V
_
4
/'
., /'
..-
--_--1 --
vM
0 -_ Y ,).
O -.Q --
Ejempl o 13: Ej empl o 14:
Algeciras contra Almcria. ASOBAL Algeciras contra Torrcvieja. ASOBAL
2005/2006 2005/2006
Fi g. 20. Ejempl os recopil ados conlra 6:0
28
A
   
e

Ejemplo 3:
Ciudad Real conlra Bidasoa. ASOBAL
2006/2007

4 --@_)!

Ej empl o 6:
Zaragoza contra Algcciras. ASOBAL
2005/2006

 
;--1----
- --,..
o o. e
Ejempl o 9:
Algeci ras conlra LogrOll o. ASOBAL 2006
__
'" - e
o -- -
o.
Ejempl o 12:
Torrevieja contra Barcelona. ASOBAL
2005/2006
j
, ,-_6_\5 •
O . .e
Ej empl o 15:
Va ll adolid cOIUra León. ASOBAL
2006/2007
5. REFERENCIAS BIBLlOGRrÍ.F1CAS.
<> ANTÓN, J. L. (1998): Balonmano. Táct ica grupal ofen-
siva. rvladrid. Gyml1os.
<> ANTÓN, J. L. (2005): El modelo de j uego en ali o ni vel
en el balonmano de 2005: caracterí sti cas, índi ces y escalas de
rendimiento como bases para un modelo de preparación e fi caz.
c.l. 248. En ÁREA DE BALO ' MANO N" 37. Madrid. Ed.
AEBM.
<> Á VILA, F. M. ( 1997): Estrategia de uso del espac io y el
ti empo: acciones cont inuadas de ataque y situaciones de final iza·
ción en los ri va les de Espail a en el campeonat o de Europa de
1996. Programa doctorado: Nuevas perspecti vas en la investi ga·
eión de ciencias del deporte. 1996/98. UGR. Sin publi car.
<> Á VILA, F. M. (2000): Trabaj o del módul o 1.3.3 Depor-
tes de equipo: análi sis funcional , eva luación y aprendi zaj e de la
túct ica. Mástel' en Alto Rendimiento Deporti vo. Madrid. U. A. y
C.O.E.S. Sin publi car.
<> AVILA, F. M. (2003): Apli cación de un sistema observa·
cional para el análisis del lanzami ento en balonmano en el fvlun·
di al de Francia 200 l. En Apunt es Educación Física y Deportes n°
71. Ed. INEFC. Barcelona.
<> EDMONS, D. y EIDINOW, J. (2006): Bobby Fiseher
se fue a la guerra. Ed. Debate. Barce lona.
<> GARCÍA, J.A. (2005): Análi sis de las fases para la ela-
boración de un modelo de j uego en balonmano y su influencia
en la planifi cación anual. c.l. 237. En ÁREA DE BALON-
MANO N" 34. Madrid. Ed. AEBM.
<> LAGUNA, M. (2006): "Jugar y hacer jugar". La rorma-
ción de jugadores para el ataque posicional. C. T. 253. En ÁREA
DE BALONMANO N" 38. Madrid. Ed. AEBM.
<> RJERA, J. ( 1999): Bases general es para el a",il isis 11111 -
cional de la t<Ícti ca deporti va. Temari o M¡ister Alt o Rendimient o
Deportivo. Módul o 1.3. 1. C.O.E. y Uni versidad Aut ónoma de
Madrid.
Por IIIOI;VOS técnicos nos vemos obligados a sifll ar en esta
posición las citas ql/e el al/lOr colocó a pie de págilla.
l .· La terminología que util izamos es con toda seguridad censll·
rabi e académi camente, podía haberl a adaptado a los cánoncs or-
todoxos, pero mi int ención es la de darle un sent ido quc se capte
de forma inmediata con su lectura. Recuerdo el objcti vo del tra·
baj o expuesto en la introducción.
2.- LAGUNA M. (2006) .
3.- Habl amos de predominio, no es posible ni recomendable pen-
sar en aislar un factor de la globalidad. Debemos respetar el prin·
cipi o de especifi cidad en el entrenami ent o, las acc iones son
manifestaciones globales de la conducta intencionada del jugador.
4.· Rcali zo este comentari o porque es goloso su trabaj o, que a
veces descont exnmli zamos. Su ni vel en la competición es el in-
di cador fiabl e, es decir, cumpli endo objeti vos tacti cos ante de·
fensas.
5.· La velocidad no la da la potencia del pase sino el mínimo de
29
ti empo de posesión del balón por cada jugador.
6.-Á VILA, F.M. ( 1997) .
7.-ANTÓN, J.L. (2005).
8.- Consideramos que somos cfi caces si alcanzamos los números
de rendimiento aceptabl es.
9.- De ahí la denominación de "si tuaciones di ana"
1 O.-AI igual que en la finali zación, pero eso es algo más habitual
y lo solemos clarifi car. De las mej ores sensaciones que he expe-
rimentado como entranador ha si do cuando tras una acción. con
una mi rada te cOJ11uni cas con un jugador, normalmente porque
centramos la atención en las mismas cosas entrenadas y consen-
suadas.
J l .-Esos ej empl os son una referencia, no qui ere decir que sólo
se haya observado en ese encuentro o cse equipo, de hecho SOI1
acciones tan frecuent es hoy día - por ell o se han escogido· que
os resultar<Ín fa mi liares. Si se ha buscado una muestra vari ada
- fechas y competiciones - que denota una observación amplia de
la alta competición.
n .-Á VILA, F.M. (2003).
n·A 'TÓ , J. L. ( 1998). Pági na 308.
14.· No son muchas las re ferencias que vcréis refl ej adas en el es·
crito de acuerdo con la declaración de objeti vos expuesta eIlla in-
troducc ión. La excelencia de este documento merece ser
referent e. Mi admi rac ión.
I S .. ANTÓN, J.L. (2005).
16. -Á VILA, F. M. (2000).
17.· Considero que las propuestas de Juan Carlos Pastor son ac-
tua lmcnt e las de mayor di fusión en el juego actua l de la compe-
tición espail ola.
18. · fU ERA, J. ( 1999).
19.· Un equipo no se hace en poco ti cmpo, nccesita ademas cons-
tancia en una idea de j uego y en la composición de la pl antill a.
20.· Un pase más puede estar j usti ticado, pero en un gran número
de casos el jugador lo ut iliza para buscar tiempo y poder observar.
También es tiempo para el aj uste defensivo. Nuestra idea pasa
por di sponer o crear j ugadorcs capaces de ver y decidi r rápido.
21 .- Estrategia impli ca ull a toma de decisiones previa, ant es de
que se produzca el enfrentami ent o tácti co en el campo.
22.- En el libro "Bobby Fi seher se fue a la guerra", EDMONS,
D, y EID1 ' OW, J. (2006), pago 47, leia: losjl/gadores de ajedre:
a mel/udo pueden sentirse inseguros ell posiciones abiertas y
complieadas, ... lelllen a lo descollocido .... A Fisc/¡ er I /O, ... se per-
mitía comportarse eOIl arrogallcia y tl udacia.
23.·Pi enso que plantear mús de tres opciones son difi cil es de ar·
ti ctdar para los jugadores.
24. -Según el D.R.A.E.(2001 ). Patrón es el modelo que sirve de
muestra para sacar otra cosa igual.
25.-Referencia a n° de pases por ataque y puestos que int ervienen.
26.-En el partido de ida de la li guill a de Copa de Campeones. En
el part ido de vuelt a cambi o el plant eami ent o. El partido de 10-
groii o se produce inmedi atamente después del primero.
27.·Esta expresión la tomo prestada de mis conversaciones con
D. Manuel Laguna.
28.-Mi admiración a D. Manuel Cadenas al que empiezo a reco-
nocer en el Barcclona, lluevo equipo que di rige tras imprimir su
sell o en León.
29.-tvli experi encia abarca a todos los grupos de edad y almenas
dos equipos di ferent es en todas las categorías del balonmano na-
cional , desde provincial hasta ASOBAL.
30.-GARCÍA, J.A. (2005).