You are on page 1of 6

ESTUDIOS E INVESTIGACIONES MARINAS

LA INSPECCIÓN VISUAL COMO MÉTODO DE EN-
SAYO NO DESTRUCTIVO
Feliciano Garcia García
Catedrático de Universidad.
Departamento de Ingeniería Marítima.
Universidad de La Laguna.
RESUMEN
De acuerdo con las característica del sistema de percepción visual,
pueden resumirse los requisitos y condiciones necesarios para la realiza-
ción de una inspección visual correcta en las etapas siguientes, puesto que
no puede emprenderse un trabajo de este tipo sin tener la seguridad de
que el personal que lo realiza no tiene una visión defectuosa. En segun-
do lugar la identificación del sujeto a examen o dicho de otro modo:
qué se trata de examinar y qué es lo que se va buscando.
Curiosamente lo directo y familiar de este método de inspección
parece excusar de tales precisiones. Lo corriente es ponerse a mirar a ver
qué se ve. Es muy importante disponer de ejemplos reales o fotográficos
de buena calidad, que deberán estudiarse antes de emprender la inspec-
ción. En cualquier caso deberá redactarse un cuestionario que debe de
ser contestado por la inspección.
INTRODUCCIÓN
En el hombre, la mayor parte de la información bruta que le llega, procedente del
mundo exterior, lo hace a través del “canal” visual. Es más, la inmensa mayoría de los
experimentos y ensayos realizados sobre los materiales nos proporcionan sus resultados,
en última instancia, en forma óptica. Esta información es, generalmente, indirecta: el
sentido de la vista proporciona sensaciones acerca de las posiciones de las agujas indica-
doras, de diagramas u otras representaciones gráficas de puntos que se mueven en las
pantallas de los osciloscopios, etc., a partir de las cuales se infiere una realidad física. En
última instancia para esta tarea, tal como analiza Sir Arthur Edditong (Nuevos sende-
ros de la Ciencia), sobrarían la mayor parte de las facultades visuales: la percepción del
color, o de la forma, la definición de la imagen, la sensación de relieve..... Bastaría con la
capacidad para distinguir la luz de la oscuridad; lo blanco de lo negro. Un físico podría,
con el ocelo de una ostra acoplados a su cerebro, empleando los artificios técnicos ade-
cuados, facilitar la información necesaria para la construcción física del Mundo.
Sin embargo, la vista puede proporcionar información de primera mano inalcanzable
por otros medios. De hecho el ojo no ha evolucionado a lo largo de miles de millones de
21
LA INSPECCIÓN VISUAL COMO MÉTODO DE ENSAYO NO DESTRUCTIVO
años para ver diagramas u osciloscopios, sino para proporcionar un amplio ventanal al
mundo exterior, a través del que éste se muestra asequible a una interpretación visual rica
y compleja. Tanto, que aún hoy, en plena explosión de la informática, no se ha podido
poner a punto una “máquina de ver” que se aproxime, ni de lejos a las características del
ojo humano, vista + capacidad mental (interpretación) + intuición ¡ OJO CLINICO!.
Ciñéndonos a los ensayos de los materiales “ ver “ un objeto industrial proporciona,
generalmente, una masa de información muy superior a la alcanzable por otros medios
más sofisticados. Esto suele pasar desapercibido por la obvia razón de que esa informa-
ción se adquiere sin esfuerzo por quien examina y ser ésta, un poco de “dominio públi-
co”. De hecho una gran parte de los juicios que se emiten sobre un determinado objeto
presupone una información visual implícita que ha pasado desapercibida, pero que está
sirviendo para ordenar y dar sentido a datos obtenidos por otros medios.
Además, la inspección visual es el ensayo no destructivo por excelencia. La luz,
su agente físico, no produce daño alguno en la inmensa mayoría de los materiales.
Excepción importante, si bien muy concreta, son los materiales fotográficos. Al ojo le
basta una pequeña fracción de la luz reflejada o transmitida por el objeto para conseguir
la información precisa que transmitir al cerebro.
Otra cosa es que el sujeto sea capaz de interpretar correcta y/o completamente esta
información, porque como es bien sabido, hay una diferencia radical entre “ver” y
“mirar”. Para ver es preciso no sólo mirar, sino mirar adecuadamente, conforme a una
técnica específica y aún esto no basta si no se acompaña de una clave interpretativa por
parte del observador.
Esta clave consiste en el mayor acopio posible
de conocimiento sobre el objeto examinado que
permite guiar la interpretación en los muchos
puntos en que ésta es ambigua. Recordando la
anécdota de M. Portevin, uno de los padres de la
Metalografía, dando una fantástica interpretación
metalúrgica de la imagen de un trozo de salchi-
chón que, más por humor que por malicia, algu-
nos de sus alumnos le habían colocado en el mi-
croscopio.
La figura 1 muestra otro ejemplo que ilustra
la imprescindible simbiosis ojo-cerebro en el pro-
ceso de la interpretación de una imagen en fun-
ción de las claves intelectuales. Se trata del cono-
cidísimo sombrero – boa a que se refiere A. de
Saint- Exupery en el “pequeño Príncipe.”
Feliciano García García
VOLUMEN 1. NUMERO 1. AÑO 2000 22
Fig 1.- El dibujo de arriba muestra un ob-
jeto identificable en principio, con un
sombrero.... sin embargo se trata de un
enorme boa que se ha tragado un ele-
fante.
ESTUDIOS E INVESTIGACIONES MARINAS
Volviendo a nuestro campo, no hay que insistir para comprender que una persona que
no sepa nada de soldadura, poco provecho, sacará por mucho tiempo que emplee miran-
do una. Probablemente hará prolijos comentarios sobre aspectos irrelevantes, mientras
omite lo que son verdaderamente significativos para el metalurgico es decir, la experien-
cia es la enseñanza que se adquiere con el uso y la practica, “ es la madre de la
Ciencia.”
Como hemos apuntado, creemos que el tema de la inspección visual es importante
por si mismo y, quizá aún más, porque siéndolo, no se le reconoce y se le trata como ba-
ladí. Sin embargo importa que acotemos su alcance si no queremos ir a parar a lugares
demasiado apartados.
Dejar a la inspección visual en el puro examen a simple vista es, técnicamente, de-
masiado pobre. Por lo contrario, englobando como inspección visual todos los métodos
ópticos utilizables como métodos de END (ensayo no destructivo), como complementos
para conducir al diagnóstico correcto, es sin duda exagerado. Nos ocuparemos, pues, só-
lo de:
√ La inspección a simple vista
√ Medios simples de apoyo a la inspección a simple vista (lupas, espejos, etc.)
√ Endoscopia.
√ Registro de indicaciones
Quedando pues, excluídas aquí técnicas, tales como:
√ Interferometría
√ Holografía
√ Microscopía (por encima de X 50)
√ Análisis fotoelástico.
√ Contraste de fase, etc.....
Hay ensayos cuyas indicaciones propias recuerdan, más o menos fielmente, el aspecto
visual de la discontinuidad, si nuestros ojos gozaran de facultades apropiadas para verlas.
Tal es el caso de los líquidos penetrantes, las partículas magnéticas o la misma radiografía.
Otros, en cambio, proporcionan indicaciones abstractas de las que se deduce la forma de
la discontinuidad, que es lo que en definitiva nos interesa, como ocurre con los métodos
de corrientes inducidas, ultrasonidos convencionales y tantos otros.
23
LA INSPECCIÓN VISUAL COMO MÉTODO DE ENSAYO NO DESTRUCTIVO
En el caso de la inspección visual el método proporciona indicaciones inmediata que
frecuentemente no precisan de interpretación elaborada. No obstante no debe caerse en
la tentación de que “lo que se ve” es “como se ve”: En muchos casos lo visto debe
ser elaborado en función de los aspectos materialográficos del problema e incluso de la
propia técnica de observación, tal como el tipo o color de la luz empleada, si es o no po-
larizada, incidencia de la iluminación, etc..,hemos por tanto de evitar diagnósticos subje-
tivos.
CONCLUSIONES:
La interpretación es un dictamen que no permite decidir acerca de la aceptabilidad o
rechazabilidad del objeto inspeccionado. Es preciso disponer a tal fin de un criterio de
interpretación objetivas según factores que se suman y de aceptación que suelen venir
impuesto por una especificación u orden técnica concreta en los que se fijan los limites
de tamaño, situación, número y orientación que pueden hacer inadmisible a las disconti-
nuidades detectada e identificadas.
Si tales documentos no existen, la única posibilidad de juicio consistirá en que un
equipo de expertos sea capaz de valorar la incidencia que la presencia de las discontinui-
dades pueda tener en la funcionalidad del objeto examinado.
De la aplicación de las especificaciones o del juicio de los expertos puede deducirse
que tal o cual discontinuidad no alteraría significativamente con su presencia la funciona-
lidad de la muestra. En tal caso la discontinuidad se clasificará como imperfección y no
nos volveremos a ocupar de ella.
Si por el contrario hay la seguridad, al menos, dudas razonables de ser cierto lo con-
trario, entonces será clasificada como de-
fecto y el material será reparado o re-
chazado definitivamente.
La figura 2 nos muestra un tubo con
incrustaciones de calbonato cálcico de una
caldera de baja presión, la experiencia de-
muestra que estas incrustaciones deno-
minadas duras se depositan en cantidad
más abundante donde mayor es la vapori-
zación, esto es sobre las partes más caldea-
das de la caldera. El poder refractario de
estas incrustaciones repercute en un ma-
yor consumo de combustible.
Feliciano García García
VOLUMEN 1. NUMERO 1. AÑO 2000 24
Fig. 2 Tubo con incrustaciones.
ESTUDIOS E INVESTIGACIONES MARINAS
La figura 3 nos muestra la rotura de un tubo vaporizador originados por depósitos
aislante internos al desprenderse estos.
La figura 4 muestra de una grieta en la zona de fusión soldadura de aluminio en
Ensayo no destructivo, en la cual la resistencia del metal caliente es inferior al valor de
las tensiones inducidas por enfriamiento y disminución de volumen en las aleaciones
5000 si Mg < 3%, 6000 y 7000 (sin Cu.).
LA INSPECCIÓN VISUAL COMO MÉTODO DE ENSAYO NO DESTRUCTIVO
25
FIg 4. Grieta en la zona de fusión.
Fig. 3 Rotura de tubo vaporizador.
AGRADECIMIENTOS:
El autor agradece la colaboración prestada en el presente trabajo por los doctores de
la Marina Civil:
D. Francisco Arvelo Valencia, D. Juan Imeldo Gómez Gómez y D. Evaristo
Rodriguez
BIBLIOGRAFÍA:
American Society for Metals. Non destructive Inspection and Quality Control. Metals
Handbook,Volumen 11.1976
Lloyd´s Register of Shipping Trainig Department.
Curso de Ensayo No Destructivos. Centro de Tecnología de Control de Calidad, S. A.
Madrid marzo de 1998.
Suárez Bermejo. Juan Carlos –“Mecánica de las fracturas en uniones soldadas”
Madrid 1997.
Hernández Rieco Germán. Manual del Soldador. 4º Edición Cesol Madrid.
Feliciano García García
VOLUMEN 1. NUMERO 1. AÑO 2000 26