You are on page 1of 13

BOLILLA Nº 2

1. PODER CONSTITUYENTE:
CONCEPTO:
Si por "poder" entendemos una competencia, capacidad o energía para cumplir un fin, y por
"constituyente" el poder que constituye o da constitución al estado, alcanzamos con bastante precisión el concepto
global: poder constituyente es la competencia o capacidad para constituir o dar constitución al estado, es decir,
para organizarlo, para establecer su estructura jurídico-política.
Las constituciones rígidas el poder constituyente derivado ace la reforma de la constitución, mientras
que en las flexibles las ace el congreso a trav!s de una reforma constituyente.
"a diferenciación entre poder constituyente y poderes constituidos -aquellos órganos que tienen su origen
en aquel- se da en las constituciones rígidas, en aquellas en las cuales la constitución debe ser reformada por un
procedimiento distinto del legislativo ordinario. #sí, el ejercicio del poder constituyente est$ nítidamente separado
del de los poderes constituidos. %o sucede así en las constituciones fle&ibles, en las cuales la reforma
constitucional aparece confundida con la facultad legislativa ordinaria. Los poderes constitidos son los órganos
que tienen origen en el poder constituyente, es decir, el poder legislativo, ejecutivo y judicial.
El poder constituyente: 's la capacidad de un órgano determinado para elaborar las normas fundamentales
del 'stado. Sus antecedentes datan con la (onstitución de )iladelfia *+,+, basado en el espíritu istórico-
tradicional anglosajón. 'n )rancia, en cambio, los teóricos de la revolución francesa lo icieron de un modo
-acional, basados en el contrato social de -ousseau, entre ellos el abate Sieyes.
- Quiroga lavie: Es la relación social de mando y obediencia a través de la cual la sociedad establece la
destitución y el modo de ejercicio monopólico de la fuerza en ella
- !ieyes: '&puso la teoría del poder constituyente como atributo de la soberanía, cuyo .nico titular es el pueblo.
Seg.n el /Es la facultad "ue tiene el pueblo para delegar una porción de la voluntad general en sus
representantes rodeando a esta delegación de una serie de limitaciones y precauciones para evitar "ue ella
llegue a ser perjudicial a los intereses de la nación#
#l poder constituyente tambi!n se lo puede clasificar en:
1. 0oder constituyente de primer grado: es el que se ejerce en un 'stado %acional, es decir, por los integrantes de
una comunidad política soberana.
2. 0oder constituyente de segundo grado: es el que se ejerce en un 'stado 0rovincial, es decir, por los integrantes
de una comunidad política autónoma, que junto con otras integra un 'stado )ederal, a cuyos miembros la
constitución %acional les deja reservados una masa de poderes no absorbidos por el gobierno central.
3. 0oder constituyente de tercer grado: es el que se ejerce en un municipio facultado por una norma provincial
para dictarse su propia carta org$nica, es decir, por los integrantes de una comunidad vecinal. 'stos municipios
son llamados tambi!n /1unicipios de convención2
CLASES: Tit!"rid"d # !$%ites
'l poder constituyente puede ser originario y derivado
*. Es originario cuando se ejerce en la etapa fundacional o de primigeneidad del estado, para darle
nacimiento y estructura.
E! poder constit#ente ori&in"rio: 3iene como titular al pueblo o la comunidad, porque es la
colectividad toda la que debe proveer a su organización política y jurídica en el momento de crearse el estado. "a
noción responde a la b.squeda de la legitimidad en el uso del poder constituyente originario. 'l pre$mbulo de
nuestra constitución de *,45-*,67 acoge este principio definitorio cuando incluye la fórmula de "nos los
representantes del pueblo# Sin embargo, esa residencia o titularidad del poder constituyente en el pueblo sólo
debe reconocerse "en potencia", o sea, en el sentido de que no $ay nadie predeterminado o investido para ejercerlo8
y no abiendo tampoco una forma concreta predeterminada por 9ios ni por la naturaleza para constituir a cada
estado, la decisión queda librada a la totalidad o conjunto de ombres que componen la comunidad.
'l ejercicio "en acto" de ese poder constituyente se radica "en razón de la eficacia" en quienes, dentro del
mismo pueblo, est$n en condiciones, en un momento dado, de determinar con suficiente consenso social la
estructura fundacional del estado y de adoptar la decisión fundamental de conjunto.
1
Li%ites: Se dice que el poder constituyente originario es, en principio, ilimitado 'llo significa que no
tiene límites del dereco positivo, o, que no ay ninguna instancia superior que lo condicione. #unque no descarta:
a: los límites suprapositivos del valor justicia %o derec$o natural&
b: los límites que pueden derivar colateralmente del derec$o internacional p'blico -por ej.: tratados-8
c: el condicionamiento de la realidad social con todos sus ingredientes, que el m!todo realista de
elaboración debe tornar en cuenta para organizar al estado.
E! poder constit#ente deri'"do:
's derivado cuando se ejerce para reformar la constitución y es limitado 'llo se advierte claramente en
las constituciones rígidas ;cualquiera sea el tipo de rigidez:. 'n las fle&ibles, que se reforman mediante ley
ordinaria, ese procedimiento com.n tiene tambi!n car$cter limitativo, en cuanto pese a la fle&ibilidad la
constitución sólo admite enmienda por el procedimiento legislativo, y no por otro.
#l poder constituyente derivado, cuya limitación siempre emos destacado, ay que a<adir que el tipo de
límite puede provenir asimismo de tratados internacionales que con anterioridad a la reforma constitucional se an
incorporado al dereco interno. = ello aun cuando se ayan incorporado en un nivel infraconstitucional, porque
despu!s de que un estado se ace parte en un tratado no puede, ni siquiera mediante reforma de su constitución,
incluir en !sta ning.n contenido ni ninguna norma que sean incompatibles con el tratado, o violatorias de !l.
"a distinción formal que se predica conceptualmente entre poder constituyente y poder constituido no
niega que, en uso y ejercicio del poder constituido, los titulares de !ste accionan fuentes del dereco constitucional
que inciden en la constitución material y que, por ende, consideramos como ejercicio material de poder
constituyente 'ste ejercicio no es inv$lido si la constitución formal -en caso de e&istir- no resulta violada en su
supremacía.
L$%ites: 'l poder constituyente reformador, como toda competencia estatal, aunque esta sea e&cepcional
y ad doc, y a diferencia de los sucede con el originario o fundacional, si tiene límites jurídicos: las limitaciones del
poder constituyente reformador son de > tipos:
"ímites formales: "as limitaciones formales son aquellas relativas al procedimiento o al órgano
reformador ;en las constituciones rígidas:. 'n tales casos, los límites los da el propio te&to constitucional, como,
por ejemplo, cuando establece un órgano especial para el ejercicio de esta competencia, o un procedimiento
agravado, o ambas cosas a la vez, como sucede en el art. 57 de nuestra constitución. 3ambi!n se da el caso del
ejercicio del poder constituyente de segundo o tercer grado, cuando e&isten limitaciones previstas en la norma de
grado superior.
"imites sustanciales: en cuanto a los límites sustanciales del poder constituyente reformador e&iste una
antigua pol!mica, tanto en el dereco norteamericano como en el dereco argentino, sobre el particular. 'l tema
est$ ligado con la e&istencia o no de las /cl$usulas p!treas2 en la constitución ;así llamada por algunos autores: de
reconoc!rseles tal car$cter, ello impediría la modificación de ellas, aun por el procedimiento y el órgano previsto
en la propia constitución.
'n la corte suprema de 'stados ?nidos no e&iste una nutrida jurisprudencia sobre el tema, que en general
admite las limitaciones formales y materiales, admiti!ndolas cuando se trata del e&amen de las constituciones
estaduales. 'n nuestro país tambi!n e&iste una ardua discusión entre los juristas: el reconocimiento o no de la
e&istencia del dereco natural y la desconfianza acia los diputados constituyentes en relación con ciertos
contenidos que se consideran fundamentales en nuestro cuerpo constitucional.
%uestra (orte Suprema en el caso /Soria de @uerrero vs Aodegas y Bi<edos 0ulenta Cnos.2, se negó a
analizar la validez formal de la reforma constitucional de *D4+, por considerar que le tema en debate ;si se abía o
no cumplido el reglamento interno de la convención constituyente: era una cuestión política no justiciable.
"a (orte Suprema de Eusticia de 3ucum$n sobre amparo sostuvo Fcon una disidencia- que no e&iste en
nuestro dereco p.blico positivo la protección judicial de los intereses difusos. )undó su aserto en citas de la
jurisprudencia de la corte Suprema de la %ación. 'sta tesitura que no comparte 'Gmedjian, le impidió al tribunal
pronunciarse sobre la viabilidad del control judicial de la constitucionalidad formal y material de las reformas
introducidas en la constitución provincial, que era el objeto principal de la demanda.
'sto no implica desconocer que el art. 57 de la (. %. establece que ella puede ser reformada /en todo o en
cualquiera de sus partes2. 'sta afirmación pareciera implicar la negativa a reconocerle cl$usulas p!treas. Sin
embargo, el art. *, e&presa /"a confiscación de bienes queda borrada para siempre del (ódigo 0enal #rgentino2 y
/quedan abolidas para siempre la pena de muerte por causas políticas, toda especie de tormentos y azotes2.
2
(on ello queremos significar que la cuestión no es sencilla, ya que pese a la amplitud del art. 57 e&isten
límites específicos para el ejercicio del poder constituyente reformador.
2( EL PODER CONSTITUYENTE DERI)ADO:
'l poder constituyente es el que se ejerce para modificar la constitución normativa del 'stado. 'l poder
constituyente reformador puede ser ejercido formalmente o no formalmente.
'l ejercicio formal puede ser de iure, cuando se realiza en la forma prevista en la propia constitución, o de
facto, cuando lo acen grupos que se autoatribuyen tal ejercicio, a.n cuando invoquen el nombre del pueblo.
'l ejercicio no formal se practica de continuo, mediante actos de los poderes constituidos, no sólo no
solemnes, sino incluso subrepticios, ya que modifican la constitución formal pretendiendo no acerlo. %os estamos
refiriendo a las mutaciones constitucionales que se manifiestas como normas escritas ;leyes, decretos,
jurisprudencia: o bien como pr$cticas consuetudinarias. 'ste ejercicio no formal del poder constituyente derivado
es siempre ilegítimo y muy peligroso, por su car$cter furtivo.

RE*OR+A CONSTITUCIONAL:
"a constitución nacional adem$s de un instrumento para garantizar la libertad individual, contiene las
reglas de juego b$sicas, conforme a las cuales se ace posible el desarrollo de la convivencia civilizada. (ualquier
modificación de ellas debe obtener el consenso sino un$nime, mayoritario, de los diversos sectores de la sociedad.
's por ello las constituciones prev!n el procedimiento específico para su reforma. (asi todas las constituciones
contempor$neas establecen un procedimiento especial, generalmente agravado, conforme al concepto de rigidez de
las normas constitucionales que responde a este fundamento.
'l ejercicio del poder constituyente reformador o derivado est$ íntimamente relacionado con el tipo de
constitución que rige en el país. 'n aquellos en los cuales la constitución es fle&ible, el poder constituyente
reformador lo ejercen los mismos órganos que tienen a su cargo las funciones legislativas. #sí, en el -eino ?nido,
@ran Areta<a e Hrlanda del %orte, el titular del poder constituyente es el 0arlamento, que es quien tambi!n qui!n
ejerce allí el poder legislativo.
'n los países que tienen constituciones rígidas, en cambio, el poder constituyente derivado puede ser
ejercido de diversos modos, pero todos ellos distintos de la forma en que se practica el poder legislativo ordinario.
0odemos se<alar >:
- 'l m$s riguroso, es el poder ejercido por un órgano especial ad doc, distinto del poder legislativo ordinario.
3al es el que adopta nuestra constitución nacional.
- 'n el otro, la separación es mas atenuada, el ejercicio del poder constituyente reformador es efectuado por el
órgano legislativo ordinario, pero con una mayoría agravada ;>I5 de los legisladores, generalmente:, y el
resultado de la reforma queda sujeto a un refer!ndum ratificatorio. 'ste modo alternativa de reforma a sido
adoptado por las .ltimas constituciones europeas, y tambi!n por algunas constituciones provinciales
argentinas. '&isten tambi!n otros sistemas intermedios.
L" re,or%" de !" constitci-n en e! "rt. ./:
9e aquí en m$s, emos de ocuparnos del poder constituyente derivado, es decir, del que se ejerce para
reformar la constitución, abilitado por ella misma. 'l poder constituyente derivado encuentra su norma de base en
el art 57 de la constitución. #unque despu!s de la reforma constitucional de *DDJ el art. 57 subsiste en el te&to de
la constitución sin modificación alguna, sabemos que parte de la doctrina a puesto en duda la rigidez de la
constitución. 'llo se debe a que:
a: ay aora cl$usulas constitucionales muy abiertas que requieren su desarrollo y precisión a trav!s de
leyes, las que seg.n ciertas interpretaciones mostrarían que el congreso comparte alguna porción o dosis de poder
constituyente, o que la recibió por "delegación" de la convención reformadora de *DDJ8
b: ay tambi!n -aunque sin formar parte de la constitución- instrumentos internacionales de derec$os
$umanos con jerar"uía constitucional, que amplían el ple&o de derecos de la constitución, y ello -m$s la
posibilidad de que otros tratados tambi!n adquieran nivel constitucional despu!s de la reforma- deja a mucos la
impresión de que ac$ ay una fuente ;internacional: que puede asemejarse en algo al poder constituyente.
Aidart (ampos prefiere comprender que lo m$s que cabe conceder a estas interpretaciones es que,
parcialmente, la rigidez de nuestra constitución se abría eco m(s débil o atenuada, pero sin dar paso a la
fle&ibilidad. (omo la .nica norma e&presamente referida a la reforma de la constitución sigue siendo el citado art
3
)*, m$s all$ del espacio que queda a la pluralidad de opiniones en tomo de la rigidez, emos aora de centrar el
estudio del poder constituyente derivado en aquella cl$usula.
L" ri&ide0 c!1sic": !os re2isitos ,or%"!es # !os contenidos p3treos:
'l art. 57 consagra la rigidez, tanto por el procedimiento de reforma como por el órgano especial que
abilita para realizarla. Beamos:
4
a: 9ado el tipo escrito y rígido de la constitución formal, su revisión debe efectuarse mediante un
procedimiento especial, que es distinto al de la legislación ordinaria.
"a rigidez de la constitución argentina se acent.a porque el mecanismo de reforma no sólo difiere del
legislativo com.n, sino que adem$s est$ dirigido al establecimiento de una convención especial para realizarla
;órgano diferente al legislativo ordinario:. Se trata, pues, de una rigidez "org$nica".
"o que debemos decidir es si tambi!n la constitución pone límites a la reforma en cuanto a la materia o al
contenido susceptible de revisión. 'llo se vincula con los contenidos pétreos 0rovisoriamente Aidart (ampos
responde afirmativamente.
b: (on esta primera caracterización de requisitos formales y materiales, obtenemos la afirmación de que el
poder constituyente derivado tiene límites de dereco positivo: unos en cuanto a procedimiento, otros en cuanto a
la materia "os límites al poder constituyente derivado est$n dirigidos:
*. al congreso -en la etapa de iniciativa o declaración de la necesidad de la reforma-8
>. a la convención -en la etapa de revisión-,
5. a ambos+ así el quórum de votos para declarar la necesidad de la reforma limita al congreso8 el temario de
puntos que el congreso declara necesitados de reforma limita a la convención8 los contenidos p!treos limitan
tanto al congreso como a la convención.
c: "a e&istencia de límites conduce a sostener que cuando una reforma se lleva a cabo sin respetarlos -sea
porque en el procedimiento no se atiene a las formas preestablecidas, sea porque en cuanto a las materias viola los
contenidos p!treos- la enmienda constitucional es inv(lida o inconstitucional
d: Coy tambi!n emos de dejar establecido que los tratados internacionales incorporados a nuestro
dereco interno, mucos de los cuales tienen jerarquía constitucional, imponen un límite $eterónomo, e&terno y
colateral al poder constituyente derivado, por manera que si al reformarse la constitución se incorpora a ella alg.n
contenido violatorio de un tratado pree&istente, ese contenido que es producto de la reforma debe calificarse como
inconstitucional
e: (onforme a nuestro dereco vigente a trav!s del dereco judicial, no $ay control judicial de
constitucionalidad de la reforma, porque la jurisprudencia de nuestra (orte tiene establecido que se trata de una
cuestión política no judiciable8 tal fue lo resuelto en el caso "@uerrero de Soria, Euana # cIAodegas y Bi<edos
0ulenta Cnos.", fallado el >7 de setiembre de *D65.
'l art. 57 dice que la constitución puede reformarse en el todo o en cual"uiera de sus partes ?na mera
interpretación gramatical nos llevaría a decir que "toda" la constitución y "todas" sus normas son susceptibles de
reforma, y que nada le queda sustraído. Si así fuera, Knegaríamos los contenidos p!treosL 0ero no es así. Mue la
constitución se puede reformar en el "todo" o en "cualquiera de sus partes" significa que "cuantitativamente" se la
puede revisar en forma integral y total. 0ero "cualitativamente" no, porque ay "algunos" contenidos o partes que,
si bien pueden reformarse, no pueden alterarse, suprimirse o destruirse 0recisamente, son los contenidos p!treos.
'n nuestra constitución, los contenidos p!treos no impiden su reforma, sino su abolición 'llos son: la
forma de estado democr(tico+ la forma de estado federal+ la forma republicana de gobierno+ la confesionalidad
del estado "o proibido seria: reemplazar la democracia por el totalitarismo8 reemplazar el federalismo por el
unitarismo8 sustituirla rep.blica por la monarquía8 suprimir la confesionalidad para imponer la laicidad. 'ste
endurecimiento que petrifica a los mencionados contenidos subsistir$ mientras la estructura social de la cual
derivan conserve su misma fisonomía8 en cuanto la estructura social donde se soporta que un contenido p!treo
cambie fundamentalmente, ese contenido p!treo dejar$ de serlo. 0or supuesto que nuestra interpretación reconoce
que los contenidos p!treos no est$n e&plícita ni e&presamente definidos como tales en la constitución. "os
valoramos como tales y los descubrirnos implícitos, en cuanto admitimos parcialmente una tipología tradicional,
$istoricista de la constitución argentina.
#l recoger del medio geogr$fico, cultural, religioso, etc., ciertas pautas istóricamente legitimadas durante
el proceso gen!tico de nuestra organización, el constituyente petrificó en la constitución formal los contenidos
e&puestos, tal como la estructura social subyacente les daba cabida.
PROCEDI+IENTO PARA LA RE*OR+A DE LA CONSTITUCI4N NACIONAL:
=endo al procedimiento reformatorio, e&isten en la doctrina y en el dereco comparado diversas etapas
para su ejercicio. )undamentalmente son tres:
*. la etapa de iniciativa o de declaración, en la que se establece que es necesario proceder a la reforma y se la
impulsa8
>. la etapa de revisión propiamente dica ;o constitutiva:, en la que la reforma se lleva a cabo8
5
5. la etapa ratificatoria ;o de eficacia:, en la que se confiere eficacia a la reforma realizada, para que tenga
vigencia normológica.
%uestra constitución sólo regula dos etapas: la de iniciativa, y la de revisión+ no ay etapa ratificatoria.
1. L" de iniciativa est1 " c"r&o de! congreso "! 2e e! "rt. ./ !e enco%iend" declarar la necesidad de
la reforma. %o dice la norma cómo debe trabajar el congreso, ni qu! forma debe revestir el acto declarativo8 sólo
fija un quórum de votos. (reemos e&traer del dereco espont$neo -o sea, de la pra&is ejemplarizada- lo que la
norma escrita a omitido e&presamente:
a& 'l congreso trabaja con cada una de sus c$maras por separado+
b& coincidiendo ambas, el congreso dicta una ley
- (reemos que el acto declarativo no tiene forma de ley 8 en primer lugar, ese acto tiene esencia o naturaleza
política, y asta preconstituyente+ no es un acto de contenido legislativo y, por ende, no debe tomar la forma
de la ley8 en segundo lugar, evitando la forma de ley, se deja bien en claro que el acto no es susceptible de veto
presidencial. 0ero si el dereco vigente por fuente material espont$nea nos refleja el procedimiento antes
se<alado, nosotros decirnos que, ante el silencio del art. 57, el congreso tambi!n podría optar por:
a) acerla declaración con sus dos c$maras reunidas en pleno ;asamblea legislativa:8
b: no asignar a la declaración la forma de la ley.
- 'l dereco espont$neo establece ;con e&cepción de lo que se izo en *DJ,: que al declarar la necesidad de la
reforma, el congreso debe puntualizar los contenidos o artículos que considera necesitados de revisión.
"a fijación del temario demarca ine&orablemente la materia sobre la cual pueden recaer las enmiendas. "a
convención no "ueda obligada a introducir reformas en los puntos se<alados, pero no puede efectuarlas fuera de
ellos Si la declaración de reforma tuviera car$cter "total" ;cuantitativamente, "toda" la constitución y "todas" sus
normas se propondrían a la enmienda: parece difícil que el congreso pudiera puntualizar el ternario ya que !ste
abarcaría todo el conjunto normativo de la constitución y quedaría indeterminado. Sin embargo, estimamos que
aría falta, lo mismo, que el congreso proporcionara alg.n lineamiento o marco de orientación y encuadre en torno
de los fines propuestos para la reforma, de sus políticas globales, etc. = ello con la mayor precisión posible.
- 'l acto declarativo requiere por la norma escrita del art. 57 un "uórum especial 's tambi!n el dereco
espont$neo el que se<ala la forma de computarlo.
'l art. 57 e&ige dos tercios de votos de los miembros del congreso Sobre qu! total de miembros se toma ese
quórum: del total "completo" de miembros, del total de miembros "en ejercicio", o del total de miembros
"presentes". # Aidart (ampos le parece que del total de miembros en cada c(mara por separado ;aun cuando las
dos sesionaran reunidas en asamblea:8 no sobre el total de los miembros en ejercicio, ni sobre el total de los
presentes. 'llo porque interpretando la constitución en la totalidad de sus normas, advertimos que cuando quiere
que un quórum se compute sobre los miembros presentes, cuida a<adir en la norma respectiva el adjetivo
"presentes" al sustantivo "miembros". = el art. 57 no contiene el calificativo "presentes".
- 'l congreso puede fijar plazo a la convención. 's optativo, y a veces se a establecido, y otras veces no. 'l
dereco espont$neo, entonces, abilita usar una solución y la otra. 'l art. 57, con su silencio sobre el punto,
consiente cualquiera de las dos.
2. L" et"p" de re'isi-n:
'sta ya no pertenece al congreso, ni siquiera con procedimiento agravado. "a constitución la remite a un
órgano ad,$oc o especial, que es la convención reformadora %o tenemos reparo en llamarla convención
"constituyente", desde que ejerce poder "constituyente" derivado 'l art. 57 tampoco dice cómo se compone tal
convención, ni de dónde surge. 'l dereco espont$neo determina que el cuerpo electoral es convocado para elegir
convencionales constituyentes
'l congreso podría, sin embargo, arbitrar otro medio, estableciendo directamente qui!nes an de
componer la convención convocada a efectos de la reforma. "o que no puede es integrar la convención con sus
propios legisladores.
a& Si al declarar la necesidad de la reforma el congreso estableciera un plazo para que la convención sesionara, el
vencimiento del mismo provocaría autom$ticamente la disolución de la convención, que perdería su
abilitación para continuar trabajando o para prorrogar sus sesiones.
Si, al contrario, el congreso se abstiene de fijar aquel plazo al declarar la necesidad de la reforma, la
convención no est$ sujeta a lapso alguno, y nadie puede limit$rselo despu!s. 'l plazo significa, asimismo, que las
reformas efectuadas despu!s de vencido, son inv(lidas o inconstitucionales
6
'l plazo registra antecedentes en nuestro dereco constitucional. "a convención de *,D, por ej. tuvo plazo de
treinta días a partir de su instalación conforme a la ley 547+ de *,D+, que la convocó. "a convención de *,67 y la
de *DJD recibieron asimismo plazos por las respectivas leyes del congreso. 3ambi!n la que convocó la ley *J.J7J,
que no llegó a reunirse. "a de *D4+* tuvo fijado por el decreto de convocatoria. "a de *DDJ, por la ley >J.57D.
b& "a convención tiene límites:
- en primer lugar, los contenidos pétreos+
- en segundo lugar, el temario fijado por el congreso al declarar la necesidad de la reforma8 no est$ obligada a
introducir reformas, pero sólo puede llevarlas a cabo dentro del temario se<alado8
- en tercer lugar, el plazo, si es que el congreso se lo a fijado.
Ca de tenerse presente que tambi!n ay un límite $eterónomo proveniente de los tratados internacionales
pree&istentes incorporados al dereco argentino. 0arte de la doctrina admite, con buen criterio, que las
convenciones reformadoras tienen poderes NNimplícitosNN, sobre todo en materia financiera ;para sancionar su
presupuesto, remunerar a sus integrantes, etc.:.
Co%o nestr" constitci-n no "5"de !" et"p" de ratificación de !" re,or%" constitcion"!: (arece de
sentido la pr$ctica de que órganos distintos a la propia convención constituyente dicten normas promulgando o
poniendo en vigor la enmienda. %ing.n órgano de poder constituido inviste competencia para ello. "a reforma de
*DDJ entró en vigor ;a partir de su publicación: con la sola sanción de su te&to por la convención.
-lgunos efectos de la reforma:
"a reforma constitucional, pese a situarse en el marco del poder "constituyente" ;derivado:, no puede a
nuestro juicio surtir algunos efectos. #sí, a titulo enunciativo de mero ejemplo, no puede:
*. modificar por sí los periodos de duración de funciones del presidente, vicepresidente, diputados y senadores
federales que fueron designados conforme a normas constitucionales anteriores8
>. privar de derecos adquiridos bajo la vigencia de la constitución anterior a la reforma8
5. investir de poder constituyente provincial a órganos provinciales distintos de los que la constitución provincial
prev! para su enmienda, o variar el procedimiento determinado por dica constitución.
J. 3ampoco puede incorporar contenidos violatorios de tratados internacionales pree&istentes incorporados al
dereco argentino.
"a doctrina -especialmente comparada- se ace cargo de una cuestión sumamente interesante, de escasa
aplicación en nuestro dereco constitucional: una reforma constitucional ;o tambi!n una constitución totalmente
nueva: .deroga NNper se" toda norma infra constitucional anterior opuesta"8 o, m$s bien, sin derogarla, la vuelve
inconstitucional/ Sea que se responda una cosa u otra, lo cierto es que normas infra constitucionales anteriores
que resultan incompatibles con las normas constitucionales surgidas de la reforma, no pueden tener aplicación
v$lida despu!s que la reforma constitucional entra en vigor. Si esa aplicación se discute judicialmente, ay materia
para que el tribunal competente aga jugar una de ambas soluciones:
a: o que las normas infraconstitucionales anteriores an quedado derogadas por la reforma ulterior con la que no
se compadecen ;fin de la vigencia normológica:8
b: o que a partir de la reforma se an tornado inconstitucionales por incompatibilidad sobreviniente con ella.
.( ANALISIS DE LAS RE*OR+AS DE LA CONSTITUCION NACIONAL:
RE*OR+A DE 167/:
'l poder constituyente originario que dio nacimiento y organización a nuestro 'stado aparece en *,45.
3odo el proceso que desde la emancipación del Birreinato del -io de la 0lata en *,*7 prepara la formación
territorial y política de la -ep.blica #rgentina, alcanza culminación en la constitución que establece el (ongreso
(onstituyente reunido en Santa )e.
#ora bien, pensamos que ese poder constituyente originario fue un poder constituyente abierto O sea,
que su ejercicio no quedó agotado en *,45, sino que abarcó un ciclo "ue se cerró en *,67. 9ecimos esto porque en
*,67 se lleva a cabo lo que se llama la 0reforma de *,67", con el objeto de que Auenos #ires ingrese a la
federación. 'l 0acto de San Eos! de )lores da base a dica reforma y a la incorporación de Auenos #ires, que como
provincia disidente no abía concurrido al acto constituyente de *,45.
7
'l te&to originario de la constitución de *,45 impedía su reforma asta despu!s de diez a<os de jurada por
los pueblos, no obstante lo cual se ace una NNreformaNN antes de ese plazo -en *,67-. Si esta NNreformaNN ubiera sido
una enmienda en ejercicio de poder constituyente derivado, abríamos de considerarla inv$lida e inconstitucional,
por aberse realizado temporalmente dentro de un plazo pro$ibido por la constitución.
Sin embargo, pese a su apariencia formal de reforma, la revisión del a1o 234* integra a nuestro juicio el
ciclo del poder constituyente originario, que quedó abierto en *,45 y abierto en cuanto elementos geogr$ficos,
culturales, mesológicos, tradicionales, istóricos, etc., predeterminaban que la provincia de Auenos #ires debía ser
parte de nuestro estado federal, con lo que asta lograrse su ingreso no podría considerarse clausurado el poder
constituyente originario o fundacional de la -ep.blica #rgentina. 'l propio Hnforme de la comisión de %egocios
(onstitucionales que elaboró el proyecto de constitución en el (ongreso de Santa )e lo dejaba entrever al afirmar
que "la comisión a concebido su proyecto para que aora, y en cualquier tiempo, abrace y comprenda los catorce
estados argentinos". 's correcto, por eso, mencionar a nuestra constitución formal como "constitución de *,45-
*,67", y reconocerla como constitución $istórica y fundacional
'ste poder constituyente originario fue ejercido por el pueblo Social e istóricamente, las condiciones
determinantes de la circunstancia temporal en que fue ejercido llevaron a que las provincias $istóricamente
preexistentes enviaran representantes al (ongreso de Santa )e, en cumplimiento de pactos tambi!n pree&istentes
-el .ltimo de los cuales, inmediatamente anterior, fue el de San %icol$s de *,4>-.
"a fórmula del pre$mbulo remite a esta interpretación, dando por cierto que el titular del poder
constituyente que sancionó la constitución de *,45 es el pueblo 0ero el pueblo NNpor voluntad y elección de las
provincias", con lo que a través de las unidades políticas provinciales se e&presa en acto y eficazmente la decisión
comunitaria de organizar al estado.
'l poder constituyente originario ejercido en *,45 fue ilimitado ;en sentido de dereco positivo:, porque
no estuvo condicionado por ninguna instancia positiva superior o m$s alta. 0ero tuvo en cuenta:
*. los límites suprapositivos del valor justicia ;o dereco natural:8
>. los pactos preexistentes+
5. la realidad social de nuestro medio.
Hncluir a los pactos preexistentes, tal como lo veníamos aciendo y como lo mantenernos ;sabiendo que el
propio pre$mbulo afirma que la constitución se dicta "en cumplimiento" de ellos:, significa dar razón de que ay
límites colaterales tambi!n en el poder constituyente originario. "os pactos pree&istentes tuvieron ese car$cter. %o
fueron una instancia superior o m$s alta, pero condicionaron colateralmente al poder constituyente originario.
RE*OR+A DE 1677:
'n la reforma de *,66 se suprimió la limitación temporal de los derecos ;impuestos: de e&portación que
podía crear el (ongreso. 3ambi!n fue impugnada en atención a la formación de la mayoría parlamentaria para
declarar la necesidad de la reforma. %o obstante ello, sus disposiciones tambi!n adquirieron vigencia.
RE*OR+A DE 1686:
'n *,D, se modificó el n.mero de ministros del 0oder 'jecutivo, elev$ndoselo al n.mero actual y se
cambió tambi!n la cifra que determina la cantidad necesaria de abitantes por cada diputado de la %ación. )ue la
.nica reforma que no fue objetada.
RE*OR+A DE 1898:
"a reforma de *DJD tuvo fuertes detractores y defensores, convirti!ndose en un punto de disputa en la
sociedad argentina. "a ley *5>D5 que declaró la necesidad de la reforma, lo izo un lenguaje totalmente ambiguo y
la&o /para la mejor defensa de los derecos del pueblo y del bienestar de la %ación2.
"a reforma fue aprobada por la (onvención (onstituyente en marzo de *DJD, pero fue impugnada por
parte de la doctrina con relación a varios aspectos:
- la forma del cómputo de las mayorías de los >I5 de los legisladores que sancionaron la ley *5>D5.
- "a ausencia de legisladores que representaban a algunas provincias.
- "a ausencia del voto femenino.
'sta reforma fue dejada sin efecto + a<os despu!s en *D46 por una proclama del gobierno de facto,
derogación que fue ratificada por la (onvención (onstituyente de *D4+. %unca fue restablecida por los gobiernos
de iure posteriores. "a reforma del JD modificó sustancialmente el te&to constitucional asta entonces vigente. 'n
lo político, acrecentó el poder ejercido por el presidente de la -ep.blica en detrimento de los poderes del (ongreso
y del 0oder Eudicial, con lo cual disminuyó sensiblemente el espacio de la libertad ;creó al margen del estado de
sitio, un estado de prevención y alarma, que permitía al presidente aplicar penas de arresto sin la correspondiente
opción de e&tra<amiento:.
8
9isminuyó adem$s, las competencias provinciales, aumentando el centralismo capitalino. 'n cambio, sus
modificaciones fundamentales de tipo económico no se llevaron a la pr$ctica.
RE*OR+A DE 18:;:
"a reforma de *D4+ fue convocada por el gobierno de facto, situación asta entonces in!dita. 'l decreto-
ley 5,5,I*D4+ declaró la necesidad de la reforma parcial de la (onstitución, en lo que ata<e a r!gimen electoral,
sistema federal, libertades y derecos individuales y sociales, autonomías provinciales, equilibrio de poderes,
fuentes de energía. 'sta convención sancionó .nicamente el art. *J bis de la (onstitución y modificó el art. 6D inc.
** agregando el (ódigo de 3rabajo y Seguridad Social a la lista que menciona dico te&to. Hnmediatamente
despu!s, quedó en imposibilidad de sesionar por el retiro de los convencionales de varios partidos políticos.
"a legitimidad de esta reforma tambi!n fue impugnada, tanto por su etapa pre-constituyente, emanada de
un gobierno de facto, como porque dado lo abrupto de su finalización, las actas de las sesiones no fueron
aprobadas por el cuerpo. %o obstante, la reforma tuvo vigencia, aunque no fueron instrumentadas a.n varias de sus
disposiciones.
RE*OR+A DE 18;2:
'n *D+>, la Eunta 1ilitar, órgano supremo de gobierno de facto de entonces, sancionó la llamada ley
*D.67,, que declaró la necesidad de la reforma de los arts. *, 4, J>, J4, J6, 44, 46, 6+, 6,, 6D, >, ++, ,*, ,+ y D6 de
la (onstitución %acional. 'l llamado /'statuto fundamental2, del >6 de agosto de ese a<o, modificó varios arts. del
te&to constitucional. 'sta modificación, efectuada sin respetar la lógica de loa antecedentes, fue la m$s cuestionada
de las reformas, no obstante que el art. J de dico estatuto previó una forma de legitimación, mediante una
complicada combinación de plazos de caducidad, prórrogas y ratificaciones, que quedaron superados por los
acontecimientos políticos producidos en el país. 9ica reforma tuvo vigencia parcial en el gobierno de iure
posterior, en los que respecta a la unificación de plazos de los mandatos, forma de elección del presidente y
senadores, no así el resto. 0osteriormente dejo de aplicarse tambi!n en ese aspecto.
9( ANALISIS DE LA LEY 29../8. Re,or%" de 1889:
L" ,i<"ci-n de! te%"rio 2e e! con&reso deri'" " !" con'enci-n p"r" s re,or%"= # e! c"so de !"
re,or%" de 1889: (on base en los pactos que el justicialismo y el radicalismo convinieron en noviembre y
diciembre de *DD5 para encauzar la reforma de la constitución, la ley declarativa de su necesidad nP >J.57D
presentó una novedad sorprendente, cual fue el llamado n'cleo de coincidencias b(sicas
'l conjunto de trece temas o puntos allí reunidos tuvo car$cter indivisible y $ermético (onforme al art. >,
la ley >J.57D estipuló que "la finalidad, el sentido y el alcance de la reforma se e&presa en el contenido del n.cleo
de coincidencias b$sicas. 0or un lado, se proibió introducir reformas en los 54 primeros artículos de la
constitución. 0or otro, el art 4 de la ley >J.57D dispuso que el n.cleo de *5 puntos debía votarse sin división
posible y en blo"ue, todo por 0sí0 o por 0no0 0or eso se lo denominó la cl$usula "cerrojo".
5pinión frente a la ley 67)*8 de 9idart :ampos: Se puede reconducir a dos cuestiones:
a: el congreso tiene competencia, cuando declara necesaria la reforma, para fijar la finalidad o el objetivo
que tiene en cuenta en cada tema que deriva a revisión por parte de la convención, y la pauta respectiva es
vinculante ;u obligatoria: para la convención, que no queda abilitada para realizar la reforma en contradicción con
aquella finalidad se<alada por el congreso8
b: el congreso tambi!n tiene competencia para prescribir, con igual efecto vinculante acia la convención,
que considera necesaria la reforma de talo cual contenido de la constitución 0a condición0 de "ue también se
reforme otro contenido -que tambi!n se<ala-, todo ello para lograr un e"uilibrio relacional entre un tema y otro,
conforme a la finalidad que adscribe a las enmiendas así correlacionadas.
"os ejemplos que ante la inminencia de la reforma propusimos eran dos:
a: en cuanto a establecer el NNpara qu!" finalista de una determinada enmienda, el congreso podía prescribir
que consideraba necesario reformar la norma proibitiva de la reelección presidencial inmediata, a<adiendo que
era así para permitir una sola reelección, con lo que la convención no podría abilitarla para autorizar dos o m$s, ni
tampoco indefinidamente8
b: en cuanto a vincular la necesidad de una enmienda con otra y condicionar la validez de la reforma a que
se respetara esa relación con miras a una finalidad determinada, el congreso podía -por ejemplo- derivar a la
convención la reforma de la norma proibitiva de la reelección inmediata para autorizar una sola reelección
inmediata, "a condición" de que, como equilibrio, tambi!n se atenuaran o moderaran las atribuciones
presidenciales. Casta ac$ llegaba el consentimiento de nuestra interpretación. 1$s all$, no.
9
'n la medida en que juzgamos viable que el congreso adicione al ternario los fines u objetivos de la
reforma con efecto vinculante para la convención, simult$nea y recíprocamente decimos que el congreso tambi!n
tiene un límite en su competencia para declarar la necesidad de la reforma: tal límite consiste, en el caso, en que el
congreso no puede transferirle a la convención textos ya articulados para que los incorpore tal cual le son
deferidos, o para que los recace. #dem$s, en la correlación de enmiendas pensarnos que su ensamble
condicionado tampoco tolera que el congreso lo imponga mediante te&tos ya redactados que, de nuevo en este caso
como en el anterior, sólo le dejan margen a la convención para decir "sí" o NNnoNN.
Mueda la impresión -por eso- de que al englobar de modo indisociable e inseparable trece puntos ;muy
e&tensos algunos, y varios con redacción pre-formulada en la ley >J.57D: que la convención debía aceptar
íntegramente o recazar tambi!n en conjunto, se le estaba en realidad limitando su competencia reformadora a una
simple ratificación en caso de aprobación.
Si el art. 57 de la constitución dispone que la reforma 0no se efectuar( sino por una convención convocada
al efecto", parece que "efectuar" la reforma no equivale a tener que aceptar -o recazar- una densa enmienda ya
pre-elaborada por el congreso y totalmente cerrada en su largo contenido, imposibilitado de todo desglose entre sus
partes. 's cierto, que fuera de la cl$usula "cerrojo" se derivó a la convención el tratamiento libre y separado de
otros diecis!is ternas pero, de todas maneras, la severidad del lineamiento trazado a la convención quedó reflejado
en el art. 6P de la ley >J.57D, que dispuso la nulidad absoluta de todas las modificaciones, derogaciones y
agregados que realizara la convención con apartamiento de la competencia que le establecía el congreso.
9e todas maneras, la convención constituyente esquivó el duro límite que la ley declarativa de la
necesidad de reforma le impuso. "o izo incluyendo en el reglamento interno por ella votado una norma
equivalente a la que en la ley >J.57D establecía la cl$usula "cerrojo". 9e esta forma se dio la imagen de que era la
propia convención la que adoptaba tal decisión, y que su cumplimiento provenía de su voluntad y no de la del
congreso.
RE*OR+A DE 1889
'GmeGdjian dice que la -eforma constitucional realizada por la (onvención (onstituyente %acional de
*DDJ a incorporado m$s de >7 nuevos art. a la (onstitución %acional, entre te&tos definitivos y cl$usulas
transitorias y a sustituido m$s de 57 art. o inc. 'n suma, a sido una reforma innecesariamente e&uberante, si se
tienen en cuenta sus objetivos primigenios, seg.n toso los artífices del 0acto de Olivos.
's necesarios se<alar que la (orte Suprema de Eusticia convalido t$citamente, con el argumento de las
/cuestiones políticas no judiciables2, la violación al anterior art. +* de la (.%., en la sanción de la ley >J.57D ;que
declaró la necesidad de la reforma2, la cual fue promulgada por el 'jecutivo, pese a que faltaba una segunda
revisión de la c$mara iniciadora ante las reformas incorporadas por el senado.
'l llamado /n.cleo de coincidencias b$sicas2 ;art. > ley >J57D: fue votado in totum, impidi!ndose a los
convencionales discutir sus contenidos separadamente ;art. 4 ley >J57D: lo que viola el fundamento mismo del
poder constituyente. 'n ese mismo proceso constituyente se an introducido reformas que no fueron votadas
e&presamente por la (onvención y se a omitido incluir el art. 6, bis que si abía sido votado e&presamente por
ese cuerpo.
E! "n1!isis de !" re,or%" pede e,ect"rse desde n" perspecti'" po!$tic"= soci"! # <r$dic":
- 9esde un punto de vista político, es obvio que, como suele suceder en estos casos, el impuso reformista se a
salido de madre y a desbordado los objetivos tenidos en cuenta al dise<ar el proceso, a punto tal que, en este
momento, no se puede saber a.n, a ciencia cierta, cuales son las ventajas relativas o los perjuicios que se
ayan obtenido o que se sufrir$n con el resultado de la (onvención (onstituyente.
- 9esde el punto de vista social, parece tambi!n previsible que la sociedad argentina no sentir$ mayores
cambios, ni positivos, ni negativos, en virtud de esta reforma. "os problemas que sufre nuestro país no se
solucionan con una reforma constitucional, sino con medidas de gobierno adecuadas a la justicia social.
- 9esde el punto de vista jurídico, el an$lisis se ace m$s complejo. "a t!cnica legislativa constitucional es
distinta de la ordinaria. "as normas constitucionales est$n pensadas para que tengan una duración mayor a las
leyes ordinarias, por eso su reforma es m$s difícil e& profeso. %o se deben incluir en la constitución normas
que resuelvan situaciones contingentes o coyunturales, ni se debe pretender abarcar toda la problem$tica
jurídica: para eso est$n las leyes ordinarias, los códigos, etc. 9esde esta perspectiva, esta reforma a sido
sobreabundante, como se observa de la sola lectura de su articulado.
10
#lgunas de las reformas aprobadas son anodinas, otras son positivas y varias son tremendamente
perjudiciales:
1. Son anodinas la del jefe de gabinete de ministros, el que se suponía que sería un freno a las atribuciones casi
omnímodas que se a arrogado el 'jecutivo desde ace varias d!cadas en nuestro país. 'l jefe de gabinete no
es otra cosa que un secretario del presidente con jerarquía constitucional, al que !ste nombra y remueve son su
sola voluntad. "a remoción del jefe de gabinete por el (ongreso es casi imposible en la pr$ctica, atento a la
forma en que a sido instrumentada la moción de censura.
2. Son positivas la regulación relativa a los 3ratados de integración económica ;1ercosur: que permitir$ a
nuestro país transferir atribuciones a los organismos supranacionales para perfeccionar ese bloque económico8
la autonomía municipal8 la autonomía universitaria8 la limitación de la facultad del 'jecutivo para intervenir
una provincia ;aunque el te&to est$ redactado defectuosamente:, etc.
.. 's totalmente negativa e incluso aberrante la convalidación de pr$cticas viciosas tales como la facultad que se
otorga al 'jecutivo para dictar decretos-leyes o /de necesidad y urgencia2, como eufemísticamente se los
denomina8 la legislación delegada y el veto parcial de las leyes, todo lo cual rompe definitivamente el
equilibrio de poderes, base del sistema republicano.
'n síntesis, nuestro juicio sobre el balance del debe y aber de esta reforma es francamente negativo, ya
que las modificaciones an acrecentado a.n m$s las atribuciones, ya e&cesivas, del 'jecutivo, desnaturalizando el
sistema político acia un cesarismo semidemocr$tico.
7( PROCEDI+IENTO PARA LA RE*OR+A DE LA CONSTITUCION PRO)INCIAL:
9ada la forma federal de nuestro estado, las provincias que lo integran como partes o miembros son
tambi!n estados, y disponen de poder constituyente para organizarse. Mue las provincias tienen capacidad para
dictar sus respectivas constituciones es innegable. "o establece el art. 4P de la constitución como obligación: "cada
provincia dictar$ para sí una constitución.
"o que queda en discusión es otra cosa: si cabe reconocer calidad de poder "constituyente" al que en sede
provincial establece una constitución local. %osotros acabamos de afirmarlo, y pensamos que no ay inconveniente
en ello, pese a las características especiales de tal poder constituyente.
'l poder constituyente originario de las provincias que se ejercita cuando dictan su primera constitución,
tiene determinados límites positivos. 'n esta característica de limitación en el poder constituyente originario de las
provincias no estamos ante límites eterónomos o colaterales o e&ternos, porque no provienen de costado, sino de
una instancia superior o m$s alta, que es la constitución federal. 'n otros t!rminos, el límite no viene de afuera,
sino de adentro, del propio ordenamiento estatal federativo en el que est$n instaladas las provincias, porque la
limitación responde a la supremacía federal y a la relación de subordinación, que impone coerencia y
compatibilidad entre el ordenamiento de los estados miembros y el del estado federal.
#quella limitación y esta subordinación, que no llegan a destruir la naturaleza constituyente del poder en
cuestión, sirven en cambio para afirmar que el poder "constituido" de las provincias no tiene cualidad de soberanía,
sino de autonomía 'l poder constituyente de las provincias recibe sus límites de la constitución federal
"as constituciones provinciales deben adecuarse:
*. al sistema representativo republicano8
>. a los principios, declaraciones y garantías de la constitución federal8 y
5. deben asegurar+
- el r!gimen municipal, aora con la e&plícita obligación de cubrir la autonomía de los municipios en el
orden institucional, político, administrativo, económico y financiero, a tenor del art. *>58
- la administración de justicia8
- la educación primaria.
J. ;o deben invadir el $rea de competencias federales.
'n el te&to de *,45, asta la reforma de *,67, el poder constituyente provincial quedaba sometido a un
control de constitucionalidad político, a cargo del congreso federal Suprimido tal mecanismo de control político,
las constituciones provinciales sólo son susceptibles de control judicial de constitucionalidad, conforme al
mecanismo de funcionamiento del mismo, con base en los arts. 5* y **6 de la constitución.
Sabemos que el estado federal no puede, ni siquiera a trav!s de una convención reformadora de la
constitución federal, alterar lo que las constituciones provinciales disponen para su propia reforma.
11
E! no'$si%o cic!o constit#ente pro'inci"! " p"rtir de 186:
- partir de *D,4 emos asistido a un ciclo constituyente provincial muy curioso, porque sin reformarse la
constitución federal mucas provincias dictaron antes de *DDJ constituciones nuevas, o reformaron
sustancialmente las que tenían. "a curiosidad consiste, precisamente, en que este ciclo constituyente no tuvo su
origen en la necesidad de adecuar a una previa reforma de la constitución federal las constituciones provinciales,
ya que asta *DDJ no ubo tal reforma de la constitución federal. Se trata de un fenómeno in!dito en nuestro
proceso federal, porque la iniciativa innovadora surgió en y de las propias provincias.
9espu!s de la reforma a la constitución federal, otras provincias realizaron las suyas. #sí, (ubut, Auenos
#ires, "a 0ampa, (aco y Santa (ruz.
El caso y la situación de la :iudad de 9uenos -ires:
Sabemos que con la reforma de *DDJ la ciudad de Auenos #ires a adquirido un status especial que la
ace sujeto de la relación federal sin ser una provincia ni revestir su categoría política.
"a norma de base que se a incorporado a la constitución es el art. *>D, que integra el título segundo
dedicado a "@obiernos de 0rovincia". 'n dica norma se consigna, para lo que ac$ interesa, que el congreso debe
convocar a los abitantes de la ciudad para que, mediante representantes que elijan a ese efecto, dicten el Estatuto
5rganizativo de sus instituciones. Cay que advertir que no se abla de "constitución", ni de "convención"
constituyente. 'l vocabulario que desde la reforma se viene utilizando designa a ese cuerpo como "'statuyente",
porque tiene a su cargo dictar al 'statuto.
9el conte&to en que se inserta la autonomía de la ciudad de Auenos #ires mientras mantenga su condición
de capital federal surge claramente que la competencia para dictar su 'statuto Organizativo es m$s reducida y
cuenta con m$s límites que el poder constituyente de las provincias.
'n efecto, consideramos suficientemente claro que:
*. la 'statuyente debe, analógicamente, tomar en cuenta el tec$o federal de los arts. 5* y +4 inc. >> de la
constitución8 pero, adem$s, y tambi!n,
>. la ley del congreso que el mismo art *>D contempla para garantizar los intereses del estado federal mientras la
ciudad sea capital federal8 se dictó ya vencido el plazo estipulado en la disposición transitoria decimoquinta, y
lleva el nP >J.4,,.
%o aparece, en cambio, ninguna limitación que pueda derivar de la ley del congreso convocando a
elecciones para integrar la 'statuyente y para designar jefe y vicejefe de gobierno. "a ley >J.6>7, del >, de
diciembre de *DD4, estableció una serie de pautas que nada tienen que ver con la ley de garantía ni con los
intereses del 'stado federal ;nP >J.4,,, del >+ de noviembre de *DD4:. 0or ende, las limitaciones e&cesivas que
innecesariamente fijó la ley >J.6>7 invadieron competencias que por el art. *>D de la constitución est$n discernidas
a la 'statuyente de la ciudad de Auenos #ires.
RE*OR+A DE 1867:
"a reforma en la (onstitución de San Euan se encuentra consagrada en los art. >+* a >+6:
S'((HQ% 9'(H1# 3'-('-# - -')O-1# 9' "# (O%S3H3?(HO%
(O%B'%(HO% (O%S3H3?='%3'
#-3H(?"O >+*R.- "a presente (onstitución sólo puede ser reformada, en todo o en parte, por una (onvención
(onstituyente especialmente convocada al efecto.
H%3'@-#(HO%
#-3H(?"O >+>R.- "a (onvención (onstituyente estar$ integrada por igual n.mero de miembros que la ($mara
de 9iputados, elegidos por el sistema de representación proporcional.
-'M?HSH3OS - H%1?%H9#9'S
#-3H(?"O >+5R.- "os convencionales (onstituyentes deben reunir las mismas condiciones requeridas que para
ser diputado provincial y gozan de las mismas inmunidades y privilegios que !stos, desde que fueran electos y
asta que concluyan sus funciones. %ing.n funcionario o magistrado de los poderes constituidos, puede ser
(onvencional (onstituyente.
H%H(H#3HB#
#-3H(?"O >+JR.- "a necesidad de la reforma se promover$ por iniciativa de cualquier legislador o del 0oder
'jecutivo. "a declaración que así lo disponga deber$ ser aprobada por el voto de los dos tercios de la totalidad de
los miembros de la ($mara y sometida en consulta al pueblo de la 0rovincia, para que se pronuncie en pro o en
contra de la misma en la primera elección general que se realice.
12
(O%BO(#3O-H#
#-3H(?"O >+4R.- (umplido tal requisito, si la mayoría de los electores votare afirmativamente, el 0oder
'jecutivo proceder$ a convocar a elección de (onvencionales (onstituyentes dentro de los diez días luego de
aprobado el acto eleccionario de consulta popular. "as elecciones se realizar$n en un plazo no mayor de *47 días
contados a partir de la feca de la convocatoria.
#0'-3?-#
#-3H(?"O >+6R.- "a (onvención (onstituyente se reunir$ dentro de los treinta días de proclamados los
(onvencionales (onstituyentes. 'legidas las autoridades, !stas asumir$n sus cargos quedando constituida la
#samblea (onstituyente y en condiciones de cumplir su cometido, que no podr$ e&ceder el t!rmino de un a<o.
'S('0(HO% F '%1H'%9#S
#-3H(?"O >++R.- "a enmienda de un solo artículo puede ser sancionada por el voto de los dos tercios de la
totalidad de los miembros de la ($mara de 9iputados y el sufragio afirmativo del pueblo de la 0rovincia,
convocado al efecto en oportunidad de la primera elección que se realice, en cuyo caso la enmienda quedar$
incorporada al te&to constitucional. -eforma de esta naturaleza no pueden llevarse a cabo sino con intervalos de
dos a<os por lo menos.
0-O1?"@#(HO%
#-3H(?"O >+,R.- 'n ning.n caso el 0oder 'jecutivo puede vetar la ley que disponga la necesidad de revisión
constitucional.
13