You are on page 1of 12

Trabajo Práctico

:
El Padre Carlos
Mugica
• Integrantes: Fava, Constanza.
López Sanabria, Francisco.
• Curso: 6to. Sociales.
• Profesora: Carla Dátola.
Pocas personas tienen el, tal vez privilegio, tal vez castigo de constituirse como
un paradigma de su tiempo, a la vez que una contradicción en s mismo. Pocas personas
tambi!n se atreven a "acerlo# a desa$iar lo que les es elemental, a buscar más allá del
bene$icio propio, a llevar adelante % de$ender una causa en la que creen $ervientemente,
a sacri$icarse por % para los demás pero, sobre todo, mu% pocas personas están
dispuestas a morir por ello.
&al es el caso del Padre Carlos 'ugica. &raidor para unos, valiente servidor de
Dios % los "ombres para otros, "a% algo que nadie puede negar# dedicó su vida a sus
"ermanos más carenciados con la convicción de que "abra un da en que su condición
cambiara % que, más allá de los medios empleados, todos seramos realmente iguales
en una patria que, e(perimentando una revolución espiritual pero sobre todo poltica, no
estuviera dominada por la burguesa capitalista ni )las *erarquas clericales
comprometidas con el dinero, el privilegio % el desorden establecido en todo el pas+
,
.
Carlos Mugica, el cura villero
Criado en el seno de una $amilia católica conservadora, pudiente % de elite,
proveniente de los barrios más altos % poseedores de los cargos más elevados, % con la
"eredada tendencia antiperonista, no $ue sino "asta que comenzó su carrera eclesiástica
que 'ugica dio un rumbo drástico a su vida. Pasó de $este*ar % celebrar con *-bilo la
destitución por la $uerza del presidente Perón en el a.o ,/00, a reclamar con
ve"emencia su retorno a un pas que necesitaba de !l. Pudiendo "aber llegado a las
altas *erarquas de la 1glesia en 2uenos 3ires, con una brillante inteligencia e in$lu%entes
contactos, no pudo "acer odos sordos a las angustias de su pueblo. 4o quera un status
privilegiado ni un "alo paternalista, sino ser considerado uno más.
Sus primeros a.os en el seminario $ueron marcados por la tendencia
antiperonista, realmente viendo el derrocamiento de Perón desde esta perspectiva %
siendo partcipe, de alguna u otra $orma, del mismo. Sin embargo, por esos mismos a.os
comenzó su tarea social, comprometida con los más
pobres, lo que le dio otro punto desde el que mirar la
realidad de la que era parte. 5 cuando, visitando )un
"umilde conventillo con cu%os "abitantes traba*aba
desde "aca un par de a.os, le%ó en una de las
paredes de ingreso 678 9Sin Perón no "a% Patria ni
Dios. 3ba*o los cuervos: 678 para 'ugica $ue un
1
Carlos 'ugica. ;ntrevista <evista Siete Das, ,/=>.
?illas como !sta era donde 'ugica
llevaba a cabo actividades de
evangelización.
mazazo. ;l segundo golpe lo recibió al darse cuenta de que la gente del conventillo, la
gente del barrio, estaba triste. 9Si la gente "umilde está de duelo @pensó 'ugica@, %o
esto% en la vereda de en$rente.: Ana parte de su mundo se derrumbó.+
>
3 partir de ese momento, % luego de una pro$unda re$le(ión causada por el
derrumbamiento de todo aquello que conoca o crea cierto e incuestionable, comenzó su
verdadera tarea % por la cual es reconocido a la vez que son cuestionados sus valores
cristianos. Contrariando las e(pectativas de sus padres % contradiciendo los principios
que le $ueron inculcados, comienza a $ormarse un sacerdote que, realmente, busca un
cambio radical en el orden preestablecido. 3bandonando su traba*o *unto al cardenal
Caggiano, miembro del grupo más conservador de la 1glesia, % transmitiendo a
estudiantes de la Buventud ;studiantil Católica, quienes lo tomaron como un re$erente, la
convicción de que el compromiso de un cristiano es con sus
"ermanos más pobres, comienza a realizar misiones sociales en
las zonas más carenciadas de 2uenos 3ires, as como a otros
lugares del pas donde las condiciones de sus "abitantes eran
más que p!simas. Dos $rases escuc"adas por los misioneros
marcaron "ondo al padre Carlos % las repeta con $recuenciaC una
vie*ita le di*o a una misionera D3 m, qu! me vienen a "ablar de
Dios si me esto% muriendo de "ambreD# % un "ac"ero que di*o D%o
so% la alpargata del patrónD
E
. ;n esta misma misión llevada a
cabo en Santa Fe, será donde 'ugica conoce a quienes luego se convertiran en sus
)cómplices+ % más tarde miembros de 'ontoneros# 3bal 'edina, <amus % Firmenic" 6$ue
con estos actores con quienes, principalmente, llevó a cabo sus ideales revolucionarios,
apo%ándolos % manteniendo una relación más que de unión o alianza poltica, de
amistad8.
Situaciones como !sta, o la previamente mencionada, generaron en 'ugica una
insatis$acción no sólo de palabra, sino tambi!n de "ec"o. Su primer acercamiento con el
peronismo como movimiento se dio luego de las elecciones de ,/6E, donde su
proscripción de*ó incon$orme a la ma%ora de las personas con las que se diariamente se
relacionaba, generando un malestar % una consiguiente que*a, que "izo eco en los odos
del *oven sacerdote. Luego de esto, % cada vez más convencido que sólo una revolución,
espiritual pero sobre todo poltica, terminara con las in*usticias sociales que la gente más
carenciada viva a diario, para dar paso a un sistema que les proporcionara, al menos,
una vida digna, comenzó a identi$icarse, a sus ob*etivos % a su pueblo cada vez más en
2
Lanusse, Lucas. 'ontoneros, el mito de sus ,> $undadores. ;ditorial ?ergara, 2uenos 3ires, >FF0
3
De la Serna, ;duardo. Padre Carlos 'ugica.
'ugica visitando una
de sus "abituales
villas.
las bases del peronismo. 'u% cercano al C"e Guevara, en un conte(to internacional en
el que se marcaban $uertemente dos bandos % en el que comparta varias de las
propuestas de este *oven revolucionario, % realmente conmovido por su trágica muerte,
se encuentra nuevamente con un con$licto sobre sus ideas iniciales. <eevaluando
diversas propuestas, ad"iere en ,/6H al 'ovimiento de Sacerdotes del &ercer 'undo,
cu%a propuesta eraC )los cristianos tienen el deber de
mostrar que el verdadero socialismo es el cristianismo
integralmente vivido, en el *usto reparto de los bienes % la
igualdad $undamental de todos. Le*os de contrariarse con
!l, sepamos ad"erirlo con alegra, como a una $orma de
vida social me*or adaptada a nuestro tiempo % más
con$orme con el espritu del ;vangelio+
I
. ;ste grupo,
realmente convencidos de los ideales socialistas %
embravecidos, luego del triun$o de dic"as ideas en varios
pases, entre ellos Cuba como e*emplo cercano, planteaba
todo aquello en lo que el Padre 'ugica crea, a la vez que
plasmaba su visión respecto de cómo pro%ectaba un $uturo. ;sto, *unto con la visita que
dio a Perón en su e(ilio, persona en cu%as decisiones con$iaba plenamente, empieza a
moldear la verdadera % $atal postura que de$enderá "asta el da de su muerte.
Su postura, ciertamente cuestionada % severamente criticada, dado el conte(to del
que provena % su $unción como servidor de Dios %, por tanto, de la paz, planteaba como
si se quiere )*usti$icado+ el uso de violencia. Jl e(pona que son las clases dominantes
quienes e*ercen la ma%or violencia contra el pueblo, % que de la violencia de los
poderosos ni los medios de comunicación ni instituciones como la 1glesia dicen una sola
palabra# de esta manera, dic"a violencia de arriba engendra violencia de aba*o, siendo la
e(plotación del "ombre la peor de sus $acetas )3 m no me gusta la violencia. Pero el
problema es que no puedo quedarme pasivo, tranquilo ante la situación de la terrible
violencia institucionalizada que esto% viviendo porque, si lo "ago, so% un asesino de mi
pueblo que se está muriendo de "ambre. ;ste es el verdadero problema, Cristo ec"ó con
violencia a los mercaderes del templo. Si la luc"a lo requiere, si no "a% más remedio, "a%
que usar la metralleta. ;l uso de la violencia es lcito. Por nuestros "ermanos. Para que
no los opriman+
0
. ;sto es, -nicamente en situaciones que sea e(tremadamente necesaria
dic"a violencia, pues en un gobierno constitucional donde los "abitantes del pas pueden
4
Documento o$icial# 'ovimiento de Sacerdotes del &ercer 'undo.
5
Padre Calos 'ugica en una entrevista proporcionada en los a.os 6F.
'ugica en un encuentro de
Sacerdotes del &ercer 'undo.
elegir a sus representantes, esa será la va por la cual las decisiones deberán ser
tomadas.
Cierto es tambi!n que, para que una amplia porción de la sociedad ad"iriese a su
postura % realmente considerara la luc"a armada como principal medio para alcanzar sus
ob*etivos polticos, deba de "aber un problema de $ondo mu% importante % un conte(to
no sólo local sino tambi!n internacional al cual vincularlo. ;se proceso, muc"o más
comple*o e inscripto en una situación donde la $igura del C"e atraa a las nuevas
generaciones, en tanto que para los católicos tuvo especial importancia el e*emplo del
cura colombiano Camilo &orres que abandonó los "ábitos para iniciar un proceso
guerrillero en su pas. 3mbos persona*es, de di$erentes escenarios, in$lu%eron de alguna
u otra manera en el discurso % manera de pensar de 'ugica que, tomando sus ideas,
buscó aplicarlas de la manera más católica que le $ue posible, recordando siempre que el
amor a Dios consiste en el amor al pró*imo %, por tanto, es necesario ligar el compromiso
cristiano con el compromiso terrenal.
Ktra de las $ormas en que este sacerdote e(presó su visión
de la sociedad % la poltica $ue mediante la participación en la
$undación de la revista )Cristianismo % <evolución+, *unto a los
estudiantes con los que traba*aba en el momento de creación de la
misma. Sus integrantes, además, con$ormaron el Comando Camilo
&orres % luego de una intervención de los sacerdotes del &ercer
'undo en la Casa <osada % Plaza de 'a%o, se separaron de sus
orgenes, al considerar la luc"a armada como -nica salida, a pesar
de la discrepancia con esa idea del Padre 'ugica.
Como miembro activo del 'S&', mostraba una clara
preocupación por "allar una solución genuinamente
latinoamericana# por eso condenaba las $ormas del socialismo que eran una mera
imitación de pro%ectos que se "aban impuesto en otros lugares producto de culturas
di$erentes, a la vez que mostraba su compromiso con la causa nacional % popular en
cada una de sus acciones. Su luc"a, *unto con la de todos los sacerdotes
tercermundistas alcanzó ribetes "eroicos %a que debieron en$rentar $uerzas
e(traordinariamente poderosas tanto dentro como $uera de la 1glesia. 3 pesar de esto, en
uno de los documentos o$iciales del 'ovimiento se mencionaC );n 3rgentina
constatamos que la e(periencia peronista constitu%e un elemento en la incorporación de
nuestro pueblo a dic"o proceso revolucionario+.
<evista coLeditada
por Garca ;lorrio %
'ugica.
Durante el segundo, % -ltimo, gobierno de $acto que vivió, su actividad como
de$ensor de un socialismo $ue mantenida, si bien no en la clandestinidad, de manera
menos visible, teniendo en cuenta la b-squeda desesperada del gobierno militar de
acabar con cualquier posible $oco de subversión, %a sea que se tratase de un grupo
guerrillero activo o un sacerdote que buscaba la me*ora de la situación de su pueblo.
Sin embargo, % a medida que se desarrollaron los "ec"os, la postura netamente
revolucionaria % tendiente a tomar las armas de 'ugica se $ue atenuando. Distintos
"ec"os lo llevaron a, si bien no separarse del peronismo ni de*ar de creer en su bondad e
ideas, al menos si de la &endencia <evolucionaria, a la vez que cuestionaba el uso de la
violencia que !sta empleaba como solución poltica, cortando todo vnculo con
'ontoneros luego de un "ec"o particular Mel asesinato
de <ucciN que lo llevó a "acer la siguiente declaraciónC
)muc"os guerrilleros tampoco son puebloC son
peque.oburgueses intelectuales que aprenden la
revolución en un libro, % no en la realidad. Le quitaron
la inmensa alegra al pueblo de e(perimentar a Perón
como presidente tres das despu!s de "aber sido
elegido % crearon un clima imperdonable de miedo+
6
,
declaraciones a partir de las cuales $ue cuestionado por varios sectores, incluso aquellos
que decan estar de acuerdo % respaldarlo, siendo tildado de oportunista, oligarca % "asta
)barrilete+.
Ana vez devuelto el cargo de presidente a Perón, 'ugica se en$rentó con uno de
sus principales colaboradores# Bos! López <ega. Su discrepancia en las ideas sobre el
comunismo % socialismo no $ue lo -nico que distanció a estos dos actores# $ue más bien
los modos del ministro de Perón que no coincidan con las bases del pensamiento del
sacerdote. Luego de la 'asacre de ;zeiza, López <ega anuncia un pro%ecto para
erradicar las villas de emergencia de la Capital Federal. 'ugica e(presó p-blicamente su
cuestionamiento % recibió un contraataque, siendo puesta en duda su integridad moral.
La respuesta de 'ugica no se "izo esperar, cuestionando % en$rentando duramente a su
acusador. La situación llegó a e(tremos cuando el Padre recibió amenazas % recibió
luego la muerte, tema que será abordado más adelante.
De esta manera, podemos ver cómo, en una !poca donde las posturas, tanto
desde las estructuras polticas como las eclesiales, estaban tan marcadas, eran tan
cerradas % resultaban tan obvias, además de "aber un absoluto % total desprecio por
6
Comentario a los medios de 'ugica luego del asesinato de <ucci, el >0 de 'a%o de ,/=0.
'ugica *unto a Perón, luego de
la victoria del General
ideas $oráneas que no enca*aran con el modelo de pas que se buscaba, "ubo una
persona que se atrevió a cuestionar este aparentemente inalterable orden, buscando
sólo el bene$icio de su pueblo, no el propio ni muc"o menos. Fue un persona*e
revolucionario % trascendente al que se lo criticó, se lo cuestionó % se lo amenazó % a-n
as no $ue nadie capaz de quitar o cambiar sus convicciones, as como tampoco nadie
$ue capaz de des"acerse de su espritu *oven % revolucionario que acompa.ara a sus
seguidores por muc"o tiempo.
Misa del Tercer Mundo
La relación entre $e cristiana % compromiso poltico es el tema n-mero uno de la
re$le(ión teológica contemporánea. Como miembro del 'ovimiento de Sacerdotes del
&ercer 'undo, el Padre 'ugica diriga misas cu%os receptores eran, principalmente, las
clases obreras % ba*as. 3s, es posible identi$icar muc"o contenido social en sus
sermones, oraciones % demás, as como obtenemos una vislumbre de sus ideas,
pro%ectos % aspiraciones para las mismas. ;stas misas, plagadas de elementos
ideológicos, presentaban la opción del peronismo, el repudio de la tortura % represión
militar, la b-squeda de la liberación %, como medio, la revolución.
Las clases traba*adoras, claramente, se vean identi$icadas en ese mismo ob*etivo,
de manera que no sólo las escuc"aban %
presenciaban, sino que tambi!n
comprendan de lo que les "ablaba,
entendan sus palabras % compartan sus
visiones. Jste sacerdote, a di$erencia de las
altas curias de la 1glesia a las que la gente
estaba %a acostumbrada, les "ablaba en tono
amistoso, acercándolos a Dios pero sin
impon!rselo, a la vez que demostraba un
verdadero % pro$undo entendimiento, cone(ión % compromiso con lo que ellos
atravesaban como clase. 3 pesar de provenir de una $amilia rica lograba identi$icar en la
pobreza en que los obreros vivan, a sus "ermanos % en ellos a Cristo, de manera que se
viera re$le*ado en aquello que inclua en las misas que imparta.
;sa trans$ormación, liberación, de la que $recuentemente "ablaba o a la que "aca
re$erencia solamente poda venir de la mano del movimiento peronista, al que luego sera
adepto. Con una poltica que "aba probado ser distribucionista % tendiente a la *usticia
social que las grandes masas nunca "aban e(perimentado, esta tendencia e(presaba, a
'isa llevada adelante por el Padre 'ugica en
una barriada pobre de la ciudad.
su entender, todo aquello que !l mismo buscaba obtener para bene$iciar a estos con
quienes traba*aba. ;s necesario aclarar, sin embargo, que el Padre 'ugica perteneca al
ala izquierda o "allaba en ella una convergencia con sus ideas por sobre con las de la
derec"a, de manera que propulsaba ma%oritariamente la luc"a por la revolución que,
eventualmente, desembocara en una patria socialista %a que, seg-n consideraba, !sta
era la que proporcionara un ma%or bienestar a todos pero, especialmente, a quienes
"aban sido relegados % e(cluidos de los bene$icios desde siempre, la clase obrera.
Seg-n sus propias palabras, )Pero para los "o% mis queridos cabecitas el peronismo $ue,
es % será, si contin-a $iel a sus esencias % desarrolla su entra.a revolucionaria, el
movimiento de redención social más $ormidable que "a conocido nuestra Patria.+
=
3 la vez, teniendo en cuenta la proveniencia de sus
ideas, lo que 'ugica buscaba construir o, me*or dic"o,
consolidar, era la "ermandad latinoamericana# un sentido
de pertenencia % unión entre los pases, más allá de las
di$erencias, ba*o una realidad poltica, económica % social
que los igualara a todos. 3demás, % en consonancia con la
propuesta peronista, era un ac!rrimo de$ensor de la
corriente conocida como catolicismo social, que propulsa
la idea de que los "ombres al ser, o deber ser, todos
iguales deben tener la garanta de la dignidad "umana, %
que los recursos económicos $ueran repartidos de $orma
que sea orientada "acia el bien com-n# !sta es la razón por la cual de$iende % ad"iere de
la manera en que lo "ace con el peronismo.
El paradigma de una muerte anunciada
OPue ocurrió en 'a%o ,, en ,/=I realmenteQ
OFue la &riple 3 la que acabo con la vida del
contradictorio )cura villero+, o como sospec"aron
algunos $ueron los 'ontoneros a quienes )abandono+
los que planearon su decesoQ
Pocos das despu!s de su muerte la revista );l
Caudillo+ a$irmaba L3 'ugica lo mato la tendenciaL# tres
das más tarde, );l Peronista+ publicaba L3 'ugica lo
mato la derec"a para dividir al pueblo peronistaL .
7
'ugica, Carlos. La 1glesia % el peronismo, ,/=E.
Si bien daba misas $ormales,
!l consideraba que la
evangelización tambi!n se
realizaba $uera de la 1glesia
$sica.
Diario sobre la muerte de 'ugica.
3l leer las conclusiones de cada grupo, quizá por el discurso apasionado o la $alta
de cercana de uno con el "ec"o % conte(to, se tiende a poco dudar de una, % luego lo
mismo de la otra. ;scasos son los neutrales que buscan pruebas concisas de lo ocurrido,
mirando más allá de su propia visión ideológica o conveniencia, pero las otras voces son
tan $uertes que las pistas son borrosas, se con$unden. 4osotros solo e(pondremos las
visiones % sus razones por la $alta de $acultad para discernir la verdad.
OPu! razones tena cada grupo para cometer el "omicidioQ ?erbigracia, si $ueron
los montoneros Oen que bene$icia al grupo la muerte de un cercano % posible aliadoQ 4o
$altan quienes a$irman que $ue venganza por abandonarlos
en las ideas que !l mismo promulgo % les con$ió cuando
llego el momento de ponerlas en práctica Maunque de la
manera en que ellos pensabanN. Pero, sumado a este $actor,
creemos deberamos considerar el a*edrez. ;n el a*edrez
"a% piezas unas mas valiosas que las otras, primero el
peón, luego caballo, al$il, torre % reina, el re% es el $actor más
importante, pero carece de utilidad. ;s como la idea en si
misma, la que "a% que de$ender, porque por s sola, poco
logra. OPor que resulta esta analoga de utilidadQ Porque
una buena estrategia para conseguir la victoria, conlleva
muc"as veces el sacri$icio de una pieza valiosa, pero menor a la venta*a que se obtiene.
'ugica movilizaba un sin numero de personas con ideales similares a los montoneros,
personas oprimidas % su$ridas, pero que por el mismo que los impulsaba a la revolución,
eran contenidas porque el se contena. 'atar al Padre % culpar del crimen a la derec"a
peronista, era lo que la $acción de izquierda necesitaba para desestimarla, condenarla %
conseguir además el apo%o del grupo que de*o atrás el cura villero con su muerte, un
grupo inquieto movilizado, con ideales % $uerzas -tiles a la causa. La muerte de un
pseudo aliado, una pieza destacada, pero poco practica, llevaba a conseguir una gran
venta*a estrat!gica.
;sto respecto a las posibles razones montoneras. Pero, OPu! "a% de las razones
de los enemigos de estosQ
;dición de );l caudillo+
aseverando que los
'ontoneros son los
responsables del asesinato
Si verdaderamente $ue un sicario de la triple 3, Oque
conseguan con su muerteQ Principalmente, la destrucción de una
idea, de un cono, de un agente movilizador, o eso podan creer,
puesto que el e$ecto $ue el contrario. 'ugica era un sembrador de
las ideas de izquierda % un ac!rrimo de$ensor de la evangelización
por la acción, es decir que comparta % predicaba su creencia con
las acciones, lo que lo converta en una ola que arrastraba a
muc"os con el "acia la vereda opuesta a la derec"a. Sumado a su
carácter, era "i*o de conservadores, de burgueses % polticos, %
además cura brillante, que se convirtió en tercermundista, es decir,
que su presencia entre los d!biles % la de$ensa de los ideales revolucionarios, cobraban
muc"o mas peso en su persona que en cualquier otra, la presunta idea de la triple 3
pudo ser la de cortar el mal de raz# !l era padre tambi!n en el sentido de que creaba
"i*os de izquierda, sembraba ideas contrarias a las que convenan al gobierno, podemos
suponer que pensaban que al matarlo, solucionaban un $uturo problema.
La muerte del Padre 'ugica es el despertar de un gigante adormecido, la muerte
de una persona, el nacimiento de un cono % una idea.
An cura, un verdadero cristiano que daba su vida a los pobres, quizá no siguiendo
al pie de la letra el camino que Bes-s le propona, pero si encontrando el equilibrio entre
su sentir % su razón# saba qu! lugar era el su%o, al lado de los pobres, como sost!n de
los d!biles, como $uerza que trascenda instituciones, ideologas, un modelo de vida que
se e(panda en contacto con los demás. 'ugica era una contradicción % lo $ue "asta su
muerte# cuando cre%eron acabar con la amenaza, solo soltaron sus cadenas. 'ugica no
$ue un guerrillero ni un revolucionario armado como lo $uera Camilo &orres, su punto en
com-n no $ue más que el sacerdocio % el bando que escogieron, porque como &orres
luc"o con la )espada+, 'ugica a$ilo sus palabras % aun más sus obras. Siendo su $amilia
conservadora % de clase alta, el escogió a los pobres % al peronismo enemigo de sus
padres# siendo miembro de la iglesia escogió el camino más arduo, al que sus
compa.eros re"uan por cobarda o comodidad, % luc"o por su ideal de una 1glesia que
vive para los pobres % olvidados. 4o busco el poder poltico ni $ama, como demostró
renunciando a su puesto en el gobierno por no coincidir con las ideas de López <ega, o
lo "izo *ustamente por esos actos deliberados % poco comprensibles que lo catapultaron
a la cima entre los su%os, lo que es seguro es que el busco la $uerza de carácter, el
poder que da la acción con*unta % logro unir a los d!biles ense.ándoles la $uerza que
Publicación de diario
peronista.
posean como unidad, despertando a *óvenes % sectores ba*os a ver la realidad que los
a"ogaba % luc"ar por el que el consideraba el mensa*e evang!lico mas importante, el de
el amor al pró*imo, que estaba siendo ensuciado por los grupos burgueses que
esclavizaban al obrero.
;l once de 'a%o de ,/=I, cuando sala de dar la misa en su parroquia de la villa,
los cinco tiros que acabaron con su vida quitándole el aliento en las palabras )R3"ora
'ás que 4unca &enemos que ;star Bunto al PuebloS+, o$iciaron de semillas convirtiendo
la carne en tierra $!rtil para le mensa*e que de*o el padre 'ugica a sus seguidores, no
destru%eron, dieron $orma a algo mas trascendental, %a $uera el móvil la destrucción de
una amenaza % enemigo del poder poltico o el cobrar una venganza % a su vez crear
aliados contra el gobierno.
Carlos 'ugica $ue un "ombre que vivió % murió por sus ideales, por % para sus
"ermanos, por % al servicio de Dios. Por aquellos a.os mu% pocos polticos tuvieron la
claridad que mani$estó Carlos 'ugica, mu% pocos su convicción % a-n menos su valor
para en$rentarse a todo % a todos los que impidieran la igualdad de todas las personas.
;ntendió cómo % para qu! deba vivir % qu! era lo que tena que "acer para seguir sus
ideales. Comprendió cuál era su luc"a, esa luc"a *unto con los relegados, esa luc"a
contra las elites % sus privilegios, esa luc"a en la que entregó su vida, % esa luc"a que no
da espacio para que nadie pueda cuestionar ese e*emplo de entrega por una causa. 3l
morir, 'ugica, se convirtió en el smbolo de una generación, % en el primer mártir del
'ovimiento de Sacerdotes del &ercer 'undo. 3demás de sus escritos, este sacerdote
nos de*ó un grandioso e*emplo de lo que es compartir la suerte de los pobres, desde
ellos )'ugica era una imagen transparente, una suerte de provocador de conciencias,
que en nombre del evangelio no dudaba en en$rentar a los poderosos desde la
perspectiva de los pobres. Carlos 'ugica era un pro$eta...+
H
.
8
Kbra )1glesia 3rgentina, 'emoria % ;speranza+.
2ibliogra$a
• Lanusse, Lucas. 'ontoneros, el mito de sus ,> $undadores. ;ditorial ?ergara, 2uenos
3ires, >FF0.
• Documental Padre 'ugica. Aniversidad 4acional de Lomas de Tamora. Facultad de
Ciencias Sociales. Disponible en "ttpCUUVVV.%outube.comUVatc"QvW4">g2B5Xe*s
• )Carlos 'ugica. ;l mártir de los pobres+. Disponible en
"ttpCUUcarlosmugica.com.arUVebU$otos."tml
• )Carlos 'ugica+. Disponible en "ttpCUUVVV.elortiba.orgUmemoria."tml
• ;ntrevista a Carlos 'ugica. <evista = das, ,/=>. Disponible en
"ttpCUUVVV.el"istoriador.com.arUentrevistasUmUmugica.p"p
• )Padre Carlos 'ugica+. Disponible en "ttpCUUVVV.el$or*ista.comUpadremugica."tml
• )Carlos 'ugica % el 'ovimiento de Sacerdotes para el &ercer 'undo.+ Disponible en
"ttpCUUVVV.educ.arUrecursosUverQrecYidW,I=F=
• );l 'ovimiento de Sacerdotes del &ercer 'undo+. Disponible en
"ttpCUUecat"s,.sE.amazonaVs.comUactualizacion"istoriaargentinaU,6,=,6F=F.'K?
Z>FS3CZ>F&;<C;<Z>F'A4DK.ppt(