You are on page 1of 27

Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo

1
Resolución No. 479-2013
Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo. Managua, veinticinco de abril del año
dos mil trece. Las nueve y veintitrés minutos de la mañana.
CONSIDERANDO
I
Que la creación y competencia del Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
están contenidas en la Ley No. 802, Ley Creadora del Tribunal Aduanero y Tributario
Administrativo, Artos. 1 y 2, los que íntegra y literalmente dicen: “Artículo 1. Creación.
Créase el Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo, como un ente autónomo,
especializado e independiente del Servicio Aduanero y de la Administración Tributaria. Tendrá
su sede en Managua, capital de la República de Nicaragua y competencia en todo el territorio
nacional.” y “Art. 2 Competencia. El Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo, es
competente para conocer y resolver en última instancia en la vía administrativa sobre: a) Los
recursos en materia aduanera que establece el Título VIII, Capítulo I del Reglamento del Código
Aduanero Uniforme Centroamericano, publicado como Anexo de la Resolución No. 224-2008
(COMIECO-XLIX) en La Gaceta, Diario Oficial No. 136, 137, 138, 139, 140, 141 y 142
correspondientes a los días 17, 18, 21, 22, 23, 24 y 25 de julio del 2008; b) El recurso de apelación
que señala el Título III de la Ley No. 562, Código Tributario de la República de Nicaragua,
publicada en La Gaceta, Diario Oficial No. 227 del 23 de Noviembre de 2005; y c) Las quejas de
los contribuyentes y usuarios contra los funcionarios de la Administración Tributaria y de la
Administración de Aduanas en las actuaciones de su competencia; y dictar las sanciones,
indemnizaciones, multas y demás en contra de éstos.”
II
Que de conformidad al Arto. 625 del Reglamento del Código Aduanero Uniforme
Centroamericano (RECAUCA), el Recurso de Apelación se interpondrá ante la
autoridad superior del Servicio Aduanero, la que se limitará a elevar las actuaciones al
órgano de decisión a que se refiere el Arto. 128 del Código Aduanero Uniforme
Centroamericano (CAUCA), en los tres días siguientes a la interposición del Recurso.
Que el Arto. 628 del RECAUCA determina que presentado el recurso y cumplidas las
formalidades establecidas, el órgano al que compete resolver continuará con el trámite
que corresponda o mandará a subsanar los errores u omisiones de cualquiera de los
requisitos señalados en el Arto. 627 de ese Reglamento, dentro del plazo de tres días
posteriores a su interposición, emitiéndose para tales efectos el correspondiente auto de
prevención el cual deberá notificarse al Recurrente, quien tendrá un plazo de cinco
días contados desde el día siguiente a la notificación para evacuar las prevenciones. Si
las prevenciones formuladas no fueran evacuadas en la forma requerida y dentro del
plazo antes señalado, el Recurso será declarado inadmisible. Interpuesto el Recurso, el
órgano competente deberá resolver en un plazo de treinta días contados a partir del día
siguiente al de la recepción del Recurso.
III


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
2
Que en contra de la Resolución Administrativa No. 429-2013 de las dos y quince
minutos de la tarde del día veintiocho de febrero del año dos mil trece, emitida por el
Director General de la DGA, interpuso Recurso de Apelación el señor _______, en la
calidad en que actúa, manifestando en su escrito, parte conducente, íntegra y
literalmente lo siguiente: “ALEGACIONES DE HECHO Y DE DERECHO. Honorables
Miembros del Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo (TATA), solicito formalmente
que en cumplimiento del artículo 9 "Atribuciones". El Tribunal Aduanero y Tributario
Administrativo tendrá las atribuciones siguientes:, literal a) Conocer y resolver todos los casos en
materia aduanera y tributaria que pos disposición de la presente Ley lleguen a su conocimiento en
estricto apego y observancia de la Constitución Política de la República, las leyes especiales y
demás disposiciones pertinentes, de la Ley No. 802, Ley Creadora del Tribunal Aduanero y
Tributario Administrativo, publicada en La Gaceta, Diario Oficial No. 128 del nueve de julio del
dos mil doce, toméis en consideración las violaciones a la Constitución Política de Nicaragua, las
Leyes de Orden Aduanero y Leyes especiales que desvirtúan cada una de las argumentaciones de
la Administración de Aduana Managua y del Director General de la Dirección General de
Servicios Aduaneros, siendo éstas: DE LA ADMINISTRACIÓN DE ADUANA MANAGUA:
Falta de competencia e interdicción de la arbitrariedad del aforador. Disposiciones violentadas
aplicables al caso: Ley No. 265, Ley que establece el Autodespacho para la importación,
exportación y otros regímenes. Establece el artículo 32, literalmente establece: “Mediante el
reconocimiento, la autoridad aduanera examinará las mercancías o sus muestras, a fin de tener
elementos que la ayuden a precisar la veracidad de lo declarado referente a los conceptos
siguientes: l) Descripción, naturaleza, estado, origen y demás características de las citadas
mercancías. 2) Unidades de medida o peso señaladas en el arancel para cuantificarla. 3) Otros
datos de la identidad de las mercancías. El reconocimiento no limita las facultades de
comprobación de las autoridades aduaneras respecto a las mercancías importadas o exportadas.”
Artículo 37.- Cuando las autoridades aduaneras, con motivo de la revisión de los documentos
presentados para el autodespacho de las mercancías o de su reconocimiento, tengan conocimiento
de cualquier irregularidad, lo harán constar en acta que deberá contener los hechos u omisiones
observados, para efecto de la aplicación, en su caso, de las sanciones correspondientes. Artículo
38.- Cuando con motivo del ejercicio de las facultades de comprobación, especialmente en los casos
de reconocimiento aduanero, surjan inexactitudes o falsedades en lo declarado, las autoridades
aduaneras determinarán las obligaciones arancelarias y tributarias y no tributarias omitidas,
imponiendo las sanciones que correspondan. Decreto No. 3-98, Reglamento de la Ley No. 265,
Ley del Autodespacho. Artículo 39.- A fin de dar debido cumplimiento a lo dispuesto por el
Artículo 32 de la Ley, los empleados especializados, encargados de realizar los reconocimientos
aduaneros de las mercancías, procederán de la forma siguiente: 1) Llamarán al Administrador de
la Aduana o a quien haga sus veces, para que presencie el acto y al final firme con ellos, el “Acta
de Reconocimiento” que se llene con tal motivo. 6) Comprobarán, en su caso, el cumplimiento de
las obligaciones no tributarias a que la operación esté sujeta. 7) Después de firmar el acta pre
impresa con los resultados del reconocimiento, en unión del Administrador o quien haga sus


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
3
veces, entregarán copia de ella al interesado y el original se anexará a la declaración presentada.
Reglamento al Código Aduanero Uniforme Centroamericano (RECAUCA). “Establece el
artículo 336 “Verificación Inmediata” del RECAUCA, que el examen físico y documental podrá
realizarse en forma total o parcial, de acuerdo con las directrices o criterios generales que emita el
Servicio Aduanero y deberá realizarse dentro de las veinticuatro horas siguientes en que las
mercancías se encuentren a disposición del funcionario aduanero designado para la práctica de
dicha diligencia, salvo que la Autoridad Aduanera requiera un plazo mayor, de acuerdo a las
características y naturaleza de las mercancías.” El aforador en su Acta de Reconocimiento con
fecha ocho de enero del dos mil trece, establece que su notificación se realiza conforme el artículo
14 y 32 de la Ley 265, Ley que Establece el Autodespacho para la importación, exportación y
otros regímenes. Siendo así el funcionario aduanero de conformidad con el artículo 14 y 32 de la
Ley 265 precitada y 39 numeral 1, 6 Y 7 del Decreto No. 3-98, Reglamento de la Ley de
Autodespacho, conforme a su revisión física y documental de las mercancías y a las facultades
establecidas en ellas, se debieron determinar las obligaciones arancelarias y tributarias a pagar
por medio de la elaboración del Acta de Reconocimiento y de la elaboración de la declaración
complementaria, y en este caso las obligaciones arancelarias se establecieron por un monto de C$
0.00, no menciona el monto del adeudo. Pero después de siete días de realizado el reconocimiento
aduanero viene la Sra. _______, titular de la Cédula de Identidad No. _______, el Sr. _______,
Responsable del Departamento de Control Técnico de la Administración de Aduana Managua, y
el Lic. _______, Administrador de Aduana de la Administración de Aduana Managua, sin
mediar ninguna explicación, razones técnicas y legales, establecen un nuevo adeudo producto del
reconocimiento aduanero por la cantidad de C$204,299.65 (Doscientos Cuatro mil Doscientos
Noventa y nueve córdobas con 65/100), siendo totalmente y abismalmente diferente a lo
notificado por la aforadora que fue designada por el Sistema Aduanero Automatizado
(SIDUNEA WORD) para practicar el reconocimiento aduanero, así como las notificaciones del
aforador siendo ilegal por no tener autoridad para firmar el acta de reconocimiento aduanero sin
la participación del Administrador de Aduana Managua y la notificación del Acta
Complementaria y la Notificación de Adeudo firmada y notificada por los funcionarios de la
Aduana Managua, fueron realizadas de forma extemporáneas, por haber violentado las
directrices legales de la normativa aduanera vigentes y disposiciones administrativas siguientes: 1.
Establece el artículo 32 y 37 de la Ley No. 265, Ley que Establece el Autodespacho para la
Importación, Exportación y Otros Regímenes, que cuando las autoridades aduaneras, con motivo
de la revisión de los documentos presentados para el autodespacho de las mercancías o de su
reconocimiento, tengan conocimiento de cualquier irregularidad, lo harán constar en acta que
deberá contener los hechos u omisiones observados, para efecto de la aplicación, en su caso, de las
sanciones correspondientes. Cumpliendo con este precepto legal nosotros ya fuimos notificados del
ejercicio del control aduanero por medio del Acta de Reconocimiento del Aforador designado por
el Sistema Aduanero Automatizado (SIDUNEA WORD), y que fue notificada el ocho de enero
del dos mil trece, pero este funcionario no está investido de potestad aduanera para firmar el Acta
de Reconocimiento, ya para ello debe estar apoderado o nombrado por el Administrador de


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
4
Aduana Managua para que haga sus veces, elemento legal que no fue invocado en el Acta de
Reconocimiento Aduanero, ya que la firma únicamente el aforador Sra. _______, titular de la
Cédula de Identidad No. _______, en su calidad de Técnico Aduanero, así lo establece el artículo
39 numeral 1, 6 Y 7 del Decreto No. 3-98, Reglamento de la Ley No. 265 del Autodespacho. 2.
Establece el artículo 38 de la Ley No. 265, Ley que Establece el Autodespacho para la
Importación, Exportación y Otros Regímenes, que cuando con motivo del ejercicio de las
facultades de comprobación, especialmente en los casos de reconocimiento aduanero, surjan
inexactitudes o falsedades en lo declarado, las autoridades aduaneras determinarán las
obligaciones arancelarias y tributarias y no tributarias omitidas, imponiendo las sanciones que
correspondan. Cumpliendo con este precepto legal nosotros ya fuimos notificados del ejercicio del
control aduanero por medio del Acta de Reconocimiento del Aforador designado por el Sistema
Aduanero Automatizado (SIDUNEA WORD) pero sin la debida firma del Administrador de
Aduana Managua, y ha establecido una cantidad liquidad de C$ 0.00, en la cual se entiende que
se incluye los impuestos más la multa de un tanto tributarios. Si el aforador en el cumplimiento
de sus funciones y en el ejercicio de sus facultades ha establecido una cantidad diferente a la que
legalmente se debió establecer, es una responsabilidad inherente a dicho funcionario y esta
situación ya se encuentra contemplada en el artículo 13 del CAUCA, que establece que los
funcionarios y empleados del Servicio Aduanero serán responsable por su actuación, culposa o
dolosa, en el desempeño de sus cargos y funciones, y el artículo 15 del RECAUCA, establece que
además de las responsabilidades que establece este artículo 13 del CAUCA, para nuestro caso, se
harán los alcances o ajustes para el caso de los impuestos reales que en su momento por un
lamentable error no fueron pagados conforme a los códigos arancelarios correspondiente, pero en
ningún caso estamos dispuesto a cancelar el supuesto tanto tributario que ha establecido de forma
extemporánea las autoridades de la Administración de Aduana Managua. 3. Establece el artículo
67 de la Ley No. 265, Ley que Establece el Autodespacho para la Importación, Exportación y
Otros Regímenes, que en los casos en que con motivo del reconocimiento aduanero, proceda la
determinación de obligaciones tributarias omitidas y no sea aplicable lo dispuesto en el Artículo
anterior 66 de la Ley de Autodespacho, el aforador encargado procederá a su determinación sin
necesidad de sustanciar el procedimiento establecido en el Artículo 65 de la presente Ley. En este
caso la autoridad aduanera dará a conocer por escrito los hechos u omisiones que impliquen la
omisión de obligaciones tributarias y deberá señalarse al interesado que cuenta con un plazo de
diez días para ofrecer las pruebas y alegatos que a su derecho convengan. Sin embargo el Acta
de Reconocimiento no señaló el derecho de ofrecer pruebas, nosotros no impugnamos el acta de
reconocimiento por cuanto el monto establecido de C$ 0.00, podía ser pagado aún y cuando se
había vulnerado el derecho de replicar sobre los ajustes de clasificación arancelaria que estableció
el aforador. En vista que no aportamos ningún documento la notificación del Acta de
Reconocimiento Aduanero del ocho de enero del dos mil trece, quedo firme para efectuar el pago
por la cantidad establecida. 4. Establece el artículo 50 del Decreto 3-98, Reglamento de la Ley
No. 265, Ley que Establece el Autodespacho para la Importación, Exportación y Otros
Regímenes, que en los datos registrados o recibidos a través de transmisiones electrónicas por


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
5
medio del sistema informático autorizado por la Dirección General de Aduanas y aceptados por
esta, así como el detalle histórico de operaciones por código de usuarios se considerarán como
pruebas. Por tanto el acta de reconocimiento aduanero por sí y ante sí es la prueba material de
caso expuesto a su autoridad. Extemporaneidad de emisión y notificación del acta de
reconocimiento aduanero con fecha 08/01/2013/ notificación de adeudo número
20130610000096 con fecha 15/01/2013 y acta complementaria de la declaración
complementaria número 2011 0610 L-116/1, emitida el 08/01/2013, todas fueron notificadas de
forma extemporáneas, causando silencio administrativo en la actuaciones de los funcionarios de
la administración de aduana Managua: Establece el artículo 27 de la Ley No. 265, Ley que
Establece el Autodespacho para la Importación, Exportación y Otros Regímenes, que una vez
activado el mecanismo de gestión de riesgo y éste determine que se debe practicar el
reconocimiento aduanero, se efectuará en el propio recinto aduanero en el plazo no mayor de tres
horas. Este plazo fue incumplido por el aforador que practicó el reconocimiento aduanero, quién
recibió la declaración de importación para su revisión el día 04/01/2013, a las nueve y veintiún
minutos de la mañana, según consta en el acta de reconocimiento aduanero esta fue elaborada a
las ocho y cuarenta y tres minutos de la mañana del día ocho de enero del año dos mil trece,
habiendo transcurrido Tres días hábiles desde la fecha en que el aforador tuvo a la vista las
mercancías y su declaración para practicar el reconocimiento aduanero, transgrediendo
totalmente las disposiciones legales. Establece el artículo 336 “Verificación Inmediata” del
RECAUCA, que el examen físico y documental podrá realizarse en forma total o parcial, de
acuerdo con las directrices o criterios generales que emita el Servicio Aduanero y deberá
realizarse dentro de las veinticuatro horas siguientes en que las mercancías se encuentren a
disposición del funcionario aduanero designado para la práctica de dicha diligencia, salvo
que la Autoridad Aduanera requiera un plazo mayor, de acuerdo a las características y
naturaleza de las mercancías. En este caso, transcurrieron tres días hábiles para efectuar el
reconocimiento aduanero. En cuanto a la fecha de la notificación de adeudo número
20130610000096 con fecha 08/01/2013 notificada el 15/01/2013 y acta complementaria de la
declaración complementaria número 2013 0610 L-116/1, emitida el 08/01/2013, habiendo
transcurrido 11 días calendarios. Establece el artículo 349 “Resultado de la Verificación
Inmediata” y artículo 350 “Autorización del Levante”, ambos del RECAUCA, que de los
resultados de la verificación inmediata, la Autoridad Aduanera entendiéndose al aforador
asignado para realizar el reconocimiento aduanero y el Administrador de Aduana con potestad
aduanera que deberá efectuar las correcciones y ajustes correspondientes de la declaración
aduanera de las mercancías, tal y como fue efectuado por medio del Acta de reconocimiento
aduanero con fecha 08/01/2013, la cual en todo caso, tendrá su validez en el entendido que se
autorizó el levante de las mercancías habiéndose notificado una diferencia de C$0.00, salvo que
los servicios aduaneros regulen de otra manera el tratamiento de las diferencias indicadas
anteriormente. En este caso, la Dirección Superior del Servicio Aduanero por medio de la
Circular Técnica 061 con fecha 06 de septiembre del dos mil dos, en el numeral 4.2
“Reconocimiento de la Mercancía y Verificación de la Declaración y sus Soporte”, 4.5 “Acta de


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
6
Reconociendo con Irregularidades”, especialmente en el caso que nos ocupa el numeral 4.5.2, el
Director General de Servicios Aduaneros ha instruido que el aforador cuando corresponda
formulará la declaración complementaria liquidando los Derechos e Impuestos y demás cargos
dejado de pagar más una multa administrativa que representa un tanto igual al monto dejado de
pagar, conforme lo establece el artículo 64, numeral 17) de la Ley Nº 421 “Ley de Valoración en
Aduana y de Reforma a la Ley Nº 265” y artículo 22 del Reglamento Decreto No. 74/2002, por
tal razón, no hay tiempos adicional para elaborar el Acta de Reconocimiento y la declaración
complementaria, ya que estos se deben realizar en el mismo momento para las garantías de los
declarantes, ya que no es lo mismo establecer liquidaciones de tributos con el tipo de cambio sobre
los ajustes realizados el día 08/01/2013, que haberlos liquidados con fecha 15/01/2013,
habiendo transcurrido siete días calendarios, tipo de cambio que es totalmente ilegal ya que no se
corresponde con el procedimiento citado anteriormente. Señores Magistrados del Tribunal
Aduanero y Tributario Administrativo todos los instrumentos notificados (Acta de
reconocimiento, Notificación de Adeudo y Acta Complementaria) fueron elaborados y notificados
de forma extemporánea, contra ley expresa y contra las disposiciones autorizada por el Jefe
Superior de la Dirección General de Servicios Aduaneros, si bien es cierto que Usted no la firmó,
no menos cierto es que la Circular Técnica No. 061/2002, se encuentra vigente para todos los
funcionarios del Servicio Aduanero para que ejerzan su control aduanero en los despachos
aduaneros que nosotros presentamos en nombre de nuestros clientes. Por tal razón estos tres
instrumentos el Acta de Reconocimiento emitida el 08/01/2013, la notificación de adeudo
número 20130610000096 con fecha 15/01/2013 y el acta complementaria de la declaración
complementaria número 2013 0610 L-116/1, emitida el 08/01/2013, estas dos últimas
notificadas el 15/01/2013, desde la fecha del resultado aleatorio 04/01/2013 han
transcurrido NUEVE DÍAS HÁBILES Y ONCE DÍAS CALENDARIOS, por consiguiente
ha operado la figura legal de SILENCIO ADMINISTRATIVO POSITIVO POR HABER
NOTIFICADO EXTEMPORANEAMENTE, pues al no emitir el Acta de Reconocimiento
Aduanero con las firmas de ley y la Declaración Complementaria en tiempo y forma en los plazos
ya señalado, se da por agotada la vía administrativa, para los efectos de las disposiciones
vulneradas, adicionalmente se complementa con las disposiciones legales que expongo a
continuación: 1. El artículo 52 de la Constitución Política de Nicaragua consagra el Derecho de
Petición de los ciudadanos y el Derecho a obtener una pronta respuesta de la siguiente forma:
“Los ciudadanos tienen derecho de hacer peticiones,… a los Poderes del Estado o cualquier
autoridad; de obtener una pronta resolución o respuesta y de que se le comunique lo resuelto
en los plazos que la ley establezca.” 2. SILENCIO ADMINISTRATIVO. El Silencio
Administrativo en la doctrina legal contemporánea se considera un verdadero acto administrativo
equivalente a la autorización o aprobación a los que sustituye; el silencio positivo tiene una
función técnica y un régimen diferente al silencio negativo; constituye una técnica material para
lograr de manera más suave la exigencia de obtener una autorización o aprobación
administrativa (Ver. Iván Escobar Fornos en “El Valor Jurídico del Silencio”. Pag. 26). En
abundantes sentencias de la Corte Suprema de Justicia ha resuelto la omisión de la


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
7
Administración Pública de pronunciarse en tiempo y forma frente a las peticiones de los
ciudadanos o en el ejercicio del derecho impugnatorio definiendo el Silencio Administrativo
Positivo señalando que “En la doctrina del Derecho Contencioso Administrativo esta
inactividad o no cumplimiento de la Ley por parte de la Administración Pública se denomina
Silencio Administrativo Positivo, constituyendo un verdadero acto administrativo,
equivalente a una resolución favorable al recurrente, la que la Ley da en forma expresa,
como una sanción que castiga esa inactividad administrativa, constituyendo ese Silencio, por
ese mandato legal un verdadero acto administrativo expreso favorable al recurrente, teniendo
efectos jurídicos.” (Ver Sentencia Número 104 de las tres de la tarde del treinta de septiembre del
año dos mil dos emitida por la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia). 3.
ACTO ADMINISTRATIVO, ADMINISTRACIÓN PÚBLICA Y DERECHO
ADMINISTRATIVO: Conforme el artículo 2 de la Ley 350 “Ley de Regulación de lo
Contencioso Administrativo tenemos las siguientes definiciones: “1, Acto Administrativo: Es la
declaración o manifestación de voluntad, juicio o conocimiento expresada en forma verbal o
escrita o por cualquier otro medio que, con carácter general o particular, emitieren los órganos de
la Administración Pública y que produjere o pudiere producir efectos jurídicos. 2.
Administración Pública: Es la que ejerce el Estado por medio de los órganos de la
administración del Poder Ejecutivo, de acuerdo con sus propias normativas; la Administración de
las Regiones Autónomas de la Costa Atlántica y de las municipalidades; las instituciones
gubernamentales autónomas o descentralizadas y las desconcentradas; las instituciones de
creación constitucional y, en general, todas aquéllas que de acuerdo con sus normas reguladoras
realizaren actividades regidas por el ordenamiento jurídico administrativo y la doctrina
jurídica y, en todo caso, cuando ejercieren potestades administrativas.” Según lo expuesto
podemos concluir que las actuaciones de las Autoridades Aduaneras de la Administración de
Aduana Managua de la Dirección General de Servicios Aduaneros en materia administrativa
que está regida por el Derecho Administrativo dentro del ámbito de su competencia material; es
decir, los funcionarios aduanero estaban obligados a resolver conforme los términos legales
establecidos en el 27 de la Ley No. 265, Ley que Establece el Autodespacho para la Importación,
Exportación y Otros Regímenes, artículo 336 “Verificación Inmediata” del RECAUCA, artículo
349 “Resultado de la Verificación Inmediata” y artículo 350 “Autorización del Levante”, así
como las disposiciones administrativas emanadas de autoridad superior de la DGA mediante la
Circular Técnica 061 con fecha 06 de septiembre del dos mil dos, en el numeral 4.2
“Reconocimiento de la Mercancía y Verificación de la Declaración y sus Soportes”, 4.5 “Acta de
Reconociendo con Irregularidades”, especialmente en el caso que nos ocupa el numeral 4.5.2.
Disposiciones que vulneran los principios de legalidad de las normativas aduaneras y de la
Constitución Política de Nicaragua: En la notificación de adeudo número 20130610000096
con fecha 08/01/2013 NOTIFICADA 15/01/2013 y el acta complementaria de la declaración
complementaria número 2011 0610 L-116/1, emitida el 08/01/2013 NOTIFICADA EL
15/01/2013, por el Lic. _______, en su calidad de Administrador de Aduana Managua de la
Dirección General de Servicios Aduaneros, se han vulnerado: 1. De conformidad al artículo 32 de


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
8
la Constitución Política de Nicaragua, establece que ningún ciudadano está obligado al
cumplimiento de actos administrativos que no tiene asidero legal, por cuanto los plazos ya
señalados en el presente escrito, no tiene validez alguna, por ser notificada de manera
extemporánea. 2. De conformidad al artículo 34, numeral 8 de la Constitución Política de
Nicaragua, que establece que la Notificación de Adeudo y la Notificación del Acta
Complementaria fecha ocho de enero del dos mil doce, se debió haber emitido y notificado cómo
fecha máxima un día después de realizado el reconocimiento aduanero. Por consiguiente se está
condenando a nuestro cliente _______ a cumplir un supuesto adeudo que al no emitirse en tiempo
los actos administrativos se nos está quitando el derecho que ya habíamos adquirido al caducar el
plazo para emitir la declaración complementaria y por otro lado se están estableciendo ajustes
diferentes al acta de reconocimiento ya notificada el 08/01/2013. 3. De conformidad al artículo
130 de la Constitución Política de Nicaragua, se establece que nuestra nación se constituye en un
Estado Social de Derechos, por tanto los funcionarios de la Administración de Aduana Managua
están obligados a cumplir y hacer cumplir las leyes que le son competente en materia aduanera,
pero no pueden atribuirse más funciones que las que el cargo concede en razón de las Leyes y de la
Constitución Política de Nicaragua, por consecuencia jurídica la elaboración y notificación de la
Notificación de Adeudo y el Acta Complementaria es nula por haber sido dictada fuera de tiempo
para hacerlo. 4. De conformidad al artículo 183 de la Constitución Política de Nicaragua,
establece que los funcionarios de la División de la Administración de Aduana Managua se han
excedido al elaborar y notificar la Notificación de Adeudo y el Acta Complementaria, ya que
ningún funcionario tiene más autoridad que la facultad o jurisdicción que le confiere las leyes de
la República y la Constitución Política de Nicaragua, en especial la Notificación del Acta de
Reconocimiento del Aforador carece de facultad aduanera por no tener autorización del
Administrador de Aduana Managua para firmar el Acta de Reconocimiento Aduanero. Ha
quedado demostrado que la autoridad de la Administración de Aduana Managua no ha
cumplido con el requisito de notificar en tiempo y forma, y que al haberlo hecho de manera
extemporánea es nula y todo acto nulo no tiene validez alguno. 5. De conformidad al artículo 160
de la Constitución Política de Nicaragua, le corresponde a su Autoridad en calidad del máximo
representante de la D.G.A., que el presente recurso sea declarado con LUGAR por haber operado
EL SILENCIO ADMINISTRATIVO POSITIVO en la elaboración y notificación de la
notificación de adeudo número 20130610000096 con fecha 08/01/2013, NOTIFICADA el
15/01/2012 y el acta complementaria de la declaración complementaria número 2013 0610 L-
116/1, emitida el 08/01/2013 NOTIFICADA el 15/01/2013, por el Lic. _______, en su
calidad de Administrador de Aduana Managua de la Dirección General de Servicios Aduaneros,
ya que dichos actos administrativos son violatorios del principio de legalidad y seguridad jurídica
que protege y tutela la Carta Magna de nuestro país, pues se pretende que un acto nulo sea motivo
para seguir un proceso de pago que ha caducado, y que la vía administrativa fue agotada por
haber operado el silencio administrativo positivo con el Acta de Reconocimiento con fecha
08/01/2013. Finalmente hemos de recordar que el artículo 131 de la Constitución Política de
Nicaragua establece que la función pública se debe ejercer a favor de los intereses del pueblo,


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
9
estamos seguros que el Estado de Nicaragua es respetuoso del debido proceso y la legalidad de los
actos que emanan de los funcionarios del Servicio Aduanero. Por eso estamos convencidos de una
resolución positiva al presente recurso de revisión. DE LAS ACTUACIONES DEL DIRECTOR
GENERAL DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE SERVICIOS ADUANEROS: PRIMERO:
El Director General de la Dirección General de Servicios Aduaneros, en los Vistos Resultas de la
Resolución Administrativa Número 429/2013, objeto del presente Recurso de Apelación, en las
diligencias encontradas se expresa textualmente: “En las diligencias relativas al recurso de
revisión a las ocho y treinta y cinco minutos de la mañana del once de febrero del año dos mil
trece, se dictó auto, en el cual ordeno INSTRÚYASE al señor _______ representante de la
agencia aduanera _______, y del Consignatario _______, para que en el término de tres días
después de notificado el presente auto, remita a la División de Técnica de la Dirección General de
Servicios Aduaneros, muestras catálogos, fichas técnicas de las mercancías que ampara la
declaración aduanera L-116/2013, y de conformidad con el artículo 2 del Decreto 54-2006 de
Reforma e Incorporaciones al Decreto No. 20-2003, esta instancia emita Dictamen Técnico
acerca de la correcta clasificación arancelaria para las mercancías antes mencionadas. III.-
ORDÉNESE a la Administración de Aduana Managua remita declaración aduanera L -
116/2013, en el término de tres días posteriores a la notificación de la presente providencia…”
(Hasta aquí la transcripción) Contestación a lo expuesto por el Director General de la Dirección
General de Servicios Aduaneros: El Director General de la Dirección General de Servicios
Aduaneros refiere que el once de Febrero del dos mil trece instruyó a mi persona remitir a la
División de Técnica Aduanera muestra, catálogo, fichas técnicas de las mercancías que ampara la
Declaración aduanera L-116/2013, pero es totalmente falso que se nos haya notificado auto
administrativo en el cual se ordenara tal diligencia administrativa, ya que hubiésemos cumplido
con dicho mandato para que se ventilara en el fondo dicho tema, pero lo que sí es cierto, y Ustedes
lo pueden comprobar es la existencia en el expediente 074/2013, el Auto Administrativo
notificado el veintiocho de Febrero del año dos mil trece, siendo las diez y cuarenta y un minutos
de la mañana, Auto Administrativo dictado por el Director General de la Dirección General de
Servicios Aduaneros dictado a las ocho y treinta y cinco minutos de la mañana del cuatro de
Febrero del dos mil trece, en el cual ordenó literalmente: “ORDENA. I- SUSPÁNDASE el Plazo
para emitir Resolución correspondiente al Recurso de Revisión interpuesto por el término de ley.-
II INSTRÚYASE al señor _______ representante de la agencia aduanera _______, y del
Consignatario _______, para que en el término de tres días después de notificado el presente auto,
remita a la División Técnica de la Dirección General de Servicios Aduaneros muestras, catálogos,
fichas técnicas de las mercancías que ampara la declaración aduanera L-116/2013, y de
conformidad con el artículo 2 del Decreto 54-2006 de Reforma e Incorporación al Decreto No. 20-
2003 esa instancia emita el Dictamen Técnico acerca de la correcta clasificación arancelaria para
la mercancía antes mencionada.- III ORDÉNESE a la Administración de Aduana Managua
remita declaración aduanera L-116/2013, en el término de tres días posteriores a la notificación
de la presente providencia. Con el fin de determinar el origen de las obligaciones y sanciones
impuestas y dietar lo que en derecho correspondan.- IV.- COPIESE el presente auto.- V.-


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
10
NOTIFÍQUESE.- (f) _______, Director General de Servicios Aduaneros. (f) yap ilegible
instructor.- Exp 074/2013.” Con esta actuación antijurídica se violentaron los principios de
Legalidad y del debido proceso, que sirven como entes rectores de nuestro ordenamiento jurídico y
no debe ser desconocido por la propia Dirección General de Servicios Aduaneros, puesto que la ley
le obliga a ser la primera llamada a dar cumplimiento a estos principios en todo su actuar. Al no
actuar en apego a ellos se viola la garantía del debido proceso administrativo que consiste en que
los actos y actuaciones de las autoridades administrativas deben ajustarse no sólo al sí
ordenamiento jurídico legal sino a los preceptos constitucionales, tal y como lo establece el artículo
34 Cn, establece que todo procesado tiene derecho en igualdad de condiciones a las garantía
mínimas siguientes: “2) A ser juzgado sin dilaciones por tribunal competente establecido por la
ley. No hay fuero atractivo. Nadie puede ser sustraído de su juez competente ni llevado a
jurisdicción de excepción”, “4) A que se garantice su intervención y defensa desde el inicio del
proceso y a disponer de tiempo y medios adecuados para su defensa”, “8) A que se le dicte
sentencia dentro de los términos legales, en cada una de las instancias del proceso.”, Artículo 26
Cn “Toda Persona tiene derecho” numeral “4) A conocer toda información que sobre ella hayan
registrado las autoridades estatales, así como el derecho de saber por qué y con qué finalidad tiene
esa información...” El principio de legalidad y debido proceso pretenden garantizar el correcto
ejercicio de la administración pública a través de la expedición de actos administrativos que no
resulten arbitrarios y contrarios a los principios del Estado de derecho. Ello en virtud de que toda
autoridad tiene sus competencias definidas dentro del ordenamiento jurídico y debe ejercer sus
funciones con sujeción al principio de legalidad, a fin de que los derechos e intereses de los
administrados cuenten con la garantía de defensa necesaria ante eventuales actuaciones abusivas,
realizadas por fuera de los mandatos constitucionales, legales o reglamentarios vigentes. El debido
proceso constituye una garantía infranqueable para todo acto en el que se pretenda legítimamente
imponer sanciones, cargas o castigos. Constituye un límite al abuso del poder de sancionar y con
mayor razón, se considera un principio rector de la actuación administrativa del Estado y no sólo
una obligación exigida a los juicios criminales. El principio de legalidad administrativa supone la
sumisión de la actuación administrativa al orden legislativo vigente, y no solo a la Ley en sentido
formal como norma jurídica de carácter general, abstracto, impersonal, obligatoria, sino sobre
todo al carácter material de las normas, es decir, no basta deducir desde el punto de vista
estrictamente formal que se cumplió o se dejó de cumplir una norma cualquiera, hay que verificar
que el contenido material de la norma se ajuste al sentido de lo justo, y solo cuando lo formal y lo
material sean coincidentes, se puede decir que se ha actuado efectivamente con justicia, pues solo
de esta manera, se está actuando efectivamente hacia la consecución del bien común, aquel que
protege los bienes jurídicos sociales y que a su vez garantiza el pleno ejercicio y de los derechos de
los administrados y los tutela. Ese es el bien común que señala nuestra Constitución Política de
Nicaragua derechos que ya hemos enunciados y que han sido violados por las Autoridades
Aduanera. La Excelentísima Corte Suprema de Justicia, Sala Constitucional, mediante sentencia
número 6 emitida el día cuatro de febrero del año dos mil tres a la una y cuarenta y cinco minutos
de la tarde.- en el Considerando III sentó la siguiente jurisprudencia “El respeto a la Ley en la


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
11
actuación de los empleados y funcionarios públicos además de darle preeminencia al Principio de
Legalidad, intrínsecamente fortalece el no menos importante Principio de la Seguridad Jurídica.
A contrario sensu, irrespetar el Principio de Legalidad, afecta no solo el interés del ciudadano
directamente agraviado, sino que a su vez produce una desestabilización de mayor alcance a todo
el sistema legal y a la sociedad en general. Adicionalmente al efecto anteriormente comentado es
necesario también observar que, cuando una autoridad pública o representante de la
Administración Pública deja de aplicar la ley e incurre en una actuación ilegal, está
prácticamente derogando para el caso concreto esa ley o disposición normativa inaplicada,
situación que implica una invasión a la esfera exclusiva del Poder Legislativo, viniendo de ese
modo a socavar el Principio de la División de Poderes sobre el cual se sostiene el sistema
democrático como forma de organización política que garantiza la paz, el progreso y el desarrollo
social.” Lo que en el presente caso ha violado el Director General de Servicios Aduaneros y sus
funcionarios subalternos de la Administración de Aduana Managua, al declarar los actos
administrativos y la resolución administrativa aduanera de manera extemporánea, el recurso de
revisión se interpuso el veinticinco de Enero del dos mil trece, siendo que el Director General de la
Dirección General de Servicios Aduaneros estaba obligado a emitir la Resolución Administrativa
dentro del término fatal de veinte días hábiles tal y como lo establece el artículo 623 del
Reglamento al Código Aduanero Uniforme Centroamericano (RECAUCA) dicho termino
prescribió el lunes dieciocho de Febrero del dos mil trece. SEGUNDO: El Director General de la
Dirección General de Servicios Aduaneros, en el considerando V, VI, VI y VII de la Resolución
Administrativa Número 429/2013, objeto del presente Recurso de Apelación, textualmente
expresa: “Al analizar los alegatos de hecho y derecho expresados por el recurrente en los cuales no
logra desvirtuar ni demostrar fehacientemente la correcta clasificación arancelaria a las 260
docenas de pantalones Jeans para Hombres 100 % algodón declarado en la posición número 01 de
la declaración aduanera, clasificado en la posición arancelaria 6104.59.00.00, sino más bien su
motivación es por la extemporaneidad del acta de reconocimiento, le aclaramos que el aforador
que realizó el acta de reconocimiento lo hizo de conformidad al artículo 336 RECAUCA, en el
que se establece el cumplimiento de los elementos determinantes de la obligación aduanera, tales
como naturaleza, origen, procedencia, peso, clasificación arancelaria... este procede a remitir al
departamento técnico tal y como lo realizó que es el encargado de verificar la correcta clasificación
de las mercancías objeto del presente recurso y es notificado por el jefe de dicho departamento de
acuerdo al artículo 349 del RECAUCA. Por lo tanto los tres funcionarios de aduana son
autoridad competente y por lo tanto están investidos para aplicar la ley, y aplicar las sanciones
correspondientes. VI.- De acuerdo al artículo 4 definiciones CAUCA establece que la Autoridad
Aduanera. El funcionario del Servicio Aduanero que, por razón de su cargo y en virtud de la
competencia otorgada, comprueba la correcta aplicación de la normativa aduanera, la cumple y
la hace cumplir. Así mismo le decimos que El ejercicio de las facultades de control del Servicio
Aduanero podrá ser forma permanente, previa, inmediata o posterior al levante de las mercancías
y las mismas se ejercitarán conforme a lo establecido en este Código y su Reglamento. En su
escrito Usted acepta tácitamente el error de clasificación arancelaria, en cuanto a que se presentó


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
12
extemporáneo la notificación y se dicta silencio administrativo, le decimos que esta no es la
instancia competente para su supuesto alegato, siendo que la Administración de Aduana
Managua procedió conforme a lo establecido en la Legislación aduanera vigente y como
representante del importador no puede alegar ignorancia a la Ley, más aún al existir diversos
medios establecidos en la ley Aduanera vigente de las sanciones administrativas aplicadas y
establecidas para los errores en los documentos adjuntos a la declaración establecidos en el
CAUCA y RECAUCA, y Circulares Técnicas. VII.- Esta autoridad les aclara de no conocer de la
correcta clasificación de las mercancías debieron proceder a realizar las respectivas consulta al
departamento técnico de aduana de conformidad a lo establecido en el artículo 34 de la Ley 265 la
que establece que cuando se desconozca de la correcta clasificación arancelaria de las mercancías
que pretendan importar o exportar anexando en su caso, muestras, catálogos y demás elementos
que permitan identificar la mercancía para efectos de su correcta clasificación arancelaria y para
poder aplicar la clasificación exclusiva de dicha mercancía, el artículo 35 segundo párrafo de la
misma Ley 265, nos dice: La resolución de la consulta deberá realizarse en un plazo que no
exceda de cuatro meses, contados a partir de la fecha de su recepción, transcurrido dicho plazos sin
que se notifique la resolución que corresponde, se entenderá que la clasificación arancelaria fue
correctamente declarada. VIII.- Siendo que la Declaración del Valor en Aduana es un documento
adjunto a la declaración tal y como lo contempla el artículo 321 literal e) del RECAUCA, se
procedió a aplicar correctamente lo señalado en el numeral 4) del Artículo 64 de la Ley 265, Ley
que establece el Autodespacho para la Importación, Exportación y Otros Regímenes, reformado
mediante el artículo 24 numeral 4 de la Ley No. 421, Ley de Valoración en Aduana y de
Reforma a la Ley No. 265, el cual dispone: Presentar los documentos indicados en el numeral
segundo con anotaciones erróneas, omisiones, o con falta de ejemplares u otras condiciones
exigidas con una multa de Cincuenta Pesos Centroamericanos o su equivalente en Moneda
Nacional.- Habiéndose comprobado la anotación erróneas a esta autoridad no le queda más que
dejar firme la infracción tributaria aplicada a la declaración L-116/2013. Con fundamento antes
expuesto y los hechos relacionados en el presente proceso administrativo 2013061000009. Por…”
(Hasta aquí la transcripción). Contestación a lo expuesto por el Director General de la Dirección
General de Servicios Aduaneros: Tal parece que al Instructor Legal que preparó la resolución
administrativa Número 429/2013, no tuvo el suficiente tiempo para hacer realmente una análisis
exhaustivo de la información que fundamenta nuestra petición de declarar nulo lo actuado por el
Aforador de Aduana, por haberse excedido de las facultades establecidas en las disposiciones
legales siguientes: “En Ley No. 265, Ley que establece el Autodespacho para la importación,
exportación y otros regímenes. El artículo 32, literalmente establece: “Mediante el reconocimiento,
la autoridad aduanera examinará las mercancías o sus muestras, a fin de tener elementos que la
ayuden a precisar la veracidad de lo declarado referente a los conceptos siguientes: l) Descripción,
naturaleza, estado, origen y demás características de las citadas mercancías. 2) Unidades de
medida o peso señaladas en el arancel para cuantificarla. 3) Otros datos de la identidad de las
mercancías. El reconocimiento no limita las facultades de comprobación de las autoridades
aduaneras respecto a las mercancías importadas o exportadas.” En el Artículo 37.- Cuando las


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
13
autoridades aduaneras, con motivo de la revisión de los documentos presentados para el
autodespacho de las mercancías o de su reconocimiento, tengan conocimiento de cualquier
irregularidad, lo harán constar en acta que deberá contener los hechos u omisiones observados,
para efecto de la aplicación, en su caso, de las sanciones correspondientes. En el Artículo 38.-
Cuando con motivo del ejercicio de las facultades de comprobación, especialmente en los casos de
reconocimiento aduanero, surjan inexactitudes o falsedades en lo declarado, las autoridades
aduaneras determinaran las obligaciones arancelarias y tributarias y no tributarias omitidas,
imponiendo las sanciones que correspondan. Del Decreto No. 3-98, Reglamento de la Ley No.
265, Ley del Autodespacho, los artículos 39.- A fin de dar debido cumplimiento a lo dispuesto por
el Artículo 32 de la Ley, los empleados especializados, encargados de realizar los reconocimientos
aduaneros de las mercancías, procederán de la forma siguiente: 1) Llamarán al Administrador de
la Aduana o a quien haga sus veces, para que presencie el acto y al final firme con ellos, el “Acta
de Reconocimiento” que se llene con tal motivo. 6) Comprobarán, en su caso, el cumplimiento de
las obligaciones no tributarias a que la operación esté sujeta. 7) Después de firmar el acta pre
impresa con los resultados del reconocimiento, en unión del Administrador o quien haga sus
veces, entregarán copia de ella al interesado y el original se anexará a la declaración presentada.
Del Reglamento al Código Aduanero Uniforme Centroamericano (RECAUCA) “Establece el
artículo 336 “Verificación Inmediata” del RECAUCA, que el examen físico y documental podrá
realizarse en forma total o parcial, de acuerdo con las directrices o criterios generales que emita el
Servicio Aduanero y deberá realizarse dentro de las veinticuatro horas siguientes en que las
mercancías se encuentren a disposición del funcionario aduanero designado para la práctica de
dicha diligencia, salvo que la Autoridad Aduanera requiera un plazo mayor, de acuerdo a las
características y naturaleza de las mercancías”. Esta relación de disposiciones legales confirma la
actuación del aforador al margen de la Ley y por tanto debe ser declarado nulo todo lo actuado,
pero además si analizamos las bases legales que motivaron la supuesta inexactitud del código
arancelario tanto la Notificación de Adeudo 20130610000096 y el Acta Complementaria de la
Declaración Complementaria número 2013 0610 L-116/1, indican textualmente: “Se encontró
error de clasificación arancelaria correspondiente a 260 DOCENAS DE PANTALONES
JEANS PARA HOMBRE 100% ALGODÓN declarado en la posición arancelaria
6104.59.00.00, siendo la correcta posición arancelaria 6203.42.00.00, por aplicación de las
Reglas Generales Interpretativas 1 y 6 del Sistema Arancelario Centroamericano (SAC). Así
mismo se encontró falta de datos en la casilla 32 (Características de las mercancías) de la posición
número 1 del Anexo a la Declaración del Valor en Aduana, no especificaron el porcentaje de los
pantalones, siendo lo correcto pantalón Jeans para hombres 100% algodón. Por lo tanto se
elabora declaración complementaria, conforme lo establecido en el artículo 349 del RECAUCA, y
artículos 14 y 38 de La Ley 265, Ley que establece el Autodespacho, para hacer efectivo el cobro
de los derechos e impuestos dejados de pagar, más una multa de un tanto igual al monto dejado
de pagar”. Todo esto es un supuesto del aforador, ya que en materia textil a simple vista la telas o
tejidos tienen una textura parecida, si hablamos de rayón y algodón son totalmente parecidas,
queman igual, el humo es color gris, el olor característico es a papel, y la cenizas que queda al


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
14
quemar es gris y al ser presionada entre las yemas de los dedos el color es gris oscuro, pero el
aforador no hizo ninguna prueba, ni tampoco tuvo la técnica del microscopio para analizar la
fibra textil y poder determinar a qué tipo de tejido se correspondía y de que fibra está hecho, en tal
sentido en ningún momento hemos aceptado que el aforador tiene razón sobre la clasificación
arancelaria, en ese caso, si fuese tan así, porque la necesidad de enviar una muestra a la División
de Técnica Aduanera para que determinará la clasificación arancelaria, la respuesta es simple, la
División de Técnica Aduanera y el Laboratorio de la División de Fiscalización son los únicos que
cuentan con las técnicas del microscopio para hacer la prueba de la fibra y poder resolver de que
tejido está hecha la prenda de vestir, por tal razón no solamente se ha configurado el silencio
administrativo de la primera instancia, sino que también el Director General de la Dirección
General de Servicios Aduaneros al emitir la Resolución Administrativa No. 429-2013, carece de
motivación. El Articulo 2 Numeral 10, LEY DE REGULACIÓN DE LA JURISDICCIÓN DE
LO CONTENCIOSO - ADMINISTRATIVO LEY No. 350, Aprobada el18 de Mayo del 2000,
Publicado en La Gaceta No. 140 y 141 del 25 y 26 de Julio del 2000. Dispone literalmente en
relación a las disposiciones y los actos administrativos que la “Motivación: Es la expresión de las
razones que hubieren determinado la emisión de toda providencia o resolución administrativa. La
falta, insuficiencia u oscuridad de la motivación, que causare perjuicio o indefensión al
administrado, determinará la anulabilidad de la providencia o disposición, la que podrá ser
declarada en sentencia en la vía contencioso - administrativa.” En el marco de los principios
fundamentales del procedimiento es indispensable que los jueces expliquen y fundamenten sus
decisiones, a menos que se trate de simples órdenes para el impulso del proceso; “así se evitan
arbitrariedades y se permite a las partes usar adecuadamente el derecho de impugnación contra la
sentencia para los efectos de la segunda instancia, planteándole al superior las razones legales y
jurídicas que desvirtúan los errores que condujeron al juez a su decisión. Porque la resolución de
toda sentencia es el resultado de las razones o motivaciones que en ella se explican” (PEREIRA
ANABALÓN, Hugo (1992): “Motivación y fundamentación de las sentencias y debido proceso”,
Gaceta Jurídica, No. 142 (Santiago de Chile). La Idea de que lo que se trata de evitar
esencialmente con la fundamentación o motivación como también se habla de las sentencias es la
arbitrariedad que, de acuerdo al Diccionario de la Real Academia Española, significa “Acto o
proceder contrario a la justicia, la razón o las leyes, dictado solo por la voluntad o el capricho”.
La motivación conecta el acto a la legalidad y en el caso que analizamos, las resoluciones que se
impugnan carecen de toda motivación por lo que no existe, en consecuencia, unión o conexión
entre la citada resolución y la legalidad. Esa falta absoluta de motivación es causa de nulidad del
acto por infracción a los derechos constitucionales de mí representada, pues causa indefensión.
Debe de recordarse que también es deber de los funcionarios públicos, velar porque las garantías y
derechos constitucionales de mi representada sean tutelados y protegidos como lo manda la ley por
encima de todas las cosas. Conviene recordar además, que el artículo 131 Cn. establece claramente
que la función pública del estado se debe al pueblo y no al contrario, que los intereses de éste deben
primar por encima de los intereses del Estado, de lo contrario se estarían creando una desigualdad
jurídica a favor del Estado, así se deduce claramente de la parte final del primer párrafo de dicho


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
15
artículo: “Deben atender y escuchar sus problemas y procurar resolverlos”. Es decir, para el caso
de autos, es inadmisible que se esté denegando el derecho de mi representado por interpretaciones
extensivas de la ley, sustentándose en fundamentos legales que hemos demostrado son espurios y
erróneamente interpretados, de modo que por meros aspectos formales, que tampoco el Director
General de Servicios Aduaneros es el facultado para ello, se determina sin tener el dictamen de la
División de Técnica Aduanera o del Laboratorio de la División de Fiscalización para validar un
ajuste de clasificación que requiere de un análisis tecnológico, se le esté coartando a mi poderdante
el efectivo derecho a la defensa de sus intereses y obviando el deber que como funcionario público
tiene de responder y conocer los recursos ante él interpuesto, es decir, el mandato constitucional de
convertirse en garante de los derechos y garantías de los administrados, esto es conocer y resolver
sobre las peticiones hechas en el Recurso de Revisión del veinticinco de Enero del dos mil trece en
todos y cada uno de sus aspectos, porque es en ellos en su adecuada defensa y administración, no
en meros artificios formales sustentados en una interpretación errónea y extensiva de la ley, donde
radica el bienestar general y el derecho a la justicia, recordando además, que los funcionarios
públicos se deben al pueblo, son mantenidos y pagados por el pueblo. Por ello con la actuación
anómala del Director General de Servicios Aduaneros, se han violentado los artículos 131, 130 y
183 de nuestra Constitución Política, relacionados al Principio de Legalidad. Por todo lo antes
expuesto en el presente caso se ha producido una violación al principio de legalidad establecido en
los Artos. 130, 182 Y 183 Cn, tal como ya lo ha dejado señalado la Sala de lo Constitucional de
la Excelentísima Corte Suprema de Justicia en Sentencia No. 138 del 3 de agosto de 2000 en su
Considerando II, parte Conducente:”... todo acto de un funcionario público debe estar apegado a
lo establecido en la Constitución Política y a las Leyes de la materia, ya que en caso contrario se
violaría el Principio de Legalidad. TERCERO: El Director General de la Dirección General de
Servicios Aduaneros, en los Vistos Resultas de la Resolución Administrativa Número 429/2013,
objeto del presente Recurso de Apelación, en las diligencias encontradas se expresa textualmente:
“En las diligencias relativas al recurso de revisión a las ocho y treinta y cinco minutos de la
mañana del once de febrero del año dos mil trece, se dictó auto, en el cual ordeno INSTRÚYASE
al señor _______ representante de la agencia aduanera _______, y del Consignatario _______,
para que en el término de tres días después de notificado el presente auto, remita a la División de
Técnica de la Dirección General de Servicios Aduaneros, muestras catálogos, fichas técnicas de las
mercancías que ampara la declaración aduanera L-116/2013, y de conformidad con el artículo 2
del Decreto 54-2006 de Reforma e Incorporaciones al Decreto No. 20-2003, esta instancia emita
Dictamen Técnico acerca de la correcta clasificación arancelaria para las mercancías antes
mencionadas. III.- ORDÉNESE a la Administración de Aduana Managua remita declaración
aduanera L-116/2013, en el término de tres días posteriores a la notificación de la presente
providencia…” (Hasta aquí la transcripción). Contestación a lo expuesto por el Director General
de la Dirección General de Servicios Aduaneros: Aunque ya nos hemos referido en parte en el
párrafo PRIMERO de este escrito, me permito transcribir escrito fechado veintiocho de Febrero
del dos mil trece, el que fue recibido por el Director General de la Dirección General de Servicios
Aduaneros por medio de la correspondencia número 0003228, a las cuatro de la tarde, y que


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
16
tampoco fue tomado en consideración al momento de dictarse la Resolución Administrativa
429/2013, me permito transcribirle el texto íntegro del escrito referido: “El veintiocho de Febrero
del año dos mil trece, siendo las diez y cuarenta y un minutos de la mañana, fuimos notificados
del auto administrativo dictado por vuestra autoridad a las ocho y treinta y cinco minutos de la
mañana del cuatro de Febrero del dos mil trece, en el cual ordena literalmente: ORDENA. I.-
SUSPÉNDASE el Plazo para emitir Resolución correspondiente al Recurso de Revisión
interpuesto por el término de ley.- II INSTRÚYASE al señor _______ representante de la
agencia aduanera _______, y del Consignatario _______, para que en el término de tres días
después de notificado el presente auto, remita a la División Técnica de la Dirección General de
Servicios Aduaneros muestras, catálogos, fichas técnicas de las mercancías que ampara la
declaración aduanera L-116/2013, y de conformidad con el artículo 2 del Decreto 54-2006 de
Reforma e Incorporación al Decreto No. 20-2003 esa instancia emita el Dictamen Técnico acerca
de la correcta clasificación arancelaria para la mercancía antes mencionada.- III ORDÉNESE a
la Administración de Aduana Managua remita declaración aduanera L-116/2013, en el término
de tres días posteriores a la notificación de la presente providencia. Con el fin de determinar el
origen de las obligaciones y sanciones impuestas y dictar lo que en derecho correspondan.- IV.-
COPIESE el presente auto.- V.- NOTIFÍQUESE.- (f) _______, Director General de Servicios
Aduaneros. (f) yap ilegible instructor.- Exp 074/2013.- Con respecto a esta Auto Administrativo
de Suspensión del Término de ley para emitir la Resolución Administrativa de conformidad con
el artículo 626 del Reglamento al Código Aduanero Uniforme Centroamericano (RECAUCA),
emitido por su Autoridad el día cuatro de Febrero del dos mil trece, pero notificado el día de hoy
veintiocho de Febrero del dos mil trece, tengo a bien expresar: La Notificación del Auto
Administrativo es totalmente fuera de lugar, ya que a la fecha que fue emitido por su Autoridad se
encuentra EXTEMPORANEO, por HABER CAÍDO EN LA FIGURA DEL SILENCIO
ADMINISTRATIVO POSITIVO, tal y como lo expresa el artículo 623 del Reglamento al
Código Aduanero Uniforme Centroamericano (RECAUCA), el cual establece que el Recurso de
Revisión debe resolverse por su Autoridad dentro del plazo de los veinte días siguientes a la
recepción del expediente administrativo, asimismo el artículo 79 de la Ley N°. 265, “Ley que
establece el Autodespacho para la importación, exportación y otros regímenes, establece que
transcurrido el plazo de ley sin pronunciamiento escrito de la autoridad recurrida debidamente.
notificado al recurrente, se entenderá que la resolución es favorable al reclamante, y por último el
artículo 2 de la Ley 350 “Ley de Regulación de lo Contencioso Administrativo, así como las
disposiciones legales citadas a continuación: CONCEPTOS FUNDAMENTALES Y
ARGUMENTACIONES DE HECHO Y DE DERECHO, JUSTIFICANDO LA
APLICACIÓN DEL SILENCIO ADMINISTRATIVO POSITIVO A FAVOR DE
GANADERIA INTEGRAL S.A. 1. DERECHO ADMINISTRATIVO: 1.1. Es el conjunto
de normas y reglas positivas y los principios del Derecho Público para el funcionamiento de los
servicios públicos bajo un control jurisdiccional (Gustavo Bacacorzo). 1.2. Es la norma de la
Ciencia del Derecho Público que estudia el ejercicio de la función administrativa y la protección
judicial existente contra éste (Agustín Gordillo). 2. ACTUACIÓN JUDICIAL: Ejecución de


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
17
actos procesales practicados por los jueces, magistrados y autoridades judiciales en el ejercicio de
sus funciones conforme la ley de la materia. 3. ACTO ADMINISTRATIVO Y
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA: Conforme el artículo 2 de la Ley 350 “Ley de Regulación de
lo Contencioso Administrativo obtenemos las siguientes definiciones: “1. Acto Administrativo: Es
la declaración o manifestación de voluntad, juicio o conocimiento expresada en forma verbal o
escrita o por cualquier otro medio que, con carácter generala particular, emitieren los órganos de
la Administración Pública y que produjere o pudiere producir efectos jurídicos. 2. Administración
Pública: Es la que ejerce el Estado por medio de los órganos de la administración del Poder
Ejecutivo, de acuerdo con sus propias normativas; la Administración de las Regiones Autónomas
de la Costa Atlántica y de las municipalidades; las instituciones gubernamentales autónomas o
descentralizadas y las desconcentradas; las instituciones de creación constitucional y, en
general, todas aquellas que de acuerdo con sus normas reguladoras realizaren actividades regidas
por el ordenamiento jurídico administrativo y la doctrina jurídica y, en todo caso, cuando
ejercieren potestades administrativas.” 4. SILENCIO ADMINISTRATIVO POSITIVO: El
silencio administrativo positivo parte del presupuesto legal de que la Administración Pública está
obligada a resolver las peticiones, solicitudes, recursos, impugnaciones y trámites formulados por
los administrados ante las autoridades administrativas. De tal forma que el silencio
administrativo se convierte en una técnica establecida por ley ante la falta u omisión de resolución
o respuesta por parte de la Administración Pública en los plazos procedimentales establecidos en
la ley de la materia; lo cual implica que los funcionarios competentes están obligados a emitir y
dictar y notificar resolución expresa en virtud de las peticiones, recursos o impugnaciones
formuladas por los administrados en los plazos que señale la norma reguladora en materia
administrativa. La negativa, omisión o falta de resolución notificada da lugar a la operatividad
del silencio administrativo positivo materializando las peticiones o pretensiones formuladas a
favor del recurrente. El Silencio Administrativo Positivo en la doctrina legal contemporánea se
considera un verdadero acto administrativo equivalente a la autorización o aprobación a los que
sustituye; el silencio positivo tiene una función técnica y un régimen diferente al silencio negativo;
constituye una técnica material para lograr de manera más suave la exigencia de obtener una
autorización o aprobación administrativa (Ver. Iván Escobar Fornos en “El Valor Jurídico del
Silencio”. Pag. 26, Hispamer 2004). En abundantes sentencias la Sala de lo Constitucional de
Corte Suprema de Justicia ha resuelto sobre la omisión de la Administración Pública de
pronunciarse en tiempo y forma frente a las peticiones de los ciudadanos o en el ejercicio del
derecho impugnatorio definiendo el Silencio Administrativo Positivo señalando que “En la
doctrina del Derecho Contencioso Administrativo esta inactividad o no cumplimiento de la
Ley por parte de la Administración Pública se denomina Silencio Administrativo Positivo,
constituyendo un verdadero acto administrativo, equivalente a una resolución favorable al
recurrente, la que la Ley da en forma expresa, como una sanción que castiga esa inactividad
administrativa, constituyendo ese Silencio, por ese mandato legal un verdadero acto
administrativo expreso favorable al recurrente, teniendo efectos jurídicos.” (Ver Sentencia
Número 104 de las tres de la tarde del treinta de septiembre del año dos mil dos emitida por la


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
18
Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia; Sentencia No. 89 de las diez y
cuarenta y cinco minutos de la mañana del veintitrés de Agosto del año dos mil dos; Sentencia
No. 96 de las once de la mañana del dos de Septiembre del año dos mil dos; Sentencia No. 137 de
las diez de la mañana del cuatro de Noviembre del año dos mil dos; todas emitidas por la Sala de
lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia). En sentencia No. 191 de las diez y quince
minutos de la mañana del diecinueve de Diciembre del año dos mil dos, la Corte Suprema de
Justicia, Sala de lo Constitucional incorporando una definición del Silencio Administrativo
Positivo señaló: “El Silencio que opera para la administración cuando no resuelve en tiempo, es
una sanción para ésta en beneficio del particular y que la doctrina denomina como silencio
administrativo positivo, en el que se configura un acto administrativo.” En Sentencia No. 27 de
las diez de la mañana del veinticuatro de Febrero del año dos mil tres, la Corte Suprema de
Justicia, Sala de lo Constitucional, resolviendo ha lugar al recurso de amparo; en su considerando
II expuso: “La doctrina con respecto al silencio administrativo, expresa que éste es una técnica
ideada para dar solución a la situación de desprotección o indefensión en que pueda hallarse un
administrado con el órgano administrativo no resuelva expresamente la petición o pretensión por
el deducida.” En Sentencia No. 53 de las diez y cuarenta y cinco minutos de la mañana del
treinta y uno de Marzo del año dos mil cuatro, la Corte Suprema de Justicia, Sala de lo
Constitucional citando a Eduardo García de Enterría y Tomás Ramón Fernández, señaló: “ante
la ausencia de una voluntad expresa de la administración, la ley sustituye esta voluntad
presumiendo ciertos efectos, ya sean negativos o desestimatorios o bien positivos y estimatorios.”
En la misma sentencia el Supremo Tribunal añadió: “Puede definirse el silencio administrativo
en sentido estricto como una presunción o ficción legal en virtud de la cual transcurrido cierto
plazo sin resolver la Administración y producidos además determinadas circunstancias, se
entenderá denegada u otorgada la pretensión o el recurso formulado por los particulares o por
otras Administraciones.” En todas estas sentencias señaladas la Corte Suprema de Justicia
declaró ha lugar a los recursos de amparos cuya pretensión material era la aplicación del silencio
administrativo en materia aduanera. 5. PLAZOS ADMINISTRATIVOS VERSUS PLAZOS
JUDICIALES: De los conceptos fundamentales antes establecidos se desprende que, según la
materia, existen procesos administrativos y procesos judiciales. Los primeros se rigen por los
procedimientos establecidos en las leyes administrativas y los segundos se conforman a las normas
sustantivas y procesales según la materia del derecho regulada: ya sea civil, mercantil, penal,
constitucional, etc. Como conclusión lógica, las leyes administrativas estipulan los plazos en que
la autoridad administrativa debe resolver las peticiones, solicitudes o impugnaciones interpuestas
por los administrados; y las leyes de orden jurisdiccional establecen los plazos en que los jueces y
autoridades judiciales deben resolver los asuntos sometidos a su conocimiento. La materia
aduanera pertenece al orden administrativo. En el orden jurídico nicaragüense los trámites del
despacho y el sometimiento de las mercancías a los distintos regímenes aduaneros, así como el
procedimiento para la interposición de las reclamaciones aduaneras, los plazos y demás
incidencias impugna torios están establecidos en leyes y normas de carácter nacional y regional a
como son la Ley 339, Ley de Creación de la Dirección General de Servicios Aduaneros y de


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
19
Reforma a la Dirección General de Ingresos, Ley 265: Ley que establece el Autodespacho para la
Importación, Exportación y otros Regímenes, Reglamento Centroamericano Sobre la Valoración
de las Mercancías, Reglamento al Tránsito Internacional Terrestre, Código Aduanero Uniforme
Centroamericano (CAUCA), Reglamento al Código Aduanero Uniforme Centroamericano
(RECAUCA), Sistema Arancelario Centroamericano (SAC), entre otras. En relación a los plazos
para resolver cuestiones aduaneras, el artículo 3 del CAUCA, establece que “los plazos
establecidos en este Código y su Reglamento se entienden referidos a días hábiles, salvo disposición
expresa en contrario. Cuando un plazo venza en día inhábil, se entiende prorrogado hasta el
primer día hábil siguiente. Los plazos en meses y años se computarán de conformidad con lo
establecido en el Reglamento.” En cuanto a los plazos judiciales, en materia civil, encontramos
normas establecidas en el Título Preliminar del Código Civil, en el Código de Procedimiento Civil
y más ampliamente en la Ley 260, Ley Orgánica del Poder Judicial de la República de
Nicaragua, la cual abarca también aspectos regulatorios de la materia penal. El artículo 4 del
Código de Procedimiento Civil, señala que “las disposiciones de éste Código rigen el
procedimiento de las contiendas civiles entre las partes, y de los actos de jurisdicción no
contenciosa cuyo conocimiento corresponde a los tribunales de justicia.” El artículo 1 de la Ley
260, Ley Orgánica del Poder Judicial, establece que “la presente ley asegura el pleno respeto de las
garantías constitucionales, los principios de la aplicación de las leyes en la Administración de
Justicia y la actividad, organización y funcionamiento del Poder Judicial.” El artículo 170 del
Código de Procedimiento Civil indica que “las actuaciones judiciales deberán practicarse en días y
horas hábiles, bajo pena de nulidad”. Asimismo, el artículo 171 del mismo cuerpo de ley señala
sostiene que “Son días hábiles todos los del año menos los Domingos y los que esté mandado o
se mandare que vaquen los Tribunales.” Por otra parte, el artículo 88, parte in fine, de la Ley
260, Ley Orgánica del Poder Judicial, estatuye que “para efecto de los términos judiciales, los
días sábados y domingos se computarán como un solo día.” De las normas jurídicas antes
señaladas claramente se concluye que los plazos establecidos tanto en el Código de Procedimiento
Civil como en la Ley Orgánica del Poder Judicial rigen exclusivamente las actuaciones y
actividades de las autoridades del poder judicial y no son aplicables a la materia administrativa.
6. EN MATERIA ADMINISTRATIVA TODOS LOS DÍAS SON HÁBILES. Ha quedado
explicado, que se debe hacer una distinción entre los plazos regulando los procesos administrativos
y los plazos rigiendo las actuaciones judiciales. De la jurisprudencia, la doctrina legal y el
Derecho Comparado se extrae una distinción entre los que son actos administrativos y actos
judiciales, entendiéndose los primeros como los actos emanados de la Administración Pública y
los segundos emitidos y dictados por la autoridad judicial cada una en el ámbito de su
competencia; de tal forma que los términos, plazos y condiciones de sus actuaciones se rigen por la
normativa propia de su materia. Así, las actuaciones judiciales se distinguen de las
administrativas en el sentido de que las primeras se rigen por el ordenamiento legal y procesal
jurisdiccional y las segundas actúan conforme las leyes administrativas. Así entendido, los jueces
conforman sus actuaciones a los plazos establecidos en el Código de Procedimiento Civil y las
autoridades aduaneras a las leyes administrativas, tales como la Ley 265, Ley 339, CAUCA y


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
20
RECAUCA, Acuerdo Relativo a la Aplicación del Artículo 7 del Acuerdo General sobre
Aranceles y Comercio, etc. a como ha quedado expuesto; solamente en aquellas actuaciones que
no estén reguladas en las leyes aduaneras, se recurrirá supletoriamente a la ley común. Sin
embargo, en relación a los plazos que rigen la materia administrativa el Boletín Judicial, 17241,
señala que EN MATERIA ADMINISTRATIVA, TODOS LOS DÍAS SON HÁBILES;
Dicho Boletín Judicial añade que el artículo 170 del Código de Procedimiento Civil NO se refiere
a actuaciones administrativas; estipula que se puede inscribir y actuar en diligencias de marcas de
fábrica en días inhábiles. (Ver Tomo I de Código de Procedimiento Civil de Nicaragua,
comentado, concordado y con jurisprudencia nacional y extranjera por el Dr. Aníbal Solórzano
Renazco.” Página 378, comentarios al arto. 170 Pr.) El propio Boletín Judicial 17241 en su texto
recoge: “El Supremo Tribunal estima que el Arto. 170 Pr, se refieren únicamente a las
actuaciones judiciales V no a las de otros ramos de la Administración de manera, pues, que
en asuntos puramente administrativos, todos los días son hábiles.” Esta decisión es congruente
con lo resuelto por la Corte Suprema de Justicia, Sala Constitucional declarando HA LUGAR el
Recurso de Amparo interpuesto invocando el silencio administrativo EN MATERIA
ADUANERA en las siguientes Sentencias: SENTENCIA NÚMERO 89 DE LAS DIEZ Y
CUARENTA Y CINCO MINUTOS DE LA MAÑANA DEL VEINTITRÉS DE AGOSTO
DEL AÑO DOS MIL DOS. En esta causa, el Supremo Tribunal declaró HA LUGAR al
Recurso de Amparo declarando a favor del recurrente el Silencio Administrativo Positivo en
materia aduanera, por cuanto la Comisión Nacional Arancelaria y Aduanera, resolvió de forma
extemporánea el Recurso de Apelación interpuesto el diez de Octubre del año dos mil en contra de
lo resuelto por el Director General de Servicios Aduaneros conforme el artículo 82 de la Ley 265,
Ley que establece el Autodespacho para la Importación, Exportación y otros Regímenes. La
Comisión Nacional Arancelaria y Aduanera tenía la obligación de resolver el Recurso de
Apelación en el plazo de treinta días hábiles a partir de la fecha de la interposición del Recurso o
de la subsanación del mismo. Sin embargo, la Comisión Nacional Arancelaria y Aduanera
resolvió dicho recurso hasta el día quince de Diciembre del dos mil. El Supremo Tribunal declaró
que dicha instancia emitió resolución CNAA-64-2000 hasta los SESENTA Y SEIS DÍAS de
haberse interpuesto el Recurso de Apelación, o sea TREINTA Y SEIS DÍAS más allá de lo
establecido por la Ley. ASÍ LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA COMPUTÓ EL
PLAZO PARA RESOLVER INCLUYENDO TODOS LOS DÍAS DE CORRIDO,
CONFIRMANDO UNA VEZ MÁS QUE EN MATERIA ADMINISTRATIVA: TODOS
LOS DÍAS SON HÁBILES. En efecto, siguiendo este parámetro legal el artículo 90 de la Ley
265 “Ley que establece el Autodespacho para la Importación, Exportación y otros Regímenes”
señala que “Todas las horas del día y todos los días del año son hábiles para el ejercicio de las
facultades de comprobación de las autoridades aduaneras.” SENTENCIA NO. 141 DE LAS
DIEZ Y CUARENTA Y CINCO MINUTOS DE LA MAÑANA DEL CUATRO DE
NOVIEMBRE DEL AÑO DOS MIL DOS. Recurso de Amparo interpuesto en contra del
Ministro de Hacienda y Crédito Público POR NO HABER RESPETADO LA SOLICITUD
DEL SILENCIO ADMINISTRATIVO. En este caso el Recurso de Apelación fue interpuesto el


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
21
día CUATRO DE ABRIL DEL AÑO DOS MIL UNO, el Ministro se pronunció hasta el día
CINCO DE JUNIO DEL AÑO DOS MIL UNO. La Corte consideró: “Con relación a este
Recurso [APELACIÓN], el recurrente compareció nuevamente ante el Señor Ministro de
Hacienda y Crédito Público, el día tres de junio, sesenta días después, solicitando la aplicación
del Silencio Administrativo a favor de _______, en virtud de haber transcurrido el tiempo de
treinta días establecidos en la Ley, sin que el Señor Ministro se pronunciara. No obstante, lo
solicitado por el recurrente de conformidad con la Ley 265 y su Reglamento, el día cinco de junio
del dos mil uno, el Ministro de Hacienda y Crédito Público, de manera arbitraria mediante la
Resolución No. 14-2001 se negó a hacer cumplir el Silencio Administrativo Positivo,
rechazando el recurso en mención, incurriendo por esa negativa en una contravención clara y
expresa a lo establecido en el artículo 82 de la Ley 265. Esa circunstancia comprobada en Autos
con sólo constatar la fecha de presentación la fecha de presentación del Recurso de Apelación el
CUATRO DE ABRIL Y la respuesta del Ministro el CINCO DE JUNIO conlleva e implica una
flagrante violación, por una parte, a lo establecido en el artículo 52 de la Constitución Política,
precepto que obliga a los funcionarios y autoridades del Estado a dar y comunicar una pronta
resolución o respuesta a las peticiones que los ciudadanos presenten de conformidad con las Leyes
de la República, y por otra parte, que es lo más grave, también incurre el Señor Ministro de
Hacienda y Crédito Público en una flagrante violación a lo consignado en los artículos 183 y 130
Cn., que garantizan la plena vigencia del Principio de Legalidad, como fundamento ineludible
de toda actuación de los funcionarios público y autoridades, en el sentido que ningún funcionario
tiene más atribuciones que las que las propias leyes le confieren y en este caso la Ley 265 no le
otorga facultades al Ministro de Hacienda y Crédito Público para pronunciarse más allá de los
treinta días establecidos por la Ley.” SENTENCIA NO. 191 DE LAS DIEZ Y QUINCE
MINUTOS DE LA MAÑANA DEL DIECINUEVE DE DICIEMBRE DEL AÑO DOS
MIL DOS. En esta causa, el Recurso de Amparo fue interpuesto en contra del Licenciado
_______, en su calidad de Presidente de la Comisión Nacional Arancelaria y Aduanera, en la que
el Supremo Tribunal declaró que “se hizo caso omiso a lo dispuesto en la Ley del Autodespacho,
en relación al silencio positivo operado a favor del recurrente, violando con ello las disposiciones
constitucionales invocadas.” SENTENCIA NO. 40 DE LAS CUATRO DE LA TARDE
DEL CUATRO DE MARZO DEL AÑO DOS MIL TRES. En este caso, el Recurso de
Amparo fue interpuesto en contra del entonces Ministro de Hacienda y Crédito Público, _______,
POR NO HABER RESPETADO EL SILENCIO ADMINISTRATIVO POSITIVO. En
esa ocasión el Supremo Tribunal declaró: “De todo lo antes señalado, puede afirmarse que
efectivamente de conformidad con el artículo 82 de la Ley 265 ya referida con anterioridad, el
Ministro de Hacienda y Crédito Público, debió comunicar a la empresa recurrente de inmediato
la misiva del trece de noviembre del año dos mil, en la que se le informaba que el recurso de
Apelación estaba mal encausado, y no dejar transcurrir más de los treinta días que la ley le exige
para pronunciarse, por lo que sí existe violación al derecho de petición, establecido en el artículo
52 de la Constitución.” SENTENCIA NO. 27 DE LAS DIEZ DE LA MAÑANA DEL
VEINTICUATRO DE FEBRERO DEL AÑO DOS MIL TRES. En esta causa, la acción de


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
22
amparo fue dirigida en contra del Licenciado _______, en su calidad de Presidente de la
Comisión Nacional Arancelaria y Aduanera, pues dicha instancia notificó la Resolución CNAA
No. 31-2001 diez días posteriores a lo establecido en la Ley del Autodespacho. Específicamente, el
Supremo Tribunal consideró: “Del cómputo de la fecha de interposición del recurso de apelación
ante la Comisión Nacional Arancelaria y Aduanera, a su fecha de resolución y notificación,
transcurrieron más de los treinta días señalados por ley, debiendo entender por ello, que las
autoridades no resolvieron en el término establecido.” SENTENCIA NO. 151 DE LAS
CUATRO DE LA TARDE DEL TRECE DE JUNIO DEL AÑO DOS MIL TRES. En este
caso, el plazo para que se pronunciara la Comisión Nacional Arancelaria y Aduanera se venció
por lo que la recurrente solicitó a la autoridad recurrida se fallara declarando el silencio
administrativo a su favor. Se comprobó la violación al inciso 8 del artículo 34Cn. En el
Considerando II de la referida sentencia los magistrados dijeron: “Los suscritos magistrados que
integramos la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia al analizar el presente
Recurso encontramos que habiendo sido presentado éste el día veintidós de Agosto del año dos
mil, el plazo para que se pronunciara la Comisión Nacional Arancelaria y Aduanera venció el
día tres de Octubre de ese mismo año, y no fue sino hasta el día once de Octubre del año dos mil
que dicha Comisión emitió su fallo.” SENTENCIA NO. 836 DE LAS DOCE Y CUARENTA
Y CINCO MINUTOS DE LA TARDE DEL TRES DE AGOSTO DEL AÑO DOS MIL
ONCE. En esta causa el recurrente expresó que el recurso de Apelación interpuesto fue resuelto
por el Ministro de Hacienda y Crédito Público de conformidad con el artículo 625 segundo
párrafo del RECAUCA IV, operando el Silencio Positivo a su favor. En lo pertinente, la Corte
Suprema considero: “De las diligencias se desprende que el recurso de apelación fue interpuesto el
día doce de enero del dos mil diez, el señor Ministro de Hacienda y Crédito Público emite su
RESOLUCIÓN MINISTERIAL No. 080-2010 a las ocho de la mañana del once de febrero del
dos mil diez, y fue notificada (folio 7 primer cuaderno) a las cuatro y treinta minutos de la tarde
del día dieciocho de febrero del dos mil diez. La resolución recurrida fue emitida en tiempo, se
notificó siete días después; 3) De lo anterior se colige que transcurrió más de los treinta días que
estipula el Artículo 625 del RECAUCA IV. “La Corte continúo declarando: “En el presente caso
se aplica el RECAUCA IV que es el vigente a la fecha, el cual como ya quedó explicado no se
pronuncia sobre al acto de la notificación. No obstante, sí lo estipula la Ley No. 265, “Ley de
Autodespacho para la Importación, Exportación y Otros Regímenes”, el cual (como legislación
nacional) debe continuar aplicándose por estar vigente en lo que no contravenga a lo prescrito en
el RECAUCA, ya que el Artículo 638 del RECAUCA IV contenido en el Título IX de las
Disposiciones Finales y Transitorias estipula que: “Artículo 638. Supletoriedad. Lo no previsto
por el presente Reglamento será resuelto por cada Estado Parte de conformidad con su
ordenamiento jurídico”. Por consiguiente al ser aplicable la legislación nacional, es dable señalar
que la parte conducente del Artículo 82 de la Ley de Autodespacho que no fue derogada
tácitamente señala: “...Transcurrido este plazo sin pronunciamiento escrito, debidamente
notificado al recurrente, se entenderá que la resolución es favorable al reclamante”. De lo cual se
colige que, en primer lugar, con solo fechar la resolución dentro del plazo de los treinta días, no se


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
23
está resolviendo en tiempo, y aunque el RECAUCA IV no regula sobre el plazo para notificar las
resoluciones, la legislación nacional (Ley No. 265) lo contempla y está vigente al no contradecir la
legislación aduanera. En segundo lugar, deja claro que estamos ante treinta días calendario
(la Ley 265 establecía días hábiles). En tercer lugar, la parte pertinente del Artículo 82 de la
Ley 265 contempla claramente el SILENCIO ADMINISTRATIVO POSITIVO al señalar que:
“Transcurrido este plazo sin pronunciamiento escrito, debidamente notificado al recurrente, se
entenderá que la resolución es favorable al reclamante”. Además de ello es bueno aclarar que en
este caso no es necesario solicitar a la autoridad aduanera la aplicación del silencio administrativo
positivo, por cuanto la norma es imperativa y regula que la notificación se efectúa dentro del plazo
de los treinta días. Asimismo, encontramos en el Derecho Comparado y en la doctrina legal una
concordancia significativa con lo resuelto por la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua en el
Boletín Judicial 17241 y en las Sentencias antes señaladas en relación al axioma jurídico
enseñando que en asuntos administrativos todos los días son hábiles. La Ley de Procedimiento
Administrativo de la República Federal Alemana de 1977 en la Sección 2 (Plazos, términos,
reposición de actuaciones) específicamente en el artículo 31 numeral 4), 5) Y 6) respectivamente
señala: 4) “cuando la autoridad debe cumplir una prestación dentro de un plazo determinado, el
plazo expira con la terminación de su último día, aunque éste recaiga en sábado, domingo o día
festivo. 5) Cuando la autoridad fije un término debe también ser cumplido aunque recaiga en
sábado, domingo o día festivo. 6) Cuando un plazo se señale por horas, se computarán también
los sábados, domingos y días festivos.” Por otra parte, la Ley 627, Ley de Administración Pública
de la República de Costa Rica del dos de Mayo de 1978, en su artículo 526 numeral 1 y 2)
respectivamente indica: “1) Los plazos por días, para la Administración incluye los inhábiles.
2) Los que son para los particulares serán siempre de días hábiles.” En doctrina legal
contemporánea, en relación a los días hábiles en derecho administrativo, es importante considerar
lo expuesto por el jurista Agustín Gordillo, especialista en Derecho Administrativo, en su Tratado
de Derecho Administrativo, señalando que “no se aplica al procedimiento administrativo la
suspensión estival de plazos judiciales de los abogados.” (Tratado de Derecho Administrativo,
Tomo IV, Pág. 307, 7ma Edición, Lima ARA Editores, 2003.) Por lo anteriormente
fundamentado y expresado, le solicito que en el marco de las leyes antes relacionadas dicte su
Resolución Declarando con lugar el Recurso de Revisión presentando a su despacho el día
veinticinco de Enero del dos mil trece, ya que a la fecha de hoy tenemos veintiocho días hábiles
transcurrido, y treinta y tres días calendarios, por lo que ha prescrito el proceso administrativo a
favor de mi representado _______.” Ratificamos cada uno de los puntos vertidos en el presente
Recurso de Apelación y esperamos del Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo el pleno
goce de las garantías constitucionales y de la normativa aduanera aplicable en este caso, para
salvaguardar los derechos de mi representado. PETICIONES. Por lo precedentemente expuesto y
basándonos en el artículo 624 y 625 del Reglamento al Código Aduanero Uniforme
Centroamericano (RECAUCA IV), con el presente RECURSO DE APELACIÓN, le solicito a
su autoridad resuelva: 1.- Se me tenga por personado. 2.- Que el presente escrito sea admitido por
haber cumplido con las formalidades establecidas en el artículo 627 y se dicte la admisión en


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
24
cumplimiento al artículo 628 del Reglamento al Código Aduanero Uniforme Centroamericano
(RECAUCA IV).3.- Que de conformidad con el segundo párrafo del artículo 628 del Reglamento
al Código Aduanero Uniforme Centroamericano (RECAUCA IV), se ordene como en efecto se
encuentra con la presentación de este Recurso de Revisión, la suspensión del acto recurrido, y se
dirija oficio a la Administración de Aduana Managua y a la oficina de Cartera y Cobro de la
División Financiera para que sea suspendido cualquier acto administrativo de cobro sobre la
NOTIFICACION DE ADEUDO NUMERO 20130610000096 por la cantidad de
C$204,299.65 (Doscientos cuatro Mil Doscientos Noventa y Nueve córdoba s con 65/100) y
ACTA COMPLEMENTARIA de la Declaración Complementaria número 2013 0610 L-116/1,
emitida el 08/01/2013 NOTIFICADA EL 15/01/2013, ambas firmada por el Lic. _______, en
su calidad de Administrador de la Aduana. 4.- Que se declare AGOTADA LA VIA
ADMINISTRATIVA POR HABER OPERADO EL SILENCIO ADMINISTRATIVO
POSITIVO, Y se deje sin efecto alguno la NOTIFICACIÓN DE ADEUDO NÚMERO
20130610000096 por la cantidad de C$204,299.65 (Doscientos cuatro Mil Doscientos Noventa y
Nueve córdobas con 65/100) y ACTA COMPLEMENTARIA de la Declaración
Complementaria número 2013 0610 L-116/1, emitida el 08/01/2013 NOTIFICADA DEL
15/01/2013, ambas firmada por el Lic. _______, en su calidad de Administrador de la Aduana
Managua. Que afecta a mi representado _______. 5.- Que se deje sin efecto en todas y cada una
de sus partes la Resolución Administrativa N°. 429-2013, emitida por el Lic. _______, en su
calidad de Director General de la Dirección General de Servicios Aduaneros, la cual confirma la
Notificación de Adeudo No. 20130610000096 por un monto de Doscientos Cuatro mil Doscientos
Noventa y Nueve córdobas con 65/100 (C$204,299.65), aplicada a la Declaración Aduanera de
Importación Definitiva No. L-116/2013, y ACTA COMPLEMENTARIA de !a Declaración
Complementaria número 2013 0610 L-116/1, emitida el 08/01/2013, ambas firmada por el Lic.
_______, en su calidad de Administrador de la Aduana, POR HABER OPERADO LA
FIGURA DEL SILENCIO ADMINISTRATIVO de conformidad al artículo 623 del
Reglamento al Código Aduanero Uniforme Centroamericano (RECAUCA), el cual establece que
el Recurso de Revisión debe resolverse por su Autoridad dentro del plazo de los veinte días
siguientes a la recepción del expediente administrativo, asimismo el artículo 79 de la Ley N°. 265,
“Ley que establece el Autodespacho para la importación, exportación y otros regímenes, establece
que transcurrido el plazo de ley sin pronunciamiento escrito de la autoridad recurrida
debidamente notificado al recurrente, se entenderá que la resolución es favorable al reclamante, y
por último el artículo 2 de la Ley 350 “ Ley de Regulación de lo Contencioso Administrativo. 6.-
Que se deje sin efecto la Notificación de Adeudo de Declaración Complementaria No.
20130610000096 y Declaración Complementaria No. L-116/1, por la cantidad de C$204,299.65
(Doscientos Cuatro mil Doscientos Noventa y Nueve córdobas con 65/100), que no fue
debidamente relacionada por el Director General de Servicios Aduaneros en la Resolución
Administrativa Número 429-2013. 7.- Que se declare con LUGAR el presente Recurso de
Apelación en todas y cada una de las peticiones hechas.” (HASTA AQUÍ LA
TRANSCRIPCIÓN).


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
25
IV
Que en contra de la Resolución Administrativa No. 429-2013, emitida por el Director
General de la DGA, interpuso Recurso de Apelación el señor _______, en la calidad en
que actúa, solicitando se deje sin efecto la Resolución Administrativa recurrida, así
como la Notificación de Adeudo No. 20130610000096 por la cantidad de
C$204,299.65 (Doscientos cuatro mil doscientos noventa y nueve córdobas con
65/100), ante la determinación de Declaración Complementaria No. L-116/1, el día
ocho de enero del año dos mil trece, por el Administrador de Aduana de Managua,
licenciado _______. Habiendo argumentado el Recurrente la configuración del Silencio
Administrativo Positivo, el Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo considera
necesario examinar de previo lo actuado por la DGA, ya que de ser cierto el hecho
alegado, se debe proceder a resolver conforme a derecho. Del examen realizado al
expediente de la causa, se observa que rola: a) Recurso de Revisión interpuesto por el
licenciado _______ el día veinticinco de enero del año dos mil trece, en contra de la
Resolución de Notificación de Adeudo No. 20130610000096 emitida por la
Administración de Aduana Managua, notificada el día quince de enero del año dos mil
trece, visible en folio No. 3 del referido expediente; b) Auto de las ocho y treinta y
cinco minutos de la mañana del día once de febrero del año dos mil trece, visible en el
folio No. 16, mediante el cual el Director General de la DGA, de conformidad al Arto.
626 del RECAUCA, para mejor proveer suspendió el plazo por diez días hábiles para
emitir Resolución de Recurso de Revisión, notificación efectuada el día veintiocho
febrero del año dos mil trece, es decir al día hábil número veintinueve; y c) Resolución
Administrativa No. 429-2013 de las dos y quince minutos de la tarde del día veintiocho
de febrero del año dos mil trece, emitida por el Director General de la DGA,
resolviendo el Recurso de Revisión la que fue notificada al recurrente Sergio Guerrero
Moncada, a las dos y treinta minutos de la tarde del día uno de febrero del año dos mil
trece. Del examen a lo alegado por el Recurrente y lo señalado anteriormente, el
Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo no encontró en las diligencias
radicadas en esta instancia, razón de recibido del expediente administrativo
proveniente de la Administración de Aduana Managua, por lo que se debe estar a lo
dispuesto en el Arto. 623 del RECAUCA, que en su parte medular, íntegra y
literalmente dice: “Recurso de Revisión. Contra las resoluciones o actos finales dictados por la
Autoridad Aduanera que determinen tributos o sanciones, podrá interponerse, por parte del
consignatario o la persona destinataria del acto, el recurso de revisión ante la autoridad del
Servicio Aduanero, dentro del plazo de los diez días siguientes a la notificación de la resolución
que se impugna. Dicho recurso deberá ser presentado ante la autoridad que dictó el acto o ante la
autoridad superior del Servicio Aduanero, en ambos casos el expediente que dio lugar al acto
deberá remitirse dentro del plazo de cinco días siguientes a la fecha de recepción del recurso a la
autoridad superior. Dentro del plazo de veinte días siguientes a la recepción del expediente
administrativo por la autoridad superior del Servicio Aduanero, ésta deberá resolverlo.” Por


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
26
lo que al no existir fecha de recibido del expediente, el Tribunal Aduanero y Tributario
Administrativo estima que debe tomarse en consideración el plazo máximo establecido
para remitir el expediente, plazo que venció el día treinta y uno de enero del año dos
mil trece, y el día uno de febrero del año dos mil trece, inició el plazo de los veinte días
hábiles para emitir Resolución, culminando este el día veintitrés de febrero del año dos
mil trece; con fecha veintiocho de febrero del año dos mil trece, fue suspendido el
plazo por el Director General de la DGA para mejor proveer, es decir al día
veintinueve hábil, ya vencido el plazo de los veinte días hábiles ordinarios que tenía la
autoridad recurrida para resolver el Recurso de Revisión presentado el día veinticinco
de enero del año dos mil trece, por lo que la suspensión fue emitida fuera del plazo
para resolver, teniendo como efecto jurídico que la Resolución Administrativa No.
429-2013 de las dos y quince minutos de la tarde del día veintiocho de febrero del año
dos mil trece, fue emitida de manera extemporánea. El Tribunal Aduanero y
Tributario Administrativo concluye, que la autoridad recurrida contó con el plazo
completo que establece el Arto. 623 del RECAUCA para emitir la Resolución del
Recurso de Revisión, pero que incumplió con el mismo de acuerdo al marco jurídico
de la materia, emitiendo el auto de suspensión del término para resolver fuera de los
veinticinco días hábiles ordinarios que contaba. Motivos suficientes para considerar
que hay vulneración al Principio de Legalidad Administrativa, ante la transgresión a lo
ordenado en ley expresa, en cuanto al plazo para dictar la Resolución, emitiendo el
funcionario recurrido la Resolución Administrativa No. 429-2013 de las dos y quince
minutos de la tarde del día veintiocho de febrero del año dos mil trece, fuera de plazo,
quebrantándose así el Arto. 623 del RECAUCA. Existiendo mérito legal suficiente
para acoger la pretensión del Recurrente de aplicación del Silencio Administrativo
Positivo invocada, mismo que impugno oportunamente el auto de suspensión de
acuerdo a los elementos probatorios que rolan en el expediente de la causa. Por las
razones antes expuestas, el Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo procede a
dictar la Resolución que en derecho corresponde.
POR TANTO
De conformidad con las consideraciones anteriores y los Artos. 1, 2, 6 y 9 literales a),
b) y c), de la Ley No. 802, “Ley Creadora del Tribunal Aduanero y Tributario
Administrativo”; Arto. 128 del CAUCA; Artos. 623, 624, 625, 626, 627, 628 y 629 del
RECAUCA; Artos. 424, 426, 436, y 26 Pr; y demás preceptos legales antes citados, los
suscritos Miembros del Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo,
RESUELVEN: I. DECLARAR HA LUGAR AL SILENCIO ADMINISTRATIVO
POSITIVO invocado por el señor _______, en el carácter en que actúa, en contra de la
Resolución Administrativa No. 429-2013 de las dos y quince minutos de la tarde del
día veintiocho de febrero del año dos mil trece, emitida por el Director General de la
Dirección General de Servicios Aduaneros (DGA), licenciado _______. II.
DECLARAR HA LUGAR EL RECURSO DE APELACIÓN interpuesto por el


Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo
27
señor _______, en la calidad en que actúa, en contra de la Resolución Administrativa
No. 429-2013 de las dos y quince minutos de la tarde del día veintiocho de febrero del
año dos mil trece, emitida por el Director General de la Dirección General de Servicios
Aduaneros (DGA), licenciado _______. III. REVOCAR la Resolución Administrativa
No. 429-2013. En consecuencia, se deja sin efecto y valor legal la Notificación de
Adeudo No. 20130610000096 por la cantidad de C$204,299.65 (Doscientos cuatro
mil doscientos noventa y nueve córdobas con 65/1009) ante la determinación de
Declaración Complementaria No. L-116/2013, el día ocho de enero del año dos mil
trece, por el Administración de Aduana de Managua, licenciado _______. IV. La
presente Resolución agota la vía administrativa y es recurrible ante la instancia
correspondiente del Poder Judicial, mediante el Recurso de Amparo o en la vía de lo
Contencioso Administrativo. V. Con testimonio de lo resuelto por el Tribunal
Aduanero y Tributario Administrativo, regresen los autos a la Dirección General de
Servicios Aduaneros (DGA). Esta Resolución está escrita en catorce hojas de papel
bond de tamaño legal, impresa en ambas caras, con membrete del Tribunal Aduanero
y Tributario Administrativo, y rubricada por la Secretaría de Actuaciones. Cópiese,
notifíquese y publíquese.