You are on page 1of 3

Compromiso de amar a Dios por sobre todas las cosas

Introducción:
La relación con mi esposa (o) y con mis hijos le da credibilidad a mi andar con Cristo.
- Puedo hablar mucho sobre el amor de Dios, pero si no le demuestro el amor a mi familia no tengo
credibilidad
- Puedo hablar de responsabilidad, pero si no soy responsable en mis relaciones y actividades con
mi familia no tengo credibilidad.
- Uno de los requisitos más importantes para los ancianos es que gobiernen bien su casa, si no
¿Cómo cuidará de la iglesia de Dios?
Mateo 22:34-40 nos muestra los dos aspectos más importantes en las prioridades de la familia. Amar a
Dios sobre todas las cosas y a mi prójimo como a mí mismo.

Si mi esposa y mis hijos no llenan la calidad de “prójimo” ¿entonces quien?
1 Juan 2:9-11 mis relaciones terrenales son el campo de prueba de mi relación celestial.

El amor implica más que solo proveerle a mi familia “lo necesario” implica estar seguros que hemos
provisto lo mejor.
Cuando se trata de nuestros hijos podemos preocuparnos de muchas cosas, pero debemos preocuparnos
por resolver la siguiente pregunta. ¿Conocen sus hijos a Dios? ¿le aman con todo su corazón? ¿Dónde
están sus hijos espiritualmente?
Las investigaciones muestran que de diez adolescentes siete no continuarán la fe
- La gran mayoría de los adolescentes, aun los que asisten a la iglesia, tienen creencias que hacen
decaer su fe.
- El 85% de los adolescentes “nacidos de nuevo” no cree en la existencia de la verdad absoluta.
- Mas del 60% estuvo de acuerdo en que: “nada se puede saber con certeza excepto las cosas que
uno experimenta en su propia vida”

Establecer prioridades en mi familia implica la pregunta ¿Qué es lo más importante para mí como padre?
¿Qué le vamos a inculcar a nuestros hijos?

Romanos 12:
2
No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su
mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.
No se amolden a lo que parece ser correcto.
¿Cuánto tiempo de tv. Ven sus hijos? ¿Quién los está educando usted o la tv.? ¿a que edad debe empezar
a tener novio (a) mi hijo (a)? ¿Debemos darle libertad a nuestros hijos para que decidan probar todo lo
que quieren? ¿es el teléfono el mejor lugar en donde deben invertir su tiempo?

Dios no nos llama a tener buenos hijos, nos llama a ser buenos padres.
Tenemos la obligación bíblica de formarlos antes de que se vayan del hogar. El problema el día de hoy es
que muchos padres piensan que están privando a sus hijos de experiencias que les ayudarían a ser más
aceptados, más respetados. Y en el intento cambiamos el estándar bíblico por una norma social
mediocre.
¿Valida en algún momento la Biblia que los padres deberíamos permitir a nuestros hijos experimentar con
la impiedad?
Unido a esto nuestros hijos están pasando mucho más tiempo con sus amigos, viendo tv. Y películas, en el
internet, escuchando música y enviando mensajitos. Además los novios y novias consumen mucho tiempo
de nuestros adolescentes dejando prácticamente a Dios fuera del escenario de sus vidas.

Observemos tres puntos básicos

El éxito académico.
Cuando se pregunta a los padres cristianos o no cristianos ¿Qué es lo que más quieren para sus hijos? La
respuesta es la misma R. Quiero que mis hijos tengan una buena educación.
No está mal que queramos una buena educación para nuestros hijos, pero lo esencial es que caminen con
el Señor
(El mundo dice que lo más importante es obtener buenas notas, ir a la universidad, obtener una buena
reputación y un sueldo mucho mayor del que ganaron nuestros padres)
¡Qué limitada visión de lo realmente importante! La vida es mucha más que eso.

Los deportes:
Para muchos padres es súper importante que sus hijos participen en un equipo. De hecho piensan que si
no participan se criarán sin amigos y probablemente hasta ermitaños.
Muchos están dispuestos a ir a todos los partidos, a comprarle los uniformes e invertir una gran cantidad
de tiempo en estas actividades.
(no es que esté mal “mi ejemplo” el punto es que practicar deportes no le garantiza a su hijo una mejor
vida, de hecho muchas de estas actividades obstaculizan otras mucho más elevadas).

¡Si le enseño a mi hijo a poner su vista en la pelota pero no le enseño a poner sus ojos en Cristo, he
fallado como padre”

El noviazgo:
¿una niña de 13 con un novio de 15 al que el padre de la niña lo llama: “mi futuro yerno”?
La juventud de nuestros días está aprendiendo como darse en relaciones libres, románticas y a veces
sexuales, tan solo para separarse y hacerlo de nuevo. Dios nunca tuvo el propósito de que sus niños
vivieran de esta manera.
En lugar de intervenir y hacer algo, muchos padres consideran que este tipo de relaciones como parte
normal y necesaria del crecimiento.
A menos que su hijo sea más sabio que Salomón, más fuerte que Sansón y más piadoso que David
(quienes todos pecaron sexualmente) será susceptible al pecado sexual; y estas relaciones prematuras
serán una invitación abierta a hacerlo.

Todo lo anterior está bien en su propio contexto pero en lugar de formar hijos que amen a Dios y que sus
hijos amen y sirvan a Dios nos hemos conformado con subsistir.

Entonces ¿Qué podemos hacer?

Contexto: Deutero: “Repetición. Nomos “ley”
Deuteronomio 6:1-5 “Estos, pues, son los mandamientos, estatutos y decretos que Jehová vuestro Dios
mandó que os enseñase, para que los pongáis por obra en la tierra a la cual pasáis vosotros para tomarla;
2
para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando,
tú, tu hijo, y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados.
3
Oye, pues,
oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien en la tierra que fluye leche y miel, y os
multipliquéis, como te ha dicho Jehová el Dios de tus padres.
4
Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.
5
Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de
toda tu alma, y con todas tus fuerzas”.
Lo primero que debemos hacer es:

1. Enseñarle a nuestra familia a obedecer los mandamientos de Dios.

 Que guarden todos sus mandamientos es decir que los apliquen a su vida v.1-2
 El asunto de guardar los mandamientos no se limita solamente a mi generación- “a ti, a tus hijos y
a tus nietos. Tampoco se limita solamente a un tiempo, es un mandamiento para toda la vida. V.2
 Tiene un propósito: Que tus días sean prolongados v.2
 Que amen a Dios por sobre todas las cosas
 Que te vaya bien “pues Dios así lo ha prometido” v.3
¿no es esta la mejor manera de amar a nuestros hijos? Enseñarles a amar a Dios es la mejor forma de
proveer y proteger a nuestra familia.

2. Mostrarle a mi familia que tenemos un Dios sin rivales.
 Dios es un Dios celoso.
Éxodo 34:14-16;
14
No adores a otros dioses, porque el SEÑOR es muy celoso. Su nombre es Dios celoso.
15
»No hagas ningún pacto con los habitantes de esta tierra, porque se prostituyen por ir tras sus dioses, y
cuando les ofrezcan sacrificios a esos dioses, te invitarán a participar de ellos.
16
Y si casas a tu hijo con una
de sus mujeres, cuando ella se prostituya por ir tras sus dioses, inducirá a tu hijo a hacer lo mismo.
Éxodo 20:3-5; »No tengas otros dioses además de mí.

4
»No te hagas ningún ídolo, ni nada que guarde semejanza con lo que hay arriba en el cielo, ni con lo que
hay abajo en la tierra, ni con lo que hay en las aguas debajo de la tierra.
5
No te inclines delante de ellos ni
los adores. Yo, el SEÑOR tu Dios, soy un Dios celoso. Cuando los padres son malvados y me odian, yo castigo
a sus hijos hasta la tercera y cuarta generación.
 ¿hay algo más importante para usted que Dios y sus mandamientos?
 Piense en el 4 mandamiento. ¿pueden sus hijos faltar a sus compromisos en la iglesia para
atender un compromiso de estudios o de trabajo? ¿pueden hacer lo mismo a la inversa?
 Una familia sin un compromiso con Dios está indefenso ante la presión de la sociedad.

3. Enseñar a nuestra familia como amar a Dios.
 Vivir para Dios es una tarea que implica ejemplo y cambios en nuestras costumbres. Efesios 5:15-
21 dice: Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios,
16
aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos.
17
Por tanto, no
sean insensatos, sino entiendan cuál es la voluntad del Señor.
18
No se emborrachen con vino, que
lleva al desenfreno. Al contrario, sean llenos del Espíritu.
19
Anímense unos a otros con salmos,
himnos y canciones espirituales. Canten y alaben al Señor con el corazón,
20
dando siempre gracias
a Dios el Padre por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.
21
Sométanse unos a otros, por
reverencia a Cristo.
 Vigilar nuestro andar v.15-16 siendo ejemplo
 Administrando bien el tiempo v.17
 Comprendiendo cual es la voluntad de Dios v.17
 Rindiéndose cada día al Espíritu. (en todas las áreas de nuestra vida) v.18
 Ordenando mis relaciones según la Biblia.

La prioridad número uno para nuestra familia es enseñarles a amar a Dios sobre todas las cosas con
toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas.