HISTORIA DE LA IGLESIA

EN LA PERSPECTIVA DE LA HISTORIA DEL
PENSAMIENTO

Por Joseph Lortz
I NTRODUCCI ÓN

§1. POSIBILIDAD Y VALOR DE LA HISTORIA DE LA
IGLESIA

I. HISTORICIDAD DE LA IGLESIA

La historia es una peculiar dimensión del ser y el acontecer.
El pensamiento histórico es una cateor!a espiritual propia"
no es innata al hom#re. Entendida en sentido estricto es$
ciertamente$ una ad%uisición de la Edad &oderna. El hom#re
tiene %ue aprender este modo de pensar. Tal e'iencia$
cuando se %uiere comprender a la Ilesia históricamente$
co#ra un sini(icado especial$ por%ue la Ilesia tiene %ue )er$
y por cierto esencialmente$ con elementos inmuta#les. *or
ello ser+ ,til empe-ar aclarando el concepto de historia de la
Ilesia y ciertas leyes (undamentales %ue se de.an entre)er
en su propio desarrollo.

/. La Ilesia es el cuerpo m!stico de Cristo$ el Cristo %ue
siue )i)iendo. *or eso es alo di)ino y o#.eto de (e. Como
tal no puede ser captada ni comprendida$ en el sentido
propio de la pala#ra$ por la inteliencia humana" 0sta puede$
sin em#aro$ penetrar en su naturale-a y en sus o#ras con
hondura su(iciente para hacer de ella una e'posición
cient!(ica.

1na ayuda importante para lorar este o#.eti)o es el
conocimiento de la historia de la Ilesia. *ues aun%ue la
Ilesia es di)ina$ tiene una historia real2 3esucristo$ el Loos
di)ino )enido al mundo y$ con ello$ a la historia por la
encarnación$ su )ida$ su doctrina y su in(lu.o en el curso de
los silos hasta hoy.

El c,mulo de los datos de la historia de la Ilesia durante
estos silos nos ense4a lo siuiente2 cuando con Cristo y su
mensa.e lo di)ino irrumpió en el mundo de lo natural y dio
testimonio de s! mediante milaros$ no destruyó las
cateor!as del ser y el crecer naturales" se sometió a ellas.
El cristianismo no se tornó en modo aluno una maia. As!$
la realidad di)ino5cristiana$ %ue como tal no puede mudarse$
como (enómeno histórico ha tomado a lo laro de los silos
m,ltiples (ormas. Como cuerpo de Cristo$ la Ilesia es un
oranismo )i)o %ue no permanece an%uilosado en su estado
oriinario (undacional$ sino %ue se desarrolla.

La posi#ilidad intr!nseca de mantenerse id0ntica a s! misma
dentro de su desarrollo se hace hasta cierto punto
comprensi#le en lo pro(0tico. El sentido de lo pro(0tico$ de lo
inspirado por Dios$ tiene un alcance m+s hondo y m+s
amplio de lo %ue el autor humano 67incluso el inspirado89 es
capa- de ad)ertir en su conciencia. A menudo es sólo la
historia :cuyo Se4or es Dios: la %ue )a desarrollando en
plenitud ese sentido.

;nicamente desde este +nulo se comprende en toda su
pro(undidad un pasa.e como &t /<$/=>?@. ;nicamente desde
esta perspecti)a es posi#le compainar$ por e.emplo$ la
concepción de 3esucristo en el seno de &ar!a por o#ra del
Esp!ritu Santo y la #iena)enturan-a del &an!(icat 6Lc
l$A<ss9$ con la con(esión de %ue Bno entendieron sus
pala#rasC 6&c D$E?9.

?. Entre las (uentes de la historia de la Ilesia destacan por
su )alor los escritos reunidos en el Fue)o Testamento2 los
E)anelios se,n &ateo$ &arcos$ Lucas y 3uan$ los Hechos
de los Apóstoles$ el Apocalipsis. Tales escritos$ en e(ecto$
contienen la doctrina cuyo anuncio (undamenta y dirie la
)ida de la Ilesia desde su (undación$ es decir$ su historia
entera. Relatan de cerca la )ida y doctrina de 3es,s de
Fa-aret y la )ida de sus primeros seuidores hasta (ines del
silo I.

Los escritos del Fue)o Testamento est+n unidos
or+nicamente a los del Antiuo. As! lo atestiuan la (iura y
la doctrina de 3esucristo$ (undador de la Ilesia" as! lo
con(irman las noticias del Fue)o Testamento so#re las
primeras comunidades. Fo es posi#le$ en consecuencia$
captar correctamente el sentido de los escritos del FT m+s
%ue en relación con el Antiuo.

La di(erente condición an!mico5espiritual de los autores$ las
distintas (uentes %ue tu)ieron a su alcance y las di(erencias
del tiempo de composición y del c!rculo de lectores .usti(ican$
como es natural$ la peculiaridad$ a )eces tan acusada$ de las
Saradas Escrituras. Tampoco (altan desa)enencias
nota#les y aparentes contradicciones2 la re)elación se
encarna tam#i0n en las imper(ecciones del lenua.e
humano. En principio$ esto no es m+s %ue una prue#a de la
tesis (undamental$ ya enunciada$ de %ue la irrupción de lo
di)ino en la naturale-a 6y en parte tam#i0n contra ella9$ %ue
supone el cristianismo$ no suprimió las cateor!as naturales
del ser y el acontecer en la historia de la re)elación di)ina.

La re)elación no pretende comunicar un sa#er a#stracto y
sistem+tico$ sino ante todo un anuncio de hechos sal)!(icos$
e'presado a menudo mediante s!m#olos y par+#olas.
Tam#i0n por este lado es comprensi#le %ue se den
desa)enencias toda)!a mayores.

A pesar de todo no hay en la Sarada Escritura )erdaderas
contradicciones. Su unitariedad es tanto m+s nota#le por
cuanto la mayor!a de los autores no eran BcultosC y la
(i.ación por escrito del mensa.e de Cristo durante mucho
tiempo apenas estu)o sometida a relas o#liatorias$ por lo
%ue el canon pudo (ormarse Bcon li#ertadC.

E. La encarnación de Dios 63n /$/A9 es la #ase de la Ilesia"
de este hecho$ por tanto$ de#e partir toda descripción de su
historia. Cristo predi.o %ue sus pala#ras no i#an a pasar 6&t
?A$EG9" pero tam#i0n %ue su reino i#a a e'tenderse con un
crecimiento inesperado 6&t /E$E/" c(. &t ?=$/Ds9. El
crecimiento or+nico so#re el (undamento de los apóstoles
6E( ?$/H9 y #a.o la dirección del Esp!ritu Santo 63n /<$/E9 es$
por lo mismo$ una cateor!a (undamental de la historia de la
Ilesia. La Ilesia$ e(ecti)amente$ ha tenido un desarrollo
real$ %ue puede seuirse en el culto$ en la teolo!a$ en la
administración$ en la doctrina y en la comprensión de s!
misma. Su contacto con los di)ersos pue#los y culturas ha
pro)ocado pro(undos cam#ios. Aun%ue los hom#res en
esencia son todos iuales$ sus es%uemas mentales son muy
di(erentes. La (orma de pensar de los predicadores de la
)erdad cristiana del silo II es randemente distinta de la de
un teóloo moderno. Tertuliano$ Or!enes$ Aust!n$
Ioni(acio$ Tom+s de A%uino$ Ficol+s de Cusa$ Jenelón$
Sailer$ FeKman$ Schell$ etc.$ e'presan la (e cristiana com,n
de modos en e'tremo di(erentes. En esta di)ersidad se
re(le.a en parte la trans(ormación histórica y el proresi)o
desarrollo del pensamiento cristiano.

A. Hay un +m#ito en la Ilesia contra el cual Bno
pre)alecer+n las puertas del in(iernoC 6&t /<$/=9. En la
medida en %ue este +m#ito coincide con la esencia de la
Ilesia$ las puertas del in(ierno no pre)alecer+n Bcontra la
IlesiaC.

&as la e)olución de la Ilesia no ha seuido siempre una
l!nea recta. Tam#i0n en la historia de la Ilesia$ BDios
escri#e derecho con renlones torcidosC. Este desarrollo se
ha e(ectuado$ se,n la promesa del Se4or$ #a.o la asistencia
especial del Esp!ritu Santo 6&t /<$/= y ?=$?H9. *retender
pusil+nimemente eliminar de la historia de la Ilesia sus
innumera#les de#ilidades$ de(iciencias y tensiones ser!a
tanto como recortar el dominio de Dios so#re ella. Se,n la
Escritura$ la Ilesia no cesar+ de e'tenderse en este eón"
penetrar+ en todos los pue#los Bhasta los con(ines de la
tierraC 6&t ?=$/Ds9. *ero lo %ue no est+ re)elado es %ue
)aya a trans(ormar a la humanidad entera en un per(ecto
reino de Dios. La propia Ilesia es$ como tal$ la Ilesia de los
pecadores$ de los peces malos 6&t /E$ALs9" es decir$ su
desen)ol)imiento asumir+ tam#i0n la (orma de la
decadencia. Es cierto %ue el reino de Dios est+ ya entre
nosotros 6Lc /L$?/9$ mani(est+ndose parcialmente en la
(uer-a de Dios$ de (orma %ue muchos lo )en y creen en 0l"
pero sólo al (in de los tiempos irrumpir+ con toda su plenitud$
desde el m+s all+$ en este mundo arre#atado por la re#elión
contra Dios y su Cristo.

*or otra parte$ una de las cosas m+s randes e
impresionantes de la historia de la Ilesia es el hecho de
ha#er permanecido$ dentro de sus enormes proresos e
innumera#les de#ilidades$ (iel a su esencia$ in(ali#le en su
n,cleo e ine%u!)ocamente inmuta#le.

Esta realidad di)ina inmuta#le en la historia de la Ilesia no
puede captarse por completo m+s %ue por la (e. *ero no
(or-osamente por una (e separada de la cr!tica histórica.
Este es el punto en %ue la historia de la Ilesia se con)ierte
en teolo!a. El pro#lema estri#a en precisar si es ciencia$
hasta %u0 punto y de %u0 modo.

G. *ara e'poner la historia de la Ilesia tal como realmente
ha transcurrido$ es decir$ como se ha con(iurado de hecho
#a.o la )oluntad del Se4or de la historia$ es condición
indispensa#le adoptar la actitud cristiana #+sica2 ser oyente.
La historia de la Ilesia no puede deducirse de las ideas$ ni
si%uiera de las re)eladas" hay %ue descu#rirla con (idelidad y
a#neación en lo %ue un d!a )ino a ser y (ue sin nuestra
inter)ención.

Esto %uiere decir %ue en la medida en %ue la Ilesia ha
)i)ido una historia$ y por ha#erla )i)ido$ su estudio uarda
a(inidad con toda otra ciencia histórica. La in)estiación y
e'posición de la )ida de la Ilesia a lo laro de los silos se
e(ect,a con(orme a las mismas leyes de cr!tica histórica %ue
rien en toda ciencia histórica aut0ntica. *or otra parte$ la
historia de la Ilesia se di(erencia de la ciencia puramente
natural$ ya %ue tra#a.a se,n propios principios$ tomados de
la re)elación.

La com#inación correcta de am#os elementos no se produce
de modo %ue los (undamentos teolóicos puedan determinar
o incluso modi(icar los resultados históricos$ sino %ue 0stos
est+n su#ordinados a la intención del (undador de la Ilesia$
es decir$ son interpretados y )alorados teolóicamente
se,n los (undamentos de la re)elación.

<. As!$ pues$ lo primero %ue ha de hacer el historiador es
aseurar el material$ (i.ar lo sucedido y documentarlo
históricamente$ esto es$ Bpro#arloC.

El rado de demostra#ilidad )ar!a se,n los distintos
per!odos de la historia de la Ilesia. La Edad &oderna o(rece
mucha m+s documentación so#re cual%uier suceso %ue el
&edie)o$ y 0ste$ por lo eneral$ m+s %ue la AntiMedad.

En consecuencia$ por lo %ue respecta a las prue#as$ tam#i0n
las e'iencias de la ciencia histórica son de di)erso rado
se,n las distintas 0pocas. La historia de la Ilesia tiene
derecho$ por su parte$ a aceptar esa radación. Resulta
antihistórico e'iirle$ cuando se trata de una tesis cient!(ica
de la historia de la Ilesia antiua$ una certe-a histórica
comparati)amente mayor$ o incluso esencialmente superior$
%ue la %ue se e'ie para un acontecimiento de parecida
importancia entre los sucesos de la historia pro(ana. 1n
e.emplo t!pico es la cuestión de si *edro actuó en Roma y
murió all! 6c(. N D9.

II. *ROJ1FDIOACIPF DE LA I&AGEF DE LA IGLESIA

/. La historia de la Ilesia es un medio apropiado para
conocer m+s a (ondo la esencia del mensa.e cristiano y la
Ilesia.

Cuando )ino el &es!as$ sus disc!pulos no comprendieron
%ue ten!a %ue padecer y morir y$ cuando lleó la hora
temida$ creyeron perdida su causa" cuando 3es,s )ol)ió al
*adre$ las primeras eneraciones cristianas creyeron %ue
)endr!a en seuida a reali-ar el .uicio (inal" cuando el primer
d!a de *entecost0s (ue (undada la Ilesia$ muchos esta#an
con)encidos de %ue la Ilesia ser!a una comunidad
interada sólo por santos y %ue el pecado .am+s )ol)er!a a
tener poder so#re sus miem#ros2 el desarrollo histórico$
recorriendo caminos muy distintos$ ha )enido a demostrar
%ue a,n no se ha#!a captado el sini(icado completo de las
pala#ras de 3es,s. La historia de la Ilesia ha )enido a ser
una pedaoa$ %ue hace entender la predicación de 3es,s y
su creación2 la Ilesia.

La historia de la Ilesia ayuda$ pues$ a (ormarse un concepto
.usto de la Iglesia. Su m+s espec!(ica aportación a este
respecto consiste en impedir una (alsa espirituali-ación
6espiritualismo9 y la consiuiente )olatili-ación de la realidad
BIlesiaC. Dicha historia muestra m+s #ien$ primero$ %ue la
Ilesia tiene un cuerpo$ %ue es )isi#le$ superando as! la (alsa
distinción entre una Ilesia BidealC y otra BrealC 6haciendo
asimismo entender %ue sólo hay una Ilesia$ %ue es a un
mismo tiempo institución di)ina y (ruto del crecimiento
histórico2 Ilesia in)isi#le$ %ue sólo se puede captar por la (e$
e Ilesia a la par )isi#le y compro#a#le9" y$ seundo$
preser)a de una (alsa )isión de la santidad de la Ilesia. Esta
santidad es o#.eti)a" no e'cluye la pecaminosidad de los
miem#ros y .e(es de la Ilesia ni disminuye por causa de la
misma.

*or este lado$ y con toda claridad$ la historia de la Ilesia
remite a ese concepto sin el cual es imposi#le lorar una
(ruct!(era inteliencia e interpretación de la historia$ a la felix
culpa, a la culpa dichosa. El contenido (undamental de este
concepto )iene a decir %ue en los (enómenos históricos
6personas$ sistemas$ acciones9 error y culpa no e%ui)alen a
a#surdo histórico$ sino %ue pueden llear a tener un hondo
sentido se,n el plan sal)!(ico de Dios y de hecho$ a partir
del pecado$ con (recuencia decididamente lo tienen. Este
concepto e'presa el reconocimiento del Dios )i)iente en la
historia. Responde a la a(irmación austiniana de %ue cuanto
sucede en el tiempo es de Dios. Toma en serio la idea
cristiana de la pro)idencia. El error siue siendo error" la
cizaña, ci-a4a" el pecado$ pecado" unos y otros son la
ant!tesis repro#a#le de lo anunciado por Dios. *ero la
)oluntad sal)!(ica de Dios o#ierna el mundo y hace %ue
incluso el error de los hom#res sea ,til para su santo
desinio.

?. Las ense4an-as del FT e'ien ine%u!)ocamente la unidad
de la Ilesia 63n /L$?/ss" E( A$G9. La inmensa mayor!a de la
cristiandad ha )i)ido con esta conciencia hasta la Edad
&oderna. Quienes se aparta#an de esa unidad eran
considerados como des)iados de la doctrina )erdadera
6here.!a$ sectas$ N /G9 y tratados de acuerdo con la pala#ra
del Se4or2 BR si no hace caso ni si%uiera a la Ilesia$
consid0ralo como un paanoC 6&t /=$/L9.

Fi si%uiera la ran escisión de la cristiandad a ra!- de la
Re(orma del silo STI destruyó del todo este concepto. El
proceso se consumó al consolidarse la separación y con la
sucesi)a y al parecer irremedia#le multiplicación de las
escisiones 6so#re todo a partir del silo STIII9. Tam#i0n la
(iloso(!a moderna$ con su destrucción del concepto de
)erdad o#.eti)a y con su relati)ismo$ ha tenido un in(lu.o
decisi)o. &as hoy$ incluso en la cristiandad no católica$ se
)uel)e a reconocer e'presamente %ue la escisión en )arias
Ilesias est+ en a#ierta contradicción con la )oluntad del
(undador de la Ilesia.

Esta unidad implica %ue la )erdad prometida a la Ilesia por
su (undador sólo puede estar plena y o#.eti)amente en una
Ilesia. El católico cree y a(irma %ue esa Ilesia es la católica
romana. Ello no %uiere decir en modo aluno %ue en ella se
halle su(icientemente e'puesto el depósito de la (e en toda
su plenitud$ amplitud y li#ertad$ y menos a,n %ue se lo haya
apropiado subjetivamente de una manera per(ecta en todos
los casos. La historia de la Ilesia demuestra lo contrario.

*ero la posesión objetiva de la )erdad por parte de la Ilesia
católica est+ aranti-ada$ en el plano del an+lisis histórico
cient!(ico$ por una prue#a directa y otra indirecta.

Prueba directa: la Ilesia católica es la ,nica %ue$ a pesar de
no pocas p0rdidas y muestras de aotamiento$ ha mantenido
en todo lo esencial la l!nea de desarrollo esta#lecida por
Cristo y los apóstoles. Ella sola$ en especial$ ha conser)ado
plenamente el ministerio o#liatorio y )inculante en
conciencia$ tal como lo tu)ieron y e.ercieron los apóstoles 6N
/=9. La e)olución de la Ilesia primiti)a no lle)a a la
Re(orma$ sino al Tridentino$ %ue$ por otra parte$ no ha de
entenderse como conclusión$ sino como mera etapa del
camino de la Ilesia católica>E@.

Prueba indirecta: si la Ilesia católica no es la Ilesia
(undada por 3esucristo$ resulta %ue las di)ersas Ilesias
cristianas no católicas son$ en todo lo esencial$ sucesoras
le!timas de la (undación de 3es,s. Esto implicar!a2 /9 la
neación de la unidad de la Ilesia" ?9 %ue en la Ilesia de
3es,s podr!an darse cosas a#iertamente contradictorias 6c(.
las di)ersas opiniones so#re la persona del Se4or$ so#re el
nacimiento )irinal$ so#re el sacramento del altar9" E9
presupondr!a %ue la Ilesia (undada por 3es,s$
inmediatamente despu0s de su partida$ ha#r!a ca!do en
errores sustanciales$ en contra de su promesa" A9 sini(icar!a
%ue la cristiandad entera ha#r!a estado e%ui)ocada en lo
esencial desde los a4os GH5<H$ apro'imadamente$ hasta
/G/L.

La unidad de la Ilesia no sini(ica %ue los no católicos
#auti-ados en Cristo y creyentes en 0l$ y otro tanto los
paanos$ no pertene-can a la Ilesia una. La doctrina so#re
la )oluntad sal)!(ica uni)ersal de Dios$ so#re el Logos
spermatikos, so#re las viae extraordinariae gratiae 6caminos
e'traordinarios de la racia9$ so#re la distinción 6no muy
(eli-9 entre pertenencia plena y parcial$ o(recen la #ase
conceptual necesaria para desarrollar ulteriormente esta
idea (undamental de la Ilesia católica>A@.

E. La historia de la Ilesia es uno de los me.ores
instrumentos para hacerse caro de la ri%ue-a y la )erdad
de la (e católica$ (e %ue no sólo ha satis(echo a tantas
personalidades de todos los tiempos y luares$ tan randes
y tan di)ersas entre s!$ sino %ue las ha impulsado a
insupera#les empresas en todos los ni)eles ele)ados de la
)ida.

Como miem#ro de la Ilesia$ el católico siente la necesidad
natural 6%ue en cierto modo se con)ierte en un de#er para el
católico culto9 de conocer la )ida de la (amilia so#renatural a
%ue pertenece. Siente tam#i0n esta necesidad como hom#re
moderno$ pues la cultura actual del Occidente$ aun%ue a
menudo sea hostil o e'tra4a a la Ilesia$ en su óptima parte
se #asa en el cristianismo y en ran medida ha sido creada
por la Ilesia. Europa es cristiana en sus ra!ces racias a la
Ilesia.

A. El estudio de la historia de la Ilesia constituye una e(ica-
apolo!a de la misma. Esto es e)idente en lo %ue respecta a
sus randes tiempos$ (iuras y empresas heroicas. *ero
tam#i0n es )erdad con respecto a las )ariad!simas y ra)es
taras %ue encontramos en la historia de la Ilesia. *or%ue2 /9
estos (allos tienen un pro(undo sentido reliioso y cristiano
por cuanto sini(ican la misteriosa continuación de la pasión
de 3es,s por parte de la Ilesia. Lle)an al cristiano a conocer
su propia situación2 la del sier)o in,til y pecador 6Lc /L$/H9
%ue sólo se mantiene por la (uer-a de la racia de Cristo" le
ense4an continuamente %ue$ e'ceptuando el n,cleo
esencial$ la Ilesia es tam#i0n Ilesia de pecadores" ?9 la
Ilesia ha encontrado siempre$ a menudo en las situaciones
m+s di(!ciles$ (uer-as para re(ormarse a s! misma y lle)ar a
sus miem#ros a nue)as cimas de )ida reliiosa y moral. Esto
es un sino e)idente de %ue en ella no opera sólo la (uer-a
humana$ sino tam#i0n la racia di)ina 6la prue#a m+s
)iorosa en este sentido es sin duda la re(orma catlica de
los silos STI y STII9" E9 esta idea es le!timo desarrollarla
hasta el e'tremo de a(irmar %ue tal )e- la prue#a m+s
impresionante de la di)inidad de la Ilesia estri#a en %ue
toda la pecaminosidad$ de#ilidad e in(idelidad de sus propios
.e(es y miem#ros no han conseuido destruir su )ida. El
&edie)o tard!o constituye un documento impresionante en
(a)or de esta tesis.

Con esto %ueda claro %ue seme.ante Bapolo!aC no puede
consistir de nin,n modo en encu#rir tendenciosamente las
taras de la historia de la Ilesia. Esas taras son reales y
enormes. Se,n las (uertes pala#ras de FeKman$ la misma
)erdad se encontró en una situación comprometida por culpa
del papa Honorio 6N ?L9" y Ale.andro TI$ como representante
leal de 3esucristo$ siue planteando hoy pro#lemas de
conciencia a m+s de un cristiano. *ero desde %ue 3es,s (ue
condenado como malhechor y maldito y en la cru- pudo
sentirse a#andonado del mismo Dios$ no es nada (+cil poner
l!mites a su aon!a en la )ida de su Ilesia.

Si mostramos honestamente las de(iciencias 6al menos
a%uellas %ue pueden compro#arse con seuridad9 podemos
.ustamente esperar %ue los ad)ersarios de la Ilesia$ o los
%ue tienen otras creencias$ escuchen y se (!en de lo %ue
decimos cuando descri#imos los aspectos positi)os de la
Ilesia y asimismo acepten nuestro recha-o de doctrinas
contrarias a la Ilesia con la seriedad %ue corresponde a una
opción de conciencia cient!(icamente pro#ada y madurada.

Esta actitud (ue prescrita por el (undador con la e'iencia
radical de hacer penitencia.

G. *ara salir airoso de seme.ante tarea es del todo preciso
%ue el estudioso tena la interior libertad cristiana.
BCristianoC dice tanto como )erdad y amor$ am#os en
insepara#le unidad. Sólo el conocimiento (ecundado por el
amor$ esto es$ por el entusiasmo$ llea al punto m+s !ntimo
de las cosas. &as el conocimiento amoroso sólo puede tener
por o#.eto una realidad. As!$ pues$ para conocer la )erdad
6so#re todo en la historia de la Ilesia9 son necesarios el
entusiasmo y la cr!tica$ el amor ! la )eracidad. La actitud
eneral ha de ser un entusiasmo desapasionado. Esto no
sini(ica en modo aluno (rialdad o escepticismo" es m+s
#ien la plenitud del amor$ por%ue lo es de la )erdad. Es un
optimismo aut0ntico$ cristiano$ realista$ ale.ado de todo
entusiasmo (an+tico y est0ril. Sólo tal apolo!a es duradera y
,til para la causa sarada de la santa Ilesia. Sólo ella
ayuda a lle)ar la cru-$ %ue nunca puede (altar en el
cristianismo.

3esucristo$ su naturale-a$ su )ida$ su pasión$ su resurrección
y su predicación resumen todo el mensa.e del *adre a la
humanidad. La historia de la Ilesia por 0l (undada de#e
narrarse tal como en realidad se ha desarrollado$ no de otra
(orma. El )alor o el .uicio de este desarrollo depende
naturalmente de la medida en %ue 0ste se haya mantenido
(iel al mensa.e del *adre en 3esucristo.

<. Todo estudio histórico corre un ra)e peliro2 propende a
tomar como reproducción o#.eti)a de la totalidad de la
historia lo %ue puede captar en las (uentes conser)adas
6leyes$ escritos$ monumentos ar%uitectónicos$ etc.9. La )ida
del )erdadero pue#lo$ de la masa$ pasa entonces (+cilmente
a seundo plano. Este reduccionismo peliroso$ inadmisi#le$
puede darse tam#i0n en la historia de la Ilesia. La doctrina
y actuación de la .erar%u!a y de los teóloos est+n la
mayor!a de las )eces relati)amente #ien documentadas$
mientras %ue la (e y sus repercusiones en los otros
miem#ros del pue#lo de Dios lo est+n muy poco o no lo
est+n en a#soluto. Ahora #ien2 la plenitud de la )erdadera
(e en la masa de los miem#ros de la Ilesia es
e)identemente lo %ue$ .unto con el ministerio y los
sacramentos$ constituye la reali-ación del reino de Dios en la
tierra. R dado %ue mucho$ tal )e- la mayor parte de esta
reali-ación$ yace en el anonimato$ #a.o el impercepti#le
cam#io de los cuadros históricos$ y permanece desconocido
en sus detalles$ resulta como consecuencia importante %ue
sólo conocemos una pe%ue4a parte de lo %ue constituye la
)ida histórica de la Ilesia. Toda historia es m+s rica %ue su
rostro )isi#le. Lóicamente$ esto es aplica#le en mucho
mayor rado a la historia de los misterios de Dios en el
mundo.

L. Lo %ue es )+lido para la historia pol!tica$ lo es tam#i0n
para la eclesi+stica2 hay %ue captarla pensando" lo cual
supone interpretar$ .u-ar y )alorar. Es preciso poner de
relie)e el distinto sini(icado de cada persona y de cada
hecho. La mera yu'taposición de hechos aislados es sólo un
paso pre)io$ o #ien conduce a un historicismo relati)ista y a.
la consiuiente neación de la )erdad a#soluta.

La plenitud y la ri%ue-a de la historia de la Ilesia$ aun
manteniendo la distancia cr!tica$ de#en ser proclamadas
)i)amente$ para interpelar e in)itar al indi)iduo. *or%ue es
cierto %ue la historia se mue)e en el pasado$ pero no es
simplemente pasado2 se nos acerca )i)a$ #ien por%ue nos
o(rece tesoros %ue )eri(icar$ #ien por%ue nos e'ie reali-ar
me.or y con mayor pure-a tareas históricas %ue en su tiempo
no se resol)ieron satis(actoriamente. Esto es aplica#le a la
historia en eneral. *ara la historia de la re)elación sal)!(ica$
%ue nos compromete )italmente$ tiene$ como es natural$ un
alcance mucho mayor$ incluso en lo neati)o. Tam#i0n en la
historia de la Ilesia se da el hecho #+sico de los desarrollos
neati)os e interpretaciones erróneas$ hasta con repercusión
uni)ersal. Estos han de ser e'puestos como tales$ con toda
claridad. Quien renuncia a e'poner la )erdad y a distinuirla
de lo (also$ puede %ue descri#a con tonos positi)os
(enómenos %ue se dicen cristianos$ pero no escri#e historia
de la Ilesia de Cristo.

§ 2. ARTICULACIÓN DE LA HI STORI A DE LA
I GLESI A

I. ARTIC1LACIPF OI3ETITA

/. El acontecer histórico5eclesi+stico se nos presenta
inicialmente con una multi(ormidad a#iarrada$ en los m+s
)ariados escenarios y las m+s di)ersas -onas y tiempos.
&as esta multi(ormidad no es alo incone'o. De principio$ ya
hay una (uer-a %ue aten,a e incluso supera toda diresión"
es la persona del (undador de la Ilesia$ a la %ue todos
siempre se han remitido y con la %ue han relacionado su
patrimonio reliioso. Adem+s$ se,n las (uentes del FT$
como ya hemos dicho$ la Ilesia es un todo$ un oranismo. R
de esta unidad y totalidad or+nica siempre ha tenido
conciencia$ una conciencia %ue ha ido en aumento$ cierto$
pero %ue ya era asom#rosamente intensa en los primeros
tiempos del cristianismo. Su historia$ en consecuencia$ es
tam#i0n una unidad$ %ue se #asa en el ,nico (undamento
%ue es 3esucristo$ su o#ra$ su doctrina y su (undación$ y %ue
siempre ira en torno a los mismos temas %ue ya 0l propuso
e impuso como tarea.

Sin em#aro$ dado %ue la Ilesia$ aun siendo o#ra de la
racia di)ina$ se presenta en hom#res mortales y hechos
pasa.eros condicionados por el tiempo$ su )ida y
consiuientemente su historia son asimismo m,ltiples no
sólo en el sentido de la multiplicidad antes mencionada$ sino
en el sentido estructural$ esto es$ como desen)ol)imiento de
planos estructurales di)ersos. Desde este punto de )ista$ se
puede articular la historia de la Ilesia en2 a" la )ida
(undamental$ b" la )ida interna y c" la )ida e'terna de la
Ilesia.

?. La )ida fundamental de la Ilesia es el elemento divino
%ue hay en ella$ la Ilesia tomada en sentido estricto" es el
cuerpo m!stico de Cristo en cuanto %ue )i)e de la racia
di)ina$ independientemente de la !ndole reliioso5moral de
sus miem#ros$ esto es$ la racia misma" es la )erdad
objetiva y la santidad o#.eti)a de la Ilesia$ .am+s
empa4adas por la som#ra del error y del pecado.

De esta )ida (undamental #rota$ con la cola#oración de los
miem#ros de la Ilesia$ su )ida interna y e'terna.

A la )ida interna de la Ilesia pertenece cuanto la Ilesia
hace desde su propio centro$ independientemente de la
Bsociedad per(ectaC 6el Estado9 %ue e'iste a su lado$ y sin
re(erencia Bal mundoC" es$ pues$ su )ida en lo %ue ata4e a la
es(era directamente reliiosa. De la )ida interna de la Ilesia
(orman parte$ por e.emplo$ su )ida de piedad sacramental y
e'trasacramental$ sus acti)idades caritati)as$ su teolo!a" en
suma2 la conciencia reliiosa %ue de s! misma tiene la
Ilesia.

A la )ida externa de la Ilesia pertenecen so#re todo sus
relaciones con el Estado y con el mundo$ y
consiuientemente con la cultura y con otras reliiones$ as!
como su propaación e'terna. BE'ternaC no %uiere decir
simplemente ni e'clusi)amente Be'teriorC. Dado el car+cter
misionero inmanente al cristianismo$ las relaciones de la
Ilesia con el Estado$ el mundo y la cultura son esenciales
para su )ida.

*ara entender la historia de la Ilesia y la Ilesia misma es
de suma importancia distinuir en las mani(estaciones de la
Ilesia actual los planos de la )ida histórico5eclesi+stica %ue
aca#amos de indicar y$ so#re todo$ descu#rir su !ntima
cone'ión rec!proca.

II. ARTIC1LACIPF TE&*ORAL

/. Hacer una di)isión cronolóica del proceso histórico$ y
hacerla con acierto$ no es alo accesorio$ sino una de las
e'iencias m+s importantes para comprender la historia. Es
cierto %ue la corriente de la )ida histórica es un continuum,
pero como tal no es una mera me-cla in(orme. Est+
articulada en s! misma$ independientemente del esp!ritu
humano %ue la contempla. Hasta cierto punto$ pues$ esta
articulación puede reci#ir un ep!ra(e en cada una de sus
(ases de desarrollo. R tal intitulación :lo %ue eneralmente
se llama BarticulaciónC:$ si se elie con acierto$ es una
ayuda e'cepcional para conocer y entender la historia$
naturalmente #a.o el supuesto de tener conciencia del
limitado )alor de toda su#di)isión en per!odos. Quien ha
repensado a (ondo una #uena panor+mica de la historia de la
Ilesia y ha lleado a tener una )isión clara del desarrollo %ue
en ella tiene luar$ a" dispone de un marco seuro y (+cil de
a#arcar en todo momento$ dentro del cual puede ordenar y
situar los detalles históricos en su .usto luar$ y b" la )isión
de con.unto puede ser)irle de u!a para detectar y entender
los detalles a la lu- del desarrollo eneral$ ayud+ndole as! a
captar m+s pro(undamente el sentido de la historia.

?. Del mismo modo %ue la )ida del indi)iduo es di(erente en
la ni4e-$ en la .u)entud y en la madure-$ y lo mismo ca#e
decir de los pue#los enteros$ otro tanto ocurre con la Ilesia.
La cuestión se complica en este caso por%ue la Ilesia es
una realidad e'tendida por toda la tierra y persistente a
tra)0s de los tiempos 6uni)ersalidad espacio5temporal de la
Ilesia92 esos pue#los a los %ue la Ilesia predicó y en los
%ue reali-ó su ideal en el curso de la historia y %ue$ a su )e-$
emplearon sus me.ores (uer-as en con(iurar y sostener a la
Ilesia han cam#iado. Eso ha hecho cam#iar no sólo el
escenario de la historia de la Ilesia$ sino tam#i0n$ y en
mayor medida$ la misma )ida eclesial propia de cada 0poca$
pue#lo y luar. En la medida en %ue un escenario y la )ida
%ue en 0l se desarrolla (orman una cierta unidad$ tenemos
ante nosotros una unidad histrica# al BprincipioC y al B(inC
de seme.ante unidad est+$ pues$ .usti(icado marcar
momentos de di)isión y desarrollo.

E. En el curso de la historia de la Ilesia$ prescindiendo de
otros innumera#les incisos menos e)identes$ hay
especialmente dos sucesos %ue .usti(ican la di)isión de la
historia de la Ilesia en tres randes secciones$ ha#lando de
una $ntig%edad cristiana$ de una &dad 'edia y de una
&dad 'oderna. Estos dos sucesos son2

a" La r an mi gr aci n de l os puebl os en l os si l os
I T$ T y TI hace derrum#arse el marco>G@ en %ue se ha#!a
desen)uelto hasta entonces la historia de la Ilesia$ el
antiuo Imperio romano 6U (in de la AntiMedad9" reduce y
ampl!a a la )e- el escenario de la historia de la Ilesia y$
so#re todo$ hace entrar en la escena de la historia uni)ersal
como (actores acti)os a pue#los enteramente nue)os$ #rinda
a la semilla de la pala#ra de Dios una tierra di(erente2 los
.ó)enes pue#los erm+nicos y$ m+s tarde$ los esla)os. La
maduración de estos pue#los nue)os en estrecho contacto
con la Ilesia 6y en m,ltiples tensiones con ella9 llena la
historia de la Edad &edia.

b" La radical transformacin de la vida espiritual de
(ccidente a partir de los silos SIT y ST rela.a cada )e- m+s
la !ntima )inculación de tales pue#los$ al ir 0stos ad%uiriendo
paulatinamente su autonom!a espiritual$ con la Ilesia$ de la
%ue hasta entonces ha#!an sido$ como de la (orma m+s
natural$ miem#ros principales. Este ale.amiento encontró una
e'presión particularmente lamenta#le en la escisión de la (e
en Occidente como consecuencia de la Re(orma. De ah!
sure lueo una cultura secular 6autónoma9 en su con.unto$
%ue en #uena parte se desen)uel)e al maren de la Ilesia e
incluso contra ella2 la Edad &oderna.

A. Este es%uema sólo es )+lido para Occidente. Los (actores
%ue determinan su historia hasta hoy se di(erencian
e'traordinariamente de los %ue caracteri-aron la
estructuración del Oriente cristiano. La continuación de la
AntiMedad helenista o #i-antina %ueda (undamentalmente
sal)auardada en Oriente por la super)i)encia del Imperio
romano5oriental 6hasta la ca!da de Constantinopla en /AGE9.
En cam#io$ una de las consecuencias m+s ra)es de la
separación entre la Ilesia occidental y la oriental en el silo
SI es %ue en Occidente desaparece casi por completo el
contacto con las (uentes de la )ida de la Ilesia riea 67los
*adres rieos89. En la Ilesia oriental no se estanca en
modo aluno la )ida durante los silos %ue los occidentales
llamamos Edad &edia$ sino %ue$ por el contrario$ es
e'traordinariamente acti)a$ si #ien no conoce ni )alora
mucho una acti)idad como la de Occidente en teolo!a$
piedad y órdenes reliiosas. Como contrapartida$ la Ilesia
oriental est+ en parte m+s pró'ima a la atmós(era del
cristianismo primiti)o en la lituria y en el car+cter de su
teolo!a.

Dado %ue la )ida eclesial en las misiones de ultramar ha sido
hasta 0poca muy reciente o#ra casi e'clusi)a del Occidente
y dado %ue la Ilesia americana no nace hasta la Edad
&oderna$ la di)isión es#o-ada es consecuencia le!tima de
lo %ue ha acontecido en Occidente.

G. Los dos acontecimientos se4alados de la historia de la
Ilesia son de una e)idencia palmaria. A pesar de ello no hay
%ue e'aerar su importancia Bdi)isoriaC. En la historia nunca
se da el caso de %ue una 0poca aca#e completamente y al
punto se inicie otra nue)a$ por entero separada de la
primera. Al contrario2 en la 0poca %ue Bllea a su (inC$ y
partiendo de ella$ se desarrollan 0rmenes %ue se con)ierten
a su )e- en (actores determinantes de la nue)a 0poca. Las
0pocas se entrecru-an.

As!$ durante la AntiMedad tard!a la Ilesia crece sin cesar
en el +m#ito de la 6ya decadente9 cultura antiua$ %ue
transmite lueo a los nue)os pue#los .unto con la doctrina
cristiana$ y as! crea y desarrolla con 0stos lo %ue llamamos
Edad &edia. Estos mismos nue)os pue#los$ en las
postrimer!as de la AntiMedad$ son primero ser)idores y
cola#oradores y$ en parte$ incluso sostenedores del Imperio
romano de Occidente$ en proresi)a decadencia$ antes de
destruirlo y sustituirlo por los nue)os reinos nacionales y
antes de %ue sur.a lueo de ellos la civitas christiana, la
cristiandad occidental.

Hay %ue tener presente adem+s %ue el proceso de las
di)ersas es(eras de la )ida eclesi+stica no presenta las
mismas cur)as y %ue no siempre coinciden sus puntos
culminantes y decadentes.

La )ida .am+s se de.a encerrar completamente en una
(órmula$ por%ue es demasiado rica. Lo mismo puede decirse$
y con mayor ra-ón$ de la )ida histórica$ %ue es comple.a por
naturale-a. As!$ pues$ cuando en esta o#ra caracteri-amos
con una eti%ueta las di(erentes 0pocas y los di)ersos
per!odos$ sólo pretendemos su#rayar unos cuantos
caracteres m+s so#resalientes$ pero %ue no han de
entenderse en sentido e'clusi)o.

R de ah!$ si se %uiere una e'posición m+s detallada$ nace la
posi#ilidad de su#di)idir la mencionada di)isión tripartita de
la historia de la Ilesia en un n,mero mayor de unidades de
espacio$ tiempo y materia.

<. Fo es lo mismo %ue un pensamiento se e'prese en
Ale.andr!a$ en Roma o en Inlaterra o %ue una institución
sur.a en Roma$ en Antio%u!a o en Citeau'. El pensamiento
tendr+ en cada caso presupuestos di(erentes$ poseer+
(inalidades intr!nsecas di)ersas y la institución ostentar+
distinto poder. La idea del marco cultural es de suma
importancia para toda historia$ y su comprensión$ altamente
determinante para el estudio de la historia 6NG9.

El peliro de %ue una concepción de la historia %ue opere
con esta idea pueda su#estimar o incluso inorar el papel
decisi)o de la personalidad creadora no es muy rande
cuando se escri#e la historia del cristianismo$ por%ue su
comien-o$ su continuación y su esencia se #asan
e'clusi)amente en la persona del (undador. La historia del
cristianismo y de la Ilesia es la historia del seuimiento de
Cristo$ #ien del seuimiento anhelado y en parte conseuido$
#ien del (racaso en esta tarea (undamental.

Es cierto %ue lo o#.eti)o$ lo eneral y lo trascendente en
)erdad y santidad tienen en el cristianismo una importancia
decisi)a. *ero$ por otra parte$ su importancia y utilidad
siempre dependen esencialmente de su apropiación por
parte de la persona indi)idual. La acción de Dios con el
hom#re$ tal como se cree y ense4a en el cristianismo y
aparece de m,ltiples (ormas en el curso de la historia de la
Ilesia$ es siempre una acción del Dios personal con el
hom#re personal$ creado a su imaen y seme.an-a.

III. LAS DISTIFTAS V*OCAS.

/. La $ntig%edad cristiana, considerada lo#almente$ se
caracteri-a por el hecho de %ue el cristianismo se encontró
durante esta 0poca ante una ci)ili-ación madura$ altamente
e)olucionada y ya consolidada" una ci)ili-ación crecida sin el
cristianismo y antes de 0l$ %ue en su con.unto le era e'tra4a
y continuó si0ndolo2 el antiuo paanismo del &editerr+neo.

a" 1na consecuencia inmediata e iualmente importante de
este hecho (ue %ue en la AntiMedad el cristianismo estu)o
primero y m+s %ue nada repleado so#re s! mismo. *or eso
este per!odo$ por lo menos en su primera mitad$ es ante todo
el tiempo de la )ida interna de la Ilesia$ con predominio casi
e'clusi)o de la acti)idad religiosa.

En este tiempo la Ilesia crea$ so#re las #ases esta#lecidas
en el per!odo de su (undación 63es,s y sus apóstoles9$ las
(ormas (undamentales de su propia )ida interna 6piedad$
lituria$ constitución9$ asienta los criterios esenciales en lo
%ue respecta al +m#ito y las caracter!sticas de su patrimonio
y de su acti)idad o misión 6lucha contra el cristianismo
.udaico y contra la nosis" escritos con(esionales (rente al
Estado perseuidor" recopilación de los escritos del Fue)o
Testamento" s!m#olo de la (e" contro)ersias trinitarias y
cristolóicas9 y da testimonio de la re)elación de Cristo con
la predicación$ la )ida y la de(inición de los domas.

b" Hacia el e'terior$ el cuadro es (undamentalmente distinto
antes y despu0s del a4o E/E. Antes de esta (echa la Ilesia$
en lo %ue respecta a su )ida e'terna$ se sit,a principalmente
en posición de(ensi)a" en las persecuciones ha de sostener
una lucha sanrienta por su derecho a la e'istencia$ al
mismo tiempo %ue trata de de(inir de al,n modo$ por )!a de
ensayo$ sus relaciones con la cultura. Los cristianos son una
insini(icante minor!a. En cam#io$ a partir del E/E$ el
cristianismo es li#re y poco a poco se con)ierte en la reliión
del Estado" el representante del poder ci)il se hace cristiano.
La actuación de la Ilesia se )uel)e acti)a$ asumiendo una
iniciati)a mayor en toda la l!nea de su )ida e'terna. Tam#i0n
a(luyen a la Ilesia las BmasasC. La misma Ilesia estrecha
sus la-os con el Estado y la cultura y se con)ierte en parte
importante del BmundoC. Las luchas espirituales$ por el
contrario$ se trasladan al interior de la Ilesia y co#ran mayor
importancia$ pero lle)an en s! mismas huellas pro(undas del
cam#io de postura de la Ilesia respecto al Estado y la
cultura 6cuestiones trinitarias y cristolóicas$ concilios9. La
AntiMedad cristiana es la 0poca del nacimiento de la Ilesia$
de su primera actividad misionera ! de la consolidacin de
su existencia (rente al Estado y la here.!a$ as! como de la
(i.ación de su autointerpretacin dogm)tica #+sica.

?. A di(erencia de la AntiMedad cristiana$ la &dad 'edia se
caracteri-a por el hecho de %ue la Ilesia Best+ ah! en primer
planoC$ sin %ue se le opona una cultura superior. Es ella la
%ue crea una nue)a cultura cristiano5eclesi+stica><@ y la lle)a
lueo a su plena autonom!a. &as tam#i0n la Ilesia participa
en este cam#io. Se puede a(irmar %ue la Ilesia y los
pue#los erm+nicos crecen .untos hasta (ormar$ en una
compenetración rec!proca cada )e- m+s !ntima$ esa realidad
cristiana %ue llamamos Occidente cristiano medie)al2 Europa
es cristiana desde sus ra!ces. *or e(ecto de una )ida interna
muy (loreciente 6monacato$ lituria$ arte$ teolo!a$ derecho y
piedad popular9$ la Ilesia se dedica ahora con ran
dinamismo al campo de la )ida e'terior2 a" )uel)e sus o.os
hacia la cultura y la intera completamente en la )ida
cristiano5eclesi+stica" b" pasan a primer plano los pro#lemas
de pol!tica eclesi+stica$ esto es$ las cuestiones relati)as a su
constitución$ as! como los re(erentes a las relaciones entre
Ilesia y Estado.

E. La &dad 'oderna. Tras un cierto aislamiento de la )ida
cultural y espiritual dentro de una misma cristiandad$ la )ida
cristiano5eclesi+stica sucum#e en parte ante esa misma )ida
cultural %ue la Ilesia ha#!a contri#uido a crear y %ue
proresi)amente se )a separando de la Ilesia hasta
contraponerse a ella2 a" como no católica$ b" como no
cristiana$ c" como no reliiosa. El desencadenamiento de
esta lucha tiene sus ra!ces pro(undas en la Edad &edia$ en
determinadas actitudes de la .erar%u!a medie)al 6lucha con
el Imperio por la idea hierocr+tica del papado9$ y su
desarrollo en las tres etapas mencionadas llena la Edad
&oderna.

&as tam#i0n a%u! la )ida interna de la Ilesia muestra una
m,ltiple y en cierto modo mara)illosa ri%ue-a$ aun%ue con
dolorosos alti#a.os de (uer-a y de#ilidad. As!$ la Ilesia con
sus propias (uer-as lle)a a ca#o una nue)a re(orma catlica
en el silo STI$ o(rece al mundo el espect+culo del silo de
los santos durante el STII y$ pasado el STIII$ )a acumulando
(uer-as en el SIS para un nue)o (lorecimiento$ del %ue hoy$
pese a todos los peliros y en medio de enormes
apostas!as$ podemos decir %ue comien-a a apuntar en la
)ida interna de la Ilesia.

A. &uy di)erso ha sido el rado y la (orma en %ue han
aceptado el cristianismo los hom#res de las distintas 0pocas.
Cada 0poca$ en e(ecto$ reali-a su propio cometido con
relati)a per(ección sólo por #re)e tiempo.

*ara el mundo oriental y americano$ nuestras cateor!as no
son )+lidas sin una considera#le modi(icación. En los pa!ses
de misión el crecimiento depende tam#i0n de muchas otras
condiciones" eneralmente$ a la lara aparece ra)ado por la
tensión entre la forma de la doctrina cristiana, de cuño
europeo, y las antiuas ci)ili-aciones ind!enas$
e)olucionadas o primiti)as$ %ue eran y en su mayor!a han
seuido siendo e'tra4as a Occidente y a su intelectualismo.

E. La Ilesia ha de traer la redención a la humanidad. *or
eso se siente la tentación de #uscar su reali-ación de(initi)a
en la historia$ identi(ic+ndola con el triun(o de la Ilesia.
Escritores m+s celosos %ue o#.eti)os han pretendido una y
otra )e- descu#rir y descri#ir seme.ante triun(o. La historia
anali-ada sin pasión nos remite espont+neamente a la
aut0ntica pro(ec!a del e)anelio2 en este mundo .am+s
ha#r+ una )ictoria de(initi)a 63n /A$/L" /G$/=" /<$?H" /=$E<9.
La historia de la Ilesia es una sucesión constante de
alti#a.os en la lucha de la )erdad y santidad cristianas contra
el error$ la mentira y la maldad pecaminosa de dentro y de
(uera. *ambi+n la historia de la Iglesia revela como
fundamento de la fe cristiana la teolog,a de la cruz.

Referencias
>/@ W. Ii hl meyer$ -i r chengeschi cht e I 6 &aunci a /DA=9 TI .
[2] *ara cimentar este pensamiento en la Sarada Escritura$ c(. 3n //$G/2
BEsto no se le ocurrió a 0l" siendo sumo sacerdote a%uel a4o$ pro(eti-ó...C
>E@ *ara el con.unto$ c(. las distintas tesis de la m+s reciente e'0esis protestante$
%ue ya en Lucas constatan el sentido BcatólicoC.
>A@ 1na s!ntesis cl+sica de esta (e nos la o(rece Aust!n2 BXCu+ntos de a%uellos %ue
no nos pertenecen son$ sin em#aro$ nuestros$ y cu+ntos de los nuestros se hallan
(ueraYC.
>G@ El proceso es complicado y de lara duración. El a)ance del Islam desde el
sureste y lueo su dominio del &editerr+neo occidental hi-o m+s pro(unda la
disolución$ pero no la pro)ocó 6contra *irenne9.
[6] A este estado de cosas se lleó paulatinamente" los silos T$ TI y
TII (ueron de transición$ durante ellos la )ida siuió por lo eneral las
leyes de la antiua ci)ili-ación romana