1

República Bolivariana de Venezuela
Ministerio del poder Popular para la educación
Liceo Nacional Narciso Fragachan
Aragua de Barcelona estado Anzoátegui




BATALLA DE CARABOBO






Profesora: Integrantes:
Carolina Torrez Medina Keyla
Pinto Maria
Pompas Roselena
Salazar Gerlyn
Marcano Miguel




Junio 2014
2

Índice
Pág.
Introducción…………………………………………………………………….. 3
Batalla de Carabobo…………………………………………………………... 4
Importancia de la Batalla de Carabobo……………………………………. 6
Batalla de Carabobo, nacimiento de la tercera República……………... 7
Conclusiones…………………………………………………………………… 8
Anexos…………………………………………………………………………… 9
Bibliografía………………………………………………………………………. 10


3

Introducción
Carabobo no es sólo una batalla sino, ante todo una campaña expresión de
unidad, estrategia, organización. Para el 28 de abril de 1821 el ejército patriota
estaba bien organizado.
La Batalla de Carabobo constituye uno de los eventos más importantes de la
historia venezolana puesto que, gracias a ella, se dio inicio al camino republicano
del país que se definiría en 1823 con la Batalla Naval de Lago.
Esta lucha, comandada por El Libertador y otros grandes como Páez, Urdaneta,
Bermúdez y Cruz Carrillo, implicó una de las estrategias más brillantes de la gesta
emancipadora dada la dificultad para la lucha impuesta tanto por el terreno donde
se desarrolló como por la disposición de las tropas realistas.

4

Batalla de Carabobo
En la ciudad de Valencia, el 24 de junio de 1821, entre el ejército realista a cargo
del mariscal de campo Miguel de la Torre y el republicano comandado por el
general en jefe Simón Bolívar. La victoria lograda por este último, resultó decisiva
para la liberación de Caracas y el territorio venezolano, hecho que se logrará de
manera definitiva en 1823 con la Batalla Naval del Lago de Maracaibo y la toma de
las fortalezas de Puerto Cabello.
Previo al combate, Miguel de la Torre distribuyó sus fuerzas de manera tal que
cubrieran por el oeste el camino de San Carlos, y por sur el de El Pao. La primera
línea defensiva fue confiada a la Primera División dirigida por el teniente coronel
Tomás García, la cual se organizó en tres batallones principales.
El batallón del Valencey a cargo del teniente coronel Andrés Riesco, ocupó la
parte sur del camino; a su derecha se situó el batallón ligero del Hostalrich
comandado por el teniente coronel Francisco Illas, en columna de marcha detrás
de las anteriores.
Además de esto, dos piezas de artillería fueron colocadas en una pequeña altura,
delante de la línea formada por Valancey y Barbastro. La Posición correspondiente
a la vía de El Pao fue ocupada por la División de Vanguardia liderada por el
brigadier Francisco Tomás Morales, quien contaba con dos batallones principales
y uno de reserva. Primero tomó posiciones el batallón ligero del Infante, a cargo
del teniente coronel Simón Sicilia; e inmediatamente detrás de esta unidad se
situó el batallón ligero del Príncipe.
La reserva quedó integrada por el segundo batallón del Burgos, bajo la jefatura del
teniente coronel Joaquín Dalmar, quien disponía de cuatro regimientos de
caballería.
En cuanto al cuartel general, el mismo quedó establecido cerca del batallón
Burgos.
5

El 15 de junio de 1821, el Libertador reorganizó el ejército republicano en tres
divisiones. La primera a cargo de José Antonio Páez, y formada por los batallones
Bravos de Apure (liderada por el teniente coronel Francisco Torres) y los
Cazadores Británicos (al mando del coronel Thomas Ildeston Ferriar); además de
7 regimientos de caballería.
La segunda, comandada por el general de división Manuel Cedeño, y constituida
por los batallones Tiradores (dirigida por el teniente coronel Ludwig Flegel), y
Vargas (teniente coronel Antonio Gravete), a lo que se sumaba un escuadrón de
caballería. La tercera, bajo las órdenes del coronel Ambrosio Plaza y constituida
por 4 batallones. El de Rifles a cargo del teniente coronel Arturo Sandes,
Granaderos al mando del coronel Francisco Paula Vélez, Vencedor de Boyacá
dirigida por el coronel Juan Uslar y Anzoátegui, comandada por el coronel José M.
Arguidegui; completado todo esto por un regimiento de caballería. Las fuerzas
republicanas sumaban en total 6500 hombres.
A tempranas horas del 24 de junio, desde las alturas de Buenavista, el Libertador
hizo un reconocimiento de la posición realista y llegó a la conclusión de que ésta
era inexpugnable por el frente y por el sur.
En consecuencia, ordenó que las divisiones modificaran su marcha por la
izquierda y se dirigieran al flanco derecho realista, el cual estaba descubierto; es
decir, Bolívar concibió una maniobra tendiente a desbordar el ala derecha
enemiga, operación ejecutada por las divisiones de Páez y Cedeño, en tanto que
la división Plaza seguía por el camino hacia el centro de la posición defensiva.
Al darse cuenta la Torre de la maniobra de los republicanos, ordenó al batallón
Burgos que marchase al norte a ocupar la altura hacia la cual se dirigían las
divisiones de Bolívar.
Al llegar el Burgos al área indicada, abrió fuego contra el batallón Bravos de
Apure, cabeza de la primera división, el cual después de cruzar el riachuelo de
6

Carabobo, trataba de escalar la pendiente que lo llevaría a la parte plana de la
sabana.
Tan violento fue el contraataque del Burgos, que el Bravo de Apure tuvo que
replegarse por dos veces. La situación cambió cuando una unidad que lo seguía,
el batallón Cazadores Británicos, se enfrentó al Burgos y lo obligó a retroceder.
Por su parte, los batallones Infante y Hostalrich, entraron en auxilio del Burgos,
pero reorganizado los Bravos de Apure, se unió al Cazadores Británicos para
reanudar el ataque, ayudado por dos compañías del batallón Tiradores.
Para detener el repliegue de las unidades realistas que había producido la
operación patriota, Torre envió los batallones Príncipe, Barbastro e Infante, los que
lograron sostener la línea de combate, pero sólo por breve tiempo, pues el grueso
de la caballería de la primera división del ejército republicano entró por el norte de
la sabana.
Con el fin de hacer frente a este nuevo ataque, la Torre ordenó al regimiento
Húsares de Fernando VII que cargase contra la caballería patriota, pero esta
unidad se retiró después de disparar sus carabinas.
Importancia de la Batalla de Carabobo
La importancia histórica es que La Batalla de Carabobo marca la culminación de la
guerra de Venezuela en busca de su independencia como colonia española.
Destacan próceres como Páez, Cedeño, Plaza, Pedro Camejo, entre muchos y en
especial Bolívar como el gran estratega.
El 26 de noviembre de 1820 se firma un acuerdo de Armisticio y Tratado de
Regulación de guerra entre patriotas y realistas mediante el cual se suspende la
guerra por seis meses, ratificado en entrevista del día siguiente entre Bolívar y
Morillo.
Este acuerdo favorece los planes con miras a la liberación de Venezuela. Bolívar
ha logrado reunir sin contratiempos el más grande y eficiente de los ejecitos que
7

mandaría en Venezuela. Aprovechó para organizar la tregua del armisticio, la
seguridad que ofrecía Guayana, el dinero enviado por Santander, el empeño de
Páez en adiestrar mejor sus cuerpos en Apure y el estímulo y la orientación de los
oficiales ingleses. Se había capacitado por vez primera, con mejor disciplina y
nuevos métodos, el ejército que iba a cerrar la etapa comenzada años atrás.
Batalla de Carabobo, nacimiento de la tercera República
Hubo una gran batalla que marcó definitivamente la independencia de Venezuela.
Ésta se realizó al oeste de Valencia en una pequeña llanura bordeada al norte y al
oeste por numerosas colinas y cerros llamada Carabobo. En este lugar el 24 de
junio de 1821 los realistas perdieron el territorio de Venezuela y los patriotas,
dirigidos por Bolívar, lograron la hazaña que sello la libertad del país y de otras
naciones. He aquí la estrategia para lograr tan rotundo éxito.



8

Conclusiones
Quizás uno de los acontecimientos históricos más importantes de Venezuela es
sin duda alguna la "Batalla de Carabobo", la cual sirvió para sellar de una vez por
todas la independencia de nuestro país.
Los antecedentes que dieron como resultado esta batalla se iniciaron cuando el
Libertador Simón Bolívar, en Angostura, planificó la campaña que dirigiría contra
Nueva Granada con el fin de liberarla.
En 1819 el ejército patriota se pone en marcha. Atraviesa los Andes, emulando el
paso de Aníbal por los Alpes. Esta fabulosa aventura culmina en Gámeza y en el
Pantano de Vargas donde vence a los realistas. Pero sobre todo, en Boyacá
donde sella la independencia de la Nueva Granada.
Terminada esta campaña, el Libertador entrega el gobierno a Santander y regresa
a Angostura. Allí propone al Congreso la creación de una sola República con el
nombre de Gran Colombia. El 17 de diciembre de 1819 se hacía realidad este
sueño y esta aspiración de Bolívar al dictaminar al Congreso su creación.
En febrero de 1821 se reanuda la lucha en territorio venezolano. Bolívar ordena a
todos los ejércitos patriotas que se concentren en las regiones centrales del país.
En junio, Bolívar acampa en Tinaquillo con un ejército de 6.500 soldados. Páez,
Cedeño y Plaza son sus principales jefes. Los realistas en número de 5.000
estaban dirigidos por el General La Torre, pero se encuentran en baja moral.
El día 24 de junio de 1821 tiene lugar en el Campo de Carabobo, donde hoy existe
un hermoso monumento que la conmemora, la célebre batalla. En ella se
inmortalizaron los batallones Apure y británico, inmolaron sus vidas Cedeño, Plaza
y el Negro Primero, y el llanero por excelencia, Páez, se cubrirá de gloria.
La Batalla fue encarnizada y cruel; pero la victoria sobre los realistas selló
definitivamente la independencia de Venezuela.
El triunfo en Carabobo se debió al valor de todos los patriotas; pero sobre todo a la
genial astucia y valor de Páez y sus llaneros.
Sin duda alguna esta Batalla representa un hecho sin precedente en la lucha por
la independencia de nuestro país.

9

Anexos



















10

Bibliografía
www.venezolano.web.ve/archives/ 577-24-de-junio-de-1821-Batalla-de-
Carabobo.html
www.mipunto.com/venezuelavirtual/ temas/2do_trimestre02/carabobo.html
www.efemeridesvenezolanas.com/html/batalla.htm