DIVERSIFICACIÓN DEL ESTADO COLOMBIANO, PERIODO DE

TRANSICIÓN Y SU AJUSTE A LA NUEVA CONCEPCIÓN
POLÍTICA
Estudiante, Universidad Popular del Cesar (UPC), de Contaduría Pública, Facultad de Ciencias Administrativas,
Contables y Económicas (FACE), Valledupar, Colombia, Arlinis Tatiana Martínez Beleño

Estudiante, Universidad Popular del Cesar (UPC), de Contaduría Pública, Facultad de Ciencias Administrativas,
Contables y Económicas (FACE), Valledupar, Colombia, Yeiser Smith Saldarriaga Figueroa

Estudiante, Universidad Popular del Cesar (UPC), de Contaduría Pública, Facultad de Ciencias Administrativas,
Contables y Económicas (FACE), Valledupar, Colombia, Danny Daniela Domínguez Mosquera

Estudiante, Universidad Popular del Cesar (UPC), de Contaduría Pública, Facultad de Ciencias Administrativas,
Contables y Económicas (FACE), Valledupar, Colombia, Kedin Yesid Pamplona Giraldo

RESUMEN
Este trabajo tiene como objetivo dar a conocer los modelos de estados por los cuales ha transcurrido Colombia,
dando un vistazo en retrospectiva desde lo que es hoy día el modelo de estado colombiano hacia lo que antes fue,
para dar con tal punto, consultamos distintos autores y escritores que hablan sobre el tema, así como diversas
páginas web de los cuales extrajimos la información suficiente para que usted comprenda cómo se maneja el
estado colombiano, que paso de un modelo federal de estado a un modelo unitario de estado, de una pluralidad
política a un solo centro de soberanía y poder. Nos basamos en conocedores de la materia como Gustavo Penagos
y en su libro “la descentralización del estado unitario” de lo cual plásmanos que se debemos dar a la constitución
una buena interpretación para poder comprender los alcances de la descentralización dentro del Estado Unitario de
igual forma, la magnitud de las funciones administrativas de cada entre territorial. De igual forma a Jaime Vidal
Perdomo con su obra “El federalismo”, y, El libro “Derecho Administrativo” quien nos habla que los principios
de organización del territorial y las relaciones que se crean por la distribución de competencias en los ámbitos
territoriales. Y muchos autores más, Llegando a la conclusión que el estado colombiano ha cambiado debido a la
necesidad de velar por la buena administración del país.

Palabras claves: estado colombiano, modelo federal de estado, modelo unitario de estado, pluralidad política,
descentralización, entre territorial, federalismo.
ABSTRACT

This work aims to present the state models for which Colombia has elapsed, glancing backward from what is
today the Colombian state model to what it was before, with so much to give, we consulted various authors
speakers and writers on the subject, as well as various web pages which we extracted enough information for you
to understand how the Colombian state, passage of a federal state model to a unitary state model of political
plurality is handled a single institution of sovereignty and power. We rely on knowledge of the area as Gustavo
Penagos and in his book "decentralized unitary state" which our express that the constitution should give a good
interpretation to understand the scope of decentralization within the Unitary State equally the magnitude of the
administrative functions of each between territorial. Similarly Jaime Vidal Perdomo with his "Federalism," and
her the book "Administrative Law" who tells us that the principles of territorial organization and the relationships
that are created by the division of powers in the territories, and many more authors concluding that the Colombian
state has changed due to the need to ensure sound management of the country.
Keywords: Colombian state, federal state model, unitary state model, political pluralism, decentralization,
between territorial federalism.
INTRODUCCIÓN
Es el Estado la manifestación política de tipo organizacional más
significativa que se ha surgido en los últimos tiempos, si bien sabemos en la
actualidad las organizaciones han ido cambiando en harás de encontrar
mejoras en cuanto a su propósito y objetivos, acto que no le es indiferente a
la estructura del Estado, es por ello que es necesario estudiar e informarse
cómo se ha llevado a cabo estos cambios en nuestro Estado colombiano, por
lo que es pertinente dar a conocer al lector, a partir de la descentralización
administrativa de Estado y el modelo federal, los cuales han sido dominante
históricamente en nuestro país, el proceso administrativo cambiario, además
de los juicios tenido en cuenta a la hora de repartir la distribuciones de
funciones entre los distintos niveles y autoridades administrativas, no
obstante el papel transcendental que cumple la soberanía popular en la toma
de decisiones, en el cumplimiento del ordenamiento jurídico por lo cual se
determina el bienestar social, económico y político de la sociedad.

Método y materiales
El método aplicado en el desarrollo del presente artículo se basa
dentro de los paramentos fundamentados en una serie de documentos, de
los cuales se examinó y se extrajo los elementos sustanciales y primordiales,
por lo tanto, dicho método es de análisis crítico, documental y argumentativo.
Los materiales consultados, analizados y estudiados en la elaboración
del presente artículo científico fueron:
1. El libro “la descentralización en el Estado Unitario”, de Gustavo Penagos,
el cual expresa que se debe dar a la constitución una buena interpretación
para poder comprender los alcances de la descentralización dentro del
Estado Unitario de igual forma, la magnitud de las funciones administrativas
de cada entre territorial, así como el hecho que al ser un estado unitario todo
debe girar en torno a esto y cada ente territorial es vigilado por un órgano
nacional de lo cual no es correcto hablar de intromisión sino más bien de una
conjugación de competencias dentro del estado unitario.
2. El libro “El federalismo”, de Jaime Vidal Perdomo, publicado por ediciones
Rosaristas, el cual se refiere a “los principios que dominan esta forma de
organización del Estado desde una perspectiva moderna, o sea, de las
principales inquietudes que al respecto existen hoy”.
3. El libro “Derecho Administrativo”, de Jaime Vidal Perdomo, que nos dice
específicamente en su tercer capítulo, “los principios de la organización
territorial y las relaciones que se crean por la distribución de competencias en
los ámbitos territoriales, los cuales dan lugar a diferentes modelos
organizativos que es preciso conocer en sus rasgos generales”.
4. El artículo de opinión “El Estado Federal: orígenes, realidades y
perspectiva”, por José Gamas Torruco, en el cual se refiere a la organización
que han tenido los Estados, haciendo énfasis en el desarrollo evolutivo del
Estado Federal, las características que este tiene, los modelos operativos y
las formas alternativas a su organización ( unitario, confederado, regional).
5. El artículo de opinión “El federalismo y las entidades federativas”, por
Miguel Angel Rodríguez Vásquez, el cual nos dice, desde un enfoque jurídico
y administrativo, la esencia de la descentralización, las cual nos dan
conceptos e ideas claras de que es el fenómeno del federalismo y su relación
intrínseca.



Resultados
Del material “la descentralización en el Estado Unitario”, de Gustavo
Penagos, hallamos como resultado que La constitución política nos habla de
unidad total así como de descentralización territorial de lo cual el profesor
Gustavo Penagos esclarece que para la permanencia de un estado unitario
debe haber una coparticipación de todas y cada una de las entidades
territoriales para que puedan así prestarle un buen servicio a la población y
cumpliendo así con sus funciones, debe existir armonía entre el estado y
cada entre territorial de igual forma que una colaboración y no una
intromisión de lo nacional a los asuntos “privados” de cada ente territorial.
Del material “El federalismo”, de Jaime Vidal Perdomo, publicado por
ediciones Rosaristas, encontramos como resultado el origen del federalismo
desde las grandes revoluciones liberaciones, la diferencia existente entre el
federalismo en las democracias contemporáneas y la federación; además de
la extensión que ha tenido este desde los países Europeos al continente
Americano, en específico como fue adoptado en nuestro Estado Colombiano
alrededor de 1963 y las divisiones políticas que trajo consigo.
De igual forma, del material “Derecho Administrativo”, de Jaime Vidal
Perdomo, hallamos como resultado las relaciones que tiene el poder central
con la administración pública de los Estados componentes de una
federación, la distribución de competencia entre ellos y las razones por las
que existen Estados en vez de Departamentos en el modelo federal de
Estado.
Por otra parte, del material “El Estado Federal: orígenes, realidades y
perspectiva”, descubrimos una serie de características esenciales que
permiten diferenciar a los Estados federales de otro tipo de manifestación
política, desde un orden jurídico supremo, la dependencia de los
ordenamientos jurídicos, tanto centrales como estatales, a la gran
constitución de Estado y la autonomía e independencia de los Estados
integrantes de una federación.
Así mismo, del material “El federalismo y las entidades federativas”, por
Miguel Angel Rodríguez Vásquez, encontramos como resultado un
componente inalienable en los Estados Federales modernos, el pueblo,
además de las condiciones necesarias para llevar acabo la implementación
de dicho modelo de estado, bajo las exigencias y condiciones del nuevo
milenio.

Debates
Figura del modelo de Estado Unitario Colombiano
“Colombia es un estado social de derecho, organizada en forma de
republica unitaria, descentralizada…”
1
. Es esta, la descentralización, una
característica que resplandece dentro de todos los atributos del Estado
Unitario, el hecho de ser descentralizada administrativamente cuyo fin
primordial es las transferencias de funciones y competencias; para que se les
de autonomía propia, los entes territoriales deben tener:
1. Personería jurídica
2. Patrimonio propio
3. Autonomía administrativa
4. Que pretendan satisfacer las necesidades que el estado central no pueda
realizar
5. Control de tutela.


1
Constitución política de Colombia 1991, artículo 1, pág. 6, edición actualizada 2012, editorial Atenea
Ltda.
Como está estipulado, Colombia posee un solo núcleo o centro de
impulsión política y gubernamental, todas las personas en el territorio
colombiano están bajo su soberanía y están regidas por una misma y única
autoridad y mismas leyes, todas las funciones del Estado están unificadas a
fin de responder a un mismo orden constitucional, sin embargo también se
observa que es un estado descentralizado y esta unión “desunida” obedece a
que por lo grande del territorio Colombiano, este se debe segmentar para
poder cumplir de manera apropiada todas y cada una de las funciones del
estado Colombiano y prime ante todo el bien común, para lo cual es Estado
ha dispuesto desde la constitución política de 1986 y posteriormente
acentuado en la constitución del 91 que para efecto de un mejor
ordenamiento “la ley orgánica de ordenamiento territorial establecerá la
distribución de competencias entre la nación y las entidades territoriales”
articulo 288 observándose así el cumplimiento de lo dispuesto en el artículo
1 “… con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa
y pluralista…” en donde se da capacidad administrativa y fiscal a cada ente
territorial.
No obstante, esta autonomía no está desligada a la vigilancia y control
de un ente regulador dada la forma de REPUBLICA UNITARIA es más para
preservar el Estado Unitario, el principio de unidad y autonomía debe
conjugarse de manera tal que sirvan de apoyo el uno al otro, es por ello que
“una sana interpretación constitucional, nos induce a ejecutarla función
administrativa con una concepción de unidad total”
2
.
Sin embargo, no se puede hablar de intromisión de lo nacional en los
asuntos locales, sino de cierta conjugación de competencias dentro del
Estado Unitario, que para logarlo dispone de principios fundamentales como
la coordinación, concurrencia y subsidiaridad” la constitución política aclara

2
Gustavo Penagos, profesor de derecho administrativo, “La descentralización en el estado
unitario”, capitulo 6, pág., 102
la idea de que cada división territorial administrativa tiene autonomía, pero de
igual forma queda estipulado que debe estar bajo la supervisión del poder
ejecutivo, sin embargo esta supervisión debe ser armónica mas no
entrometida, debe ser de ayuda y no de obstáculo para el cumplimiento de
las funciones y es el legislador quien determina la competencia de las
entidades nacionales departamentales y municipales como lo fija la
constitución.
De igual forma, hay que entender que esta descentralización es de
carácter administrativo mas no implica una descentralización en la soberanía,
las leyes expedidas por el congreso de la república son de carácter
totalitario, es decir que rigen a toda la población sin distinción alguna, la
soberanía nacional es indivisible, infraccionar, invadidle, que fundamentan la
vida en sociedad desde antes que la persona nace hasta después de su
muerte, convirtiéndose para ella en un camino que debe andar de forma
inherente a su existir. Lo que si significa es una coexistencia de un gobierno
nacional, departamental y municipal dentro del Estado Unitario.

Así mismo, día a día el Estado va cambiando, transformándose en
aras de una descentralización verdadera, el Estado ha ido progresando hasta
formar distintos niveles político-territoriales como son las regiones políticas
con naturaleza y autoridad propia que lo que busca es que el flujo de poner
sea de forma vertical y se pueda reconocer así el núcleo de poder puro, pero
sin perder cada uno su autonomía, este proceso de descentralización política
ha sido el resultante de una democratización en la sociedad que ha estado
surgiendo progresivamente dándole libertad y autonomía suficiente al pueblo
de elegir a los representantes políticos de cada nivel estatal.


Observándose de igual forma, un aumento positivo en la calidad de
vida de las personas y mayor participación en la política en donde se velan
por sus derechos y estos son el centro de una política social con una
participación marcada de una inclusión de los asuntos políticos del Estado, la
revolución Americana, iniciada en 1776 ha aportado grandemente al
fortalecimiento de la descentralización administrativa debido a la ya
mencionada forma del flujo de poder dio como resultado la autonomía y el
asambleísmo la formación de los Estados Unidos de Norteamérica, que
luego se convertirían en Estados federales en Colombia, la autonomía y el
asambleísmo ha brindado mayor autonomía a las autoridades
descentralizadas dándole al pueblo la oportunidad de participar en lo
concerniente a la toma de decisiones como se encuentra consagrado en la
carta magna en el Art: 40 “Todo ciudadano tiene derecho a participar en la
conformación, ejercicio y control del poder político. Para hacer efectivo este
derecho puede:

1. Elegir y ser elegido.
2. Tomar parte en elecciones, plebiscitos, referendos, consultas populares y
otras formas de participación democrática.
3. Constituir partidos, movimientos y agrupaciones políticas sin limitación
alguna; formar parte de ellos libremente y difundir sus ideas y programas.
4. Revocar el mandato de los elegidos en los casos y en la forma que
establecen la Constitución y la ley.
5. Tener iniciativa en las corporaciones públicas.
6. Interponer acciones públicas en defensa de la Constitución y de la ley.
7. Acceder al desempeño de funciones y cargos públicos, salvo los
colombianos, por nacimiento o por adopción, que tengan doble nacionalidad.
La ley reglamentará esta excepción y determinará los casos a los cuales ha
de aplicarse.

“Las autoridades garantizarán la adecuada y efectiva participación de
la mujer en los niveles decisorios de la Administración Pública.”

Toda persona que ante la ley cumpla con las facultades estipuladas
para el ejercicio de participación ciudadana, podrá participar activamente en
la toma de decisiones así como cada ente territorial también goza de
privilegios a la hora de tomar decisiones de índole participativo, como se
reafirma en el art: 287 “Las entidades territoriales gozan de autonomía para
la gestión de sus intereses, y dentro de los límites de la Constitución y la ley.
En tal virtud tendrán los siguientes derechos:

1. Gobernarse por autoridades propias.
2. Ejercer las competencias que les correspondan.
3. Administrar los recursos y establecer los tributos necesarios para el
cumplimiento de sus funciones.
4. Participar en las rentas nacionales.
Lo anterior no se trata de una coordinación sino más bien de una
coparticipación entre los entes territoriales hacia el gobierno central en lo
referente a los asuntos públicos.

El profesor Gustavo Penagos explica en su contribución al derecho
administrativo que “la autonomía y la descentralización están determinada
por los alcances y limites señalado por la constitución y la ley en el estado
unitario. Lo anterior indica que el poder radica en un centro único que es el
Estado. No existe competencia que rebase el poder del Estado. Lo
característico de un estado unitario es que existe un solo orden jurídico, unas
mismas leyes y una sola autoridad nacional lo cual se ha resumido en
centralización política y descentralización administrativa que en el fondo es
una contradicción porque ello implica sostenimiento de todas las entidades al
órgano supremo que trae como consecuencia el disfuncionamiento de la
descentralización en Colombia.”
3


Por tal motivo, la autonomía de la que gozan las entidades territoriales
no es una autonomía plena porque está limitada según la ley y la constitución
quienes determinan el actuar de cada entidad, mostrando así al poder central
como el máximo órgano de orden jurídico y es en este centro que recae toda
cuestión política pero se deja segmentar para cuestiones administrativas, el
numeral 3.1 del informe potencial para el primer debate en plenaria, la corte
constitucional estipula que habrá una entidad que no será de carácter
territorial la cual es la nación; tres entidades territoriales básicas y auto
compatibles que son los departamentos, municipios y distritos; una entidad
territorial independiente de la división anterior que son los territorios
indígenas, y dos entidades nuevas territorialmente hablando que son las
provincias y regiones. Estas entidades cuentan de una autonomía diferente
entre ellas debido a las funciones administrativas que realicen, y en pro de
brindar eficientemente los servicios públicos en todos los ámbitos,
especialmente a las de índole departamental y municipal.

Perspectiva del modelo federal y su aporte a la historia colombiana

“El federalismo es la pluralidad política, vale decir, no existe un solo
centro del poder político, sino que este reside en cada uno de los Estados
miembros de la Federación”
4
, esto es que, a diferencia del estado unitario, el
estado federal está constituido por la unión de varios Estados, a través de un
pacto federal, que poseen un grado de autonomía e independencia del

3
Gustavo Penagos, profesor de derecho administrativo, “La descentralización en el estado
unitario”, capitulo 3, pág., 78
4
Jaime Vidal Perdomo en su contribución a la teoría de la administración territorial, Derecho
administrativo, décima tercera edición, capitulo III pág. 45
gobierno central en cuanto a sus funciones legislativas, judiciales y
administrativas, sin embargo, dicha autonomía e independencia queda
limitada al orden jurídico de la constitución federal. Dicho de otra forma, los
Estados Federales, comprende un sistema donde concurre un centro de
poder que gobierna a todo el territorio Nacional de un determinado País.
De igual forma, existen poderes que rigen únicamente al territorio que
comprende cada Estado perteneciente al gran Estado Federal, “El orden
jurídico de un Estado Federal se compone de normas centrales válidas para
todo su territorio y de normas locales que valen solamente para parte de este
territorio; los territorios de los Estados componentes (o miembros), las
normas centrales generales o leyes federales son creadas por un órgano
legislativo central, la Legislatura de la Federación, mientras que las normas
generales locales son creadas por órganos legislativos locales o Legislaturas
de los estados miembros. Esto presupone que en el Estado Federal el
ámbito material de validez del orden jurídico o, en otras palabras la
competencia de legislación del Estado se encuentra dividida en una
autoridad central y varias autoridades locales”
5
.
En la actualidad es notable el éxito de la implementación de este
modelo de Estado, como es el caso de los Estados Unidos de América y
Canadá; por otra parte el sistema se torna concéntrico a causa de la
debilidad que demuestra el poder central ante los Estados componentes,
como es el caso de los Estados Federales latinoamericanos: México,
Venezuela, Brasil y Argentina, y en nuestro Estado Colombiano alrededores
de 1863, además que, para llevar a cabo esta forma de gobierno en el nuevo
milenio, donde existe una estructura y una comunidad exigente, es necesario
contar con una serie de elementos y condiciones sociales apropiadas.

5
Hans Kelsen, a través de sus ideas magistrales, Teoría General del Derecho y El Estado,
Pág. 244

Ahora bien, la constitución de un Estados Federal debe contener una
serie de factores que permite identificarlo de otros Modelos de Estados, en
primera instancia, dicho anteriormente, un orden jurídico supremo en donde
el Congreso constituyente establece las normas generales de aplicación
global, es decir, al Estado integral, además de los principios sobre los cuales
se deben sostener la constituciones de los Estados miembros, es decir,
”Naturalmente, es el pacto federal, o sea la constitución de la federación, el
que distribuye las competencias estatales entre esta última y los Estados
Federados. Precisamente por tratarse de la unión de un nuevo Estado se
puntualizan las funciones que conservan los Estados que entran a la
federación y aquellas que trasladan al nuevo ente político jurídico”
6
.
De igual modo, los ordenamientos jurídicos tanto de la Federación y
los Estados miembros están subordinados entre sí, debido a que no existe
primacía del orden federal sobre el orden estatal, los cuales deben estar
subyugado a lo establecido en la gran carta magna del Estado Federal. Es
inalienable la autonomía de los Estados componentes en cuantos sus
legislaciones, autoridades y administración, siempre y cuando no exceda las
restricciones de la Constitución general. Por otra parte se deben establecer
mecanismos que prevengan infracción de las competencias entre los mismos
Estados y la federación para así prevalecer la integridad Nacional.
En contraste a la descentralización administrativa, el federalismo,
dentro de sus divisiones internas, maneja sus propios atributos que son
esenciales de los Estados, como lo es su propio régimen legislativo,
constitucional, autonomía y libertad en la administración de sus recursos,
además de procedimientos jurídicos que pueden ser distintivos entre los
Estados componentes; mientras que en el precedente existe divisiones

6
Jaime Vidal Perdomo, El federalismos, El reparto de las competencias: el poder residual y
las competencias concurrentes, pág. 51.

internes en cuanto a su administración y territorio, pero la legislación se
sostiene dentro de un marco nacional.
Es por ello, que en nuestro Estado Colombiano, llamado Estados
Unidos de Colombia en 1863 cuando se unieron los nueve Estados existente
para ese entonces, cada uno adquirió su propia constitución, lógicamente
bajo soporte federal, aunque cabe rescatar las grandes diferencias políticas
preliminares a este hecho entre quienes defendían el centralismo, conducido
por Antonio Nariño, quien manifestó la constitución de un gobierno central en
Bogotá, y desde allí gobernar las provincias existentes; y quienes amparaban
el federalismo, encabezado por Camilo Torres, el cual era partidario de la
conformación de un estado similar a los Estados Unidos de América, donde
las provincias fuera autónomas políticamente pero subordinadas entre sí
bajo la normatividad de un pacto Federal.
Naturalmente, todos los componentes de un Estado Federal tienen su
propia soberanía innata, otorgada desde la constitución Federal, en cuanto a
su “Soberanía fiscal”, se alude a la autonomía para determinar el tributo
correspondiente al territorio regido por cada uno de los Estados miembros,
aunque, “Sería inconcebible, no obstante, que pudiera entenderse esta
facultad como ilimitada o no sometida a reglas de conveniencia general,
puesto que la capacidad de tributación de las gentes no es indefinida, y lo
que se haga en una sección del Estado repercute en las otras”
7
.
Es importante distinguir las funciones que tiene el distrito federal de
una federación, aspecto que aborda un interés de análisis, empezando por
el interrogante de que si su organización concierne a un municipio ordinario o
una entidad especial, como es el caso del Federal District Of Columbia, ya
que su creación se origina por el traspaso de fragmentos territoriales

7
Jaime Vidal Perdomo en su contribución a la teoría de la administración territorial, Derecho
administrativo, décima tercera edición, capitulo III pág. 47.

concedidos por los Estados de Maryland y Virginia a Washington, la capital
de los Estados Unidos de América, por otra parte se considera al distrito
Capital como el territorio sede para el gobierno federal, el cual no pertenece
a ninguno de los Estados Miembros, además, son regidos a través del
gobierno central y no por la soberanía popular de la ciudad Capital, por tal
motivo se alude al hecho de que “gobernar una capital es difícil porque
siempre hay un conflicto de interese entre el gobierno y el pueblo que vive en
la capital. El gobierno desea controlar y desarrollar la capital en interés de la
nación como un todo, mientras que el pueblo de la ciudad naturalmente
desea gobernarla hasta la mayor extensión posible”
8
.

Referencias bibliográficas
www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/gac/cont/33/trb/trb7.pdf
http://www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/gac/cont/54/ens/ens12.pdf
Jaime Vidal Perdomo, Derecho Administrativo, décima tercera edición.
Jaime Vidal Perdomo, el Federalismo, primera edición.
Gustavo Penagos, La descentralización en el Estado Unitario.



8
Donald C. Rowat, Jaime Vidal, El federalismo, capítulo VI, la capital federal, pág. 59