Bertolote, J. (2004). Prevención del suicidio: ámbitos de intervención.

World Psychiatry–versión en
español-(edición especial), 2, 147-151. Recuperado de
http://www.imedicinas.com/pfw_files/cma/ArticulosR/WP/04/03/113030401470151.pdf

En este artículo se revisan las medidas de prevención del suicidio según el programa de evaluación,
los factores de riesgo y protectores, el tipo de intervención, el ámbito de intervención y la interfaz
entre los ámbitos clínico y de salud pública.
Para que sean relevantes desde el punto de vista de la salud pública, los programas de prevención
deben exponer claramente sus objetivos, las acciones aisladas tienen una posibilidad de
funcionamiento menor, en comparación con los abordajes más estructurados en los que se integran
medidas de salud pública y actividades individuales, junto con el seguimiento y apoyo social
apropiados.
Comúnmente se concibe al suicidio desde dos polaridades, una donde el suicidio es un problema
biológico o genético y otra donde es causado por factores sociales, económicos, existenciales.
Stengel (1964) distingue entre dos poblaciones suicidas, por un lado las personas que consuman el
suicidio y por otro las que lo intentaban, cada grupo con características distintivas como la intención
de morir, la letalidad de los medios utilizados y factores demográficos.
Medidas de prevención.
Están basados comúnmente en la concepción que se tenga acerca de la naturaleza del problema
(Biológica o social), aunque la revisión de la literatura refleja que la falta de precisión con respecto a
la delimitación del problema o los objetivos específicos impiden la efectividad de los programas
implementados.
Factores de riesgo y de protección.
Existe una mayor cantidad de investigaciones respecto a los factores de riesgo que respecto a los
factores de protección, los cuales son fijos y modificables. El cálculo del RAP (Riesgo atribuible en la
población) ofrece la posibilidad de comprender la influencia que tiene la eliminación de alguno de
éstos factores de riesgo y es una guía para identificar áreas de intervención necesarias. Los
distintos ejemplos de la estimación del RAP han señalado que en la consideración de las personas
con antecedentes familiares de suicidio o de las que sufren trastornos relacionados con sustancias
es posible una reducción de las tasas de suicidio del 9 al 29 %.
factores fijos: sexo, edad, raza, orientación sexual, intentos previos. ; factos modificables: acceso a
los medios trastornos mentales, enfermedades médicas, aislamiento social, estado civil, situación
laboral, ansiedad, desesperanza, satisfacción vital
Tipos de intervención.
Reducción del acceso a los métodos y medios de suicidio.
Tratamiento de las personas que sufren trastornos mentales.
Perfeccionamiento de la manera en la que se presenta el suicidio en ¡os medios de comunicación.
Formación especifica del personal sanitario de asistencia primaria.
Programas escolares.
Uso de líneas telefónicas de orientación disponibles las 24 horas y de centros de crisis. A pesar de
su popularidad
Ámbitos de intervención
Según el modelo de Mrazek y Hagerty se clasifican las intervenciones de prevención según su
grado de cobertura, es decir, intervenciones universales, selectivas o indicadas. Ya que el suicidio
está influido por factores socioculturales, es importante adaptar los programas de intervención,
además de tener objetivos claros y poblaciones específicas.
Pedrahita,., Mayerling, K. Romero, M. (2012). Estrategia de intervención para la prevención del
suicidio en adolescentes: la escuela como contexto. Revista Hacia la Promoción de la Salud 17(2),
136-148. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=309126826010

Ya que el suicidio constituye la cuarta causa de muerte entre adolescentes de 18 a 29
años, se hace importante la intervención en ésta población. Éste artículo, expone un
proyecto de intervención educativa para fomentar conductas protectoras a partir de
la identificación de los factores de riesgo para intento de suicidio, identificados en
adolescentes y promover el conocimiento de los factores de riesgo y dotarles de
herramientas para el abordaje inicial a educadores y padres de familia, a través del
fomento de habilidades para la vida, autoestima y conectividad social. Los cuales
además de facilitar la construcción de tejido social permiten identificar formas de
resolver conflictos de una forma diferente a terminar con la vida, así mismo se buscó
promover la reflexión, respecto a la capacidad de analizar opciones conscientes y
tomar decisiones responsables, frente a las diferentes situaciones que les ofrece la
vida.

Materiales y Métodos: La muestra estuvo conformada por 30 estudiantes entre 9 y
14 años, matriculados en una institución educativa de la ciudad de Cali entre
septiembre de 2009 y junio de 2010. Y siete adultos entre educadores y padres. Se
diseñó la intervención en cuatro fases; una inicial, buscaba identificar en los
estudiantes los factores de riesgo, para ello se diseñó un instrumento de valoración
por parte de las investigadoras; el cual permitía recolectar información sobre datos
de identificación, familiograma y Apgar, red social de apoyo, antecedentes
familiares, antecedentes personales, presencia de conflicto actual: familia - pareja -
escuela y presencia de conductas autolíticas.
. Un la segunda fase, se elaboró el programa educativo. En la tercera fase, se
implementó el programa bajo los principios de educación en salud. Y una cuarta
fase, donde se evaluó el impacto de las actividades realizadas.
El programa educativo se implementó en el transcurso de encuentros en el contexto
escolar, que tuvieron lugar durante 6 meses con una duración de 2 horas y un total
de 5 secciones con padres de familia y educadores. En cada sesión se abordaron
diferentes temas a partir de situaciones a través de dinámicas como talleres lúdicos,
lecturas dirigidas, análisis y reflexión de casos a partir de textos y películas.

Los temas abordados fueron: Definición del concepto de suicidio, Diferenciación
entre ideación suicida y el acto suicida, factores de riesgo para el intento de suicidio,
Conocimiento del protocolo de manejo de una persona en riesgo de intento de
suicidio o suicidio, Descripción de estrategias de prevención del suicidio.
Resultados:
Es interesante rescatar que en el 73% de los participantes se encontró disfunción
familiar; así como poco apoyo familiar, antecedentes familiares y presencia de
conflicto los cuales se han identificado en diferentes estudios como factores de
riesgo para intento de suicidio, además se encontró una mayor disfuncionalidad en
las mujeres que en los hombres.
Los hallazgos evidenciaron el desconocimiento de los adultos respecto al suicidio. A
partir de los resultados después de la intervención educativa, se evidenció más
precisión respecto a los conceptos básicos de suicidio y de las intervenciones a
realizar con adolescentes en riesgo.
Conclusiones: La intervención educativa, posibilitó la identificación de los factores
de riesgo en los adolescentes y mostró una significativa efectividad al aumentar el
nivel de conocimientos en los padres y educadores. Una mayor información
posibilita la identificación y tratamiento oportuno lo cual conlleva a la disminución
del evento en este grupo poblacional. Se resalta el papel de la escuela como contexto
apropiado para la realización de las intervenciones.