PROPUESTA DE ACCIÓN

ELECCIÓN DE RECTOR UTFSM 2014
Mayo 2014


1. INTRODUCCIÓN

Desde el año 2011, el movimiento estudiantil ha salido a las calles exigiendo los cambios urgentes que
requiere la educación en el país, poniendo en la discusión pública temas como la importancia de contar con
un modelo de educación percibida como un derecho social, en el que el estado juegue un rol fundamental
en cuanto al financiamiento y fiscalización del correcto uso de estos, y no como un bien de consumo
generado por un mercado que produce, entre otras cosas, competitividad entre las casas de estudios, casos
de lucro que benefician el bolsillo de unos pocos en perjuicio de la comunidades estudiantiles,
sobrecongestión de los espacios y sobrepoblación estudiantil por motivo de la búsqueda de mayor
financiamiento, segregación en el acceso a la educación superior según el ingreso familiar, endeudamiento
de miles de jóvenes y sus familias por costear su educación, y falta de democracia universitaria a causa de la
marginalización de estudiantes y funcionarios de los gobiernos universitarios.

El movimiento estudiantil durante los últimos años, ha levantado importantes demandas que han sido
ampliamente respaldadas por la ciudadanía: educación gratuita y fin al lucro, son dos de ellas. Pero un poco
más oculta de la prensa y los medios de comunicación, e invisibilizada por los gobiernos de turno y muchas
autoridades universitarias por temor al poder y la organización de estudiantes y trabajadores, es la
democratización de los gobiernos universitarios, un modelo de organización institucional en el que
profesores, funcionarios y estudiantes, tengan voz y voto en los organismos colegiados de la institución y
participación con derecho a voto en las elección de las autoridades unipersonales. Un gobierno universitario
formado por los diferentes estamentos que componen la comunidad universitaria, permitiría reconocer a
estudiantes y trabajadores como actores válidos dentro de la institución, junto con permitir construir entre
todos los actores involucrados el proyecto educativo que la UTFSM y el país requiere.

De esta forma, el presente documento tiene por finalidad presentar una propuesta de acción en esta materia,
con el objetivo de avanzar en la construcción de un gobierno universitario triestamental -o cogobierno
universitario- en miras de la elección de Rector de la Universidad Técnica Federico Santa María para el
periodo 2014-2018, y presentar los antecedentes necesarios que permitan generar discusión en la
comunidad universitaria en torno al rol que tendrán los trabajadores y estudiantes en este importante
proceso.


2. OBJETIVOS

2.1. Objetivo general

 Avanzar en la implementación de un modelo organizacional, que incluya la participación en el gobierno
universitario de la UTFSM a estudiantes y funcionarios, permitiéndoles tener voz y voto al interior de los
órganos colegiados que rigen a la universidad e incidencia en la elección de autoridades universitarias,
generando de esta forma, una comunidad universitaria más participativa y comprometida con la
institución.



2.2. Objetivos específicos

 Presentar una propuesta de acción a la comunidad universitaria, que a pesar de las limitantes legales,
permita la participación directa de trabajadores y estudiantes en la elección del Rector.
 Generar las bases y presentar los antecedentes necesarios para la discusión en torno a la
democratización del modelo de gobierno de la UTFSM.
 Trabajar desde los espacios locales la demanda de la democratización de los gobiernos universitarios
impulsada por el movimiento estudiantil.


3. DEMOCRATIZACIÓN Y COGOBIERNO UNIVERSITARIO

3.1. ¿Qué es un Gobierno Universitario Triestamental o Cogobierno Universitario?

El principio del Cogobierno Universitario, también conocido como Gobierno Universitario Triestamental,
alude a una estructura de gobierno compartido de las universidades por parte de los diferentes estamentos
que componen la comunidad universitaria, es decir, un modelo organizacional y administrativo, donde se
considera la participación con derecho a voz y voto de académicos, funcionarios y estudiantes, en la elección
de autoridades universitarias y en la toma de decisiones al interior de los distintos organismos colegiados.

El cogobierno nace a partir de la necesidad y el interés por parte de las comunidades universitarias de que la
opinión de cada uno de sus miembros sea considerada en la construcción del proyecto educativo y
organizacional de las instituciones de la cual forman parte. Para Humberto Maturana, la universidad es “una
institución del mundo actual concebida para ampliar la capacidad de acción y reflexión con responsabilidad
ética y ecológica de los miembros de la sociedad que la sustenta. La Universidad como institución de una
nación moderna es un centro de educación organizado, de modo que los miembros de esa nación que
pasen por ella, tengan la oportunidad de vivir la experiencia de practicar y reflexionar en el quehacer
particular de su elección, de modo que puedan después actuar responsablemente en ese quehacer tanto con
dominio operacional y reflexivo, como con conciencia social, ética y ecológica.”


3.2. Las demandas del Movimiento Estudiantil

El Movimiento Estudiantil chileno ha levantado desde hace algunos años un conjunto de demandas para la
instauración de un modelo educacional que deje afuera al mercado, que sea gratuito y sin fines de lucro, y
cuyo objetivo sea responder a las necesidades del país y su gente. Entre estas demandas se encuentra la
democratización de los gobiernos universitarios, eliminando el carácter monoestamental, y en algunos casos
hasta autoritario, que tienen los gobiernos universitarios hoy en día, donde solo el estamento académico y
personalidades externas a la universidad, tienen la facultad de tomar decisiones relacionadas al
funcionamiento de la institución.

La actual demanda de la Confederación de Estudiantes de Chile (CONFECH), plantea la democratización de
los gobiernos universitarios, incluyendo en su orgánica la participación de estudiantes y funcionarios no
académicos, quienes por ley se encuentran en la imposibilidad de tener derecho a voto en la elección de
autoridades universitarias y en los organismos colegiados de la institución. Para este objetivo, se plantea
derogar el decreto que impide la participación de estudiantes y funcionarios no académicos en los
gobiernos universitarios, además de una legislación en positivo, que asegure que las universidades
consideren a los distintos estamentos dentro de su forma de gobierno.



4. ANTECEDENTES LEGALES

4.1. DFL 2 2010 Ministerio de Educación

La ley chilena contempla en el decreto con fuerza de ley N°2 del año 2010 del Ministerio de Educación en su
artículo 56 e) lo siguiente:

Art. 56 – Los estatutos de las universidades deberán contemplar en todo caso, lo siguiente:
e) Disposiciones que establezcan la estructura de la entidad, quiénes la integrarán, sus atribuciones y
duración de los respectivos cargos. La forma de gobierno de la nueva entidad deberá excluir la
participación con derecho a voto de los alumnos y de los funcionarios administrativos, tanto
en los órganos encargados de la gestión y dirección de ella, como en la elección de las autoridades
unipersonales o colegiadas; [1]

Este decreto tiene su origen en la ley 18.962 del año 1990, también conocida como Ley Orgánica
Constitucional de Enseñanza (LOCE), ley dictada por la Junta Militar, promulgada por Augusto Pinochet
Ugarte el 7 de marzo de 1990 y publicada en el Diario Oficial el 10 de marzo de 1990, último día de la
Dictadura Militar. Esta ley fue derogada por la ley 20.370 o Ley General de Educación (LGE) en el año 2009
durante el gobierno de Michelle Bachelet, la cual en su artículo 70 dice:

Art. 70 – Sin perjuicio de lo señalado en el artículo siguiente, derogase el decreto con fuerza de ley
Nº 1, de 2005, del Ministerio de Educación, que fija el texto refundido, coordinado y sistematizado
de la ley Nº 18.962, Orgánica Constitucional de Enseñanza, con excepción de lo dispuesto en el
Título III, salvo su párrafo 2º, y en el Título IV. [2]

En el decreto con fuerza de ley N°1 del Ministerio de Educación y derogado por la LGE [3], el artículo que
prohíbe la participación con voto de estudiantes y funcionarios se encuentra en el Titulo III párrafo 3°, por
lo que no fue derogado por la LGE.


4.2. ¿Esta ley regula a todas las universidades?

A finales del año 2012, la Universidad Santiago de Chile a través de su Dirección Jurídica, envió un recurso de
reposición al Jefe de División de Educación Superior del MINEDUC [4], por motivo de la impugnación de la
propuesta de sus Estatutos Orgánicos, propuesta que en el año 2008 fue plebiscitado en una consulta a los
tres estamentos de la universidad y entregada al MINEDUC el año 2009. El motivo de la impugnación es que
el documento era explícito en otorgar participación con voz y voto a estudiantes y funcionarios de la
universidad en sus entes colegiados y en la elección de sus autoridades. El documento firmado por el Rector
Juan Manuel Zolezzi, plantea que el artículo 56 del DFL 2 del MINEDUC no es aplicable a la USACH, y en
particular a las universidades tradicionales, bajo los siguientes fundamentos:

 El artículo señalado con anterioridad se encuentra inserto en el Título III, Párrafo 2° Del Reconocimiento
Oficial de las universidades. En efecto, se inicia el párrafo con el artículo 55, que establece el
procedimiento que deben seguir para su constitución “las universidades que no sean creadas por ley”.
La UTFSM es una institución creada por ley, específicamente por medio del Decreto Supremo N° 996 del
Ministerio de Justicia.



Art. 55. Las universidades que no sean creadas por ley, deberán constituirse por escritura pública
o por instrumento privado reducido a escritura pública, la que debe contener el acta de constitución
de la entidad y los estatutos por los cuales han de regirse.

 A continuación, el artículo 56 establece los aspectos que deben contemplar los estatutos de dichas
instituciones, en los cuales se encuentra la norma que prohíbe la participación con voto de estudiantes y
funcionarios. El resto de las normas del párrafo regulan diferentes aspectos relacionados con estas
“nuevas universidades” según se declara en los artículos 61 y 63, entre otros, de dicho DFL, e incluso la
propia letra e) expresa que la forma de gobierno “de la nueva entidad” debe ceñirse a lo que indica.

 Bajo esa misma ley y lo dispuesto en el Título V sobre Normas finales, el artículo 109 contempla que
“Las universidades existentes al 31 de diciembre de 1980 y las universidades e institutos
profesionales que derivaron de ellas, mantendrán su carácter de tales y conservarán su plena
autonomía.” El artículo 104 inciso primero del mismo artículo, señala que autonomía “es el derecho a
cada establecimiento de educación superior a regirse por sí mismo, de conformidad lo establecido
en sus estatutos en todo lo concerniente al cumplimiento de sus finalidades y comprende la autonomía
académica, económica y administrativa.”

La UTFSM corresponde a una institución “tradicional” creada por ley previo al 31 de diciembre de 1980,
específicamente el 27 de abril de 1926, por lo que en base al artículo 109, debiese mantener la
autonomía que tenía previo al Golpe Militar.

A pesar de los argumentos aquí presentados, el estado hasta el día de hoy, no reconoce la participación con
derecho a voto de estudiantes y funcionarios en los organismos colegiados y elección de autoridades
unipersonales de la institución, respaldándose en el artículo 56 de esta ley.


4.3. Estatutos UTFSM

Los estatutos de la UTFSM promulgados en el año 1992 [5] y que rigen a la institución hasta el día de hoy, no
contempla la participación de estudiantes ni funcionarios con derecho a voto en los organismos colegiados
ni en la elección de las autoridades unipersonales de la institución. De acuerdo al estatuto, la atribución de la
elección del Rector de la universidad recae en el Claustro Pleno, o si la situación lo amerita, en el Consejo
Superior:

Art. 59 - El Rector será elegido en votación universal del Claustro Pleno de la Universidad, o
designado por el Consejo Superior si ocurriesen las circunstancias previstas en el artículo 61. El
proceso de elección del Rector, así como el de su remoción, estarán regulados por estos Estatutos y
por un reglamento especial dictado por el Consejo Superior.

El Rector durará cuatro años en su cargo y podrá ser reelegido; empero una misma persona no
podrá ser elegida en tres oportunidades consecutivas.

Para que la elección del Rector realizada por el Claustro Pleno sea válida, el candidato debe ser electo, en
primera o en segunda vuelta, por a lo menos el 60% de la votación, en caso contrario, la decisión recae en el
Consejo Superior de la universidad.



Art.60 - Resultará elegido Rector quien, después de un proceso de votación en el Claustro Pleno
haya obtenido, a lo menos, el 60% de la votación. En este proceso se realizará una primera
votación con candidatos inscritos de acuerdo al reglamento mencionado en el artículo precedente; si
en esta primera votación ninguno de los candidatos hubiese alcanzado el 60% exigido, se realizará
una segunda votación con los dos candidatos que hubiesen obtenido las primeras mayorías.

Art. 61 – Si en la segunda votación del Claustro Pleno, ninguno de los dos candidatos obtuviese el
60% requerido, el Rector será elegido por el Consejo Superior de entre los candidatos que
participaron en la segunda vuelta electoral. Resultará elegido quien obtenga los votos de, a lo
menos, seis miembros del Consejo. Si el Rector en ejercicio fuera uno de los candidatos, no podrá
participar en la sesión del Consejo Superior en que se realizare la elección.


5. ANTECEDENTES HISTORICOS

5.1. La Reforma Universitaria

La Reforma Universitaria fue el resultado de un proceso gatillado por la insatisfacción de los estudiantes con
las universidades tradicionales. Se buscaban fundamentos y definiciones para una nueva universidad, tanto
en su conceptualización, como en la elección de autoridades y organización. La Reforma se orientaba a que
las universidades adoptaran un rol dinámico y orientador frente a los cambios sociales necesarios en el país;
estar integrada a la sociedad y de alguna manera estar en resonancia con el vibrar público; incorporar la
planificación como instrumento de racionalización de su crecimiento y desarrollo; democratizar el acceso a
los estudiantes; ofrecer a los estudiantes una complementación humana o formación integral, que
posibilitará el diálogo entre personas situadas en distintos campos del conocimiento; nuevas estructuras y
funciones de acuerdo a los fines; elección democrática de las autoridades en contraposición a la designación
por autoridades superiores; y participación plena en los organismos colegiados.

Las diferencias entre los estudiantes y las autoridades universitarias, provocaron que el 3 de septiembre de
1967 comenzará un paro indefinido, el que más tarde, el 4 de octubre de ese mismo año, se radicalizaría en
una toma del recinto universitario que duro alrededor de 6 meses. La ley N° 16.773 puso término al conflicto,
el que en su artículo 14 autorizaba al Jefe de Estado para formar una comisión redactora que elaborase el
Proyecto de Estatuto de la Fundación de Beneficencia Pública Universidad Técnica Federico Santa María. Días
después, el 31 de marzo de 1968, renuncia a su cargo el Rector don Carlos Ceruti, a fin de dejar en libertad
de acción al Presidente de la Republica. El 6 de abril, el Presidente designa Rector Provisional a don
Guillermo Feick, reanudándose las actividades de la universidad el 15 del mismo mes.

La Comisión Redactora de los nuevos Estatutos de la Universidad se constituye el 23 de abril de 1968,
trabajando por cerca de 2 meses. El trabajo se centró en la determinación de una estructura de poder para la
universidad que permitiera la elección de autoridades en forma democrática, con participación de los
distintos estamentos. La Comisión Redactora de Estatutos entregó el resultado final de este trabajo al
Presidente de la República el 24 de junio de 1968, los que fueron aprobados por Decreto Supremo el 2 de
diciembre de 1968.







5.2. Elección Rector UTFSM 1968

El nuevo Estatuto de la Universidad [6] modificó significativamente la estructura del gobierno universitario. El
Rector era elegido por la Asamblea General, la que estaba compuesta por miembros de los distintos
estamentos, y que en los nuevos estatutos era declarada como “el órgano de máxima autoridad de la
Institución”.

Art. 27 – La Asamblea General es el órgano de máxima autoridad de la Institución y los
acuerdos que adopte, dentro de la esfera de su competencia, son obligatorios para todas las demás
autoridades y organismos.

Art. 34 – Corresponde a la Asamblea General:
c) elegir al Rector de la Universidad, el que deberá contar con el voto favorable de la mayoría
absoluta de los miembros en ejercicio de la Asamblea General.

Componían la Asamblea General, en base al artículo 28 de los estatutos: el Rector; los Vicerrectores; los
Profesores Beneméritos que desarrollen actividad académica; los Profesores Titulares; los Profesores
Adjuntos de jornada completa; los representantes de los Profesores Adjuntos de jornada parcial; los
representantes de los Profesores Auxiliares de jornada completa; los representantes de los Profesores
Auxiliares de jornada parcial; los representantes de los Ayudantes que no sean estudiantes; los
representantes de los Profesores de las Escuelas Técnico-Profesionales; los representantes de los estudiantes;
dos representantes del Presidente de la República; los sucesores directos de los albaceas de don Federico
Santa María, los cuales deberán actuar personalmente y no podrán asignar suplentes o reemplazantes; el
Presidente del Sindicato Profesional de Empleados Particulares de la Universidad Técnica Federico Santa
María; y finalmente, el Presidente del Sindicato Obrero de la Universidad Técnica Federico Santa María.

Con el nuevo instrumento legal, en noviembre de 1968, se procedió a la elección del Rector de la
Universidad. El Dr. Jaime Chiang Acosta, Ingeniero Civil Químico, ex alumno de la universidad y único
candidato en este proceso, es elegido Rector, siendo el primero en acceder al cargo por sufragio universal de
la Asamblea General. Jaime Chiang asume oficialmente como Rector el 6 de febrero de 1969 en sesión del
Consejo Superior.


5.3. Elección Rector UTFSM 1972

La época de reformas y transformaciones al interior de la universidad no terminaron en 1968, Jaime Chiang
durante su rectoría llevó adelante un proceso de profundización de los temas que se venían discutiendo
durante la época y que había sido impulsada por el movimiento estudiantil. En la primera Asamblea General
Extraordinaria, que se realizó entre diciembre de 1969 y enero de 1970, se fijó la Carta Fundamental de la
institución. En la segunda Asamblea General, realizada en 1971, se adoptaron los principales acuerdos para
dar una nueva dimensión a la estructura de poder. Se definió que la autoridad máxima de la institución
residía en la comunidad de sus miembros constituidos en asamblea general y era ejercida directamente
mediante votaciones en las oportunidades que estableciera el estatuto.

La Reforma Universitaria, los nuevos Estatutos y las disposiciones en la estructura y elección de autoridades,
generaron no solo nuevas terminologías universitarias, sino que también nuevos conceptos. Se pensaba a la
universidad como búsqueda de la liberación del hombre a través de las distintas dimensiones de su
quehacer y que posibilitase el desarrollo de las personas en todas sus dimensiones. Se pensaba en una


universidad democrática y socializadora de la ciencia y la tecnología, pretendiendo integrar este quehacer a
la realización cultural de la nación. Se pensaba que los avances de la ciencia y tecnología no puede ser
privilegio de unos grupos, sino patrimonio de todo un pueblo y en definitiva de la humanidad; es decir, una
universidad comprometida con la realidad.

El nuevo Estatuto de la Universidad, aprobado por Decreto Supremo el 16 de agosto de 1972 [7], realizó
modificaciones a la Asamblea General declarada en el Estatuto del año 1968. En el nuevo documento, la
Asamblea General estaba compuesta por todos los miembros de la comunidad universitaria y una de sus
funciones era la elección del Rector de la Universidad.

Art. 47 – La Asamblea General estará integrada por todos los miembros de la Institución que
gocen con derechos políticos.

Art. 48 – Corresponde a la Asamblea General:
a) Elegir al Rector de la Universidad;

El capítulo 2 de los estatutos, declaraba como miembros de la institución a los funcionarios académicos,
funcionarios para-académicos y estudiantes. La participación de estos tres estamentos en las instancias
toma de decisiones de la universidad, como la elección de autoridades universitarias y participación en los
organismos colegiados, se encontraba ponderado por medio de determinados porcentajes de participación.

Art. 22 – La participación de los estamentos en las votaciones y elecciones que realice la Asamblea
General, se regulará por los siguientes porcentajes:

Académicos 60 por ciento
Estudiantes 30 por ciento
Para-académicos 10 por ciento

En las elecciones de Rector realizadas el 17 de noviembre de 1972, Domingo Santa María Santa Cruz,
candidato Demócrata Cristiano, quien fue ministro de Estado y embajador de Chile en los Estados Unidos
durante el gobierno de Eduardo Frei Montalva, se impuso a Walter Gaete Castro, candidato de los sectores
de izquierda y progresistas de las universidad, Ingeniero Civil Químico y primer Doctor en Ingeniería en
Latinoamérica graduado de la Escuela de Postgrado de la USM. En la elección, participaron más de tres mil
personas entre estudiantes, académicos y para-académicos de los distintos campus y sedes de la
universidad. [8]


6. OTROS ANTECEDENTES

6.1. Elección Rector UAHC 2012

A mediados de mayo del año 2012, y luego de ser elegido en un proceso eleccionario en el participaron
académicos, funcionarios y estudiantes de la universidad, el antropólogo José Bengoa Cabello, asumió como
rector de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano (UAHC), por un periodo de cuatro años. El
proceso consistió en una consulta de carácter vinculante, realizada entre el 23 y el 27 de abril de ese año, a
los miembros de los tres estamentos que componen la institución. En este proceso, José Bengoa obtuvo la
primera mayoría con el 54,45% de los votos válidamente emitidos. Le siguieron Carlos Zamora y José


Fernando García, con el 29,33% y el 12,91% de los votos, respectivamente. El resultado de esta consulta, fue
ratificado y oficializado más tarde por el directorio de dicha casa de estudio.

“Este proceso, lógico y coherente con el espíritu fundacional de nuestra universidad, se debe a la realidad y
exigencias de lo ocurrido en el país el año pasado (2011). El movimiento estudiantil ha planteado una
demanda de ciudadanía que fue acogida en forma masiva por la sociedad. Es un paso más en el largo
proceso histórico de salir de los ausentismos, de las oligarquías conservadoras, autoritarismos,
discriminación e intolerancia”, sostuvo Bengoa durante la ceremonia que asumió como rector.

La consulta triestamental realizada en este proceso, ponderó los votos de los académicos en un 70%, el de
los estudiantes en un 20% y el de los funcionarios en un 10%. Cabe destacar, que esta ha sido la única vez
desde 1973, que una universidad elige democráticamente a su rector a pesar de las prohibiciones que
implica la ley, de ahí la importancia de dicho proceso vivido en la UAHC.

José Bengoa es licenciado en filosofía, con estudios de postgrado en ciencias sociales. Fundó la Escuela de
Antropología de la Academia de Humanismo Cristiano y fue rector desde 1997 hasta el 2001. Ha sido
profesor en numerosas universidades extranjeras. Es miembro independiente del Comité Consultivo de
Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Ha escrito numerosos libros y realizado documentales sobre
cuestiones étnicas, culturales y políticas, entre otros. [9][10][11]


6.2. Elección Rector UTFSM 1989

Con el retorno a la democracia en el país y bajo la rectoría del Rector Delegado Arturo Niño de Zepeda,
quien ocupaba el cargo designado por la Junta Militar desde el año 1984, se da inicio al proceso de elección
de rector conforme a los estatutos del año 1987, el cual otorgaba esta facultad a la Junta Directiva.

Art. 18 – Serán atribuciones de la Junta Directiva:
e) Designar al Rector de la Universidad y pronunciarse sobre su renuncia o remoción. Tales
acuerdos deberán adoptarse por los dos tercios de sus miembros en ejercicio. La remoción sólo
tendrá lugar cuando haya incurrido en un grave abandono de sus deberes o comprometido el buen
nombre o los superiores intereses de la Universidad, debidamente establecido en el correspondiente
sumario.

Para ese entonces, la Junta Directiva estaba integrada por: el Rector Arturo Niño de Zepeda; los
representantes de los académicos David Fuller Brain y Raúl Galindo Urra; el representante de los docentes
Marcos Díaz Espíndola; el representante de los ex-alumnos Hugo Tampier Bittner; y los señores Mario
Zenteno Carvallo, Bruno Phillipi Irarrázaval, Jorge Sweet Madge y Beltrán Urenda Zegers, personalidades
ajenas a la universidad. En su sesión constitutiva fue elegido don Jorge Sweet como Presidente y don Hugo
Tampier como Vicepresidente de la Junta Directiva, siendo su primera tarea definir el procedimiento para la
elección del Rector.

En su sesión del 27 de abril de 1989, la Junta Directiva designó un “Comité de Búsqueda” para que
propusiera a la junta nombres de destacados profesionales que fueran calificados para asumir la rectoría de
la universidad. Este comité contactó a prestigiosos ingenieros, a ex alumnos y profesores de esta y otras
universidades. Atendió proposiciones y sugerencias diversas para terminar, en septiembre, con una lista de
cuatro candidatos que estaban dispuesto a asumir el cargo de rector: el vicerrector de la época, Rodolfo
Martínez Ocariz; el profesor Pedro Roth Urban; el empresario y académico de la Sede Concepción de la


universidad, Gustavo Chiang Acosta; y el Director de la Escuela de Ingeniería de la Universidad Católica de
Chile, Alejandro Mackay.

Los académicos de la universidad, que para el proceso de elección de rector no tenían derecho a voto,
realizaron una consulta cuyos resultados fueron presentados a la Junta Directiva. “Nosotros estamos dando
nuestra opinión, la que puede ser o no tomada en cuenta por la Junta Directiva. Se trata de un voto de
confianza y creemos que van a considerar nuestra opinión. La Junta Directiva asumirá esa responsabilidad.
Partimos de la base que todas son personas inteligentes que tienen claro lo que es una Universidad y lo que
implica considerar la opinión de sus académicos, porque a nadie la interesa departir con un rector en
conflicto. Hay un peso moral de fondo. Confiamos que son personas idóneas y sabrán responder frente al
momento histórico que estamos viviendo,” manifestó a la prensa de la época, el en ese entonces, Presidente
de la Asociación Gremial de Académicos, Nelson Leiva. [12]

En la consulta realizada por los académicos, se obtuvieron los siguientes resultados: Gustavo Chiang, 72
votos; Pedro Roth, 71 votos; Alejandro Mackay, 32 votos; y, Rodolfo Martínez, 26 votos. La Junta Directiva, en
su sesión del 28 de septiembre de 1989, ratificó el nombramiento del Rector electo Gustavo Chiang Acosta,
quien en una breve ceremonia realizada el 26 de octubre de 1989 asumió el cargo.


7. PROPUESTA

Luego de los antecedentes presentados en este documento, la propuesta emanada desde la Vocalía
Triestamental y Comunidad, en conjunto con la Mesa Directiva de la FEUTFSM, y que busca ser sociabilizada
a la comunidad universitaria en su conjunto por medio de conversatorios, asambleas y otras instancias que
sean necesarias, es generar antes de la fecha de votación de los académicos, y por medio de un
compromiso previo con el Claustro Pleno de la universidad, una consulta triestamental en la que
participen todos los miembros de la comunidad universitaria, y cuyo resultado final sea obtenido a
partir de una determinada ponderación de los votos por estamento a definir en futuras discusiones. El
resultado de esta consulta, deberá ser más tarde ratificada por el mismo Claustro Pleno, y en caso de
haber segunda vuelta, se debe repetir este mismo proceso.

Esta propuesta está abierta para ser debatida y reformulada en los distintos espacios de discusión. En base a
los antecedentes aquí presentados, es una propuesta que permite realizar una consulta triestamental que
tenga un carácter vinculante sin violar la ley, similar a la consulta realizada en la elección del rector de la
Universidad Academia de Humanismo Cristiano en el año 2012, y en menor grado, a la elección de rector
realizada en nuestra universidad en el año 1989.














8. ANEXOS

1) Decreto con Fuerza de Ley 2 publicado el 02-07-2010 por el Ministerio de Educación
2) Ley General de Educación o Ley 20.370 del Ministerio de Educación
3) Decreto con Fuerza de Ley 1 publicado el 02-07-2010 por el Ministerio de Educación
4) Recurso de Reposición Estatutos Orgánicos USACH
5) Estatutos Universidad Técnica Federico Santa María 1992
6) Estatutos Universidad Técnica Federico Santa María 1968
7) Estatutos Universidad Técnica Federico Santa María 1972
8) Santa María fue electo nuevo rector de la USM – La Estrella de Valparaíso 18/11/1972
9) José Bengoa es elegido rector de la UAHC – Radio Universidad de Chile 30/04/2012
10) UAHC: Con voto de estudiantes asumió rector José Bengoa – La Nación 15/05/2012
11) Universidad privada elige democráticamente a su rector – El Mostrador 15/05/2012
12) Profesores de la USM en consulta por elección de rector – La Estrella de Valparaíso 25/09/1989

Todos los anexos pueden ser descargados desde este enlace:
https://www.dropbox.com/sh/xbaq5vohgwme8st/AAAKSe2GxLPpH4pHxtg20YAVa