193

TRABAJOS ORIGINALES
Kamelia María Losada Sanclemente,
1
Alexia Díaz Mathé,
1
Juan Javier Solé,
1
Verónica Llorca,
1

Andrea Santos Muñoz,
2
Paula Carolina Luna,
2,3
María Eugenia Abad,
2,3
Betina Pagotto,
3
Romina Plafnik
3
y Margarita Larralde
4
Síndrome estafilocócico de la piel
escaldada. Nuestra experiencia en 10 años
Premio “Prof. Dr. Dagoberto Pierini”
Staphylococcal scalded skin syndrome (SSSS). Our 10-year experience
RESUMEN
El síndrome estaflocócico de la piel escaldada (SEPE) es una enfermedad cutánea aguda infrecuente, cau-
sada por toxinas exfoliativas del Staphylococcus aureus. El objetivo de este estudio es describir las caracte-
rísticas epidemiológicas, clínicas y terapéuticas de los pacientes con diagnóstico de SEPE en nuestro medio.
Material y métodos. Se realizó un estudio retrospectivo, descriptivo y observacional, en el que se
revisaron las historias clínicas de los pacientes con diagnóstico de SEPE vistos entre mayo de 2000
y mayo de 2010, atendidos en la Sección de Dermatología Pediátrica del Hospital Ramos Mejía, y
entre mayo de 2005 y mayo de 2010 en el Servicio de Dermatología del Hospital Alemán.
Resultados. Se incluyó un total de 62 pacientes, cuya edad media al momento del diagnóstico fue
de 22 meses. No se observó predilección por sexo ni estación del año. El 13% de los pacientes recibió
corticoides sistémicos previo al diagnóstico de SEPE. Todos los pacientes excepto uno, realizaron tra-
tamiento antibiótico luego del diagnóstico de esta entidad. El 92% recibió cefalosporinas de primera
generación. El 23% de los pacientes requirió internación y el 100% evolucionó satisfactoriamente.
Conclusiones. El SEPE es una entidad poco frecuente. Si bien en nuestro medio no hallamos datos
epidemiológicos sobre esta entidad, los datos demográfcos encontrados en este estudio diferen de
los publicados en la literatura mundial. Debe sospecharse en recién nacidos y niños pequeños con
eritrodermia aguda y afectación peribucal o conjuntival (Dermatol. Argent., 2011, 17(3): 193-197).
Palabras clave:
síndrome estaflocócico
de la piel escaldada,
SEPE, Staphylococcus
aureus, toxinas
exfoliativas.
ABSTRACT
Staphylococcal scalded skin syndrome (SSSS) is a rare cutaneous disease caused by exfoliative
toxins of Staphylococcus aureus. The aim of this study is to describe the epidemiology, clinical
manifestations and treatment of patients with the diagnosis of SSSS in our community.
Methods. We conducted a retrospective, descriptive and observational study, reviewing the cli-
nical records of patients with a diagnosis of SSSS, as seen between May 2000 and May 2010 at
the Pediatric Dermatology Section of the Hospital Ramos Mejía, and between May 2005 and May
2010 at the Dermatology Unit of the Hospital Alemán.
Results. A total of 62 patients were included, whose average age at the time of diagnosis was
22 months. No predilection for sex or season of the year was observed. Thirteen percent of the
patients received systemic steroids prior to SSSS diagnosis. All but one of the patients received an-
tibiotic treatment after the diagnosis of this entity. First generation cephaloporins were given to
92% of patients; 23% of them required hospitalization and all of them had a satisfactory outcome.
Discussion. SSSS is an infrequent entity. Even though there are no epidemiological studies in
our country concerning SSSS, the data we gathered difers with world-wide published literature.
SSSS must be suspected in new-borns and in young children with an acute onset of erythroderma,
perioral afectation and conjunctivitis (Dermatol. Argent., 2011, 17(3): 193-197).
Keywords:
Staphylococcal scalded
skin syndrome, SSSS,
Staphylococcus aureus,
exfoliative toxins.
Fecha de recepción: 5/8/2010 | Fecha de aprobación: 21/10/2010
1
Carrera de Especialista en Dermatología. Hospital Alemán
2
Médica de planta del Hospital Alemán
3
Médica asistente de la Sección de Dermatología Pediátrica del Hospital José María Ramos Mejía
4
Jefa del Servicio de Dermatología del Hospital Alemán y jefa de la Sección Dermatología Pediátrica del Hospital Ramos Mejía
194
K. M. Losada Sanclemente, A. Díaz Mathé, J. J. Solé, V. Llorca, A. Santos Muñoz, P. C. Luna, M. E. Abad,
B. Pagotto, R. Plafnik, M. Larralde
Introducción
El síndrome estaflocócico de la piel escaldada (SEPE) fue
descrito en 1878 por Ritter von Rittershain con el nombre
de “dermatitis exfoliativa neonatal” después de observar 297
casos de esta entidad durante 10 años.
1
El SEPE es una enfer-
medad cutánea aguda infrecuente causada por el Staphylococ-
cus aureus, productor de toxinas epidermolíticas (exfoliatina,
epidermolisina). Es más frecuente en menores de 5 años de
edad, especialmente en recién nacidos.
1
Su presentación clí-
nica se divide en tres etapas: una primer etapa eritrodérmica,
seguida por una etapa ampollar, y por último una etapa des-
camativa. El eritema es generalizado, con ragadíes periorif-
ciales e irritabilidad, con una hiperestesia cutánea exquisita
(dolor y llanto con sólo tocar la piel), en un paciente con
buen estado general. No suele afectar mucosas, aunque puede
haber rinorrea purulenta y conjuntivitis.
La diseminación hematógena de la toxina desde lesiones mu-
cocutáneas es lo que produce el cuadro clínico característico.
La extensión de las lesiones depende de la cantidad de toxina
circulante en sangre. El pronóstico del SEPE es favorable en la
edad pediátrica.
1,2
El reconocimiento oportuno del SEPE y el
inicio precoz de tratamiento con antibióticos resistentes a las
beta-lactamasas disminuye la extensión del cuadro.
Considerando que no hallamos datos epidemiológicos de esta
entidad en nuestro medio, revisamos esta serie de casos que
fueron vistos en los últimos 10 años.
Material y métodos
Se realizó un estudio retrospectivo, descriptivo y observacio-
nal, en el que se revisaron las historias clínicas de los pacientes
con diagnóstico del SEPE vistos entre mayo de 2000 y mayo
de 2010, atendidos en la Sección de Dermatología Pediátrica
del Hospital Ramos Mejía, y entre mayo de 2005 y mayo de
2010 en el Servicio de Dermatología del Hospital Alemán.
Se obtuvieron datos epidemiológicos (sexo, edad y estación
del año al momento del diagnóstico), evolución clínica
(internación y evolución del cuadro clínico) y tratamiento
(previo y posterior al diagnóstico, antibiótico utilizado, vía
de administración y duración de la antibioticoterapia).
Resultados
Se incluyó un total de 62 pacientes con diagnóstico de
SEPE, 46 de ellos diagnosticados en la Sección de Derma-
tología Pediátrica del Hospital Ramos Mejía y 16 en el Ser-
vicio de Dermatología del Hospital Alemán. En todos los
casos se trató del primer episodio de la enfermedad.
El 52% (n: 32) de los pacientes era de sexo femenino y el
48% (n: 30), de sexo masculino. La edad media al momento
del diagnóstico fue de 22 meses, con una edad mínima de
14 días y máxima de 9 años. El 45% (n: 28) de los pacientes
era menor de 1 año; y de éstos, el 21% (n: 6) era neonato
(menores de 1 mes) (gráfco 1).
GRÁFICO 1. Incidencia del SEPE según edad en años
Respecto de la estación del año en el momento del diagnóstico
de SEPE, se observó que el 34% (n: 21) de los casos se presen-
tó en los meses de invierno; el 22% (n: 14), en primavera; el
26% (n: 16), en verano; y el 18%, (n: 11) en otoño (gráfco 2).
El 35% (n: 23) de los pacientes había sido medicado pre-
viamente a nuestra consulta. El 13% (n: 4) con corticoides
sistémicos, el 10% (n: 3) con corticoides locales, y el 65%
(n: 18) con antibióticos sistémicos.
De los pacientes que estaban en tratamiento antibiótico, el
55% (n: 10) recibía cefalosporina de primera generación,
administrada por vía oral en la mayoría de los casos (78%);
y el 45% restante (n: 8), otros antibióticos como clindami-
cina (n: 4), fenoximetilpenicilina (n: 2), amoxicilina (n: 1)
o trimetoprima/sulfametoxazol (n: 1).
Una vez confrmado por nosotros el diagnóstico de SEPE,
se continuó o se instauró, según el caso, tratamiento an-
tibiótico en todos los pacientes a excepción de uno. Éste
consultó en fase involutiva del cuadro, con escasas lesiones.
El 93% (n: 56) de los pacientes con diagnóstico de SEPE
recibió cefalosporina de primera generación, la cual se ad-
ministró por vía oral en el 84% (n: 47) de los casos a una
dosis de 50-100 mg/kg/día durante 8 a 10 días. El resto de
los pacientes tratados con antibióticos recibió fenoximetil-
penicilina (n: 2), amoxicilina (n: 1), trimetoprima/sulfame-
toxazol (n: 1) y clindamicina (n: 1).
El 23% (n: 14) del total de pacientes requirió internación y
en todos los casos la evolución fue satisfactoria. Ninguno de
los 62 pacientes presentó secuelas ni desenlace fatal.
GRÁFICO 2. Estación del año al momento del diagnóstico
195
Síndrome estafilocócico de la piel escaldada. Nuestra experiencia en 10 años
Discusión
El SEPE es una enfermedad cutánea aguda infrecuente, de
la cual no encontramos datos epidemiológicos publicados
en nuestro medio.
Es más frecuente en la edad pediátrica y es producida por
algunos serotipos de Staphylococcus aureus Grupo II, pro-
ductores de toxinas exfoliativas o epidermolisinas (principal-
mente subtipos 3A, 3B, 3C, 55 y 71), que son responsables
de los síntomas.
1,3
Esta bacteria suele localizarse en mucosas o accesos venosos
y produce toxinas que pasan al torrente sanguíneo y dan
lugar a un cuadro de despegamiento intraepidérmico a dis-
tancia del foco inicial. La toxina actúa como superantígeno.
Al ser liberada en el foco de la infección se disemina por vía
hematógena y actúa en la capa granulosa de la epidermis sin
producir necrólisis.
1-2,4-5
Se han descrito dos toxinas princi-
pales en seres humanos, la exotoxina A (ETA) y B (ETB),
ambas con actividad de proteasa y epidermolítica.
1
La ETA
actúa sobre la desmogleína 1, una cadherina desmosómica
implicada en la adhesión celular, causando una separación
entre el estrato espinoso y el granuloso, sin necrólisis.
2-4,6-7
La toxina se excreta por vía renal, por lo que los niños y es-
pecialmente los recién nacidos, con función renal aún inma-
dura, son los grupos afectados con mayor frecuencia. Esto
también explica por qué este síndrome es extremadamente
infrecuente en adultos sanos.
1-2,4
Si esta enfermedad se presenta en adultos, se debe a la pre-
sencia de alguno de los siguientes factores predisponentes:
patología renal, inmunocompromiso, septicemia, HIV, al-
coholismo, adicción a la heroína y diabetes.
3,8-9
La literatura clásica indica que se presenta principalmente en
los meses calurosos,
2
con un predominio de hombres sobre
mujeres, 2:1 en casos esporádicos y 4:1 en epidemias.
4
A dife-
rencia de lo hallado en la literatura, en nuestra serie de pacien-
tes no se observó predominio por sexo ni por estación del año.
Clínicamente suele presentarse con síntomas prodrómicos
de malestar general, febre, irritabilidad e hiperestesia cutá-
nea –este último es un hallazgo casi constante en nuestra ca-
suística–. Evoluciona en 3 etapas: una etapa eritrodérmica,
que se inicia con eritema alrededor de labios, nariz y super-
fcies de fexión y que en pocas horas se extiende al resto de
la superfcie cutánea (fotos 1). La piel se torna eritematosa,
caliente y dolorosa, con aspecto de quemadura. No afecta
las palmas, las plantas ni las mucosas, aunque puede haber
rinorrea purulenta y conjuntivitis.
Más tarde se inicia la etapa ampollar, donde la piel muestra
apariencia arrugada por la formación de ampollas estériles y
fáccidas localizadas en el interior de la epidermis superfcial
con signo de Nikolsky positivo
3,7
(foto 2).
Finalmente, 24 a 48 horas después se observa la etapa desca-
mativa, con destechamiento de las ampollas, especialmente en
los pliegues (foto 3 y 4). Los pacientes presentan “cara de hom-
bre triste’’ (foto 5), costras y fsuras periorales (foto 6), con ede-
Foto 1. Eritema generalizado con predominio en pliegues y región periorifcial.
Foto 2. Erosiones secundarias y ampollas fácidas en región inguinal.
196
K. M. Losada Sanclemente, A. Díaz Mathé, J. J. Solé, V. Llorca, A. Santos Muñoz, P. C. Luna, M. E. Abad,
B. Pagotto, R. Plafnik, M. Larralde
inmunoenzimático (ELISA) o reacción en cadena de la poli-
merasa (PCR), aunque estas técnicas no se realizan de rutina.
2
Si bien puede aislarse el Staphylococcus aureus en el cultivo del
frotis nasal, faríngeo o conjuntival, los cultivos tomados de
las ampollas son siempre negativos, dado que las mismas se
producen por la acción de las toxinas. El estudio histopato-
lógico se realiza sólo en los casos donde el diagnóstico clínico
es dudoso. Se observa una zona de despegamiento muy clara
en el estrato granuloso o por debajo de él. No hay células
infamatorias en las ampollas ni infltrado infamatorio en
la dermis superior, así como tampoco necrosis epidérmica.
4,6
El diagnóstico diferencial más importante debe hacerse con
la necrólisis epidérmica tóxica o síndrome de Lyell y con eri-
trodermias secundarias a fármacos.
3,4,8
Por este motivo, mu-
chos pacientes acuden a la consulta dermatológica tratados
previamente con corticoides sistémicos, hecho que puede
incluso agravar el cuadro.
Otros diagnósticos diferenciales a tener en cuenta son la
enfermedad de Kawasaki, exantemas virales, síndrome de
shock tóxico, enfermedad de injerto contra huésped y reac-
ción por quemadura solar.
2,4-5
Clásicamente el tratamiento del SEPE es por vía oral con
antibióticos resistentes a las ß-lactamasas durante una se-
mana como mínimo.
4
En nuestro medio suele utilizarse la
cefalexina a dosis de 50-100 mg/kg/día por vía oral. Si bien
hay publicaciones y en nuestra experiencia casos que sin me-
dicación se resuelven de manera espontánea, es llamativo
cómo a las 24 horas de darle el antibiótico, cambia dramáti-
camente el cuadro clínico.
Aquellos pacientes que presentan compromiso del estado
general, o los recién nacidos, requieren internación con aisla-
miento y la administración de antibióticos por vía parenteral.
Es necesario el aporte adecuado de líquidos para evitar la des-
hidratación y el uso de analgesia pautada, ya que las lesiones
suelen ser extremadamente dolorosas, motivo por el cual los
niños preferen estar acostados para evitar el mínimo contacto.
Respecto del tratamiento local, los antibióticos tópicos no
se recomiendan en las lesiones cutáneas, aunque deben uti-
lizarse si existe conjuntivitis asociada, rinitis purulenta o
costras melicéricas.
2
Las áreas denudadas deben lubricarse
con emolientes suaves para disminuir el prurito y la sensi-
bilidad.
4
La utilización de corticoides está contraindicada.
7,8
Se han comunicado casos de SEPE por Staphylococcus aureus
meticilino resistente (SAMR), pero no en infantes.
7,10-11
Al
menos 4 casos en adultos han sido publicados recientemen-
te.
8,12-15
En estos casos los glucopéptidos como la vancomici-
na, serían el antibiótico de elección.
8,16
En conclusión, según los datos obtenidos en nuestra casuística,
el SEPE predomina en menores de un año sin predilección por
sexo ni por estación del año. Debe sospecharse en recién naci-
dos y niños pequeños con eritrodermia aguda y afectación pe-
ribucal y/o conjuntival. Su diagnóstico es fundamentalmente
clínico y suele confundirse con otras entidades, especialmente
con farmacodermias, en su etapa inicial.
Foto 3. Descamación generalizada.
Foto 4. Descamación en guante.
ma facial leve, que son muy característicos de este cuadro.
1-2,4-5
El SEPE tiene en general buen pronóstico en la población
pediátrica. Las lesiones involucionan sin dejar cicatriz en 1
a 2 semanas.
2,4
Las complicaciones potencialmente fatales
incluyen hipotermia, deshidratación e infecciones secunda-
rias como celulitis, sepsis y fascitis necrotizante.
2,7
La tasa de
mortalidad referida en la literatura es del 3% en niños y de
más del 50% en adultos.
4
Sin embargo, en nuestra experien-
cia, al igual que en la mayoría de los trabajos de series de pa-
cientes pediátricos, la evolución es satisfactoria en el 100%.
El diagnóstico del SEPE es fundamentalmente clínico, ya
que el cuadro es bastante característico y no existen estu-
dios de laboratorio específcos.
1-2,4-5
No suele detectarse leu-
cocitosis ni elevación de los reactantes de fase aguda.
2
Los
hemocultivos son casi siempre negativos en niños, aunque
pueden resultar positivos en adultos.
4
A los pacientes de
nuestra casuística que requirieron internación, se les realizó
hemocultivos que fueron negativos.
La producción de toxinas puede detectarse mediante análisis
197
Síndrome estafilocócico de la piel escaldada. Nuestra experiencia en 10 años
El reconocimiento oportuno del SEPE y el inicio precoz de
tratamiento con antibióticos resistentes a las ß-lactamasas dis-
minuye la extensión del cuadro. Por el contrario, el uso de cor-
ticoides podría agravarlo. La evolución clínica del SEPE es muy
buena en la edad pediátrica y no deja secuelas ni cicatrices.
Debido al incremento de infecciones por SAMR, e incluso
la comunicación de casos de SEPE asociado a este germen,
se plantea el interrogante de la potencial necesidad de su
pesquisa en los pacientes con diagnóstico de SEPE y poca
respuesta al tratamiento convencional.
Bibliografía
1. Maccario M.F. Infecciones exantemáticas. Larralde M., Abad M.E., Luna
P.C. Dermatología Pediátrica, 2º edición, Editorial Journal, 2010, 208-209.
2. Nso Roca A.P., Baquero-Artigao F., García-Miguel M.J., De José Gómez
M.I. et ál. Staphylococcal Scalded Skin Syndrome, An. Pediatr., 2008,
68: 124-127.
3. Paller A., Mancini A. Hurwitz Clinical Pediatric Dermatology, 3º
edición, Editorial Elsevier, Philadelphia, 2006: 374-376.
4. Blume J.E., Levine E.G., Heymann W.R. Enfermedades bacterianas.
Bolognia J.L., Jorizzo J.L., Rapini R.P., Dermatología, Editorial Elsevier,
2004: 1119.
5. Honeyman J. Infecciones bacterianas primarias de la piel I. Torres
Lozada V., Camacho F.M, Mihm M.C., Sober A. et ál., Dermatología
Práctica Ibero-Latinoamericana, 1º edición, Nieto Editores, México,
2005: 174-175.
6. Howard R., Frieden I.J. Vesículas, pústulas, ampollas, erosiones y
úlceras. Eichenfeld L., Frieden I.J., Esterly N., Dermatología neonatal,
2º edición, Editorial Elsevier, España, 2009: 132-133.
7. Neylon O., O’Connell N.H., Slevin B., Powell J. et ál. Neonatal
staphylococcal scalded skin syndrome: clinical and outbreak
containment review, Eur. J. Pediatr., 2010; (Epub ahead of print)
8. Patel N.N., Patel D.N. Staphylococcal scalded skin syndrome, Am. J.
Med., 2010, 123: 505-507.
9. Patel G.K., Finlay A.Y. Staphylococcal scladed skin syndrome
Diagnosis and management, Am. J. Clin. Dermatol., 2003, 4: 165-175.
10. Noguchi N., Nakaminami H., Nishijima S., Kurokawa I. et ál.
Antimicrobial Agent of Susceptibilities and Antiseptic Resistance
Gene Distribution among Methicillin-Resistant stphylococcus
aureus Isolates from Patients with Impetigo and Staphylococcal
Scalded Skin Syndrome, J. Clin. Microbiol., 2006, 44: 2119-2125.
11. Yamaguchi T., Yokota Y., Terajima J., Hayashi T. et ál. Clonal association
of Staphylococcus aureus causing bullous impetigo and the
emergence of new methicillin-resistant clonal groups in Kansai
district in Japan, J. Infect. Dis., 2002, 185: 1511-1516.
12. Suzuki R., Iwasaki S., Ito Y., Hasegawa T. et ál. Adult staphylococcus
scalded skin syndrome in a peritoneal dialysis patient, Clin. Exp.
Nephrol., 2003, 7: 77-80.
13. Ansai S.I., Shimanuki T., Uchino H., Nakamura C. et ál. Staphylococcal
scalded skin syndrome with prosthetic valve endocarditis, Eur. J.
Dermatol., 2000, 10: 630-632.
14. Ito Y., Funabashi Yoh M., Toda K., Shimazaki M. et ál. Staphylococcal
scalded-skin syndrome in an adult due to methicillin-resistant
Staphylococcus aureus, J. Infect. Chemother., 2002, 8: 256-261.
Foto 5. Imagen típica en “cara de hombre triste”.
Foto 6. Costras y regadíes periorales.
15. Acland K.M., Darvay A., Grifn C., Aali S.A. et ál. Staphylococcal
scalded skin syndrome in an adult associated with methicillin-
resistant Staphylococcus aureus, Br. J. Dermatol., 1999, 140: 518-520.
16. Camarena J.J., Sánchez R. Infección por Staphylococcus aureus
resistente a la meticilina, Enferm. Infecc. Microbiol. Clin., 2008, 26: 19-24.