CURSO COMUNICACIÓN Y MERCADEO PARA EL CAMBIO SOCIAL

Trabajo final

Plan de comunicación SANarte
“Seguridad alimentaria, reconstrucción del tejido social y promoción de
acciones de paz en el corregimiento de Tierradentro, departamento de
Córdoba, Colombia”



Profesora
Vilma Peña



Por
María Consuelo Vergara Holguín
Agosto 17 de 2014

2

Contenido
I. INTRODUCCIÓN .............................................................................................. 3
II. JUSTIFICACIÓN ............................................................................................... 4
III. IDENTIDAD DEL PROYECTO (Misión, visión, principios y valores) ............. 6
IV. OBJETIVOS DEL PLAN DE COMUNICACIÓN ............................................. 9
a. Objetivo general ............................................................................................ 9
b. Objetivos específicos ..................................................................................... 9
V. DEFINICIÓN DE LOS PÚBLICOS ............................................................... 10
VI. ACCIONES ESTRATÉGICAS DE COMUNICACIÓN .................................. 12
a. La 4 P del marketing .................................................................................... 12
b. Acciones estratégicas del plan de comunicación “SANarte” ....................... 16
VII. VALIDACIÓN ............................................................................................... 21
VIII. MONITOREO Y EVALUACIÓN ................................................................... 22
IX. CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES ........................................................... 23
X. CONCLUSIONES Y REFLEXIONES .......................................................... 26
XI. REFERENCIAS ........................................................................................... 27







3

I. INTRODUCCIÓN

El plan de comunicación SANarte es la estrategia de comunicación propuesta
para el TFIA articulado “Mejoramiento de la seguridad alimentaria y nutricional de
200 familias beneficiarias de la Ley de víctimas y restitución de tierras en el
departamento de Córdoba (Colombia), como estrategia para ejercer el derecho a
la alimentación, reconstruir el tejido social y fomentar acciones de paz”; busca
promover el empoderamiento de las familias como actores sociales capaces de
conquistar el derecho a la alimentación y gestionar la reconstrucción del tejido
social deteriorado por el conflicto armado, propiciando un clima de convivencia
pacífica basada en nuevas relaciones de confianza entre las personas
participantes y entre ellas y las instituciones locales.
El documento inicia explicando la pertinencia del plan de comunicación frente a las
transformaciones sociales perseguidas por el proyecto en respuesta a las
problemáticas priorizadas con la comunidad, presenta la identidad del proyecto
(misión, visión, valores y principios) como el derrotero de la estrategia de
comunicación, la cual se refleja en los objetivos del plan. En la definición de los
públicos se encuentran los tres grupos a los que va dirigido el plan de
comunicación y los medios a utilizar con cada uno, posteriormente en la sección
de acciones estratégicas se hace un análisis de las 4P del marketing a la luz del
TFIA y se describen brevemente las acciones estratégicas de SANarte.
Se incluyen también los tipos de validación a los cuales estarán sujetos los
métodos y materiales del plan, así como aspectos generales del monitoreo y
evaluación de la estrategia y el cronograma de actividades. Finalmente, se
expresan las principales reflexiones y conclusiones del proceso de elaboración del
presente plan de comunicación.



4

II. JUSTIFICACIÓN

El TFIA “Mejoramiento de la seguridad alimentaria y nutricional de 200 familias
beneficiarias de la Ley de víctimas y restitución de tierras en el departamento de
Córdoba (Colombia), como estrategia para ejercer el derecho a la alimentación,
reconstruir el tejido social y fomentar acciones de paz”, está dirigido a personas
víctimas del conflicto armado, quienes sufrieron la muerte de familiares, fueron
amenazados y forzados a abandonar sus territorios en diferentes épocas, debido a
la presión ejercida por los grupos armados ilegales, interesados en controlar los
corredores estratégicos del narcotráfico en esta zona del país.

Con la Ley de víctimas y restitución de tierras (Ley 1448 de 2011) las familias
desplazadas de Colombia obtuvieron una ventana de esperanza para recuperar
sus predios y retornar a sus territorios, siendo este el caso de las 200 familias
focalizadas como participantes del proyecto, las cuales empezaron a ser
restituidas oficialmente en el año 2013, enfrentándose a una realidad: “Empezar
de Cero”; con algunos factores agravantes, sus tierras fueron sobreexplotadas,
los suelos están desgastados, no cuentan con activos productivos, las fuentes de
agua se encuentran deterioradas, la presencia institucional es casi inexistente e
impera la desconfianza y el individualismos entre las familias.

A causa del conflicto armado interno las familias no sólo perdieron bienes
materiales, también perdieron los lazos de trabajo comunitario, las expresiones
culturales y la confianza en las otras personas. Teniendo en cuenta que una de
las consecuencias del conflicto armado interno es la ruptura del tejido social y es
precisamente la pérdida de las organizaciones sociales uno de los factores que
impide la capacidad de reconstrucción de los pueblos (Martín, 2004), este es uno
de los componentes centrales del proyecto y la comunicación por su rol y
funciones, se convierte en una de las estrategias para catalizar dicha
reconstrucción.

5

De acuerdo a Pérez (2012), la comunicación permite que las personas puedan
tener espacios para dar a conocer sus ideas y sentimientos, opiniones, temores,
mediante diferentes formas de expresión; que la gente se integre y relacione entre
sí, satisfaciendo necesidades afectivas de cohesión e identidad personal y grupal.
Adicionalmente, incide en la modificación de comportamientos, reforzando o
cuestionando conocimientos, prácticas y actitudes.

Para el TFIA es fundamental un plan de comunicación comprensivo con los
efectos psicosociales del conflicto armado en las personas, que prepare a los y las
participantes para tener mejores relaciones humanas e interpersonales,
ejercitando su capacidad de empatía, es decir, construir unas relaciones
saludables, desarrollar procesos de intercambio e interacción que contribuyan a
afirmar y visibilizar los deberes y derechos ciudadanos (Pérez, 2012). Las
anteriores condiciones serán necesarias en el empoderamiento del proyecto por
parte de las familias participantes y en motivar su accionar como actores sociales
capaces de conquistar el derecho a la alimentación y gestionar la reconstrucción
del tejido social deteriorado a causa de la violencia.

Uno de los mayores aportes del plan de comunicación será la generación de
condiciones favorables a la resolución pacífica de conflictos y la promoción de una
cultura de paz, a partir de la construcción de comunidades de confianza, en donde
las personas sean reconocidas y valoradas como lo señala Pérez (2012),
cultivando lazos de solidaridad, el trabajo en equipo, el respeto y la tolerancia. De
esta manera la interacción con las otras personas podría convertirse como lo
menciona este autor, en experiencias concretas de reconciliación y de paz. En la
necesidad de construcción de comunidades de confianza se incluyen las
instituciones locales, con las cuales también se requiere propiciar mecanismos de
relación e intercambio con las familias participantes, en un ambiente de trabajo en
equipo y de reivindicación de los derechos de las víctimas, fortaleciendo el trabajo
en redes sociales y la generación de alianzas estratégicas.


6

El plan de comunicación también será clave en la recuperación de la memoria
histórica colectiva frente a aspectos productivos y alimentarios, los cuales se
incorporarán a los modelos agroalimentarios a implementar para la rehabilitación
de los medios de vida agropecuarios de las familias participantes. Al respecto,
Pérez (2012) afirma que la comunicación ayuda a mantener viva la memoria,
recuperando el sentido comunitario y por lo tanto comunicacional, de la
experiencia ciudadana “memoria colectiva”.

De igual manera la estrategia de comunicación guiará la identificación de los
métodos y materiales apropiados para reforzar los mensajes claves del proyecto
en torno a la importancia de los hábitos de vida saludables, una adecuada
alimentación y nutrición y las buenas prácticas en seguridad alimentaria y
nutricional que se pueden realizar a nivel comunitario y de hogar, atendiendo a las
necesidades particulares de los integrantes de la población participante (niños,
niñas, jóvenes, mujeres, hombres, adultos y adultas mayores, personas en
situación de discapacidad).

Por lo expuesto, el plan de comunicación del TFIA denominado SANarte, será el
catalizador del proceso propuesto para el mejoramiento de la seguridad
alimentaria y nutricional de las familias participantes, la reconstrucción del tejido
social y el fomento de acciones de paz; como propuesta comunicacional piloto,
susceptible a ser replicada con otras comunidades víctimas del conflicto armado
interno en Colombia.

III. IDENTIDAD DEL PROYECTO (Misión, visión, principios y valores)

El proyecto “Mejoramiento de la seguridad alimentaria y nutricional de 200 familias
beneficiarias de la Ley de víctimas y restitución de tierras en el departamento de
Córdoba (Colombia), como estrategia para ejercer el derecho a la alimentación,
reconstruir el tejido social y fomentar acciones de paz”, se encuentra
fundamentado en las siguientes misión y visión:

7

Tabla 1. Misión y visión del TFIA

Teniendo en cuenta que el proyecto está dirigido a familias afectadas por el
desplazamiento forzado en Colombia, los principios humanitarios (Tabla 2) ganan
una relevancia práctica y operativa en la orientación del accionar del proyecto; en
especial, en relación con uno de los principales retos “recuperar los lazos de
confianza con y entre las familias”, es decir, reconstruir el tejido social. Aunque los
cuatro principios serán considerados, su aplicación se adaptará a las
características del proyecto, como iniciativa con visión de desarrollo humano
sostenible y no de respuesta asistencial en seguridad alimentaria y nutricional, de
la siguiente manera:

El principio de humanidad se orientará a promover la participación en el proyecto
de las personas más vulnerables, aquellas en situación de discapacidad, con
enfermedades crónicas y adultos(as) mayores; que suelen ser subvalorados(as) y
excluidos(as) en iniciativas con componentes productivos. La neutralidad se
reflejará en el papel eminentemente técnico del proyecto, sin entrar a hacer parte
de posiciones políticas, ni participar en el conflicto de intereses que
potencialmente se puede presentar entre los terratenientes que han sido
expropiados para restituir los predios a los verdaderos dueños y dueñas. El
proyecto atenderá el principio de imparcialidad, orientando las acciones de
acuerdo a las prioridades identificadas en la línea de base del proyecto, sin ningún
Misión
•Mejorar la seguridad alimentaria y
nutricional de las 200 familias
beneficiarias del proyecto, como
estrategia para ejercer el derecho a la
alimentación, reconstruir el tejido social
y fomentar acciones de paz; en el
corregimiento de Tierradentro,
municipio de Montelíbano (Córdoba); a
través de la rehabilitación de sus
medios de vida agropecuarios, el
fortalecimiento de la cohesión social y
la promoción del incremento de la
densidad institucional en el área de
incidencia del proyecto.
Visión
•Ser el proyecto de referencia para el
país en el mejoramiento integral y
diferencial de la seguridad alimentaria y
nutricional de familias víctimas del
conflicto armado, con estrategias
innovadoras para la reconstrucción del
tejido social y la promoción de acciones
de paz.

8

tipo de distinción. En cuanto a la independencia operativa, las acciones del
proyecto responderán a las necesidades, prioridades y compromisos con las
familias participantes, en ningún caso a objetivos políticos o económicos de
actores de turno.

Tabla 2. Principios humanitarios (OCHA, 2010).
Como valores fundamentales y operativos del proyecto fueron definidos:
Tabla 3. Valores fundamentales y operativos del TFIA

Valores fundamentales
•Respeto: Valorar y aceptar las
decisiones del grupo y cumplir con los
acuerdos planteados.
•Solidaridad: Comprometerse y
compartir la situación de aquel con quien
me hago solidario; ayudar sin recibir
nada a cambio, aunque nadie se entere,
sin esperar reciprocidad; adhesión a
principios comunes e implica compartir
por ellos beneficios y riesgos.
•Tolerancia: Aceptar con respeto las
opiniones contrarias, no descalificar a las
personas que tienen puntos de vista
diferentes, conocer y aceptar al otro.
Valores operativos
•Trabajo en equipo: Fomentar el
compañerismo, la humildad, la
disponibilidad y la comunicación entre
todos los y las participantes del proyecto.
•Creatividad e innovación: Fomentar un
ambiente que propicie la generación e
implementación de ideas y su
reconocimiento, dotando al proyecto de
capacidad de adaptación a los cambios
del entorno "organización inteligente".
•Comunicación: Esforzarse más en
escuchar lo que tratan de decirnos,
preguntar si no entendemos, buscar
verificar que nos estamos haciendo
entender, no suponer, evitar prejuicios,
no callarse cuando se tenga algo que
decir.

9

La misión, visión, principios y valores del proyecto, muestran la identidad de la
propuesta y fueron el derrotero en la elaboración del presente plan de
comunicación. Considerando el enfoque vincular de la comunicación planteado
por Enz, A. et al. (2012) los valores serán un componente esencial de la gestión
de las comunicaciones del proyecto y serán socializados, discutidos con el equipo
de trabajo y con las familias participantes, actualizados y rediscutidos frente a
nuevos escenarios.
IV. OBJETIVOS DEL PLAN DE COMUNICACIÓN
a. Objetivo general
Promover el empoderamiento de las 200 familias participantes del TFIA, como
actores sociales capaces de conquistar el derecho a la alimentación y gestionar la
reconstrucción del tejido social deteriorado por el conflicto armado, propiciando un
clima de convivencia pacífica basada en nuevas relaciones de confianza entre las
personas participantes, y entre ellas y las instituciones locales.
b. Objetivos específicos
Generar condiciones de diálogo favorables al intercambio de saberes, la
reconstrucción del tejido social, la resolución pacífica de conflictos y una
cultura de paz entre las familias participantes del proyecto.
Recuperar la memoria histórica productiva y alimentaria con las familias
participantes, como elemento esencial para una seguridad alimentaria y
nutricional acorde a la cultura local, que aporte a la reconstrucción del tejido
social en un ambiente de reconciliación colectiva.
Reforzar los mensajes claves del proyecto en torno a la importancia de los
hábitos de vida saludables, una adecuada alimentación y nutrición y las buenas
prácticas en seguridad alimentaria y nutricional que se pueden realizar en el
hogar.
Propiciar mecanismos de relación e intercambio entre las familias participantes
y las instituciones locales de Gobierno, en un ambiente de confianza, de

10

trabajo en equipo y de reivindicación de los derechos de las víctimas, como
estrategia principal para incrementar la densidad institucional en el área de
incidencia del proyecto.

V. DEFINICIÓN DE LOS PÚBLICOS

El plan de comunicación tiene como público principal a las 200 familias
desplazadas del corregimiento de Tierradentro, departamento de Córdoba;
quienes conforman el grupo de beneficiarios y beneficiarias directos(as) del TFIA,
siendo los protagonistas de las transformaciones sociales deseadas.

Entendiendo que en estas comunidades hay grupos de diferentes edades y con
diferentes grados de escolaridad, se propone explorar varios medios para
fortalecer la apropiación de los mensajes del proyecto, estimular los cambios en
las malas prácticas en torno a la seguridad alimentaria, recuperar la memoria
histórica productiva y alimentaria, promover la resolución pacífica de conflictos y la
reconstrucción del tejido social.

De acuerdo a las observaciones realizadas en terreno y a los resultados del
diagnóstico rápido participativo del TFIA, la expresión oral y las manifestaciones
artísticas son las formas tradicionales más arraigadas en la cultura de las familias
participantes, razón por la cual serán el principal medio de comunicación. Por lo
anterior, los cantares del campo o décimas poéticas serán utilizados, produciendo
de manera participativa con el apoyo de los poetas o cantadores locales al menos
dos composiciones, una con personas adultas y otra con niños, niñas y jóvenes.

Otros medios a utilizar de acuerdo al contexto local podrían ser cartillas, videos y
juegos diseñados para la población infantil. Aun cuando no todos en la comunidad
están alfabetizados, el uso de material escrito sigue siendo de utilidad para el
intercambio de experiencias y conocimientos. Se propone desarrollar materiales

11

gráficos con la ayuda de la misma comunidad, que incluya ilustraciones y textos
escritos por ellos, que acompañen los conceptos técnicos.

En las comunidades no hay señal de televisión, pero muchas de ellas tienen
televisor y DVD que usan para ver películas. Se pueden trabajar unos videos
didácticos para entregar en las comunidades para ser vistos durante estos
momentos del día en que acostumbran a reunirse a ver videos. Con la población
infantil valdría la pena utilizar medios didácticos apropiados para su edad, como
juegos, títeres, sociodramas, principalmente.
El segundo público objetivo está constituido por instituciones locales de
Gobierno y de la sociedad civil, con las cuales también es fundamental trabajar
aspectos comunicacionales que favorezcan la interacción con las familias
participantes, la concientización frente a la importancia de la comunicación en el
proceso de reconstrucción de lazos de confianza comunidad-instituciones y la
visibilidad de los desarrollos del proyecto susceptibles a ser replicados en otras
poblaciones con problemáticas similares. Dentro de este grupo de instituciones se
destacan:

La Unidad Territorial de Atención y Restitución Integral a las Víctimas (UARIV):
Encargada de liderar acciones del Estado y la sociedad para atender y reparar
integralmente a las víctimas contribuyendo a la inclusión social y la paz en
Colombia.
El Departamento para la Prosperidad Social (DPS): Trabaja para crear
condiciones de prosperidad en la población vulnerable, contribuir a la
reconciliación de los colombianos y promover la integración regional.
La Gobernación del departamento de Córdoba: Tiene como misión gestionar
la satisfacción de las necesidades de las comunidades de Córdoba y cumplir el
plan de desarrollo.
La Alcaldía Municipal de Montelíbano: Dirige la acción administrativa del
municipio y se encarga de dar cumplimiento al plan de desarrollo.

12

Diócesis de Montelíbano: Anima y apoya el desarrollo integral de las
comunidades, así como la implementación de acciones de ayuda caritativa y
de emergencia, de organización, promoción y autogestión.

A través del plan de comunicación también se darán a conocer las prácticas del
proyecto y las lecciones aprendidas, con otras agencias del Sistema de Naciones
Unidas con presencia en el departamento de Córdoba, ONG locales (Acción
Contra el Hambre, Tierra de Hombres, Sahed, OXFAM); instituciones técnicas
departamentales como el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), el Servicio
Nacional de Aprendizaje (SENA) y la Corporación Colombiana de Investigación
Agropecuaria (CORPOICA). Este último grupo será clave para potenciar los
alcances del proyecto, generar sinergias e iniciativas complementarias; así como
incrementar la densidad institucional en el área de intervención de la propuesta.
Los medios propuestos para el trabajo comunicacional a nivel institucional son la
página web y boletines periódicos del proyecto, los cuales funcionarán de manera
bidireccional, de tal manera que sirvan para difundir información del TFIA y
también de espacio de diálogo y de intercambio entre el proyecto y las
instituciones.
VI. ACCIONES ESTRATÉGICAS DE COMUNICACIÓN

a. La 4 P del marketing

Un buen punto de partida en la definición de las acciones estratégicas del plan de
comunicación son las 4 P´s del marketing: PRODUCTO, PRECIO, PLAZA
(distribución) y PROMOCIÓN, aspectos centrales que deben estar alineados y ser
considerados de manera simultánea para lograr una mejor gestión de la estrategia
de marketing. En el TFIA estos elementos significan:

Producto: El proyecto busca contribuir al mejoramiento de la seguridad
alimentaria y nutricional de 200 familias, como estrategia para ejercer el derecho a

13

la alimentación, reconstruir el tejido social y fomentar acciones de paz; en el
corregimiento de Tierradentro, municipio de Montelíbano, departamento de
Córdoba en Colombia, una de las zonas del país que históricamente ha generado
más desplazamientos y vulneración de los derechos humanos y del derecho
internacional humanitario. Las familias participantes fueron desplazadas de su
territorio en diferentes épocas y en el marco de la Ley de víctimas y restitución de
tierras (Ley 1448 de 2011) recuperaron sus predios y retornaron a su territorio en
el año 2013, enfrentándose a una realidad: “Empezar de Cero”; con algunos
factores agravantes, ya que sus tierras fueron sobreexplotadas, los suelos están
desgastados, no cuentan con activos productivos, las fuentes de agua se
encuentran deterioradas, la presencia institucional es casi inexistente e impera la
desconfianza y el individualismos entre las familias.

Con el desarrollo del proyecto las familias lograrán:

Rehabilitar sus medios de vida agropecuarios, fortaleciendo así la
disponibilidad y el acceso a alimentos para autoconsumo, a través de modelos
agroalimentarios diversificados acordes a las condiciones agroecológicas de la
zona, a las preferencias y costumbres locales; rescatando así la “memoria
histórica alimentaria y productiva” arrebatada a causa de la violencia.

Al finalizar el proyecto las familias habrán reactivado la producción de alimentos
en sus parcelas y unidades pecuarias, bajo los enfoques de sistemas productivos
agroecológicos y buenas prácticas agrícolas; de los cultivos establecidos, por lo
menos tres serán especies ancestrales con importancia cultural y nutricional a
nivel local; serán rescatados los conocimientos, prácticas y técnicas ancestrales
aplicados a la agricultura; incrementarán la producción de alimentos en un 50% en
relación con la línea de base y mejorarán sus ingresos derivados de actividades
agropecuarias. Las familias recibirán kit de insumos agropecuarios de acuerdo a
los modelos técnicos agroalimentarios concertados.

14

Fortalecer la cohesión social y la organización comunitaria, a través del
fomento del cooperativismo y la asociatividad en torno a la producción y
comercialización de alimentos. Para esto, los y las cabeza de hogar
fortalecerán sus capacidades en temas de cooperativismo y asociatividad; los
líderes comunitarios identificarán por lo menos dos emprendimientos colectivos
como alternativas de generación de ingresos a nivel local y las familias
participantes se organizarán para llevar a cabo los dos emprendimientos
priorizados, ya sea con producción primaria o agroindustrial, de acuerdo al
potencial productivo identificado, a las oportunidades del mercado y a las
concertaciones colectivas realizadas.

Incrementar la densidad institucional en los niveles departamental y municipal
en el área de incidencia del proyecto, en torno al abordaje integral y diferencial
de la seguridad alimentaria y nutricional. A partir del primer año de ejecución
del proyecto se conformará un comité interinstitucional de apoyo a la ejecución
del proyecto, integrado por las instituciones locales responsables de trabajar
por la SAN, el sector agropecuario y la atención a las víctimas del conflicto
armado interno y representantes de las familias participantes. Este comité será
el encargado de gestionar la sustentabilidad del proyecto y elaborará el
capítulo de SAN como anexo al Plan Único de Atención a la Población
Desplazada, con el apoyo y aprobación del Concejo municipal de Montelíbano.

Precio: El presupuesto estimado del proyecto es de 611.405 USD, con una
inversión aproximada de 3.000 USD por familia, incluyendo todos los costos de
operación para dos años de ejecución, con tres componentes a desarrollar:
Rehabilitación de medios de vida agropecuarios y seguridad alimentaria y
nutricional, cohesión social y organización comunitaria en torno a
emprendimientos productivos para la generación de ingresos y el incremento de la
densidad institucional para la SAN. El proyecto será financiado con recursos de
cooperación internacional, siendo la primera opción la Agencia Sueca de
Desarrollo Internacional (ASDI), interesada en apoyar los procesos de paz y la

15

protección de los derechos humanos de las víctimas de conflictos armados
internos. Teniendo en cuenta los presupuestos de proyectos dirigidos a población
vulnerable financiados por la ASDI y otros donantes internacionales en Colombia,
la propuesta de TFIA se encuentra en el rango de montos aceptados.

Desde el punto de vista de las familias participantes, que recibirán los beneficios
del proyecto, tendrán que aportar el terreno para la rehabilitación de los medios de
vida agropecuarios; insumos locales como madera, arena, sustratos y material
orgánico necesario en la preparación de los abonos orgánicos; deberán destinar
tiempo para el desarrollo de las actividades del proyecto y lo más importante,
aportar sus ideas, conocimientos, compromiso, ganas y buena voluntad para llevar
a cabo un proceso participativo y en equipo.

Plaza: La propuesta será difundida con las instituciones del Gobierno Colombiano
encargadas de la implementación de la Ley de víctimas y restitución de tierras,
especialmente la Unidad Nacional de Restitución de Tierras (UNRT) y la Unidad
para la Atención y Reparación a las Víctimas (UARIV). Otro sector clave son las
instituciones líderes en los temas de seguridad alimentaria y nutricional, como el
Departamento para la Prosperidad Social (DPS) y el Instituto Colombiano de
Bienestar Familiar (ICBF). Estos dos grupos de instituciones están en la
búsqueda permanente de modelos integrales que cualifiquen la reparación integral
y diferencial a las víctimas del conflicto, se configuran como los actores
institucionales que podrían apropiar la propuesta y replicarla en otros lugares del
país. Finalmente, cooperantes internacionales como la Unión Europea, la Agencia
Sueca de Desarrollo Internacional y la Cooperación Italiana, se constituyen por
sus mandatos en potenciales fuentes de financiación del proyecto y deben ser
considerados dentro de la estrategia de comunicación.

Promoción: El proyecto se dará a conocer a través de la página web, boletines
periódicos de avances y reuniones con los actores claves a nivel nacional,
departamental y local, incluyendo el donante del proyecto y potenciales

16

cooperantes; también será importante participar en eventos académicos como
seminarios, congresos y foros relacionados con los componentes del proyecto.
Los medios de promoción se caracterizarán por ser bidireccionales, acudiendo al
modelo EMEREC (Emetteur-Recepteur) de Jean Cloutier, destacado por Aparici
(2011) y en el cual se da por hecho que los nuevos medios permiten que cualquier
usuario sea a la vez emisor y receptor de mensajes, facilitando la interacción entre
el proyecto y los diferentes actores.
b. Acciones estratégicas del plan de comunicación “SANarte”
Diagnóstico de comunicación rural para el cambio social: Aunque el
TFIA cuenta con un diagnóstico rápido participativo que generó los insumos
necesarios para la formulación del proyecto, la información recopilada sobre
los aspectos comunicacionales resultad general e insuficiente. Por lo tanto,
el diagnóstico de comunicación para el cambio social se plantea como una
de las primeras y más importantes acciones, ya que brindará las bases para
perfeccionar el plan de comunicación del proyecto. De acuerdo a la FAO
(2008), consiste en un método de investigación de la comunicación que
utiliza técnicas de visualización en el campo, entrevistas y trabajo de grupo
para generar la información necesaria para el diseño de programas,
materiales, medios y métodos efectivos de comunicación y asegurar que
sean relevantes y que la población se apropie de ellos, para generar las
transformaciones sociales deseadas.
Uno de los productos más importantes del diagnóstico será la identificación de los
grupos poblacionales más vulnerables o grupos de interacción (FAO, 2008), las
particularidades de estos grupos (características socio-económicas y culturales,
percepciones, valores, conocimientos, actitudes y prácticas), los asuntos tratables
y que puedan resolverse con la aplicación de la comunicación. También ayudará a
identificar en la comunidad los sistemas tradicionales y modernos de
comunicación, para utilizarlos en la interacción con la población durante la
implementación del programa.

17

El diagnóstico de comunicación rural para el cambio social se adicionará como
uno de los componentes de la línea de base del proyecto, del cual se obtendrá la
información que guiará el ajuste del plan de comunicación, la implementación y
gestión de actividades efectivas de comunicación con las personas participantes.

Creación y concertación de la plataforma de identidad visual del
proyecto: El logo, es eslogan y la declaración de la misión, visión,
principios y valores del proyecto serán socializados, enriquecidos y
concertados con las familias participantes. Aunque se cuenta con un
avance que se muestra en el presente documento, cada uno de los
elementos se pondrán a discusión, en aras de reforzar la identidad del
proyecto desde los imaginarios y sentir de los y las protagonistas del
proceso.
A continuación la propuesta inicial de logo y eslogan el TFIA, a través de los
cuales se busca reflejar la identidad del proyecto, resaltando la importancia de la
seguridad alimentaria y nutricional para alcanzar la salud física, mental y
emocional de hombres y mujeres.



Construcción participativa de los mensajes principales para la
comunicación SANarte: De manera participativa y a través de la
metodología de educación experiencial se elaborarán los mensajes que las
mujeres, los hombres, los y las jóvenes, la población infantil y los adultos y

18

adultas mayores desean utilizar para reforzar la identidad del proyecto, en
especial los valores concertados y aspectos técnicos como las buenas
prácticas de las seguridad alimentaria y nutricional. Consiste en una fase
altamente creativa, en donde las características, las percepciones y
problemáticas de la población deben reflejarse en el tipo de mensajes.
Según la FAO (2008), en este punto, se atrae la atención sobre los
mensajes y los temas para tener el tema vivo y hacer que los grupos
interactivos hagan una pausa, miren, escuchen y discutan.

Talleres SANarte: En estos ejercicios se trabajará en la consolidación y
fortalecimiento de una respuesta desde la no violencia hacia la construcción
de paz; con metodologías participativas y contextualizadas que prioricen el
fortalecimiento individual y colectivo para enfrentar contextos adversos.
A través del fomento de una comunicación inclusiva y con enfoque de
derechos, se aportará a la construcción de un clima de convivencia pacífica
basado en la instauración de nuevas relaciones de confianza entre cada uno
de los y las participantes y las instituciones del Estado y entre ellos y ellas
mismos(as). Se incorporarán a la estrategia de comunicación elementos de la
pedagogía de la reconciliación utilizada por la Comisión Nacional de
Reparación y Reconciliación (CNRR) de Colombia, entre los que se encuentran
la generación de espacios de diálogo y la producción de mensaje que lleven a
sensibilizar, involucrar y contribuir a las transformaciones de las actitudes y
políticas de instituciones públicas y privadas, de comunidades y de personas
en la perspectiva de la reconciliación. En este sentido, una de las
características de los talleres SANarte será promover la participación tanto de
las 200 familias participantes, como de aquellas ubicadas en zonas aledañas.
Cantares del campo o décimas poéticas: En los cantares del campo
confluyen “oralidad y arte”, ofreciendo los dos elementos de mayor
preferencia a nivel local; al ser interpretadas por un decimero tiende a la
espontaneidad, a la sencillez, a la familiaridad y dota de riqueza y de vida a

19

la palabra hablada (Freja, 2010); características que los hacen llamativos y
un medio apropiado para transmitir mensajes de diversa índole. A
continuación un ejemplo de décima poética alusivo al medio ambiente y el
alimento:

“En los Montes de María
canta la naturaleza,
y en sus cantares expresa
todo un mundo de armonía.
Se escucha la melodía
del ave al amanecer,
y cantan sin desfallecer
las corrientes de agua viva
y el campesino cultiva
para darnos de comer”. (Rafael Pérez García)

De este género poético existen escasas fuentes bibliográficas, en Córdoba se han
escrito cuatro obras que representan esta rica tradición: “Décima y decimero del
Sinú” de Rafael Yancés (1993), “La décima en Colombia” de Rafael Yancés
(2002), “La chamaría, ave canora, trinar del amanecer” de Rafael Pérez (1995) y
“La décima en la ecología” de Luis Pertuz (2014) (Freja, 2010); por lo que se
espera al finalizar el proyecto, haber aportado dos obras más al legado cultural del
departamento. Las composiciones también serán musicalizadas y dramatizadas,
dándoles valor estético y haciéndolas más llamativas para los diversos públicos.

Diseño participativo de métodos y materiales de comunicación: De
acuerdo a los mensajes y temas de discusión, se diseñarán piezas
comunicacionales como boletines, afiches, cartillas, folletos, montaje de
títeres, entre otros; con la participación de mujeres, hombres, jóvenes,
niños, niñas, adultos y adultas mayores. El proyecto contará también con

20

una página web dirigida especialmente a las instituciones interesadas en la
iniciativa, la cual podrá ser consultada en http://sanarte.weebly.com.

Museo de la memoria histórica productiva y alimentaria: En Colombia
la recuperación de la memoria histórica de las víctimas es una de las
estrategias para alcanzar la reparación y reconciliación; como lo expresó el
nobel portugués José Saramago “Somos la memoria que tenemos y la
responsabilidad que asumimos, sin memoria no existimos y sin
responsabilidad quizá no merezcamos existir”.
El TFIA resalta la importancia de la memoria histórica productiva y alimentaria de
las familias como uno de los medios para coadyuvar a la reconstrucción del tejido
social y a generar un ambiente de reconciliación, en una sociedad contaminada
por la venganza y la imposición del olvido como impunidad. De esta manera el
proyecto expresa su compromiso social con la recuperación de las costumbres de
producción y de alimentación locales, aspectos fundamentales para el goce
efectivo del derecho a la alimentación.
El museo se propone como un espacio físico, sencillo, con características
definidas por la comunidad, ubicado en un lugar de fácil acceso para todas y
todos; en el que se puedan exhibir fotografías, semillas de especies criollas,
técnicas ancestrales de producción agropecuaria, recetas gastronómicas típicas y
todo aquello que cuente como se producían y se consumían los alimentos antes
del desplazamiento forzado. Con esta estrategia se busca recordar y valorar esa
historia que dejó de ser contada a las nuevas generaciones, reivindicando el rol de
los adultos mayores como sabios en el arte de la agricultura y brindando
responsabilidades a los y las más jóvenes en la protección de dicho legado.
Foros SANarte: Se realizarán al menos dos foros a nivel departamental y
uno nacional, al que serán convocadas instituciones relacionadas con las
seguridad alimentaria, la ley de víctimas y el trabajo con comunidades
vulnerables; incluyendo ONG, sociedad civil, líderes y lideresas
comunitarios(as), el sector académico, cooperantes internacionales y

21

representantes de las familias participantes del proyecto. Con estos
espacios se buscará visibilizar los aportes del proyecto, discutir
problemáticas comunes, integrar a las instituciones en la ejecución del
mismo, generar de manera participativa estrategias de sostenibilidad y
compartir lecciones aprendidas, a través de la libre expresión de ideas y
opiniones de los participantes.
VII. VALIDACIÓN

Todos los materiales y actividades de comunicación serán validados con las
familias participantes o público al cual estén dirigidos antes de realizar la
producción masiva. La FAO (2008) afirma que la validación usualmente ayuda a
verificar la validez y efectividad tanto de los materiales como de las actividades.
Los materiales deben ser corregidos una vez validados para eliminar todas las
posibles malas interpretaciones, prejuicios o ambigüedades, lo cual puede llevar
también a la revisión y ajuste del plan de comunicación, de ser el caso, para
guardar coherencia entre lo implementado y lo planificado.

La validación se llevará a cabo utilizando los dos tipos de validación sugeridos por
UNICEF (2003), la validación técnica y la validación con población. La validación
será realizada por el equipo técnico del proyecto y la oficial de comunicaciones de
la FAO, quienes se concentrarán en primer lugar en el contenido técnico de los
mensajes que se difundirán a través de las piezas o actividades comunicacionales;
posteriormente a través de la validación con población ya sea en entrevista
individual o en grupos focales, se comprobará si el contenido y la forma de los
materiales o actividades funcionan, para esto se requerirá hacer una prueba en un
grupo representativo, es decir, un grupo de personas que tengan características
comunes entre sí: edad, sexo, instrucción, procedencia, nivel socioeconómico,
estilos de vida y costumbres similares a las de la población a la cual se dirigen los
mensajes (UNICEF, 2008); con quienes se evaluarán aspectos de forma (colores,

22

sonidos, estética) y los componentes de eficacia (atracción, comprensión,
involucramiento, aceptación, inducción a la acción).

VIII. MONITOREO Y EVALUACIÓN

El monitoreo y evaluación es un componente importante del plan de comunicación.
Como lo señala Enz, A. et al. (2012), permite seguir de cerca la puesta en práctica
del plan y realizar los ajustes necesarios para alcanzar los resultados y metas
propuestas. El monitoreo del plan de comunicación del TFIA se realizará a través
de todo el proceso de planificación e implementación del plan, registrando la
información de manera sistemática y analizándola periódicamente para evaluar si
las estrategias definidas están siendo implementadas de acuerdo a lo planeado y
si están siendo efectivas. Este seguimiento se respaldará en indicadores medibles
y cuantificables, diseñados para medir el cumplimiento de cada uno de los
resultados esperados, ya sean cualitativos o cuantitativos.

Por otra parte, con la evaluación se medirá la efectividad total del plan una vez
finalice su implementación, permitiendo medir el impacto del plan de comunicación
en la comunidad y el grado de contribución de las actividades para alcanzar los
objetivos establecidos. La evaluación se realizará comparando los resultados del
diagnóstico participativo final de comunicación rural con los obtenidos en el
diagnóstico realizado al inicio del proceso.

En la evaluación se considerarán los tres aspectos destacados por Pérez (2012):
el logro de los objetivos, los aspectos que más contribuyeron al éxito o fracaso del
plan de comunicación y la identificación de los cambios necesarios para superar
las debilidades de la estrategia de comunicación.
Las actividades de monitoreo y evaluación del plan de comunicación estarán a
cargo de la oficina de comunicación de la FAO Colombia, quienes retroalimentarán
los resultados encontrados con el equipo técnico y guiarán los ajustes pertinentes
para el mejoramiento de la estrategia.

23

IX. CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES
ACCIONES Y ACTIVIDADES
MESES
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24
1.Realizar el diagnóstico participativo de comunicación rural para
el cambio social
1.1.Recolección y revisión de información secundaria
1.2.Recolección en campo de la información primaria del
diagnóstico
1.3.Elaboración de informe del diagnóstico y presentación de las
conclusiones de diagnóstico
2.Ajustar la propuesta de plan de comunicación SANarte con base
en las conclusiones del diagnóstico
2.1.Revisión de las acciones estratégicas del plan a luz de los
resultados del diagnóstico
2.2.Identificación de indicadores
2.3.Presentación de la estrategia de comunicación a las familias
participantes y actores claves
3.Diseñar la plataforma de identidad visual del proyecto
3.1.Revisión y modificación del logo y eslogan propuestos para el
proyecto
3.2.Validación del logo y eslogan con las comunidad e
instituciones participantes
4.Construir de manera participativa los mensajes principales para
la comunicación SANarte
4.1.Planificación de talleres de educación experiencial
diferenciales para la construcción de mensajes (mujeres,
hombres, jóvenes, niños, niñas, adultos y adultas mayores,
población situación de discapacidad)
4.2.Desarrollo de los talleres de educación experiencial
4.3.Presentación los resultados "mensajes" propuestos

24

4.4.Validación de los mensajes
5.Realizar Talleres SANarte
5.1.Capacitación al equipo técnico del proyecto para una
comunicación inclusiva y con enfoque de derechos
5.2.Planificación y validación de la metodología propuesta para
los talleres SANarte
5.3.Desarrollo de talleres SANarte
5.4.Presentación de los resultados de los talleres SANarte con
comunidad e instituciones
6.Composión de cantares del campo
6.1.Definición participativa de la metodología y temas centrales
sobre los cuales se harán las composiciones
6.2.Validación de las composiciones producidas por la comunidad
6.3.Musicalización y uso de las composiciones en piezas
comunicacionales
7.Diseñar de manera participativa los métodos y materiales de
comunicación (boletines, afiches, cartillas, folletos, montaje de
títeres, página web, museo SAN arte)

7.1.Capacitación al equipo técnico del proyecto en el uso de
técnicas y materiales de comunicación
7.2.Desarrollo de piezas comunicacionales y materiales educativo
comunicacionales
7.3.Validación de métodos y materiales de comunicación
7.4.Revisión y modificación de métodos y materiales de
comunicación
7.5.Producción final de métodos y materiales de comunicación
8.Realizar Foros SANarte
8.1.Planificación y alistamiento de 3 foros Sanarte
8.2.Desarrollo de los foros
8.3.Presentación de resultados de los foros
9.Monitoreo y evaluación

26

X. CONCLUSIONES Y REFLEXIONES

En un contexto como el colombiano, en donde aproximadamente 5 millones de
personas han sido desplazadas a causa del conflicto armado interno y miles más
han sido víctimas de hechos como el secuestro, la extorsión, amenazas,
persecución y asesinatos; el estudio de la comunicación para el cambio social y el
uso de sus recursos, brindan herramientas de gran utilidad para la adecuada
interacción con y entre personas vulnerables en las que impera la desconfianza, la
intolerancia y el individualismo; limitaciones que deben ser superadas para
alcanzar una seguridad alimentaria y nutricional y un buen vivir sustentables.

Modelos horizontales de comunicación, en donde la comunicación va más allá de
informar o difundir información, resultan apropiados en estrategias de
comunicación para el cambio social. En el modelo EMEREC de Jean Clourtier el
receptor deja de ser un espectador o un reproductor para convertirse en un
productor, un emisor de mensajes (Aparici, 2012); intercambiándose
dinámicamente estos roles. De esta manera se promueve que cada persona
pueda desarrollarse como comunicador y agente de cambio social.

En el diseño de un plan de comunicación es esencial conocer al público, sus
preferencias, nivel educativo, acceso a tecnologías de la información,
expectativas, oportunidades locales, ideas, percepciones y otras variables de la
comunicación que sean relevantes. El diagnóstico participativo de comunicación
rural ayuda a recolectar información útil para mejorar la coherencia entre el plan
de comunicación y la realidad del grupo de familias participantes, aspecto
señalado por FAO (2008).



27

XI. REFERENCIAS

Aparici, R. (2011). Principios pedagógicos y comunicacionales de la
educación. Organización de los Estados Americanos. pp. 1-11. Recuperado de
http://airecomun.com/sites/all/files/materiales/Educacion20_RobertoAparici.pdf el
16 de agosto de 2014.

Enz, A., Franco, V. & Spagnuolo, V. (2012). Manual de comunicación para
organizaciones sociales, hacia una gestión estratégica y participativa. Comunia
asociación civil. República de Argentina. pp. 53-122.

FAO (2008). Manual diagnóstico participativo de comunicación rural. Segunda
Edición. Roma, Italia. pp. 1-20.

Fondo de justicia transicional, programas promoción de la convivencia y
fortalecimiento a la justicia (2012). Inclusión y fortalecimiento del tejido social en
contextos de transición: CNRR y ACR. pp. 28-58.

Freja, A. (2010). La décima espinela en el canto popular de la Sabana de
Bolívar. Universidad Nacional de Colombia. Recuperado de
http://www.bdigital.unal.edu.co/23482/1/20404-68821-1-PB.pdf el 13 de agosto de
2014.

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo –PNUD. (2006). Buenas
prácticas para superar el conflicto. Proceso de Formación de Terapeutas y
Multiplicadores en Acciones Psicosociales en un contexto de Violencia
Sociopolítica. Recuperado de
http://www.saliendodelcallejon.pnud.org.co/buenas_practicas.shtml?x=6945 el 10
de agosto de 2014.


28

Pérez, R. (2012). Manual de comunicación para comunicadores/as
cristianos/as que luchan por la justicia. Organización Paz y Esperanza. pp. 7-45.

UNICEF (2003). Guía metodológica y video de validación de materiales.
Perú. pp. 2-19.