ECONOMÍA POLÍTICA DE LA EDUCACIÓN

Con el auge mundial de la ideología neoliberal que se observa desde inicios de los
ochenta, y por el sesgo del discurso dominante en México, predomina la convicción de que la
"modernidad social" representa la conformación de una sociedad cuyos rasgos corresponden
a lo presupuesto por dicha ideología. Es decir, la conformación de un nuevo orden,
caracterizado por el abandono del estatismo intervencionista y el paso a una forma de
organización social cuya cohesión y reproductividad estaría asegurada por el automatismo de
los mercados en su libre juego de oferta y demanda.
Es probable que estemos ingresando en el núcleo duro de la transición hegemónica,
tanto a escala global como en la región latinoamericana. Los sucesos de Venezuela y
Ucrania, sumados a los de Siria y Sudán, a los que cada mes se sumarán otros, parecen
indicar que la transición hacia un mundo post estadunidense se acelera dejando una estela de
crisis económicas, sociales y humanitarias. Una transición hegemónica no puede producirse
sin crisis y guerras, nos agrade o no esa perspectiva.
En México viene avanzando muy rápidamente la estrategia neoliberal norte americana
a través de una serie de medidas articuladas en el Pacto por México como el acuerdo entre la
clase política (gobierno y partidos políticos), los empresarios oligarcas, y el clero; como
instrumentos de los organismos financieros internacionales, que imponen el qué hacer en lo
político, económico, social y ecológico.
En esta lógica se inscriben las reformas estructurales que se llevan a cabo en nuestro
país; Reforma a la seguridad social, Reforma laboral, Reforma fiscal, Reforma judicial,
Reforma educativa, Reforma energética que en su conjunto representan por un lado la
cancelación de los derechos laborales, sociales e individuales y por otro la entrega de
nuestras riquezas naturales perdiendo con ello nuestra soberanía e independencia económica
y política.
El gobierno de actual de nuestro país se presenta como un gobierno con un rotundo
fracaso, a casi dos años de su llegada al poder. Entre los 32 países miembros de la OCDE,
México es el de mayor número de habitantes que no cuentan con el dinero suficiente
para comprar alimentos; el ingreso de 10% de la población más rica es 29 veces mayor
que el de 10% de la población más pobre; en México, uno de cada cinco vive en extrema
pobreza; el gasto social es equivalente a 7.4% del producto interno bruto (PIB), el más
bajo de la OCDE, el promedio para todos los países que pertenecen a ese organismo es
21.9% del PIB.
La población Económicamente Activa (PEA) en México es de 52 millones 675 mil;
ocupados somos 50.24 millones, de ellos empleados formales suman apenas 14.4 millones,
sólo 16. 77 millones están asegurados (Datos del INEGI e IMSS); el desempleo a enero de
2014 era de 5.05%, la subcontratación se encuentra en un 8.55% y el sector informal en
27.95%; más de tres millones laboran sin pago y más de 11 millones se les considera
autoempleados. La inflación en febrero ha sido del 4.23%. Como se puede observar los
indicadores laborales no son en absoluto favorables.
El fracaso del gobierno prísta está a la vista con el pobre crecimiento económico de
México que en 2013 fue apenas del 1.1%. El sector primario (agricultura, ganadería, pesca,
etc.) creció apenas un 0.3%; y el sector secundario (industria y construcción) disminuyó 0.7
por ciento a tasa anual (Grupo Milenio). Las actividades terciarias (los servicios) aumentaron
1.9 por ciento.
La revista Forbes destaca que México es el país más corrupto de América Latina,
práctica que se rodea del abuso de poder, tratos secretos, el soborno, la presencia de
poderes fácticos, la falta de autonomía en los poderes de la unión y subordinación a intereses
oligárquicos. En México, los partidos políticos, sus representantes y la policía son percibidos
como los más corruptos. Los diez más corruptos son parte de la clase política: Elba Esther
Gordillo, Carlos Romero Deschamps, Raúl Salinas de Gortari, Genaro García Luna, Andrés
Granier Melo (ex gobernador de Tabasco), Tomás Yarrington (ex embajador de Tamaulipas),
Humberto Moreira (ex embajador de Coahuila), Fidel Herrera (ex embajador de Veracruz),
Arturo Montiel (ex embajador del Estado de México) y Alejandra Sota (ex Coordinador de
Comunicación de la Presidencia de la República).
El fracaso del gobierno se busca ocultar con una política autoritaria, que sometiendo a
los poderes legislativo y judicial desde el ejecutivo ha consumado las antilaborales e
impopulares reformas estructurales; el otro mecanismo es la campaña mediática, con una
imagen y un discurso de hombre fuerte, moderno, con iniciativa, dispuesto “al cambio”. Para
compensar su fracaso y para contener el creciente descontento social se acude a la política
de cooptación de sus opositores, haciendo uso de zanahorias para el pueblo y de una política
de pánico social.
No conforme con todo lo anterior, se busca el desarrollo social, moral, educativo, de
servicios básicos, y económico mediante diversas acciones paternalistas que en la palabra y
discurso sanan temporalmente las necesidades básicas de la población más marginada,
derrochando cuantiosas cantidades en programas de entrega de despensas, ropa, cobijas,
entre otros artículos y no legislando a favor del desarrollo económico de la población mediante
la creación de fuentes de empleo, lo cual ya está repercutiendo en la sociedad; profesionistas
desempleados, jóvenes y familias acostumbrados a la “benevolencia y caridad del gobierno”,
una generación de ni-nis con bajas expectativas. Todas estas consecuencias también son
seguramente fallas de las políticas sociales y herramientas para el sometimiento de masas.

Para perpetuar la hegemonía de los 35 oligarcas mexicanos y poner a salvo el proceso
de integración del bloque regional de Norteamérica, se impone en el país la reforma educativa
analfabetizante, basada en la teoría de la cibernética y de la teoría de sistemas de Edgar
Morín; fundamentada en la filosofía y pedagogía pragmática de John Dewey y en la
pedagogía tecnocrática. Se busca la formación de ciudadanos desconocedores de la palabra,
sus significados y usos; carentes de la teoría y por tanto de múltiples elementos de la cultura
universal; alejados del procedimiento científico y de los procesos investigativos, formados solo
para ofertar mano de obra barata, obreros que no levanten la voz ante la injusticia laboral.
Esta ofensiva contra la escuela pública y contra toda una generación de docentes
atiende a la guerra ideológica y cultural del imperialismo contra los pueblos, como procesos
de aculturación y nueva dominación. Ni el gobierno federal y menos los diputados pueden
decirnos a qué MODELO EDUCATIVO corresponde la reforma porque no tienen proyecto
propio. Tomando como base modelos educativos de otros países donde la transición entre la
sociedad latinoamericana y el visión empresarial neoliberal ha causado grandes conflictos y
enfrentamientos sociales en países como Chile, Argentina, Brasil, Venezuela y otros países
latinoamericanos donde el acceso a bienes y servicios que por derecho corresponde a la
humanidad, han quedado restringidos solo a unos cuantos de las clases más elevadas, por
ejemplo, la educación.
Si bien, la educación es un instrumento para el desarrollo económico y la construcción
social de un país, también representa un sector muy lucrativo para la clase política y los
empresarios trasnacionales, como ejemplo se encuentra Chile, donde solo el que pueda pagar
una carrera universitaria puede continuar estudiando o también puede endeudarse de por vida
con todas aquellas instituciones privadas que ofrecen “becas”, las cuales deberán ser
remuneradas cuando el profesionista se integre a la vida laboral (si es que hay condiciones
para laborar).
Los valores educativos también han sido modificados con las distintas reformas
educativas realizadas en América Latina, en El Salvador con la "Reforma Educativa en
Marcha", que inició 1994 con la asistencia técnica de la Universidad de Harvard y financiada
por el Banco Interamericano de Desarrollo, se enfatizó la incorporación de la competitividad y
el utilitarismo como valores educativo sobre el desarrollo humano. En los hechos la educación
ha incorporado los principios de la empresa privada a la educación estatal (bono de calidad,
salario de acuerdo a "rendimiento", contratos con límites de tiempo para los docentes, etc..).
En el caso de Argentina, junto con los valores tradicionales de la escuela, se muestran nuevas
tendencias en los sectores marginales donde la demanda es asistencial más que pedagógica,
en los sectores medios la presión es para lograr una cualificación para insertarse
adecuadamente en el mercado laboral y mantener la condición social. Esta visión de
autodomesticación en el imaginario social de los jóvenes y de sus padres de familia es una
minimización de la aspiración educativa y humana.
Las diversas políticas educativas desorganizadas y sin un proyecto nacional apropiado
han sido todo lo contrario al planteamiento del desarrollo y crecimiento nacional tomando la
educación como factor. Las multiculturalidad de nuestro país, no se ha aprovechado para
detonar el desarrollo nacional. México, como uno de los países más grandes de Latinoamérica
y con una gran riqueza en todos los aspectos, no ha podido consolidarse como nación, ese es
el reto del docente; transformar los paradigmas educativos, educar para liberar
ideológicamente, construir un ciudadano apto para el trabajo al nivel que sea y sobre todo,
con la humanización que permita construir una mejor sociedad.