REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA - 2011

Sistema de Revisiones en Investigación
Veterinaria de San Marcos
Autor:
Jorge Guevara
Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Facultad de Medicina Veterinaria
PROBIÓTICOS EN
NUTRICIÓN ANIMAL


Autoi: }oige Einesto uuevaia vásquez Página 1





TABLA DE CONTENIDO
1. PRESENTACIÓN ...................................................................................................... 2
2. INTRODUCCIÓN ..................................................................................................... 2
3. PROPIEDADES DE LOS PROBIÓTICOS EN LOS ANIMALES .......................... 3
4. CONCLUSIONES ..................................................................................................... 9
5. LITERATURA CITADA ........................................................................................... 9




Autoi: }oige Einesto uuevaia vásquez Página 2













1. PRESENTACIÓN
Los probióticos han sido definidos
como microorganismos vivos que ejercen un
efecto benéfico para el tracto intestinal del
hospedero, manteniendo y reforzando los
mecanismos de defensa ante patógenos sin
perturbar las funciones fisiológicas y
bioquímicas normales. Este documento
presenta una revisión de algunas
investigaciones realizadas en diferentes
especies y plantea sus propiedades, efectos
de su uso en la salud, su mecanismo de
acción y evaluación del uso de cepas
probioticas aisladas de microbiotas
intestinales.

2. INTRODUCCIÓN
El término "probiótico" data de 1965,
cuando se usó para referirse a cualquier
sustancia u organismo que contribuyera al
balance microbiano intestinal,
principalmente de los animales de granjas,
luego lo consideraron un suplemento
alimenticio microbiano vivo, más que una
sustancia, de modo que se hiciera más
relevante para los humanos. Los alimentos
que contienen un probiótico son
considerados alimentos funcionales (Gibson
y Roberfroid, 1995).
Un alimento puede ser considerado
funcional si logra demostrar
satisfactoriamente que posee un efecto
benéfico sobre una o varias funciones
específicas en el organismo, mejora el estado
de salud y de bienestar o bien reduce el
riesgo de una enfermedad, más allá de los
efectos nutricionales habituales (Diplock et
al. 1998).
El interés en las terapias preventivas y
suplementos nutricionales ha aumentado en
los últimos años. Los probióticos que son
organismos vivos, al ser ingeridos afectan
benéficamente al huésped mejorando su
balance intestinal. Los organismos más
estudiados son las bacterias ácido-lácticas,
sobre todo Lactobacillus spp y
Bifidobacterium spp., consideradas seguras
para uso. Los efectos benéficos en la salud
PROBIÓTICOS EN NUTRICIÓN ANIMAL

Ms. Sc. Jorge Ernesto Guevara Vásquez (guevaravet@hotmail.com)



Autoi: }oige Einesto uuevaia vásquez Página S

incluyen tratamiento y prevención de la
diarrea por rotavirus y reducción de la
diarrea asociada con el uso de antibióticos.
Los probióticos también contribuyen
en la prevención de infecciones urinarias,
alergia a los alimentos y reacciones atópicas
en niños y pueden mejorar la intolerancia a
la lactosa. Se han informado resultados
prometedores en personas con enfermedad
inflamatoria del intestino, enterocolitis
necrotizante y colon irritado. Por otro lado,
se encuentra en investigación el uso de
bacterias ácido-lácticas como antígenos para
el desarrollo de vacunas que induzcan una
respuesta humoral protectora.
A pesar que los probióticos
representan un avance terapéutico
importante, es necesario continuar
investigando con el fin de, definir sus
mecanismos de acción y determinar por qué
sus diferentes respuestas en algunos eventos
clínicos.
En décadas pasadas el método más
común para prevenir enfermedades y
aumentar la eficiencia alimentaria, fue el uso
de antibióticos como aditivo alimentario,
pero se ha comprobado que este uso tiene
influencia negativa en la eubiosis del sistema
gastrointestinal, crea resistencia bacteriana a
estos fármacos y causa presencia residual en
las carnes, huevos, leche y otros productos
de origen animal, es por ello que la aparición
de los probióticos es visto como una
solución alternativa promisoria.
.

3. PROPIEDADES DE LOS
PROBIÓTICOS EN LOS ANIMALES
En la última mitad del siglo XX, se
desarrollaron nuevos conceptos para
promover la salud animal y asegurar el
rendimiento en el crecimiento, eficiencia en
la alimentación, y calidad del producto
(Zimmermann et al., 2001). Los antibióticos
fueron primero añadidos a los alimentos para
proteger a los animales contra infecciones,
pero los antibióticos también promueven el
crecimiento, esta doble función produjo el
uso amplio como un aditivo en la
alimentación. Sin embargo, debido a
preocupaciones de seguridad acerca de la
transmisión de la resistencia a los
antibióticos, el uso de los antibióticos en
alimentación animal ha ido gradualmente
declinando desde 1990 y han sido prohibidos
completamente desde enero del 2006. Esta
situación llevó a la proposición de
alternativas, tales como los microorganismos
probióticos (Brambilla y De Filippis, 2005).


Autoi: }oige Einesto uuevaia vásquez Página 4

Los probióticos son microorganismos
viables que aumentan la ganancia de peso y
los rangos de conversión alimenticia
(propiedades zootécnicas) y disminuyen la
incidencia de diarrea (Simon et al., 2001).
Algunos estudios han señalado que los
probióticos incrementan el crecimiento en
situaciones de estrés, como las encontradas
en granjas reales a diferencia de los que
ocurre en ensayos más controlados como los
realizados en las universidades. Esto asume
que los efectos en la salud y los efectos
zootécnicos están estrechamente
relacionados. La suplementación probiótica
ha sido recomendada para el tratamiento o
prevención de varias condiciones de estrés y
enfermedades de un sinnúmero de especies
(Zimmermann et al., 2001)

3.1. Probióticos en la salud
gastrointestinal
Los probióticos pueden influir
positivamente en la biodisponibilidad de
nutrientes al facilitar un rompimiento de
proteínas de la leche entera, liberando calcio
y magnesio en grandes cantidades, a
diferencia de cuando no se utilizan
probióticos. Los probióticos parecen estar
involucrados también en la síntesis de
vitaminas del complejo B, fosfatos y
además, algunas cepas, pueden ejercer un
efecto estabilizador en la flora intestinal
incrementando una resistencia a las
infecciones, así como una prevención y
tratamiento de diversas formas de diarreas.
Las cepas de lactobacilos como
Lactobacillus GG, producen substancias
antimicrobianas que son activas contra
diversas bacterias presentes en la microflora
normal del intestino, como E. coli,
Streptococcus, Clostridium difficile,
Bacteroides fragilis y Salmonella (Gorbach,
1996).

3.2. Mecanismo de acción de los
probióticos
El efecto benéfico de los probióticos se
atribuye en general a mecanismos diferentes
que a su vez pueden deberse a varias causas;
a saber: a) A la exclusión competitiva de
bacterias nocivas, ya sea por: (i)
competencia por nutrientes, (ii) competencia
por sitios de fijación en el intestino,o (iii)
aumento de la respuesta immunológica del
hospedero y b) Por aportes benéficos al
proceso digestivo del hospedero, a través de:
(i) aporte de macro y micronutrientes para el
hospedero o (ii) aporte de enzimas digestivas
(Hassan y Frank, 2001).


Autoi: }oige Einesto uuevaia vásquez Página S

3.3. Influencia de probióticos en
la digestión
A principios de siglo XIX se empezó a
observar la influencia de determinados
microorganismos sobre la digestión humana
y animal, se atribuía la larga vida de los
habitantes de los Balcanes a las bacterias del
yogurt que consumían. Suponía que el
consumo de las bacterias del yogurt alteraba
el equilibrio de la microbiota intestinal y
suprimía las bacterias de la putrefacción,
paralelamente había observado que los
campesinos búlgaros, grandes consumidores
de leche fermentada, eran muy sanos y
longevos (O”Sullivan et al., 1993).

3.4. Bacterias productoras de
ácido láctico (BAL)
Las BAL son un grupo grande de
bacterias con la característica común de
producir ácido láctico como el principal
producto final del metabolismo; se
encuentran en la leche y en otros ambientes
naturales. Las bacterias lácticas son gram
positivas, ácido tolerantes, soportan rangos
de pH entre 4.8 y 9.6, lo que les permite
sobrevivir naturalmente en medios donde
otras bacterias no sobrevivirían. Las
bacterias lácticas tienen formas de cocos o
de bastoncitos y son catalasa negativa.
Las BAL sintetizan su ATP en la
fermentación láctica de los glúcidos, el ácido
láctico es en algunos casos el único producto
final (homofermentación) y en otras
ocasiones se produce además etanol, acetato
y CO
2
(heterofermentación). Las bacterias
lácticas son generalmente aerotolerantes,
aunque algunas especie, como las que se
encuentran en el intestino de los animales,
son anaerobias estrictas. Incluso en presencia
de O
2
no son capaces de llevar a cabo las
fosforilaciones oxidativas, lo que está muy
relacionado con su incapacidad para
sintetizar citocromo y enzimas con grupo
hemo (Bourgeois y Larpent, 1995).
Las BAL requieren aminoácidos
específicos, vitamina B y otros factores de
crecimiento y son incapaces de utilizar
hidratos de carbono complejos (Hassan y
Frank, 2001). Se demostró que las BAL
reducían el crecimiento de gérmenes
indeseables en el tracto intestinal. Esta
reducción sería consecuencia tanto de la
producción de compuestos antibacterianos,
como la acidez intestinal originada o del
antagonismo competitivo.



Autoi: }oige Einesto uuevaia vásquez Página 6

3.5. Producción de compuestos
antibacterianos
Diversos autores han comprobado la
reducción del número de gérmenes
patógenos por las BAL mediante la
producción de compuestos antibacterianos
los cuales han sido denominados de muy
diversas formas: Lactobacillin, Lactolin,
Lactobrevin, Acidolin y Acidophilin. Las
BAL pueden también producir sustancias
que neutralizan los efectos adversos de un
microorganismo al modificar su
metabolismo, sin necesidad de destruirlo,
pero si disminuyendo su población. Por
ejemplo cambios en la actividad enzimática
no asociados con cambios en la composición
de la flora intestinal.

3.6. Productos finales de la
fermentación y la acidez intestinal
Las BAL poseen gran capacidad
fermentativa, produciendo cantidades
significativas de ácidos orgánicos (ácido
acético, fórmico y láctico) a partir de
carbohidratos simples, lo cual determina una
acidez intestinal que limita el crecimiento
especialmente de los gérmenes patógenos
gram negativos (Ten Brink et al. 1987).
Fuller en 1989, demostró que puede
detenerse el crecimiento de E. coli ajustando
el pH de un medio de cultivo a 4.5 mediante
la adición de acido láctico o clorhídrico.
Años más tarde este mismo autor
administrando yogurt (leche fermentada por
L. bulgaricus y S. termophilus) a lechones
destetados observó como descendía el
recuento de E. coli en el estómago y
duodeno afirmando que el efecto por el
yogurt podría ser reproducido por leche
acidificada por ácido láctico a un pH de 4.2.

3.7. Antagonismo competitivo
La importancia de la microflora
indígena en el intestino como factor de
resistencia natural frente a los
microorganismos potencialmente patógenos,
fue reconocida a finales del siglo XIX por
Metchnikoff. Esta microflora indígena es
muy estable. La penetración y colonización
de microorganismos no indígenas o del
medio y/o de otras especies animales es
impedida por las BAL, las cuales compiten
con otras bacterias en la colonización de
zonas intestinales y en la utilización de
sustancias nutritivas (Bibel, 1988). La
competencia directa de los gérmenes
bacterianos por los lugares de adherencia en
la superficie epitelial del intestino, es un
factor importante en la reducción de los


Autoi: }oige Einesto uuevaia vásquez Página 7

microorganismos al inducir la exclusión de
gérmenes patógenos (Scheleifer, 1985;
Schneitz et al., 1993).

3.8. Principales bacterias con
uso probiótico
3.8.1. Bacillus
Las especies de Bacillus son los
principales componentes de la microflora
termoresistentes de la leche pasteurizada.
Los bacilos producen enzimas hidrofílicas
extracelulares que descomponen
polisacáridos, ácidos nucleicos y lípidos,
permitiendo que el organismo emplee estos
productos como fuentes de carbono y
donadores de electrones. Los bacilos
producen antibióticos y son ejemplos de
estos la bacitracina, polimixina, tirocidina,
gramicidina y circulina.
El Bacillus subtilis es uno de los
microorganismos más usados como
probiótico. En 1941 el ejército alemán en
África del Norte descubrió que los árabes se
automedicaban la disentería ingiriendo
excremento fresco de camello y verificaron
que la ingestión de B. subtilis era la causa de
esta mejoría aplicando luego este tratamiento
(sin el excremento) con éxito a sus propias
tropas.
El Bacillus subtilis, realiza una
fermentación 2,3 butanediol, cuyos
productos principales son butanediol, etanol,
CO
2
, y H
2
0. Estos microorganismos también
producen glicerol como un producto de la
fermentación. Las características principales
de Bacillus subtilis son: Gram positivas,
mesófilas, producen esporas ovales o
cilíndricas, fermentativas, usualmente
hidrolizan caseina y almidón, los
esporangios no son hinchados, la pared de la
espora es delgada y catalasa positiva
(Bioland).
B. subtilis se encuentra en todo el
ambiente sobre todo en el suelo (Konigs et
al., 2000). No muestra toxicidad hacia
vertebrados, muestra una marcada acción
bactericida y fungicida por lo que se ha
aprobado su uso como biopesticida en
plantas. B. subtilis es un ingrediente común
en las mezclas de probióticos recomendadas
para el uso en animales acuáticos.
Tiene la habilidad para formar una
resistente endospora protectora, lo cual le
permite al organismo soportar condiciones
ambientales extremas. A diferencia de varias
especies bien conocidas, el B. subtilis ha
sido clasificada históricamente como un
aerobio obligado, aunque recientes
investigaciones han demostrado que esto no


Autoi: }oige Einesto uuevaia vásquez Página 8

es estrictamente correcto. B. subtilis, libera
compuestos con propiedades antifúngicas
como la subtilina y otros antibióticos de la
familia de las Iturinas. Estas últimas son
polipéptidos que actúan sobre la pared
celular de los hongos (Farnworth, 2001).

3.8.2. Lactobacillus
Bacterias del género Lactobacillus son
organismos benéficos de interés particular
por su larga historia de uso (Holzapfel,
2002). Los Lactobacillus fueron entre los
primeros organismos usados por el hombre
para la producción de alimentos (Konigs et
al., 2000) y para la preservación de estos al
inhibir la invasión por otros
microorganismos que causan la
descomposición de la comida (Adams,
1999).
Las industrias lácteas y de auto
cuidado de la salud están activamente
promocionando el uso de Lactobacillus en la
comida, y estos son usados cada vez más en
la alimentación animal por su potencial de
reemplazar los promotores antibióticos de
crecimiento (Farnworth, 2001).
El L. acidophilus es una bacteria
intestinal típica, que se encuentra en las
heces fecales del hombre (casi siempre de
los niños y muy escasamente en los adultos)
y también de algunos mamíferos. A partir de
las heces de niños se puede aislar mediante
el método de enriquecimiento (Barbosa y
Vega, 2000).
En Lactobacillus acidophilus, la
denominación "acidófilo" conduce a errores,
pues esta bacteria no tolera más el ácido que
otros lactobacilos. Los bacilos miden unas 2
– 6 de largo, y a veces están algo
redondeados en los extremos. Se encuentran
aislados o en cadenas cortas. La temperatura
óptima para su desarrollo es de unos 37 ºC,
la máxima de unos 43 a 48 ºC. Por debajo de
los 20 ºC no se registra crecimiento alguno.
Los Lactobacillus acidophilus son
usados también para producir lácteos
fermentados. Estos organismos generalmente
resisten la acidez gástrica y sales biliares. Su
tasa de supervivencia en el tracto
gastrointestinal se estima entre un 2 y 5% y
logran concentraciones suficientes en el
colon (106-108 ufc/ml). Dependiendo de la
cepa varía su capacidad de adhesión
intestinal, los efectos favorables sobre la
digestibilidad de lactosa y su habilidad para
prevenir diarrea.




Autoi: }oige Einesto uuevaia vásquez Página 9

4. CONCLUSIONES
• Los probióticos tienen la capacidad de
modificar la composición de la
microflora intestinal de una
potencialmente dañina a otra beneficiosa
para el hospedero; los estudios sobre el
mejor conocimiento de estos
microorganismos ha permitido establecer
las diferentes acciones a través de los
cuales ejercen sus efectos beneficiosos.
• La utilización de probióticos se ha
intensificado en los últimos diez años,
siendo una de las causas la extensión de
su uso en humanos a su uso en
monogástricos y mascotas.
• Entre los microorganismos utilizados
como probióticos, los Bacillus y
Lactobacillus ocupan el lugar más
destacado, los primeros producen
enzimas hidrófilas y los segundos
producen ácido láctico


5. LITERATURA CITADA

1. Adams M. 1999. Safety of industrial
lactic acid bacteria. J Biotechnol 68:
171– 178.
2. Barbosa G, Vega H. 2000.
Deshidratación de alimentos.
Editorial Acribia. Zaragoza.
3. Bibel D. 1988. Bacillus of long life.
American Society for Microbiology
News, 54:661 – 665.
4. Bourgeois C, Larpent J. 1995.
Microbiología alimentaria. Editorial
Acribia. S.A. Volumen II. Zaragoza
– España.
5. Brambilla G, De Filippis S. 2005.
Trends in animal feed composition
and the possible consequences on
residue tests. Analytica Chimica Acta
529: 7–13.
6. Diplock A, Aggett P, Ashwell M,
Bornet F, Fern E, Roberfroid M.
1998. Scientific concepts of
functional foods in Europe,
consensus document. Bruxelles :
ILSI Europe, p. 17.
7. Farnworth E. 2001. Probiotics and
prebiotics. En Handbook of
Nutraceutical and functional foods
[RE Wildman] Ed. CRC Press. Cap.
25: 407 – 422.
8. Fuller R. 1989. A review: Probiotics
in man and animals. J. Appl.
Bacteriol. 66, 365-378.


Autoi: }oige Einesto uuevaia vásquez Página 1u

9. Gibson G, Roberfroid M. 1995.
Dietary modulation of the human
colonic microbiota: introducing the
concept of prebiotics. J. Nutr. 125,
1401-1412.
10. Gorbach S. 1996. The discovery of
Lactobacillus GG. Nutrition Today;
31 (suppl 1):2S-4S.
11. Hassan A, Frank J. 2001. Srarter
cultures and their use. En H.E. Marth
y L. Steele; Applied dairy
microbilogy. Second edition. Revised
and expansed. Ed. Marcel Dekker,
INC, New York, EEUU.
12. Konigs W, Kok J, Kuipers O,
Poolman B. 2000. Lactic acid
bacteria: the bug of the new
millennium. Curr Opin Microbiol3:
276–282.
13. O”Sullivan M, Thornton G, Sulliva
G, Collins J. 1993. Probiotic
bacteria: myth or reality? Trends
Food Sci, Technol. 21: 309 – 313.
14. Schleifer J. 1985. Areview of the
efficacy and mechanism of
competitive exclusión for the control
of Salmonella in poultry. Word
Poultry Science Journal, 41: 72 – 83.
15. Schneitz C, Nuotio L, Lounatma K.
1993. Adhesion of Lactobacillus
acidophilus to avian intestinal
epitelial cells mediated by the
crystalline bacterialcell surface layer
(S – layer). Journal of applied
Bacteriology, 74: 290 – 294.
16. Simon O, Jadamus A, Vahjen W.
2001. Probiotic feed additives–
effectiveness and expected modes of
action. J Anim Feed Sci 10: 51– 67.
17. Ten Brink B, Minekus M, Bol J,
Veld J. 1987. Production of
antibacterial compounds by
Lactobacilli. Nicrobiology Reviews,
46: 64.
18. Zimmermann B, Bauer E,
Mosenthin R. 2001. Pro and
prebiotics in pig nutrition potential
modulators of gut health? J Anim
Feed Sci 10: 47–56.