Taller de Historia

de la Alimentacion
y de los Alimentos


(Para el alumnado)

TALLER DE HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS ALIMENTOS

1

TU AULA ES LA LÍNEA DEL TIEMPO DE LA HISTORIA

Vamos a hacer un recorrido histórico para
conocer cómo se han alimentado los seres
humanos desde la Prehistoria hasta la actuali-
dad.

¿Puedes imaginar cuánto espacio, en me-
tros, ocuparían la Prehistoria o la Edad Media?

Tu aula, de principio a fin, va a ser una es-
tupenda Línea del Tiempo de la Historia y, para eso, haremos algunas
tareas matemáticas:

1. Mide los metros de longitud del aula en su parte más larga.

2. Esta medida representa el 100% del tiempo de la Historia que va-
mos a trabajar.

3. De este 100%, los distintos periodos históricos ocuparían:


Desde la Prehistoria hasta Roma……………………………….……..........93%
Desde Roma hasta la Edad Media (Edad Antigua)…………..........…2%
Desde la Edad Media hasta el Renacimiento (Edad Moderna) ……3,4%
Desde el Renacimiento (Edad Moderna) hasta hoy……………………..1,6%
(Entre todos suman el 100%) ¿A que sí?

4. Vamos a representar esta línea del tiempo en el suelo del aula.
Para ello, calcularás la longitud de cada perio-
do histórico aplicando los porcentajes anterio-
res. Con el fin de saber cuánto sería en me-
tros (o en centímetros) desde el inicio hasta el
final de cada periodo debes realizar las si-
guientes operaciones:
TALLER DE HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS ALIMENTOS

2

¡Fórmula mágica!
a. Medida de la clase multiplicada por 93 y el resultado lo divi-
des entre 100.
b. Medida de la clase multiplicada por 2 y el resultado lo divides
entre 100
c. Medida de la clase multiplicada por 3,4 y el resultado lo divi-
des entre 100
d. Medida de la clase multiplicada por 1,6 y el resultado lo divi-
des entre 100


Un ejemplo:

Tu aula mide 10 metros. Para calcular el periodo que va desde
la Prehistoria hasta Roma haces las siguientes operaciones:


10 x 93 = 930
930 : 100 = 9,3 metros





Una vez realizados todos los cálculos, escribe el nombre de
PREHISTORIA, ROMA, EDAD MEDIA, RENACIMIENTO Y SIGLO
XXI en cinco folios que ya no utilizas (no importa que estén escritos
por una cara porque así reutilizamos las cosas) y los pones en el sue-
lo para señalar el inicio de cada periodo histórico.
TALLER DE HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS ALIMENTOS

3

1. PREHISTORIA

A) PALEOLÍTICO: Desde hace más de 30.000 años hasta 4000 a.C.
en España.

El hombre prehistórico dedicaba la mayor parte de su vida a
buscar alimentos. Al principio buscando frutos, plantas silvestres, ta-
llos, setas y raíces, después con la caza y más tarde con la pesca.
Durante muchos siglos era nómada; se desplazaba para conseguir
alimentos, sobre todo cerca de los ríos donde había más vegetación y
los animales iban a beber.

Hace 30.000, en el tiempo de las piedras y de los palos, los
hombres se organizaban en grupos y perseguían a los animales o
hacían pequeñas trampas o cogían huevos de nidos.

Primero era carroñero y cazador
de ciervos, cabras, corzos, bisontes,
caballos, arces, jabalíes, conejos, rep-
tiles y peces (salmón, truchas, percas,
anguilas etc.) y recolector de anfibios
(ranas, sapos, etc.), pequeños anima-
les (caracoles, cangrejos, insectos,
pájaros, huevos), vegetales y miel.
Esta sería la base para la agricultura que vendrá más tarde.

Con piedra, madera y hueso hacían instrumentos
punzantes, cortantes y resistentes para acometer la ca-
za y aprovecharlo todo de los animales cazados: la car-
ne para alimentarse, la piel para vestirse, los tendones
para hacer cuerdas.

Cuando supo controlar el fuego consiguió trans-
formar los alimentos de crudos a cocidos (sobre pellejos de animales
introduciendo piedras calientes junto con los alimentos y agua), tam-
bién asados y ahumados para favorecer su conservación. Puede de-
cirse que cocinar hizo al hombre.



TALLER DE HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS ALIMENTOS

4
B) NEOLÍTICO: Hace 4.000 a.C. años.

Pasó el tiempo. Mientras que en Mesopotamia y Egipto había ci-
vilizaciones muy avanzadas capaces de hacer pirámides, en la Penín-
sula Ibérica nuestros antecesores llevaban un retraso enorme de casi
6.000 años. Pero, poco a poco, se produjo una gran revolución: se
empezaron a domesticar algunos animales (domésticos) y animales
de corral comenzando la ganadería y a cultivar plantas, iniciando la
agricultura. Y los seres humanos se quedaban a vivir en el mismo
sitio, se hicieron sedentarios porque eran capaces de producir lo que
necesitaban, generando los primeros poblados. La invención de la
agricultura y de la gana-
dería fue una revolución
tecnológica similar a la
actual de los ordenadores
o a la llegada del hombre
a la Luna.

Su dieta, entonces,
ya era parecida a la actual aunque más limitada. Comían cereales,
legumbres, hortalizas, animales, frutos y lácteos. Es curioso que se
han encontrado pruebas de que conocían las borrajas, aunque no las
cultivaban, y que utilizaban la sal (imprescindible para la ganadería).
También se han localizado recipientes para la elaboración de queso.

Y lentamente llegaron nuevos descubrimientos,
algunos de las civilizaciones más avanzadas, como el
arado, el riego artificial, el abonado de los cultivos,
las harinas, la cerveza, la cerámica y el comercio
con los alimentos a cambio de otras cosas (trueque).

Con todo esto la población, vivía más años, au-
mentó su número y se establecieron en poblados
fijos.

El papel de la mujer era importantísimo: se de-
dicaban principalmente a la recolección vegetal y de
pequeños animales, igualmente eran conocedoras de
las propiedades curativas o tóxicas de plantas y có-
mo utilizarlas para curar algunos males.

TALLER DE HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS ALIMENTOS

5
Y pasamos a la Edad de los Metales que se divide en Edad del
Bronce y Edad del Hierro.

C) EDAD DE LOS METALES

- Edad del Bronce: 2.500 a.C.

Su alimentación se basaba en lo que ahora llamamos dieta me-
diterránea. Las personas vivían más años y la población aumentó a la
par que las tierras cultivables ganando terreno a los bosques. Cada
vez necesitaban una mejor agricultura y ganadería. Se hacían útiles
con metales más resistentes y cortantes. Y aparecieron las primeras
monedas y nuevos valores sociales de poder. Quien más tenía era
quien más mandaba, parecido a lo que ocurre hoy. Y llegaron las
luchas, la defensa y ataque, con lo que se construyeron poblados y
ciudades amuralladas.

- Edad del Hierro: 1.500 a.C.-700 a.C.

Cuando ya solo faltaban alrededor
de 1.000 años para que naciera Cristo,
que da comienzo a nuestro calendario,
en Iberia estaban los IBEROS que eran
agricultores más mediterráneos, los
CELTAS en el norte de la península más
ganaderos y cazadores y los CELTIBE-
ROS, que eran una especie de suma de
los dos.

Ahora ya conocían el hierro y tenían
mayor especialización en los trabajos:
había herreros, alfareros, trabajadores
de la piel y fibras vegetales, especialis-
tas en la defensa, jerarcas y estratos
sociales y vías de comunicación.

TALLER DE HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS ALIMENTOS

6

2. ROMA: En el 218 a.C comenzó la
invasión romana, el desembarco...

Con Roma se introducen el cul-
tivo del olivo y de la vid que, junto
con el trigo ya existente en épocas
anteriores, forman la triada medite-
rránea: aceite, pan y vino, presente
en la alimentación de todas las cul-
turas mediterráneas, incluidas la
nuestra.

El aceite, el pan y el vino eran artículos fundamentales en este
tiempo; incluso en Roma la elaboración del pan (panadería) era un
auténtico arte y la cocina elaborada un ejercicio sen-
sorial (perfumes, aromas, etc.). Mi abuelo, que es
muy sabio, siempre dice que “teniendo pan, aceite y
tocino, nadie se muere de hambre teniendo vino”.

El aceite de oliva se propagó por toda la cuenca
mediterránea y, a medida que se extendía su cultivo, el aceite fue
sustituyendo a las grasas animales. Más tarde incluso se empleaba
también como elemento higiénico en fricciones del cuerpo después
del baño, para el alumbrado, como elemento purificador en los actos
religiosos y para hacer pomadas y ungüentos como medicamentos.

Cuando los romanos eran los dueños del mundo conocido, el
aceite y las aceitunas de la Bética (una parte de Andalucía) gozaban
de mucha fama en Roma.

Pero, ¿únicamente tenía aceite, pan y vino? Claro que no.
Existía cultivo controlado de: higo, manzana, ciruela, melocotón,
membrillo, albaricoque, pera, cereza, fresas, naranja, morera, gra-
nada, melón… ¡Cómo me gusta la fruta! Y, también, cultivaban col,
lechuga y ensaladas, achicoria, endivia, espárragos,
acelga, cardos y alcachofas, pepino, zanahoria, rába-
no, cebollas, ajos, puerro, habas, lentejas, garbanzos,
setas, trufas, etc.…


TALLER DE HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS ALIMENTOS

7

¿Todos eran vegetarianos entonces?

En los primeros tiempos, el animal comestible más consumido
(aunque no el único) era el cerdo, tal vez porque la carne de otros
animales (cordero, vacuno, aves) era muy cara. Se
consumían también despojos y vísceras. Igualmente
toro, buey, cordero y cabrito, cerdo, chacinería y ca-
za. En el corral tenían gallinas, ocas, huevos, capón,
faisán, pavo real, paloma, etc.

Y pescados, claro: atún, rodaba-
llos, doradas, lubinas, lenguados,
congrios, salmonetes, calamares,
pulpos, ostras, langostas, truchas,
salmón, anguilas, etc.

Estos romanos eran muy listos y
nos enseñaron nuevas cosas. Por ejemplo a injertar, a podar, a
utilizar nuevos instrumentos de hierro para el cultivo (todavía se de-
nomina arado romano y el trillo), abonos, regadíos, acueductos, mo-
linos. Hacían unas obras fantásticas para llevar el agua de un sitio a
otro.


Un sabio, muy sabio, romano llamado Cicerón escribió para los
jóvenes:


“Me gustan los convites durante horas por el deleite de la conversa-
ción, y no solamente con los de mi edad, de los cuales ya van que-
dando pocos, sino también con los de vuestra edad… Y esto lo practi-
co en mi granja de la Sabina y convido muchos días a mis vecinos,
alargando la comida hasta muy tarde de la noche, según podemos,
con conversaciones muy variadas”.
TALLER DE HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS ALIMENTOS

8

Buceando en los libros de historia hemos encontrado el menú de
un banquete de bodas de aquella época. Imaginad que sois vosotros
los invitados a la mesa con esos manjares:








Aperitivos
Medusa y huevos con pasas
Ubres de cerda rellenas de erizas saladas
Sesos cocidos con leche y huevos
Erizos con especias, miel, aceite y salsa de huevos

Platos principales
Gamo asado (con salsa de cebolla, dátiles, uvas, aceite y miel)
Avestruz cocido (con salsa dulce)
Lirones (rellenos de carne y cerezas)
Flamenco hervido (con dátiles y peras)

Postres
Dátiles desosados rellenos con frutos secos y piñones fritos con miel
Pastelitos africanos de vino dulce, calientes con miel

¡¡¡ Vivan los novios!!! (Lo hemos añadido nosotros)
TALLER DE HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS ALIMENTOS

9

3. EDAD MEDIA. Hace 1.500 años. Tiempo de religiones

La Edad Media va desde la caída de Roma hasta que Cristóbal
Colón descubriera un nuevo continente buscando especias. Pero de
eso hablará otro grupo.

Para muchos historiadores la Edad Media es un tiempo oscuro y
con gran presencia de las distintas religiones que determinaban la
vida de las personas y, también, sus normas de alimentación. Así que
esta etapa de la Historia la dividimos en tres mundos, en tres univer-
sos.

A). Mundo cristiano
Con la caída de Roma dieron comienzo las invasiones de muchos
pueblos llamados “bárbaros” desde el norte y este de Europa que
fueron quedándose en las distintas zonas. Los francos en Francia, los
anglosajones en lo que hoy es el Reino Unido,
etc. A España llegaron, entre otros, los godos
(que no se quedaron) y visigodos que permane-
cieron en la península convirtiendo los monaste-
rios en centros de sabiduría (porque los monjes
sabían leer y escribían libros).

Al principio de la Edad Media hubo tantas
guerras que provocaron hambre en todos los
sitios y de forma permanente. Una mala cosecha
aseguraba tiempos de malnutrición, enfermeda-
des y muerte de los campesinos. Sabían poco de
agricultura y tenían pocos animales porque se los comían para salvar
el hambre generando así más hambre todavía. Y enfermaban con
mucha frecuencia.

La dieta de los campesinos estaba com-
puesta por sopa de col, pan de centeno, tocino,
legumbres, huevos, queso y leche. La carne,
normalmente de cerdo o aves de corral, solo se
comía en días de fiesta. La bebida más habitual
era la cerveza porque el vino durante mucho
tiempo solo era para los señores.
TALLER DE HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS ALIMENTOS

10

Sin embargo, la mesa de los señores estaba repleta de buen pan
de trigo y abundantes carnes de corral o de la caza que había en los
bosques señoriales (ciervos, venados, jabalíes y otros). Por cierto,
ambos comían con los dedos porque no conocían el tenedor, pero sí
la cuchara, cortaban la carne a trozos con el cuchillo y no utilizaban
ni mantel ni servilleta.

B). Mundo islámico
Los árabes nos invadieron en el año 711 y aquí permanecieron
durante 800 años.

Los árabes aportaron grandes novedades en la alimentación:
• Introducen el arroz, el azúcar (caña de azúcar), el algodón, la
seda y el café.
• Mejoran los sistemas de riego, de injertos e intro-
ducen nuevos frutales, todos ellos recogidos de
otras culturas a través del Mediterráneo.
• Su cocina era muy parecida a la actual: fideos, sé-
molas, hojaldres, bocadillos, empanadas, migas,
croissant, guisos de arroz, gachas y legumbres, oli-
vas y conservas, aceite de oliva, leche y derivados, manteca de
oveja, huevos, acelgas, ajo, alcachofa, berenjenas, coles, bo-
rrajas, calabacín, cardos, cebollas, espárragos, judías, etc... y
muchas, muchas, muchas frutas. Hacían estupendos platos con
dulces fritos y con frutos secos, también tenían cocina agridul-
ce y ponían especias aromáticas.
C). Mundo hebreo
La dieta de los judíos era muy similar a la árabe aunque hay di-
ferencias en la manera de sacrificar animales. Para los judíos son
animales puros y puede comerse su carne
aquellos que son rumiantes y con pezuña
partida (la vaca, la oveja, el buey y la cabra);
son impuros y, por lo tanto no deben ser co-
midos, el cerdo y el camello.
Nunca comen la sangre de los animales,
ni la grasa ni aquellos que han muerto por
causa natural o enfermedad. No se permite comer anguilas o maris-
cos porque solo aceptan pescados que tengan escamas y aletas.
TALLER DE HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS ALIMENTOS

11

¿En qué se diferencian los musulmanes y judíos de los cristia-
nos?

- Las dos prohíben comer cerdo y beber alcohol (bueno, los
hebreos sí que dejan beber vino).
- Prefieren comer vegetales y pescado mientras que los cristianos
comen muchos animales terrestres.
- Las dos comen con más moderación que los cristianos.
- Las dos prefieren cocina de guisos mientras que los cristianos
hacen muchos asados.
- Elaboran comidas mezclando sabores salados, dulces y ácidos
(sabores agridulces), incluyen los frutos secos en los guisos
(como la actual salsa de almendras), las especias y plantas aro-
máticas como elementos importantes de la cocina.
TALLER DE HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS ALIMENTOS

12
4. RENACIMIENTO AMÉRICA. Hace 500 años. El color llega a
la mesa.

El Renacimiento fue un tiempo de cambio, de
novedades, de grandes transformaciones en la
economía y, también, en la forma de pensar y en
la forma de vivir.

Se impuso la moda y el consumo generaliza-
do de especias – necesarias para condimentar y
conservar los alimentos - traídas desde Oriente en
la Edad Media. Eran muy caras y había muchos
que se querían enriquecer. Y esto hizo que se lan-
zaran expediciones buscando rutas más cortas y
conocer nuevos territorios que conquistar para su
explotación. Los Reyes Católicos darían un impor-
tante paso para conseguir mayor riquezas y poder
para el reino recién constituido de España.

Pero la alimentación recordaba todavía a la de
la Edad Media: trigo, avena, centeno y cebada. Los
campesinos comían de su corral y de su huerta.
Aunque no era muy abundante, la comida estaba
perfumada y enriquecida con multitud de prepara-
ciones árabes y hebreas.



Las mesas de los señores, nobles o en
los monasterios ricos tenían de casi todo.

Hemos encontrado un curioso docu-
mento que describe una comida que en
1.476 – hace más de 500 años - prepara-
ron unos ricos comerciantes de Florencia
al hijo del rey de Nápoles.
TALLER DE HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS ALIMENTOS

13

"Los comensales se sentaron a la mesa entre el redoble de los
tambores y los sones de los pífanos (flautas). Abrieron la comida
con los entremeses: una pequeña fuente con un pastel dorado de
piñones y un pequeño plato con un dulce de leche para cada uno.
Siguieron ocho fuentes de plata con pechugas de capón guarneci-
das con gelatina y adornadas con blasones y divisas; la fuente
destinada al huésped más distinguido con su surtidor en el cen-
tro, del que brotaba un fino chorro de agua de azahar.
- La primera parte de la comida constó de doce platos de distintas
clases de carne, caza y ternera, jamón, faisán, perdiz, capón y po-
llo presentados en diversas formas. Al final de esta primera parte
colocaron delante del duque una gran fuente de plata de la que, al
levantar la tapa, salieron volando numerosos pájaros. Sobre dos
enormes fuentes se presentaron en la mesa dos pavos reales,
haciendo la rueda con la cola y sosteniendo en el pico substancias
perfumadas.
- La segunda parte de la comida la componían doce platos dulces
de distintas clases: tortas, mazapanes y pasteles adornados, em-
papados con vino, azúcar, canela y otras especies.
Al finalizar el banquete se presentó ante cada invitado una fuente
de plata con el agua perfumada para lavarse las manos".

¿Os recuerda este banquete al de la época romana?

Con tan grandes comilonas comenzaron los italianos a usar el
tenedor en Venecia. Únicamente faltaban 16 años para que Colón
descubriera el Continente americano y todo comenzase a cambiar
lentamente.

Buscando especias se encontró con un nuevo continente. Cristó-
bal Colón, al mando de la primera expedición hacia Poniente-Oeste
(antes las rutas eran hacia Oriente-Este), descubrió el continente de
América. Con la conquista – siempre pasa en las guerras - se aniquiló
a mucha población, pero los españoles se mezclaron con los indíge-
nas (mestizaje) y esto fue muy beneficioso porque se fusionaron las
culturas (también la cultura alimentaria).

Y llegaron nuevos productos para nosotros desconocidos: las pa-
tatas, tomates, pimientos, guindillas, cacao (chocolate), maíz, cala-
TALLER DE HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS ALIMENTOS

14
bazas, aguacate, la chirimoya, la piña, los cacahuetes,
los pimientos, el tabaco y la vainilla.

Todo esto ayudó a complementar nuestra dieta
aportando nutrientes, color y viveza a nuestros platos. A
partir de 1492 fue el momento en el que la población
mundial más creció en los últimos 1.000 años y todo fue
por los viajes de Colón y otros navegantes y explorado-
res. Para muchos, Colón enseñó a comer a Europa.

Las novedades que llegaron de América no sólo fueron sobre
comidas. También nos regalaron la hamaca para descansar, la goma
para hacer balones o el cero en la numeración que cuando va solo en
la nota de un examen supone un gran disgusto.

Es curioso que, durante muchos años, la patata o los tomates se
consideraban plantas de decoración, después se daba para comer a
los animales y siglos después se convirtieron en la
base de la alimentación humana. También es cho-
cante que el chocolate fue adaptado al gusto de
los europeos; en América se consumía salado y
picante y aquí se endulza con azúcar y se elabora
primero como infusión y luego mezclado con hari-
na.

A partir del siglo XVIII, nuestra alimentación tendría pocas va-
riaciones estableciendo lo que se ha dado en llamar Dieta Mediterrá-
nea basada en la variedad de productos, la triada mediterránea
(aceite de oliva, vino y pan), legumbres, numerosas hortalizas y ver-
duras, pescados, lácteos y carne.
TALLER DE HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS ALIMENTOS

15

5. TIEMPO PRESENTE. Tiempo de peligros y de soluciones

No puedo entenderlo ¿Ahora que tenemos más y mejores ali-
mentos parece que comemos peor y estamos en peligro? ¿Qué
está pasando?

1. Peligro de aculturización.
La sociedad de consumo, sin respetar la
identidad cultural, provoca la invasión de
productos a través del marketing y de la pu-
blicidad.


2. Peligro de ser todos lo mismo (homoge-
neización alimentaria).
Todos compran lo mismo, todos comen lo mismo en cualquier
época del año. Se busca el mayor rendimiento posible (mucha pro-
ducción en poco tiempo); esto hace que estén desapareciendo de
nuestro sistema alimentario, tradicionalmente va-
riado, muchos alimentos que han existido hasta la
década de los 60 del siglo XX. Hablamos del
tiempo en que nuestros abuelos ya no eran niños.
¿Perdemos nuestra cultura alimentaria?


3. Peligro nutricional.
Vender, vender, vender. A través de anuncios se da una inva-
sión de productos alimenticios lejanos a nuestra cultura y que poco
tienen que ver con nuestra dieta mediterránea. Se incita al consumo
de productos que rompen el equilibrio de la dieta sana.

Se valora mucho la palatabilidad
(bello aspecto, de formas agradables, de
bonitos colores y brillos, llamativos en-
voltorios, etc.) pero se elaboran con gra-
sa saturadas, con muchos hidratos de
carbono, etc. favoreciendo la extensión de enfermedades típicas de
la “sociedad de la abundancia”, como la obesidad, hipercolesterol,
hipertensión (ambas provocan enfermedades del corazón como infar-
tos de miocardio y cerebrales), etc.
TALLER DE HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS ALIMENTOS

16
4. Peligros en la seguridad alimentaria.
Para conseguir más productos en menor tiempo se están utilizando
productos químicos, insecticidas, herbicidas y manipulaciones genéti-
cas que aumentan el riesgo de padecer enfermedades cuyo origen
son los alimentos. Aunque, todo hay que decirlo, cada vez estamos
más seguros: se controla más la higiene, la conservación y el trans-
porte de los alimentos. A esto se le llama trazabilidad.

¿Deberíamos buscar un equilibrio entre la mano del hombre y el
desarrollo natural?


5. Grandes bolsas de pobreza: con las producciones industriales se
genera una riqueza mal repartida entre los diferentes países, produ-
ciendo zonas cada vez más ricas y por el contrario países cada vez
más pobres. Ahora comemos más y vivimos más años, pero solo en
el mundo rico. El gran avance que ha hecho el ser humano a lo largo
de tantos siglos en el campo de la investigación, ha conseguido ase-
gurar el alimento y alar-
gar la vida con mejor
calidad en grandes espa-
cios de la Tierra, sobre
todo en lo que se llama
“Primer Mundo”.


6. Peligro de desarrollo
sostenible. Se provoca
un desgaste gigantesco
en zonas hasta ahora
fértiles. Se abusa de los recursos naturales como el agua, se provoca
deforestación para crear zonas de cultivo y ganaderas…. Se generan,
en consecuencia, territorios que sufren procesos de degradación, con-
taminación, desertización,… Todo ello sin ver que a medio y largo
plazo se perjudica igualmente la especie humana.


7. Peligro de desaparición de economías rurales tradicionales (agra-
rias, ganaderas). Este problema se está sufriendo en el medio rural
español provocando una enorme despoblación de los pequeños pue-
blos. Muchos niños y niñas de Aragón viven en pueblos y saben que
TALLER DE HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN Y DE LOS ALIMENTOS

17
los alimentos cultivados o producidos en sus localidades son los me-
jores, los más sabrosos y los más sanos.



Pero seamos optimistas. Tenemos la ventaja de co-
nocer, a través del estudio y de la investigación, las
causas que provocan el mal uso de los recursos natu-
rales. Sólo queda poner soluciones para vivir más,
mejor y con más calidad.

Seguro que todos estamos de acuerdo que la educa-
ción es el mejor “alimento” para mejorar las cosas.