La familia campesina costarricense y la soberanía alimentaria

En el siguiente documento se propone reflexionar el papel que desempeña la familia campesina en
relación con la soberanía alimentaria, en específico de la mujer campesina. Esto último debido al
impacto que tienen las dinámicas sociales sobre las mujeres.
Soberanía alimentaria
Se hará uso del concepto de soberanía alimentaria sobre el de seguridad alimentaria, a que este
último está incluido en el primero. !or otro lado, el concepto de soberanía alimentaria trae consigo
una posible "ía rei"indicati"a donde se garanti#a el derecho de la población a definir sus políticas
agropecuarias$ es decir, les da la potestad de elegir qu% producir consumir en aras de asegurar
productos nutriti"os, accesibles, culturalmente adecuados cua producción sea de manera
sostenible local. !or último, reconoce respeta los derechos de las mujeres en tanto su
participación en la producción así como en la toma de decisiones &'ugari( )abe, *+,-..
El acceso a los alimentos no depende de los excedentes del mercado alimentario internacional,
situación que no se toma en cuenta en la definición de la seguridad alimentaria. Este concepto es la
bandera de lucha o legitimación del Estado nacional pero resulta imprecisa e insuficiente, porque
busca garanti#ar el acceso de alimentos seguros nutriti"os para que las personas lle"en una "ida
sana acti"a. Sin embargo, no hace ninguna alusión de la importancia de la producción nacional de
los productos agropecuarios, deja a la libre que sea el mercado internacional quien imponga el
cómo se producen esos alimentos que, a la "e#, sean regulados por la oferta la demanda cuas
consecuencias se pueden "er ejemplificadas en la pasada crisis de alimentos del *++/. Está se
caracteri#ó por el incremento de los precios del petróleo su correspondencia en el precio de
producción de insumos el transporte repercutiendo en el aumento de los costos de producción
agropecuario. 0a producción de biocombustibles reorientó el destino de los cereales otros
productos sustitutos$ aunado a esto ha dos factores adicionales1 por un lado, el cambio climático
hace inestable e incierto el comportamiento del clima que termina por afectar las plantaciones , por
el otro, tambi%n están los mercados financieros especulati"os que incrementan artificialmente los
precios de los alimentos.
0a dependencia de importaciones se traduce a ni"el nacional en inseguridad alimentaria en
periodos de crisis los principales afectados serán la población pobre del país, afectando
especialmente a las mujeres hogares jefeados por mujeres, esto debido en gran medida por la
desigualdad entre hombres mujeres.
2omo lo resume mu bien 'ugari( )abe &*+,-. la deplorable situación alimentaria 3esta generada
por el sistema agroalimentario globali#ado la agricultura industrial cuo objeti"o no es alimentar
al mundo sino enriquecer a unos pocos4 &p.,5.. 6 esto se suma el desinter%s de los las
consumidores7as en exigir maor información de los alimentos que consumen no reducirlo solo a
cual es el más barato.
El moti"o del porqu% se afirma que la soberanía alimentaria inclue a la seguridad alimentaria, es
debido a que ambas pretenden asegurar el acceso a alimentos sanos nutriti"os. Sin embargo, la
1
soberanía alimentaria "a más allá porque busca que el país tenga autonomía del qu%, cómo dónde
se producen a ni"el nacional los productos agropecuarios para satisfacer la demanda nacional así
e"itar depender de los excedentes internacionales no "erse condicionados a al#as de precios de los
alimentos que tienen un impacto en los índices de pobre#a e indigencia &aumento de estos índices.,
afectando principalmente a los hogares de las periferias #onas rurales. 6demás como lo expresa
8i"as &*+,*. 30a soberanía alimentaria implica romper no sólo con un modelo agrícola capitalista
sino tambi%n con un sistema patriarcal que oprime supedita a las mujeres4 &p.9..
La familia campesina
6ntes de iniciar, unas precisiones conceptuales1 se hará uso de manera indiscriminada de familia u
hogar rural o campesino. Esto debido a que el ser humano es un ser gregario que
requiere de otros similares para sentirse completo y seguro; la familia viene a
ser ese lugar seguro donde existe un primer vínculo, este es la consaguinidad,
confanza, seguridad y protección así como los valores altruistas de la
solidaridad, la cooperación, la reciprocidad, la lealtad y la adhesión! "#alacio,
$%%&, p'(%)' * su vez, esta autora muestra otra cara de la moneda con
respecto a lo que se considera por este tipo de familia, porque en ella es
tambi+n donde se desarrollan dispositivos de poder y control donde se niegan
las individualidades y sub,etividades privilegiando al accionar del padre como
fgura importante de la familia' #ero actualmente esta autora, se-ala que hay
un movimiento que busca la emancipación, el reconocimiento y respeto por la
diversidad, la igualdad ante la ley de las personas como tal y no por su g+nero
o preferencia sexual, es decir se entienden como unidades familiares aquellas donde
con"i"an bajo un mismo techo personas que compartan los "alores antes expuestos que son
determinadas por la dinámica social actual, donde no son exclusi"amente nucleares, sino tambi%n
mono parentales, extendidas, entre otras.
:tra situación que "i"en las familias es la mo"ilidad local global, hace se comiencen a re"alorar
las lógicas de con"i"encia de aquellas familias situadas en el mismo espacio físico, ahora se
piense en familia transnacional o familia multicultural &!alacio, *++;.. Esto se debe a una "ariedad
considerable de causas, entre ellas la búsqueda de ingresos, el huir de sus países a causa de la
inestabilidad social por causas como guerras, la intensificación de los desastres naturales, entre
otras. !ara el caso de las familias rurales se da un proceso de 3urbani#ación desconectada de la
industriali#ación4 &<a"is citado por 8i"as, *+,*, p.-. es decir, los las campesinas migran del
campo a la ciudad normalmente sólo logran insertarse en la periferia de las grandes urbes
acceder principalmente a la economía informal$ en palabras de <a"is &citado por 8i"as, *+,*. se
con"ierten en 3proletariado informal4 &p.-..
2uando el hombre campesino es el migrante, las mujeres quedan como las únicas responsables del
hogar, no cuentan con ingresos fijos, deben buscar trabajos mal remunerados &no es lo que quieren
es lo que ha., además debido a la cultura machista que impera en países centroamericanos, es
posible que ejer#an una paternidad irresponsable formen una nue"a familia en el lugar a donde se
emigró. !ara el caso de las mujeres campesinas migrantes pro"ocan la desarticulación de sus
familias, de la tierra los procesos de producción, se traduce en una sobrecarga de las mujeres que
$
quedan en el campo quienes asumen el cuidado de la familia que ha dejado atrás la que migró. El
trabajo al que puede aspirar esta migrante es de empleada dom%stica normalmente pero corre el
riesgo de ser tratada como mercancía "endida o alquilada como un objeto sexual.
0uego de estas apreciaciones, la situación de las familias campesinas, se "en afectadas por una
"ariedad de dificultades que impiden su desarrollo integral, como lo es el aislamiento geográfico,
las pocas fuentes de empleo, la ejecución de programas comunitarios que no "an acorde a las
necesidades de sus pobladores. =o obtienen el precio justo por su producción, aunque esta sea de
mu buena calidad, pero se "en >obligados? a "ender al precio impuesto por la escase# de mercados
a los cuales lle"ar su producción, así como a recurrir a intermediarios para e"itar gastos tales como
el transporte si desearán participar en las ferias del agricultor.
Esta situación lo que hace es que los las agricultores7as nacionales "aan abandonando las tareas
del campo las cambien por ser jornaleros, migrar a las ciudades, dedicarse a labores de ser"icios,
ser asalariados o asalariadas, pero eso no soluciona su situación, sino mu por lo contrario, pierden
su autonomía, sus hijos e hijas no "en en el campo una alternati"a rentable para su futuro el país
se "uel"e más dependiente de los excedentes internacionales. 0as transnacionales "an tomando los
campos para sembrar monoculti"os, como por ejemplo la piña, la cual tu"o un incremento en el
"alor de la producción para exportación. @epresentó en el año *+++ el 9,-;A de la producción
agrícola total, en tanto que en el año *++; su participación resulto ser el *B,/,A. El crecimiento en
la producción de piña en la primera d%cada del presente siglo, le ha "alido representar en el año
*++; casi una tercera parte de la producción agrícola del país. Cal incremento es acompañado de
una desmejora en la participación de la producción de otros productos agrícolas &2E!60, *+,+..
<urante estos años, el país se ha consolidado como el principal productor mundial de piña fresca
&D6:, *+,,., al tiempo que aumentan los impactos negati"os en materia ambiental social
asociados a su producción.
Eonilla &*++B. hace alusión a la p%rdida de identidad cultural que está "i"iendo este sector, debido a
los cambios en los patrones de desarrollo urbanoFindustrial su impacto en lo rural, este sector
pierde paulatinamente su ra#ón de ser, como es la producción de alimentos, con ello su poder
adquisiti"o se "e disminuido ha insuficiencia en las fuentes de empleo. 6demás no es una mano
de obra calificada para otra tarea que no sea el trabajo en el campo, ha una p%rdida de la belle#a
esc%nica que caracteri#aba las #onas rurales como espacio de esparcimiento tranquilidad, debido a
que se comien#a a urbani#ar. 6 su "e#, las personas comien#an a migrar a otras #onas del país o al
extranjero en busca de empleo.
<e acuerdo al GG26 &*+,*. el número de productores productoras costarricenses superan a los
,5+.+++ incluendo a los grandes, medianos, pequeños de subsistencia, donde los dos últimos,
deben buscar un aporte adicional, por ejemplo ser asalariados, en el comercio, ofrecer ser"icios para
el turismo, recibir remesas familiares, entre otros, pero no ha datos que desagreguen por el
momento a estos últimos debido a la inexistencia de un censo agropecuario desde ,;/5 hasta el
*+,* &se ha reali#ado uno en el *+,- pero aun no se conoce los resultados del mismo..
!ara el caso de 2osta @ica la 0e de Cierras 2oloni#ación fomentó la formación de asentamientos
campesinos, cooperati"as, empresas de autogestión entre otras que se dedicaran a acti"idades
agrarias agroindustriales. !ero la titulación de las tierras en un principio se hacía solo a nombre
.
del hombre de la familia, esto era una práctica discriminatoria en perjuicio de la mujer, pero
legitimada por la 0e.
La mujer campesina
0a D6: &*++-. ase"era que la maor parte del trabajo que se reali#a fuera de la parcela o finca es
asumido por las mujeres este trabajo se destina a la producción de alimentos para el mercado
interno no tanto para la exportación.
Eonilla &*++B. hace mención a la creciente femini#ación de la agricultura que además ha una
progresi"a incidencia en la inserción de las mujeres en el sector informal de la economía para
mejorar su situación económica aunque represente dobles triples jornadas laborales así como el
desmejoramiento de su salud por aceptar trabajos donde no se cuenta con derechos laborales, las
largas jornadas para cumplir con las metas propuestas hasta tener que lle"ar consigo a sus hijos e
hijas para cumplir con la cantidad pactada. 6simismo, 'ugari( )abe &*+,*. expresa que las
mujeres campesinas son las más afectadas por agricultura industrial las políticas de comercio
internacional, esto debido a la desigualdad estructural, lo cual se "e ejemplificado en la
femini#ación del hambre de la pobre#a en las #onas rurales.
6l hacer referencia de las dobles triples jornadas, se hace alusión a las tres grandes jornadas por
así llamarlas, que hacen las mujeres, la primera es el cuidado de sus familiares este se reali#a sin
esperar remuneración en la maoría de los casos, e implica aproximadamente un tercio del día para
estas labores. 2omo lo describe Sojo &*+,*. 3El cuidado abarca la indispensable pro"isión cotidiana
de bienestar físico, afecti"o emocional a lo largo de todo el ciclo "ital de las personas
proporciona tanto subsistencia como bienestar desarrollo4 &p.,+.$ pero además deben afrontar el
aumento del trabajo de pro"isión de cuidados en el manejo de las morbilidades asociadas a las
enfermedades crónicas no transmisibles, como la diabetes. 2uando se habla de una doble jornada,
es porque inclue el cuidado de sus familiares además buscan una entrada económica adicional,
pero normalmente es en trabajos precarios e informales donde pueden encontrar los horarios
flexibles para atender sus hogares conseguir el dinero extra. !or último, la triple jornada inclue
las otras dos además de su participación en asociaciones, organi#aciones u otras similares como
sujetas de decisiones en búsqueda de un cambio a ni"el comunal en la defensa de sus derechos
económicos sociales.
En otras palabras, las mujeres, sean campesinas o no, al reali#ar las jornadas antes expuestas donde
los tiempos de ejecución de traslapan, donde no queda tiempo para sí mismas, tampoco les da el
espacio de participar en sesiones de formación aprendi#aje para capacitarse en temas de su inter%s
como, por ejemplo, de poder ser lideresas comunales.
6l mismo tiempo, la masi"a incorporación de la mujer al mercado laboral, el incremento de la
esperan#a de "ida la incapacidad de respuesta por parte del Estado a estas necesidades se
con"ierten en la escusa perfecta para que países >desarrollados? importen mano de obra no
calificada para estas tareas, fortaleciendo lo que E#querra &citado por 8i"as, *+,*, p.-. llama >la
cadena internacional del cuidado? cuo principal propósito es la per"i"encia del capitalismo
patriarcal, al seguir repitiendo legitimando la asignación de roles de acuerdo al g%nero.
/
!ero además de lo anterior expuesto, la "ida de la mujer campesina se diferencia de la mujer urbana
porque, la primera debe atender tambi%n el huerto, el ganado menor como una prolongación para
pro"eer alimento a la familia$ sus tareas en comparación a la de los hombres no tienen un horario
definido, es decir, se sigue reproduciendo la femini#ación de ciertas tareas, usualmente aquellas que
requieran de destre#a manual o ser demasiado minucioso que además son mal pagadas. 6unado a
esta situación, cuando deben recurrir a un trabajo asalariado, este debe ser de tiempo parcial para
poder atender las tareas dom%sticas$ deben comportarse como mano de obra flexible, adaptati"a
pluriacti"a, las tres grandes palabras que caracteri#an frecuentemente al trabajo precario. Esto
dificulta el control por parte de las instituciones públicas, a la hora de exigir la paga adecuada, el
espacio de trabajo que cumpla las normas de salud ocupacional, que se brinden los ser"icios
mínimos para garanti#ar la salud de las personas. 0os dueños del capital se apro"echan de la
necesidad de estas mujeres para pagar mal e in"ertir menos en su entorno laboral así percibir las
maores ganancias, situación que se profundi#a más en #onas rurales por estar alejadas no contar
con una "ariedad de ofertas laborales.
0as mujeres campesinas sufren discriminación en temas de la tenencia de la tierra, a salarios justos,
a audas gubernamentales, al acceso de nue"as tecnologías, el acceso a cr%dito. Si existiera una
equidad entre ambos sexos, las mujeres podrían aumentar los rendimientos entre un *+F-+A así
reducir entre un ,*F,BA el número de personas hambrientas en el mundo &!atel, *+,*, p.5..
6simismo, las mujeres cuentan con su creati"idad mecanismos para poder hacer frente a las
políticas agroalimentarias, para lo cual generan redes de apoo mutuo en temas de cuido o de crear
infraestructuras comunitarias para reducir costos poder seguir transformando alimentos a pequeña
escala. Estos recursos no se destinan a su subsistencia familiar &alimentación, costos de educación,
medicinas, entre otros. sino que se in"ierten en la producción agrícola es decir, se financian los
insumos, infraestructura post cosecha, transformación comerciali#ación de la producción &D6:,
*++-.
6dicional a lo antes descrito, las mujeres campesinas deben hacer frente a políticas públicas que
pri"ilegian el actuar de las grandes transnacionales pero que le imponen todas las trabas a sus
acti"idades agropecuarias. Cambi%n al a"ance de una tecnología inaccesible para ellas pero que
reduce tiempos aumenta la producción &claro con un impacto negati"o al terreno por el
incremento de la aplicación de insumos químicos., a la incorporación de derechos de propiedad
intelectual sobre todo en las semillas$ como lo exponen )alindo )arcía &*++;. se les cuestiona
que sean trabajadoras. Su inserción en cooperati"as, asociaciones o sindicatos ha sido un camino
mu difícil, por lo que su participación es mu limitada, llegan a ser excluidas. En el caso nacional
se debió implementar la 0e /;+, para poder garanti#ar la presencia de mujeres en las juntas
directi"as de sindicatos puestos legislati"os como diputadas. El poder estar en estas
organi#aciones les brinda conocimientos para obtener un maor acceso a la tierra otros recursos
básicos.
Cambi%n existe una tendencia en algunos autores autoras como 8i"as &*++;., la posición de la 8ía
2ampesina, entre otros, al relacionar el cuidado, intercambio comerciali#ación de las semillas
como una tarea más de las mujeres campesinas, pero esta tarea no es una tarea tan signada del rol
femenino, sino que ha una "isión en el cuidado de las semillas, sea este lle"ado por hombres o
mujeres como un trabajo de "ital importancia donde el significante principal de la semilla es la "ida
(
misma que ella encierra el conocimiento que se debe tener para el trato de cada una de las
"ariedades de la misma.
A modo de conclusión
Ha una fuerte relación entre soberanía alimentaria las familias campesinas siempre cuando
estas sean medianas pequeñas unidades producti"as. 6 su "e# son maoría en cantidad de
personas dedicadas a esta acti"idad toda"ía pero cuentan con menos del ,+A de la tierra culti"able.
Estas tierras no son las más producti"as sino en muchos casos son tierras abandonadas por la
sobreexplotación el uso intensi"o de agrotóxicos para aumentar la producción a costo de la salud
de quienes trabajan la tierra de los que consumen esos productos.
Se aprecia un descenso en las aspiraciones de las generaciones presentes en querer seguir trabajando
en el campo porque no "en en %l una tarea rentable para satisfacer las demandas de la sociedad de
consumo a "eces ni las necesidades básicas. I cuando tienen la posibilidad de estudiar lo hacen
pero no en carreras que puedan representar una mejora para la producción sino optan en muchos
casos por carreras saturadas terminan en muchos casos engrosando las tasas de trabajo informal.
Si se es mujer, se "i"e en una #ona rural se dedica al trabajo en el campo, se traduciría a partir del
sistema económico actual, como >carne de cañón? porque sus jornadas de trabajo no se "aloran, será
sobreexplotada, no tendrá acceso a una buena educación, ni a cr%ditos. !osiblemente será el blanco
de políticas públicas paliati"as cuo fin es mantenerla en esa situación para que el sistema
capitalista siga apro"echando su mano de obra, la cual la pagará mu mal porque sabe en la
situación de necesidad en la que se encuentra. Sin hacer mención a la desfiguración que sufre el ser
mujer en este sistema, donde el cuerpo femenino se con"ierte en objeto de placer. Codo lo anterior
es en el peor de los escenarios.
:tro tema que no he mencionado es la "iolencia hacia las mujeres campesinas, esto debido a que el
espacio rural es considerado como tradicional machista la "iolencia hacia la mujer se "e
legitimada por sus pobladores se transmite de generación en generación a tra"%s del silencio. Esta
situación de "ulnerabilidad de las mujeres se refuer#a por la distribución de las casas a lo interno
donde este puede ser un espacio único, o las "i"iendas se encuentren aisladas unas de otras. 0a falta
de ser"icios sociales de apoo para las mujeres o el conocimiento de la existencia de estos ser"icios
&tambi%n juegan un papel importante, el miedo la "ergJen#a., el carecer de independencia
económica las coloca en una situación de des"entaja pero que no justifica el maltrato.
!or último, al leer la sección de Ggualdad de g%nero del 2onsenso de 'onte"ideo sobre población
desarrollo, *+,-, surje la interrogante, porque en el papel todo es mara"illoso es casi impensable
que sea realidad E=CGE=<: 6 0: KLE 6!L=CMS, !E@: ESE CG!: <E 6DG@'62G:=ES 6SN
D:@'L06<6S !6@E2E= 'MS E0 2:'E=C6@G: HE2H: E= L= 26DO KLE !6@6 L=6
!LE0G262GP= 626<O'G26, son ,; acuerdos que buscan la paridad garanti#ar la igualdad en
el ejercicio del poder en la toma de decisiones, en los mecanismos de participación de
representación social política, porque se obser"a una subrepresentación de las mujeres en los
ámbitos de toma de decisiones. Se busca garanti#arlo a tra"%s de medidas coerciti"as, solo dos
puntos hacen referencia a la sensibili#ación respecto a la igualdad de g%nero dirigida a hombres
pero las mujeres, no son ellas las que pasan más tiempo con los niños niñas, no es posible que
0
ellas reprodu#can estereotipos machistas, es una falencia importante en este documento, a su "e#
se replica en algunas de las lecturas mencionadas donde se caracteri#a a la mujer como heroína o
"íctima, que no es capa# de cambiar su situación por ende, debe "enir el >príncipe a#ul? que
generalmente es el Estado con políticas paliati"as que siguen reproduciendo la desigualdad. =:
E=CE=<N KLO KLGSGSCE <E2G@, 'G :!G=GP= ES KLE 06 'LQE@, 2:=2GE=CE :
G=2:=2GE=CE'E=CE, @E!@:<L2E E0 ESCE@E:CG!: '62HGSC6 I 0: 0E)GCG'6 I
=6CL@60GR6. ES26!6 60 !@:!PSGC: <E ESCE 6@CN2L0:, !E@: <ES<E KLE =62E=
06S !@E!6@6= !6@6 :2L!6@ <ECE@'G=6<: 0L)6@ I E= E0 26'!: SE H62E
'L2H: 'MS E8G<E=CE !:@KLE 06S :!2G:=ES ESCM= 'L2H: 'MS 0G'GC6<6S.
1
2eferencias bibliogr3fcas empleadas4
5onilla 6oudelath, 7' "$%%1)' Realidad de las comunidades rurales de
Costa Rica' 7n 2evista 7ducare' 8ol' 9::' pp /1;(&'
<7#*L' "$%1%)' Subregión norte de América Latina y el Caribe:
información del sector agropecuario. Las tendencias
alimentarias 2000-200' <7#*L4 =+xico, >'?'
<7#*L' "$%1.)' Consenso de !onte"ideo sobre población y desarrollo'
@btenido desde
http4AABBB'cepal'orgAceladeAnoticiasAdocumentosdetraba,oACA
(%1%CA$%1.;(&(;consensoDmontevideoDpyd'pdf
?*@' "$%%.)' La participación campesina en pa#ses de América Central'
@btenido desde
http4AABBB'fao'orgAdocrepA%%.At1&(1sAt1&(1s%.'htm
?*@' "$%11)' <osta 2ica, el mayor exportador de pi-a del mundo,
aumenta su venta en $%11' 7n Agro $oticias en América
Latina y el Caribe. @btenido desde
http4AABBB'fao'orgAagronoticiasAagro;noticiasAdetalleAenAE
dynaDfefFuidGH11101%
Ialindo, #' y Iarcía, =' "$%%&)' Las mu%eres y la comida. Soberan#a
alimentaria y género' @btenido desde
http4AABBB'feministas'orgA:=IApdfA$%;
campoD.D=7J*D27>@K>*DL*JD=LM727JDNDL*D<@=:>*DJ@57
2*K:*D*L:=7KO*2:*DNDI7K72@;1'pdf
::<*' "$%1$)' La agricultura de Costa Rica: situación al 20&0' su
e"olución y prospecti"a' @btenido desde
http4AABBB'iica'intA7spAregionesAcentralAcrA>ocumentos
P$%@fcinaP$%<ostaP$%2icaA*gricultura;<2'pdf
=ugariQ Iabe' "$%1.)' Soberan#a alimentaria con e(uidad de género una
apuesta de !ugari) *abe' @btenido desde
BBB'mugariQgabe'org
#alacios 8alencia, ='<' "$%%&)' Los cambios y transformaciones en la
familia. +na parado%a entre lo sólido y lo l#(uido' 2evista
Latinoam+rica4 estudios de la familia' 8ol' 1, pp'/0;0%'
#atel, 2'<' "$%1$)' Joberanía alimentaria4 poder, g+nero y el derecho a la
alimentación' #Los' 8ol' &, pp' 1;1%'
Jo,o, *' "$%1$)' ,esaf#os para la medición de la "ulnerabilidad y las
pol#ticas p-blicas pertinentes' 8ol'. KRm'$ pp'(;1.'
8ivas, 7' "$%1$)' Soberan#a alimentaria' una perspecti"a feminista'
@btenido desde http4AAesthervivas'comA$%1$A%1A%&Asoberania;
alimentaria;una;perspectiva;feministaA
C
&