TEMA: 24 REGISTROS.

LA CAUSA: TEORÍA GENERAL. LA CAUSA EN LOS NEGOCIOS
JURÍDICOS: NORMAS DEL CÓDIGO CIVIL. LOS NEGOCIOS
ABSTRACTOS. ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA. LOS
NEGOCIOS JURÍDICOS ANÓMALOS: SIMULADOS,
INDIRECTOS, FIDUCIARIOS Y FRAUDULENTOS.
I. LA CAUSA: TEORÍA GENERAL
La teoría de la causa es una de las cuestiones que ha
suscitado mayor polémica en la doctrina.
DE CASTRO destaca la causa es el punto crucial donde
concurren un choque de intereses y corrientes ideolóicas!
Las que propunan imponer el cumplimiento de cualquier
promesa independientemente de su orien y contenido
"teorías anticausalistas#.
Las que $a%orecen el control de las promesas para no
considerar o&liatorias las que no mere'can( por su contenido(
apoyo )urídico "teorías causalistas#.
Ámb!" #$ %& '&()&
D*E+ ,-CA+O distinue entre '&()& #$ %& &!*b('+,
-&!*m",&% y la '&()& #$% ,$."'" /(*0#'"( que no de&en
con$undirse con %& '&()& #$ %& "b%.&'+,( que se
con$unde con sus $uentes "ley( contrato( cuasi contrato( actos u
omisiones ilícitos.#.
1.2 C&()& #$ %& &!*b('+, -&!*m",&%
Alunos autores( E//ECCER0S( /1/E+ LA2OS( CASTA/(
AL3ALADE4O y el mismo Códio Ci%il Alem5n sostienen que la
6
causa 7nicamente ha de re$erirse en este
5m&ito.
L& &!*b('+, -&!*m",&% es el acto por el que una
persona procura a otra un &ene8cio patrimonial( &ien sea
aumentar el acti%o patrimonial o impedir una disminución
del mismo.
,ues &ien( todo despla'amiento de &ienes de un patrimonio a
otro de&e tener su orien y $undamento en una ra'ón que el O4
considere )usta.
La atri&ución patrimonial tiene por tanto su causa en el
,$."'" /(*0#'" 34%#&m$,!$ '$%$b*&#". Esta
atri&ución puede hacerse!
9 5causa credendi6( o&tener de la otra parte una
contraprestación.
9 5causa solvendi6, conseuir la li&eración de una
o&liación.
9 5causa donandi6, producir un enriquecimiento ratuito en
el donatario.
Ahora &ien( una cosa es la causa de la atri&ución patrimonial
y otra la del neocio )urídico que $undamenta tal
atri&ución.
C&()& #$% ,$."'" /(*0#'".
Aquí es posi&le distinuir %arias teorías:
; L&) !$"*0&) '&()&%)!&) "o&)eti%a( su&)eti%a y armónica#
; L&) !$"*0&) &,!'&()&%)!&).
6# T$"*0& "b/$!3& #$ %& '&()&
<
La cl5sica tesis o&)eti%a de DO=AT y ,OT>-ER ha sido
re%itali'ada por esta corriente( con la no%edad de lle%ar la
teoría de la causa a la teoría eneral del neocio y acto )urídico y
no limitarla 7nicamente al campo de los contratos.
Esta teoría( $ormulada por la doctrina italiana( conci&e la
causa o&)eti%amente( como la 7(,'+, $'",+m'"2
)"'&% !0-'& #$% ,$."'" que se realice( o lo que es lo
mismo( el porqué )urídico o&)eti%o propio y siempre iual en cada
tipo de neocio( que el Derecho sanciona y reconoce.
C&()& 8 m"!3"). Dentro de esta doctrina se esta&lece una
contraposición ta)ante entre la causa( que es uni$orme y
siempre iual en cada tipo neocial( y los moti%os( circunstanciales
y %aria&les para cada neocio.
En una e%idente e?aeración( se lleó a decir en esta teoría
9($ %& '&()& $) %" :,'" 9($ !$,$ ).,;'&#" 8
!*&)'$,#$,'& -&*& $% D$*$'<", pero que los m"!3")
)", **$%$3&,!$).
b. T$"*0&) &,!'&()&%)!&)
@ormulada por ER/ST y seuida por LA0RE/T y ,LA/-OL(
niea la causa como cateoría conceptual: la causa es para
estos autores un producto imainario( un $antasma.
; Si la '&()& $, %") ,$."'") ",$*")") consiste en
o&tener una contraprestación de la otra
parte( se con$unde con el o&)eto.
; Si en los ,$."'") & !0!(%" .*&!(!" consiste en producir
un enriquecimiento en el donatario( se
con$unde con el consentimiento( porque es imposi&le
separar la %oluntad de donar con los moti%os que la animan.
A
Aclarando un poco m5s: no es que en esta teoría se nieue
trascendencia a la $alta de causa( sino que los e$ectos de la
misma( se producir5n por $alta de o&)eto( por $alta de
consentimiento.
T$"*0& )(b/$!3& #$ %& '&()&
Se7n esta teoría( las teorías o&)eti%as no e?plican por qué
un neocio típico puede( en ocasiones( quedar a$ectado por el
propósito o intención especí8ca perseuida por las
partes.
,or ello( consideran que la causa no es el porqué )urídico
o&)eti%o y siempre iual en cada tipo neocial( sino la ;,&%#&#
'",'*$!& perseuida por las partes en el neocio contemplado en
particular $ ,'"*-"*&#& &% m)m" '"m" $%$m$,!"
#$!$*m,&,!$ #$ %& #$'%&*&'+, #$ 3"%(,!&#.
De esta $orma( )$ -*"!$.$ %& m"*&%#&# #$ %&) *$%&'",$)
/(*0#'&)( al permitir e?aminar la intención concreta
perseuida por las partes( y anula neocios( o&)eti%amente lícitos
cuyos mó%iles determinantes son ilícitos e inmorales.
El pro&lema de esta teoría est5 en la #7$*$,'&'+, $,!*$
'&()& 8 m"!3"). Se e?plica diciendo que causa es el 8n
inmediato( y moti%os son el mó%il remoto( psicolóico o causa real.
T$"*0& ),'*=!'& " &*m+,'&. =ayoritaria. se7n CASTA/
)unto al 8n que el neocio persiue en a&stracto( hay que dar
rele%ancia causal al propósito que indu)o al su)eto a alcan'arlo
cuando este propósito se incorpora al neocio( como ra'ón
determinante de la declaración de %oluntad.
B
9 ,ara que tena rele%ancia el -*"-+)!" ha de )$* '"m:, &
%&) -&*!$) #$% ,$."'"( o( por lo menos( si una de ellas lo ha
tenido( ha sido reconocido y no recha'ado por la otra(
accediendo a su cele&ración para alcan'arlo.
9 Cuando ," e?ista (, -*"-+)!" $)-$'0;'"( la '&()& se
encuentra simplemente en el propósito de alcan'ar
la ;,&%#&# .$,=*'& típica del neocio.
Esas 8nalidades han sido reconocidas pre%iamente en el
Derecho como merecedoras de protección( al tipi8car y
reular los neocios.
Ahora &ien( todo neocio )urídico est5 sometido a un '",!*"%
#$ %$.&%#&# 8 m"*&%#&#( independientemente de que el
propósito especí8co haya sido o no incorporado al
neocio.
II. LA CAUSA DE LOS NEGOCIOS JURÍDICOS.
En el CC una reulación sistem5tica de la causa la podemos
encontrar 7nicamente en relación con los contratos. Arts
6<CB y ss.
>Q($ )$ $,!$,#$ -"* '&()&?. S$.:, $% &*!. 1.2@4: DEn
los contratos onerosos se entiende por causa( para cada
parte contratante( la prestación o promesa de una cosa o ser%icio
por la otra parte: en los remuneratorios( el ser%icio o
&ene8cio que se remunera( y en los de pura &ene8cencia( la mera
li&eralidad del &ienhechorE.
F
El CC recoe la '",'$-'+, "b/$!3& #$ %& '&()&( como el
porqué )urídico9o&)eti%o siempre iual para cada tipo neocial.
Ahora &ien( tam&ién se #& !*&)'$,#$,'& & %") m"!3") "
'&()& )(b/$!3&( ya que e?ie que la causa sea lícita( requisito
sólo e?plica&le a tra%és de la concepción su&)eti%a de la
causa.
Si &ien es esta la postura mayoritaria( e?isten %oces
discordantes. Así!
9 Desde una posición anticausalista DE D-E2O a8rma que
Daunque la doctrina de la causa desapareciera de los
Códios( nada se perderíaE.
9 Otros reducen el 5m&ito de la causa para de)arlo reducido
e?clusi%amente a la incidencia de la misma como $undamento de
la atri&ución patrimonial. CASTG/( AL3ALADE4O.
A. R$.(%&'+, %$.&% #$ %& '&()&
Art. 6.<CF! DLos contratos sin causa( o con causa ilícita( no
producen e$ecto aluno. Es ilícita la causa cuando se opone a las
leyes o a la moralE.
Art. 6.<CH! DLa e?presión de una causa $alsa en los contratos
dar5 luar a la nulidad( si no se pro&ase que esta&an $undados en
otra %erdadera y lícitaE.
Art. 6.<CC! DAunque la causa no se e?prese en el contrato( se
presume que e?iste y que es lícita mientras el deudor no prue&e lo
contrarioE.
H
R$9()!")
6.9 EB)!$,'& #$ %& '&()&. La e?istencia de la causa es
requisito de la e?istencia del contrato. Si el contrato sólo es
en apariencia $ormal( pero le $alta la causa( la o&liación no es
%inculante. /o o&stante( al presumirse la e?istencia de la causa(
corresponde al deudor( pro&ar su ine?istencia.
R$%$3&,'& #$ %& 7&%!& )"b*$3$,#& #$ %& '&()&. Se7n
ROCA SASTRE( ,0-2 3R0TA0 y CA=ARA( decir que la causa sólo
)uea en el momento de la $ormación del contrato es un error(
pues de lo contrario( ha&ría que sostener que la causa de un
contrato para cada una de las partes es o&liar a la otra parte y no
o&tener del ella el resultado )urídico de la prestación.
Se7n estos autores( la $alta so&re%enida de la causa es lo
que )usti8ca la resolución de las o&liaciones
reciprocas se7n el Art. 66<B CC y la e?tinción de la o&liación por
pérdida de la cosa de&ida.
<.9 L'!(# #$ %& '&()&. Al e?iir el CC que la causa sea
lícita( se da rele%ancia a la causa su&)eti%a. La
)urisprudencia seIala que es ilícita la causa cuando los
moti%os que persian las partes sean ilícitos o inmorales "causa
torpe#( presuponiéndose tam&ién la licitud de la causa.
N" <&8 9($ '",7(,#* %& %'!(# #$ %& '&()& "art. 6.<CFC,
'", %& %'!(# #$% '",!*&!" "art. 6.<FF#( pues ca&e
per$ectamente que un contrato sea lícito en sí mismo "e).
arrendamiento#( pero cuya causa sea ilícita "e). arrendamiento
para &anda terrorista#. Así lo ha contemplado nuestro Ts en
numerosas ocasiones.
C
A.9 V$*&'#&# #$ %& '&()&. E?iste causa $alsa cuando la
causa %erdadera ha sido ocultada o encu&ierta por las partes
e?presando en el contrato otra distinta que no responde a la
realidad.
La causa $alsa supone pues un caso de )m(%&'+, *$%&!3&.
Si %& '&()& $) $**+,$& m5s que $alsedad de la causa se
produce ine?istencia de la misma.
9 D*$)(,'+, #$ $B)!$,'& 8 %'!(# #$ %& '&()&. La
dispone el Art. 6.<CC( precepto en que se $undan alunos autores
para admitir en nuestro Derecho la 8ura del neocio a&stracto(
que pasamos a estudiar.
II. LOS NEGOCIOS ABSTRACTOS
C",'$-!": S$E&%& ES,-/ que no de&e pensarse que el
neocio a&stracto sea un neocio despro%isto de causa( el cual
sería ine?istente.
La causa( en el neocio a&stracto e?iste( al iual que en el
neocio causal( si &ien( al contrario que en éste( 9en el que la
causa $orma parte interante del neocio( quedando su&ordinada
a ella la %alide' del neocio9 la causa est5 desliada del
neocio( el cual $unciona con independencia de la misma( por
e)emplo se promete entrear alo sin indicar en qué concepto.
D$*$'<" $)-&E"%
El CC( como la eneralidad de los latinos( no ha&le del
neocio a&stracto.
J
E, $% '&m-" #"'!*,&%( los autores se arupan en dos tesis
opuestas acerca de su admisi&ilidad!
1. T$)) -")!3&. /1KE+ LA2OS( ,LRE+ 2O/+GLE+ y
AL20ER.
Sostienen como &*.(m$,!")!
69 El principio de la autonomía de la %oluntad. 6<FF.
<9 La seuridad del tr58co )urídico impone( en ocasiones( la
admisi&ilidad de los neocios a&stractos.
A9 ,resunción de e?actitud y lealidad de la causa. 6<CC.
M citan como e)emplos!
9 Las !*&,)7$*$,'&) ,m"b%&*&) $, $% RD que se rien
el principio del consentimiento $ormal. Art. J<.6 L>.
9 Los ,$."'") #$ &-"*!&'+, a la sociedad de ananciales.
9 El &;&,F&m$,!"( incluyendo toda arantía por crédito
a)eno como la prenda y la hipoteca.
9 D*"m$)& " *$'","'m$,!" #$ #$(#&.
9 L") !0!(%") #$ '*=#!" ,"m,&!3"), &% -"*!&#"* 8 & %&
"*#$,.
2. T$)) ,$.&!3&. ROCA( DE CASTRO( AL3ALADE4O y D*E+
,-CA+O. R$'<&F&, %") &*.(m$,!") anteriores( y así!
69 El principio de la autonomía de la %oluntad no puede
pre%alecer $rente a una disposición leal imperati%a cual es la del
art. 6.<H6 CC( que e?ie como uno de los requisitos el contrato( la
causa.
<9 El art. 6.<CC es de car5cter pro&atorio y no leitimador.
N
Tan sólo supone ine?presión de causa pero no su a&stracción
o %ida independiente. En de8niti%a in%ierte la cara de la
prue&a.
La importante R.< O- 6NN<( con relación al supuesto
consentimiento $ormal declara que la declaración de %oluntad a
que se re8ere es nula si carece de causa( de acuerdo con el
car5cter causalista de nuestro ordenamiento.
La R.<J P 6NNH a8rma que toda aportación a la sociedad de
ananciales de&e e?presar la causa( y en particular la onerosidad
o ratuidad.
IV. ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA
Se7n D. ,-CA+O todo despla'amiento patrimonial( todo
enriquecimiento y( en eneral( toda atri&ución( para ser lícitos(
de&en tener una causa )usta.
Si no est5n $undados en una causa( el enriquecido de&e
restituir al empo&recido el %alor del enriquecimiento.
Correlati%amente( sure una acción a $a%or de este 7ltimo
para o&tener o reclamar dicha restitución.
D$*$'<" $)-&E"%. El CC no contiene una reulación unitaria
del enriquecimiento sin causa( a di$erencia de los
Códios de corte erm5nico.
Sólo lo menciona en el Art. 6Q.N.A! En el enriquecimiento sin
causa se aplicar5 la ley en %irtud de la cual se produ)o la
trans$erencia del %alor patrimonial a $a%or del enriquecido.
E indirectamente( late el concepto de enriquecimiento in)usto
en la reulación del pao o el co&ro de lo inde&ido "Arts
6JNF96NQ6#( y en particular en el Art. 6NQ6! Dse presume que hu&o
6Q
error en el pao cuado se entreó la cosa que nunca se de&ió
o que ya esta&a paadaE
El TS so&re la &ase de la leislación histórica( y estos
preceptos( a8rma que Da nadie le es lícito enriquecerse
torticeramente en per)uicio de otrosE y seIala como
*$9()!") para que pueda prosperar la reclamación por
enriquecimiento!
6R# U, $,*9($'m$,!" #$% #$m&,#&#"( que puede
producirse por &(m$,!" #$ )( -&!*m",", " -"* )( ,"
#)m,('+,.
<R# U, '"**$%&!3" $m-"b*$'m$,!" #$% &'!"*( por un
daIo positi%o o por un lucro $rustrado( consecuencia del
enriquecimiento del demandado.
AR# U, ,$B" '&()&% entre empo&recimiento y
enriquecimiento( en %irtud del !*&)-&)" directo o indirecto de
-&!*m"," del demandante al de la otra parte.
BR# F&%!& #$ '&()& que )usti8que el enriquecimiento( que es
compati&le con la e?istencia de &uena $e en el enriquecido.
FR# I,$B)!$,'& #$ (, -*$'$-!" %$.&% 9($ $B'%(8& %&
&-%'&'+, #$% $,*9($'m$,!" ), '&()&! posesión
de mala $e "art. BFF# o de las me)oras introducidas por el
usu$ructuario "art. BJC# o el arrendatario "art.FCA#.
HR# Al7n sector doctrinal aIade un 7ltimo requisito! que el
que ha resultado empo&recido no oce o haya o'ado de otra
66
acción para la reparación del daIo patrimonial(
a8rmando así $% '&*4'!$* )(b)#&*" #$ $)!& &''+,.
,ero este requisito no es admitido por la mayoría de la
doctrina. El TS lo ha recha'ado en %arias sentencias(
a8rmando que la acción de enriquecimiento tiene sustanti%idad
propia y por ello puede coe?istir con otras acciones di$erentes
"resarcimiento de daIos( interdictal( rei%indicatoria( aquiliana(
etc.#:
E7$'!")
L& &''+, $) -$*)",&% y tiene por o&)eto la indemni'ación
del per)uicio su$rido( con un do&le límite!
; /o podr5 e?ceder de la cuantía a que ascienda el
empo&recimiento del actor
; /i del enriquecimiento del demandado.
G S $% $,*9($'m$,!" )$ <& -*"#('#" #$ b($,& 7$, se
de&e restituir!
S La misma cosa corporal o especí8ca( o( en su caso( otro
tanto de la misma especie y calidad.
S Las accesiones y lucros de la cosa.
S Todo lo que hu&iera consumido de la misma.
G S $% $,*9($'m$,!" )$ <& -*"#('#" #$ m&%& 7$, en
enriquecido queda o&liado( adem5s de lo anterior!
S Al a&ono del interés leal.
S -ndemini'ación de daIos y per)uicios.
S Responsa&ilidad por todos los riesos( incluso en caso
$ortuito.
6<
=encionar 7nicamente que la Comp. /a%arra reula el
enriquecimiento sin causa en la Leyes FQJ y FQN.
LOS NEGOCIOS JURÍDICOS ANÓMALOS: SIMULADOS,
INDIRECTOS, FIDUCIARIOS Y FRAUDULENTOS.
LOS NEGOCIOS JURÍDICOS ANÓMALOS. Se7n DE
CASTRO( son neocios )urídicos anómalos aquellos que suponen
una de$ormación de la 8ura neocial( querida pro quienes crean
el neocio y hecha para escapar de la reulación normal( querida
y ordenada por la ley del neocio.
Entre los neocios )urídicos anómalos se suele ha&lar de los
simulados( indirectos( 8duciarios y $raudulentos( de&iendo
seIalarse que estas anomalías no se e?cluyen entre si( por lo que
es peliroso en$rentar los distintos tipos de neocios anómalos.

NEGOCIOS SIMULADOS
C",'$-!". Son aquellos en los que( de com7n acuerdo( las
partes emiten una declaración no coincidente con la %oluntad
interna( a 8n de enaIar a terceros.
E%$m$,!")
9 A-&*$,'& /(*0#'&. /eocio que aparece al e?terior como
leal y lícito.
9 N$."'" ,!$*,". Auténtica realidad querida( que
determina que lo declarado no es lo realmente querido por
las partes.
9 Causa simulationis( porque de la simulación.
6A
Tiene ran importancia pues de ella dependen los e$ectos del
neocio( se7n sea lícita o ilícita.
C%&)$)
&C Sm(%&'+, &b)"%(!&. Se produce arti8cialmente la
apariencia de un neocio que no e?iste.
E7$'!")! El e$ecto del neocio es su ine?istencia por $alta de
causa.
/o o&stante para que ello se declare ha&r5 que destruir la
presunción leal de su e?istencia. 6<CC.
Su 7nico e$ecto es la protección a terceros de &uena $e y a
título oneroso( que act7en en &ase al neocio simulado( si &ien
esto no es un e$ecto de la simulación( sino que deri%a de la
protección a la apariencia.
bC Sm(%&'+, *$%&!3&. Se produce la apariencia de un
neocio distinto del %erdaderamente reali'ado.
E7$'!")! -mplica una anomalía en la causa( por lo que se
aplica el Art. 6<CH antes e?puesto.
,or ello( el neocio aparente es nulo( como $alta de causa
%erdadera( pero el disimulado es %5lido si es lícito y re7ne los
requisitos que corresponden a su naturale'a especial.
,or 7ltimo hemos de re$erirnos al pro&lema de %& 7"*m& $,
%& )m(%&'+,.
Se plantea la cuestión de qué e$ecto produce la $orma que
$alta en el neocio disimulado pero que se da
respecto del simulado. El supuesto típico es el de donación
de inmue&les encu&ierta &a)o $orma de CP otorada en E,.
6B
El Tri&unal Supremo no ha sido uni$orme en torno a su
%alide'( si &ien 7ltimamente parece reconocerla
implícitamente( al reconocerle ciertos e$ectos. /os remitimos al
tema correspondiente.
NEGOCIOS INDIRECTOS
2 C",'$-!". ASCARELL- de8ne el neocio indirecto como
aquél al que las partes recurren en un caso concreto( para
alcan'ar a tra%és del mismo 8nes di%ersos de los que son típicos
de la estructura de ese neocio.
2 A#m)b%#&#. En torno a ellos( se han $ormulado dos
principales teorías
G T$"*0& '%4)'&. ,ropuna su admisi&ilidad &as5ndose en el
principio de la autonomía de la %oluntad.
G T$"*0& m"#$*,&. DE CASTRO dice que su admisión choca
con todas las teorías causalistas( y por lo tanto con nuestro
sistema( y que en la mayoría de los casos supone un neocio en
$raude.
La doctrina ha a&andonado ya la posi&ilidad de que el
neocio indirecto sea una cateoría dom5tica con plena
sustanti%idad dado lo heteroéneo de sus supuestos. Así
CASTG/( atendiendo a su causa distinue entre neocios
8duciarios "lícitos y %5lidos# y neocios $raudulentos "ilícitos e
in%5lidos#.
6F
NEGOCIOS FIDUCIARIOS
C",'$-!". Son aquellos neocios por %irtud de los cuales
una persona "8duciante# transmite a otra "8duciario#
la propiedad de una cosa o la titularidad de un derecho para lorar
una 8nalidad pr5ctica "de arantía o administración# para la cual
no es )urídicamente necesaria dicha transmisión.
Caracteres
9 Se $unda en la '",;&,F& o ;#('& en el 8duciario.
9 D$)-*"-"*'+, entre el 8n pr5ctico perseuido y el medio
)urídico empleado.
9 EB)!$,'& #$ (, 5pactum fduciae6 por %irtud del cual
se de&e retransmitir la cosa o el derecho una %e'
cumplida la 8nalidad del neocio.
C%&)$)
9 Fiducia cum creditore! transmisión con 8nalidad de
arantía. Se cele&ra en pro%echo del 8duciario. S <H -P <QQ6 no se
admite si encierra un pacto comisorio: en caso de incumplimiento
de la o&liación( el 8duciario no adquiere la propiedad( sino que
podr5 pedir el em&aro y su&asta del &ien para hacer e$ecti%o su
derecho.
9 Fiducia cum amico! transmisión con 8nes( eneralmente
de estión o administración( para lorar al7n 8n
determinado. Se cele&ra en pro%echo del 8duciante. La
D2R/ considera como tal la ad)udicación para pao de deudas.
6H
E7$'!"). >a sido tradicional( e incluso seuida en %arias
sentencias del TS la llamada !$"*0& #$% #"b%$ $7$'!"( se7n la
cual el neocio 8duciario est5 interado por dos neocios de
índole y e$ectos di$erentes!
9 U," *$&%( de transmisión plena del dominio con su
correspondiente atri&ución patrimonial( y e8ca' erga omnes.
9 Y "!*" "b%.&'",&%( %5lido inter partes( que constriIe al
adquiriente para que act7e dentro de lo con%enido y en $orma que
no impida el rescate por el transmitente( con el
consiuiente de&er de indemni'ar per)uicios en otro caso.
DE CASTRO '*!'+ #(*&m$,!$ $)!& !$"*0&:
6# D"* %& '&()&. En nuestro derecho no se admite la
a&stracción de la causa. La transmisión del dominio e?ie una
causa adecuada y no lo es aranti'ar un crédito o cumplir
un encaro.
<# E) '",!*&*& & %& 3"%(,!&# #$ %&) -&*!$)( por cuanto el
8duciante no pretende transmitir plenamente al 8duciario
haciendo su posición en inataca&le.
,ara este autor( el 8duciario no es titular pleno y de8niti%o(
sino 7nicamente !!(%&* 7"*m&% " ;#('&*" y si trasmite( sólo
podr5 trasmitir lo que el mismo tiene. ,ostura seuida por el TS SS
6B P- 6NNB( <A -- 6NNF.
,or lo tanto( el *=.m$, &-%'&b%$ ser5 el siuiente!
1. R$%&'",$) ;#('&,!$ 8 ;#('&*"
6C
9 El ;#('&*" $) m$*" !!(%&* 7"*m&%( poseedor de una
cosa a)ena( sin que pueda adquirirla por usucapión por no serlo en
concepto de dueIo. S. F --- <QQ6.
9 El Dpactum fduciaeE protee al 8duciante $rente a
reclamaciones in)ustas del 8duciario.
9 Cumplidos los 8nes de la 8ducia( el 8duciante tiene derecho
a e?iir la retransmisión de lo cedido( incluso mediante la
acción rei%indicatoria.
2. R$%&'",$) ;#('&,!$ 8 !$*'$*")
9 Si son terceros &uena $e y a título oneroso( no procede la
rei%indicación.
9 Si no lo son( puede e)ercitarse la rei%indicatoria.
NEGOCIOS FRAUDULENTOS
DE CASTRO los de8ne como aquellos que persiuen un
resultado prohi&ido por la ley( pero que se amparan en otra
dictada con 8nalidad distinta.
De acuerdo con esta de8nición podemos seIalar los
siuientes *$9()!")!
6R Tue el acto de que se trate supona una 3"%&'+, #$ %&
%$8( por contrariar la 8nalidad pr5ctica de la misma.
<R Tue %& %$8 $, 9($ b()'& &m-&*" $% &'!" H,"*m& #$
'"b$*!(*&C ," %" -*"!$/& )(;'$,!$m$,!$
%r. Penta en arantía $rente a la prohi&ición del pacto
comisorio.
6J
,ara eludir esta prohi&ición( la %enta en arantía se hace a
tra%és de una %enta con pacto de retro( a $a%or del deudor9
%endedor.
AR UE) -*$')& %& 3"%(,!&# #$ b(*%&* %& L$8V Aunque
alunos autores entienden que sí es precisa( la
mayoría de la doctrina entiende que no( porque la prohi&ición
del $raude leal se &asa no tanto en el propósito de reprimir la mala
$e cuando en la necesidad de proteer los 8nes de las leyes y la
orani'ación )urídica.
E7$'!"). A estos actos se les aplicae( el art. H9B CC! Dlos
actos reali'ados al amparo del te?to de una norma que persian
un resultado prohi&ido por el ordenamiento )urídico( o
contrario a él se considerar5n e)ecutados en $raude de ley y no
impedir5n la de&ida aplicación de la norma que se hu&iere tratado
de eludir.
TEMAS CIVIL REGISTROS OPOSICIÓN
FORO
DE OPOSITORES
TEMAS HIPOTECARIO TEMAS FISCAL
OPOSITAR CON
ÉXITO
CUADRO NORMAS
NORMAS 2002-
2012
LISTA INFORMES
RESOL.: PROP-MERC-
MESES
NODESESPERES ¿Saba! "#$...%
6N
<Q