1

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE SINALOA
FACULTAD DE HISTORIA
MAESTRÍA EN HISTORIA




HISTORIA DEL DESARROLLO HIDROECONÓMICO DE
SINALOA (1947-1970). EL CASO DE LA PRESA HUMAYA
Y LA UNIDAD IV DEL DISTRITO DE RIEGO 10.

TESIS QUE PRESENTA
RUTH ELIZABETH ZAMUDIO LÓPEZ


PARA OBTENER EL GRADO DE
MAESTRO EN HISTORIA


DIRECTOR DE TESIS
DR. ARTURO CARRILLO ROJAS

Culiacán, Rosales, enero de 2008
2

Agradecimientos


A mi Madre por su gran apoyo moral, a mi Dios por su apoyo incondicional y sin el
cual no hubiera podido lograr nada.



A la Facultad de Historia de la UAS y su planta de maestros que hicieron posible
me formara como Maestra en Historia.
A mi tutor Dr. Arturo Carrillo Rojas por su apoyo incondicional en la elaboración de
esta tesis.
A los doctores María de Jesús López López y Eduardo Frías por sus atinados
comentarios y sugerencias.
A las instituciones que pusieron sus acervos y conocimientos a mi disposición para
consultar y trabajar en ellos, en especial el Archivo Histórico del Agua
3


Indice


Introducción 5

Capítulo1. La política de irrigación en México en el periodo del “milagro
mexicano” (1947-1970)
12
1.1 Características generales del periodo 12
1.2 Situación hidrológica del país y las inversiones en irrigación 15
1.3 La Secretaría de Recursos Hidráulicos y sus principales funciones 23
1.4 Las comisiones de cuencas hidrológicas 31

Capítulo 2. El desarrollo agro económico de Sinaloa (1947-1970) 38
2.1 El nuevo rumbo de la economía sinaloense (1920-1940) 39
2.2.- Las transformaciones institucionales que fortalecieron la
economía sinaloense y el impulso a las obras de irrigación
41
2.3.- La Comisión del río Fuerte y las grandes obras de irrigación en el
norte de Sinaloa
45

Capítulo 3. Planeación y creación de la nueva infraestructura para el
desarrollo económico de Sinaloa
51
3.1 El PLHINO y la infraestructura hidrológica 51
3.2 La infraestructura caminera, eléctrica y de agua potable 54
3.2.1 Caminos 54
3.2.2 Electrificación y agua potable 59

Capítulo 4. Historia de la ampliación del Distrito de Riego Núm. 10 64
4.1 Distrito de Riego de Culiacán núm. 10 Sinaloa 65
4.2 Principales cultivos en el Distrito de Riego núm. 10 69
4

4.3 Presa San Lorenzo o presa Humaya 73

Capítulo 5. La Presa del Humaya “Presidente Lic. Adolfo López
Mateos” y la Unidad IV
76
5.1 Información general de la presa 76
5.2 Descripción de la presa 78
5.3 Tiempo de construcción y costo de la obra 83
5.4 Unidad IV “El Tamarindo” 85

Capítulo 6. Los pueblos desplazados por la presa Humaya y la
formación de la Sindicatura del Tamarindo
87
6.1 Los 13 pueblos desplazados por la presa 87
6.2 Formación y vicisitudes de la sindicatura de El Tamarindo 96

Conclusión General 101
Bibliografía 103
Glosario 108

5

Introducción
El agua es un factor imprescindible para el desarrollo socioeconómico de las
regiones. Su importancia es tal que ha llevado a una división hidrológica de la
República Mexicana, lo que ha generado una serie de conceptos como región
hídrica, cuenca hidrológica, comisión de cuencas, distrito de riego y unidad de
riego por mencionar algunos;
1
todos ellos son componentes importantes de lo que
se conoce como sistema hidráulico, enfoque que permite analizar el desarrollo
económico de una región como lo tratan de explicar los diferentes modelos
teóricos del desarrollo, los cuales han ido sufriendo evoluciones a lo largo del
tiempo conforme a los cambios en la economía.
Desde que se planteó la Teoría del Desarrollo como modelo para América Latina
se trató que fuera una explicación racional a la pobreza y riqueza de la región
(aunque realmente era una respuesta a la problemática planteada en las décadas
de los 50 y 60, avalado por la CEPAL). Para los países no industrializados con
economía agrícola se aplicó un modelo de desarrollo rural que privilegiaba las
grandes inversiones en infraestructura para impulsar el crecimiento de la
economía.
Con el tiempo se han integrado nuevos factores que permiten disminuir los efectos
nocivos de un crecimiento sin desarrollo, como el cuidado del medio ambiente,
promoviendo el uso moderado y la preservación de los recursos naturales para el
futuro, con esta postura se busca explicar y crear nuevos métodos y modelos
para el desarrollo socioeconómico de una sociedad y su interacción con el medio
ambiente, lo cual se conoce como desarrollo rural integral u otros lo conocen como
desarrollo sustentable, estos modelos se han ido relacionando con otros como el
desarrollo endógeno y los sistemas productivos locales, los distritos rurales y

1
Véase glosario anexo.
6

clusters, los cuales pretenden impulsar el conjunto de las actividades económicas
que estimulan la competitividad de una región determinada.
2

Para esta investigación las teorías o modelos que me sirvieron como referencia
conceptual fueron los de desarrollo sustentable y desarrollo rural. Los expositores
mas relevantes de estos dos modelos son Francisco Alburquerquer
3
, quien
desarrolla el modelo de desarrollo sustentable (y de quien retomé el concepto para
el glosario) y Alexander Schejtman y Julio A. Berdegué Rimisp, quienes aplican el
modelo de desarrollo rural que promueven el Banco Interamericano de Desarrollo
y la CEPAL.
Para lograr el desarrollo en una región rural se ocupa apoyo en la creación de la
infraestructura económica. En México, el gobierno federal, dividió el país en
regiones y para ello retoma el concepto de “Cuencas Hidrográficas”, las cuales
son esenciales para la planificación y lograr que una región alcance su desarrollo
socio-económico, además de que permite que los grupos y comunidades se
desarrollen y compartan identidades, tradiciones y cultura. La cuenca hidrográfica,
constituye la unidad natural y de gestión del recurso hídrico, esta constituida
generalmente por uno ó más ríos, los insectos, los peces, las aves, los árboles,
las lagunas, las cimas de las montañas, los charcos, los pueblos y todos los que
viven y son parte de la misma cuenca. El uso multisectorial de las aguas se
encuentra condicionado a la disponibilidad de las mismas. En ella se verifica el

2
Estas reflexiones están basadas en la lectura de: Antonio Vázquez Baquero, “Desarrollo
endógeno y globalización”, Eure, Revista Latinoamérica de estudios urbanos regionales numero
79, año 2000, pp. 47-65 y la tesis doctoral de Leandro Sánchez Zepeda, “La industria Vinícola y el
desarrollo económico”, Albacete, Universidad de Castilla-La Mancha, Facultad de Ciencias
Económicas y Empresariales de Albacete Área de Economía Española e Internacional,
Departamento de Economía Española e Internacional, Econometría e Historia Económica, 2007,
pp.12-50.
3
Juan Luís Llorens, Francisco Alburquerque, Jaime del Castillo, “Estudio de casos de desarrollo
económico local en América Latina” Banco Interamericano de Desarrollo, MSM 11, Washington, D.
C., 2005.
7

ciclo hidrológico. El Estado promueve y garantiza su aprovechamiento sostenible
mediante la participación pública y privada en su gestión.
4

Todo ello ha contribuido a considerar al agua como agente económico porque
permite el desarrollo y subsistencia de la economía y sociedad de cualquier país.
Sólo por mencionar algunos ejemplos, el agua se utiliza en la agricultura, en la
industria en los servicios turísticos, en la piscicultura, además del consumo
humano.
5

La infraestructura como las presas y canales y drenes de los distritos de riego, han
jugado un papel importante para que el agua se convierta en ese factor económico
que permite el desarrollo socioeconómico de una población pues facilitan su
acceso y administración propiciando la creación de cuencas hidrográficas.
Durante los años de 1947-1970, en México, el agua se convierte en un factor
detonante en el desarrollo económico que permite la reconfiguración del país, por
regiones de cuencas hidrológicas con un plan hidráulico para el desarrollo
regional. Las cuencas hidrográficas surgieron como el resultado de políticas de
desarrollo regional para dirigir el gasto público y generar inversiones directas para
la industrialización
6
.
Las comisiones de cuencas hidrográficas se crearon, desde 1947, con un
propósito y funciones específicas que han ido evolucionando según las
circunstancias económicas y desarrollo de la región. Estas cuencas hidrográficas
generalmente han sido explotadas por el gobierno nacional a través de las
instituciones y políticas que generan un ambiente propicio para la creación y

4
Gilberto Miranda Paz y Roberto Ángeles Lazo, El agua, uso y conservación del agua dulce, las
cuencas hidrológicas, INRENA, mayo 17,2007.Link
http://www.inrena.gob.pe/escolares/agua/pag04.htm.
5
Reynol Díaz Coutiño, Sinaloa riqueza y pobreza del agua dilema para el desarrollo económico y la
competitividad, Sinaloa, UAS, IIES, 2005, pp. 14-15.
6
David Barkin y Timothy King, Desarrollo de económico regional enfoque por cuencas hidrológicas
de México, 1985, México, Siglo XXI editores, p.31.
8

desarrollo socio-económico de las regiones por medio de la creación o desarrollo
de distritos de riego.
En México existieron Comisiones regionales que dependían de la Secretaría de
Recursos Hidráulicos y que contaban con sus respectivos distritos de riego: la
Comisión del río Papaloapan, Comisión del río Grijalva, Comisión del río
Tepalcatepec y Balsas, Comisión de Lerma-Chapala - Santiago, y la Comisión del
río Fuerte
7
, esta última comisión correspondía al estado de Sinaloa.
En Sinaloa el desarrollo de los sistemas de irrigación se remontan al Porfiriato, al
crearse las bases para el desarrollo de la agricultura comercial con la creación de
los ingenios azucareros y algunas haciendas de henequén, aunque en estos
momentos su aportación a la economía fue mínima en comparación a la minería;
después de la revolución la agricultura comercial tomó fuerza hasta convertirse en
exportador de hortalizas entre otros productos, por lo que el uso, administración y
distribución del agua es un tema de importancia debido a que es un recurso
imprescindible para el desarrollo de la agricultura y con ello todo el sistema
económico que distingue a Sinaloa y la región del Noroeste
8
.
Para que Sinaloa desarrollara una economía agrícola fue necesario crear un
ambiente político institucional favorable para atraer las inversiones económicas
que permitieran la creación de infraestructura hidráulica como presas y canales.
El presente estudio se centra en el caso específico de la presa Lic. Adolfo López
Mateos y la formación de la Unidad IV del Distrito de Riego número 10. El estudio
histórico del contexto y la formación de lo que se conoce como “Sistema Humaya”
es importante no sólo como un registro analizado de la historia de la política
hidráulica del estado de Sinaloa y de nuestro país sino porque analiza el impacto

7
Ibid., pp. 95-116.
8
Reynol Díaz Coutiño, Op. Cit., p. 12.
9

negativo o positivo que esta construcción trajo a la economía y sociedad de
aquella región.
Las presas modifican la vida social y económica de las poblaciones asentadas en
estas cuencas. Por lo que podemos hablar de los intentos gubernamentales por
propiciar un desarrollo endógeno
9
en la región, sin embargo el modelo teórico que
se utilizará en toda la investigación debido al énfasis de los recursos naturales es
la del desarrollo sustentable tomando como apoyo la teoría de desarrollo rural,
pese que a primera instancia son modelos económicos puede considerarse
también como modelos teóricos del desarrollo, para analizar lo que está
ocurriendo a una sociedad que depende del agua para su desarrollo y como ésta
se ve impactada por la presa como recurso para administrar el líquido.
Las presas y los sistemas de riego creados con ellas, como objeto de estudio, nos
permitirán explicar cómo ha sido el desarrollo en Sinaloa y en especial en la región
norte del Distrito de Riego 10, en las décadas del 50 y 60. Esta investigación
“Historia del desarrollo hidroeconómico de Sinaloa (1947-1970). El caso de la
presa Humaya y la Unidad IV del Distrito de Riego 10” consta de 6 capítulos y una
conclusión.
En el primer capítulo haremos una pequeña historia sobre la política de irrigación
en el periodo de 1940 a 1970, y se aborda el tema sobre la creación de las
Comisiones de Cuencas Hidráulicas y los sistemas de irrigación a nivel nacional.
El capítulo dos trata sobre los aspectos generales de la economía sinaloense en el
mismo periodo, de las transformaciones institucionales que permitieron el impulso

9
Este es un modelo teórico que ha surgido de la economía para explicar el proceso de desarrollo
económico en una región, uno de sus expositores es Leopoldo Solís, aunque no lo denota como
modelo teórico; otro que lo ha desarrollado como modelo teórico pero enfocado a desarrollo
regional es Antonio Vázquez Barquero en quien nos basaremos para explicar cómo las presas
generan un desarrollo socioeconómico de la región, existen otras teorías semejantes como el
ecodesarrollo sustentable y que parten de este modelo teórico de desarrollo desde adentro donde
se propone que una economía crece no por factores externos, sino internos, propiciados por los
mismos habitantes.
10

de las obras de irrigación y se ejemplifica con la Comisión de la Cuenca del Río
Fuerte y sus respectivos objetivos para Sinaloa.
En el capítulo tres se trata el tema de la planeación de la política hidráulica en
Sinaloa, para ello introducimos el tema del PLHINO y la creación de la
infraestructura necesaria para el desarrollo, abarcando la infraestructura caminera,
la eléctrica y la de agua potable.
El capítulo cuatro esta dedicado al proceso de irrigación en el valle de Culiacán, a
partir de sus obras de pequeña y grande irrigación, como factores de desarrollo en
el estado a partir de la creación del Distrito de Riego 10, estudiando las diferentes
etapas de su desarrollo hasta llegar a la discusión de la conveniencia de avanzar
hacia el norte o hacia el sur de este valle.
El capítulo cinco es la historia de la presa del Humaya y la ampliación del Distrito
de Riego 10 con la creación de la unidad IV, tratando de precisar las
características más importantes de estos hechos.
El capítulo seis es la historia de los 13 pueblos afectados por el embalse de la
presa y la fundación de la villa Adolfo López Mateos.
La problemática de esta investigación gira entonces entorno a las siguientes
preguntas: ¿En que consistió el desarrollo hidroeconómico de Sinaloa en las
décadas de 1950 y 1960?, ¿Qué tipo de infraestructura permitió el desarrollo
económico de la entidad en ese periodo?. ¿Cuáles fueron las principales obras
hidráulicas que fortalecieron el sistema de riego en el estado? ¿Cómo se dio el
proceso de crecimiento del distrito de riego número 10?, ¿Qué características tuvo
la construcción de la presa Adolfo López Mateos y la formación de la Unidad IV “El
Tamarindo”?
El objetivo principal de la investigación es analizar el desarrollo hidrológico de
Sinaloa en las décadas del “milagro mexicano”, tomando como caso la formación
11

de la Unidad IV del Distrito de Riego número 10, a partir de la construcción de la
presa del Humaya o “Adolfo López Mateos”.
La naturaleza del material documental que da sustento a esta investigación
proviene de los siguiente archivos: Archivo Histórico del Agua, Archivo General de
la Nación, Archivo Histórico del Estado de Sinaloa, Archivo de la Secretaria de
Agricultura, y la Comisión Nacional del Agua en Sinaloa. La bibliografía referente
a la política agraria y los planes hidráulicos de la nación de la temporalidad de
1947-1970; a la presa, distritos de riego, agricultura y comercio; a cuestiones
locales que tratan obre los recursos naturales del entorno municipal provienen de
los acervos de las dependencias mencionadas y de bibliotecas de la localidad y de
la ciudad de México, como la Biblioteca Nacional, la del Colegio de México y la de
la Facultad de Economía de la UNAM,
Los documentos gubernamentales como planes, programas sectoriales, informes
de gobierno y otras publicaciones oficiales (Censos, Anuarios, etc.) fueron
obtenidos de las dependencias oficiales del Gobierno del estado y del Archivo
Histórico General del Estado de Sinaloa. Además de la información bibliográfica y
archivística se realizó trabajo de campo, donde no sólo recolecté fotos sino
también realicé entrevistas y recolecté anécdotas de la gente que vive en estas
sindicaturas y de funcionarios de gobierno y de encargados de los módulos de
riego que se responsabilizan de poner en marcha los proyectos de desarrollo.
Todo el trabajo anterior dio como resultado esta tesis que busca aportar elementos
nuevos para el estudio del agua en Sinaloa y a su vez tiene el propósito de que
sea de ayuda para otros investigadores que quieran retomar o profundizar en el
tema.
12

Capítulo 1
La política de irrigación en México en el periodo del “milagro
mexicano” (1940-1970)

1.1 Características generales del periodo
Nuestro periodo de estudio está ubicado en el proceso económico, denominado
por Ortiz Mena, como “Desarrollo Estabilizador”
10
(1940-1970); aunque no es
nuestro objetivo estudiar el fenómeno económico nacional,
11
sí es pertinente
mencionar por lo menos las características principales que nos permitan tener un
contexto que nos ayude a comprender y ubicar nuestro objeto de estudio, el
desarrollo hidroeconómico de Sinaloa, específicamente el caso de la presa
Humaya y la formación de la Unidad IV del Distrito de Riego núm. 10. Aunque
nuestro estudio es de carácter regional no podemos desdeñar la influencia
nacional e internacional en la economía local de Sinaloa,
12
la cual afectó
directamente la agricultura y el desarrollo socioeconómico del estado.
Los años de 1940-1970 son, en la opinión de algunos analistas económicos e
historiadores,
13
los años dorados de México, donde la economía logra su máximo
crecimiento
14
, esta época se le conoce popular, histórica y mundialmente como la
del “Milagro Mexicano”
15
, sin embargo para economistas como José Silvestre

10
Antonio Ortiz Mena, Desarrollo estabilizador: reflexiones sobre una época, México, El Colegio de
México, Fideicomiso Historia de las Américas Fondo de Cultura Económica, 1998, p. 9.
11
Ibíd., pp.10-12.
12
Arturo Retamoza Gurrola, El proceso de industrialización en México: el caso Sinaloa, México,
UAS, 1987, p.73.
13
Leopoldo Solís Manjarrez, Clark W. Reynolds, Raymond Vernon, Peter H. Smith, Manuel Gollas,
Blanca Torres, Olga Brody, entre otros.
14
Raymond Vernon, El dilema del desarrollo económico de México, México, Editorial Diana, 1977,
p. 106.
15
Peter H. Smith, El imperio del PRI, Timothy Anna, et.al., Historia de México, Barcelona,
Critica,2da edición 2003, p. 323.
13

Méndez Morales sólo es una etapa de “crecimiento sin desarrollo”
16
, opinión que
comparte con algunas reservas Leopoldo Solís.
17
Para otros, como Enrique
Cárdenas y Antonio Ortiz Mena, es la época del “Desarrollo Estabilizador”
18
y para
los historiadores es la época de la industrialización y modernización del país bajo
el régimen priista.
19
Sea como fuere, tanto unos como otros están de acuerdo que
estos años son significativos para la economía mexicana al alcanzar un
crecimiento incomparable y por las diferentes transformaciones físicas, políticas e
institucionales de nuestro país que han contribuido a la formación del México
actual.
Las principales características económicas del país en 1940-1970 se resumen en
un crecimiento promedio anual del 6.3%
20
y un incremento de precios del 2.5%, es
decir, prácticamente no hubo inflación.
21
Aunque para ser precisos si hubo por lo
menos dos procesos inflacionarios que llevaron a devaluaciones a lo largo de este
periodo, pero en términos generales no fueron tan dramáticas como las que
culminaron en 1976 y en 1982, por lo que en términos generales se dice que no
hubo inflación. El producto corriente por habitante pasó de $396 pesos en 1940 a
$8 546 en 1970
22
.
En el sector social también hubo cambios, la familia mexicana disminuyó el
número de miembros, reduciéndose a 4 hijos por familia promedio,
23
se

16
José Silvestre Méndez Morales, Pasado, Presente y Futuro de la economía mexicana 100
preguntas y respuestas, México, Panorama Editorial, 1995, p.55.
17
Leopoldo Solís Manjarrez, “Comportamiento de la economía mexicana a partir de 1910, fases y
características”, en Aurelio H. Montemayor, et al., México setenta y cinco años de Revolución
Desarrollo económico II, tomo 1, vol. 2, México, Instituto de Estudios Históricos de la Revolución
Mexicana, Fondo de Cultura Económica, 1988, pp. 878-880.
18
Antonio Ortiz Mena, Desarrollo estabilizador: reflexiones sobre una época, México, El Colegio de
México, Fideicomiso Historia de las Américas, Fondo de Cultura Económica, 1998, p. 9; Enrique
Cárdenas, La hacienda pública y la política económica 1958-1994, México, Fondo de Cultura
Económica- El Colegio de México, 1994, p.23.
19
Peter H Smith, Op Cit. p. 321; Olga Pellicer y Esteban L. Mancilla, Historia de la Revolución
Mexicana 1952-1960, México, Colegio de México, 1972, pp. 3-7.
20
Raymond Vernon, Op. Cit., p. 106.
21
Antonio Ortiz Mena, Op. Cit., p. 9.
22
José Silvestre Méndez Morales, Op. Cit., p. 55.
23
Raymond Vernon, Op. Cit., pp. 106 y 108.
14

incorporaron más mujeres como asalariadas; el trabajo en la ciudad era más
remunerativo que las actividades en el campo, lo que ocasionó una importante
migración del campo a la ciudad, como resultado de la demanda de trabajo a
causa de la inversión empresarial y la estabilidad que tenía el país, se amplió
mucho la oferta de mercado y la mano de obra fue más solicitada. Esto permitió
también que la alimentación y otros servicios, como la educación, fueran más
accesibles a la población rural y urbana.
24
A su vez, la tasa de mortandad
disminuyó y aumentó la calidad de vida, todo ello gracias al crecimiento de la
economía que el país vivió en esa época
25
.
En este mismo periodo hay un fuerte impulso a la industrialización del país por
medio de la política proteccionista que incluyó bajos impuestos, subsidios a la
industria, topes a los cupos de importación y aumento de los aranceles para
controlar las importaciones, se hace una reforma a la política monetaria, y se
busca atraer la inversión extranjera.
Además, se realizaron cambios institucionales, como la modificación de la reforma
agraria que proponía mayor movilidad tanto del uso de la tierra como del capital y
la mano de obra, elevación del nivel educativo, capacidad de absorción de
adelantos tecnológicos y fortalecimiento de la clase empresarial. Se forjaron los
instrumentos de la política económica, se incrementó el volumen de la inversión
interna, se modificó la dependencia con el exterior en el comercio de mercancías
(modelo de sustitución de importaciones) y hubo una mayor monetización entre
otros factores.
26

En los años de 1940-1970, el país logra modernizarse en la infraestructura,
aunque no en forma equitativa, con la creación de carreteras, redes de
comunicación, presas y distritos de riego que aunque ya estaban siendo

24
Ibíd. pp. 108-109.
25
Leopoldo Solís Manjarrez, Op. Cit., p. 879.
26
Leopoldo Solís Manjarrez, La realidad económica de México: retrovisión y perspectivas, México,
El colegio Nacional, FCE, 3ra edición, 2000, p.108.
15

impulsados desde el sexenio del general Lázaro Cárdenas, en esta temporalidad
el reparto de tierras y la creación de presas siguió siendo una prioridad en el gasto
público.
27
El bienestar social en las comunidades se ve reflejada en la medida que
se crean escuelas, hospitales incluyendo nuevas instituciones como el ISSSTE
28
y
el IMSS
29
.
También en este periodo se cambian nombres y obligaciones a las secretarías ya
existentes: la Comisión Nacional de Irrigación se le nombra Secretaría de
Recursos Hidráulicos y posteriormente se unifica con la Secretaría de Agricultura,
Ganadería y Pesca quedando la Secretaría de Agricultura y Recursos
Hidráulicos
30
; en materia de irrigación se crean las siguientes comisiones:
Comisión del río Papaloapan, Comisión del río Grijalva, Comisión del río
Tepalcatepec y Balsas, Comisión de Lerma-Chapala-Santiago, y la Comisión del
río Fuerte
31
, todo esto en un proceso de 30 años aproximadamente.
1.2 Situación hidrológica del país y las inversiones en irrigación
32

En materia de recursos hidráulicos, con base en los estudios realizados por la
Secretaría de Recursos Hidráulicos, en 1947 se llegó a la conclusión que era
indispensable el riego en el 43% de las áreas del país, necesario en un 34%,
conveniente en un 16% e innecesario en el 7% restante. Con este estudio se llegó

27
Raymond Vernon, Op. Cit., p. 111.
28
Instituto Mexicano del Seguro Social, Inicio, El instituto, Historia del IMSS, Nace la Seguridad
Social, http://www.imss.gob.mx/IMSS/IMSS/IMSS_HIS/Nac_001_2003_12.htm, visita 3240412, 21
junio 2007.
29
Dr. Juan Carlos Tirado Vargas. Webmaster del Portal del "Hospital Regional Dr. Valentín Gómez
Farías". Historia del ISSSTE, Antecedentes Históricos,
http://www.issstezapopan.gob.mx/mision/issste.htm Última Actualización: 21 de junio de 2006.
Consulta de página 21 junio del 2007.
30
Eduardo Francisco Urrea Salazar, Las organizaciones agrícolas en México…Aspectos históricos
y jurídicos, Sinaloa, CAADES, AARC, 2004, pp.46.
31
David Barkin y Timothy King, Op. Cit., pp. 95-116.
32
Este apartado esta basado fundamentalmente en: Estructura agraria y desarrollo agrícola en
México, tomo III, México, Centro de Investigaciones Agrarias, 1965, pp. 862-872.
16

a la conclusión de que el principal factor limitante del aprovechamiento agrícola del
territorio mexicano era la carencia del agua.
33

Estos estudios permitieron el análisis de los recursos naturales en relación a las
posibilidades de riego. En su mayor parte la agricultura de temporal, que es la que
siempre se había practicado, era de carácter aleatorio, por situarse en zonas
climáticas inadecuadas. Esto se hacia evidente al considerar la gran diferencia
entre la superficie de labor del país y el área cultivada y luego entre ésta y el área
cosechada; esto es la proporción entre superficie de labor que se deja cultivar y el
área cultivada que no se llega a cosechar. De ahí la importancia del riego.
Las posibilidades agrícolas del país en aquel entonces se reducían aún más al
tomar en cuenta las condiciones orográficas, debido que de los 196.7 millones de
hectáreas que comprendía el país, 71 millones de hectáreas (36%) eran tierras
llanas, 49 millones de hectáreas (25%) tenían pendientes menores y el resto era
territorio abrupto.
Por otro lado, los ríos, cuyas cuencas de captación se extendían consecuentes
con los grandes marcos del sistema orogénico que divide el territorio nacional,
tenían recorridos cortos y fuertes pendientes longitudinales y transversales,
factores que unidos a la irregularidad y mala distribución de las lluvias, a la
localización geográfica del país en relación a la trayectoria ciclónica y ausencia de
nevadas hacían que el régimen de corrientes fuera poco torrencial y por
consecuencia difícil de aprovechar en su estado natural. El país en su conjunto
afrontaba un gran número de problemas relacionados con el agua, cuya gravedad
variaba de una región a otra (este problema todavía es tema actual pero en otros
niveles) y aun dentro de la propia región.

33
“Secretaría de Recursos Hidráulicos”, Ingeniería Hidráulica de México, México, número especial
de 1969.
17

Toda la plataforma continental que comprendía tanto las altiplanicies septentrional
y meridional como la depresión austral o del Balsas, que llegaba a abarcar la
mayor parte del territorio, carecían de un abastecimiento de agua suficiente;
mientras que en la península de la Baja California y algunas zonas del norte era
prácticamente nulo. Sin embargo en las zona costera del Pacifico, el Golfo y la
Península de Yucatán contaban con suficiente agua, mientras que en el sureste
del país disfrutaban de abundantes recursos hidráulicos.
Las grandes disponibilidades de agua se concentraban debajo de los 500 metros
sobre el nivel del mar y al sur de los paralelos 28°y 24°, respectivamente en las
fajas costeras del Pacífico y del Golfo de México, mientras las necesidades más
apremiantes se presentaban arriba de esa latitud y al norte de dichos paralelos
incluyendo la península de Baja California que sufría de escasez general de agua.
Más del 85% de los recursos hidráulicos del país se encontraban en la zona baja
antes mencionada y el 70% de la población se encuentra en al zona alta donde se
agrupa el 78% de la industria nacional, de este 55% se encuentra en el Valle de
México de ahí sus tradicionales problemas de agua, en esta porción del territorio
más densamente poblada y con escasos recursos hidráulicos las aguas
comenzaron a contaminarse peligrosamente por los desechos tóxicos y las aguas
negras, especialmente en las regiones del altiplano sobrepoblado.
Se estima que en 1965 los recursos hidráulicos de México ascendían a 357,375
millones de metros cuadrados que corresponde a 181 669 m3/km2 y a 8 203
m3/habitante al año.
34

La política de irrigación no está separada de la política agraria, de hecho si se
quería expandir la agricultura comercial forzosamente se tenían que construir
grandes obras de irrigación y sistemas de riego. Para lograr esto era necesario
crear organismos centralizados que permitieran al gobierno tener control sobre el

34
Estructura agraria y desarrollo agrícola en México, op. cit., pp. 802-803.
18

uso y distribución equitativa del líquido y con ello evitar conflictos entre
terratenientes y los ejidatarios, o entre ellos mismos.
El proceso de centralización/federalización del manejo de las aguas tuvo su
culminación formal el 1 de diciembre de 1946, durante el gobierno de Miguel
Alemán, cuando el Congreso de la Unión aprobó la iniciativa para crear la
Secretaría de Recursos Hidráulicos (SRH).
En el sexenio de Miguel Alemán la inversión para el fomento agropecuario
ascendió a la cantidad de 2,644 millones de pesos, aunque la mayor parte se
destinó a la irrigación, el porcentaje de la inversión total destinada a este renglón
disminuyó en relación al periodo anterior, por que el gobierno se vio obligado a
destinar alrededor del 20% de la inversión agrícola a la erradicación de la fiebre
aftosa que se presentó en el país en 1946 con graves resultados para la
ganadería.
Las inversiones en irrigación en este periodo se concentraron principalmente en el
norte y noroeste de la República, en regiones con producción destinada
principalmente a la exportación. Los estados más beneficiados fueron: Sinaloa
Sonora, Baja California y Tamaulipas. El desarrollo del sector agrícola fue más
rápido a partir de 1947, cuando las inversiones públicas en las grandes obras de
riego empezaron a dar frutos. Gran parte del desarrollo de la agricultura de
exportación especialmente el cultivo del algodón recibió, hasta 1955, un fuerte
estímulo proveniente de los precios internacionales.
El aumento en el valor de la producción, principalmente en la zona Pacífico Norte,
se debió a la expansión de la superficie cultivada mediante la apertura de nuevas
tierras y a la elevación de los rendimientos unitarios gracias al empleo de técnicas
más modernas, junto con mayor uso de fertilizantes, insecticidas, semillas
mejoradas, etcétera.
19

Se estimó que, de las inversiones destinadas a obras de gran irrigación en 1947-
1960, aproximadamente el 25% fue invertido en Sonora, el 20% en Tamaulipas y
cerca del 16% en Baja California, o sea más del 60% del total. Además las
inversiones llevadas a cabo por las comisiones regionales ascendieron a cerca de
2,000 millones de pesos de los que más del 40% se destinaron a las obras del
Papaloapan y el 25% al proyecto del Río Fuerte. Por consiguiente, la mayor parte
de la inversión en el sector agrícola se realizó en determinados estados del norte
del país especialmente en: Baja California, Sonora, Sinaloa y Tamaulipas. Otras
zonas en donde las inversiones fueron de importancia tenemos a Michoacán, Valle
de México, y la cuenca del Papaloapan que comprende partes de los estados de
Oaxaca, Veracruz y Puebla.
La inversión en obras de riego (grandes y pequeñas) en el periodo de 1947-1960
fue de 1, 120 pesos por hombre activo dedicado a la agricultura en el año de
1950, solo que existieron grandes diferencias entre los estados más favorecidos y
los menos favorecidos; a la cabeza de los más favorecidos se encontraban Baja
California con 13,000 pesos, en segundo lugar Sonora con 8,250 pesos, Sinaloa
con 5,850, Tamaulipas con 5,020, Oaxaca con 1,420. En otro extremo, las 5
entidades menos favorecidas fueron Yucatán con 32 pesos, Quintana Roo con 36
pesos, Campeche con 40 pesos, Tlaxcala con 52 pesos y Coahuila con 93 pesos.
Al analizar la producción agrícola por hectárea cosechada en el periodo de 1950-
1960 los cinco estados con más alta productividad fueron: Baja California,
Tamaulipas, Morelos, Sonora y Sinaloa que resultan ser los mismos salvo Morelos
donde se registró la mayor productividad de la mano de obra. En el caso de los 4
estados del Norte la alta producción por hectárea es consecuencia principalmente
del riego; en el caso de Morelos se dio este resultado por que en una parte de la
superficie cultivada se realizaban varios cultivos intensivos. Los 5 estados con
más baja productividad por hectárea fueron: Zacatecas, Tlaxcala, Querétaro,
Guanajuato y Oaxaca, que también registraron una baja productividad de la mano
de obra, lo cual influyó en la alta densidad de la población rural. Al realizar un
20

examen a largo plazo de 1940-1960 de la inversión publica
35
en apoyo de la
agricultura, el Centro de Investigaciones Agrarias, observó un cambio de
orientación de este tipo de inversión en el lapso 1950-1955 y específicamente la
asignación de recursos a la obras de fomento agropecuario, lo que influyó, según
este mismo Centro, en la tasa de incremento de la superficies beneficiadas con
riego como lo muestra el siguiente cuadro.
Cuadro 1 México: crecimiento del producto bruto interno, y de la inversión bruta
fija, 1940-1960 (1945= 100 calculado sobre cifras en millones de pesos de 1960)
1940 1945 1950 1955 1960
Producto
interno bruto
71.7 100.0 134.3 180.7 244.4
Inversión
total
47.0 100.0 127.9 147.6 192.5
Inversión
publica
46.6 100.0 150.4 140.6 192.4
Fomento
agropecuario
44.5 100.0 176.4 117.5 181.8
Fomento
industrial
65.9 100.0 297.2 368.3 430.5
Fomento de
servicios
47.8 100.0 119.5 102.5 173.6
Inversión
privada
45.2 100.0 111.3 152.8 192.5
Fuente: Leopoldo Solís, “Hacia un análisis general a largo plazo del desarrollo económico de
México”, Demografía y economía, No.1, México, 1967.
Durante el periodo presidencial de 1959-1964, el destino de la inversión pública en
el sector agropecuario no se modificó sensiblemente: más del 75% de los recursos

35
Noemí Ornah Levy Orlik, en su tesis: Determinantes de la inversión privada en México 1960-
1985, México, UNAM, Facultad de Economía, 1992, pp.2-11. Los agentes económicos que
intervienen en la inversión son familiares, empresas, y gobierno. Los dos primeros se caracterizan
por ser privados y el último por ser público; las empresas pueden adoptar cualquier forma, mientras
que el Estado adopta la función de motor activador en la economía cuando emprende proyectos
costosos (presas) de larga gestión y básicas para la actividad económica como por ejemplo obras
de infraestructura, producción de energía, etc. cumplirían con la función de promover la igualación
del ingreso al producir bienes y subsidiar mercancías que son adquiridas directamente por los
consumidores a precios inferiores o facilitar la valorización del capital, mediante la manutención y
reproducción de la fuerza del trabajo y apoyando el aumento de la producción y productividad del
sector privado así como la realización de los mercados.
21

se destinaron a la construcción de obras de riego y entre estas predominaron los
grandes proyectos (presas y sistemas de riego). La orientación de las inversiones
cambió, sobre todo a partir de 1960, cuando se aumentó casi el doble los gastos
de inversión denominados de beneficio social que comprenden servicios públicos,
hospitales, centros asistenciales, educación y especialmente construcción de
unidades habitación, o sea que la inversión pública en los años de 1959 a 1964 se
inclinó más hacia los servicios, a la vez que los gastos corrientes del gobierno
aumentaron con rapidez. Ambos fenómenos actuaban en detrimento de la
inversión en el sector agropecuario.
Otra característica de las inversiones públicas en la agricultura durante el sexenio
de 1959-1964 es el predominio de las grandes obras y proyectos lo cual significa
que la inversión pública estaba encausada a obras de largo plazo; además resalta
la reducida proporción de la inversión pública total en el sector agropecuario que
se dedica a las obras de menor magnitud como las obras de pequeña irrigación y
bordeo, los programas de extensión y divulgación agrícola, los saneamientos y
desarrollo de la comunidad rural, al elevar el nivel de vida y el ingreso de los
campesinos de las pequeñas comunidades.
De 1959 a 1964 la superficie regada por las obras realizadas por la SRH aumentó
de 1.2 millones de hectáreas en 1950 a 2.4 millones en 1964, es decir, a una tasa
media anual de crecimiento del 5.22%; en contraste, en el lapso de 1959-1964 el
crecimiento fue de solo 1.7% al año. La superficie total puesta bajo riego en ese
sexenio fue de 250, 767 hectáreas.
El ritmo de crecimiento del área de riego del país, en el lapso de 1959-1964, fue
inferior al de la economía en su conjunto. No obstante la magnitud del área
beneficiada con riego su crecimiento no fue uniforme ni sostenido y hasta 1962 se
disminuyó el ritmo de apertura de nuevas áreas regadas. El efecto desfavorable
del retraso de la construcción de obras de riego en el crecimiento de la producción
se atenuó por el incremento de los rendimientos unitarios de los principales
22

productos agrícolas que se cultivan en los distritos de riego. La inversión en obras
de riego muestra una relación constante respecto al producto interno bruto total.
De 1942 a 1954 dicha relación fluctuó alrededor de 1.1%; en los primero años
comprendidos de 1955 a 1962 se redujo a la mitad, es decir significo únicamente
el 0.5%. Durante el bienio de 1963-1964 las inversiones en obras de riego se
recuperaron para representar el 0.9% del producto interno.
El Cuadro 2 presenta un cálculo de inversiones en obras de riego 1965-1970:
Cuadro 2. PIB e inversiones en obras de riego (1965-1970)
(millones de pesos a precios de 1960).
Años Producto interno bruto Inversión en obras de
riego
1965 210 125 1 891
1966 222 417 2002
1967 235 428 2 119
1968 249 201 2 243
1969 263 779 2 374
1970 279 127 2 512
Suma de inversiones en
obras de riego 1965-1970
13 141
Fuente: Plan de Acción, Secretaría de Recursos Hidráulicos, México.
Por otra parte, con un costo promedio por hectáreas de 10 000 pesos se requería
una inversión total de 13, 000 millones de pesos para la habilitar 1.3 millones de
hectáreas durante el sexenio 1965-1970 cifra cercana a la que se deduce del
cuadro anterior. Las inversiones realizadas efectivamente en 1965 y 1966 por la
SRH ascendieron respectivamente a 1,093 y 1,545 millones de pesos, que no
llegaron a las inversiones calculadas en el plan de acción.
En los años siguientes 1967-1968 aumentaron considerablemente las inversiones
en riego 2,024 millones en 1967 y 2,400 millones inversión programada para 1968.
Uno de los rasgos más sobresalientes en este sexenio 1964-1970, en cuanto al
programa de inversiones públicas es el incremento de las inversiones en 1968 en
23

el sector agropecuario. Uno de los objetivos de este programa fueron: 1) acelerar
las obras y labores complementarias para elevar la productividad en las zonas de
riego, 2) intensificar las inversiones destinadas al fomento agropecuario en las
zonas de temporal mediante la asignación de mayores recursos al programa de
bordeo, a la conservación del suelos, la educación, la investigación y la extensión
agrícolas.
En este mismo año se alcanzó y sobrepasó la meta que se había fijado al principio
del régimen respecto a la inversión en obras de riego, pero dado que en los
primeros dos años la inversión fue baja se tuvo que ampliar el presupuesto dos
años más abarcando 1970. Sin embargo el presupuesto de egresos de la
Federación para 1969 destinó para obras de irrigación como presas un monto de
2,224 millones de pesos, esto provocó que la inversión por este concepto
disminuyera con respecto a 1968 y no llegara a la suma calculada de 2,374
millones de pesos para 1969 por el plan de acción de la Secretaría de Recursos
Hidraúlicos.
De las 2,543,302 hectáreas puestas bajo riego por obra del Gobierno Federal de
1926 a 1966 por conducto, hasta 1946, de la Comisión Nacional de Irrigación y,
de 1947 en delante, de la Secretaría de Recursos Hidráulicos, en 18 años, de
1941 a 1958 inclusive, que representan el 44% del lapso estudiado, se pusieron
bajo riego 1,922,432 hectáreas que representan mas del 75% de la superficie total
regada.
1.3 La Secretaría de Recursos Hidráulicos y sus principales funciones
36

Hasta 1946 no había unidad de acción entre los organismos encargados del
cuidado y distribución del agua. Aunque solo organismos federales disponían y
ejercían control del agua (la Secretaría de Agricultura al otorgar concesiones; la

36
Este apartado esta basado en el Primer informe de labores de la Secretaria de Recursos
Hidráulicos, del 1 de diciembre de 1946 al 31 de agosto de 1947, volumen I, México, Talleres
Gráficos de la Nación, 1947 pp. 17-23.
24

Comisión Nacional de Irrigación al construir obras de riego; la Secretaria de
Salubridad y Asistencia al ocuparse del abastecimiento del agua potable; la
Comisión Federal de Electricidad encargada de la generación eléctrica y la
Secretaria de Comunicaciones al realizar obras de defensa contra inundaciones y
navegación fluvial); no había entre ellos coordinación sistemática en los
aprovechamientos integrales del agua disponible, coordinación necesaria para
lograr mejores resultados. Esta situación determinó la conveniencia de centralizar
la autoridad sobre los recursos hidráulicos nacionales y las actividades para
estudiar y proyectar y construir las obras que aprovecharan de forma equilibrada
este recurso en riego, usos urbanos e industriales. Para cumplir este propósito el
7 de diciembre de 1946 se creó una nueva Secretaría de Estado, la de Recursos
Hidráulicos, que agrupó las actividades relacionadas con el uso del agua a cargo
de los organismos antes citados con excepción de la Comisión Federal de
Electricidad.
37

La creación de la nueva Secretaría de Recursos Hidráulicos se debió a la
concepción científica moderna que el señor presidente Alemán tenía sobre los
recursos naturales de nuestro país, según la cual la conservación y debido
aprovechamiento de esos recursos eran fundamentales para la prosperidad y para
la vida continuada de un país. El presidente Alemán sabía que siendo de gran
importancia todos los recursos renovables de nuestro país estando ligados todos
ellos entre sí, era el agua, sin embargo, por lo más escaso en México, el pivote
alrededor del cual debía girar el desarrollo de los demás recursos naturales. Era
indispensable crear un solo organismo gubernamental que se encargara de
obtener todo el provecho posible de los escasos recursos hidráulicos, organismo
que debería efectuar para cada corriente y para cada depósito de agua superficial
o del subsuelo, un estudio integral sobre todos sus aprovechamientos obtenibles

37
Estructura agraria y desarrollo agrícola en México, Op. C it., pp. 870-874. Según Francisco Urrea
el decreto por el cual se crea esta Secretaría esta fechado el 1 de diciembre de 1946 (Francisco
Eduardo Urrea Salazar, Las organizaciones agrícolas en México…aspectos histórico y jurídicos,
Sinaloa, CAADES, AARC, 2004, p.46).
25

en riego, generación de energía eléctrica y usos domestico e industriales de
manera que se pudiera elegir el sistema o sistemas de aprovechamiento que
mayores beneficios produjeran al país, tanto económica como socialmente. Era
también indispensable que en lo posible todas y cada una de las obras hidráulicas
que venían construyendo las Secretarías del Estado, pudieran utilizarse de
manera que en cada una de ellas se aprovechara para todos los fines antes
enumerados o por lo menos para varios de ellos en beneficio de la economía del
país y el bienestar de sus habitantes. Ello sólo podía lograrse, según el presidente
Alemán, a través de la nueva Secretaría de Recursos Hidráulicos.
El gobierno federal le asignó a la nueva Secretaría de Estado las siguientes
atribuciones:
Formulación de un inventario de todos nuestros recursos hidráulicos, tanto
superficiales como del subsuelo
Formulación de un inventario de los suelos del país
Aprovechamiento del agua en riego
Aprovechamiento del agua en abastecimiento doméstico y de poblaciones
Aprovechamiento del agua en generación de energía eléctrica en las obras de
riego que ejecuta la Secretaría.
El drenaje de terrenos con fines agrícolas o de saneamiento y el drenaje de
poblaciones
La defensa contra inundaciones
La creación y mejoramiento de vías fluviales de navegación
Los estudios integrales a los que nos referimos al principio
26

La expedición de concesiones de aprovechamiento del agua y las
reglamentaciones respectivas
De acuerdo con su concepción de interdependencia de los recursos naturales de
una región, la tarea de crear comisiones u organismos como el del Papaloapan y
Tepalcatepec que, actuando en gran parte con autonomía y descentralización, se
encarguen del desarrollo integral de todos los recursos naturales: el hombre, el
agua, el suelo, la fauna, la flora, los minerales, etc., de las cuencas del los ríos
Papaloapan y Tepalcatepec.
Como Secretaría de Recursos Hidráulicos debía entregar la colonización, la
operación y la conservación de sus Distritos de Riego a la Secretaría de
Agricultura y Ganadería y quedaría como una dependencia exclusivamente
técnica. Haciendo un recuento de sus trabajos y logros de esta Secretaría
tenemos lo siguiente:
Inventarios de nuestros recursos hidráulicos: la SRH estableció 26 estaciones
climatológicas y 78 nuevas estaciones hidrométricas, las cuales fueron
importantes por que solo se aforaban corrientes que drenaban el 38% de la
superficie del país. También se formó la Dirección de Geología que se avocó
principalmente al estudio del agua en el subsuelo, realizando trabajos en 91 zonas
del país correspondientes a 15 estados empleando los procedimientos científicos
más modernos y eficaces para su época.
Inventario de lo suelos del país: como era necesario depurar rápidamente la
cantidad de 23.3 millones de hectáreas que los técnicos dieron como superficie
laborable en el país se continuaron los estudios de los suelos que habían venido
emprendiendo la Comisión Nacional de Irrigación en los 20 años comprendidos de
1926 al 1946, para lo cual, durante el periodo a que se refiere 1946-1947, se
efectuaron levantamientos de 145 millones de hectáreas sin contar los estudios
regionales.
27

Irrigación: de acuerdo a los datos recolectados se estimaba que en las zonas
áridas, semiáridas y semihumedas del país donde el riego es indispensable o muy
conveniente los recursos hidráulicos disponibles beneficiarían una superficie
aproximada de 7 millones de hectáreas. Además de esta superficie, donde llovía
abundantemente, solo se estimaban 2 millones de hectáreas laborables; lo cual
indicaba que de las 23.3 millones de hectáreas laborables solo 9 millones
contaban con agua asegurada. Las obras realizadas por la CNI de 1926 a 1946
puso bajo riego una superficie total de 800,000 hectáreas, de las cuales
correspondieron 530,000 hectáreas al gobierno anterior. El presidente Alemán,
formuló un programa de 6 años, para regar 1,400, 000 hectáreas mediante la
inversión de 1,500 millones de pesos, además asignó de presupuesto a la SRH la
suma de 200 millones de pesos para uso exclusivo de obras de irrigación,
convirtiéndose en el presupuesto mas alto otorgado a los trabajos constructivos de
irrigación o de cualquier otra índole en nuestro país, hasta este sexenio con
respecto a los sexenios anteriores.
Con el presupuesto de 200 millones de pesos fue posible trabajar con intensidad
en la continuación de todas las obras de grande y pequeña irrigación que no
habían sido terminadas a fines del año de 1946; fue también posible efectuar los
proyectos e iniciar varias de las nuevas obras de irrigación que forman parte del
programa del nuevo gobierno, de las cuales algunas excederían en tamaño a todo
lo que se había atacado hasta esa fecha.
Las obras de grande irrigación que se continuaron fueron 37 de las cuales las más
importantes fueron: los canales del rio Colorado, en Baja California, para riego de
200,000 hectáreas; la presa de las Vírgenes, en Chihuahua, para riego de 30,000
hectareas; la presa de Solís, en Guanajuato, para riego de 115,000 hectáreas; los
canales de Tehuantepec, Oaxaca, para riego de 73,000 hectáreas; los canales de
Valsequillo, Puebla para riego de 45,000 hectáreas; la presa Sanalona y sus
canales en Sinaloa para riego de 75,000 hectáreas; los canales del bajo río San
Juan, Tamaulipas, para riego de 60,000 hectáreas, y los canales del bajo río Bravo
28

Tamaulipas, para el futuro riego de 245,000 hectáreas cuando se construyeran las
presas internacionales sobre dicha corriente. Y fueron 42 obras de pequeña
irrigación las que se continuaron. En cuanto a las grandes obras de irrigación que
se iniciaron en 1947, resaltan por su importancia en ese momento la presa Álvaro
Obregón, en Sonora, al regar 200,000 hectáreas y la presa de Endo, en Hidalgo
por que permitió resolver en buena parte el problema de El Valle del Mezquital.
Las obras de pequeña irrigación iniciadas fueron 21. Además se iniciaron diversas
obras de pequeña irrigación en los ejidos en 19 entidades de la República, las
cuales regaban 15,785 hectáreas.
Agua potable y alcantarillado: de las 115,000 poblaciones que tiene México, solo
cerca de 700, o sea menos del 1%, estaban dotadas de agua, pero de ellas tan
sólo una cinco tenían agua verdaderamente potable, pues aún cuando en diversas
poblaciones había 20 plantas de purificación, la mayoría trabajaban
deficientemente. La situación era aun más desalentadora en materia de
alcantarillado. Los estudios realizados a mediados de los 40s demostraron que el
26.6% de la mortalidad era provocado por el agua, por lo que el Presidente
Alemán consideró importante que las obras de agua potable y alcantarillado de las
poblaciones constituyera el elemento básico en la lucha para la prevención de las
enfermedades y por ello prometió que debían mejorarse esas obras y extenderse
a ciudades a poblados y centros rurales multiplicando los trabajos
correspondientes.
Esta obra tuvo tres grandes dificultades: 1) la dispersión existente de las
atribuciones y de la responsabilidad para realizar estas obras en numerosos
organismos federales y estatales, 2) la escasez de los recursos económicos y 3) la
falta de un organismo federal debidamente preparado para atacar el problema en
la misma forma que se ataca el riego, para esos tres problemas la solución fue
crear convenios de cooperación, los primeros estados en participar fueron
Coahuila, Chiapas, Guerrero, Jalisco, México, Nayarit, Nuevo León y Veracruz, al
cooperar en la búsqueda de financiamiento, creación de junta de mejoras y venta
29

de terrenos, a nivel federal se aumentó el presupuesto para hacer obras, y crear
un departamento responsable sobre agua potable y alcantarillado en la nueva
SRH. Al ser superadas, permitieron la construcción de obras de agua potable en
39 poblaciones y se iniciación nuevas en otras 48 poblaciones más; en cuanto
alcantarillado se continuó la construcción de obras en 6 poblaciones y se iniciaron
nuevas en 14 poblaciones.
Generación de energía eléctrica: de acuerdo con la concepción que se manejaba
acerca del aprovechamiento integral del agua en nuestro país para todos los fines,
con obras de uso múltiple, era no solo conveniente sino inevitable que la SRH se
ocupara de estudiar, proyectar y construir obras hidráulicas que beneficiaran a la
nación y generaran electricidad, lo cual permitió la coordinación de la Comisión
Nacional de Electricidad y la SRH para la generación de electricidad. Desde el
inicio de actividades de la SRH se trabajo activamente en los estudios
hidroeléctricos de algunas plantas ligadas con sus obras de riego, plantas que
tiene gran valor para la nación por que contribuyeron a industrializar y resolver le
problema de energía en el país, así como fuente de financiamiento para las obras
de riego correspondientes. Entre esos estudios destacaron cuatro: la presa de
Tepazolco y la Cañada en Valsequillo, Puebla con una capacidad de 18,000 kw.;
la presa Sanalona en el rio Tamazula en Sinaloa con una capacidad de 10,000
Kw., la presa Solís en Guanajuato con capacidad de 17,000 Kw. y la presa Álvaro
Obregón, Sonora con 35,000 kw. Estos fueron estudios y proyectos algunos se
realizaron pero variaron la capacidad de producción de energía.
En cuanto a defensa contra inundaciones y control de ríos la SRH inicio trabajos,
en 7 obras, en diferentes ríos de la República. Por último, en materia de
concesiones y reglamento se procuró facilitar el aprovechamiento del agua con
sus obras por la iniciativa privada y el apoyo federal. No existía en esos momentos
ninguna entidad en la República en que no se estuviera construyendo una obra de
irrigación.
30

Con un programa de obras, inversiones, y los bajos precios unitarios se ejecutaron
los siguientes trabajos:
Cuadro 3 Resumen de las obras continuadas e iniciadas en 5 sexenios
Sexenio Total de obras
construidas
Obras iniciadas antes del sexenio y
terminadas después
1947-1952 17
Obras comenzadas con anterioridad y
continuadas
1947-1952 4
Obras iniciadas y terminadas en el
mismo sexenio
1947-1952
1953-1958
1959-1964
1965-1970
14
29
23
25
Obras iniciadas y terminadas en el
próximo sexenio
1947-1952 12
Fuente: Tabla hecha por el investigador basado en el libro de Adolfo Orive Alba, La irrigación en
México, México, editorial Grijalbo, 1970, pp. 93-151.

Cuadro 4 Inversiones hechas en las obras hidráulicas en los 5 sexenios
Sexenio Inversión en
irrigación
(millones de
pesos)
Presupuesto de
egresos de la
Federación
(millones de
pesos)
Porcentaje de
inversión con
respecto al
presupuesto total
de la federación
Inversión en
pesos de
1966
(millones de
pesos)
1947-1952 2, 039 16, 369 12.5 4,150
1953-1958 3,737 37,346 10.0 5, 111
1959-1964 7,088 72,753 9.7 7,649
Fuente: Tabla hecha por el investigador basado en el libro de Adolfo Orive Alba, La irrigación en
México, México, editorial Grijalbo, 1970, pp. 93-151.

31

1.4 Las comisiones de cuencas hidrológicas
38

La historia de la Comisión de Cuencas tiene inicio en el año de 1944, cuando el río
Papaloapan se desbordó, ocasionando grandes daños materiales y sufrimientos a
los moradores de la cuenca baja del Papaloapan. Con este motivo la Comisión
Nacional de Irrigación hizo un estudio de este río, con dos objetivos evitar las
inundaciones y aprovechar mejor sus aguas. En enero de 1947, recién creada la
SRH, se dictó un acuerdo que tenía como objeto la formación de un nuevo
organismo que se encargara del aprovechamiento integral de los recursos
naturales de la cuenca del río Papaloapan, dos meses mas tarde, se dicto otro
acuerdo análogo para el río Tepalcatepec.
39

En el primero de esos acuerdos, se afirmaba que el propósito del gobierno, era el
desarrollo integral y armónico de la cuenca del Papaloapan, cuya área de 45,000
km
2
abarcaba los estados de Veracruz y Oaxaca. Al hacer los estudios, después
de la inundación de 1944, se llegó a la conclusión de que era necesario controlar
las avenidas y que otro factor muy importante que se oponía al progreso y
desarrollo de la región eran la falta de de vías de comunicación, se creía que al
resolver estos problemas vendría un beneficio económico trayendo el auge
agrícola e industrial, con los consiguientes beneficios socio económicos al país. En
ese acuerdo se asentaba que para el eficaz desarrollo de tan amplio y variado
programa de actividades debería seguirse lineamiento y normas como resultado
de una planeación cuidadosamente estudiada, para lo que era necesario una
coordinación de esfuerzos y actividades lo cual sería posible con un organismo

38
Este apartado está basado en: Luis Aboites Aguilar, El agua de la nación, una historia política de
México (1886-1946), México, CIESAS, 1998, pp.146 -180.; David Barkin y Timothy King, Desarrollo
Económico Regional. Enfoque por cuenca hidrológica de México, México, Siglo XXI, 1970, pp.86-
95; Adolfo Orive Alba, La política de irrigación en México, historia; realizaciones; resultados
agrícolas, económicos y sociales perspectivas, México, FCE, 1960, pp. 66-143; Adolfo Orive Alba,
La irrigación en México, México, editorial Grijalbo, 1970.
39
Según Barkin y King, una vez que se decidió ejecutar un programa de inversiones en gran
escala en unas cuantas regiones aisladas del país se crearon comisiones para asignar los fondos y
crear el mecanismo administrativo necesario para su gasto. Estos fueron los primeros trabajos que
la Secretaria de Recursos Hidráulicos realizó en su inicio (David Barkin y Timothy King, Op. Cit.,
pp. 86-95).
32

que poseyera unidad absoluta de acción tanto técnica como administrativa Se
argumentó que era necesario crear un organismo que planeara, diseñara y
construyera las obras requeridas para el desarrollo integral y armónico de la
cuenca del río; la Comisión estaría compuesta organizacionalmente por un
presidente de la comisión titular, de la reciente Secretaría de Recursos
Hidráulicos; un vocal ejecutivo y un vocal secretario designados por el presidente
de la República; de los cuales el primero fungía como representante de la SRH y
el segundo ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y de Bienes
Nacionales e Inspección Administrativa.
La Comisión tendría las más amplias facultades para la planeación, proyecto y
ejecución de trabajos como: la defensa contra las inundaciones, riego, desarrollo
de energía eléctrica, saneamiento, vías de comunicación incluyendo navegación,
puertos, carreteras, ferrocarriles, telégrafos, teléfonos etc., de las cuales
dispondría en relación al crecimiento, ampliación y mejora de los centros y
poblados. Además gozaría de las facultades de dictar todas la medidas y
disposiciones en materia agrícola, industrial y social con el fin de lograr, dentro de
la cuenca, el desarrollo integral y armónico de sus recursos naturales incluyendo
el hombre como el recursos más valioso, cuyo mejoramiento económico y social
eran el objetivo final de los trabajos del nuevo organismo.
De manera semejante fue creada la Comisión del Tepalcatepec que tenía como
misión el desarrollo integral y armonioso de la cuenca del río Tepalcatepec, con
una extensión de 18 000 km
2
enclavados en los estados de Michoacán y Jalisco,
la problemática en esta cuenca no eran los de inundación pero sí los de carácter
social, de salubridad y comunicaciones. El aprovechamiento de las aguas de este
río y sus afluentes para el riego y generación de electricidad, aunada a los
esfuerzos posibles para mejorar las condiciones económicas y culturales de los
habitantes de la zona para beneficio de ellos y de todo el país. La Comisión de
Tepalcatepec era igual en estructura organizacional a la Comisión del Papaloapan.
33

Los trabajos que se realizaron en estas dos comisiones, tan pronto fueron
creadas, fueron las siguientes:
Trabajos de saneamiento, en este rubro se hizo labor médico sanitaria en forma
de campañas contra el paludismo y contra las enfermedades gastrointestinales de
origen hídrico, así como una acción médico curativa, trabajos de ingeniera
sanitaria de agua potable y alcantarillado y desecación de pantanos.
Trabajos para evitar inundaciones: se construyeron presas para retener las
crecientes avenidas y evitar desbordamientos así como el aprovechamiento de las
aguas para el riego, navegación y generación de energía eléctrica.; así como la
rectificación y dragado del cauce del río Papaloapan para facilitar el escurrimiento
y navegación de sus aguas y la construcción de grandes bordos de defensa que al
mismo tiempo sirvieron de carreteras
Trabajos de vías de comunicación: principalmente en carreteras que comunicaran
a las zonas productoras y en lo posible a las partes más remotas de cada cuenca
con la red nacional de caminos. Construcción de numerosos aeropuertos para
penetrar a las cuencas más fácilmente.
Trabajos de fomento agrícola: donde las lluvias no eran suficientes o no tenían la
distribución necesaria por medio del construcción de riego, en otras partes
mediante el desagüe y drenaje de zonas pantanosas y, en todos lo lugares, por la
experimentación agrícola que permitieran obtener el máximo provecho del clima
del suelo y el agua.
Trabajo al fomento industrial: estudiando zonas industriales y nuevas industrias
adecuadas a cada cuenca de acuerdo a su nuevo desarrollo.
El hombre: objetivo final de la obra de cada Comisión eslabón fundamental de la
cadena para el aprovechamiento de los recursos naturales renovables de cada
cuenca, debía mejorar, no solo económicamente sino también cultural y
34

socialmente, mediante la construcción y operación de escuelas, misiones
culturales en las zonas indígenas remotas donde no se habla el español, la
creación de nuevos centros de población y obras urbanas de mejoramiento y
embellecimiento de las ya existentes, estudios antropológicos, biológicos
económicos y sociales para el mejoramiento y ampliación de los ejidos
existentes
40
.
En concreto las llamadas Comisiones tenían un objetivo especifico y beneficiaban
a una región específica; esta comisiones trabajaban de forma semiautónoma, es
decir, no dependían de el estado en reglas y financiamiento pero si obtenían
subsidios en algunas obras.
El objetivo de éstas era impulsar el aprovechamiento integral de los recursos
hidráulicos y concentrar en un solo organismo el esfuerzo del gobierno federal en
la materia. Así dicha secretaría se encargaba desde la construcción de las obras
hidráulicas, conservación, mantenimiento, hasta la administración de las aguas
nacionales, otorgamiento de concesiones de suministro de agua para el riego;
además tenía entre sus atribuciones la formulación de un inventario de los
recursos hidráulicos tanto superficiales como del subsuelo, formular un inventario
de los suelos del país, impulsar el aprovechamiento del agua en riego, abastecer a
las poblaciones y generación de energía hidroeléctrica en las obras de riego de
conformidad con la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal y la Ley de
Aguas vigente.
41

Las comisiones de las cuencas hidrológicas se crearon
42
con el mismo espíritu
que muchos de los organismos centralizados: para realizar programas específicos
que no encajaban claramente dentro de las organizaciones gubernamentales
existentes. No obstante, desde el punto de visto técnico, carecen de autonomía de

40
Adolfo Orive Alba, Op. Cit., pp. 101-111.
41
Luis Aboites Aguilar, Op. Cit., pp.146-180.
42
Para 1951 y 1952 se crearon otras 2 comisiones más con el mismo modelo que las del
Papaloapan y Tepalcatepec; las comisiones del río Fuerte y el río Grijalva respectivamente.
35

los organismos descentralizados puesto que responden directamente ante la
Secretaría de Recursos Hidráulicos
43
.
Una característica muy atractiva de estas organizaciones es su habilidad para
trabajar en varios estados simultáneamente y para coordinar los esfuerzos de las
diferentes secretarías con el propósito de mejorar el capital general social en una
región. Las comisiones de las cuencas hidrológicas tenían una gran variedad de
tareas y demostraron ser un instrumento flexible de la política regional. En algunos
casos las comisiones asumieron la autoridad sobre las inversiones regionales,
cuya responsabilidad era de otras secretarías o gobiernos estatales. En algunas
otras ocasiones su función principal fue la planeación y la coordinación de la
inversión de terceros. En el primer caso la inversión debería ser en recursos
hidráulicos y construcción de sistemas de irrigación, control de inundaciones y
generación de energía hidroeléctrica sin embargo también se hacen gastos en
carreteras, escuelas, mejoras urbanas y servicios de salubridad pública.
El segundo tipo de actividad, la coordinación de las funciones de otros organismos
que trabajan en la misma región, es más complicada porque depende mucho de la
influencia y habilidad de su personal, debido a que la comisión no puede exigir
sino sólo estimular la cooperación y carecía de recursos para realizar por si misma
las funciones de otros organismos.
Por otro lado los proyectos de las cuencas hidrológicas tenían como meta más
radical la industrialización de las zonas más alejadas de las áreas centrales del
país. Esta meta fue muy explícita, y los proyectos fueron uno de los varios pasos
que se tomaron para estimular a las personas y las industrias con el fin de que se
establecieran fuera de las tres ciudades más grandes; y como medida para hacer
más atractiva la permanencia de las personas en los medios rurales. Quizá los
proyectos más importantes hayan sido para el desarrollo de la agricultura, mejoras
de carreteras y sistemas de comunicación de manera que los mercados rurales

43
Luis Aboites Aguilar, Op. Cit., pp.148-149.
36

funcionen mejor. Parece que el gobierno de esta década estaba convencido que
una forma importante de reducir los precios sobre las ciudades es mejorar las
oportunidades económicas para el medio rural.
44

Estos proyectos de cuencas han ofrecido una forma de planear y coordinar el
gasto público en regiones en que era difícil hacerlo por medio de las secretarías y
gobierno estatales, independientemente de la conveniencia económica de las
inversiones destinadas a obtener un uso más eficiente del agua, tan escasa en
algunas partes y tan abundantes en otras. El rápido crecimiento de la agricultura y
la diversificación de cultivos se vieron enormemente facilitados por la expansión
del riego. Por ejemplo, la producción de trigo y algodón durante los años de 1940-
1970 estuvieron concentrados en las regiones áridas del norte de México y la
expansión de la producción dependió en consecuencia de grandes inversiones
públicas en obras de irrigación.
Podemos resumir este periodo como un lapso donde la industrialización y
modernización de México se dio en forma acelerada, apoyada en el sector
agrícola, gracias a la inversión pública para la construcción de presas y nuevos
sistemas de riego
45
donde la economía creció a un buen ritmo, lo cual benefició a
un sector muy reducido de la población, agravándose los problemas para un
numero importante de mexicanos, por lo que este periodo se le conoce como
crecimiento concentrador de ingresos
46
.
El Estado realizó un conjunto de inversiones de gran volumen que tuvieron
repercusiones importantes de tipo socioeconómico; dichas inversiones
comprenden obras que son la base para impulsar el crecimiento económico futuro
de una nación. Las obras que se construyen con esos propósitos no generan en
ocasiones, fuertes recuperaciones directas, y aunque su rentabilidad social pueda
ser alta, la recuperación de la inversión en su conjunto es normalmente a largo

44
Ibíd.
45
Diego G. López Rosado, Op Cit., p. 21.
46
Nafinsa, La economía mexicana en cifras, México, NAFINSA, 1981, pp. 21-22.
37

plazo. Por otra parte, los efectos indirectos, tanto económicos como sociales que
producen, se extienden casi en forma ilimitada, pudiendo permitir que la población
eleve su nivel de vida. Sin las obras de infraestructura sería muy difícil, aun
existiendo el incentivo del mercado, generar una riqueza nacional, por lo que su
justificación es fundamentalmente en el rubro social.
47

Independientemente de lo anterior la política de irrigación impulsada por el Estado
benefició a varias regiones del país al crear mayor infraestructura hidráulica que
permitió aprovechar el recurso hídrico de mejor manera y beneficiar la agricultura,
y por ende, el desarrollo de algunos espacios regionales.

47
Ibid.
38

Capítulo 2
El desarrollo agro económico de Sinaloa (1947-1970)

Para hablar de la economía de Sinaloa en esta temporalidad hay que tomar en
cuenta los siguientes factores: el incremento de la producción agrícola, la mayor
importancia de la agricultura de exportación, la reforma agraria, las políticas de
irrigación a nivel estatal y de las pequeñas y grandes obras de irrigación en el valle
de Culiacán.
Sinaloa es un estado que tiene una alta tradición agrícola desde sus inicios y las
obras de irrigación que llegó a tener antes de la construcción de las grandes
presas fueron resultado del esfuerzo de empresarios como Owen, Jhonston, Redo
y Almada, que con sus inversiones y su influencia dentro de la política federal y
estatal, durante el porfiriato, lograron cimentar la economía sinaloense y con las
reformas a la agricultura y los cambios institucionales en el gobierno federal al
crear la Comisión Nacional de Irrigación (1926) y posteriormente la Secretaría de
Recursos Hidráulicos (diciembre de 1946) y las Comisiones de Cuencas
Hidrológicas permitieron la creación de obras que ayudaron a explotar más tierras
y mejorar la producción.
Es importante tener un contexto general de Sinaloa durante este periodo para
tener los elementos que permitan observar los cambios socioeconómicos que la
política de irrigación y las comisiones de cuencas han impulsado en la economía
sinaloense.
Para lograr el objetivo anterior es necesario reconstruir un contexto histórico que
inicia desde 1920. El motivo de por que me remonto a esta década es por que el
fenómeno de la política de irrigación y las obras de irrigación en Sinaloa son
procesos de larga duración y sólo podremos apreciar los cambios si tomamos
39

como referencia un periodo largo como el seleccionado. En este periodo deseo
mostrar las grandes etapas en la evolución de la política de irrigación en Sinaloa,
como mera introducción para contextualizar el periodo base de nuestro estudio por
lo que solo resaltaré los puntos más significativos que consideré importantes para
introducir al tema de la presa del Humaya y la creación de la Unidad IV.
Este capítulo esta compuesto por dos apartados donde se hace un recuento
general de la evolución y desarrollo de la economía de Sinaloa desde su pilar la
agricultura de exportación sustentada en la irrigación, el tercer apartado trata
sobre la importancia de la Comisión de la Cuenca del río Fuerte y finalizo con una
reflexión.
2.1 El nuevo rumbo de la economía sinaloense (1920-1940)
El primer gobernador electo al concluir el movimiento revolucionario fue el General
Ramón F. Iturbe (1917-1920) cuyo paso por el Ejecutivo permitió la recuperación
de la agricultura, su sucesor, el también líder, Ángel Flores, le tocó el papel de
impulsor de las primeras obras de irrigación en Sinaloa, sobresaliendo la
construcción del canal Rosales.
48

En Sinaloa, al término de la Revolución, se fortaleció la tendencia económica que
venía perfilándose desde el Porfirìsmo, es decir el incremento de la agricultura
comercial o capitalista. La gran propiedad no fue fundamentalmente afectada y
surgió una nueva capa de pequeños agricultores, quienes adquirieron tierras de
calidad y las dedicaron al cultivo de productos de alta rentabilidad como las
hortalizas, garbanzo y algodón, destinados fundamentalmente para el mercado
internacional
49
.

48
Mayra LIzzete Vidales Quintero, “El desarrollo comercial en Sinaloa posterior a la Revolución”,
en “Hacia la Historia General de Sinaloa”, Memoria del XIV Congreso Nacional de Historia
Regional, Sinaloa, UAS, 2002, p.198.
49
Gustavo Aguilar Aguilar, Banca y desarrollo regional en Sinaloa 1910-1984, Sinaloa, UAS,
DIFOCUR, Plaza y Valdez, 2001, p.144.
40

A fines de la década de 1920 pueden distinguirse claramente tres regiones o
zonas económicas en el estado: el Sur, donde predomina la actividad comercial e
industrial, de lento crecimiento; la Centro-Norte, netamente agropecuaria y con
gran dinamismo, y la zona Serrana o de Los Altos, que entró en proceso constante
de declinación conforme la actividad minera perdía su importancia económica.
50

En ese entonces los sectores más desarrollados en Sinaloa eran la minería y la
industria, seguidos por el fuerte incremento de la agricultura. En la actividad
agrícola, Sinaloa llegó a ocupar, entre todas las entidades de la República, uno de
los primeros lugares como productora de garbanzo y fue también donde más se
desarrolló la industria azucarera en los años 20 y 30s. Las regiones agrícolas de
Sinaloa se hallan situadas en grandes valles a lo largo de la costa y en toda la
longitud del estado, los productos más importantes han sido el maíz, el garbanzo,
la caña de azúcar, el tomate y el algodón.
La estructura económica agrícola predominante en Sinaloa en 1930 se expresaba,
además de la producción, en otros indicadores; la población rural era tres veces
mayor que la urbana (304, 907 contra 90,651 habitantes) y sólo existían cinco
ciudades con más de 5 mil habitantes. La ciudad más populosa era Mazatlán con
29, 830 habitantes, seguida de Culiacán, con 18, 202; en tercer lugar Los Mochis,
con 10,000 y en cuarto lugar El Rosario, con 7,663. La población económicamente
activa ese año era de 126,209 personas es decir el 32% de la población total. A la
agricultura se dedicaban 94, 913 individuos, es decir, 75%; a la industria 18,038
personas, lo cual representaba el 14% y al comercio 4%, o sea, 5,481
trabajadores; el resto se empleaba en comunicaciones, transporte y otras
actividades.
La influencia del crecimiento agrícola en la industria durante esos años puede
verse en las siguientes características: en 1935 Sinaloa contaba con 120
establecimientos industriales de los cuales 75 clasificaban como de productos

50
Ibíd.
41

alimenticios, 10 de indumentaria y tocador, 7 de tabacos y 4 de textiles y el resto
se clasificaban como cueros y pieles, artes gráficas química etc. Como se
observa, la rama industrial predominante era la de productos alimenticios donde
estaban incluidos los ingenios azucareros que eran las industrias más importantes
de Sinaloa por el valor de la producción monto de sus inversiones y número de
empleados
51
.
Durante los años del cardenismo, debido a la profundización de la reforma agraria,
se vio interrumpida la marcha creciente de la economía sinaloense al resultar
afectados dos de los pilares que sostenían el crecimiento: las haciendas
azucareras y los agricultores dedicados a los cultivos de exportación. La
expropiación de tierras se hizo principalmente a los viejos hacendados porfiristas y
los grandes terratenientes extranjeros en su mayoría estadounidenses; esas
tierras se repartieron entre los trabajadores de las haciendas, y colonos traídos de
otras partes del país. Esto causó la reducción de la producción agrícola y la
creación de mayor número de ejidos. Había muy poca inversión de capital privado
lo cual no generaba divisas. Esto hacía urgente que se frenara la política agraria
de Lázaro Cárdenas; por este motivo, en 1940 se le hicieron cambios a nivel
nacional a la reforma agraria. La nueva política agraria expresada en el ámbito
agrario permitió que renaciera la confianza de los grandes agricultores en el
Estado, por la seguridad y el apoyo que éste les otorgaba al respecto.
52

2.2 Las transformaciones institucionales que fortalecieron la economía
sinaloense y el impulso a las obras de irrigación
En 1942 el gobernador de Sinaloa, el Coronel Rodolfo Tostado Loaiza, señaló:
“En cuanto al problema agrario hemos procurado secundar lealmente la conducta
del C. Presidente de la República en el sentido de garantizar la existencia de la
pequeña propiedad, pero sin desentenderse de la política ejidal; debido al

51
Ibíd., p.145.
52
Ibíd.
42

esfuerzo de nuestros agricultores, Sinaloa se va colocando a grandes pasos en la
vanguardia de la producción; y el crédito de avío ha aumentado de manera
considerable con miras a incrementar los diversos cultivos”.
53

Así, a partir de 1940 la nueva orientación de la política agraria y la creación de
grandes obras de irrigación iniciadas por el gobierno federal, en Sinaloa se dio un
mayor impulso al desarrollo agrícola de la entidad, repercutiendo en el crecimiento
demográfico y urbano, mediante el establecimiento de nuevas industrias ligadas
estrechamente a la agricultura y a la creación y expansión de negocios
comerciales y de servicios. Para este año, la agricultura ya se había consolidado
como la actividad motora del crecimiento económico regional.
54

Debe destacarse que la modernización y el desarrollo no se generaron en forma
uniforme, sino que primero se dio en el Centro-Norte debido al gran dinamismo del
sector agropecuario localizado en esa región, donde se encuentran las grandes
obras de irrigación y se concentra la mayor parte de la población. En torno a los
centros agrícolas se fue creando una extensa red de caminos y carreteras que
daban pronta salida a los artículos producidos.
55

La región de Los Altos continuó despoblándose y en franca marginación
económica y social; y en el Sur, a partir de la década de los años 40 la actividad
pesquera y el turismo se convirtieron en pivotes del crecimiento económico
teniendo como centro articulador y comercial a la ciudad y puerto de Mazatlán.
56

En estos años surgieron importantes agroindustrias y numerosos comercios y
servicios para cubrir la demanda generada por el crecimiento agrícola, con ello se
consolidó la conformación económica regional iniciada en la década de los años
veinte y se dio una relocalización espacial de las actividades económicas. Por otra

53
Ibíd. p. 146.
54
Ibíd., p. 147.
55
Mayra LIzzete Vidales Quintero, Op. Cit., p. 195.
56
Gustavo Aguilar Aguilar, Op. Cit., pp.196-197.
43

parte la consolidación y expansión del sistema bancario en Sinaloa desempeñó un
importante papel en la conformación económica y regional descrita al registrar una
gran ampliación; la cobertura de servicios bancarios y el financiamiento a las
actividades económicas de la entidad, como resultado de una sustancial mejoría
en el desarrollo del sistema financiero y, por ende, en el proceso de intermediación
financiera.
A fines de la década de 1940 se encontraban claramente definidos los grupos de
poder económico en Sinaloa: uno de ellos estaba integrado por los empresarios de
la banca privada local. Las accionistas y funcionarios de las instituciones de
crédito en la entidad habían además extendido su dominio al resto del sistema
financiero a través de las financieras y las uniones de crédito. Un poco más de 200
personas integraban este poderoso grupo empresarial.
57

En este periodo, la agricultura se convirtió en una de las actividades principales al
fortalecerse su desarrollo a través de la apertura de nuevas tierras al cultivo y el
impulso a la exportación de sus productos, mediante el apoyo a los medianos y
grandes productores.
58
Algunos productos alcanzaron un importante crecimiento,
lo cual repercutió favorablemente en la actividad comercial pues el mercado
interno se fortaleció con la construcción de más caminos para agilizar las
transacciones entre las distintas poblaciones a la ciudad. Las tres ciudades más
importantes del estado Mazatlán, Culiacán y Los Mochis demandaron mayores
servicios como el alumbrado público y pavimentado de calles, entre otros, con lo
cual paulatinamente fueron adquiriendo una fisonomía más urbana, al darse el
crecimiento de la población y aumentar su concentración.
Otro cambio que impactó en la economía agrícola de Sinaloa, fue la modificación
del artículo 27 constitucional. La política agraria en Sinaloa no fue del todo distinta
que la que se aplicaba en el resto de la República: el gobierno estaba muy

57
Ibid., p. 196.
58
Ibíd.
44

interesado por centralizar su participación en el fomento de la actividad económica
y para ello la cuestión legislativa se hizo lo más uniforme posible.
59

En Sinaloa se repartieron tierras y se crearon ejidos que en un principio afectaron
a los propietarios agrícolas, pero cuando se hizo el cambio al Artículo 27 de la
Constitución, otorgando más garantías a la pequeña propiedad, estos salieron
beneficiados, por que contaban con empresas y propiedades agrícolas como los
ingenios azucareros, los cuales eran propiedad de hacendados, y sus tierras
rebasaban con mucho las 100 hectáreas de la pequeña propiedad.
Sinaloa es un caso muy particular porque se vio favorecida por el gobierno federal
al crear una de las primeras comisiones de cuencas hidráulicas: la de El Fuerte, y
porque se destinó durante este periodo más presupuesto federal para irrigar sus
tierras, por lo que se llegó a exportar tanto que se consideró en un tiempo “el
granero del mundo” por su capacidad productiva apoyado en su sistema de
irrigación.
60

Durante el periodo del general Manuel Ávila Camacho surge el distrito de riego de
El Fuerte y se inicia la construcción del canal SICAE, en cooperación con los
integrantes de la sociedad ejidal, para ampliar con esta obra de 18, 000 a 40, 000
hectáreas la superficie regada por las aguas del río Fuerte. Sin embargo en
realidad las aguas no beneficiaban a los ejidatarios ya que el 25 de agosto de
1943 se había decretado que las aguas del río Fuerte serían usadas
prioritariamente y en exclusividad para regar terrenos sembrados con caña. A
todas luces esta ley beneficiaba a la empresa norteamericana
61
. Nadie debe
extrañar esta disposición ya que el gobierno posrevolucionario de una u otra forma

59
Para la información contenida en los siguientes párrafos me basé en: Marco Antonio Berelleza
Fonseca, La irrigación en Sinaloa 1938- 1988, Memoria del servicio social, Sinaloa, UAS, 1989, pp.
144-155.
60
Ibid., p. 144.
61
Ibid., p. 145.
45

siguió beneficiando a la propiedad privada por encima de los intereses de los
ejidatarios.
62

Además de los agricultores organizados en la SICAE, había otros en la zona del
valle de El Fuerte que también estaban interesados en el uso de las aguas del río
Zuaque. El gobierno federal inició a trabajar en el tema, cuando una poderosa
compañía norteamericana presentó al candidato presidencial Miguel Alemán un
proyecto para construir sobre el río Fuerte 14 presas escalonadas, ante esto el
gobierno federal tomó la iniciativa y empezó a construir lo que más tarde se
convertirían en una de las obras hidráulicas más importantes de América Latina.
2.3 La Comisión del río Fuerte y las grandes obras de irrigación en el norte
de Sinaloa
El río Fuerte es uno de los mas importantes del país y el de mayor caudal del
noroeste, su cuenca de 35,000 km
2
abarca zonas muy ricas de los estados de
Sinaloa, Durango y Chihuahua. Cabe destacar que el 27 de julio de 1951 nació la
Comisión del río Fuerte, lo que ocasionó la desaparición del distrito de riego
creado durante el sexenio de Ávila Camacho.
63
Independientemente de las
labores que tenía el distrito de riego del río Fuerte, la comisión que lo sustituyó, a
partir de 1952, inició la planeación, proyecto y construcción de obras de defensa
del río, el aprovechamiento de sus aguas en riego y generación de energía, obras
de ingeniera sanitaria y vías de comunicación y mejoramiento y ampliación de
las obras ya existentes. Como punto básico en todo desarrollo de la cuenca,
figuraba la construcción de una presa de almacenamiento en el boquilla de
Mahoma, aguas arriba de la población de El Fuerte que se dispuso que se

62
Recordemos la ley de irrigación de 1926 creada por el general Plutarco Elías Calles para
favorecer a una clase media que, según el presidente, se encargaría de desarrollar al país. Aún
más el 3 de enero de 1927, el Congreso de Sinaloa aprobó la Ley de Aguas de Jurisdicción del
Estado, cuyo Artículo 7 asienta: “Cuando se presenten varias solicitudes para el riego debe
preferirse la que tienda a beneficiar a la pequeña propiedad y en igualdad de circunstancias se
sortearan.”
63
Marco Antonio Berrelleza, Op. Cit., p. 146.
46

denominara presa Miguel Hidalgo y Costilla. A mediados de 1952 quedó terminado
el proyecto de la presa con una capacidad tal que permitía el aprovechamiento de
todo el escurrimiento del río.
La inversión asignada para ese año en la construcción de la obra fue de 4 millones
de pesos, el siguiente sexenio se encargaría de terminarla. Inexplicablemente
durante el gobierno de Adolfo Ruiz Cortínez la capacidad de la presa se redujo a
2,300 millones de m
3
y por consecuencia la cantidad proyectada de hectáreas
irrigadas disminuyó de 270,000 a 230,000 hectáreas; lo mismo aconteció con la
capacidad de energía eléctrica que se había planeado generar. Como la presa
quedó terminada en 1956, empezó a derramar menores volúmenes debido a su
baja capacidad. En el sexenio del Lic. Adolfo López Mateos se le sobrelevó para
recuperar la capacidad proyectada originalmente de 4,000 millones de m
3
.
64

En el periodo del Lic. Adolfo López Mateos se invirtieron 73 millones de pesos en
la rehabilitación y reconstrucción del canal del rio Fuerte, el cual aumentó su
capacidad regable en miles de hectáreas. También durante este sexenio se
efectuó estricto control de zonas federales, pozos y norias, se impulsó el
extensionismo agrícola, los campos experimentales de salinidades y laboratorios
agrícolas. Se gastaron casi 20 millones de pesos en obras de agua potable en Los
Mochis y Guasave; se aportaron 3 millones pesos para la junta local de caminos y
3 millones de pesos en diversas obras de beneficio social. Todo con cargo a la
Comisión del río El Fuerte.
65

Los objetivos de esta comisión en particular fueron los siguientes: lograr el
desarrollo integral de las cuencas del río Fuerte y Sinaloa para la cual se tenía los
siguientes objetivos:

64
Ibíd.
65
Adolfo Orive Alba, Op. Cit., p.141.
47

Elaborar los estudios y proyectos para las presas de almacenamiento y
derivadoras sobre el río Fuerte y sus afluentes.
Planeación, construcción y operación de las correspondientes zonas de riego,
Asesorar por el conducto de técnicos de extensión agrícolas, introduciendo al
campesino en las últimas y mejores técnicas de riego.
Contribuir, mejorar y ampliar los medios y vías de comunicación entre los
productores y consumidores o industrias de consumo de productos
agropecuarios.
Construir todas las obras de beneficio social en el medio rural y en el urbano que
contribuyan al bienestar y conservación de la salud del usuario.
Estudiar y planear obras que eviten y controlen la contaminación ambiental aire,
agua y tierra
Intervenir en la planeación y construcción de obras para lograr el desarrollo bajo
condiciones controladas tanto en aguas dulces como las presas y en las
insalubres de lagunas y litorales.
Como mencionamos la Comisión comenzó con una inversión de 4 millones de
pesos, sin embargo, en los 5 sexenios siguientes la inversión fue en aumento
como lo vemos en el siguiente cuadro:
Cuadro 5 Inversión de la Comisión de Cuencas del Río Fuerte
Sexenio Inversión en El
Fuerte (millones de
pesos)
Porcentaje respecto a la
inversión total de
irrigación
Inversión en pesos
de 1966 (millones
de pesos)
1952 4 0.7 7
1953-1958 512 13.7 701
1959-1964 290 4.1 309
48

Fuente: Tabla hecha por el investigador basado en el libro de Adolfo Orive Alba,
La irrigación en México, México, editorial Grijalbo, 1970, pp. 111, 124,141

A partir de su creación y hasta 1964 esta Comisión realizo los siguientes trabajos:
entre 1953-1956 se construyó la presa “Miguel Hidalgo y Costilla” su capacidad se
redujo a 2,300 m3 pero en el sexenio posterior se aumento a su capacidad original
por que se derramaba, esto causó un gasto mayor que si lo hubieran hecho desde
el principio. En este mismo sexenio 1953-1958, se construyeron canales, drenes y
caminos complementando las ya existentes y abriendo al cultivo 130,000
hectáreas nuevas.
Para el sexenio de 1959-1964 la Comisión del Fuerte tenía los siguientes trabajos:
La sobre elevación de la presa Miguel Hidalgo y Costilla a la altura original de
4,000 millones de m
3
, la rehabilitación y reconstrucción del canal del río Fuerte
que sumaron una inversión de 73 millones de pesos para un área regable de
230,000 hectáreas. En cuanto al aprovechamiento del agua obtuvo el control de
zonas federales, pozos y norias así como el registro de tierras; en la agricultura se
dio el servicio de extensionismo agrícola, campos experimentales de salinidad,
laboratorios agrícolas, etc., en agua potable y alcantarillado se construyeron las
obras para el abastecimiento de agua potable en los Mochis y Guasave, con una
erogación estimada de 16 millones de pesos. En cuanto a caminos vecinales la
Comisión aportó a la Junta Local de Caminos vecinales alrededor de 3 millones de
pesos por último en ese sexenio se invirtió un obras de beneficio social
principalmente escuelas 55%, agua potable 30%, electricidad, caminos y
urbanización 15%, cantidades anuales variables con promedio de 3 millones de
pesos.
En el sexenio de 1965-1970 la Comisión del río Fuerte terminó la presa Josefa
Ortiz de Domínguez en Sinaloa sobre el río Álamos y las obras complementarias
en la presa Miguel Hidalgo y Costilla (obra de toma en el dique N°6) y un canal
49

alimentador para conducir agua suficiente para el riego de 40,000 hectáreas en el
Valle del Carrizo, fue necesario invertir para estas obras 56 millones de pesos en
1965 y 131 millones en 1966.
La presa Josefa Ortiz de Domínguez tiene una capacidad de 600 millones de m3 y
satisface las necesidades de agua de los particulares del valle de El Carrizo el
cual había sido desaprovechado para la agricultura. La inversión total de 1956-
1966 fue de 187 millones de pesos.
66

En 1969 el gobierno federal tuvo que llegar a un acuerdo con los pequeños
propietarios de ese valle. El gobierno los convenció para que cedieran parte de
sus tierras a cambio de agua para riego. Los dueños de 40 hectáreas se quedaron
con 20 de riego y el resto las entregaron para ser repartidas a los solicitantes de
tierras; los que tenían 60 se quedaron con 25, y los poseedores de más de 60 con
30. En un principio hubo oposición, pero finalmente aceptaron cuando el gobierno
federal manifestó que si no admitían la propuesta no tendrían derecho sobre el
uso del agua. También ejidatarios fueron afectados, ya que a los que poseían 30
hectáreas de temporal se les redujo a diez de riego, este experimento ha sido
único en la República y el parecer dio muy buenos resultados.
67

Como conclusión de este capítulo podemos señalar que Sinaloa tiene una
estructura económica basada en la agricultura, sobre todo formada después de la
revolución. En general es de los pocos estados que se han especializado en la
agricultura comercial y eso ha hecho que desde el mismo gobierno se busque y
adopte las medidas agrarias necesarias para apoyar este sector y se seleccione
toda aquella tecnología que le permita ser más competitiva en el mercado exterior.
Los cambios en relación a la nueva dirección de gobierno en las décadas de 1940-
1970, fueron cambios que beneficiaron el desarrollo económico de las poblaciones

66
Adolfo Orive Alba, Op. Cit., pp.113-141.
67
Marco Antonio Berelleza Fonseca, Op. Cit., pp. 147-149.
50

rurales y urbanas de Sinaloa a partir de la agricultura. La modernización del
campo era algo que en estos sexenios se volvió el grito de guerra y se fue
demostrando con los cambios que se implementaron a nivel de la infraestructura
hidroagrícola.
Un ejemplo de esto son las tareas impulsadas desde 1952 por la Comisión del Río
Fuerte que se encargó de la construcción de la presa Miguel Hidalgo y
posteriormente la Josefa Ortiz de Domínguez, obras que permitieron que el norte
del estado incorporara más de 200, 000 hectáreas a las tierras irrigadas.
Mientras esto sucedía en el norte de Sinaloa no hay que olvidar que en el centro
del estado se desarrollaba un proceso de igual importancia: la primera gran obra
de irrigación fue la presa Sanalona que se terminó en 1948, luego se construiría la
presa Adolfo López Mateos, como veremos en el capítulo cuatro, pero antes nos
detendremos en el proceso general de creación de infraestructura que sustentó el
desarrollo económico de Sinaloa.
51

Capítulo 3
Planeación y creación de la nueva infraestructura para el
desarrollo económico de Sinaloa

3.1 El PLHINO y la infraestructura hidrológica
La historia de las grandes presas en Sinaloa comienza con la creación de la presa
Sanalona en 1948, dirigida por el ingeniero Juan Guerrero Alcocer. Esta obra,
ubicada al oriente de la ciudad de Culiacán, fue autorizada por el presidente Ávila
Camacho e inaugurada por el presidente Miguel Alemán. Este proyecto tenía
como propósito irrigar el valle de Culiacán. Contó con una capacidad de 843
millones de metros cúbicos y proporcionó riego a 95,000 hectáreas. Después de
un corto tiempo, el presidente Alemán regresó para inaugurar la presa derivadora
del río Culiacán con sus canales, drenes y caminos; comenzó así a construirse
una parte de lo que sería el sistema Humaya-Culiacán-San Lorenzo.
Poco después, la zona norte de Sinaloa, como mencionamos en el capítulo
anterior, fue apoyada por el gobierno federal. En 1952, el secretario de Recursos
Hidráulicos, el ingeniero Adolfo Orive Alba, anunció la creación de la Comisión en
El Fuerte, la cual estaría a su cargo, para iniciar los estudios correspondientes
para la construcción de la presa de Mahome, sobre el río El Fuerte. En ese mismo
año se nombró como vocal ejecutivo al ingeniero Heriberto Valdés Romero. Dicha
presa se empezó a construir en 1952 y se terminó en 1956, con una capacidad de
3,280 millones metros cúbicos para proporcionar riego a 213,018 has. El
presidente Ruiz Cortinez, al inaugurarla, le impuso el nombre de “Miguel Hidalgo y
Costilla”.
A la muerte del ingeniero Valdés Romero se nombró como vocal ejecutivo de la
comisión de El Fuerte al ingeniero José Hernández Terán, quien tuvo a su cargo la
52

culminación de tan gigantesca obra, lo que le permitió obtener la dirección de la
SRH en México durante el sexenio del presidente Gustavo Díaz Ordaz.
68

A mediados de esta misma década, ante la necesidad de ampliar la cantidad de
tierras de cultivo por medio del riego para consolidar y aumentar la economía de la
zona centro del estado, el proyecto de la presa Humaya era inminente. Sin
embargo y a manera de comentario, existió otro proyecto el cual estaba en disputa
con el del Humaya, la creación de la presa San Lorenzo, la construcción de esta
presa era mucho menos costosa que la del Humaya y permitiría irrigar la región
sur del municipio de Culiacán, este proyecto se realizo más adelante, completando
así el sistema Humaya-Culiacán- San Lorenzo
69
. El gobierno de la República
estaba interesado en convertir a Sinaloa en el granero de México, y eso sólo sería
posible si se aseguraba el agua y se distribuía a través de un complejo sistema
hidráulico, pues esto traería beneficios no solamente a la agricultura, sino que
permitiría también el desarrollo de las regiones por la generación de electricidad y
la construcción de caminos. Se pretendía que una parte del agua se quedara para
apoyar la modernización del país y desarrollar la industria, en tanto que la otra se
exportaría hacia Centro y Sudamérica y Estados Unidos.
El Plan Hidráulico que se diseñó en la década de los sesenta, estaba dividido por
regiones, específicamente la del noroeste y la del golfo y el objetivo de este plan
era construir una sistema de presas y canales de irrigación, que permitiera llevar
el agua, que abundaba en el sur, a las zonas desérticas del norte volviendo fértiles
y productivas estas zonas, además, al generar energía se facilitaba el desarrollo y
modernización del campo, meta que desde 1950 era como la consigna básica de
los gobiernos priistas que ocupaban en esas décadas el poder.

68
Las presas de México, Tomo I, Comisión Nacional del Agua, México, 1994.
69
Ruth Zamudio López y Arturo Carrillo Rojas, “La presa Adolfo López Mateos y la creación del
sistema de irrigación Humaya”, ponencia presentada en el V Seminario Interno de la Red de
Investigadores del Agua en Cuencas del Norte de México, en Mexicali, BC, el 15 de febrero de
2008.
53

En el caso del Noroeste, que corresponde a Sonora y Sinaloa, a este plan
hidráulico se le conoció como PLHINO. Sobre este tema en particular cabe
destacar que esta política no fue nueva en los años sesentas, sus antecedentes
se remontan al programa Valle de Autoridad del Tennessee
70
, impulsado en la
década de 1930. Estados Unidos ya había echado andar su política en cuanto a la
conservación de sus aguas, al importar productos agrícolas de México, y al firmar
un convenio con Lázaro Cárdenas para crear un sistema hidráulico que le
permitiera recuperar el agua que no se aprovechaba en México. Así, el Plan
Hidráulico que se diseñó en los sesenta ya tenía su fundamento desde antes,
sencillamente se implementó en esta época. Sin embargo las presas anteriores a
estas fechas, sobre todo en el noroeste de la República, fueron el comienzo del
plan hidráulico que pretendía llevar el agua del Balsas, Nayarit, hasta Sonora, y de
ahí hacia Estados Unidos
71
, como se observa en el siguiente mapa 1:
Mapa 1 Ubicación de presas de acuerdo al PLHINO


70
Para más información véase TVA’s history, contact Patricia Bernard Ezzell, TVA Historian,
tvainfo@tva.gov o al 865-632-1582. Read archived issues of the monthly TVA Heritage column here.
71
Secretaría de Planeación del Gobierno de México, Antología de Planeación y Desarrollo en
México 1917-1990, tomo 5, Secretaria de Planeación, México, 1990.
54

Fuente: Secretaría de Planeación del Gobierno de México, Antología de Planeación y Desarrollo en
México 1917-1990, tomo 5, Secretaria de Planeación, México, 1990.

Es importante destacar que el PLHINO era un proyecto nacional muy acorde con
la política de irrigación que se venia apoyando durante el sexenio de Adolfo López
Mateos pero que tendrá su mayor peso en los años siguientes.
3.2 La infraestructura caminera, eléctrica y de agua potable
3.2.1 Caminos
Las carreteras que actualmente tiene Sinaloa en su mayoría fueron construidas
en la segunda mitad del siglo XX, sobre todo a partir de las décadas de 1950 y
1960, cuando el sistema caminero se empezó a extender por todo el estado.
El siguiente cuadro nos muestra la gran cantidad de caminos que se construyeron
en esas dos décadas:
Carreteras del estado construidas de 1950 a 1970
Año Municipio Carretera
1950 Culiacán Culiacán- El Dorado
1955 Ahome Los Mochis - Topolobampo
1955 Ahome Los Mochis- Topolobampo- PEMEX
1955 Culiacán E.C. Culiacán- El Dorado- Villamoros
1955 Navolato E.C Culiacán- El Dorado -Villamoros
1960 El Fuerte El Fuerte- Estación Hoyancos
1960 Elota E.C. Int. N. 15- La Cruz
1960 Mazatlán E.C. Int. N. 15- El Quelite
1963 Ahome Los Mochis -El Fuerte - Choix
1963 El Fuerte Los Mochis- El Fuerte -Choix -Charay
1963 El Fuerte E.C Los Mochis- Choix -San Blas
1963 Choix Los Mochis- El Fuerte - Choix
1964 Elota E.C. Int. N. 15 -Cósala
1964 Cósala E.C. Int. N.15
1964 Ahome Ahome -Cohuibampo
1964 Ahome Los Mochis- Ahome
1964 Guasave E.C. Int. N.15 -Estación Naranjo
1964 Sinaloa E.C. Int. N.15 -Estación Naranjo
1965 Baridaguato E.C. Int. N.15 -Presa “A. López Mateos”
55

1965 Culiacán E.C. Int..N.15 presa “A .López Mateos”
1967 Culiacán Av. Federalismo
1967 Mazatlán Villa Unión- Siqueiros
1967 El Rosario E.C. Int. N.15- El Rosario Caimanero
1968 Ahome Ahome- San José de Ahome
1968 Guasave E.C. Int. N. 15 (Gve)-La Fonseca-Sin
1968 Sinaloa E.C. Int. N.15 (Gve)-La Fonseca-Sin
1968 Salvador. Alvarado Guamúchil-Mocorito
1968 Mocosito Mocorito-Guamúchil
1968 Navolato E.C. Culiacán- Altata –Limoncito- 5 hermanos
1968 Navolato Culiacán. Altata tramo. Limoncito Altata
1968 Navolato Culiacán- Navolato
1968 San Ignacio E.C Int..N.15- San Ignacio
1968 Mazatlán Villa Unión- Walamo- Los Pozos
1968 Mazatlán Villa Unión- Walamo- Los Pozos
1970 Angostura Guamúchil -Angostura
1970 Salvador Alvarado. Guamúchil- Angostura
1970 Culiacán Culiacán-La Palma-E.C. Navolato -5 Mayo
1970 Mazatlán E.C. N.15- El Habal -Los Cerritos
1970 Escuinapa E.C. Int. N.15 Escuinapa-Teacapan
FUENTE: Elaboración propia basado en la lista de la Red Estatal de Carreteras a
diciembre de 2004, proporcionada en COCOSin.

El propósito del programa de caminos a nivel estatal era integrar política,
económica y socialmente a Sinaloa. “Los caminos sirven para transportar cosas,
pero también sirven para llevar a distintos lugares la educación, la salubridad, la
cultura, la técnica, un mejor modo de vivir, y proteger al hombre y la familia. El
programa de caminos satisface esa finalidad. Incorporará a la economía estatal las
reservas demográficas y económicas ubicadas en las zonas altas del estado e
integra el sistema de caminos a los valles”.
72
, Con este discurso dio inicio el
gobernador en turno, a las obras de camino en el estado de Sinaloa.
A mediados de la década de 1960 se construyeron los caminos que tienen que ver
con la ampliación del sistema de riego de la zona centro del estado. Así del
presupuesto de 69 millones de pesos, formulado dentro del plan de cooperación

72
Secretaría de Gobernación,” I Informe de gobierno”, Sinaloa, 1964, pp. 13-16.
56

bipartita con el gobierno federal y que constituye la primera etapa del programa de
caminos, se ejecutaron y pusieron en servicio las siguientes obras durante el
primer año de gobierno de Leopoldo Sánchez Célis:
Carretera internacional –presa presidente Adolfo López Mateos con un costo de 3
millones de pesos; Boulevard Los Mochis-Carretera Internacional con un costo de
un 1 millón 500 mil pesos; San Blas – El Fuerte: 3 millones 450 millones pesos;
Guasave- León Fonseca: 1 millón 600 mil pesos; León Fonseca – Sinaloa de
Leyva: 900 mil pesos; Carretera internacional - Cósala: 7 millones 600 mil pesos;
Pozole- Cofradía y Baridaguato –Mesa de San Miguel: 440 mil pesos.
Inversión en estas obras: 13 millones 994 mil pesos. Total de inversión en caminos
terminados y en construcción 27 millones 994 mil pesos.
En enero de 1965 se inició la segunda etapa del programa bipartita con la
construcción de los siguientes caminos.
Los Mochis –Ahome; Guamúchil –Mocorito; Pericos-Baridaguato; Coyotitán-San
Ignacio; Concordia-San Ignacio; Concordia-Tepuxtla y Rosario- Mazatlán.
La inversión programada para ejecución de estas obras fue de 14 millones 50 mil
pesos. La confianza generada por la ejecución de la primera etapa del programa
bipartita de caminos y las obligaciones y limitaciones de tipo económico para dar
satisfacción a todas las demandas planteadas, originó que el sector privado
promoviera ante el gobierno estatal el aumento de un 100 % en las cuotas de
cooperación que venían pagando como sobre precio a los carburantes.
Se constituyó el Comité de Caminos Vecinales Asociación Civil con
representantes de los organismos privados y del gobierno del estado que formuló
un programa de caminos a construir y de como aplicar los fondos que se reunieron
por el concepto indicado. Las autoridades federales autorizaron que a partir del
57

mes de junio de ese año entrará en vigor el aumento a los precios de los
carburantes
Con base a las nuevas aportaciones que fueron aproximadamente de 5 millones
de pesos anuales se formuló el programa complementario de caminos por la
cantidad de 60 millones para ejecutarse en los 4 años siguientes. La cantidad
anterior se integró con aportaciones de: 20 millones del sector privado, 20 millones
del gobierno federal y 20 millones del gobierno del estado. Los caminos
programados fueron los siguientes: El Fuerte-Choix; Topolobampo-Médano
Blanco; Guasave- Boca del Rio; Guamúchil –Angostura; paso a desnivel en el
cruce de la carretera Culiacán –Altata con el Ferrocarril del Pacífico Culiacán – La
Palma, Culiacán.- Altata; Culiacán –El Dorado; San Pedro –Yebabito -Navolato;
Limoncito -5 hermanos; Limoncito -5 Mayo; Carretera Internacional – El Quelite;
Carretera Internacional – La Noria; Rosario Chametla y Escuinapa- Teacapan.
El programa de caminos que realizó el gobierno y el estado incluyó obras en todos
los municipios con una inversión total de 129 millones de pesos.
73

Durante 1965 se aplicaron estos esfuerzos al programa caminero, impulsando la
economía regional e integrando la política social y cultural a la entidad. Dentro del
plan bipartito con el gobierno federal se terminaron totalmente pavimentados los
siguientes caminos:
Carretera internacional presa Adolfo López Mateos, 3 millones; Carretera
internacional –San Blas, 10 millones; San Blas – El fuerte, 11 millones; Boulevard
Los Mochis- Carretera Internacional, 1 millón 500 mil pesos; Guasave - León
Fonseca, 4 millones.
.Otras obras que se construyeron durante el año fueron: Los Mochis – Ahome, 4
millones; León Fonseca - Sinaloa de Leyva, 2 millones; Guamúchil- Mocorito, 330

73
Ibid.
58

mil; Culiacán – Altata, 3 millones; San pedro - Yebabito – Navolato, 370 mil;
Carretera Internacional – Cósala, 13 millones.
De 1965 a 1970 el Estado y la Federación en conjunto construyeron e invirtieron
en las siguientes obras:
Inversiones del Estado y la Federación en Caminos: 1965-1970
Concepto 1965 1966 1967 1968 1969 1970
Inversión
total pesos
30’199 500 25’500 000 12’510 212 29’917 147 39’352 279 20’762 192
Obras
construidas
1
Carretera
Internacion
al Presa
Adolfo
López
Mateos
3
San Blas-
El Fuerte
Los
Mochis-
Ahome
Guasave-
León
Fonseca
3
El Fuerte-
Hornillos
Carretera
Internacion
al-Estación
Naranjo
León
Fonseca-
Sinaloa de
Leyva
5
El vergel-
Altata
San Pedro-
Yebabito
Boulevard-
Aeropuerto
Carretera
Internacion
al- Cósala
San Pedro-
Campo
Aníbal
7
Guamúchil-
Mocorito
Carretera
Internacion
al –quelite
Coyotitán
San Ignacio
Pozole-
Cofradía
Villa Unión-
Siqueiros
Rosario-
Agua verde
Escuinapa-
Teacapán
10
El Fuerte-
Choix
Limoncito-
5 hermanos
Guamúchil-
Angostura
Guamúchil-
El Dorado
Concordia-
Tepuxtla
Culiacán-La
Palma
Puente San
Pedro y
San José
Puente la
Estacada
Paso
superior
Culiacán.
Fuente: Dirección de Inversión Tesorería General del Estado; Gobierno del Estado de Sinaloa,
Sinaloa en cifras 1971 Gobierno del Estado de Sinaloa , México, Secretaria de Gobernación de
Sinaloa, 1971, p. 63
59


3.2.2 Electrificación y agua potable
Otras obras que también ayudaron al fortalecimiento de la infraestructura
económica de Sinaloa fueron las de electrificación y agua potable. Para tener una
idea de su importancia expondremos las acciones emprendidas por el gobierno en
los años de 1964 a 1970:
1964: La junta local de electrificación invirtió, con la cooperación del gobierno del
estado y los particulares, la suma de 9 millones 972 mil pesos. Se construyeron 65
obras; se estableció el servicio de electricidad en 48 poblados.
En colaboración con la Secretaria de Recursos Hidráulicos y los pueblos
beneficiados, el gobierno del estado invirtió 5 millones 600 mil pesos para la
construcción y terminación de obras de agua potable en El Recodo, Elota,
Baridaguato, Guamúchil, Ruiz cortines, Juan José Ríos, Ahome, Mochicahui y San
Blas.
74

1965: En este año se invirtieron 7 millones 391 mil pesos. Se tendieron 202
kilómetros de líneas resultando favorecidos 40 poblados. Se aprobó por la
Comisión Federal de Electricidad el programa de 1966 que alcanzó la cifra de 12
millones 134 mil pesos, lo que permitió mayor impulso a la electrificación del
medio rural.
La Secretaría de Recursos Hidráulicos, Gobierno del Estado y pueblos
beneficiados, hicieron posible, con una inversión de 3 millones 840 mil pesos la
construcción y terminación de obras de agua potable en: San Miguel Zapotitlán,

74
Secretaria de Gobernación, I Informe de gobierno, Sinaloa, 1964, pp.15-16.
60

Ejido Benito Juárez, Ejido Ricardo Flores Magon, Ejido 9 de Diciembre, Naranjo,
Bamoa, y El Burrión
75
.
1966: Para lograr un desarrollo uniforme de la entidad se requería de una acción
gubernamental a escala estatal. Sumada a la construcción de carreteras, se dio
especial atención a la electrificación rural que permitiría generar nuevas
actividades en el campo. Se tendieron 142 kilómetros de líneas de transmisión que
dieron electrificación a 9 poblados en el municipio de Ahome; 19 en el municipio
de Guasave; 18 en el municipio de Culiacán; 4 en el municipio de Mazatlán; 3 en
el municipio de Concordia y 3 en Rosario.
En cuanto a Agua potable la SRH, el Gobierno del Estado y los pueblos
beneficiados invirtieron 10 millones 156 mil pesos en la construcción y la
ampliación de servicio de agua potable en los siguientes lugares: Higueras de
Zaragoza, Ejido Águila Azteca, Colonia Estrella, Tamazula, Sinaloa de Leyva, Villa
Licenciado Adolfo López Mateos, Navolato, El Dorado, Altata, Ampliación al
sistema Culiacán, La Cruz, Ampliación al sistema de Mazatlán, Villa Unión y El
Recodo.
76

1967: La junta local de electrificación con una inversión de 14 millones 479 mil
pesos tendido 322 kilómetros de líneas para servir 98 poblados: 12 de Ahome. 7
del Fuerte , 1 de Choix, 16 de Guasave, 12 de Angostura, 3 en Salvador Alvarado,
34 en Culiacán, 3 en Mazatlán y uno en Rosario.
En cuanto agua potable, el Gobierno del Estado y Comisión Constructora de la
Secretaría de Salubridad, con una inversión de 8 millones 790 mil pesos,
terminaron 75 unidades de agua potable beneficiando a aproximadamente a 79
poblados; 1 en el municipio El Fuerte; 7 en el municipio de Ahome, 17 en el
municipio de Guasave; 4 en el municipio de Angostura, 3 en el municipio de

75
Ibid., pp.19-20.
76
Secretaria de Gobernación, IV Informe de gobierno, Sinaloa, 1964, pp.14-15.
61

Baridaguato, 12 en el municipio de Culiacán , 2 en el municipio de Elota, 2 en el
municipio de San Ignacio, 11 en el municipio de Mazatlán, 6 en el municipio de
Concordia, 7 en el municipio del Rosario y 4 en Escuinapa.
77

1968: Durante este año fueron electrificados 58 poblados, con un tendido de 193
kilómetros de líneas, a un costo de 14 millones de pesos, los poblados y las
comunidades beneficiados fueron: 2 en el municipio de Choix; 3 colonias en el
municipio de Ahome, 6 en el municipio de Guasave, 2 colonias en Salvador
Alvarado, 10 en el municipio de Angostura, 1 en Mocorito; 1 en Baridaguato; 23 en
el municipio de Culiacán; 2 en el municipio de Mazatlán , 3 en Concordia, 3 en
Rosario y 5 en Escuinapa.
En relación al agua potable: La SRH, el Gobierno del Estado y las comunidades
beneficiadas, invirtieron 45 millones 200 mil pesos para la construcción de 45
obras de agua potable y de alcantarillado, en las siguientes poblaciones mayores
de 2 mil 500 habitantes: El Fuerte, San Blas, Mochicahui, Planta Potabilizadora en
los Mochis y ampliación, Colonia Estrella, Águila Azteca, Colonia Texas
(alcantarillado), Ahome, San Miguel Zapotitlán, Ejido 9 de Diciembre, Ejido
Primero de Mayo, Ejido Plan de Ayala, Ejido Benito Juárez, Ejido Ricardo Flores
Magon, Higueras de Zaragoza, Ruiz Cortinez, Ejido 1° de mayo , Ejido 20 de
noviembre, Juan José Ríos, Sinaloa de Leyva, Naranjo, Bamoa, Tamazula,
Corerepe, El burrión, Bachoco, Mocorito obra de ampliación, Pericos, Guamúchil,
Baridaguato, Ampliación red Culiacán, Navolato obra de ampliación, Costa Rica,
Eldorado, Altata, La Reforma, La Cruz obra de ampliación, Elota, ampliación red
de Mazatlán, Villa Unión obra de ampliación, El Roble, El Recodo, Agua Caliente y
Escamillas obras de ampliación.
Este mismo año en relación con el agua potable rural, la comisión constructora de
la Secretaria de Salubridad y Asistencia, el Gobierno del Estado y los pueblos

77
Secretaria de Gobernación, V Informe de gobierno, Sinaloa, 1964, pp.13-16.
62

beneficiados se construyeron en comunidades menores de 2 mil 500 habitantes,
unidades de agua potable en varios poblados de la geografía sinaloense.
78

En general podemos señalar que al inicio del sexenio de Sánchez Celis el Estado
contaba con servicio de agua potable en 22 poblaciones y con servicio de
alcantarillado en cuatro más. Al año siguiente
79
se construyeron 26 nuevos
sistemas de agua potable y 2 de alcantarillado, se mejoraron 15 sistemas de agua
potable y 3 de alcantarillado. Todas las cabeceras municipales de la entidad
contaban con servicio de agua potable y servicio eléctrico, siendo el primer estado
de la Republica que tenía resuelto el abastecimiento de agua potable en la
totalidad de las cabeceras municipales; esto se debio gracias al pago puntual de
los usuarios, la cooperación del pueblo y el Gobierno y la iniciativa privada para el
financiamiento de obras de esta naturaleza a través de la banca.
En agua potable rural, se invirtió un total de 17millones 554 mil pesos, se
construyeron 131 unidades de agua potable rural en los 6 años, beneficiando a
108 mil habitantes; el gobierno de Sinaloa creo la junta estatal de agua potable,
para administrar operar, mantener y en su caso ampliar los sistemas, con estas
131 obras y las 45 ejecutadas con la Secretaría de Recursos Hidráulicos llegaron
a un total de 176 en el sexenio de Sánchez Celis.
En Caminos se tenía el compromiso de integrar e impulsar a Sinaloa económica,
política y socialmente y al termino del sexenio se entregaron 17 caminos
totalmente terminados y pavimentados, 50 kilómetros de terracerías y obras de
drenaje y 14 kilómetros pavimentados con un total de 3 millones 886 mil pesos.
En la conservación de caminos estatales con longitud de 1 320 kilómetros se
erogaron 11 millones 979 mil pesos.

78
Secretaria de Gobernación, VI Informe de gobierno, Sinaloa, 1964, pp.27-35.
79
Todo este apartado esta basado en Secretaria de Gobernación, VI Informe de gobierno,
Sinaloa, 1964, pp.27-35.
63

La junta local de caminos construyó 86 kilómetros de caminos de acceso para el
sistema de microondas, con inversión directa de la Secretaría de Comunicaciones
y Transportes por la suma de 22 millones 179 mil pesos. Se invirtió en
construcción de caminos 175 millones de pesos; entregando un total de 629
kilómetros.
En Electrificación: durante el sexenio la junta local de electrificación, el Gobierno
de Estado y los pueblos, invirtieron 46 millones 732 mil pesos en 800 kilómetros
de líneas transmisoras que beneficiaron a 251 poblados.
En suma, la Comisión Federal de Electricidad invirtió mas de 248 millones de
pesos en plantas hidroeléctricas, de Sanalona, Termoeléctricas de Topolobampo y
Mazatlán, ampliación de la hidroeléctrica en la presa Miguel Hidalgo, ampliación
de la planta de Cosalá, subestaciones, líneas de transmisión y de distribución y
edificios de oficinas en Los Mochis y Guasave. La Secretaría de Recursos
Hidráulicos en los seis años construyó: La presa Adolfo López Mateos, canales y
caminos en los Valles de Pericos y Guamúchil, la sobre elevación de la Presa
Miguel Hidalgo, la presa Josefa Ortiz de Domínguez, el canal San Lorenzo y los
canales de conducción de agua dulce a la Laguna de Caimanero.
64

Capítulo 4.
Historia de la ampliación del Distrito de Riego Núm. 10

Con la construcción de la presa Lic. Adolfo López Mateos sobre el río Humaya, el
Distrito de Riego 10 logró expandirse hacia el norte, abarcando parte de los
municipios de Mocorito y Angostura, anexando 90 000 hectáreas de irrigación a
las 95 000 hectáreas ya existentes que conformaban hasta 1957 el distrito, una
cuarta parte de estas nuevas hectáreas se encontraban ubicadas en el valle de
Culiacán y la mayoría en el valle de Pericos, en su conjunto formaron la IV Unidad
del Distrito de Riego núm. 10.
Antes de precisar las etapas de la ampliación del distrito de riego creo necesario
mencionar la definición de Enrique Espinosa Vicente sobre lo que él considera un
distrito de riego. Lo define como “la unidad agrícola que cuenta con las aguas y
obras necesarias para poder efectuar el riego de las tierras comprendidas en ella y
que cuenta, asimismo, con aquellas otras obras que permiten el correcto
funcionamiento y la conservación de las tierras bajo riego y el desarrollo agrícola,
social, comercial e industrial de la unidad”
80
; a nuestro parecer esta definición es
la más adecuada a las ideas sociopolíticas que el país tenía en 1952 cuando
iniciaron las comisiones de las cuencas hidrográficas y con ellos la extensión de
los distritos a nivel nacional, pero existe otro término derivado de este mismo, la
Unidad de Distrito, la cual “es una subdivisión geográfica y operativa del área de
riego del distrito que se realiza para hacer más eficiente la operación de sus obras

80
Enrique Espinosa Vicente, Los distritos de riego, su administración, operación y conservación,
México, editorial continental S.A de C.V., 1981, p.23.
65

hidráulicas y la distribución del agua; la que se integra por un numero determinado
de zonas de aforos que a su vez se dividen en secciones de riego”
81
.
Ya que hemos definido lo que es un Distrito y una Unidad de Distrito podemos
continuar con nuestra historia. Como ya comentamos la presa Humaya se
comenzó a construir en 1957, 10 años después de la presa Sanalona y a escasos
6 años de haber sido creada la Comisión de el río Fuerte en 1952, con la intención
manifiesta de ampliar el distrito de riego 10, creado oficialmente el 8 de octubre de
1952. En ese tiempo se contaban con 95 000 hectáreas irrigadas por la presa
Sanalona; con el inicio de la construcción de la presa del Humaya se logra ampliar
por acuerdo presidencial publicado el 27 de marzo de 1958, la suma de 90 000
hectáreas repartidas en 20 000 has. en el valle de Culiacán y 70 000 en el valle de
Pericos. El 25 de octubre de 1960 se sumaron otras 65 000 has. en el valle de
Guamúchil
82

4.1 Distrito de Riego de Culiacán núm. 10 Sinaloa
83

El estado de Sinaloa es tal vez en la República Mexicana el que presenta las
condiciones más favorables para el desarrollo de la agricultura de riego. Ello se
debe a su configuración geográfica en la que se encuentran perfectamente
definidas zonas montañosas de alimentación de sus numerosos ríos, una zona de
lomeríos más bajos, apta para la construcción de vasos de almacenamiento y,
finalmente, una zona de fértiles llanuras costeras. Sinaloa cuenta con 8 ríos de
importancia y 3 de corrientes menores según los estudios efectuados en 1957.
Pueden proporcionar agua suficiente para obtener bajo riego una superficie de

81
Comisión Nacional de Agua, Proyecto de reglamento del distrito de riego 010: Culiacán Humaya
San Lorenzo, Sinaloa, Subdirección General de Operación Gerencia de Distritos y Unidades de
Riego, CONAGUA, 1997, p.3.
82
Ibíd., p. 4.
83
Este apartado esta basado en el libro Centro de Investigación Agrarias,”Los distritos de riego del
noroeste, tenencia y aprovechamiento de la tierra”, Instituto Mexicano de Investigaciones
Económicas, México, 1957, pp.1-67.
66

aproximadamente 700 mil hectáreas y generar 300 mil caballos de energía
hidroeléctrica.
El distrito de riego de Culiacán es el segundo en importancia en Sinaloa después
del río Fuerte, situado más al norte, la superficie beneficiada con riego en el
distrito ha ido aumentado paulatinamente desde 1946, en que era de 25,000
hectáreas, para llegar en 1957 a cerca de 95,000 hectáreas es decir se ha
multiplicado a más de 3.5 veces en un lapso de once años. La variación anual de
la superficie de riego ha sido la siguiente de cuerdo con los datos proporcionados
por la SRH:
Año Superficie Beneficiada con el riego (nueva
y mejorada) hectáreas
Índice de crecimiento
1946 25,666 100
1947 42,666 166
1948 52,766 206
1949 61,416 239
1950 73,766 287
1951 83,394 325
1952 83,394 325
1953 83,394 325
1954 83,394 325
1955 93,944 366
1956 93,944 366
Fuente: Centro de Investigación Agrarias, Los distritos de riego del noroeste, tenencia y
aprovechamiento de la tierra, Instituto Mexicano de Investigaciones Económicas, México, 1957, p.
28.

En este distrito se aprovechaban las aguas del río Culiacán, formado por los ríos
Tamazula y Humaya, para regar terrenos ubicados al oeste y suroeste de la
ciudad de Culiacán. En la primera etapa de desarrollo de este distrito, derivando
las aguas de una presa provisional se regaban 20, 000 hectáreas en la margen
izquierda con el Canal Cañedo. Con la construcción del Canal Rosales durante la
década de los veinte, la extensión de riego de la margen derecha se amplió hasta
24, 000 hectáreas. En la segunda etapa de desarrollo de este distrito se construyó
67

la presa Sanalona sobre el río Tamazula inaugurada en 1948, con una capacidad
total de 845 millones de m3; y la presa de derivación sobre el río Culiacán
construida inmediatamente aguas abajo del puente de ferrocarril del Pacífico. La
finalidad de la presa Sanalona era regularizar y almacenar las aguas del río
Tamazula para que complementara el régimen del río Humaya, haciendo posible
regar mayor cantidad de hectáreas, de las cuales 32,000 quedaban a la margen
derecha y 63, 000 en la margen izquierda. La tercera etapa corresponde al periodo
de construcción de la presa Humaya y la extensa red de canales derivados de
ésta, que vendrían a constituir lo que se conoce como Sistema Humaya.
La ubicación de este distrito se encuentra en clavado en los municipios de
Culiacán, Navolato, Mocorito, Angostura y Salvador Alvarado. La superficie
comprendida dentro de los límites marcados es de 315,000 has., de las cuales se
benefician con el riego 272 807 has. De las aguas superficiales concecionadas a
este distrito unas escurren por el río Tamazula y sus afluentes almacenados en la
presa Sanalona y las otras se derivan del cauce del Río Humaya y sus afluentes,
las cuales son almacenados en la presa Adolfo López Mateos.
Posteriormente se agregaron al distrito las aguas que escurren por el río San
Lorenzo y sus afluentes que se almacenan en la presa José López Portillo.
84
No
se puede dejar de señalar que el distrito pertenece la región hidrológica 10 y es
alimentada por tres cuencas la de los ríos Tamazula, Humaya y Culiacán.
85

Geográficamente se localiza entre los 24º 25` y 25º 26`de latitud Norte y los 107º
20` y 108º 12`de longitud al oeste del meridiano de Greenwich. Con una altitud
promedio de 25 m.s.n.m. este distrito cuenta dentro de su inventario de
infraestructura hidráulica con 4 presas de almacenamiento, 5 presas derivadoras y
11 diques que abastecen a una amplia red de canales principales y secundarios

84
Decreto presidencial publicado en el diario oficial de la federación el 30 de mayo 1974 que se
establece el distrito de riego San Lorenzo, en una superficie de 62,000 hectáreas.
85
Ibíd., p. 5.
68

con una longitud total de 2,807 Km. además se tiene una red de drenes colectores
y ramales con una longitud de 2 605 km.
El distrito de riego cuenta con una superficie física total de 241 761 has., de las
cuales 198 528 has. se riegan y son explotadas por 18 007 usuarios organizados
en 12 módulos de riego y dos sociedades de responsabilidad limitada. De la
superficie de riego la tenencia de la tierra es de tipo ejidal para 101 705 hectáreas
con 12 808 usuarios mientras que 96 822 hectáreas pertenecen a 5 199
productores particulares teniéndose una porción del 47.94% para la tenencia ejidal
y 52.06% de pequeña propiedad. Se conforma de dos sistemas hidráulicos
denominados sistema Culiacán y sistema Humaya en donde se encuentran
distribuidas 4 unidades de riego
86
; el Sistema Culiacán comprenden las unidades
I, II (y en su momento III) y el Sistema Humaya la unidad IV (y posteriormente se
le agregaría la V).
Las dos principales vías de comunicación del distrito son la carretera internacional
Guadalajara- Nogales y el ferrocarril del Pacífico que lo comunican con el centro
del país y con los Estados Unidos. En esos años ya se contaba con buenas
carreteras entre Culiacán y Navolato y entre Culiacán y Eldorado, donde se
ubicaban dos de los tres ingenios azucareros que en la zona existen. Hay también
carreteras aunque de inferior calidad entre Culiacán y la presa Sanalona y en otros
puntos del distrito que en líneas generales puede decirse estaba bien comunicado.
La población del municipio de Culiacán ha experimentado un aumento
considerable. Según el censo de 1940 existían 130, 143 habitantes, en tanto que
en 1950 se tenia 183 ,680 habitantes, lo que representan un incremento de casi
41%, este aumento se concentro sobre todo en la ciudad de Culiacán y ha

86
Cabe remarcar que la Unidad de Riego es el área agrícola que cuenta con infraestructura y
sistemas de riego, distinta de un distrito de riego y comúnmente de menor superficie que aquel;
puede integrarse por asociaciones de usuarios u otras figuras de productores organizados, que se
asocian entre si, libremente para prestar el servicio de riego con sistemas de gestión autónoma y
operar las obras de infraestructura hidráulica para la captación, derivación, conducción, regulación,
distribución y desalojo de las aguas nacionales destinadas al riego agrícola.
69

continuado en forma acelerada lo que para 1955 la ciudad contaba con 75,000
habitantes. La mayor parte de las industrias establecidas en el distrito están
relacionadas a la actividad agrícola, extendiéndose además a 3 ingenios
azucareros (Costa Rica, Navolato y el Dorado) 2 molinos de arroz, 1 molino de
trigo, 1 planta empacadora de tomate, camarón y varias despepitadoras de
algodón, fábricas de insecticidas, fabricas de aceites y jabones y una fabrica de
gas. Casi todas estas fábricas y molinos además del ingenio de Costa Rica datan
de los años 50s.
En 1957 en este distrito existían 66 ejidos, con 4,508 ejidatarios y 1,648
propietarios y colonos predominando los primeros. La superficie de riego en
posesión de los ejidatarios, propietarios y colonos alcanza, un total de 94,001
hectáreas, de las cuales 24,632 has., es decir, el 26.2% corresponden a los
ejidatarios, y 69,369 hectáreas, el 73.8% restante a los colonos y propietarios.
4.2 Principales cultivos en el Distrito de Riego núm. 10
En cuanto a los cultivos más importantes en el periodo de 1945 a 1956, tenemos
el algodón como el principal en el distrito, pero no era muy redituable ya que no
había apoyo de crédito para los ejidatarios y las tierras de los agricultores
propietarios solo eran dos tercios en comparación a los ejidatarios, además el
clima y las condiciones creaban muchas plagas e insectos que ponían en riesgo la
cosecha, a esto se le agregaba que la ganancia sobre la cosecha era casi al costo
de su producción lo que no la hacia muy rentable, por este motivo en 1955-1956
con total acuerdo de los dirigentes agrícolas se prohibió la siembra de algodón en
otra temporada que no fuera invierno o en los meses de noviembre y diciembre
para cosecharse en mayo y junio, meses que son mas favorables al cultivo, con un
buen control de plagas y mejoría de los rendimientos; el mercado de la fibra de
algodón eran los Estados Unidos y su vía de exportación era el puerto de
Mazatlán, mientras que la semilla era absorbida por el mercado nacional para la
fabricación de aceites.
70

El segundo cultivo en importancia para el distrito 10 es el arroz; se comenzó a
sembrar en el ciclo 1947-1948 casi en forma de experimento en una superficie de
160 hectáreas, pero con tan buen éxito que ya en el ciclo siguiente, 1948-1949, se
cosecharon mas de 5, 000 hectáreas. En 1949-1950, alcanzó 6,300 hectáreas
para caer considerablemente en los dos ciclos subsiguientes y recuperarse en
1952-1953 a 9, 000 hectáreas. Se mantuvo a este nivel alcanzando casi 10,800
hectáreas en 1954-1955 y saltando bruscamente a cerca de 26, 000 en 1955-
1956.
Una de las principales razones de este considerable desarrollo del cultivo del arroz
fue que este cereal fue sustituto del trigo en la zona, debido a que los inviernos
benignos y la gran humedad del ambiente hacían inseguro el cultivo del trigo que
se hallaba fuera de su zona ecológica. En cambio el arroz se daba en magníficas
condiciones, con rendimientos promedios superiores y mucho más altos, debido a
la forma muy mecanizada en que se cultivó; en cuanto a costos fue casi la mitad
de rentabilidad que el cultivo del algodón sin embargo esta diferencia de
rentabilidad en los dos cultivos no compitieron por que el algodón era cultivo de
invierno mientras que el arroz era cultivo de verano, permitiendo su rotación; otra
característica de este cultivo es que lo sembraban tanto colonos y propietarios
como ejidatarios, lo cual permitía ganancias parejas.
La variedad que más se sembró fue la de Blue Bonnet 50. Su canal de distribución
era el siguiente, la cosecha era vendida a los molinos de arroz establecidos en la
zona, en el caso de los ejidatarios que recibían crédito del banco ejidal la venta se
hacia a través del banco, el mercado internacional del arroz eran Francia, Canadá
y Centro América y a nivel nacional proveían al norte y regiones costeras del país.
Para algunos investigadores de la época este cultivo tenia potencial para
expandirse en el mercado internacional pero se necesitaban políticas de apoyo al
campo y todo un respaldo en la investigación de mercado, conquista y ampliación
y posicionamiento en el mercado externo y eso requería inversión y gente
especializada en el tema lo cual para estas fechas todo esto estaba en formación.
71

Los dos mayores obstáculos que enfrentó este cultivo, que no le permitieron su
conservación en el valle, fueron la falta de esfuerzo serio para ampliar mercado en
el exterior, sin el cual el rápido crecimiento de su producción no hubiera tenido que
enfrentar la caída de sus precios, y las variaciones anuales del agua de la presa,
ya que era un cultivo de verano, en esta época del año la escasez se presentaba
fuerte retardando y en algunos casos peligrando su siembra. Por estos dos
motivos y principalmente para evitar la competencia desenfrenada entre
productores y firmas compradoras de arroz que pudieran conducir a una brusca
caída de precios, dado el rápido crecimiento del arroz en 1955-1956, la Asociación
de Agricultores del Río Culiacán convocó a los representantes de las firmas
arroceras para crear la Unión de Productores y Exportadores de Arroz del
Noroeste.
El tercer cultivo destacado en el distrito era la caña de azúcar, éste se estabilizó
en la zona de abastecimiento de los tres ingenios del valle, del cual desde 1948-
1949 a 1956-1957, se cosechaban aproximadamente ente 15,000 y 16,000
hectáreas anuales. Para 1956-1957, en el valle de Culiacán, destacan en orden de
importancia los ingenios ubicados en Costa Rica, Navolato y Eldorado. El ingenio
de Costa Rica, estaba administrado por la Nacional Financiera S.A. el cual tenia
12,000 hectáreas bajo riego dedicadas al cultivo de caña, pero este no fue un
cultivo rentable pues se invertía mucho y se recuperaba muy poco. Pero logró
sobrevivir por las subvenciones que el mismo gobierno daba pero sin ello no
hubiera sido posible. Además de las condiciones naturales del suelo, éste fue un
cultivo que no tenia aparentemente ninguna justificación para cultivarse.
El cuarto cultivo en importancia fue el jitomate, el cual se destinó al mercado
estadounidense, la superficie dedicada a este cultivo aumentó considerablemente,
en 1945-1946 se cosechaba alrededor de 1,800 hectáreas cuatro años mas tarde
2,000 hectáreas en cada ciclo, entre 1948-1951, la superficie cultivada aumento
entre 6,500 a 7,000 hectáreas anualmente y en 1951-1952 a las 10,000, para
1952-1953 llegar a las 12,700 hectáreas, fue su tope, luego se estabilizó entre las
72

10,000 y 11,000 hectáreas; en 1955-1956 la superficie cosechada fue de 11,385
hectáreas, en general este cultivo se estabilizó en las 10,000 hectáreas. El
jitomate a diferencia de la caña de azúcar, es un cultivo con mas adaptación al
suelo del valle de Culiacán y muy remunerativo lo que justificó su crecimiento, sin
embargo se vio afectado por dos factores que lo vuelven inestable en su resultado
económico, como las heladas y las plagas, el otro factor era el mercado cautivo,
no tenía otros mercados, lo cual lo hacia vulnerable.
En el quinto lugar de cultivos en importancia están el garbanzo, ajonjolí, maíz y
fríjol y resurgió el trigo. El garbanzo en la década de los 40s y 50s fue producto de
exportación, pero desde que se redujo la demanda en el mercado español,
87

también se redujo la superficie de siembra, alcanzando sólo 725 hectáreas para
mediados de los cincuenta.
El ajonjolí destinado a la producción de aceite comestible, es otro cultivo de
importancia en el distrito. Desde el ciclo agrícola 1945-1946, a partir del cual se
dispone de antecedentes de la superficie cosechadas, anualmente se tuvo una
superficie de poco más de 1,000 a cerca de 3,000 hectareas dedicadas a esta
oleaginosa y en el ciclo agrícola 1956-1957 se alcanzaron las 6,599 hectáreas de
las cuales 1,468 correspondieron a los ejidatarios y 5,131 hectáreas a los
agricultores privados. El ajonjolí presenta la ventaja de ser un cultivo rápido en
verano y de buena demanda en el mercado interno.
En el cultivo del maíz los ejidatarios ocupan una posición mucho más importante
que la de los agricultores privados, lo que se debe, sin duda, a la necesidad de
cultivar maíz como producto de subsistencia y en parte al hecho de que el Banco
Nacional de Crédito Ejidal incluye a este cereal en forma desatacada entre los
productos para los cuales concede préstamos.

87
Esto fue consecuencia principalmente de la guerra civil española y la postura del gobierno
mexicano ante los ganadores de la contienda.
73

El fríjol, otro de los productos tradicionales de la agricultura mexicana, ha ocupado
en el valle superficies variables desde un mínimo de 400 hectáreas en el ciclo
1949-1950 a un máximo de 12,138 hectáreas en 1953-1954. Normalmente ha
ocupado en cada año agrícola de 2 000 a 4,000 hectáreas, y en las últimas
temporadas alcanzo a 3,302 y 3,462 hectáreas cosechadas respectivamente. En
su producción participan tanto los ejidatarios como los agricultores privados, pero
aquellos tiene una importancia relativa mucho menor que en el caso del cultivo del
maíz. En cuanto al trigo pese que no es rentable se siguió cosechando por
agricultores privados.
Finalmente se cultivaban en pequeñas superficies con chile verde y verduras de
exportación, melón, y sandia, milo-maíz, papa, alfalfa, linaza, sorgo, sacate sudan,
kenaff, frutales. De todo ellos, los mas interesantes parecen ser el melón y la
sandia que se dan en condiciones excelentes y con óptima calidad, pero que como
principalmente se exportaban a los Estados Unidos sufren en la actualidad de la
misma inestabilidad de mercado y precio que el jitomate y la alfalfa.
Para 1957 el distrito de riego núm. 10 presentaba serios problemas que era
necesario estudiarlos para obtener un mejor rendimiento en lo agrícola. Destacan
el problema del crédito, el problema de los mercados externos, el problema de los
ingenios azucareros, problema técnico económicos, de los cuales se clasifican en:
adecuado uso del agua, incremento de la experimentación y extensiones
agrícolas, la necesidad de cambiar la orientación del tipo de agricultura que se
practica, la necesidad de estudiar los tipos de unidades económicas más
convenientes, problemas ejidales y los problemas de ampliación del riego en el
distrito de riego de Culiacán.
4.3 Presa San Lorenzo o presa Humaya
Sobre el problema de la necesidad de ampliar el área irrigada del distrito hubo una
propuesta dada por algunos agricultores y técnicos que consistía en construir una
74

presa de almacenamiento y sus respectivos canales de distribución, sobre el río
San Lorenzo, como posible solución a la ampliación de la superficie regada.
En efecto la presa Sanalona además de cubrir el valle de Culiacán, proporcionaba
riego a una superficie de cierta consideración que correspondía a la cuenca del río
San Lorenzo, ubicada más al sur. Como esta superficie se cultivaba sobre todo
con caña de azúcar que requería una lamina de riego considerable, absorbía una
proporción importante de agua almacenada en la presa Sanalona lo que agravaba
el problema de la disponibilidad de agua en los demás sectores del distrito. Se
hicieron dos estudios para las posibilidades de ampliación de la superficie regada
en esta región: la primera consistió en la construcción de una presa en el río San
Lorenzo y la segunda se refiere a la construcción de una presa sobre el río
Humaya, río que alimenta junto con el río Tamazula, el río Culiacán.
Estos estudios arrojaron los siguientes datos: las cifras globales sobre costos y
superficies susceptibles de ser regadas con ambos proyectos son las siguientes:
Costos Proyecto humaya Proyecto san Lorenzo
Presa de
almacenamiento
$ 125,000,000 $100,000,000
Presa de derivación $ 15,000,000 Construida
Canal principal y laterales $ 200,000,000 $ 15,000,000
Costo total $ 340,000,000 $115,000,000
Características
Capacidad de
almacenamiento
2,000 millones m3 1,056 millones m3
Superficie regada 110,000 hectáreas 100,000 hectáreas
Costo por hectárea $ 3,090 $ 1,150
Fuente: Centro de Investigaciones Agrarias, “Los distritos de riego del noroeste tenencia y
aprovechamiento de la tierra”, Instituto Mexicano de Investigaciones Económicas, México, 1957, p.
67
La mayor parte de los agricultores parecían dar su preferencia por la construcción
sobre el San Lorenzo por las siguientes razones: El costo de la obra por hectárea
era de aproximadamente la tercera parte con respecto al costo que correspondería
75

a la presa sobre el Humaya y los agricultores beneficiados estarían en mejores
condiciones para cubrir la cuota de compensación.
La presa de San Lorenzo permitiría asegurar el riego del Distrito número 10 al
reducir la superficie regada que corresponde a la cuenca del río San Lorenzo. La
erogación de 115 millones de pesos por parte del gobierno federal es más
reducida y por lo tanto el proyecto podría realizarse mas fácil y rápidamente. Al
parecer la superficie susceptible de ser regada por la presa del San Lorenzo
poseía mejores suelos que la superficie que podía ser regada por la del Humaya.
Finalmente para la ejecución de las obras del río San Lorenzo no se requería el
auxilio económico de los agricultores del distrito de riego de Culiacán que todavía
cubrían la cuota por la construcción de la presa Sanalona.
88

Pese a todos estos argumentos prevaleció la decisión del gobierno federal de
invertir en infraestructura hidrológica que permitiera interconectar las aguas de los
valles más productivos, en este caso los de Culiacán con los que se encontraban
más al norte.

88
Centro de Investigaciones Agrarias, Los distritos de riego del noroeste tenencia y
aprovechamiento de la tierra, Instituto Mexicano de Investigaciones Económicas, México, 1957,
pp.1-67.
76

Capítulo 5
La presa del Humaya “Presidente Lic. Adolfo López Mateos” y la
Unidad IV

Al concluir la revolución mexicana de 1910 ya se tenía idea de la construcción de
varias presas en el país y entre ellas estaba contemplada la del río Humaya. Por
esta razón, en los años de 1929 a 1930, se hicieron los primeros estudios y
sondeos para ver las posibilidades de su posible construcción y a la vez constatar
la cantidad de agua de riego que podía aportar, así como la extensión de tierras
que eran factibles de riego con dichas aguas, ya que se podían hacer producir las
fértiles tierras del valle de Culiacán, del valle de pericos, del valle de Guamúchil y
Angostura, así como otras tierras. Pese a su temprana concepción su construcción
se hizo realidad hasta la década de los cincuenta como una forma de ampliar el
sistema de irrigación del Distrito de Riego número 10.
5.1 Información general de la presa
En 1957 se inicia la construcción de la presa Humaya, ubicada aproximadamente
a 32 Km. hacia el norte de la ciudad de Culiacán, en la población de El Varejonal,
sobre la corriente del río. Se inaugura finalmente en 1964. Esta presa tenía una
capacidad de 3,150 millones de metros cúbicos. La construcción estuvo a cargo
del ingeniero Carlos Carvajal Zarazúa, durante el sexenio de Adolfo López
Mateos, quien la inauguró con el nombre de Humaya, y después el gobernador de
Sinaloa Leopoldo Sánchez Celis comunicó al secretario de Recursos Hidráulicos,
Alfredo del Mazo, que los “campesinos” habían decidido ponerle el nombre de
Adolfo López Mateos.
89


89
Sinagawa Montoya Heberto, Sinaloa, Historia y Destino, Cahíta, México, 1989, pp. 392.
77

El camino de acceso al sitio de la presa parte del kilómetro 1,451 de la carretera
Guadalajara-Nogales, y tiene un desarrollo de 26 Km. También puede llegarse al
sitio por avión, pues cuenta con una pista de aterrizaje de 700 m de longitud.
Como podemos observar continuación el mapa 2 que es un mapa de ubicación
geográfica de la presa.
Mapa 2: Localización del presa

Fuente: Archivo Histórico del Agua, Fondo biblioteca, SRH presa Adolfo López Mateos Dpto. de
Riego n.10 del río Humaya, Sinaloa, México, 1976, pp contra portada.
La cuenca de la presa tiene un área de 10 972 Kilómetros cuadrados, localizada
en los estados de Durango, Chihuahua y Sinaloa. El escurrimiento anual
registrado desde los estudios de la factibilidad de la presa hasta que se construyó
(1924-1966), registró un máximo de 3,446 millones de metros cúbicos, y un
mínimo de 603 millones, teniendo un promedio de escurrimiento anual de 1,807
millones de metros cúbicos. La avenida máxima que se registró fue de 8,340
m3/seg., observada el 9 de diciembre de 1943. La obra se localiza sobre la
vertiente del Pacífico de la Sierra Madre Occidental. En la región predominan
rocas clásticas y de origen volcánico denominadas Formación de Baucarit del
periodo geológico Cenozoico superior, que descansan sobre un antiguo relieve de
78

erosión constituido por rocas metamórficas del tipo de pizarras sumamente
plegadas. Todas estas formaciones se encuentran en forma de bloques con
orientación general NW-SE, representativa de la tectónica regional de la Sierra
Madre Occidental.
5.2 Descripción de la presa
La presa Adolfo López Mateos consiste en una presa de tipo roca, provista en la
margen derecha, de una obra de toma y una obra de excedencias del tipo
abanico, cresta libre y cimacio de perfil Creager
90
.
El vaso tiene una capacidad total de 3,150 millones de metros cúbicos, que se
distribuye a razón de 135 millones de metros cúbicos para depósito de azolves,
2,365 millones de metros cúbicos para riego y generación de energía y 650
millones de metros cúbicos para control de avenidas siendo el área de embalse de
11,340 hectáreas. La boquilla esta abierta en una formación de tobas brechoides
estratificadas, compacta e impermeable, conocida regionalmente como formación
baucarit. El fondo del cauce estaba cubierto por una capa de acarreo fluvial de 9
metros de espesor. Como lo vemos en el siguiente plano donde se describe la
formación de la cortina y la boquilla.
Plano1 La Cortina

90
AHA, fondo biblioteca, SRH, Presa Adolfo López Mateos, Departamento de Riego núm.10 del
Río Humaya, Sinaloa, México, 1976, p. 2.
79


Fuente: Archivo Histórico del Agua, fondo biblioteca, SRH presa Adolfo López Mateos Dpto. de
riego n.10 del rio humaya, sin. Mexico 1976, pp. 3

La cortina: Consta esencialmente de 3 zonas de materiales seleccionados; zona
1: la central constituye el núcleo impermeable con taludes de 0.5:1 en ambas
caras; se construyó con material colocado en capas de 20 cm de espesor y
compactado con 10 pasadas de rodillo pata de cabra. Zona 2: las zonas de filtros
dispuestas entre el núcleo impermeable y los materiales permeables están
formadas con grava y arena del rio como taludes de 1:1 y compactadas en capas
de 30 cm de espesor con 4 pasadas de tractor.
Zona 3: las zonas permeables, formadas con roca proveniente de las
excavaciones para alojar las estructuras y de bancos de préstamo tienen taludes
de 1.75:1 desde la corona hasta la elevación de 176 m. continuando en el lado de
80

aguas arriba con talud de 2.2:1 hasta la elevación 112.25 m para terminar con
talud de 3:1 hasta el terreno natural; en el lado de las aguas abajo tiene talud de
2:1 de la elevación 176 m hasta la elevación 125 m, siguiendo con 3:1 hasta el
terreno natural. Ambas caras se protegieron con capas de roca seleccionada de 3
m de espesor colocada a volteo, cubriendo en el lado de aguas arriba desde la
corona hasta la elevación 114 m. y en el lado de aguas abajo todo el talud.
Para la cimentación de la cortina se hizo una limpia general del área de contacto
quitando los materiales sueltos e intemperizados. En el cauce del río se excavó
una amplia trinchera hasta descubrir la roca sana de unos 9 m de profundidad 30
m de anchura en la base y taludes de 1.5:1 que se rellenó con tierra compactada,
para interceptar la capa de acarreo del rio. En el centro de la trinchera y a lo largo
del eje se construyó un dentellón de concreto de profundidad variable, que penetra
en la roca sana de la cimentación y en el corazón impermeable de la cortina.
Apoyándose en el dentellón se hicieron inyecciones profundas que en general
tomaron poca lechada de cemento por lo cerrado de la formación. El promedio de
la lechada admitida fue de 1.16 sacos por metro lineal de perforación para
inyección.
La cortina tiene 106.50 m de altura total, 750 m de longitud, 10 m de anchura en la
corona y 472 m en la base. Comprende en total 7,093,332 metros cúbicos de
materiales, correspondiendo 1,581,744 metros cúbicos a tierra compactada y
5,511,588 metros cúbicos a arena grava y roca.
Para cerrar el vaso se construyó un dique en el puerto denominado Los Patos;
situado a unos 3.5 kilómetros a la derecha de la boquilla. La sección adoptada es
del tipo de materiales graduados; consta de un corazón impermeable con taludes
de 0.5:1, respaldos permeables formados con grava y arena del rio, que tiene
taludes variables y, por último, protecciones de roca. Tiene 36.5 m de altura total,
160 m longitud, 10 m de anchura en la corona y 188 m en la base. Los materiales
81

empleados en la construcción del dique proceden de los mismos bancos usados
para la construcción de la cortina.
El Vertedor. Esta alojado en el puerto La Chutama, localizado a unos 8 kilómetros
a la derecha de la cortina. Es del tipo de abanico de cresta libre, circular simétrico
de 2 centros en planta y cimacio Creager, convergiendo en un canal de descarga
que condujo las aguas al cauce del río Humaya. La cresta vertedora tiene una
longitud de 160 m y la avenida de diseño 15 000 m3/s, ya regularizada en el vaso
a solo 5,600 m3/s para con una carga de 7.48 m, quedando un bordo libre de 3.02
m, para alojar la estructura fue necesario excavar un volumen de 1,246,200 m3 y
en la construcción se utilizaron 17,170 m3 de concreto.
La Obra de Toma. Se aloja en la ladera derecha constituida esencialmente por
dos túneles denominados respectivamente N.1 y N.2 con secciones revestidas de
concreto simple o reforzado de acuerdo con la consistencia de la formación
Baucurit en que están alojados. Se destinaron respectivamente para riego y para
alimentar las turbinas de la planta hidroeléctrica
91
.
El túnel Núm.1 es el más cercano al río y se dejó preparado por medio de un
tapón de concreto y una tubería de acero con tapa ciega para la posterior
construcción de la planta hidroeléctrica, trabajos que se iniciaron en 1972 a cargo
de la Comisión Federal de Electricidad.
El túnel Núm. 2 quedó destinado para el riego y tiene un tapón de concreto
localizado en la estación 0+508.73 del túnel que corresponde a la prolongación del
eje de la presa. En esta parte se inicia una tubería de placa de acero de 3.18 cm.
de espesor, 4.70 de diámetro y 320 m de longitud; este extremo se une a una
trifurcación para detener al final sendas válvulas de mariposa de 3.15 cm. de
diámetro que funge como válvulas de emergencia. Después de estas válvulas se

91
AHA, fondo técnico, expediente 64557, foja 2.
82

tienen válvulas de servio que son de tipo chorro divergente de 2.50 m de diámetro,
descargando a una cámara concentradora y posteriormente al río Humaya.
Estructura de rejas: son dos torres de concreto reforzado de 21 m de altura de
sección octagonal donde se colocaron las rejas, el tramo inferior se une a cada
túnel por medio de un codo de sección circular de 7 m de diámetro.
Galerías inclinadas: con objeto de poder realizar inspecciones en los túneles y
realizar la construcción de la planta hidroeléctrica en fecha posterior a la
terminación de la presa se instalaron dos compuertas de ruedas de 2.80 m por
7.50 m, colocados sobre un plano inclinado, que se inicia de la parte vertical del
cono de unión entre rejas y túneles y se prolonga hasta la elevación de la corona
de la presa. Una bóveda semicircular de 5.63 m de radio y 15 cm. de espesor
ligada a la base forma el techo de la galería que sirve de protección al equipo.
Caudales: caudal medio para riego 130 m
3
/s, caudal de regularización 300 m
3
/s;
cubicaciones de materiales: Excavación 839 000 m
3
; concreto reforzado 36 500
m
3
; concreto simple 19 120m
3
.
92

Las Obras de desvío. Consiste esencialmente en un tajo que se dejó entre la
ladera izquierda y una ataguía formada por una sección escalonada de banquetas
angostas y taludes de 1.5:1 de la cortina así como en los dos túneles que
posteriormente se adaptaron para la obra de toma, como lo podemos observar en
el plano 2 a continuación.

Plano 2 Los Túneles

92
AHA, fondo biblioteca, SRH, Presa Adolfo López Mateos, Departamento de riego núm.10 del
Río Humaya, Sinaloa, México, 1976, pp. 6-7.
83


Fuente: Archivo Histórico del Agua, Fondo biblioteca, SRH presa Adolfo López Mateos, Dpto. de
riego n.10 del río Humaya, Sinaloa. México 1976, pp.

5.3 Tiempo de construcción y costo de la obra
Los trabajos de construcción de la cortina se efectuaron en dos etapas. En la
primera, se desvió el río por un tajo de 30 m. de ancho de plantilla, localizando en
la margen izquierda el eje del tajo, dejándolo con 20 m. de ancho. El talud
izquierdo 0.5:1, lo formó la ladera de la boquilla y la margen derecha se limitó por
el talud 2:1 de una ataguía de 14.50 m. de altura y 600 m. de longitud. Con esto se
logró reducir notablemente el volumen de terrecería por colocar en la segunda
etapa de construcción. Ésta fue durante el cierre de la cortina. La desviación del
cauce se hizo a través de los dos túneles de la obra de toma, que contaron en
forma provisional con 3 compuertas deslizantes de 3.00 x 4.00 m. cada uno de los
84

túneles, y las dos de rodamiento para servicio permanente, como se indicó
anteriormente.
93

Operación
Fecha en que entró en
servicio:
Extracción medial:
Almacenamiento máximo
Gasto máximo descargado
derramado por el vertedor
Desfogado por la toma
Total al 15 de septiembre de
1968
9 de septiembre de 1963

1 463 millones de m3
3 160 millones de m3

785 m3 /seg.
150 m3 /seg.
935 m3 /seg.
Fuente: Las presas de México, Tomo I, Comisión Nacional del Agua, México, 1996
El costo total de la obra, fue de 360 millones de pesos, los cuales fueron erogados
de acuerdo con la siguiente distribución:
Construcción de la cortina $155 millones 400 mil pesos
Obra de toma $107 millones 700 mil pesos
Vertedor de excedencias $ 38 millones 300 mil pesos
Indemnizaciones $ 25 millones de pesos

93
Ibíd.
85

Caminos de acceso $ 16 millones de pesos
Dique Los Patos $ 7 y medio millones de pesos
Campamento y oficinas $ 3 millones 300 mil pesos
Tales fueron las características básicas de una obra que en su tiempo representó
la realización de un ambicioso proyecto para aprovechar mejor los recursos
naturales en beneficio de la sociedad.
94

5.4 Unidad IV “El Tamarindo”
La unida IV del distrito de riego se formó por acuerdo presidencial publicado el 27
de marzo de 1958 con una cantidad total de 90 000 hectáreas, una parte, 20 000
hectáreas, están en el municipio de Culiacán y otra, 70 000 hectáreas en el
municipio de Mocorito en el valle de Pericos. Sin embargo la unidad al cabo de 2
años logra ampliarse con otras 65 000 hectáreas de riego más, localizadas en el
valle de Guamúchil, producto también del sistema de riego de la presa del
Humaya.
Esta última ampliación quedó de la siguiente forma: “La cuarta unidad denominada
“El Tamarindo” esta ubicada en la parte Norte del Distrito 10 colindando al Norte y
Oriente con el Canal Principal Humaya desde el Km. 23+400 hasta 83+650, así
como el lateral 23+400 de este mismo canal; y al Sur con la línea que sigue la
curva del nivel definida por la elevación 8m s.n.m. el Dren Primario Margen
Derecha y la carretera Culiacán- Culiacancito- Viratuto”.
Mapa: 2 Distrito de Riego Culiacán- Humaya

94
“Presa Adolfo López Mateos, portentosa obra de ayer y hoy”, en Revista Comentarios, numero
275, junio, Sinaloa, 2005, pp. 10-11.
86


Fuente: Mapa proporcionado por el Módulo de Riego IV-I

La Unidad IV esta constituida por cuatro módulos y 23 secciones de riego que en
su conjunto abarcan una superficie de 48,696 hectáreas efectivas de riego con
4,848 usuarios. Esta unidad se integra por los siguientes módulos de riego: el IV-1
con 14,733 hectáreas repartidas en 20 ejidos que se ubican tanto en el municipio
de Culiacán como de Mocorito y cuenta con 1,615 usuarios pertenecientes a las
secciones de riego 1-7; el IV-2 con 11,835 hectáreas y 1,348 usuarios
pertenecientes a las secciones de riego 8 al 12 repartidos entre los municipios de
Navolato, Culiacán y Mocorito. El modulo IV-3 con 7,686 hectáreas y 645 usuarios
pertenecen a las secciones de riego 13-16 ubicados en su mayoría en el municipio
de Mocorito y unas regiones de Navolato igual que el modulo IV-4 con 14 ,442
hectáreas y 1,240 usuarios de las secciones de riego 17-23.

87

Capítulo 6.
Los pueblos desplazados por la presa Humaya y la formación de
la Sindicatura del Tamarindo

Los pobladores de esta región sembraban cultivos de subsistencia o tradicionales,
sobre todo los pueblos que estaban asentados en el vaso de la presa y que serían
reubicados con la construcción de ésta, formándose la villa Adolfo López Mateos,
esta población fue la que más transformó sus métodos y variedades de cultivo. En
cambio, en otros lugares, como la antigua región de Pericos, donde la ganadería y
el comercio eran sus formas económicas predominantes, la agricultura tenía cierta
importancia y algunos productos se comercializaban. En esta sindicatura los
cultivos que se sembraban antes de la presa eran: maíz, fríjol, ajonjolí, mezcal,
henequén e ixtle.
Con la creación de la presa y la ampliación del sistema de irrigación se hizo más
fácil sembrar otros cultivos que obedecían a la demanda del mercado externo y de
las condiciones naturales para su cultivo, como son las hortalizas y el garbanzo,
por mencionar algunos. El proceso de adaptación y cambio fue más brusco en los
nuevos habitantes de la villa Adolfo López Mateos, porque sus antiguas
tradiciones agrícolas y costumbres poco tenían que ver con la economía de
mercado a la que se vieron sujetos después de ser reubicados.
6.2 Los 13 pueblos desplazados por la presa
95

Con la construcción de la presa del río Humaya, se desplazó a 13 pueblos los
cuales fueron los que fundaron la villa Adolfo López Mateos, pero estos pueblos

95
Este apartado esta basado en el libro de José Jesús Cuén Sánchez, De los altos a la costa,
síntesis histórico geográfica de Villa Adolfo López Mateos, Sinaloa, Colección Dixit, 1999, pp. 53-
67 y 82-86.
88

con sus costumbres y tradiciones tenían su propia historia, aunque algunas veces
coincidían en éstas.
El cronista de la Villa Adolfo López Mateos, José de Jesús Cuén Sánchez, en su
trabajo De los altos a la costa, de donde se basa este apartado, nos describe, a
reserva de hacer un estudio más detallado, el nombre de cada comunidad o ejido
que en forma total o parcial fueron afectados por el embalse de la presa:
Alicama o Ejido de Alicama: Antes era un pueblo o comunidad indígena fundado
por los misioneros jesuitas los cuales les impusieron como santo patrón a San
Francisco Javier, al cual festejaban los días 2 y 3 de diciembre de cada año con
una gran fiesta religiosa –velación- que poco a poco se fue transformando en
fiesta pagana. Se acostumbraba celebrar misas, bautizos, matrimonios, primeras
comuniones, y la tradicional bendición de tumbas en el panteón local. Cabe
mencionar que estas fiestas eran hechas a lo grande y permitían la interacción con
otras poblaciones o rancherías cercanas debido a que había bailes amenizados
por las bandas del momento, y la venta de bebidas.
De Alicata, según la historia de Badiraguato, fue originaria la familia de uno de los
mas ilustres presidentes municipales de Badiraguato, ya que una de las calles de
este poblado lleva el nombre de Rosendo Olea Salazar, cuyo origen es del pueblo
de Alicata, además, según relatos pláticas y rumores, en el lugar muy cerca de
Alicama denominada Las Flores, nació la madre del distinguido sinaloense
General Ángel Flores.
Existieron familias importantes como Vázquez, Barraza, Olea, Olivas,
Urtuzuastegui, León, Ibarra, López. Los ranchos más importantes de esta región
fueron: Alicama, Las Bebelamas, El embarcadero y Las Flores.
Atoribito: esta comunidad, al igual que el pueblo de Alicama y otras más en la
región, fue también centro de población fundado por los indígenas, posiblemente
del grupo Tahue, se tiene datos y referencias según la tradición de que en un
89

principio esta comunidad de Atoribito formó parte de la comunidad del pueblo de
Careatapa y con la conquista española fue evangelizada también por los
misioneros jesuitas. En esta comunidad no existió ninguna iglesia o capilla, mucho
menos ningún santo patrón del lugar, su nombre Atoribito significa lugar frente al
río donde hay relises o recodo del río donde hay relises. Efectivamente el lugar del
rancho de Atoribito describe su significado cabalmente; quizá es la comunidad de
mayor extensión después de la de San Juan de Yacobito entre las afectadas, es
decir, un poco más o menos de 3,000 hectáreas de terrenos con mayor extensión
de cerriles que de cultivo.
En algunas ocasiones se le menciono como comunidad de Los Sabinos, pero esto
es falso: Los Sabinos pertenecía a la comunidad de Atoribito y éste es su nombre
correcto y no el otro, algunas personas quizá por comodidad llamaban al rancho
de este modo “Toribito” quitándole la letra “A” pero, como ya se mencionó, no es
correcto.
Sus límites eran al norte con la comunidad de Careatapa, al sur con el ejido de el
Zalate de los Ibarra, al este con el ejido de lo de Rico y al oeste con la comunidad
de Paso de Guijote y el ejido de Alicama. Las familias más destacadas fueron:
Ríos de León, Vega, Álvarez, sus ranchos más importantes fueron Atoribito,
Barranco del Arrayanal, y de la Higuerita, así como la Piedra Cuchilla, sus
siembras de verano fueron famosas isletas del río en los Machuchos, Atoribito y
San Juan del Río. Se cultivaba: sandia, tabaco, macuchi, oposura, melones de
verano (chino y longeado). Podemos decir que la fiesta mas tradicional fue la de
la Virgen de Guadalupe del día 12 de diciembre en el rancho de los Sabinos.
Batopito: comunidad afectada en una pequeña parte que se denominaba el Rillito
y otros lugares pequeños a sus alrededores. El nombre de esta comunidad
significa tierra de cachoras o de alimañas. Solamente se vio afectada en una
mínima parte denominada: el Rillito, donde el principal núcleo familiar era el de
Don Dolores Audelo conocido como “Don Lolo” es poco lo que se puede decir
90

salvo lo siguiente: tenían algunos “veranos” en las isletas del arroyo de
Baradiguato, en donde se cultivan sandias, maíz, melones, tabaco, y algunas
verduras; existía una cueva en uno de los cerros donde había una serie de
dibujos indígenas grabados en sus rocas muy similares a los de la Mezcalera y
de la cueva del Cerro de la Cieneguita.
Caramaten: pequeña comunidad cuyos límites al norte del paso de guijote, al sur
con la comunidad de Batolito, al este con la comunidad de Higueras de Bellaca, al
oeste con la comunidad de Batolito. Sus lugares más conocidos fueron Cerro de
Guaco, Cerro del Vado de la Señora y el propio rancho de Caramaten en donde la
familia mas sobresaliente fue la de los Rodríguez Caramaten, que significa tierra
de lajas o de tierras blancas.
Careatapa: es una de las comunidades indígenas de la región que realmente
tienen origen pre-hispánico, sus habitantes tiene rasgos muy acentuados de los
aborígenes. Fue poblado por los grupos náhuatl que emigraron del norte en su
recorrido hacia el sur pasando por Sinaloa; cuando llegaron los misioneros jesuitas
ya era un centro de población muy grande y según se dice era cabecera de
estado. Al ser evangelizado se convirtió en esos tiempos en un obispado muy
importante en esta región que agrupaba a todas las iglesias de la región serrana.
Según el historiador de Sinaloa don Antonio Nakayama en sus estudios y trabajos
de los grupos indígenas de Sinaloa el nombre correcto de esta comunidad
Carateapa y no Careatapa como es conocido y mencionado. Este vocablo significa
cabecera de estado o lugar de reyes. El santo patrón impuesto por los misioneros
jesuitas fue San Juan Bautista al cual se le construyó una capilla para
reverenciarlo, esto con otros santos más traídos por los religiosos jesuitas como
Santa Virgen de Padua, la Virgen de Guadalupe, etcétera.
Algunos datos de la tradición oral afirman que este pueblo fue dotado por cedula
real del virrey de la nueva España a finales del siglo XVIII por el marques de
Revillagigedo y fue dotado con las tierras de sus alrededores, dándole categoría
91

de pueblo. Su fiesta tradicional es la de san Juan Bautista que se celebraba los
días 23 y 24 de junio de cada año; en los primeros tiempos fue con un verdadero
fervor religiosos pleno y poco a poco se transformó en una fiesta pagana para la
diversión, combinaba lo que fue religioso con los bailes y bebidas embriagantes y
música que amenizaba, esto permita que las familias concurrieran. Según la
tradición el día 24 de junio por la mañana se iniciaba la procesión del pasear al
santo San Juan Bautista por el pueblo, acto continuo lo llevaban a bañar al río y
todos los acompañantes se bañaban aguas abajo o cuando menos se mojaban
la cabeza. A veces hacían una inmersión completa en el río aduciendo que en ese
momento el agua estaba bendita y curaba los males de la piel. Las familias más
sobresalientes fueron los Velásquez, Bueno y López. Un conjunto musical de
cuerdas salió de esta comunidad llamado las Tarrias de Careapata cuyos músicos
integrantes fueron nativos del propio lugar.
Ejido de Ciénega: este ejido sólo se afectó en una parte denomina la Saca de
Agua con unas cuantas familias entre las que se destacó la de Guadalupe Núñez
de Monzón y cuya descendencia aun vive en el pueblo Villa Adolfo López Mateos,
fueron en total 10 familias las desalojadas y dotadas con parcelas y casa de este
ejido.
Higueras de Ballaca: comunidad conocida de Ballaca. Su extensión es un poco
mayor que la del pueblo de Alicama, quizás unas dos mil y tantas hectáreas, entre
los terrenos cerriles y de cultivo, su nombre significa “lugar de peregrinos”, pasó
de adoración o santuario. Sus límites fueron: al norte con la comunidad de
Caramaten, así como Paso de Guijote, al sur con la comunidad de Ocualtita y
ejido del Zalate de los Ibarra con el lindero natural del cauce del río Humaya y al
oeste con las comunidades de Caramaten, Batolito y Capirato.
Según datos históricos esta comunidad en tiempos pasados formó parte de la
vieja hacienda de Capirato a la cual los vecinos compraron el derecho de esta
parte a los dueños de la vieja hacienda. Los lugares más importantes fueron:
92

Higueras de Ballaca, Agua Amarilla, los Brasiles, Laguna de Batamanea, y
Ballaca. Batamanea bien pudo haber sido ser un lugar de interés turístico por que
tenía una laguna muy hermosa y de on un clima siempre templado y agradable en
todo el año, su nombre significa: agua sobre el volcán, o agua en el volcán,
algunos otros lugares interesantes fueron: Barranco del Agua Amarilla, Barranco
del Amapal, arroyo del Savivoras y cerro del Norte o Poroto. Las familias de más
importancia fueron Salazar, Uriarte, Félix, Olivias, Olea, Villalba, Madrid, Valdez,
etc. Higueras de Ballaca, fue paso obligado por el camino de brecha de Culiacán,
a Otatillo y otros lugares más de la región del embalse. Su fiesta tradicional era el
1°y 2°de noviembre, es decir el día de todos los santos (parvulitos) y los fieles
difuntos, había dos bailes amenizados por las mejores bandas de la región o de
Culiacán y en tiempos pasados hubo una carrera de caballos, muy conocida por
que fue donde el Higuereño y el Pata Rosada se jugaron muchos miles de pesos.
Comunidad de Moritato: esta comunidad es de las más retiradas de todas las
afectadas por el embalse, su nombre significa tierra de siembra o lugar donde
siembra el cacahuate en la orilla del río, también es tan antigua como Careatapa
se cree que sus habitantes son del mismo origen que el grupo indígena Opata.
La siembra del cacahuate aun persistía en el lugar hasta el inicio del traslado; fue
un pueblo evangelizado por los misioneros jesuitas, ya que cuando ellos llegaron
lo encontraron como un gran centro de población indígena de los grupos opatas,
xiximes, pascoes; con sus costumbres muy típicas de ellos y sus ricas tradiciones.
El santo patrón impuesto fue Santiago de los Caballeros y tenían una iglesia, con
su construcción inconclusa, como casi todas las iglesias de la región.
La familia mas distinguida fue la de Tomas Ángulo y que a la vez era director de
la famosa banda de los Moritatos que tantas fiestas y bailes amenizaran en toda
esta región del embalse. Don Tomas Angulo, era tomado como el hombre guía de
la comunidad de Moritato pues sus consejos eran atendidos por todos los
93

habitantes del lugar ya que este personaje fue fuente generadora de trabajos de
música y trabajos de las siembras del que muchas familias vivían.
Existieron rumores de que cuando se extendió la evangelización jesuita el
documento de la cedula real con que se dotó al pueblo con sus tierras dado por el
marques de Revillagigedo, virrey de la nueva España, fue pasando de mano en
mano hasta que llegó a él este documento y no se volvió a encontrar. De este
lugar se dice que es originario el proto mártir de la independencia de México, el
indio Apolonio López hijo de un cacique opata, que iniciara la lucha de la
independencia antes que Hidalgo.
Ocualtita: esta comunidad en dimensión es igual que la de Caramaten, cuyo
nombre indígena tiene dos significados: el primero es lugar de tierra donde se
siembra caña o lugar de cañas. El segundo es lugar donde todos se hicieron
santos. Esta comunidad según versiones de la tradición oral muy antiguas formó
parte en tiempos pasados de la hacienda de Jesús Maria, otras versiones afirman
que fue la hacienda de Capirato. Sus límites son el norte con la comunidad de
Higueras de Bellaca, al sur con el hoy ejido de Jesús María, al este con el predio
de Capirato y al oeste con la comunidad de San Juan de Yacobito. Según
versiones y pláticas se cree que en este lugar vivió la madre del famoso general
Ramón F. Iturbe y en ella pasó sus primeros años de vida correteando, por los
alrededores este personaje de la historia. Otras familias importantes fueron
Madrid, Félix, Uriarte, y como guía de esta comunidad el sr. Rosalío Madrid Félix
que fue el sindico de la villa Adolfo López Mateos.
Paso del Guejote: se reunió en ella a los comuneros libres y a pequeños
propietarios afectados en forma total o parcial de sus terrenos y propiedades.
Prácticamente no fue afectada por el embalse de la presa Humaya; pero tiene
este nombre por la unión o agrupación de una serie de comuneros libres o
independientes para así poder obtener su dotación de tierra y casa. Razón por la
94

que a esta comunidad se le conoce como Asociación de Comuneros Libres del
Paso del Guejote.
San Juan de Yacobito: esta comunidad es la de mayor extensión de todas pues
algunos lugares que ya se han nombrado formaron parte de ella, como el ejido
Vinolitos y el Zalate de los Ibarra. En esta comunidad aun se conservaba la forma
de gobierno de las mayordomías que data desde al colonia.
Sus antiguos y primitivos pobladores fueron los grupos indígenas que se
asentaron en el llano de Los Zapotes. Muy posiblemente ellos fueron del grupo
Tahuepero se conoce como primeros propietarios de estos terrenos a Cayetano
Quintero y Socios, este personaje vendió los derechos de dicha comunidad a Don
Gustavo de la Vega que también era propietario de la hacienda de Jesús María.
Este personaje cedió en venta dichos derechos que eran un predio de más de
20.000 hectáreas de San Juan de Yacobito a Don Leonardo Ibarra Avilez que dio
a los moradores un pequeño predio en forma de comunidad poniéndole linderos
amonedados-mojoneras-para evitar futuras averiguaciones con los herederos
posteriores; se hicieron las escrituras correspondientes para tal fin.
Este pueblo de San Juan de Yacobito, recibió en forma muy pronunciada la
influencia de los padres misioneros jesuitas. Este pueblo tomó como milagro el
relato de la leyenda de la Virgen de Yacobito.
Ejido Vinolitos: cuyo terreno era parte de la vieja hacienda del Zalate de los Ibarra
y ésta a su vez era parte de San Juan Yacobito. Este ejido nació como un rancho
ganadero de la familia Ibarra y a la vez formó parte de la hacienda del Zalate de
los Ibarra, ya que esta a su vez estaba en terrenos de la antigua comunidad de
San Juan de Yacobito que en tiempos ya muy pasados fue propiedad de Cayetano
Quintero y socios; su fundador fue Don Alfonso Cuén Ojeda, antiguo y apreciado
vaquero de la familia Ibarra y en este lugar fundaron primeramente el rancho
ganadero de Vinolitos, cuyo nombre se debe a que casi todas las lomas y cerros
circundantes estaban cubiertos de vinolos chicos así como los terrenos planos del
95

lugar. Los límites fueron al norte con el ejido del Zalate de los Ibarra, al sur con el
ejido ganadero del Potrerote los Ibarra y al este con el mismo ejido y una parte del
ejido del Zalate de los Ibarra y al oeste con la comunidad de San Juan Yacobito y
el ejido del Zalate de los Ibarra. Sus principales ranchos fueron: Vinolitos, La
Cieneguita, Ojito de Agua (la Colonia), tres Arroyos, Los Mimbres, El Reparo, El
Sabino, Comitita, las familias más distinguidas fueron Cuén, Pellegrín, Sandoval,
Aguilar, Beltrán y Ojeda.
Entre los puntos más importantes fueron los siguientes: Cerro de la Palangana o
Comitita, Cerro del Reparo, o de Yacobito, Cerro de la Cieneguita y el de los
Mimbres, con su muy famosa cueva de dibujos indígenas muy parecidos a los de
la Mezcalera y del Arroyo Grande o de la Cieneguita que es un río.
Entre los personajes más distinguidos en este ejido se pueden mencionar a dos:
Don Alfonso Cuén Ojeda fundador del rancho de Vinolitos y a don Juan Pellegrín
Ramírez creador de ejido.
Zalate de los Ibarra: fue el primer ejido en la región del embalse y el más antiguo
de todos incluyendo ya los mencionados. Su extensión territorial era
aproximadamente 6,600 hectáreas de terrenos entre cerril y algunas partes
susceptibles de cultivo, estos terrenos formaron parte de la antigua comunidad de
San Juan de Yacobito propiedad de Cayetano Quintero y socios, y los dueños
finales, la familia Ibarra, formaron la hacienda del “Zalate de los Ibarra”, dándole al
principal rancho el mismo nombre por existir en ese entonces el gigantesco árbol
del Zalate, y los Ibarra por ser el apellido de los dueños. El Rancho se formó en
los terrenos de la Hacienda del mismo nombre y tomando terrenos de la Hacienda
del Palmar de los Ibarra.
Esta Hacienda del Zalate de los Ibarra, nació debido a los terrenos donde
actualmente se localizan las casas. Dichos terrenos eran un cortijo que se regaba
con las aguas del arroyo del mismo nombre y a merced de una o dos represas que
se construyeron para tal fin además existían unas grandes piletas para subir agua
96

a ellas y complementar el riego de los terrenos del cañaveral; también hubo
trabajos de Vinatería de mezcal y de curtiduría de pieles. Sus limites fueron al
norte con al comunidad de Atoribito y el ejido de lo de Rico; al sur con ejido de
Vinolitos y la comunidad de San Juan de Yacobito; al este con el ejido ganadero
del Potrero de los Ibarra y al oeste con la comunidad de Higueras de Bellaca y la
comunidad de Ocualtita.
Bajo la sombra del gigantesco árbol del Zalate, que estaba en el rancho, cuentan
que se hacían bailes durante el día con más de 50 parejas. En el sexenio del
General Lázaro Cárdenas, surgieron con efervescencia muchos ejidos y esta
región no fue la excepción, y así es como se organizó el primer ejido en esta
región el cual se denominó Ejido del Zalate de los Ibarra con su gran precursor el
Sr. Anicasio Peregrina Ramírez y otros más que lo siguieron en su formación.
Estos poblados estaban asentados en el embalse de la presa, con la construcción
de ésta los desalojaron y reacomodaron en otro lugar indemnizando a algunas
familias, de este modo se dio vida a la Villa Adolfo López Mateos.

6.3 Formación y vicisitudes de la sindicatura de El Tamarindo
La formación del poblado villa Adolfo López Mateos tiene como marco una época
en la que el presidente de la República refirmó y abrió lazos comerciales con otras
naciones, esto permitió la inversión para el crecimiento y desarrollo de muchos
estados al interior del país incluyendo Sinaloa, en política hidráulica como ya lo
hemos mencionado en capítulos anteriores pretendía lograr un mejor rendimiento
de los terrenos de la agricultura y a la vez tener más generación de electricidad en
forma barata para el pueblo y esto fue posible gracias la nacionalización de la
industria eléctrica la cual se expropio durante su gobierno. Se construyeron obras
hidráulicas como las presas para el riego de fértiles tierras en las entidades de
nuestro país destacándose Sinaloa, la cual no podía pasar desapercibido por el
97

gobierno debido a la potencialidad de sus fértiles tierras. La presa sobre el río
Humaya, que lleva su nombre, se consideró un gran monumento a la agricultura
sinaloense por que Sinaloa esta destinado a ser uno de los mas grandes graneros
del noroeste de México; por eso como símbolo de gratitud del gobierno de Sinaloa,
en el monumento que se localiza en la explanada oeste de la cortina de la presa,
lleva la siguiente frase expresada en la fecha de la inauguración de la presa por el
Dr. Fernando Uriarte. “esta presa lleva el nombre del presidente Adolfo López
Mateos por voluntad expresa del pueblo de Sinaloa.”
El poblado El Tamarindo, como se le conoce comúnmente a la Villa Adolfo López
Mateos, nació literalmente de la construcción de la presa ubicada en el varejonal
según nos cuenta el Sr. José de Jesús Cuén Sánchez, se fundó un 22 de mayo
1962, con la migración y establecimiento de las primeras familias desalojadas del
vaso de presa. Las primeras familias mudadas fueron: las de Don Jesús Cuén
Ojeda y del Sr. Rosario Quintero conocido como “El Chain”, con estas dos familias
inicia la reubicación de los pobladores del vaso de la presa.
Al principio no estaban terminadas todas las casas, ni los edificios de las
dependencias, solo algunas cuantas y con la carencia de algunos detalles por lo
que la mayoría de los recién llegados se vieron en la penosa necesidad de
improvisar rusticas enramadas para sus familias, que realmente no les protegieron
de las inclemencias del tiempo, convirtiéndose todo esto en un viacrusis para los
nuevos habitantes. Hasta que la compañía constructora de las casa fue
haciéndoles entrega de las mismas. La compañía ATLAS, S.A., fue la encargada
de la construcción de dichas casas y también del mercado, clínica del Seguro
Social, Centro de Salud, escuela primaria, oficinas de correo y telégrafos,
sindicatura municipal, plazuela así como las obras de drenaje y alcantarillados
agua potable, banquetas y calles del pueblo.
Ya con un buen número de casas terminadas el pueblo adquirió otra fisonomía, las
familias empezaron a vivir en un mejor ambiente, distinto al inicial, la vida poco a
98

poco fue mejorando, en forma sustancial y efectiva, la escuela comenzó a
funcionar. El gobierno, al crear el poblado El Tamarindo, lo formó como un
proyecto agrícola promisorio para la región. Se le consideró como un centro de
población experimental y se tomaría como modelo para otras futuras
indemnizaciones y traslados de familias afectadas por la construcción de las
futuras presas; pero una cosa fue la disposición y otra la realidad. En un principio
la compañía constructora dio trabajo a los jefes de familia en faenas duras y
penosas para que poco a poco se fueran adecuando a su nueva situación.
Mientras se les entregaba la tierra lista para el cultivo, se suponía que el Gobierno
debería ayudar a los campesinos con apoyos económicos pues las reservas
económicas que traían se les fueron agotando y con ello vino la necesidad y la
carestía, esto orilló a un alto porcentaje de familias a vender o enajenar sus
parcelas y las casas que les habían otorgado como indemnización por el desalojo
de la región de los altos.
Cuando por fin les entregaron sus tierras tuvieron que enfrentarse a la realidad de
que aún no tenían riego y como la necesidad de trabajo y dinero era mucha
intentaron hacer producir sus tierras con las mismas técnicas que utilizaban antes,
pero los resultados fueron pobres y de baja calidad, esto aunado a la escasez de
lluvias gestó su fracaso en lo económico, situación que se recrudeció cuando
algunas familias se enredaron con coyotes, agiotistas y caciques.
Pero como todas las situaciones extremas tienen que pasar, una vez superadas
las dificultades iniciales, por fin llegó el riego a las parcelas de las familias
desplazadas. La compañía Morrison Kudsen de México terminó las obras de los
canales y el agua fluía por ellos regando las tierras. Otras personas utilizaron
moderna maquinaria pero en ambos casos se suscitó otro revés, pues la falta de
orientación técnica y de créditos suficientes y formas de cómo sembrar y que
sembrar, resultó que trabajaron en forma deficiente lo que fue motivo para que
volvieran a sufrir otro revés económico.
99

Ante esta situación y la falta de créditos y maquinaria, la población optó por crear
una Asociación de Créditos con otras comunidades cercanas, para obtener
recursos económicos y con ello comprar maquinaria agrícola, insumos, semillas y
fertilizantes para hacer unas buenas siembras a gran escala de diversos cultivos
como el garbanzo, soya, maíz trigo, cartamo, etcétera. Con el tiempo este poblado
creció a la categoría de sindicatura del municipio de Culiacán.
La buena administración del agua les permite sembrar hortalizas, maíz y fríjol,
cultivos que se vieron favorecidos, esto permitió que creciera la economía de
poblado y con ello también crecieron las oportunidades para mejorar, no solo en
tecnología al aumentar el crédito para la maquinaria, semillas y fertilizantes, sino
también para desarrollar al factor humano en educación al abrir escuelas
primarias, secundarias y COBAES. También se pavimentó y electrificó el poblado
y actualmente ha crecido y sigue siendo un poblado prometedor en cultivo, pues
ha sabido aprovechar sus tierras bajo riego, quizá por su tradición agrícola que
como comunidades traían.
La villa Adolfo López Mateos nació como resultado de la construcción de la presa
para poder reubicar a las 13 poblaciones afectadas por el embalse de la presa.
Pese a que son diferentes poblados con diferentes orígenes y costumbres al
quedar juntos lograron unificarse en un solo poblado gracias al factor común que
actualmente los distingue, la agricultura. Este pueblo es rico para diversas
investigaciones tanto económico como sociocultural, pues existen tres diferentes
santos patronos y por lo tanto tres diferentes fiestas, pero el que más se venera es
San Juan de Yacobito.
En relación a lo económico esta villa en menos de 5 años pasó a ser sindicatura, y
quizá por el empeño de sus habitantes logró el favor del presidente Adolfo López
Mateos que entregó el poblado con calles pavimentadas, y no se tardó mucho en
100

poner la electrificación y sistema de agua potable y drenaje y alcantarillado. Se
facilitó la creación de escuelas primaria y secundaria.
96

En relación al cultivo sus tierras pertenecen a la unidad IV del distrito de riego 10’
el segundo más productivo de Sinaloa en la década de los sesenta estas tierras
formaron parte del sistema de riego Culiacán, Humaya y San Lorenzo, y
alcanzaron fuertes producciones de hortalizas, arroz, ajonjolí, chile, calabaza,
arroz, trigo entre otros tanto para el consumo nacional como de exportación. En
un principio estas tierras abiertas al cultivo por el sistema de riego eran sus
propietarios más ejidatarios que pequeños propietarios con el transcurso del
tiempo hoy en día hay más pequeños propietarios. En un sector de las tierras de
pericos se repartieron a campesinos de otros pueblos como Michoacán por que no
alcanzaron en el reparto agrario nacional.
Para concluir este capítulo podemos decir que la Presa Humaya contribuyó al
desarrollo económico de la sindicatura El Tamarindo a través del desplazamiento
de los antiguos pobladores de su embalse y de la construcción de nueva
infraestructura, hidráulica, eléctrica y de comunicación, ampliación de tierras
irrigadas, y el incremento de la producción agrícola. Esto mismo propició una
explosión demográfica de pueblos y ciudades, al incrementarse el empleo en la
construcción y más adelante en el campo, al aumentar las tierras irrigadas y con
ello la producción. Con la construcción de la nueva infraestructura se crearon las
condiciones favorables para el incremento de inversiones en el campo,
diversificando la actividad económica.

96
Hace 8 años se creó el COBAES y próximamente entrará una preparatoria de la UAS.
101

Conclusión general
La intención de esta investigación fue resaltar la construcción de las presas y sus
sistemas de irrigación como medio de desarrollo hidroeconómico del estado de
1947 a 1970. La información la obtuve por diversos medios, uno de ellos fue la
visita al lugar d0onde se encuentra la presa Adolfo López Mateos, donde realice
algunas entrevistas informales con los lugareños lo cual me permitió un
acercamiento al tema. Es importante resaltar que la presa y sus sistema de riego
son estructuras que se pueden analizar en el largo plazo y, junto con ello, existe la
posibilidad de ver los beneficios y consecuencias económicas y sociales a corto y
mediano plazo como son el incremento de la infraestructura hidráulica y de la
tierra irrigada, la diversificación de sus cultivos, el aumento de la producción, el
desplazamiento de las comunidades afectadas por el vaso de la presa, la creación
de nuevos centros poblacionales y un conjunto de elementos más.
En materia de enfoques teóricos, a lo largo de la investigación hemos resaltado de
manera implícita el proceso de desarrollo sustentable, el cual, como ya lo hemos
visto, benefició al distrito de riego número 10, aumentado su capacidad de
producción y creando condiciones para el desarrollo de la parte norte de este
distrito, además, después de un primer momento, donde se vieron afectados los
pobladores del vaso de la presa, al reubicarlos en nuevos centros poblacionales,
como el Tamarindo, tuvieron posibilidades de alcanzar un mayor progreso
económico y social.
Por otra parte, apoyándonos en el modelo teórico del desarrollo endógeno,
contemplamos como la infraestructura juega un papel importante por que permite
transformar los recursos y reutilizarlos, creando más producción y crecimiento en
el mercado. En el caso de El Tamarindo sus cultivos se empiezan a comercializar
y se exportan, gracias al sistema de riego y a la presa; con el tiempo su capacidad
de producción fue aumentado, así como la creación de caminos y carreteras que
hicieron más fácil y eficaz el transporte de mercancías, así como el hecho de que
102

los habitantes de la región tuvieron mejores fuentes de trabajo. Esto permitió que
los pobladores reubicados del vaso de la presa tuvieran nuevas condiciones de
vida y de trabajo y lo vemos cuando esta población creció y se fortaleció.

Las instituciones también jugaron un papel importante por que sin ellas
simplemente no se podrían recibir los beneficios sociales y económicos de la
presa y el sistema de riego, por que no era fácil construir dicha infraestructura,
pues requieren de inversiones fuertes de capital que los agricultores privados no
podrían pagar y en caso de que lo hubieran podido hacer no se habría dado un
reparto igual del agua.

La creación de la Secretaría de Recursos Hidráulicos fue un parteaguas para la
política de irrigación que venía promoviéndose desde la centralización del agua
por la Comisión Nacional de Irrigación, Con esta nueva secretaría se podía
controlar, administrar y explotar mejor no solo el agua sino el campo en si, con los
estudios de suelos y construcción de grandes obras como las presas y sistemas
de irrigación a través de canales nos sólo se explotó mejor el campo sino que
permitió la apertura de nuevas tierras al cultivo y, como un efecto colateral,
permitió la creación de nuevos poblados, como en el caso de la presa Adolfo
López Mateos que no sólo impactó el valle de Culiacán al ampliar las tierras
irrigadas, sino que abrió un nuevo sistema de riego correspondiente al área del
Humaya. El desplazamiento de los afectados por la presa permitió la creación de
una nueva villa, la fusión de pueblos y la formación de nuevas culturas, creencias
e imaginarios colectivos que fueron dando identidad a este poblado, teniendo
como común denominador la actividad agrícola y haber comenzado una vida
nueva en condiciones muy distintas a las originales.

103

Bibliografía

Aguilar Aguilar Gustavo, Banca y desarrollo regional en Sinaloa 1910-1984,
Sinaloa, UAS, DIFOCUR, Plaza y Valdez, 2001.
Aguilar Alvarado Modesto, Los Grandes agricultores del Valle de Culiacán,
México, Dirección de Investigaciones y Fomento de Cultura Regional, 2003.
Archivo Histórico del Agua, Fondo Biblioteca, SRH presa Adolfo López Mateos
Dpto. de Riego N.10 del Rio Humaya, Sin. Mexico 1976.
Barkin David y Timothy King, Desarrollo de económico regional enfoque por
cuencas hidrológicas de México, 1985, México, Siglo XXI editores.
Berelleza Fonseca Marco Antonio, La irrigación en Sinaloa 1938- 1988, memoria
del servicio social, Sinaloa, UAS, 1989.
Cárdenas Enrique, La hacienda pública y la política económica 1958-1994,
México, Fondo de Cultura Económica- El colegio de México, 1994.
Carrillo Rojas Arturo y Mario Cerutti (coords.), Agricultura comercial, empresa y
desarrollo regional en el noroeste de México, Culiacán Sinaloa, UAS, UANL,
CONACYT, 2005.
Cerutti Mario, “La construcción de una agro-ciudad en el noroeste de México.
Ciudad Obregón (1925-1960)” en Agricultura comercial, empresa y desarrollo
regional en el noroeste de México, Culiacán Sinaloa, UAS, UANL, CONACYT,
2005.
Comisión Nacional del Agua Subdirección General de Operación Gerencia de
Distritos y Unidades de Riego, Proyecto de Reglamento del Distrito de Riego 010:
104

Culiacán Humaya San Lorenzo, Sinaloa. Julio 1997, capitulo II “Constitución y
derechos del agua del distrito de riego”.
Comisión Nacional del Agua, Las presas de México, Tomo I, CONAGUA, México,
1994.
Comisión constructora de Sinaloa, Estadística de la Red Estatal de Carreteras en
Sinaloa 1950-2006 de COCOSIN.
Comisión Federal de Electricidad, Equipos, Asesoría y Gestión Divisional, revisó
Francisco Dávila León Aprobó J. Manuel García Martínez, 6 de octubre de 2005.
Díaz Coutiño Reynol, Sinaloa riqueza y pobreza de agua dilema para el desarrollo
económico y la competitividad, Sinaloa, IIES UAS. 2005.
Eicher Carl K y John M. Staatz (compiladores), Desarrollo agrícola en el tercer
mundo, México, FCE, 1991.
García B. Rolando y colaboradores, Modernización en el agro: ¿ventajas
comparativas para quien? el caso de los cultivos comerciales en el bajío, México,
IFLAS UNRISD, Centro de investigaciones de Estudios Avanzados del IPN, 1988.
Gutelman Michel, Capitalismo y Reforma agraria en México, 11ª edición, México,
Ediciones Era, 1985.
Hewitt de Alcántara Cynthia, La modernización de la agricultura en México (1940-
1970), 5ª edición, México, siglo XXI, 1985.
Ibarra Guillermo, Sinaloa: tres siglos de economía, México, DIFOCUR, 1993.
Johnston Bruce F. y P. Kilby, Agricultura y transformación estructural, México,
FCE, 1980.
López Rosado Diego G., Problemas Económicos de México, México, UNAM, 1984
105

Martínez Huerta Ramón, “El agua bien económico o social”, Revista transporta,
No. 2 y No.3, Torre Académica, UAS.
Méndez Morales José Silvestre, Pasado, Presente y Futuro de la economía
mexicana 100 preguntas y respuestas, México, Panorama Editorial, 1995.
Nacional Financiera S.A, La economía mexicana en cifras, México, NAFINSA,
1981.
Ortiz Mena Antonio, Desarrollo estabilizador: reflexiones sobre una época, México,
El colegio de México- Fideicomiso Historia de las Américas Fondo de Cultura
Económica, 1998.
Pellicer Olga y Esteban L. Mancilla, Historia de la Revolución Mexicana 1952-
1960, México, colegio de México, 1972.
Retamoza Gurrola Arturo, El proceso de industrialización en México: el caso
Sinaloa, México, UAS, 1987.
Reynolds Clark W., La economía mexicana estructura y crecimiento en el siglo XX,
México, FCE, 1973;
Smith Peter H., El imperio del PRI, Timothy Anna, et al., Historia de México,
Barcelona, Crítica, 2da edición 2003.
Secretaría de gobernación, informes de gobierno I, II, IV, V y VI, Sinaloa, 1963-
1968
Secretaría de Planeación del Gobierno de México, Antología de Planeación y
Desarrollo en México 1917-1990, tomo 5, Secretaria de Planeación, México, 1990.
Sinagawa Montoya Heberto, Sinaloa, Historia y Destino, Cahíta, México, 1989.
106

Solís Manjares, Leopoldo, De 1940 en adelante, Aurelio Montemayor, et al.,
México setenta y cinco años de Revolución Desarrollo económico II, tomo 1 vol. 2,
México, Instituto de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana, Fondo de
Cultura Económica, 1988.
Solís Manjarrez Leopoldo, “Comportamiento de la economía mexicana a partir de
1910 fases y características”, Aurelio Montemayor et al., México setenta y cinco
años de revolución Desarrollo económico II, tomo 1 vol. 2, México, Instituto de
Estudios Históricos de la Revolución Mexicana, Fondo de Cultura Económica,
1988.
Solís Manjarrez Leopoldo, La realidad económica de la economía de México:
retrovisión y perspectivas, México, El colegio Nacional, FCE, 3ra edición, 2000.
Urrea Salazar Eduardo Francisco, Las organizaciones agrícolas en
México…Aspectos históricos y jurídicos, Sinaloa, CAADES - AARC, 2004.
Verdugo Quintero Jorge (coord.), Historia de Sinaloa, Tomo II, Sinaloa, SEPyC,
COBAES, DIFOCUR, 1997.
Vernon Raymond, El dilema del desarrollo económico de México, México, Editorial
Diana, 1977.
Vidales Quintero Mayra Lizzete, “El desarrollo comercial en Sinaloa posterior a la
revolución” en Hacia la Historia General de Sinaloa, memoria del XIV congreso
nacional de historia regional, Sinaloa, UAS, 2002.
Dirección electrónica:
Instituto Mexicano del Seguro Social, Inicio, El instituto, Historia del IMSS, Nace la
Seguridad Social,
http://www.imss.gob.mx/IMSS/IMSS/IMSS_HIS/Nac_001_2003_12.htm, visita
3240412, 21 junio 2007
107

Dr. Juan Carlos Tirado Vargas. Webmaster del Portal del "Hospital Regional Dr.
Valentín Gómez Farías". Historia del ISSSTE, Antecedentes Históricos,
http://www.issstezapopan.gob.mx/mision/issste.htm Última Actualización: 21 de
junio de 2006. Consulta de pagina 21 junio del 2007
Miranda Paz Gilberto y Roberto Ángeles Lazo, El agua, uso y conservación del
agua dulce, las cuencas hidrológicas, INRENA, mayo 17,2007.Link
http://www.inrena.gob.pe/escolares/agua/pag04.htm
TVA’s history, contact Patricia Bernard Ezzell, TVA Historian, tvainfo@tva.gov,
Read archived issues of the monthly TVA Heritage column here.
108

Glosario
Banco Interamericano de desarrollo; es hoy la principal fuente de
financiamiento multilateral para el desarrollo económico, social e institucional
sostenible de América Latina y el Caribe, así como para la integración de la región.
Concede préstamos, recursos no reembolsables, garantías, asesoramiento en
materia de políticas y asistencia técnica a los sectores público y privado de sus
pases prestatarios. Haciendo realidad una antigua aspiración latinoamericana, el
BID fue establecido en 1959 con un mandato ambicioso y novedosas herramientas
que lo convirtieron en modelo para otros bancos regionales de desarrollo.
El Grupo BID está integrado por el Banco Interamericano de Desarrollo, la
Corporación Interamericana de Inversiones (CII) y el Fondo Multilateral de
Inversiones (Fomin). La CII enfoca su acción en el apoyo a la pequeña y mediana
empresa, mientras que el Fomin promueve el desarrollo del sector privado a través
de donaciones e inversiones.
http://www.iadb.org/aboutus/index.cfm?language=Spanish, Acerca del BID, ¿que
es el BID?, ultima consulta 12 de mayo de 2008.

Comisión de cuenca: órgano colegiado de integración mixta no subordinado a
la CONAGUA o a los organismos de cuenca, organización auxiliar del consejo de
cuenca a nivel subcuenca (Ley de Aguas Nacionales 2004, artículo 13 Bis 1, p.
31).

Comisión Económica para América Latina y el Caribe: es una de las
cinco comisiones regionales de las Naciones Unidas encargadas de promover el
desarrollo económico y social de su respectiva región del mundo. Creada en 1948,
la CEPAL actualmente presta servicios a 33 gobiernos de América Latina y el
Caribe, amén de varias naciones de América del Norte y Europa que mantienen
lazos históricos, económicos y culturales con la región. En total, los Estados
miembros de la Comisión suman 41, además de 7 miembros asociados, condición
jurídica acordada para algunos territorios no independientes del Caribe. La CEPAL
funciona como un centro de estudio en la región, que colabora con los Estados
miembros y diversas instituciones locales, nacionales e internacionales en el
análisis de los procesos de desarrollo a través de la formulación, seguimiento y
evaluación de las políticas públicas. Con frecuencia las divisiones de la CEPAL
que realizan dichas tareas de análisis e investigación prestan servicios de
asistencia técnica, capacitación e información, según proceda.
http://www.eclac.cl/, preguntas frecuentes, última consulta mayo de 2008.

Consejo de cuenca: Órgano colegiado de integración mixta que serán instancia
de coordinación y concertación, apoyo consulta y asesoría entre la comisión
incluyendo los organismo de cuenca que corresponda y las dependencias y
entidades de las instancias federal, estatal y municipal y los representantes de los
usuarios del agua y de las organizaciones de la sociedad de la respectiva cuenca
109

hidrológica o región hidrológica. Orientados a formular y ejecutar programas y
acciones para la mejor administración de las aguas, el desarrollo de
infraestructura hidráulica y de los servicios respectivos y la preservación de los
recursos de la cuenca. (Ley de Aguas Nacionales 2004, artículo13, p. 29).

Cuenca hidrográfica: es la unidad de territorio, diferenciada de otras unidades,
normalmente delimitada por un parte aguas o divisoria de las aguas – aquella
línea poligonal formada por los puntos de mayor elevación en dicha unidad-,
donde ocurre el agua en distintas formas, y esta se almacena o fluye hasta un
punto de salida que puede ser el mar u otro cuerpo receptor interior, a través de
una red hidrográfica de cauces que convergen en uno principal, o bien el territorio
en donde las aguas forman una unidad autónoma o diferenciadas de otras, aun sin
que desemboquen en el mar. En dicho espacio delimitado por una diversidad
topográfica, coexisten los recursos agua, suelo, flora, fauna, otros recursos
naturales relacionados con estos y el medio ambiente. La cuenca hidrológica
conjuntamente con los acuíferos, constituyen la unidad de gestión de los recursos
hídricos. La cuenca hidrológica está a su vez integrada por subcuencas y estas
ultimas están integradas por microcuencas (AHA, Fondo Biblioteca, Glosario
hecho en el AHA, 2000-2008).

Desarrollo rural: definido en un sentido amplio, territorial y multisectorial, abarca
diversas actividades complementarias, entre otras: el aumento de la
competitividad agroalimentaria, el desarrollo social rural, el manejo sostenible de
los recursos naturales, la modernización institucional, y la integración económica
subregional y regional. El desarrollo rural puede contribuir a consolidar el
crecimiento económico y lograr una mayor equidad. Para ello, es de vital
importancia modernizar los sectores agroalimentarios, como parte de un esfuerzo
regional para aumentar la competitividad rural. Asimismo, es importante reconocer
numerosas alternativas para reducir la pobreza rural, como la promoción de
actividades rurales agrícolas y no agrícolas y la creación de redes sociales para
aquellos segmentos de la población que no son capaces de migrar o que no están
empleados; además de la tradicional migración y del reconocimiento de la
pluriactividad, por la cual los habitantes rurales utilizan éstas y otras alternativas
de manera dinámica. Algunas de las áreas de particular importancia para el Banco
en la agenda de desarrollo rural son: la consolidación de las reformas de políticas
públicas; la modernización y la reforma del Estado; el desarrollo de los mercados
de tierras; el desarrollo de mercados financieros; el aprovechamiento sostenible de
los recursos naturales; y el fortalecimiento de los recursos humanos y el desarrollo
de la infraestructura para la producción.

Desarrollo territorial rural: lo definimos como un proceso de transformación
productiva e institucional en un espacio rural determinado, cuyo fin es reducir la
pobreza rural. La transformación productiva tiene el propósito de articular
competitiva y sustentablemente a la economía del territorio a mercados dinámicos.
El desarrollo institucional tiene los propósitos de estimular y facilitar la interacción
110

y la concertación de los actores locales entre sí y entre ellos y los agentes
externos relevantes, y de incrementar las oportunidades para que la población
pobre participe del proceso y sus beneficios. .Alexander Schejtman y Julio A.
Berdegué Rimisp, “El impacto social de la integración regional en América Latina”,
Julio 2005, p. 69.

Desarrollo sustentable: en materia de recursos hídricos, es el proceso
evaluable mediante criterios e indicadores de carácter hídrico, económico, social y
ambiental que tiende a mejorar la calidad de vida y la productividad de las
personas, que se fundamenta en las medidas necesarias para la preservación del
equilibrio hidrológico, el aprovechamiento y protección de los recursos hídricos, de
manera que no se comprometa la satisfacción de las necesidades de agua de las
generaciones futuras (AHA, Fondo Biblioteca, Glosario hecho en el AHA, 2000-
2008).

Distrito de riego: es el establecido mediante Decreto Presidencial, el cual esta
conformado por una o varias superficies previamente delimitadas y dentro de
cuyo perímetro se ubica la zona de riego, el cual cuenta con las obras de
infraestructura hidráulica, aguas superficiales y del subsuelo, así como con sus
vasos de almacenamiento, su zona federal, de protección y demás bienes y obras
conexas, pudiendo establecerse también con una o varias unidades de riego
(AHA, Fondo Biblioteca, Glosario hecho en el AHA, 2000-2008).

Organismo de cuenca: unidad técnica administrativa y jurídica especializada
con carácter autónomo, adscrita directamente al titular de “la CONAGUA” cuyas
atribuciones se establecen en la Ley de Aguas Nacionales 2004 y sus
reglamentos y cuyos recursos y presupuestos específicos son determinados por
la CONAGUA (AHA, Fondo Biblioteca, Glosario hecho en el AHA, 2000-2008).

Región hidrológica: área territorial conformada en función de sus
características morfológicas, orográficas e hidrológicas, en la cual se considera a
la cuenca hidrológica como la unidad básica para la gestión de los recursos
hídricos, cuya finalidad es el agrupamiento y sistematización de la información,
análisis, diagnósticos, programas y acciones en relación con la ocurrencia del
agua en cantidad y calidad, así como su explotación, uso o aprovechamiento.
Normalmente una región hidrológica esta integrada por una o varias cuencas
hidrológicas. Por tanto, lo limites de la región hidrológica son en general distintos
en relación con la división política por estados, Distrito Federal y municipios. Una
o varios regiones hidrológicas integran una región hidrológica-administrativa (AHA,
Fondo Biblioteca, Glosario hecho en el AHA, 2000-2008).

Región hidrológica – administrativa: área territorial definida de acuerdo con
criterios hidrológicos, integrada por una o varias regiones hidrológicas en al cual
se considera a la cuenca hidrológica como la unidad básica para la gestión de los
111

recursos hídricos y el municipio representa, como en otros instrumentos jurídicos,
la unidad mínima de gestión administrativa en el país (AHA, Fondo Biblioteca,
Glosario hecho en el AHA, 2000-2008).

Unidad de riego: área agrícola que cuenta con infraestructura y sistemas de
riego, distinta de un distrito de riego y comúnmente de menor superficie que aquel;
puede integrarse por asociaciones de usuarios u otras figuras de productores
organizados que se asocian entre si libremente para prestar el servicio de riego
con sistemas de gestión autónoma y operar las obras de infraestructura hidráulica
para la captación derivación, conducción, regulación distribución y desalojo de las
aguas nacionales destinadas al riego agrícola (AHA, Fondo Biblioteca, Glosario
hecho en el AHA, 2000-2008).