CASO 1

Al estar Certificada la empresa con la norma ISO 9001, se toma dicha certificación como un soporte para la
implementación de una SGMA.
El sistema de gestión medioambiental es un compromiso de mejora continua, totalmente voluntario, donde todo el
personal de la empresa debe estar involucrado y ser participantes directos para la implementación, en el cual se
propone un cumplimiento estricto de la legislación medioambiental.
Es muy buena la decisión de la Jefa de Producción recorrer la empresa en todos sus sectores y analizar cada uno para
luego poder plantear en la reunión y trabajar de forma conjunta con todas las áreas de la empresa. Es muy importante
la COMUNICACIÓN entre todos los departamentos de la empresa.
A partir del compromiso asumido por la dirección, todo lo que se haga a partir de ahora debe quedar documentado,
dicho documento debe ser suficiente para asegurar la operatividad del sistema, con lenguaje sencillo e ideas resumidas
y concisas.

CASO 2
Siempre la característica de la empresa va a determinar el contexto de la implantación del SGMA.
El beneficio que tienen las Pymes es que no sufren la presión del entorno. La razón por la cual una Pyme decide
implantar ISO 14001 viene dado por la precaución y previsión, ya que tienen la posibilidad de obtener ayudas y
subvenciones.
Al tomar la decisión de implantar y mantener una SGMA, la empresa debe adquirir un Compromiso (empezando por
reconocer tantos sus puntos positivos como negativos).
Estar certificada con ISO 14001 a una Pyme le da una ventaja competitiva, mejorando así su producto o servicio, como
así también su imagen con el exterior.
Estoy convencida que lo más importante para un buen sistema de Gestión Medioambiental es el apoyo y total
convencimiento por parte de la dirección de la empresa y la COMUNICACIÓN entre todas las áreas de la Empresa (por
más pequeña que sean) y la Dirección.
CASO 3
Es una empresa que ya tiene una certificación ISO 9002 “Sistema de aseguramiento de la calidad en la producción, la
instalación y el servicio Postventa”, es una ventaja ya que se adapta al proceso para la implantación de una SGMA.
El implementar un Sistema de Gestión Medioambiental para la empresa es una necesidad estratégica para un futuro no
lejano, ya que los clientes empiezan a ejercer una presión en el tema medioambiental y a su vez exigen a sus
proveedores políticas ambientales definidas.
Me parece muy positivo que la empresa no solo cumpla con la normas legales vigentes, sino también, adopte
estándares más ambiciosos para cada una de las áreas en las cuales no tenga una ley vigente.