VIERNES 22 DE AGOSTO DEL 2014

MUNDO
A18. EL COMERCIO
tregua de nueve días entre Is-
rael y Hamas, y se reanudaran
las hostilidades.
Dos de los islamistas –Mo-
hamed Abu Shamala y Raed al
Atar– figuraban en la lista de los
cinco terroristas de Hamas más
buscados por Israel, indicó a la
AFP un portavoz de los servicios
de inteligencia israelíes. Ambos
estaban involucrados en el se-
cuestro del soldado Gilad Sha-
lit en el 2006, y la muerte de tres
soldados israelíes el pasado 1 de
agosto. El tercero es Mohamed
Barhum, confirmaron ambos
bandos en conflicto.
Los tres islamistas también
habían liderado otras operacio-
nes contra Israel en los últimos
20 años y son los dirigentes de
más alto nivel de Hamas asesi-
nados por el ejército israelí, des-
de que se inició la ofensiva el pa-
sado julio.
Tras el colapso de un cese del
fuego, las fuerzas armadas is-
raelíes parecen haber redobla-
do sus esfuerzos para golpear al
brazo armado de Hamas.
El martes, el Ejército bom-
bardeó una casa en el norte de
Gaza en un intento de asesinar
a su máximo comandante mili-
tar, Mohammed Deif. Su espo-
sa, su hija y un bebe de siete me-
ses murieron en el ataque pero
Deif logro escapar.
Hamas admite secuestro
En tanto, un alto dirigente de
Hamas exiliado en Turquía ad-
mitió que el grupo secuestró y
mató a tres adolescentes israe-
líes en Cisjordania en junio. Se
trata de la primera ocasión en
que la milicia islamista admite
haber participado en el inciden-
te que desató las hostilidades en
la Franja de Gaza.
Cuando ocurrió la desapa-
rición de los jóvenes el pasado
12 de junio, Hamas negó haber
participado en el rapto. “Fue
una operación realizada por
los hermanos de las Brigadas Al
Qasam”, dijo Saleh Aruri, agre-
gando que Hamas esperaba
canjear a los secuestrados por
palestinos presos en Israel.
Israel ha acusado a Hamas de
orquestar los secuestros e iden-
tificó a dos agentes del grupo de
ser los principales sospechosos.
Se desconocen sus paraderos.
Gaza/Jerusalén [AGENCIAS]. Israel
infligió ayer un duro golpe al
movimiento islamista palesti-
no Hamas al matar a tres impor-
tantes comandantes de su brazo
armado en la Franja de Gaza.
Los tres cabecillas de las Bri-
gadas Ezedin al Qasam murie-
ron en un bombardeo en Rafah,
en el sur de la franja, 36 horas
después de que se frustrara una
Israel mata a tres altos
jefes militares de Hamas
REUTERS
GAZA. Una multitud carga el cuerpo de Mohamed Abu Shamala, uno
de los tres jefes de Hamas abatidos por el ejército israelí.
El ejército israelí lanzó la opera-
ción Margen Protector en la Franja
de Gaza el pasado 8 de julio.
Más de 2.080 palestinos han
muerto desde entonces, la mayo-
ría civiles. Entre ellos se han con-
tabilizado 469 menores de edad,
según las Naciones Unidas.
Del lado israelí han muerto 64
soldados y tres civiles.
LASVÍCTIMAS
Un dirigente de Hamas
admitió que el grupo
secuestró a los tres
adolescentes israelíes
el pasado 12 de junio.
Washington [AGENCIAS]. La milicia
extremista Estado Islámico (EI)
había pedido un rescate de 132
millones de dólares por la libe-
ración de James Foley, pero el
Gobierno Estadounidense se
negó a pagar, reveló ayer el dia-
rio “The New York Times”.
Además, el periódico britá-
nico “The Telegraph” informó
que otra de las condiciones pa-
ra soltar al periodista era la libe-
ración de la científica pakistaní
Aafia Siddiqui, vinculada con
la red terrorista Al Qaeda y con-
denada en Estados Unidos a 86
años de prisión.
“The New York Times” se ba-
sa en informaciones de familia-
res del periodista y de otro hom-
bre que estuvieron cautivos con
Foley.
En tanto, Philip Balboni, pre-
sidente de “GlobalPost”, medio
para el que trabajaba Foley, in-
dicó a “The Wall Street Journal”
El Estado Islámico
exigía US$132 mlls.
para liberar a Foley
que la cifra fue solicitada tan-
to al medio de comunicación
como a la familia del perio-
dista.
Foley, secuestrado en Si-
ria en el 2012, fue decapita-
do por los extremistas, según
un video publicado el martes
que muestra su asesinato y
que Washington consideró
auténtico.
Al contrario que los países
europeos, Estados Unidos re-
chaza de forma categórica el
pago de rescates a cambio de
la liberación de rehenes.
Ello fue reafirmado ayer
por el Gobierno Estadouni-
dense, que subrayó que su
política es “no hacer conce-
siones a los grupos terroris-
tas ni pagar rescates”, por
considerar que así financia-
ría sus actividades y pondría
en peligro a todos sus ciuda-
danos en el exterior.
La Casa Blanca reconoció
el miércoles haber llevado a
cabo una operación fallida
para rescatar a Foley junto a
un pequeño grupo de esta-
dounidenses secuestrados
en Siria, pero el comando
militar que incursionó en el
lugar indicado no encontró a
los cautivos.
Por otro lado, el secreta-
rio de Defensa de Estados
Unidos, Chuck Hagel, advir-
tió ayer que los yihadistas del
Estado Islámico son mucho
más que un grupo terrorista
y aseguró que valora todas
las opciones para acabar con
ellos a largo plazo, pese a las
amenazas de los radicales
encarnadas en el cruel asesi-
nato de Foley.
“Son sofisticados, tienen
una sólida estrategia y están
tremendamente bien finan-
ciados”, dijo Hagel en una
rueda de prensa.
AP
DOLOR. Los padres de James Foley declaran a la prensa en su casa de Rochester, Nuevo Hampshire.
Además, los yihadistas querían que Estados Unidos soltara a
una científica pakistaní que está condenada a 86 años de cárcel.
BOMBARDEO EN IRAQ
Estados Unidos mantuvo ayer la
presión sobre los yihadistas del
Estado Islámico lanzando nuevos
ataques aéreos en el norte de Iraq.
REPRESA DE MOSUL
Los ataques se centraron en los al-
rededores de la estratégica repre-
sa de Mosul, recuperada el domin-
go del control de los insurgentes.
OPERACIÓNAÉREA
En la lista de exigencias
del Estado Islámico para la libe-
ración de James Foley, además
del pago de US$132 millones,
figuraba la demanda de liber-
tad de una científica pakistaní
condenada a 86 años de cárcel
en EE.UU., reveló ayer el diario
británico “The Telegraph”.
Aafia Siddiqui, de 42 años,
es una neurocientífica con doc-
torado en la Universidad Bran-
deis, Estados Unidos, país al que
llegó en 1990.
A principios del 2003 la mu-
jer regresó a Pakistán. Estados
Unidos le seguía los pasos, pues
consideraba que era mensajera
de Khalid Sheik Mohamed, el
verdadero cerebro de los aten-
tados terroristas del 11 de se-
tiembre del 2001.
Además, a Siddiqui también
se le señalaba como una recau-
dadora de fondos para la red te-
rrorista Al Qaeda con el fin de
fabricar bombas.
A Siddiqui se le perdió el ras-
tro en Pakistán, hasta que se su-
po de su captura en Afganistán
en el 2008. En su poder tenía
documentos sobre armas quí-
micas, bombas sucias y disemi-
nación de virus.
Cuando era interrogada por
soldados estadounidenses y
funcionarios del FBI al día si-
guiente de su detención, agarró
un rifle que estaba a un lado de
una mesa y disparó a sus inte-
rrogadores, quienes al final lo-
graron neutralizarla.
La mujer fue extraditada a
EE.UU., país donde fue conde-
nada en el 2010 a 86 años de
cárcel por intento de asesinato.
Su caso fue emblemático en
Pakistán, donde la consideran
una perseguida solo por su fe
musulmana y se promovieron
masivas manifestaciones pa-
ra exigir su liberación. Incluso
el Gobierno se involucró en la
causa y ofreció a Washington la
entrega de un contratista de la
CIA encarcelado por asesinato
en el país asiático a cambio de la
libertad de Siddiqui.
En Pakistán también consi-
deran injusta su condena por-
que alegan que sufre de alte-
raciones mentales. El tribunal
que la juzgó ordenó que se le hi-
cieran exámenes psiquiátricos.
Los médicos concluyeron que la
mujer fingía su demencia.
La inclusión de Siddiqui en
la lista de demandas del Estado
Islámico indicaría que entre los
mandos de la organización te-
rrorista hay combatientes tali-
banes de Pakistán y Afganistán,
le dijo un especialista en terro-
rismo a “The Telegraph”.
La científica captada
por la red Al Qaeda
AP
Aafia Siddiqui tiene un doctorado
en una universidad de EE.UU.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful