You are on page 1of 5

EL DIÁLOGO CON EL MUNDO: LA EVANGELIZACIÓN

60
La Iglesia permanece abierta al mundo, ya que su mensaje no va dirigido solamente a los fieles, sino
especialmente a los que no lo son. Los medios de comunicación ofrecen a la Iglesia la oportunidad de
conocer la realidad y las necesidades de la sociedad, mostrarse y ofrecer su mensaje.

426
1. El diálogo de la I glesia debe llegar no sólo a sus fieles, sino a todo el mundo
(...). En la medida en que los medios de comunicación social expresan y hacen patente
esta respuesta, llevan a un mayor conocimiento de la I glesia.
Communio et progressio, 122; 1971

427
1. Al acontecimiento religioso no se le puede comprender adecuadamente si se le
considera tan sólo en su dimensión humana, psicológica y socialmente comprobable.
Hay que descubrir también su dimensión espiritual, o, lo que es igual, la conexión e
inserción en el misterio de la comunión del hombre con Dios, es decir, en el misterio
de la salvación.
2. Esto significa captar, en cuanto es posible, la verdad precisamente "religiosa"
de ciertos sucesos especiales, que podrá ser asida por entero sólo cuando se tuviere en
cuenta el contexto espiritual del fenómeno religioso al cual se refiere el
acontecimiento, (...)
Pablo VI: Mensaje para la VI Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, 2 (1972)

428
1. (...) la I glesia debe mantener una presencia activa y atenta hacia el mundo, con
el fin de nutrir a la comunidad y de ayudar a quienes buscan soluciones aceptables a
los problemas personales y sociales.
Aetatis novae, 8 1992

429
1. Si la I glesia quiere hablar de modo creíble a la gente de hoy, quienes hablan en
su nombre tienen que dar respuestas creíbles y verdaderas a esas preguntas
aparentemente incómodas.
Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales: Ética en las Comunicaciones Sociales, 26 (2000)

430
1. En primer lugar, y sobre todo, el ejercicio de la comunicación por parte de la
I glesia debería ser ejemplar, reflejando los elevados modelos de verdad,
responsabilidad y sensibilidad con respecto a los derechos humanos, así como otros
importantes principios y normas. Además de esto, los medios de comunicación de la
I glesia deberían esforzarse por comunicar la plenitud de la verdad acerca del
significado de la vida humana y de la historia, especialmente como está contenida en
la palabra de Dios revelada y expresada por la enseñanza del Magisterio.
Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales: Ética en las Comunicaciones Sociales, 26 (2000)


61
La Iglesia aporta a los medios el mejor contenido posible: el mensaje de salvación de Jesucristo.
Esto es un derecho y un deber.

431
1. (...) de la misma manera que Cristo, en su vida terrestre, presentó la forma y
figura más perfecta de «Comunicador», y al igual que los Apóstoles mismos usaron los
medios de comunicación que tenían a mano, así también ahora debe llevarse a cabo la
misión apostólica por los más modernos medios e instrumentos (...).
Communio et progressio, 126; 1971

432
1. Finalmente hay que recurrir a los instrumentos de la comunicación social para
llegar a los países, ambientes y personas a las cuales el apostolado de la palabra no
puede llegar directamente a causa de situaciones particulares, ya sea por la escasez de
ministros o porque la I glesia no puede ejercitar libremente su misión.
Pablo VI: Mensaje para la VIII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales (1974)

433
1. (...) la I glesia se sentiría culpable ante Dios si no empleara esos poderosos
medios, que la inteligencia humana perfecciona cada vez más (...).
Pablo VI: Evangelii nuntiandi, 45; 1976

434
1. Las comunicaciones que se hacen en la I glesia y por la I glesia consisten
esencialmente en el anuncio de la Buena Nueva de J esucristo.
Aetatis novae, 9; 1992

435
1. Además de los medios tradicionales en vigor, como el testimonio de la vida, la
catequesis, el contacto personal, la piedad popular, la liturgia y otras celebraciones
similares, la utilización de los medios de comunicación se ha hecho esencial para la
evangelización y la catequesis (...).
Aetatis novae, 11; 1992

436
1. I nternet produce un número incalculable de imágenes que aparecen en millones
de pantallas de ordenadores en todo el planeta. En esta galaxia de imágenes y sonidos,
¿aparecerá el rostro de Cristo y se oirá su voz? Porque sólo cuando se vea su rostro y
se oiga su voz el mundo conocerá la buena nueva de nuestra redención. Esta es la
finalidad de la evangelización. Y esto es lo que convertirá I nternet en un espacio
auténticamente humano, puesto que si no hay lugar para Cristo, tampoco hay lugar
para el hombre. Por tanto, en esta J ornada mundial de las comunicaciones, quiero
exhortar a toda la I glesia a cruzar intrépidamente este nuevo umbral, para entrar en lo
más profundo de la red, de modo que ahora, como en el pasado, el gran compromiso
del Evangelio y la cultura muestre al mundo «la gloria de Dios que está en la faz de
Cristo» (2 Co 4, 6).
Juan Pablo II: Mensaje para la XXXVI Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, 6 (2002)

437
1. A vosotros, jóvenes, que casi espontáneamente os sentís en sintonía con estos
nuevos medios de comunicación, os corresponde de manera particular la tarea de
evangelizar este "continente digital". Haceos cargo con entusiasmo del anuncio del
Evangelio a vuestros coetáneos. Vosotros conocéis sus temores y sus esperanzas, sus
entusiasmos y sus desilusiones. El don más valioso que les podéis ofrecer es compartir
con ellos la "buena noticia" de un Dios que se hizo hombre, padeció, murió y resucitó
para salvar a la humanidad.
Benedicto XVI: Mensaje para la XLIII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales (2009)


62
El anuncio del Evangelio debe realizarse también al examinar los acontecimientos y sucesos de la
actualidad diaria, integrando el mensaje cristiano en la nueva cultura de los medios, con los nuevos
lenguajes.

438
1. El sacerdote que tiene cura de almas puede y debe saber lo que afirman la
ciencia, el arte y la técnica moderna por la relación que éstas tienen con la finalidad de
la vida religiosa y moral del hombre. Debe saber servirse de ellas siempre que, según el
prudente juicio de la autoridad eclesiástica, lo requieran la naturaleza de su sagrado
ministerio y la necesidad de llegar a un mayor número de almas.
Pío XII: Miranda Prorsus, 8-9-1957

439
1. (...) Por lo demás, corresponde principalmente a los seglares vivificar con
espíritu humano y cristiano esta clase de medios (...).
Inter mirifica, 3; 1963

440
1. Quisiéramos paternalmente alentar y estimular a todos los que en gran número,
lo sabemos, sacerdotes, religiosos, religiosas y seglares, se emplean con ardor en
buscar, a través de los «mass-media», un nuevo lenguaje para anunciar a los jóvenes
esta buena nueva, que sigue siendo siempre una nueva sorprendente.
Pablo VI: Mensaje para la IV Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales (1970)

441
1. Estos instrumentos, además, son muy útiles para hacer llegar más fácilmente a
todos la instrucción cristiana (...) al examinar los sucesos y acontecimientos diarios
(...).
Communio et progressio, 129; 1971

442
1. (...) Generalmente se privilegian otros instrumentos para el anuncio evangélico
y para la formación cristiana, mientras los medios de comunicación social se dejan a
la iniciativa de individuos o de pequeños grupos, y entran en la programación pastoral
sólo a nivel secundario (...)
Juan Pablo II: Redemptoris missio, 37; 1991

443
1. (...) no basta usarlos para difundir el mensaje cristiano y el magisterio de la
Iglesia, sino que conviene integrar el mensaje mismo en esta “nueva cultura” creada
por la comunicación moderna (...) con nuevos lenguajes, nuevas técnicas, nuevos
comportamientos psicológicos (...).
Juan Pablo II: Redemptoris missio, 37; 1991

444
1. Así como el Espíritu ayudó a los antiguos profetas a descifrar el plan de Dios a
través de los signos de su tiempo, hoy ayuda a la I glesia a interpretar los signos de
nuestro tiempo y a realizar su misión profética que conlleva el estudio, la evaluación y
el recto uso de las tecnologías y medios de comunicación, que han llegado a ser
fundamentales.
Aetatis novae, 22 1992

445
1. Así, una pastoral en el mundo digital está llamada a tener en cuenta también a
quienes no creen y desconfían, pero que llevan en el corazón los deseos de absoluto y
de verdades perennes, pues esos medios permiten entrar en contacto con creyentes de
cualquier religión, con no creyentes y con personas de todas las culturas.
Benedicto XVI: Mensaje para la XLIV Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales (2010)

446
1. No hay que olvidar, sin embargo, que la fecundidad del ministerio sacerdotal
deriva sobre todo de Cristo, al que encontramos y escuchamos en la oración; al que
anunciamos con la predicación y el testimonio de la vida; al que conocemos, amamos y
celebramos en los sacramentos, sobre todo en el de la Santa Eucaristía y la
Reconciliación.
Benedicto XVI: Mensaje para la XLIV Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales (2010)



CAPITULO X El diálogo de la Iglesia y el mundo 189
I Dialogo y revelación La misión de la Iglesia 190
II Posturas que han hecho difícil el dialogo Iglesia-mundo 193
1 Concepciones antropológicas 194
2 Concepciones eclesiologico-pastorales 195
3 Concepciones escatologicas 196
4 El planteamiento mismo del dialogo 197
III Posturas que hacen posible el dialogo 198
1 Concepciones antropológicas 198
2 Concepciones eclesiologico-pastorales 199
3 Concepciones escatologicas 200
4 El planteamiento mismo del dialogo 201
IV Dialogo con el mundo y evangehzacwn 201
1 Lo que la Iglesia transmite en su palabra 202
2 El ínteres de esta palabra para el mundo 203
V Tres temas derivados 204
1 La antropología cristiana 204
2 La presencia de la Iglesia en el mundo 206
3 La evangehzacion 207