You are on page 1of 7

Retos y estrategias para la

administración deportiva en
Colombia


Licenciado en Educación Física de la Universidad de Antioquia
Asesor administrativo INDER Medellín
Miembro de la Junta Directiva de la Fundación METRIK WAY
Presidente Junta Directiva INDEC Caldas, Antioquia
Jorge Mario Escobar
Barrera
jorgemeb@gmail.com
(Colombia)




Resumen
El deporte colombiano tiene grandes retos para el futuro; pero debe asumirlos con grandes dirigentes. Esos
dirigentes ahora no los tenemos, no nos hemos preocupado por formarlos y mucho menos por orientarlos. Es por
eso que este trabajo plantea una serie de estrategias y un gran reto, después de abordar un análisis, que es el de
consolidar al sector deporte como una gran área para la economía del país. Los nuevos dirigentes deben sobrepasar
lo político; pero deben entenderlo, para llevar a sus organizaciones al desarrollo; y deben sobrepasar los intereses
particulares, por el interés único de mirar y lograr resultados en cada una de sus organizaciones.
Palabras clave: Administración deportiva. Colombia. Dirigencia. Empresas deportivas. Estrategias.



EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 15, Nº 152, Enero de 2011. http://www.efdeportes.com/

1 / 1
¿Administración deportiva? ¿Por qué?; somos el sector que mas énfasis hace en mencionar que
tenemos o debemos tener un referente administrativo para el manejo del área deportiva.
Desde nuestra concepción la administración es una sola; para algunos, ciencia, para otros, arte;
sin embargo las conceptualizaciones de la administración a lo largo de los años, son aplicables para
cualquier sector.
Partiendo de la base que la administración es una sola, y que sus herramientas le sirven a
cualquier área, debemos profundizar, y es la tarea de este escrito, hacer un acercamiento a las
posibilidades de ladirigencia deportiva para enfrentar los desafíos de las empresas deportivas.
Existen empresas ganaderas, textiles, farmacéuticas, transportadoras, etc., y administradores
para esas empresas, y retos administrativos acordes a cada uno de esos sectores; es por eso
que quiero empezar a hablar de empresas deportivas, con los mismos retos y desafíos
empresariales para dirigentes, que entiendan, valoren y piensen como dirigentes deportivos; así
como lo hacen los dirigentes ganaderos, textiles, farmacéuticos o transportadores.
Los administradores en consecuencia pasan por procesos formativos en administración, donde
aprenden fundamentos importantes para administrar el área de su conocimiento. Pocas veces veo,
en la formación profesional de la mayoría de las carreras, algún tipo de profundización o enseñanza
específica de lo administrativo, entendiendo que debe ser de aplicación para su área. Por ejemplo
un ingeniero civil, debe utilizar fundamentos administrativos para el desarrollo de una obra, pero lo
que generalmente tiene son fundamentos de aplicabilidad de su saber; lo demás se ha tomado que
para la administración sirve el tema de la experiencia en la aplicabilidad, mas no tanto en el
conocimiento de la administración, que desde nuestro punto de vista es un error a medias.
Por eso consideramos que para el sector deporte, no siempre será buen administrador o buen
dirigente deportivo, aquel que tiene mucho conocimiento práctico de aplicabilidad de la educación
física o el deporte, sino aquel que conoce su sector y que se ha preocupado por formarse dentro
del ámbito administrativo para manejarlo.
La dirigencia deportiva colombiana se ha consolidado hoy, como una dirigencia hecha por la
experiencia práctica de las actividades que se administran, mas no por una preocupación seria de la
formación empresarial o dirigencial; pero la experiencia de muchos actores (administradores) casi
que sin querer han llegado a la formación dirigencial, han comprendido y les ha tocado formarse
como dirigentes o administradores, mas por necesidad que por entender que el deporte necesita
dirigentes.
Es por eso, y por la necesidad de manifestar que el deporte colombiano necesita dirigentes y/o
administradores, cuya vocación para el sector sea esa, y se formen para dirigir en lo administrativo
el deporte colombiano.
Estas razones que manifestamos abren espacio para tocar, algunos puntos clave que
consideramos convenientes se llamen retos para la administración deportiva colombiana; estos son:
Quienes son los dirigentes deportivos en Colombia
Esta es una de las primeras consideraciones serias que debemos hacernos, al momento de
entender hacia donde se ha dirigido el deporte Colombiano y hacia donde puede dirigirse.
Para observar esta situación, debemos iniciar desde la ley colombiana; esta no hace ninguna
observación seria ni definitiva, sobre los roles, experiencias y perfiles de los dirigentes deportivos
desde lo público o desde lo asociado. Se ha empeñado solo en determinar y dar directrices sobre la
obligatoriedad de un curso de 40 horas, sobre administración deportiva, que orientan lo entes
deportivos departamentales.
Consideramos como lo mencionábamos al principio, el deporte es un área mas, que no creo se
enseña en 40 horas, o que así se aprenda a administrar deporte.
Desde lo público a obedecido a compromisos políticos, para ubicar a sus dirigentes de turno,
mientras que lo asociado a obedecido a intereses particulares por vincularse a una modalidad
deportiva, sin importar el perfil dirigencial, pues la ley no pone grandes condiciones para ser un
dirigente deportivo en Colombia.
Entonces los dirigentes deportivos pasan por dos consideraciones; la primera, por una situación
política para el sector público; donde algunos acertarán con un buen funcionario, pero que pierde
continuidad. La segunda desde el deporte asociado, donde cualquier puede acceder a ser dirigente,
donde solo le piden algún tipo de experiencia en administración o un “Curso de administración
deportiva”, donde son profesionales de otros sectores quienes intervienen en las decisiones del
deporte, o padres de familia quienes por obligación les ha correspondido la tarea de ser dirigentes
deportivos por necesidad
Desde esta perspectiva no se cuenta con un perfil definido para la dirigencia, mas que los
movidos por motivaciones, que por formaciones definitivas para los dirigentes deportivos, o quienes
se forman sean los que orienten el desarrollo del deporte colombiano.
Organización deportiva en Colombia
Luego de conocer, quienes son y como se forman los dirigentes deportivos en Colombia,
debemos entender la institucionalidad propia del deporte nacional.
Por un lado, esta el sector público y quienes llegan a dirigir en este sector, generalmente son
otros profesionales ajenos al deporte (en su formación), y ubicados principalmente por
compromisos políticos; donde en general el deporte ocupa las últimas prioridades de la agenda
gubernamental.
Por otro lado esta el sector asociado, y como ya lo vimos los dirigentes tanto de clubes y ligas
principalmente, han sido padres de deportistas, o personas que tienen algún tipo de vínculo
afectivo con los deportistas, impidiendo a veces el crecimiento organizacional; por un lado por
desconocer los procesos administrativos y por otro por no tener la imparcialidad suficiente para
dirigir.
Es por eso, que la organización deportiva colombiana, por lo menos en sus bases, no tiene los
criterios suficientes de dirección, y la base funcional del deporte, esta casi manejada por voluntades
personales, alejadas de las voluntades profesionales para la dirección deportiva.
Idoneidad dirigencial
El deporte colombiano a lo largo de la historia ha contado con buenos dirigentes, pero las bases
del deporte, lo que tiene que ver con el deporte municipal desde lo público, y los clubes desde lo
asociado.
La idoneidad dirigencial debe ser un fenómeno necesario, para empezar a ligar y desarrollar
procesos serios en torneo al deporte nacional.
Desde lo público, los gerentes o directores de entes deportivos municipales, son cuotas en su
mayoría políticas, generalmente profesionales de otras áreas, que pueden tener muy buenas
intenciones, pero no conocen el sector, y conocer las realidades de una industria, son necesarias
para fundamentar un sector. Si la mayoría de esa base pública del deporte, esta dada por
profesionales con desconocimiento en el sector, las perspectivas de nuestro deporte no son las
mejores; no han lineamientos; y mucho mas la desarticulación es mucho más evidente, porque el
deporte público se ha tomado, como una oficina de eventos, y no de políticas públicas serias para
el aporte a la calidad de vida de unos ciudadanos en una municipalidad.
Desde el contexto asociado, las situaciones son muy similares; los clubes en su mayoría no se
han formado como un interés para el desarrollo de un deporte, sino por la obligación de pertenecer
a un sistema, necesario para la participación en competencias; y quienes optan por liderar esos
procesos son los propios padres de familia, que se convierten en dirigentes a la fuerza y no por
convicción.
Entonces nuestros dirigentes de base; primero no son profesionales comprometidos con el
sector, segundo; no lo conocen, tercero; no están en el área por convicción propia, han llegado por
algún tipo de interés, y pocas veces por interés de desarrollar el deporte colombiano.
Entonces por mucho avance que tengamos a nivel dirigencial desde lo departamental o nacional;
que tal vez, se hacen esfuerzos por tener mejores dirigentes, y que por lo menos conozcan y
tengan experiencia en el deporte, no tendremos mucho avance, porque la base dirigencial que lo
forma, esta descontextualizada, y en algunos casos, ni les interesa avanzar en el sector.
En conclusión, gran parte de nuestra dirigencia de base, es una dirigencia no apta, para
desarrollar procesos deportivos. ¿Qué pensaría una empresa petrolera que necesita un gerente
para su sector, si enviamos un administrador, que sepa de deporte? El mismos estatus debemos
proponerlo al sector deporte, se necesita gente que conozca y entienda de ese sector en particular,
creo que alguien que sepa de petróleos, poco le importará y además desconocerá todo lo que pasa
en el deporte nacional.
Formación del dirigente en Colombia
La gran cantidad de dirigentes que tiene el deporte colombiano, en sus bases estructurales; son
profesionales en muchas ramas, que han tomado su participación en la dirección del deporte como
un hobby, o como una actividad alterna a su verdadera profesión. Si bien estos profesionales,
pueden avanzar en su formación dentro de la gerencia del deporte, les ha faltado comprometerse
con él y se han supeditado a su “experiencia”, y a su forma de entender el sector.
Lastimosamente la ley, ni las instituciones han delimitado los perfiles formativos del dirigente
deportivo, que nos permita saber, que se forman directivos, con conocimientos y que entienden el
sector.
Los universitarios que se forman en deporte, deben ser los abanderados en materia directiva,
para ejercer cargos dentro del deporte colombiano, deben optar por formarse en materia
administrativa, y buscar sus prácticas iniciales en el medio directivo; o iniciar acciones de
emprendimiento empresarial en empresas deportivas propias.
Si la dirigencia deportiva, no va a la universidad, o no sale de ella con los conocimientos propios
necesarios para entender nuestro contexto, y donde se haya preparado el camino académico para
esa formación; seguiremos poniendo a cualquiera en nuestras entidades sin conocimiento, sin
saberes propios y sin saber que estrategias definir, de acuerdo a lo que se quiere dentro del
deporte nacional.
Primero, considero que la dirigencia nacional, a hecho un esfuerzo por obligar a quienes dirigen
el deporte a asistir a cursos, diplomados, seminarios; que le permitan “ejercer” dentro de entidades
deportivas, en el contexto administrativo. Pienso que un curso de 40 horas, no va a ser suficiente
para saber administrar deporte; o si a mi me enseñan en 40 horas, administrar salud; entenderé
que es eso posible. Nos ha faltado mayor rigurosidad académica y profesional para poner a
nuestros dirigentes; las entidades deportivas, merecen un mayor respeto, en cuanto a su manejo y
en cuanto a su direccionamiento. Quienes orienten estas entidades, deben tener procesos
formativos en deporte serios, que se hayan formado en el sector; pero no que el sector los haya
formado en el tiempo (Así son nuestra mayoría de dirigentes), son personas, que han aprendido
porque han estado años en una liga o una federación; se ha formado en la operatividad del
deporte; pero no están formados para entender el contexto general del deporte; y hacia allí deben
ir los dirigentes del futuro del deporte en Colombia.
Los nuevos dirigentes – y esos son los que necesita nuestro deporte – deben ser más rigurosos
en lo académico, abrirse espacios propios dentro de la dirigencia; potencializar el emprendimiento y
generar alianzas, para asumir lo puestos y cargos que les corresponden. El dirigente deportivo real,
no puede esconderse, de la realidad que el si maneja; allí es donde debe aportar.
Elección de dirigentes deportivos en Colombia
A nivel personal, me gustaría que en Colombia, la gran cantidad de dirigentes del deporte se
eligiera por méritos, por conocimiento y por experiencia dentro del sector.
Desafortunadamente, y como lo hemos visto antes, dentro del sector público, impera la ley de la
política, y aunque algunos tengan estudios o experiencia, simplemente son nombramientos de un
funcionario para dirigir esa cartera.
Ese funcionario, normalmente, y lo decimos porque lo conocemos, tiene poco conocimiento de
hacia donde debe ir el sector, con que herramientas lograr las metas, y generalmente todo el
período, lo pasa pidiendo recursos o peleando para que se lo entreguen. La gestión, normalmente
se evalúa como mala. Esos hechos se dan por desconocer el sector, saber cuanto ha avanzado
cuales son las nuevas estrategias, son funcionarios de la antigüedad. Tampoco lo son todos, el
porcentaje de los buenos, y nuevos dirigentes es aún bajo, pero hay buenos dirigentes también.
Si el deporte público, tiene falencias, sobre todo en el tema del mérito, por lo menos un
dirigente puede acertar así sea a dedo, nombrar a alguien que sirva. El deporte asociado tiene
otras particularidades a nivel dirigencial; como lo vimos anteriormente, en este sector los directivos
se crean por una necesidad, particularmente que los afectan (Sus hijos, familiares, intereses
personales), hay un vínculo, y no necesariamente el pensar el sector. Por eso cuando se elige un
dirigente de liga o federación, vienen el virus de funcionarios, que parte desde la base mínima: el
club. El dirigente del deporte asociado, normalmente orienta sus procesos para quedar bien ante
quienes lo eligieron, y muy pocas veces orienta su quehacer gerencial, para proyectar su deporte;
incluso muchas veces es elegido para desarrollar elementos e intereses de quienes lo eligen; las
libertades de dirección en el deporte asociado son débiles. Es preocupante que el deporte asociado,
que es donde se siembra las bases del deporte de rendimiento, tenga dirigentes elegidos por
intereses particulares, mas que por la convicción pocas veces de direccionar y fortalecer un
deporte. Pocas ligas y pocas federaciones piensan como empresas del deporte, y orientan su
quehacer para crecer como organización, no para crecer solo como dirigentes; el que cree que
crece solo como dirigente, y no proyecta su empresa, y en este caso el deporte; no logro nada.
La elección de dirigentes del deporte en todos los ámbitos, debe pasar por méritos, buscando el
crecimiento de la empresa, en términos de posicionar su organización y crecer en resultados; no
solo en resultados deportivos; esa es una consecuencia de la buena dirección; también en
resultados de proyección seria y confiable de planes de crecimiento y prospección del deporte.
Cuánto pesa la dirigencia deportiva en Colombia
Cuando dentro de un sector productivo, no se mide lo que este produce, cuando no se tienen
análisis de lo que representa para la economía o para los impactos generales del estado, este
sector simplemente no importa.
Cuando observamos los informes de planeación nacional, el deporte no aparece, no aparece
incluso como sector; no sabemos que o cuanto representa para nuestra economía o para nuestro
desarrollo.
Los invito a que observen informes de planeación nacional, y no encontraran ningún referente
preciso sobre el deporte. Cuando esto sucede es porque no se tiene información consolidada, o no
se sabe que información recolectar; y sobre todo porque no existe un gremio consolidado que se
oriente para el mismo lugar, que empiece a decir cuanto representa el deporte para el país, y a
definirse como un sector productivo muy importante y serio para la nación.
En ese sentido nuestra dirigencia tienen poco peso, para las grades decisiones del país;
observemos cuantos proyectos de ley impulsados en el congreso en los últimos diez años tienen
que ver con deporte; son muy pocos; en comparación con otros sectores.
La dirigencia nacional, tiene que organizarse, tiene que mostrar lo importante que es, tiene que
demostrar todo lo que impacta y sobre todo, lo que puede lograr. Debe demostrar que tiene un
peso enorme en el país, aunque ahora sea de forma subjetiva.
Retos y estrategias
Después de este recorrido, y este somero análisis por lo que desde nuestra perspectiva es la
situación de la administración deportiva, mirada desde el administrador deportivo actual; queremos
mostrar algunos elementos que pueden favorecer a un mejor entendimiento, formación e
intervención de quienes se encargan del direccionamiento del deporte nacional.
Para eso queremos mostrar los siguientes puntos como estrategias:
 La elección de un dirigente debe pasar por la idoneidad, debe estar formado para
direccionar empresas del deporte.
 Mayor rigurosidad académica para la formación de administradores para el sector
deporte. Debe existir especificidad formativa.
 Dirigentes elegidos por méritos, que conozcan y puedan desarrollar de manera
eficaz y libre, propuestas para la proyección del deporte nacional.
Y el principal reto para la dirigencia debe ser:
 Construir una masa crítica e independiente, que pese a nivel político y estadístico,
con el ánimo de visionar el deporte como un gran sector para la economía y el
desarrollo del país.

Escobar, 2010. Retos y estrategias para el nuevo dirigentes deportivo.