You are on page 1of 13

Asentaremos pues, las raíces de la configuración urbana así como su desarrollo, tratando de

llegar a los rasgos más importantes sobre la ciudad de México; ya que el curso fue dirigido
específicamente a este tema, pero también iremos más allá plasmando ejemplos
internacionales de rodajes, y describiendo aspectos generales del cine.
A través de este documento modificaremos el significado de urbano, el cual La Real
Academia de la Lengua Española en su primer adjetivo lo señala como: Perteneciente o
relativo a la ciudad; entonces incluiremos también como ciudad, poblados, condados,
provincias, etc.; que no necesariamente ameritan el calificativo de ciudad.
Bruno Porraz Corbello
Ciudad, Información
y cine
Por Bruno Porraz Corbello
miércoles 1 de diciembre de 2010
*Introducción
*La ciudad en el cine como escenario en tiempo real
*La ciudad en el cine construida: ficticia, futurista ó de época
*La ciudad en el cine como escenario Tangencial
*La ciudad en el cine como tema específico
*Conclusiones
Introducción
Ya bien entrada la intervención española en el siglo XVI el periodo colonial se fue
desarrollando en un contexto de nuevas tecnologías, nuevos conocimiento y por supuesto
nuevos y variados usos de territorio; no obstante, y como vendrá a repetirse posteriormente,
esta nueva era se fue construyendo sobre la base de disfrutes desiguales entre sus
habitantes, siendo peyorativo para los indígenas hasta el punto de ser segregados de la
parte central de la ciudad, Esto llevó a hacer estas áreas septentrionales de concentración
urbana, lugares de sub-desarrollo que vendría a formar las zonas con mayores problemas
sociales.
Esto es un fenómeno que constantemente se irá repitiendo a través de la historia hasta ser
de estos lugares, puntos donde difícilmente podrán equipararse con el resto de la ciudad, a la
poste se hará más agravante cuando las campañas de turismo del centro histórico exigen su
intervención monetaria para su constante mantenimiento; cosa que no sólo dejará a estas
zonas de sub-desarrollo atrás, si no al resto de la ciudad también.
La tan deseada modernidad a penas llegada a la ciudad de México a principios del siglo XX,
empieza a exigir atención a situaciones urgentes como salubres, de equipamiento y
comunicación, las cuales fueron tomadas por importantes y talentosos personajes como el
ingeniero Roberto Gayol, el ingeniero Miguel Ángel de Quevedo, el doctor Eduardo Liceaga,
entre otros; quienes ante estos problemas en el país y atentos a los avances extranjeros,
impulsaron obras y acciones buscando enfrentar las exigencias de una modernidad en la que
se insertaba el país.
Por supuesto el impacto de los ejemplos del desarrollo de las principales ciudades del
mundo, tuvo un gran impacto en México que fue evidente y de gran ayuda para su desarrollo;
y sin embargo muchos de los proyectos y soluciones a problemas que se predecían, no se
llevaron a cabo por el sincretismo de los organismos burocráticos.
Bruno Porraz Corbello
Al fin alcanzada esta modernidad a medias, surgen lugares verdaderamente bellos en la
ciudad, lugares sonde la gente seguirá paseando y tomando fotos familiares, luciendo sus
atuendos, fumando un “Montecarlo”, yendo al cine, etc.
Así fue asentándose esta ciudad en los estratos más afortunados; pero también están las
zonas que albergan severos problemas sociales, las ya nombradas zonas de sub-desarollo,
en las que estriban variados y complejos comportamientos sociales, como pueden ser desde
“el honor de pertenecer a la banda” en el cual serás apoyado por cada uno de sus miembros
y existirá un fuerte lazo de amistad mezclada con una convivencia intransigente y aveces
agresiva; hasta lugares “donde vales una mierda, la vida no vale nada” que son lugares de
lucha de cotos de poder, en donde se detectan mayor movimiento de crimen organizado, que
finalmente los vecinos habrán de asumir, como parte de su identidad urbana.
En esta amplia gama de comportamientos que sin lugar a dudas pueden surgir en cualquier
parte del mundo, es donde se desarrollan rodajes para ilustrar la vida real antepuesta de las
campañas propagandísticas de turismo o demagogia proselitista, donde el propósito,
naturalmente, es ensalzar las partes más bellas de la ciudad. Está índole temática del cine
(la de ilustrar las zonas fracturadas de la cuidad), resulta ser muy atractiva para los cineastas
y forma parte sustancial de las mejores películas a nivel mundial; un ejemplo es “Los
Olvidados” de 1950 dirigida por Luís Buñuel; en la cual se retrata el México que denostaba
aquél alcanzado por la modernidad. Actualmente “Los Olvidados” forma parte de las únicas
dos películas reconocidas por la Unesco como patrimonio de la humanidad.
Entonces, el cine como muchas de las otras artes, se ha encargado de difundir las distintas
facetas de las ciudades de todo el mundo así como retratar los movimientos sociales, los
factores culturales, su pasado, su posible desarrollo futuro, su características geográficas, el
atuendo de la época, etc.; todo esto conjugado para generar el realismo que nos transportará
a un lugar y tiempo en el espacio en el cual seremos espectadores impotentes en el
desarrollo de la historia, y a al llegar a su fin habremos experimentado emociones vinculadas
con la información expuesta; o bien no habremos experimentado nada por su complejidad u
otros factores.
Bruno Porraz Corbello
Ahora bien, las ventajas del cine como medio informativo, opino yo que es muy superior con
respecto a las demás artes que pudieran ser informativas. Y cabe decir que tampoco me
refiero a todo el cine, pero trataré de dilucidar estos aspectos tan peculiares:
* En la Literatura, el medio para hacer llegar la información a nosotros es la descripción
escrita, que al ser leída pasará a ser procesada e interpretada por medio de
vinculaciones de conocimientos concretos como pueden ser: vivencias, imágenes,
recuerdos, canciones, emociones, olores, sabores, etc.; y además pudiera también ser
desfigurada por nuestra inherente carga cultural e imaginación. Entonces, cuando
estamos inmersos en el mundo cinematográfico, las cosas se tornan distintas; nuestra
imaginación está sujeta a factores más concretos que limitan gran parte de nuestra
interpretación, dejándonos sólo emociones y el poder analizar.
* En la pintura, se suelen manejar recursos aún más abstractos como; las formas, colores,
gestos, gestos corporales, iluminación; así como fragmentos de ciudad y discursos
literarios, litúrgicos, míticos, históricos, entre otros. Muchas veces pasa a ser la
ilustración de una ciudad producto de los sentimientos del autor que da como resultado
cosas muy bellas pero poco reales. La obra en sí nos limita a la escena inerte, pero
libera nuestra imaginación para continuar el movimiento y el discurso, o incluso adivinar
unos momentos antes. Lo cual también deviene en la cinematografía al terminar un
rodaje.
* En la fotografía ocurre algo muy curioso, pero sólo me referiré a aquella fotografía que se
pueda calificar como furtiva, intuitiva, e irrepetible; aun que padezca de muchos recursos
comunicativos, es más afortunada por ser una verdad flagrante. Y aún más si nos
referimos a un conjunto de fotos temática, concluimos que lo que parecía carente de
contexto, ahora es una fuente de información verosímil y afortunada.
Desde luego la interpretación del director está omnipresente en todos los rasgos del filme
y algunas veces hará una perversión de la realidad o una alegoría. Entonces y desde
siempre, debemos asumir una postura crítica y ser muy cuidadosos al discriminar la
información.
Bruno Porraz Corbello
El cine entonces puede ser descrito como una serie de fotografías que bien pudieran estar
editadas pero que conservan el valor comunicativo y además se enriquece algunas veces
con el recurso auditivo; brindándonos un material muy comprensible y concreto.
También existe otra manera en que el cine funge como medio informativo, y es cuando
hacemos a un lado el desarrollo de la narración de la película y se hace énfasis en el
alcance de la producción a fin de contextualizarla con el tiempo y espacio donde fue
desarrollada, Esto a mi parecer es un aspecto en el cual también podremos deliberar qué
o cuál película tiene más mérito; además de arrojarnos información muy real de lo que
ocurre más allá de detrás de cámaras. Por supuesto sería un error trazar un juicio con el
simple atisbar de una película, es menester compararla con sus contemporáneas y
posiblemente repetir su visualización.
El cine y la ciudad se han ido relacionando evolutivamente al punto de tener una amplia
diversidad de interacción entre ambas. Cada una de estas formas de relacionarse puede
variar muy poco una de otra; o bien puede ser totalmente distinta. De cualquier manera
sería imposible clasificar cada uno de estos tipos de relación; así que me di a la tarea de
clasificarlos en 4 segmentos muy generales, a modo que casi cualquier película pueda
clasificarse dentro de uno de ellos, aun que en cierto punto llegara a ser forzada su
clasificación; con el fin de dejar una exigua minoría en los inclasificables.
Bruno Porraz Corbello
La ciudad en el cine como escenario
en tiempo real y retrato de la época y
o sociedad.
Siendo nuestro escenario la ciudad en tiempo real, el andar del rodaje aparentemente es
más sutil y definitivamente más real. Cada toma que es mostrada, y en donde pudiera
aparece en cualquier plano algún objeto ó persona, estará formando parte de un testimonio
del retrato de una época y su bagaje cultural, aun cuando su discurso puede ser ficticio.
En la época de oro del cine mexicano este fue un recurso que no sólo era funcional y muy
práctico si no que permitía mostrar y deleitarse con ese México alcanzado por la modernidad
del cual sólo algunos estaban orgullosos; y que también algunos se encargaron de de
mostrar el contraste que hacían los arrabales y zonas de sub-desarrollo. Gracias a todo tipo
de rodajes tenemos testimonios vivientes que nos permiten apreciar la evolución de la ciudad
muchas veces a través de un discurso no tan bueno.
La película “Una Golfa” de 1957 es el retrato de la vida nocturna que se lleva a cabo en los
lugares nortes de la ciudad de México, y que son también zonas de desahogo y
esparcimiento para toda clase de ciudadanos. La zona de Tlatelolco es evidentemente la
predilecta para ilustrar este tipo de conductas y discursos; y no es una casualidad por que es
aquí donde coexisten importantes sectores populares como mercados, arrabales, quintos
patios y por supuesto la zona ferrocarrilera; que aun que bien en la época de la ilustración el
ferrocarril fue un símbolo de progreso y urbanización, en este caso se presenta como fuero
de los pobres e irruptor agresivo en el paisaje.
Se puede abstraer, evidentemente, el estilo de ropa que se usaba, la manera de hablar, el
valor que tenía la moneda nacional “El Peso”, el tipo de música y los problemas de
equipamiento urbano de una ciudad adolescente. Como he dicho antes. cada uno de estos
aspectos es un documento indeformable de una época.
Bruno Porraz Corbello
La ciudad en el cine construida:
ficticia, futurista o de época.
Este segmento es, sin miedo a equivocarme, el que tiene mayor favoritismo entre los
espectadores, cuando esta es de época o recreada siempre se ilustra una realidad urbana
pasada de al menos medio siglo, donde se recrea, ó se trata de recrear, todos los rasgos que
definen la época. A esto se le agrega que el avance tecnológico tiene una estrecha relación
con la calidad del apego a esa realidad pasada.
Las perspectiva general es lo más valioso de estos filmes, por “general” me refiero a la
primera percepción de la ciudad sin escudriñarla, debido a que es el segmento donde más
puede haber interferencias de la interpretación del dirección del filme. Por lo tanto como he
dicho antes al analizarla deberemos tener cuidado para inferir el valor informativo que
contiene.
La ciudad ficticia, cuando es tratada en un punto en el tiempo pasado, se realiza tal vez
tomando alguna ciudad o región, donde se malversa uno o varios aspectos que fueron reales
y cuyo objetivo puede ser el de sólo entretener o algún otro más específico como artístico,
sentimental, bélico, utópico, etc.
La ciudad ficticia futurista podrá tener los mismos temas específicos y algunos otros como
concientizar, expresar alguna idea teológica en el futuro; teórica sobre el futuro de algún
fenómeno específico como político, artístico, tecnológico, social. etc. Entonces los discursos
pueden ser infinitamente variados. Pero lo que es más sustancial es el reflejo tendencioso
del futurismo que existe en el momento en el que se crea el filme. Entonces nuevamente
tendremos que comparar los filmes con sus contemporáneas.
A continuación adjunto un análisis, completo pero breve, de “Metropolis” de 1927 por que
considero necesario su total exposición para ilustrar lo antes dicho.
Comenzamos con una vida feliz, aparentemente. La cual es interrumpida por la
subversiva aparición de María, que provocará una serie de sentimientos en Freder,
Bruno Porraz Corbello
hijo del dirigente de “Mertopolis” el cual después de esta aparición decide
averiguar el paradero y quién es aquella mujer que ha acaparado su atención.
María viene del subterraneo de la ciudad, en el cual vive la gente obrera que hace
las funciones fundamentales de la metrópolis, los cuales son subyugados ( y tal
vez exagero en este término) por el fuero de la metrópolis superficial. Esto me
parece hacer una referencia al retrato literario que se expresaba en las obras del
realismo ruso donde se puede percibir grandes parecidos en cuanto al discurso de
la clase obrera.
En la novela “La Madre” de Máximo Gorki la primera parte nos cautiva con una
descripción impresionante a cerca de la fábrica donde labora la clase obrera y la
manera en que la generalidad de la clase obrera percibe su vida destinada a
seguir sublevados.
Desde luego “Metropois” sólo se centraliza o mas bien hace énfasis en lo que
Freder siente; pero no debemos soslayar lo que en el siglo XX se dejaría venir, la
liberación de la esclavitud de los países desarrollados.
La visión de la ciudad parece ser influenciada por el Art Deco, el cual empezó su
movilización en la segunda parte del siglo XX. Esto nos insinúa que la visión futura
de las ciudades, tal vez no sólo del director, era que el Art Deco prevalecería y
evolucionaría en cuanto al volumen de la edificaciones. La parte subterránea de la
ciudad parece haber quedádose en los años 20!s y sin embargo la visión futura se
hace presente en el diseño industrial “la maquina”.
En este punto me atrevo a decir que la percepción de la industria futura que se
retrata, no sólo era del director, sino de la época en sí y que evolucionaría muy
poco en todo el siglo. un ejemplo de esto es Frankenstein de 1931 dirigida por
James Whale; y posteriormente Hajime Sorayama en sus ilustraciones de
robótica.
Bruno Porraz Corbello
La manera en que la película aprovecha los recursos de expresión gestuál y
corporal; son buenos, exagerados y sutiles como en una buena obra de teatro, al
verla en estos tiempos se distingue como el cine ha adoptado movimientos y
expresiones mas cotidianas y naturales.
El desarrollo es dinámico y atractivo, el discurso es una comunión de distintos
temas sociales y psicológicos y lo irónico es que al verla en el 2010 resulta
innovadora.
Por otro lado tenemos la película “México 2010” la cual trata del México ideal que se
alcanza en el último año del siglo XIX aun que ellos apunten ya haber alcanzado el XX.
El discurso es pésimo, complaciente con el partido que gobernaba, y absurdo, No
merece gran análisis de su desarrollo en cuanto a lo que a mi documento compete, por
ser su producción muy mala.
Pero sí merece el análisis que mencionaba, el que consiste en soslayar muchos de los
factores desenvoltura. Entonces nos refleja el oscurantismo cultural en el que México se
iba sumiendo desde la década de los 70!s.
Bruno Porraz Corbello
La ciudad en el cine como escenario
tangencial.
Existen muchas cintas donde por su excelente dirección y manejo de las situaciones u otros
factores; no es necesario hacer a la ciudad como algo presente, pero en este caso es muy
recreativo indagar a través de los personajes y el entorno para descifrar el carácter de la
ciudad; ya que el binomio personaje–entorno será el reflejo de esta.
El largometraje “El experimento” Alemania 2001, dirección de Oliver Hirschbielgel, nos da
una pequeña porción de ciudad, adentrándonos más hacia las instalaciones donde
propiamente dará inicio el experimento y donde se llevará a cabo la mayor parte de la
película. Sucede que un número determinado de personas; la mitad desarrolla el papel de
autoridad y la otra mitad será una especie de reos cuyos horarios y actividades serán
controladas por la parte autoritaria. Al punto de convivir por un tiempo, surgen
comportamientos psicológicos en cada personaje, esto lleva a manifestar inconformidad que
provocarán un cisma y un caótico clímax de la película.
A mi parecer se puede sustraer el reflejo de una sociedad fragmentada ideológicamente y
psicológicamente, además de que puede ser la viva imagen de un fenómeno político.
Bruno Porraz Corbello
La ciudad en el cine como tema
específico.
La trama de los filmes es su mayoría, toma como eje la relación de un personaje ó un grupo
de estos con respecto a su entorno y su desarrollo, ya sea con el medio u otros personajes,
escenificando importantemente su estado físico, psicológico, anímico, espiritual, etc. Pero
resulta muy interesante cuando la ciudad forma parte enriquecedora de cada toma; aveces
como sólo escenario; aveces como contexto; aveces como observador omnipresente que
ayudará a darle fin a la historia.
La película “La Ilusión Viaja en Tranvía” de 1953 (excelente película) Es un gran ejemplo. el
discurso pareciera ser muy simple, pero a otro nivel de lectura, es muy amplio y complejo.
Antes y desde que el tranvía comienza su recorrido, ya habremos notado características de
la ciudad y de como interviene en el desarrollo con cada toma y cada parada. De pronto el
binomio personaje–historia se torna trinomio cuando interfiere la ciudad como guía de acero que
limitará a los personajes un libre manejo de la situación. entonces veremos un recinto del tranvía que
aparentemente es el mismo, pero en realidad va mudando de significado, y cada que vira este
significado todo lo hace con él, como el atuendo, el habla, el panorama, la gente, y por supuesto el
letrero del tranvía.
También están las cintas donde se maneja el título como inductor para figurar el carácter de
la película, o incluso para engañarnos y predecir lo contrario, y así resulte una sorpresa la
trama. Cuando ocurre esto y en el título se incluye el sustantivo “ciudad” resulta ser muy
poderoso el carácter que le brinda esta palabra; y eso es por supuesto por el sentido
cognitivo que cualquier persona tiene de la palabra “ciudad”.
Bruno Porraz Corbello
Conclusiones.
Cuando aparece la primera película en 1895 presentada en París, hasta los días en los que
la televisión tuvo invasión masiva y producciones por todo el mundo; hasta ese momento
queda vigente la mayor parte de lo que he documentado anteriormente. Ahora hay
documentales por todos lados y de todo tipo: informativos, de difusión, propagandísticos etc.;
con lo cual deja al cine al margen para ilustrar los caracteres físicos y sociales de la ciudad,
y sin embargo siempre habrá un filme que revele alguna realidad que se trate de ocultar.
Por otro lado el vínculo de la ciudad con el cine, es algo de lo que muy pocas cintas logran
prescindir y que evidentemente esa relación de la ciudad real con el cine, irá desapareciendo
inadvertidamente, esto por el avance tecnológico al punto que será más barato recrear una
ciudad en cualquier programa asistido por computadora, e ir manipulando fácilmente y
literalmente por cualquier lugar; el ejemplo de esto son las tomas aéreas, las cuales se
necesita un helicóptero; así como las de subterráneos, donde haya explosiones ó un
monstruo de 2000 toneladas que reduzca la ciudad a cenizas; ó simplemente la toma de un
lugar muy concurrido donde dialogan dos personas; en efecto esto será más barato
eventualmente, y no sólo eso también más práctico que hacerlo en tiempo real donde se
presentan muchos factores como el impredecible clima, los transeúntes, el traslado del
equipo de producción, así como su tamaño y su costo, etc. Sin embargo como pasó con la
pintura a la llegada de la fotografía, esta fue tomando caracteres y otros elementos para
tomar otro camino, tornándose hacia otros valores estéticos y conceptuales. Así debiera
pasar con la ciudad en el cine.
Bruno Porraz Corbello
Bibliografía.
–Construcción de ciudades del siglo XX.
Gerardo R. Sánchez
–Modernidad ciudad y transculturización.
Gerardo R. Sánchez
Bruno Porraz Corbello